Page 1


Carta del Director

Antonio Garrido de la Torre vicariodecomunicacion@diocesisdejaen.es

UNA CRUZ AL BORDE DEL CAMINO La foto de la portada de este número de nuestra revista «Iglesia en Jaén» tiene una significación especial. Aparentemente no es más que una cruz al borde del camino. Una cruz antigua de piedra, que ha soportado muchos soles y muchas lluvias. Una cruz que emerge entre las hileras de olivos que conforman el paisaje de las tierras de nuestro querido Jaén. Podría ser una de las típicas cruces que existen en las entradas antiguas de nuestros pueblos de Jaén. Una de esas cruces que anunciaban la cercanía de una ermita o santuario, o una de las cruces que conformaban el tradicional via-crucis, hasta llegar a algún templo. Seguramente es una cruz de las que ahora molestan porque está mal visto hacer manifestación pública de símbolos religiosos y eso no va con lo políticamente correcto ¡Cuánta necedad hay en algunas iniciativas que intentan borrar lo que constituye una señal de identidad de nuestra sociedad! Parece que nuestros sufridos gobernantes, en esa carrera insaciable de un malentendido laicismo, no tienen otro problema más importante que solucionar más que la presencia de este símbolo que, siglos tras siglos, se ha convertido en una preciada referencia cultural y religiosa. Nuestros obispos nos recordaban recientemente en una declaración que «en la cultura y en la tradición religiosa cristianas, la cruz representa la salvación y la libertad de la humanidad. De la cruz surgen el altruismo y la generosidad más acendrados, así como una sincera solidaridad ofrecida a todos, sin imponer nada a nadie». No se trata de excluir ni de marginar otras opciones. Se trata de respetar la presencia de los crucifijos dentro del ámbito público, en colegios, hospitales o juzgados, porque es un símbolo que nos habla de amor y de entrega, de misericordia y donación. Un símbolo que es consustancial a nuestra tradición y que forja el devenir de nuestra historia como nación. Un símbolo, en definitiva, que configura nuestra propia identidad y es manifestación de valiosos valores humanos y religiosos.

Pero la cruz de la foto de la portada, además, tiene un valor añadido. Recuerda el sitio donde murieron asesinadas varias personas. Una de ellas se llamaba Francisco. Y su único delito, por el que fue fusilado sin ninguna clase de juicio, era ser cura. Murió por no renunciar a su identidad sacerdotal. Por amar a Jesucristo. Por ser miembro de su Iglesia. Y por no pisotear ni desertar de aquello en lo que creía firmemente. Él fue uno de los muchos sacerdotes, religiosos y seglares que en aquellos terribles tiempos de la guerra civil española derramaron su sangre en nuestra tierra de Jaén por ser fieles a Jesucristo y a su Iglesia. El presbiterio de Jaén sufrió una merma considerable. El propio Obispo, Monseñor Basulto, también fue asesinado. Y junto con otros compañeros mártires, su causa avanza en el Vaticano para una (esperemos que próxima) beatificación de aquellos que entregaron su vida por amor a Jesucristo. La guerra civil desencadenó una persecución a la Iglesia que en su virulencia y radicalidad no se recordaba desde los tiempos de los primeros cristianos en las persecuciones del imperio romano. Y resulta patético que se exalten conceptos como «legalidad republicana», cuando bajo esta presunta legalidad se cometieron miles de atrocidades y asesinatos. Reabrir heridas, felizmente cicatrizadas por un gran esfuerzo colectivo en la transición, y profundizar en una «memoria histórica» que es injusta, torticera y selectiva, no es el mejor de los caminos. Nuestros mártires murieron asesinados porque no renunciaron a manifestar su fe cristiana y porque creían firmemente en Jesucristo y en los valores del Evangelio. Y uno de estos valores es el perdón. Un perdón que se hace necesario para caminar mirando hacia adelante, con generosidad de ánimo y superando el lastre del odio.

«IGLESIA EN JAÉN» APARECERÁ DE NUEVO EN SEPTIEMBRE PARA SEGUIR INFORMANDO SOBRE LA ACTUALIDAD DE NUESTRA DIÓCESIS

¡FELIZ VERANO!

Sigue la actualidad diocesana en:

www.diocesisdejaen.es 2


VACACIONES PARA CRECER Y AMAR Muy queridos fieles diocesanos: El libro del Eclesiastés, del Antiguo Testamento, en hebreo Cohélet, trata sobre cuestiones de importancia siempre válidas para todos los tiempos. Desde una actitud serena, da respuesta a los interrogantes que suele hacerse toda persona a lo largo de su vida, aunque, en definitiva, sólo se esclarecen desde el misterio del Verbo Encarnado, Jesucristo (cf. Vaticano II, Gaudium et spes, 22). Podemos leer en este libro sagrado, por ejemplo, que «todo tiene su tiempo y su momento, todas las tareas bajo el cielo: tiempo de nacer, tiempo de morir... tiempo de llorar, tiempo de reír... tiempo de callar, tiempo de hablar...» (Ecl 3, 1-9) y, podríamos añadir: tiempo de trabajar y tiempo de descansar. Al tiempo de trabajo sigue el descanso (cf. Gén 2, 2). «Todos los que trabajan -leemos en el Vaticano II- después de haber aplicado su tiempo y sus energías al trabajo, tienen derecho a un tiempo de reposo y de descanso que les permita una vida familiar, cultural, social y religiosa.» (GS 67). Así no lo recuerda también el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 2184). Lo que decimos del descanso se puede decir también, por extensión, de las vacaciones. El descanso humanizado permite renovarnos y hasta nos ayuda a crecer como personas y como cristianos. Crece el amor de las familias que atienden a sus seres queridos, enfermos y ancianos. Crece el amor de los esposos en el diálogo sereno, en los paseos y diálogo reposado. Crece la comprensión, más difícil seguramente en otros momentos. Intercambiar ideas, romper rutinas, orar juntos sin prisa... Siempre pueden intentar algo nuevo a cualquier edad; siempre queda lugar para la esperanza desde la empatía y la ayuda de Dios. Crece el amor de los niños y jóvenes en unos días de descanso con sus

padres y familiares, disfrutando juntos del tiempo libre y dedicándoles el tiempo que no es tan fácil hacerlo durante el resto del año. Se abren a los demás y descubren mundos nuevos desde la oferta amplísima de vacaciones escolares, experiencias misioneras, movimientos juveniles... Leer, hacer deporte, pasear, el rico contacto con la naturaleza, el encuentro con antiguas amistades, regresar a nuestras raíces, encuentros culturales, oración en monasterios y otros centros... todo puede contribuir a enriquecernos. Nos hace crecer. Lo sabemos. No todos pueden gozar de unos días de vacación. No son pocos los que se ven obligados a renunciar a ellas por encontrarse solos, enfermos, ancianos, quienes han de ocuparse de familiares, quienes se lo impiden sus obligaciones, y, otros, porque la crisis económica, el paro, otras causas se lo impiden. Los meses de verano serán como resto del año, o peores aún. Observarán quiénes llegan, quiénes se van, quiénes retornan. Ellos se quedan. Los pobres y necesitados no necesitan de paternalismos, ni de compasión. Sólo necesitan amor. Decía Teresa de Calcuta: «No presto atención a las estadísticas, lo que importa son las personas. Yo me fijo en una sola a la vez. Sólo hay uno: Jesús.» Al preparar nuestro equipaje, quedará sitio para donar, desde Cáritas, un día de vacación para quien lo necesite. Diría Teresa de Calcuta: Jesús también descansa, «al menos un día». Felices vacaciones. Con mi saludo agradecido,

3


PRESENTADO EL LIBRO SOBRE LA PERSECUCIÓN RELIGIOSA EN JAÉN Antonio Aranda Calvo Presidente Comisión Causas de los Santos Hace unos días, en el espléndido marco de la Sacristía de la Catedral de Jaén, fue presentado por su autor, Don Manuel López Pérez, el libro sobre la persecución religiosa en Jaén. Una obra bien editada, limpia y significativa portada, con 558 páginas, fotos e ilustraciones y, sobre todo con un contenido que entraña datos, hechos y personas que formaron parte de la historia de Jaén y más en concreto de nuestra Iglesia particular. La sala catedralicia estaba repleta, el Sr. Obispo nos honró con su activa presencia y el ambiente no pudo ser más acogedor. Entre otras cosas dije en la presentación del acto: «Con fecha 17 de mayo de 2007, nuestro obispo actualizó la Comisión Diocesana para los procesos de canonización o «Causas de Santos» y me encomendó la presidencia y coordinación de la misma, encargándonos, entre otras cosas, la preparación del estudio histórico, serio y bien fundamentado sobre los avatares de nuestra Iglesia Diocesana en aquellos tiempos difíciles de 1936-1939. En verdad se habían publicado otros trabajos, pero especialmente relacionados con los incluidos en el proceso de Mons. Basulto y Compañeros mártires, y sobre algunos Religiosos de nuestra Diócesis. Se pretendía ahora algo lo más completo posible. Me entrevisté con Don Manuel López Pérez, pues sabía de sus conocimientos sobre el tema y de que lo había trabajado en gran parte; fue admirable su actitud ofreciendo desinteresadamente todo su trabajo a la Comisión. En una audiencia con el Sr. Obispo, Don Manuel asumió el reto y la Comisión se comprometió a colaborar en la publicación del trabajo que resultare. Y he aquí que hoy se presenta la obra «La persecución Religiosa en la Provincia de Jaén, 1936-1939». El Ilmo. Sr. Deán, Don Francisco Juan Martínez Rojas, presentó justa y magistralmente a Don Ma-

4

nuel López Pérez y este al hacer la presentación del libro nos dio una conferencia de muchos quilates, como él acostumbra. Ya en la mañana del día 18, en la clausura del Año Sacerdotal, en el Seminario, mañana de intensas vivencias sacerdotales, se les había dado a conocer a los sacerdotes y se les ha entregado un ejemplar de la obra. Parecía como coincidencia, en

la que podíamos percibir la llamada del Señor... Porque en la Clausura del Año Sacerdotal en que se nos ha invitado a vivir la fidelidad de Cristo y se nos ha pedido a los sacerdotes nuestra fidelidad a Él, en bien del Pueblo de Dios... en este día, el clero y el pueblo de Jaén encontrábamos un instrumento valiosísimo, cual es el libro presentado... pues que se nos pide ser santos... aquí vamos a encontrar ejemplos de santidad de religiosos, sacerdotes y seglares. Encontraréis en esta obra la objetividad de los datos, documentación contrastada y el relato estricto de los hechos; a través de ello veréis la vida de la Iglesia en Jaén en tiempos dolorosos, tiempos de persecución y, a la vez tiempos de testimonio, de fidelidad y amor a su Señor. Veréis nombres de sacerdotes que nos son familiares, como párrocos, coadjutores, capellanes... de esta Parroquia, aquel Convento, este pueblo o aquél otro. Veréis al Obispo Manuel Basulto, los frailes de la Merced, Sacerdotes del Cabildo Catedralicio, religiosos, seminaristas, seglares... Eran buenos sacerdotes y buenos cristianos, tanto que si indagáis sobre sus vidas, tal vez lleguéis a la conclusión a la que llegó el Dr. Antonio Montero, arzobispo Emérito de Mérida-Badajoz: «después de estudiar los an-


tecedentes personales de las víctimas de la persecución descubrí que no pocos merecerían ser beatificados, aunque no hubieran padecido el martirio». En este libro encontraremos hombres y mujeres, sacerdotes, religiosos y laicos a los que se les ofreció la alternativa de apostatar, faltar a sus compromisos con Dios y con los hermanos, y de no hacerlo, morir; sabían que si lo hacían se salvaban, que podía librarse... pero no hubo ni una sola defección. Hubo fidelidad exquisita a Cristo, perdón y hasta delicadeza con los que les asesinaban; pero es más, si alguna vida de aquellos pudiera haber sido vulgar, ciertamente que ninguna muerte de aquellas fue vulgar: hubo valentía, ánimo, cantos de alabanza a Dios, arrepentimiento de los propios pecados, generosidad para cambiarse por otros... hubo fe, esperanza y amor, hubo perdón y recomendación de perdón y que no hubiera venganza... Y es que se derramó y sobreabundó la Gracia, porque, bien lo sabemos, el martirio es una gracia singular de Dios, primero para los afortunados que lo padecieron y luego para la Iglesia y la sociedad. El Papa Juan Pablo II puso claramente de relieve cómo el S. XX fue siglo de martirio; él mismo beatificó a tantos mártires de la historia reciente y en la «Tertio Millenio Adveniente» nos dijo: «es preciso que las Iglesias locales hagan todo lo posible por no perder el recuerdo de quienes han sufrido el martirio, recogiendo para ello la documentación necesaria» . Y Benedicto XVI, recordando que la sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos, augura un nuevo florecimiento de la Iglesia, allí donde más ha sufrido por la fe y por el testimonio del Evangelio. Nuestra Diócesis de Jaén dispone, desde hoy, de un vademécum donde encontrar referencias de tantos testigos de la fe, que derramaron su sangre en nuestra tierra, unos ya reconocidos, otros en espera y otros sobre los que todavía trabajamos, como nos ha encargado el Sr. Obispo a un grupo de sacerdotes: tomar testimonios sobre presuntos mártires con la finalidad de un posible proceso de canonización, además del ya incoado sobre «Mons. Basulto y compañeros mártires». Sólo si se conocen estos testimonios y llegan a calar en el pueblo cristiano, podrán producir los efectos de aquella rica sementera. Pienso en la necesidad de ejemplos para nuestro Presbiterio y nuestro Seminario, ante la escasez de vocaciones y cómo el testimonio de tantos sacerdotes y el de seminaristas, por ejemplo el Siervo de Dios Manuel Aranda, podrían hacer tanto. Consideremos que estos hermanos y hermanas son gozo y alegría de la Iglesia de Jaén, ellos se unen como aderezos de brillantes en la bella corona que la adorna, son muchos los santos nacidos en su seno, y cuya última perla es el Beato Manuel Lozano Garrido, «Lolo». 5


UN LIBRO PARA CONOCER Y VALORAR A NUESTROS MÁRTIRES Vanessa Muñoz El libro «La persecución religiosa en la provincia de Jaén 1936-39» ha sido escrito por D. Manuel López Pérez. Dicho libro es, según el autor, una aproximación de un tema extremadamente amplio: «es un libro, que a nuestro entender viene a llenar un hueco sensible en la historiografía contemporánea de la provincia. Y que quiere, además, servir como un documento de trabajo, como un punto de partida para un trabajo más profundo y minucioso, que confiamos en que algún día se hará». D. Manuel afirmó en el acto de la presentación que «este libro es fruto del trabajo y la aportación de todo el equipo y del rigor con qué cada uno asumió su respectiva parcela o su compromiso en el proyecto. También es deudor de la colaboración de muchas personas e instituciones». El objetivo fundamental del proyecto es un amplio dictado que recoge la referencia individualizada de las 186 víctimas que constituyen la ofrenda martirial de la diócesis en aquellos años. Tal y como explicaba López Pérez, la obra consta de tres partes perfectamente diferenciadas, pero complementarias. La parte primera es introductoria. Durante catorce capítulos recoge aspectos como la organización diocesana en 1936; los preliminares del conflicto religioso; las notas distintivas y evolu-

6

ción de la persecución; la actividad pastoral en las prisiones y la asistencia a los condenados; la incidencia de la guerra en el patrimonio artístico-histórico; o la repercusión en las manifestaciones de religiosidad popular. El núcleo central, es a la vez el objetivo fundamental del proyecto. «Es un amplio listado que recoge la referencia individualizada de las 186 víctimas que constituyen la ofrenda martirial de la diócesis en aquellos tristes años. De cada una de ellas esbozamos una semblanza biográfica aportando datos sobre su naturaleza, formación, destinos o ministerios pastoral desempeñados, así como otros datos esenciales: cargo desempeñado en 1936; lugar y fecha de la muerte; y circunstancias en que concurrieron», explicaba el autor. La última parte ofrece una síntesis, pueblo a pueblo, de cómo afectaron aquellos sucesos a las distintas parroquias. Finalmente, el libro incluye un anexo documental que recoge diferentes listados y algunos documentos de especial interés. Por su parte, el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo, en el acto de presentación del libro mostró su agradecimiento por el gran esfuerzo y su trabajo de todas aquellas personas que han colaborado en el proyecto: «a mí me alegra enormemente que haya visto la luz esta publicación. Era necesaria. Y por tanto a todas las personas que han intervenido, que son muchas, el agradecimiento de la Iglesia Diocesana de Jaén». Asimismo, D. Ramón del Hoyo animó a la Comisión a seguir trabajando en este tema. «Hasta aquí se ha llegado, pero la obra no está completa y debemos continuar. Con respeto, con rigor, pero dónde haya un pequeño dato, debemos recogerlo. Este estudio histórico es de gran riqueza cuando hemos concluido este año sacerdotal. Era uno de los proyectos que teníamos al inicio del año y gracias a Dios se ha cumplido».


AVANZAN LAS CAUSAS DEL OBISPO MÁRTIR BASULTO Y DE LA RELIGIOSA MADRE VICTORIA VALVERDE

El Postulador de la Causa de «Monseñor Manuel Basulto y cinco compañeros mártires», ha emitido una información favorable a dicha causa, en la que se afirma que «la consulta de teólogos ha pasado con voto unánime y alabando la Positio». De igual manera, la Superiora General del Instituto Calasancio Divina Pastora nos comunica que la Causa «Madre Victoria Valverde» por la misma fecha había superado tal consulta «con nueve votos positivos sobre nueve». La noticia supone un motivo más de gozo para nuestra Iglesia Diocesana de Jaén, pues es un importante paso en el reconocimiento del martirio de nuestros hermanos en la fe. La Causa de «Monseñor Manuel Basulto y cinco compañeros mártires», promovida por el Presbiterio Diocesano de Jaén, se abrió en el Seminario Diocesano el 24 de octubre de 1994 y se clausuró el 21 de febrero de 1998. Inmediatamente se envió todo el 7

Proceso a la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos y el 23 de octubre del mismo año fue declarado válido; así se confeccionó la «Positio super martirio» que fue presentada en la Sagrada Congregación en enero del 2000. En esta Causa se incluyen el Sr. Obispo de la Diócesis, Monseñor Manuel Basulto Jiménez; el Vicario General y Deán, Don Félix Pérez Portela; los Párrocos y Arciprestes Rvdos. Don Francisco Solís Pedraja y Don Francisco López Navarrete, de Mancha Real y Or-

cera respectivamente; el Seminarista de Monte Lope Álvarez, Manuel Aranda Espejo, y el joven de Acción Católica, José María Poyatos Ruiz. En la Causa de la Religiosa Calasancia, «Madre Victoria Valverde» va ella sola; la promovió el Instituto Calasancio de la Divina Pastora, se inició en Jaén el 14 de enero de 1996 y la Positio también se entregó a comienzos del 2000. La Madre Victoria era superiora del Colegio de «Las Pastoras» de Martos y dio su vida por el Señor, junto con la trinitaria Francisca de la Encarnación, ya beatificada, y con la clarisa Isabel de San Rafael, de la cual seguimos recogiendo testimonios. Llegados a este punto, las Causas deberán ser examinadas por la Comisión de Cardenales, cuyo resultado será presentado al Santo Padre. Son nuevas luces que se nos ofrecen a los fieles de Jaén en el camino de la santidad, por lo que damos gracias a Dios. 7


EUCARISTÍA DE CLAUSURA DE CURSO EN LA CURIA DIOCESANA El Sr. Obispo de Jaén, D. Ramón del Hoyo, presidía a finales de junio la Eucaristía con motivo de la clausura del presente curso pastoral en la curia diocesana. La Eucaristía se celebró a las 13 horas en la capilla del Obispado y estuvo concelebrada por el vicario general, D. José Antonio Maroto, el cancillersecretario, D. Antonio Javier Cañada, vicarios, delegados episcopales y los trabadores de la curia diocesana. En su homilía el Sr. Obispo agradeció el trabajo desarrollado durante este curso y el esfuerzo que ha conllevado un año intenso, con muchos acontecimientos importantes, entre los que destacó la visita de la Santísima Virgen de la Cabeza a la catedral de Jaén y la Beatificación de Manuel Lozano Garrido, el pasado 12 de junio. D. Ramón afirmó además que siempre tras un periodo de trabajo debemos encomendarnos a Dios y tener dos actitudes fundamentales: acción de gracias por todos los dones que recibimos del Señor y humildad para pedir perdón por las ocasiones en que hayamos errado nuestro comportamiento. En este sentido, el Sr. Obispo quiso culminar la Eucaristía con nuevas palabras de agradecimiento y disculpándose por los fallos cometidos. Tras la eucaristía tuvo lugar un aperitivo fraternal entre los miembros de la curia diocesana.

8


LOS SEGLARES DEL CONSEJO DIOCESANO ANALIZAN EL NUEVO PLAN PASTORAL

El Consejo Diocesano de Pastoral ha celebrado su ultima reunión durante este curso, que estuvo presidida por el Sr. Vicario General D. José Antonio Maroto, ya que el Sr. Obispo se encontraba de viaje. En esta reunión, los consejeros conocieron el proyecto de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en la diócesis de Jaén. Además de las acciones concretas para difundir este importante acontecimiento en la diócesis, el Delegado de pastoral juvenil, D. José Antonio Sánchez, también comentó el itinerario y las fechas de la presencia de cruz de los jóvenes y el icono de la Virgen María en distintas localidades de la diócesis y los preparativos que se están llevando a cabo para acoger a los miles de jóvenes de diversas nacionalidades que vendrán a Jaén para participar en esta jornadas mundiales en Madrid. Los consejeros también entregaron sus sugerencias para incorporarlas al nuevo plan diocesano de pastoral. El vicario de evangelización, D. Francisco Rosales Fernández, fue el encargado de presentar el plan de pastoral para el próximo curso. Después de concluir el plan diocesano que ha cubierto los cuatro cursos que van desde el 2006 al 2010, cuyo último año estuvo dedicado a la evangelización con una consideración especial al laicado, y de celebrar la canonización de un laico cristiano natural de esta diócesis, Manuel Lozano Garrido, «Lolo», el

nuevo plan se centrará en la presencia de los laicos en la Iglesia diocesana y en la sociedad. Consultados distintos colectivos diocesanos: vicarios, arciprestes, delegados, componentes de la comisión que se constituyó para la elaboración de un nuevo Plan Pastoral, habiendo recogido sus inquietudes y sugerencias, y estudiado finalmente por el Consejo Diocesano de Pastoral, se está a la espera de que la Conferencia Episcopal Española ayude a trazar las líneas pastorales que más convienen a la Iglesia cercana para el próximo período. En este momento, parece conveniente dedicar el próximo curso a profundizar en la promoción del laicado dentro de la tarea evangelizadora en la Iglesia de Jaén. El vicario de evangelización afirmó que «la presencia responsable de los seglares en la Iglesia es cada día más evidente y eficaz, y uno de los signos de los tiempos a los que hemos de estar atentos. El Espíritu Santo parece recordarnos que ha llegado el momento de asumir con madurez que cada bautizado tiene una tarea propia e insustituible en la transmisión del Evangelio, ya que se hace cada día más necesaria una presencia pública». D. Francisco Rosales también comentó que la presencia de los laicos en la sociedad «sigue siendo un reto difícil pero urgente de afrontar en la pastoral actual ya que no es fácil ser cristiano y ya no supone ningún privilegio social el título de cristiano». 9


DESDE LA MISIÓN DIOCESANA DE ECUADOR Luís Fernando Criado

Desde nuestra diócesis de Jaén estamos dando becas de estudio para los alumnos del colegio que está a cargo de la iglesia con ello aliviamos un poco el gasto familiar de aquellos que tienen menos posibilidades 10

Queridos hermanos de la diócesis de Jaén: Os escribo con alegría e ilusión desde la misión diocesana en Esmeraldas (Ecuador). El tiempo ha ido pasando y ya son dos años los que lleva nuestra diócesis de Jaén presente en esta misión de Ecuador en Rocafuerte. Poco a poco nos hemos ido acercando a esta realidad tan diferente, vamos conociendo y tratando de hacer un trabajo cada vez más adecuado. Nuestra parroquia, que abarca todo el cantón Rioverde, está dividida en seis parroquias civiles y los dos sacerdotes, Emilio Samaniego y yo, nos hemos repartido de manera que cada uno atendemos tres de ellas con sus respectivas comunidades. Nos hemos encontrado una Iglesia que no tiene muchas raíces, la parroquia data del 1964, un pueblo que apenas conoce el anuncio del evangelio, pero un pueblo religioso y creyente. Hay un buen grupo de laicos bien comprometidos a lo largo de toda la geografía parroquial, laicos que presiden la celebración dominical de la palabra, que predican y coordinan la comunidad cristiana y que hacen de contacto con los sacerdotes y preparan al pueblo fiel para los sacramentos. Es un modelo de Iglesia nuevo para noso-


tros que nos presenta muchos retos. En las comunidades donde no hay guía o catequistas toca comenzar prácticamente de cero, desde el primer anuncio del evangelio. Hay que buscar la mejor manera de llegar a los hogares para comenzar un proceso con ellos. En el centro de la parroquia estamos trabajando con los niños y jóvenes, además de la catequesis, a través del fútbol, de la música, la danza y la pintura. Hace poco hemos tenido talleres con jóvenes instructores que han venido desde Esmeraldas y Atacames. Con las personas adultas, éste es el segundo año que tenemos catequesis, este curso centrada en el estudio de la Biblia. Con los guías y catequistas de las comunidades lejanas tenemos encuentros de formación de tres días cada tres meses. En el último encuentro acudieron treinta personas y la convivencia fue muy fructífera. La realidad que nos rodea es muy pobre, más del 90 % de los habitantes de Rocafuerte viven bajo los índices de pobreza. Eso condiciona mucho la manera de ser de las personas, su forma de actuar. Raro es el día que no viene alguien a pedir por alguna necesidad básica. Las necesidades más urgentes sueles ser: las de salud, vivienda, educación, alimentación y para transportarse a alguna otra ciudad por diversos motivos. Aunque la atención sanitaria va mejorando en este país todavía son muchas las carencias. Hay muchas personas que viven enfermas por falta de un diagnóstico o un tratamiento. La vivienda es muy precaria, no hay agua corrientes ni alcantarillado. Hay

que comprar el agua que se almacena en un tanque a la puerta de la casa, un agua no potable traída directamente del río. Los gastos en material escolar son fuertes para el nivel de la familia media de aquí y la alimentación, en general es deficiente por la falta de recursos económicos. Desde nuestra diócesis de Jaén estamos dando becas de estudio para los alumnos del colegio que está a cargo de la iglesia con ello aliviamos un poco el gasto familiar de aquellos que tienen menos posibilidades. Ahora estamos realizando un nuevo trabajo pastoral visitando a las personas con discapacidad. Con un grupo de voluntarios de la parroquia estamos haciendo un censo de estas personas abarcando un grupo de comunidades, al menos las más cercanas a la carretera que atraviesa el cantón donde vivimos. Sabemos que hay más de cien personas con discapacidad, que algunas han recibido atención, pero que muchas de ellas carecen de una mínima valoración y acompañamiento. Desde nuestra fe en Jesucristo queremos dar el testimonio de que la Iglesia está cerca de ellos y puede hacer de «buena samaritana» para llevarle la atención y el amor que requieren. Es grande la mies y pocos los obreros, por eso pedimos al Señor de la mies que vaya tocando los corazones de muchos para que su Buena Noticia vaya cundiendo en esta tierra fértil y hermosa. Os pedimos una vez más vuestra oración y colaboración para esta misión y damos siempre gracias a Dios por tener la oportunidad de servirle entre los más pobres y necesitados.

11


C U R S I L L O DIOCESANO DE MONAGUILLOS Vanesa Muñoz Entre los días 8 y 11 de julio, 45 niños de toda la provincia convivieron en el Seminario jiennense durante la celebración del XIX Cursillo Diocesano de Monaguillos. «Este encuentro tiene como objetivo inmediato que los niños convivan y que sepan ser monaguillos. Es un encuentro vocacional así que queremos, también, que ellos se pregunten si el Señor les llama y cómo les llama, intentar orientarles para que se pregunten por su propia vocación, sea la que sea. Este año están participando 45 niños. Ha bajado un poco el número. Otros años hemos estado entorno a los 60. Hay niños de Mengíbar, de Alcaudete, de Linares, de Baeza, de Jaén, de Sabiote, etc. De Cazalilla han venido cinco niños, es el pueblo que más ha mandado», aseguraba D. Pedro Ortega, rector del Seminario. Entre los actos programados para esos tres días de convivencia había actividades de lo más variadas, tal y como explicaba el Sr. Rector: «Tienen Misa y oración; catequesis, orientada a historia de santos, para que ellos vean la vida cristiana realizada en algunos de ellos; y luego juegos y baños, porque esto también ayuda a convivir». Entre los actos más destacables se encuentra la jornada del domingo, en la que se realiza un encuentro con los padres, como comenta el rector del Seminario: «Nosotros queremos también que los padres conozcan lo que se

12

hace con sus pequeños aquí. Y el domingo es un día para eso. El encuentro con los padres con la celebración de la Eucaristía al final. También se puede destacar la misa con el Sr. Obispo. Pero como actos significativos para los propios niños están los juegos y baños. Aunque también la celebración de la fe y la catequesis. Realmente a cada niño le gusta una cosa y se siente cómodo en una cosa distinta. No pretendemos que sean días de conocimientos especiales, sino que los niños convivan, que estén contentos y que conozcan la casa. Precisamente se hace aquí porque es el lugar de formación de los futuros sacerdotes». El seminario Diocesano celebra todos los años este encuentro, así como otros destinados a alumnos de ESO y Bachillerato, que son los del Centro Vocacional Manuel Aranda. «Hay muchos que han seguido el proceso entero, han estado en todos los encuentros y se han preguntado por su ministerio. Pero aunque la mayoría no lleguen a ello, sí tienen una experiencia gozosa de la Iglesia, de convivencia, de esta casa, etc. Este tipo de encuentro no está orientado para que tengas que llegar a algún sitio a la fuerza. Está orientado, principalmente, para que los chicos conozcan la vida cristiana. Después que cada uno siga el camino que tenga que seguir», asegura el rector del Seminario y delegado de pastoral vocacional, D. Pedro Ortega.


13


CURSILLOS PREMATRIMONIALES EN EL ARCIPRESTAZGO DE ÚBEDA

Jesús Sánchez El arciprestazgo de Úbeda, que incluye además de esta ciudad las localidades de Sabiote y Torreperogil, ha clausurado un año más estos encuentros de preparación al matrimonio para todas aquellas parejas de novios que deciden libremente contraer matrimonio por la Iglesia. En enero de 2010 se celebró el primer encuentro en la parroquia de San Juan Bautista. El segundo, en el mes de febrero en la parroquia de Santo Tomás y San Nicolás de Bari. El tercero, en el mes de marzo, en la parroquia de Santa María de Torreperogil. El cuarto, en el mes de Abril, en la parroquia de San Pablo y Santa María. El quinto en el mes de Mayo, en la parroquia de la Virgen del Pilar y Santa Teresa. El sexto, finales de mayo, 14

en la parroquia de San Pedro de Sabiote. Y por último el celebrado en este mes de junio en la parroquia de San Isidoro, quedando clausurados estos encuentros. Cada uno de ellos consta de cinco charlas: el diálogo una forma de amar; la familia, el amor y la sexualidad; la familia, el amor y la paternidad responsable; la familia y la fe en Jesucristo y el Sacramento del Matrimonio. Las charlas de los cuatro primeros días son impartidas por matrimonios cristianos comprometidos con la familia y la Iglesia y la charla sobre el sacramento del matrimonio es impartido por el sacerdote. La finalidad de esta preparación al matrimonio es llevar el mensaje de Cristo a cada una de estas parejas de novios que, tras la clausura, manifestaron su agradecimiento por todo lo que les había enriquecido estas charlas.


CLAUSURA DEL CURSO DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA DE JAÉN Mª Félix y Pedro Criado Matrimonio ENS «¿Qué buscáis?... ¡busquemos juntos!» Este ha sido lema de este curso en el movimiento de matrimonios «Equipos de Nuestra Señora» (ENS). Son frases con las que podemos decir que dio comienzo nuestro movimiento y empezar la andadura aquellas jóvenes parejas parisinas que se acercaron a nuestro querido fundador Henri Caffarel para pedirle consejo y ayuda en el seguimiento de Jesús en pareja. Así hemos querido seguir nuestro curso «caminando juntos» los dos sacramentos orden sacerdotal y matrimonio, buscando el mejor camino hacia la santidad. El curso que se ha clausurado con los actos que se celebraron el la parroquia de la Inmaculada de Mengíbar y en la de Los Villares, donde con gran gozo fue acogido un nuevo equipo de matrimonios que enriquece esta gran familia de los Equipos de Nuestra Señora de la diócesis de Jaén. Los ENS estamos implantados en los cinco continentes y somos un movimiento internacional de matrimonios católicos que cuentan con más de sesenta mil parejas en todo el mundo. Son un camino y a la vez una escuela donde aprendemos a amar y a ser fieles, un medio para descubrir a Jesús en el matrimonio, una pequeña comunidad que formando parte de la Iglesia nos ayudamos a vivir nuestro matrimonio a la luz del Evangelio; sin ser un movimiento de acción apostólica directa, sus miembros han de ser personas activas, evangelizadoras y misioneras que se comprometen libremente en diversos campos de apostolado. Damos gracias a Dios por este periodo que ha concluido, por todo el bien que hemos recibido. Hemos profundizado a lo largo de los meses en el pensamiento del fundador acerca de la vocación y de la misión del matrimonio cristiano así como en su preocupación constante: llevar a los laicos y en primer lugar a los matrimonios ENS, a una auténtica vida espiritual, y a la oración diaria. En este sentido escribía: «La vida cristiana integral no es sólo adoración, alabanza, ascesis, esfuerzo de vida interior. Es, también, servicio a Dios en el lugar que nos ha destinado: la familia, la profesión la ciudad... Los matrimonios, así mismo, que se juntan para iniciarse en la espiritualidad, lejos de buscar medios para huir del mundo, se esfuerzan por aprender cómo a ejemplo de Cristo, servir a Dios en toda su vida y en medio del mundo».

¡Feliz verano haciendo felices a los demás!

15


EL SR. OBISPO CELEBRA CONFIRMACIONES EN EL CENTRO PENITENCIARIO DE JAÉN

José Luís Cejudo Delegado pastoral penitenciaria Por primera vez, el Sr. Obispo D. Ramón del Hoyo López, ha administrado el sacramento de la Confirmación a un grupo de reclusos del centro penitenciario de Jaén. En la celebración de la eucaristía, que tuvo lugar en la capilla del centro penitenciario, nos reunimos los padrinos (entre ellos varios voluntarios del equipo de esta Delegación y funcionarios del módulo 7), los confirmandos (13 internos y una voluntaria del equipo), internos del módulo 7 invitados por los compañeros que se confirmaban, el resto de voluntarios de Pastoral; los familiares no fueron autorizados para ese momento. Previamente el viernes anterior habíamos celebrado el sacramento de la Penitencia y el ensayo de la ceremonia. Como Cornelio con su familia llamó a Pedro para que viniera a su casa, igualmente nosotros habíamos llamado a nuestro Pastor para que viniera a imponer las manos a estos fieles suyos e invocara sobre ellos la plenitud del Espíritu. Iniciamos la celebración con un canto pidiendo a Dios que abriera los cielos sobre nosotros, su pueblo; en el acto penitencial pedimos perdón a Dios Si hacía calor en la capilla por la temperatura que de esa mañana de julio, más fuego aun ardía en los corazones de todos cuando el Sr. Obispo fue imponiendo las manos y crismando con la señal de la cruz a cada uno de nuestros hermanos. Entre las preces de los fieles, además de las indicadas por el ritual, se escucharon otras escritas por los internos En el momento de las ofrendas, los internos fueron presentado el pan, el cáliz, las flores, la concesión de un primer permiso, uno de los diplomas entregados por Pastoral al terminar los cursos, unas fotos de la convivencia que Pastoral organizó en el 16

Santuario de Guadalupe con alumnos de la SAFA de Úbeda, las cadenas rotas que la imagen de Ntra. Sra. de la Merced tiene en sus manos, y , por último, un interno del módulo 7 entregó un crucifijo hecho de marquetería, que después fue regalado al Sr. Obispo como recuerdo de esta celebración. Llegó el momento de compartir la paz que cada uno habíamos recibido en nuestros corazones; todos intercambiamos los abrazos: funcionarios, internos, laicos, sacerdotes, Obispo. Realmente Jesús es el Cordero que quita el pecado que divide a los hombres. La seguridad de que nada es imposible para el Dios que nos fortalecía en la comunión nos quitaba el miedo, las dudas ante el futuro. Es verdad que una foto no puede expresar tanta emoción y gracia vividas esa mañana, pero la foto nos serviría como testigo de ese acontecimiento que había sucedido dentro de la prisión; así lo pidió el Sr. Obispo y así fue. Todos juntos en una foto de familia de Dios. El canto final fue una afirmación: El Sr. Obispo, la Iglesia, Dios puede contar con nosotros, los que vivimos por el tiempo de la condena en la cárcel de Jaén, los que trabajamos en ella como funcionarios y los que evangelizamos en ese lugar, enviados y en nombre de la Iglesia. Por último, el Sr. Obispo les regaló a los confirmados el Evangelio de Marcos, un libro sobre la vida del nuevo beato Manuel Lozano Garrido «Lolo» y nos invitó a todos a unos refrescos y aperitivos, tomados del economato, aunque él no pudo acompañarnos porque se iba a visitar al padre enfermo de un sacerdote. La alegría y los cantos duraron hasta el momento en que había que volver al módulo. Gracias al Espíritu Santo y a todos los hombres que han hecho posible esta celebración del sacramento de la Confirmación en este centro penitenciario de Jaén.


17


La devoción mariana en nuestra Diócesis Manuel Jesús Casado Mena

SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE CONSOLACIÓN, DE CASTELLAR Muy cerca del pueblo de Castellar, a poco más de cuatro kilómetros, en el paraje conocido como «La Espinosa», se encuentra el santuario de la venerada patrona del pueblo: Ntra. Señora de Consolación. La actual ermita es modesta y sustituye al antiguo santuario de rico patrimonio y extinguido en la desamortización de Mendizábal en 1835 Según la tradición, la imagen de la Virgen apareció entre los restos del castillo de la Espinosa, en las proximidades de la ermita actual en el año 1545.

18

La imagen es obra del escultor Jacinto Higueras Fuentes en 1940 para sustituir a la destruida en la Guerra Civil. Es una talla de candelero de una Virgen blanca que sujeta en su brazo derecho al Niño Jesús. La hermandad tiene antecedentes muy antiguos, encontrando referencias ya, desde el siglo XVIIII. Reorganizada en 1924, conserva una de sus actas fundacionales fechada en agosto de 1880. Referencias de 1591 parecen indicar que la primitiva advocación de la Virgen fue la de Ntra. Sra. De la Espinosa. Fue a partir del siglo XVIII cuando pasó a conocerse como Ntra. Señora de Consolación. Castellar celebra su romería los días uno, dos y tres de mayo en un curioso y típico ceremonial. Los tres días los peregrinos permanecen en los alrededores del santuario. Por la mañana, romeros y devotos se dirigen al santuario con el estandarte. Una vez allí, sacan a la Virgen y la colocan en un altar donde tiene lugar una celebración lúdico festiva. Otro dato curioso de la romería es el acto de «buenas noches» a la Virgen, consistente en el acto de entrada de la Imagen al santuario hasta que al día siguiente se repita el ritual. El día tres la Virgen se traslada al pueblo a hombros de sus devotos desde el paraje de la Espinosa. Una vez que entra en la plaza mayor, el Párroco del pueblo la recibe con un devoto pregón ensalzando las virtudes de María desde el balcón de la casa consistorial. Así, la imagen de la Virgen permanece en la Iglesia parroquial de la Encarnación hasta el mes de septiembre. En agosto se celebran las fiestas del pueblo en su honor y el día quince, la Virgen recorre las principales calles del pueblo en solemne procesión. El veintinueve de septiembre, día de San Miguel, la Virgen vuelve a su santuario de la espinosa en multitudinaria procesión, y los castellariegos con el corazón entusiasmado, dejan a la Virgen en su santuario hasta que el próximo año, se vuelva a repetir la tradición. 18


Cáritas Interparroquial recibe el premio «Carolinenses 2010» Pedro Criado Menor Organizado por «Revista de La Carolina» se han elegido los premios Carolinenses 2010. El proceso se inició en mayo pasado por los usuarios de la mencionada publicación virtual que ha recibido 1401 formularios de votación emitidos. En el apartado de «Valores humanos» ha sido galardonada Cáritas Interparroquial por la labor que personalmente realiza en la promoción integral de la persona. El premio fue recogido por la presidenta, la hermana Maria Dolores Medinabeitia. Cáritas, como acción de la Iglesia con los más desfavorecidos, trabaja día a día desde las diferentes comunidades cristianas con y por los hermanos más necesitados. Sus voluntarios, con la fuerza del Espíritu, realizan la hermosa tarea de ser samaritanos del amor entra tantas necesidades de todo tipo como nos encontramos hoy entre nosotros. Enhorabuena a todo el equipo de Cáritas cuya labor urgente y necesaria ha sido reconocida una vez más por numerosos carolinenses. Dios nos da su amor y su vida gratuitamente, quiere que participemos de su felicidad, de su plenitud y de su fuerza desbordante. ¡Dios nos invita a dar con alegría!

«UNIDOS POR HAITÍ»: FESTIVAL SOLIDARIO DE MANOS UNIDAS DE LA CAROLINA Pedro F. Criado Menor Manos Unidas de La Carolina ha organizado un festival solidario a beneficio de Haití, país hermano que inició su reconstrucción tras la destrucción provocada por el seísmo de enero. Han colaborado en este evento cultural y solidario diversos grupos educativos, culturales y sociales como el Taller de baile del CEIP «Manuel Andújar», la Escuela de baile «Studio Salas», el Conservatorio de Música, grupo de baile de las Amas de Casa , la Asociación Cultural Musical «1.767» y un grupo de baile de alumnos y antiguos alumnos del CEIP «Palacios Rubio». El patio de butacas del teatro Carlos III se llenó, signo de la generosidad de los carolinenses que pudieron disfrutar de las extraordinarias actuaciones que los diferentes colectivos habían preparado. Manos Unidas de La Carolina agradece a los participantes su generosa participación así como a comercios, Asociación de Pintores, Protección Civil y al Ayuntamiento la ayuda recibida. 19


NUEVA PUBLICACIÓN DEL SACERDOTE D. JUAN RUBIO Este nuevo libro del sacerdote diocesano D. Juan Rubio es una biografía que nos acerca al apóstol de Andalucía, patrono del clero español, sabio director espiritual, predicador incansable... Todos estos son títulos, y bien merecidos, que se asocian a la admirable y ejemplar figura de san Juan de Ávila. Sin embargo, ninguno identifica tanto a nuestro santo como el de Maestro. San Juan de Ávila fue buen maestro porque antes aprendió a ser un fiel discípulo de Jesucristo. Repetía continuamente que sólo se puede hablar de Dios si antes se ha hablado con Él. Después, se acercaba a la historia y situación de los hombres y ponía en ellos la levadura del Evangelio. Por ello figura entre los grandes evangeli-

zadores de la historia de la Iglesia española, a espera de ser declarado oficialmente doctor de la Iglesia. Gracias a este libro podemos conocer un poco mejor las fuentes de la espiritualidad y la ejecutoria eclesial, evangelizadora y humana de esta personalidad ciertamente singular que es el maestro Ávila. El autor de este libro es D. Juan Rubio Fernández, sacerdote diocesano de Jaén y director de la revista de información religiosa «Vida Nueva». Autor de diferentes libros, D. Juan en los últimos veinticinco años ha trabajado en diversos medios de comunicación. El prólogo del libro ha sido escrito por el cardenal D. Carlos Amigo Vallejo.

JUAN DE ÁVILA. Un apóstol en camino De Juan Rubio Fernández DATOS TÉCNICOS: Colección: Semblanzas Materia: Biografías - Testimonios Tema: Semblanza biográfica y análisis del legado de Juan de Ávila Destinatarios: Todos los públicos Formato: 13,5 x 21 cm. Páginas: 184 Precio con IVA: 16 Euros 20


LA CATEDRAL DE JAÉN EN EL CUPÓN DE LA ONCE

La ONCE dedicó el pasado11 de julio el supercupón a la Santa Iglesia Catedral de Jaén, que este año cumple 350 años desde su consagración. El delegado de la ONCE en Jaén, D. Pascual Gualda, el vicedeán del Cabildo de la Catedral, D. Juan García Carrillo, y el canónigo, D. Jesús Simón Peinado, presentaron en la Sacristía de la Catedral el cupón. «Quiero agradecer a la ONCE la buena acogida que tuvo esta sugerencia para que, dentro del ciclo dedicado durante los fines de semana a las ciudades catedralicias españolas, dedicaran un cupón a esta Santa Iglesia Catedral. Y agradezco, además, el acierto de hacerlo en el contexto de este 350 aniversario de la consagración y coincidiendo con el día de San Benito de Nursia, conservador de la civilización cristiana», explicaba Juan García Carrillo. El vice-deán reconoció que este cupón es una gran aportación al proyecto del 350 aniversario. »El proyecto está formado por tres

programas marco en los que se inserta una amplia serie de actos de carácter religioso y cultural con los que se pretende expresar la importancia que este acontecimiento tuvo para la historia del templo mayor giennense, al igual que para la ciudad y la Diócesis de Jaén. Sin duda este proyecto será un excelente aval en la declaración que conducirá al templo mayor como bien patrimonio de la humanidad». Los tres programas que conforman el proyecto «Catedral de Jaén-350 Aniversario» se engloban en la investigación, la difusión y la restauración. Asimismo, la investigación se estructurará en torno a un congreso internacional sobre el templo mayor jienense y diversas publicaciones. «En resumen el programa pretende mostrar a la institución en el seno de una ciudad plenamente identificada con ella, analizando la evolución de la construcción, su inserción en el espacio urbano y su conformación como modelo de referencia y brillante taller artístico para toda la diócesis e, incluso, más allá de sus fronteras», continuaba García Carrillo. Por su parte, el delegado de la ONCE en Jaén, Pascual Gualdo, explicaba cuales son los pilares fundamentales de la institución. «La función de la ONCE emerge en tres pilares fundamentales: educación, integración social y creación de empleo. Y sin perder de vista estos tres ejes, tenemos la obligación moral de estar cerca de nuestros ciudadanos, de cuanto nos rodee en nuestras provincias. Por eso, para nosotros es un honor poder contribuir para que la Catedral de Jaén pueda llegar a ser Patrimonio de la Humanidad». 21


...desde el Claustro Comunidad de Franciscanas Clarisas (Bernardas)

LA POBREZA EN CLARA DE ASÍS El elemento peculiar de nuestra Orden de Sta. Clara, llamada por ella misma Orden de Hermanas Pobres, es el de «observar la pobreza y humildad de Nuestro Señor Jesucristo» (Regla de Clara 12, 13). Éste es el meollo del carisma franciscano-clariano: la contemplación, imitación y seguimiento de Jesucristo Pobre y Crucificado. Tanto Francisco como Clara, han quedado prendados por Su abajamiento («kenosis») por amor a nosotros. Y es en tal manera fuerte esta experiencia de Cristo, que organizan su vida y sus opciones existenciales en torno a ella. La vida evangélica de Clara, es una respuesta de asombro y estupor, al contemplar a todo un Dios que se ha hecho hombre y que como hombre se ha rebajado hasta la muerte ignominiosa de la cruz. Ella ha hecho suyos los pasajes de las cartas de San Pablo que nos describen este recorrido amoroso de Jesucristo en la tierra: «Cristo, de rico que era, se hizo pobre por nosotros» (2Cor 8,9) «Él, a pesar de su condición divina, no hizo alar-

22

de de su categoría de Dios, al contrario, se despojó de su rango, y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando, como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz» (Fil 2,6-8) Para Clara, igual que para Francisco, la pobreza que vivirán hasta la heroicidad durante toda su vida, no es una mera virtud ascética, ni una simple renuncia de las cosas materiales, es un nombre y un rostro: el de Jesucristo Pobre y Crucificado, al que contemplan ardientemente y desean seguir e imitar agradecidos por tanto amor como Él nos ha manifestado. La expresión de su pobreza, será fruto de la comunión de vida con Aquel a quien aman entrañablemente y a quien han decidido libremente pertenecer hasta las últimas consecuencias, hasta la imitación transformante. En todos sus escritos, subyace esta visión nuclear de la pobreza como seguimiento e imitación de Jesucristo: «Míralo hecho despreciable por ti, y síguelo, hecha tú despreciable por Él en este mundo»,le dirá a Sta. Inés de Praga en su 2ª Carta (vv.19); «Si pues tan grande y tal Señor, viniendo al seno de una virgen, quiso aparecer en el mundo como un hombre despreciado, indigente y pobre, para que los hombres –que eran pobrísimos e indigentes, al sufrir una falta extrema de alimento espiritual-, se hicieran ricos en él poseyendo el Reino de los cielos, saltad de júbilo y gozad, llena de inmenso gozo y alegría espiritual, pues, al preferir vos el desprecio del mundo a los honores, la pobreza a las riquezas temporales el guardar cuidadosamente los tesoros no en la tierra sino en el cielo, -donde no los corroe la herrumbre ni se los come la polilla, ni los ladrones los desentierran y los roban-, es muy grande vuestra recompensa en los cielos, y habéis merecido dignamente ser llamada hermana, esposa y madre del Hijo del Altísimo Padre y de la gloriosa Virgen», en su 1ª Carta a Sta. Inés (vv. 1924) Si Clara, como Francisco, ama la pobreza es por la sola razón de que la descubre amada y vivida por Jesucristo. Por eso no se queda en una mera contemplación teórica o abstracta, sino que compromete toda su existencia yendo más allá de un simple desprendimiento de las cosas: entrará en la condición de pobres, colocando a sus hermanas en el nivel de indigencia propio de los que nada tienen y han de padecer las eventualidades, los trabajos, las inseguridades, las privaciones, las humillaciones. Su pobreza será un entrar en la alegría dichosa de los que han entendido el Reino y lo quieren hacer realidad: «Bienaventurados los pobres…» (Mt 5,1ss). Ella misma dirá en su Testamento que tuvieron que pasar «penurias, pobreza, trabajos, tribulación, afrenta, menosprecio del mundo»…, pero que «nada de eso las arredró, sino que lo reputaban como grandes delicias» (TestCl 27).


Para contemplar y rezar a pie de calle... Martín Santiago Fernández Hidalgo Párroco de la Santa Cruz, de Jaén

CON LAZOS DE AMOR De generoso Amor fueron tus lazos, con que me ataste para así poseerme. Tus caricias de Padre, tus abrazos, hicieron, siempre, a tu lado tenerme.

Tus vivas Palabras me sedujeron. La Luz, que brilló en tu rostro, embelesó a mi alma, que a Ti, Señor, tanto deseó y que todas sus fuerzas se invirtieron

en buscarte por doquier, con presura, hasta hallarte, Señor, y contemplarte en tu Presencia, siempre viva y pura, en tu Pan vivo en que estás para darte

a todos, sin fisura, todo entero dándoles de tu Gracia la hermosura, de tu Amor tanta y grande es la finura con que haces suave y fácil el sendero.

EDITA: OBISPADO DE JAÉN VICARÍA de COMUNICACIÓN DIRECTOR: Antonio Garrido de la Torre vicariodecomunicacion@diocesisdejaen.es

SUBDIRECTOR: Manuel Jesús Casado Mena SUSCRIPCIONES: Jesús Jiménez Jiménez Obispado de Jaén Plaza Santa María, 2.

Apartado 039 - 23080 Jaén. CORREO ELECTRÓNICO: iglesiaenjaen@diocesisdejaen.es Teléfono 953.230.036 Fax 953.230.039. COLABORADORES: Vanessa Muñoz Pedro Criado Manuel López Juan Raya Ildefonso Rueda Julio Segurado Seminario Diocesano de

La Inmaculada y San Eufrasio MAQUETACIÓN: José Carlos Ruiz Mariscal Depósito Legal J-121-1990 IMPRESIÓN Gráficas La Paz, s.l. Avda. de Jaén, s/n Torredonjimeno Teléfono: 953.571.087 23


Iglesia en Jaén nº 464  

Revista Diocesana de Jaén Agosto de 2010

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you