Issuu on Google+

Quédate si quieres / Por Jorge Sagastume Ni esa luna pegada como tartaleta en la membrana del cielo podrá variar mis intenciones: quédate si quieres / vete si quieres solo hazlo, suave como un sigilo de sueño, como un bostezo de viento.

Yo me acostumbré tanto al brebaje de tu mirada a esas palabras capciosas llenas de murmullo de mar si te quedas ámame con rebeldía, si te vas llévame en el ventisca de tus manos.

No me dejes en la intemperie de éste deseo pasar solo como un horizonte no quiero quiero pasar ebrio, muy ebrio, del recuerdo inmarcesible que un día te tuve.

Lastarrias, Santiago 8 de mayo, 2014.


Quedate si quieres