Page 1

¿al vacío...? 12 ani Revista del Grupo Literario ¿al vacío...? de los Valles del Tuy N° 32. Año XII. Diciembre, 2016

edición o

ver sa rIo

CON EL APOYO DEL SISTEMA DE EDITORIALES REGIONALES SEDE MIRANDA DE LA FUNDACIÓN EDITORIAL EL PERRO Y LA RANA

Rumbo al Bicentenario de Ezequiel Zamora “Sembrando”. Ilustración de Magdalena Ramírez. Cojedes, 2016


contenido Estampas sencillas - Ezequiel Zamora es pueblo por Iván López pág.-40 *** Poesía mirandina Edgar Rivero - Luisa Medina - Saraí Sojo Mercedes Espanche - Luis Soto - Álvaro Pacheco - Stefanía Sierra - Rosa Anyélica Guevara - Fátima Cedeño - Leonar José Delgado Torrealba - Ender José Guédez España - Cadáver exquisito del Taller Permanente de Creación Literaria pág.-38 *** Poesía venezolana - Isaac Morales Fernández pág.-32 *** Narrativa mirandina - Los tormentos del fantasma por Isabel Ortega Hernández pág. -28 - La noche tiene las alas negras por Robert Girón pág. -26 - Monólogo del idiota por Julio Valderrey pág. -24 - Una Sayona inesperada por Luis José Mieres Piña pág. -19 - El amor de las V por Arnaldo Antonio Linares Pinzón pág. -14

***

Ensayos literarios - Víctor Valera Mora. Impecable caballero de las tinieblas por Omar Villegas pág. -6 - Hablemos lo que somos por Willian Ramírez pág. -5 *** Comentalibros - Sobre la obra teatral “Una fotografía en la historia” por Isaac Morales Fernández pág. -3 - Extractos del Prólogo al libro 2do Coloquio sobre poesía venezolana contemporánea. Poemas y poéticas sobre autoras nacidas a partir de 1958 por José Carlos de Nóbrega pág. -2 *** Epitafios - En cualquier parte de la esfera por Isabel Ortega Hernández pág.-1 - Extractos del poema Polícritica en la hora de los chacales de Julio Cortázar. Honor y gloria al Comandante Fidel Castro Ruz pág. 0 --------------------------------------------RECORDATORIO AL CIERRE DE ESTA EDICIÓN FALLECIÓ EL CÉLEBRE DECIMISTA Y NARRADOR TUYERO JUAN ALBERTO PAZ “JUBER”, A SUS 101 AÑOS DE EDAD, EL 19 DE DICIEMBRE DE 2016. PARA ÉL, COMO SIEMPRE, NUESTRO RESPETO Y ADMIRACIÓN.

¿AL VACÍO...?

Miembros: Julio Valderrey, Isaac Morales Fernández, Leonardo Delgado, Danna Urdaneta, Marcelo Seguel Bon, Leonard Delgado, Rosa Anyélica Guevara, Ana Karina Rondón, Magdalena Goncalves, Michelle Antoine, Angélica Aguilar, Hamlet Yaraima Marín, Leandro Blanco, Keny Loaiza, Stefanía Sierra. Escriben en este número: Leonardo Delgado, Julio Valderrey, Isaac Morales Fernández, Iván López, Edgar Rivero, Liduska Lucila Trujillo Arias, Mercedes Espanche, Luis Guacarán, Luisa Medina, Saraí Sojo, Stefanía Sierra, Luis Soto, Rosa Anyélica Guevara, Fátima Cedeño, Álvaro Pacheco, Leonar Delgado,

Ender Pérez, Luis Mieres, Arnaldo Linares Omar Villegas, Willian Ramírez, Isabel Ortega Hernández, José Carlos de Nóbrega. Ilustraciones: Magdalena Ramírez, Nancy Sevilla, Joel Antonio Gallardo. Correo: grupoliterarioalvacio@gmail.com Página: http://grupoliterarioalvacio.blogspot.com Dep. legal: DC2016001666 Impreso por: Sistema de Editoriales Regionales Sede Miranda de la Editorial El Perro y La Rana: Julio Valderrey, Jesús Mota. Centro de la Diversidad Cultural “San Benito”. Santa Lucía, Mcpio Paz Castillo.


E

n estos tiempos de guerra cuando por cualquier flanco encontramos obstáculos y penurias, la poesía, la literatura y el arte en general vienen a ser un aliciente para dirimir esas congojas a las que nos han llevado inescrupulosos que ciertamente son apátridas, porque no piensan en su país. He aquí la importancia de este espacio, de esta trinchera literaria donde el tuyero expresa sus más diversas preocupaciones y le da paso a la belleza y lo sublime a que forme parte de nuestras vidas a pesar de todos los golpes que podamos recibir: resistir es la consigna. Esta edición que se enmarca en la celebración del Bicentenario del nacimiento del “Valiente Ciudadano” en nuestra subregión, en nuestros Valles del Tuy, en nuestra Cúa, no se puede dejar de lado que Zamora nació en plena Guerra de Independencia, y a pesar de proclamarse la libertad, años despué él mismo tuvo que continuar en esa lucha hasta que fue traicionado. En esta batalla por nuestra independencia económica y por la búsqueda de consolidar nuestra identidad está ¿al vacío…? como vanguardia en el Tuy, para tratar de dar una explicación a esta vida que a veces se nos torna pedregosa. Nos toca continuar con esta lucha y hacer como aquellos tiempos de Zamora cuando antes del grito de “Tierra y Hombres Libres”, un grupo considerable de pasquines, folletos y órganos informativos influenciados por la demagogia de Antonio Leocadio Guzmán impulsaron y auparon de verdad la fuerza luchadora desde las bases del pueblo venezolano, abriendo el escenario a Ezequiel Zamora quien le tocó tomar el testigo y las armas para enfrentarse a la oligarquía.

editorial Este órgano que cumple doce años ya, cumple una función multiplicadora, sin apoyarse en demagogias, sino llevando formación y conocimientos, llevando una voz que a veces duerme y otras se mantienen en ebullición. Toca la tarea de unir las palabras y las fuerzas sin traicionar nuestra esencia, construyendo una tarima donde se puedan hacer disertaciones de la realidad que nos circunda y dejando un legado para el futuro de los valles tuyeros.

L.D.


-40_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

estampas

sencillas

Ezequiel Zamora es pueblo Zamora es pueblo porque Zamora procede del pueblo, de ese pueblo llano siempre empobrecido y embrutecido por las oligarquías de turno. No viene de las élites dominantes, no es mantuano, ni siquiera en su contexto de vida fue tratado como blanco criollo, sino que es tratado por la estructura colonial -aún presente en la Venezuela republicana del siglo XIX- como blanco de orilla, siendo esa condición de orillero uno de los tantos elementos que permitirá que Zamora se identifique con los estratos sociales más bajos y reprimidos de la escala social, con los manumisos, con los peones, con el negro esclavizado, con la mujer vejada, porque conoce, vive y padece la misma realidad de ese pueblo llano, unidos todos por sentimientos comunes, entre los que destaca un odio sempiterno en contra del opresor oligarca, pero también unidos, por la esperanza de transformar ese odio en libertad, en tierra para el trabajo justo y digno, en justicia social. Por eso Zamora en medio de la Rebelión Popular (1846-1847) y luego en la Guerra Federal (18591863), es un exponente, un portavoz, pero al mismo tiempo integrante, del sufrimiento y de las aspiraciones de ese pueblo, que lo ve pensar, que lo ve hablar, vivir sus realidades, comiendo junto a ellos el mismo mendrugo de pan. De allí que ese pueblo se ve reflejado, identificado y representado en y por Ezequiel Zamora, reconociéndole como su líder, como su ¡General del Pueblo Soberano!, como el máximo catalizador para alcanzar sus sentimientos de lucha, de justicia social e incluso de justicia divina. Irrumpe Zamora entonces en la Rebelión Popular y luego en la Guerra Federal, con la esperanza, con las aspiraciones, pero sobre todo con la fuerza de ese pueblo que le pare soldados para su ejército, que aspira transformar de una vez por todas, a través de la lucha social, su realidad y aprovechar para pasar factura a esa godarria traidora de los ideales del Libertador Simón Bolívar. Al grito de “¡Tierra y hombres libres!”, Zamora reclama en nombre del pueblo, libertad, igualdad, res-

Iván López Calero

peto, reconocimiento y tierra para comenzar la transformación de la Venezuela postindependentista, de esa nueva república agotada por los embates de la guerra emancipadora, y luego retomada y exprimida por el mantuanaje español y criollo retornado al poder bajo la protección de los expróceres de la independencia enquistados en la dirigencia del país. Poder que por demás consideraban un buen pago por haber participado de la Independencia, y aunque es vencido en su objetivo de lograr desplazarlos del poder, Zamora logra sin embargo otros objetivos de mayor arraigo en la psique del pueblo: el despertar de la conciencia de clase, de la lucha de clases, de la lucha social, la materialización de una nueva dimensión territorial: la Federal. Pero por sobre todo, logra reafirmar el sentimiento del pueblo del trabajo por la tierra, como modo de producción de real sustento y como eje principal en la creación y reconstrucción de un país. “¡Tierra para quien la trabaje! ¡Tierra para el campesino!” Es asesinado Zamora en San Carlos el 10 de enero de 1860, y los oligarcas, como siempre, celebraron su muerte, y de paso, creyeron que todos sus temores de un pueblo en armas reclamando justicia, serían sepultados con el adalid de Santa Inés, pero, como siempre, se equivocaron, y en cada alzamiento, en cada revuelta, en cada protesta, temblaban con el solo pensamiento del surgimiento de otro Zamora. Para evitar eso, persiguieron y mataron a sus más fervientes compañeros de armas, escondieron sus escritos y trataron de sacarlo de la memoria colectiva, de la memoria de ese pueblo que, a pesar de todos los intentos de sus opresores, supo conservar la esencia del pensamiento y el recuerdo de las acciones de lucha del Adalid de la fuerza popular venezolana. Y Ezequiel Zamora esperó, transformado en recuerdo, en anécdota, en historia, el momento preciso para resurgir y volver a convertirse en el catalizador de los sentimientos de lucha, de justicia social de su pueblo, nuevamente como guerrero, como faro de guía, como


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -39 mente nos recuerda que la tierra es un medio de producción generador de independencia, del uso de esta como medio de liberación de una economía esclavista basada en la importación de los alimentos necesarios para el consumo del país, como un medio generador de riquezas para la nación a través del trabajo esforzado y disciplinado de la producción agrícola y pecuaria, que permita sufragar el consumo interno y la exportación de los excedentes, pero todo esto, en respeto del equilibrio equitativo de la repartición de esas ganancias y que verdaderamente el pueblo sea beneficiado, y que el campesino, el trabajador del campo, se dimensione como un elemento fundamental y de gran valor y respeto en la consolidación de la Revolución y, por lo tanto, de la República. Por eso decimos que Ezequiel Zamora es pueblo, y decimos, ¡Zamora Vive, la lucha sigue! ¡Tierra y hombres libres!

estampas sencillas

“Tierra y hombres libres”. Ilustración de Nancy Sevilla. Cojedes, 2016

paladín de libertades y como una de las principales raíces ideológicas de un nuevo proyecto revolucionario, encaminado a alcanzar la justicia social tanto anhelada por él para su pueblo. Pero la godarria traidora y oligárquica, interna y externa, opresora del pueblo, conocedora de las realidades económicas de Venezuela, presiona a ese pueblo a través de generar una profunda crisis social y alimentaria, con la finalidad de manipularlo y utilizarlo como ariete, como carne de cañón, en contra de esa misma revolución para lograr sus aspiraciones de retoma del poder, y con ello, un nuevo sometimiento al pueblo, a sus apetencias de dominación. Hoy Zamora, por más que quieran enlodar su nombre, es senda de igualdad social, ejemplo de constancia revolucionaria, de compromiso moral, de la lucha social en contra de las pretensiones de esa godarria opresora y entreguista, pero principalmente ejemplo de la lucha por la tierra, pero no como terrófago anhelante de poder a través de la tenencia de la misma, sino que nueva-


-38_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

Edgar Rivero Zamora ¡Zamora no ha muerto! quien alguna vez lo dijo tal vez no se dio cuenta que se le caía el cuerpo a pedazos. ¡Zamora no ha muerto! quien se atrevió a decirlo fue un burgués, un pitiyanqui un hacendado, un traidor un oligarca que tiembla al escuchar su nombre pronunciado por los labios de los desposeídos.. ¡Zamora no ha muerto! cabalga al lado de todas las luchas

mirandina

cabalga contra toda injusticia

poesia

a favor de los pueblos oprimidos

tal vez una bala con nombre de traición

lucha otra vez en Santa Inés su valiente figura deslumbra infunde temor al explotador. ¡Zamora no ha muerto!

nos arrebató su imponente estampa pero no sus ideas, pero no sus sueños

mucho menos sus esperanzas ¡Zamora no ha muerto! resucita cada vez que escucha el clamor del campesino sin tierra del obrero que protesta cuando el humilde se levanta en armas ¡Tiembla oligarca! ¡Allí viene el héroe de Santa Inés! Porque héroes son los que luchan por la gloria del soberano ¡Allí viene Zamora! ¡Oligarcas temblad! ¡Viva la Libertad!


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -37

Luisa Medina Soldado

de la

Patria

Corazón de caballero en soldado vanguardia cuya sola dicha es amar a la Dulcinea Patria extraviada en la caverna de la sombra sin alianza su retina enceguecida que no mira la esperanza su presencia la encandila cuando atino a rescatarla aferrada en sus reveses que me derogan la causa engulléndome en la sombra de su inconsciencia arraigada hoy me embriago y me despecho por mi Dulcinea Patria

Saraí Sojo Primer

ser de cuatro manos

poesia mirandina

Despierto y te pienso escribo de noche sonrío y te pienso de día te pienso y sonrío trabajo orino, me toco y te pienso te pienso y quiero tocarme que me toques y tocarte estás en todo letras, música, sonidos y silencios la gente enciendes mis ternuras y pasiones en la medida perfecta mis besos tuyos tus labios mi sello de tu contacto mis manos tu existir mi locura mi cordura tu meta orate, te quiero termina donde empiezas comienza donde terminas y continuemos prolonguémonos eternamente hagamos continuo nuestro comienzo que no termine de empezar que nunca empiece a terminar que sea y no sea que no sea lo que es pero sí lo que no es aunque realmente no lo sea cuando soy, somos y cuando somos, siempre eres pero algo somos ¿o seremos? ¿o nunca seremos nada de lo que no somos ahora que no somos nada? Seamos todo sin ser nada y siendo así tendremos todo aun sin tener nada


-36_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

Mercedes Espanche Las

muñecas de mazorca

Mirando hacia atrás en el recuerdo vienen a mi mente las muñecas con las que de niña jugaba. Gloria, Irina y Rosita, Gloria, como nuestro inmortal canto, Irina como el arco de colores, que el cielo surca. Rosita, no recuerdo lo puso ella o lo puse yo. Eran hermosas mis muñecas, únicas e irrepetibles, siempre bellas, siempre nuevas Mi madre con ternura, para mí, las hacía con las mazorcas pasmadas del jojoto, Fruto bondadoso del maíz que meses antes ella y yo habíamos sembrado. Y mientras cosechaba el maíz, me decía: Mija, juegue con sus muñecas y dígales que no se ensucien sus vestidos. -.-.-

poesia

mirandina

Luis Soto 1

Bajo la luz de las sombras Habitamos el suelo De las formas Informes de la verdad

10

Sombras insomnes devoran lágrimas de sueños sepultan flores con alientos desprenden colores al arcoíris ocultan la luz de sus dueños

Álvaro Pacheco Tú

sobre hombros

Quién te mira, señor en las tardes. Tú, sentado sobre las horas con el templo de tus huesos venido a gasto. Quién deslastra asas y cuencos con cada retorno del león. La fachada de la nave abandonada recibió el eterno fuego del hoy. La raída piel postiza se ha curtido vorágine del tiempo. Tú, rey de manada sentado sobre las horas. Con la llegada del rey de los volcanes en la cúpula sin dueño hilos, telas y botones sin usar han venido hasta ti. Irás de fiesta con pulcra nave y una sonrisa, en vilo señor como torero triunfante.


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -35

Stefanía Sierra Fría Seca, vacía, ya no hierve mi sangre Débil perfil de tu fotografía que va siguiendo mi sombra Mil nombres tiene esta piel de naturaleza muerta Te veo marchar con un beso de agua salada fue la vuelta del viento que entre hojas secas se llevó la esperanza Camino, ya no importa, hay calvas marchitas en la luna Mi alma hace tiempo bate el récord continuo de la ausencia Explórarme los ojos y, perdido, te herirán Eres un relámpago más de mi frialdad

Rosa Anyélica Guevara Humano El ser humano es conmoción una formula volátil e imprecisa lo único constante son sus variaciones. ¿Cuántas reacciones se catalizan a diario? ¿Cuántas irreversibles? Todo lo sostenemos, llevamos encima nuestra propia identidad y el principal acto de tolerancia es el que tenemos hacia nosotros mismos.

-.-.-

Fátima Cedeño

Ya no te amo, de veras no, ya no.

Conspiración

(del libro inédito Definiciones) Más allá de las razones existes

Detener las pinceladas

Apuntar al lienzo

hasta pinchar los dedos y sangrar el alma

poesia

Basta apuntar los miedos y silenciar el camino

mirandina


-34_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

Leonar josé Delgado torrealba

Ender José Guédez España

1er Premio Renglón Poesía del 1er concurso Joven de Poesía y Cuento de los Valles del Tuy

2do Premio Renglón Poesía del 1er concurso Joven de Poesía y Cuento de los Valles del Tuy

Así como esa melancolía despegada del viento Volver a los condados El mismo noctámbulo bajo la palma, cátedra inerte de cóncavo corazón, lleno de larvas a punto de surgir entre la polvareda Y rueda brozas secas Alma olvidada por aquellos que alguna vez fueron caoba o amarillos Por qué llamar colores a las sombras, por qué llamar colores donde todo es unicolor Sólo es el rol de la ausencia en el viento Llorar es sólo aquel lugar común donde todo vuelve cuando ya se te acaban las opciones del pensamiento, donde estuvo el tablero Aún la nostalgia hace hincapié en que soy un pobre insecto esperando una metamorfosis

poesia

mirandina

Separado de Kafka Pero nunca huyendo de su destino

A ti que estas allí donde no te puedo ver

Anda poeta, viaja a través del silencio y que tu voz rompa el eco de tu palpitar; conviértete en mil suspiros sin declive, que sea tu grito el que profane las miradas y viole los recuerdos de un jardín sin rosas. anda amigo mío, señor de muchos nombres y eterno amante de las letras conviértete en deseo cuando ya no quede nada. Anda poeta, abraza con tu esencia los segundos del destino, conjuga tus verbos infinitos para alejar los fantasmas y las sombras, Que tus párpados no caigan, cuando la niebla nos bañe con sus pasos. Anda poeta, conjuga tus verbos infinitos como señal de alegría ante el tormento, firma en la pálida esperanza con tu tinta del misterio, sumérgete en los mares del deseo y renace con tu fuego desertor que aquí te espero, con mi puño encendido y mil historias que contarte. Anda amigo mío, señor de muchos nombres regresa pronto que mis lágrimas no cesan ante tu precoz ascenso.


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -33

Cadáver Exquisito del Taller Permanente de Creación Literaria de Santa Teresa del Tuy Seducción La risa colador del alma en esta mañana nublada con un poco de miedo hablamos de cosas sencillas bajo nuestro calor nos reímos de lo que nos contaron la negación del Sí Mismo sobre tus hombros donde todos los dolores yacen amortajados con lágrimas

mirandina

Participantes: Liduska Lucila Trujillo Arias Mercedes Espanche Luisa Medina Luis Guacarán Saraí Sojo Isaac Morales Fernández (Facilitador)

poesia

pero hoy quiero entregarte la alegría del azahar


-32_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

Moho I Moho trasunto pudre mi consciencia corona frustración marfil moho condensando ascendentemente el conjunto de callejuelas empozadas con perro en descomposición gusanos se mimetizan con espagueti arrojado desde el culo del restaurante ketchup vencido vivo en ese callejón trasero moho en donde me ducho y me enjabono con pantano me persigue un estiércol gato infernal destripado por una carreta celeste y el papel higiénico muestra la irónica frase Protocolo de Kyoto

poesia

venezolana

protejamos todo excepto esas ballenas inservibles acabemos con cuanta centolla amenace las bandejas de los fastuosos invitados a wall street y el mondadientes amazónico moho creciente se erige se impone endoparasitario verde maloliente en esta esquina y en esta otra la furia magnética de la valkiria estamos en medio estamos en medio en medio

Isaac Morales Fernández las venas del mundo están inflamadas aneurisma ecuatorial hoyo negro del sol II Moho no es aún liquen ni musgo muy lejos del helecho ignorará para siempre la vida foliácea le será innecesario reptar

el hongo habrá devorado al alga

carnestolenda de bacterias detiene al observador atómico que mide en moles su expectación moho que triunfa triunfa asciende asciende da forma a su propio mapa establece sus propias fronteras a despecho de imaginación árbol abismal sombra caduca que erige su atmósfera de sargazo huella digital del demonio sarpullido de los dioses herrumbre en la forja antigua de Hefesto en el escudo de Medusa en el Coloso de Rhodas en las junturas del autómata

una larva levanta ampollas en mi escudo de urbanismo separándonos verde imposible verde inaudito

orín superior óxido ferroso carcome carcome humedad tumefacta fibroma universal

virus descendiente del caldo original moléculas proféticas esparcen maldiciones al edificio estigmatizado con grietas de artritis

en las patas del trono de Zeus entre las bisagras de las puertas al Hades en la cabeza del mazo de Thor en la cabellera helada de Freya


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -31

está el moho

omnipresente infinita monocromía verdosa verdor océano pero verdor diarrea pudrición de la consciencia putrefacción del gesto máximo ejército invisible indivisible el más exitoso partido ecológico: el moho el observador es hechizado por la mancha hambrienta del virus en misión III Me duele el amor de las ratas el otro lado de la sed el candor de la podredumbre Me lastima el sexo de los gusanos el rostro intrigante que se dibuja en la rara cartografía observa vigila juzga y tiene razón tiene razón mil siglos atrás estaba el moho y yo intentaba encerrarlo

el gran recuperador envuelve y llena rodea y colma soy fuente de moho moho verbo moho acción vuelve al origen verde absoluto corruga la pared

está delante de ti dentro

IV Moho antepuesto embiste con grave revelación el mausoleo ontológico laberinto increíble de la fragua primigenia lame el nervio sideral moho salvador salvaje saliva de diablo cardumen audaz de la multiplicación carreta de la peste trae superbacterias al melindroso coctel depurante moho cheque de todo lo verde cobrador de deudas de centurias porcentaje en números imaginarios no podremos saldar no podremos no moho inapelable sofocación cósmica la amenaza de todos los insectos rechina el crudo queja V La gran épica mohosa inicia: vienen los ejércitos deberán abandonar sus camuflajes sus balas serán inútiles tontos tanques todo es naturaleza el hierro es de Gea el plomo es de Gea todo menos y también nosotros a pesar de nosotros mismos será el gran suicidio correctivo en masa

venezolana

moho del azar mano increíble que se extiende sobre todo

no te alcanza:

poesia

intenté imponer mis cuadraturas establecer mis triángulos pero su fractal ¡su gran fractal! ¡ah, sí, su gran fractal! vencerá irreversiblemente

consumación de la naturaleza ya no habrá techo


-30_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...? VI Moho justicia vengadora de naturaleza invadida moho ritual consume el crujido del absceso verde telúrico soberbiamente arácnido épico restringe los espacios heroicos arguye el silencio de escoria deviene no oye coartadas de burbuja no oye coartadas no oye

poesia

venezolana

se erige en monumento al desdén yo me le uno soy el perro sarnoso hueso quebrado que aparece fulgor de la llaga tumefacta escribiré con moho: “moho, te amo porque eres 6 líneas con cuarenta y cinco grados de separación que brotan de 2 círculos concéntricos de diámetro variable que resulta en 7 ritmos pendulares y tus paredes a sotavento equivalen a triangulación quiropédica más o menos por dormir lentamente en el tiovivo de helio flagelas la madriguera ilegal” VII Moho quimérico esparce plumazos colosales de descomposición hiende la siembra apocalíptica de la ciencia Yo escombro Tú escombras Único verbo posible VIII Este perro en forma de arpa que ladrando persigue a esta tonta buseta de costra marrón es el moho Esta libélula

crucificada que se posa sobre la muerte y anuncia al infierno es el moho Ese olor a laboratorio de demente que expele la gran hormiga y su abrumadora organización es el moho Ese beso mortal invisible que te da el aguamala de bienvenida a su reino es el moho esas lagañas mocos saliva excrementos tuyos son el moho ¿Cómo puedes salvarte? Trasega remonta quema enaltece los peligros resuena el gruñido astronómico la nave espacial imposible gusano en constelación que no terminará que no terminará nunca recrudece aprieta extingue sin que puedas ahuyentar los fantasmas interiores He aquí el monstruo más peligroso el que pasas por alto el que crees superado simplemente molesto rebatible con espátulas el moho moho con risa de hiena moho belleza de pavo real moho astuto roedor moho topográfico plano de la destrucción la muerte ya ha sido diseñada El kril inacabable sin importar los intentos de la ballena es el moho


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -29 la ballena incansable que sigue devorando krils es el moho Moho de la condenación eterna moho pudre los colmillos de Cerbero seca el río de Caronte, destruye su barca asesina a Hermes y a los 3 jueces moho mata a Perséfone y a su marido moho es el Cronos mismo enloquecido y liberado succionándote desde todo lo que tengas debajo y con tu respuesta irrisoria de espátula torpe no sabrás regresar IX Yo que nunca he ganado premio alguno que nunca he sabido lo que significa la frase “mucho dinero” yo que tiré piedras al lago hasta secarlo que no sé lo que es el triunfo yo que soy el mismo idiota una y otra vez engañado yo que he padecido pisotones y empujones que he estallado mi mejilla contra el duro piso que he sido atrapado intentando escapar yo que aparezco en la lista de los condenados yo que tengo pereza de creer en Dios yo que sólo tengo el axioma más blando del mundo que ni doy motivos para ser asaltado y asesinado que ni una fosa tengo para morirme que ni protegerme de las enfermedades puedo soy víctima del moho

Moho ubicuo reviste ánima caleidoscopio rendición piedra Moho expandiendo horizontalmente su reino de vigas corroídas por sales cósmicas tapices titánicos de fruta podrida mezclada con mierda de aves, murciélagos y ratas destripadas bajo rocas de concreto que cayeron todo da pie al liquen sepultura de las aspiraciones organismos unicelulares imbatibles moho dueño de todo incluso del destino el primer escarabajo egipcio arrastrando su esfera hecha a base de mis restos sumergidos la cucaracha fría celebra nuestra muerte ¡nuestra muerte! ¡ah, sí, nuestra insignificante muerte! parásitos hacen su vida liberados de toda adjetivación nadie habrá para recordar Cochabamba la épica mohosa culmina porque la titánide triunfa sobre todo lo antropomórifoco, antropocéntrico y antropométrico ***

venezolana

Por eso ganará el moho se retroalimenta de quienes apuñalan su matriz

Moho devasta arrasa recubre alfombra pestilente agrieta el pavimento quiebra paredes rompe el cartílago de la sociedad resquebraja los huesos de la civilización grosero corrompe altera las formas instaura el verdor final el edificio se ha desmayado los postes de luz se han desvanecido me nace un trébol en el ojo un oomicete en el signo acuario el bacilo leproso bastonea desde mis entrañas royas arropan mis brazos tizones esconden mi remordimiento

poesia

Moho auspiciado por los ganadores remunerado por los ricos impulsado por los gurúes garantizado por los suertudos acelerado por los influyentes exaltado por los poderosos abastecido por los grandes dueños estimulado por los mejores vigilantes acrecentado por los máximos jueces alimentado por los más altos jerarcas religiosos elevado por los más complacientes pensadores respaldado por los más ágiles sobrevivientes apoyado por los que toman grandes decisiones enaltecido por los más conocidos politiqueros

X Moho tremebundo trepa repta verticalmente verde levadura


-28_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

Los tormentos del fantasma

narrativa

mirandina

Isabel Ortega Hernández

Sonaron las llaves en la puerta, son las 6:45 p.m. Yo como siempre, detrás del vidrio esperándola. Hoy ha sido un día lluvioso, mi ropa mojada, pero no importa, ya ella llegó. De verdad estoy atemporal, para verla todos los días de todos los meses de todos los años, procuro hacer ruido para que me mire, pero todo es en vano, no tengo la suficiente fuerza para lograrlo, me he conformado con estar cerca. ¡Yavasaempezarconlomismoestoycansadoagotadosimepreelmismochistelomismolomismo! ¡Cállate! ¿Estoy hablando acaso contigo? ¿Por qué te metes? Tu opinión no vale. Esas piernas que son mías, esa blancura sobre mi piel, sus manos en mi cuello, donde con placer se columpia en silencio, y su boca es un huracán inconfundible, que me traga todo, como llevándome a los misterios infinitos del centro de la tierra, toda mía, sola para mí, para mí, aún no lo puedo creer, la vida siempre me puso en el camino de ecos oscuros, estoy convencido de que la noche que nací firmaban el pacto de divorcio las estrellas fulgurantes. Todo lo que he tocado se esfuma, rodar y rodar sin gracia, con odios acumulados, lanzando improperios al mundo por su injusticia. ¿Y mi madre?, tan conforme con todo, sólo amén, amén, amén. ¡Yempiezasallorarcomofocatontaquenopuedecon-

nadallorasylamentarsellorasylamentasllorasylamentalalalalalalalal! ¡Imbécil!… Recordé que aún tengo unos cigarrillos dentro de la chaqueta. Aprovecho que ella no está cerca para fumarme uno. Cada vez que se van acercando las 6:45pm me pongo nervioso, mis manos comienzan a

lustración de Joel Antonio Gallardo, especialmente para este relato. 2016


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________-27

mirandina

ñana, es urgente, te necesito, no dormiré esta noche, mis pensamientos brincan sobre mí, como un colchón elástico, mañana quiero verte, ella responde: mañana nos veremos, cálmate. El día se dio, por mi carrera desmesurada, se rompió la última máscara que me pondría delante de ella, para acallar las bestias que habitan en mí y no echar a perder el plan que tanto había soñado, debía expresar mis sonrisas cautivadoras que los espejos habían soportado en mis ensayos. Le dije vamos, ella entendió, inmediatamente se cerró la puerta a nuestras espaldas, mi soldado solidario escuchó la orden, bajo mi silencio. Me trepé sobre aquellas cáscaras de almendras, remojadas en aguas de rosas, yo le pedía palabras obscenas, palabras de gritos, lo que fuera para ayudar mi ascenso al infinito de sus cuevas, ella nada dijo, pero su cuello estaba tenso, lo pude observar, y mientras yo cabalgaba en potra tan fina, sin pensamiento, sin tormentos, ella susurró: eres el Rey en boca de vino. Perdí la noción de los caminos recorridos, sólo sé que me entregué a sus labios, donde se perdían todos mis misterios de hombre tatuado de sustos. Mi soldado solidario se comportó como un general dirigiendo una batalla, a él de debo mucho, a él le debo todo, estaba contento por encontrar una de aroma diferente y única, que no fuera la mía. Pero no puedo mentir ahora. No salía de mis poros el amor sutil y tierno que ella se merecía. Se impuso la rabia, la ofuscación de la rebeldía contra todos los estorbadores y críticos de oficio, que impedían mi relación con ella. Al otro día, amanecí abochornado, apenado, sin rostro que brindarle, ella en silencio, parecía que se sabía de memoria todas mis posibles respuestas, parecía que se había subido a mi mente desordenada y fuera de control, para poderse explicar mis locuras, mis dudas, mi catastrófica y medusada vida. Creo que todas mis máscaras se han agotado. Desde este vidrio también hay días de calor insoportable, se derriten algunos recuerdos, a veces la siento sofocada, un poco alterada, mira mi fotos con indiferencia, con resignación, no la he vuelto a ver con sonrisa y mucho menos sus ojos de ciudad de fiestas, pero el día de las flores fuimos plenos, únicos, aunque yo no me lo creyera, fui feliz. Mañana tomaré la decisión, no la merezco, mis manos están vacías para ella. El conductor del vehículo no lo vio, estaba oscuro, iba trajeado de negro, sin fumar.

narrativa

bailotear sin que se les haya pedido, comienza esta tos infernal que no se me quita, se presenta como una gran capa de nubes envolventes y entonces no puedo, no puedo hacer nada, se acumulan los recuerdos nefastos que decidieron ser mi almohada de piedra, sin yo pedírselo, y se repite una y otra vez en mí…, la bella mujer alegre y libre, que conquista al mundo con su risa, ¿caerá en el oscuro abismo de mi ser? ¡Nuncasequehacernuncahagolascosasbienlequitarassutiemposualegria! ¡Blablablá! ¡Qué necio eres! …Y tú en vez de ayudarme, me empeoras, me criticas, me atormentas, para nada, no me das ideas, no me ayudas tampoco, parece que gozaras con mi sufrimiento. El día que por vez primera vi sus ojos, se asomaron los grandes parques que habitan en ella, pude conocer ciudades que jamás me imaginé podían existir. Mi corazón comenzó a dar vueltas como neumático de bicicleta recién chocada, en ese momento hubiese sido capaz de fumarme mis manos, de fumarme por entero mi pasado, supe que debía botar todos los recuerdos trasnochados, ahora inservibles en este nuevo amanecer que ofrecía su boca. Claro, lo confieso ante ustedes: yo, igual que muchos, pertenezco al país de los poetas de bares, de esos pobres estúpidos que se suicidan con el alcohol por horas, para seguir al otro día lamiéndose sus heridas como zorros desahuciados después de la contienda, yo puedo ser cualquier trazo de pintura vieja, sin autor, pegada en la sucia pared, donde tantas manos sin nombres han escurrido la grasa de cualquier prostituta del lugar, esferas soñolientas y malolientes que llevan en sus espaldas el peso de tantas hambrunas, de tantas escupitinas indeseables. El herido llegó con signos vitales, fue atendido de inmediato, pasaron segundos que nadie contó, al final rompe el suspenso la voz masculina del galeno. ¿A qué hora fue el deceso? A las 6:30pm, doctor. ¿Identificación? Ninguna. ¿Familiares afuera? No. No hay nadie. Sólo se encontró un papel, parecía una carta de mujer. La noche de la fiesta triste fue para mí un total descalabro, no me importaba la cumpleañera, deseaba convertirme en terrorista y lanzar una bomba para acabar de una vez con todos los enemigos, que se mantienen con la crítica en la punta de la lengua, esa noche me emborraché como cualquier adolescente de barrio y la llamé por teléfono, para hablarle de mi ahogo, de mi asfixia social, ella pregunta si estoy tomado, yo dije no, quiero verte, quiero verte, quiero verte ma-


-26_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

Lanochetienelasalasnegras

Robert Girón

narrativa

mirandina

1er Premio

del

2do

concurso literario de la

Federacion Venezolana

de

Maestros

Un zamuro picotea las entrañas de mi perro. Esta respuesta que me doy a mí mismo, me Da saltos de fiesta. Ahora se monta sobre su cabeza, hace sentir bien, feliz. le picotea los ojos. Baja, abriendo sus alas, hasta Examino la comida, la huelo. Huele bien. No llegar a la cola que la levanta con el pico. Terry, mi hace falta freírla. Estoy solo y el silencio es mi amigo perro, tiene el cuello desgarrado. Aún le brota sangre cómplice, un buen amigo para estos momentos. que se amontona sobre sus patas. Ato un largo tubo a un caldero, donde después La tarde cae sobre las plumas del ave, se tiñe de hecho la carne molida envenenada. Ahora el pitbull color negro. duerme. En ese estado, sus setenta kilos son todavía Amarrado a una columna, con gruesa cadena, una amenaza. está otro perro. Sube el hocico ensangrentado como Abro la rejilla que divide mi casa con la del vecino. si buscara algún olor, luego bosteza, enseñando una Acerco mi arma con veneno al hocico del animal hilera de rojizos dientes. Es un asesino y debe estar asesino, manteniéndome a una distancia prudente. así, encadenado. En este momento yo lo observo. De pronto despierta, ladra y se lanza a buscarme, Porque a los pitbull hay que observarlos muy bien. tropezando el muy imbécil con el caldero, cayendo a Con ellos nunca se sabe nada. Atacan, muerden, tierra parte de la carne. Yo regreso corriendo al patio destrozan, trituran con sus fuertes mandíbulas y no de mi casa, cerrando la rejilla. Debajo de una mata de sueltan a su presa hasta que esté muerta. Él mató a mango me siento a esperar que el desgraciado coma. Terry. Lo convirtió en comida de zamuro y la noche Deja de ladrar ahogado con el collar unido a la está llegando con sus alas negras. Se anuncia con la misma tranquilidad que tiene el perro asesino. cadena que detiene su impulso de atacarme, ante la impotencia, se devuelve a curiosear con su olfato la Tranquilidad que conspira contra él. carne desparramada en tierra y comienza a comerla Hoy la noche no va a mostrar ninguna luna. de manera golosa. La acaba en segundos buscando Voy a matarlo. Matarlo, hacerlo carroña. Carne más en el caldero. A medida que come se relame de putrefacta como lo es en este momento Terry. Su vez en cuando para disfrutar de los restos que quedan dueño no se encuentra. Por lo tanto será fácil. alrededor de su hocico, manchado de sangre. Sangre En la cocina comienzo a ligar el veneno Tres pasitos de mi perro. con un kilo de carne molida. Va a ser un ingrediente más del aliño. Me pregunto ¿por qué llamarán este Al principio comienza a golpearse con las patas veneno de ratas así? Debe ser porque la víctima delanteras el hocico, después se dedica a aullar un después de comerlo, da tres pasitos para luego morir. largo aullido que finaliza con una forma asquerosa


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -25 de vomitar, distendiendo los músculos de su cuerpo. Se revuelca, vuelve a vomitar. Su nariz está llena de espuma igual que la hilera de dientes. Trata de correr pero no puede, la gruesa cadena con la cual está amarrado no se lo permite. Ya sin fuerza alguna se echa en la tierra, sobre su propio vómito. Respira de manera acelerada, un humito sale por el hocico. Está echado de lado con las patas extendidas. Yo espero ansioso que dé los tres pasitos de la muerte pero no, no se para. Es cuando decido llegar hasta él. Me acerco y lo observo, casi hasta puedo tocarlo. El Pitbull ni siquiera intenta pararse. Yo tomo el tubo atado al caldero. Pesa como seis kilos. Vuelvo a observarlo muy bien. Aún no se muere. Es cuando levanto mi arma lo más posible para golpearlo en la cabeza con furia. ¿Es que no te vas a morir?, vamos a ver si con estos tubazos no te mueres. Le asesto uno, dos, tres golpes. La sangre me salpica, dejo de contar, hasta que paro de pegarle. Tu merecías esto, mataste a mi perro. Me alejo de él no sin antes esculpirlo, llevándome mi arma. La oscura noche me hace pensar que el día traerá un nuevo festín a los zamuros.

Mi vecino, días después, toca a mi puerta para informarse sobre la muerte de su perro y me pregunta si sé algo. Le digo sin tapujos yo lo maté, pues tu pitbull asesino mató a mi perro Terry. -¿Y entonces?

-¿Entonces qué?

-¿Cómo vamos a arreglar esto?

-Bueno, tu perro y el mío se tiraban la misma perra. Y ahorita está preñada. Vamos a compartir los cachorros. A lo mejor salen unos bonitos pitbulitos asesinos. -¡Estás loco Salgado! ¡Muy loco!

Al retirarse mi vecino veo que pasa la perra arrabalera. Es una perra manchada con aceite de motor, quizás se lo echaron para quitarle la sarna. Yo la llamo y ella viene obediente. La tomo entre mis brazos. Desde ahora vives conmigo, voy a cuidarte, a ti y a tus cachorros. Le digo esto acariciando su abultada barriguita.

narrativa mirandina


-24_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

Monólogo del idiota

Julio Valderrey

De las tantas formas de entretener la vida una de ellas es la escritura, y esta sirve para dejar constancia del fastidio de la vida y su gran entretenimiento que es el trabajo, pero esto se logra con la riqueza del ocio, puesto que el ocio es una de las grandes riquezas de los flojos, de esos que se dedican a la escritura, y como me gusta escribir y no tengo tema quiero anotar mis impresiones, constancia de una vida rica en sueños frustrados y también logrados, debo decirlo.

vuelve a uno bobo y es ahora cuando caigo en razón. No sabemos qué hacer con las cosas de la vida. Lo más hermoso nos vuelve estúpidos.

Claro, hablo del amor porque me falta (dime de qué hablas y te diré de qué careces, dice el lugar común, y parece que es verdad) y es posible que me falte amor, es decir, alguna dama que me ame porque creo que el afecto es necesario y ser querido de todas las formas es lo que nos hace falta. El afecto, el querer y ser No esperen nada importante de mis impresiones. querido, pero como somos o creemos ser los dioses Lo antes narrado, donde Oly es el centro de mi vida, modernos de la derrota, todo lo ganamos, hasta el es verdad, sólo que el amor es un alucinante que lo desprecio.

narrativa

mirandina

No debo juzgar a nadie porque soy un gran perdedor, el noble perdedor. Pueden montar una feria para celebrar el día del perdedor y poner mi fotografía. Menos mal que siempre he falsificado mi nombre. No tengo nombre y si tengo uno no es el mío. Poeta vagabundo, mundano y perseguidor del amor aunque me dé direcciones falsas donde me he perdido, pero soy amigo de un poeta que es más vago que yo y tiene una novia que casi lo mantiene.

A todas estas recuerdo aquella Semana Santa donde la naturaleza estaba en su venganza. Llovía y llovía por los lugares más hermosos y por tanto más visitados de mi país, y en mi creencia pero más por mi falta de dinero dije -Bien hecho que llueva, si yo no disfruto que nadie disfrute.

Pero no lograba identificar si era envidia u otra cosa aunque me latía a mi mismo que era por envidia y falta de dinero. Quién me mandaba. Pero pensé que la felicidad pertenecía a los seres nobles y nadie puede disfrutar su hipocresía y tampoco sé si me lo decía a mi mismo. La naturaleza estaba en su venganza


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -23

porque yo estaba enamorado pero sin medio, e inventé que me iba para Puerto La Cruz, y cuando me preguntaran que por qué estaba tan pálido, diría que el médico me prohibió llevar sol. Todo para que mi dama, de quien estaba enamorado, no me dijera que fuéramos a pasear. Con qué dinero. También inventé, cuando alguien me preguntaba de repente,

-Qué haces por aquí, te imaginaba en las playas de Margarita. Respondía tratando de ser lo más normal posible.

-Se me rompió la tarjeta de débito y me tuve que quedar en playa seca.

un buen espacio, pero no pierdo la esperanza, pues antes de irme debo dejar unos cuadros terminados, pues me encanta la acuarela, esta es un forma sencilla de crear hermosos mundos, todo esto bajo la demencia poética… Y abrí un libro que estaba a mi lado, lo abrí al azar: “…escribir como compromiso para la vida una novela, me parece una aventura. Inventar y aguantar a los personajes tanto en la imaginación, crearles una forma de pensar, un carácter, una sicología. Inventar angustias, tratar de que la obra sea redonda, a mí me gustaría más que fuera cuadrada, que nada sobre, que nada falte, pero en la actualidad el lector crea, entonces la obra debe ser imperfecta para que el lector la termine, la perfeccione, una novela como la vida también me parece absurdo y por eso trato de hacer a los personajes absurdos a la mejor manera racional, pues en esta parte de América no sabemos lo que es absurdo o lógico. Mientras escribo, ningún personaje me interesa, sólo trato de hacerlos insignificantes, fastidiosos y lo que más me preocupa, mantener a esos infelices tanto tiempo, esto me preocupa”.

narrativa mirandina

Depende del caso, inventaba, y aunque muchas de las respuestas eran deliberadas, ya las había pensado, pero al decir verdad, nadie me invitó a ningún lugar. Recuerdo, había gastado lo poco que me quedaba en algo de comida y dos tarjetas telefónicas, pues nadie me llamó para invitarme a algún lugar. Quedaban dos días y los aproveché para leer y escribir y reescribir, Decía para sí el narrador de los manuscritos porque tal como en el amor se aprende a amar encontrados en la gaveta. Es lugar común pero es amando, a escribir escribiendo cierto que conseguí papeles en una gaveta y que quería Pero no, la vida es otra cosa y pasé a otra cosa, contar una historia y yo estoy tratando de terminar otros recuerdos y sé que todo lo que diga, sueñe y no algo que alguien comenzó. Entonces compraba libros haga va en mi contra. Entrado en años y con ganas para ver quién me podía ayudar después de muerto, o de vivir, de hacer lo que por falsa moral y ética dejé algún vivo, y como no tenía experiencias vividas quise de hacer. Ahora todo lo hacen y a nadie le importa. leer lo que otros vivieron y culminar la obra de otro. No Tanta verdad atormenta pero se me ocurre comprarme era un sacrificio, pero fue que no soñé esta aventura un gorra ya que perdí la mía parrandeando, una cuando estaba pequeño y quizás estaba mal educado, que me había traído un sobrino de Panamá, pero como hecho para no tener y no hacer lo que mandan eso de comprar es algo que siempre he odiado, no los sueños, y para no tener lo que queremos y lo que comprendo esa forma de vida. Vivir para comprar nos merecemos, sin saber que la palabra es la que y vender, he ahí una forma de ser infeliz, así creo construye el camino de esta historia que no es historia, que el intelecto no avanza, quizás una demostración pero he leído muchas vidas y las he querido imitar. de lo animal… Bueno, qué se hace, sigamos. Todo Son las películas, el cine donde los personajes son esto eran reflexiones de un aprendiz de escritor como duros y algunos nobles. El ser humano es completo, diría Strindberg, porque es verdad siempre quise ser ama, dirige, violenta los espacios, el que quiso ser y escritor, bueno no escritor, poeta. Eso fue lo que no fue y me siento culpable por no haber sido como siempre quise ser porque ese sí es un acto de libertad, todos los seres humanos. crear belleza con la palabra, hacerlo a nuestra manera -Cómo es eso? y transformarlo, claro la belleza no tiene que ser bella Respondió alguien desde mi recuerdo . en este mundo de la estética de lo feo, pero siendo sincero también quise ser pintor, es otra de las artes Siempre quise que Oly me diera un hijo. Lo que me apasiona, crear mundos desde las formas buscamos y no fue posible. Ella también quería, lo y los colores, pero por circunstancias de la vida no buscamos. Los dioses fueron injustos, ahora tengo he podido desarrollar ese hermoso arte, quizás por que resignarme y olvidar pero nada se olvida y así razones de espacio ya que un taller de pintura implica construimos la vida, primero con el miedo y luego, si


-22_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

creo ciegamente en ese renacimiento y a veces en la resurrección de la carne, pues he estado bajo el efecto “Esa tarde la vi en el bar de siempre. Tenía presencia del zumo de las uvas dos días y al tercer día resucito. de olvidada pero estaba tan bella, como salida de los Me preguntaba al leer aquellos manuscritos donde orígenes de la lluvia cuando uno quiere que llueva o no había ninguna técnica seguida para construir una como las flores que nacen en los basurales, honorables historia, sólo extractos de cosas incoherentes. No y necesarias. Ese bar era la inocencia de la soledad manejaba una hilación lógica. Quizás no tuvo tiempo donde todos somos insignificantes y nos creemos de trabajar su proyecto o no le importaba, sólo quería importantes pero es nuestra soledad y desconocemos escribir. Me ayudaré para su traducción de la intuición el corazón, ese que siente y no sabía porque iba a y las palabras que han perdurado en el tiempo, como verla cuando pedía otra cerveza casi ensimismada. A decía Antonio Machado, debo adaptarlo a mi tiempo. veces me veía y yo la veía y quería saber su proceso “Escribe y ya habrá quien se encargue de lo demás de vida. Acaso era una mujer abandonada que se si lo haces bien, artísticamente.” Me respondí de enamoró de la demencia del sol y se fue en búsqueda manera ascética, sin creer en la vida como sacrificio, de la luna, esa que sabía todo de quienes dependen y recordé que alguien dijo que uno es lo que quiere de la diosa luna, esa que nos hace eternos o efímeros ser, sólo que hay que pensarlo con nobleza y ser justo de acuerdo a la creencia, y yo me preguntaba ¿será con el Universo, porque narrar es inventar, hablar posible que se dependa de las fuerzas del Universo, en la soledad y de las mentiras que a diario vivimos, de su energía?” sacar punta a un lápiz cuyo grafito se quiebra a cada

narrativa

mirandina

queda, la esperanza. Somos hijos de una civilización que no nos enseñó a vivir sino a morir.

Eso decía la nota dejada por el alquimista en un lenguaje que yo me inventaba tratando de descifrar el mensaje, pero qué era narrar en literatura, si era eso lo que quería hacer. Pero cuando uno entra en años y se le ha hecho fácil el sueño, el no soñar era preocupante. Es decir, no escribir poemas era preocupante. Pensaba si sería que estaba agotado en poesía, me había secado como bromeaba con los amigos. Eso preocupa, ahora seré como los árboles, nuestra materia es el espíritu que cae sobre la tierra y enriquece la tierra. Y sé que vendrán más poetas, nunca se acabarán y eso me hace feliz, pero el no escribir poesía en varios meses era preocupante. Nunca me había pasado. De todas maneras yo había decidido ser poeta y quizás esa es la parte agradable del oficio, la degradación del sueño. El agotamiento. Era la parte feliz de los infelices. Todo esto lo escribo por fastidio pero en verdad fue porque siempre quise ser poeta y ahora me siento agotado, no sale ni espuma. Tampoco soy un Hemingway para suicidarme, un Paul Celán, y menos un angustiado gracias al Che que se la jugó con una enfermedad encima por un espíritu nuevo para la humanidad, entre tantas cosas nos enseñó a darle sentido y significado a la vida, pero ahora ya próximo a los sesenta capítulos de mi vida, borracho y sin un real, pienso que he logrado lo que quería, burlarme de la vida y demostrarle al mundo que no todo es dinero, que el sueño de los poetas es verdadero, que no somos sólo de carne y hueso, pero los poetas renacen desde las cenizas,

rato. Cosas de estilo, pero nada tenía que contar y decidí contar cómo trabaja un poeta en su miserable vida. Aquí no había disertaciones sobre el lenguaje sino cómo engrandecí y perdí la vida escribiendo poemas. Descubrí que la poesía desgasta. Era otra incertidumbre por qué me gustaba escribir poesía, y cada poema era una rasca, una celebración. Era el rito a Dionisio y Baco, pero estaba decidido a cambiar la vida por un solo verso que valiera la pena, era como un pacto. Recuerdo que escribía sobrio, guardaba, y al tiempo revisaba medio sobrio, y volvía a guardar y al tiempo volvía a revisar rascado por si había dudas, por si la razón se había equivocado. Siempre cargaba un cuaderno guardado en un bolso para tomar mis notas y apuntes, escribía versos para desarrollar un poema y hacía anotaciones de algún cuento o ensayo, también alguna luz que saliera del inconsciente, tal como lo proponía Jung. Recuerdo que me enamoré de una dama de nombre M. Bella dama de ojos verdes milenarios y misteriosos. También recuerdo que despreció al poeta. Fue una lástima para los dos, pues creo que ambos perdimos. Parafraseando al poeta Cardenal: yo por perderla a ella, dama que se merecía a un poeta y ella por no querer a un poeta, raza extraña en tierra de comerciantes, pero creció el orgullo del poeta porque a los poetas, hasta donde sé yo, se les ama, admira y quiere, no se les desprecia. ¿Cuántas damas admiraron a Byron, a Bretón, Eluard, etc. Dioses en la tierra y que compiten con el Creador porque


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -21

crearon mundos con la palabra tal como él lo hizo. Adorados como magos del precipicio de la vida. Todo esto eran situaciones que alimentaban mi imaginación, el fracaso y los éxitos pero más la alimentaban los fracasos, estos eran como una mina para explotar, pues para espantar el fracaso se canta y a veces la poesía es el canto del fracaso de la humanidad y el poeta se reía cuando alguien lo despreciaba porque ellos no conocían el reino del sueño, de lo superior en la condición humana, la creación, y yo era creador y bohemio, aunque el pueblo donde residía no entendía la condición del poeta ni lo de bohemio, lo escribo porque es una forma de conjurar el dolor y el desprecio, quizás para transmutarlo y convertirlo en alegría y triunfo.

narrativa mirandina

... Pero yo insistía sobre esos colores, el verde, sobre todo el verde aceituna, para mí era un color profundo y puro, casi honesto. Después de esa profundidad no sé qué podría haber, si era algo parecido a un paisaje del bosque cuando la naturaleza aún no estaba contaminada, pero era ese color, su desprecio como forma de ser. Mi vida tenía que ver con ese color, el verde aceituna, claro, y el rojo que me protegía de la ausencia de lo amado. Había creado mis dioses y mis contras. Bueno… puedo decir que mi vida tiene que ver con los colores y las palabras, los colores son sonidos que se hacen palabras, no sé, claro, me gusta la pintura y la poesía, pero quería escribir un relato, y eso es trabajo y palabras, reflexión como en la poesía, y la poesía pertenece a todo el arte, pero digo esto por el verde color, cómo era su jardín cuando cultivaba la vida, y era una dama que por sobrarle cosas las tiró siempre por la borda, inconsciencia de la belleza, ironía, pero ahora ese verde que alimentó y alegró su vida ya adornaba los alrededores de su tumba. Me enamoré y quien se enamora, aunque se hace humano, pierde.

Me salvé porque murió y no pude asistir a su entierro, creo que ese día me fui a una fiesta, no sabía de su muerte aunque ella no sabía que había muerto cuando él dejo de pensar en ella, creo que esa es la verdadera muerte, el olvido tal como decía el poeta, pues somos un grito que comienza en el amanecer y culmina a la entrada de la luna. Sólo nos acompaña en este paso lo que pudimos ser, y fue objeto de olvido y desprecio. Aquello, lo no vivido, nos hace falta para completar nuestra soledad, el afecto que no supimos apreciar y quizás el amor que tampoco supimos disfrutar y que desechamos por prejuicios de la incomprensión y ahora pasamos sin dejar rastro. Cuando la conocí ya era mayor para las exigencias de una dama, pero como poeta también entrado en años pensé que se parecía a mis textos y que me podría acompañar y acompañar la poesía hasta que los dioses así lo quisieran, pero desde ese día empecé a perder la razón y la visión de la realidad y soñé cuando estábamos en la playa y nos sentamos a la orilla del mar donde morían las olas, donde no se deja huella en el ir y venir del agua como los seres anónimos y nos hundimos poco a poco, yo bebiendo un vino y tú otro, y la luna llena nos unía en la locura donde la única huella era imprecisa porque el amor a orillas del mar no tiene fronteras.


-20_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

El ángel guardián

narrativa

mirandina

La noche del 22 de junio la señora Margot daba vueltas en su cama sin poder dormir. Al darse la vuelta hacia el pasillo vio cómo iba transitando una figura de andar lerdo. Luego de llamarlo varias veces, ¡José! ¡José!, aquel extraño personaje siguió sin atender al llamado hasta perderse en la oscuridad de la noche. Al entrar en la habitación de José, su madre quedó sorprendida al ver que él aún dormía en su cama y, como de costumbre, con su gata a sus pies como si lo estuviera cuidando de algún peligro. Al otro día, la señora Margot insistió: que sí, José. Vi anoche a una persona saliendo de tu habitación. José, que era un joven incrédulo a pesar de haber tenido durante su infancia una que otra experiencia sobrenatural, le dijo a su madre: nunca he creído y jamás creeré en lo paranormal. Seguramente estabas soñando. Y diciendo estas palabras, se retiró a su trabajo.

Lucila Arias

tienen seguidos problemas de salud y no pueden dormir por los constantes ruidos y pasos que siempre sienten. No me encontré contigo por casualidad. ¡Yo puedo ayudarte!”

Seguían pasando los días y entre José y Yanis crecía de nuevo la amistad al punto de que José, un chico por lo general huraño, comenzaba a creer en Yanis. Un día, mediante una sesión, la espiritista le dijo a José: -hay un espíritu por tu lado materno que quiere tomar tu lugar. Esta persona seguramente murió sola, enferma y abandonada por sus familiares. Esa tarde José le preguntó a su madre: -¿Cómo eran tus antepasados? ¿A quién me parezco yo?

- Te pareces mucho a tu bisabuelo Arcángel -respondió la señora Margot-. Él era alto, delgado y muy moreno. También se la pasaba de mal humor, Cinco años después, José ya ni recordaba aquel igual que tú. Él caminaba con dificultad debido a una extraño episodio, pero sus problemas de salud enfermedad. continuaban. Así como el insomnio que padecía, por José se quedó pensando, convenciéndose cada otro lado seguía quejándose de aquellos extraños vez más de lo que aquella joven espiritista le decía ruidos en su habitación. Ya en su nuevo trabajo, José constantemente, pero una fuerza interna lo regresaba se topó con una vieja amiga, Yanis: bruscamente a la realidad y se repetía a sí mismo “¡Pues no! ¡No creo en esas cosas! ¡Y mañana - José, ¡qué sorpresa! Tanto tiempo… renunciaré a este trabajo! ¡Nadie puede ayudarme! - ¿Qué es de tu, vida Yanis? ¿A qué te dedicas? A la mañana siguiente le dijo a Yanis: “no vuelvas - Soy espiritista. . a buscarme, no creo en estas cosas, nadie puede - ¿Y a qué se dedica una espiritista? -preguntó ayudarme”. Yanis respondió serena: “José, yo puedo José muy interesado. ayudarte mediante una constelación, cree en mí por - Una espiritista se dedica a comunicarse con los favor. No estoy aquí por casualidad”.

espíritus -respondió Yanis, y agregó-. He sentido José respondió con la ironía que lo caracterizaba: una gran fuerza negativa al verte -José se quedó “jajaja, ¿Constelación? ¿Casualidad? Sabes muy bien sorprendido. que no creo en esas cosas- y dando un portazo se A los pocos días, y luego de tener varios días marchó”. seguidos sintiendo pasos en su habitación, José, al Al día siguiente José se levantó en busca de un encontrarse con su amiga Yanis, le preguntó: nuevo trabajo, y con su característico mal humor, su - Yanis, ¿a qué te referías cuando dijiste que hay hermana Katerina se acercó y le dijo “sigues con tu mal humor, ¿verdad?” Y lanzando una sonrisa irónica en mí una fuerte energía negativa? le dijo: “cuidado y no vayas a terminar como nuestro Yanis respondió: “Pues son personas que llevan bisabuelo Arcángel. consigo una energía negativa. Por lo general se trata de - ¿Y cómo terminó él? -preguntó José. que llevan al lado suyo un ser que no puede descansar en paz. Dime si estoy equivocada”, continuó Yanis. - Pues terminó solo, enfermo y abandonado. “Las personas como tú se la pasan de mal humor,


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -19

Una Sayona inesperada

Luis José Mieres Piña

1er Premio Renglón Cuento

del

1er

concurso

Cuando Camila se quedó dormida, Freddy salió de la cama, recogió su ropa y empezó a vestirse en silencio. Dio un respingo en cuanto puso un pie en el suelo frío del cuarto de hotel y, mientras se embutía en los pantalones, saltó de puntillas como si estuviera sobre la superficie de una sartén caliente; y es que si Camila despertaba y lo veía vistiéndose como el que más, pasaría directo al fuego.

Joven

de

Poesía

y

Cuento

de los

Valles

del

Tuy

narrativa mirandina

«¡Apúrate, apúrate!» se dijo, sin dejar de mirar a la figura dormida bajo las sábanas. Se puso la camisa y cuando iba a abotonársela, decidió que lo haría en el pasillo. ¿Dónde estaban los zapatos? Se llevó una mano a la cabeza, con el corazón acelerado. No los veía entre la ropa de Camila que estaba desperdigada por el suelo. Ella se revolvió entre las sábanas, gimiendo entre sueños, cosa que le provocó un sobresalto. Freddy sintió como se le “subían las que te conté” a la garganta. Se quedó plantado donde estaba, tenso de los nervios. Esperó unos cuantos segundos a que ella terminara de despertarse, mientras inventaba una excusa que justificara su huida, pero pasado un momento ni se le ocurrió qué decir ni ella se despertó. Camila dormía profundamente. Freddy ni siquiera se permitió un momento de alivio. Encontró sus zapatos bajo la cama y los cogió de forma apresurada, se los colocó bajo el sobaco y, sosteniéndose los pantalones, salió de la habitación en el más absoluto silencio. Una vez afuera, dejó escapar un largo suspiro de alivio. Empezó a avanzar por el pasillo con una sonrisa pícara en el rostro, poniéndose los zapatos a los golpes y sin amarrarse las trenzas. Mientras se abotonaba la camisa, se dijo a sí mismo que era un desvergonzado, un sin moral y hasta un perro. Irse así sin más después de unas horas de pasión, como un ladrón cualquiera, no era lo correcto; era vil y egoísta, sin sentimientos. Pensó que, de seguir así, algún día pagaría caro por cometer tales fechorías contra las féminas. No obstante, en cuanto pensó en lo delicioso que había sido tener a aquel bombón entre sus brazos y en lo mucho que había disfrutado poseer a esa morena, se le olvidó cualquier sentimiento de


narrativa

mirandina

-18_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...? culpa o vergüenza. Se había deleitado y satisfecho su deseo por ella. Le había tenido ganas desde que la vio en la discoteca y, con el objetivo en mente de llevarla a la cama, usó todo su arsenal de seducción para conquistarla. Empezó a bajar las escaleras que llevaban hacia la recepción del hotel, observando la calle oscura a través de un enorme ventanal que abarcaba toda la pared frontal a las escaleras. Había sido fácil convencer a Camila de ir hasta allí. Tanto que daba risa. Sólo bastó con escucharla con atención, dedicarle unas cuantas miradas pícaras y unos tequilas bien cargados. Una estrategia de sobra usada que era infalible y que ya le había dado resultados en el pasado. Con una sonrisa, llegó hasta el lobby y pasó frente a la recepción, donde una lánguida recepcionista se lo quedó mirando con un deje de alarma. –¿Va a tardar mucho? –le preguntó ella. Mascaba chicle de la misma forma que una vaca mascaba pasto. –No, voy a comprar unas cosas para mí y para mi novia –mintió Freddy. Se pasó una mano por el pelo, un hábito inconsciente que hacia cuando mentía. –Son las tres y media de la madrugada –apuntó ella tras mirar su reloj–. ¿Crees que haya algo abierto a esta hora? –La arepera veinticuatro horas de la esquina –replicó Freddy, preguntándose por qué tenía que darle explicaciones a ella–. Y está el Farmatodo de Sabana Grande. La chica se lo quedó mirando con recelo. Al fin dijo: –Lo digo porque la calle es peligrosa a esta hora pues. –Hizo una pausa. Había una pequeña televisión portátil sobre el mostrador de recepción y en la pantalla daban el anuncio de una extraña epidemia de anemia perniciosa extendiéndose por Caracas. Pasaron algunas fotos de varias víctimas fallecidas, entre las que Freddy reconoció la de una chica con la que había salido hacía tan solo unos días. Abrió bien los ojos al ver su foto. Sin duda era ella; el lunar sobre su labio superior era inconfundible. Recordó su ardoroso encuentro con ella y cómo ésta le había reprochado el que la dejara plantada después. ¿Cómo se llamaba? ¿Érika, Arianna? No recordaba el nombre, pero sí la lección que le quedó después de ese episodio: jamás dejarle tu verdadero número de teléfono a una “jevita que cuadres” en la calle. –Eso está dando mucho –dijo la recepcionista, sacándole de sus pensamientos–. Da hasta miedo salir a la calle así. A los conocidos de una tía que vive en el barrio están sufriendo de eso… –se persignó–. Y todos esos muertos…

Era una lástima por Érika… o Arianna, porque estaba buenísima. –Claro –Freddy estaba incómodo–. ¿Puedes abrir, por favor? La recepcionista hizo un mohín ante lo antiparabólico de Freddy y presionó un botón para abrir el seguro de la puerta. El mecanismo emitió un chasquido y con un “gracias” el joven salió del hotel hacia la fría noche caraqueña. Comenzó a caminar a paso rápido para alejarse de allí pronto, recorriendo un tramo de avenida sumido en completa oscuridad. Había muchos árboles en cada acera y la distancia entre cada poste de luz era larga, lo que permitía enormes trechos de penumbra. A cada lado de la calle había diferentes hoteles, cada cual peor que el anterior, con porteros ante las puertas anunciando precios bajos por la estadía de una noche, con la esperanza de atraer clientela. En algunos tramos, las prostitutas esperaban junto a la acera, contoneando sus voluptuosos cuerpos para atraer a algún conductor nocturno ávido de una pequeña aventura. Freddy se volvió sobre su hombro. Camila no venía tras él, al menos. Se permitió aminorar el paso, eso sí, cuidando sus espaldas de que no le saliera al encuentro un malandro. Iba sonriendo de oreja a oreja, celebrando su sinvergüenzura. Otra más había caído en su red de seducción. Se sentía pletórico, el latin lover, pues. Por suerte no tendría que rendirle cuentas, pues le había dado un número falso para así evitar que le molestase. Pensó, mientras pasaba junto a la fachada de otro hotel rumbo a Plaza Venezuela, que la recepcionista casi le arruina la noche. No quiso ni pensar en lo que habría pasado de haberse tardado más tiempo en la recepción. «¿Y mencionar lo de la epidemia?» resopló ante eso. «¿Cuál epidemia?» Freddy tuvo que admitir que


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -17

mirandina

–¿Alimentarse? –En Venezuela… –Creo que expandirse también. Freddy hizo una mueca. –¡Piénsalo bien! –insistió ella, a todas luces emocionada por explicarle con detalle todo el meollo. Hasta se inclinó un poco más cerca de él. Freddy sabía que cuando una mujer demostraba esa clase de interés por compartir era porque estaba atraída hacia él. Cuando se mostraban más vulnerables, por así decirlo, era más fácil seducirlas–. Los que murieron por el vampiro original volvieron de sus tumbas para visitar a sus familiares; estos a su vez murieron y revivieron para visitar a sus conocidos… repitiendo el ciclo. ¿Acaso nunca leíste Drácula de Bram Stoker? Lo único que Freddy había leído en su vida era El principito en primaria. Por supuesto, Freddy no hizo más caso a esas palabras de lo que realmente ameritaban y se olvidó de ellas en cuanto tuvo a Lucy debajo de él y la hacía repetir su nombre a medida que la penetraba. Era una teoría absurda. ¿Vampiros en Venezuela? ¿Por qué se molestaría Drácula en venir? En cuanto pusiera el pie en un barrio y tratase de inclinarse sobre la novia de algún malandro recibiría tantos tiros que quedaría hecho un colador. El pensamiento le hizo reír. Le “chalequearían” en caso de echársele a un tipo, llamándolo “Párgula” o le preguntarían dónde había dejado al “malandro cagao” después de llevarlo en su carro. ¿Quién le tomaría en serio en Venezuela? Freddy fue riéndose calle arriba, sin percatarse de la ligera niebla que se estaba formando a su alrededor. Se olvidó del tema del vampiro y se enfocó en llegar a Plaza Venezuela para tomar un taxi e irse a su casa a dormir. Mañana sería otro día y, quizá, habría otra conquista nueva. Nunca se sabía. Empezó a hacer un poco de frío y la niebla, arreciada por el viento, se arremolinaba en torno a los postes de luz, impidiendo ver casi nada de la avenida más adelante. El silbido del viento traía susurros extraños a los oídos del joven, que empezó a sentirse un poco nervioso. Volvió a mirar sobre su hombro, esperando ver a Camila, pero no vio a nadie. De hecho, no había absolutamente nadie en la calle. Ni siquiera se había fijado que ya no pasaban coches y que había un silencio ominoso en el ambiente. Freddy tragó saliva con pesadez. ¡Mierda! En el cielo, la luna brillaba con intensidad, como un ojo blanco y maligno que iba siguiendo cada uno de sus pasos. Decidió caminar más rápido para llegar a la avenida frente a la arepera veinticuatro horas. Una vez estuviese allí, se sentiría más tranquilo. Sí.

narrativa

muy poco sabía al respecto. Su vida se centraba en su trabajo como mesonero, “cuadrar jevitas” y salir con ellas para luego llevárselas a la cama. No vivía para nada más y toda su atención y energía estaba centrada en eso. Lo poco que sabía de dicha epidemia es que se había iniciado con la llegada de un buque mercante al puerto de La Guaira, proveniente de no sabía qué país europeo y cuyos pasajeros fueron encontrados muertos. Cosa rara, pues no se encontraron indicios de que hubieran sido asesinados. Lo único que compartían todos los difuntos era el hecho de que habían dejado sus cuerpos sin una gota de sangre. Después de esa noticia, a los pocos días empezaron a aparecer casos similares en Caracas. Casos de personas encontradas muertas y sin ni una sola gota de sangre en sus cuerpos. Cuando el número de casos se hizo crítico, declararon que era una epidemia y tomaron medidas para prevenirla. Hasta ahí era todo lo que sabía Freddy, aunque poco le importaba. Cuando salió con Lucy, una “comegatos” que estaba más buena que chuparse los dedos, esta le comentó algo respecto a ese asunto que le causó mucha curiosidad. –Son vampiros –le había dicho hacía algunos días, en un bar al que la había llevado–. He escuchado por ahí que lo que causa esa anemia son vampiros. Freddy la había mirado entre incrédulo y divertido. –¿Un vampiro? ¿Es en serio? Ella dio un sorbo a su cerveza. –¡Sí, vale! Sólo un vampiro pudo haber causado las muertes en el barco que llegó a La Guaira. Los muertos revivieron como vampiros y ahora se están propagando –hizo gesto de acomodarse los lentes sobre el puente de su nariz como toda una intelectual–. Lo leí en un portal de internet que sigue de cerca el asunto. –Ajá… ¿Y por qué habría de venir un vampiro a Venezuela?


narrativa

mirandina

-16_______________________________________________________________________________ Âżal vacĂ­o...?


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -15 –Tengo sed –dijo ella, poniendo cara de estar sedienta–. ¿Me darás algo de beber? Su forma seductora de decirlo hizo que a Freddy se le calentara la entrepierna. –Claro que sí, bebé –respondió presto, deteniéndose a escasos centímetros frente a ella–. ¿Qué quieres beber? –Pues… –los ojos de ella chispearon, ávidos–. Tu sangre. Freddy se quedó petrificado en cuanto ella sonrió, porque reveló tener unos enormes colmillos. Su belleza se trocó en una mueca horrible de hambre. Antes de que ella abriera sus brazos y se le echara encima, por unos escasos milisegundos, a Freddy le vino a la mente los cuentos del folklore venezolano referentes a La Sayona, un espanto terrorífico que se hacía pasar por una hermosa mujer para atraer a mujeriegos y borrachos que andaban deambulando por los caminos. En cuanto estaban en su poder, se transformaba en un horrible monstruo esquelético y les daba un susto de locura y muerte. A él le había tocado esta Sayona y no encontró forma de resistirse a su mirada, de escapar. La difunta lo atrapó y, más rápida que una cobra, hundió la cara en su cuello, clavando sus colmillos en su garganta. Freddy emitió un gemido. Le había llegado su hora de pagar por sus sinvergüenzuras y, a pesar de que le estaban dejando seco, no se sintió mal. Se sintió amodorrado, a gusto. Y hasta le excitó la cosa. La vampira lo llevó hasta un rincón oscuro y se cebó con él por completo. Visto de lejos, parecían una pareja de enamorados que no podían contener su deseo carnal. –¡Váyanse a un hotel! –les dijo un viejo indigente desde el otro lado de la calle. Al verlos así, ¿quién iba a sospechar de un vampiro?

narrativa mirandina

–¿Freddy? Pegó un respingo al oír su nombre. Se volvió, pero no vio a nadie. –Mierda… Miró adelante y allí la vio. Frente a él estaba una mujer hermosísima. Abrió bien los ojos al reconocer sus facciones, sobre todo el lunar encima de su labio. Era Érika… o Arianna. –Pero… –no encontró palabras para lo que veía. ¿Acaso la televisión le había engañado? ¿Acaso había confundido su foto de difunta? La que estaba frente a él era ella, sin duda. ¡Y Dios!, estaba hermosísima. Tanto así que sintió unos deseos repentinos de acercársele y abrazarla, decirle que se alegraba de que no estuviera… bueno, de que estuviera bien. Tenía la piel blanca y llevaba un vestido que, bajo aquella luz extraña, lucía vaporoso. El cabello le flotaba sobre los hombros desnudos y le pareció aún más hermosa, como si fuera la beldad salida de alguna propaganda de lápiz labial, aunque con un tono onírico, como de ensueños. –Freddy… –le llamó, abriendo los brazos–. Ven aquí… El joven sintió el impulso irrefrenable de ir hasta ella. No daba la impresión de que estuviera molesta por haber sido plantada. Su aspecto era el de una mujer que desea perdonar las faltas cometidas y estar dispuesta a dar segundas oportunidades. Freddy se sintió aliviado. Sin embargo, conforme se acercaba a Érika… o Arianna, se percató que había algo extraño en esa mujer, pero no supo qué, de lo embelesado que estaba ante ella. –Acércate –le dijo, y sus palabras brotaron como una campanilla en la noche, atrayéndolo. Freddy avanzó, como atrapado en un sueño. Conforme la tuvo más cerca, se fijó que tenía un ligero tono lozano en sus mejillas, que sus labios eran rojos y carnosos, provocativos sin la menor necesidad de usar labial. Sus ojos, por otro lado. Eran amarillos, rasgados y fríos. Y lo miraban con mucha, mucha intensidad. –Pensé que seguirías molesta conmigo por… – Freddy lo pensó mejor–. Tú sabes… Se dio cuenta de que era incapaz de apartar la vista de aquellos ojos. Tuvo la sensación de que, de seguir mirándolos, se hundiría en aguas tranquilas y de que podría flotar y hundirse. No era una sensación nada desagradable. –Ah, no te preocupes –dijo Érika… o Arianna–. Eso está olvidado, Freddy… volví por ti. Volví porque te necesito. Freddy sonrió como bobalicón.


-14_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

El amor de las V

Arnaldo Antonio Linares Pinzón

2do Premio Renglón Cuento

del

1er

concurso

Violeta se encontraba en su cuarto recordando las historias que leía de niña, en ellas la hermosa princesa se enamoraba del imponente príncipe, quien la rescataba y la llevaba a un castillo donde vivirían felices por siempre. Ahora, a sus 16 años, el majestuoso caballero, llevaba el pelo largo, usaba minifaldas y uñas arregladas, además de siempre tener un agradable olor dulce. El gran amor de Violeta se llamaba…Valentina. El nacimiento de una flor

narrativa

mirandina

Violeta tuvo una infancia como toda niña, jugó a la casa de muñecas donde se imaginaba que tenía una familia, la cual tenía que atender y darle mucho amor. Poseía maquillaje, donde a cada rato se colocaba en los labios un brillito de fresa, además de siempre tener los cachetes bien ruborizados al punto de parecer un payaso, pero al final era una niña, una chiquilla que

Joven

de

Poesía

y

Cuento

de los

Valles

del

Tuy

vivió esa etapa muy feliz. A los 13 años llegó la pubertad, empezó la menarquía, cada 28 días, también comenzaron a crecer lentamente dos montañitas en su pecho, por lo tanto ya no era más una niña y abordaba la adolescencia. En sus primeros años del liceo, mientras todas sus compañeras de clases hablaban sobre lo lindo que era Carlos Julio, la sonrisa bonita que tenía Alfredo y lo bien que se veía Andrés con el uniforme cuando practicaba Educación Física, Violeta no entendía por qué no sentía lo mismo, por qué su mente y su cuerpo no respondían de la misma manera a los chicos como lo hacían sus compañeras, por qué le parecía más atractivo cuando María se maquillaba, o cuando Amanda llevaba sus rulos sueltos -una cabellera que parecía indomable, pensaba-, o lo bien que se veía Mariana cuando llevaba la falda del liceo y se la subía unos centímetros más para parecer más coqueta. Después de unos meses de pelear consigo misma por esas cosas que no entendía, comprendió que no podía ser feliz por el resto de su vida si estaba con un chico, si aceptaba lo que una parte de la sociedad dice, (lo “normal” es que un hombre y una mujer estén juntos, eso es “lo que Dios quiere”) por lo tanto aceptó que era homosexual. Contaba entonces con 14 años. Después de haberse aceptado, sintió mucho miedo de conocer a alguien. Las chicas que le atraían siempre le hablaban de chicos y de las bondades que tenía el sexo opuesto, nunca le conversaban sobre esas cosas que ella sentía y pensaba, por eso ocultó sus preferencias por miedo al rechazo y a ser expuesta al escarnio público. Le tocaba fingir. Siempre decía ‘sí, mira qué bello es, esos abdominales se ven de un bien’ y cuando Andrés la invitaba a salir después del liceo, lo que hizo desde el primer día que se conocieron en 1er año, decía que no podía, poniendo como excusa tonta que su mamá la mataría de enterarse que andaba de noviecitos. Así escondía su forma de ser. Un 12 de septiembre, con 16 años, comenzaba el primer día de 5to año. Todos llegaron con su camisa beige bien planchadita, hablando sobre qué habían hecho en las vacaciones y que pruebas de admisión iban a presentar para ingresar a la Universidad. Unos decían Ingeniería Química o Derecho en la UCV, otros hablaban de irse a la USB, en algo ella estaba muy


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -13

La nueva chica pasó y se sentó en la fila de pupitres al lado de Violeta, a su misma altura, quien volteó y le vio el hermoso pelo que tenía, sus piernas que eran tan largas como subir el Everest, además de sus labios, esa hermosa boca que al parecer tenía como

-Hola, Soy Valentina. Leta y Tina -Tenemos que comenzar con la preparación del proyecto, amiga. Hay que definir qué tema por fin vamos hacer, si el de Biología o el de Física –le comentaba Valentina a Violeta mientras iban caminando por la Avenida Las Flores, después de haber salido del liceo. -Yo creo que es mejor el de Biología. Física es muy complicada. Muchos números y cosas raras -le respondía. -Bueno, es cierto. Podemos comenzar planteándonos los objetivos de la investigación y de allí pasamos al título. Mientras Valentina seguía hablando, Violeta a sus adentros pensaba la linda amistad que había nacido entre ellas, se habían vuelto inseparables desde el primer momento en que se conocieron, ya sabían prácticamente todo el uno de la otra, excepto lo que en realidad Violeta era.

mirandina

-Gracias -le contestó la extraña.

vida propia y te hechizaba en un conjuro al cual nunca podrías salir. En ese momento la extraña giró su cabeza y dijo:

narrativa

clara, iba a estudiar Historia en la UCV, porque su sueño era ser Licenciada en Historia, para indagar en ese pasado, que tenía aún, muchas preguntas y pocas respuestas. Todos hablaban casi a gritos, se reían a carcajadas, mientras esperaban a la profesora de Castellano, en eso se abre la puerta y aparece una chica con el uniforme, con el pelo negro suelto, una cabellera que llegaba a la altura de su cintura, llevaba muy poco maquillaje, pero con unos labios color melón que hacía que inmediatamente los miraras, llevaba medias azules un poco más arriba de la tibia, un bolso negro de cuero y en su mano izquierda una libreta gruesa forrada con un papel de Hello Kitty. La nueva extraña, que había levantado el interés de algunos del salón, en especial un grupo de chicos que la miraba de arriba abajo, le preguntó a Carolina, quien se encontraba sentada muy cerca de la puerta, si este era 5to año “E”, algo a lo que respondió mirándola con una expresión muy desaprobatoria, asintiendo.


narrativa

mirandina

-12 _______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

-¿Chama estás ahí? –insistió Valentina interrumpiendo el largo silencio en el cual se había sumergido Violeta. -Sí, aquí estoy -dijo-. Estaba pensando en algo sin importancia. Bueno, si quieres el sábado vienes a mi apartamento -prosiguió-, y terminamos de definir lo del tema del proyecto, además de preparar la exposición de Geografía y ver si podemos estudiar un poco para el examen de Matemática. -¡Muy bien! -respondió Valentina-. Nos vemos el fin de semana. *** Sonó el timbre y Roraima comenzó a ladrar como si fuera un fuerte terremoto lo que había escuchado. -¡Sshhhhhh! ¡Roraima, basta! -ordena Violeta al tiempo que abre la puerta para su amiga. -Hola -dice Valentina lanzando una sonrisa-. Espero no haber llegado muy tarde. El autobús se tardó

una eternidad en llegar y de paso el chofer tenía un vallenato a todo volumen… -No te preocupes -interrumpió Violeta-. Llegas a buena hora. Mamá está terminando el almuerzo. Después de almorzar y de actualizarse de todos los cuentos que ocurrieron en la semana en el liceo, se fueron al cuarto de Violeta, donde comenzaron a investigar sobre el tema de proyecto. Luego de horas de búsqueda, teniendo como tema central la importancia del reciclaje, y después de ver miles de páginas de internet sobre como armar objetivos generales y específicos, pasaron a sacar los puntos de la exposición de Geografía, cayendo ambas en un letargo de estudio, haciendo que se olvidaran del tiempo. -¡Mira la hora que es, Dios mío! ¡Es tardísimo! -dijo Valentina-. Ya a esta hora no hay autobús para mi casa, ¿qué voy a hacer? En eso, la mamá de Violeta entró al cuarto.


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -11

Después de seguir inmersas en asignaciones del liceo por un par de horas más, decidieron acostarse cuando el reloj marcaba la 1am.

-Hay algo que he querido decirte desde hace mucho tiempo, amiga. No sé cómo decírtelo y no sé como lo vayas a tomar. Pero quiero hacerlo porque es algo que no he compartido con nadie… Valentina se levantó y, girando medio cuerpo hacia el lado derecho de la cama donde estaba Violeta: -¿Qué me vas a decir? ¿Eres lesbiana?

mirandina

-Es increíble cómo nos volvimos buenas amigas, Violeta. Yo jamás había conocido a alguien como tú,una persona a la cual yo pueda confiarle mis más íntimos secretos y que además me da buenos consejos… Mientras Valentina seguía hablando, Violeta reflexionaba que todas esas cosas que escuchaba eran

ciertas. Sabía los problemas familiares que tenía, de los problemas de ansiedad que la embargaban, del tiempo que estuvo deprimida cuando no le salió Arquitectura en la prueba vocacional, infinidades de detalles, por los que sentía culpa por no decirle a su gran amiga sobre su más grande secreto, sin embargo en ese momento, mientras ambas estaban recostadas en su cama con todas las luces apagadas, se armó de valor…

narrativa

-Si quieres, quédate hoy. Yo llamo a tu mamá y le digo que se te hizo tarde. -Y, si sales ahorita te expones a un peligro mayor amiga -agregó Violeta. -Sí, chama, tienes razón… Bueno Este es el número de teléfono –en un pequeño papel anotó el número de teléfono que se sabía de memoria-. Mi mamá se llama Yolanda –le entregó el papel a la madre de Violeta, la cual desapareció unos segundos para comunicarse por teléfono. -Tú madre dijo que sí, Valentina. –informa la mamá de Violeta minutos después. -¡Qué bien! Así podremos buscar un poco más del proyecto -comenta Violeta, animada-. Ven para que te cambies esa ropa y te pongas unas piyamas.


-10_______________________________________________________________________________ ¿al vacío...? Violeta al escuchar esa pregunta tuvo dos segundos en que su corazón latía a mil por millón y tenía cinco mil pensamientos en su cabeza. En ese preciso momento decidió mirar a Valentina, quien con su hermoso cabello negro a un lado la miraba fijamente, sonriendo. Una sonrisa que inmediatamente la calmó.

narrativa

mirandina

-Pero… pero… ¿Cómo lo supiste? ¿Es tan obvio? -Violeta se levantó y se recostó del espaldar de la cama. Acaso, ¿alguien más lo deduce?… Imagínate qué dirá la gente de mí… Mientras seguía lanzando preguntas al aire y pensando que su vida social se acabaría, Valentina se acercó rápidamente a ella y la besó en los labios. Aunque duró unos escasos siete segundos, para Violeta fue efímero, perfecto, lleno de seguridad, de sentimiento y de calidez, se separaron mirándose fijamente, diciendo con sus ojos lo que ninguna palabra podría expresar. -Lo sé desde el primer momento en que te vi. Mi corazón me decía que eras la chica más linda que había visto en mi vida, que tenías los ojos más bellos que jamás vi… Violeta soltó una lágrima, la cual fue limpiada por Valentina. Ambas volvieron a unir sus labios en un beso que en principio fue tímido y tierno, pero que poco a poco fue involucrando más que sólo sus labios, sumando también sus manos, las cuales comienzan a explorar el cuerpo de la otra, quedando para siempre

guardado en sus memorias aquel sábado en la madrugada de ese caluroso marzo. Al otro día, se posaron en la ventana unos pajaritos que siempre cantaban en las primeras horas de las mañanas. Violeta abrió los ojos pensando que lo sucedido la noche anterior era demasiado bello para ser verdad. Por una fracción de segundo llegó a pensar que todo había sido un sueño, momento en el cual Valentina se despertó y le abrazó dándole un beso en el cachete… En ese instante entendió que todo era cierto. -Buenos días Leta -dijo Valentina. -¿Leta? -interrogó Violeta mientras reía y la besaba en los labios. -Por sí no lo has notado es la terminación de tu nombre. Siempre había querido decírtelo, pero me daba miedo que pensaras que era demasiado “lésbico” -comentó, soltando una carcajada. -Entonces yo te diré Tina -respondió Violeta-. La chica más hermosa que existe en este mundo. Después de ese día ambas comenzaron a vivir su amor como lo haría cualquier adolescente enamorado. Salían al cine, a la playa, se tomaban de la mano, se conocieron mucho más a fondo, por supuesto entregándose físicamente a sus impulsos hormonales. Se amaban en alma y en cuerpo. Ambas formaron una gran muralla de amor. Sin embargo ese amor, rápidamente comenzaría a levantar sospechas entre las personas, en especial sus compañeros de clases.


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -9 Las chiquillas contra el mundo

En toda el aula se escucha una gran ola de silbidos y risas. Leta recogió sus cosas y salió del salón. DuEn el baño del liceo se encontraban tres chicas de rante una semana completa, Valentina no fue al liceo, uniforme beige, hablando y retocándose el maquilla- no respondía las llamadas ni los mensajes de texto de je. En ese momento entró Violeta a lavarse mientras Violeta, y cuando fue a buscarla en su casa, su malas tres la miraban en todo momento, desaprobando dre le indicó que estaba muy enferma y no deseaba desde su relación hasta la manera como llevaba el hablar con nadie. Mientras, en el salón de clases, los cabello. Ignorando todo, Violeta terminó y salió. comentarios desaprobatorios cesaron. Sólo Carolina y Andrés seguían lanzando veneno a Leta cada vez que -Increíble que esta esté empatada con Valentina podían. -vociferó Carolina. -Sí, vale. Qué asco. Pero bueno, eso es su proble-No les pares a esos bobos homofóbicos… -le dijo ma -contestó María. un día Carlos Julio- Carolina es una acomplejada que -Ay, pero déjenlas… Si ellas son felices así, ¿qué ha odiado a Valentina desde el primer día que la vio, se le puede hacer? No le hacen daño a nadie -dijo y Andrés sólo habla su hombría baleada -prosiguió-. Amanda mientras terminaba de ponerse labial. Te digo algo: si son felices así, vivan su amor y no les - Bueno es una asquerosidad… lo normal es que pares a los demás. los hombres estén con las mujeres y punto -fustigó -Gracias -respondió Violeta-. Significan mucho Carolina mientras salía del baño. para mí estas palabras. Esa misma tarde Leta decide enviarle un mensaje de texto a Tina, donde le decía… “Aquella madrugada de marzo, yo volví a nacer. Aquella madrugada de marzo, yo conocí a mi primer amor. Sé que tienes miedo, pero mi niña linda, mi amor te cubrirá como un manto y olvidarás todo ese desasosiego. Veámonos hoy a las 4pm en la plaza de Santa Rosa y hablemos.” Violeta muy puntual estaba en la plaza sentada. Llevaba una falda negra con una camisa morada que Tina le había regalado semanas atrás. Valentina llegó con un minuto de retraso a la cita y se sentó al lado de Leta, tomándole la mano.

mirandina

-Lo que sucedió en las últimas semanas me afectó enormemente, al punto que pensaba si de verdad estaba en lo correcto esta relación -hablaba Valentina, mientras miraba el cielo y le apretaba más y más fuerte la mano a Violeta-. Sin embargo busqué en lo -Yo no sé de verdad por qué razón ustedes son más profundo de mi corazón y entendí que nada de lesbianas. No sé qué le ven a besarse y tocarse en- lo que suceda me hará cambiar lo que siento por ti tre ustedes. Sigan mi consejo y estén con un hombre Leta…Te amo. para que vean como se enderezan. Al escuchar esas simples palabras, Violeta comenMuchos en el salón rieron, resaltando la carcajada zó a llorar y su corazón latía fuerte. burlona de Carolina. Valentina bajó la cabeza, recogió sus cosas y salió del salón llorando. Violeta, molesta, -Yo también te amo -respondió-. Sé que nada de le respondió: esto es fácil, entiendo que vivimos en una sociedad donde todavía nuestro amor es algo que no está acep-¿Y qué hombre me va a enderezar? ¿Tú, Andrés? tado, pero no podemos sentarnos a esperar a que nos No creo que tú seas un verdadero macho -mientras lo acepten. En la vida siempre encontraremos obstácumiraba de arriba abajo- para enseñarme algo a mí o los, queda en ti si dejas que te frenen en tus objetivos, a otra mujer. y yo, no voy a dejar que nada se enfrente a nosotras…

narrativa

Al llegar al salón, Carolina se encargó de decirle a todos, en malos términos, el cómo había visto a Violeta y Valentina “muy amorosamente” en la heladería de la calle 13. Algunos se sorprendieron, otros simplemente lo ignoraron, uno en especial pareció molestarle mucho, Andrés, el chico que desde 1er año del liceo estaba enamorado de Leta y siempre la invitaba a salir. Leta y Tina, que siempre estaban juntas en todo momento, comenzaron a sentir la desaprobación de ciertos miembros de su salón y del liceo en general. Se escuchaban las risitas, los comentarios machistas y sexistas, donde por supuesto estaba incluida la palabra “cachapera”. Un día Andrés, el que también fue presa de malos comentarios por haber sido rechazado en numerosas ocasiones por Violeta, con el orgullo herido y a todo volumen vociferó en el aula:


-8 _______________________________________________________________________________ ¿al vacío...? En ese momento, Leta le acarició la cara a Tina, las dos se miraron y se besaron. Aquel beso fue mucho más memorable que su primer beso. En ese momento no les importó si alguien las miraba, si decían algo obsceno sobre ellas, en ese preciso momento mientras duraba ese beso olvidaron que el mundo existía. Sólo estaban ellas. Mientras aún se encontraban compartiendo en la plaza, sonó el teléfono de Violeta. Era un mensaje de texto de su madre:

“Sé que en este momento estás con Valentina. Estoy con su mamá en la casa. Por favor vengan las dos, queremos hablarles.” Ambas se aterraron al ver ese mensaje. Obviamente sabían lo que hablarían con sus madres. Era sobre su relación. Ya estaban enteradas.

narrativa

mirandina

-Pase lo que pase siempre estaremos juntas, recuérdalo -le dijo Valentina a Violeta-. Que nuestras familias se enteraran, pasaría en cualquier instante. Debemos aprender a manejar las situaciones. Violeta vivía en un piso 3 y el ascensor desde hace tres meses estaba dañado. Mientras subían las escaleras, les parecían eternas. Por la mente de Leta pasaban cinco mil pensamientos sobre las distintas situaciones que sucederían a continuación. ¿Cuál sería la cara de su madre? Probablemente molestia con asco -se respondió-. Ya cuando se dio cuenta, estaba colocando la llave en la cerradura. La puerta hizo un ruido como de casa de terror. No se escuchaba nada, sólo el sonido de sus corazones latiendo. Ambas madres estaban en la mesa sentadas. Su expresión facial no generaba ningún tipo de respuesta.

-Mamá, entiende que también es difícil para cualquier mujer llegar y decir “Hola, madre. Me gustan las chicas y tengo novia” -dijo Violeta. Todas soltaron una carcajada que relajó visiblemente el ambiente del lugar. -Sí. Sabemos que lo es hija. Pero nos preocupaba su seguridad, que las presionaran hasta el punto, ni Dios lo quiera, que una de ustedes intentara hacerse daño -responde la mamá de Leta. -Eso jamás lo pensaremos -dijo Valentina-. Hoy entendí que los problemas que se nos presenten hay que superarlos, porque si no, nos perdemos de lo más importante de la vida: vivir al máximo. Las cuatros mujeres siguieron hablando y riendo, las madres habían forjado un lazo inquebrantable con sus hijas. *** -Bueno, para concluir, consideramos que si la comunidad de Las Flores se plantea como objetivo el reciclar los desperdicios, se pudiera evitar la contaminación reinante que existe en dicha localidad. Muchas gracias.

Así culminaba Violeta la exposición del proyecto final que había realizado con Valentina, mientras se escuchaba de fondo el aplauso del jurado y de los asistentes. Ya finalmente, se estaban graduando de bachilleres y estaban próximas a cursar estudios universitarios. Leta cumpliendo una de sus metas, ingresar a la UCV a estudiar Historia y Tina estudiaría -Lo que a mí en particular me molesta mucho, es Arquitectura en la USB. que llegaron a mis oídos comentarios fuera de lugar Caminando y conversando por el patio del liceo, sobre ustedes -comienza Yolanda, la mamá de Tina. después de haber finalizado la exposición, se enconY me enfada porque considero que les hemos dado la traron con Carolina… suficiente confianza para que nos contaran. -A pesar de que, al principio, me costó un poquito -Vaya, vaya. Pero si son las cachaperas. Y ¿cómo aceptarlo, eres mi hija y te adoro como seas, mi niña les fue?, ¿pasaron? Bueno de seguro utilizaron algún -continuó la mamá de Leta-. Nosotras no estamos en tipo de encanto “lésbico” para que la profesora Mariacontra de su relación. Sabemos que han tenido días na no dijera nada. difíciles en el liceo por estar enamoradas, pero quiero que sepan que cuentan con nosotras para todo. En ese momento Violeta, sintió mucha ira en su interior, se puso roja de la molestia inmediatamente. Las chicas se miraron y sus cuerpos se relajaron por completo, el miedo se había ido y sus latidos co-¡Hasta hoy nos aguantamos tus insultos! -Vamenzaban a ser normales. lentina le pone una mano en el pecho-. Escúchame, Carolina, si crees que tus insultos y todas tus malas


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -7 energías nos van a hacer algún tipo de daño a nosotras estás muy equivocada, somos felices. A cambio tú eres una persona infeliz que siempre buscará de destruir a cualquiera sólo porque te sientes inferior…

Ambas dieron la vuelta y continuaron, conversando. ***

-¡Cuida tus palabras, lesbiana! A mí me respetas -vociferó Carolina.

En su habitación, Violeta recordaba los duros momentos que había pasado junto a Valentina en ese primer año juntas, pero se alegraba más de las cosas Valentina la vio de arriba a abajo, se rió y le tomó felices que pasó junto a ella, no sabía que les deparala mano a Violeta. ría a su relación a la larga, ella esperaba lo mejor, sin embargo no se ofuscaba por el futuro. A sus 16 años, -Te voy a dar un consejo. Cambia tu forma de ver se contentaba que el caballero de las historias que leía las cosas, porque si no, te quedarás sola por el resto de niña, fuera Valentina. de tu vida.

narrativa mirandina


-6 _______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

Víctor Valera Mora

impecable caballero de las tinieblas

Omar Villegas

ensayos

literarios

y un fuego distinto a otras artes me sostiene V.V.M.

En tiempos de revolución patriótica, la marea roja del poeta a “flor de calle” a “flor de labios” vuelve. Paradigma de los años 70 y hoy un hito en la historia de nuestras letras venezolanas, nos vemos en la imperiosa necesidad de socavar la palabra inmediata del alfabeto coloquial o de la oralidad de este poeta de la revolución permanente, de los sueños eternos por hermosos sueños. No sé si esta nueva generación cibernética e informática se atreva a chatear con la poesía de la Piedra Solar “Contra los jueces” y “En el río de la muerte” y finalizar con esto: “Si amargo es el destino de los poetas / entonces vivamos a rajatablas”. Entonces, entenderemos que los poetas y su poesía, debido a su entorno y circunstancias, no necesitan reivindicaciones y mucho menos homenajes de estatuas históricas porque “Los poetas buscadores de prestigio son cerdos ladinos”, porque toda gracia y expectación sí puede caber en un corazón rojo. Manifiesto mi asombro en el encuentro con el poeta por una asignatura que se dictaba en el Pedagógico del Oeste, en Barquisimeto. Ahí figuraba el poemario Amanecí de bala, Yo justifico esta guerra, reproducidos en los talleres de la Institución y en esténcil. No era azar, verdad (¿?) que este díscolo escritor fuese el cronista poético de su tiempo vívido. Entonces, hoy sigue y continúa arrebatándonos los sentidos de amor, embriagados de su halo poético; lecturas sufridas de entonces y que vuelve en pleno segundo milenio a cautivarnos de sus emocionantes decisiones: “Nosotros que no hemos hecho otra cosa que desvivirnos / por esta tierra de gracia y el amor del pobre pueblo marginado”, “Rabian porque Cuba es el más inmediato querer y la vergüenza de Fidel toda la dignidad en pie de guerra”, “Zamora cabalga en el incendio y somos lo que sucede la posibilidad del porvenir”, “Ahora tiene bandera, poetas y metal organizado”.

Entonces, la revolución se conquista. ¡Fuera! Los delincuentes que se apropian del poder creador que les sufraga el pueblo. A los vivos criollos de la educación y la cultura racista, que los ahogue la ola roja de inquebrantable dignidad y la máxima suma de felicidad posible. Y a los falsos revolucionarios y bolivarianos que se persignen en su propia cruz de la justicia porque pagarán el daño de su traición, ya que: “Para qué señalar a los oprimidos / que la montaña es su dignidad su salto / su más humano tiempo / y que jóvenes vestidos de ciudad / con brazaletes de siglas rojas / pueden quemar la vida y reinventarla”. Poeta de siempre, aquí y ahora, cada vez que se lea su poesía, echaremos a volar el resto de existencia y resistencia que nos queda y cantar a coro: “quiero que nos tomemos de las manos de todos modos pronto me iré / así ha sido y será y es fatal y cruel y hermoso”, “Astro paradisíaco amado y defendido”:

Estrella de cinco puntas Estrella solidaria Estrella de los desocupados Estrella de los apaleados Estrella de los ofendidos Salud Estrella armada Estrella de Sandino Estrella del Socialismo científico Estrella de Bolívar Salud Sol solitario Sol de José Martí Sol del mundo que haremos Los que van a vivir te saludan” …”Este es mi pensamiento Y lo digo No importa las consecuencias”. ¡Te saludamos poeta!


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -5

Hablemos lo que somos

Willian Ramírez

Sociolecto Si los ricos bebieran guarapita y nosotros cóctel Si los ricos comieran huevos de pescado y nosotros caviar Si los ricos jugaran cartas y nosotros canasta Si los ricos sirvieran pasapalos y nosotros entremés Si los ricos vivieran en cerros y nosotros en colinas

Entonces el cóctel, el caviar, la canasta, el entremés y las colinas serían cosas de pobre.

literarios

En el aspecto principal que nos ocupa en este texto, el cual es el lenguaje, especificaremos (desde los más triviales hasta los más influyentes) algunos paradigmas que En otras palabras, en lo referente al lenguaje, so- más que inadecuados son ilógicos, y que todos los mos obligados de manera inconsciente -como en to- días son repetidos, cultivados y consolidados por los dos los campos de la vida- a seguir paradigmas o medios informativos. modelos de palabras que en el mejor de los casos no siempre son acertados al describir el significado que -“Maracaibo, la tierra del sol amada”. ¿Qué es lo intentan aludir, siendo inadecuados semántica o sin- amado el sol o la tierra?, ¿no debería ser sintácticatácticamente, pero que mayormente pueden expresar mente la tierra amada del sol?, ¿o en su defecto la racismo o clasismo, ser el resultado de una manipu- tierra del sol amado? lación neurolingüística y hasta amenazar nuestra idio sincrasia, cultura y tradiciones. -“Buenos días”. ¿Solamente por la mañana?, ¿acaso mientras se vea la luz del sol no es de día? AdePor otro lado, recordemos que aunque a lo largo más siguiendo el modelo de buenas tardes y buenas de la historia muchas personas han sido obligadas a noches ¿por las mañanas no debería decirse buenas

ensayos

El anterior es un poema extraído del libro Metamorfo, perteneciente al mismo autor del presente artículo, que nos ilustra perfectamente como a través del lenguaje se nos manipula para que hablemos y pensemos de la manera que otros quieren que lo hagamos, y no como nuestro propio razonamiento y personalidad deberían impulsarnos a hablar y pensar, a reconocernos en armonía con nuestros verdaderos orígenes y realidades, y en consecuencia a actuar según lo que realmente somos.

aceptar como ciertas las “verdades” establecidas por los sistemas políticos, sociales y científicos de cada época, sin derecho a ningún cuestionamiento, hoy ya no estamos bajo el temor de perder la vida o la libertad física -como en el caso de los que enfrentaban a la inquisición española- al cuestionar los “hechos” o “verdades” expuestas por los actuales sistemas científicos y comunicacionales. Entonces podríamos preguntarnos ¿por qué la mayoría sigue los paradigmas sociales, lingüísticos y mediáticos de la actualidad sin ningún tipo de vacilación? Pues a la mayoría los detiene otro temor, el de hacer el ridículo, el de ser señalado o marginado, el de ser relegado y no poder ascender de “estatus” social o profesional, simplemente por tener una conciencia y un espíritu crítico al denunciar las fallas o errores de los contextos sociales, lingüísticos, mediáticos y académicos que nos rodean actualmente a nivel mundial. Simplemente el temor a ser diferente.


ensayos

literarios

-4 _______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

mañanas?, ¿y por qué en plural?, ¿no es un buen con los dedos de una mano, más tomando en cuenta augurio para el presente día? Es decir “buen día”. que “poner” es un adecuado sinónimo de “situar” y que lo que la gallina hace es “concebir” un huevo. Erró-“Inculto”. Si la cultura es una serie de característi- neamente estará hablando aquella persona que por cas que identifican a una comunidad ¿los incultos no querer parecer más “fina” diga “coloquen atención”, pertenecen a ninguna comunidad?, y si la cultura es “han colocado su confianza en mí”, “se colocó a pentodo lo que hace el hombre ¿los incultos hacen abso- sar”, “nos colocamos felices”, entre muchas más ridilutamente nada? culeces que la gente construye con la palabra colocar, creyendo que así pasan por “intelectuales”, aparte de -“Americanos”. Si todos los que vivimos en este lo discordante que suenan esas construcciones desde continente somos americanos ¿por qué llamamos así el punto de vista fonético. solamente a los que viven en Norteamérica? -“Neologismos”. Se nos han impuesto, con el uso -“Tercer mundo”. ¿Siente usted que habita en un maravilloso y masivo de la tecnología y el avance de planeta tres niveles más abajo en comparación al res- algunas profesiones y disciplinas deportivas, una seto de las demás personas que viven en el mismo pla- rie de armoniosos neologismos, que no son más que neta con los mismos problemas de contaminación y frases o palabras en otros idiomas que bien pudiérademografía entre otras dificultades comunes? mos pronunciar en nuestra lengua. Ejemplos: “tablet” por tabla o tableta, “round robin” por ronda semifinal, -“Crisis Bancaria”. Toda quiebra bancaria tiene “shopin” por comprar, “chatear”, por charlar, “Compac como causas un acto de corrupción o robo de parte de Disc” por disco compacto, “V.I.P” por persona muy alguien, o un acto de negligencia gerencial, ¿no es el importante, “facebook” por portada, “folklore” por tratérmino crisis bancaria una excusa para quedarse con dición, “pro tempore” por temporalmente, entre infiniel dinero de los ahorristas? dades de extranjerismos que usamos a cada momento para parecer “actualizados” y más “inteligentes”. -“Terrorista”. Si terrorista es todo el causa terror ¿por qué los Estados que originan guerras y terror -“Pronunciaciones ajenas”. Se nos han impuesto acusan de terroristas a los países que solo se defien- pronunciaciones que no son cónsonas con la fonética den de ellos? de nuestra lengua, gracias a -entre otros motivos- la promoción de personajes extranjeros en los medios -“Daños colaterales”. Esta expresión fue inventada audiovisuales, por ejemplo debido a la publicidad relapara que los Estados que causan terror a nivel mun- cionada con Michael Jordan y Michael Jakcson”, mudial, sean exonerados por todo el daño que necesaria- chos pronuncian la jota con su sonido de “y” en inglés, mente producirán en la búsqueda de sus ambiciones. cuando en nuestra lengua tiene sonido de “g” y llaman a sus hijos con nombres fonéticamente pronunciables -“Gobernador”. Si gobernar es mandar o regir con en español pero prefiriendo hacerlo con los sonidos absoluta autoridad ¿debe un Estado humanista tener del idioma ingles (Yacqueline, Yonaikel, Yesica, por gobernadores?, ¿más bien no deberían ser algo así Jacqueline, Jonaikel, Jesica). como coordinadores o gerentes de estados o regiones? Por supuesto habría mucho más que comentar en cuanto a los paradigmas del lenguaje que errónea-“Intelectual”. Si un intelectual es todo el que usa mente seguimos y sobre la descolonización del lenel intelecto, es decir su entendimiento o mente ¿no guaje, pero basten estos ejemplos en este corto essomos todos intelectuales? pacio, para meditar en la necesidad de tener cuidado en lo tocante al conocimiento foráneo que asimilamos -“Colocar en el lugar de poner”. Se nos ha impues- y como lo asimilamos, y respecto a acercarnos más a to desde una época española arcaica que es impropio nuestra realidad, de describirla de manera más acerusar el verbo “poner” porque alude a la postura de tada, es decir, tomar lo realmente provechoso sin margallina, cuando este rico verbo poner tiene más de 50 ginar ni reemplazar totalmente nuestros saberes, o en usos en nuestra lengua en contraposición a las acep- conclusión hablar lo que somos. ciones del verbo “colocar” las cuales se pueden contar


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -3

Sobre la obra teatral Una fotografía en la historia

Isaac Morales Fernández

comentalibros

Se trata de una pieza teatral de María Miguelina Gon- timularán la imaginación y el interés del espectador/ zález publicada por la editorial El perro y la rana hace lector en conocer más sobre la vida del “Valiente Ciudanueve años exactamente, en septiembre de 2007. En dano” Ezequiel Zamora. ella, como tema central, la autora plantea una visión alternativa del asesinato del General Ezequiel Zamora. Pero la trama no coloca a Zamora como centro de la acción, sino que este aparece sólo hacia el final de la obra, ya que la trama realmente gira alrededor del personaje de Félix Expósito, un periodista caraqueño con su cámara digital en mano, que ha llegado hasta el sótano de la Cofradía de la Santa Consolación, en San Carlos, Estado Cojedes, investigando precisamente los misterios que se ciernen sobre la muerte de Zamora. Pero Félix Expósito no ha llegado cuerdo a este lugar donde se desarrolla toda la pieza dramática, ha llegado bajo los efectos alucinógenos de un bebedizo que le dio Vivina, personaje enigmático a medio camino entre lo real y lo irreal. Un humor bien administrado y no excesivo –que podría desvirtuar el sentido político de la obra– se hace presente en la “comedia de las equivocaciones” que le sucede a Félix cuando, en la oscuridad del sótano al que ha sido trasladado fuera de su época, se encuentra con Elvira Pulido, quien cree que él es el Sacerdote Juan, su amante secreto y guerrillero revolucionario a favor de la causa federal. A partir de allí, con la investigación que inicia Félix, la obra mostrará otras subtramas históricas que es-


-2 _______________________________________________________________________________ ¿al vacío...?

Extractos del Prólogo al libro 2do coloquio sobre poesía venezolana contemporánea. Poemas y poéticas sobre autoras nacidas a partir de 1958

comentalibros

José Carlos de Nóbrega

Es un placer volver a colaborar en otra empresa editorial de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello. Sobre todo cuando se realiza la curaduría y el prólogo de un volumen ensayístico que nos aproxima amorosamente a la poesía reciente de nuestras amigas venezolanas. He aquí un inventario poético femenil contingente y por demás justo: Wafi Salih, Luz Marina Almarza, Jacqueline Goldberg, Aror Fernández, Daniela Saidman, Gina Izaipe, Mary Flor Ramírez Barazarte, Miriam Hernández, Morela Maneiro, Ana María Velázquez, Kristel Guirado, Marissa Arroyal, Ingrid Chicote, Moraima Guanipa, Astrid Lander, Aquarela del Sol Padilla, Norys Nicoliello, Niddy Calderón, María Alejandra Rendón y Simonny Azul Urdaneta. Por fortuna, estas poetas no bailan solas como lo hicieron las Abuelas de la Plaza de Mayo en un momento difícil, pues están bien acompañadas por los ensayistas Pedro Pérez Aldana, Miguel Antonio Guevara, Cristina Gutiérrez Leal, la dupla Eucario García / Yusmira García, Luis Ernesto Gómez, Víctor Durán Salas, Astrid Lander, Roger Herrera, Isaac Morales Fernández, Cristina Gálvez Martos, Mildred Pineda Tapia, Ana María Velázquez, José Javier Sánchez y José Carlos De Nóbrega. El jolgorio en la Casa de Bello se prende con toda intensidad para beneplácito del lector y bailador contumaz. La diversidad de los comentarios y puntos de vista críticos sigue con sabrosura y rigor los pasos de estas poetas o poetisas imprescindibles. No podemos disfrutar de una lectura enamorada y pertinente del país, si se obvian y desconocen

los logros literarios de sus escritoras a lo largo de su devenir histórico. (...) El 2do Coloquio de Poesía Venezolana Contemporánea. Poemas y Poéticas de Autoras nacidas a partir de 1958, representa una segunda incursión dialógica que reivindica la obra de nuestros poetas, eso sí, sin la mezquindad de extremismos tales como el academicismo, la improvisación y el mercadeo político-editorial. Incluir este evento en el marco del Mes de Bello de 2014, no sólo nos reconcilia con este gigante de las letras y el humanismo del continente, sino también con el complejo, tocable y querido universo de nuestras más queridas poetas. William Osuna, Daniel Molina y Neguel Machado, entre otros, fueron los estupendos anfitriones y organizadores de esta sentida fiesta que aúpa a la esperanza, el amor incondicional por la poesía y, por supuesto, la rebeldía traviesa que le tiende trampas caza bobos al despropósito político, discursivo y rococó que empobrece al mundo. (...) Encontraremos, por ejemplo, un diálogo musical en clave sinfónica entre Luis Ernesto Gómez y Daniela Saidman; el entusiasmo romántico de Eucario García y Yusmira García que navega las aguas del río Orinoco junto a seis nadadoras desnudas; o la desmitificadora y audaz prosa de Cristina Gutiérrez Leal que fotografía sin piedad y con precisión la maternidad desencantada de Jacqueline Goldberg. El lector se regocijará también con la merecida tetralogía crítica a Wafi Salih, la cual comprende la glosa transparente de Pedro Pérez Aldana; la compulsividad llanera,

mística y lírica de Roger Herrera; la sencillez inmediata del comentario de David Figueroa González, amén de la lectura vitalista de Víctor Durán Salas. Asimismo, Cristina Gálvez Martos escribe un ensayo luminoso sobre la obra de Marissa Arroyal que nos retrotrae la paisajística de Cabré, Reverón o Petrovszky. La aproximación bohemia y nocturna de Isaac Morales Fernández a Kristel Guirado, entre otras cosas, nos la emparenta con el Discurso del Otro [falsificación e impostura del varón, en el caso de Kristel] explorado antes por Luis Enrique Mármol. Por mi parte, tengo el privilegio de participar en el cierre de este volumen –igualmente fiestero-, con una apología afectuosa a cuatro grandes y jóvenes poetas de Valencia de San Simeón el estilita o la de Venezuela: Norys Nicoliello, Niddy Calderón, María Alejandra Rendón y Simonny Azul Urdaneta. (...)


¿al vacío...? _______________________________________________________________________________ -1

Encualquierpartedelaesfera

Isabel Ortega Hernández

en la genética, la expresión perpetua de los pueblos indígenas de la Pacha mama, con más de 14.000 años de resistencia. ¡Y qué decir de las costumbres de los árabes, traídas en forma silenciosa a estas tierras vírgenes! Entonces eso significa que somos del mundo entero, que sobre las dificultades debe prevalecer lo humano, el amor ,la solidaridad, ya a estas alturas, nadie nos sacará de esas conclusiones, como tanto lo hemos discutido, pero que ahora hemos enfatizado para tensar más los nudos que nos sostienen, cómo no agradecerte tantas ideas, tantas palabras Comandante-maestro, ¿cómo no recordar los sufrimientos por los que ha tenido que pasar tu valiente y decidido pueblo?, recuerdo aquellas palabras… “trincheras de ideas fueron más poderosas que trincheras de piedras…” Amigo, bien lo sabes, mientras estuve entre ustedes, no hubo un instante de mi vida para el sosiego, la duda o el cansancio, quizás lo que te quiero es agradecer tu calor de Padre Grande, de amigo incondicional, de padre matrio, de revolcador de enigmas, de hombre del futuro, de varón hechizado y protegido por los mantos violetas de los ancestros, la primera vez que mi destino me puso frente a ti y nuestras manos se estrecharon, cantos celestiales se entonaron, desde lo más alto, sin una palabra intermediadora nos dimos cuenta como se identificaron nuestros símbolos y desde entonces, se unió la cola y la cabeza de oro, de la serpiente diamantina, posada en el resto de la humanidad, satisfecha entonces la eternidad, ya los hombros de estrellas de mando, de soles enfilados, sabíamos que fuimos llamados a protagonizar estas luchas, para no regresar nunca más a la oscuridad humana.

Te quiero decir que donde me encuentro sólo reina la calma infinita, con desfiles coloridos incesantes, pues, así mismo te comunico que mi cabello ha crecido y poseo para siempre una juventud en expansión, quizás hasta volver a llegar a un nuevo nacimiento. Camarada Fidel, cuida desde cerca los pasos de nuestros pueblos como siempre lo has hecho, desde antes de ti. Querido maestro, estaré siempre en el aleteo de las mariposas que se posan en tu ventana, en el recuerdo cálido del soporte del oírnos, seguro estoy que recordarás mis anécdotas e inflexiones de voz cuando te leía las proclamas de Bolívar, o cuando la intriga de los enemigos hacía hoyos en mi alma, salía presuroso a buscar la palabra oportuna de Martí, o cuando la conspiración era mucha, leía en soledad a Miranda, acepto como un varón responsable que muchas veces te atormenté con mi terrible voz para el canto, pero yo lo hacía para expresar los triunfos de la patria bella y valiente, jajaja. Qué tiempos vividos. Comandante Fidel, siempre estaré entre las notas cortas de tus apuntes, me encontrarás sentado en los arcoíris que atraviesan las montañas de la bella y hospitalaria Cuba, en esas por dónde anda el Che en vigilia y tenacidad. Yo, donde estoy, permanezco absorbido en el néctar de las auroras, feliz, libre, circunspecto, pero atento. De usted compatriota, inmensurable, siempre, Hugo. * Texto escogido para la celebración del cumpleaños de los Comandantes: Fidel Castro y Hugo Chávez Jornada literaria en el marco del Convenio Cuba-Venezuela. CELARG, Caracas. 8 de agosto de 2016

epitafios

Apreciado Comandante Amigo: Entré en forma sigilosa para no molestar tu sueño, además son tantas cosas que no se me permiten, pero ya sabes cómo son estos asuntos. Desde cualquier parte en donde me encuentre, te puedo hablar de amaneceres muy diferentes a los que tú y yo vivimos juntos, veo ráfagas eléctricas que provocan movimientos en ondulaciones y figuras tridimensionales, las cuales por el solo hecho de un sutil contacto, se produce un estallido que se convierten en espectáculos indescifrables, que humano alguno en vida ha podido ver jamás. Fidel, de verdad, aún no deseo que compartas conmigo esta experiencia, ocurrirá cuando sea el tiempo más conveniente; por ahora estoy aquí mirándote sin suspiro y reflexionando: allí está el guerrero histórico en sueño profundo, con la sabia calma de los años añejos, allí tan cerca ahora de mi presencia intangible, recordando que yo siendo apenas un niño oía de tus proezas trascendentales y que tenías como defensa la valentía en tus ojos desafiantes, allí estás Fidel, en un tiempo anchuroso donde se ha comenzado a recoger las amarras de los veleros triunfantes de tu gloria terrenal y contigo, tu amado pueblo, de las primeras luchas tras el ideal que parecía imposible, pero allí estas, plateado; con luminiscencia en tus gestos reposados. Cómo desearía hacer un sonido, un movimiento, para que advirtieras mi presencia pero no debo, no se me permite, tú sabes; sin embargo, te puedo contar sobre mi felicidad, por haber hecho todo lo posible para despertar a mi pueblo y a la América, a nuestra madre Patria África, a retomar los caminos polvorientos de la historia ancestral del Asia, llevamos


Revolución hecha de hombres, llena estarás de errores y desvíos llena estarás de lágrimas y ausencias pero a mí, a los que tantos en horizontes somos pedazos de Amé tú nos comprenderás al término del día, volveremos a vernos, a estar juntos, carajo, contra hienas y cerdos y chacales de cualquier meridiano, contra tibios y flojos y escribas y lacayos en París, en La Habana o Buenos Aires, contra lo peor que duerme en lo mejor, contra el peligro de quedarse atascado en plena ruta, de no cortar los nudos a machetazo limpio, así yo sé que un día volveremos a vernos,

BUENOS DÍAS, FÍDEL (...)

Julio Cortázar Policrítica en la hora de los chacales (extracto) 1971

HONOR Y GLORIA al COMANDANTE FIDEL

Al vacío nº32  

Revista literaria ¿al vacío...? de los Valles del Tuy Nº32, edición 12vo aniversario

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you