Page 1

PETRICOR poemas después del llanto

Verónica Céspedes

H E B E L


2


Verónica Céspedes PETRICOR POEMAS DESPUÉS DEL LLANTO HEBEL

3


4


PETRICOR poemas después del llanto

Verónica Céspedes

HEBEL Ediciones Micro-Bio | Poesía 5


PETRICOR. POEMAS DESPUES DEL LLANTO © Verónica Céspedes Fuentes, 2016. © HEBEL Ediciones Colección Micro-Bio |Poesía Santiago de Chile, 2016. https://issuu.com/hebel.ediciones www.benditapoesia.webs.com Foto de portada: © Rosa Gómez, 2015. Qué es HEBEL. Es un sello editorial sin fines de lucro. Término hebreo que denota lo efímero, lo vano, lo pasajero, soplo leve que parte veloz. Así, este sello quiere ser un gesto de frágil permanencia de las palabras, en ediciones siempre preliminares, que se lanzan por el espacio y tiempo para hacer bien o simplemente para inquietar la vida, que siempre está en permanente devenir, en especial la de este "humus que mira el cielo".

6


A aquellas personas que son el petricor de mis lluvias, que para mĂ­ son reflejo del Creador.

7


8


1 Resiliencia Petricor1 despuĂŠs del llanto, respiraciĂłn profunda, olor placentero, aroma santo. El lloro ya es secuela vencida, sigo viva desde el quebranto. Desde mi pecho de tierra removida con humedad fĂŠrtil el gemido se ha hecho canto.

1

Nombre que recibe el olor que produce la lluvia al caer sobre

suelos secos.

9


2 Mi estabilidad Inconstante es mi ser, inconsistente mi realidad, con estabilidad pasajera, con firmeza fugaz, pero existes, más allá de toda relatividad. Que tu ley se afirme a mi piel, que mi corazón se afirme en tu ley que mi mutabilidad constante desde allí acomparse su son, que mis variables sentidos desde allí descifren cada don. Afírmame a tus mandamientos esos hechos del amor, graba en mi tus letras, pon en la punta de mi lengua tus palabras, marca el compas de mis latidos, que sea esa la roca de mi humana humanidad.

10


3 Resucitada Yo venía algo agónica, pero con máscara de estar bien viva; con dolores profundos pero anestesiada para no sentir. Yo venía bien aturdida, pero con máscara de estar algo lúcida; con quebranto a flor de piel, pero anestesiada para no sentir. Me encontré con un abrazo así, sincero y simple sin alardes de grandeza, con olor a madero de cruz, con calor de resurrección, con sincera comprensión, con consuelo tibio y un suave ¡aquí estoy! Se cayeron mis máscaras porque ya no tenía fuerzas para sostenerlas y tampoco las ganas. Las palabras brotaban de mi boca y los dolores profundos se iban soltando y el dolor dolía, dolía mucho, ya no estaba anestesiada.

11


Y las confusiones se iban aclarando y los reclamos y los quejidos y las lágrimas todo se entremezclaba. Mi quebranto era claro y ya no había que esconderlo, ya no necesitaba hacerlo. Porque un abrazo como ese elimina la anestesia mortífera y las máscaras asfixiantes. Porque un abrazo como ese te permite sangrar sin miedo a morir, te permite llorar sin miedo a sentir. Porque un abrazo como ese Te hace volver a vivir.

12


4 Verdad de las verdades Estoy harta de llorar mi lloro Estoy harta de callar mi canto Delicados susurros de gentes Todos con palabras en la boca Gritos que se van acumulando Millares de pensamientos flotantes Caminos paralelos Caminos cruzados Enramadas que se van enraizando Raíces que se van desarraigando. Estoy harta de llorar mi lloro Estoy harta de callar mi canto La piel se me cubre de opinión Los dedos están llenos de dudas Los ojos no aguantan Pensamientos que crean redes Redes que atrapan dolor Dolor de verdades Verdades del mundo Y si tanta verdad da dolor ¿Una sola verdad consuela? Estoy harta de llorar mi lloro Estoy harta de callar mi canto

13


Verdad de las verdades Trae a mi tu luz Luz que no duele Luz sin dolor Que si no cambian Esas verdades de todos que hacen el lloro Tu verdad suprema Haga mรกs fuerte mi canto

14


5 Mi lugar Vengo medio astiada, pero vengo; a medio morir saltando, pero vengo; con las manos partidas de tocar tanta tierra; con el pelo enredado de tanto viento extraño; con la respiración descompasada después de caminar por el lado opaco de las cosas, después de haber hecho surcos y no ver crecer nada; con las ganas cansadas de acumular agonías en la retina y quejas en la punta de la lengua. Y... así vengo a contarte mis verdades, a desahogarme los ahogos, a recibir el vaso de agua que siempre me ofreces a comer el pan sabroso a descansar de a de veras porque... ¿a dónde más iría si sólo tú tienes palabra de vida eterna?

15


6 Transforma Saca la roca de mi pecho, quita los muros de mi mente; usa miel y suaviza mis palabras, usa leche y lava mi interior; quita las raíces de cardos, pon semillas de mostaza; Saca el almud que me cubre, cúbreme con tus brazos. Enséñame a hablarte, enséñame a escuchar, hazme callar. ¡haz lo que tú quieras Señor!

16


7 Marca de amor Escribe tus palabras aquí, más allá de la piel, en el reloj vital, que por ahora tiene tiempo finito, pero que con sabor a eternidad tú has sincronizado; que con marcas indelebles en los minutos ya pasados le diste ritmo a cada latido a cada inhalar y exhalar. Tatúa tu marca de amor esa que habla de una caída de una venida de un perdón de una resurrección. Marca tuya de amor que habla de un prójimo de corazones de niños de compartir el pan de ir por todo el mundo. Ponla aquí en el reloj vital que parece finito,

17


pero que has sincronizado con sabor a eternidad.

18


8 Revelate Tinta en voz tú venas de papel yo ¡Habla, escribe! que sean letras tuyas salidas de tu voz ¡Habla, escribe! que necesito de ello para de verdad vivir ¡Habla, escribe! venas en blanco que otra sangre ya limpió. ¡Habla, escribe! inyéctame de ti en lenguaje que pueda entender en palabras humanas o en un amanecer.

19


9 Con otro lente A la luz de un sol que no trae nada nuevo pero al lente de una esperanza siempre re-novada pre-siento, pre-veo y re-conozco tintes ennuevecidos gamas extensas infinitos nuevos colores Pardos, azulados, grisรกceos, verdosos, rojizos, negruzcos, amoratados, celestinos, ruborizados, blanquecinos, pรกlidos, claruchos, fosforescentes, incandescentes e intensificados, que re-viven que re-nacen con nuevos nombres con nueva naturaleza que con-forman un palpitante corazรณn re-construido y multi-cromatizado, re-esperanzado.

20


10 Bulimia Tengo un mundo aquí dentro algo que no veo al mirarme al espejo, es como mil palabras que ebullen en mi garganta pero no salen; entonces siento una sequía desoladora y busco alimentos y los robo y me escondo y los dejo tapar mi garganta para que acallen las palabras que no quieren salir y que molestan. Y se alivia la sequía pero un mar turbulento parece entempestarme la conciencia y las olas se vuelven violentas y necesito dejarlas salir y así me duele la garganta pero me alivia la tormenta. Y tengo espejismo de paz porque este mundo de adentro y mi cuerpo de afuera me parecen algo ajeno y de tanto vaciar el estómago se me comienza a vaciar el alma ¿Será que necesito llenarla?

21


¿Será que puedo llenarla? ¿Será que necesito que alguien la llene?

22


11 Romper el silencio Mientras callé mis huesos envejecieron mi corazón se marchito el secreto sabido me carcomió la dulzura me agujereó la pureza me aprisionó y me volví necesitada ciega a la belleza oprimida del dolor. Pero había uno el gritaba, cantaba y susurraba ¡los cautivos serán liberados! ¡los ciegos verán! ¡los oprimidos serán liberados! Y sus buenas noticias me zumbaron en los oídos ¡El tiempo ha llegado! y mi lengua se fue soltando y dejé salir el secreto sabido y me dejó la opresión del pecho y los ojos vieron belleza y volvió el vigor a mis huesos y me floreció la esperanza porque se ha roto el silencio y ahora yo grito susurro y canto

23


mis verdades y las buenas noticias.

24


12 ¡Hermana, florece! Y florezco porque puedo hacerlo y florezco porque quiero hacerlo y florezco porque he nacido para florecer. Porque en mis venas está la semilla y la adversidad no puede obligarme a marchitar. Porque la sangre que en nosotras corre es vida Porque nuestras lágrimas de alegría pueden saciar alguna sed. Y las de tristeza aliviar cualquier dolor. Porque nuestras curvas esponjosas y nuestros huesos sólidos son nuestros, pero nos son todo lo que somos. Porque pienso Porque siento y puedo ser fuerte aún cuando lloro y puedo ser frágil cuando yo quiero y puedo ser vulnerable cuando lucho y puedo amar con ímpetu y suavidad y así me florezco

25


y le tomo la mano a la hermana y le digo florece conmigo que sĂ­ hoy hay algo en ti marchito podemos juntas buscar el sol que te falta podemos juntas buscar la fuente de las aguas.

26


13 Corazón de abrazo Y tenía un corazón de abrazo un par de brazos para hacerlo una filosofía respaldante una convicción operante y la gracia para ofrecerlo. Me explotó la puñalada con violencia con vehemencia sórdida con conciencia dormida con impunidad. Y se me derrumbó la blancura se me fragmento el regazo se me durmieron los brazos me sobraba el corazón la filosofía, la convicción y el encanto. Inútiles mis consistencias inconsistentes me adormecí en el rencor me adormecí en el temor me anestesie de sentir olvidé el abrazo Me despertó un susurro que me aclaro la penumbra ¡Derrumbada pero no destruida!

27


¡Derrumbada pero no destruida! ¡Derrumbada pero no destruida! Y me recogió los pedazos y los vendo a su pecho y me devolvió el encanto y me recordó ¡Tienes corazón de abrazo!

28


14 Comunidad Tengo corazón de arrebol y se me sale el sol por los ojos y los colores por las mejillas; Y no lo niego, a veces tengo la mente ennubecida grisácea de querer llorar, pero el corazón de arrebol me lanza los cálidos acordes y se me atardece la penuria y se me amanece la dulzura. Tengo corazón de arrebol porque así me lo han ido templando, me lo han hecho de obsequio y aquí en en el pecho me encajó perfecto. Hoy tengo corazón de arrebol a fuerza de lucha, de amor, de abrazo.

29


15 Luchando No han crecido las flores y ya saqué la maleza que podía, les hice humus y las riego todos los días. No han crecido las flores y yo tan jardinera que me creía y me aburro de no ver nada de la tierra brotando No han crecido las flores y yo hasta les voy cantando ya probé ignorarlas ya probé regañarlas. No han crecido las flores y parece como si ellas no quisieran y parece como que yo no lo he hecho bien y me dudan las ganas de jardinear Pero lo he intentado, pero yo quisiera y aunque me voy cansando Yo seguiré jardineando.

30


16 Esperanza Y cuando me ahogo aquí entre miradas, cuando siento que nadie siente nada, cuando la paradoja se hace dolorosa, esa de amar como a uno mismo, me rescata la esperanza. Y cuando no veo aquí brotar bondad, cuando valoro que nadie valora nada, cuando la paradoja se hace difícil esa de ser perdonados como nosotros perdonamos me rescata la esperanza. Y cuando me angustio aquí entre mis errores cuando sentenció que todos sentencian todo cuando la paradoja se hace difícil esa de misericordias nuevas cada día me rescata la esperanza. Esa de esperar con ilusión obsequiada, esa esperanza de amar como a uno mismo,

31


esa esperanza de ser perdonados y perdonar, esa esperanza de misericordias diariamente nuevas, esa con victoria sobre la muerte, esa con fuerza de resurrecci贸n esa nacida del origen del amor.

32


17 Cabilaciones La noche parece durar más y me siento ávida de luz y con la paciencia entenebrecida. Al parecer la noche a durado demasiado y aunque no voy contando los minutos la palidez de mi piel me lo anuncia. Y me digo ¿Porque te angustias aquí dentro alma mía? Y me respondo ¡Alma mía no olvides ninguno de los rayos del sol! Y parece serenarse la noche pero se entrometen fantasmas de pensamiento y exclamó horrorizada ¡Sol mío, sol mío porque me has desamparado! Pero de inmediato mi corazón comienza a tararear un escrito antiguo que la oscuridad me había borrado “Aunque ande en valle de sombras...” pero lo interrumpe otro horror de pensamiento pero el tarareo no se calla y sigue

33


“... no temeré mal alguno” pero lo interrumpe otro horror de pensamiento pero el tarareo no cesa y sigue más fuerte “porque TÚ estarás conmigo” y se desvanecen los horrores y una paz completa cautiva la larga noche ¡Alma mía, alma mía, el Sol está contigo!

34


18 Resucitar Un corazón roto y una esperanza viva. Una ilusión moribunda y un ansias de soñar. Una tristeza profunda que pugna con la alegría naciente. Una risa detenida por el hilo del que pende el dolor La amargura jamás antes sentida y la vivacidad de seguir viva El arrastrar de una cosa sin nombre que más que latir patea Y el sentir de otra cosa que aunque dulce desgarra, duele , golpea. Lo que pendía de una duda se ha convertido en certeza una que tiene matices de muerte Pero que dejará nacer la vida

35


19 Iridiscencia2 Iridiscencia de la Gracia son los brazos amigos, la comunidad cálida, la familia, alcances de la misma luz arcoirizada. Iridiscencia de la Gracia es la entrega y la lucha, el hambre de justicia, la búsqueda de la paz, consecuencias de la misma luz arcoirizada. Iridiscencia de la gracia son la ciencia, la filosofía, la danza, expresiones de la misma luz arcoirizada. Iridescencia de la Gracia como alcances como consecuencias como expresiones la misma sagrada luz arcoirizada.

Reflejo de la luz que produce colores distintos, generalmente como el del arcoíris. 2

36


20 Voy contigo Voy porque tú vas remembrando lo bello redimiendo silencios con esa sagrada voz tuya voy porque tú vas desraizando penumbras desterrando mi mohosidad con este sagrado cultivar tuyo Voy porque tú vas desatando los nudos mal hechos abriéndome los caminos con este sagrado caminar tuyo Voy porque tú vas sintonizando la esperanza descompasando la desolación con este sagrado tararear tuyo Voy porque tú vas vas en mi

37


vas por mi tĂş vas, voy ahĂ­.

38


21 Un abismo llama a otro abismo Un abismo llama a otro abismo con gritos, gritos silenciosos, susurros desesperados, tienen algo de urgente, algo de necesitados, algo de soberbia humildecida, algo de egoĂ­smo quebrado. algo de porfĂ­a vencida, algo de cansancio, como con algo de consciencia. como de darse cuenta, de ver un poquito esta vez; y por eso gritan tales gritos; porque se han visto a sĂ­ mismos, porque saben que su muda voz no les es suficiente, porque necesitan, de un abismo a otro abismo, de mi corazĂłn a tu eternidad de un abismo a otro abismo, Eloi, Eloi...

39


22 Encuentro Somos seres vivos pero a veces, parecemos seres moribundos casi, casi muertos nos volvemos monocromáticos piezas de ajedrez que jamás se tocan. Porque los seres vivos sólo son seres, realmente, vivos al contacto a la conexión a la relación con otros seres vivos (aunque parezca moribundos o agónicos) y así, nos damos mutuamente, el regalo del color. y depende de la intensidad, y depende del tiempo, y depende de mil otros factores pero al contacto al encuentro siempre, siempre dejaremos y recibiremos color.

40


23 Hubiera yo desmayado Hubiera yo desmayado si tu voz no me hubiera sostenido. Desmayado, sí, desmayado ante las mil injusticias del mundo o ante mis mezquinos egoísmo. Desmayado, sí, ahogado en los mares tormentosos o en mi personal vaso de agua. Desmayado, sí, caído ante la cruenta lucha o ante mi impaciencia diaria. Hubiera yo desmayado si tu luz no me hubiera sostenido si el camino no tuviera esos letreros cada momento que me sentí pedido. Hubiera yo desmayado si, rendido, agotado, si tu mano no me hubiera sostenido si las misericordias diarias no se renovarán en cada latido. Hubiera yo desmayado... pero no, no desmayé porque tú me has sostenido.

41


24 Y todo para bien Y todo para bien porque Tú has amado, y todo para bien porque he crecido, porque he llorado, porque he escrito, porque he cantado, porque he compartido, Y todo para bien, porque me estás enseñando a amar, a llorar, a escribir, a compartir. Y todo para bien porque Tú me has crecido. Y todo para bien aunque yo aún no todo lo he entendido. Y todo para bien aunque no siempre todo lo he querido Y todo para bien porque Tú en la boca de otros y en el corazón de muchos ya lo has dicho. Y todo para bien así siempre en ti ha sido.

42


25 Lo que hemos recibido En tiempos desgastados de individuos ávidos de amor pero que aman ser individuales, de injusticias públicas y anónimas bondades, de odios sueltos y ternuras oprimidas, de terrores promovidos y sanidades negadas. En tiempos rotos donde hablar fuerte es mérito pero consolar un llanto no es posibilidad allí la esperanza es urgente allí la sencillez es valiente allí creemos más fuerte porque rogamos valentía y rogamos fuerza y rogamos sencillez y recibimos fe y seguimos rogando para dar el consuelo que hemos recibido para dar el perdón que hemos recibido para dar el amor que hemos recibido

43


para vivir la vida que hemos recibido.

44


26 El paso primero En este agujereado pecho mío, que solía ser roca, pero que hoy es carne que se encoge de cuando en vez y que se ensancha de vez en cuando; en este inestable pecho mío, del que mana la vida y el mismo que a veces me engaña has vertido tu amor eterno, para que no olvide que ya desde hace mucho le extendiste tu misericordia, que ya desde siempre diste tú el paso primero.

45


Posludio Del dolor naces cosas bellas, como de la noche el rayo de sol. De la noche naces cosas bellas, como del dolor un rayo de sol. De la vida siempre lluviosa en nuestros terrenos secos, SeĂąor, tĂş eres Petricor.

FIN

46


47


48


49


50

Petricor. Poemas después del llanto (2016). Verónica Céspedes  

Primer poemario de la chilena Verónica Céspedes, publicado en la Colección Micro-Bio de poesía de Hebel Ediciones.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you