Page 1

27 DE ABRIL DE 2008 โ€ข Nยบ 413


Carta del Director

EDITA: OBISPADO DE JAÉN VICARÍA de COMUNICACIÓN DIRECTOR: Antonio Garrido de la Torre REDACCIÓN, MAQUETACIÓN Y FOTOGRAFÍA: José Carlos Ruiz Mariscal COLABORADORES: Martín Jiménez, Manuel López, José Antonio Sánchez, Manuel Carmona, Juan Raya, Seminario Diocesano de Jaén. CORREO ELECTRÓNICO: iglesiaenjaen@diocesisdejaen.es ADMINISTRACIÓN Y SUSCRIPCIONES: Jesús Jiménez. Plaza Santa María, 2. Apartado 039 - 23080 Jaén. Teléfono 953.230.036 Fax 953.230.039. Depósito Legal J-121-1990. IMPRESIÓN Gráficas La Paz de Torredonjimeno, s.l. Agradecemos las fotografías referentes a la Virgen de la Cabeza a su autor: Manuel José Gómez Martínez

Al encuentro con la Madre Seguimos avanzando en este tiempo litúrgico de Pascua, poniendo en el centro de nuestra fe la luz que brota de la resurrección de Cristo. La alegría del sepulcro vacío se prolonga a lo largo de la cincuentena pascual. El gozo que da sabernos destinados a una vida eterna con Dios, más allá de nuestra peregrinación terrenal, inunda el alma. La Pascua es tiempo de alegría, porque Cristo ha vencido a la muerte y nosotros, unidos a Él, también la venceremos. Y en este tiempo de Pascua y de alegría, la ciudad de Andújar y la diócesis de Jaén celebran a su patrona, la Santísima Virgen de la Cabeza. Se cuentan por cientos de miles las personas que el último domingo de abril se dan cita en el cerro del Cabezo de Sierra Morena para festejar a la Virgen. Se trata de un acontecimiento peculiar, que algunos describen como la romería más antigua de España y que ciertamente es la que mayor número de personas concentra después de la del Rocío. Esta fiesta de la Virgen de la Cabeza da paso al mes de mayo, mes especialmente dedicado a la Madre del Señor. La romería puede servirnos de metáfora para hablar de lo que es nuestra propia vida: una peregrinación hacia el encuentro con Dios. Caminamos juntos, sentimos el gozo de pertenecer a una misma familia, la de los bautizados en Cristo, y sabemos que nuestra vida no se entiende sin la aspiración al encuentro con el Señor. Ciertamente: nuestra vida es un caminar, entre gozos y sombras, hacia la casa del Padre. La romería tiene su meta en el encuentro con la Madre, la Virgen de la Cabeza. El cariño a la Madre de Dios nos debe llevar siempre a la adhesión a Jesucristo, su hijo, con el deseo de imitar su vida. Amar a la Santísima Virgen de la Cabeza no puede quedar sólo en un bello ejercicio de piedad, que se puede convertir en un acto de espiritualidad vacío. O lo que es peor, no se puede utilizar esta festividad como sinónimo exclusivo de fiesta. Venerar a la Madre de Dios necesariamente debe suponer un mayor compromiso con los hombres, nuestros hermanos. Un compromiso de trabajar por los valores de la paz, del amor, de la comprensión, que tanta falta hacen en nuestra sociedad. No cabe duda que el mejor culto que la patrona de la diócesis quiere de nosotros es que nos esforcemos en la imitación de sus virtudes. Estas son dos buenas pruebas para verificar la autenticidad de la devoción a la Santísima Virgen: si esa devoción nos une más a Jesucristo y a su Iglesia y si esa devoción nos hace comprometernos en la construcción de una sociedad más fraterna. Solo así avanzaremos en el auténtico camino, en la verdadera romería al encuentro de la Madre. • Antonio Garrido de la Torre

Para reflexionar... «Retírense los vanidosos que tienen miedo de que hagamos demasiado honor a la Virgen María. Ella es digna de todo el honor que pertenece a la pura criatura, tanto espiritual como corporal. Los que pertenecen a la verdadera generación de Jesucristo, aman a esta Señora, la honran y la alaban en todo y por todo: Todas las generaciones la llamarán bienaventurada» San Francisco de Sales 2 / 27 ABRIL 2008


LA VOZ DEL OBISPO

Romería de la Santísima Virgen de la Cabeza 2008 Un año más vamos a celebrar la romería y festividad de la patrona de la diócesis de Jaén y de la ciudad de Andújar, la Santísima Virgen de la Cabeza. De nuevo una inmensa multitud de fieles volverá a peregrinar hasta el cerro del Cabezo en Sierra Morena atraídos por esta imagen de la Virgen a la que se profesa una especial devoción en tantos y tantos pueblos de nuestra diócesis y de toda España. María Santísima nos convoca para celebrar con alegría su fiesta. Y nosotros, atraídos por el amor que le profesamos a la Madre de Dios, vamos a participar en este último fin de semana de abril de una fiesta hondamente arraigada en la fe del pueblo iliturgitano. La romería de la Virgen de la Cabeza se celebra en pleno tiempo litúrgico de pascua. Cuando la Iglesia proclama el triunfo de Cristo sobre la muerte con su gloriosa resurrección, los cristianos de Andújar y de la diócesis vuelven su mirada hacia su Madre. En la Santísima Virgen María encontramos a la mejor discípula de su hijo Jesús. Ella estuvo desde el inicio de la Iglesia animando a los apóstoles en su ardua tarea misionera. Y ella siempre nos acompaña en nuestro peregrinar por este mundo al Padre. Por eso debemos confiar plenamente en María, la Madre del Señor, e invocarla en medio de nuestras necesidades. Ella, con afecto maternal, escucha a todos sus hijos. Por tanto, acudamos en nuestra oración a la intercesión de la Madre de Jesús, porque sabemos que nuestras plegarias siempre son escuchadas. En el presente curso estamos insistiendo en el objetivo que nos señala el plan diocesano de pastoral: acrecentar nuestra experiencia de unión con el Señor a través de la oración

y del hermano necesitado. Permitidme que os insista en este tema tan importante para el fortalecimiento de la fe cristiana. Nos uniremos más con el Señor en la medida que tengamos momentos de encuentro personal e íntimo con Él a través de la oración. Y si esta oración la hacemos con la intercesión de María, sabemos que contamos con su mirada misericordiosa y maternal. Una mirada humilde que nos invita a tener una actitud de servicio ante los demás. ¡Cuántos tesoros encierra la oración! ¡Cuánta plenitud de gozo aporta y qué útil es en los momentos sombríos de la existencia! El Santo Padre Benedicto XVI en su Encíclica «Spe salvi» nos lo ha recordado: «Cuando ya nadie me escucha, Dios todavía me escucha. Cuando ya no puedo hablar con ninguno, ni invocar a nadie, siempre puedo hablar con Dios. Si ya no hay nadie que pueda ayudarme, cuando se trata de una necesidad o de una expectativa que supera la capacidad humana de esperar, Él puede ayudarme. Si me veo relegado a la extrema soledad...; el que reza nunca está totalmente solo» (32). He podido personalmente comprobar cómo hay muchas personas que en el camarín de la Virgen elevan ante su imagen plegarias llenas de emoción. Yo mismo, un año más, llegaré a su Santuario para orar ante Nuestra Señora de la Cabeza. Y le pediré especialmente por esta querida diócesis de Jaén, para que a través de la oración, de la celebración de la eucaristía y de la caridad con los más necesitados, todos los que formamos la familia diocesana demos un testimonio comprometido de seguimiento del Señor Jesús. Con mi bendición. 3 / 27 ABRIL 2008


SEMINARIO DIOCESANO

El SEMINARIO visita las PARROQUIAS El Seminario visitó el domingo 6 de abril la comunidad parroquial de El Salvador de Alcalá la Real. El viaje consistió primeramente en la visita a la parroquia de Santo Domingo de Silos donde su párroco D. Antonio Pérez Rosales nos enseñó gustosamente el templo parroquial. Luego fuimos a la Parroquia de El Salvador a celebrar la Eucaristía con la comunidad presidida por su párroco D. Andrés Nájera Ceacero, había una gran presencia de jóvenes y niños, y tras la Misa tuvimos una pequeña reunión con los jóvenes que próximamente recibirán el sacramento de la Confirmación. En ella, tanto los seminaristas como el rector presentamos a los jóvenes cual era la vida del Seminario y dimos testimonio de nuestra alegría al seguir al Señor. Después, visitamos la Parroquia de Santa María la Mayor, también conocida como Consolación, allí D. Gabriel Susí Lara nos mostró el templo parroquial y el museo. Para finalizar nuestra visita D. Andrés había preparado junto con un grupo de feligreses de la parroquia de El Salvador la comida del famoso plato alcalaíno: «La Secretaria», ese arroz sin arroz y más condimento. Damos gracias a Dios a todos aquellos que hicieron posible ese día, especialmente al párroco. El domingo siguiente, 13 de abril, el Seminario viajó hasta Martos. Nuestra visita comenzó en el Santuario de la Virgen de la Villa, donde saludamos al párroco de Santa Marta y

encargado del Santuario, D. Francisco León. Pudimos contemplar a la Virgen desde su camarín donde rezamos y dejamos a sus pies y bajo su protección nuestras ilusiones y mejores deseos de caminar junto a su Hijo. Seguidamente, visitamos Santa Marta para finalmente llegar a nuestro destino, la parroquia de La Asunción. Celebramos la Eucaristía junto a su comunidad parroquial y presidida por su párroco D. Facundo López Sanjuán. Después de la Eucaristía tuvimos una pequeña reunión con los jóvenes de la parroquia y sus catequistas y responsables. En ella, el rector hizo una breve presentación de todos los seminaristas y un seminarista dio su testimonio vocacional. De aquí, salimos al patio de la Parroquia donde compartimos una rica paella, además de conversación, alegría y diversión. Una vez acaba la comida, finalizamos nuestra visita cantando y bailando canciones religiosas como «Somos ciudadanos de un mundo». Gracias a su párroco D. Facundo por esa gran acogida hacia nosotros y a todos los que ayudaron en la organización de ese día tan especial. A las dos comunidades muchísimas gracias, os animamos a que sigas caminando bajo la luz del Señor. Nosotros rezamos para que así sea, por eso os pedimos que también vosotros recéis por los seminaristas que nos preparamos para algún día, si Dios quiere, estar al servicio de su pueblo como pastores. Que Dios os bendiga.

«Os pedimos que también vosotros recéis por los seminaristas que nos preparamos para algún día, si Dios quiere, estar al servicio de su pueblo como pastores»

4 / 27 ABRIL 2008


NUESTROS PUEBLOS Y PARROQUIAS

VIDA DIOCESANA

Presentación del libro: «Los orígenes: MISIONERAS DE ACCIÓN PARROQUIAL» Casilda Ortiz Diez Misionera de Acción Parroquial El pasado día 29 de Marzo, un evento importante nos convocó en la Parroquia de Cristo Rey: nosotras, las Hermanas Misioneras de Acción Parroquial hacíamos la presentación de un libro, LOS ORÍGENES, que como su nombre indica, narra los inicios y primer desarrollo de la Congregación. El Gobierno General junto con un grupo grande de hermanas de la región sur participaron de este encuentro, al que asistieron párrocos de las Parroquias de la Diócesis con los que las hermanas trabajan, sacerdotes amigos y muchos laicos que, de alguna forma, están vinculados a la familia MAP. El hecho de presentarlo en Jaén, es elocuente, es significativo; pues, aunque la Congregación nació en Segovia en 1942, ya el 24 de octubre de 1949 se establecía la primera Comunidad en esta provincia, Jódar; posteriormente, en 1963, en Mancha Real y en 1965 en Cristo Rey. Más tarde, desde esta comunidad, llegaron a otras Parroquias: S. Félix de Valois y Nuestra Sra. de Belén y San Roque; durante algún tiempo a Pegalajar. Han pasado por Noalejo, Campillo de Arenas y Cáritas Interparroquial de Jaén. Desde el 2001 tienen comunidad en la parroquia de Ntra. Sra. de la Merced. En fin, nuestra actividad en esta tierra del Santo Reino, ha sido y sigue siendo significativa. No en vano, a los 9 años de la fundación, la Congregación optó por la provincia jiennense; aquí prendió el Carisma, dando vocaciones abundantes y siendo, en la actualidad, presencia y compromiso en varias Parroquias. La autora del libro, hermana Mª Carmen del Molino Dueñas, Misionera de Acción Parroquial, ha sabido plasmar con competencia, con veracidad, delicadeza y cariño, un relato real que conmueve por su sencillez y por su sintonía evangélica. Todo es tan natural y al mismo tiempo tan extraordinario que cualquier

lector queda cautivado. El acto tuvo lugar el día 29 de marzo a las 11’00 horas. Cuatro personas colaboraron, directamente, en la presentación: la hermana Mercedes González presentó de forma sencilla y cálida a quienes iban a intervenir en el acto, destacando lo más significativo de cada una de ellas. La hermana Carmen del Molino que, como arriba se indica, es la autora de la Obra, nos habló sobre su proceso de elaboración, método seguido, dificultades encontradas, objetivos que se han pretendido... Todo ello motivó a los presentes: a escuchar con atención, a leer el libro, a descubrir el hilo conductor de esta historia impregnada de sencillez, de austeridad, de humildad y alegría; de entrega generosa, de confianza plena en la providencia de Dios y…de un desbordante amor. La hermana Mª José de Alencar, Superiora General de la Congregación, intervino diciendo que el libro ofrece un contenido valioso, pone al alcance del lector datos e informaciones que amplían el conocimiento de los orígenes congregacionales y, animó a las MAP a continuar la historia con el mismo coraje con que lo hicieron sus antecesoras, las primeras hermanas de la Congregación.

Ruth Guerrero es una joven que por su trabajo en Publicaciones Claretianas entró en contacto con la vida de las MAP. Su entusiasmo al comunicar los ecos y resonancias que la lectura de la obra había producido en ella, enganchó a los presentes a conocer y buscar la forma de hacerse con el contenido. Ciertamente, para la familia MAP, el libro «LOS ORÍGENES» es un gran instrumento para conocer el pasado, valorar el presente y proyectar el futuro; y para muchas de nosotras, recordar una historia que hemos vivido. Al finalizar el acto, todos los presentes tuvimos la oportunidad de compartir en un salón de la Parroquia de Cristo Rey, un vino español que nos ofreció un rato de encuentro festivo y fraterno, en ambiente de alegría y convivencia. Queremos manifestar nuestra gratitud a todas las personas que nos acompañaron en dicho evento; sentimos vuestra cercanía y cariño. Pudimos constatar, una vez más, que nuestras comunidades parroquiales viven y participan de nuestro Carisma de Misioneras de Acción Parroquial y que las MAP, junto con los párrocos, sacerdotes amigos y laicos formamos una familia abierta y evangelizadora. 5 / 27 ABRIL 2008


VIDA DIOCESANA

TODOS VAMOS EN EL MISMO BARCO Encuentro del JAV en el Colegio de los Maristas, de Jaén (Jóvenes del Arciprestazgo de Santa María del Valle) Belén López. Parroquia de San Félix de Valois «TODOS VAMOS EN EL MISMO BARCO» Con este lema vivíamos, el pasado viernes 11 de abril, el encuentro joven del Arciprestazgo de Santa María del Valle en el colegio de los Hermanos Maristas. La alegría de la Pascua nos congregaba de nuevo para concluir que este reto, el de ser cristiano y joven , es una aventura apasionante, y en él no estamos solos...y de hecho, fue así. Unos noventa jóvenes de las parroquias y colegios de nuestro Arciprestazgo llenaron de alegría, ilusión -por encontrarnos de nuevo- y ESPERANZA nuestros corazones; en esta ocasión, también se nos regaló la inesperada, y siempre grata presencia de nuestros seminaristas, que junto al rector, quisieron apoyar el encuentro. A menudo se piensa que la juventud ya está «en otras cosas», que no quiere implicarse y que todo compromiso le asusta...Tal vez para algunos sea así, y de hecho es lo que está procurando esta sociedad nuestra en la que el CARPE DIEM ha perdido su sentido profundo de aprovechar cada instante para ser un simple «vivir» que nunca te permita

reprochar si no has disfrutado lo bastante. Pero como he dicho más arriba, todos no piensan igual. El joven de hoy necesita que se espere de él algo importante, y de ahí que sea un grave error facilitarle el camino. La exigencia y el esfuerzo producen frutos inesperados mientras que con lo contrario, la cosecha inevitablemente estará perdida. Hace poco escuchaba de un sacerdote amigo unas palabras que me parecieron cruciales y que sintetizo en que en el misterio se encuentra lo que de verdad nos mueve, lo que alimenta la fe, mientras que lo que deja de serlo pierde valor. Esto, para un joven, es fundamental pues cuando le presentas algo envuelto en misterio, pero que se manifiesta

como algo grande, que merece la pena descubrir y que nunca va a dejar de ser nuevo al igual que una fuente inagotable, entonces, sólo entonces conseguirá «engancharse» a esta «movida» de ser un cristiano auténtico. Procuremos por tanto, aquellos que trabajamos con y por el joven de hoy, mantener encendida esa llama de la ilusión porque merece la pena y hay medios suficientes para que nos entusiasmemos por este empeño de hacer llegar a Cristo al corazón de aquellos que en realidad desean encontrar algo que no se deteriore y perdure con el paso del tiempo. No olvidemos que «todos vamos en el mismo barco» en el que cada uno tiene una misión que cumplir. Ánimo y nos vemos en la Vigilia de Pentecostés.

Día de convivencia de los niños de Primera Comunión en Las Bernardas, de Jaén Monasterio de la Inmaculada Concepción (Bernardas) Jaén Ya se ha convertido en tradición que los niños de la Parroquia de San Roque de Jaén que se preparan para hacer su Primera comunión, vengan a nuestra casa de oración para pasar un día de convivencia con sus catequistas y celebren también una Eucaristía en nuestra iglesia, que preside su Párroco, el bueno de D. José Casañas. Para nosotras, clarisas, monjas de vida contemplativa, supone una caricia de Dios percibir la inocencia, la alegría y la vivacidad de los niños. «Dejad que los niños se acerquen a mí» (Lc 18, 16). Todos ellos son el futuro de la Iglesia, ojalá sepan acoger en sus corazones a Jesús Eucaristía y sea para ellos su mejor Amigo. Ojalá se enamoren del Buen Pastor, amante incansable de sus ovejas, y llenos de Espíritu Santo revitalicen y llenen de aire fresco la Iglesia. ¡Como Jesús los quiere, así los queremos nosotras! 6 / 27 ABRIL 2008


LITURGIA

PENTECOSTÉS Manuel Carmona García «Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo» Con este domingo de Pentecostés, culminamos el tiempo de Pascua. El acontecimiento que hoy conmemoramos marca el comienzo de la misión de la Iglesia, en la fuerza del Espíritu del Resucitado. Aquel día, los judíos celebraban la promulgación de la ley dada por Moisés al pie del Sinaí. Conmemoraban, así, el momento en que Israel nació como pueblo de Dios, al sellar con sus padres la antigua alianza. Pero los profetas habían anunciado, reiteradamente, una alianza nueva para los tiempos del Mesías. Una alianza última y definitiva, porque la ley de Dios sería gravada internamente, transformando el corazón; porque la pertenencia a Dios sería sellada con el don de su mismo Espíritu, sobre toda raza y nación. Es el cumplimiento de esa promesa lo que hoy lleva a cabo Dios con su intervención. Culminaba así la obra de Cristo que la antigua alianza sólo pudo, a su modo, presagiar. Tal y como san Lucas nos lo describe en la primera Lectura: a la unanimidad con la que el pueblo hebreo aceptó en el Sinaí los mandatos de Dios (Éx 19, 8), corresponde ahora la comunidad de «todos los discípulos de Jesús juntos en el mismo lugar»; al estruendo y el fuego con el que se manifestó el descenso de Dios sobre el monte, en aquella ocasión (Éx 19, 18-19), corresponde ahora ese «ruido del cielo, como de un viento recio, que resonó en toda la casa donde se encontraban» y «las llamaradas de fuego que vieron aparecer»; si entonces atronaba desde la cumbre la voz de Dios a los que bajo ella se encontraban, ahora «se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería». Una antigua tradición judía aseguraba que la voz divina se dividió en todas las lenguas conocidas, para que todos pudieran escucharle. Ahora, en cambio, era el fuego de su único

Espíritu el que «en lenguas se repartía posándose sobre cada uno», para poder dar un mismo testimonio de forma diversa; para poder expresar una misma verdad en múltiples lenguajes; para poder desarrollar una misma vida en diferentes caminos de santidad. Dotándola de la garantía del Espíritu, Dios ponía en marcha la Iglesia para testimoniar y expandir toda la verdad revelada en Cristo. La disponía, así, «como un sacramento o señal de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el género humano» (LG 1): una comunión nacida de la Pascua de Cristo, promovida por su mismo Espíritu y destinada a extenderse «al mundo entero», hasta el día de su venida. En la segunda Lectura, san Pablo nos indica esta actividad del Espíritu en la edificación de la Iglesia: «Nadie puede decir «Jesús es Señor», si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de servicios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos». No, la Iglesia no es fruto de la voluntad o del esfuerzo de los hombres, sino obra del Espíritu que hace la comunión, destruyendo el pecado que provoca la división; derribando las barreras de cualquier incomprensión; suscitando la diversidad de servicios para el bien común; y manteniendo a todos unidos en el mismo amor al Señor. Es la línea en que el Evangelio nos presenta hoy a la Iglesia como una «nueva humanidad», creada por el Espíritu del Resucitado que, «al aparecerse aquél día a sus discípulos, les repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo». Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos»». El gesto del Señor Jesús recuerda, en efecto, la creación del primer hombre, cuando «el Señor Dios sopló en su nariz aliento de vida haciéndolo ser viviente» (Gn 2, 7), ¡y ese mismo Espíritu le da hoy la plenitud! 7 / 27 ABRIL 2008


8 / 27 ABRIL 2008


¿QUÉ VES EN LA NOCHE, DINOS, CENTINELA? Así pregunta la Iglesia en este tiempo de Pascua al centinela que se asoma a la noche. El equipo de Pastoral Penitenciaria nos sentimos enviados por la Iglesia-Diócesis de Jaén a este lugar, considerado por algunos como «paraje de sombras de muerte»(Is. 9,2), A la vuelta del Triduo Sacro os contamos lo que hemos visto en la noche para que nuestra engría sea también la vuestra. La tarde del Jueves Santo estuvo el Stmo. expuesto hasta la hora de cenar en una aula que habíamos adecuado como capilla para estos días; sobre la mesa del profesor sólo había una custodia (no es litúrgico, pero es de lo único que disponíamos), doce velitas, un pan partido y una copa de cristal. ¡Ni un momento estuvo el Señor solo! «Por la tarde en esos momentos con la Custodia, esa tarde de reflexión yo no lo había vivido en la vida nunca, no había estado tan cerca de Dios, por esta tarde me alegro de estar aquí, me siento bien conmigo mismo y creo en mi paz interior»1

«ante la Custodia se respiraba una paz que ni en la calle la había vivido y soy católico y practicante» «Cuatro veces he venido a ver al Señor» «Se me iban las zapatillas solas hacia la capilla»

«Me puse a escribir y parecía que el bolígrafo escribía solo, sin darme cuenta había escrito una cuartilla» Algunos de los que pasaron por el monumento dejaron escrita su oración al Señor. Lo que se decía era auténtico, ni testigos, ni otro destinatario que Jesús, nadie, excepto el «Padre que ve en lo secreto» conocía al autor de aquellas letras (los escritos estaban sin firma). Lo que se decía no era fruto de una homilía u otra intervención humana. Allí estaban cara a cara Jesús y su hermano, condenado o acusado de un delito. Parte de esas oraciones las hemos recogido por capítulos, respetando las expresiones originales.


JESÚS ABRÍA A LA ESPERANZA (Toma tu camilla y anda)

«Te pido que me des muchas fuerzas para salir de aquí y mucha vida y que pueda reunirme con mi familia y ser feliz» «Tu sabes los buenos valores que tengo y todo lo positivo que tengo, también te pido que me ayudes a volver a sacarlo otra vez» «Dame las suficientes fuerzas para cumplir dignamente mi condena. Espero y deseo que el tiempo que tu quieras que esté aquí me sirva para reflexionar y, sobre todo, para crecer como persona… Cuida de mí aquí y en este preciso momento para que, cuando tú lo quieras, goce de plena libertad, siendo un hombre de bien, siendo feliz y haciendo feliz a las personas que me queréis y todavía seguís apostando por mí»

JESÚS ABRÍA AL ARREPENTIMIENTO (Pedro lloró)

«Perdona mis pecados, perdona el daño que yo he podido ocasionar a las personas y cosas…. Por favor, perdóname y ayúdame a ser mejor persona. ¡Te necesito!» «Quiero expresarte mis sentimientos de corazón: quiero pedirte perdón y que me lo des por aquello que haya podido hacer y que no haya estado bien por culpa de la bebida y es por ello que te ruego que me ayudes a fortalecerme, pues aunque ponga de mi parte, te pido ayuda» «Estoy muy arrepentido, pero la adicción ha sido mi perdición, quiero que me den su perdón y que Tú me perdones, enséñame la paz interior, enséñame a perdonar, a decir al 100%, a seguirte, a ayudar más a las personas… Por favor, dame tu perdón, pues de corazón


estoy tan arrepentido y me doy cuenta ahora de todo lo que he podido hacer cuando me he dejado llevar por la bebida, pues no me acuerdo de muchas cosas, por ello quiero que me perdones; a veces me reprimo las lágrimas por no llorar, porque me siento mal, por eso te pido perdón y ayuda» JESÚS ABRIA A LA ORACIÓN (Cuando oréis, decid…) PARA MÍ

«Para mí te pido, Dios, lo que tu mejor quieras que, como bien te he dicho antes, aceptaré con rectitud y obediente a tu deseo» «Dame libertad, Señor, pero sólo si voy a ser un hombre bueno»

pero HOY AQUÍ ESTOY no para pedirte por mí, porque tu sabes muy bien lo que para mí deseas y, con fiel deseo a tus propósitos aceptaré…» PARA LOS HIJOS

«En especial te pido por mis hijos, que les des luz, que los guíes, que sepan esperar a su padre y no se olviden de él, que les des salud, aunque para ello debas arrebatarme la mía, úngelos con tu sabiduría y amor para que sean justos y honrados en su camino, dales el amor que yo ahora no puedo darles, dáselo, Dios, por mí»

«Gracias por mi hijo, que es lo mejor que me ha pasado en mi vida, lo que más quiero y amo, y por el que pienso luchar, dejar la adicción, porque merece más y entregarme a él y darle todo; cuídamelo, dale salud y fortaleza mientras estoy en prisión»

«Padre, sé que tú no me abandonas nunca, no dejes que me salga de tu camino y ayúdame a vivir en paz conmigo mismo y con los demás»

PARA LOS DEMÁS «También te pido por mis compañeros, ayúdales, dales la paz espiritual; por todos los funcionarios, por todo el equipo y ¿cómo no? por los voluntarios de la pastoral penitenciaria…»

«Hola Dios, ¿Cómo estás? yo, como bien sabes, intentando seguir el buen camino, que a veces sigo según tu elección y otras veces cojo el mío, del cual siempre me equivoco,

Comenzaba esta reseña con la pregunta del himno de Pascua y quiero terminarla con la respuesta del mismo himno, porque esa respuesta se ha realizado ante nuestros ojos: Vi los cielos nuevos y la tierra nueva. Cristo entre los vivos y la muerte muerta. Dios en la criaturas ¡y eran todas buenas!


¿Cómo se ha celebrado el Triduo Pascual en la prisión de Jaén? Se pueden diferenciar dos celebraciones. Una celebración en el área Socio-Cultural para los internos de todos los módulos. Ya en Cuaresma comenzó la preparación con charlas, un acto penitencial y, sobre todo, a través de los diálogos con los interesados. El Sr. Obispo celebró la misa del Jueves Santo en la capilla del Centro, como viene haciendo todos los años; en la misma capilla uno de los capellanes continuó el resto de las celebraciones del Triduo Sacro. Este año también se celebró la Semana Santa en un módulo, la U.T.E., porque los internos de dicho módulo no participan de las actividades con el resto de los módulos. Para crear un ambiente se formaron varios equipos: uno para hacer carteles alusivos a las celebraciones de estos días, otro para habilitar el local donde celebraríamos, se formó un equipo de lectores, otro de cantores, un grupo que conocen la informática se puso a elaborar unas presentaciones sobre el Triduo Sacro, por fin otro grupo se encargó de preparar y organizar una tarde de juegos al aire libre para el domingo de Resurrección. ¡Y comenzó la Semana Santa! El Domingo de Ramos empezaba con la Procesión con los ramos por la galería de las aulas hasta llegar a la capilla improvisada, mientras recitábamos salmos, la galería estaba

ambientada con los carteles que el equipo había hecho y con carteles que nos enviaron algunas cofradías. Lunes, martes y miércoles lo dedicamos a trabajar en los equipos anteriormente enumerados. El Jueves Santo se resaltó el altar con la colocación de un gran pan y una copa con vino; para el lavatorio de pies usamos una botella de agua comprada en el economato del módulo y la tapadera de un cubo de basura, el lavatorio lo inició el capellán y lo continuaron algunos voluntarios y reclusos. Al terminar la celebración, se dejó expuesto el Stmo. hasta la hora de la cena. El Domingo de Resurrección, al terminar la celebración invitamos a un aperitivo de jamón, queso y lomo con consumición en la sala común y la tarde la pasamos en el patio con juegos (encestes, penaltis, carreras…) y premios.


13 / 27 ABRIL 2008


NUESTROS PUEBLOS Y PARROQUIAS

SCOUTS CATÓLICOS: Campamento de primavera en SANTISTEBAN del PUERTO Santiago Salazar. Párroco El grupo Scout Itangi de Santisteban del Puerto unidos a sus padrinos durante esta etapa de formación, el grupo Al- Yabala de los Villares, han tenido la oportunidad de disfrutar de unos días de diversión y convivencia en el Camping Huertañalda, muy cerca de Úbeda. Como viene siendo tradicional en la filosofía Scout, en torno a la primavera se celebra una acampada de fin de semana. En esta ocasión, un total de 95 niños y jóvenes santistebeños y villariegos han crecido en su camino de formación cristiana a través de numerosas y muy variadas actividades lúdicas y talleres formativos, que les han ayudado a profundizar en el conocimiento de nuestra fe en contacto con la naturaleza. Para culminar la convivencia, se celebró la Eucaristía de campaña, en la que participaron con gran interés ambos grupos, incluidos los padres y familiares de los niños. Entre lágrimas por las despedidas, quedaron emplazados hasta la próxima ocasión, en la festividad de San Jorge, patrón de los Scout Católicos en torno al cual, todos los Scout de la Diócesis, participarán en la festividad.

14 / 27 ABRIL 2008


NUESTROS PUEBLOS Y PARROQUIAS

CULTURA y RELIGIOSIDAD GITANAS: Pautas de actuación Ángel-Dandy. Delegado Episcopal para la Pastoral Gitana y Migraciones El pasado Lunes día 14 de Abril el Delegado para la Pastoral Gitana y Migraciones, Ángel Sánchez (Dandy) participó en el Proyecto de Interculturalidad «Iqyasé II-Tolerancia» organizado por el Centro de Profesorado de Linares-Andújar bajo el título: «Cultura y Religiosidad Gitanas: Pautas de actuación» en la sede de Linares. Con la presencia de más de 20 profesores/as del Colegio Cardenal Espínola de Linares y de San Eufrasio de Andújar, el Delegado hizo un recorrido por el Pueblo y la Cultura Gitana, comenzando con la escucha de dos canciones: «Libres como el viento» del Cassette «Persecución» de El Lebrijano y «Vosotros sois la luz del Mundo» del musical «Ven y Sígueme» de Rocío Jurado, Manolo Sanlúcar y del propio Lebrijano. A continuación tuvo lugar la proyección de un montaje preparado por el propio delegado en el que se hacía un recorrido por la cultura gitana, su origen, su lengua, su religiosidad, sus valores y su situación actual. También se proyectó un Vídeo elaborado por Cáritas Nacional sobre dos proyectos de

Promoción Gitana. En un diálogo interesante se comentaban estos aspectos y la dificultad real para anunciar el Evangelio a este colectivo buscando una auténtica promoción. Por último, el Delegado presentó y ofreció distintos Materiales de Trabajo tanto de Promoción Gitana como de Evangelización, destacando la figura del Tío Ceferino y un Decálogo para una Pastoral Gitana elaborado por la propia Delegación. También, el pasado día 9 de Abril y con motivo del Día Mundial del Gitano, el Delegado estuvo presente en el Salón de Actos de la Cámara de Comercio

de Jaén, donde la Fundación del Secretariado Gitano presentó la Campaña de este año con el lema: «El trabajo nos hace iguales», dentro del Programa ACCEDER, en el que se resalta la necesidad de romper estereotipos y encasillamientos hacia este colectivo y la necesidad de Formación Profesional para salir de su situación de marginación. Desde aquí sólo decir que la Delegación está abierta a cualquier tipo de sugerencia, proyectos, consultas, tanto a nivel parroquial, como a nivel Arciprestal (tfno. 606031732 y dandy@tecnosegura.com). Recibe un abrazo de Paz.

15 / 27 ABRIL 2008


NUESTRA HISTORIA... POR MANUEL LÓPEZ PÉREZ

SOLILOQUIOS en la lonja En un extremo del casco urbano de Jaén, arropada por frondoso olivar y oteando el ruinoso Cementerio de San Eufrasio, se alza, maltratada por el tiempo y los hombres, la ermita del Calvario. Se levantó a impulsos de la Orden Tercera Franciscana en la segunda mitad del siglo XVII y culminaba un Via Crucis monumental que jalonaba el denominado «Camino de las Cruces», hoy una calle vulgar y descuidada. Por sus connotaciones ambientales, durante muchos años fue un frecuentado enclave de oración y penitencia, siendo costumbre que cada domingo de Cuaresma subiera hasta la ermita un devoto Via Crucis público que partía del Convento de «las Bernardas». Preside la ermita un hermoso Crucificado tallado en piedra, en cuya base hay grabado un soneto que es fervoroso acto de contrición, al que acompaña una imagen de la Dolorosa. Y hubo colgada en sus muros una sugerente colección de exvotos pictóricos, testimonio de la devoción que el lugar despertaba en el Jaén del siglo XIX. La expansión de la ciudad acabó por acogotar la ermita mancillando sus encantos. La decadencia de la Orden Tercera motivó su penoso abandono. ¿No habrá quién propicie la recuperación de este singular humilladero...?

16 / 27 ABRIL 2008

HERENCIA DE SIGLOS

Sedas En el siglo XIX continuó la vieja tradición de ofrecer «Verónicas» a los peregrinos que se acercaban a la Catedral para adorar la reliquia del Santo Rostro. Y se hizo frecuente la estampación en seda, a modo de artísticos pañolones, que muchas veces se aprovechaba por habilidosas manos femeniles para servir de guía a primorosas labores de bordado, en las que se solía utilizar pelo natural, que «reconvertían» aquellos pañuelos en auténticas obras de arte. Resultaban así unas singulares «Verónicas», que enmarcadas en plata engalanaban las alcobas de nuestros abuelos. Un ejemplo de ellas es ésta que hoy se exhibe en el Museo Catedralicio y que todavía conserva el encanto de los tiempos fernandinos, cuando tras las penurias de la Guerra de la Independencia la piedad popular redescubrió la devoción al Santo Rostro.

Semblanza y memoria martirial Juan Barat Barberán. Coadjutor de San Juan Bautista, en Arjona. 57 años. + 2 de septiembre de 1936 en el Paseo Nuevo, de Arjona. Nació en Arjona el 16 de mayo de 1878. Estudió en el Seminario de Jaén, ordenándose presbítero el 7 de noviembre de 1901. Desde 1902 ejerció como coadjutor en su pueblo natal, en la parroquia de San Juan Bautista, encargándose además de las capellanías de San Blas y San Diego. Fue detenido en la mañana del 2 de septiembre de 1936 en su casa de la calle Damián Parras, cuando se encontraba rezando el Breviario. Le dijeron que le llevaban a la prisión de Andújar, pero cuando vio el camino que tomaban, se arrodillo suplicando que le matasen allí mismo. A golpes le obligaron a caminar. Aterrorizado, se asió a una ventana rogando que no le obligaran a seguir, por lo que de nuevo fue golpeado. Al final de la Calle Duque de la Torre, preso de nerviosa excitación, volvió a arrodillarse mientras decía: «...Si me vais a matar, hacedlo aquí mismo...». Otros golpes le obligaron a levantarse y caminar. Quienes le vieron aseguran que apenas tenía fuerza para andar y que comenzó a rezar en alta voz el Santo Via Crucis. Al llegar al final del Paseo Nuevo, unos disparos acabaron con su vida.


NUESTROS PUEBLOS Y PARROQUIAS

CAMINO de la LUZ en SAN ANDRÉS, de BAEZA Hay una devoción popular con tradición desde la edad media, que es el Vía Crucis (el camino de la cruz). En él se recorren los momentos más sobresalientes de la Pasión y Muerte de Cristo: desde la oración en el huerto hasta la sepultura de su cuerpo. Pero ésta es la primera parte de una historia que no acaba en un sepulcro, ni siquiera en la mañana de la Resurrección, sino que se extiende hasta la efusión del Espíritu Santo y su actuación maravillosa. Desde el Domingo de Pascua hasta el de Pentecostés hubo cincuenta días llenos de

acontecimientos, inolvidables y trascendentales, que los cercanos a Jesús vivieron intensamente, con una gratitud y un gozo inimaginables. El VÍA LUCIS, «camino de la luz» es una devoción reciente que puede complementar la del Vía Crucis. En ella se recorren catorce estaciones con Cristo triunfante desde la Resurrección a Pentecostés, siguiendo los relatos evangélicos. Incluimos también la venida del Espíritu Santo porque, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica: «El día de Pentecostés, al término de las siete semanas pascuales, la Pascua de Cristo se consuma con la efusión del Espíritu Santo que se manifiesta, da y comunica como Persona divina» (n.731), La devoción del VÍA LUCÍS en el Tiempo Pascual, los viernes, antes de la Misa lo rezamos en nuestra Comunidad Parroquial, nos ayuda a mantener viva la experiencia de la Vigilia Pascual.

PARROQUIAS de JAÉN Peal de Becerro Fue una de las aldeas conquistadas a los moros en el s. XIII que formaron el Adelantamiento de Cazorla. Pero mucho antes de la dominación musulmana estuvo ocupado por diversos pueblos y civilizaciones. Próxima a Peal está la aldea de Toya, la ciudad romana de Tugia que desde la antigüedad ha tenido un papel importante a lo largo de los siglos. Toya, en la vega del río de su mismo nombre, es rica en recursos agrícolas y a lo largo de la historia ha sido punto de paso entre las culturas de las provincias de Granada y Almería con el Alto Guadalquivir. Desde los tiempos prehistóricos hasta los árabes y cristianos, en las luchas de la Reconquista, Toya dentro del paso del Guadiana Menor fue punto crucial en la comunicación de aquellos territorios. Han aparecido importantes restos de población ibérica, romana, visigoda, árabe y cristiana medieval en los alrededores de la aldea y en los de la aldea vecina de Hornos de Peal, los más destacados la Cámara Sepulcral ibérica, un acueducto romano cerca de Hornos, la torre de Toya y los restos del castillo musulmán y cristiano: dos torres y restos de muralla. Además del Cerro de la Horca, lugar donde se encuentra la Cámara Ibérica, en los cortijos aledaños, cortijo Mansute, cortijo Trillo, cortijo Marín, Palomares, Bejuncal y otros, han sido hallados objetos, piedras, tallas, armas, inscripciones, decorados, cerámicas y restos antiguos. Y al explanar carreteras o abrir caminos han aparecido

sepulturas de épocas remotas. Muchos de estos objetos se guardan en el Museo Arqueológico Nacional . El Museo Provincial de Jaén también conserva importantes piezas e inscripciones romanas de Toya. Y aún el alguna calle del poblado se puede ver alguna piedra labrada y decorada de época romana. Actualmente Toya es una pequeña aldea de unos cien habitantes dependiente de Peal de Becerro. Seis kms. al NE. en una altura y alrededor de un castillo del que se conservan dos torreones se extiende el núcleo de población principal, Peal de Becerro, piel de becerro por la forma original de su trazado o por haberse fundado en el espacio comprendido por una piel recortada en finas tiras, según las leyendas, es actualmente un nudo de comunicaciones con toda la comarca, con carreteras a Úbeda, Jódar, Toya, Quesada, Cazorla, Santo Tomé y Torreperogil. De Jaén dista 88 kms. Fue aldea dependiente de Cazorla hasta 1822 en que fue declarada villa por Fernando VII. Su patrona es la Virgen de la Encarnación, cuya imagen fue encontrada escondida bajo una campana por un labrador que araba sus tierras. La imagen fue trasladada a la Parroquia y celebra sus fiestas el 2 de Febrero y el 25 de Marzo. La iglesia antigua fue demolida y en el solar se construyó en 1969 el actual templo de la Encarnación por el arquitecto Francisco Gutiérrez de Cabiedes. En Abril el día de S. Marcos se celebra una concurrida romería a Toya donde hay construida una ermita junto a una fuente, próxima al río Toya, en el centro de una zona abundantísima en vestigios arqueológicos. Martín Jiménez Cobo 17 / 27 ABRIL 2008


PROPUESTAS CULTURALES... QUÉ LEER...

JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ ORTÍZ

Vencer el miedo El título completo del libro escrito por Magdi Allam es: Vencer el miedo. Mi vida contra el terrorismo islámico y la inconsciencia de occidente, de la editorial Encuentro. Se trata de un libro interesante que, además, está avalado por la vida de su autor: un egipcio musulmán, que actualmente trabaja como subdirector del periódico italiano Il Corriere della Sera, y que el Domingo de Pascua fue bautizado por Benedicto XVI, recibiendo el nombre Magdi Cristiano Allam. Él vive amenazado de muerte desde hace 3 años, cuando manifestó su deseo de convertirse del Islam a la fe cristiana. Y desde entonces su nombre se encuentra en el punto de mira de los fundamentalistas islámicos y su vida, por consiguiente, está siendo un testimonio de la valentía que nace de la fe y de la vida nueva de Cristo. Precisamente las amenazas de muerte le impidieron a Magdi Cristiano Magdi Allam Allam el pasado 10 de abril venir a Madrid a la presentación de su libro, pues no garantizaban su seguridad y su vida corría peligro. Evidentemente esto sólo fue noticia para unos poquísimos medios de comunicación, porque la mayoría no la consideraron relevante. Y es que, claro, el que una persona esté amenazada de muerte por el simple hecho de haberse convertido al cristianismo y, en un país democrático donde se defiende tanto la libertad de expresión, alguien pueda pensar de distinta manera a la mayoría dominante, jugándose la vida, no es noticia. En fin, seguro que son cosas mías, y que todo se hace sin intención y con buena voluntad. Vencer el miedo es, además, un buen libro que sigue la estela de la trilogía de la también periodista italiana Oriana Fallaci (La rabia y el orgullo, 2002; La fuerza de la razón, 2004; El Apocalipsis, 2005), y ofrece una reflexión profunda sobre el peligro que está corriendo Occidente con mirar a otro lado cuando se habla del Islam. Un libro provocativo para los amantes y partidarios de la «Alianza de Civilizaciones» sin condiciones. Un libro subversivo para aquellos que desprecian los valores de Occidente, fundamentados en el cristianismo. Y un libro sugerente, en definitiva, para todos los que busquen construir una sociedad sin perder las raíces sobre las que se ha desarrollado la sociedad de los Derechos Humanos. Magdi Cristiano Allam, sin duda, ha vencido el miedo, y sólo espero que también nosotros, siguiendo su ejemplo, estemos dispuestos a vencer nuestros miedos y a vivir sin complejos nuestra fe en el ámbito público.

QUÉ VER...

Horton Estrenada en nuestro país el pasado 14 de marzo, Horton es una película de dibujos animados de los creadores de Ice Age (la Edad de hielo). La historia es la siguiente: Horton es un imaginativo elefante que un día oye un débil grito de auxilio proveniente de una diminuta mota de polvo que flota en el aire. Aunque todavía no lo sabe, esa mota alberga una ciudad entera llamada Villaquién, habitada por los microscópicos Quién, a cuya cabeza está el alcalde. A pesar de ser objeto de las burlas de sus vecinos, quienes piensan que no está en sus cabales, Horton está decidido a salvar a la partícula, porque «una persona es una persona, por muy pequeña que sea». Una película para todos los públicos, muy divertida y con la que pasarán unos estupendos 88 minutos. Pero no sólo eso, sino que con humor y diversión también plantea una serie de temas importantes como: la importancia del individuo concreto y la aportación que cada uno puede hacer al colectivo, la necesidad del sacrificio y de superar el ámbito material para conseguir cualquier ideal de felicidad, la defensa de la vida de cualquier persona aunque sea minúscula y ni siquiera pueda verse, o el sentido de servicio público que la clase política debería tener, dejando su tendencia manipuladora, y el derecho del pueblo a hacerse oír en unas manifestaciones ruidosas. De manera que si quieren o tienen que llevar a sus hijos, nietos o sobrinos al cine, o simplemente les apetece pasar un buen rato delante de la pantalla comiendo palomitas y, al final, salir del cine con unas sensaciones positivas, ya lo saben: Horton. Un elefante del que extrañamente podemos, y muchos de nuestros dirigentes pueden, aprender mucho. 18 / 27 ABRIL 2008


LAS LECCIONES DEL SEÑOR

Domingo VI de Pascua (A) El Espíritu es quien nos lleva a experimentar la presencia y el amor del Señor, cuando nos decidimos por su seguimiento. Él mismo nos lo aseguró en aquella cena de despedida antes de su pasión, que nos dejó como memorial de su entrega. Fue entonces cuando prometió volver para estar siempre, de un modo nuevo y mejor, con todos los que le amasen. El Evangelio nos recuerda hoy sus palabras: «Yo le pediré al Padre que os dé otro Defensor, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad... El mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo… El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él». Hasta ese momento, se había esforzado como Maestro para llevar a cabo la misión que le trajo a este mundo: arrancarnos del poder del mal, librándonos de la seducción de ese espíritu embustero, que miente siempre; convencernos del amor sin límites de nuestro Padre Dios, hasta llevarnos a la experiencia de esa misericordia que nos capacita para la comunión…Y, justo ahora, llegaba la hora de culminar su tarea: con su entrega a la muerte, derrotaría el espíritu de la mentira mostrando hasta qué extremo nos quiere Dios; resucitado, conseguiría también para nosotros ese otro «Defensor», el Espíritu de la verdad –frente a toda otra seducción–, del que Él estuvo siempre lleno para realizar su misión. Con ese Espíritu podemos los discípulos ahora reconocer su presencia viva entre nosotros; con ese Espíritu podemos amarlo guardando sus mandamientos; con ese Espíritu podemos agradar también nosotros a Dios; con ese Espíritu podemos identificarnos cada vez más con Él, hasta ser Él quien viva en nosotros... Desde esta experiencia del Resucitado a la que nos abre el Espíritu de Dios, el apóstol S. Pedro nos puede hoy recomendar en la segunda Lectura: «estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere». Sí, porque justo esa experiencia es el anticipo que explica y sostiene nuestro caminar, «mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Señor Jesucristo». La primera Lectura nos lo quiere igualmente indicar, al narrar la conversión de Samaría por la predicación del diácono Felipe: los apóstoles enviaron entonces a Pedro y a Juan; y «ellos oraron por los fieles, para que recibieran también el Espíritu Santo imponiéndoles las manos». Es así como la promesa de Jesús comenzaba a ser una realidad sin fronteras; es así como la Iglesia iniciaba su misión universal en la fuerza del Espíritu. Proclamemos, pues, con el Salmo nuestro agradecimiento, diciendo: «Aclamad al Señor, tierra entera».

Solemnidad de la Ascensión del Señor (A)

MANUEL CARMONA GARCÍA

Celebramos hoy con la Iglesia la Ascensión de Jesús «a la derecha del Padre» como Señor. Es el momento supremo de su vuelta al ámbito divino, tras realizar la obra de nuestra redención, y el preanuncio de cómo vendrá al final de la historia, para consumar su obra de salvación. Es, pues, el acontecimiento que cierra la misión terrena de Jesús, para dar paso ya a la misión de la Iglesia en todo tiempo y nación. Nos lo cuenta Lucas en la primera Lectura, tomada del libro de los Hechos. Era la última vez que el Resucitado compartía la mesa, de modo visible, con sus discípulos. Fue, entonces, cuando les recomendó aguardar en Jerusalén «el bautismo del Espíritu, que les daría la fuerza para ser sus testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines del mundo». Aquel mismo Espíritu con el que, a partir del Bautismo, Él comenzó a proclamar la llegada del Reino de Dios, invitando a su acogida; el mismo Espíritu que le sostuvo en el empeño por implantar ese Reino, sobre todo otro interés o pretensión; el mismo Espíritu que le impulso a entregarse a la muerte, al ser rechazado, para hacer en Él realidad lograda ese Reino con su Resurrección. Por eso, son sus testigos los que habían de ser ahora ungidos por el Espíritu, para dar con valentía la gran noticia: el Reino de Dios no era ya una expectativa, más o menos utópica; ni una esperanza cierta, pero sólo futura; ni una realidad todavía oculta y por desvelar; en ese trozo de mundo, que era la humanidad del Cristo Resucitado, brillaba ya con claridad. Por eso es de todo lo cumplido en Él, de quien los suyos tenemos que hablar. Y es con su Espíritu como Dios nos sigue ayudando, en la forma que hoy nos describe la segunda Lectura: «Que el Dios del Señor nuestro Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama; cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos; y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa. Esa que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo». De lo «desplegado en Cristo» por el Espíritu de Dios deriva, precisamente, la misión universal de sus apóstoles, como indica el Evangelio: «Id y haced discípulos de todos los pueblos bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado». Sí, serán ellos los encargados de introducir en esa realidad cumplida ya plenamente en Jesús: primero, mediante el bautismo que los engendra como hijos del Padre, miembros de Cristo y templos del Espíritu de Dios; y, luego, mediante la predicación con la que enseñarlos a vivir conforme a ese don. Lógicamente, porque primero es el ser y luego el hacer; sencillamente, porque el don de Dios es siempre anterior a la respuesta del hombre; simplemente, porque la gracia antecede al mérito; y, en definitiva, porque la capacitación del Espíritu ha de ser previa a cualquier compromiso que implique la opción por lo que quiera Dios. 19 / 27 ABRIL 2008


«Que la devoción inmemorial a la Virgen María, bajo la advocación de la Cabeza, que reúne a tantos miles de peregrinos en su Santuario de Sierra Morena en romería, sea siempre testimonio vivo de vuestra fe que se traduzca en verdadero ejemplo de vida cristiana». Juan Pablo II

Agradecemos la colaboración de:

Iglesia en Jaén 413  

Revista quincenal Iglesia en Jaén nº 414 del 27 de abril de 2008