Issuu on Google+


PLAN DIOCESANO DE PASTORAL TRIENIO 2011-2014

«Evangelizar con nuevo ardor»

DIÓCESIS DE JAÉN


Fotograf铆a de portada y contraportada de Antonio Garrido de la Torre. Interior de la Bas铆lica de la Sagrada Familia de Barcelona, emblema del Pontificio Consejo para la Promoci贸n de la Nueva Evangelizaci贸n.


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

ÍNDICE del PLAN DIOCESANO de PASTORAL TRIENIO 2011-14 «EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR»

Presentación y Aprobación del Sr. Obispo ..................................5 Plan Diocesano de Pastoral ........................................................ 9 1. Introducción ..................................................................9 2. Sobre el título ............................................................. 11 3. Planificación ................................................................17 4. Desarrollo ...................................................................21 5. Curso 2011-12: El cristiano laico dentro de la tarea evangelizadora ........25 6. Curso 2012-13: La familia cristiana, ambiente insustituible para la transmisión de la fe .............................................31 7. Curso 2013-14: La vocación cristiana como respuesta a la llamada personal de Jesucristo, y su concreción en la vocación sacerdotal ........................35 8. Epílogo ........................................................................41 9. Utilización del Plan Diocesano de Pastoral .................43 -3-


PRESENTACIÓN Y APROBACIÓN

«Ha llegado la hora de emprender una nueva evangelización»1, y «los nuevos tiempos demandan que esta tarea de la evangelización se implante en términos totalmente nuevos»2. En estos momentos de esperanza, pero tiempos también en que nos envuelven perfiles imposibles de adivinar en sus consecuencias para la vivencia y proclamación del Evangelio de Jesucristo, una especie de clamor en toda la Iglesia, que, sin duda, es «la voz del Espíritu», nos viene urgiendo sobre la necesidad de una renovada evangelización. Esta propuesta se ha acuñado bajo los términos «NUEVA EVANGELIZACIÓN». Para Juan Pablo II «es algo operativo, dinámico. Es ante todo una llamada a la conversión y a la esperanza, que se apoya en las promesas de Dios y que tiene como certeza inquebrantable la Resurrección de Cristo, primer anuncio y raíz de toda evangelización, fundamento de toda promoción humana y principio de toda auténtica cultura cristiana. Es también un nuevo ámbito vital, un nuevo Pentecostés, donde la acogida del Espíritu Santo hará surgir un pueblo renovado constituido por hombres libres conscientes de su dignidad y capaces de formar una historia verdaderamente humana»3. 1

2 3

Juan Pablo II, Exhortación Apostólica Christifideles laici, 30 de diciembre de 1988, nº 34; Encíclica Redemptoris Missio, del 7 de diciembre de 1990, nn. 33-38. Plan trienal de la Conferencia Episcopal Española, años 1990-1993, n. 3. IV Conferencia del CELAM, Santo Domingo, octubre de 1992, nº 24.


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

Su Santidad Benedicto XVI viene insistiendo sobre la urgencia de una nueva evangelización, en reiteradas ocasiones, desde el inicio de su pontificado. Son muy numerosas sus intervenciones en mensajes, discursos, homilías y otros momentos, sobre todo con ocasión de las Jornadas Mundiales misioneras. Siempre pone de relieve esta urgencia misionera ante esta sociedad secularizada, e insiste en el testimonio claro por parte de todos los cristianos, en la tarea urgente de los laicos como miembros vivos de la Iglesia, particularmente en los campos de la cultura y medios de comunicación. «El mundo necesita de Dios y de la salvación de Jesucristo», destaca constantemente. Sus palabras bien recientes, dirigidas a los jóvenes con ocasión de la XXVI Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Madrid, son una constante invitación a edificar sobre roca firme sus vidas, y de esta forma, contribuir «a proyectar la luz de Cristo sobre vuestros coetáneos y sobre toda la humanidad» (Discurso en la fiesta de acogida del 18 de agosto de 2011). Durante la Homilía de la Santa Misa de clausura de esta inolvidable Jornada Mundial, al contemplar aquella incontable multitud de jóvenes venidos de los cinco continentes, «nuevo Pentecostés», el Santo Padre, después de destacar las maravillosa prueba de la fecundidad del mandato misionero de Cristo (Cf. Mc. 16, 15), les dijo: «También a vosotros os incumbe la extraordinaria tarea de ser discípulos y misioneros de Cristo en otras tierras y países en donde hay multitud de jóvenes que aspiran a cosas muy grandes y, vislumbrando en sus corazones la posibilidad de valores más auténticos, no se dejan seducir por las falsas promesas de un estilo de vida sin Dios» (Domingo, 21 de agosto de 2011). Es cierto que la cultura dominante en amplios sectores de la sociedad y en las mismas familias, también en la geografía e Iglesia de Jaén, ha cambiado y que es muy diferente -6-


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

a la de hace pocos años. Todo ello nos habla de la necesidad y urgencia de una revitalización profunda y nueva del carácter misionero de nuestra fe, desde la comunión. En este recorrido hemos de invocar, sobre todo, la ayuda del Espíritu Santo sobre la comunidad diocesana y la intercesión de nuestros Patronos, mártires y santos que nos han precedido en la fe. Pero hemos de estar también, muy atentos, a las orientaciones del Magisterio Pontificio y, más en concreto, en cuanto a la Nueva Evangelización, a las propuestas del recientemente creado Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización, a las deliberaciones del próximo Sínodo de los Obispos y a su posterior Exhortación Apostólica como respuesta a las Conclusiones sinodales. Nos sirven ya de sólida orientación los Lineamenta del próximo Sínodo en que se aborda esta temática de forma directa y en todo su alcance. También será de interés conocer en su día el nuevo Plan Pastoral que elaborará la Conferencia Episcopal Española sobre estos aspectos. Todo ello, en su conjunto, será una ayuda para todos sin dudarlo, pero no dejarán de ser otra cosa que instrumentos en nuestras manos para caminar juntos en una misma dirección. Se precisa nuestra entrega personal, principalmente. Y no caben evasivas «en esta hora» o mirar «para otro lado». Pido al Señor por ello. Deseo animar a todos los fieles diocesanos, sin excepción: sacerdotes, consagrados y fieles laicos de todas las edades, sobre todo a los jóvenes a caminar «desde la primera hora hasta el atardecer» en la viña de esta nuestra Iglesia. Así «con nuevo ardor», responderemos al presente Plan Pastoral que el Señor pone en nuestras manos. Con esta esperanza y seguridad, al tiempo que apruebo el presente Plan Diocesano de Pastoral para la Diócesis de Jaén, trienio 2011-2014, lo encomendamos a la inter-7-


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

cesión de la Santísima Virgen de la Cabeza, de San Eufrasio y a todos los bautizados de esta Iglesia, como instrumento de comunión y renovación a favor de su Nueva Evangelización. Os saluda agradecido y os bendice,

+ RAMÓN DEL HOYO LÓPEZ OBISPO DE JAÉN

Por mandato de S.E. Rvdma. Antonio Javier Cañada Morales Canciller Secretario

-8-


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

PLAN DIOCESANO DE PASTORAL TRIENIO 2011-14

DIÓCESIS DE JAÉN

«Evangelizar con nuevo ardor» 1.- INTRODUCCIÓN Desde hace ya varios años la Iglesia Diocesana de Jaén viene expresando la comunión eclesial en su dimensión pastoral por medio de la elaboración de unos planes de pastoral. Dentro ya del pontificado D. Ramón del Hoyo López, después del que cubría los años 2006-10 bajo el titulo: «Familia evangelizadora desde la comunión», se elaboró otro de estos planes que se centraba en el papel laico, su epígrafe era: El laico, miembro activo en la Iglesia en Jaén, para aplicarlo al curso 2010-11, pero por su notoriedad y urgencia pastoral, y celebrada en Madrid la XXVI JMJ en el verano de 2011, se ve la necesidad de seguir trabajando la dimensión evangelizadora del cristiano laico a lo largo de los años siguientes. Con el presente Plan de Pastoral, no se trata de hacer una ruptura sobre lo anterior, sino un mayor desarrollo y concreción a los largo de tres cursos. Como telón de fondo está la necesidad que tiene la Iglesia de Evangelizar, es decir de facilitar el encuentro con Jesucristo, y valorar el papel del cristiano laico en esa tarea. Se ha tenido en cuenta la sensibilidad pastoral de la Conferencia Episcopal Española que se encuentra elaborando su correspondiente Plan sobre las siguientes ejes: el laicado cristiano, la familia como ambiente imprescindible para la transmisión de la fe, la vocación cristiana en general y su concreción en la vocación sacerdotal, la importancia de la Palabra de Dios en la vida litúrgica y -9-


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

espiritual, todo ello dentro del gran reto pastoral en que se encuentra la Iglesia Católica y que viene expresado por la fórmula Nueva Evangelización. Este modo de ver las cosas es lo que justifica la elaboración para el próximo trienio de una nueva planificación pastoral diocesana distribuida del modo que sigue.

- 10 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

2.- SOBRE EL TÍTULO

«Evangelizar con nuevo ardor» • Hace alusión a la formulación que estableció Juan Pablo II: Nueva Evangelización, y que fue el hilo conductor de todo su largo pontificado. Como antecedentes hay que señalar: - El tema de fondo ya había sido tratado por el papa Pablo VI en los números 2 y 5 de la Evangeli Nuntiandi cuando se expresó, refiriéndose a los tiempos actuales de la historia y su misión eclesial, con los siguientes términos: «nuevos tiempos de evangelización… nuevo impulso». Y en el número 18 del mismo documento: «Evangelizar significa para la Iglesia llevar la buena nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma humanidad». - El día 9 de junio de 1979 en Santa Cruz de Mogila, del barrio industrial de Cracovia llamado Nowa Huta, Juan Pablo II afirmó: «Se ha dado comienzo a una nueva evangelización, como si se tratara de un segundo anuncio, aunque en realidad es siempre el mismo». - Pero fue en la XIX Asamblea del CELAM en Puerto Príncipe, el 9 de marzo de 1983, cuando hizo una de sus afirmaciones más proféticas, y a cuyas palabras ha vuelto la Iglesia en los últimos años como un gran referente: «No se trata de una reevangelización, sino de una nueva evangelización. Nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión». • La Nueva Evangelización ha sido recogida con especial impulso por el actual papa Benedicto XVI, facilitando estructuras para su desarrollo. • Retomando las tres características que la definen: ardor, métodos y expresión, en ellas encontramos la clave que describe - 11 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

el momento en que se encuentra hoy la Iglesia respecto a la transmisión del Evangelio. • Para dar comienzo hay que salir al paso de una serie de cuestiones: - ¿Qué ha pasado en la Iglesia durante los últimos veintiocho años desde que fue formulada la Nueva Evangelización? ¿En qué sentido sigue siendo válida hoy esta orientación pastoral? ¿Qué está faltando realmente para que hoy la evangelización siga siendo realmente nueva? - Se precisa una labor de discernimiento: + El contenido siempre es el mismo: «Nunca entre vosotros me precié de saber cosa alguna, sino a Jesucristo, y éste crucificado» (1 Cor 2,2). + Pero los destinatarios son distintos. Hemos entrado en una nueva cultura, y por tanto, en un nuevo momento histórico. + El discernimiento en la Iglesia nunca se hace en soledad. Todos sus miembros son necesarios a la hora de descubrir los caminos por donde conduce el Espíritu. - Los métodos y la expresión nuevos vienen justificados por la caridad: + Jesús preguntó al ciego de Jericó: «¿Qué quieres que haga por ti?» (Lc 18,35-43). Aparentemente la respuesta era evidente: aquel hombre no veía y quería ver, pero Jesús le deja que él se exprese. + También hay que saber preguntarle a la sociedad. y escucharla desde un diálogo sincero y cercano. En este aspecto los cristianos necesitamos dedicar un esfuerzo para conocer cuales son las características del momento que atravesamos, cómo es la fe de nuestros hermanos, por qué avanza espectacularmente el laicismo, qué estamos aportando a una sociedad cuan- 12 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

do ella misma no valora en muchas ocasiones nuestra labor, y lo que es más grave: ¿por qué existe hoy tanta dificultad en encontrar un lugar para Dios? ¿Por qué esta apostasía silenciosa? Y todo ello para conocer las urgencias pastorales, que no son fáciles de descubrir a simple vista, y así poder hacer de los acontecimientos históricos que nos rodean, historia de la salvación. + De ahí que los nuevos métodos y la nueva expresión vengan justificados por la caridad y por la humildad en la escucha, que sabe acoger y respetar el ritmo del otro. + Y ello con la valentía de comprender que «a vino nuevo, odres nuevos» (Mc 2, 22). - Pero el nuevo ardor constituye la base de todo lo demás. El nuevo ardor significa una mayor convicción, y apunta a algo más profundo como es la mística: + Algo arde cuando hay fuego. + Y el fuego tiene un nombre: Espíritu Santo, «Señor y dador de vida». «Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.» (2ª Tim. 1,6). + El ardor no se refiere simplemente a una estrategia, sino que parte de una fuerte convicción y apunta a dos conceptos de mayor calado: · A la conversión profunda en las personas y en los colectivos: ~ «El Señor hizo en mí maravillas» (Lc 2, 49), dijo María al experimentar ese cambio en su vida que superaba sus propias posibilidades. ~ Es ponerse en un punto sin retorno, como Pablo: «Todo eso que para mí era ganan- 13 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

cia, lo consideré pérdida por causa de Cristo» (Fil 3,7). ~ Es entrar en un proceso: «No es que ya lo haya conseguido o que ya sea perfecto: yo lo persigo, a ver si lo alcanzo como yo he sido alcanzado por Cristo» (Fil 3, 12). · Y a la esperanza: Esa virtud fuerte que se atreve a competir contra lo evidente con un combate pertinaz: ~ Difícil de someter. ~ Que es el resultado de una mirada en profundidad de la realidad. ~ Que sabe superar el mero análisis de la realidad, con sus circunstancias y posibilidades. ~ Que se entiende desde la experiencia del sepulcro vacío. «¡Iglesia en Europa, te espera la tarea de la « nueva evangelización »! Recobra el entusiasmo del anuncio. Siente, como dirigida a ti, en este comienzo del tercer milenio, la súplica que ya resonó en los albores del primer milenio, cuando, en una visión, un macedonio se le apareció a Pablo suplicándole: « Pasa por Macedonia y ayúdanos » (Hch 16, 9). Aunque no se exprese o incluso se reprima, ésta es la invocación más profunda y verdadera que surge del corazón de los europeos de hoy, sedientos de una esperanza que no defrauda. A ti se te ha dado esta esperanza como don para que tú la ofrezcas con gozo en todos los tiempos - 14 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

y latitudes. Por tanto, que el anuncio de Jesús, que es el Evangelio de la esperanza, sea tu honra y tu razón de ser. Continúa con renovado ardor el mismo espíritu misionero que, a lo largo de estos veinte siglos y comenzando desde la predicación de los apóstoles Pedro y Pablo, ha animado a tantos Santos y Santas, auténticos evangelizadores del continente europeo» (Ecclesia in Europa 45 b). • Ha llegado el momento de dedicar todas las energías a la Nueva Evangelización como nos indicaba la Iglesia ya en la Redemptoris Missio: «es patente la urgencia de la misión» (nº 3). Este sigue siendo también el deseo de Benedicto XVI: «Se ha evocado muchas veces la urgente necesidad de una nueva evangelización también para Oriente Medio. Se trata de un tema muy extendido, sobre todo en los países de antigua cristianización. También la reciente creación del Consejo pontificio para la promoción de la nueva evangelización responde a esta profunda exigencia. Por eso, después de haber consultado al Episcopado de todo el mundo y después de haber escuchado al Consejo ordinario de la Secretaría General del Sínodo de los obispos, he decidido dedicar la próxima Asamblea General Ordinaria, en 2012, al siguiente tema: Nova evangelizatio ad christianam fidem tradendam, La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana» (Lineamenta 1). • Sabiendo que, como afirma el Apocalipsis (5,3): «nadie en el cielo ni en la tierra, ni debajo de la tierra, podía abrir el libro ni mirarlo… Pero uno de los ancianos me dijo: Deja de llorar; pues ha vencido el león de la tribu de Judá, el retoño de David, y es capaz de abrir el libro y sus siete sellos». - 15 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

- Así nadie es capaz de controlar el sentido último de la historia y sus vicisitudes. - Al cristiano de hoy le queda la esperanza en Cristo. «Pero yo vuelvo a decir a los jóvenes, con todas las fuerzas de mi corazón: que nada ni nadie os quite la paz; no os avergoncéis del Señor» (Benedicto XVI, Barajas 18 agosto 2011).

- 16 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

3.- PLANIFICACIÓN El presente Plan Diocesano de Pastoral abarca un trienio, con su correspondiente temática: CURSO 2011-12: El cristiano laico dentro de la tarea evangelizadora. CURSO 2012-13: La familia cristiana, ambiente insustituible para la transmisión de la fe. CURSO 2013-14: La vocación cristiana como respuesta a la llamada personal de Jesucristo, y su concreción en la vocación sacerdotal y a la vida consagrada. Junto a dos ejes transversales que han de estar presentes en los tres cursos:

1.

LA PALABRA DE DIOS COMO PEDAGOGÍA DE LA FE. • Siguiendo el documento Verbum Domini. • Con sus concreciones más importantes que son: - En la Liturgia: + Una digna proclamación y valoración de la Palabra de Dios en la celebración de todos los sacramentos (nº 58). + Un reconocimiento del Ministerio de Lector. Erección en cada parroquia de un cuerpo de lectores con la formación bíblica y litúrgica (nº 58). - 17 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

+ La dignificación de las homilías en relación con la Palabra de Dios (nº 59). - En la Espiritualidad, con la lectura orante de la Palabra de Dios según el método de la Lectio Divina (nº 86). Esto exige leer la Biblia no como eruditos movidos por la cultura o la curiosidad, sino como discípulos que la entienden en el silencio meditativo. - En la Catequesis de adultos y de niños (nº 74), teniendo como base unos documentos importantes de la Iglesia: + Dei Verbum nº 10. + Catechesis tradendae nº 1. + Directorio General para la Catequesis nº 94.

2.

DESDE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN:

La base bíblica puede estar contenida en la experiencia de Felipe con el eunuco (Hechos 8,26-39), y que se resume en los siguientes pasos: - Ponerse en camino. - Acercarse a lo desconocido. - Escuchar y entender. - Con diálogo abierto y sincero. - Discernimiento y anuncio explicito. - Compromiso de acompañamiento y celebración. - Seguimiento del camino evangelizador sin fijaciones ni en lugares ni en personas. • Sabiendo presentar que cada «no» en la fe cristiana esconde un «si», unos valores vitales para el futuro de la persona y de la sociedad, y que «un humanismo exclusivo, es un humanismo inhumano» como afirmaba Henri de Lubac.

- 18 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

• Con la conciencia de que la creación, y dentro de ella el ser humano, está herida, pero no corrompida, porque ha salido de la bondad de Dios. • Los principios inspiradores pastorales de la Nueva Evangelización se encuentran en los Lineamenta, orientadores del próximo sínodo, y que se resumen en la siguiente expresión: «Encender en los cristianos el impulso de los orígenes, un nuevo espíritu misionero que implique a todos los miembros del pueblo de Dios». • No se trata de hacer muchas más cosas, sino en hacerlas desde la clave evangelizadora que en palabras de Benedicto XVI pronunciadas en Santiago de Compostela resuenan así: «La Iglesia es ese abrazo de Dios en el que los hombres aprenden también a abrazar a sus hermanos, descubriendo en ellos la imagen y semejanza divina, que constituye la verdad más profunda de su ser, y que es origen de la genuina libertad».

- 19 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

4.- DESARROLLO Los distintos Planes de Pastoral Diocesanos que se han ido proponiendo han tenido una única finalidad: llevar la Buena Noticia de Jesucristo en estos tiempos de la historia por parte de la Iglesia que peregrina en Jaén, enseñar a otros «a descubrir la belleza de su amor», en expresión de Benedicto XVI, y así estar disponible «en este lugar para todo, para todos y por todos». Los métodos han sido variados, pero ninguno es un fin en sí mismo. No han pretendido abrumar o desmotivar, sino todo lo contrario, reconociendo la amplitud de la Diócesis, han procurado ser válidos en toda su variada realidad humana y geográfica. Su lenguaje es de sugerencia, de estímulo y de orientación, y su finalidad quiere ser una expresión de comunión, tanto entre las distintas comunidades parroquiales, como entre los distintos momentos de la historia, evitando rupturas traumáticas o personalismos egocéntricos que no conducen a nada. Nunca tuvo sentido el Mito de Sísifo, el continuo volver a empezar, tampoco en la pastoral, pero en estos tiempos de unidad, menos aun. A este Plan Diocesano de Pastoral se responde con la virtud de la obediencia, que es más cuestión de confianza que de sumisión pasiva, resonando el eco de las palabras de san Pablo: «sed sumisos unos a otros en el temor de Cristo» (Ef. 5,21). La Diócesis de Jaén es amplia. Está compuesta por comunidades sencillas unas, y más complejas otras; por parroquias, movimientos y asociaciones variadas, en donde destacan las cofradías, muchas de ellas seculares. Contiene variedad en la riqueza vocacional de la Iglesia: sacerdotes, personas de vida consagrada, y numerosos laicos comprometidos. Gran número de sus miembros se encuentran animados en la fe, pero otros se sienten influenciados por el fuerte laicismo, algunos son presos del cansancio y la pérdida de estímulo, a otros les faltan ideas y necesitan caminar acompañados y seguros en tiempos de oscuridad. También entre nosotros se hacen realidad las palabras del Papa Benedicto XVI: - 21 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

«Hay cristianos que se dejan seducir por el modo de pensar laicista, o son atraídos por corrientes religiosas que les alejan de la fe en Jesucristo. Otros, sin dejarse seducir por ellas, sencillamente han dejado que se enfriara su fe, con las inevitables consecuencias negativas en el plano moral» (Mensaje para la JMJ de Madrid el 6 de agosto de 2010). Los dispersos precisan mayor incidencia en la unidad eclesial. Este Plan de Pastoral no tiene un lenguaje normativo ni jurídico, sino pastoral y estimulante. Con él nadie se ha de sentir excluido, pero su realidad ha de servir de referente para todos, también para los que sienten la tentación de caminar a su libre albedrío poniendo en crisis la comunión, que es condición imprescindible para evangelizar. «No se puede seguir a Jesús en solitario. Quien cede a la tentación de ir «por su cuenta» o de vivir la fe según la mentalidad individualista, que predomina en la sociedad, corre el riesgo de no encontrar nunca a Jesucristo, o de acabar siguiendo una imagen falsa de Él» (Benedicto XVI en la eucaristía conclusiva de la JMJ 2011). La elaboración de todo Plan Diocesano de Pastoral ha de ser expresión de eclesialidad en sus diversos los niveles, que son: • La oración, reconociendo en el Espíritu la iniciativa. • La reflexión sobre el análisis de la realidad, porque «la evangelización es un proceso complejo». «Hay que estudiar a fondo en qué consiste esta nueva evangelización, ver su alcance, su contenido doctrinal e implicaciones pastorales; determinar los métodos más apropiados para los tiempos en que vivimos; buscar una expresión que se acerque más a la vida y a las necesidades de los hombres de hoy, sin que por ello pierda nada de su autenticidad y fidelidad a la doctrina de Jesús y a la tradición de la Iglesia» (Discurso de Juan Pablo II a la Comisión Pontificia de América Latina 1989). - 22 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

• El discernimiento sobre los caminos a seguir y opciones a tomar: «Y no os ajustéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es la voluntad de Dios, lo bueno, lo que agrada, lo perfecto» (Rom 12,2). Dios no suele actuar desde fuera, sino desde dentro de nosotros, como decía san Agustín: «es más interior que lo más íntimo mío». • El diálogo que, siguiendo la Ecclesiam suam nº 31, se basa en cuatro principios: - Claridad. - Afabilidad. - Confianza. - Prudencia. Y que siguiendo a Juan Pablo II: «Es el nuevo nombre de la caridad, especialmente de la caridad eclesial» (Vita Consecrata 74 a). • La elaboración de propuestas operativas y evaluables. «No reneguéis nada del Evangelio en el que creéis, sino más bien vivid entre los hombres con simpatía, comunicando en vuestro mismo estilo de vida ese humanismo que hunde sus raíces en el cristianismo, buscando edificar junto a todos los hombres de buena voluntad una «ciudad» más humana, más justa y solidaria» (Benedicto XVI en Aquileia-Venecia mayo 2011). • Y la aprobación por parte del sr. Obispo, verdadero pastor y principal referente en la marcha de la Diócesis. Los ámbitos son diversos y todos han de ser integrados: sacerdotes, personas de vida consagrada y laicos, en todos sus foros, asociaciones y estructuras, de modo que todas sus voces deben ser escuchadas y valoradas como verdaderos vehículos por donde se expresa el Espíritu Santo para conducir a su Iglesia.

- 23 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

«¡Cuánto trabajo callado de los sacerdotes, religiosos y religiosas, catequistas, profesores...! Un reconocimiento muy especial, y bien merecido, al alto número de jóvenes voluntarios, siempre presentes y por delante de todos. Es mucha la levadura que nos habla de una Iglesia joven, de futuro y de una nueva evangelización» (Carta Pastoral «Demos gracias a Dios» de D. Ramón del Hoyo en agradecimiento por la recepción de la cruz de los jóvenes preparatoria para la JMJ). Esto conlleva un proceso planificado que incluye distintas etapas. Cada uno de los tres cursos que componen el presente Plan tiene un objetivo específico, que se va concretando por medio de una serie de tareas en dos niveles: uno básico, que deberían estar presentes en todas y cada una de las parroquias de la diócesis; y otro a nivel de sugerencias, para ayudar a tener amplitud de miras en aquellas comunidades con mayores posibilidades. En definitiva es una forma de expresar aquel viejo principio de san Agustin de Hipona tantas veces reclamado por la Iglesia y especialmente en el Vaticano II (GS 92): «Haya unidad en lo necesario, libertad en lo dudoso, caridad en todo».

- 24 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

5.- CURSO 2011-12: EL CRISTIANO LAICO DENTRO DE LA TAREA EVANGELIZADORA Se trata de continuar el trabajo iniciado en el curso anterior y cuyo objetivo principal era reconocer y estimular la identidad del cristiano laico en la tarea de la Iglesia Diocesana de Jaén. En el presente período de lo que se trata es de seguir profundizando en los objetivos ya propuestos, incidiendo sobre todo en la vocación misionera y testimonial del cristiano laico que sabe que «la fe se fortalece dándola» (Redemptoris Missio 2). «De esta amistad con Jesús nacerá también el impulso que lleva a dar testimonio de la fe en los más diversos ambientes, incluso allí donde hay rechazo o indiferencia. No se puede encontrar a Cristo y no darlo a conocer a los demás. Por tanto, no os guardéis a Cristo para vosotros mismos. Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe. El mundo necesita el testimonio de vuestra fe, necesita ciertamente a Dios. Pienso que vuestra presencia aquí, jóvenes venidos de los cinco continentes, es una maravillosa prueba de la fecundidad del mandato de Cristo a la Iglesia: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación» (Mc 16,15)» (Benedicto XVI Cuatro Vientos 22 agosto 2011).

- 25 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

EL OBJETIVO ESPECÍFICO PARA ESTE CURSO SE FORMULA DEL SIGUIENTE MODO:

«El cristiano laico, verdadero y original testigo de la fe cristiana»

Allí donde el cristiano laico no llega, difícilmente puede aparecer la propuesta del Evangelio «para hacer un mundo no sólo más humano, sino más divino, más según Dios» (Insegnamenti VII 2(1984). Esta misión sigue siendo una llamada urgente por parte de la Iglesia Universal, y por tanto ha de encontrar nuevos areópagos en la Diócesis de Jaén.

5.1. TAREAS BÁSICAS (PRESENTES EN TODAS LAS PARROQUIAS Y FÁCILMENTE EVALUABLES)

1. Dinamización y renovación de los distintos Consejos Parroquiales según el Estatuto Marco ya promulgado. 2. Implicación, según las posibilidades de cada parroquia, en la Misión Joven propuesta por la Delegación Episcopal para la Juventud como seguimiento de la Jornada Mundial de la Juventud 2011. «Naturalmente la JMJ no puede ser un acontecimiento aislado, forma parte de un camino más grande» (Benedicto XVI, 18 agosto 2011, rueda de prensa en el avión). En cada comunidad parroquial ha de darse especial acogida a los jóvenes laicos como opción prioritaria eclesial en la Nueva Evangelización. «Para el crecimiento de vuestra amis- 26 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

tad con Cristo es fundamental reconocer la importancia de vuestra gozosa inserción en las parroquias, comunidades y movimientos, así como la participación en la Eucaristía de cada domingo, la recepción frecuente del sacramento del perdón, y el cultivo de la oración y meditación de la Palabra de Dios» (Benedicto XVI Misa clausura de la JMJ en Cuatro Vientos). Desde la alegría de la fe, como ha propuesto el Papa para el próximo curso en todas las diócesis, inspirándose en el texto de la Carta a los Filipenses 4, 4: «Alegraos siempre en el Señor».

3. Establecimiento a nivel parroquial o arciprestal de un plan de formación laical: a. Ya sea a través de la Escuela de Fundamentos Cristianos. b. Ya sea a través del Itinerario de Formación cristiana de la Conferencia Episcopal Española. Que todo laico cristiano de cualquier comunidad parroquial, se encuentre en la situación que sea, pueda disponer de itinerarios concretos para su formación y madurez en la fe.

4. Consolidación de la Iniciación Cristiana para niños a modo de Proceso Catecumenal, que se basa en una catequesis no como escuela de doctrina, sino como escuela de vida. - Siguiendo la riqueza inherente al catecumenado de adultos no bautizados como inspiradora de todas las demás formas de catequesis (Directorio General para la Catequesis nº 68). - Con la dinámica interna: la fe ha de ser conocida, celebrada, vivida y hecha oración (DGC nº 84). «La fe no proporciona solo alguna información sobre la identidad de Cristo, sino que supone una relación personal con Él, la adhesión de toda la persona, con su inteligencia, voluntad y sentimientos, a la manifestación que Dios hace de sí mismo» (Benedicto XVI, XXVI JM, El Escorial). - 27 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

5. Establecimiento de un cuerpo de Lectores de la Palabra de Dios para las celebraciones litúrgicas. El curso de preparación podrá ser establecido a nivel parroquial o en su caso arciprestal, siempre siguiendo criterios diocesanos.

5.2.- OTRAS SUGERENCIAS 1. Dedicación catequética a grupos de adultos que, a raíz de la preparación al Sacramento de la Confirmación, posibilite la integración plena en la Iglesia. 2. Organización de encuentros arciprestales de laicos comprometidos. 3. Seguimiento en la reflexión entre los sacerdotes de cada arciprestazgo sobre la vocación del Laicado en la Iglesia y sus consecuencias prácticas, proponiendo una seria conversión en la línea que apuntaba san Pablo: «A nosotros los apóstoles, Dios nos coloca los últimos; como condenados a muerte, dados en espectáculo público para ángeles y hombres» (I Cor 4, 9). 4. Creación de ámbitos de formación específica para los distintos ministerios y servicios: a. La Caridad, para los voluntarios de Cáritas: «Sufrir con el otro, por los otros, sufrir por amor de la verdad y de la justicia; sufrir a causa del amor y con el fin de convertirse en una persona que ama realmente, son elementos fundamentales de la humanidad, cuya pérdida destruiría al hombre mismo» (Spe salvi 39). b. La Catequesis, para catequistas. - 28 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

c. La Liturgia, para animadores de la celebración litúrgica. d. La Enseñanza de Religión en las aulas, para profesores, tanto en la vertiente teológica como en la pedagógica. 5. Cada día urge más la animación para constituir grupos de reflexión dentro de la Iglesia sobre el compromiso del laico cristiano en el ámbito de lo social, lo económico y lo cultural. Para ello se podría utilizar, pensando en varios cursos, el libro de D. Fernando Sebastián titulado «Evangelizar» (Edit. Encuentro), por su carácter globalizador y de gran actualidad.

- 29 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

6.- CURSO 2012-13: LA FAMILIA CRISTIANA, AMBIENTE INSUSTITUIBLE PARA LA TRANSMISIÓN DE LA FE El panorama familiar ha cambiado sustancialmente en nuestra sociedad: • Se comprueba con dolor que la familia ha dejado en los últimos tiempos de ser el principal agente de transmisión de la fe a las nuevas generaciones, fenómeno que no ocurría desde hacía muchos siglos. • Se comienzan a experimentar las graves consecuencias que esto conlleva para la Iglesia, incluida nuestra Diócesis. • Se observa cómo muchas de las familias cristianas se van sintiendo arrastradas por el fuerte laicismo que desfigura la esencia del matrimonio concebido, en palabras del Papa Benedicto XVI, como «un proyecto de amor verdadero que se renueva y ahonda cada día compartiendo alegrías y dificultades, y que se caracteriza por una entrega de la totalidad de la persona. Por eso, reconocer la belleza y bondad del matrimonio, significa ser conscientes de que solo un ámbito de fidelidad e indisolubilidad, así como de apertura al don divino de la vida, es el adecuado a la grandeza y dignidad del amor matrimonial» (Cuatro Vientos, 20 de agosto 2011). Mientras que otras familias miran este fenómeno con desgarro y tristeza y, sin tener clara su actuación, se instalan en el lamento. • Se constata la dificultad que existe entre los mismos cristianos para considerar el matrimonio como una verdadera vocación, resultado del encuentro con Jesucristo. • Por todo lo cual parece conveniente dedicar los esfuerzos a la pastoral familiar durante este curso. La tarea no es fácil, sobre todo por la carencia de modelos que puedan servir de - 31 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

referencia. Pero la Iglesia Diocesana ha de unir su oración y su compromiso para trabajar en este campo que se presenta con un carácter de urgencia. PARA ESTE CURSO SE PROPONE EL SIGUIENTE OBJETIVO ESPECÍFICO:

«La familia cristiana, principal escuela de fe»

6.1.- TAREAS BÁSICAS (PRESENTES EN TODAS LAS PARROQUIAS Y FÁCILMENTE EVALUABLES)

1. Organización de forma planificada, ya sea a nivel parroquial o arciprestal, de una Catequesis Prematrimonial (cursillos prematrimoniales), para que toda pareja cristiana encuentre una comunidad que le acoja, le ayude y le acompañe. 2. Celebración en cada parroquia del Día de la Familia previamente programado y preparado, en donde se sienta implicada toda la comunidad. 3. Programación de encuentros periódicos con los padres de los niños de la catequesis parroquial. 4. Implantación de forma habitual en cada parroquia de la oración con el método Lectio Divina. Que orar con la Palabra de Dios llegue a ser algo habitual entre nuestros cristianos.

- 32 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

5. Seguimiento y participación, en la medida que pueda cada parroquia, de las actividades propuestas para celebrar el 50 Aniversario del inicio del Concilio Vaticano II. Allí se nos pidió el cambio de mentalidad. Su lectura ahora en estos tiempos nos pide un cambio en el ardor evangelizador.

6.2.- OTRAS SUGERENCIAS 1. Promoción de grupos de matrimonios en las comunidades parroquiales. 2. Acompañamiento a los matrimonios jóvenes. 3. Participación en las actividades propuestas por la Delegación Episcopal de Familia y Vida: - Curso de educación afectiva sexual a adolescentes y jóvenes. - Aprovechamiento de los servicios de un COF renovado. - Actividades en Defensa de la Vida, a sugerencia de la Delegación Diocesana. 4. Organización de encuentros arciprestales de familias cristianas. «Con frecuencia, los creyentes se sienten aislados en este mundo, casi perdidos. Aquí ven que no están solos, que hay una gran red de fe, una gran comunidad de creyentes del mundo, que es hermoso vivir en esta amistad universal, y de este modo nacen amistades» (Benedicto XVI justificando en la rueda de prensa en el avión los encuentros JMJ y que en su motivación se podría aplicar a otro tipo de convivencias).

- 33 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

5. Celebraci贸n de la entrega solemne de la Palabra de Dios a los ni帽os de catequesis. 6. Planteamiento de modo habitual de la Eucarist铆a dominical en clave de acogida a las familias cristianas. 7. Apoyo en distintas instancias, parroquial, arciprestal y diocesano, a los grupos matrimoniales con presencia en la di贸cesis.

- 34 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

7.- CURSO 2013-14: LA VOCACIÓN CRISTIANA COMO RESPUESTA A LA LLAMADA PERSONAL DE JESUCRISTO, Y SU CONCRECIÓN EN LA VOCACIÓN SACERDOTAL Una gran preocupación de la Iglesia Europea , y también de la Diocesana, es la comprobación de la escasez de vocaciones sacerdotales como consecuencia de la dificultad que tiene el joven cristiano de escuchar lo que Dios quiere para su vida personal, y junto al ambiente hedonista que le rodea. A este respecto conviene recordar lo que afirmaron en el año 2004 los obispos de Québec: «No se trata de ganar a los jóvenes, conquistarlos o reconducirlos a la Iglesia, como a veces se dice. Se trata de explorar en ellos, según su edad y su cultura, la sabiduría que hace vivir los signos de Dios, a quien, desde el jardín de los orígenes, le place pasear con los hombres (Gn 3,8)». Al comprobar la escasez de candidatos al sacerdocio y a la vida consagrada en general, se genera una situación propicia para cuestionarse algo mucho más profundo. Apunta a una crisis en una fe arraigada, en la oración profunda, en la disponibilidad radical al servicio a los demás…, en definitiva, se constata la ausencia de una espiritualidad recia. «Queridos jóvenes, que el amor de Cristo por nosotros aumente vuestra alegría y os aliente a estar cerca de los menos favorecidos. Vosotros, que sois muy sensibles a la idea de compartir la vida con los demás, no paséis de largo ante el sufrimiento humano, donde Dios os espera para que entreguéis lo mejor de vosotros mismos: vuestra capacidad de amar y de compadecer. Las diversas formas de sufrimiento que, a lo largo del Vía Crucis, han desfilado ante nues- 35 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

tros ojos son llamadas del Señor para edificar nuestras vidas siguiendo sus huellas y hacer de nosotros signos de su consuelo y salvación» (Benedicto XVI, Vía Crucis de la XXVI JMJ). Varias podrían ser las causas, unas exteriores y otras interiores: la fuerte secularización que marca la sociedad actual, la ausencia de verdaderos testigos atrayentes, la carencia de alegría en muchos creyentes, la escasez de familias con fe madura que lleve a sus hijos a la proposición directa de la vocación, el escaso acompañamiento vocacional, y algo que es aún más grave: la falta de una oración que responda al mandato del Señor: «orad al dueño de la mies que mande obreros a su mies» (Lc 10,2). De todas formas se echan en falta: • propuestas explícitas a los jóvenes para animarles a escuchar la llamada sacerdotal, «En contacto con sus familias y observando sus inclinaciones, no dudes en plantearles su posible llamada para ser sacerdotes o entregarse al Señor desde su consagración. No dejes, sobre todo, de orar con tus fieles con esta súplica, a la que nos invita Jesucristo: Danos Señor muchos y santos sacerdotes» (Homilía en la ordenación de presbítero pronunciada por D. Ramón del Hoyo en julio del 2011). y a la vida consagrada: «Queridas hermanas, este es el testimonio de la santidad a la que Dios os llama, siguiendo muy de cerca y sin condiciones a Jesucristo en la consagración, la comunión y la misión. La Iglesia necesita de vuestra fidelidad joven arraigada y edificada en Cristo. Gracias por vuestro «sí» generoso, total y perpetuo a la llamada del Amado» (Escorial. Discurso a las religiosas jóvenes).

- 36 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

• y que resuenen en sus oídos las palabras de Benedicto XVI dirigidas a los jóvenes en la Vigilia de Oración en Cuatro Vientos: «No os conforméis con menos que Cristo». . . «No tengáis miedo al mundo, ni al futuro, ni a vuestra debilidad. El Señor os ha otorgado vivir en este momento de la historia, para que gracias a vuestra fe siga resonando su Nombre en toda la tierra». COMO OBJETIVO ESPECÍFICO SE PROPONE:

«Procurar que el joven aprenda a ajustar su vida según el plan que Cristo tiene para él después de escucharle en diálogo personal e íntimo, y de ser acompañado por la comunidad»

7.1.- TAREAS BÁSICAS (PRESENTES EN TODAS LAS PARROQUIAS Y FÁCILMENTE EVALUABLES) 1. Organización en toda comunidad parroquial de una propuesta explícita programada sobre la vocación sacerdotal y a la vida consagrada que esté presente en las actividades del curso, principalmente las orientadas a los niños y jóvenes: En ella se ha de incidir sobre: a. La experiencia de oración. Que aprenda el joven a «escuchar» a Dios, y al «gusto por el silencio».

b. La descripción de lo que sucede en el interior del que se pone a la escucha de Dios. - 37 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

c. La oferta de testigos de ayer y de hoy que sean capaces de poner rostro concreto a la vocación sacerdotal. 2. Organización de unas jornadas vocacionales en cada parroquia. Si es posible visitando conventos de vida contemplativa.

3. Disposición de unos encuentros vocacionales para chicos y chicas a nivel arciprestal. «En esta vigilia de oración, os invito a pedir a Dios que os ayude a descubrir vuestra vocación en la sociedad y en la Iglesia y a perseverar en ella con alegría y fidelidad. Vale la pena acoger en nuestro interior la llamada de Cristo y seguir con valentía y generosidad el camino que él nos proponga» (Benedicto XVI Vigilia de oración, XXVI JMJ). 4. Propuesta de oración con la Lectio Divina en jóvenes para que adquieran el hábito de orar escuchando la Palabra de Dios. 5. Organización de visitas para conocer los seminarios menor y mayor.

7.2.- OTRAS SUGERENCIAS 1. Creación de espacios de integración para los jóvenes en las parroquias a fin de que ellos puedan manifestar como son: preguntar, discutir, descubrir sus heridas y sus amarguras. «Ellos regresan ahora a sus casas como misioneros del Evangelio, «arraigados y cimentados en Cristo, firmes en la fe», y necesitarán ayuda en su camino. Encomiendo, pues, de modo particular a los Obispos, sacerdotes, - 38 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

religiosos y educadores cristianos, el cuidado de la juventud, que desea responder con ilusión a la llamada del Señor» (Discurso de despedida de Benedicto XVI en Barajas el 21 de agosto). 2. Reflexión en ambientes de laicos más sensibles sobre una serie de temas vocacionales. Por ejemplo: a. Crisis vocacional y educativa. b. «Sembrar» la vocación. c. «Acompañamiento» del joven. d. «Educar». e. «Discernir». 3. Participación en las actividades propuestas por las Delegaciones Episcopales de incidencia vocacional o juvenil. 4. Propuesta de reflexión y desarrollo de la llamada del Papa a las jóvenes religiosas sobre el concepto de unidad con la Iglesia y con su carisma: «Dicha radicalidad evangélica de la Vida Consagrada se expresa en la comunión filial con la Iglesia, hogar de los hijos de Dios que Cristo ha edificado. La comunión con los Pastores, que en nombre del Señor proponen el depósito de la fe recibido a través de los Apóstoles, del Magisterio de la Iglesia y de la tradición cristiana. La comunión con vuestra familia religiosa, custodiando su genuino patrimonio espiritual con gratitud, y apreciando también los otros carismas. La comunión con otros miembros de la Iglesia como los laicos, llamados a testimoniar desde su vocación específica el mismo evangelio del Señor» (Saludo en el Escorial a jóvenes religiosas el 19 de agosto de 2011).

- 39 -


5. Nombramiento en cada comunidad de lo que se podría llamar «acompañante vocacional» que sepa detectar y acompañar a posibles vocaciones. 6. Reflexión entre sacerdotes a nivel arciprestal sobre el tono kerigmático de las homilías, principalmente en los sacramentos sociales. 7. Iniciación de una reflexión, preferentemente entre sacerdotes de arciprestazgos rurales, sobre Las Unidades Pastorales y su posible implantación en la Diócesis de Jaén.


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

8.- EPÍLOGO Finalizando este Plan Diocesano de Pastoral, resuenan con espíritu renovado las palabras que el anterior papa dirigía a la Conferencia Episcopal Española hace ya casi una doble década, y que hoy por hoy no han perdido actualidad: «Esta es la hora de Dios, la hora de la esperanza que no defrauda. Esta es la hora de renovar la vida interior de vuestras comunidades eclesiales y de emprender una fuerte acción pastoral y evangelizadora en el conjunto de la sociedad española» (Juan Pablo II a los obispos españoles el 15 de junio de 1993). Que se pueden complementar, trascurridos esos años, con otras del pontífice Benedicto XVI pronunciadas más recientemente: «Con frecuencia nos preocupamos afanosamente por las consecuencias sociales, culturales y políticas de la fe, dando por descontado que hay fe, lo cual lamentablemente es cada vez menos realista. Se ha puesto una confianza tal vez excesiva en las estructuras y en los programas eclesiales, en la distribución de poderes y funciones, pero ¿qué pasaría si la sal se volviera insípida? Para que esto no ocurra es necesario anunciar de nuevo con vigor y alegría el acontecimiento de la muerte y resurrección de Jesucristo, corazón del cristianismo, el núcleo y fundamento de nuestra fe, recio soporte de nuestras certezas, viento impetuoso que disipa todo miedo e indecisión, cualquier duda y cálculo humano» (Homilía de Benedicto XVI en Lisboa el 11 de mayo de 2010). Y con san Pablo nos cuestionamos: «¿Cómo invocarán a aquel en quien no han creído?; ¿cómo creerán en aquel de quien no han oído hablar?; ¿cómo oirán hablar de él sin nadie que anuncie? (Rom 10,14). - 41 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

Desde la certeza de que Nuestra Señora de la Cabeza, al frente de esta Iglesia Diocesana de mártires, sigue intercediendo a su Hijo para que en esta tierra se mantenga la propuesta de la belleza del Evangelio con nuevo ardor, nuevos métodos y nueva expresión, y se apoye en «la esperanza que no defrauda» (Rom 5,5).

- 42 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

9.- UTILIZACIÓN DEL PLAN DIOCESANO DE PASTORAL

9.1.- INTRODUCCIÓN • Todo Plan de Pastoral se elabora para ponerlo en práctica y para ello, ha de ser difundido y presentado con verdadero apasionamiento en distintos ámbitos de la Iglesia: - Entre los sacerdotes. - Entre los Consejos de Pastoral. - Entre el Pueblo de Dios. • Con la intención de que todos los miembros de la Iglesia sean los verdaderos propagadores, hagan el seguimiento y la evaluación. • Cuatro momentos hay que destacar: 1.Presentación y promulgación por parte de sr. Obispo. 2. Presentación específica y puesta en funcionamientos en los diversos ambientes eclesiales. 3. Seguimiento. 4. Evaluación.

9.2.- PRESENTACIÓN A NIVEL PARROQUIAL: • En el ambiente de comienzo de curso, dentro de una Asamblea Parroquial de oración y discernimiento: - Para apoyarse en el Señor. - Para llevarlo a la práctica en ambiente de comunión. - Donde puedan encontrar escucha y acomodo todas las voces de los distintos miembros eclesiales. - 43 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

• Un curso más, la Comunidad Parroquial comienza su tarea «de rodillas» delante del Señor, introduciéndose en su misterio. • Con el sentimiento de pertenecer a la Iglesia más grande, que es la Iglesia Diocesana. • Sabiendo convocar a toda la comunidad sin prisas a una sesión llena de contenido. • Se proponen dos partes en esta Asamblea Parroquial: A) ORACIÓN (DELANTE DEL SANTÍSIMO): a. Saludo y oración inicial dirigida por el párroco. b. Canto: Juntos como hermanos. c. Lectura de la Palabra de Dios: Filipenses 1, 27 – 30. d. Puntos para la reflexión: i. La Carta a los Filipenses es la carta de la alegría que Pablo escribe desde la cárcel. ii. Lo que importa, para san Pablo, es llevar una vida coherente con el Evangelio. Éste debe ser el gran referente para la Iglesia. iii. Para ello: 1. Hay que mantenerse firmes. 2. En la unidad del mismo Espíritu. 3. Acordes en la lucha. 4. Sin dejarse intimidar por nada. iv. La vida es un combate lleno de padecimiento que lleva: a. A la salvación. b. A la perdición. - 44 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

v. Como ejemplo concreto se propone el mismo Pablo. vi. Reconoce que todo es gracia. vii. Este texto bíblico ofrece mucha actualidad para la Iglesia hoy. e. Exposición del Santísimo y silencio para la oración personal. f. Preces: 1. Por nuestra Iglesia Diocesana, para que sea audaz y valiente en la tarea de la Nueva Evangelización. Roguemos al Señor. 2. Por los pastores, religiosos y laicos de nuestra Diócesis, para que todos estemos arraigados en Cristo y firmes en la fe desde la unidad. Roguemos al Señor. 3. Por nuestro obispo y sus sacerdotes, para que sean verdaderos maestros de oración, y atrayentes en su labor pastoral. Roguemos al Señor. 4. Por los religiosos, que se muestren como un ejemplo de comunión eclesial y compromiso radical en el seguimiento de Jesucristo. Roguemos al Señor. 5. Por los cristianos laicos, para que trabajen por su identidad, y sean testigos en la evangelización de nuestra sociedad. Roguemos al Señor. 6. Por nuestra parroquia. Para que entre nosotros se viva la fe como una gran aventura de los que han sido atrapados por Cristo. Roguemos al Señor. 7. Por nuestros hogares. Para que en ellos vivan familia que sean verdaderas escuelas de fe ante las nuevas generaciones. Roguemos al Señor. 8. Para que no nos avergoncemos del Señor, siendo testigos alegres y esperanzados. Roguemos al Señor. 9. Por todos nosotros. Que no pasemos de largo ante el sufrimiento. Roguemos al Señor. - 45 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

g. Padre nuestro. h. Canto: Ubi caritas (o Donde hay caridad…) i. Oración conclusiva de esta primera parte. Bendición. B) DISCERNIMIENTO (EN EL SALÓN DE REUNIONES EN DONDE SE FACILITE EL DIÁLOGO Y EL TRABAJO EN GRUPOS): a. Exposición del Plan de Pastoral trienal incidiendo en los dos ejes transversales: la estima por la Palabra de Dios, y la Nueva Evangelización. Y se hace un énfasis especial en lo programado para el curso que empieza dedicado a la dimensión evangelizadora del laicado. NOTA: Podría encargarse el párroco o un laico bien formado, o también los dos: uno de la exposición y otro del trabajo en grupos.

La exposición debería ser clara, concreta y lleno de esperanza. Abriendo caminos y posibilidades. b. El trabajo en grupos es fundamental puesto que constituye el espacio de expresión de los participantes, y se hace necesario porque en él se concretiza a nivel parroquial, o arciprestal, lo propuesto para toda la diócesis. c. Preguntas para el diálogo: 1. ¿Cómo estimular a los laicos que trabajan en la parroquia pero que presentan síntomas de cansancio? 2. ¿Cuáles son los peligros que están haciendo abandonar a algunos? 3. ¿Cómo concretar en la parroquia las cinco Tareas Básicas propuestas para este curso? - 46 -


EVANGELIZAR CON NUEVO ARDOR

4. De las Otras Sugerencias, ¿Cuáles podríamos asumir? 5. ¿Cómo valorar entre nosotros la Palabra de Dios? 6. ¿Cómo ser misioneros en nuestra sociedad? Nota: Estas mismas cuestiones se podrían plantear en el arciprestazgo, tanto entre los sacerdotes como en el Consejo de Pastoral Arciprestal.

d. Puesta en común y elaboración de conclusiones aplicables a la hora de elaborar por parte del Consejo de Pastoral Parroquial el Plan Parroquial anual: - Temporalización. - Personas encargadas de las distintas actividades. e. Oración de Acción de Gracias y canto a María (Santa María del camino).

9.3.- SEGUIMIENTO

Y

EVALUACIÓN

• A mitad de curso y en ambiente de conversión cuaresmal. 1. Tanto a nivel parroquial como arciprestal. 2. Se podrían plantear cuestiones como las que siguen: - De las tareas programadas en el Plan Parroquial anual, ¿Cuáles se van llevando a cabo? ¿Cuáles no? ¿Por qué? - ¿Se va notando una mayor implicación del cristiano laico tanto en su identidad como en su vocación de testigo en el ambiente en que vive? - ¿Cómo se avanza en una parroquia preocupada por lo social?

- 47 -


PROYECTO DIOCESANO DE PASTORAL. 2011-2014

- ¿Qué tratamiento estamos dando a los jóvenes? ¿Sólo los esperamos que vengan para hacerles un acompañamiento, o hay algunas propuestas misioneras? • Al finalizar cada uno de los tres cursos, y en un ambiente de acción de gracias a Dios, conviene hacer una evaluación con sinceridad y objetividad: 1. Cuestiones para reflexionar: - ¿En que aspecto concreto se ha venido acertando? - ¿En cuales cuesta caminar? - ¿Por qué? - ¿Se podría afirmar que el cristiano laico, entre nosotros, se siente más Iglesia, acogido y acompañado, y más testigo de su fe, más valiente y preparado? - ¿Se estima más la Palabra de Dios? 2. Se podría elaborar un documento balance y leerlo allá por el mes de junio cuando termina el curso de actividades pastorales, y así hacer partícipe al resto de la comunidad parroquial.

- 48 -



Plan Diocesano de Pastoral 2011-2014