Page 1

FACTUM REVISTA LITERARIA

septiembre 2013 no. 2

AUTORES creación LIBROS Fernando Bermudez/Alejandra María Jordán/Zacha Kaeter/María del Carmen Toledo Pérez/Eloy A. Gómez/Alessandro Gresely/Karina Mijangos Jarquín/Roxanna Campos/Fabián Luna/Ángeles Cabrera/María Elena Espinosa Mata/Chelo Avila/Christian Barba Vázquez/Angel Leeto/Cesar Manzanares Del Valle/Carlos Verdeguer/Alex Madueño/Zambra/Gemma Cardera Gil/Àngel Lapiedra i Fortuny


“Pasamos en vela, ba

barrios, es llover la m Y descubr no podíam separa

-eduardo ga

FACT

REVISTA L


la noche ajo techos

scuchando misma lluvia. rimos que mos dormir ados.�

aleano-

TUM

LITERARIA


FACTUM REVISTA LITERARIA

FACTUM - Revista Literaria © Copyright. Todos los derechos reservados.

Las obras literarias y fotográficas presentadas en ésta publicación son propiedad de cada autor citado al final del escrito, la reproducción de los textos para un fin distinto al de ésta revista debe ser autorizado por su autor. Fotografías en portada y contraportada: © Felín

Dirección Maite Cabrera Hernández

eDICIÓN Agustín Campistegui Suárez Maite Cabrera Hernández Julián Iriarte Cortázar Cristóbal Álvarez

Diseño y arte Maite Cabrera Hernández

publicidad Julián Iriarte Cortázar

cONSEJO EDITORIAL Octavio Cabrera Pimentel Ofelia Hernánez Hernández Fabián Luna Gutierrez Ángeles Cabrera Hernández Agustín Campistegui Suárez Maite Cabrera Hernández


CONTENIDO biografía 8-9

CREACIÓN 12 - 68

LIBROS 72 - 77

F A C T U m - Revista Literaria

5


Presentación Cum Sciencia Precaución: Las letras son culpables de infinitos males: las letras se juntan y juntas propagan, infectan, enferman, sanan y contagian. Las letras producen. Producen inteligencia, la inteligencia produce consciencia, la consciencia produce ganas, las ganas producen actos y los actos producen cambios. Tenga cuidado, las letras corrompen. Corrompen a la ignorancia, a la cobardía a la inferencia y a la mediocridad. Las letras derrocan al tirano, al cómplice del opresor, al traidor. Preocúpese, las letras invitan a la unidad, despiertan la lucha. Preocúpese. Las letras revolucionan. Contágiese. Cree letras con consciencia. Maite Cabrera Hernández.

6

F A C T U m - Revista Literaria


Biografía

Vicente Quirarte

Vicente Quirarte es un escritor y poeta nacido en la Cuidad de México en 1954. Es doctor en Literatura Mexicana por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Su estilo se caracteriza por ser contundente, oscuro, complejo y de tinte filosófico y su obra es extensa y variada; abarca desde ensayo, investigación, poesía, abordando temas como la relación entre la Historia y la Literatura, literatura fantástica, análisis de la literatura de viajes, entre otros temas. Entre los premios y reconocimientos que ha adquirido se encuentra el Premio Xavier Villarrutia, el Premio 2010 del Instituto de Estudios Históricos de las Revoluciones en México, el premio Nacional de Poesía Joven Francisco González León, el Premio Nacional de Ensayo Literario José Revueltas.el Premio Iberoamericano de Poesía “Ramón López Velarde” 2011, el Premio Universidad Nacional para Creación Artística y Extensión de la Cultura, en 2002 fue elegido miembro de la Academia Mexicana de la Lengua. De 2004 A 2008 fue director de la Biblioteca Nacional de México. Actualmente es profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México e investigador del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la misma institución.

Sus obras: -Morir todos los días (2010) -Zarabanda con perros amarillos (2002) -El peatón es asunto de la lluvia (1999) -Viajes alrededor de la alcoba (1994) -Cicatrices de varias geografías (1992) -El ángel es vampiro (1991) -La luz no muere sola (1987) -Fragmentos del mismo discurso (1986) -Vencer a la blancura (1982) -Teatro sobre el viento armado (1979) -Calle nuestra (1979)

8

F A C T U m - Revista Literaria


“Vivir es es­ cribir con todo el cuerpo y no es posible amar con la mitad del corazón ni besar sin perderse en el abis­mo.”

-vicente quirarte-


CREACIÓN

El diario de una cama Las camas son emblemáticos utensilios de confort, donde nuestros cuerpos Reposan cansados, con fatiga y unos cuantos más con pasiones atrasadas, las camas son entes similares a confesionarios que vemos en una iglesia para confesar nuestros más oscuros secretos. Pero bien, las camas son escritoras perfectas que escriben a pie de página su nombre en cada historia que pasa entre ellas, ven pasar por sus ojos las melodramáticas situaciones de los enamorados encubierto, las primeras veces de algunas adolecentes sin censura, las reconciliaciones de parejas sin remedio y uno que otro desliz sin compromiso alguno, las camas son las amigas inconscientes del ser humano, les contamos todo sin saber que lo hacemos, una cama lleva los datos precisos de las veces que soñaste con la chica más guapa de tu clase, con las notorias veces que tu cuerpo se fusionó con otros y la apreciación de tenerte inconsciente mientras duermes. Deleitando una orquesta de sueños para tu imaginación. Las camas tienden a tener su primer amor con su acompañante, las primeras veces solo y luego acompañado, es el reflejo de una etapa a otra, una cama es un diario varado en una isla naufragante sin vida y sin retorno, en medio de todas las incógnitas que el hombre le enseña a su cama ella decide guardarlas para tener más experiencias de lo que pudiera pasar en caso de alguna experiencia simultánea. Las camas son causa-efecto tienden recapitular nuestros sueños de una manera tan eficaz que solo ellas pueden descifrar lo que pasa en nuestra vida, las camas son confesionarios intermitentes que reguardan nuestras más profundas memorias, lo inerte de un fracaso o un éxito, son ellas las que nos dan el placer de un cuerpo acongojado a otro, nuestra cama es el otro yo de uno mismo, que no nos atrevemos a reflejar en el mundo exterior. Nuestras camas son guardianas del sueño y de la melancolía de nuestros de deseos, pasan con nosotros la mayoría del tiempo aunque no estemos con ellas, pensamos en ellas, son las profundas noches de paciencia y comodidad, las tremendas luchas con los despertadores por las mañanas queriendo amarlas un poquito más. Las camas son lo que quieren ser dependiendo su acompañante, una cama se desea con lujuria, con amor, con ilusión y con todas las emociones que tenemos a nuestro alrededor, una cama se asemeja a todo y a la vez la nada, una cama es un diario que escribe tus vivencias con la tinta de tus sueños y el papel de tus utopías.

12

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Palermo, Italia 13 de abril de 2009 Que tal mi nombre es Dante, soy la cama de un escritor llamado Ernesto, amante de la vida, siempre con historias latentes cada día, no le conozco mucho a penas le comprendo, tengo conviviendo con el mas o menos 3 meses, es un tanto dramático cuando tiene una idea, es muy desequilibrado con los temas del amor, muy apasionado con las letras que fluyen, por el cuarto que compartimos como un ventanal al universo viendo un big-bang, de un crucigrama de ilusiones. Su forma de ver el mundo están contagiosa que elimina mi tristeza cuando me siento solo, cada vez que llega la noche su nuevo día comienza, le cuenta a su almohada las historias más apetecibles para mi colchón, cuando las damas con el tema de hablar. Me arrulla con su música, en cada carta que le regala a su imaginación, tiene un paraíso navegando para mi persona, su tristeza la guarda en una caja de cigarrillos que se fuma para exhalar al aire, en busca de su libertad. No tiene respuestas sobre su entorno, si no muchas preguntas que jamás serán contestadas, las mujeres son muy importantes en su vida como el café por las mañanas, desde su llegada no le conozco a ninguna es un poco extraño, ya que mi último compañero era un coleccionista de ellas. Pero el tiene mujeres latentes en cada esquina de mi colchón, mujeres que dejan mucho a la imaginación. Me gustaría conocerle más, en estos últimos meses me ha regalado las experiencias más concurridas que un teatrero hubiera querido tener en una función, su forma de soñar es única, su expresión monótona pero con brisas nuevas, Ernesto es lo que cualquier cama con sueños incumplidos quisiera tener, solo puedo decir con ansias que cada vez que suena el cerrojo de nuestra habitación, me quedo agonizante esperando llegar a parís en sus sueños y conquistar a una francesa con sus utopías. Fernando Bermudez, 20 años. San Cristóbal de las Casas, Chiapas Escritor, poeta y fotógrafo

malvoro78.wix.com/mi-diario-voluntario

F A C T U m - Revista Literaria

13


CREACIÓN

ángel amado Hoy a ti te escribo Mi amigo amado Desde niño vivo Por ti embelesado Con tu guía me guardas Aunque vivo en pecado Y de lejos me hablas Cuando estoy abrumado Sé que me amas Con amor profundo Desde el primer día Que yo vine al mundo Sabes de mi Lo que nadie ve Por que estas conmigo Desde que era un bebé A ti yo te digo Que yo te veré El día que Dios Me llame ante él De momento quiero Seguir en tu compañía En cada momento Como el prime día

Alejandra María Jordán. Colombia. Escritora y Poeta. Blog - El mundo de mis letras / Saliendo del abismo.

14

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

El pecado original Las horas de la noche que son años, siglos, dilatados, lentos, angustiosos, asfixiantes como la tortura del tránsito por el canal de parto húmedo y oscuro, estrecho y progresivamente opresivo, me ahogan en un sufrimiento exquisito. Noto en mis sábanas un sudor injusto, ilegítimo, mientras atravieso el cérvix de cada segundo de una vida que no es mía, que robé sin crueldad ni piedad, como hacen las cosas que no tienen alma. Pero no es posible recordarlo, entonces por qué creo estar viendo el primer pacto, el primer amor, la primera traición, el horrendo olvido, por qué recurre a mí la simbiosis primaria como en oleadas de una marea dulce y nostálgica que lame como la primera vez unos pies olvidados. Con suave primor se desarrolló, desenvolviéndose sobre las felices praderas del útero; entre nosotros hubo promesas de lozanía, de vigor. Yo la llevaría con mis pies que entonces eran esbozos, la cargaría con mis manos que apenas existían como excrecencias condensadas, la nutriría con mi frágil corazón y con mis huesos blandos, apenas aquellos órganos prematuros e inútiles cobraran su fuerza y su función. Hasta entonces ella respiraría por los dos, me nutriría, depuraría los tóxicos miasmas que la febril actividad de mi cuerpo inmaduro desechaba. En un día sin memoria hicimos el juramento con un lazo de sangre cuyo espantoso recuerdo en mi vientre, una cicatriz profunda, atípica, me atormenta en cada momento en que intento regresar a mi desnudez primordial, sumergirme nuevamente en el brillante líquido de mis inicios conteniendo la respiración; es inútil: los fluidos vitales no llegan, las sustancias energéticas no me son facilitadas, me asfixio empezando por las manos y los pies, me muero. El puente está cortado, sus extremos se retrajeron hasta atrofiarse, no tengo forma de volver atrás; de imaginar su sorpresa al principio vaga y finalmente aterrada al comprender que ya no estaba conmigo, que dejábamos de ser uno, que en aquel mundo nuevo nadie tenía su forma, que todos eran como yo. Con qué placer respiré el primer aire en las membranas que secretamente yo había madurado, con qué indescriptible gozo deglutí el calostro nutritivo, con qué indiferencia la hice prescindible, la traicioné, la abandoné al manoseo obsceno y brusco de los asépticos guantes blancos, dejé que la arrancaran de mí y que la tiraran a la basura como si fuera una porquería, como si fuera un pedazo de carne sobrante e inservible, que la condenaran, confusa y mutilada, a la putrefacción solitaria de sus glándulas, de su estroma, de su dulce y espantoso sacrificio por mí. Zacha Kaeter, 22 años. Argentina. Estudiante. www.relatosanomalos.blogspot.com

18

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Me olvido de ti Me olvido de ti, adiós pasado, es allí a donde te diriges con paso rápido y no hay billete para los dos, porque mi equipaje no pasa la aduana, en la maleta miles de sueños por cumplir, botellas verdes llenas de esperanza, gominolas de la risa, besos de esos que se dan no solo con los labios sino con la inmensidad de la mirada… y brazos que son refugio para las noches de tormenta. El andén de la vida nos aleja, mi tren busca nuevas rutas, mundos sin explorar, canciones por escribir y estrellas por contar. Charquitos de lluvia plagados de estrellas en los que sin más indumentaria que la vida me lanzo a nadar buscando retales de felicidad entre las constelaciones que invento solo para mí. Compañera de viaje mi vieja estilográfica, juntas arañaremos inmaculadas hojas con las palabras que en las noches insomnes se me adhieren al alma y que solo tienen por compañeras la luna y la luz tornasolada del alba. Retomo ligera de equipaje mi viaje, dejo en el andén el equipaje inútil que como hijos de Diógenes acumulamos en los salones de la memoria y nos lastra en el vuelo arrancándonos las alas en un golpe seco y certero. Espero en el andén mi tren lleno de vida. Sé que habrá días que tu recuerdo se mezcle con el aroma de café matutino y una lágrima furtiva gravite por mi mejilla para caer al vacío dejando en mi boca el sabor amargo de la despedida. A lo lejos suena el silbato de mi tren, para en la estación del ahora y con paso firme me subo a él, y en un acto de fe le regalo al cielo mi mejor sonrisa, esa en la cierro los ojos y dejo que el alma se me escape por las comisuras de la boca formando la curva más perfecta de mi cuerpo.

María del Carmen Toledo Pérez, 40 años. Canarias, España. Técnico superior de Comercio y Marketing (en paro)

20

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

EL MIEDO DESDE TIEMPOS InMEMORIALES

“¿Qué es el miedo?” Temor a desaparecer, a ser destruido, vedadas las vivencias mortales, miedo a caer en la desgracia del destino incumplido; espectro sagrado que habita en las profundidades de la tierra y que va ascendiendo hasta llegar al corazón, que irradia tan malévolo espíritu hasta el último poro del cuerpo, enervando los vellos. “Pero, ¿qué es el miedo?” Arma etérea de los dioses, hijo de la guerra, Ataegina que la llaman algunos; de las monstruosidades abstractas provenientes del dragón destructor, personificación del caos de lo desconocido, que hace ser cauteloso al aventurero, aquel destinado a vencerlo retomando el espíritu de valor e iniciativa propias. Pues sólo ellos serán capaces de extender los horizontes, fruto de su irrefrenable ansia de dominar más allá de donde nadie ha llegado a conquistar. Es el miedo a perecer en el tiempo sin escribir las páginas de su historia, sin ser recordado; a morir sin ver finalizado el ciclo sagrado dado por los dioses; a desaparecer sin dejar rastro, a ser efímero y superfluo, innecesario: Ése es el miedo del héroe.

Eloy A. Gómez, 36 años. Granada.

24

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Desde entonces Desde que te conozco conozco lo que es sin lugar a dudas: la poesía y lo magnifico que es: sentir, sin tocar, amar, sin ver. Desde que te conozco se también: llorar, lo sé pero... ¡Esto engloba, lo que es Amor! Ahora transcurre el tiempo y sé por mis años una que otra cosa trivial. Desde que te conozco sin lugar a dudas mi mente ha cambiado besso con mis dedos percibo con mis manos sonrío... Muchas veces, sin mis labios. ¿Y si te pierdo? Cambiaría todo, todo, lo que sé por volverte a conocer. Desde que te conozco conozco lo que es sin lugar a dudas: la poesía. Desde que te conozco desde entonces, solo sé:... Que también te amo.

26

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Ese espejo Ese baño guarda un espejo y cierto espejo una figura desnuda aquella desnudez, varias huellas huellas quejándose de lejos. No sé que era entonces; no sé lo que es hoy pero te recuerdo al mirar ese espejo. Cada lunar, el par de tetas, hombros estrechos, tu ombligo, tus bellos, tu sexo, el indescifrable enigma de tus carnosas piernas. Tus dedos, mejillas, tu pelo... Sí, cierto espejo te guarda, te guarda desnuda -AbsolutaQuejándote de lejos.

Alessandro Gresely, 20 años. Esmeraldas, Ecuador. Estudiante.

F A C T U m - Revista Literaria

27


CREACIÓN

tu recuerdo Cada día que pasa te recuerdo un poco menos… ¿Por qué mentir?... ¿A quién mentir?... Hoy te recuerdo, porque si todo hubiera seguido el curso de estar juntos sin estarlo; hoy, lo contaría como un día menos para llegar al día que nos volveríamos a ver después de tantos años de espera, años de vida, de cambios y al final estaríamos juntos como alguna vez soñamos sería. Te confieso que poco a faltado para llamarte, escribirte unas palabras y regalártelas, pero sé que sería fatal para mí, como el veneno más letal que jamás haya existido pues volvería a vivir de ilusiones fantásticas y con una realidad tan lejana; con un presente tan amargo o quizá sin sabor por no poder estar junto a ti, los dos, libres, juntos, sólo los dos. Me resigno a no saber de ti, que cada noche que llega no escucho tu voz, vives en mi mente, aquí en mi presente pero ya no como ayer. Cada día me voy desnudando de algún recuerdo tuyo, aunque cuando llega la noche tomo nuevamente tu recuerdo y me arropo con él. Es como luchar por no comer, teniendo hambre, como tratar de dormir teniendo insomnio, como estar desnuda y tratar de no tener frío, como sentir lo que sentía cuando estabas conmigo: Estar contigo pero no estar. Extraño tu voz áspera, tu espíritu de bondad, tus hermosas palabras y los grandes y pequeños detalles con los que en algún momento iluminaste mi oscuridad, te extraño tanto, quiero gritarlo y que me escuches, gritarlo y que voltees y me beses, me abraces y que sientas que te extrañé, que sientas este vacío tan difícil de llenar y que con pequeñas ilusiones eh decidido resanar. La melancolía por tu pérdida volvió hoy, hace un minuto. Bueno, ya pasaron cinco minutos y sigo llorando. Han pasado diez minutos y continúo con mi llanto. ¿Por qué mentir?... ¿A quién mentir?... Han pasado meses y no te puedo olvidar.

Karina Mijangos Jarquín, 31 años. Oaxaca de Juárez. México. Licenciada en Derecho.

30

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

princesa

Porque se adivina el pesar en tu rostro, princesa desgastada, porque tus días son exactamente iguales, porque esperar ya no es opcional sino parte de ti. Porque tus palabras son ofensas de publicano en la plaza, porque la dicha se te escapo de las manos como el agua en el verano. Porque ya no sientes nada mas que dolor, porque ya no sabes sonreír, porque las complacencias no se hicieron para ti, porque esperas el rescate en lo alto de la torre que tu misma construiste, porque sabes que nadie lo hará, aun sabiendo que ahí no hay ningún dragón. Porque estas cansada de todo y de todos, porque ya no vives, porque solo anhelas, porque ya no sabes, porque poco entiendes y porque no te importa, porque sueñas cosas que jamás tendrás, porque duermes para no pensar, porque piensas para no dormir y siempre te sale mal. Porque se te destiño el vestido por tantas madrugadas, porque tú corona solo estaba pintada, porque en tu lecho murió la esperanza y nació la amargura, princesa desteñida, no resististe el paso del tiempo, porque es cruel no ser perfecta, porque es terrible tener que ser tú. Porque todos esperan de ti, y esperan que no esperes de ellos, porque la vida no volverá a ser la misma, porque podrás escapar del infierno mil veces, porque mil veces el amor te hará regresar, porque no puedes escribir tu sola tu cuento de hadas, porque es el príncipe quien debe hacerlo contigo y fue el quien levanto los muros para irse a escribir su propia historia.

Roxanna Campos, 32 años.El Salvador. Licenciada en Idiomas.

32

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

el paredón En el paredón, tu mirada infinita Inflexible, cruzo sobre ministros Militares, políticos, obreros, campesinos, Mendigos y condenados, para alcanzarme. Gaspalear no servirá, a esta Altura, ya no siento nada, mi mirada Se posa sobre el verde pasto, Donde corren ardillas, tapando Pesadillas, lo sé, Te hicieron de mi costilla. En la orilla de aquel estanque Junto a la iglesia, se detona Mi alegría cuando recuerda la Melodía, que partió al mediodía En tu compañía. Entre las avenidas y plazas Estarán las brazas de nuestra Revolución, que arde En nuestro corazón. Prima del quetzal, percató tu plasma no será la ultima danza Tú y yo el nombre de la esperanza La eternidad nos abraza. Fabián Luna, 23 años. México. Poeta.

36

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

¿perfección?

-Somos los amantes perfectos- susurro mirándola a los ojos. Lo que no le dijo fue que los amantes perfectos no siempre terminan juntos.

Ángeles Cabrera, 23 años. México. Gnomo.

38

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

ALUMBRAMIENTO

Rompo la oscuridad, este cerco de sombras impalpables. Un latido constante es el refugio para este miedo atroz, para este tremolar de los pulmones a veces expandidos como un ardiente fuelle y a veces constreñidos. Aspiro hasta sentir una mordida en el algodonoso bosque de alveolos y metáforas de Dios dentro del cuerpo. Siento crecer las alas, el dorso de la espalda es más piel que se incendia, más sangre que palpita. En el borde del risco me equilibro. Saltar, sólo saltar es el deseo vehemente que me templa. Abajo está la luz entre espumoso oleaje y playas de amatista. Palpo los brazos, el torso, cuello, piernas. El cuerpo es universo en expansión, cada miembro en su órbita gravita. Toco. Este cuerpo es un templo derruido y los tabiques, trozos de existir desperdigados. Extiendo las membranosas alas, la urgencia de volar las acomete. Se aprieta entre los dientes, se adhiere a las encías. Desmembrada. Cada parte de mi va a la deriva buscando completarse en la lógica absurda que nos engaña siempre. Yo soy estas encías, estos pelos y uñas, este abismo insondable de la mente. Dispersa voy como la luz del sol cuando atraviesa el prisma de un diamante. Somos muchas mujeres en el espacio crudo y una sola mujer que a todas las contiene a punto de alumbrar de las tinieblas. Busco la soledad que me equilibra, me regalo el placer de los sentidos y me urdo, me rehago, me celebro, me gesto rabiosamente cual animal sensual, nómada de palabras, espíritu tenaz mirándose sin miedo en los espejos, caudal de luz en el oscuro manto del silencio y vuelvo a renacer, no del vientre opulento de mi madre: nazco de mí, de todo el devenir de la memoria.

María Elena Espinosa Mata, 59 años. Monterrey N.L.México. Profesora.

42

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Historia Inconclusa

Anoche en mis suenos te senti llegar Recuerdo el abrazo , las tiernas caricias La pasion del beso que nos envolvio Eramos amantes de Nuevo…….. tu y yo. Recorri tu cuerpo como te gustaba Lento, suave, lento…….. Ardientes palabras mi oido escucho Transite tus calles, las colme de besos Un gemido intenso todo lo inundo. Eres el fantasma que sin previo aviso Entras a mi espacio buscando el amor Energias puras que extranan los cuerpos De aquellos amantes que fuimos…….tu y yo Despierta mi alma de la ensonacion No derramo lagrimas, ni siento dolor En lo mas profundo habitan certezas ‘’ si en suenos me buscas todavia me amas Al igual que yo” Historia inconclusa de un sueño de amor.

Chelo Avila, 63 anos. San Juan, Puerto Rico. Profesora.

44

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Casualidad

Caminaba, entre grandes calles, aglomeras de personas, de inmensos edificios de esos que arruinan el paisaje y la vista con su mediocre majestuosidad que reflejan la civilización moderna y austera del ser humano, sus pasos eran algo lentos, pensaba, veía y observaba a los transeúntes, hundidos en su rutina diaria, de pronto algo llamó de prisa su mirada como si el viento recio de aquella tarde acariciara su cabeza y lo volviera a esa dirección, tan sólo para ver esa mirada que por alguna extraña razón lo paralizó, se tornó pávido, ya que jamás había visto ese color tan intenso en un par de ojos, ella lo miraba, él la contemplaba, de pronto, de manera súbita el cielo comenzó a regar su presencia y la multitud de aquellas calles corrió despavorida como si aquél roció del cielo estropeara sus finos trajes o sus delicadas caras delineadas por el costumbrismo de la energética trascendencia. ¡Salvador!, ¡Salvador!, ¡carajo! Hermano te estoy hablando, dijo aquella voz un poco exaltada, él no se había percatado porque todo su mundo se centró en ese ser, había encontrado lo inimaginable, esos ojos, esos ojos. ¡Salvador!, ¡Salvador!, se escuchó en medio del momento, el momento en donde el mundo se congela y sólo importa la sensación que desprenden dos personas cuando se atraen, haciendo a un lado la miseria que carga el día.

Christian Barba Vázquez, 21 años, México, D.F. Estudiante de Ing. Industrial.

48

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Después de despedirnos me senté un rato a esperar que las emociones cuajaran un poco y así poder escribir algo decente. Pero esta vez fue distinto. Las demás veces, cuando buscaba nuevos amores en cada esquina que fueran lo suficientemente duraderos para que dolieran al final y, los encontraba y desechaba, dejaban un sinfín de poemas y canciones tristes, asi funcionaba. Tenía a alguien, trataba de enamorarme, y después jodía todo para utilizar el dolor como una buena fuente de inspiración barata. Pero ella, joder, ella no dejó nada de eso. Al irse empacó sus cosas y se aseguró de dejar una buena cantidad de recuerdos, no se molestó en tomar sus fotos ni levantó el par de bragas que dormían en un rincón de la habitación. Y también me dejó a mí. Me dejó fumando en ayuno, viendo llover, llorando en silencio y sin lágrimas como lloran los hombres. Me dejó parado en el portal, sentado en el sofá rayando garabatos y patéticos poemas que sonaban a ella. No podía escribir, fumaba mas, tomaba mucho y dormía poco. Y hoy la vi, después de tanto tiempo. Tan ajena a mi, tan libre. La vi y quise escribir sobre ella. Hubiera deseado tener algo con que plasmar todos los suspiros que me provocó y las estúpidas sonrisas tontas que se dibujaban en mi rostro por el simple hecho de saberla. La vi reír, la vi girar, a vi pasar sus dedos entre su cabello y acomodarse ese tonto fleco que me desagradaba y que extrañaba al mismo tiempo. La vi hacer muecas, y siendo sincero, le vi el cuello, los hombros, le vi las tetas y las manos. Le vi la perforación del ombligo, le vi las piernas y el trasero, le vi el sexo. La vi voltear, la vi notar que la observaba y la vi caminar hacia mi sonriendo. Se acercó y besó tiernamente mi mejilla de esa manera tan suya, dejando las ganas de tenerla mas tiempo pegada a mi. Al separarnos noté como su sonrisa cambiaba y su mirada bajaba al suelo. -Te extraño.- dijo. Y subió un poco la mirada esperando mi reacción. -Yo no…- Y le sonreí. Me di la vuelta sin mas y la dejé allí, sin despedirme de ella. Encendí un cigarrillo y caminé hacia casa, llegué y comencé a escribir. Así tenía que ser. Angel Leeto, 21 años. Chiapas, México.

(angelleeto.tumblr.com)

50

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Mi Oficio En una charla con un amigo, después de mucho tiempo de no vernos y gustosos de un café, me pregunta; -¿A qué te dedicas?, ¿Cuál es tu trabajo, tu oficio? A lo que le contesto. -Mi oficio... Mi oficio es algo sencillo, tiene sus pros y sus contras como cualquier otro trabajo. Pero... También tiene su parte difícil, la parte difícil es mi naturaleza. Me dedico a darle alas, a enamorar a las personas, llevarlas a volar, y después a la realidad. Lo primero que hago: es dibujarle alas a la elegida, Después: las llevo a volar muy alto, Para terminar: les corto las alas y las dejo en caída libre. No sé si es una maldición para mí, oh... tuvieron la maldición de conocerme. Suelo cegarlas de poesía, llevarlas a ciegas a lo que llaman relación, mantenerlas en un noviazgo. Suelo embriagarlas y a la cama llevarlas con palabras, con poesía que nace del alma mía. No sé si sea su desgracia oh, su fortuna conocerme, no me preocupa su pasado, mucho menos su futuro.

54

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Hace ya mucho tiempo deje de creer en el destino, deje de creer en la suerte, eso, eso es para los mediocres y hago que vivan su realidad. Hago que crean que son todo en mi vida, que crean que son el motivo de vida de un escritor, al que ni siquiera le importa su vida misma, y aún menos la vida de sus doncellas. Suelo atraparlas cual cazador a su presa, Seducirlas cual enamorado a su amada, Cortejarlas cual caballero a su dama, Poseerlas cual hombre a su prostituta, Admirarlas sin que se den cuenta, En algún momento Quererlas, Pero... Jamás Amarlas. Eso va en contra de mi naturaleza. Ser desgraciado por Oficio, atormentarlas, quebrarles el corazón por placer. A eso me dedico. Cesar Del Valle. ¿Autor de mi propio destino? Cesar Manzanares Del Valle, 24 años. México, D.F. Escritor y Poeta.

F A C T U m - Revista Literaria

55


CREACIÓN

la dama Le miro. Le miro mientras sus labios dibujan siluetas de palabras cuyo sonido no llego a percibir. Le miro y me devuelve la mirada. Mi respiración va perdiendo fuerza y suavemente va quedando en un leve suspiro a cada segundo. El brillo de sus ojos queda tatuado en mi pupila y la habitación queda reducida a una sombra a mi alrededor únicamente formada por los latidos de mi corazón, que sospechaba no tardaría mucho en detenerse si seguía latiendo a aquél ritmo frenético. El tiempo se detiene mientras ella le desafía con su grácil movimiento y su manera de apartarse el pelo de encima de los hombros. Afortunados ellos que pueden notar su tacto día y noche, noche y día. Sigo perdido en su mirada, atendiendo a cada movimiento, a cada gesto, a su voz, que no a sus palabras. No soy capaz de centrar mi atención en enlazar dos de éstas para formar una frase coherente. Ella cruza las piernas sentada y cambia de posición. Apoya la mano derecha sobre la mesa mientras con la izquierda sostiene su rostro y, mientras se aproxima ligeramente apoyando su peso sobre el escritorio, su aroma llega fugazmente a mí, a cada resquicio de mi interior. Una sola brisa es más que suficiente, e inevitablemente, quedo intoxicado por esa dulce droga… me pregunto si todo esto no es fruto de un sueño, una ilusión, mi imaginación jugándome una mala pasada...sé que no puede ser irreal, pero siento que se acaba. Que ese momento llega a su final y no tengo el valor suficiente para mirar el reloj y apartar mi estrecha vigilancia de su presencia. ¿Y si cuando vuelva a levantar la mirada ella ya no se encuentra allí y desaparece? Pero la lógica, con su gran peso y maldad, me habla y sé que por mucho que intente mantenerla allí presente, el tiempo no se ha parado, ni la Tierra ha dejado de girar, y que de un momento a otro la puerta se abrirá, me levantaré de la silla, me despediré de aquella dama que desafía las leyes físicas de mi realidad y, con una sonrisa que oculte mi verdadero pesar a la despedida, dejaré cerrada una puerta tras de mí que, quizás, nunca vuelva a abrirse.

Carlos Verdeguer, 21 años. España. Estudiante.

56

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Seducidos

Cada juego de seducción, parte el alma en dos. Cada juego de seducción nace con patas, le huyen miedos y nostalgias.. Cada juego de seducción atrae miradas, cuerpos y deseos. Cada juego de seducción apaga fuegos, concreta sueños se divorcia de la razón. Pero tú quédate juguemos.. triste, real y ambiguo juguemos a que nos amamos, juguemos, sin motivo ni razón.

Alex Madueño. Barcelona, España.

@rimas_am

60

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

De tus hojas Eres un libro. A cualquiera podría mentir, menos tú flanco izquierdo de mi cama abierta. Somos inteligentes envenenados de amor puro convertimos fuego en antídoto vencer la monotonía mal llamada soledad tres pasos después de la puerta La vida es una trampa y bienvenida sea sin pedirla, eterna, que venga… -No soy un rey sin tia tu lado que venga la guerra la llave que buscamos a historias, a destinos, a tientas... De tus hojas, tú eres un libro. Descifrarnos, aprender que todoesposible -hablo de ti, hablo de todoni siquiera me atrevo a decirlo sin verte a los ojos y vengo de ti, en ti detengo el tiempo vientre adentro ¿podemos? cambio la frecuencia vibro en ti, de ti. Haré una canción que disfrute *todoelmundo -*sabes a lo que me refieroSostengo algo en mis manos aún no sé porque ¿termino pronto o te espero? -pregunto solo por preguntarsaltarme las líneas para re-leer-te mejor...

62

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

De tus hojas, de tus nubes de tu urbe, ...trasnochada ¿en qué vamos? ¿es abril o llegó marzo? De tus hojas… eres un libro Escribí una carta dedicada: al universo ¿ahora donde radicas? ¿a calles o a venidas...? Permitamos no respuestas. ¿Algún día será verano? cuestión de poesías el no contestarnos ¿cuál es tu día favorito de abril? de tus manos… ahora está ahí. Verte reír de la nada fantasear con la vida... Cambiarnos el nombre y ponernos: “indecentes” -desvestidos para la ocasiónbuscar delicias …a la par estar sobrios insomnes de techos amanecer grabando recuerdos de borracheras de versos de tu piel, de tus hojas... Somos, consecuencias de amores eternos somos, rozar en secreto nuestras ediciones exportadas somos, señales de humo ilusiones a la carta -Siento que intentas decirme algo…resplandeciente como sol de mediodía de tus hojas… eres un libro.

Zambra, 33 años. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México. Promotor contracultural y músico.

F A C T U m - Revista Literaria

63


CREACIÓN Pequeño elixir: Barco de vuelta a casa. Aún mantengo la ilusión de despertar, de abrir los ojos y que esto no sea real. Un sueño peligroso, una esquina oscura en la celda de un callejón. Arrestado y arrinconado, me enviaron a esta guerra sin sentido por una tierra y tesoros que el pueblo jamás obtendría. Dolor y soledad, sólo eso, los soldados no tenemos nada más. Miedo y muerte, eso vemos día a día. Mantengo el arma en la mano, de qué me sirve ya, moribundo y encadenado, mi pelo plateado brilla con la luz que entra por las rejillas de la pequeña ventana del calabozo, es triste y nauseabundo pensar que quizá mañana al despertar, la muerte vendrá a visitarme. Horrible y despiadado, un destino mal pagado. Peleo con orgullo por mi vieja y bella nación, un estado diminuto con pequeña población, pero llena de sinceridad y respeto y un gobierno luchador, gobierno que al pueblo jamás abandonó hasta que llegaron ellos y lo oscurecieron, ahora mi país se halla negro y sin camino, sin rumbo ni destino, con hambre, sed y muerte, guerra y desesperación, la sangre tiñe las calles de mi hermosa ciudad, rodeada de árboles y hierba con flores al caminar. Alzo la mirada al cielo y miro la eterna Luna, siento como hace brillar mis dorados ojos y no puedo evitar llorar, tuve un pasado hermoso, mi niña, mi princesa, mi pequeña hija. Ocho años y un secreto, mi gran tesoro eterno, cada día me enviaba cartas y me contaba sus batallas, metafóricas como no, pero bellas y graciosas, escuchaba su voz en cada párrafo y oía su risa en cada broma y lloraba, tanto, que el papel parecía que se fuese a deshacer. Ella estaba a salvo en la aldea en que nació, sin gobiernos ni presidentes que mandaran de su pasión. Adiós pasado; adiós, vida; adiós… mi niña, mi dulce y amada niña. Miro enfrente y hacia el suelo, alí se haya tumbada mi lágrima esperanzada, una joven despiadada sin miedo a luchar, un rosa fuerte y bella llena de heridas por caminar, también lucho por su pueblo, nuestro querido y respetado pueblo, pero nadie lo entendió, mataron a los nuestros y los suyos nos venció. Está acostada en el suelo, con la cabeza sobre mis piernas, el pelo revuelto y el cuerpo cansado, no duerme, se mantiene despierta, mirada perdida y lágrimas en caída. Muevo los brazos pesados, parece que no quieren reaccionar, arrasrro las cadenas un poco y le aparto el pelo del rostro, la luz de la Luna hace resplandecer sus pequeños ojos verdes, se inclina y queda sentada, gira la cabeza y se apoya en mí, la necesito, me mira desconsolada e intenta dormir.

66

F A C T U m - Revista Literaria


CREACIÓN

Eternidad, si pudiese creer en ti, pediría vivir en tu interior, nunca creí que podría crearse el silencio dentro de mí, estoy completamente roto, lo que fui, murió, lo que ahora no soy, no seré jamás y no puedo descansar. No miento, tengo miedo, oigo pasos que se acercan, son ellos y vienen a por nosotros, primero ella, luego yo, quieren verme sufrir, es mi lobo protector, mi fiel guardián de la batalla y jamás me abandonó, es más joven y sentía miedo, pero la protegí, pero ahora, pequeña, ahora, ni yo te salvo ni tú me rescatas. Estamos condenados. Abren la celda con cuidado, creen que podremos atacar, encadenados en el suelo, desganados y sin fuerzas, creen que vamos a luchar, nos lo han quitado todo, no queda nada más, la esperanza ha huido y no quiere regresar. Se acerca el fin, nos levantamos resignados, temblorosos y asqueados, mis ropas desgarradas y ella con un simple camisón, pantalón corto y mucho frío y rencor. Tengo la mirada impregnada de odio y los puños apretados porque quiero no sé reaccionar. Llévame dónde pueda continuar, quiero luchar, quiero pelear, a su lado, con ella pegada a mi espalda, con su calor protegiendo mi mirada. Más allá del enorme mar hay una tierra donde tengo un hogar, hay una niña pequeña que busca a su papá, entiende que marchó y que nunca volverá. Pero aún lejos y apartados, consigo oírla llorar. Esto no ha acabado y ella y yo tenemos la solución, echo el arma hacia la puerta y aprovecho la distracción, ella se abalanza contra los guardias y arrancamos la batalla, esto no es el fin y mi guerra no he perdido, las cadenas nos sirven para ahorcar, aún tenemos gente que nos espera y ya no nos importa matar. Cogemos las llaves del carcelero y conseguimos escapar. La sangre se derrama y nuestro odio nos acompaña. Barcos cerca del puerto, es hora de nadar y cuando subamos a bordo, podremos regresar…

Gemma Cardera Gil, 21 años. España. Estudiante.

F A C T U m - Revista Literaria

67


CREACIÓN

PEQUEÑOS DIOSES Hay quienes andan, recelosos. El libre albedrío les asusta, el de sus semejantes. Por eso llenan su tiempo inventando leyes. Textos, preñados de subordinación y límites, de sartén y mango, el que blanden contra sus oponentes. En la pasividad de muchos encuentran su abono, seres miedosos como somos la mayoría. Nos educaron para la contención, para el regreso. En el castigo encontramos la frontera a una libertad cada vez más parca. Jamás en la escuela nos enseñaron a sentir, a escucharnos, a reír o a llorarnos; a descubrir el lado ajeno a la razón, sin condiciones ni apriorismos. Nos metieron en un cajón oscuro, en un compartimento estanco. Recibimos allí su credo, su mundo. El único, dijeron, no hay otro posible. Ni hubo, ni habrá, “¡Quieto, no pienses!”. En su andadura hurtaron la sensualidad a nuestros cuerpos, el goce. A nuestro espíritu no le dejaron volar, le pusieron barro en sus alas. Aparecieron así las religiones sin alma, implacables compendios de represión bajo la promesa de un bienestar eterno. De un Dios que nos observa, por separado, como nos arrodillamos ante sus mandamientos, mientras permite que este planeta se inunde de sangre. Se mire por donde se mire, están en todo, sobretodo y ante todo. Llegaron a nuestras mentes y conquistaron nuestras voluntades. No nos quieren ver felices. Sus logros son nuestra condición de autómatas. Incluso hay algunos que sonríen cuando nos acechan las enfermedades. Esos mal nacidos que en su día no dudaron en hacer negocio con la indisposición ajena, montando sus chiringuitos de suero y jeringa a precio de oro y diamantes. Ante semejante atropello, ¿qué oponemos, los parias que formamos el pueblo? Poca cosa… Existe alguien despierto, sin duda, no importa su edad ni el género, ¿pero qué caso le hacemos? Si hay quien dice sin rubor: ¡Qué radicales! Y les gira el rostro para andar luego, a gatas si es preciso, a abrazar la voracidad de una vida cómoda y segura, es cierto, ¡pero tan insatisfactoria! Ellos continuaran así, es su razón de ser y su esencia. Incluso reforzaran su campo de acción, que significará atenazar el nuestro. Sólo cuando se nos ocurra vivir tal como realmente somos alcanzaremos a atisbar la tierra prometida. No nos quepa la menor duda: pequeños dioses con un infinito poder creativo. Àngel Lapiedra i Fortuny, 44 años. Girona, España. Delineante.

68

F A C T U m - Revista Literaria


libros El secreto de sus ojos De: Eduardo Sacheri

Editorial: Alfaguara ISBN: 9788420405223 No. de páginas: 320 Lengua: ESPAÑOL

Treinta años atrás, cuando Benjamín Chaparro era prosecretario en un juzgado de instrucción, llegó a su oficina la causa de un homicidio que no pudo olvidar. Ahora, ya jubilado, repasa buena parte de su vida, las instancias de ese caso y sus insospechadas derivaciones, y la historia de un amor secreto que lo mantiene acorra lado entre la pasión y el silencio. Una trama policial ambientada en los años sesenta y setenta, en una Argentina que paulatinamente se sumerge en la violencia política y cuyos personajes luchan contra la impunidad, la burocracia del sistema judicial y las miserias propias y ajenas. Una historia protagonizada por hombres que hiceron de la búsqueda de la verdad un destino, de la memoria, un camino imprescindible, y de la lealtad, un culto que traciende el tiempo, las distancias y la muerte.

72

F A C T U m - Revista Literaria


libros Los restos del día De: Kazuo Ishiguro

Editorial: Anagrama ISBN: 9788433914293 No. de páginas: 256 Lengua: ESPAÑOL

Un mayordomo inglés llamado Stevens se pone en marcha en viaje de varios días a Devon en la década de 1950. Mientras conduce tranquilamente por el campo Inglés reflexiona sobre el pasado y la naturaleza exacta de la “grandeza”, una cualidad que se ha esforzado por alcanzar toda su vida. Stevens, es un mayordomo que lleva trabajando en la misma casa desde niño y el cual ha sucedido a su padre quien ha trabajado tambien de mayordomo. No parece ser una persona muy abierta y menos una persona que vaya contra las reglas. El viaje que realiza tiene como supuesto fin ir a convencer a la antigua ama de llaves, recientemente viuda, llamada Miss Kenton para que regrese a la mansión a trabajar, sin embargo la actitud de esta irá revelando poco a poco los verdaderos sentimientos de nuestro protagonista reprimidos por él mismo.

F A C T U m - Revista Literaria

73


libros Paseador de perros De: Sergio Galarza

Editorial: CANDAYA ISBN: 9788493707743 No. de páginas: 136 Lengua: ESPAÑOL

Esta es la historia de un tour de force por las calles de Madrid y su periferia, una novela sobre aquello que no se ve en las postales turísticas, el relato de una vida contaminada por el odio y la desesperanza. Pero también hay lugar para otros sentimientos. Y para la música. Sergio Galarza rescata del anonimato las traged ias y los placeres de una ciudad que tiene mucho que contar, desde Malasaña hasta Coslada, desde Alcorcón hasta La Moraleja. El narrador, un joven inmigrante, viaja en metro y en autobús de un lado a otro para llegar a tiempo a su trabajo: pasea perros. Así sobrevive. Parece un oficio sencillo, pero el desamor y la sensación de esclavitud del que trabaja de lunes a domingo, lo hacen tan vulnerable y frágil como lo son, por otros motivos, algunos de los personajes con los que se cruza: un anciano con un mapache enjaulado, una mujer adicta a la autoayuda y aterrada por su rostro, un matrimonio que espera su final y, sobre todo, perros, de todas las razas y tamaños.

74

F A C T U m - Revista Literaria


libros

F A C T U m - Revista Literaria


libros La Galatea

De: Miguel de Cervantes Saavedra

Editorial: IBERICAS ISBN: 9788470831829 No. de páginas: 301 Lengua: ESPAÑOL

La Galatea fue la primera novela escrita por Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616). Novela pastoril compuesta de seis libros, publicada en 1585, recoge una rica colección de poemas sobre el amor. La primera historia trata sobre dos pastores, Elicio y Erastro, enamorados de Galatea, una bella pastora que tiene las virt udes de las heroínas cervantinas y quien adora su libertad mientras su padre insiste en casarla con el rico Erastro. En el sexto libro Cervantes incluye el Canto de Calíope, donde el autor elogia a todos los ingenios vivos de la poesía española de entonces: Góngora, Lope de Vega, Alonso de Ercilla, Fray Luis de León y otros. Prólogo dedicado al inmortal y querido espíritu de Cervantes por Juan Bautista Bergua.

76

F A C T U m - Revista Literaria


libros La vida es sueño De: Pedro Calderón de la Barca

Editorial:Punto de Lectura ISBN: 9788466313698 No. de páginas:224 Lengua: ESPAÑOL

Basilio, rey de Polonia, decide encerrar a Segismundo su hijo. Un sueño y un horóscopo, le hacen creer que tendrá un destino terrible a manos de su propio heredero. A lo largo de la trama el rey duda y somete a su hijo a varias pruebas. La vida de Segismundo se confunde con un sueño y la apariencia y la realidad se mezclan para propiciar la tragedia.

F A C T U m - Revista Literaria

77


septiembre 2013. NO.2

FACTUM - Revista Literaria No. 2  

Septiembre, 2013. Revista digital de escritores para lectores y viceversa.

Advertisement