Issuu on Google+

SUPLEMENTO CULTURAL

No. 125 - 19 DE NOVIEMBRE DE 2013 - AÑO 3

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

Autor: Alejandro Zenker. Título: Rafael Pérez Gay y Leda.

La exposición fotográfica “La escritura y el deseo”, de Alejandro Zenker, se encuentra en exhibición actualmente en la Sala de Herrajes de la Ciudadela del Arte, en el Centro Histórico de Zacatecas. Se inauguró el pasado 12 de noviembre en el marco de los festejos del Día Nacional del Libro y permanecerá hasta finales de este mes. [Foto-galería en páginas centrales]


125

LA GUALDRA NO. 125 / 19 DE NOVIEMBRE DE 2013 / AÑO 3

La semana pasada, y con motivo del Día Nacional del Libro, se llevó a cabo una serie de actividades que particularmente disfruté mucho por su calidad y porque sé del enorme esfuerzo que han realizado los responsables de este proyecto. Pictographia Editorial -integrada por Juan José Romero y Gabriela Flores-, presentó los primeros tres títulos de la Colección Poéticas Contemporáneas. Ésta es una colección que surge como resultado de una convocatoria realizada en la región Centro Occidente del país para publicar trabajos inéditos a jóvenes escritores originarios de esta región. La convocatoria tuvo una excelente respuesta y los editores zacatecanos –Juan José y Gaby- recibieron una gran cantidad de trabajos. Después de una minuciosa revisión, se eligieron nueve títulos que integran una hermosa colección que ya empezó a distribuirse. El jueves pasado, el escritor Jaime Mesa, presentó los tres primeros títulos: Tusitala de óbitos, de Lola Ancira; Toque de queda, de Bernardo Araujo; y Urbanodontes, de Alfredo Carrera. Lola Ancira, nació en la ciudad de Querétaro en 1987. Su libro, Tusitala de óbitos es una colección de 15 relatos “cohesionados por la multitud de criaturas inefables que lo habitan, lo mismo mitológicas que procedentes de la transmutada condición humana que parece definir estas primeras décadas del siglo XXI”. Bernardo Araujo, zacatecano nacido en 1981, nos presenta Toque de queda, un libro que compendia “desde el micro-relato, casi aforismo, a un cuento que, reflejo de la aciaga realidad que nos ha tocado compartir, nos transporta a ese toque de queda sempiterno en el que –percibimos como una serie de sentimientos encontrados- se ha transformado nuestro territorio...”. Alfredo Carrera (Morelia, Michoacán, 1984), es autor de Urbanodontes, conformado también por una serie de relatos en los que Carrera describe “la megalópolis que día a día vamos construyendo entre todos y, aunque no lo deseemos, pronto nos daremos cuenta que no podemos escapar de ella, como si hubiéramos caído bajo el agridulce sortilegio de una mujer que no podemos dejar de querer, a pesar de que la urbe en cuestión le ha causado tanto daño”. Créame cuando le digo que los tres libros que hoy tengo en mis manos, son en realidad muy buenos; apenas he

leído tres relatos de cada uno y con eso me basta para recomendarle que los busque y se haga de la colección completa, que se realizó con el apoyo del Estímulo a la Producción de Libros derivado del Artículo Transitorio Cuadragésimo Segundo del Presupuesto de Ingresos de la Federación 2012. Este próximo jueves 21 de noviembre se presentarán los siguientes tres títulos, en los que aparece, por cierto, Mauricio Moncada, escritor zacatecano. La cita es en la Litoteca del antiguo templo de San Agustín, a las 19:00 Hrs. Los libros están a la venta el día de la presentación, cuestan 50 pesos cada uno. Jaime Mesa, autor del polémico libro Rabia, editado por Alfaguara en 2008 y considerado como uno de los mejores libros de ese año en el país; presentó el viernes pasado su más reciente novela: Los predilectos. De este libro les estaremos hablando en las siguientes ediciones porque además, tuvimos la oportunidad de realizarle una entrevista en la que nos cuenta cómo fue que concibió esta nueva novela y de qué trata; le adelanto nada más que Los predilectos, pinta para ser un nuevo éxito de este joven y talentoso escritor poblano que se define a sí mismo como un neurótico apasionado del beisbol. El número pasado, incluimos en páginas centrales un texto de Alejandro Zenker, quien invitado también por Juan José Romero y Gabriela Flores, estuvo en Zacatecas la semana pasada para dictar la conferencia “El libro y las nuevas tecnologías” y para inaugurar su exposición fotográfica “La escritura y el deseo”, de la que hoy le presentamos una parte en páginas centrales, a manera de invitación para que vaya a ver la colección completa, en exhibición actualmente en la Sala de los Herrajes, en la Ciudadela del Arte. La exposición permanecerá hasta finales del mes. Para finalizar, me permito invitarle a que asista también a la presentación del más reciente libro de nuestro paisano y amigo Joel Flores, Rojo semidesierto, del que le hablamos ya en números anteriores en la entrevista que le realizara al autor Lola Ancira. La presentación será el próximo viernes 22, a las 19:00 Hrs. en la Litoteca del antiguo templo de San Agustín. Que disfrute su lectura.

Fragmentaciones, II Infierno perpetuo por Gabriel Luévano Gurrola

Sueño con Nadia por Edgar Khonde El picaporte por Simitrio Quezada Pecados en el Mar Tercero de siete: Avaricia por B.P.B. Herrera

…y galaxias circunvecinas El karma de vivir al norte por Mauricio Flores

La escritura y el deseo de Alejandro Zenker [Foto-galería]

Diario de Mateo por Mateo Estrada Gaviria El alma negra por Eduardo Campech Miranda

Castillo de sal si puedes por Ester Cárdenas Desayuno en Tiffany’s, Mon Ku por Carlos Belmonte Grey

Poéticas contemporáneas Tres nuevos libros de presentan esta semana Chinchilagua celebra 15 años al aire Redacción / UAZ

Delirios rescatados de un cuaderno de escritura por Alberto Huerta Por ahí por Pilar Alba

Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com

3

Poema medieval para una princesa serbia por Roberto Galaviz

Carmen Lira Saade / Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas / Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín / Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Sandra Andrade Trinidad / Diseño Editorial

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

4 5 6 7 8 9 11 12 Juan Carlos Villegas / Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


19 DE NOVIEMBRE DE 2013

Fragmentaciones, II Infierno perpetuo Por Gabriel Luévano Gurrola A 29 años de las explosiones de San Juan Ixhuatepec. Con respeto, y condenando la corrupción.

Cuando alguien te haga daño, no caigas en la cólera o en la noche sin amparo clávale una sonrisa y dile: “alguien, no sé cómo no sé cuándo encima de tu burla, debajo de este espacio, muerto de frío, bajo la lluvia me está esperando”. (es el silencio, es el tiempo, es mi vida que te implora, la noche en la que estoy soñando)... Después de tal desparpajo de melodrama, anotó en la mejor caligrafía que pudo, muy cerca de los márgenes de la hoja una frase directa: no me dejes. Eran llamas, señor. Se lo juro. Mis sueños nunca me han engañado. Bueno, lo de aquella vez se me perdona porque interpreté mal el augurio. Ya sé, ya sé, deje de repetirlo, suerte tuve de no acabar mis años encerrada en la cárcel. Siempre me lo restriega en la cara. ¡Total! Aquí estamos usted y yo tomándonos nuestro atolito. Sí, le digo que me sé su cantaleta de memoria: que todo el mundo lo tilda de embaucador por ayudarme a recolectar el dinero para el santo nuevo que me había elegido para ser su intermediaria. Le confieso, interpreté fregadamente mal. Ése no era un santo desconocido sino mi tío Mónico. Murió aconsejándome que dejara de ser tan caliente. Ha de haber sabido lo de sus visitas y me quería reconvenir. Es que sus barbas eran de profeta bíblico, largas y rebuscadas. Con el susto y la pena lo primero en ocurrírseme fue ir con usted y hablarle de la construcción de la capilla. Luego me convenció de ir a Acapulco con el dinero... Pero no me revuelva. Yo le estaba contando el sueño que tuve. Eran llamas, en serio. Llamas que se tragaban la colonia entera. A usted y a mí, ¡ay nanita! Abráceme señor, tengo miedo. Ya pues, ya pues, estamos comiendo. Pero acuérdese que hoy me toca. Le dejaré la puerta de mi cuarto abierta. Nada más no me falle, mi señor, ¿eh? El cuarto era una mezcla entre lo anodino y lo cálido. Cualquier reivindicador nacional diría que deslumbraba tranquilidad y constituía un ejemplo de “la felicidad que esconde la pobreza”. En

el centro de ese cuarto, inclinado sobre una pequeña mesa, un hombre más bien joven afanaba la imaginación en un papel, con pocos resultados. A pesar de la noche en ciernes, por la ventana se oían los gritos de las cuadrillas de niños en las calles. Si Martín hubiera asomado la cabeza por el remedo de vidrio, la imagen de Nadia habría desaparecido unos segundos del quicio que era su mente. Habría descubierto que hasta don Pifias y la Calaca jugaban con ellos. Todo el mundo sabía que eran unos embaucadores dada aquella tomadura de pelo de la capilla y el santo barbas de tío. Pero con los niños no se metían: ellos también lo fueron, se supone. En un principio Martín intentaba escribir una carta. Poco tiempo le bastó para desechar la idea. Esa tarde Nadia le había dicho: Me voy en la mañana. Él no dijo ni media palabra. Estaba seguro que la amenaza de meses atrás se cumpliría por fin. Ahí fue cuando decidió dejarle un recuerdo y se puso a trabajar el escrito. Nunca logró entrar a la facultad de Filosofía y Letras y los maestros o amigos que leyeron sus bodrios le comentaban, con sinceridad tímida, que mejor buscara otra actividad. Lejos de ser un impedimento, Martín continuó con la escritura y llegó a la conclusión de que un poema encerraría todo lo que quería decirle a la mujer que lo cambiaba por un mejor partido. Al terminar el poemucho y garabatear la frase última, metió la hoja en un sobre lastimado que dejó visible en la mesa y se dirigió a la esquina del cuarto donde hasta ahora sabemos, tirada en un colchón, dormía Nadia su último sueño de pobre. ¡Shht! Guarde silencio. Mire, usted no me creía... Nos está viendo con sus ojitos de canica divina. Ahí donde atesora las respuestas y los alivios. ¿Cómo quién? San Judas Tadeo... Espérese, mientras haga ruido sus pupilas seguirán apagadas. ¿Qué le dije? Otra vez prendió sus lucecitas, percátese. Esa figurita tiene vida y por eso la tengo acomodada justo frente a mi colchón; para que me observe siempre y cuide los buenos sueños, llevándose los pensamientos terribles. Cuando despierto sola, tras haber pataleado como posesa, la cara empapada de llanto y atormentada por las pesadillas, descubro su mirada de cielos y

Vincent van Gogh. Tres pares de zapatos. 1886.

planetas. Todos juntos dentro de esas canicas que estoy segura, contienen en su centro, una verdadera gota de la sangre de Dios. Entonces, reconfortada, vuelvo a caer rendida. Aunque desconozco por qué le dio en despertar hoy, si estoy acompañada por usted. No hay razón, ¿o sí? Quizá quiere decirnos que es grave estar metidos en amasiato, así, como animales peludos y babosos entre las cobijas. ¡Santo! Le digo que se case conmigo, de lo contrario... ¡No ronque! Vergüenza le habría de dar que un mensajero celeste lo vea y usted a pierna suelta. ¿Y con qué motivo saca sus piernas de entre las mías, le doy asco? ¡Ya está gritando la niña! De veras que uno nunca puede descansar. Aquí se me queda usted, mi señor. Cuando regrese podemos seguir jugando a eso de los esposos. Igual, yo sé que me quiere y algún día se cansará de las murmuraciones de la gente. Lo dejo con San Judas. Trate de ver sus ojos. Sabrá que no soy loca. Y también su llamita en la cabeza, prendiendo y apagando con ese fuego negro, brillante, abarcador... Se hallaba casi convencido de que el oficio oculto del poeta es arder. Esa mañana lo comprobó. Deberíamos agregar que la sangre corría y desde una gotera de los techos del cielo, se formó paulatinamente un charquito temblón: rojo y chamuscándose. No sólo el fuego tomó parte (aunque sí la mayoría) en la cifra movida y atestada (sin embargo aproximada) de muertos. El tráfico también engrosó el espectro de la tragedia; huidizo pero inevitable, traidor por apurado. Varios fueron arrollados al momento de escapar. No se diga los marranos y las vacas a medio calcinar, desinflados y ceníreos.

Quizá el hombre desnudo (una piel en carne viva) que salvó la muralla roja en descenso, caminando en medio de la calle, agradeció el golpe del bólido que lo levantó hasta las estrellas: un fénix encendido. Puede que haya renacido entre la nubes (rojas como la tierra... demonios). Entraron al muelle, mugriento revoltijo de sábanas o trozos afines. Otearon perros y arañas en sus rincones empotrados. Cenaron y (a la vez es una forma de decir medio cenaron) dispusieron los ojos para el olvido, suplicando a Dios otro despertar, una mano más llena, un trapo que los cubriera del mundo y sus peligros. Pidieron y suplicaron una muerte rápida y sin dolor, dentro de mucho. Pero Dios ya estaba dormido: Medio millar de muertos (uno escribía), miles de heridos. La espesura de la noche era juguete de tela comparada a la que siguió a las explosiones. Los que vivían en las periferias, cerca del punto donde cayó el fuego, perecieron por las exhalaciones mortíferas del gas y el humo, o por los incendios menores que se desencadenaron. Martín tenía los oídos apagados. No recordaba haber escuchado sonido alguno, sólo despertó de un salto y sin oír nada, vio la puerta devorándose. Se aclaró los ojos y se dio cuenta de que el problema no eran ellos como el aire viciado, gravoso. La puerta no se consumía a sí misma, ni el resto del interior: eran llamas. Las vio acercándose, sonando como un trueno terrestre, de láminas que chocan para desaparecer, parecido al ruido de un gran pájaro batiendo sus alas cortantes. Sólo entonces se dio cuenta, al echar una última mirada, que Nadia había dejado el sobre en la mesa.

Literatura

“Ay qué triste la tragedia que en San Juanico pasó ws que el diablo andaba suelto o es que Dios se nos durmió”. Oscar Chávez


LA GUALDRA NO. 125

Sueño con Nadia

Río de palabras

Por Edgar Khonde

Sueño que un maníaco por la TV al no ser cumplidas sus exigencias apuñala a una persona que tiene secuestrada, atada a una silla por manos, pies y cintura, y una capucha cubriéndole la cabeza. Soy testigo de la escena en la sala de una rueda de prensa, donde hay una pantalla gigante. El tipo habla y remite sus exigencias a un destinatario que no conozco, ni en el contexto del sueño ni en el contexto de la vigilia. Luego pone la toma sobre una fotografía y amenaza conque será su siguiente víctima. Da el nombre, es una mujer; pienso que la persona asesinada hace unos minutos también era una mujer. Breves instantes después de acabado el mensaje percibo la mirada de una chica rubia de la fila contigua. La miro y le sonrío. Luego volteo a mi otro lado y veo a un hombre que no me quita los ojos de encima. Volteo otra vez adonde la rubia murmura algo con otra mujer que está junto a ella, sin dejar de observarme. Me doy cuenta que el auditorio comienza a poner atención sobre mí. Me levanto nervioso y camino por el pasillo hacia la salida de la sala, dos guardias me siguen preguntándome si estoy bien. Casi a punto de alcanzar la sali-

da escucho por el micrófono que me detenga. Quedo de frente a la puerta de salida, uno de los guardias me detiene del brazo y me dice que no puedo abandonar la sala. Levanto la cara, estoy de espaldas a la sala, de frente a la puerta que tiene un vidrio que me refleja perfectamente. Veo mi cara, mi cabello, la breve falda que traigo puesta, bajo mi vista y por primera vez reparo en que estoy sobre tacones. Soy yo, me digo. Me vuelvo y reparo en la fotografía de mí que domina la pantalla. No lo comprendo. El guardia me dice, no puede abandonar la sala, es por su seguridad. El del micrófono me pregunta que si estoy bien, tengo la atención de todo el auditorio, indico con la cabeza que sí. El del micrófono me pegunta señalando la imagen de la pantalla que si soy yo. No sé qué contestar. Me pregunta mi nombre. Sí sé qué contestar. Trato de articular “Edgar Khonde”. Mi voz suena más aguda y de mi boca sale un Nadia García que luego repito en voz baja un par de veces, trato de volver en voz alta a decir “Edgar Khonde”, y vuelve a salir un Nadia García. Me dice el del micrófono, señorita, es usted la siguiente víctima.

El picaporte Por Simitrio Quezada “Sendos”

Quiero iniciar con la clásica división de adjetivos: calificativos y determinativos. En este contexto, la palabra “sendos” es un adjetivo determinativo distributivo (que esclarece una distribución). Significa “uno para/por/en cada uno”. No se utiliza con sólo un sustantivo. Es decir, está mal escrito: El paquete iba adornado con sendo moño. Lo correcto es: Los paquetes iban adornados con sendos moños. Se comprende, entonces, que cada paquete llevaba su propio moño (aunque en este contexto resulta impropio adjuntar “propio”). El adjetivo “sendos” llega muy oportuno para esclarecer posibles anfibologías. Ejemplo: El ingeniero Carlos y el doctor Felipe están casados… con sendas rubias. Otro ejemplo: Los directivos de la Cruz Roja firmaron sendos convenios de colaboración con la Escuela de Enfermería y la Facultad de Medicina. Este adjetivo distributivo siempre debe ir delante de un sustantivo y no puede tener un artículo. Así, no se debe escribir: Sus errores en las sendas conferencias de prensa le hicieron perder toda confianza. Lo correcto sería sin el artículo “las”. Tampoco es correcto: Los dos cuñados viajaban en burros sendos. Lo correcto es “sendos burros”. Nunca debe emplearse “sendos” como equivalente de “dos” o “ambos”, sin valor distributivo, ya que no es un numeral. Así, es incorrecto: En la sucursal bancaria entraron sendos delincuentes. Debido a su esencia, esta palabra sólo se usa en la forma plural. Lamentablemente, algunos utilizan “sendos” como sinónimo de “constantes” o “frecuentes”, lo cual no es válido. * Envíe comentarios y demás inquietudes a: siquezada@hotmail.com

John William Godward. Mujer con espejo. 1892.

Pecados en el Mar

Tercero de siete: Avaricia Por B.P.B. Herrera* Y sucedió que un día nos pareció muy poco cada pez, cada grano de sal, cada espacio de tierra que ya le hemos quitado. Nos quedó corto el tiempo para saquear sus aguas: cazar a sus criaturas, arrancar sus aceites y sus carnes; robar a sus delfines, caracolas y estrellas por nuestra diversión. Ya nada nos bastaba. Entonces perforamos, violentamos su entraña,

inyectamos aceros, succionamos su ser. Y no nos importó derramar oro negro que aniquila a sus hijos. Nuestra sombra ha vestido de luto las alas de sus aves que ya no vuelan, sus peces que ya no nadan, sus algas que ya no crecen. Pero queremos más. Hartazgo no tendremos hasta morir con él. Y así nos pudriremos: bajo el mismo veneno que arrojamos al mar.

* Escritora mexicana-española, autora de Los Viajes de Tito Cottage, www.titocottage.com Facebook: BPB Herrera.


19 DE NOVIEMBRE DE 2013

…y galaxias circunvecinas

El karma de vivir al norte Por Mauricio Flores *

Antes conocido por la publicación de “casi un clásico” de los años recientes, La Biblia Vaquera, Velázquez propone al lector (de cualquier geografía) un conjunto de crónicas que testimonian los sucesos que en materia de criminalidad se viven en algún sitio de la vastedad norteña del territorio nacional. Páramo delimitado hará una veintena de años, pero que la calamidad extiende en diferentes momentos. A la fecha, nadie podría dibujar con claridad específica el mapa de la violencia nacional, cuando ésta brinca de Michoacán a Tamaulipas, de Guerrero a Veracruz, de Baja California a Zacatecas. ¿En qué historia imaginada fue que supimos de ese par de sicarios, que, disfrazados de payasitos, se adentró en el convivio social para dar muerte al capo de la región. En qué cuento supimos de balaceras, una y otra y otra…, donde quedan percutidos cientos cartuchos y el miedo se apodera de propios y ajenos? De no entender lo que sabemos—respondo— leeríamos estas notas periodísticas en tono de ficción. Para conformar El karma… (Sexto Piso) Velázquez decidió reunir 25 de las muchas crónicas escritas por él, desde su perspectiva de narrador asentado justo en la entraña del estado de Coahuila (“Torreonistán”). El resultado es un “libro único”, de acuerdo a su editor Diego Rabasa, ya que proviene de la misma vida de su autor, “extraña mezcla entre explosividad, inclemencia en la mirada, humor y una decidida vocación por

Libros

Para quienes viven en el norte del país, cualquier ficción sobre los aconteceres de violencia cotidiana parece quedarse corta. Las aciagas sorpresas están a la orden del día. Quien lee y escribe lo saben. Lo que no disuade al reconocimiento de la veintena de registros que Carlos Velázquez (Torreón, 1978) despliega en El karma de vivir al norte.

transformar el violento barullo del entorno en un sonoro corrido musical, exultante de ritmo”. 25 crónicas que dicho por su autor al periodista Diego Osorno, “lo que evidencian es impotencia”. Años de plomo “Lo que yo pretendía cuando escribí el libro era restarle todo el sentimentalismo posible, la victimización, y que fuera un testimonio honesto, que no dejara títere con cabeza precisa —Velázquez—. No importaba si hablaba de mí mismo, quería llegar a lo profundo de los acontecimientos, quería narrar el karma que sentíamos los que vivimos en La Laguna. Mis amigos, principio de todos estos años del plomo, me decían drogarse ya no es divertido. La gente se drogaba por diversión, tenía la intención de pasar un buen rato y reincorporarse a la vida. Entonces, de un momento a otro ya fue imposible y consumir drogas era, en muchas ocasiones, un boleto hacia la muerte, muchos amigos murieron por el simple hecho de ir a comprar. Y de eso tratan los textos, de esa cólera que se instaló dentro de nosotros por ya no poder vivir como lo hacíamos”. “Quería narrar cómo el mundo al que era asiduo desapareció —liquida el autor—. Y tratar de encontrar una salida aunque supiéramos que no hay ninguna salvación posible, que muchos estamos vivos por suerte”. El realismo más extremo de una región “y galaxias circunvecinas”, podría acotarse. Los hechos contados desde adentro. Qué se le va hacer.

Carlos Velázquez

(Torreón, 1978) irrumpió en el panorama de la narrativa mexicana en 2008 con La Biblia Vaquera, elegido como uno de los mejores libros del año. Sobre éste El País escribió: “Sacudió la escena literaria por su personal visión del mundo del Norte, su ritmo verbal, la originalidad de personajes, escenarios y argumentos. La Biblia Vaquera es un artefacto inclasificable donde lo deforme se une a lo absurdo en una realidad fuera de control”. En 2010 publicó el volumen de relatos La marrana negra de la literatura rosa, nombrado como uno de los mejores libros del año por diversos medios como Reforma, Milenio, El Financiero y Reporte Índigo. Con El karma de vivir al norte recibió en Premio Bellas Artes de Testimonio Carlos Montemayor 2012.

Karma:

en algunas religiones de la India, energía derivada de los actos que condiciona cada una de las sucesivas reencarnaciones, hasta que se alcanza la perfección. En otras creencias, fuerza espiritual (Diccionario de la Lengua Española, Real Academia de la Lengua).

Rastro de sangre

Anoche se puso gacha la película. Trajeron a un zetón a la Cruz Roja en la madrugada. Y detrás de él llegaron los chapines a rematarlo. Pero los federales estaban custodiando la puerta. Se armó la machaca. Mataron a dos federicos. Y no pudieron entrar. De ratito llegaron refuerzos. Y también los güachos. Y el zetón había desaparecido de urgencias. No lo encontrábamos. Tuvimos que seguir el rastro de sangre. Pos no se había encaramado a la azotea, el güey. Y mismo lo bajé y lo acosté sobre la camilla. Pero lo más bueno fue cuando se topó con los federales y los soldados. El jefe de los fedes les dijo: “Te andamos buscando”. Y el herido le respondió: “Yo te ando buscando a ti”. Total, que no los sorchos ni los otros le hicieron o le dijeron nada. Le hicieron unas curaciones y se fue en un taxi. Carlos Velázquez, “La civilidad del bárbaro” (fragmento), en El karma de vivir al norte.

* mauflos@gmail.com Carlos Velázquez, El karma de vivir al norte, Sexto Piso, México, 2013, 196 pp.


LA GUALDRA NO. 125

“La escritura y el deseo”*

Artes visuales

de Alejandro Zenker [Foto-galería]

Alberto Ruy Saìnchez y Leda

Autorretrato

* La exposición fotográfica se encuentra en exhibición actualmente en la Sala de Herrajes de la Ciudadela del Arte, en el Centro Histórico de Zacatecas. Se inauguró el pasado 12 de noviembre en el marco de los festejos del Día Nacional del Libro. Alí Chumacero y Leda


19 DE NOVIEMBRE DE 2013

Artes visuales

Eduardo Langagne y Leda

Guillermo Farber y Laetitia (detalle)

Guillermo Farber y Laetitia

Guillermo Samperio y Leda


LA GUALDRA NO. 125

Por Mateo Estrada Gaviria

Diario de Mateo

Miércoles, mayo 9 / mayo 10, 00:03 am [2007] Miro una película sobre Oscar Wilde (Alfred Molina). Aparece el hermoso Jude Law. Oscar dice: “El catolicismo es una religión romántica, por sus altares y sus santos. En cambio, en la iglesia de Inglaterra se llega al altar por lo que no se cree…”. Amo a Law. Leo para un ensayo de fin de curso… No he bebido; tampoco me he drogado, ni chichifiado. Voy bien en la escuela… Leganés me invita ir este verano. “Él paga todo”… Acepté. Elena apoya el viaje. Miré al fulano que también conoce a Marcel. Platicamos sobre él. En algún momento le dije que el mundo era pequeño, sin posibilidad para inventarse. Él respondió que no existe necesidad para inventarse. A mí me da miedo sólo ser y estar. La nueva canción de la Trevi me gusta… “Todos me miran, me miran…”.

Viernes, junio 01/07. Pasan de las 16:00. Acrópolis. M. acaba de pasar con su hija… Hace días comí con él en La Garufa. Bebimos moderado. El lunes bebí con Lucy. El martes con Cuco. El miércoles con Alma. El jueves en casa. Hoy no sé. El martes estuve con un equis. Fuimos al Samil. Pagó bien. Concedí una hora más. Quería dormir con alguien. Él notó mi soledad. Yo acepté su clóset. Cruz Mauricio. Así se llama otro cajero. Siempre sonríe y procura el saludo. Apenas se lo voy concediendo. Mi primera salida sería el fin con JC. Alma dijo que es mi pantalla. No se atreve a decir o preguntar sobre mí. Es increíble que no aterrice la idea y diga: Y qué, sigues de gay… Raúl es un típico de la ciudad. Hijo de mujer que trabaja, que es novia de. Su jefe es hermano de quien va y no llegó. Su padre es hermano del primo, justo de… Diario platicamos. Le escribo por cel. Siempre tiene plan. Y no, nunca piensa en el cambio.

Sábado, junio 23: En Antología de Babel [Babelia, El País] apareció este poema. Es de “Al Berto”: estamos apoyados en una roulotte bebemos sangría charlamos mientras quemamos la noche junto al mar el viento fresco nos sorprende con las manos nerviosas alrededor de los vasos empañados la ternura de una mirada no vale para burlar la embriaguez de los amores imperfectos sé que aún posees alguna juventud en esa sonrisa yo ya sólo emborracho los labios viciados por las palabras poco tengo que decirte te toco en el hombro hago promesas y tú ríes mientras descubrimos en el silencio cómplice del vino que los dedos se enredarán los unos en los otros y sobre la piel tiembla una tela de luminosa sal donde cae la noche sobreviviremos al desgaste del amor bebemos más para que haya sólo deseos y no amor entre nosotros y el muchacho que acostumbra a clavar un cuchillo rubio en el hombro del mar La vie est une gare, je vais bientôt partir, Je ne dirai pas où. me callé sabiendo que me llevarías a casa por el camino de la playa tambaleantes y mientras yo no pueda abrir de nuevo los ojos no has de partir estoy seguro con tu jaula llena de lunas mansas apaciguadas.

El alma negra

Río de palabras

Por Eduardo Campech Miranda

Absalón Sánchez Valdivia había adquirido una cámara fotográfica usada y pasada de moda. No pudo resistir a la tentación de perpetuar un instante. Recordó cuántas lamentaciones lo envolvían por no contar con una de ellas: aquella puesta de sol, las casas derrumbadas con el temblor, la construcción geométrica de las frutas en el mercado, la risa de Natalia Zaldívar. Natalia provenía de una familia que desconfiaba de los avances tecnológicos. Nunca se habían permitido fotografiarse porque “les robaban el alma”. Natalia era célebre, además de bella, porque hacía sufrir a sus pretendientes. De ahí que se dijera que tenía el alma negra. Un sábado, día en que se acostumbraba bajar a San Rafael para

realizar las compras semanales, y las muchachas y los muchachos aprovechaban para mirarse y coquetear, la sonrisa de Natalia fue tan amplia y tan natural, que Sánchez Valdivia no lo dudó: cogió la cámara, enfocó el objetivo, e hizo click. Pedro Zaldívar, padre de Natalia, asestó el golpe preciso con el machete. La cámara cayó haciéndose pedazos. Pedro tomó el rollo fotográfico. Absalón se desplomó como un guiñapo. Pedro salió de la cárcel a los tres días del crimen. No tuvo abogado de oficio, ni contrató uno. Decía que él mismo haría la defensa, que el destino estaba en sus manos. Frente al Ministerio Público abrió el cartucho del rollo fotográfico. No apareció imagen alguna. Con convicción y tranquilidad, se dirigió al Ministerio Público y le espetó: “¡Le dije que le había robado el alma a mi hija!, ¡aquí está la prueba!”, mientras extendía el rollo velado. Por ello, como acto de penalización, Absalón fue sepultado en un ataúd negro.

Rene Magritte. El terapeuta.


19 DE NOVIEMBRE DE 2013

Cine

Desayuno en tiffany’s, mon ku

Por Carlos Belmonte Grey

Malavita: violenta, cómica, mafiosa y sin país de origen De Niro y Pfeiffer son The family Y en a marre de c’poisson grillé ! De ces haricots verts A mort le haricot Vive la choucroute ! Un bon gros morceau de viande et des pommes de terre bien grasses

“Estos franceses están hartos de su dieta, de sus legumbres, de sus guisados sin grasa, lo que quieren es un buen trozo grueso y grasoso de carne, o una buena hamburguesa americana”. Eso argumenta el hijo menor -de una familia gringa recién llegada en un pequeño pueblo de Normandía, al norte de Francia- a su madre que estresada organiza una carne asada a la americana para poder conocer a sus vecinos. La fiesta la organiza a pesar de la recepción recelosa, desconfiada y un poco chauvinista del vecindario provincial que ya le ha soltado entre cuchicheos “estos americanos, quieren comer su mantequilla de maní, por eso son uno de los países con más obesidad en el mundo, no tienen cultura culinaria y son estúpidos”. Estas referencias cruzadas de clichés en el cine no son nuevas. Precisamente los estereotipos nacionales son una de las fuentes de narrativa más utilizadas en la cinematografía, y la nueva cinta de Luc Besson, The Family (Malavita en su título francés), es parte de ellas. Malavita es una muestra del cine moderno vernáculo o, como se suele conocer, de un cine

sin país de origen. Además de la narrativa basada en los clichés, Besson -de origen francés- ha traído a un pueblo perdido de Normandía a un elenco de actores consagrados que parecen autoparodiar sus carreras fílmicas: Robert de Niro y Michelle Pfeiffer en los roles de mafiosos neoyorkinos bajo custodia del gobierno norteamericano como testigos protegidos y por tanto, perseguidos por la mafia italiana gringa. Las secuencias trasnacionales y vernáculas adornan los casi 110 minutos de película: un jardín decorado durante una comida de tipo italiana que tiene por fondo los rascacielos de Nueva York; un pueblo de casas estilo colombier pero que tienen en su interior otro gran jardín arreglado al estilo del garaje norteamericano. Estos elementos vernáculos que sirven para identificar naciones tienen un cliché transversal, o universal si se prefiere, al escritor: Sentado en una silla de madera con una máquina de escribir sobre una mesa, también de madera, frente a los ventanales de su veranda, acompañado por unas tazas de café, despeinado, fachoso, en bata de casa, el exmafioso vuelto escritor trata de contar sus memorias. He comenzado comentado la película antes que resumir la historia porque, aunque a primera vista la trama se reduce a la lucha entre mafiosos con gags clásicos del género, la dirección y la concepción de la cinta invocan a la mundialización como ya lo hizo en su momento la trilogía de Alejandro González Iñárritu. Besson mantiene su gusto por las escenas violentas pero con un ritmo cómico, que impide caer en la sorpresa de la sangre sino que ésta se espera como colofón de la broma. Así, que si quieren ver una buena comedia-violenta-mafiosa, a pesar de la muy negativa recepción por la crítica especializada, The family es una buena opción.

Por Ester Cárdenas “Los lectores son una élite, pero una élite a la cual todo el mundo puede pertenecer”. Alberto Manguel Aquiescencia Le doy vuelta a las palabras, las ideas no logran tomar su sitio, miro la pantalla de la computadora, (en blanco), el teclado me observa curioso, suena el teléfono, contesto y me encuentro con una grabación donde al estimado cliente le invitan a pasar a pagar su tarjeta Banorte yo no tengo ninguna tarjeta Banorte y la grabación no admite preguntas (una preocupación más), vuelvo a la computadora y me pregunto cómo hacer la carta que me han encomendado mis compañeros de la Asociación de Libreros de Zacatecas (ALZA), dirigida a los locatarios del Portal de Rosales y que podría iniciar así: Estimados Señores-as, el día de ayer tuvimos una entrevista con el Sr. Presidente Municipal a fin de pedir su apoyo solidaria para instalar nuestra Feria Municipal del Libro que este año cumplirá veinticinco años, que se dice fácil pero ha sido una tarea digna de Sísifo (padre de Odiseo), ya que al igual que él cada trienio estamos a punto de llegar a la colina, nosotros y la enorme piedra que hemos arrastrado por la empinada ladera y ésta se nos escapa y vuelta a empezar y así durante veinticinco años en que incluso nos han dado (literalmente) con la puerta en la nariz, ¿cómo olvidar aquel presidente municipal durante el periodo de Cervantes Corona, que cuando tocó nuestro turno a Roberto Sánchez y a mí nos cerró la puerta donde antes mencioné? No, no, no, ésta no es manera de plantear este asunto. ¡Ya sé!, mejor: Estimados Señores-as, los abajo firmantes, miembros de la ALZA, al igual que ustedes estamos afincados en el Centro Histórico (algunos de nosotros desde hace más de treinta años), nuestra “mercancía” es el libro que permite que los niños y los jóvenes puedan mejorar su vida ya que al estar en contacto con la lectura pueden conocerse a sí mismos y entender el mundo, ya que leer con fluidez les da la fortaleza lectora que necesitan para… No, no, mejor: Estimados Señores-as, el día de ayer los miembros de la ALZA nos reunimos con el Sr. Presidente Municipal, solicitando su apoyo a objeto de que nos sea posible organizar la XXV Feria Municipal del Libro en el Portal de Rosales del cual son ustedes locatarios y muy amablemente nos pidió que presentáramos a ustedes un documento pidiendo su aquiescencia (en forma de firma) para que podamos instalarnos en el Portal a fin de ofertar las múltiples posibilidades de educación e información a través de la lectura… ¿Y dónde pongo que no somos ambulantes?, no creo que las cartas formales no se me dan, mejor luego continúo, a fin de cuentas como dijo Scarlett O’Hara: Mañana será otro día.


LA GUALDRA NO. 125

AGENDA CULTURAL NOVIEMBRE 2013 La Cineteca Zacatecas está ubicada en calle Dr. Hierro #303, centro histórico de Zacatecas, ya tenemos un acceso también por calle Fernando Villalpando. La proyección de las películas se realiza de manera gratuita, con fines culturales y educativos. Excepto ¡ESTRENOS! Entrada general $30.00 Estudiantes con credencial y personas 3ª edad $20.00 PROGRAMA NOVIEMBRE 2013 Miércoles 20, 18:00 Hrs. Ciclo Revolución. Entrada libre. LOS ÚLTIMOS ZAPATISTAS: HÉROES OLVIDADOS. Dir. Francesco Taboada Tabone México /2002/ 70 min. Miércoles 20, 20:00 Hrs. Estreno nacional DIENTE POR DIENTE Dir. Miguel Bonilla México /2011/ 90 min. Jueves21, 18:00 Hrs. Ciclo Revolución. Entrada libre. PANCHO VILLA, LA REVOLUCIÓN NO HA TERMINADO Dir. Francesco Taboada Tabone México /2007/ 95 min. Jueves 21, 20:00 Hrs. Estreno nacional DIENTE POR DIENTE Dir. Miguel Bonilla México /2011/ 90 min. Pablo Kramsky, escritor de nota roja es víctima de un robo a su casa habitación. Viernes 22, 18:00 Hrs. Ciclo Revolución. Entrada libre. LA CÁMARA CASASOLA Dir. Carlos Rodrigo Montes de Oca Rojo México /2010/ 94 min. Viernes 22, 20:00 Hrs. Ciclo Revolución. Entrada libre. EL ATENTADO Dir. Jorge Fons México /2010/ 120 min. Sábado 23, 18:00 Hrs. Ciclo Revolución. Entrada libre. LA REVOLUCIÓN DE JUAN ESCOPETA Dir. Jorge Estrada México /2011/ 90 min. Sábado 23, 20:00 Hrs. Ciclo Revolución. Entrada libre. REVOLUCIÓN México /2010/ 105 min. Dir. Carlos Reygadas. Domingo 24, 12:00 Hrs. Matiné. Entrada libre. LA REVOLUCIÓN DE JUAN ESCOPETA Dir. Jorge Estrada México /2011/ 90 min. Domingo 24, 18:00 Hrs. AMBULANTE PRESENTA. Entrada libre. AI WEIWEI: NUNCA SE ARREPIENTE (Ai Weiwei: Never Sorry) Dir. Alison Klayman, China-Estados Unidos / 2012/ 92 min. CINETECA ZACATECAS EN LOS MUNICIPIOS *ELCINE EN TU COMUNIDAD* *ENRIQUE ESTRADA* Lugar: Auditorio Municipal, centro de Enrique Estrada Viernes 22, 18:00 Hrs. LA REVOLUCIÓN DE JUANESCOPETA. Dir. Jorge Estrada México / 2011/ 90 min. Viernes 29, 18:00 Hrs. NOSOTROS LOS NOBLES Dir. Gary Alazraki México /2013/ 90 min. *FRESNILLO* CINECLUB LOS TRES CHIFLADOS. Lugar: Auditorio del edificio nuevo, plantel 3 dela UAZ. Ciclo Revolución. Entrada libre. 21 noviembre, 17:00 Hrs. LA REVOLUCIÓN DE JUAN ESCOPETA Dir. Jorge Estrada México /2011/ 90 min. *PINOS* Lugar: Plazuela del salón blanco. Coordina: Dirección de Turismo de Pinos y Cineteca Zacatecas 21de noviembre, 20:00 Hrs. LOS ÚLTIMOSZAPATISTAS: HÉROES OLVIDADOS Dir. Francesco Taboada México / 2002/ 70 min. 28 de noviembre, 20:00 Hrs. LOS OLVIDADOS Dir. Luis Buñuel México / 1950/ 88 min.

VIERNES 15 y 29 18:00 horas Concierto Orquesta Típica de Zacatecas Mercado “J. Jesús González Ortega” Coordina: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas VIERNES y SÁBADOS 20:00 horas Leyendas de Zacatecas Frente a Catedral SÁBADOS 16, 23 y 30 18:00 horas Danza, Música y Teatro Sábados en la Cultura Escalinatas del Antiguo Templo de San Agustín y Plazuela Miguel Auza Coordina: Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” y Casa Municipal de Cultura de Zacatecas 20:00 horas Restauración Virtual del Antiguo Templo de San Agustín DOMINGOS 10, 17 y 24 18:00 horas Tradicional Concierto Orquesta Típica de Zacatecas Casa Municipal de Cultura de Zacatecas Entrada libre. Coordina: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas MIÉRCOLES 13, 20 y 27 18:00 horas Todos al Centro Histórico Miércoles de Danzón Plazuela Miguel Auza JUEVES 14, 21 y 28 19:00 horas Tradicional Concierto Banda Sinfónica del Estado Dir. Salvador García y Ortega Plazuela Goitia SÁBADO 16 19:00 horas Trova Acústica III Dir. Omar Márquez Mercado “J. Jesús González Ortega” Coordinan: Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” Locatarios del Mercado “J. Jesús González Ortega” MIÉRCOLES 20 Y JUEVES 21 DE NOVIEMBRE 20:00 horas Ópera COSÌ FAN TUTTE Solistas de la Fundación ARTE LÍRICO Orquesta y Coros de la Sociedad Filarmónica de Zacatecas Director Concertador: Alfonso Vázquez Teatro Ramón López Velarde Admisión: $50.00 VIERNES 22 19:00 horas Presentación de la Radio Novela ¿Dónde estás, felicidad? Producción y Dirección: Juana María Guadalupe Morales Muela Beneficiaria del Programa de Desarrollo Cultural de la Juventud 2013 Foyer del Teatro Fernando Calderón Entrada Libre

SÁBADO 23 18:00 horas Espectáculo multidisciplinario “Imágenes” Compañía de Danza del Instituto Superior de Educación Artística CALMECAC Dir. Armando Correa Beneficiario del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico de Zacatecas– Emisión 2012 – 2013 Teatro “Ramón López Velarde” Entrada libre SÁBADO 23 19:00 horas Trova René Racine Mercado “J. Jesús González Ortega” Coordinan: Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” Locatarios del Mercado “J. Jesús González Ortega” DOMINGO 24 18:00 horas Concierto de música mexicana (boleros) Deja que salga la luna Anna Raquel Carrillo Sala de la Bóveda del Centro Cultural Ciudadela del Arte Entrada libre MARTES 26 19:00 horas Bellas Artes a todas partes Lectura en voz alta: “Leo… luego existo” EMILIA CARRANZA –Actriz invitada Leyendo: Textos de Mario Vargas Llosa Teatro Fernando Calderón Entrada libre VIERNES 29 16:00 horas Jornada Estatal de Rock Ángel Nocturno – Heavy metal Dir. Ángel Antonio Ponce Haro Hiroshima Bomb´s – Hard rock Dir. Miguel Ángel Pescador Escobedo Postnecrum – Black metal Dir. Alberto Cervantes Fuente de Luz y Sonido del Parque Sierra de Álica Coordinan: Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” Casa Municipal de Cultura de Zacatecas SÁBADO 30 19:00 horas Trova Enrique Araiza Mercado “J. Jesús González Ortega” Coordinan: Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” Locatarios del Mercado “J. Jesús González Ortega” MUSEOS Y GALERÍAS MUSEO DE ARTE ABSTRACTO MANUEL FELGUÉREZ Botero 80 años Testimonio de la Barbarie Colección del Museo Nacional de Colombia Área Temporal – Planta Alta Permanencia: 1 de diciembre Álbum Blanco De Ana Míriam Peláez Sala de los Zacatecanos Permanencia: 25 de noviembre

Seducción De Alfonso Mena Sala de Exposiciones Temporales I Permanencia: 25 de noviembre Abstracción Colección SURA México Sala de Exposiciones Temporales II Permanencia: 25 de noviembre MUSEO FRANCISCO GOITIA Alzar el vuelo De Jesús Ramos Sala Temporal Permanencia: 10 de diciembre MUSEO PEDRO CORONEL Raíz de Luz De Diego Montoya Concha Sala de Autor Permanencia: 1 de diciembre FOTOTECA DE ZACATECAS PEDRO VALTIERRA Viaje al paraíso. De Rubén Pax Permanencia al 24 de noviembre

Todos somos migrantes Colectiva. Permanencia: 17 de noviembre TALLERES Y CURSOS FOTOTECA DE ZACATECAS PEDRO VALTIERRA Impresión a las sales de cobre Imparte Carlos Segura y Sergio Mayorga. 29 y 30 de noviembre 16 horas de duración Sesiones de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 Costo de recuperación: $ 900.00. Incluye materiales, reactivos químicos y uso de laboratorio. Cupo para 7 personas mayores de 15 años. Requisitos: traer 10 imágenes digitales, de su preferencia, para ejercicios de impresión.


19 DE NOVIEMBRE DE 2013

Poéticas contemporáneas

Tres nuevos libros de presentan esta semana El próximo jueves 21 de noviembre, en punto de las 19:00 Hrs. en la Litoteca del Ex Templo de San Agustín, se presentan otros tres nuevos libros de la Colección Poéticas Contemporáneas, de Pictographia Editorial.

Alí Rendón Ya hace varias décadas que el inefable grupo de rock británico Queen nos señaló, en su célebre tema The Prophet’s Song —La canción del profeta— cómo tal labor milenaria continúa en nuestra época, aunque la mayoría de la gente la confunda con varios tipos de locura. Tal es el escenario de uno de los relatos de Alí Rendón, quien hilvana una parábola contemporánea sobre el llamado a ejercer la vocación de anunciar al resto

Libros

Ronnie Medellín La historia de las palabras, como la del resto de las creaciones de los seres humanos, suele estar cargada de múltiples sorpresas. Tal es el caso del vocablo “asesino”, que procede del árabe haššašin, fumador de hachís, lo cual hace referencia a la temible secta creada por El Viejo de la Montaña, en Persia, durante el siglo XI, cuya fama ha perdurado con el transcurrir de las centurias, ya que éste fue el inicio de una persistente modalidad de las relaciones entre gobernantes y gobernados, el cambio de régimen por medio del asesinato político. Tomando como base los citados eventos, junto con la no siempre grata historia reciente de nuestro país, Ronnie Medellín desarrolla una constelación de narraciones donde, a través de elementos retomados de la novela negra y la ciencia ficción, presenta otra forma de enfocar lo que ha sido de nosotros y México durante las últimas décadas; creaciones donde, como autor, es capaz de percibir inquietantes detalles, imperceptibles para el público en general, cual si fuera el francotirador de uno de sus relatos, observándonos desde la mira telescópica de su fusil de largo alcance.

de los seres humanos lo que está más allá de la “realidad”. Además, en esta interesante colección de relatos, el autor nos guía con la destreza de un Dédalo por el laberinto conformado por toda una fauna, fantástica y no tanto, que repta, subsiste y aún logra salirse con la suya en un entorno donde no sólo se navega con bandera ajena, sino que incluso pueden obtenerse nuevos colores para los cristales con los que percibimos la realidad con capacidades diferentes en la que nos tocó, en la medida de nuestras posibilidades, deambular, como el romero solo de León Felipe. Mauricio Moncada León En las Elegías del Duino, Rainer Maria Rilke nos señala, con una lucidez tal que deslumbra nuestra capacidad de raciocinio, que el ser humano es el único ente en el universo que tiene conciencia de la muerte, conocimiento

Chinchilagua celebra 15 años al aire Redacción / UAZ Con un concierto que hizo bailar a grandes y chicos, Chinchilagua, el programa infantil de la Coordinación de Comunicación Social de la UAZ, celebró domingo 10 su décimo quinto aniversario al aire. En el Centro Histórico de Zacatecas, en la Plazuela Goitia, el conjunto Papiroplástika fue el encargado de ofrecer un recital lleno de ritmo, arte, ciencia y tradiciones, ante un entusiasta público, compuesto principalmente por niños y niñas, y que fue transmitido a través de Radio Zacatecas 97.9 de f.m. Papiroplástika: la banda de los dibujeros y musicantes del Sargento Rascatripas, es una agrupación nacida en el Distrito Federal y encabezada por Rogelio Mejía (“Roger Crayolas”), que se dedica a componer y cantar canciones a personajes ilustres de la historia, la ciencia y el arte, a ritmo de rock, pop, ska y reggae. Los niños (y algunos adultos) que asisten a sus conciertos, brincan y bailan al ritmo de la música, mientras corean una letra que les cuenta sobre los colores que usaba Vincent Van Gogh, sobre las invenciones de Leonardo Da Vinci o sobre

el ideario de Emiliano Zapata: Un caudillo de la Revolución, / campesino que en Morelos nació, / con carrilera y fusil, / con el ideal de repartir la tierra. / Al porfirismo combatió, / al campesino defendió, / con el ideal “Tierra y libertad”. Rogelio, Isaac, Mariano y Orlando, integrantes de la banda surgida hace cuatro años, tienen una formación en artes plásticas y diseño gráfico. Sus primeras canciones surgieron a partir del trabajo en talleres de arte para niños, lo que los llevó a conformarse como un grupo musical que ofrece conciertos en distintos rincones del país. Su interés por las artes visuales se ve reflejado en el muy peculiar vestuario del grupo y en la decoración de sus instrumentos, así como en el desarrollo de temas relacionados con las tradiciones mexicanas, el arte popular y el trabajo de pintores como Frida Kahlo o Diego Rivera. La realización del concierto de aniversario del programa Chinchilagua fue posible gracias al apoyo de la Coordinación de Comunicación Social y el Área de Arte y Cultura, de la UAZ; del Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde”, a través de su Sub-Dirección de Difusión y Animanción Cultural, y de Radio Zacatecas 97.9 f.m., emi-

sora a través de la cual la serie se emite todos los domingos a las 10:00 a.m. Al finalizar el concierto, la productora de Chinchilagua, Jael Alvarado Jáquez, agradeció a Alfonso Vázquez Sosa, Coordinador del Área de Arte y Cultura de la UAZ, y a Teresa Velázquez Navarrete, directora de Radio Zacatecas, por su apoyo para la realización del concierto. También celebró que entre el público asistente se encontraran colaboradores, amigos y personal de las instituciones auspiciantes. Entregó, en nombre de la Universidad Autónoma de Zacatecas y el equipo del programa, un reconocimiento a Radio Zacatecas, por ser “la casa de Chinchilagua durante los últimos quince años”; y a los fundadores del programa: Esaúl Arteaga Domínguez y Catarino del Hoyo Ávila, quienes diseñaron el proyecto que salió al aire por primera vez en noviembre de 1998. Más tarde, tomaron la palabra José Miguel Aguirre Solís y Sebastián Chávez Ríos, dos niños colaboradores del programa, que compartieron con los asistentes un mensaje de agradecimiento. Jael Alvarado finalizó afirmando: “Esta fiesta es de todos, porque hemos crecido juntos”.

que es el origen de la angustia pero, al mismo tiempo, se trata de lo que le da sentido a la existencia. Por tanto, la misión de los seres humanos, durante su vida, es darle un nombre a las cosas y, luego, salvarlas de su caducidad, de la muerte, esto es, eternizarlas. Tal es la tarea de Sísifo que afronta Mauricio Moncada, con notable erudición, en los relatos que componen el presente volumen, donde asistimos a un banquete de los sentidos que nos lleva a los dominios de la tríada que teje nuestros destinos en este lado del proverbial espejo: Eros, Psique y Tánatos, a quienes Moncada presta su voz para hacer visible lo que permanecía oculto, tal y como demanda la labor del artista desde tiempos inmemoriales, desde que el primer ser humano tomó conciencia de sí mismo.


LA GUALDRA NO. 125 / 19 DE NOVIEMBRE DE 2013

Delirios rescatados de un cuaderno de escritura Por Alberto Huerta

Río de palabras

“Aquí nadie está bien de la cabeza”. Roberto Matta

El sexo abierto, como una flor encarnada, sangrante, como un grabado de Matta. Ofreciéndolo. Ofreciéndotelo. Invitándote a entrar, hospitalaria. La mujer china. Allá, en Nueva York. La ciudad nevada. Blanco sobre gris. Y tú, mirándola, alucinado, sin atreverte a tocarla, a acariciarla, a penetrarla, a humedecer tu miembro hinchado en su interior. Sí, como un grabado de Matta. Y la voz áspera de la mujer envolviéndote, dándote órdenes. Escuchando Una pálida sombra con Procol Harum. Y tú bebiendo vino blanco, helado, rico, y el perfume a jazmín flotando como una densa neblina. Así, mientras en Nueva York está ne-

vando. Blanco sobre gris. Una pálida sombra. Procol Harum. Los dragones chinos tatuados en ambos antebrazos por la mujer china. Dos pares. Cuarteto. Póker de dragones. Furiosos. Encabronadísimos. El sexo de la mujer China, palpitante, húmedo, esperándote, abierta. Tengo miedo, dice la mujer de la voz áspera, mucho miedo, porque ya no quiero involucrarme con nadie, porque así vivo tranquila, porque sería de nuevo volver a empezar, eso sería… significaría… nuevamente el sufrimiento… ansiedad… el corazón latiendo desbocado… y ya no… Y la voz áspera, dura, se endurece más, te envuelve, sobre tu cuerpo, mientras tú

duermes… No soportaría… el vacío… el dolor… Y surge inevitable, incontenible, un llanto ahogado que brota a pausas, y aparece una mujer con el torso desnudo, de cuerpo anguloso, delgado, con la mirada atenta al pezón rosado, botón en flor, ella toma con ambas manos el seno amorosamente, y tú deseas morder ese botón, chuparlo, besar, aprisionarlo entre los labios… Alzo la mirada y al otro lado de la calle, enfrente del hotel, en la rue Taylor, en una ventana, detrás de la cortina, una anciana atisba con la mirada dura. Mientras escribo, la anciana me observa. Yo, un mirón en París, en la rue Saint Denis. Las putas

haciendo la calle, taloneras, con los muslos desnudos, sin que el frío invernal les ponga la carne de gallina, aburridas, casi al final de la noche, fastidiadas. Tú, mañana partirás rumbo a Barcelona y te echas a caminar rumbo a la calle Taylor, al cuarto 419 del Hotel Luxor, Mientras allá, en Nueva York está nevando. Blanco sobre gris. Aquí, en París, no escuchas la voz áspera de la mujer. Con las manos en los bolsillos de la chamarra, mirando a las putas piensas que estás cansado de escucharla, estás harto de ella. ¡Ya no! Dices. ¡A la mierda! Y sigues caminando por Saint Denis. París.

Poema medieval para una princesa serbia [Leerse mientras se escucha: Aleksandra Radovic – Kao so u moru]

Por Roberto Galaviz I Pusieron por siglos tu corazón a la fragua y nunca te diste cuenta; por eso a veces arde sin explicación, puede ser una arma de ataque o un escudo y tampoco lo sabes; -úsalo conmigopárteme en dos o haz que sea nuestro hogar pero, hazlo II Viviste entre el fuego serbio de tantos años afilando mientras tanto una mirada para herirme de muerte, siendo justa en tus movimientos para que tu estrategia de ser una sorpresa quedara intacta

Roberto Matta. Étoile des jardins, grabado, 1995.

Por ahí

Por Pilar Alba

Te lo dije bien clarito, que no te metieras por ahí, ¿sí o no? Te lo dije muchas veces, te estuve explicando que algo te podía pasar, que más que ser un juego resultaba demasiado peligroso. Pero no, ¿cuándo me vas a hacer caso? Piensas que te lo digo para fastidiar, para dar la lata, para estar fregando. No mi’jito, ya vio, ya se dio cuenta que no. Así que ahora no me vengas con ese llanto ni me mires con esos ojitos que no me vas a convencer. A ver deja te sueno los mocos, deja te limpio esos lagrimones. A ver si así entiendes. ¿Qué se te hizo,

fácil?.. no pues eso sí ya lo sé, mira nomás, ahora cómo le vamos a hacer. Y no me quiero ni imaginar cuando lleguemos a la casa, ahora sí que tu padre te va a dar una buena tunda… pero te lo mereces, ¿o no? Pero no, ahí voy a andar como siempre de tu tapadera, para que no te diga nada, para que no te dé de zapes o de golpes en la espalda. De por sí ya con esto tuviste tu buena friega… pero no entiendes, verdad. La mujer enjuga una vez más las lágrimas del pequeño que permanece espantado con la cabeza atorada en la reja del parque.

III Tu cuerpo es una espada de acero medieval fueron las manos de un artesano, (que pudo ser incluso dios) -aunque, eso es lo de menoslas que pusieron justo detrás de tu pecho una historia que aún no recuerdas pero ya existe, aunque sea en tus sueños vespertinos IV Ptolomeo inventó a los serbios hace XIX siglos -inauguró su historiay yo a ti apenas hace unos años. Te construyo todos los días una forma, una voz, una mueca, una manera de despertar a mi lado invento la temperatura de tu vientre en mis manos, tus piernas abiertas entre mi cuerpo, tu cabello fertilizando las sábanas de cuatrocientos hilos de mi cama mientras tanto, nos espero V la historia que seremos, ya es. Nada hay que temer, ni poner una palabra de más: el primer beso, incluso el último –ya me lo has dado-.


La Gualdra 125