Page 1


a CHERRY ON TOP Hanzel Lacayo


CC BY-NC-ND Hanzel Lacayo Managua, junio 2013 Lacayo, Hanzel A cherry on top / Hanzel Lacayo.-- ∞ ed. – Managua: 90 p. (más o menos) ISBN : ∞/0 1. LACAYO, HANZEL-MICRO, NANO Y PICO-RELATO 2. MICRORRELATO EXTRATERRESTRE-SIGLO XXI 3. MICROLITERATURA NICARAGÜENSE

Ilustración de portada: “A cherry on top” por David Quant Diagramación: Hanzel Lacayo

Esta obra está publicada bajo licencia Creative Commons. Para mayor información: www.creativecommons.org/licenses/ Para descargar el libro, visita: www.hanzellacayo.com


NOTA DEL AUTOR El cauto sabe cuándo y cómo el microrrelato se gestó en este país; que nadie quiere levantar la batuta al decir que está haciendo algo “novedoso”, porque no es así. Uno más cauto y estudioso sabrá cómo la estilística sostiene al microrrelato (aquel que se hace literariamente, quiénes lo hacen o no, y si algunas veces no ha de hacerse literariamente, ¿qué?). Se habrá visto cómo la totalidad de un solo recurso puede ser la totalidad de la forma y la Idea en un espacio tan breve, y que el creador no hace de la brevedad su recurso único (pues una idea no se puede “ahorrar”). La brevedad aquí es una cuestión de formato y no de estilo; absurdo entonces querer comparar un álamo viejo con una semilla de mostaza, cuando hay que empezar a medir al microrrelato desde la microliteratura. Como en todo, sobrarán defensores y detractores del género, así como defensores y detractores hay de autores, libros, propuestas, repetidores de formas anquilosadas…


Pero esto no le importa al creador, que tampoco puede medir cómo la semántica del microrrelato sirve como agente catalítico de cosas más grandes que nunca la crítica podrá cambiar en el lector. Ambas complacencias viven seguras en su más honesto solipsismo, refractarias al ruido de los círculos, las tertulias, las tradiciones; y si uno de ellos ha perdido el tiempo, ha sido en esta nota, pues: “Nadie sabe y nadie supo, la terrible historia.”


Los tres pies del gato El gato cort贸 uno de sus pies para que todos los incr茅dulos dejaran de indagar.

1


EL REGALO Afanado, Goliat desempaca un golem.

2


Devolución La mano cruza el marco del espejo aún colgante y apunta: "Esta vez sí me voy. Quédate tú con la piedra."

3


Deus ex machina Colocó una manta sobre el espejo, pero yo no me rendí y, en completa oscuridad seguí autoconstruyéndome.

4


DEBATIENDO LA ISLA Ella en verdad no existe, pero siempre insiste en que fue la primera en llegar a la isla.

5


La

destrucci贸n de Hi-Yi-Yi como una demostraci贸n de la avidez de ciertos buscadores de tesoros Cuando los rinogrados por fin encontraron las trufas, se pusieron de pie y empezaron a saltar para hundir el archipi茅lago.

6


descargas Un hombre ve un rat贸n nadando dentro del inodoro y baja la palanca. Dios ve un n谩ufrago forcejeando con el mar y baja la palanca.

7


EL AHOGADO Cuando lo extrañaba, se ponía a consolar a su muerte, que aún gritaba desesperada dentro de la caracola.

8


Más allá del heliocentrismo Luego de declarar a la Tierra no cuadrada, los barcos ya no siguieron cayendo en el jardín.

9


El momento del mamut Aunque la Tierra se había congelado, el mamut todavía se sentía solo dentro del cubo.

10


Requiescat in pace Nació ya en la cruz. A sus 33 años, se desclavó. Anduvo 3 días por el mundo. Y aunque no logró salvar a nadie, esta vez sí los convenció.

11


La perpetuación del enemigo Dos mesías un día se encuentran, se desenemistan y acuerdan no volver a cruzarse ambos en el camino del otro durante el cumplimiento de su misión en común.

12


INDECENTE La gallina guard贸 dentro de s铆 cada huevo, hasta que apareci贸 el gallo prometido a quien echarle todo el muerto.

13


Danza ¿Me concedes esta pieza?—Solicita, ya encinta, la madre alacrán tomando las tenazas de su amante, débil de espíritu.

14


FÚTIL La rana cubre el aguijón del alacrán antes de cruzar el río. De súbito, el alacrán pierde el interés por pilotar.

15


APARIENCIAS Éste era un cangrejo que llevaba su carne por fuera. Éste era un soñador herido por el hombre que era en realidad.

16


DoblegaNdo Al público Subyugados uno a otro, el león gentil doblega el corazón del domador, y así logran rendir el inusual espectáculo.

17


TROFEO Era el le贸n muerto quien bajo su vientre cargaba la culpa del h茅roe.

18


En un lago tranquilo Sobre un pĂŠtalo flotante de limonaria, la mosca triste se sienta a esperar la boca del pez.

19


SÚPLICA El elefante pisa la cola del piano rogándole a las teclas por favor regresar a rellenar el vacío que los cazadores dejaron en sus encías.

20


La ni帽a y su dibujante Cansada de maquillar las razones tras los manchones en su vestido, tom贸 sus labios y borr贸 el l谩piz.

21


PONIENDO EL CASCABEL ¿Pero quién de nosotras colocará el cascabel a nuestro tío para que ya no nos sorprenda por las noches?

22


LOS NIÑOS DE HAMELÍN Ante él, los niños empezaron a bailar desnudos, embelesándolo de forma tal que no evitó tocar la flauta locamente. Como una fila de hormigas lo condujeron hasta el río; lo empujaron y pereció ahogado. Así, los niños de Hamelín regresaron al pueblo para reclamar las cien monedas de oro, prometidas en recompensa a quien exterminara al pedófilo flautista.

23


Exiliadas Cuando las bestias por fin soltaron a las niñas, fueron éstas quienes dijeron: "¡No! Serán las bestias las que se irán."

24


LA MURALLA Cementaron sus bordes y así, las fichas de dominó detuvieron cuanto índice se atreviera a presionar sus puntos G.

25


Eyaculaciones durante la pubertad La Ăşltima vez que jugaron debajo de las sĂĄbanas, ya no ĂŠramos imaginarias.

26


TRASTORNO En un lapsus freudiano, el genio frotó su propia botella… ¡pero todo fue tan precoz!

27


HISTORIA DE UNA MANZANA Era la manzana de Adán, manzana de la discordia entre todos los vampiros del Edén.

28


El barro pasa el tiempo Y el barro se puso a amasar hombres para matar el tiempo, y no a nosotros.

29


Secreto a voces El Beso de Judas sólo fue el preámbulo de lo que aún ocultan Las Sagradas Escrituras.

30


POSTERIDAD Declaradas culpables, las muelas del juicio se enterraron mรกs hondo para hacerse notar.

31


Más solo, el vacío… En una negación de sí misma, la momia retiró sus vendajes y se encontró ausente.

32


DISIMULO Los espectros lucieron sus piezas mĂĄs translĂşcidas para ocultar su falta de rubor, sensualidad y curvas.

33


VITIVINICULTOS Luego de cosechar exitosamente el vi単edo, los gigantes agregaron carne en las botellas, que inclinadas en la bodega, marinaban cada una siete hombres.

34


ENCURTIDO Los gusanos interestelares marinaban un gigante en una botella al vacĂ­o, completamente aislado del respirable vinagre.

35


LA REDUCCIÓN DE LOS PESCADOS En tiempos bíblicos, convirtió todos los peces en piedra caliza para alimentar interminablemente a cada uno de los descendientes de Pyernrazjark.

36


PADECIENDO EN TIEMPOS DE BONANZA Embriagados con vino y saciados con pan, al d铆a siguiente el diablo convirti贸 a su forma original, el agua y las rocas.

37


HARÉN Sus sombras replicaban con tal fidelidad su carne y colores, profundidades y elevaciones, que resultaba mås confiable salir con ella a pasear por las calles, que con la absurda realidad de sus esposas.

38


Obvio Solo con un ojo la araña podía distinguirte.

39


LAS

GOLONDRINAS ESTACIONES

EN

LAS

4

I. Como esta vez una sola golondrina hizo la primavera, las demás emigraron para protestar en la estación del siguiente microrrelato. II. Indios de diversas latitudes recitan salmos para serenar la maldición de los alados, iniciada por los Inclementes: Inti, Ra y Xué. III. Así oran: —¡Levantaos y volad!— Y millones de hojas secas reverdecen de regreso al árbol… ¡pero las golondrinas no se van! 40


IV. Cuando el invierno taĂąe en el Infierno, las ĂĄnimas adornan con golondrinas de lava, la falda de los pinos desechados pasada la Navidad.

41


El despertar Con desilusión, el niño descubre los calzoncillos de plástico luego de bajar el zíper de Ken.

42


CONSTELACIÓN, CONSTATACIÓN “¿Te gustan mis estrellas?” Pregunta el artista al prisionero, quien antes de infundir, tapa su boca con un pañuelo bajo el cielo agujereado del cuarto oscuro.

43


EL VIOLINISTA Rosó el arco sobre vértebras, omóplato y costillas, y hubo la más dulce música; pero sólo cuando sobre sus labios aterrizaron las cerdas, la melaza por fin fluyó.

44


Tres cocodrilos El primero se quitó la carne, la colgó bajo el sol, esperó que se deshidratara, se la puso de nuevo y consiguió más espacio en el traje. El segundo se quitó la carne, la colgó bajo el sol, esperó que se deshidratara y vivió con dos pieles. El tercero se quitó la carne, la colgó bajo el sol, esperó que se deshidratara, se la puso de nuevo y reptó a través de la rendija.

45


LAS TRES ESFINGES Primera Esfinge: Ésta era una esfinge con cara de mujer, cuerpo de mujer y alas de mujer. Ésta era una esfinge revolucionaria. Segunda Esfinge: Ésta era una esfinge con cara de ave, cuerpo de ave y alas de ave. Éste era un gallinazo de mal humor. Tercera Esfinge: Ésta era una esfinge con cara de león, cuerpo de león y sin alas. Ésta era la esfinge del realista cuando despertó.

46


MISIÓN POSIBLE El barco toma el inundación, y llega.

47

camino

de

la


Incorrupto Al llegar hasta el cuerpo de San Orán, los gusanos se lamentan: “Otro santo enterrado vivo.”

48


RESISTENCIA La cobra se rehus贸 a salir de la cesta para bailar la flauta. Al tercer d铆a, termin贸 girando en una brocheta.

49


La réplica La música de la radio le seguía llegando desde el Infierno, escalando el radio de la Tierra, densificándose en el radio del brazo hasta replicar en incontables conciertos por venir: el piano de la Sinfonía n.º 40.

50


HASTÍO La radio también escuchaba a los humanos, lamentando no poder cambiar de estación.

51


LA CAJA Y as铆 abri贸 la caja de lustrar de Pandora que resguardaba, en cada idioma, todas las malas palabras del mundo.

52


Regreso a casa Ayer perdĂ­ la lleve del portal, pero hoy despertĂŠ adentro.

53


REHABILITACION La casa vuelve a entrar por su ventana.

54


Q33ny Al sexto día notó que hacia los puntos más altos en el Petri se dirigían dos aviones. Y así, viendo que todo marchaba bien, el laboratorista se echó a dormir.

55


BABEL Esta vez los constructores eran mudos. Al llegar, Yahveh les abrió, los dispersó en el Cielo y confundió su silencio para que sus señas callaran si decidían regresar.

56


Mateo 14:31 —¡Es que tan poca fe tenéis!—increpó el pez soltando la aleta de Pedro. Y se alejó del cardumen reptando sobre la tierra.

57


Uróboros —A éste ponle una cereza—pidió a Loki la serpiente Jörmundgander, antes de morderse la cola y abrasar el siguiente planeta.

58


Serpiente de dos cabezas Aunque sab铆an que la inocente era la que controlaba el cascabel, ninguna confes贸 ante la guillotina.

59


ROMPIENDO EL HIELO Sólo empezaron a hablar cuando comprobaron que ya se había dado cuenta que la cárcel era imaginaria.

60


Hedonistas Los 贸vulos siguen cerrando sus puertas a los espermatozoides y se ponen a gozar con las c茅lulas malignas.

61


Dos amantes, una hoguera En nuestro incendio, el fĂŠnix ni resurge.

62


Arreglo floral Mi mano entra por tu garganta y extrae el ramo peculiar.

63


LA MUERTE NO SABE PARA QUIÉN TRABAJA De nada sirvió la dieta, a fin de cuentas, si de diabetes insulinodependiente, arterioesclerosis múltiple y sobrepeso, tres tristes tigres que sólo tragaban trigo en un trigal murieron, en vano veganos, y todavía más tristes.

64


Extremo El piojo se pasea sobre las u単as de Lee Redmond.

65


La casa de fuego La casa de fuego un d铆a es subastada y poblada por muebles e inquilinos resistentes, con puntos de fusi贸n muy altos.

66


RELACIÓN EFÍMERA DISFUNCIONAL El sordo se encuentra con una campana sin galillo y, sin lograr entenderse, ambos entienden que no funcionará.

67


Las Contrincantes —Evítanos tanto puedas—musitaron, porosas, las palabras de yeso, mientras el molde de su contrincante, cayéndose a guijarros, empezaba a convertirse en cara.

68


ENTERRANDO LA CIGARRA Una de las hormigas no era enemiga, y fue ĂŠsta la elegida por unanimidad para llevar sus ojos al interior del hormiguero.

69


El pintor recrea el paisaje imposible Una mujer en una mesa con una botella en la casa sin puertas, vista desde fuera, esto es: el paisaje imposible.

70


RESTAURACIÓN Le tomó diez años reconstruir el monte de Venus, mas nunca así sus sueños de juventud.

71


LA LEPIDOTECA ABRIGA UN NUEVO EJEMPLAR Ya no quedaba un solo milímetro cuadrado de piel para albergar otro clavo, y así se convirtió en la mejor escultura de metal en la lepidoteca.

72


UN MONO OBSERVA A BUDA CUANDO JOVEN Desde la cumbre de un รกrbol, el mono contempla a Buda caminando sobre sus manos y sosteniendo con sus plantas la canica del mundo.

73


LA DESTRIPADORA COMPRENDE Luego de coser las partes m谩s hermosas de sus amantes mutilados, comprendi贸 que no era del todo perfecto, sino un dios.

74


EXPRESIONISMO Los únicos síntomas que exhibían eran: su salida del lienzo, el habla, la andanza, sentimientos, pero Van Gogh se rehusaba a declararlos convertidos a la realidad, y por eso nunca los pintó.

75


TRÉBOL SIN suerte El trébol de cuatro hojas desarrolló una quinta para llamar un poco más la atención del buscador quien, tras encontrarlo, no lo reconoció.

76


HIERBA FUGAZ El telescopio revela la trayectoria del planeta; o lo que sobr贸 de 茅ste tras la reproducci贸n del baobab.

77


1 /0 Un fusil mås un fusil‌ siguen sin resolverse.

78


La UtopĂ­a persiste El activista recoge diariamente las monedas de la fuente para continuar financiando la UtopĂ­a.

79


Como

Siempre

has

llegado…

tarde Las agujas del reloj leen tardías que el hombre llegó muy temprano a cometer su misión, de tal manera que en este microrrelato lo que hizo queda sin ser contado.

80


NOTICIAS DESDE EL BOSSON DE HIGGS La Comisión de Pesos y Medidas consensua el sistema de unidades para la medición del alma, el aura, el espíritu y el cosmos; sus ininteligibles fórmulas de conversión y su infinita e inmediata relación con la aún no demostrada existencia del átomo, adjudicada a ciencia incierta, sujeta a comprobación en el Unificador de Partículas, que deparará el inicio del mundo acabando con la todavía volátil contracción del Universo.

81


Contraproducente El topo serrucha el suelo, pero es el cielo el que cae sobre la Tierra.

82


EntropĂ­a Con un rompenueces la ardilla destruye el universo.

83


MÉDIUM Él no sabe que he muerto. Quizá por eso me siguen llegando sus mensajes de texto.

84


HISTORIA DE LA ETERNIDAD Las agujas del reloj siguen tejiendo y confiando que Dios algún día se decida cobijar.

85


EL LIBRO MÁS PEQUEÑO DEL MUNDO En él, las ideas más absurdas se siguen alojando, pues todo sigue viéndose más grande.

86


Hanzel Lacayo (Managua, 1984): Poeta, narrador y fotógrafo. Ha publicado los poemarios: "Discrepancias" (2000), "A Contenciones, conspiraciones..." (2006), "Días de ira" (2008) y "Hasta el fin" (2011). “Maletas ligeras” (2012) es su primer libro de microrrelatos. Integró la revista "Tribal Literario" en el año 2004. Galardones: primer lugar "Primer Premio de Poesía en Homenaje a Rubén Darío" por "Número Imaginario"; primer lugar "Primer Concurso de Cuento: UCA Literaria" por "Tres Señales". En julio de 2008 fue nombrado "Escritor del Año" por la "Asociación de Artistas de Nicaragua: Rafael Gastón Pérez".


Participó en el "Primer Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico, 2008" y "Quinto Encuentro Internacional de Poetas El Turno del Ofendido, El Salvador, 2008". “En un lago tranquilo” obtuvo el primer lugar del concurso de microrrelato #CuentoMagazine, convocado por revista Magazine. Más en: www.hanzellacayo.com

Hanzel lacayo - A cherry on top (2013)  

"A cherry on top" es el segundo libro de microrrelatos del escritor nicaragüense Hanzel Lacayo (1984)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you