Page 1

DIÓCESIS DE JAÉN

Introducción a San Pablo 1 1 . – C A RTA S PA S T O R A L E S : 1 TIMOTEO, 2 TIMOTEO, TITO

Jaén. Octubre 2008


Lectura Bíblica Tito 2

1 Mas tú enseña lo que es conforme a la sana doctrina; 2 que los ancianos sean sobrios, dignos, sensatos, sanos en la fe, en la caridad, en la paciencia, en el sufrimiento; 3 que las ancianas asimismo sean en su porte cual conviene a los santos: no calumniadoras ni esclavas de mucho vino, maestras del bien, 4 para que enseñen a las jóvenes a ser amantes de sus maridos y de sus hijos, 5 a ser sensatas, castas, hacendosas, bondadosas, sumisas a sus maridos, para que no sea injuriada la Palabra de Dios. 6 Exhorta igualmente a los jóvenes para que sean sensatos en todo. 7 Muéstrate dechado de buenas obras: pureza de doctrina, dignidad, 8 palabra sana, intachable, para que el adversario se avergüence, no teniendo nada malo que decir de nosotros. 9 Que los esclavos estén sometidos en todo a sus dueños, sean complacientes y no les contradigan; 10 que no les defrauden, antes bien muestren una fidelidad perfecta para honrar en todo la doctrina de Dios nuestro Salvador. 11 Porque se ha manifestado la gracia salvadora de Dios a todos los hombres, 12 que nos enseña a que, renunciando a la impiedad y a las pasiones mundanas, vivamos con sensatez, justicia y piedad en el siglo presente, 13 aguardando la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo; 14 el cual se entregó por nosotros a fin de rescatarnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo que fuese suyo, fervoroso en buenas obras. 15 Así has de enseñar, exhortar y reprender con toda autoridad. Que nadie te desprecie.

Cartas Pastorales Las dos cartas a Timoteo y la carta a Tito tienen como destinatarios dos pastores de la Iglesia y tratan de temas relativos a la vida y a las prácticas eclesiales. Contienen indicaciones y exhortaciones para el desempeño de las tareas de dirección de la iglesia y además una serie de disposiciones que regulan las actividades eclesiales, de modo que pueden considerarse como el germen del derecho canónico o eclesiástico. Por todo esto desde el siglo XVIII se les ha llamado “cartas pastorales”. Este nombre se lo dio D. N. Bardot a la carta a Tito en 1703 y P. Antón en 1753 a las tres que comentamos. 2


Las cartas pastorales

Timoteo y Tito

S

an Pablo tuvo muchos colaboradores, pero entre todos destacan Timoteo y Tito. Timoteo era hijo de padre pagano y madre judía convertida al cristianismo (Act 16,1), llamada Eunice Tambien su abuela Lois había sido cristiana (2 Tim 1,5) nació en Listra de Licaonia (Asia Menor), y se hizo cristiano siendo aún joven quizás por influencia de Pablo (1 Cor 4,17). Según Act 16,3, Pablo lo circuncidó para no chocar con los que sabían que su madre era judía. Ejerció algunos servicios eclesiásticos en su propia comunidad. En la primavera del año 50, lo vemos acompañando a Pablo en sus viajes. Es su auxiliar en Galacia, Frigia, Éfeso Acaya, Tróade y Macedonia; incluso en Roma. Con Pablo firma 1 Tes; Flp; 2 Cor y Flm además de 2 Tes y Col. El mismo Pablo decía de él: "No tengo a ninguno que comparta mejor mis sentimientos... Me ha ayudado, en la predicación del Evangelio, como un hijo ayuda a su padre" (Flp 2,19-22). La tradición cuenta que cuando se separó de San Pablo, fue obispo de Éfeso. Tito era griego, pagano convertido al cristianismo, y muy apreciado por Pablo. A Tito no se le nombra en Hechos den los Apóstoles pero Pablo nos dice que lo acompañó a Jerusalén donde no fue obligado por los apóstoles a circuncidarse (Gál 2,1.3). Fue compañero de viaje de Pablo en muchas ocasiones. Pablo lo envió a Corinto con la “carta de las lágrimas” para que calmara

la situación y estimulara la colecta a favor de Jerusalén. (2 Cor 2,13 preparara su propio viaje y pacificara la comunidad. Debió ser buen negociador y conciliador. Según la tradición fue Obispo en Creta. Ambos son llamados “Verdadero hijo en la fe” (1 Tim 2,1 y Tito 1,4) lo que indica que había tradición de que habían sido convertidos por Pablo.

Situación de las comunidades cristianas

E

stas cartas son muy importantes para conocer como evolucionó la organización y la vida de las primeras comunidades. Tras un primer momento fundacional en el que primaba la experiencia de la libertad que trae el Espíritu Santo y la espera de la vuelta inmediata del Señor, la situación se hizo muy complicada. Apareció gente que decía cosas muy disparatadas, hubo disgustos y conflictos en las comunidades, hubo presión y persecución por parte de judíos y paganos y las esperanzas de una vuelta inmediata de Jesús se fueron disipando. Todo eso provocó la necesidad de destacar menos la libertad y la acción del Espíritu Santo en cada uno; y de organizarse como comunidades estables; y de velar por la recta doctrina de modo que se evitaran escándalos y provocaciones y se pudiera vivir de manera sobria, honrada y religiosa esperando, ya sin urgencias, la vuelta del Señor

3


Autor de las cartas pastorales

S

on muchos los argumentos en contra de que Pablo sea el autor de estas cartas. Históricamente es imposible coordinar los datos de Hechos de los Apóstoles y los de estas cartas por lo que estas se habrían tenido que escribir en la época posterior a la narrada en los Hechos. Precisamente por eso, se suele aducir que en estas cartas se supone que Pablo volvió a Oriente después de su prisión en Roma. Pero en Hechos de los Apóstoles se supone que no volvió (Act 20,25.38). Además su plan era ir a Occidente, a España y según Clemente Romano 5,7 eso es lo que habría hecho. Es verdad que la noticia que da Clemente parece depender de Romanos 15,24-28 pero quedaría en pie que Clemente no conocía una vuelta de Pablo a Oriente después de su prisión romana. En cualquier caso, el brusco final de Hechos de los Apóstoles parece indicar que Pablo fue condenado en el juicio romano y por tanto no hubo más viajes. El segundo argumento es de tipo lingüístico. La lengua de estas cartas tiene en muchas secciones muchas diferencias con la de las cartas auténticas, sobre todo en lo más significativo: en el uso de las preposiciones y conjunciones En tercer lugar la imagen de la iglesia no corresponde a la época de Pablo. Las instituciones de la Iglesia estaban 4 ya muy desarrolladas y había una gran

preocupación por la recta doctrina y muy poca tensión escatológica. Sin embargo, la cantidad de detalles personales que aparecen en estas cartas y el estilo de algunos pasajes determinados son muy difíciles de explicar si Pablo no es el autor. Para solucionar el problema, muchos piensan que el autor era un discípulo de Pablo que recurrió a la autoridad del apóstol para solucionar problemas que se daban en las comunidades cuando Pablo ya había desaparecido. Para ello es posible incluso que utilizara fragmentos de escritos ocasionales enviados por Pablo en circunstancias que desconocemos. Es también probable que el discípulo utilizara recuerdos del Apóstol para ponerlo como modelo de un buen dirigente de la Iglesia y para responder con la autoridad de su ejemplo y su enseñanza a determinadas cuestiones nuevas que se iban planteando en las comunidades que él había fundado y que estaban bajo la influencia de su enseñanza.


Temática

L

as tres cartas se presentan como una serie de exhortaciones a Timoteo y Tito para que desempeñen bien su cargo pero, mientras 1Tim y Tito parecen una serie de constituciones basadas en las enseñanzas de Pablo para organizar correctamente las iglesias, 2Tim presenta a Pablo como modelo a imitar por los pastores de las iglesias. Se recogen en estas cartas materiales que se usaban en las comunidades para regular la propia vida y organización como resúmenes de deberes domésticos, o ejemplos de Pablo para ser imitados por los dirigentes de las comunidades. Aparece en las Pastorales una gran preocupación por la recta doctrina frente a la difusión de doctrinas erróneas que perturbaban la vida de las comunidades. Estas doctrinas parecen ser de tipo gnóstico y judaizante a la par , que se preocupaban de genealogías interminables (tal vez relacionadas con las emanaciones divinas de los gnósticos), de cuestiones sobre la Ley judía, de la prohibición del matrimonio, de la obligación de abstenerse de determinados alimentos (1Tim 4,3), tal vez prohibían el alcohol (1Tim 5,23). Además, al menos algunos, sostenían que la resurrección ya se había realizado (2Tim 2,18). Sus seguidores las enseñaban de casa en casa y eran bien acogidos por algunas mujeres ansiosas de novedades Se inculcan los deberes de una vida religiosa y honrada a todos los fieles. Importa mucho la dignidad personal y la buena fama sobre todo de los dirigentes. Preocupan los posibles abusos y desorde-

Organización de las comunidades

E

n estas cartas aparece ya una estructura de la iglesia bastante desarrollada. Se habla de obispos, presbíteros, diáconos, y viudas. Sin embargo desaparece la rica variedad de funciones que nacían de los carismas en todos los fieles (1 Cor 12,10.28; Efe 4,11). No se distinguen bien las funciones de los obispos, presbíteros y diáconos, y no se corresponden con las actuales. Obispo significa literalmente inspector en el sentido de quien mira desde arriba. Eran los vigilante o dirigente de la comunidad. Se habla de ellos en plural por lo que no sabemos si eran uno o varios. Es posible que fuera el presidente del consejo de los presbíteros. Otros dicen que es simplemente otro nombre de la misma función presbiteral . Presbítero significa anciano en el sentido de concejal o de senador. Eran los que formaban el consejo dirigente de la comunidad. Algunos se dedicaban especialmente a la predicación o la enseñanza. Estos presbíteros tenían sueldo de la comunidad por lo que se equiparaban a los funcionarios civiles (1Tim 5,17-18) Los ministerios se transmiten mediante la imposición de manos. Los diáconos eran los auxiliares de los obispos para las diversas tareas de la comunidad. Las viudas actuaban también como auxiliares en la vida de la comunidad y se dedicaban especialmente a la oración.

5


Orden y división de las cartas pastorales

E

l orden actual de las cartas de Pablo se basa en su extensión por eso encontramos esta secuencia: 1Tim, 2Tim, Tito. Sin embargo el hecho de que el saludo de la carta a Tito sea muy amplio (65 palabras) nos lleva a pensar que esta es la primera del grupo. La segunda a Timoteo se presenta como el testamento de Pablo, por lo cual debe ser la última. Confirma este orden la semejanza de 1 Tim con Tito y la carencia de auténtica despedida en 1Tim que queda así en el centro de las tres cartas. El orden, por tanto, sería: Tito; 1Tim; 2Tim. De aquí concluimos también que las tres cartas actuales tienen una fuerte unidad de temática y de ideas y que probablemente fueron compuestas por un mismo autor, aunque algunos autores distinguen claramente el autor de Tito y 1Tim, por una parte, y el de 2Tim por otra. Las tres cartas no tienen un plan que permita una división orgánica pero podemos establecer los siguientes pasos: Tito 1,1-4 Saludo 1,5 Motivo de la carta 1,6 Cualidades de los presbíteros 1,7-9 Cualidades de los obispos 1,10-16 Los perturbadores 2,1-10 Moral familiar y ejemplo del jefe de la comunidad 2,11-15 Fundamentación cristiana de lo anterior 3,1-3 Insiste en la buena conducta familiar y pública 3,3-8 Fundamentación cristiana de lo anterior 3,3-9 Nuevas recomendaciones 6

1 Timoteo 1,1-2 Saludo 1,3-20 Tarea de Timoteo 2,1-3,13 Ordenamiento de la comunidad 2,1-8 Sobre la oración 2,9-15 Las mujeres en la asamblea 3,1-7 Los Obispos 3,8-13 Los diáconos y diaconisas 3,14-16 Tarea de Timoteo 4,1-16 Tarea de Timoteo frente a los herejes 5,1-16 Deberes de los ancianos y de las viudas 5,17-25 Los presbíteros 6,1-5 Los esclavos cristianos 6,6-21 Recomendaciones sobre la piedad, la riqueza y los falsos maestros 2 Timoteo 1,1-5 Saludo y acción de gracias 1,6-14 Exhortación a dar testimonio con fortaleza 1,15-18 Pablo modelo 2,1-13 Nueva exhortación 2,14-4,8 Ministerio de enseñar 2,14-26 Cómo enseñar 3,1-9 Comportamiento de los falsos maestros 3,10-4,8 Modelos positivos y negativos 4,9-22 Noticias avisos y despedida En las tres cartas hay en segundo plano una polémica contra unos herejes perturbadores y en primer plano una exhortación a ejercer el ministerio correctamente


Una filosofía

E

n la época en la que se escribieron estas cartas eran frecuentes los discursos “filosóficos” de tendencia moral. Los cínicos y estoicos se caracterizaban especialmente por este tipo de escritos. También las Pastorales pueden verse como discursos filosóficos ya que utilizan las mismas técnicas literarias que estos, el mismo estilo y las mismas invectivas contra los oponentes a la recta doctrina. Para el autor de las pastorales la verdadera filosofía es el cristianismo que había predicado Pablo y estimula a los responsables de las iglesias a comprometerse en la defensa de la verdad. Pero la filosofía se entiende como ética y la verdad se realiza en el bien obrar de aquí que se busque el buen comportamiento ético de todos los estamentos cristianos. El ejemplo de este comportamiento es sin duda el mismo Pablo que con sus trabajos y sufrimientos es el espejo en el que deben mirarse los que tienen a su cargo las Iglesias. Pero lo curioso de esta filosofía es que tiende a convertirse en “derecho eclesial” porque da normas concretas para la organización de las iglesias y la actuación de los que ejercen ministerios. También destacan mucho las constantes fundamentaciones teológicas y la insistencia en presentar a Pablo como modelo y garante de lo que se propone.

Una extraña norma n 1Tim 5,23 nos sorprende esta norma que parece fuera de contexto: No bebas ya agua. Toma un poco de vino a causa de tu estómago y de tus frecuentes indisposiciones. El verso interrumpe una instrucción sobre lo que se ha de hacer antes de imponer a alguien las manos y recomendar a Timoteo que se mantenga puro sin mancharse con pecados ajenos (5,22). Después en el v.24 continúa con el tema de los pecados ajenos Para empezar, no sabemos a que se refiere la imposición de manos. Unos dicen que por el contexto amplio se ve que se trata de la ordenación para el ministerio; otros fijándose en el texto inmediato dicen que se trata de la absolución de los pecados o del reconocimiento de que una persona está sin pecado. ¿A que viene esta recomendación sobre la bebida? No parece que se trate sólo de una recomendación amistosa, absolutamente fuera de lugar en el conjunto de la carta. Parece más bien un consejo en clave bien sobre la celebración de la eucaristía que no debe hacerse con agua sino con vino aunque la pobreza o la presión externa pida otra cosa (esto se explicaría mejor si se estaba hablando de ordenación de presbíteros y viniera a la cabeza otra idea, pero nada lo apoya); o bien declarando que no es pecado tomar alcohol con moderación en contra de lo que afirmaban los herejes que eran muy rigoristas. En cualquier caso el texto parece fuera de lugar y ser la clave recordatoria de una instrucción más amplia que tal vez nunca fue escrita.

E

7


Para la Oración Un doble motivo aparece en este texto que puede ayudar a nuestra oración: 1) Una llamada a llevar una vida honrada, caracterizada por una serie de virtudes fundamentales: fe, esperanza, caridad, justicia, templanza, piedad, constancia ... Esta vida se manifiesta como un combate para alcanzar la vida eterna que se nos ha ofrecido 2) El segundo motivo, que fundamenta el anterior, es una contemplación de Jesucristo y de Dios Padre a quienes se define con una serie de títulos relativos a su poder de dar la vida, salvar y dominar los poderes del cielo y la tierra

La raíz de todos los males es el afán de dinero, y algunos, por dejarse llevar de él, se extraviaron en la fe y se atormentaron con muchos dolores. Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de estas cosas; corre al alcance de la justicia, de la piedad, de la fe, de la caridad, de la paciencia en el sufrimiento, de la dulzura. Combate el buen combate de la fe, conquista la vida eterna a la que has sido llamado y de la que hiciste aquella solemne profesión delante de muchos testigos. Te recomiendo en la presencia de Dios que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que ante Poncio Pilato rindió tan solemne testimonio, que conserves el mandato sin tacha ni culpa hasta la Manifestación de nuestro Señor Jesucristo, Manifestación que a su debido tiempo hará ostensible el Bienaventurado y único Soberano, el Rey de los reyes y el Señor de los señores, el único que posee Inmortalidad, que habita en una luz inaccesible, a quien no ha visto ningún ser humano ni le puede ver. A él el honor y el poder por siempre. Amén.

Jaén Octubre 2008

1 Timoteo 6,10-16


Cuaderno 11: Cartas Pastorales  

Cuadernos de San Pablo: Cartas Pastorales

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you