Issuu on Google+

Er^dlZiifc» HyrinuncUisJ di g ru ñ ía su XXV ANI\ Avio 1331 ‘ 2085


La Cepa de raso verde, con sus altos picoruchos tan blancos como la nieve. Antonio Serrano


ÍNDICE 6

7 8 10 11

13 28 29 31 32 33 38 39 41 42 45 46 47 48 50 51 52 57 60 62 63 66

67 68 69 70 77 79 80 81 86 87 88

HIMNO de «La Cepa», por Antonio Mora Expósito Saluda del Alcalde Saluda del Presidente de la Agrupación de Cofradías, Hermandades y Corp. Bíblicas Saluda del Presidente de «La Cepa» Saluda del Cofrade Mayor de Ma Stma. de la Esperanza MEMORIAS de «La Cepa», por Gregorio Gómez Rubio y Francisco Parody Rodríguez PROGRAMA de Actos 25 Aniversario «Veinticinco Años de Esperanza», Artículo de Pablo Franco Cejas Poema de Antonio Balaguer Rodríguez «El Orgullo de ser Hermano», Artículo de Francisco Heredia López «En el XXV Aniversario de La Cepa», Artículo de José Lorenzo Aires Rey Poema de Ma José Rodríguez Millán y Luis Fernando Gómez de Cisneros «El esfuerzo compartido», Artículo de Manuel Gómez Hidalgo Acróstico de Juan José Campos Cabello y Poema de Paco Franco García-Hidalgo «Las Mantillas de la Esperanza», Artículo de Asunción Romero Medina «Las Mantillas de la Esperanza», Artículo de Rafi Hidalgo Carmona Poema de Conchi Morales Arroyo Foto Virgen de la ESPERANZA Relación actual de Hermanos de «La Cepa»: ORLA Foto Jesús NAZARENO Poema de José Márquez Cabello «Memorias de un forastero», Artículo de Francisco Parody Rodríguez «Como dice una saeta», Artículo de Francisco Parody Bachot «XXV Años de La Cepa», Artículo de Carlos Mora Hervías «En Memoria de Montaño», Artículo de Hnas. Montaño «La Cepa, Baluarte Semanasantero», Artículo de Juan Ortega Chacón Poema de José Luis Borrego Ligero «Queridos Hermanos», Artículo de José Reina Muñoz «Un Abrazo desde El Juicio...», Artículo de José Miguel Sánchez Poema de Carmen Pérez Capitán ESCENAS de Cuartel (galería fotográfica) «El relevo manantero», Artículo de Francisco Parody Bachot La Carroza (1982)... ...y la Cruz de Mayo (2004), Artículo de Gregorio Gómez Rubio Algunas Saetas CUARTELERAS a «La Cepa» y La Esperanza Poema de Antonio Serrano Gutiérrez Actual Junta Directiva Colaboran...


-XXV ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

HIMNO de «LA CEPA» Silencio, que ya anocheció sale Nuestra Madre con dolor. Esperanza, Esperanza. El Grupo Hermandad te acompaña a Ti en tu procesión. Eres la Madre de Dios, la divina flor, Amor. Somos «La Cepa» Hermandad que venimos a alumbrar. Rezan nuestras mujeres oraciones en tu honor. Bajo el verde resplandor pedimos por la unión. Madre, en tu dolor. Madre, en tu dolor. Esperanza, Esperanza. El Grupo Hermandad te acompaña a Ti en tu procesión. Silencio, que ya anocheció, sale Nuestra Madre con dolor.

Esperanza. Jueves Santo, en la tarde, «La Cepa» esprando está la salida de Su Imagen con saetas de hermandad. Capiruchos y mantillas en la Veracruz están. Verde raso, negro encaje que tus fieles lucirán; Antonio Mora Expósito


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

SALUDA del ALCALDE La Semana Santa de Puente Genil es posible año tras año gracias al trabajo constante de muchos hombres y mujeres que dedican voluntaria y apasionadamente su tiempo y su esfuerzo a sostener y a revivir cada año la tradición popular más sólidamente arraigada, más sentida, en el seno de nuestro pueblo. El Grupo Hermandad «La Cepa», vinculado desde su origen a la Cofradía de María Santísima de la Esperanza, es fiel reflejo de esto que digo: desde el centro de la calle Santos irradian un cotidiano espíritu de trabajo individual y colectivo, y un optimista sentimiento de hermandad, movidos por el fervor religioso y manantero y por la alegría de compartir buenos momentos juntos. Para la conmemoración de su 25 Aniversario ofrecen al pueblo de Puente Genil un nutrido programa de actos, que es ejemplo evidente de ese trabajo, y del que la redacción y composición de este libro es un destacado hito. Desde hace veinticinco años los hermanos y hermanas de «La Cepa» nos enseñan que siempre estará más próximo el momento en que se cumpla nuestra esperanza si hay un esfuerzo cada día hacia ella. Felicidades y gracias. Manuel Baena Ccobos -

7-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

SALUDA del PRESIDENTE de la AGRUPACIÓN de COFRADÍAS, HERMANDADES y CORPORACIONES BÍBLICAS Queridos hermanos y hermanas que de alguna forma os sentís vinculados con este grupo de hermandad «La Cepa», tan devoto de María Santísima en su advocación de Esperanza, y muy especialmente a los hermanos miembros de la misma. En primer lugar, os expreso mi gratitud por la colaboración prestada durante todos estos años en que he permanecido al frente de la Agrupación de Cofradías. En segundo lugar, os doy mi más sincera enhorabuena por este XXV aniversario que cumplís con el deseo de que sean muchos más los años que la Cofradía de María Santísima de la Esperanza y el pueblo de Puente Genil pueda contar con vuestra presencia en la Semana Santa. Entiendo, que no debe de ser casual el que os llaméis «La Cepa» con todas las connotaciones Evangélicas de este nombre con el que en Andalucía solemos conocer al tronco de la vid, pues el propio Jesús Nazareno se define a sí mismo como vid, «Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que de mas fruto.» y a nosotros sus discípulos los sarmientos «Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ese da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada, (todo esto está tomado del capítulo 15 del evangelio de San Juan, éste y el 16 son dos de los capítulos más bellos del Evangelio). Por otro lado el fruto de la cepa (el fruto de la vid y del trabajo del hombre) es y debe de ser el vino, ese vino que por la Consagración, en el Sacramento de la Eucaristía, se convierte en la Sangre de Cristo, sangre portadora de vida y de salvación. Vino que tomamos junto con el pan, Cuerpo de Cristo, en la comunión. El punto de vista terrenal del vino como bebida alcohólica, que se usa para evadirse de la realidad y drogarse, olvidarse de las penas y de los demás, caer en la falta de respeto y en la desvergüenza,... es un punto de vista negativo. Debemos darle al vino su transcendencia y un uso positivo, únicamente debe servirnos para -8-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

A «LA CEPA» CON MOTIVO DE SU X X V ANIVERSARIO

fomentar la amistad, la hermandad y la confraternidad, esas que ustedes, como corporación, vivís en la Cuaresma y en la Semana Santa, compartiendo mesa y mantel, los avatare^ de la vida cotidiana y las esperanzas en un mundo mejor, más justo y más pacífico, rememorando la Pasión de Jesús y los Dolores, Amargura, Soledad y Esperanza de su Santísima Madre. Esta convivencia en el Cuartel, debe de ser reflejo de esa Comunión (Común Unión) de todos los que, por la Fe, nos creemos discípulos de Jesús y sarmientos de la Vid Divina, es decir de todos los que formamos parte de la Iglesia de Cristo. El verdadero fruto de los discípulos de Jesús es dar testimonio de Dios Padre, de Jesús, Dios Hijo y del Espíritu Santo, poniendo en práctica las enseñanzas de Jesús Nazareno, de amor al prójimo, tal como El nos amó, y comprometiéndonos en la construcción de un mundo nuevo lleno de amor, justicia y paz, donde no existan ni el odio, ni el egoísmo, ni la explotación, ni el abuso de poder, ni la maldad..., etc. Que el verdadero tronco de la vid, es decir Jesús, sea el centro de vuestra Corporación y de vuestra vida, que sigáis trabajando para dar buenos frutos y que estos maduren con el paso de los años, como los buenos vinos, y que sigáis luchando por nuestras tradiciones y por nuestra Semana Santa. Este aniversario que celebráis es el fiel reflejo de vuestra trayectoria como hombres de Fe y de Esperanza en un mundo mejor. Que Jesús Nazareno y su Santa Madre os bendiga. Un fraternal abrazo. Manuel Bueno García. Presidente de la Agrupación de Cofradías, Hermandades y Corporaciones Bíblicas. -9-


-------------- X X V

ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

----------------

SALUDA del PRESIDENTE de «LA CEPA» Queridos hermanos: Me cabe el honor de presidir «La Cepa» en el año del Veinticinco Aniversario de su fundación, y me dirijo a vosotros para felicitaros a todos en esta celebración. Ha sido una labor de todos los hermanos que hoy tengamos uno de los mejores Grupos de Puente Genil, tanto por parte de los activos como de los que hoy no están con nosotros, unos por voluntad propia y otros porque Dios los reclamó para él en los cielos, vaya para todos ellos mi más sincero cariño. Quiero agradecer a todas las personas que de una manera generosa han contribuido a la publicación de este libro, bien con sus colaboraciones escritas, bien con sus aportaciones económicas, para todos ellos mi más sincera gratitud. Y deseo que este Veinticinco Aniversario sirva para estrechar más los vínculos de amistad y cariño que nos unen a todos, y nos dé fuerza para seguir trabajando y engrandeciendo nuestro Grupo y nuestra Semana Santa. Gregorio Gómez Rubio Presidente de «La Cepa»

- 10 -


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

SALUDA del COFRADE MAYOR de MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA Agradezco a la comisión editora de este libro la oportunidad que me brinda de poder escribir algo sobre el Grupo Hermandad «La Cepa», pues no en vano hace veinticinco años que tuve la suerte y el honor de ser uno de sus fundadores y en la actualidad estoy muy orgulloso de seguir siendo uno de sus hermanos. El Grupo Hermandad nace fruto del gran amor que un grupo de hermanos Cofrades de Ma Santísima de la Esperanza profesan a su bendita Imagen, con objeto de venerarla durante todo el año y participar en todos los eventos que la Cofradía realice durante el transcurso del mismo. Llegando la Cuaresma organiza sus cenas de hermandad incluida la subida al Calvario, como típicamente se estila en nuestra Semana Santa. Cuando llega el Jueves Santo, todos los hermanos vestidos con túnica verde, capillo de raso blanco, zapatos negros con hebillas doradas y escapulario, desfilarán junto al paso de la Virgen desde su salida hasta su encierro. Llegando a la Cuesta Baena, todos los hermanos sirios al cuadril suben marcialmente la empinada cuesta marchando al son de la música, acompañando a sus hermanitos costaleros que, sin bajar el paso en toda la cuesta, agotan a los músicos que tienen que tocar varias marchas sin parar hasta que el paso ha coronado sobradamente la agotadora cuesta. Es típico en este grupo que sus mujeres ataviadas de mantillas acompañen a la Virgen durante todo el recorrido, debidamente organizadas en filas de dos junto al paso y es justo reseñar que lo hacen mejor que los hombres. Es obvio que para ser hermano de La Cepa previamente hay que pertenecer a la Cofradía, cumplir con el ordenamiento de ambos reglamentos y, sobre todo, como ya indiqué antes, profesar un gran amor a la Virgen y estar dispuesto en todo momento a trabajar por la Cofradía. Al poco tiempo de su fundación, varios de sus miembros empezaron a ocupar puestos de responsabilidad en la Junta de Gobierno de la Cofradía. En la actualidad la mayoría de los cargos de responsabilidad los ocupan hermanos de La Cepa. -1 1 -


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

SALUDA del COFRADE MAYOR de MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA Agradezco a la comisión editora de este libro la oportunidad que me brinda de poder escribir algo sobre el Grupo Hermandad «La Cepa», pues no en vano hace veinticinco años que tuve la suerte y el honor de ser uno de sus fundadores y en la actualidad estoy muy orgulloso de seguir siendo uno de sus hermanos. El Grupo Hermandad nace fruto del gran amor que un grupo de hermanos Cofrades de Ma Santísima de la Esperanza profesan a su bendita Imagen, con objeto de venerarla durante todo el año y participar en todos los eventos que la Cofradía realice durante el transcurso del mismo. Llegando la Cuaresma organiza sus cenas de hermandad incluida la subida al Calvario, como típicamente se estila en nuestra Semana Santa. Cuando llega el Jueves Santo, todos los hermanos vestidos con túnica verde, capillo de raso blanco, zapatos negros con hebillas doradas y escapulario, desfilarán junto al paso de la Virgen desde su salida hasta su encierro. Llegando a la Cuesta Baena, todos los hermanos sirios al cuadril suben marcialmente la empinada cuesta marchando al son de la música, acompañando a sus hermanitos costaleros que, sin bajar el paso en toda la cuesta, agotan a los músicos que tienen que tocar varias marchas sin parar hasta que el paso ha coronado sobradamente la agotadora cuesta. Es típico en este grupo que sus mujeres ataviadas de mantillas acompañen a la Virgen durante todo el recorrido, debidamente organizadas en filas de dos junto al paso y es justo reseñar que lo hacen mejor que los hombres. Es obvio que para ser hermano de La Cepa previamente hay que pertenecer a la Cofradía, cumplir con el ordenamiento de ambos reglamentos y, sobre todo, como ya indiqué antes, profesar un gran amor a la Virgen y estar dispuesto en todo momento a trabajar por la Cofradía. Al poco tiempo de su fundación, varios de sus miembros empezaron a ocupar puestos de responsabilidad en la Junta de Gobierno de la Cofradía. En la actualidad la mayoría de los cargos de responsabilidad los ocupan hermanos de La Cepa. -II-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Naturalmente que esto es debido a la confianza que los hermanos han depositado en nosotros. Es evidente que el Grupo Hermandad La Cepa ha sido, es y será con la ayuda de Dios, un puntal fundamental en la marcha de la Cofradía.Finalmente, como Cofrade Mayor, os invito a todos los hermanos del Grupo Hermandad a continuar en la misma línea de trabajo, colaboración y entusiasmo tanto en el grupo como en la Cofradía, manteniendo ese carácter abierto y generoso por el que muchas personas nos conocen, especialmente el mundo manantero. En nombre de la Junta de Gobierno de la Cofradía os transmito nuestra más sincera felicitación por el cumplimiento de los veinticinco años de su fundación y os deseamos cumplir muchos más siempre al lado de nuestra Santa Madre. VIVA MARÍA STMA. DE LA ESPERANZA Francisco Torres Núñez Cofrade Mayor


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

MEMORIAS de «LA CEPA» Elaboradas por Gregorio Gómez Rubio, Presidente y Francisco Parody Rodríguez, Secretario

«La Cepa», Grupo Hermandad de María Santísima de la Esperanza, se constituye -según su Libro de Actas- en la Junta celebrada por la Directiva de la Cofradía de María Santísima de la Esperanza el día 29 de Enero de 1981, en la que se acuerda entre los fundadores del Grupo y la Directiva de la Esperanza que dicho grupo pase a formar parte de la Cofradía como Grupo Hermandad. Seis amigos, hermanos fundadores: Juan Pozo Parrado, Emilio Barcos Morón, Antonio Mora Expósito, Carlos Arteaga Juárez, Juan Hurtado Nieto y Francisco Torres Núñez, reunidos en los locales de la Peña del Genil, son los que dan vida al Grupo Hermandad de la Esperanza, al que quisieron dar un nombre que los identificara, y después de mucho pensarlo todos ellos, , el nombre más idóneo encontrado es una palabra breve y sonora, relacionada con ese elemento fundamental de la Mananta cuyo origen está en las cepas. Así que, desde aquel día, el Grupo Hermandad de María Santísima de la Esperanza se llamó «La Cepa». La principal misión de «La Cepa» es la de acompañar a María Santísima de la Esperanza la noche del Jueves Santo en procesión por las calles de nuestro pueblo, vestidos con túnica verde y blanca y con picorucho blanco. Esta cuartelera define muy bien esa misión: Jueves Santo en la tarde la Cepa esperando está la salida de su Imagen con saetas de hermandad. -13-

I


XXVANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

«La Cepa», desde su fundación y su incorporación a la Cofradía como Grupo Hermandad, toma conciencia de la labor que había que realizar dentro de la Cofradía de María Santísima de la Esperanza y, dispuestos para el trabajo, comienzan a realizar una serie de propuestas, económicas y de otro tipo, propuestas de reformas para conseguir el crecimiento de la Cofradía, el incremento del número de hermanas y hermanos cofrades. De ese impulso nace la vitalidad de la Cofradía hoy. En sus inicios, la comida oficial del Grupo se celebraba, precisamente, el Jueves Santo, aunque recientemente se ha trasladado al Sábado de Gloria, ya que en el Jueves Santo no hay apenas tiempo, debido a que todo gira en torno a los preparativos para procesionar dignamente a Nuestra Madre La Esperanza por las calles de nuestro pueblo. Una comida a la que los hermanos asisten siempre junto a sus mujeres, porque como dice una cuartelera compuesta por Manuel Gómez Hidalgo, quien fue bastonero de María Santísima de la Esperanza: La Cepa tiene por nombre un cuartel de tradición que a la mujer y al hombre acoge de corazón. En los almuerzos y cenas del Cuartel se canta mucho esta alegre letrilla de Antonio Palomero tan popular en nuestro pueblo, pero rematada por un estribillo creado por nuestro hermano Francisco Torres Núñez: Un pueblo muy especial, este de Puente Genil que en llegando la Cuaresma santos se suelen sentir. Entre Quinarios, Sermones y Letanías pasamos en la Gloria cuarenta días, llegando el Viernes Santo, no hay que dudar, hasta los socialistas van alumbrar. Si a las procesiones llega un forastero lo visten de Herodes o de espinaquero. Si Maura viviera, -14-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Estribillo

lleno de fervor, vestido de picorucho también tocaría el tambor. El Grupo la «Cepa», no hay otro como él, en la calle Santos tiene su cuartel. Hay un legionario, también un trompetero, un pica billetes y un picapleitos, varios de la banca y la construcción, y para completar el Grupo un buen jefe de Estación.

Tendrían que pasar varios años para poder contar con un hermano de «La Cepa» como Cofrade Mayor de La Esperanza, cargo que recayó en el hermano D. Pablo Franco Cejas a partir del año 1986. Durante su mandato podemos destacar’ el esquema de las funciones de los cargos de la Junta Directiva que nos entregó encuadernado, junto con el Reglamento de la Cofradía de María Santísima de la Esperanza, así como una relación de la Junta Directiva y sus cargos. Y, sobre todo, la importante reforma del paso, sustituyendo las ruedas por los varales para permitir que fuera portado a hombros por un magnífico grupo de bastoneros. El día 7 de Junio del año 1990 en el Cabildo General de la Cofradía fue elegido Cofrade Mayor nuestro hermano de «La Cepa», D. Antonio Redondo Henares. Su mandato se prolongó hasta junio de 1999- Durante ese largo periodo, entre las mejoras realizadas en la Cofradía, podemos destacar en primer lugar la sustitución de los varales de madera por varales de aluminio que disminuyen el peso, para mejor ser llevado por los bastoneros. Otro de los grandes proyectos realizados ha sido la adquisición del Manto de la Virgen, considerado como una gran joya. También se ha esculpido una imagen de la Esperanza Chiquita, dotándola de la misma forma y figura de la grande, y para eso contamos con el escultor D. Francisco Berlanga, persona muy conocida por sus magníficos trabajos realizados en talla. Se han restaurado en baño de plata los respiraderos, los varales del palio, los candelabros de cola; se ha reformado el Camarín de la Virgen con cuatro piedras de mármol rojo y peana en mármol con el escudo de la Cofradía. También se ha -15-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

La Esperanza vuelve tras su redente restauración Junta de Gobierno COFRADIA DE N. S. ESPERANZA

Hace varios meses que la Junta de Gobierno de la Cofradía de María Santísima de la Esperanza en su reunión del 21 de Julio, acordó la restauración de nuestra Imagen. Para ello se realizó un profundo es­ tudio por una comisión nombrada al efecto entre los que se encontra­ ban, el escultor e imaginero Sergio Torres Romero .quien hizo el infor­ me técnico, así como nuestro Cofra­ de Mayor, Francisco Torres, nuestro mayordomo, Antonio Gil. y demás componentes de la Junta de Gobier­ no, con la dirección artística de Plá­ cido Pérez. Una vez realizado el estudio se acordó llevar a cabo la restauración. De los muchos problemas que pre­ sentaba el más importante era el mal estado del candelera, ya que es­ to afectaba a la estabilidad de la Imagen, además de la gran grieta que atravesaba desde las sienes bordeando toda la mascarilla, todo ello sin olvidar algunos desperfectos de la encarnadura, acaecidos por el deterioro producido por el transcur­ so del tiempo.

El proceso que el artista Sergio Torres ha llevado a cabo es el si­ guiente: 1. Ensamblaje del busto en el nuevo candelera. 2. Limpieza de la encarnadura antigua y adaptación de la nueva encarnadura basada en las anteriores. 3. Adaptación de las lágrimas ahora engarzadas en el rostro de la Imagen. 4. Pestañas nuevas realizadas en pelo natural, sustituyendo a las pestañas sintéti­ cas anteriores. 5. Nuevas articula­ ciones de brazos, siendo éstos más finos y mejor ajustados. 6. Adapta­ ción del tomillo que sujeta la corona,' ahora desmontable. 7. Nuevas páti­ nas al óleo en manos y recogidas de policromías por las erosiones produ­ cidas por colocación de anillos. Todo este proceso ha sido seguido por un estudio fotográfico durante toda la restauración. Con motivo de la vuelta de la Ima­ gen de N.S. de la Esperanza a su ca­ pilla, esta tarde tendrá lugar en la Ermita de la Veracruz una Solemne Función de Acción de Gracias, que será presidida por el consiliario de la Cofradía, D. José Joaquín Cobos Ro­ dríguez.

PUENTE GENIL| Obra del imaginero Sergio Torres

La Esperanza cuenta ya con nueva imagen JUAN RUZfCORRESPONSAL

■ La Cofradía de María Santísima de la Esperanza ha celebrado una fundón religiosa en la ermita de la Veracruz con motivo de la vuel­ ta de su titular al santuario tras una retauración, realizada por el imaginero pontanés Sergio To­ rres. En este acto, oficiado por el arcipreste José Joaquín Cobos, in­ tervino la Schola Cantorum San­ ta Cecilia. La junta de gobierno de la cofradía realizó un estudio previo a la restauración, en el que

se incidía en el mal estado del candelero, lo que afectaba a la es­ tabilidad de la imagen, así como la grieta que presentaba en las sienes bordeando toda la masca­ rilla y los desperfectos de la en­ carnadura por el paso del tiempo. El trabajo de Segio Torres, reco­ nocido por la hermandad en las actas, ha consistido en el ensam­ blaje del busto en el nuevo cande­ lera, limpieza de la encarnadura, adaptación de lágrimas y sustitu­ ción de pestañas. También modi­ ficó la sujeción de la corona.

-16-

ampliado la Casa Cuartel, con la com pra de un solar colindante, lo que ha perm itido habilitar un hermoso patio (engalanado y premiado en la Cruz de Mayo de 2004). En fin, como se puede observar ha sido un mandato muy positivo para nuestra Cofradía. A este magnífico Cofrade Mayor lo ha sustituido otro Cofrade Mayor, también herm ano del Grupo «La Cepa», D. Francisco Torres Núñez, que ya está en su segundo ejercicio, pudiendo resaltar de este periodo: La restauración de la Imagen de María Santísima de la Esperanza, aprobada en Junta Directiva el 21 de Julio del año 2000, tras un profundo estudio por un grupo de personas expertas entre las que se encontraban el Sr. Plácido Pérez y D. Sergio Torres Romero, escultor imaginero que ha sido el artista responsable de la restauración.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

En ese año, 1984, se presenta el Escudo del Grupo «La Cepa» realizado por el artista y hermano de nuestro grupo Joaquín Borrego Chaparro.

«La Capea» (recuerdo de una comida campera el 28 de Octubre de 1984): «Cándido Pérez Fernández nos invitó a su finca (con coso taurino) de la Cuesta de Málaga. («La Cepa» le obsequió con un toro en miniatura). Bien temprano salimos de Puente Genil para la finca del Sr. Cándido, con varios caballistas vestidos con sus típicos trajes camperos y su sombrero cordobés y las mujeres vestidas con su traje de volantes, todo el camino cantando los típicos cantes de nuestra tierra, acompañados de unos tragos de anís para que la garganta se pusiera a tono con la fiesta. Cuando llegamos a la finca lo primero era encender la candela para poner en marcha la cocina, y poder poner a la brasa las exquisitas sardinas, chorizos, panceta y demás viandas que venían con nosotros. Cada hermano tenía su cometido, unos montando las mesas, otros repartiendo bebidas, otros ayudando en la cocina... con el objetivo común de que a nadie, sobre todo a las mujeres y los niños, les faltara de nada, y de que entre copita, tapita y cante lográramos pasarlo en grande. A las doce en punto se anuncia que la corrida va a comenzar, haciendo su aparición la banda de música, dirigida por Manolín López, acompañados de todos lo que iban a participar en la corrida: allí estaban nuestros hermanos José Aires Molina, Rafael Gastardi Permaño, Francisco Solana Sáez, Francisco Franco GarcíaHidalgo (que en Paz descansen), destacando que la mujer de nuestro hermanee Aires era la que tocaba el bombo con esa gracia que la caracteriza, y también a nuestro hermano Gastardi que con José «el fontanero» serían los «animadores» del festejo (por las veces que el novillo los cogió). También estuvieron el padre de Carlos Arteaga y su sobrino Manolín Arteaga, que ya no están con nosotros, así como el Domín y Rompinelli, dos entusiastas del toreo. La tarde fue de las que nunca se olvidan, allí cualquiera se tiraba a la plaza para darle unos cuantos pases a la vaquilla, que parecía incansable y cuando menos te lo esperabas ya la tenías detrás dándote una voltereta...» -18-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

El día 21 de Junio 1985 y por acuerdo de la Junta Directiva, el Grupo «La Cepa» aporta la cantidad de cien mil pesetas para el arreglo del paso de María Santísima de la Esperanza, así como diferentes donaciones a título personal de muchos hermanos del Grupo. Junta Directiva del día 19 de Abril de 1986: se propone al hermano del Grupo Hermandad «La Cepa» D. Pablo Franco Cejas como Cofrade Mayor de la Cofradía de María Santísima de la Esperanza, cargo que fue aceptado por él al ser elegido en la Junta General. En la Junta de Mayo de 1987 se acordó una aportación por el Grupo «La Cepa» para la compra del nuevo Manto de la Virgen, así como aportaciones individuales de los hermanos. Año 1989: Homenaje a los hermanos fundadores, a los que se les impuso el Escudo de «La Cepa», en el transcurso de una Comida de Hermandad, con la asistencia de las mujeres del Grupo, a las que se obsequió con un ramo de flores. A partir de ese año, a todos los hermanos que cumplen diez años de permanencia en el Grupo se les otorga el «Escudo de la Cepa». 3 de Junio de 1989: celebración de una Comida de Hermandad con todos los hermanos de «La Cepa», para reconocimiento del buen trabajo realizado por el hermano Francisco Guerrero Rivas como Presidente del Grupo durante el ejercicio 1988/89, haciéndole entrega de la primera Cepa con arreglo al Artículo 29 del Capítulo VII de nuestros Estatutos.

Entrega de La primera Cepa al Hermano Guerrero por los seis hermanos fundadores, 3 junio 1989

-19-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Domingo, 30 de Julio de 1989: el Grupo «La Cepa» organiza una excursión a Málaga, a la playa de Benalmádena, para todos los hermanos, familiares y amigos (una excursión que se convertirá en tradición): «Durante el viaje se repartieron dulces y licores para hacerlo más agradable. Ya una vez en la playa, nuestro hermano José Arteaga preparó una estupenda paella para noventa comensales, todos los veraneantes que acudieron, fueron obsequiados con un plato de paella y una copita de vino, hasta un grupo de extranjeros nos hicieron unas fotografías y al cabo de unos meses nos enviaron una carta, dándonos las gracias por las atenciones que tuvimos con ellos. A esta paella acudió D. Manuel Arteaga Juárez (q.e.p.d.), que tuvo el generoso detalle de pagar los gastos de la misma (costó quince mil pesetas), habiendo donado el vino D. Andrés Molina Díaz, amigo del Grupo «La Cepa».

23 de Septiembre de 1989: «La Cepa» celebró una Cena-Fiesta en el chalet de nuestro hermano Emilio Barcos Morón, amenizada por el Dúo S/A, sufragada por todos los hermanos asistentes. A esta cena fue invitada una representación de la Cofradía de Ma Stma. de la Esperanza: D. Antonio Morales Estrada, D. Rafael Aranda Aroca y D. Manuel Lavado Rodríguez. El 13 de Febrero 1990 celebramos una cena en el Cuartel en la que participaron junto a sus esposas todos los hermanos del Grupo para hacerle un homenaje a 12 hermanos que cumplían diez años de permanencia en «La Cepa», a los cuales se le impuso el Escudo, y a las esposas se las obsequió con un ramo de flores. El día 31 de Octubre de 1993 en el chalet de nuestro hermano Gregorio Gómez Rubio celebramos una Cena-Fiesta todos los hermanos de «La Cepa», acompañados de nuestras esposas, y amigos del Grupo, durando la fiesta hasta altas horas de la madrugada; una divertida velada de convivencia y hermandad. -20 -


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

En el mes de Septiembre de 1993 realizamos un nuevo viaje a Benalmádena, donde disfrutamos de una espléndida moraga en la playa por la noche, compartida con nuestros amigos y hermanos del Centro cordobés, «allí no faltó de na, hasta flamenco hubo, ya que de madrugada escuchamos unos cantes por Grana y los típicos cantes y bailes de nuestra tierra; la noche estaba tan cálida y apacible que nos amaneció en la playa». Con fecha 28 de Octubre de 1995 se decidió la renovación de nuestra Vieja Cuaresmera realizada y donada por el hermano artista Joaquín Borrego Chaparro. Se pide por el Presidente que se reconozca expresamente al hermano Paco Franco por la cesión y el mantenimiento de la Vieja Cuaresmera que ha marcado el paso de los sábados cuaresmales durante tantos años, y que permanecerá en el camarín junto al resto de nuestro patrimonio. En el verano de 1996 se celebró, de nuevo, la moraga junto a nuestros amigos del «Centro Cordobés Azahara» de Málaga, asistiendo a la misma un total de 23 personas. Así lo contaba el hermano Gregorio Gómez en el Libro de Semana Santa de 1997: EL GRUPO «LA CEPA» VIAJA A MÁLAGA El Grupo Hermandad de Ma Stma. de la Esperanza «La Cepa» ha celebrado su tradicional MORAGA el día 7 de Septiembre de 1996. A las cuatro de la tarde salimos de Puente Genil todos los hermanos y simpatizantes en autocar con destino a la Playa de la Araña de Málaga. Este año la hemos celebrado conjuntamente con el Centro Cordobés AZAHARA de Málaga, al que nos une muchísima amistad ya que varios hermanos de «La Cepa» pertenecen a dicho Centro. Estos buenos amigos trabajaron de modo que cuando llegamos a la Playa nos esperaban ya con todo el «tinglao montao». Había allí auténticos profesionales de la moraga. El que va por primera vez se queda maravillado al comprobar con qué maestría preparan los espetos: las sardinas atravesadas en cañas clavadas en almorrones de arena mojada frente a una gran candela de palos de olivo, donde van recibiendo el calor que las va dorando hasta ponerlas en su punto. Dos personas realizan esta tarea: uno vigila y decide qué espeto está listo para darle la vuelta o para salir, otro ejecuta esas decisiones.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Pero allí hay trabajo para todos los demás: unos van disponiendo las mesas, otros preparando los pinchitos, la sangría, el vino, los refrescos puestos a enfriar para que cuando dé comienzo la moraga -justo cuando el sol empieza a desaparecer por el Poniente- el personal pueda ir calentando motores y la fiesta se ponga en marcha entre copita y copita. Quiero resaltar al Grupo de Rocieras del Centro Cordobés AZAHARA de Málaga que, durante toda la noche, con sus cantos rocieros, nos hicieron alegre la velada. Allí se cantó «de tó»: canción española y flamenco, y cómo iba a faltar lo típico de Puente Genil, sus cuarteleras y sus cánticos mananteros. Hasta las cinco de la madrugada duró la fiesta, momento en que, muy a pesar nuestro, teníamos que preparamos para el regreso a nuestro pueblo; eso sí, antes degustamos una riquísimas tostadas de pan con aceite, que a esas horas venían de maravilla. La despedida de nuestros amigos fue «un adiós con el corazón, que con el alma no puedo». En el autocar prosiguieron los cantes y las bromas, teniendo como principales protagonistas a nuestras mujeres, que no se cansaban. De esta forma el viaje se nos hizo cortísimo y ya estamos contando los días que nos faltan para la próxima MORAGA. El Grupo aprobó el día 8 de Febrero de 1997, la aportación en metálico de setenta y cinco mil pesetas para contribuir a la restauración de la Ermita de la Veracruz, hogar y lugar desde donde procesiona la imagen de María Santísima de la Esperanza Del viaje a Benalmádena del 13 de Julio de 1997 -que, como todos, estuvo presidido por el buen humor, la amena tertulia y los cánticos mananteros- recordamos con cariño, especialmente, el «flechazo» que surgió entre nuestro hermano Francisco Díaz Cobos, que Dios lo tenga en su Gloria, y nuestra hermana Conchi, muy apreciada en nuestro Grupo. En el Puente de la Constitución, los días 6, 7 y 8 de Diciembre de 1997, «La Cepa» organizó su primer viaje a Madrid y sus alrededores. La crónica de ese viaje, según consta en los Libros de Actas del Grupo es esta: «Comenzamos nuestra visita a la ciudad medieval de Toledo, disfrutando durante el viaje de una copita de anís y un buen surtido de deliciosos dulces de navidad; recreándonos con unas vistas preciosas de sol y nieve durante el camino, visitamos el Alcázar de Toledo, siguiendo con la catedral y paseamos entre las -22 -


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

antiguas calles admirando los edificios construidos durante la convivencia de las tres culturas (árabe, judía y cristiana) de la época medieval. A mediodía nos obsequiaron con una buena comida en un típico restaurante de la ciudad a orillas del río Tajo. Después de una visita panorámica en el autocar por los alrededores de la ciudad de Toledo, llegamos a Madrid a primeras horas de la noche instalándonos en el hotel Castilla, de cuatro estrellas, situado en la Castellana junto a las Torres Kío. Después de la cena en un restaurante próximo al hotel, regresamos al mismo donde nos hicieron una visita nuestros Hermanos Mora, padre e hijo, y José Francisco Bachot Hervías, con sus respectivas esposas. Por la mañana salimos a primera hora para visitar el Palacio de la Granja y la ciudad de Segovia quedando todos maravillados de los monumentos y palacios que visitamos. Al mediodía disfrutamos de una buena comida en uno de los típicos mesones de Segovia y por la tarde acudimos a «El Escorial», regresando por la noche a Madrid, acabamos la velada cenando en un restaurante que abrió exclusivamente, esa noche, para «La Cepa» por lo que pudimos amenizarla con nuestras canciones incluido el himno del Grupo. El tercer día visitamos el Palacio Real, la Almudena, una vista panorámica de la parte antigua de la ciudad, además de la estación de Atocha con sus jardines y plantas tropicales que sólo pueden cultivarse gracias a un complicado sistema de microclima, admiramos también la moderna estación del Ave; todo debidamente explicado por un simpático guía madrileño. Por la tarde, un poco nostálgicos, regresamos a Puente Genil llegando a altas horas de la madrugada.» En fecha 21 de Febrero de 1998 se aprobó conceder una aportación de quince mil pesetas para la reforma de la Ermita del Dulce Nombre. En el tercer Sábado de Cuaresma, dando cumplimiento al compromiso adquirido por la anterior Junta Directiva, Celebramos una comida de hermandad con la «Asociación Manantera de Puente Genil en Madrid». Antes de la misma, y con motivo de la inauguración de la «Casa Cuartel Semanantera» en Puente Genil nuestro presidente invitó a las autoridades de Gobierno, de la Junta de Andalucía y Locales que se encontraban en la misma a visitar nuestro cuartel, aceptando la invitación y siendo recibidos con las correspondientes atenciones que este acto requería. A continuación recibimos a los componentes de la Manantera de Madrid en nuestro cuartel, con los que compartimos mesa y disfrutamos de unos actos de hermandad y convivencia que difícilmente podremos olvidar. Durante las intervenciones de nuestro presidente, entre sus calurosas palabras de bienvenida ofreció a la Manantera esta su casa para futuras convivencias. El por aquel entonces presidente de la Manantera, Jesús Pérez, hizo entrega de una placa al grupo -23-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

hermandad «La Cepa», mostrando su agradecimiento según sus palabras a nuestra «amable invitación» y agradeció particularmente a todos los hermanos, que «de una forma u otra, se habían sacrificado para que estos actos de convivencia y hermandad resultaran inolvidables», felicitando muy especialmente a nuestro hermano Jeseíto Arteaga Juárez que nos deleitó con una magnifica paella. El sexto sábado de Cuaresma celebramos la esperada comida de Hermandad con los grupos 2o y 3o de Nuestra Señora María Santísima de la Esperanza, los hermanos de «Los Filisteos» y «Las Apariciones de Jesús»; durante la cena estrechamos lazos de convivencia y hermandad. La Pata de la Vieja Cuaresmera de ese sexto sábado se ofreció al segundo grupo «Los Filisteos». En la Semana Santa del 98 la lluvia impidió el desfile procesional del Jueves Santo. El recuerdo de esos tristes.momentos fue recogido en el Libro de Semana Santa ’99, en una reseña escrita por Gregorio Gómez: GRUPO HERMANDAD DE MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA En el refranero español hay un dicho que asegura: «Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Asunción». Pues bien, este Jueves Santo del 98 no se cumplió el refrán. El día amaneció gris, con muchísimos nublados entre los que asomaban algunos claros. Mientras esto ocurría en el cielo, ya en la Ermita de la Vera-Cruz se estaba trabajando en la preparación de los Pasos, cuidando todos sus-detalles, adornándolos con clavellinas y gladiolos, una tarea laboriosa para que el Paso luzca o más hermoso posible, y las camareras con su Virgen de la Esperanza, vistiéndola con el mayor esmero, pues nada más y nada menos que va a recorrer las calles de su pueblo. Puente Genil espera con impaciencia la salida de la Virgen, ya redoblan los tambores, ya resuenan las trompetas, ya está la Virgen saliendo a hombros de sus bastoneros, que la mecen y la miman como a una Reina, y todo el bullicio se agolpa para verla más de cerca; entre vivas y aplausos Nuestra Madre se aposenta para que le canten saetas y también cuarteleras. Ya los primeros Pasos han comenzado el desfile. Abriendo la procesión va Nuestro Padre Jesús Preso, seguido por la Virgen de la Veracruz y por el Señor Amarrado a la Columna... De pronto el cielo se encapota, las nubes engordan y se oscurecen y retumba allá a lo lejos un estruendo de tormenta. Todos los cofrades están sufriendo al ver que el tiempo empeora hasta que, como era de esperar, comienza a caer agua con una fuerza espantosa. Nerviosos, corriendo de aquí para allá, les dan la vuelta a.los Pasos para poderlos encerrar. -24-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Nuestra Madre de la Esperanza, como aún no había salido de la Plaza de la Ermita, fue la más privilegiada, la menos perjudicada porque al estar tan cerca se pudo librar de la lluvia; en cambio los demás Pasos fueron muy afectados, a pesar del enorme esfuerzo que se hizo por protegerlos. El drama de la Ermita de la Vera-Cruz era desconsolador. Todos los cofrades llorando y apoyándose unos a otros. Esperemos que en la Semana Santa del 99 el Jueves Santo sea reluciente y que brille más que el sol. Con fecha 13 de febrero del 1999, en Junta Ordinaria, se aprobó que todos los sábados de Cuaresma se leyera un pasaje de la Biblia antes de la subida a Jesús. Ese mismo día se repartió por el Hermano Presidente de ese año, Luis Barcos Pérez, un obsequio que consistía en un llavero con el escudo de «La Cepa» y la Imagen de Nuestra Titular. El día 4 de Marzo de 2000, y coincidiendo con el primer Sábado de Cuaresma, nuestros hermanos Franco, padre e hijo, nos sorprendieron con la presencia de dos artistas saeteros, Enrique Castillo y Rufino Rivas, quienes nos regalaron con varias saetas que fúeron calurosamente aplaudidas por todos los hermanos presentes. Como recuerdo de su presencia en nuestro Cuartel estamparon su firma en el Libro del Grupo. El día 29 de Junio de 1999 «La Cepa» organizó una hermosa fiesta en el chalet del hermano Gregorio Gómez Rubio, presidente de nuestro Grupo en este año, donde nos deleitamos con una suculenta cena. «Fue una espléndida noche veraniega en el bonito entorno de la Aldea de Sotogordo, con el perfume de la huerta a orillas del Río Genil. Difícilmente olvidable por la amplia asistencia de hermanos y amigos allí presentes. Terminamos a las claras del día con los dulces y licores que desprendidamente nos obsequió nuestro presidente y su esposa, la hermana Rafi.» Asimismo, con fecha 31 de Julio de 1999, se celebró una fiesta nocturna en el chalet del hermano Francisco Torres Núñez con motivo de su nombramiento como Cofrade Mayor. El 18 de Agosto, como ya es tradicional, el Grupo celebró el tercer día de Feria en la Caseta de la Peña Genil, una cena con una buena representación de hermanos y amigos.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

El domingo, día 3 de Octubre de 1999, viaje por Ronda y su Serranía. Durante la Junta Ordinaria del día de «los Santos» del año 2000 y, recordando a nuestro hermano Francisco Díaz Cobos, se guardó un minuto de silencio y se rezó una oración por su eterno descanso. En esa sesión, el entonces presidente Antonio Gil Alcaide felicitó al anterior, Gregorio Gómez Rubio, por la adquisición del Atril y la Biblia, resaltando el buen gusto y calidad de ambos objetos. En la del año siguiente, celebrada el 3 de Noviembre de 2001, el secretario Francisco Parody Rodríguez presentó el Reglamento actualizado de nuestro Grupo, sometiéndolo a la aprobación de la Junta que lo aceptó como libro oficial de «La Cepa». Asimismo se aprobó por unanimidad la contemplación en el Reglamento de nuestro Grupo del hermano «pasivo». El día 9 de Febrero de 2002, Sábado de Cuaresma, se recibió la visita de seis representantes de la Junta de Gobierno de la «Cofradía Ferroviaria» de Granada: Se comenzó con un paseo por varias Casas-Cuartel de la calle Santos, en las que fueron tratados como aquí estamos acostumbrados a recibir a los de fuera, o sea que no les faltó de nada. Lo que les encantó fue conocer el grado de organización que aquí tienen todos los Grupos y la forma de conservar y de exhibir sus enseres. Y por supuesto las Casas que visitaron porque era -decían- lo que les faltaba a ellos para poder realizar sus actividades durante el año, dado que tenían que conformarse con un habitáculo que en la misma Iglesia les habían concedido. En la Casa Hermandad se les ofreció una comida que fue magníficamente organizada por nuestro hermano Jefe de Cocina, Pablo Cantos Santiago. Al terminar la misma nos intercambiamos sendos cuadros de Nuestros Titulares y a continuación les acompañamos a visitar, previa autorización de su párroco, la Iglesia de Santiago donde admiraron al Cristo de la Buena Muerte, que también es Titular de su Cofradía junto con la Santísima Virgen del Amor y del Trabajo. Se propuso por los hermanos Gregorio Gómez Rubio y Francisco Parody Rodríguez, el día 27 de Abril de 2002, la consideración del hermano «no residente» dentro del Grupo Hermandad «La Cepa», abonando estos los gastos fijos que soporta nuestro grupo.

-26-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Con fecha 1 de marzo de 2003 se procedió a la lectura de una carta de la «Hermandad de los Ferroviarios» de Granada para agradecernos las atenciones que tuvimos con ellos, así como para invitarnos a los actos de su cincuentenario y condecorarnos con su Insignia de Oro. El día 1 de Mayo de 2004 se aprobó crear una «Comisión pro 25 Aniversario», formada por los siguientes hermanos: — — — — — — — — — — —

Gregorio Gómez Rubio Francisco Parody Rodríguez Gabriel Alba Caro Francisco Rodríguez Tejero Rafael Barcos Pérez Francisco Torres Núñez Francisco Guerrero Rivas Francisco Parody Bachot Antonio Gil Alcaide Joaquín Borrego Chaparro Antonio Mora Expósito Ampliándose la colaboración al resto de los hermanos.

En la primera Junta celebrada por la «Comisión pro 25 Aniversario», el día 12 de Junio de 2004, se confeccionó el Calendario oficial de la conmemoración.

Acto de Presentación del Cartel del 25 Aniversario, por el Presidsente de «La Cepa», Gregorio Gómez Rubio, y el autor del mismo, Joaquín Borrego Chaparro. El artista fue elogiado por el hermano Francisco Heredia. También tomaron la palabra los hermanos: Francisco Torres, Francisco Parody Bachot y Asunción Romero. Pusieron las cuarteleras Paco Parody y Manuel Luque.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

PROGRAMA DE ACTOS CONMEMORATIVOS DEL 25 ANIVERSARIO DE «LA CEPA» 14 a 16 Mayo: Celebración de la Cruz de Mayo 31 Julio: Cena de Convivencia en casa Francisco Guerrero 15 Agosto: Cena Fiesta en Caseta de Feria «Peña El Genil» 23 Octubre: Presentación Cartel 25 Aniversario, obra de Joaquín Borrego Chaparro 30 Octubre a 1 Noviembre: Viaje a Alicante y Murcia 6 Noviembre: Comida oficial de «Todos los Santos» 19 Diciembre: Onomástica de Nuestra Titular, Ma Stma. de la Esperanza. Misa y Almuerzo de Hermandad en nuestra Casa Cuartel Diciembre: Exposición «Concurso de Carteles de Semana Santa ‘05» 15 Enero: Presentación del Libro del 25 Aniversario, moderada por Pablo Franco Cejas 29 Enero: Homenaje a los Hermanos Fundadores 3 Febrero: Jueves Lardero 12 Febrero (Sábado de Tentaciones): Potaje manantero 25 Febrero: Exaltación de la Saeta, a cargo de Pablo Franco Cejas 5 Marzo (Sábado de Pan y Peces): Paella manantera 11 Marzo: Velada Poética, coordinada por Antonio Balaguer Rodríguez 23 Marzo, Miércoles Santo: Almuerzo de Hermandad 24 Marzo, Jueves Santo: Almuerzo Bastoneros. Ofrenda floral a María Stma. de la Esperanza, a cargo de las hermanas de «La Cepa». Procesión 26 Marzo, Sábado de Gloria: Homenaje 25 años

-28-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

VEINTICINCO AÑOS DE ESPERANZA

El tiempo ha consumido gran parte de nuestra existencia desde que hace veinticinco años unos hermanos tuvieron la iniciativa de agruparse bajo la advocación de la Virgen de la Esperanza, con un sencillo nombre por su apariencia, pero profundo en su contenido: Grupo Hermandad «La Cepa». En ese tiempo de caminantes alrededor del sol hemos tenido primaveras luminosas donde «La Cepa» ha dado generoso fruto, veranos de apasionado calor y otoños de merecido descanso. Como el fruto de la cepa, hemos madurado y envejecido y nuestra alma se ha ido tiñendo de colores añejos y la frente de colores plateados. También hemos tenido inviernos fríos que nos han helado el corazón. Tiempos de poda en que el Jardinero Eterno ha cortado las ramas de los primeros'talles de nuestra «Cepa» para ponerlos de adorno en el gran manto de la Virgen de la Esperanza. Todos ellos pasaron al misterioso mundo del recuerdo. Vivirán entre los recónditos pliegues de nuestros corazones para despertar y alimentar, en nosotros, las emociones de hermandad y de esperanza que ellos sintieron e impulsaron, pues aunque la rama fue cortada, la esencia y la savia sigue alimentando el espíritu de los tallos y ramas que quedan unidas a la vieja, ascética y humilde «Cepa».


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Y ello es así porque nos une la Virgen de la Esperanza, Madre de virtud, de confianza y de providencia, ¡Reina del Jueves Santo!. Nos une el espíritu de esperanza que ayuda a esperar pacientes y a no desesperar jamás. Es la fuerza que impulsa el caminar por el espinoso sendero de la vida, y que nos ayuda a comprender que el sol no se ha puesto por última vez, y que podemos esperar el vede amanecer de hermandad, donde todos bebamos del embriagador néctar de la vid de sentimientos generosos. Sentimientos que, como río fecundo y desbordado, inundan Puente Genil en Cuaresma y Semana Santa, llenando todos los rincones de los «Cuarteles» — catedrales y templos de tradiciones, identidad propia de nuestro pueblo-, donde el verbo y el sonido viejo y sencillo de la saeta «cuartelera», se funden en aleación templada y misteriosa de convivencia y hermandad. En estos momentos de reflexión de veinticinco años de historia, pensamos que han sido muchos los acontecimientos que tendríamos que recordar. Momentos de noches de Cuaresma, donde el «Cuartel» ha brillado con luz especial y ha vibrado con tal fuerza que los corazones se han roto para fundirse en un mar de sentimientos de hermandad. Bajo el manto de la Virgen de la Esperanza, hemos colaborado a engrandecer el día del Amor Fraterno de Puente Genil. El color verde, junto a la austeridad del negro encaje de la mantilla española, y al sufrido hombro del portador de la bendita imagen, han señoreado las noches del Jueves Santo. Que la Virgen de la Esperanza, de mirada tranquila, profunda y silenciosa, nos guíe y nos ilumine para que podamos seguir nuestro camino, conservando nuestras tradiciones y engrandeciendo el Jueves Santo y la Semana Santa de Puente Genil. Que así sea. Pablo Franco Cejas Hermano del Grupo Hermandad «La Cepa»


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

LA CEPA Dedicado a mi amigo y hermano Antonio Barcos Morón

Fui al bosque del amor a buscar celindas grana, nardos para Dolorosas, y rocío para lágrimas, quería buscar la esencia de nuestra Semana Santa, la armonía del cuartel, la amistad, sincera y llana; quería encontrar LA CEPA, LA CEPA de la Mananta, ese árbol sacrosanto donde las alondras cantan con trinos de cuarteleras que del corazón se escapan.

vete por la calle Santos y si estás limpio de alma encontrarás las Celindas, y escondido en sus ramas el nido del ruiseñor que guarda el pentagrama donde un Ángel Celestial dejó escrita la DIANA; allí brota el crespón verde, los rasos, las sendas blancas y los brocados de oro de los mantos y las sayas, allí crecen los Claveles que al TERRIBLE engalanan, los que lloran a sus pies y besan sus santas plantas; florece un rosal sagrado que da flores verdiblancas, del color que va luciendo la VIRGEN de la ESPERANZA, a su lado, entre olivos de la campiña Pontana, crece frondosa LA CEPA, la que cuelga de sus ramas los sentires de la PUENTE, sus costumbres centenarias, y el amor de sus amores, la VIRGEN de la ESPERANZA.

Pregunté a un manantero de nivea y luenga barba, custodio de tradiciones de nuestra Semana Santa, él me señaló la senda y me dijo con voz clara: LA CEPA le da su sombra al rosal de la ESPERANZA, y el pomo que en su interior guarda la esencia sagrada es el corazón que tiene LA CEPA de la Mananta, vete por los azahares que hay en la Matallana y al llegar al Romeral verás una encrucijada,

Antonio Balaguer Rodríguez -31-

I


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

EL ORGULLO DE SER HERMANO Hablar del Grupo Hermandad «La Cepa» es como hacerlo de una gran familia que comparte su vida en torno a un sentir común: el amor a María Santísima de la Esperanza. Desde la lejanía, cientos de experiencias cotidianas en el día a día de una persona se hacen más intensas para recordar momentos de convivencia que se antojan irrepetibles. Todo gira en torno a la Virgen y eso queda patente en el subconsciente de los hermanos que componen este generoso grupo. Un simple olor a cera quemada cuando se va la luz en la ciudad, o a incienso cuando se pasa junto a la ventana de una vivienda que lo está quemando, se antojan suficientes para que la mente de un hermano vuele inconscientemente hacia las vivencias de toda una Cuaresma y, en especial, de la noche de Jueves Santo. Dicen que en la vida la experiencia es un grado, pero en este grupo los grados no existen. El hermano que recién ingresa en «La Cepa» se siente tan privilegiado como el que se congratula de haber participado como fundador, porque ambos reciben el mismo cariño y apoyo del resto. Y es que «La Cepa» se compone más de las experiencias de conjunto que de las vivencias personales de cada integrante del grupo, que también las hay, pero que quedan más en la intimidad de cada persona. En 25 años de convivencia se mantienen como cimientos sólidos de la hermandad aquellas situaciones que sirven para aunar esfuerzos a lo largo de todo un año, aquellas que unen familias en momentos difíciles y también en situaciones de diversión, aquellas que al nombrarlas no hay porque citar a ningún hermano porque todos las han experimentado alguna vez. Son esos momentos que hacen sentirse a cada uno de los integrantes de este bendito grupo orgullosos de pertenecer a él, con todas las consecuencias.

Francisco Heredia López

Hermano del Grupo Hermandad «La Cepa»

-Í2-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

EN EL XXV ANIVERSARIO DEL GRUPO DE HERMANDAD «LA CEPA» A la memoria de mi padre Aún permanece indeleble en mi memoria aquellos primeros sábados de Cuaresma que celebrasteis de 1981 y 1982. Aquellos sábados cuando os veía a todos los que en aquel entonces componíais el Grupo de Hermandad «La Cepa», más algunos invitados, y salíais de vuestro Cuartel en la calle Santos para subir a Jesús. Recuerdo a Carlos Arteaga, con el que en nuestra juventud vestí las figuras bíblicas de la Virtudes Teologales, Emilio Barcos, Francisco Torres, Juan Pozo, Juan Hurtado... a Antonio Gil, a Paco y Pablo Franco, a Francisco Guerrero, a Rafael Cuenca... a Juan M. Tato, a Rafael Gastardi, a José Arteaga, a mi padre... y a tantos otros, todos cofrades ejemplares donde los haya, que ibais rebosantes de ilusión, henchidos de hermandad y pletóricos de felicidad porque estabais haciendo realidad vuestros anhelos. Cuando, luego, me encontraba con algunos de vosotros en la Vera-Cruz o en la Plaza del Calvario o días después en la Peña El Genil, cuna de vuestro Grupo de Hermandad, recuerdo que me hablabais de la Cepa con inusitado entusiasmo. Y a mi me maravillaba aquella euforia que manábais y la exaltación que hacíais de vuestra convivencia en el Cuartel. Después, se fueron incorporando Gregorio Gómez, excelente cofrade, Paco León, mi buen amigo José-Francisco Bachot, Francisco Parody... y tantos hermanos que hasta hoy han hecho posible este feliz y gozoso 25° Aniversario. ¡Cuánto habéis trabajado por la Cepa y por la Cofradía de María Santísima de la Esperanza! ¡Cuántas horas le habéis dedicado en todos estos años! ¡Cuántas emociones habéis derrochado! ¡Cuánto tiempo habéis pasado en vuestro cuartel ocupados entre los fogones de la cocina y los preparativos del salón! ¡Cuánto servicio dais a la Cofradía de N tra Sra de la Esperanza! ¡Cuánta abnegación!... Y recuerdo tantos ratos, dentro y fuera de vuestra Casa-Cuartel, de auténtica hermandad con vosotros, generosos y leales, fieles devotos de María Santísima de la Esperanza y fervientes entusiastas de nuestra Semana Santa, que lejos de amohinaros dentro del Cuartel sois de espíritu jovial, alegre y emprendedor, siempre dispuestos a nuevos retos semanasanteros y siempre laborando por el engrandecimiento de vuestra Cofradía con incontestable ahínco, empeño y pundonor.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Y aquel año de 1981 de la fundación de La Cepa iba a suponer en el futuro un soplo de aire fresco a la Cofradía. Vuestra incorporación como Grupo de Hermandad de María Santísima de la Esperanza fue todo un empuje de entusiasmo que años más tarde se iría haciendo realidad gracias a vuestro apoyo, a vuestras valientes y respetuosas iniciativas, a vuestra entrega abnegada y a vuestra vitalidad semanasantera, pudiéndose citar la incorporación de bastoneros y las notables reformas en el Paso; la adquisición de un nuevo manto procesional para la Virgen; la celebración en 1991 del 50° Aniversario de la Cofradía con aquellos memorables actos que se llevaron a cabo, como la exaltación mariana y la procesión extraordinaria de la Virgen de la Esperanza que llegó hasta el pórtico de Jesús en un emocionadísimo acto cofrade; la restauración del Camarín de la Soberana Imagen de N tra Sra de la Esperanza; la restauración que recientemente se le ha practicado a la Titular de la Cofradía por Sergio Torres... y tantas actividades que gracias a vosotros y a vuestro entusiasmo y dinamismo cofrade se han hecho posible, bien en la intimidad de vuestra Casa-Cuartel como en el seno la Cofradía. Vuestras contribuciones a La Cepa siempre han sido y se han destacado por vuestra sencillez. Vuestras aportaciones y acometidas en la Cofradía siempre han sido respetuosas, integradoras y silenciosas, siempre pletóricas de ilusión y con el único afán de engrandecer a Ntra. Sra. de la Esperanza, a la que tanto fervor tenéis, caracterizándoos por vuestra constancia y fidelidad a Ella. Vuestras actuaciones cofrades testimonian siempre una Fe acendrada en la Madre de Dios. Todavía recuerdo cómo muchos de vosotros, en unión de vuestras mujeres, subíais a diario a la iglesia de Ntro Padre Jesús Nazareno entre diciembre de 1996 y junio de 1997 para girar visita a Nuestra Señora mientras en el mencionado templo estuvo acogida la Soberana Imagen de la Virgen de la Esperanza durante las obras de reforma que se llevaron a cabo en la sede canónica de la Cofradía. ¡Con qué devoción subíais a diario a contemplarla, a rezarle y a acompañarla! Y es que para vosotros La Cepa y la Cofradía están tan íntima y estrechamente unidas por un fuerte lazo que es muy difícil de desanudar. ¡Cuántas visitas realizáis a María Santísima de la Esperanza en su templo de la Vera-Cruz! A mi querida madre, de avanzada edad, le quedó de mi difunto padre y hermano vuestro una acendrada devoción por María Santísima de la Esperanza, y todavía, aún flaqueándole las fuerzas y pasados los años, la veo como baja lentamente la calle Aguilar hasta la Vera-Cruz para acercarse ante la Virgen toda llena de fervor. Y cuando le pido que me hable de las vivencias que recuerda con mi padre en las comidas de hermandad ea La Cepa a las que asistió se emociona profundamente y con lágrimas en los ojos me comenta cuántas atenciones tenían los dos de todos vosotros, genuinos caballeros y señores, y me habla, con la memoria ya bastante -34-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

perdida, de tal homenaje, de las poesías que se recitaban, de los cánticos coreados, de sus amigas y hermanas de Cofradía Carmencita (Sra. de José Arteaga), Oñi (Sra. de Carlos Arteaga), Trini (Sra. de Emilio Barcos), Rosario (Sra. de Rafael Cuenca), Charo (Sra. de Joaquín Borrego), Carmela (Sra. de Rafael Gastardi), Esperanza (Sra. de Antonio Gil), Asunción (Sra. de Francisco Torres), Conchi (Sra. de Rafael Aranda), Mari (Sra. de Juan Hurtado)...

Día 2 febrero 1990. Comida de Hermandad con las Señoras en «La Cepa»

La Cepa no es un Grupo aislado que se fundara para que estuvieran unidos unos pocos de amigos unos cuantos días de Cuaresma y Semana Santa. ¡No! La Cepa se fundó - la fundasteis - y desde su origen así viene siendo con fidelidad puntual cada año, para servir con la sencillez que os caracteriza a la Cofradía de María Santísima de la Esperanza y engrandecer sin jactancia a la Semana Santa. La hermandad que se vive y practicáis en La Cepa es espontánea, natural, sencilla y sincera. A los que hemos compartido junto a vosotros algunos momentos de la misma nos llenó y nos caló siempre profundamente guardando imborrables recuerdos de ella.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Y esa hermandad no es una práctica pasajera que ejerzáis solo de puertas a dentro en el recinto del Cuartel, la lleváis a cabo también fuera de sus paredes, siempre que estáis juntos en cualquier momento del día y del año. La extendéis a multitud de actos. Porque varios y muy edificantes son los viajes que habéis realizado corporativamente, ya fuere desde La Cepa ya desde la Cofradía, como aquel del 7 de septiembre de 1996 a la playa de la Araña de Málaga que duró hasta el alba del siguiente día, o el viaje a la ermita almonteña de El Rocío, o la visita que girasteis a la basílica de la Esperanza Macarena y los Reales Alcázares de Sevilla, donde incluso realizasteis un pequeño viaje en barco por el Guadalquivir, por citar sólo algunos. ¡Y quién lo iba a decir, o quién lo iba a pensar, hace veinticinco años cuando se fundó La Cepa...! ¡Hasta en la red de redes estáis presentes gracias al buen hacer de los hermanos Francisco Parody y Francisco-Manuel Heredia! Mis queridos hermanos de La Cepa, os animo a que continuéis como hasta ahora lo habéis hecho, con más años, sí, pero con constancia y sin desfallecer. Continuad vuestro incesante caminar cofrade como en estos veinticinco años, porque mucha savia nueva es la que fija su mirada en vosotros, en vuestras decisiones, en vuestras actitudes, en vuestra sapiencia y en vuestros sentimientos mananteros. Continuad en vuestra línea de superación constante sin perder nunca de vista la tradición pontano-manantera. Continuad con vuestras generosas y desinteresadas aportaciones, aunque sean sencillas y modestas, en la Cofradía y en el espléndido Jueves Santo. Continuad, como hasta ahora lo habéis hecho, con vuestras necesarias colaboraciones en la Semana Santa pontanensa, para que con vuestro granito de arena sea cada año más esplendorosa. Continuad, como siempre hacéis y os caracteriza, con la fuerza de la razón, del diálogo y de la comprensión y con el ánimo siempre abierto a la colaboración. Siempre dispuestos a sumar, nunca a restar. Y por último, continuad ccn vuestra devoción y vuestra mirada puesta en la Madre de Dios en la advocación de Nuestra Señora de la Esperanza, para que Ella siempre sea vuestro norte. Que la nobleza, la sencillez, la moderación, la sensatez y la moderación que hasta ahora os ha caracterizado en todas vuestras aportaciones sean siempre vuestro estandarte. Pido al Altísimo que cuando el día del Amor fraterno Nuestra Señora de la Esperanza se halle en la recoleta placita de la Vera-Cruz ante las puertas del templo -36-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

nos veamos todos allí rebosantes de gozo celebrando este vuestro XXV aniversario de la fundación de La Cepa, en un crisol de rezos y piropos, de sentimientos y plegarias, y donde se fundan al mismo tiempo la alegría y felicidad de esta efemérides con la devoción y el fervor a María Santísima de la Esperanza. Hermanos, vaya en estas líneas, junto a mi recuerdo de todos los hermanos fallecidos del Grupo de Hermandad de La Cepa, mi más cordial y sincera felicitación a todos vosotros en vuestro XXV aniversario y pido al Todopoderoso y a Nuestra Señora de la Esperanza, que celebremos también todos nosotros, junto a nuestros hijos y nietos, el Cincuenta aniversario de vuestra fundación y que cada Jueves Santo podamos vernos y abrazarnos en la Vera-Cruz con nuestros corazones henchidos de gozo al lado de la Madre de Dios. Que así sea.

José-Lorenzo Aires Rey

Francisco Solana Sáez y Señora, José Arteaga Juárez y Señora, José Aires Molina y Señora, Rafael Cuenca Cosano y Señora

José Aires Molina y Señora, José Arteaga Juárez y Señora, Francisco Guerrero Rivas, Rafael Cuenca Cosano y Señora, Francisco Solana Sáez y Señora y Juan Hurtado Nieto y Señora -

37

-


XXVANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

A LA VIRGEN DE LA ESPERANZA Sobre mis espaldas /artos de trabajo y sufrimiento, de inquietud, porque mañana se cebe el Mal en mis huesos, siento Tu peso Divino y de Esperanza me aliento. Te están haciendo las velas. ¡Qué bonitas...! Son, como hojitas de rosa, para que adornen Tu cara con fuegos de mariposa. Velas que velan Tus lágrimas. Velas con sueño de antorcha. Velas que, ardiendo, pajizas, queman Tu cara grandiosa. ¡Madre mía de la Esperanza! ¡Ya resuenan esos besos que, de balcones, Te lanzan con sus cantes hechos rezos! Anochece el Jueves Santo. Callejuelas de La Puente, el aire se queda quieto: ¡El fervor se hace silencio! Más hermosa que la noche. Más hermosa que los vientos. ¡Camareras, no adornarla con alfileres ni joyas, que se ha adornado ella sola con lágrimas que son perlas!

Con mis hombros Te sostengo. Tu Esperanza me mantiene. No soy digno de mirarte. ¡Llévame contigo al Cielo! Te ofrezco, con esta flor, mi vida, si Tú la quieres, para paliar Tu dolor. ¡Señora...! Ya me preparo para en mis hombros llevarte, y en Tu peso no reparo, para poder aliviarte en Tu dolor silenciado. Despacio se van abriendo las dos puertas de Tu Templo. Tu Estandarte va saliendo. De rodillas Te contemplo. Y elevándose del suelo, con un grito de dolor, ¡vamos con Ella hasta el Cielo!, dice el Hermano Mayor: ¡Vamos con ella hasta el Cielo...! Muda se queda la Iglesia. Cierran su puerta en silencio, que hasta que vuelva la Virgen no hay ESPERANZA en el Templo. Ma José Rodríguez Millán y Luis Femando Gómez de Cisneros -38-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

EL ESFUERZO COMPARTIDO Para mi padre, con quien aprendo El Jueves Santo 31 de marzo de 1988, a eso de las ocho y media de la tarde, y a los sones grandilocuentes del Himno Nacional, la Virgen de la Esperanza de Puente Genil salió de nuevo a hombros portada por sesenta bastoneros. Yo era uno de esos bastoneros, que aparecemos en esta foto. Y este es un breve apunte personal de aquel desfile.

Viendo desfilar un paso de Semana Santa, uno no siempre piensa en que puede quedarse clavado al suelo, en que los hermanitos que lo llevan pueden no poder tirar hacia arriba y hacia delante... uno sabe de los ensayos, precisam ente para evitar eso son los ensayos y para darle aire y gracia al desfile bailando a la Virgen, pero conservo casi intacto el recuerdo de que aquella noche pudo ocurrir... varales macizos de m adera -hoy huecos de alum inio- palio, candelería, generador de luz escorado a la derecha y el sufrim iento en la línea de ese costado, y unos cuerpos aún no del todo hechos, quizá... las patas prendiendo chispas de los adoquines de la calle A guilar, como m artillo sobre pedernal en la fragua... pudo ocurrir que, debido al peso... nada que ver con los ensayos, vamos, qué pasa aquí, no arringarse, por Dios... el Paso quedara asentado a-un paso del Romeral, reposado


X X V ANIVERSARIO DHL GRUPO LA CEPA, 19X1-2005

sobre el asfalto a apenas quinientos metros de su salida, con picoruchos y mantillas desconcertados, acompañando con cánticos y, probablemente, lágrimas el retorno prematuro hasta la Ermita... Pero no... eso no ocurre, sea por fe, devoción, dignidad o vergüenza torera eso no ocurre... y se arrima el hombro, y se mete el hombro... y vamos p’arriba y al cielo con Ella. Y a seguir. Y, luego, con el hombro ya caliente... recrearnos ante la ermita de Santa Susana, girando a la Virgen, adelante, atrás, y otra vez adelante, para alegría de las viejitas que saludan y sonríen sentadas a la puerta... y venga que vamos tarde, aliviando en Cristóbal Castillo y Cruz del Estudiante, en que el transcurrir acelerado de la Imagen sorprende a turistas, cierra bares y apaga luces, como velas de un soplo... y medimos el alcance de la zancada en calle Horno, conteniendo, no se vaya a resbalar... y mascamos limones en las descansadas., y sentimos el vértigo en la Calzada, calle casi perpendicular... y justo abajo, ese trago de cerveza que sabe a gloria para tragar en dos bocados ese bocata de queso y jamón, que repone y te da alas más que cualquier gaseosa isotónica... y después el vaivén remansado en calle La Plaza, y el baile sostenido ante los Romanos, y ante las saetas que le salen al paso... y el empuje y la euforia en Cuesta Baena, con la marcha más alegre posible... y, con el cuello escocido, los abrazos exhaustos en la Concepción... y, enfilando la recta final de Aguilar el pie aplastado de Mariano, qué dolor, hermano, qué dolor... y, asomándonos apenas a la recoleta plaza, el encierro que se hace esperar ante una muchedumbre inquieta... que se hace esperar para lucirla bien, no vayamos a estropearlo al final... y, entretanto, claro, las miradas de los bastoneros que buscan de reojo a las chicas, diciendo aquí estoy, en la Diana te veo... y de nuevo el Himno Nacional, y la última levanta y el ultimo vaivén. Y los penúltimos abrazos. Y el sudor del esfuerzo compartido, que se va secando bajo la túnica verde, de cuellos, puños y botones blancos... y la satisfacción de la tarea cumplida... Y a seguir. Manuel Gómez Hidalgo - 40-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

sobre el asfalto a apenas quinientos metros de su salida, con picoruchos y mantillas desconcertados, acompañando con cánticos y, probablemente, lágrimas el retorno prematuro hasta la Ermita... Pero no... eso no ocurre, sea por fe, devoción, dignidad o vergüenza torera eso no ocurre... y se arrima el hombro, y se mete el hombro... y vamos p’arriba y al cielo con Ella. Y a seguir. Y, luego, con el hombro ya caliente... recrearnos ante la ermita de Santa Susana, girando a la Virgen, adelante, atrás, y otra vez adelante, para alegría de las viejitas que saludan y sonríen sentadas a la puerta... y venga que vamos tarde, aliviando en Cristóbal Castillo y Cruz del Estudiante, en que el transcurrir acelerado de la Imagen sorprende a turistas, cierra bares y apaga luces, como velas de un soplo... y medimos el alcance de la zancada en calle Horno, conteniendo, no se vaya a resbalar... y mascamos limones en las descansadas., y sentimos el vértigo en la Calzada, calle casi perpendicular... y justo abajo, ese trago de cerveza que sabe a gloria para tragar en dos bocados ese bocata de queso y jamón, que repone y te da alas más que cualquier gaseosa isotónica... y después el vaivén remansado en calle La Plaza, y el baile sostenido ante los Romanos, y ante las saetas que le salen al paso... y el empuje y la euforia en Cuesta Baena, con la marcha más alegre posible... y, con el cuello escocido, los abrazos exhaustos en la Concepción... y, enfilando la recta final de Aguilar el pie aplastado de Mariano, qué dolor, hermano, qué dolor... y, asomándonos apenas a la recoleta plaza, el encierro que se hace esperar ante una muchedumbre inquieta... que se hace esperar para lucirla bien, no vayamos a estropearlo al final... y, entretanto, claro, las miradas de los bastoneros que buscan de reojo a las chicas, diciendo aquí estoy, en la Diana te veo... y de nuevo el Himno Nacional, y la última levanta y el ultimo vaivén. Y los penúltimos abrazos. Y el sudor del esfuerzo compartido, que se va secando bajo la túnica verde, de cuellos, puños y botones blancos... y la satisfacción de la tarea cumplida... Y a seguir. Manuel Gómez Hidalgo -40-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ACRÓSTICO A Ma STMA. DE LA ESPERANZA En el X Aniversario de su nueva salida a hombros de hermanos bastoneros (1988-1988)

E s Reina del Jueves Santo. S u luz, el Pueblo ilumina. P rimoroso, por su encanto, E s su andar, cuando camina. R uego a Dios que me permita A vanzar siempre a su vera. N avegar hasta su Ermita. Z ambullido tras su Estela; A sí hasta el Fin, lo que Ella quiera. Juan José Campos Cabello

Hermano Bastonero de la Virgen de la Esperanza

COSTALEROS

¿No me conoces, Señora? Aquí está tu costalero... Soy tu tiesto y tu florero... Tú arriba serás la flor, sobre mis hombros de acero... Y la gente te aplaudía, la saeta te clavaba, el piropo te encendía, y la noche te besaba, y yo, allá abajo, decía «jadeos, tos y sudor» por Ella soy costalero, por amor... y todo el Paso temblaba del goce que yo sentía, y tu amor me bendecía, y tu pie me acariciaba... yo la tierra, Tú la flor... -4i-

Paco Franco


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

LAS MANTILLAS DE LA ESPERANZA Celebrábamos nuestra comida de hermandad como es tradicional todos los años en nuestro cuartel, después de los solemnes cultos cuaresmales en honor de nuestra excelsa titular María Santísima de la Esperanza, en el año 1982, -lo recuerdo por una fotografías que hay colgada en un cuadro en nuestra Casa Hermandad- y entre las diferentes intervenciones de los hermanos que se levantaron a hablar, hubo una que fue la que realizó nuestra muy querida hermana Conchita Jiménez, que propuso a todas las hermanas de la Cofradía que acompañaran a la Virgen vestidas con la típica mantilla, ya que esta prenda tan española, solo se usa en los grandes eventos,.para dar más solemnidad a los mismos. Y qué evento más grandioso y entrañable que procesionar a nuestra Bendita Titular por nuestro pueblo. Me agradó la idea, preparé todo lo necesario y junto con la hermana Pilar, Sra. de Gómez de Cisneros, salimos ese año de mantilla e hicimos todo el recorrido, aguantando más de una impertinencia de algunos desaprensivos e intolerantes, que no ven con buenos ojos que la mujer participe en nuestra Semana Santa.

Narro esta pequeña historia porque la veo interesante, pues creo que este fue el origen de las mantillas en nuestra Cofradía y en el Grupo Hermandad. Gracias a Dios esto ha ido evolucionando a más cada año y hoy día nos han imitado muchas Cofradías y cada día se ven más mantillas en las procesiones en Puente Genil, sin ningún tipo de problemas, pues el mundo manantero se ha acostumbrado a verlas y les resulta natural.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

LAS MANTILLAS DE LA ESPERANZA

A NUESTRA ESPERANZA Plaza de la Vera Cruz, noche apacible y serena, coronada por las estrellas, olor a incienso, perfume de jazmín y azucenas blancas, donde se abren las puertas del templo como aurora que del Cielo baja ¡María Santísima de la Esperanza! ¡Qué hermosura! ¡Qué consuelo para mi alma! Tambores y notas enlazadas que entre el gentío arrollador dejan pasar una voz entrecortada: ¡Guapa, Guapa!, y con ella, con mi mantilla enlazada, voy haciendo penitencia, que año tras año me embriaga; cogida a su manto verde, de mi mente nace el rezo, la poesía y la saeta al caer el alba.

Que redoblen las campanas, las campanas de la ermita, que ya sale nuestra Esperanza, la Virgen más bonita. Bonita como una rosa y blanca como un jazmín, Tú eres la flor más preciosa que tiene Puente Genil. Eres Joya cordobesa, eres Reina en los altares, de «La Cepa» la más grande en este pueblo de Hermandades. Asunción Romero Medina Hermana de «La Cepa»


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

LAS MANTILLAS DE LA ESPERANZA Esta es una costumbre viva que viene de hace muchos años, pero a partir del año 1988, en que María Santísima de la Esperanza es portada a hombros por sus hermanos bastoneros, la noche del Jueves Santo, por las calles de nuestro pueblo, es cuando se amplía de forma muy considerable el número de hermanas que salen vestidas de mantilla acompañando a Nuestra Madre La Esperanza. Estas hermanas, que tanta devoción le tienen a la Virgen, lo demuestran de esa manera, haciendo ese largo recorrido al lado de su Esperanza, salvando las incomodidades que presenta el recorrido, con subidas y bajadas grandísimas para esos zapatos con tacones tan finos. Se han incorporado un gran número de hermanas jóvenes que se visten de mantilla, siendo el novio o el marido bastoneros de la Virgen, y que ya no son sólo aquellos jóvenes animados por la novedad de sacar a María Santísima de la Esperanza a hombros, sino hombres, bastantes de ellos casados y con hijos, que son las nuevas promesas de la Cofradía. Se ha constituido un Grupo de Capiruchas para alumbrar a la Virgen en la procesión del Jueves Santo. Entre mantillas y capiruchas se ha formado un gran grupo de hermanas que acompañan a María Santísima de la Esperanza la noche del Jueves Santo, en su mayoría pertenecientes al Grupo Hermandad «La Cepa». Rafi Hidalgo Carmena Hermana de «La Cepa»

-45-


.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

A LA ESPERANZA A Gregorio Gómez Rubio

Virgen de la Esperanza, luz divina, un lamento se escapa de tu pecho a cada paso recorriendo el trecho que a Jesús acerca a la ruina. Cada azote, caída y cada espina que a tu Hijo aguardan al acecho de dolor te desgarra y va derecho un puñal a tu pecho de hoja fina. Para colmar tu sacrificio humano te dejó tu Hijo como herencia a todo pecador como a su hermano. Y para equilibrar nuestra balanza de la carga que lleva a la conciencia por Madre de los hombres LA ESPERANZA.

Conchi Morales Arroyo

-46-


RELACIÓN DE HERMANOS DEL GRUPO HERMANDAD «LA CEPA» (por orden de antigüedad) Antonio Mora Expósito Carlos Arteaga Juárez Francisco Torres Núñez Francisco Guerrero Rivas Joaquín Borrego Chaparro Antonio Barcos Morón Antonio Gil Alcaide Pablo Franco Cejas Rafael Cuenca Cosano Gregorio Gómez Rubio José Gálvez Delgado Francisco León Muñoz Francisco Parody Rodríguez Antonio Redondo Henares Martín Torrús Casado Vicente Gil Delgado Luis Barcos Pérez Rafael Barcos Pérez Miguel Díaz Arjona Cristóbal García Pérez Francisco Rodríguez Tejero Francisco Heredia López Manuel Luque Balaguer Pablo Cantos Santiago Luis Felipe Migueles Sebastianes Gabriel Angel Alba Caro José Arroyo Estepa Miguel Ángel Torrús Cuevas Francisco Parody Bachot Antonio Pérez Avilés

29/01/1981 29/01/1981 29/01/1981 20/02/1981 20/02/1981 20/02/1981 20/02/1981 11/10/1981 30/01/1982 03/03/1984 03/03/1984 28/02/1987 28/02/1987 02/05/1987 31/10/1987 03/11/1990 01/05/1993 01/05/1993 01/05/1993 31/10/1998 31/10/1999 31/10/1999 01/05/2001 01/05/2001 27/04/2002 27/04/2002 03/05/2003 03/05/2003 01/05/2004 01/05/2004


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ROMANCE A LA ESPERANZA ¿Qué lo suyo es lo más grande de España en Semana Santa...? ¡No me diga usted, compare, que lo via toma a guasa: eso será pa usted solo, que pa mi es ¡mi Esperanza!; que un Jueves Santo en mi pueblo no hay cosa de mayor talla, no ya en Iberia, en el mundo o cualquier de las galaxias... ¡Para usted será la suya la mejor Semana Santa, pero pa mi la puentense la más regia y de más gracia! Y a más, pa ningún puenteño, ni Cái, Sevilla o Málaga tienen ¡ese duende o age de mi puéblo por Mananta! Si no, venga usted a La Puente, un lugar que el Genil baña, de unas riberas en flor con membrilleras a tandas... Usted no ha visto El Sermón, un cuartel en plena sarsa, el gran Imperio Romano, Don Gonzalo o Matallana, aireando sus plumeros al son de marciales marchas; ni El Terrible y ¡mi ESPERANZA! ni -menos- la Vera Cruz la tarde en que ¡vaya guapa! se planta en calle Aguilar con su Hermandad enfilada toda llorando en su adentro de dulcedumbre limbada y esperanzándole a todos su tierna y aúrea mirada...

Para la voz y el arte de Paco Franco

m

i

*

¡Usted no pisó La Puente, ni presenció la Diana o las saetas surgiendo de puro lloro impregnadas; ni cuando al Patrón Jesús al Barrio Bajo lo bajan y el Puente de su Genil, tierno, dulce, amante pasa, símbolo de amor y paz de una y otra barriada!... Cuando usted vea La Puente, El Terrible y la ESPERANZA, con «los palos del sombrajo» se le va a caer la baba... ¡Conque, cállese, compare, no hable de Semana Santa porque le oye algún puentense y lo va a tomar a chanza! Y yo, particularmente, se lo digo contomiarma que lo más inmensurable de la Tierra es ¡mi ESPERANZA! José Márquez Cabello -51-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

MEMORIAS DE UN FORASTERO

No soy de Puente Genil y de La Puente me siento... La primera vez que visité este bendito pueblo fue hace ya muchos años, allá por la década de los sesenta, cuando yo todavía era un chaval, con la que hoy día es mi querida esposa. Por aquel entonces viajamos con la escolta de su madre, como no podía ser de otra forma. Recuerdo que era verano, por feria y desde entonces empecé a ver este pueblo como algo que me pertenecía desde siempre. Después de casados, empezaron los viajes con más frecuencia y casi siempre haciendo coincidir mis días libres con nuestra cuaresma y Semana Santa. Poco a poco fui detectando el espíritu manantero de sus gentes, que se podía percibir en cualquier época del año y en todos y cada uno de los rincones de este lugar. Cómo podría olvidar la cantidad de atenciones recibidas de todos los que iba conociendo, con solo detectar que era de fuera. Como resulta que uno ya venía de un sitio en el que la Semana Santa era y es muy esperada y admirada por todos, como es mi querida ciudad de Cádiz; y que también desde muy pequeño había asistido a las cofradías en sus desfiles procesionales, no me fue difícil acoplarme paulatinamente al ambiente tan cordial y generoso de este nuestro pueblo. Con el paso de los años, ya conociendo la Semana Santa por «fuera», y digo esto porque hasta entonces sólo la había vivido en sus calles, fue la familia de mi esposa, la que con mucho cariño me fue incorporando a las vivencias «internas» tan inolvidables como agradables de nuestra Semana Mayor. Recuerdo sobre los años setenta, haber asistido, por primera vez, como invitado por mi tío Antonio Mora Expósito, entonces famoso trompeta de Los Romanos, a una cena de sábado de cuaresma en el cuartel de esta Corporación, quedando impresionado por la extraordinaria vivencia recibida. También fui testigo de la creación de un grupo que hoy es de mucha solera en Puente Genil, por niños que alquilaban un pequeño local y sus madres les preparaban las comidas para iniciarse en el mundo de los cuarteles. Este Grupo es el de La Historia de Tobías, que hoy día tiene su casa en la manantera calle Santos y en el que Carlos Mora Hervías, primo hermano de mi esposa, tantas y tantas veces me invitó a vivir días de enorme felicidad, compartiendo con todos los de su Grupo momentos inolvidables. Vaya desde aquí mi más sincero agradecimiento, tanto a él como a su padre Antonio Mora. -52-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Antonio Gil, Miguel Díaz, Francisco Heredia, Francisco Parody Bachot, Pablo Cantos, Luis Barcos, Luis Felipe Migueles y Francisco Parody Rodríguez en el Cuartel

Así pasaron los años, ya en la década de los ochenta y después de haber asistido muy repetidas veces a comidas de hermandad con mis hermanos de «La Cepa», coincidiendo con el séptimo aniversario del Grupo presenté mi solicitud en el mismo como miembro de pleno derecho, siendo apadrinado, cómo no, por mi tío Mora. Mis primeros años en «La Cepa» se pasaron volando, Cuaresmas y Semanas Santas compartiendo vivencias inolvidables con todos los componentes del Grupo. Recuerdo que muchas veces, por falta de tiempo, viajaba desde mi residencia de trabajo (Algeciras) hasta Puente Genil, en tren y solo para poder estar unas pocas horas con mis hermanos de corporación. Pero desde aquí reitero que siempre mereció la pena. Poco a poco me fui integrando en el Grupo y me daba cuenta que todos los componentes del mismo aportaban algo. Unos su trabajo en la cocina, otros con la responsabilidad de la Presidencia, otros con las cuentas y en fin que como yo al estar fuera no tenía posibilidad de participar de esta manera, me puse a pensar en algo para mis hermanos de «La Cepa». Un buen día decidí ponerme a escribir y sin haberlo hecho nunca, me salieron estas torpes frases: -53-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

EL MANANTERO DE FUERA Soy Manantero, de veras, Lo soy desde chiquitito. Y aunque sin saber, sentía, que sería un Pontanito. No soy de Puente Genil y de La Puente me siento. Aún sin negar a mi tierra que quiero pa mis adentros, aquí me encuentro en mi casa casa que siempre me encuentro, con las puertas muy abiertas desde fuera para dentro. Mis hermanos de «La Cepa» en su Grupo me admitieron, sin mirar que era de fuera, sin mirar si era de dentro. Me dieron su bienvenida, su abrazo a mí me ofrecieron, y como es de agradecer el gesto que ellos tuvieron, yo desde aquí, les dedico, mis letras de manantero. Desde esta líneas, quisiera agradecer el cariño con el que todos mis hermanos de «La Cepa» siempre me han tratado. Haciendo resaltar a los que algunos sábados de Cuaresma, soportaban hasta altas horas de la madrugada, con el fin de acompañarme a la estación donde yo tenía que tomar el tren, sobre las seis de la mañana para regresar a mi residencia. No quiero dejar pasar esta oportunidad sin nombrar a mis hermanos ya desaparecidos, con los que tan buenos ratos he pasado. Recuerdo con mucho cariño al hermano AIRES, que tantas veces tomó a mi hijo en sus brazos para subirle a una silla y pedirle que le cantara un saeta cuartelera. Al hermano Francisco Solana, Francisco Díaz y al mas reciente desaparecido Paco Franco el cual me inspiró para escribir estas letras: -54-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Mi hijo Paco, qué no diría cualquier padre de su hijo... con dos o tres años ya entró por primera vez en nuestro Grupo. Quiero recordar un sábado de cuaresma que le invitó el Presidente teniendo solo 4 ó 5 años. Por esas fechas, el niño ya conocía «La Cepa» y la vivía como algo suyo. Yo era reacio a que entrara en nuestras comidas siendo tan pequeño ya que comprendía que no tenía edad para ello. Pero claro, no podía impedir que mis hermanos de Corporación, se dieran cuenta de que al niño le encantaba estar con nosotros y disfrutaba con tan pocos años de algo que no era normal a su edad. Hoy tiene 21 años y es, por su voluntad, miembro de pleno derecho y un hermano más, aunque el siempre consideró que el Grupo era algo suyo. Para terminar voy a hablar del resto de mi familia, familia mía y de «La Cepa», ya que tengo la satisfacción de tener una familia que desde el primer día se ha integrado al Grupo. Y a las pruebas me remito, mi familia se compone de: cinco hermanas de mantilla, cuatros hermanos bastoneros y tres hermanos de «La Cepa». Por tanto, puedo decir con toda la satisfacción del mundo, que mi familia es la FAMILIA DE LA CEPA. Francisco Parody Rodríguez, el manantero de fuera

-56-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

COMO DICE UNA SAETA Como dice una saeta popular: «La Cepa tiene por nombre Un cuartel de tradición Que a la mujer y al hombre Acoge de corazón» M. Gómez He empezado este relato con una saeta porque estos versos tienen mucho que ver con mi relación con el Grupo Hermandad «La Cepa»; desde que era pequeño, a la tierna edad de cuatro años ya hacía yo mis pinitos cantando saetas por cada esquina de Puente Genil; nunca me atrevería a decir que soy saetero, pues mi intención es expresar todo lo que siento con cortos versos, pero me remito a las palabras de un amigo que me dijo una vez que «no importaba si alguien no sabe cantar, para cantar una saeta sólo hay que vivir la Semana Santa y cantarla con el corazón, el resto viene con los años». Y es cierto que «La Cepa» es un grupo de tradición, tal vez esa fuera una de las cosas que me atrajo para pertenecer a esta bendita hermandad, tradición por la Semana Santa, tradición por la cuar.esma, tradición por la subida al Calvario, y así podría estar narrando hasta la infinidad. La verdad que a quien le debo realmente que yo pertenezca a «La Cepa» es a mi padre, él me llevó a conocer la Semana Santa Pontanesa, ya que yo soy madrileño, y entre otras muchas tradiciones de este pueblo me mostró los cuarteles. La primera vez que yo pisé un cuartel, sólo tendría unos cuatro años, recuerdo que mi hermano Aires me subió a una silla y me hizo cantar para todos una saeta cuartelera, a todos les hizo gracia mi intento de cantar con esa voz de pito que más bien parecía un silbato. Pero fueron pasando los años y yo seguía volviendo al pueblo por Semana Santa, poco a poco me fui integrando en el grupo, iba a algunas comidas y convivía con mis hermanos durante la cuaresma, ellos me aceptaron desde el principio como uno más pero por dentro yo sabía que me faltaba algo, aunque me llamaran hermanito de «La Cepa» yo sentía que necesitaba ser hermano de pleno derecho.

-57-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Según iba creciendo, crecían mis ganas de pertenecer como miembro legal de la hermandad, también es cierto que por aquel entonces ese sueño no podía hacerse realidad ya que ni tenía la mayoría de edad ni era lo bastante autosuficiente como para cargar con tanta responsabilidad. Al tener los diecisiete años, cumplí una de mis esperanzas, cargar con mi Virgen todos los Jueves Santos como hermano Bastonero, algo que también me enseñaron en «La Cepa», cuidar siempre de nuestra titular María Santísima de la Esperanza, y llevarla en mi corazón todos los días de mi vida. Hasta que llegó el esperado día, que recordaré toda mi vida, después de hablar con mi familia decido entrar a formar parte del grupo; en la comida del Miércoles Santo del año 2004, mi padre orgulloso se levantó durante la comida para anunciar a todos los hermanos mi presentación como hermano de pleno derecho a «La Cepa», todos me felicitaron y entre frases como: «Ya era Hora»; me piden que les dedique unas palabras, yo soy algo tímido, pero a la hora de hablar delante de mis hermanos no me avergüenzo. Así que les dije: «Yo soy hombre de pocas palabras, por lo que me vais a permitir que lo que diga os lo exprese con esta poesía, que aunque no es mía, creo que se asemeja mucho a mí». En aquel momento les recité de memoria la poesía que años atrás escribió mi padre como agradecimiento a este Grupo: «El Manantero de Fuera». Tras mis palabras todos los hermanos fueron a abrazarme para darme la bienvenida, entre ellos mi padre; fue un momento inolvidable. Ahora tengo 21 años y sigo cantando saetas con mis hermanos de «La Cepa» a los cuales agradezco desde aquí todo el cariño que siempre me han brindado, y como soy hombre de pocas palabras qué mejor forma puedo tener para demostrarles mi gratitud que con estos versos que modestamente he compuesto:


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

La primera vez que te vi, ¡Ay, Madre del cielo!, vi en tus ojos el sufrir, instante en que yo muero. Rezando siento al fin, gentil dueña de mis sentimientos, el querer vivir, necesito tu consuelo. De tu tierra recibí, ese Puente Genil que anhelo, las ganas de verte a Ti, alumbrándote hasta el Cielo. En las cercanías del Genil, se descubre un rostro bello, permanece en su perfil: Esperanza de su pueblo. Reverencias al subir a su ermita, bastonero, nuevas ganas de sentir, zapatos gastados enteros. ¡Al fin te veo salir! Francisco Parody Bachot, «Parody jr.»


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

XXV AÑOS DE «LA CEPA» Ante todo mi más sincera enhorabuena. En estos tiempos que corren, no es fácil cumplir veinticinco años de casi nada, cada vez tenemos más prisa, cada vez esperamos menos, queremos llegar casi antes de empezar, queremos ver los resultados antes de iniciar cualquier actividad, ante esta situación de la sociedad global en la que vivimos representáis un ejemplo de perseverancia, paciencia y de tradición. M relación con este Grupo Hermandad es filial, además de fraternal; tengo la suerte de ser hijo de uno de los Fundadores, que junto con otros hermanitos, hace ya 25 años, iniciaron este camino de acompañamiento y fidelidad a Nuestra Madre. Esta es la piedra angular de la fundación de este Grupo Hermandad, la Virgen de la Esperanza. Desde un primer momento supisteis encontrar el verdadero sentido de la Hermandad. Tuvisteis claro la finalidad de vuestro Grupo. Actualmente representáis una forma de hacer Semana Santa, muy particular. Como tónica general en nuestro pueblo, un Grupo Hermandad se crea por un grupo de chavales o jóvenes, que toman como Titular a un Cristo o a una Virgen y que acompañan en procesión vistiendo sus colores, creando con ello una «Escuela manantera» y más tarde o crean su Corporación o se integran en otras de más solera. Vosotros comenzasteis de esta manera, pero con una peculiaridad, no erais tan jóvenes, teníais ya tradición manantera, procedíais de otros grupos y elegisteis esta forma tan singular de vivir la Semana Santa. Todo esto me lleva a una gran reflexión, habéis elevado el grado de Grupo Hermandad a su máximo exponente. Sois un Grupo de personas, de las que forman parte vuestras mujeres y vuestros hijos, acaso por esta singularidad, mal entendida por algunos, hayáis sido criticados por aquellos que sin recuerdo histórico-bíblico, no saben que el Maestro se rodeó de Todos. Sois Hermandad porque desde el principio os habéis relacionado con todos los que hacemos posible la Semana Santa, habéis recibido en vuestra Casa Cuartel a numerosas Corporaciones y Cofradías, y personas que querían conocer nuestra Semana Santa. Desde la distancia que me proporciona la «Ausencia» todavía recuerdo cómo «La Cepa» recibió a la Manantera de Madrid un tercer Sábado cuaresmero de hace ya algunos años, y sin que supusiera ningún coste para esta Asociación madrileña, es decir, nos invitaron a comer en su Cuartel. Y cómo olvidar la participación en el desfile procesional del Lunes Santo, acompañando a la Virgen del Amor. Mis recuerdos son muy entrañables, pues y aunque cuando vosotros com enzasteis yo ya pertenecía a la Corporación Bíblica « La Historia de Tobías», compartimos muchos momentos de creación, de -60-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

formación, de vivencias, de ver cómo ibais creciendo como Grupo y viendo cómo os ibais haciendo vuestro sitio en nuestro mundo m anantero. Todavía recuerdo cómo mi padre, después de elegir la partitura que daría música al Himno de La Cepa, nos pidió en casa que creásemos una letra para dicho himno. Mis padres, mis hermanos y yo comenzamos con la tarea, fluyendo de nuestro interior las letras y palabras que hoy se canta como representación de La Cepa: Jueves Santo, en la tarde, La Cepa esperando está... Capiruchos y mantillas en la Veracruz están... Silencio... Llega Nuestra Madre con dolor. Tiene mi familia, el orgullo y el honor de haber creado la letra del Himno de «La Cepa». Muchos son los recuerdos que tendría que exponer y que me vienen a la cabeza, pero destacaré aquellos que por su interés más han calado en mi corazón. Me refiero al año que fui Hermano Mayor de María Santísima de la Esperanza y lo destaco por diversos motivos: primero por el acompañamiento que en todo momento tuve de todos los hermanos del Grupo La Cepa, por la ilusión que creo le hizo a mis padres, fervientes devotos de María Santísima y por que en ese año de 1993 me acompañó en la salida de la Imagen mi primer hijo Carlos, que recién había nacido en el año 92. Fue un gran año ■■ que a mí y a toda mi familia nos hizo querer todavía más a la Esperanza. Más recuerdos de estos 25 M años: cómo no recordar en estos momentos de alegría a aquellos que ya nos están con nosotros y que k desde el Cielo color Esperanza nos animan a seguir en la brecha, Pepe Aires, recuerdo como si fuera ayer tu predisposición y tu bien hacer, en que todo saliera y estuviera a punto y tu «Niño, quiere una copita?». Recordar al Tato, a Solana y cómo no, al Poeta de La Cepa, Paco Franco, que siempre tenía la palabra justa y en el m om ento justo, y que con sus versos supo decir muchas veces lo que nosotros queríam os decir y no sabíamos. Descansen en paz porque su huella sigue presente. No quisiera extenderme más, aunque parte de mi vida manantera está ligada a La Cepa y muchos más son los recuerdos y anécdotas que de nuestra relación han surgido y que puedo relatar, nos emplazamos públicamente para seguir contándolas en la siguiente celebración, que puede ser la de los 30 años. ¡VIVA LA CEPA Y SI NO LO SABES PARA QUE LO SEPAS! -61-

Carlos Mora Hervías


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

EN MEMORIA DE MONTAÑO Hace ya algunos años un gran grupo se fundó en Puente Genil, mi pueblo, con un puñado de amigos que su fe los reunió: «La Cepa». A la Esperanza escudaron con sus familias al completo, sus hijos de costaleros y sus mujeres e hijas sus mejores galas, de madrinas las lucieron. Estos hombres: Mora, Barcos, Montaño, Arteagas, etc. todos juntos compusieron un cuartel de armonía, que aún hoy siguen teniendo. En memoria de mi padre, «Montaño», mando yo estas palabritas para que sigan ardiendo en nuestros corazones y en vuestro cuartel una luz infinita que nos alumbre y nos guíe con orgullo en esta vida, que ellos están contentos y desde el cielo nos guían. Gracias.

«Un Manantero Ejemplar» Don Manuel Montaño fue un manantero ejemplar, pues con todos ha vivido la Mananta en especial. Con la Borriquita: El Camino. En la Certa: Titular. Con la Esperanza: Costalero. En la Humildad: Su Destino. Y en las Virtudes: Total. Buena herencia nos ha dejado en los cuarteles continuar y animar al que no es pontanc a vivirlo de verdad. En el Cielo ha empezado un cuartel sin igualdad con sus hermanos y amigos de Cuaresma han de estar. Pues con este amigo tiene el Cielo «Un Manantero Ejemplar».

Ma Silve Muñoz Merino (Hnas. Montaño) 62 -


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA 1981-2005 ,

«LA CEPA», BALUARTE SEMANASANTERO En su XXV Aniversario

Se cumplen, en éste, veinticinco años de la fundación del Grupo-Hermandad de María Santísima de la Esperanza «La Cepa». En la perspectiva del tiempo, veinticinco años pueden ser mucho o poco. Pero en el contexto concreto del devenir semanasantero -siempre sometido a mudanzas y configuraciones efímeras- se debe y se puede considerar el cuarto de siglo como un hito respetable, digno de celebración y, desde luego, aval suficiente de consolidación y certificado crediticio de ser sillar indiscutible y principalísimo de la Cofradía de su Bendita Titular. Así pues, esta «cepa» lleva muchos años ya ofreciendo hermosos pámpanos, preciados sarmientos y deliciosas uvas, que han propiciado generosos vinos con los que hemos brindado ilusionados. Y es ahora peana firme y casi viga maestra de la singular Cofradía que cierra nuestro Jueves Santo, enlazando en la evocadora madrugada casi con el alba dianero del Viernes que alumbrará al «Terrible». Tres son, entre otras, las características, señeras y fundamentales, que me gustaría subrayar como señas de identidad y vitolas laudatorias de este GrupoHermandad: En primer lugar el ser uno de los escasos mantenedores, desde su fundación y por vocación nata, de una de las más gloriosas tradiciones de nuestra Semana Santa desgraciadamente perdidas. «La Cepa» nace y se desarrolla con el propósito exclusivo de ser un «grupo» de nazarenos para alumbrar y acompañar en la procesión del Jueves Santo a María Santísima de la Esperanza, contribuyendo a su esplendor y en público manifiesto de fe y devoción. Es decir que rescata la añeja e inmemorial vertiente, que tanta entidad dio a nuestras cofradías, de tener numerosos grupos de alumbrado que, aunque tuvieran vida interna y agrupación natural en su cuartel, estaban vertebrados por la devoción a unos Titulares siendo su fin principal participar en los cultos internos y propiciar aquellas larguísimas filas de nazarenos -hoy tan añorados- que arropaban a nuestros pasos, rivalizando en atuendo y compostura y ofreciendo inolvidables momentos con sus vivas, sus cantos a coro y emotivas saetas en las recogidas y fervorosos encierros... Hubo Cofradías que pasaron de la docena de grupos... ¿A dónde fueron? Hoy, uno de los problemas más graves de la Semana Santa, es que se ha inflado, innecesaria y atrabiliariamente, el número de Figuras y Corporaciones Bíblicas y han desaparecido -salvo honrosas excepciones como ésta- los «Grupos», debilitando a las Cofradías, planteando serios problemas en la organización de las procesiones y en el Gobierno de la Agrupación. -63-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

«La Cepa» no. Nació como «grupo de capiruchos» de su Virgen de la esperanza y así sigue y seguirá, conservando su pontanesísima tradición y fortaleciendo las estructuras de su Cofradía. ¡Ahí están firmísimos cada Jueves Santo con sus escapularios, sus túnicas verdes y sus blancas capas de seda al viento de la tarde! Con sus vivas y sus cantos, como flores primaverales en medio del cortejo de mantillas y del fúlgor radiante de la Señora en nuestras calles... El segundo subrayado vendría, sin ningún tipo de adulación y con admiración sincera, para el «grupo» humano. Es decir para todos y cada uno de los hombres y también de las mujeres que tanto contribuyen a su impulso- que integran a este Grupo-hermandad: Gente buena, semanasantera, humilde, sencilla y sin pretensiones. Que luchan por lo que quieren y quieren por lo que luchan. No presumen de blasones; ni pretender ser élite; ni recibieron herencias gloriosas. Lo suyo es hacer cosas, querer a su Virgen, ayudar a todo el que se presente y, desde luego, pasarlo bien, ¿No es eso suficiente? ¡Buena gente! Desde aquellos fundadores, algunos desaparecidos ya, hasta los que se mantienen aún firmes, haciendo esfuerzos por estar, a ese ramillete de jóvenes que ha ido remozando tan hermosa «viña» y que ha de nutrirse, con entrega y superación, de tan buena tierra. Es, pues, «La Cepa» un grupo humano activo a lo largo de todo el año. Pionero en la integración de la mujer a la Cofradía, ha sabido acercar a muchos hermanos para los que la Semana Santa era algo tangencial. Y eso, además de otras cosas, tiene un gran mérito por lo que siempre les he manifestado mi admiración. Y hay una tercera nota que para mí —y para muchos que consideramos la Semana Santa como una conjunción de valores estéticos, religiosos y humanos- sois paradigma excelente de lo que siempre debe de hacerse. Nuestra Semana Santa no puede pervivir -es un error peligroso quien lo sostenga y aún peor si se trata de imponerlo- sólo y exclusivamente a base de cuarteles, de actos lúdico-recreativos por muy brillantes que resulten y valores antropológicos que encierren. La Semana Santa -si no quitémosle el apelativo y los símbolos que la encarnan- es fundamentalmente una celebración religioso-cristiana, conmemorativa y en consecuencia testimonial. Quiero decir sin ambages ni cortapisas, que todo es complementario si no es por y para las Cofradías, que rinden culto y devoción a Cristo y María. Bien que lo entendéis en «La Cepa» siendo piedra angular y vivero permanente de vuestra Cofradía de la Esperanza, asumiendo responsabilidades tanto en el aspecto social, económico y espiritual, y dando testimonio de Cofradía, sin renunciar a vuestro carisma de grupo. Es lo que debe ser y es en muchas de nuestras agrupaciones -64-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

semanasanteras. En otras, desgraciadamente, no. Y es por ahí donde debe circular el futuro, si no queremos que esto se nos quede en unas fiestas primaverales, con retazos de un culto externo suntuario. O como un reclamo turístico en promoción dirigida y dirigente... Una prueba evidente que para mi tiene valor de Ley, de vuestra calidad y espíritu de sacrificio, nos la disteis cuando en 1983 fundamos -lo digo en plural porque hubo varios hermanos de «La Cepa» entre los fundadores- la Cofradía de la Santa Cena y Nuestra Señora del Amor. Yo fui uno de los que acudió a vosotros porque os consideraba materia noble en aquel sueño ilusionante. Encontramos, no sólo los brazos abiertos, ayuda económica y moral, sino casa y afectos inamovibles, que siguen siendo uno de los principales referentes. Y no por eso abandonasteis vuestra Hermandad, sono que con altura de miras y grandeza de corazón os entregasteis para engrandecer nuestra Semana Santa en ese Lunes Santo que a todos nos enorgullece y en el que «La Cepa» ocupa lugar preferente como grupo ante el paso de la Reina del Amor. Gracias, hermanos y felicidades. Que podamos cumplir muchos veinticinco años. Que sigamos abrazados y con ilusión, porque somos portadores -y portavocesde las dos únicas advocaciones capaces de mover al Mundo: AMOR Y ESPERANZA. Juan Ortega Chacón

Junta Directiva de la Cofradía de Ma Stma. de la Esperanza. Procesión del Corpus Christi. Año 1986.

-65-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Con afecto fraternal a los hermanos de «La Cepa», en conmemoración de su XXV Aniversario...

LA CEPA, NUESTRA ESPERANZA Hermanos de la Esperanza, amigos de cepa pura, linaje de mananteros, raíz de tanta hermosura... En tradición: los primeros. Vuestros sarmientos, dulzura..., verdes luceros que os siguen, relevo que se asegura. La luna del Jueves Santo no es origen de amargura, por eso vuestras mujeres, al tronco dan su ternura... Peinetas que son plumeros, brillando en la noche oscura... corazones alumbrando... eterna Luz que perdura. Os saludo, caballeros: que vuestra unión, que ya dura, siga dándonos ejemplo de sana hermandad, ¡segura! Y que al llegar los cincuenta, cuando la fruta madura, con los retoños, hoy verdes, sigamos, ¡genio y figura...! ¡¡Hermanos de la Esperanza!! ¡¡Amigos de cepa pura!! José Luis Borrego Ligero -

66 -


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

QUERIDOS HERMANOS D urante dos años he compartido con vosotros una de las experiencias más entrañables de mi vida, como ha sido la de pertenecer al grupo H erm andad «La Cepa», perteneciente a la Cofradía de María Santísima de la Esperanza. Recuerdo que cuando llegué al cuartel, nuestro hogar, fui nombrado director artístico y, como tal, se me asignaron las tareas propias de dicha labor, como la limpieza de cuadros o el arreglo de sillas. Entre numerosos y acogedores momentos, cada día ponía todo mi esmero para que todo lo que ataviaba nuestro lugar de reunión estuviese a la altura de las personas que allí se daban cita ante la imagen de Nuestra Señora. Después, aunque no fuese un profesional, enseñé a varios hermanos a tocar el tambor, instrumento que después me regalaron para acompañar las saetas cuarteleras. Así, entre las múltiples expresiones de afecto que acontecieron en aquella casa de la calle Santos, disfruté incansablemente de cada uno de los sábados de cuaresma y de los dos Jueves Santo que permanecí en «La Cepa». Atrás quedaron cada uno de los momentos de fraternidad vividos entre todos los hermanos y nuestras familias, como aquellas ocasiones en las que los amigos Francisco Torres y Emilio Barcos nos abrían las puertas de sus casas para disfrutar del mejor ambiente familiar. Sin duda, esos instantes permanecerán vivos para siempre entre mis recuerdos y los evocaré con alegría y melancolía entre las imágenes de mi memoria. Pero el pasado llamó a las puertas de mi corazón y, tras ver reunidos a mis hermanos de «Las Parábolas», la nostalgia me hizo regresar al grupo donde creció mi fervor por la Semana Santa. Allí volvía como Hijo Pródigo, a un hogar que actualmente presido con mucho orgullo. Y allí, en vuestros vecinos, encontraréis siempre a unos hermanos dispuestos a compartir con vosotros los sentimientos y las emociones que evoca en nuestras vidas la pasión por la Semana Santa de Puente Genil. ¡Viva «La Cepa» y María Santísima de la Esperanza!

José Reina Muñoz

-67-

Presidente de «Las Parábolas»


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

UN ABRAZO DESDE «EL JUICIO...» Este año del 2005, se cumplen veinticinco años desde que un grupo de hermanos entusiastas decidieron fundar el Grupo Hermandad «La Cepa», con el firme propósito de contribuir a un mayor embellecimiento de su desfile procesional en la noche de Jueves Santo, junto a su titular María Santísima de la Esperanza. Cuando comencé a escribir estas líneas, rondaba en mi cabeza, ante todo, la idea de que se convirtieran en la expresión de mi agradecimiento hacia el Grupo Hermandad «La Cepa» por haber permitido que participara en su XXV Aniversario. La celebración de una efemérides supone, casi siempre, una mirada al pasado cargada de nostalgia, con recuerdos de tiempos que, desafortunadamente, no podrán volver a ser vividos de nuevo. Por lo tanto, la efemérides que vais a conmemorar es solo una circunstancia y por tal motivo felicito a los Hermanos Fundadores del Grupo Hermandad «La Cepa», agradeciéndoles que un día se acordaran de la Corporación a la que pertenezco, «El Juicio de Salomón y Las Tres Marías» y nos invitaran a compartir con ellos una comida de Hermandad. Esta oportunidad fue aprovechada para intercambiar experiencias entre ambos grupos, y sin duda alguna nos cautivaron, pues muchas han sido las vivencias pasadas, muchos han sido los momentos gratos compartidos y muchos los lazos de amistad creados, ya que puedo afirmar que en «La Cepa» tenemos verdaderos amigos. Estos lazos de amistad se han ido estrechando con el tiempo al pertenecer ambas Corporaciones a la Cofradía de María Santísima de la Esperanza, la Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor, siendo la Corporación a la que pertenezco el primero, de la Sagrada Cena y el Grupo Hermandad la Cepa el primero de Ntra. Sra. del Amor. Todo esto y mucho más supone para mí vuestra amistad; es mucho más que sentimiento y las palabras se quedan torpes para expresarlo. Tan solo he intentado que estas letras fuesen un homenaje para aquellos hermanos que un día fundaron el Grupo Hermandad «La Cepa». -68-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Para terminar y haciendo gala del refrán «es de buen nacido el ser agradecido» quiero daros las GRACIAS por haberme concedido la oportunidad de conoceros y de ser vuestro amigo. GRACIAS CON EL CORAZON VIVA EL GRUPO HERMANDAD «LA CEPA» VIVA LA ESPERANZA, EL AMOR Y LA HERMANDAD José Miguel Sánchez Corporación Bíblica «ElJuicio de Salomón y las Tres Marías»

Me llena el alma de inmensa alegría, Madre de la Esperanza. Contigo, María de la Esperanza, se anuncia la era de la gracia un mundo nuevo lleno de ternura y de perfume el paraíso encontrado. María de la esperanza, junto a mí. Me acompaña tu presencia, me envuelves como si me besara la ternura de tus labios y me penetrara la alegría de tus ojos. ¡Oh! Madre eres el sueño florido de Dios. Eres el alba de Dios junto con mis hermanos de La Cepa con los que me encuentro muy arropada y a gusto. Gracias a María de la Esperanza. Carmen Pérez Capitán -69-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ESCENAS DE CUARTEL (galería fotográfica)

Manuel Arteaga Juárez, su hijo Manolín Arteaga, que en Paz descansen, y Rafael Aranda Aroca

Pablo Franco (asomado), Carlos Arteaga, Gregorio Gómez (detrás) y Rafael Rodríguez Fernández (ex Hermano de «La Cepa» y generoso aportador del vino en nuestras excursiones a Málaga)


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ESCENAS DE CUARTEL (galería fotográfica)

José Aires (q.e.p.d.) con José Arteaga y Martín Torrús, unidos en un brindis manantero

Joaquín Soroíla, José Ramos Ramírez y Alfonso Domínguez, cantando el Himno de «La Cepa»

-7'1-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ESCENAS DE CUARTEL (galería fotográfica)

Andrés Molina Diaz, amigo y fiel colaborador de «La Cepa», conversando con Carlos Arteaga

Cristóbal García, Miguel Díaz, Luis Barcos y el recordado Manolín Barcos (q.e.p.d.)

- 12 -


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ESCENAS DE CUARTEL (galería fotográfica)

swv*

Paellas de «La Cepa»

Carlos Arteaga, Antonio Redondo, Francisco Torres y Vicente Gil en torno a una paella de bastoneros

-73-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ESCENAS DE CUARTEL (galería fotográfica)

Amalia, cocinera, y su ayudante de cocina; Antonio, alpatana, y Andrés, camarero, posan en la cocina del Cuartel

Andrés en plena actividad

-74-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ESCENAS DE CUARTEL (galería fotográfica)

Gregorio Gómez, Francisco Guerrero, Antonio Gil, Francisco Torres y Antonio Redondo en el Cuartel. Detrás asoma la Esperanza Chiquita

Rafi, Carmen, Loli, Asun y Esperanza, Hermanas de «La Cepa»

-75-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ESCENAS DE CUARTEL (galería fotográfica)

Imposición de Medalla de Oro de la Cofradía de Ma Stma. de la Esperanza al Hermano Carlos Arteaga Juárez, 27 febrero 1994

Tres Medallas 10 años en «La Cepa»: Rafael Barcos, Luis Barcos y Miguel Díaz, y Señoras

-

76

-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

EL RELEVO MANANTERO

Cualquier Pontano ha vivido desde pequeño la Semana Santa, sus padres les han tenido siempre presentes en los actos de sus Cofradías y tanto es el fervor que se siente por la Semana de Pasión Pontana que estos Mananteros pensaron en la posibilidad de que sus pequeños vivieran su misma entrega a los Titulares que tanto amor y respeto profesan. Así nace la Semana Santa Chiquita, durante unos días los pequeños de la casa se visten de penitentes para acompañar a sus titulares, o de figuras llevando así la palabra de Dios entre los más jóvenes, o bien portando a sus Titulares como pequeños bastoneros y costaleros. En estos días ellos son los protagonistas, y así lo sienten, ver a estos pequeños formar una fila intentando ir lo más recto posible para que de esa forma el Pueblo de Puente Genil pueda ver las figuras «miniaturizadas» durante estos días de la mejor manera, o ver a los pequeños bastoneros llevar a su Titular con el corazón, mientras algún padre lleno de orgullo se le escapa el grito de «Vivan los hermanitos que la llevan». Son pequeñas vivencias que demuestran el intento de los Pontanos por trasladar a sus hijos las costumbres que tanto veneran, y ver que éstos las acogen e intentan plasmarlas los días de la Semana Santa Chiquita. El Grupo «La Cepa» también vive su Semana Santa Chiquita el día de la salida de su Titular, María Santísima de la Esperanza, los nervios se notan entre los pequeños mananteros que esperan deseosos para sacar su paso a la calle.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Recuerdo en especial la Semana Santa de 2004; este año no se pudo procesionar el Jueves Santo por inclemencias del tiempo, pero al llegar la Semana Santa Chiquita, que también llovió, los pequeños deseaban salir a la calle y algunos estaban tristones pensando en la posibilidad de no procesionar por las calles de Puente Genil, en ese momento entre los hermanos se extendió un plástico a modo de toldo para proteger el pequeño paso en su marcha procesional, llovió a ratos durante toda la tarde, aún así los pequeños se esforzaban en cada marcha llevando con alegría y devoción el paso de su Titular, contentos de poder salir ala calle portando a María Santísima de la Esperanza. Este es el sentimiento de la Semana Santa Chiquita, vivida en cada Cofradía y Grupo como la forma de transmitir a los peques sus tradiciones. Los pequeños se sienten responsables durante esos días de las Cofradías y Grupos a los que representan, tanto es así que cuidan de manera impresionante cualquier detalle por pequeño que resulte, ellos son el fúturo de la Semana Santa Pontana y lo sabemos, sí como sabemos que en sus manos dejaremos tranquilos y confiados el relevo Manantero de Puente Genil. Francisco Parody Bachot

EN JUEVES SANTO En la madrugada del Jueves Santo, se respira el aroma que llama como a un «quejío» de mi canto, admirando a la más bella Dama. Ella me protege con su manto, y me abraza con su tierna mirada, sosteniendo en su mano el llanto que de su corazón la pena arranca. En la madrugada del Jueves Santo, llega mi gran Esperanza, esperanza de mi corazón que tantos buenos momentos me guarda. Ella es madre de Jesús Santo, ella es vida y alabanza, ella es todo lo que amo, es mi Virgen de la Esperanza. -78-

Parody jr.


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

DE LA CARROZA (1982)...

Cabalgata de Reyes Mayos, Carroza de «La Cepa», 5 Enero 1982


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

... a la CRUZ DE MAYO (2004) Con motivo del 25 Aniversario del Grupo «La Cepa», dentro del Programa de Actos previsto de mayo 2004 a marzo 2005, la Junta Directiva acordó la celebración de las Cruces de Mayo, instalando nuestra Cruz en el patio de la Casa Cuartel de la Esperanza. Nos inscribimos en el concurso que la Delegación Municipal de Festejos convoca cada año y empezamos el trabajo buscando toda clase de enseres antiguos, mesas, sillas, butaca, cántaros, vasijas, platos, cacerolas... y un molde para confeccionar la Cruz. Pero nos faltaba lo principal de la Cruz de Mayo, que eran las flores, así que empezamos a pedirle macetas a todas las hermanas del Grupo, y a las vecinas que conocíamos de la calle, que nos las prestaron sin ningún tipo de reparo, y con gran cariño, deseándonos mucha suerte. Como en toda obra de arte teníamos que buscar al artista que diera orden y esplendor a todas los objetos que habíamos reunido. Y lo encontramos en la persona del Sr. Plácido Pérez, que nos diseñó un patio andaluz que era una maravilla. Todos los visitantes quedaron encantados de esa hermosa combinación de macetas con flores y enseres antiguos... por tener tenía hasta su guitarra, que alguno se animó a tocar. Era la primera vez que el Grupo «La Cepa» montaba una Cruz de Mayo, así que no esperábamos premio alguno, pero cuál sería nuestra sorpresa cuando llegó el Jurado y nos concedió el Tercer Premio, que despertó una gran alegría en todos los hermanos y hermanas, así como simpatizantes de nuestro Grupo, que nos encontrábamos en el patio, junto a nuestra Cruz de Mayo. Gregorio Gómez Rubio


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

ALGUNAS SAETAS CUARTELERAS a «LA CEPA» y a MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA

Francisco Palos Estepa, en plena saeta, junto a Paco Franco, grabadora en mano

-81-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

CUATRO CUARTELERAS A «LA CEPA» Te conocen por LA CEPA, hermandad tienes por norma, por Madre a la Esperanza que es un racimo de uvas en esta Cepa frondosa.

Jueves Santo en la tarde, LA CEPA de raso y verde ya está esperando impaciente para sacar a su Virgen por las calles de la Puente.

Gregorio Gómez

Francisco Torres

LA CEPA es ese cuartel donde se juntan las manos, se alegran los corazones, se comparten ilusiones y se sienten tos hermanos.

LA CEPA tiene por nombre un cuartel de tradición que a la mujer y al hombre acoge de corazón.

Manuel Gómez

Y CUATRO SAETAS A LA ESPERANZA Dedicado al Grupo Hermandad «La Cepa>.

Tu Esperanza es mi consuelo en ti, Madre, yo confío, eres la reina del Cielo y en la mañana, rocío.

Lirios, claveles y rosas te acompañan noche y día por ser tú la más hermosa, Esperanza, Madre mía.

Ya se acerca la Esperanza, hermosa como un lucero, la reina de los pontanos y Madre del Nazareno.

En tu encierro jubiloso, Esperanza, Madre mía, te canto llena de gozo esta saeta sentía mirando tu rostro hermoso Rafi Herrador

-82-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

A MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA Quiso Dios al crear el mundo completar su obra gloriosa y en su Divino Desvelo te hizo, Esperanza hermosa, y después rompió el modelo.

Llena de dulce semblanza y con todo sentimiento eres digna de alabanza no me dejes ni un momento, Virgen de la Esperanza.

Virgen de la Esperanza, de las Madres, la mejor. Eres Reina Soberana que reliíces como el sol en esta tierra Pontana.

Virgen de la Esperanza, dime si algo puedo hacer para que no sufras tanto durante el atardecer y noche del Jueves Santo.

Esperanza, yo me muero cuando te veo sufrir, como tanto te venero ayúdame siempre a sentir este querer verdadero.

Hermanos de la Mananta que queremos al Humilde y también a la Esperanza, veneramos al Terrible, Luz de la Semana Santa.

(Francisco Parody)

Virgen de la Esperanza, no sufras en tu agonía, LA CEPA contigo está, que tiene a honra y porfía el quererte de verdad.

Virgen de la Esperanza, tan radiante como el sol, van en tu cara resbalando lagrimitas de dolor que en perlas se van tornando. (Francisco Torres) -83-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

A MARÍA SANTISIMA DE LA ESPERANZA

Alarga el paso, Esperanza, si a tu hijo quieres ver, tres horas faltan pa'l día, no llega al amanecer.

Eres latir, Esperanza, un delicado suspiro, alondra de la mañana, del ruiseñor bello trino.

A la Esperanza en su llanto cómo le luce y le brilla en medio de su quebranto su cara de maravilla la noche del Jueves Santo.

Esperamos la templanza, el consuelo ante el dolor; esperamos la alegría que nos procura tu amor, Esperanza, Madre Mía.

Tornaron la noche día, tus divinos resplandores, Esperanza, Madre Mía, consolando los dolores de Jesús en la agonía.

Esperanza, Madre y Diosa de Puente Genil entero, que Tú eres la más hermosa luminaria del sendero. Esperanza, Madre Mía, quién es tu Hermano Mayor, que tan hermosa te tiene, que reluces como el sol.

Nuestra Madre y Gran Señora, dando ejemplo de templanza, con sus lágrimas implora que tengamos Esperanza en su gracia salvadora.

-84-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

CUARTELERAS PARA «LA CEPA» en sn 25 aniversario

La saeta cuartelera se hace rezo y oración, cuando se canta en la mesa al redoble del tambor en el cuartel de LA CEPA.

Pa que nadie a ella la iguale tiene mi Semana Santa la saeta cuartelera, la Virgen de la Esperanza y a su Grupo de LA CEPA.

Va la Virgen La Esperanza tras su hijo condenao, y a su lao LA CEPA con el alma hecha peazos y el corazón destrozao.

Esa pena tan doliente que se refleja en tu cara, LA CEPA también la siente y a tu lado, Esperanza, va rezando penitente.

Tú bien sabes, Esperanza, que a ti te canta LA CEPA con los sentires del alma, con versos de cuarteleras que manan de su garganta.

Tú bien sabes, Esperanza, lo que LA CEPA te quiere, que toa la Semana Santa va cantándote albanzas por las calles de La Puente.

En la Plaza La Mananta a un hermano de LA CEPA le manó de su garganta una sentía saeta a la Virgen La Esperanza.

Eres, Jesús Nazareno, el tronco de la Mananta y LA CEPA el venero que nació de la Esperanza.

En la Ermita Veracruz junto a su puerta santa, está LA CEPA esperando que salga la Esperanza la tarde del Jueves Santo.

En el cuartel de LA CEPA, en el Jueves más fraterno, se oye viva La Esperanza y viva el Nazareno.

Antonio Balaguer


XXVANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

RELACIÓN DE HERMANOS QUE COMPONEN LA ACTUAL JUNTA DIRECTIVA DE «LA CEPA» (2004/ 05 )

Presidente, D. Gregorio Gómez Rubio Vicepresidente, D. Francisco Torres Núñez Secretario, D. Francisco Parody Rodríguez Vicesecretario, D. Francisco Parody Bachot Tesorero, D. José Arroyo Estepa Vicetesorero, D. Francisco Parody Rodríguez Delegado de cocina, D. Pablo Cantos Santiago Ayudantes de Cocina, D. Luis Barcos Pérez, D. Miguel Díaz Arjona, D. Cristóbal García Pérez y D. Vicente Gil Delgado Despensero, D. Luis Felipe Migueles Sebastianes

-

87

-


X X V ANIVERSARIO DEL GRUPO LA CEPA, 1981-2005

Se terminó de imprimir este libro «La Cepa, 25 Aniversario» en la Imprenta Municipal de Vuente Genil en Enero de dos mil cinco

Edita: Ayuntamiento de Puente Genil

Colaboran: Construcciones Gil / Barcos S. L. Andrés Molina Díaz CajaSur Cristóbal García Pérez, Pintura y Decoración Fercanzur S. L., Hierros Electro Mueble Redondo Gema María, Tu Moda Automóviles Kml O -88-


D igitalizado por: JO R G E O R E S T E S GARCIA G U T IER R EZ


Libro XXV Aniversario Grupo Hdad.de Ma. Smta.De La Esperanza La Cepa