Circo C - Rosa Ureña

Page 1



Génesis Una vez fue el principio y después todo quiso ordenarse, los cielos fueron cielos, la tierra se hizo tierra, y el agua se hizo limpia y transparente como el agua. La noche se tornó oscura y guardó silencio, y el día se quedó con las cigüeñas y la hora del té.

Entonces, los caminos decidieron marcharse y atravesaron tundras, desiertos y arboledas. Así es como llegó el circo y comenzó la función.

7


Amanece circo Con la primera luz se cuela el circo en las rendijas, entra en el cuarto, se sienta a la mesa, y ya en los labios se nombra y se hace ganas. Con la primera luz, las sombras hoy no se despiertan ni gira el mundo, la vida hoy se regala y la ciudad entera se hace circo.

8



El mástil En la niebla temprana aún siente su corteza, sus ramas y sus piñas de abeto rojo. Se despereza el mástil, las maderas le crujen y se enraíza con sus anclas a tierra. En su cuerda más alta le ha brotado un trapecio que huele a bosque.

Extiende bien la red, tensa el cordaje, no sea que madure antes de tiempo.

10


La carpa presumida En su silla sentada se imagina el leve murmurar del tafetán, sombrerito con pluma de faisán y un lazo de elegante seda china.

Su silueta se ve tras la cortina mientras ajusta al talle su cancán, ramillete de rosas de azafrán, y en sus pies delicadas bailarinas.

Para la falda un rojo terciopelo y al vuelo de su enagua la blancura. Guantes de piel, bordado su pañuelo.

El mástil ya sujeta su cintura y aspira su perfume tras el velo. ¡Qué bien luce la carpa su figura!

11