Issuu on Google+

Hilario Hilario se ha muerto / se ha muerto Hilario él de la risa opulenta y pegajosa alegría. Vino a este mundo a escondidas y a escondidas se ha ido, con los mismos pasos sigilosos que el viento tiene al pasar por un río. Era diminuto de estatura pero nunca le tuvo miedo. Sus grandes orgasmos de alegría Y su espíritu ingobernable Lo hicieron siempre libre, fue su carta de presentación la pobreza no le hizo mella siempre supo burlarse de ella. Yo lo recuerdo como un pequeño niño que repartía ternura y sus palabras imantaban el mundo por esas calles de arrogante disimulo teñidas a veces de sarcasmo perdidas en su propia amargura, por ahí anduvo Hilario con su imbatible sonrisa nunca molestó a nadie que no fuera por un trago que le devolviera la vida. Fue honesto siempre hasta con su propia sombra no sufrió, ni en el último momento de dejar este mundo un retazo de felicidad fue siempre su vida pero a mí me deja una latente herida que se extiende a muchos soles de tanta dimensiones. Comarca del Valle de Sula. 26.12.13


Hilario