Issuu on Google+


RedescĂşbrete


Michael Lipson

RedescĂşbrete Seis pasos hacia una vida creativa


TíTuLo oRIgINAL EN INgLéS: Stairway of surprise. © 2002 Michael Lipson published by Steiner Books (Anthroposophic Press), 610 Main Street, great Barrington, MA 01230, uSA Lipson Michael Redescúbrete: seis pasos hacia una vida creativa - 1a ed. - Buenos Aires: Editorial Dorothea, 2010. 160 p.; 17 x 11 cm. Traducción: Claudia Ferme Corrección: Alejandra Laurencich ISBN 978-987-25620-0-7 1. Autoayuda. I. Kreizer, Dora, ed. lit. II. Ferme, Claudia, trad. III. Título. CDD 158.1

© Reservados todos los derechos a favor de Editorial Dorothea Hecho el depósito que marca la ley 11.723

Editorial Dorothea editorialdorothea@gmail.com


Indice

Introducción

7

1.

Pensar La práctica del pensar

29 46

2.

Actuar La práctica de la acción

53 66

3.

Sentir La práctica del sentir

73 85

4.

Amar La práctica del amor

97 108

5.

Abrirse La práctica del abrirse

113 124

6.

Agradecer La práctica de agradecer

135 150

Notas

155


Cada paso en el camino hacia una vida creativa, es un nuevo comienzo.


Introducción En el alma humana hay un excedente. En nosotros hay más que suficiente, y tal vez demasiado. Mientras la piedra, la planta y la gaviota de alguna manera se dan por satisfechos con los caminos habituales de su existencia, los seres humanos tienen la capacidad de ser infinitamente creativos (o distorsionantes). De todos los miembros de la creación, somos los menos previsibles. Nuestro verdadero ser es sorprendente. Los idiomas y las culturas humanas contienen mucho de lo que podría llegar a ser considerado como “innecesario”. Artes, religiones, ficciones, descubrimientos, juego: todo esto es más de lo que necesitamos para nuestra vida biológica. Somos más libres de la obligación de la práctica que todos nuestros amigos en este planeta. Ese excedente rebalsa asimismo en nuestra vida interior; junto a lo nuevo también encontramos trastos viejos: reconciliación, rencor, entrega, nostalgia, espíritu inventivo. Recuerdo que teniendo seis años de edad miraba por la ventana trasera de nuestra camioneta Ford y me preguntaba: “¿En qué he de pensar?” Yo por entonces –al igual que muchos niños que lentamente van saliendo de su estado de gracia– había notado que este excedente inaudito del alma humana, este sobrante que existe en el alma, necesita una tarea. Con este libro no pretendo darle una tarea al lector, y tampoco pretendo ayudarle a encauzar la búsqueda

7


8

de tal cosa. La meta aquí antes bien es proponer caminos que, si los transitamos, puedan llevarnos hasta las profundidades de nuestras almas que es donde radican las fuerzas, de modo que las mismas estén a disposición para aquellas tareas que elijamos realizar. Siendo adultos, por lo general nos resulta difícil imbuirnos plenamente en una tarea. La total entrega de los niños pequeños en el juego y en el aprendizaje del idioma materno, se va extinguiendo una vez superada cierta época de la infancia y, en la edad adulta, en ese lugar se van infiltrando dispersión, asociaciones y preocupaciones. Sin embargo, nuestra fuerza de entrega nunca desaparece por completo. Siempre podemos prestar un poco más de atención. Esta habilidad humana tan fundamental –la habilidad de prestar atención– es el excedente. Ella puede ser fortalecida de forma tal que podamos dedicarnos más creativamente al trabajo o al juego que elijamos, recuperando algo de la completa entrega del niño pequeño. Muchas veces se ha hecho mención de la necesidad que impera en la cultura occidental, en cuanto a fortalecer la habilidad de prestar atención. En el Phaidon, Platón hace alusión a esto, cuando pone en boca de Sócrates palabras sobre el “acopio” de las fuerzas del alma mediante la filosofía. (1) En el presente libro describo seis aspectos de la atención, y presento ejercicios para su fortalecimiento y “acopio”. Hasta el presente los mismos se conocían como: la concentración, la iniciativa en la acción, la serenidad, el positivismo, la ausencia de prejuicios y el


equilibrio interno. (2) Yo a estos seis ejercicios los he denominado: pensar, actuar, sentir, amar, abrirse, agradecer – y los he reelaborado para nuestra época. Se trata de muchos verbos. Los utilizo en lugar de sustantivos, como ser “la concentración”, para realzar esa característica fluida que posee la atención. Al igual que en la música, estas seis categorías no son posesiones o cosas. Sólo existen en el hacer, en el momento de su realización. En un libro recientemente editado, el rabino David Cooper explica que “Dios es un verbo”. (3) Ahora bien, las cualidades humanas enumeradas también se parecen a los verbos y poseen vida. Al igual que para adquirir habilidad para tocar un instrumento musical, estas fuerzas anímicas también tienen que ser ejercitadas, en caso de querer realzarlas. Este libro contiene propuestas sobre cómo pueden ser ejercitadas. Al leer esto, en lugar de tomarlo como un montón de información, imaginemos que se trata de un conjunto de notas musicales. Los ejercicios descriptos recién tendrán un significado, cuando realmente los practiquemos, del mismo modo en el que una partitura recién se revela cuando la ejecutamos. La música es más armoniosa, cuanto mayor es la pericia artística del intérprete. De nosotros depende que no sólo tomemos lo que aquí se presenta, sino que descubramos cada vez ejercicios nuevos. Mediante la ejercitación de estas seis fuerzas, en cierto modo sólo las estamos fortaleciendo, realzando sus funciones, y todos sabemos que deberíamos seguir

9


Redescúbrete. Seis pasos hacia una vida creativa - Michael Lipson