Page 1

Astillero: Al tribunal electoral (gulp)

impulsoinformativo.net

UNAM SNTE

Acuerda intensificar Publica los nombres de acciones en defensa de los aspirantes a la Rectoría derechos de docentes

Mctezuma Barragán Nuño Sancionarán a maestros Descartan traslado próximo de la SEP al estado Puebla faltistas por de 2 de octubre

Miguel Ángel Pérez Anáhuac ALa la vanguardia en temas profesionalización de emprendimiento docente es lo primero

Puebla, Puebla,Martes Lunes 23 26 de de Julio Abril de de 2018 2016

Protagónicos

Más allá de la reforma educativa


2

Impulso - Editorial

Porque informar, es educar

Editorial

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Astillero: Al tribunal electoral (gulp)

Impulso - Editorial

3

Porque informar, es educar Director

Mtro. Alejandro García Limón

• Fideicomiso: la vía institucional

Editor Responsable

• Nombramientos de Sheinbaum

Dr. Edgar Gómez Bonilla

• Rosa Icela: S. de Gobierno

Responsable de Información L.C.M Ana Gabriela García Muñoz

Julio Hernández López Astillero fin de cuentas, el controvertido caso del fideicomiso para damnificados recorrerá el sendero institucional: Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó ayer que su partido, Morena, ha impugnado la decisión del Instituto Nacional Electoral (INE) ante el órgano jurisdiccional correspondiente, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Reporteros

A

La reiteración de ese apego a la institucionalidad debería sosegar a las voces críticas, que se han desbordado ante la postura de respuesta y desafío que ha asumido AMLO, al tomar la defensa del caso como virtual dirigente partidista y no como virtual presidente electo, en un pejiano romper de moldes políticos que ha generado una cascada de opiniones y comentarios adversos de buena parte de una clase mediática relativamente silenciosa y silenciada (en lo profundo, en lo trascendente) ante casos graves y evidentes de fraude electoral, corrupción e impunidad a lo largo del sexenio en curso y la mayoría de los anteriores. A diferencia de otros de esos casos, el expediente del fideicomiso Por los Demás ha significado ya un notable avance en cuanto a la voluntad mediática y política de escrutinio de los procesos electorales. Un gran paso sería que esa misma enjundia se manifestara en temas como Odebrecht y el financiamiento con capital extranjero de parte de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, o las múltiples evidencias de compra del voto y fraude electoral en comicios recientes, como los de Coahuila y el estado de México. Pero los sucesos del fideicomiso de la discordia están siendo utilizados para una estrategia que va más allá de una multa o de la natural descalificación política grave que derivaría de la confirmación judicial de ese castigo. En un escalamiento que parecería descabellado, el tema está siendo

Lic. Oscar Reyes Peñafiel Ing. Salvador Valencia Diaz L.C.M Ana Gabriela García Muñoz L.D.G Alan Maldonado Ramírez L.L Alejandro Garcia Tellez L.E. Daniel Rivera Jiménez L.D.G Yessica Fregoso Rosas

Colaboradores

utilizado en una tentativa de desconocimiento de los resultados electorales ampliamente favorables a Morena y en particular a López Obrador. Ya hay voces que están abonando el terreno en el sentido de que el fideicomiso Por los Demás constituiría una de las causales para anular la elección del primer día del mes en curso, en cuanto demostraría que hubo financiamiento paralelo y oscuro en el actuar del joven partido y sus aliados. Ese intento de golpismo legaloide va más allá del discutible terreno de lo jurídico, pues trata de revocar la inusitada expresión cívica a favor de un proyecto partidista de claroscuros que, sin embargo, constituyó a los ojos de los votantes la única oportunidad viable de mejorar pacíficamente a México. El tribunal electoral (gulp), la institucionalidad (dos veces gulp), tiene ahora la palabra. Es positiva la primera impresión del gabinete parcial que ayer anunció Claudia Sheinbaum. Hay una notable participación de mujeres que, según las historias personales que se compartieron ayer oficialmente, tienen conocimiento y

experiencia para asumir sus responsabilidades en el equipo chilango de trabajo. De entrada, se apunta que predominaron criterios académicos y de eficacia, conforme a la propia visión predominante de la licenciada en física y doctora en ingeniería energética que ahora gobernará la muy difícil Ciudad de México. En el conjunto de nuevos funcionarios destaca el nombramiento de Rosa Icela Rodríguez Velázquez, ex reportera de asuntos políticos de La Jornada que durante más de dos décadas ha cumplido con discreción y honestidad diversos cargos en el aparato político capitalino. Fue coordinadora de comunicación social de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, con Martí Batres como coordinador de este órgano; directora de participación ciudadana y concertación política con López Obrador como jefe de Gobierno; secretaria de desarrollo social con Miguel Ángel Mancera (como gesto original de buena voluntad de éste a AMLO), luego enviada a la secretaría de desarrollo rural, que dejó a principios de este año. Foto María Luisa Severiano

Ángel Ortega Lamb Andrea Bárcena Fabiola Moreno Benitez Gustavo Santín Nieto Julio Hernández López Luis Hernández Navarro Librado Agustín Ramírez Napoleón Flores Martínez Pedro Flores Gómez

Área de Edición Webmaster 1

L.D.G Estela Carreño García

Webmaster 2

L.D.G Laura Alejandra García

Diseño

L.D.G. Marco Antonio Cortés L.D.G Laura Alejandra García

Agencias informativas

EFEF, Notimex, AP, EP, Afp

Dirección

www.impulsoinformativo.net Correo: informativoimpulso@gmail.com Facebook: impulsoinformativo Twitter: @impulsoinf Teléfono: 2221 546879 / 2224 237986 Dirección: 61 oriente 343-2, esquina con 36 sur


4

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

Protagónicos Por: Gustavo santín Nieto Cartas a Gracia Maestros o me puedo quejar Gracia. Maestras y maestros con quienes tengo contacto me premian ocasionalmente con su plática y con algunos obsequios que me son difíciles de rechazar. Un matrimonio -provenientes de Hueytamalco, Puebla- me obsequió la semana pasada un par de kilos de café, y Salomé con quien platiqué largo y tendido, una bolsa del riquísimo pan de Zacatlán. No omito compartirte que el aroma del café perdura en mi casa y que el pan -entre el que destacan los cocoles rellenos de queso- se consume con celeridad; pero, antes de que me reclames, te aclaro que te guardaré algunas piezas y encontraré la forma de hacértelas llegar. La charla con Salomé versó sobre su escuela, las condiciones en la que ella, sus compañeras y sus compañeros de trabajo desarrollan su labor docente. Es generosa con el sistema educativo y a pesar de las adversidades, habla con entusiasmo por el desempeño con las y los adolescentes y tienes que arrancarle -literalmente- alguna crítica a sus autoridades.

N

Entre tanto, seguiré escribiendo mientras le echo un ojo al chat mediante el que me compartes tu participación en el amasijo para la elaboración del “pan labrado” que se consumirá en el transcurso de la fiesta del santo patrono de tu pueblo y que se elabora en comunidad. Se ven todas y todos muy contentos amasando al ritmo de la música. Cierto, que hay cosas en la vida que vale la pena disfrutar, aunque “te duelan los brazos, las muñecas y los nudillos de la mano”. Dejo para la próxima carta pormenores de la ruta del café de Hueytamalco y de la Escuela Telesecundaria Luis Enrique Erro, en la que labo-

ra Salomé y que se ubica en Tomatlán, a tan sólo 4 kilómetros de Zacatlán, Puebla; mientras te comparto algunas inquietudes sobre el acontecer magisterial. Parecería Gracia que los resultados del pasado proceso electoral concluirían con el debate en torno al futuro de la reforma educativa. No es así; actores del quehacer educativo nacional expresan sus opiniones a favor o en contra de la misma, tratando de inclinar las definiciones del próximo gobierno en su beneficio. Radicalizan sus posturas y sus exigencias. Si bien, algunos como Mexicanos Primero A.C. matizan por el momento sus demandas, otros, como la ultraderechista Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), exigen que no se derogue una reforma, cuya cancelación –señalan- afectaría la calidad de la educación que se brindaría a las y los menores, a pesar del rechazo de la educación sexual que se impartiría en la materia de biología del primer año de secundaria, cuando entraría en vigor el Nuevo Modelo Educativo. En el mismo tenor pero con motivos diferentes, se pronuncia la junta directiva del INEE. Ellos solo buscan conservar la chamba. A pesar de reconocer la falta de objetividad, pertinencia y contextualización, insisten en la aplicación de la evaluación del desempeño, prevista para realizarse entre el 3 y el 25 de noviembre del 2018, a tan sólo 7 días de concluir la administración de Peña Nieto, de acuerdo a un calendario publicado en 2017. Su antagonista la CNTE, radicaliza su postura en contra de la reforma educativa y ante la prosecución de la evaluación de permanencia en el Servicio Profesional Docente, el inicio de los nuevos planes y programas de estudio en preescolar, primaria, secundaria y normal -incluido el componente de la Autonomía Curricu-

5

Educación

lar-, señala que van por todo. Y ese todo se referiría a la abrogación de la reforma educativa Gracia, incluida la evaluación docente y la de todos sus componentes. Adicionalmente exige la excarcelación de sus compañeras y compañeros presos, el reintegro laboral de los docentes cesados por negarse a presentar las evaluaciones de permanencia(La Jornada, 2018-07-17, pag. 035) y reclaman de las autoridades educativas locales, la cancelación de la evaluación del desempeño docente prevista para el próximo mes de noviembre. Mediante desplegados y conferencias de prensa, maestras y maestros de la CDMX, Puebla, Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas dejan clara su postura y muchas y muchos no acudirán a la convocatoria. Curioso Gracia, independientemente de comentar más adelante la postura de Esteban Moctezuma Barragán, leer que la centenaria Unión Nacional de Padres de Familia, (organización que agrupa a padres y madres de familia de niñas, niños y adolescentes que asisten a escuelas católicas afiliadas a la Confederación Nacional de Escuelas Particulares) se pronuncie por la permanencia de la reforma educativa, -como te comenté en líneas anteriores-, a pesar de oponerse a la enseñanza de algunos temas vinculados a la educación sexual de las y los menores -como los de la diversidad sexual y la homosexualidad-; que defienda y se pronuncia por la permanencia de lo que, a su juicio, la reforma educativa ha hecho bien -sin señalar qué- y en contraposición, externe una postura mediante la que critica la alianza de López Obrador con la CNTE, a quienes por defender la restitución de los derechos laborales conculcados, le endilga toda clase de epítetos, incluidos los de preconizar solo intereses particulares y atentar en contra de la educación de calidad que debiesen recibir niñas, niños y

adolescentes. Curioso también Gracia que los que representan cuando mucho el interés de quienes asisten a un número menor de escuelas católicas, utilicen el mismo argumento para defender el desarrollo del componente Autonomía Curricular en las escuelas de educación básica que la oposición a la enseñanza de la sexualidad en los diferentes niveles de la educación obligatoria: la libertad de elegir la enseñanza que consideren pertinente para la educación de sus hijos. No cabe duda. En esta etapa de definición de un nuevo rumbo, sobran quienes con un afán de protagonismo, pretenden imponer sus intereses.

Porque informar, es educar


6

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Descartan traslado próximo de la SEP al estado de Puebla

Impulso - Educación

Acuerda el SNTE intensificar acciones en defensa de los derechos de docentes

• Presenta Díaz de la Torre balance de programas aplicados en el país Periódico La Jornada n una nueva reunión con los representantes de los órganos de gobierno del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Juan Díaz de la Torre, presidente nacional del gremio, presentó un balance de los programas aplicados en todo el país para garantizar certeza laboral, salarios competitivos, seguridad social y desarrollo profesional de los afiliados.

E

Laura Poy Solano Periódico La Jornada l virtual secretario Mctezuma Barragán, aseguró en un videomensaje que el proceso de descentralización de la Secretaría de Educación Pública (SEP) a Puebla se realizará con cadencia, con tiempo y sin ninguna prisa , por lo que descartó que los trabajadores de la dependencia vayan a enfrentar un cambio inminente en su vida.

E

En su mensaje de dos minutos y 20 segundo reconoció que la descentralización de diversas dependencias federales es algocomplicado, complejo, que requiere un presupuesto bien definido y obviamente eso va a suceder a lo largo de un sexenio que empieza el próximo primero de diciembre. Aseguró que la medida será un proceso que se discutirá con los trabajadores y con la sociedad, por lo que reiteró que el primero en trasladarse a esa entidad será él para que desde Puebla analice

a fondo cuáles son las mejores alternativas y no hacerlo desde Ciudad de México, detrás de un escritorio. Lo quiero hacer personalmente, y es por ello que estando allá tendré la oportunidad de ver espacios, posibilidades y sobre todo analizar los flujos que podrían darse a lo largo del sexenio, pero esto no va a ser nada rápido ni sencillo, tampoco nada discreto: será absolutamente abierto. Las discusiones, las propuestas se van a abrir dentro la SEP y a toda la sociedad, afirmó. Al dirigirse a los trabajadores de la SEP recomendó que no se preocupen, no es una decisión que les va a cambiar la vida de una manera inminente, sino que es una planeación para que en el tiempo se vayan tomando decisiones inteligentes, eficientes y que nos permitan hacer más con menos, y llamó a ver el proceso de descentralización administrativa como algo que va a traer bienestar a mucha gente.

7

También se abordó la problemática generada en algunas entidades principalmente por las interpretaciones erróneas de la Ley General del Servicio Profesional Docente, por lo que se acordó con dirigentes seccionales de todo el país intensificar acciones con autoridades federales y estatales para dar respuesta satisfactoria a las exigencias planteadas. Entre ellas, respeto a los derechos adquiridos de los maestros, pago puntual de salarios e incentivos económicos, redefinir el proceso de evaluación ante inconsistencias, asignación de plazas docentes y directivas obtenidas mediante concurso, solución a ceses injustificados, descuentos indebidos, formación continua y desarrollo profesional, además de dotar de infraestructura física y tecnológica a las escuelas. En el encuentro, Díaz de la Torre, destacó que la lucha del gremio magisterial ha sido permanente y no responde a coyuntura alguna.

El SNTE siempre ha exigido justicia laboral, social y profesional, así como respeto a la dignidad de los profesores. Ha sostenido que la defensa de la escuela pública y la reivindicación de los profesionales de la educación es la misma lucha, afirmó. Asimismo, llamó a los dirigentes sindicales de todo el país a trabajar uno a uno con nuestros compañeros en los planteles, con el objetivo de mantener su certeza laboral; que se sientan respaldados en todos los procesos y que, si alguien no conoce los cursos gratuitos que su sindicato ofrece para su profesionalización o requiere ayuda para algún crédito o atención médica, sepa que su gremio lo apoyará.


8

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Siembra y cosecha Esteban Moctezuma EDUCACIÓN FUTURA o puedo dejar de aprovechar este espacio para comentar que el lunes pasado presenté mi renuncia a la Presidencia Ejecutiva de Fundación Azteca.

N

Ya no me era humanamente posible cumplir a la vez el encargo que me asignó el virtual Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y el trabajo en Fundación Azteca, que siempre ha sido muy arduo e intenso. Escribo y comparto algo que me voy a llevar en el corazón: la maravillosa etapa y experiencia de mi vida, en el sector social de México, en donde trabajé 16 años y pude desarrollar, junto con muchísima gente, trabajando en equipo, programas social y ambientalmente significativos. Dejo un encargo que me ha motivado durante todos esos años a trabajar muy fuerte porque en este espacio de la sociedad civil, se conoce personalmente a los beneficiarios, se vibra junto con las personas que vuelven a encontrarse con la esperanza al recibir un aparato auditivo, una beca, un vivienda, un implante coclear, un instrumento musical, una prótesis o un kit para construir un robot.

Se palpan los resultados. Me siento entusiasmado por mi nueva responsabilidad, pero con nostalgia y tristeza de dejar proyectos que han cambiado la vida de muchísimas personas. ¿Cómo no recordar Limpiemos Nuestro México?, en donde tantos millones de mexicanos han participado con su trabajo y su conciencia para volver inaceptable tirar basura y promover el reciclaje de los desechos sólidos. Las Orquestas Sinfónicas Infantiles y Juveniles, ¿qué decir de ellas? Cada niña, cada niño, cada joven es una historia de éxito; de alguien que tomó el instrumento musical en sus manos y cambió su corazón, su autoestima, su vida, contagiando de optimismo a sus familias y comunidades. Una verdadera escuela de buenos ciudadanos. Otro programa destacado es Movimiento Azteca, porque apoya a muchísimas niñas, niños, enfermos, ancianos, gente que realmente necesita de la solidaridad social y el apoyo de la audiencia. Ese vehículo es muy favorable no sólo para los beneficiarios, sino también para apoyar a la sociedad civil organizada, que sin duda alguna, es un brazo importante de México que debe de fortalecerse. Plantel Azteca, Parteras Profesionales, Red Social son otros importantes programas que definen a Fundación Azteca. ¡Qué decir de “Qué Viva la Selva Lacandona”! dedicado a proteger, crear proyectos productivos y dar a conocer uno de los rincones más megadiversos, verdes y rebosantes de agua de nuestra nación, despertando la conciencia ecológica en miles de niñas y niños de México. Por ello, no sólo me llevo en el corazón a Fundación Azteca sino también en la mente. Porque aprendí de la práctica generosa de miles de mexicanos que hay muchísimas experiencias exitosas en la sociedad civil que se deben transformar en soluciones sociales conjuntas entre sociedad y gobierno. Unidos hacemos más. Gracias. Es lo único que puedo decir. El compromiso es que mi desempeño en la Secretaría de Educación Pública conrme que valió la pena dejar Fundación Azteca por algo todavía mucho más grandioso: el aprendizaje de las niñas y niños de México.

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

9

Más allá de la reforma educativa Manuel Gil Antón EDUCACIÓN FUTURA enemos un problema. Hay que reconocerlo y no es menor: luego de nueve o doce años de educación obligatoria establecida por la Constitución, los egresados no logran el aprendizaje mínimo esperado en cuanto a lectura de comprensión, redacción ordenada de un texto, solución de problemas aritméticos elementales y consolidación de las estructuras lógicas imprescindibles para generar razonamientos con cierto grado de abstracción.

T

Y eso ocurre con los que no abandonan (o son abandonados por) la escuela antes de ejercer, a plenitud, este derecho. Los que escapan a la exclusión. El nivel de aprendizaje que, en promedio, se logra en nuestro sistema educativo, no se corresponde con lo que sería posible, y necesario, para la formación sólida de las estructuras cognitivas que permitan a los jóvenes seguir incorporando conocimientos y someterlos, luego de su comprensión, a un análisis crítico que es la base de la autonomía en la asimilación de saberes en el futuro. El potencial del sistema es, en teoría, mucho mayor que sus resultados. En estos años, tal situación fue atribuida, de manera exclusiva o principal, a la “calidad” de las maestras y profesores. La simplificación condujo a una “solución” tan reduccionista como el diagnóstico: la evaluación. Y cuanta más, mejor, pues produce, por sí misma —no como medio, sino como n— el cambio que generará incrementos sustantivos en el aprendizaje. Para asegurar que tal receta fuera surtida en la farmacia de la opción múltiple y otros mecanismos sin validez ni confiabilidad, se ató el sometimiento a ella so pena de perder el trabajo. Se le llamó, sin darse cuenta de la barbaridad que se expresaba, una evaluación “con dientes”: que mordiera, que desgarrara, que tuviera consecuencias. La examinación superficial (mal llamada evaluación) fue colocada en el terreno laboral, no en el pedagógico, de tal manera que, para conservar el empleo, se acude a ella para “pasarla” sin que tenga nada que ver con la práctica cotidiana. En la pseudo evaluación se finca la más equivocada frase de los que, para bien, ya hacen maletas: cualquiera puede enseñar, si aprueba el examen. No cabe duda: por estas razones,

y otras, la lógica que sostiene a esta reforma educativa, y los malabares jurídicos que hicieron para imponerla, debe ser desechada pues es una política basada en la ignorancia. De ello se deriva un análisis cuidadoso —sereno— de lo que hay que hacer, pues derogar o modificar sustancialmente esta reforma, siendo necesario, no es suficiente. ¿Por qué? Porque el problema educativo que enfrentamos sigue ahí, por lo que se impone, por prudencia y responsabilidad políticas, atender a la sentencia de Malatesta: “sólo se destruye lo que se sustituye”. En otras palabras: la condición para que se incrementen las posibilidades de aprendizaje, no serán resultado directo de abrogar o revocar lo mal hecho, sino en proponer un horizonte de transformación educativa que, por su diseño y tino en su puesta en marcha, no descanse en la amenaza, sino en el entusiasmo, no exento de exigencia, de todos los involucrados. Revertir la reforma, nada más, no es coherente con la esperanza abierta de la posibilidad de otro modelo de desarrollo para el país. El nuevo gobierno, en estos meses, haría bien en no expresar propuestas deshilvanadas. Tiene una gran oportunidad de hacer lo contrario a lo que sucedió: escuchar. Sí, y a los verdaderos especialistas en esta dimensión de la vida social: las mejores maestras y profesores que tiene el país. Menos parloteo y más silencio para oír a los que saben. A los que, con gran desprecio, ignoraron los señores que creían saberlo todo desde su apabullante soberbia. Es tiempo de escucharlos para fincar la transformación en suelo firme. Hay tiempo.


10

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

La profesionalización docente es lo primero Miguel Ángel Pérez EDUACIÓN FUTURA a comenzado en los días siguientes a la histórica votación del 1° de julio el debate en torno al proyecto educativo del gobierno de López Obrador. Recuérdese que dicho gobierno se ha definido como una alternancia política en muchos aspectos incluyendo por supuesto educación.

H

El debate ha girado en torno a la propuesta del sexenio anterior, lo que ha sido la mal llamada reforma educativa y no un debate inaugural de los términos y las condiciones que caracterizan esta administración, sus propuestas sustantivas y las distinciones con relación a otras administraciones. Me parece que el nuevo gobierno, el gobierno de la alternancia y de la cuarta república, debería de iniciar en educación por atender al profesorado. La profesionalización de los docentes es –desde mi punto de vista- la prioridad número uno, porque desde ahí se desprenden muchísimos temas más. ¿Cómo se podría atender dicha prioridad? La profesionalización de los y las docentes se ha asociado con el estudio y la preparación profesional, con la trayectoria académica a partir de la experiencia acumulada por los años en el servicio, las condiciones institucionales en donde se realiza la tarea de educar y los diversos apoyos para realizarla y el conocimiento y la atención de las áreas deficitarias de los docentes después del análisis de la práctica. Desde su surgimiento en el año de 1978 la Universidad Pedagógica Nacio-

nal UPN) tuvo la encomienza a nivel nacional de profesionalizar a los maestros y maestras en servicio, aunque tuvo varios nombres como los de nivelación estudio de licenciatura y posgrado, etc., la tarea consistía en confrontar a los docentes de cara al análisis de la práctica educativa que realizan en contexto, y a partir de ahí desplegar proyectos para la mejora de la misma, mediado por el colectivo docente y por las sesiones de trabajo junto con el asesor y asesora que le destinaba la Universidad. De esta manera la UPN pudo operar cuatro programas de licenciatura dirigidos a maestros en servicio, por las siglas la LEB – Plan 1979, a LEP y LEP, Plan 1985, la LE Plan 1994 y la LEPEMI Plan 1990 (licenciatura destinada a atender la demanda del medio indígena). También cuando menos dos programas de maestría (Maestría en Desarrollo Educativo) que opera en la Unidad Ajusco y la Maestría en Educación Básica (MEB) que opera a nivel nacional. ¿Qué tenemos hasta ahora? La profesionalización de los y las docentes no pasa rigurosamente por la incorporación de estudios muy largos (maestrías o doctorados) y porque estos distraen la atención del punto central que es la profesionalización, tampoco los cursos cortos, talleres breves, diplomados, han dado buen resultado, debido a que se generó una enorme perversión en la venta de constancias y reconocimientos y junto a ello proliferan las instituciones “patito” que supuestamente atendían a maestros. La profesionalización inicia con colocar a los docentes en servicio bajo un compromiso de auto-dedicación, autoformación y auto-estudio; mediado por los pares docentes y con un facilitador o acompañante que sirva como mediador a partir de cuatro

grandes ejes de trabajo: • Pensar y refleccionar ha práctica propia, como ejercicio profesional complejo y bajo las condiciones del presente. • La adquisición, desarrollo y uso de algunas herramientas provenientes de la metodologías cualitativa para acercarse a estudiar la práctica propia, entrenarse en el uso de levantar registros, hacer observaciones, entrevistas, grupos de discusión, no para convertirse en investigador sino para acercarse de mejor manera en el estudio de las prácticas educativas. • Estudiar con sentido las nuevas tendencias y las nuevas aportaciones en pedagogía, relacionándolo dicho proceso con las nuevas tendencias pedagógicas el conocimiento de los escolares y sobre todo nuevas alternativas didácticas para la acción docente. • El estudio para los docentes deberá entenderse en contexto y en la situación directa de las necesidades de la práctica y del entorno, del entorno y de la práctica. Para esto la evaluación del desempeño docente deberá de considerar dichas variables, buscando áreas de mejora y condiciones para desplegar proyectos de intervención para el cambio sustantivo de la práctica. • Uno de los vicios que se ha presentado más frecuentemente en el proceso de reflexionar y modificar la práctica, es que los docentes se aprendían un discurso casi siempre innovador que no correspondía a las acciones, se trata ahora de balancear un proceso complejo que integren tareas de investigación, de intervención en la perspectiva de la mejora de la práctica. Que las palabras que se digan correspondan a las acciones que se realizan. Este me parece es el punto más impor-

tante, que deberá atender el nuevo gobierno y ahí la UPN ha acumulado una gran fortaleza a nivel nacional, la cual deberá estar al servicio de los nuevos retos y las nuevas necesidades del cambio y la mejora de las escuelas. Toda reforma educativa inicia y culmina con mirar a los docentes y los cambios verdaderos que pudieran demostrar los cambios en su desempeño docente de todos los días. Si no es así es que no es reforma sino un expediente más de simulación en educación.

11

Educación

Porque informar, es educar


12

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

13

Educación

La oportunidad de oro sus materiales, todo a favor de un abordaje más intuitivo y de convivencia sean justamente las escuelas e instancias más precarias de todo el sistema escolar. La contradicción en esta etapa es doble: primero, el momento de vida más propicio para aprender ha tenido crónicamente la menor atención y la oferta de servicios más dispareja; en segundo lugar, aún cuando estos niveles tuvieron el planteamiento teórico más avanzado en términos de didáctica y de objetivos a alcanzar, contaron –sin embargo- con la formación de agentes (directivos y docentes de preescolar, promotores comunitarios, cuidadores en estancias, guardarías y centros de desarrollo infantil) más dispersa e improvisada, comparativamente a la primaria, secundaria o niveles posteriores. David Calderón EDUCACIÓN FUTURA l Desarrollo Integral de la Primera Infancia (DIPI) es un derecho reconocido en multitud de declaraciones, pactos y convenciones internacionales desde al menos 1959, fecha de la Declaración Universal de los Derechos del Niño. Sin embargo, en nuestro país se comprendió muy lentamente que el cuidado y la activación en la primera infancia son una responsabilidad compartida entre la familia, la sociedad en general y las instancias oficiales.

E

Fue apenas en 2002 que, mediante una reforma constitucional a los Artículos 3º y 31, se marcó la obligatoriedad del nivel preescolar en nuestro país. En 2004 se formuló un ambicioso programa de educación preescolar (conocido por su siglas, PEP) que se generalizó en 2006. El PEP marcó un enfoque de “competencias” en seis campos formativos: Desarrollo personal y

social; Lenguaje y comunicación; Pensamiento matemático; Exploración y conocimiento del mundo; Expresión y apreciación artística; Desarrollo físico y salud. Siguió el programa de 2011, con los mismos seis campos, pero esta vez con “competencias y aprendizajes esperados”, además de estándares curriculares para Español, Matemáticas y Ciencias, con la idea de afianzar la articulación con la primaria. Este programa 2011 está vigente hasta la introducción del Modelo Educativo a partir de agosto de este año. Llama la atención que, de todas las modalidades y niveles educativos, fueron precisamente inicial y preescolar los servicios menos favorecidos en presupuesto. Es terrible que los espacios que más claramente se alejan de una visión vertical, abstracta y sólo cognitiva del aprendizaje, tanto en sus documentos de base como en

El DIPI aún no es prioritario en México; no lo es por el bajo presupuesto asignado, por la débil consistencia en las decisiones de la autoridad, y por la tímida y aún desorganizada demanda de los ciudadanos. Si bien el entramado del discurso de los programas es alentador, la realidad cotidiana desmiente muchos de los propósitos. Las estrategias y prácticas para el DIPI en nuestra nación son todavía insuficientes, dispersas e inequitativas, pero existen algunas valiosas excepciones, que se guían por una visión de integralidad de factores, cuentan con más información sólida y muestran una confluencia de la participación de las familias y la sociedad civil. Los retos para la siguiente etapa son claros. Favorecer el continuo entre educación inicial y educación preescolar, correspondiente a la eta-

pa de 0 a 3 años de edad, la primera; y la segunda obligatoria de 3 a 5 años, para iniciar la primaria a los 6 años cumplidos. La integración de enfoques, para que la crianza en las familias y los diversos servicios a cargo del Estado se complementen entre sí. El aseguramiento de la cobertura universal con servicios diversificados. Sacar de la sombra el perfil de los agentes, darles relevancia social y comunitaria, y ofrecerles una formación dedicada y sólida. Estos retos pueden tener una mayor esperanza de abordarse y enfrentarse con provecho, en la medida en que se supere la “invisibilidad” de niñas y niños pequeños. Eso significa la existencia de datos disponibles para la toma de decisiones de las autoridades, así como la demanda informada de familias y los ciudadanos, el monitoreo científico del desarrollo de cada niña y niño, y la rendición de cuentas a la sociedad. Es una oportunidad de oro. El nuevo gobierno de la República no podrá cumplir su promesa de equidad y justicia si no comienza por la etapa en la que las desigualdades se combaten no con subsidios sino con experiencias de empoderamiento, de autoestima y de impulso al potencial de cada mexicano y mexicana.

Porque informar, es educar


14

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

Transformación educativa: El reto de conciliar voluntades Roberto Rodríguez EDUCACIÓN FUTURA n política uno de los mayores desafíos, si no es que el principal, consiste en la posibilidad de conciliar voluntades e intereses en torno a un determinado conjunto de propuestas, programas o proyectos de acción gubernamental. Que una política pública consiga ser calificada como legítima depende de la solución que se alcance para tal desafío. No es sencillo, por supuesto, porque con frecuencia los intereses en juego se oponen entre sí, como al parecer es el caso del futuro de la reforma educativa y de su eventual reemplazo por otra fórmula de transformación, aún por dilucidar.

E

La solución de imponer un proyecto de cambio por vía del acuerdo interpartidario, como fue el caso de la reforma normativa de 2012-2013 tuvo una efectividad limitada si se mide en términos de su aceptación por lo protagonistas centrales, los maestros. La imposición de la reforma, además de haber abiertos espacios de confrontación y posturas encontradas, desgastó la autoridad gubernamental para avanzar con fluidez sobre otros aspectos de la problemática educativa nacional. La opción de sujetar a procesos de negociación simple las nuevas propuestas del programa educativo, incluida la cancelación o modificación de la reforma, corre riesgos de suma cero: lo que unos ganan otros lo pierden. Como se identificó en algunas encuestas, la reforma implantada en el sexenio contó, en población abierta, con el mayor nivel de aprobación de las reformas estructurales propuestas. Es probable, en consecuen-

cia, que la sola abrogación de la normativa básica de la reforma educativa produjera aceptación entre los críticos más radicales pero también rechazo en un sector amplio de la población interesada. Peor aún, que fuera esta medida calificada como un retroceso. Si el gobierno entrante consigue asegurar políticamente el planteamiento, que ya circula en el equipo de transición, de que la mejor opción es revisar y en su caso replantear, corregir y mejorar el enfoque de la reforma, en especial la evaluación de docentes y estudiantes en los niveles obligatorios del sistema educativo, las posibilidades de conseguir legitimidad, que no consenso, mejoran considerablemente. Sin embargo, hasta ahora se han mantenido en el escenario las dos posibilidades: cancelar o reformar la reforma. Este dilema debe ser resuelto con prontitud para procesar las fórmulas de convocatoria, interacción y anticipación de resultados de la consulta que, todo parece indicar, se organizará para definir la ruta de acción gubernamental por venir. Ya anunció Esteban Moctezuma, nominado por Andrés López Obrador como posible titular de la SEP en el próximo gabinete, que una nueva ley o un nuevo paquete normativo para gobernar el sistema de educación serán elaborados a través de una consulta social amplia. Lo que quiere decir, según sus palabras, “que van a participar los maestros, los padres de familia, las autoridades educativas, estatales y federales, los integrantes de los consejos de participación ciudadana en las escuelas, entre otros” (El Universal, 7 de julio 2018). La idea es buena, pero tiene sus ries-

15

Educación

gos. Comenzando por los maestros, pues resulta que hay posiciones encontradas entre las organizaciones que los agremian. La CNTE ha dicho que la intención de “despenalizar” la reforma, o evitar los efectos punitivos de la evaluación docente, no responde a su demanda de cancelación. Ha señalado también que, a menos que proceda la abrogación, y la aprobación de su Plan para la Transformación de la Educación de Oaxaca, así como el Proyecto de Educación Alternativa en Chiapas, mantendrán y acrecentarán sus acciones de resistencia (Milenio, 9 de julio 2018). La postura del SNTE al respecto es, por ahora, poco clara. Aunque el sindicato ha manifestado su intención de colaborar con el gobierno en su plan educativo, así como de interactuar con la autoridad educativa para identificar aquello que debe de modificarse en las normas, hasta ahora no se han manifestado sobre lo que debe permanecer y lo que tendría que modificarse. Los grupos afines a la anterior dirigencia sindical, la encabezada por Elba Esther Gordillo, hicieron pública su intención de generar una propuesta legislativa en que se eliminen los riesgos laborales de la evaluación docente. Aparte, todo parece indicar que la diputación federal plurinominal a la que aspiraba el líder Juan Díaz de la Torre no se concretará en virtud de la votación obtenida por el PRI. Por ese factor, y por la aproximación del antiguo SNTE a la candidatura de López Obrador, es de anticiparse algún reacomodo en las filas sindicales, y en consecuencia posibles cambios en su posicionamiento ante la reforma del régimen por concluir. Habrá que ver. Tampoco son un bloque uniforme las posturas de los especialistas e in-

vestigadores educativos sobre la reforma. Desde luego la apertura de un proceso ordenado de consulta puede abrir horizontes para un debate razonado, lo que también debiera ocurrir con respecto a las organizaciones sociales competentes. Pero no será tan sencillo en el espacio de las autoridades educativas estatales, en que ya están a la vista posiciones diferentes y en algunos aspectos contrarias. El que Morena haya conseguido gubernaturas en la Ciudad de México, Chiapas,

Tabasco, Veracruz y Morelos, puede facilitar las cosas en estos estados, como también sus triunfos en la gran mayoría de las elecciones legislativas. Pero eso no puede evitar la tarea política de articular consensos. No menos importante, la diversidad de opiniones al seno de Morena, algunas favorables a la alternativa radical y otras a la moderada. Pacificar el espacio educativo sin renunciar a su transformación tendría que ser el camino.


16

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

17

Por una gobernanza basada en la deliberación Roberto Rodríguez (Campus Milenio, 12/07/18)? Dado el tono de reconciliación que han utilizado varios miembros del equipo del presidente electo, – incluso él mismo -, no estaría mal ni sería “romántico” impulsar el diálogo social y la deliberación pública como elementos básicos de una nueva gobernanza para el sistema educativo.

Pedro Flores EDUCACIÓN FUTURA varias estrategias y políticas, derivadas de la Reforma Educativa, les faltó debate parlamentario, discusión colegiada y deliberación pública. Con el ánimo de “mover” a México, se subestimó que el argumento, la persuasión y el diálogo social tienen una relación profunda con formulación de las políticas públicas (Majone), la construcción de la confianza y la efectividad gubernamental.

A

Pese a algunos esfuerzos como el de la consulta sobre el Nuevo Modelo Educativo (NME), tengo la impresión de que la administración saliente (2012-2018) quiso gobernar preponderantemente mediante un nuevo entramado legal, el “ímpetu reformista” (Krauze), la impartición selectiva de la justicia, un marcado centralismo y cuantioso gasto en imagen. Los saldos de tal modelo de gobernación están ahora en revisión. Se habla incluso de construir una “go-

bernanza eficaz”. De acuerdo con el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), este tipo de gobernanza debe “procurar que en el sistema educativo todas sus autoridades cuenten con las competencias necesarias a fin de que la gestión de la educación aliente la corresponsabilidad y la participación de todos los actores educativos. Bajo esta noción, el INEE también sugiere: “preservar el debido rol sindical para la defensa de los legítimos derechos de los trabajadores, sin tomar parte en las funciones que son responsabilidad de la autoridad y sin subordinar el interés de la educación al beneficio gremial, personal o de grupo” (2018. Educación para la democracia y el desarrollo de México, México). Muy bien, pero, ¿cómo vamos a persuadir a un gremio de la supremacía del “interés público” sobre sus “beneficios” grupales? ¿Cómo conciliar el derecho de la niñez a tener maestros altamente capacitados y responsables con el derecho del docente a manifestarse políticamente? ¿Cómo “conciliar voluntades” en pos de la transformación educativa, diría

Defendería esta propuesta con base en tres puntos. Primero, diversos analistas coinciden en señalar que los cursos de acción para tratar de resolver los problemas sociales no sólo están constituidos por puros cálculos fríos y racionales (Majone, Aguilar), sino que también hay dimensiones más complejas que considerar en la formulación y ejecución de las políticas públicas. Por ejemplo, existen historias, costumbres y tradiciones dentro de un “mundo de vida” real que pueden ser discutidas y renegociadas por medio de la “racionalidad comunicativa”. La “racionalidad comunicativa”, diría Jürgen Habermas, hace referencia a la institucionalización de mecanismos para expresar y defender abiertamente críticas desde los distintos mundos sociales y no sólo desde la alta esfera del poder. Inclusive, Habermas sostiene que las acciones pueden ser racionales si éstas se justifican desde las bases del debate abierto en donde los actores participen en igualdad de condiciones (Baert). El segundo punto para que podamos construir un gobernanza educativa basada en la deliberación pública, será entonces crear una estructura institucional que posibilite – y no sólo limite – la ampliación de libertades para participar en “igualdad de condiciones”. Esto ha sido una deuda pendiente de los gobiernos de-

mocráticos en México (2000-2018). Algunas organizaciones civiles y consultoras privadas, por ejemplo, tienen mayor nivel de interlocución e injerencia con la clase gobernante que los investigadores educativos o los diversos conglomerados de maestros. Todos tenemos derecho a expresar nuestra voz, pero algunos actores políticos y sociales poseen mayores capacidades de hacerlo, es decir, existe una asimetría de poder dentro del actual sistema democrático para expresarse, protestar, informarnos o inconformarnos. Esto podría corregirse si hay apertura y voluntad. Mi tercer argumento para sostener la propuesta de una gobernanza basada en la deliberación es que, en el sector educativo de México, no hemos sido muy eficaces para alentar a la sociedad a participar. Tomemos el ejemplo de la evaluación que organiza el INEE y otras instancias. En el número tres de la Revista de Reformas y Políticas Educativas (Rype) del Fondo de Cultura Económica, se trata de responder a la pregunta sobre cómo ha cambiado la manera en que los gobiernos democráticamente electos y la sociedad se relacionan y organizan a partir de la evaluación. Es decir, qué relación hay entre evaluación y gobernanza. Felipe Hevia, investigador del Ciesas, muestra la importancia de incluir a la ciudadanía en las evaluaciones de los aprendizajes y para ello, selecciona cinco pruebas sobre logro escolar (Pisa, Terce, Planea, Eucis y Mia) y las compara para valorar sus niveles de consulta, participación e incidencia. La conclusión es que pese al surgimiento de nuevas formas de gobierno de los sistemas educativos, parece ser que la evaluación de los

Educación aprendizajes y la participación ciudadana están disociadas. La observación de Hevia apunta en dirección contraria al principio de “evaluar para mejorar”. Si la gobernanza es un “proceso mediante el cual los actores de una sociedad deciden sus objetivos de convivencia y las formas de coordinarse para realizarlos” (Aguilar), una buena dosis de deliberación pública y diálogo social serán necesarias para dirimir conflictos,reconfigurar modelos de política dominantes e impulsar políticas más efectivas en beneficio de todas las niñas, niños, jóvenes y adultos de nuestro país. El bono democrático con que cuenta el gobierno que inicia funciones a partir del primero diciembre puede crecer a partir de la pluralidad de los actores políticos con los que hay que lidiar, la constante pugna ideológica entre ellos y la creciente disputa originada por visiones tan variadas de la realidad. Otra parte de su legitimidad – después de haber ganado la mayoría de los votos – está en juego. [1] Una versión más extensa de este texto se publicará en la Gaceta de la Política Nacional de Evaluación Educativa en México (INEE). Agradezco los comentarios de Marian Mendoza (UV) y Diego Rivera (UAQ).

Porque informar, es educar


18

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

El Aprendizaje Basado en Problemas (ABP): una tarea para el próximo ciclo * Jesús Andriano Pluma invitada EDUCACIÓN FUTURA as reformas educativas implementadas en América Latina a finales del siglo pasado, generaron conflicto y tensión entre los involucrados, gobiernos, sindicatos, docentes y sociedad en general. México no fue la excepción, y en el 2012 con la implantación de la reforma educativa se generó incertidumbre en los actores educativos y un malestar social generalizado que hasta el momento no se ha podido subsanar. Ya con la reforma, la administración del gobierno federal visualizó la oportunidad de transformar e impulsar una educación de calidad, se esbozó un nuevo modelo educativo, que hasta el momento se piensa instaurar, y se creó la ley del servicio profesional docente así como el establecimiento de un sistema nacional de evaluación educativa vali-

L

dado por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) encargado de monitorear no solo los resultados en las evaluaciones realizadas a los alumnos, sino el desempeño de los docentes a través de un sistema de evaluación ya conocido.

internacional en las áreas de ciencias, lectura y matemáticas, sin duda los resultados no son nada alentadores y de acuerdo al planteamiento inicial por el que se instauró la reforma, el problema se encuentra asociado al desempeño de los docentes.

La intención acrisolada de una reforma que diera pauta a transformar la educación, se presentó como la mejor estrategia; sin embargo a unos meses de culminar la administración federal, existen diversos vacíos sobre los preceptos prometidos para mejorar la calidad de la educación. En el documento publicado por la OCDE, Perspectiva de la política educativa 2018, poniendo el aprendizaje de los estudiantes en el centro; se hace énfasis en los incipientes resultados de la evaluación PISA 2015; los estudiantes mexicanos se encuentran por debajo del promedio a nivel

Con la puesta en marcha del nuevo modelo educativo para el ciclo escolar 2018-2019, la tarea de los docentes por conocer cada uno los aspectos que conllevan la propuesta del nuevo plan, suele convertirse en una labor compleja; en el documento Aprendizajes clave para la educación integral, plan y programas de estudio para la educación básica, se enfatiza utilizar como estrategia el aprendizaje que promueve la indagación, la creatividad, la colaboración y la motivación, pero sobre todo el aprendizaje basado en preguntas, problemas y proyectos, el cual promueve el interés en los alumnos y fomenta la investigación. El Aprendizaje Basado en Problemas (ABP), es una técnica centrada en el aprendizaje, la investigación y la reflexión, que busca a partir de un problema, una posible solución, en la que alumno se convierte en el protagonista para analizar, construir y resolver el problema; en el recorrido para la solución los alumnos trabajan de manera colaborativa en pequeños grupos, compartiendo la experiencia de aprendizaje, y con ello la posibilidad de practicar y desarrollar habilidades, de observar y reflexionar sobre la posible solución. La experiencia de trabajo en pequeños grupos orienta la solución del problema y es una de las características distintivas que hacen del ABP una técnica novedosa; en esas actividades grupales los alumnos asumen responsabilidades y habilidades que son básicas para su

proceso formativo, por lo tanto es una metodología centrada en el alumno y en su aprendizaje, a través del trabajo colaborativo y autónomo. Algunos autores argumentan que el ABP ayuda a desarrollar y trabajar diversas competencias, en las que se destaca la resolución de problemas, la toma de decisiones, el trabajo colaborativo, la comunicación, argumentación, el desarrollo de actitudes, así como la presentación de la información, el pensamiento crítico, y el aprendizaje permanente, en este sentido de acuerdo a Sola (2005) las exigencias del APB son compartidas y por lo tanto la parte actitudinal cobra fuerza. En la medida en que esta técnica didáctica desplaza el centro de la gravedad de la enseñanza al aprendizaje, el alumno se convierte en un actor, en un protagonista principal del proceso de enseñanza-aprendizaje y se enfatiza que él, y sólo él, debe salir al encuentro del conocimiento a través del manejo de herramientas metodológicas y del apoyo del profesor para asegurar la eficiencia en el proceso de la enseñanza. Ante la iniciativa del nuevo modelo educativo por fomentar el uso del APB como una técnica o metodología de enseñanza, es necesario mencionar que si no se tienen las condiciones necesarias para su implementación, dicha propuesta tiende a generar algunos quebrantos en el proceso de enseñanza; cabe señalar que el docente debe conocer los fundamentos de la técnica a utilizar, el diseño de diversos escenarios, la intención de generar un trabajo colaborativo con los alumnos, las diversas estrategias para un buen manejo del tiempo, los aspectos básicos del pensamiento crítico, la anticipación de resultados, así como los diferentes tipos y formas de evaluar de

19

Educación

acuerdo a las habilidades de los alumnos. La implementación de una técnica como el ABP puede convertirse es un verdadero desafío para la escuela, ya que demanda recursos materiales y humanos, capacitación de los docentes, espacios de trabajo acorde a los propósitos que se desean alcanzar, planificación curricular acorde a lo que se desea enseñar, etc. Desafortunadamente, sin las condiciones del contexto, la intención de generar una enseñanza basada en preguntas, proyectos, o problemas, suele convertirse en un simple discurso formal, ajeno al compromiso que reclama el nuevo modelo educativo de poner al estudiante y a su aprendizaje en el centro del proceso educativo. En este sentido cuando se hace referencia a cualquier herramienta metodológica, es necesario establecer de antemano un diálogo entre la teoría y la práctica, habida cuenta de que buena parte de la frustración que produce el manejo de cualquier técnica reside en su conocimiento, en los factores internos y externos que lo condicionan y por supuesto en el nulo seguimiento que se le hace. El tiempo para el próximo ciclo apremia y la posibilidad de generar un aprendizaje basado en problemas, puede convertirse en un verdadero problema para la escuela. *Docente investigador interdisciplinario de la Escuela Normal de Tecámac. Colaborador de Voces Normalistas.

Porque informar, es educar


20

Impulso - Educación

Eduardo Andere EDUCACIÓN FUTURA erminadas las campañas, el lenguaje político de los contendientes es sustituido por el lenguaje de los gobernantes. Una cosa es ofrecer que se eliminará o derogará la reforma educativa y otra es lograrlo y en qué condiciones. En el detalle está el diablo. Cualquier cosa que se intente llevará tiempo.

T

Si dividimos a la reforma educativa de Peña en dos grandes conjuntos, administrativo y pedagógico, el primero se ha implementado desde el 2013; el segundo, en su parte esencial, lo que se ha denominado, nuevo modelo educativo, empezará a aplicarse en agosto de 2018 con nuevos currículos y libros de texto. Es decir, casi tres meses y medio antes de que López Obrador tome posesión. La sola voluntad del presidente no será suficiente para llevar a cabo una nueva reforma educativa. López Obrador y Esteban Moctezuma, por lo menos durante 2018-2019, irán a la escuela de Peña, y aplicarán, en el inicio, la reforma educativa de Peña inscrita en la Constitución y al menos tres leyes federales. La parte más criticada en la educación de Peña es la relación de la evaluación docente con el trato laboral a los maestros. Esteban Moctezuma declaró el 7 de julio pasado que no se suspenderá la evaluación de maestros y esbozó un deslinde entre ésta y la relación laboral de la SEP con los maestros. Aún así, si se hace el cambio deberá hacerse, como el mismo Moctezuma lo dijo “en cuanto se tenga un nuevo marco jurídico”. Moctezuma tiene razón cuando dice que la evaluación magisterial precede a la educación de Peña, pero lo que no existía era el intento centralizador, por un lado, y unificador, por el otro, en criterios, premios y “castigos” (la ausencia de premios) con la bendición Constitucional. Existen dos puntos criticados en la evaluación: la permanencia en el trabajo y la capacitación. Aún y cuando en la “nueva” evaluación se asegure la permanencia en el trabajo, así nada más, permanecer cuando otros avanzan es una especie de castigo. Entonces los nuevos reformadores tendrán con tejer con filigrana. Además, capacitar a los maestros no es suficiente, se requiere que el maestro quiera ser capacitado y que la capacitación sea la que el maestro necesite. No todos los maestros, sino cada maestro. Capacitaciones a destajo, para miles de maestros tienen poca o nula efectividad. Entonces la evaluación continuará, lo que no sabemos es cómo. Quizá, y ojalá así sea, más atada al contexto escolar, menos centralizada y aún menos estandarizada. Está por verse. Lo que está menos claro es lo que sucederá con el INEE y con el Servicio Profesional Docente. La respuesta quizá sea darles menos poder de decisión, o reducir su campo de acción, u otorgarles un funcionamiento como órganos técnicos expertos, pero sin autoridad. Está por verse.

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Cualquiera que sea el cambio, dos pasos deben cumplirse antes: el primero, la consulta nacional a los maestros, padres de familia, autoridades locales, expertos y sociedad civil, la cual podría llevarse meses, quizá un año; y las modificaciones a la Constitución y leyes secundarias, las cuales podrían llevarse quizá otro año. Después vendría la entrada en vigor y el aprendizaje del nuevo esquema. Entonces, la educación de AMLO empezaría a funcionar dentro de dos o quizá tres ciclos escolares. Más difícil aún será cambiar el nuevo modelo educativo. Las escuelas de todo el país arrancan en agosto con nuevos programas y libros de texto. Los niños de preescolar y de los primeros grados de primaria y secundaria tendrán al menos dos ciclos escolares con el nuevo modelo. Cuando entre en vigor la educación de AMLO, los niños de primaria andarán por tercero o cuarto de primaria, cambiarles el modelo pedagógico a la mitad no creo que sea muy buena idea, ni para ellos ni para sus maestros. Y los de secundaria, estarán por terminar su nivel, por lo cual no hace mucho sentido modificarlo para un año escolar nada más. Así que lo más probable es que el modelo pedagógico se quede por algún tiempo, más o menos como está. En este sentido los niños de México en los próximos seis años tendrán dos maestros en el aula: Peña y AMLO. Un verdadero y curioso oxímoron. El lenguaje de la cancelación o derogación de la reforma educativa es político, propio de campaña. Esteban Moctezuma tendrá que hacer malabarismos para tratar de explicar cómo se cancela o deroga cuando en realidad lo que sucederá es que se reforma la reforma. Otra parte constantemente mencionada en el discurso de campaña fue el de llevar a todos los jóvenes a la escuela y a la universidad. Cierto, y a pesar del aumento de la matrícula en educación media superior de 2005 a 2015, México tiene la tasa más baja de matriculación para los grupos de edad entre 15 y 19 años (57% México, 85% la OCDE) y una de las más bajas para el grupo de edad entre 20 y 24 años (22% México, 42% OCDE)[1] entre los países de la OCDE y algunos más. También tiene una de las tasas más altas de NINI (Ni en educación ni empleados) entre los miembros de la OCDE (México 23.3%, OCDE 15.3%)[2] para el rango de edad 18-24 en 2016. La educación de AMLO pretende llevar a todos los jóvenes a las escuelas y que las universidades acepten a todos los aspirantes a sus programas. La educación de AMLO piensa que el obstáculo es económico y que se arreglaría con una beca. Ciertamente, en muchos casos el estímulo económico ayudará, pero no en todos. Falta que los jóvenes realmente quieran estudiar, y eso no se resuelve con una beca, a menos que la beca crezca de manera exponencial, lo cual es insostenible para las finanzas públicas. Por cuanto a que todo mundo que aspire a la universidad sea aceptado por la universidad,

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

21

De la educación de Peña a la educación de AMLO no es una idea nueva. Es algo común en algunos países de Europa Central y Occidental. Tomemos el caso de Bélgica. No hay filtros para los jóvenes que quieran ingresar a programas universitarios. Sin embargo, después de un año de estudios un porcentaje muy alto de ellos se da de baja voluntariamente cuando descubre que lo académico no es su vocación. No es una mala solución, pero cuesta dinero, mucho dinero. Si existen los recursos, esta es una medida que posterga por un año la realidad. Planteado así, AMLO y Moctezuma están medio atrapados por la educación de Peña. Sin embargo, la educación de AMLO podría ser mucho más ambiciosa que la evaluación de maestros, las becas, o los currículos escolares. AMLO tiene en sus manos la enorme oportunidad de cambiar, no el modelo educativo, sino el sistema educativo. Repensar, desde la raíz, una nueva educación para México, con nuevos arreglos, nuevas instituciones, nuevas reglas: más aprendizaje y menos estandarización; más contexto y menos centralización; más educación y menos evaluación. Eso sería hacer historia en la educación. En realidad, no ha empezado el trabajo de análisis profundo sobre la reforma y sobre la educación; y lo único que sabemos es lo que se filtra en los medios, declaraciones o entrevistas. Hasta ahora, según mi leal saber y entender, el tema de rispidez es la evaluación de los maestros. Y como bien sostiene Esteban Moctezuma hay muchas cosas de la Educación de Peña que permanecerán, suena contradictorio con la expresión “derogar” y más aún “cancelar” pero al menos así aparece en los reportajes de prensa que dicen que Esteban Moctezuma dijo: “En el sistema educativo se han venido recogiendo muchas experiencias y prácticas muy valiosas que no son exclusivas de la Reforma y no por eso van a dejar de existir (…)[3]. Quizá el camino para Esteban Moctezuma sea un manejo orientado en cuatro puntos: 1) derogar, (enhorabuena que no han utilizado la palabra “abrogar”), ciertos puntos de la Reforma educativa de Peña; 2) cancelar los aspectos punitivos de la reforma educativa en la evaluación de maestros; 3) revisar el nuevo modelo educativo (pedagógico); y el más aventurado, 4) revisar el sistema educativo a profundidad, para entender mejor, porqué, a pesar de tantas reformas y transformaciones educativas, desde la ANMEB de 1992-1993, y luego la de Zedillo, la de Fox, la de Calderón y ahora la de Peña, no salimos del fracaso monumental de la política educativa.

La reforma educativa tiene muchas cosas que modificar, unas para mejorar y otras de plano, para sustituir o eliminar. En otra ocasión y con más espacio presentaré con más detalles los temas de cambio. Pero sí, es menester, mencionar que la educación de Peña tuvo aciertos y errores. Entre los aciertos, está la idea de hacer todo el proceso de selección y promoción docente de manera más transparente. El error es que trató de hacerlo de manera estandarizada y sin considerar las diferencias contextuales, históricas y culturales entre las distintas regiones y comunidades del país. A la educación de Peña le faltó realidad. Por el lado del nuevo modelo educativo (los currículos y libros de texto), el gran acierto es la inclusión del tema del aprendizaje como piedra angular; y al menos en la retórica muchas propuestas son reales, acertadas y similares a lo que ocurre en la arena internacional de las grandes potencias educativas. El error monumental es pensar que de un año para otro y con un cuerpo docente formado para otra época y pedagogía se puede adoptar a bote pronto la pedagogía del aprendizaje y el constructivismo social. Dicho eso, aunque las variables educativas las determinarán legisladores y ejecutivos, el aprendizaje es dominio de la pedagogía a nivel de padres de familia y maestros, no de los administradores públicos y mucho menos de los políticos. La educación de AMLO podrá cambiar lo que quiera en el largo plazo, digamos uno o

dos años; podrá influir sobre las variables educativas como gasto, currículos, escuelas dignas, bibliotecas, evaluación, capacitación, etc., pero no podrá influir la función de aprendizaje propia del cerebro de los niños y jóvenes. Por más que se evalúe o no a los maestros, se capacite o no; se gaste más o menos; se les pague más o menos a los maestros, por más que la educación de Peña o ALMO quieran cambiar el aprendizaje se enfrentan con un poder más fuerte que la fuerza de la norma, y ese es el poder de aprendizaje del cerebro el cual depende fundamentalmente de factores naturales y ambientales en los primeros años de vida, inclusive durante la gestación. Y después, dependerá más de la cultura en el hogar (la familia) y la cultura en la escuela (relación de niños y maestros) que en las buenas intenciones de las autoridades y legisladores. Estos serán los temas que trataré en el próximo seminario “De la educación de Peña a la educación de López Obrador” en la ciudad de México el 24 y 25 agosto de 2018. [1] OCDE, 2017. Education at a glance 2017. P. 256 Tabla C1.1). [2] OCDE, 2017. Education at a glance 2017. P. 312 Tabla C5.1). [3] Alejandra Canchola y Horacio Jiménez, El Universal, Julio 7, 18. *Una versión resumida de este artículo del Dr. Eduardo Andere M., se publicó en el rotativo Reforma el día 13 de julio de 2018 con el título: “La educación de AMLO.”


22

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

El SNTE en la encrucijada Wenceslao Vargas Márquez Pluma invitada EDUCACIÓN FUTURA n el primer tomo de sus Memorias, Jaime Torres Bodet (capítulo titulado Responsabilidad imprevista) narra que el 21 de diciembre de 1943 sonó el teléfono de su despacho para que el presidente Ávila Camacho le encomendara la titularidad de la SEP y, complementariamente, la fundación de SNTE.

E

Desde ese entonces y hasta la fecha el SNTE ha servido para ratificar las políticas públicas en materia educativa que impulsa el gobierno en turno. De vez en cuando el SNTE disputaba cuestiones accesorias pero nunca cuestiones de fondo. La única vez, en los tiempos recientes, en que un líder del SNTE se opuso a una política pública federal fue el caso de la maestra Gordillo cuando se negó frontalmente a considerar que la permanencia

en el empleo formara parte de la reforma educativa. Lo pagó con la cárcel acusada de cualquier cosa, cualquier cosa era buena para el efecto. Las dirigencias del SNTE han tenido encomiendas específicas desde el poder. La tarea de Jonguitud desde 1972 fue sostener la Ley Federal de Educación de 1973 y los inicios de la descentralización arrancada en 1978. El arribo de Elba Esther Gordillo en 1989 tuvo como objetivo apoyar el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB) de 1992, que Jonguitud ya no quiso encabezar, y la Ley General de Educación de 1993. La dirigencia actual, nacida en febrero de 2013, con los procedimientos de todas las anteriores (relevo por la vía violenta desde el poder público), tiene como tarea sostener la reforma educativa sin reservas y sin protestar, cosa que Gordillo correctamente no quiso afrontar

porque implicaba traicionar a sus representados y exponer al desamparo a sus familias. Cambiado el signo en el gobierno las dirigencias actuales del SNTE se encuentran en una encrucijada: ¿cómo cambiar el discurso? Las dirigencias actuales del SNTE (la nacional y 61 seccionales que conforman el Secretariado Nacional) firmaron un desplegado el domingo 8 de julio para felicitar a López Obrador por su triunfo. En el tercer párrafo se reitera su postura en favor de la reforma educativa. Dice ese párrafo del desplegado que el SNTE (realmente sus cúpulas, porque las bases y el nuevo gobierno son adversos) “reiteran su compromiso con la vigencia del artículo 3º. Constitucional”. El artículo 3º. en su fracción III contempla la evaluación docente para efectos de la permanencia. Insisten, pues, en defender el encargo que tienen (la reforma) para el cual nacieron

en 2013 en Guadalajara. Derivado de crisis electoral, se citó al SNTE (otra vez a las 62 cúpulas, las bases están ajenas) con carácter ‘confidencial’ para el lunes 9 de julio en lugar y agenda desconocidos. No se ha informado de los temas tratados pero la reunión concluyó sin el comunicado firmado de siempre lo que da un indicio de que (al parecer) no se logró la unanimidad de los respaldos a la dirigencia nacional. Dice el Comunicado 23 del SNTE publicado el mismo día 9 de julio, sin firmas, que los dirigentes de todo el país refrendaron su respaldo al presidente de la organización; sólo lo dice, no se sabe si fue cierto. ¿El sustento para la duda? Lo planteo: ¿por qué hubo un desplegado con firmas para saludar a López Obrador pero no hubo uno igual, con firmas, para respaldar expresamente al presidente del SNTE y al CEN si el órgano de gobierno es el mismo, el Secretariado Nacional? También, ¿por qué no fue citado mejor el Consejo Nacional? Además, respaldos de este tipo realmente no son significativos. Uno idéntico al supuesto respaldo del lunes 9 de julio se le brindó a Gordillo en febrero de 2013 pero cuando el gobierno dio el manotazo sobre la mesa el supuesto respaldo desapareció instantáneamente y todos se escondieron bajo los escritorios mientras la maestra Gordillo iba a prisión en solitario. Algo igual podría ocurrir hoy y todos ellos lo saben. Hubo un momento a principios de 2013 en que el sindicato abandonó su voluntad de servir. Las dirigencias del SNTEtenían una doble representación del magisterio: la laboral y la política; de ambas se vació. De la laboral, con la reforma educativa 2013; de la política, con la elección presidencial 2018 donde el magisterio se fugó

23

Educación

hacia Morena. Nótese que aún no hay una fotografía salvadora con Esteban Moctezuma para lucirla en el portal electrónico del SNTE; es indicio de algo. Quizá López Obrador haya compartido con Moctezuma que es hora de valorar el arribo de otra dirigencia a respaldar las políticas educativas de su gobierno para no pasar a la historia como un Vicente Fox. Perdió la dirigencia del SNTE su brazo político en Nueva Alianza y es la hora de revisar también lo que se presenta como su brazo académico, el Sinadep, y su relación con la entidad privada conocida como Aliat Universidades. El Presidente constitucional electo, López Obrador, sabrá pagar el apoyo recibido a su candidatura desde las Redes Sociales Progresistas RSP y desde la asociación civil Maestros por México MxM, doble plataforma para cuando sea el momento álgido de la disputa jurídica y política por un SNTE que fue reducido a escombros en el transcurso de los últimos cinco años. Pronto se dará la pelea final para levantar del suelo a un sindicato que nos dejó abandonados a nuestra suerte, que perdió el rumbo, que prefirió defender las playas, los popotes y la vaquita marina y no a los trabajadores. Cuando la batalla final se dé, convenientemente Amlo y Moctezuma, silbando con discreción, sabrán mirar hacia otro lado.

Porque informar, es educar


24

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

25

Educación

Cancelar la reforma educativa: lo sensato, lo correcto cancelación de esa reforma punitiva que atentó contra los derechos laborales de los más de un millón de maestros y maestras de México, y cuya aprobación se dio en las Cámaras de “representantes” del pueblo.

Abelardo Carro Nava EDUCACIÓN FUTURA ecuerdo muy bien que el 2 de diciembre de 2012, un día después de que Peña Nieto asumió la Presidencia de la República, los dirigentes de los principales partidos políticos y éste firmaron en el Castillo de Chapultepec, algo que conocimos como el “Pacto por México”. Un pacto que, a decir de muchos, traería grandes beneficios para los habitantes de este país.

R

Una serie de acuerdos y, en promedio, 95 compromisos, fueron los que durante varias semanas trajeron vueltos locos a los medios de comunicación, locales e internacionales. Así, resultado de tal acuerdo o “pacto”, 11 reformas estructurales se impulsaron y, mediante 58 modificaciones a la Constitución, a 81 leyes secundarias y la creación de 3 nuevas instituciones de gobierno, se logró concretar: la reforma laboral, la reforma energética, la reforma en telecomunicaciones y radiodifusión, la reforma hacendaria, la reforma financiera, la reforma educativa, la reforma político-electoral, la reforma en materia de transparencia, la nueva ley de amparo, el nuevo sistema penal acusatorio y las mejoras en materia de competencia económica. 5 largos años han pasado desde aquel entonces y, la verdad de las cosas, después de las elecciones del pasa-

do 1 de julio en las que Andrés Manuel López Obrador arrasó en los comicios, muy poco se habló al respecto porque en los hechos, los mexicanos evaluaron lo que en su momento los políticos acordaron y bueno, el resultado usted ya lo conoce: Morena se llevó el carro completo. Así, sin más ni más: el carro completo. De esta forma, a partir de que conocimos los resultados de esta elección, varios colegas, cuya voz se hace presente en diversos medios de comunicación, impresos y visuales, hemos aportado nuestro granito de arena con el ánimo de ejercer esa libertad de expresión que es tan suya como nuestra, pero también, para analizar los momentos como los que de ese domingo fuimos testigos. De ahí que me permitiré darles a conocer mi punto de vista, sobre un medio que por más de dos décadas tengo la grandiosa oportunidad de conocerlo, dados los anuncios que el ganador de esta elección ha hecho y que ha expresado a los cuatro vientos. Sí, López Obrador y, quien ha sido designado (por él) para ocupar la Secretaría de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma, han expresado que la reforma educativa se cancelará una vez que el primero tome las riendas del país. Nada más sensato, nada más correcto. Y es que, hasta el momento en que cierro estas líneas, no me he enterado que en tales pronunciamientos, los aludidos, hayan planteado cosa diferente a la

Sí, fue (así, en pasado) una reforma que agredió brutalmente a los que cada día entregan más allá de su vida en cada una de las aulas de los cientos de escuelas que integran los diferentes niveles educativos. Sí, fue una reforma que no valoró ni reconoció lo que cada día los mentores realizan en cada uno de sus espacios escolares. Sí, fue una reforma cuya base se construyó, a partir de los intereses corporativos y políticos entre un sindicato (SNTE) y un mal gobierno. Sí, fue una reforma educativa que, en términos sencillos y concretos, no atendió lo educativo y sí trasgredió la función social de los maestros. Se dijo, en ese entonces, que era necesario recuperar la rectoría de la educación; sí, eso se dijo, pero no se dijo que en tal encomienda, los maestros serían los únicos afectados. ¿Qué hizo el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación? Nada. Por más absurdo que parezca, no hizo nada, y créame, el pasado 1 de julio a éste y al partido que en ese entonces edificó la maestra Elba Esther Gordillo, le cobraron la factura como deberían de habérselas cobrado: en las urnas. Nada más sensato, nada más correcto. ¿Qué beneficios trajo la reforma educativa como para que pensemos en que no debería ser cancelada? Siendo honestos, ninguno. Se habla de que el gran logro que tuvo esta modificación a las disposiciones legales trajo consigo la evaluación de los maestros, pero eso no es cierto; éstos, los maestros, en la década de los 90’s (por ejemplo) se sometían voluntariamente a una evaluación para ascender en su escalafón y, si aprobaban, lo hacían, tal y como estaba reglamentado. Ciertamente en este punto hay mucho que decir, sobre todo, por las inconsistencias y vicios que fueron apareciendo en Carrera Magisterial con el paso de los años, pero de que se evaluaban los maestros, se evaluaban.

Hablar de la creación de un Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa, o del Censo que permitió conocer el estado que guardan las instituciones educativas en el país, o de la refundación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) son, entre otras cosas, una obligación que tenía que realizar el Gobierno de la República. No hay más no hay menos o… ¿acaso no considera usted que todas y cada una de las acciones que hoy se gritan como “buenos” logros de este gobierno, son las que tuvo que haber cumplido, ni siquiera, como parte de un “Pacto por México”? Ciertamente, en política se dice que como parte de ese juego político se debe ejercer la negociación como punto medular para el logro de las políticas públicas, pero el resultado de dichas negociaciones ¿son en contra del pueblo, en este caso, de los maestros? No, no se equivoquen, no es mi intención defender a ultranza la postura de quien aún no asume la Presidencia de México y ya se le está cuestionando. De hecho, desde esta humilde trinchera haré lo propio cuando haya que hacerlo. De eso pueden estar seguros. No obstante, y con base en estos sencillos argumentos, permítanme afirmar que, en principio, cancelar la reforma laboral disfrazada de educativa: es lo sensato, es lo correcto. Ya después hablaremos de la incorporación de la educación de calidad como derecho, o bien, de la creación del Servicio Profesional Docente, o también, del “nuevo” modelo educativo que, hasta este momento, no ha sido tocado a fondo por quien en unos meses gobernará, y ya se le está atizando duro y en su terreno. No, no es que no sean importantes las cuestiones que menciono, desde mi punto de vista, son harto relevantes, lamentablemente el espacio que tan amablemente me ofrecen, no alcanza para abordar tantos temas con la calidad que se requiere. Ya habrá oportunidad para ello; de eso, también pueden estar seguros.


26

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

La agonía del partido que nunca fue de los maestros Rogelio Javier Alonso Ruiz* Pluma invitada EDUCACIÓN FUTURA e estima que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) tiene aproximadamente 1,619,990 agremiados y está dividido en 61 secciones sindicales, con presencia en las 32 entidades federativas del país. La compleja estructura del SNTE lo posiciona como el sindicato más grande de América Latina, teniendo una influencia que se extiende por toda la geografía nacional y que sobrepasa los ámbitos meramente laborales. La participación política del sindicato ha sido constante desde su creación, pero no es sino hasta 2005, tras diferencias entre la entonces dirigente del SNTE y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al cual se adhería el sindicato, que surge “el partido de los maestros”: Nueva Alianza. No obstante que “el artículo 41 constitucional señala que queda prohibida la intervención de organizaciones gremiales o con objeto social diferente en la creación de partidos y cualquier forma de afiliación corporativa” (Hernández, 2011, p. 405), la injerencia de miembros de comités sindicales en las tareas partidistas turquesa es una realidad.

S

Si bien la influencia tras bambalinas de la otrora dirigente del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, para mover las aguas de la política nacional está fuera de duda, el trayecto del partido Nueva Alianza en la vida política del país no registra triunfos importantes: la mayoría de sus “victorias” se han dado al aliarse con fuerzas políticas mayores. No obstante lo anterior, nunca el partido había tenido unos resultados tan catastróficos como los obtenidos en las elecciones federales de 2018. Con 92% de casillas electorales capturadas por el Instituto Nacional

Electoral (INE) al momento de escribir este texto, el partido presenta resultados que lo tienen al borde de perder el registro nacional: 1.11% en la elección presidencial, 2.45% en senadurías y 2.63% en diputaciones. Las cifras anteriores, calculadas quitando los votos nulos, como determina la Ley, son insuficientes para alcanzar el 3% mínimo que requiere en alguna de esas tres votaciones para conservar su registro. Ante estos resultados tan pobres surgen varias interrogantes: ¿cómo un partido como Nueva Alianza, que está vinculado a una de las organizaciones más importantes del país, como el SNTE, pudo obtener resultados tan devastadores? ¿no es la base de agremiados lo suficientemente robusta para cosechar mejores cuentas? Aunque es cierto que los afiliados al SNTE no necesariamente son simpatizantes a Nueva Alianza, ¿por qué no pudo, en ninguna de las elecciones federales que participó, asegurar al menos un número de votantes más o menos similar al número de agremiados de su organización madre? ¿Es de tal magnitud el rompimiento entre los comités sindicales (principales promotores del partido político) y la base magisterial? Si bien la mayoría de los partidos excusará su fracaso en las elecciones de este año en el surgimiento de la arrasadora ola electoral del partido de oposición principal, lo anterior no debe alejarnos la vista de un hecho innegable: el hartazgo del magisterio y su falta de identificación con las acciones políticas de su sindicato y con el partido supuestamente más afín a sus intereses. El caso de la elección presidencial fue emblemático en cuanto a la lejanía de los intereses de Nueva Alianza con respecto a los de la base magisterial. No obstante que el proyecto educativo de la admi-

27

Educación

nistración federal saliente se basó en el desprestigio del docente y la consecuente afectación de sus derechos laborales, los dirigentes del partido turquesa decidieron aliarse precisamente con quien ofrecía dar continuidad a las políticas derivadas a partir de la aprobación de la Reforma Educativa. Nueva Alianza decidió ponerse a las órdenes de una campaña electoral coordinada por el exsecretario de educación que gastó millones de pesos en publicidad oficial y gozaba de un amplio descrédito entre los docentes del país. Incluso, Juan Díaz de la Torre, dirigente en el sindicato y también en el partido político, no dudó en ofrecerle a José Antonio Meade un ejército de maestros para apoyarlo en su campaña electoral. Todo lo anterior, ignorando el profundo resentimiento de gran parte del magisterio en relación a los gobernantes del partido al que se decidió apoyar en los comicios. Al momento de escribir estas líneas, en el que se ha computado el 92% de las casillas electorales, parece ser cuestión de tiempo para que se consume la desaparición del partido político que nunca fue de los maestros, sino de las cúpulas sindicales y cuyos principales operadores son los miembros de los comités ejecutivos seccionales. De salvar milagrosamente el registro, el partido político deberá renacer prácticamente de entre sus cenizas y dar un viraje radical a sus rumbos, si es que no quiere repetir una tragedia como la vivida en estos comicios. Deberá lavar con acciones futuras los errores cometidos en el pasado y recobrar, a muy largo plazo, la credibilidad dentro de los trabajadores de la educación, si es que esto aún es posible. Nueva Alianza deberá recordar que su principal sustento debe ser el magis-

terio y, en la medida que ella misma y su organización madre, el SNTE, sigan consintiendo tantos golpes por parte de las autoridades al docente y a la educación pública en general, los resultados no tendrán mejoras significativas. Mientras se siga permitiendo que impunemente las autoridades afecten el poder adquisitivo de los profesores, apliquen evaluaciones injustas y defectuosas, demeriten el peso de la formación normalista, construyan escuelas sin siquiera servicios básicos y otra larga lista de atrocidades, Nueva Alianza seguirá sumida como una fuerza política prácticamente insignificante en la vida del país, destinada a “ganar” únicamente cuando se adhiere a otras fuerzas políticas. Sólo cuando los docentes observen en el SNTE a una organización auténticamente democráctica y transparente, ferozmente combativa ante los agravios

de las autoridades hacia el magisterio, el número de votos recibidos por Nueva Alianza se acercará, probablemente, al número de agremiados al SNTE. *Rogelio Javier Alonso Ruiz. Docente colimense de Educación Primaria (Esc. Prim. Distribuidores Nissan No. 61 T.V.) y de Educación Superior (Instituto Superior de Educación Normal del Estado de Colima). Licenciado en Educación Primaria y Maestro en Pedagogía. REFERENCIAS HERNÁNDEZ, Luis. Cero en conducta. Crónica de la resistencia magisterial. México: Brigada para leer en libertad, 2011. Disponible en: http://brigadaparaleerenlibertad.com/programas/cero-en-conducta/


28

Impulso - Educación

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Puebla, Lunes 23 de Julio de 2018

Impulso - Educación

Esteban Moctezuma: el futuro inmediato (I)

Carlos Ornelas EDUCACIÓN FUTURA i todo sale como lo propone el virtual Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, Esteban Moctezuma Barragán será el próximo secretario de Educación Pública. Aunque EMB ha estado ausente de la política práctica desde el 2000, tiene experiencia administrativa en el alto funcionariado del gobierno mexicano. Además de secretario de Gobernación y de Desarrollo Social en el sexenio de Ernesto Zedillo, fue oficial mayor y subsecretario de Planeación en la SEP en el periodo de Carlos Salinas de Gortari.

S

A él le atañó negociar con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación de Elba Esther Gordillo el Acuerdo para la Modernización de la Educación Básica; también con los gobernadores de los estados, aunque, en realidad, con ellos no convino, el gobierno central se los impuso. Uno de los puntos de aquel acuerdo era la revaloración social del magisterio, que, en la práctica, devino en la Carrera Magisterial, un sistema de incentivos que pronto manejaron los fieles del SNTE y lo cubrieron bajo el manto opaco de la corrupción. Nadie sabe cuál será el desempeño de EMB como secretario ni cómo encarará los desafíos que tendrá enfrente. Pero es razonable suponer que serán enormes. Por lo pronto, parece que anda en busca de pistas o, quizá, lanzando buscapiés para medir

respuestas de varios actores. A pesar de que no ha sido coherente en sus declaraciones, ha soltado indicios de cómo piensa actuar. Nada hay más incierto que el futuro, pero los “futurólogos” han desarrollado técnicas para imaginar “escenarios” posibles. Claro, ésos son productos de la intuición, no se basan en evidencia, sino en supuestos razonables. Concibo tres situaciones entre muchas posibles: la pesimista, la optimista y una intermedia. Para su elaboración, me baso en las declaraciones recientes de EMB respecto a la Reforma Educativa. El futuro sombrío. Tanto el presidente López Obrador como su secretario de Educación Pública se aplican a cancelar la “mal llamada” Reforma Educativa. Lo hacen para cumplir ofertas de campaña que, aunque dirigidas al magisterio en general, los destinatarios reales eran los restos de la camarilla de la señora Gordillo y diversas facciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. La marcha en reversa es radical. Dada la mayoría de Morena en el Congreso y el corrimiento de otros legisladores al carro del presidente, se enmienda de nuevo el artículo 3 de la Constitución; si no se abrogan, sí se reforman a fondo las leyes del Servicio Profesional Docente y del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación; también se altera la Ley de Coordinación Fiscal para devolver a los estados el control de las nóminas. Le cumple al grupo

29

Educación

de la señora Gordillo la promesa de restablecer la carrera sindical (o que los comisionados al SNTE reciban sueldos de la SEP); también revoca el Programa de promoción en la función por incentivos en educación básica y restablece la Carrera Magisterial. Se acaba la evaluación del desempeño docente y el ingreso a la profesión por concurso. Las rastras: en pocos años, los fieles del sindicato recolonizarán el gobierno de la educación básica y manejarán la CM y hasta sería posible que regresara la herencia y compraventa de plazas magisteriales. El plan óptimo. Si bien ya no se habla de Reforma Educativa, se evalúan con seriedad sus avances y faltas. El nuevo plan educativo nace de consultas no sólo con el SNTE y la CNTE, sino con organizaciones de la sociedad civil, asociaciones de investigadores, académicos y periodistas. También intervienen funcionarios de otras dependencias como la Sedesol y la Secretaría de Hacienda. En el terreno legislativo se enmiendan las leyes, si bien se aminora el peso de la evaluación, el mérito sigue siendo el motor del SPD; crece la racionalidad en la asignación de plazas docentes y se entierra en definitiva la CM y la corrupción que produjo. Se toman las ideas humanistas del nuevo modelo para la educación obligatoria y, con cambios en algunas áreas, continúa la ruta de implementación. La SEP dialoga con maestros de base y no nada más con los líderes de las facciones

del SNTE. Secuelas: aunque con diferentes nombres, se rescata lo valioso de la Reforma Educativa y se profundiza en los aspectos (que son bastantes) que comulgan con las propuestas del Proyecto Alternativo de Nación. El tercer escenario —una especie de ceteris paribus— será objeto de mi entrega del próximo domingo.

Porque informar, es educar

Impulso Informativo Impreso 23/ Julio/ 2018  
Impulso Informativo Impreso 23/ Julio/ 2018  
Advertisement