Issuu on Google+

Mirar un cuadro

de

Vel谩zquez La rendici贸n de Breda

Estilo barroco


La rendici贸n de Breda (1634)


La presente obra nos brinda la oportunidad de unir el Arte con la Historia y la Literatura. El cuadro representa la rendición de Breda (1625), un acontecimiento enmarcado dentro de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), que terminaría con la Paz de Westfalia, la independencia de Holanda y la definitiva pérdida de hegemonía de España en los Países Bajos. El lienzo constituye una obra de singular perfección, muy expresiva de la sensibilidad narrativa de Velázquez. Nos detendremos en algunos detalles como, por ejemplo, el momento de la entrega de las llaves de la ciudad por el general vencido, Justino de Nassau, al vencedor, Ambrosio Espínola; momento resuelto con una singular claridad que traduce, además –y aquí radica su originalidad-, una actitud no habitual ante el hecho bélico.


Vencedor y vencido se colocan en el centro de la composición, bien visibles y en el mismo plano; las llaves, recortadas a contraluz sobre el luminoso fondo de paisaje , se sitúan en el centro geométrico del lienzo y el gesto del general español, que apoya su mano derecha sobre el hombro del holandés, en señal de amable cordialidad, resulta insólito en la iconografía de la victoria “el gesto del general y se ha interpretado siempre co- español, que apoya su mo la más alta expresión de la caballemano sobre el hombro rosidad hispana.

del holandés, en señal de amable cordialidad” color, de

La gama clara y predominantemente fría, con azules, platas, grises y rosas finísimos que se disuelven en una atmósfera admirablemente veraz, han hecho de esta obra una de las más conocidas del maestro. Para su composición, parece que hubo de usar una modesta estampa de una Biblia francesa.

En el cuadro, destaca la superioridad de las lanzas españolas sobre las picas holandesas y, al fondo, se vislumbra aún la humareda del campo de batalla.


Hemos hablado anteriormente de la conexión que este cuadro presenta con la Literatura; pues, aunque la pintura trata, aparentemente, el fin de las hostilidades en Breda, Velázquez sobrepasa la mera anécdota histórica para hacer una exaltación moral del tratamiento del vencido, cido para la que se inspira en una comedia de Calderón de la Barca, utili-

zando la alegoría de la concordia que se materializa en el abrazo entre Ambrosio de Espínola y Justino de Nassau.


A continuación vamos a extraer un fragmento de la comedia El sitio de Breda, de Calderón, en el cual se inspiró Velázquez para su obra.

“Honrar al vencido es una acción que dignamente el que es noble vencedor al que es vencido le debe. Ser vencido no es afrenta; Luego no fuera prudente acuerdo, que no salieran honrados. Sus armas lleven sus cajas y sus banderas. Mientras más lucidos fueren, será mayor la victoria, porque esto se les concede.” Ambrosio de Espínola, al recibir las llaves de manos de Justino de Nassau, responde:

“Justino, yo las recibo y conozco que valiente sois, que el valor del vencido hace famoso al que vence.”

María Elena Bravo Céliz


La rendicion de Breda, de Velazquez