__MAIN_TEXT__

Page 1


3 sumario 394 bn:sumario234 - 23/10/20 13:30 Página 3

sumario

394

Portada: Friedrich Engels dibujado por Rudolf Herrmann 4

Las metáforas del coronavirus POR

12

42 Los bakuninistas en acción Memoria sobre el levantamiento en España

ANTONIO SANTAMARÍA

en el verano de 1873

La chica del Novecento

POR FIEDRICH ENGELS

POR HIGINIO POLO

54 Sacristán sobre Engels 18

Sin autonomía nacional no hay protección social Entrevista a Javier Couso

POR SALVADOR LÓPEZ ARNAL 58

El tribunal de la historia juzga a Sir W. Churchill

POR SALVADOR LÓPEZ ARNAL

POR ALEKSANDRO PALOMO GARRIDO 26

El timo del tocomocho: la crisis de las pensiones

62

POR FÉLIX POBLACIÓN

POR EDUARDO LUQUE Y ANTONIO J. MAYOR 35

Bicentenario: Engels ( 1820-1895)

68

El cine y la inclusión: radiografía de una industria

36 Engels, filósofo y revolucionario

POR J. CASRI

Entrevista Nicolás González Verela POR MATILDE MUR MARIÁTEGUI

Una entrevista con Hitler

75

LIBROS

EL VIEJO TOPO, revista mensual. FUNDADORES: Primera época, Claudi Montañá (†), Miguel Riera, Josep Sarret. Segunda época, Elisa Nuria Cabot, Jordi Dauder (†), Ernesto Fontecilla, Enrique Helguera, Esther Mañé, Santiago Palacios, Miguel Riera, José Sanchis Sinisterra. DIRECTOR: Miguel Riera. REDACCIÓN: Genís Plana DISEÑO: Miguel R. Cabot, Elisa Nuria C. Edita: Ediciones de Intervención Cultural, S.L. (Barcelona). Imprime: Gráficas Gómez Boj. ISSN 0210-2706, Depósito Legal B-40.616-76. Impreso en España. El Viejo Topo no retribuye las colaboraciones. La redacción no devuelve los originales no solicitados, ni mantiene correspondencia sobre los mismos. Los colaboradores aceptan que sus aportaciones aparezcan tanto en soporte impreso como en digital. La revista no comparte necesariamente las opiniones firmadas de sus colaboradores. Esta revista ha recibido una ayuda a la edición del Ministerio de Cultura y Deporte. El VIEJO TOPO, c/Juan de la Cierva, 6, 08339 Vilassar de Dalt (Barcelona). Tel. Administración, redacción, publicidad y suscripciones (93)755-08-32 e-mail: info@elviejotopo.com.

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020/ 3


4-11 Santamaria 8pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:56 Pรกgina 4

sociedad

El control social, desplegado por los aparatos estatales en รกmbitos hasta ahora privados, permite reducir la propagaciรณn del virus..

4 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


4-11 Santamaria 8pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:56 Página 5

sociedad

Las metáforas del coronavirus por Antonio Santamaría

L

a crisis provocada por la pandemia ha mostrado algunas de las tendencias latentes en las sociedades postindustriales respecto al cuerpo, desde el nacimiento hasta la muerte. Asimismo, ha planteado profundas contradicciones, de incierto desenlace, entre salud, economía y libertad. ¿Cuáles son las prioridades?

Susan Sontag publicó en 1977 un notable ensayo, La enfermedad y sus metáforas, producto, en gran parte, de su experiencia con el cáncer de mama que consiguió superar. Se trata de una reflexión sobre la percepción y la interpretación social de las enfermedades en Occidente que abordó a través de la comparación de la tuberculosis –el mal por excelencia del siglo XIX– con el cáncer –la patología letal del siglo XX–. Posteriormente, la obra se amplió con una adenda sobre el SIDA, que entonces acababa de aparecer. Una relectura del trabajo de Sontag nos plantea la pregunta respecto a qué metáforas se están desplegando con la pandemia de la Covid-19. Ahora bien, para abordar esta tarea es preciso realizar una serie de esquemáticas mediaciones sin las cuales resulta imposible enfocar adecuadamente el problema. La autora parte de la herencia del cristianismo, según el cual las enfermedades son consideradas como una suerte de castigo divino –ya sea de modo individual o colectivo– por un comportamiento pecaminoso de la persona o de la comunidad. La enfermedad adquiere un carácter moral, resultando, en cierta manera, un estigma que avergüenza. Por ese motivo, en la medida que expresa una conducta desviada, es que la enfermedad, así como el estigma que representa, se procuraba ocultar. Ello explica porqué “enfermedad” y “mal” funcionan como sinónimos en lenguas latinas como el castellano o el francés, o directamente se funden en el catalán mediante la palabra malaltia.

Ciertamente, el proceso de secularización de las sociedades (post)industriales ha sustituido las explicaciones teológicomorales sobre la enfermedad por las certezas del método científico y, en el caso que nos ocupa, de la medicina. Ahora bien, ese arcaico sustrato religioso continúa siendo en cierto modo operativo, aunque, como veremos más adelante, con unos registros adaptados a la (post)modernidad. Otra cuestión que considerar radica en la ausencia de códigos culturales para afrontar la muerte. En virtud de lo cual, la muerte ha devenido un gran tabú que se intenta soslayar. Como observa Sontag y explican numerosos pacientes de cáncer, al diagnosticarse la enfermedad muchos amigos y conocidos evitan relacionarse con la persona enferma, en adelante marcada por el estigma de la muerte, a pesar de que el cáncer no es una patología contagiosa. Aquí debe apuntarse a la búsqueda de la seguridad total propia de las sociedades (post)industriales. Vivimos en sociedades que persiguen eliminar cualquier tipo de riesgo aun cuando ello resulte contradictorio con la misma existencia humana, la cual se encuentra sujeta a azares, incertidumbres y situaciones fuera de control. De forma complementaria a esta pulsión hacia la seguridad absoluta, se observa una fuerte tendencia que nos desplaza hacia escenarios apocalípticos que presagian un desastre total. Esto resulta constantemente escenificado en las películas sobre catástrofes naturales o tecnológicas que constituyen un género cinematográfico específico.

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 5


4-11 Santamaria 8pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:56 Página 6

sociedad

Ciertamente, la proliferación de los arsenales nucleares y las armas de destrucción masiva proporcionan cierta verosimilitud a esta posibilidad, aunque otro tipo de fenómenos –como los infundados temores sobre el colapso informático con la entrada del siglo XXI (el efecto 2000) o cierta utilización de los peligros del cambio climático– también se inscriben en esta dirección. Aquí quizás pueda rastrearse un cierto hilo de continuidad entre la doctrina cristiana del fin del mundo y el juicio final, completamente ajenos al pensamiento grecolatino, y en las tradiciones milenaristas de la Edad Media.

La responsabilidad recae sobre un Estado y un sistema sanitario incapaces de combatir la epidemia.

Ahora bien, sin negar esta secuencia de continuidad histórica, los escenarios apocalípticos de la (post)modernidad adoptan otros formatos. La catástrofe final –al menos en los relatos fílmicos que operan como una suerte de inconsciente colectivo– se produce, o por fenómenos naturales (meteoritos, glaciaciones, volcanes, terremotos…) no controlados por el hombre, o por manipulaciones tecnológicas que comprometen el equilibrio de las fuerzas de la naturaleza. El apocalipsis no se deriva de la voluntad divina, sino de fuerzas cósmicas o de la naturaleza que escapan al control de la ciencia o son provocadas por ésta. En el primer caso, los conocimientos científicos salvan a la Humanidad de la catástrofe; en el segundo, son éstos la causa del desastre que científicos honestos consiguen solventar en el mejor de los casos. En ambos casos, palpita el oscuro temor respecto a una civilización tecnológica que está agrediendo el orden natural, precipitando una catástrofe inevitable. Tampoco podemos omitir en estas consideraciones generales la relación del Estado con la salud pública. Las grandes epidemias (peste, cólera, viruela, gripe...) preindustriales introdujeron la intervención del Estado para evitar la propagación descontrolada del mal. Ahora bien, excepto en esos casos, durante largos siglos el cuidado de la salud fue una cuestión privada. La atención médica estaba reservada a quienes podían pagársela. Por otra parte, existían los hospitales para indigentes que, antes que proporcionar una curación a los enfermos, asumían el cometido de apartarlos de la circulación pública. Asimismo, gran parte de la población, sobre todo en las zonas rurales, recurría a los remedios tradicionales depositados en la figura del curandero. No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial cuando se extienden los sistemas públicos de salud, la cual deviene un derecho fundamental, y el Es-

6 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

tado se convierte –al menos en Europa– en el garante de la sanidad universal y gratuita de la ciudadanía. Llegados a este punto debemos indicar las complejas y a menudo contradictorias relaciones del sujeto (post)moderno con el cuerpo. Desde René Descartes y especialmente desde su discípulo La Mettrie, el cuerpo se concibe como una máquina separada del alma y del espíritu. De este modo, el objetivo de la medicina radica en reparar los desajustes mecánicos de la máquina corporal. En consecuencia, los hospitales funcionan como enormes talleres de reparación, donde cada órgano, como piezas de un aparato, tiene su especialidad. En la postmodernidad se profundiza en este registro de manera que el cuerpo no solo ha de ser arreglado cuando padece una patología, sino que puede –y hasta cierto punto debe– ser moldeado y diseñado. La modelación del cuerpo expresa un factor de carácter ético-estético. En sentido positivo, la buena presencia, la vista agradable del cuerpo, es responsabilidad moral del sujeto, lo cual explicaría la proliferación de los gimnasios y la práctica del deporte, así como una aversión hacia la gordura que exige dietas y regímenes draconianos. Esto se evidencia en las figuras esqueléticas de las modelos en los desfiles de moda o en la extensión de la anorexia entre las adolescentes. También puede apreciarse en el creciente cuidado extremo hacia los alimentos que ingerimos, donde algunas sustancias como el azúcar o las grasas se convierten casi en venenos mortales. En sentido negativo, deben sancionarse y castigarse aquellas prácticas consideradas lesivas para la salud del cuerpo como fumar, consumir drogas o entregarse a excesos sexuales. Aquí puede rastrearse genealógicamente la pregnancia de la relación del cristianismo con el cuerpo, considerado una materia sucia, fuente del pecado, frente a la pureza del alma. De este modo, los hábitos placenteros se asimilan a prácticas peligrosas para la salud, mientras que aquellos que exigen esfuerzo y un moderado sufrimiento se consideran saludables. Podría argüirse que la revolución cultural de la década de los 60, por un lado, y la paralela extensión de la sociedad de consumo, por otro, rompieron, o al menos cuestionaron, este paradigma ascético por medio de la recuperación de los valores hedonistas de la antigüedad. No obstante, el SIDA, que acaso no coincidió casualmente con la revolución conservadora de Reagan y Thatcher, propició una reacción conservadora, de vuelta a los ascéticos valores tradicionales. Así, en la actualidad, asistimos a un precario equilibrio entre ambos vectores que, pudiera parecer, la Covid-19 decanta a favor de los segundos. En cualquier caso, el ideal estético/moral del cuerpo hermoso, esbelto, sin grasa y eternamente joven provoca, sobre todo en las mujeres, una compulsión para mantener artificial-


4-11 Santamaria 8pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:56 Página 7

sociedad

mente un aspecto juvenil que acarrea, en no pocos caso, recudesterrado para siempre las mortíferas epidemias preindusrrir a la cirugía. El efecto colateral no resulta difícil de adivinar: triales, con unas tasas de letalidad incomparablemente supela degradación del estatuto social de la vejez, una etapa vital riores a la actual pandemia. No obstante, hemos de tener preque resulta vivida como indeseable. sente que desde entonces la interpretación social de la muerte Ahora bien, más allá de estos aspectos de carácter estétise ha modificado sustancialmente por cuanto que ha desapaco/moral sobre el cuidado y la imagen del cuerpo, en la postrecido la sanción teológica que la hacía explicable y hasta ciermodernidad éste puede y hasta cierto punto debe ser diseñato punto soportable. Ahora la muerte resulta infinitamente do. No solo, como hemos indicado, a través de la cirugía estétimás intolerable: no existe el consuelo de la vida eterna y la ca, sino también, desde su propio nacimiento, a través de las ciencia médica no ha descubierto aún la manera de evitarla, técnicas de reproducción artificial o asistida; asimismo meaunque sí de retrasarla. Entre los pueblos primitivos o naturadiante las operaciones y los tratamientos hormonales para el les, las enfermedades y la muerte eran achacadas a actos de cambio de sexo. El sexo masculino o femenino deja de constibrujería en lugar de a causas físicas. En la actualidad, tras la tuir una determinación biológica, que compartimos con los muerte de Dios, ante la ausencia de un marco cultural explicaanimales, y deviene una elección psicopersonal, la cual solo tivo, se buscan responsabilidades del fallecimiento, ya sea del resulta viable mediante la aplicación de técnicas quirúrgicas y farmacéuticas. Ambas líneas de penetración sobre el cuerpo “natural”, parecen preludiar la conclusión lógica de este proceso, a saber: la manipulación genética integral desde el nacimiento que permitiría, en una primera fase, elegir no solo el sexo, sino incluso toda una serie de características físicas, incluida la raza. En una segunda fase, se consideraría que la reproducción humana es un asunto demasiado serio para dejarlo en manos de los particulares, como se proyecta en numerosos relatos distópicos de cienciaficción. De este modo se culminaría el proceso de medicalización de la vida humana, denunciado por Iván Illich. Si hasta ahora hemos asistido a una progresiva medicalización de procesos biológicos anteriormente considerados naturales –como el La incredulidad de santo Tomás, por Caravaggio. “Ahora la muerte resulta infinitamente más intolerable: no existe el nacimiento, el embarazo, el parto, la consuelo de la vida eterna y la ciencia médica no ha descubierto aún la manera de evitarla”. menopausia o la vejez–, la tendencia lógica apunta a que la medicalización devenga total y amplíe sus difunto por descuidar las prescripciones de una vida sana, ya dominios hasta el origen mismo de la vida, como de hecho ya sea por la incompetencia de los médicos. sucede con la reproducción asistida. En el caso de la enfermedad causada por el coronavirus, la responsabilidad recae sobre un Estado y un sistema sanitario Procesos de atomización incapaces de combatir la epidemia, de modo que las cifras de Con estos rudimentarios elementos, cada uno de los cuales infectados y difuntos se interpretan como una impugnación exigiría un desarrollo más extenso y complejo, abordemos qué directa hacia los responsables políticos. Esto ha generado una papel juega la pandemia en el ámbito de lo que se ha venido a suerte de competición entre los Estados-nación, cuyas estadísdenominar biopolítica. ticas de contagiados y fallecidos se interpretan como una claLa Covid-19 aparece cuando las vacunas parecían haber sificación de aquellos que están gestionando mejor o peor la

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 7


4-11 Santamaria 8pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:56 Página 8

sociedad

pandemia. Todo ello favorece las tendencias nacionalistas y refuerza las atribuciones de los Estados-nación cuestionadas por la globalización neoliberal. A diferencia del SIDA, cuyo contagio puede atribuirse al comportamiento (in)moral del sujeto, el contagio de Covid-19 no podría atribuirse, en principio, a su conducta. Ahora bien, se observa la creciente tendencia a imputar el contagio a las prácticas del infectado que ha incumplido las normas concomitantes a la distancia de seguridad o al uso de las mascarillas. Las autoridades políticas buscan transferir la enorme presión mediática a que están sometidas sobre el comportamiento de ciertos sectores de la ciudadanía, especialmente la juventud. Se afirma que, si se siguiesen estrictamente las normas sanitarias, el número de contagios sería considerablemente inferior. De ahí la insistencia de atribuir a las reuniones sociales o familiares el origen de la mayoría de los rebrotes, como si los contagios no se produjesen en los centros de trabajo o en los centros escolares, pero tampoco en el transporte público que es usado para desplazarse. Así, en cierto modo, retorna el tema del carácter moral de la enfermedad tan profundamente inscrito en nuestra tradición cultural. La sintomatología de la pandemia, cuyo virus se propaga por las gotículas expulsadas por la boca y la nariz, exige el distanciamiento físico de las personas y su confinamiento en caso de contagio. En su límite extremo esto supondría erradicar todos los contactos físicos y sociales, culminando así el proceso de atomización propio de la evolución de las sociedades humanas. Del clan y el linaje de los pueblos naturales se pasó a la familia campesina de base amplia donde conviven las tres generaciones y, posteriormente, a la familia nuclear, formada por la pareja y sus hijos si los hubiere. Actualmente un creciente número de personas vive en soledad, como en Suecia, donde son aproximadamente la mitad de la población. En este sentido es que la prevención del contagio por medio del distanciamiento físico y social parece apuntar a la culminación del proceso de atomización. El coronavirus, cuya tasa de mortalidad se concentra en los ancianos, ha revelado el problema del tratamiento de la vejez tras la destrucción de la familia de base amplia, unida al estigma social vinculado a la senectud en una sociedad que idolatra los valores de la juventud. Ello se produce cuando los avances médicos han alargado considerablemente la esperanza vida; eso sí, a costa de una medicalización de la vejez que alarga la vida a veces en condiciones inhumanas. Los ancianos son percibidos como seres improductivos que no tienen nada que aportar, deviniendo una pesada carga emocional y económica que se transfiere a instituciones públicas o mayormente privadas. Acaso la ley de la dependencia hubiera podido paliar este

8 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

La extracción de la piedra de la locura. Anónimo. La medicalización de la vida cotidiana es un proceso en aumento.

problema, pero en la práctica no se cumple y, en la mayoría de los casos, no se accede a las ayudas económicas a las familias que aun cuidan de sus ancianos. Si, hasta hace una generación, los abuelos eran acogidos en el núcleo familiar para vivir sus últimos años con sus hijos y nietos, ahora, al menos entre la clase media, son arrojados a inhóspitas residencias geriátricas que durante la pandemia se han convertido en trampas mortales. Otro aspecto que podemos considerar es el relativo a las consecuencias psicológicas en la infancia y la adolescencia, cuando se forma la personalidad humana, de la experiencia del aislamiento social y la prohibición de mantener contactos físicos. Aunque no resulta difícil de adivinar que una situación como la descrita profundizará todavía más en el proceso de atomización y destrucción de los referentes colectivos. Para cumplir con el requerido aislamiento y con el bloqueo de los contactos sociales es preciso incrementar el control social y desplegar a los cuerpos policiales necesarios para supervisar su cumplimiento. Este fenómeno alcanza su paro-


4-11 Santamaria 8pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:56 Página 9

sociedad

xismo con las patrullas policiales en los barrios populares de Madrid o la cesión de los datos de los confinados a los cuerpos policiales en Castilla-La Mancha. Una supervisión que cuenta con la colaboración entusiástica de numerosos ciudadanos partidarios del incremento del control social contra aquellos que vulneran unas normas que en ocasiones son contradictorias, por no decir absurdas. Aquí lo que importa no es tanto la eficacia de las medidas sanitarias como sí el cumplimiento de la norma. La impotencia de las autoridades políticas sometidas, como hemos apuntado, a una enorme presión social y mediá-

La prevención del contagio por medio del distanciamiento físico y social parece apuntar a la culminación del proceso de atomización.

tica que les responsabiliza de las muertes y los contagios, deriva en un incremento de las medidas restrictivas, algunas con escaso o ningún respaldo científico como la obligación de llevar mascarillas en espacios abiertos, la prohibición de fumar a menos de dos metros de distancia o el cierre de los establecimientos hosteleros a determinadas horas. Unas medidas que persiguen eximir a los gobernantes de parte de sus responsabilidades al transferirlas a la ciudadanía y proyectar la imagen de que están haciendo todo lo que pueden para combatir la pandemia. De este modo, cuando una administración autonómica

Se observa la creciente tendencia a imputar el contagio a las prácticas del infectado que ha incumplido las normas.

anuncia medidas aún más restrictivas, casi automáticamente el resto se suma a ellas, independientemente de la existencia o inexistencia de evidencias científicas para promulgarlas. Aquí, como ya analizó Sontag, suelen aflorar las metáforas militares. El virus es un enemigo que invade nuestros cuerpos, un virus contra el cual se ha de combatir como en la guerra, con severa disciplina castrense y con la unidad sin fisuras de la nación para hacer frente al enemigo. Negacionismo En este punto hemos de mencionar el papel jugado por los medios de comunicación de masas como propagadores de

miedo en ingentes cantidades. Una producción social del temor que provoca reacciones conservadoras y autoritarias que exigen la actuación represiva del Estado para proteger a la población. Las cifras se presentan de tal forma que los aspectos más mortíferos de la pandemia son destacados, eludiendo mencionar su relativamente baja tasa de mortalidad, así como su especial incidencia en ciertos grupos de edad o con patologías previas, poniendo el acento sobre el creciente número de contagiados y evitando citar el número de asintomáticos. Asimismo, se ha acuñado el adjetivo descalificatorio de “negacionista” para estigmatizar a aquellos que plantean dudas sobre la eficacia de las medidas sociosanitarias. Cierto es que existen colectivos que niegan la existencia del virus, y atribuyen las medidas contra su difusión a una especie de oscura conspiración universal. Estos colectivos o grupos son sumamente heterogéneos, y en ellos confluyen desde la extrema derecha hasta ciudadanos sin una adscripción política definida, pero disconformes con el brutal ataque a las libertades individuales. No seremos nosotros quienes neguemos la existencia del virus. Pero sí debemos apuntar –y ese es nuestro cometido– a la férrea disciplina ideológica que dificulta extraordinariamente enunciar un pensamiento crítico sobre las consecuencias sociales de la pandemia. Doble contradicción El desarrollo de la pandemia plantea dos ámbitos contradictorios. Uno relativo al inestable equilibrio entre salud y economía; otro, a la dicotomía entre salud y libertad. Respecto al primero, la respuesta sanitaria ideal consistiría en la paralización de todas las actividades económicas, pero también educativas, sociales y culturales para evitar los contactos físicos a través de los cuales se propaga el virus. Confinando indefinidamente a la población es como se lograría, finalmente, una tasa de contagio cero. Ahora bien, esas medidas radicales no solo imposibilitarían la existencia misma de la vida en sociedad, sino que precipitarían una crisis socioeconómica de imprevisibles consecuencias. En términos generales, la contradicción se resuelve a favor de la economía, como se comprobó con el levantamiento de las restricciones a la movilidad para salvar al turismo. Aquí debe apuntarse que la rápida expansión del virus cuestiona los procesos de globalización, no solo por la deslocalización de la producción a escala mundial, pues la enorme movilidad planetaria de la población, favorecida por los bajos costes de los viajes aéreos, habían generado un volumen de desplazamientos sin precedentes otorgando credibilidad a las teorizaciones de Marshall McLuhan sobre la aldea global.

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 9


4-11 Santamaria 8pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:56 Página 10

sociedad

Esto puede apreciarse en la vuelta a los centros escolares impulsada, no tanto por la preocupación de garantizar la educación de niños y adolescentes, sino para que los colegios cumplan con su función de aparcamiento de menores y permitan a sus padres acudir a sus trabajos. Ello también se aprecia en las flagrantes contradicciones que se producen al promulgar duras medidas de limitación la distancia social en espacios de ocio y equipamientos culturales o en el número de asistentes en reuniones familiares o de amigos, al tiempo que se permite la saturación de los transportes públicos utilizados por los trabajadores para acudir a sus centros de trabajo. A las clases medias se les insta a practicar el teletrabajo, que para algunos “ha venido para quedarse”, lo cual profundizaría aún más los citados procesos de atomización. El centro laboral perdería sus características socializadoras y se dificultarían extraordinariamente las reivindicaciones sindicales entre asalariados aislados y sin contacto entre ellos. Para los trabajadores de escasa cualificación el teletrabajo resulta imposible, por lo que deben asumir mayores riesgos de contraer el virus. En la pandemia ha vuelto a evidenciarse la estructura de clases donde los trabajadores manuales, residentes en pisos pequeños y barrios densamente poblados, están más expuestos a contraer la enfermedad. El confinamiento selectivo en Madrid ha puesto de relieve ese carácter clasista y discriminatorio. Es más, en los discursos de la derecha y la extrema derecha se apunta a los inmigrantes como los grandes propagadores del virus, cuyo estilo de vida –Isabel Díaz Ayuso dixit– contribuye a propagar la enfermedad.

El Estado, tanto en el terreno sanitario como en el socioeconómico, aparece como la única instancia capaz de proporcionar una cierta protección.

Por otro lado, la pandemia ha mostrado las consecuencias de los recortes y de las privatizaciones en sanidad, que castigan más severamente a las clases trabajadoras, así como las condiciones laborales de gran precariedad de muchos profesionales del sector. Ciertamente, en el contexto de nuestras relaciones con el cuerpo, la sanidad se revela como uno de los mayores ámbitos de negocio que, desde una perspectiva neoliberal, exige detraerlo del sector público para realizar la plusvalía capitalista en el sector privado. En realidad, la plusvalía, como ya mostró Karl Marx, se extrae de la fuerza de trabajo que no es otra cosa que la energía vital del trabajador. Ahora esa extracción de plusvalía se ha extendido del ámbito de la

10 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

Detalle de Tríptico del Juicio Final, por El Bosco. “El apocalipsis no se deriva de la voluntad divina, sino de fuerzas cósmicas o de la naturaleza que escapan al control de la ciencia o son provocadas por ésta”.

producción al de la reproducción de la fuerza de trabajo, que en época de Marx constituía un ámbito escasamente mercantilizado. No obstante, el Estado, tanto en el terreno sanitario como en el socioeconómico, aparece como la única instancia capaz de proporcionar una cierta protección a las clases asalariadas y a las empresas. Así se emprenden medidas, como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) o la renta mínima vital, que cuestionan algunos de los aspectos más dogmáticos del pensamiento económico neoliberal. Además, desde la Unión Europea se liberan fondos financieros para ayudar a ciertos sectores económicos y se permite un incremento del gasto público y un mayor nivel de endeudamiento frente a las recetas de la ortodoxia neoliberal. Unas medidas adoptadas para evitar o al menos paliar el hundi-


4-11 Santamaria 8pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:56 Página 11

sociedad

miento de las actividades económicas y también para prevenir eventuales estallidos sociales. Una vez más vuelve a demostrarse que, cuando el mercado capitalista desregulado y entregado a sus tendencias espontáneas genera caos, desigualdad y crisis, se requiere la intervención de los aparatos del Estado como las únicas instancias capaces de restablecer cierto orden social y evitar el hundimiento del sistema, aunque siempre acabe favoreciendo a quienes han provocado el desastre al permitirle empezar un nuevo ciclo. La Covid-19 ha planteado una contradicción entre salud y

En la postmodernidad el cuerpo puede, y hasta cierto punto debe, ser diseñado. libertad en la medida que las normativas para contener el virus –doblegar la curva– se realizan a costa de un severo recorte de las libertades individuales. El combate contra la pandemia –por utilizar los términos militares al uso– se resuelve con medidas autoritarias y con la invasión de los poderes públicos en ámbitos privados. Ciertamente, algunos aspectos de este despliegue del control social podrían explicarse para reducir la propagación del virus, pero no podemos evitar la sospecha que acaso, como el teletrabajo, esta línea de penetración de los aparatos estatales en ámbitos hasta ahora privados no haya venido para quedarse. Efectos deletéreos Resumamos, para finalizar, algunas de las consecuencias más visibles del impacto de las medidas sociosanitarias emprendidas para atajar el coronavirus. El cuerpo y sus fluidos se convierten en fuente de peligros mortales. Esto vigoriza los valores ascéticos y represivos tradicionales de raíz cristiana como se muestra en las prohibiciones de prácticamente todas las actividades lúdicas y placenteras.

La implementación de las medidas de aislamiento y confinamiento profundiza los procesos de atomización de la sociedad y la destrucción de los espacios colectivos al reducir al mínimo los contactos sociales entre sujetos cada vez más aislados. El cumplimiento de estas medidas exige un crecimiento exponencial del control social y la penetración de los poderes públicos en ámbitos hasta ahora privados. La experiencia del recorte de las libertades fundamentales acostumbra amplios sectores de la ciudadanía a someterse a las exigencias de las autoridades estatales por absurdas y contradictorias que éstas sean. Además, se hace a la ciudadanía partícipe de estos mecanismos de control dando rienda suelta a la indignación contra aquellos que incumplen las normativas considerados un peligro para la salud pública. Una vuelta de tuerca más en la sociedad disciplinaria analizada por Michel Foucault. Asimismo, se robustece el avance de la medicalización de la vida cotidiana y la penetración de la medicina en ámbitos donde hasta ahora no se había introducido. Se agiganta aún más el papel del médico como sumo sacerdote de la vida y la muerte en las sociedades postindustriales. En el orden socioeconómico, la pandemia agudiza la desigualdad entre las clases sociales, pero al mismo tiempo apunta a una relativa reorientación de la globalización neoliberal, ampliando las facultades de las instancias estatales para intervenir en la economía a fin de evitar un desastre que haga implosionar el sistema capitalista. Resulta muy difícil realizar un pronóstico sobre el panorama que se dibujará cuando se supere la crisis sanitaria y se manifiesten con toda su crudeza los efectos de la crisis socioeconómica provocada por la pandemia. Las perspectivas son con certeza sombrías, especialmente cuando se habla de una “nueva normalidad” que apunta a mantener algunas de las medidas restrictivas a la libertad de movimiento y pensamiento que están jalonando la expansión de la Covid-19 ■

EL VIEJO TOPO

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 11


12-17 Rosanna Color.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:59 Pรกgina 12

in memoriam

12 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


12-17 Rosanna Color.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:59 Página 13

in memoriam

La chica del Novecento por Higinio Polo

S

u vida atraviesa un siglo que termina con un desencanto proporcional a las vastas esperanzas que surgieron acabadas las dos grandes guerras. No obstante, las energías políticas de Rossanda no fueron desvaneciéndose: sus convicciones permanecieron arraigadas en los ideales comunistas y en la fuerza de quienes tienen un mundo por ganar.

Se nos ha ido Rossana Rossanda. Ahora, sí, en Italia, el Novecento terminó, aunque sea dos décadas después. Ella supo descifrarlo desde el surco abierto por el congreso de Livorno que Achille Occhetto cerró con una sumisa inclinación de cabeza en el XX congreso de Rimini, la ciudad de Fellini, lanzando un inadvertido recordatorio a la Prova d’orchestra, entonces con la mayoría de los músicos obedientes. Rossanda había nacido el año de la muerte de Lenin en la cambiante Pola (en una Istria que entonces era Italia, después fue Yugoslavia y acabó en la triste Croacia de nuestros días), en aquella desdichada Italia fascista donde Benedetto Croce había llegado a votar por Mussolini, aunque después rectificara. Rossanda pasó sus primeros años por Venecia y por Milán, donde ingresó en la universidad. Destruida su casa por los bombardeos, Rossanda volvió a Venecia, y después a Padua, en esa Italia donde, dice, “Mussolini había agitado un rencor de miserables”, antes de que Víctor Manuel de Saboya lo sustituyera por Badoglio. La república de Salò nació con las botas alemanas, y Rossanda vivió después en Milán, en la confusión de los rumores, la guerra y los alemanes, donde constata que son los comunistas quienes tienen la decisión para actuar y un plan para combatir al fascismo: así se convirtió en la Miranda de los partisanos, enlace con grupos resistentes, las deportaciones, las consecuencias del ataque británico lanzado sobre Milán en agosto de 1943 por los quinientos bombarderos del siniestro Harris, que casi destruyeron Santa Maria delle Grazie y cubrieron de polvo y arena La últi-

ma cena de Leonardo. Allí contempló los cadáveres de los partisanos fusilados, amontonados en Piazza Loreto, y después el despojo de Mussolini y Clara Petacci en el mismo lugar, mientras las mujeres hervían la colada con cenizas y la guerra era un fragor de bicicletas. Los nazis habían abierto un campo de exterminio, el único en Italia, cerca de Trieste, en la Risiera di San Sabba, en septiembre de 1943, aunque eso Rossanda lo sabría después. Ella misma cita el momento en que se incorporó a la lucha clandestina, en la oscura Italia de Mussolini: “Yo me hice comunista en octubre de 1943, cuando me descubrí como una rama en un mundo que se despeñaba”. La huelga de marzo de 1944 en Milán, cuando Togliatti volvió a Italia desde el exilio soviético justo para la svolta di Salerno, anunciaba ya la insurrección que el año siguiente liberó la ciudad secundando a la resistencia de Longo, Sereni y Pertini. En esos años Rossanda traba relación con el filósofo Antonio Banfi, con cuyo hijo Rodolfo se casó en un primer matrimonio; después, lo hizo con K. S. Karol, el comunista polaco con quien compartió el resto de su vida. La liberación del 25 de abril encuentra una Milán llena de escombros por las calles, que se ahogaba en el olor a cebollas podridas, el mercado negro, la mafia, la ocupación militar de los americanos; cuando se comía cualquier cosa, hasta el punto de que vecinos de Rossanda condimentaron la carne con polvo blanco que había llegado con los paquetes norteamericanos y que resultaron ser las cenizas de una mujer, mientras

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 13


12-17 Rosanna Color.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:59 Página 14

in memoriam

los comunistas acariciaban la revolución, sabiendo que la Unión Soviética estaba muy lejos, y los obreros de Sesto San Giovanni se sentían dueños de las fábricas, gracias al empuje del sindicato y a las células comunistas, en la labor militante que llevaba a Rossanda y sus camaradas a recorrer barrios y pueblos. Son los años de su formación militante, de su compromiso con el movimiento obrero, que llenaría todo el resto de su vida. El PCI entró en el gobierno de la liberación, con ToRossanda pasa a trabajar gliatti de ministro de Grapara el partido, con cia y Justicia, además de un salario similar al de un Gullo y Scoccimarro en Agricultura y en Finanzas, obrero, como tenían y después, en el segundo todos los dirigentes gobierno De Gasperi, con comunistas. Sereni y Ferrari en Asistencia y en Transportes, hasta que fue expulsado en 1947. El acoso a los comunistas en el inicio de la guerra fría culmina en las elecciones de 1948, que le fueron robadas al PCI en una operación organizada por la recién creada CIA norteamericana con el concurso del Vaticano. Aquel año fue el atentado contra Togliatti, que estuvo a un paso de la muerte; la huelga general de protesta paralizó Italia durante varios días, aunque finalmente el PCI decidió llamar a la vuelta al trabajo, preocupado por la hipótesis de que De Gasperi iniciase una dura represión. Rossanda, que participó en las visitas a fábricas para convencer a los trabajadores, recordaba que volvieron a los tajos a desgana, aunque entonces a ningún obrero se le hubiera ocurrido oponerse al Partido Comunista: era su partido, eran los suyos. Es entonces cuando Rossanda pasa a trabajar para el partido, con un salario similar al de un obrero, como tenían todos los dirigentes comunistas; en noviembre de 1949 pudo visitar la Unión Soviética y comprobar los estragos de la invasión nazi. Enseguida se inició la represión, y los propietarios del país se vengaron por la inquietud que habían sentido tras la guerra: temieron la llegada de la revolución. Después, empezaron a arrebatar derechos a los trabajadores, con el PCI atrincherado en la Constitución. Los milaneses llenaban las fiestas de l’Unità en Monza, encima de Sesto San Giovanni, mientras hacen frente a la persecución: Pietro Ingrao explica en sus memorias que, entre 1948 y 1950, la represión contra los trabajadores fue mayor todavía que durante el fascismo, hasta el punto de que la policía dispersaba huelgas a balazos y los patrones despedían obreros en los talleres. Hasta 1953, la policía asesinó en las calles y en las fábricas a más de ciento cincuenta trabajadores, protagonizando matanzas como la de Portella della Ginestra, en Sicilia, donde once campesinos fueron asesinados a tiros;

14 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

masacres que siguieron después: en julio de 1960, cinco militantes del PCI fueron asesinados por la policía en Reggio Emilia durante una manifestación. En 1953 llegó la legge truffa, la ley estafa electoral para mantener en el poder a la democracia cristiana y limitar los diputados comunistas en el parlamento. El PCI era un partido disciplinado, que daba sentido a la vida porque podía explicar la condición obrera en Italia y ligarlo a los sucesos que ocurrían en Berlín, Moscú o en la lejana China, pese las dificultades de posguerra y a la acción de la policía, a la constante represión: el código penal de Rocco, aprobado bajo el fascismo, estuvo en vigor hasta 1989. Pero, aunque el PCI aumentaba su fuerza electoral, jamás le hubieran dejado acceder al gobierno: Estados Unidos, la OTAN, los poderes italianos, el ejército y la mafia, configuraban una coalición invencible, dispuesta a todo, incluso a aplastar a sangre y fuego una victoria electoral comunista. El riesgo era tan real que el PCI mantuvo durante muchos años una estructura clandestina, dirigida por Pietro Secchia, nutrida con partisanos que conservaban las armas de la resistencia, dispuesta a responder a un golpe de Estado fascista o a una intervención del ejército. Los años cincuenta, que pasan de la alegría por la revolución de 1949 en China al desgarro del informe Kruschev, la condena de Stalin, y la campaña húngara, son los del PCI de dos millones de militantes, cuando consigue una potente articulación de los trabajadores y crea redes de fraternidad y solidaridad, pese a las represalias y al sabotaje de los medios de comunicación: Rossanda recordaba que hasta 1963 ningún comunista había aparecido en televisión. En 1962, Rossanda fue enviada por el PCI a España, para entrar en contacto con la oposición antifranquista. Ella se había hecho bolchevique con el recuerdo de las noticias de la guerra civil española que surgían de las radios fascistas italianas, donde los comunistas eran siempre tenebrosos. Fue un viaje clandestino, por Barcelona, Madrid, Toledo, Sevilla, San Sebastián, del que no se obtuvieron resultados por la desconfianza y la dispersión de la resistencia. Se vio con José Agustín Goytisolo, Armando López Salinas, Luis Martín Santos, Javier Pradera, con personajes de la derecha marginada, como Ridruejo y Gil Robles, y con miembros del PCE, del PSOE y de la CNT. En su informe al PCI, Rossanda no ocultó la difícil situación de la resistencia clandestina española, la distancia entre el discurso y los análisis que hacían los comunistas del exterior con la realidad del país, y narró el viaje, años después, con ironía, titulando el libro Un viaggio inutile, que publicó en 1981, aunque siguió rechazando cualquier desencanto, en los años ochenta tan recurrente. En 1963, a petición de Togliatti, Rossanda pasó a dirigir la


12-17 Rosanna Color.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:59 Página 15

in memoriam

Lucio Magri y Rossana Rossanda, fundadores de Il Manifesto

comisión de cultura del PCI, dejó Milán por Roma, y pasó a ser diputada, siempre cobrando como un obrero, frecuentando en esos años a Pasolini, Calvino, Vittorini, Colletti, Carlo Levi, Galvano della Volpe. Mientras Visconti y Pasolini educaban el sentimiento de la nueva Italia (“actualmente solo los comunistas son capaces de proporcionar una nueva cultura” había escrito en 1947 el poeta), las dificultades del moviRossanda se había miento comunista interhecho bolchevique con nacional, la desconfianza el recuerdo de las noticias de entre Moscú y Pekín, encontraron en Togliatti al dila guerra civil española que rigente que puso freno al surgían de las radios fascistas ímpetu de Kruschev: cuanitalianas. do el dirigente soviético quiso convocar a todos los partidos comunistas para condenar a China, Togliatti se negó. En su viaje a Moscú, en 1964, tuvo lugar su disputa con los dirigentes soviéticos Ponomariov y Suslov sobre cómo abordar la cuestión china, antes de partir hacia Yalta, donde murió. La muerte de Togliatti cerraba toda una época en Italia, subrayada en un sobrecogido silencio por la enorme muchedumbre que acompañó el féretro que acababa de llegar de la Unión Soviética, interrumpido por las palabras de duelo de Breznev y Dolores Ibárruri, entre otros dirigentes comunistas, que Guttuso pintaría en un mar de banderas rojas. Un mes después (por decisión de Luigi Longo, con Berlinguer en contra) Ri-

nascita publicaba el Memorial de Yalta de Togliatti, decisión que suscitó el enfado del Partido Comunista francés y de Moscú. Rossanda tuvo una excelente relación con Togliatti y, aunque criticó aspectos de su trayectoria, supo valorar su desempeño, que encomió después, como valoró siempre la figura de Berlinguer. En 1967, Rossanda pudo viajar a Cuba, y recorrer el país con K. S. Karol, Carlos Franqui, Marguerite Duras, Jorge Semprún, Colette, hablando con Fidel Castro. Se había casado con K. S. Karol en 1963, y la simpatía que su marido siempre mostró por China, sus encuentros con dirigentes chinos como Zhou Enlai, su amistad con Castro, estimularon aún más su interés por los asuntos internacionales. Pero veinte años después de la liberación, Italia había cambiado, el comunista Ennio Morricone ponía música a Por un puñado de dólares que parecía anunciar los nuevos tiempos que llegaban de mercenarios, tiburones y fondos de reptiles, la evidencia de las trampas y de la compra de votos de la mafia, la corrupción de la derecha vaticanista y la vigilancia de Washington, cuyo poder había debilitado la confianza en las elecciones, hasta el punto de que se podía gritar “Elecciones, trampa para idiotas”, como escribió Sartre en las postrimerías de mayo del 68. Y las partisanas que habían protagonizado la liberación se dieron cuenta de que las organizaciones de izquierda reproducían mecanismos de la vieja sociedad, dejando de lado a las mujeres. Pietro Ingrao, referente del ala izquierda del PCI, y Giorgio Amendola de la más moderada, configuraban un partido que conseguía, desde la oposición, condicionar muchas de las decisiones del gobierno, e imponer leyes progresistas desde la presión de las fábricas y el sindicato. Ya había grietas: Amendola llegaría a afirmar que el congreso de Livorno y la división del Partido Socialista Italiano había sido un error, aunque su soledad en la dirección del PCI fue absoluta, pero sus ideas de 1964 se ejecutarían de otra forma con el desfalleciente Occhetto de 1991: un cuarto de siglo de espera. También entre quienes crearon Il Manifesto, como Luigi Pintor, Lucio Magri, Aldo Natoli, Massimo Caprara y Rossanda: querían transitar entre las nuevas generaciones y la experiencia acumulada del comunismo italiano, pero fueron expulsados del partido tras el congreso de Bolonia. El periódico apareció en junio de 1969, dirigido por Magri, y llegó a vender cincuenta mil ejemplares cuando se convirtió en diario. Quiso ser el puente entre las nuevas inquietudes que habían surgido

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 15


12-17 Rosanna Color.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:59 Página 16

in memoriam

entre la izquierda joven en los inquietos años sesenta y la fortaleza y la capacidad del Partido Comunista; Rossanda reconoció después que aquel intento fracasó. Rossanda salió de la secretaría de cultura del PCI, dejó de ser diputada, e intentó regresar a Milán, aunque la editorial de Giulio Einaudi Il Manifesto Quiso ser el rechazó su solicitud de puente entre las nuevas trabajar con ella. Muchos inquietudes que habían años después, cuando escribió sus memorias, pusurgido entre la izquierda blicadas en Italia cuando joven y la fortaleza y Rossanda tenía ya más de la capacidad del Partido ochenta años, se detuvo en Comunista. ese momento de la ruptura con el PCI, como si no quisiera contar su vida posterior, tan dilatada y rica, siempre interviniendo en la política italiana desde sus convicciones comunistas, que nunca abandonó, ni siquiera cuando Occhetto disolvió el PCI que la había expulsado. Ella siguió escribiendo en Il Manifesto, participando en la izquierda. El golpe fascista de Pinochet en Chile, y la reflexión de Berlinguer en Rinascita dieron paso a la incertidumbre sobre el futuro. Si en los años setenta los sindicatos italianos pudieron imponer notables mejoras, que contemplaban incluso horas de estudio pagadas, descontadas de la jornada laboral, años resueltos que culminaron con la ocupación de la FIAT en 1980, con Berlinguer entrando en la fábrica turinesa, después no acertaron a oponerse de manera eficaz a la transformación del capitalismo italiano, y el cansancio de las organizaciones obreras en Europa ante el asalto de las brigadas de Thatcher y Reagan a lo largo de los años ochenta, la desconfianza en las propias fuerzas cuando ya el otoño caliente de 1969 quedaba lejos y los sindicatos empezaban a temer la pérdida de em-

16 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

pleos, hicieron el resto. En junio de 1984, Berlinguer cayó fulminado mientras hablaba a una inmensa multitud en Padua contra la abolición de la escala móvil de salarios que tantos esfuerzos había costado conseguir, y su funeral romano mostró de nuevo la fortaleza del PCI, con un millón y medio de italianos despidiéndole a él y al compromiso histórico, con Gorbachov entre los asistentes. Pintor, Parlato, Aldo Natoli, Magri, volvieron al PCI con todo el PdUP en noviembre de 1984. No lo hizo Caprara, que había sido durante dos décadas ayudante de Togliatti y fundador de Il Manifesto, que se incorporaría años después a la Forza Italia de Berlusconi, como Franco Frattini, otro miembro de Il Manifesto que después sería ministro de Asuntos Exteriores con Berlusconi, o como Tiziana Maiolo, en una metáfora involuntaria y mezquina de la derrota de la izquierda, de los saldos contables y la desvergüenza: Caprara llegó a acusar después a los comunistas de “falta de humanidad”, mientras vendía el evangelio de la vieja Democrazia cristiana reconvertida al berlusconismo. Qué ironía: Frattini sustituyó en el ministerio de Exteriores a D’Alema, otro converso que acabó en las aguas sucias del atlantismo. Era, de nuevo, la Italia mezquina que se enfangaba con el viejo poder de las redes corruptas y de las tangenti, los sobornos que acabaron en la podredumbre berlusconiana, donde todo se compraba y se vendía, y aquellos herederos de Occhetto se arrojaron a los brazos de la más grotesca política italiana, llena de oportunistas y sujetos ansiosos de riqueza, capaces de venderse al mejor postor y de acompañar guerras imperiales. La debilidad sindical, de la potente CGIL y de otros sindicatos menores, fue paralela al reforzamiento de los círculos de la Lega y de una diáspora de militantes comunistas y de izquierda que se recluiría en la abstención, junto a la desaparición de las organizaciones de izquierda radical que habían tenido una notable presencia en la Italia de esos años. La oleada de 1989 y la destrucción del socialismo europeo dejó el camino abierto para la destrucción del PCI, en febrero de 1991, comandada por el hoy olvidado Occhetto: fue un regalo para la burguesía italiana, pero no para las esperanzas de cambio de la izquierda italiana y europea. La izquierda italiana, y europea, no supo ver la oleada de cambios y transformaciones del nuevo capitalismo, que se acentuaría tras la catástrofe de 1991 y la desaparición de la Unión Soviética. Pero esa es otra historia, aunque sea la misma. En pocos años, los seguidores de Occhetto acabaron confluyendo con los laboristas británicos y la vieja socialdemocracia atlantista, aceptando el liberalismo. La disolu-


12-17 Rosanna Color.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 12:59 Página 17

in memoriam

ción del PCI fue un obsequio innecesario, una capitulación absurda que la Bolognina vendió como el pago para cambiar Italia sin saber que en vez de ello llegaría Berlusconi, la Liga, la xenofobia y el nacionalismo: en realidad, supuso la aceptación de la derrota. Rossana Rossanda sabía que acabar con el PCI era terminar con la izquierda italiana, algo que habían intentado todos los gobiernos de la Democrazia cristiana, de la CIA y de los poderes ocultos occidentales que se expresaron en la red Gladio y en la OTAN. Después, llegó la hiel del gobierno de Massimo D’Alema apoyando la guerra en Kosovo, para que Estados Unidos pudiera crear un gobierno de criminales dirigido por Thaçi, un mafioso y traficante de órganos humanos. Jean Daniel, amigo suyo, definió a Rossanda como “luminosa e intransigente”. Era justo: su figura atraía, pero su intransigencia era solo en la defensa de las ideas comunistas, en su insobornable apoyo a los trabajadores, a los excluidos. Su interés por la figura de Antígona, a quien dediSu intransigencia era solo có un ensayo, está ligado a en la defensa de las ideas su propia pasión contra la tiranía, y la desigual relacomunistas, en su ción entre hombres y muinsobornable apoyo a jeres, que ella vio en las los trabajadores, a los propias filas del PCI. Preoexcluidos. cupada por el creciente autoritarismo en Italia, del que Berlusconi y Salvini eran una consecuencia grotesca pero también un tenebroso anuncio, Rossanda era muy consciente del papel que desempeñó el comunismo en la Constitución y en la educación laica de millones de italianos en los valores de la libertad y la igualdad. Todavía conmovida por el duro golpe de la desaparición del PCI y de la Unión Soviética, a la que no se había abstenido de criticar, Rossanda escribió su libro de memorias, La muchacha del siglo pasado, como si el siglo XXI no fuera también suyo. En sus páginas, contó con honestidad los momentos en que se equivocó, y también los errores y vacilaciones del PCI, sin dejar por ello de anunciar: “con este libro he querido defender la memoria de los comunistas”. Rossanda siempre tuvo presente la existencia de otra Italia, alejada de las ideas de justicia social del comunismo, que se expresó en el referéndum de 1946 donde la república salió adelante no sin dificultades o en el sostén a la derecha en tantas regiones del país, en la complicidad con la corrupción y la mafia. En sus últimos años, advertía con frecuencia sobre las consecuencias que iban a tener, para la población y los trabajadores, las imposiciones de la burguesía italiana, ignorando las leyes

republicanas, haciendo de la Constitución una referencia vacía, introduciendo nuevas formas de explotación que dejan un paisaje de escombros en la economía fabril donde el Partido Comunista había conseguido tejer una red de fraternidad y de combate, de derechos y de desobediencia al poder. Todavía con 93 años, Rossanda había pedido a la redacción de Il Manifesto que empezasen a publicar una separata de ocho páginas: quería seguir escribiendo, desentrañando el mundo, dibujando el futuro, luchando por la igualdad, consciente de que las fuerzas políticas italianas, del Partito Democratico al M5Stelle, se desentendían de las necesidades de los trabajadores, las mujeres, los nuevos inmigrantes. “Nunca hubo tanta desigualdad en la historia”, dijo hace unos años. No esperaba nada del Partito Democratico, recordando a algunos de los viejos conversos a la socialdemocracia liberal que “la sinistra alleata con M5s si candida all’inconsistenza“. Fue una mujer reflexiva, austera, una intelectual comunista que, en la travesía del desierto, apoyó todas las iniciativas de izquierda para terminar con la pandemia de la soledad, capaz de indagar en los signos cambiantes de la historia: Luciana Castellina ha explicado que, en sus últimos días, estaba leyendo sobre China. Rossana Rossanda era la chica del Novecento que paseaba por el Moscú de 1949 para ver los barrios y hablar con la gente, que se sorprendía viendo el metro moscovita repleto de lectores, aunque nunca dejase de señalar los errores y los excesos. Era la mujer que siempre supo que “para mover un país hacía falta un gran partido”, y no dudó nunca en combatir un sistema miserable, el capitalismo que está destruyendo lo mejor de Italia. “Soy del Novecento y lo defiendo. Fue el primer siglo en que el pueblo tomó la palabra en todo el mundo. Y donde lo consiguió, lo hizo apoyado por la izquierda” ■

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 17


18-25 Couso8pp .qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:02 PĂĄgina 18

geopolĂ­tica

18 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


18-25 Couso8pp .qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:02 Página 19

geopolítica

Sin autonomía nacional no hay protección social Entrevista a

Javier Couso

por Salvador López Arnal

A

lo largo de su versátil trayectoria profesional, el periodista Javier Couso Permuy ha ejercido como productor, cámara, realizador, editor, músico, mensajero, librero y trabajador audiovisual, profesión que actualmente ha retomado tras finalizar su legislatura como eurodiputado. Durante su desempeño institucional (2014-2019), fue vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores y miembro de la Comisión Especial de Terrorismo, entre otras responsabilidades.

—El libro que has publicado recientemente en Foca lleva por título En pie de calle. Reflexiones para tiempos convulsos. ¿Qué hace que nuestros tiempos sean tan convulsos? —Puede sonar redundante, pero son convulsos los tiempos en los que hay grandes cambios geopolíticos. Vivimos en medio de una revolución tecnológica como la del 5G y con una pandemia que azota a un mundo con estados debilitados, en los que la actual fase del capitalismo ultraliberal y financierizado ha reducido la soberanía económica, la democracia y la protección social. La tensión geopolítica es evidente desde el momento en que se empieza a cuestionar la unipolaridad estadounidense surgida tras la desaparición de la URSS. El nacimiento de los BRICS fue el primer aviso –pensemos el rearme moral y soberano de Rusia–, y el definitivo lo encontramos en el despegue de una China que, tras años de planificación y cohesión, rompe definitivamente con ese mundo unipolar que conocimos de 1998 a 2008 y que se encamina irreversiblemente, pero también a trompicones, a la multipolaridad. Todo esto nos lleva a no olvidar que, en la transición de la unipolaridad británica al mundo bipolar tras Yalta, mediaron dos guerras mundiales con decenas de millones de muertos. Tanto en la revolución tecnológica, que algunos ponen al

nivel de la Revolución Industrial, como en la lucha contra la pandemia y sus expresiones más conocidas (la contención y el contagio o la carrera por la vacuna), vemos como toda esa tensión geopolítica entre el hegemón y sus oponentes, trufa ya cualquier movimiento, aunque aparente ser algo neutral. —Cualquier movimiento, dices, aunque aparente ser algo neutral… ¿Por ejemplo? —Por ejemplo, el campo comercial con los aranceles, las medidas coercitivas unilaterales o las amenazas de ellas, jugar con las alianzas militares (caso de EEUU con Marruecos y España), el uso del poder blando como cooperación o acuerdos de cooperación… Allá donde mires, y hasta en los breves de los diarios, en el ámbito internacional se está desarrollando una partida que, no solo produce efectos espectaculares, sino que se juega también como si se hiciera una maqueta, a mínima escala. —Vuelvo al título: ¿y qué significa eso de estar en pie de calle? —Significa el compromiso de no abandonar la calle en la que te formas y donde se mueven los movimientos populares y/o sindicales. Estés donde estés, sea detrás de una pancarta o presidiendo una comisión en un parlamento. Fue una guía ética y

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 19


18-25 Couso8pp .qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:02 Página 20

geopolítica

moral para pasar cinco años en una institución europea y volver al barrio desde el que partí. Es la garantía de que, como decía Zeca Afonso, “povo é quem mais ordena”. —Pero eso que señalas no es muy frecuente. Muchos compañeros que se han expresado en esos términos inicialmente, luego se han instalado en el “mundo de las instituciones” de un modo u otro. Viven de ello. —Sí, y eso lo señalé en el libro. Fue un jarro de agua fría ver con mis propios ojos las redes clientelares, o las estructuras de liberados que, desde siempre o desde demasiado tiempo, viven del partido, de las instituciones o del desempeño ininterrumpido de la representación pública, trampeando los propios límites que trataban de poner los estatutos. Hace falta una reflexión más profunda para ver cómo se puede aminorar esta endogamia que se da, por desgracia, en todos los partidos y en muchos movimientos. Yo me planteé desde el principio que no estaría más de dos legislaturas ya que quería retornar al mundo de la creación, fuera audiovisual, musical o de pensamiento. Ayuda mucho saber que he trabajado desde los 17 años y que, pasados los 50, aunque esté todo difícil, sigo luchando por buscarme la vida. —Lo has comentado de pasada: ¿el coronavirus lo está alterando todo? ¿Cómo ves la situación española en estos próximos años? La caída económica está siendo, brutal; el impacto sanitario ya lo ha sido, lo sigue siendo. —La crisis de las hipotecas subprime sucede en 2008 y en España empezamos a sentir los efectos demoledores en 2010. Ahora pasará lo mismo. En unos meses empezaremos a ver el impacto en una economía endeble como la española, con una dependencia abrumadora del turismo y del sector servicios, con un sector laboral precarizado, una economía de subsistencia y un desempleo estructural. Una economía, en fin, que no está preparada para un terremoto de este nivel. Sólo con el dato del turismo me pongo a temblar: ¡el año pasado entraron a España más de ochenta millones de turistas y éste unos cientos de miles! El impacto que viene es inimaginable. A esto se suma que ya soportamos una deuda que está en torno al 100% del PIB y que las supuestas ayudas de la UE hay que devolverlas, lo que hará subir la deuda soberana y todas serán decididas y condicionadas por la UE, lo que ahondará en la reducción de soberanía y democracia. Si en la crisis de 2010 se sufrió de una manera mayúscula, y eso que fue amortiguada gracias las redes familiares representadas por las menguadas pensiones y los pisos de los abuelos, la que se nos viene encima arrasará con lo poco que sobrevivió de aquella. No hay que olvidar que nuestra economía débil, privatizada,

20 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

terciarizada y sin soberanía monetaria, es el resultado de las exigencias de la Unión Europea de Maastricht para nuestro país y que aceptaron y asumieron sin rechistar todos los presidentes españoles, desde González a Sánchez.

Nuestra economía débil, privatizada, terciarizada

y sin soberanía monetaria, es el resultado de las exigencias de la Unión Europea.

—Pero algunos aseguran que una parte de las ayudas de la UE no hay que devolverlas, son a fondo perdido. —Ese es el engaño que se publicitó al principio y que es una característica de todos los movimientos económicos y financieros que toma la Comisión en el guion de desorden neoliberal que propugna desde Maastricht. Es decir, atempera, con la ayuda de todólogos y grandes medios, las medidas más dañinas para la población y que van a aumentar el desapego a la UE, con el ocultamiento de medidas que se van a implementar al término de meses o años. En el caso que comentas, hemos sabido que la Comisión ha anunciado que ha endurecido los criterios con los que se repartirá el fondo de recuperación Next Generation UE, cuyo borrador ya apunta que para obtener los fondos hay que cumplir con las anteriores “reformas” marcadas por la Comisión o el Consejo, y que, en nuestro caso, entre otros, apuntan de manera definitiva hacia las pensiones. Cuando oigo la palabra “reformas” en la boca de los eurócratas me echo a temblar, pues está más que comprobado que nos anuncia un hachazo a las pocas regulaciones o normas que surgieron de las luchas sindicales o populares, para seguir con el rumbo de la desregulación que nos está llevando a una sociedad de precariedad y con mínima protección social. —Has sido eurodiputado desde 2014 a 2019. ¿Cuáles son las principales ideas políticas que has sacado de estos años? —La primera es que el Parlamento Europeo es un poco de maquillaje democrático a un proyecto de élites ausente de inspiración democrática. De hecho, las primeras elecciones se producen en 1979. Aunque su ADN sigue siendo el mismo según se desprende de las palabras del ex presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, al señalar, durante la pasada legislatura, que no habría consultas contra los tratados europeos. Es decir, a pesar de que tras el Tratado de Lisboa puede rechazar unos presupuestos y algunas migajas más, el parlamento, en el


18-25 Couso8pp .qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:02 Página 21

geopolítica

fondo, pincha y corta muy poco con respecto a la Comisión, el BCE, etcétera... donde se deciden realmente las cosas. La segunda es darte cuenta de que el diseño de la UE es un proyecto exitoso para los EEUU, que siempre la han impulsado y tutelado, al abortar desde el principio cualquier veleidad de autonomía estratégica propia. La autonomía de la política exterior de la UE es prácticamente inexistente y no se sale de los parámetros estratégicos marcados por la política exterior estadounidense. Para más inri, nuestras capacidades militares están controladas por la OTAN y dedicadas mayormente a la contención de un vecino como Rusia. Hay que tener en cuenta que, paradójicamente, Rusia es nuestro principal suministrador de energía, por lo que el supuesto vínculo atlántico es la excusa propagandística para amputar la autonomía estratégica que los europeos podríamos tener de establecer un espacio de seguridad compartida con los rusos. La tercera sería que la izquierda cada vez pinta menos. En la VIII Legislatura éramos solo 52 diputados de 751, y en la actual el grupo de la izquierda europea lo forman de 39 eurodiputados de un total de 705. Además, fue doloroso darse cuenta de que no había unidad en temas sensibles. Hoy, la izquierda en Europa va siendo sustituida por espacios como el de los Verdes, dominado por Alemania y que ha asumido muchos presupuestos culturales liberales. Eso por señalar algunas constataciones que me han hecho reflexionar bastante, durante y después de la finalización de mi mandato. —¿Y por qué la izquierda cada vez pinta menos? ¿Por qué goza de menos apoyos ciudadanos? ¿Errores propios, límites de la institución o buen hacer de los adversarios? —Pienso y reflexiono sobre ello en el libro y concluyo que es una conjunción de factores, pero tiene mucho que ver el desenganche con los problemas reales de la gente, con el miedo a debatir y reflexionar sobre problemas que no nos atrevemos a tratar pero que están en la calle, por abandonar demasiadas veces las reivindicaciones más necesarias para nuestros barrios y pueblos y sustituirlas por luchas identitarias, por ser equidistantes con el nacionalismo independentista, por no proponer soberanía, por no hablar de Defensa y Seguridad y cuidar a las personas que componen las FFAA y las FSE, por saltarnos los límites éticos en cuanto se pisa moqueta… A mi juicio, ahora mismo la izquierda está prácticamente ausente y lo que se presenta como tal es o social-liberal o social-posmoderna.

Vienen tiempos durísimos para las clases populares. Espero que, con la vuelta de la movilización social, vuelvan a surgir ideas y propuestas para levantar una fuerza de izquierda que aborde todo lo que no se aborda y que corrija lo que hay que corregir. —¿Cómo podríamos definir entonces a la UE? ¿Una confederación de Estados dominados y dirigidos por “Deutschland über alles”? ¿Un mercado único sin proyecto político de fondo? —Yo la caracterizaría como una federación autoritaria dirigida por el centro alemán que ha conseguido una estructura que le favorece en todos los planos: un banco central a imagen y

semejanza del Deustche Bank, una moneda copia del marco alemán que favorece sus exportaciones de alto valor añadido, una política económica que lleva en el alma el dogma neoliberal del control de déficit, mayoría en los órganos ejecutivos... Como bien dice Manolo Monereo, el ordoliberalismo alemán tiene poder estructural para cambiar a su favor las reglas de juego y practica sin pudor una especie de dumping social sobre sus vecinos. Es como un sol sobre el que giran sus periferias del Este y el Sur. Las primeras, donde se sitúa mano de obra barata, y las del Sur, desindustrializadas, endeudadas y con una economía precarizada y destinada al sector servicios. Está claro que esta arquitectura terminará por reventar. La moneda única terminó con nuestra posibilidad de realizar políticas macroeconómicas soberanas y nos remite, cada vez que hay una crisis, a utilizar la devaluación social en vez de la

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 21


18-25 Couso8pp .qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:02 Página 22

geopolítica

devaluación monetaria, entre otros instrumentos. Está igualmente claro que la unión monetaria es una chapuza gigantesca, la única moneda que no tiene detrás un banco central que haga de banco central ni una fiscalidad común. A nuestro país le supuso una demolición controlada de los sectores productivos y la inmersión en una especie de “estado de excepción neoliberal” que nos ha ido empobreciendo, precarizando y despojando de derechos sociales y sindicales. Sorprende que este país siga siendo tan “UEuropeísta” cuando los resultados han sido nefastos para nuestro nivel de vida. —¿Y cómo se explica este UEuropeísmo? —Creo que tienen mucho que ver las ganas de salir de cuarenta años de aislamiento franquista, el uso de los fondos de cohesión en un momento de alza económica y la destrucción gota a gota que el PSOE hizo de la izquierda y de los movimientos sindicales y populares. —En tu opinión, ¿es reformable (con orientaciones de izquierdas) la UE realmente existente o el neoliberalismo está y estará en el puesto de mando? ¿Qué crees que ha demostrado la experiencia de Grecia y de los gobiernos de Syriza? —Lo veo casi imposible, no solo por la correlación de fuerzas actual sino porque los tratados están blindados ante la voluntad popular y no hay que olvidar que, desde el inicial de Maastricht, todos conforman una estructura con alma neoliberal que pivota en torno a un centro alemán en el que giran sus periferias, siendo todo ello un conjunto subsumido en política exterior como una pieza más de la estrategia geopolítica estadounidense para el diseño europeo. No me atrevo a aventurar cómo sería la cuestión si llegara al poder un partido de un país con un PIB potente que se negara a cumplir los dogmas impuestos o que crease una alianza regional de las periferias, sobre todo del Sur. En el ámbito político, excepto en Italia, no hay fuerzas de izquierda que cuestionen con fuerza y sin miedo público esta UE injusta o la camisa de fuerza de la moneda única. He comentado en otras respuestas que sí creo que hay que ir abriendo el debate, comenzando por empezar a poner en la agenda una alianza estable de los países mediterráneos que pelee por combatir las asimetrías impuestas por la UE alemana, pero con una vocación amplia, marcando un horizonte de superación de esta estructura que nos quita soberanía para darnos precariedad y deuda. —Pero no parece que haya indicio alguno de esa alianza de países mediterráneos a la que aludes (a la que tal vez convendría incorporar un país no mediterráneo como Portugal).

22 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

—Tienes razón, no debería haber empleado sólo el término Mediterráneo, tanto por Portugal como por nuestro norte peninsular que es cantábrico y atlántico. La verdad es que no hay una voluntad firme de crear una estructura que una a países con unos intereses geopolíticos comunes, con unos pocos puntos de acuerdo y que tenga la vocación de ser un bloque que dentro de la UE haga valer su influencia. No lo hay, pero hay que empezar a plantearlo como objetivo político de primer orden en nuestra política exterior europea. —Queda lo que antes te preguntaba sobre Syriza. —Lo de Syriza ha supuesto para la izquierda europea y mediterránea una catástrofe que fue aprovechada por las élites europeas para demostrar que el mantra thatcheriano del “no hay alternativa” es una realidad incuestionable. Quedó como una demostración de que la voluntad popular no podría doblegar a los poderes financieros. Asistimos a la naturalización de un sistema artificial e injusto cuyos efectos son presentados como las catástrofes naturales que no se pueden evitar; y lo peor es que un partido llamado de “izquierda radical” se haya prestado a ello y haya aplicado el peor memorándum impuesto por la Troika. Viví esta traición con mucho dolor después de haber creído y apoyado las propuestas electorales y el referéndum; finalmente la esperanza se convertía en desilusión y, de un líder prometedor para los pueblos del Sur, se pasaba a “hombre de estado” en cuanto fue doblegado por los grandes poderes financieros.

La autonomía de la política exterior de la UE es prácticamente inexistente.

—¿Y cómo puede explicarse una transformación así, un cambio de esta naturaleza? ¿Impotencia, desesperación, caída ideológica, falta de solidez? —En el libro hago hincapié en el peso de los liderazgos personales, algo que muchas veces queda fuera de la lupa analítica. Pienso que en este caso tuvo mucho que ver. Las propuestas de Syriza no se las creía su líder y, en su fuero interno, nuca pensó llevarlas a cabo. Ni lo que iba en el programa con el que ganó las elecciones, ni lo que le mandataba el referéndum que él mismo había convocado. Tsipras no tiene hechura de gran líder como pudieron ser Fidel, Allende, Chávez y otros muchos. Se quedó en líder asimilado al cumplir con un memorándum que prometió a su pueblo no cumplir.


18-25 Couso8pp .qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:02 Página 23

geopolítica

—¿Sueñas alguna vez en otra UE? ¿Cómo la describirías? —No estoy en contra de la integración en espacios de cooperación, pero deben ser lo contrario a los tratados neoliberales surgidos tras el Acta Única. Es decir, no estoy de acuerdo en la disolución de la soberanía nacional en lugares opacos que no tienen control democrático, como pueden ser los mecanismos de la eufemística estabilidad o el techo de gasto. Tampoco con una estructura política de centro y periferia, ni con una orientación de la Seguridad y la Defensa que pone nuestras capacidades militares al servicio de una superpotencia del otro lado del Atlántico. Hay que crear un espacio de seguridad común que incluya a Rusia y que establezca, también, seguridad económica para abordar las asimetrías que produce el diseño neoliberal. Hay que combinar autonomía estratégica a todos los niveles, con respeto a la soberanía de los estados y por supuesto poner en el centro al ser humano y no al mercado o al capital financiero. —Insisto en un punto del que ya has hablado. ¿El euro es un avance o, como algunos dicen, una jaula? ¿España debería permanecer en la eurozona? ¿Y en la UE? ¿Es posible salir de la UE si somos realistas? —Es una jaula para países como el nuestro. Es un mal invento y una chapuza, como muy bien señalaba Frédéric Lordon en un libro que publicó El Viejo Topo y que recomiendo. A la arquitectura chapucera se suma la cadena que nos supone que tengamos una moneda única, cuando también se había planteado una moneda común para los intercambios comerciales y financieros sin dejar las monedas nacionales. A mi juicio, a España no le ayuda no tener soberanía monetaria, pero tampoco debemos desdeñar los problemas que tendríamos para salirnos (recordemos la campaña contra el Reino Unido que, no olvidemos, tenía moneda propia); y, aunque quisiésemos, no es una idea que esté en la calle o sienta como necesaria nuestra población. Pienso que hará falta mucho trabajo didáctico, durante años, para que nuestra gente vaya entendiendo la relación entre esta UE neoliberal y la cada vez peor calidad de vida que sufrimos. En esta línea estamos a años luz de lo que se empieza a debatir en Italia. Aquí hace falta recuperar una izquierda que ponga estas cuestiones sobre la mesa y no se quede en una boutade de cara a la galería como ha hecho Podemos o la IU posterior a Anguita. —¿La idea del Estado-nación ya está superada o, por el contrario, ves una vuelta fortalecida al Estado-nación? —Para nada está superada y, de hecho, pienso que nunca lo estuvo. Se trató más bien de una campaña masiva de guerra

psicológica a nivel global, que se empieza a definir tras la caída del campo socialista y los planteamientos del Nuevo Orden Mundial de George Bush padre y la guerra cultural del supuesto fin de la historia. Realmente se trataba de vender la globalización como algo inmutable por medio de un bombardeo cultural y desinformativo que ocultaba la operación que pretendía que todos los Estados-Nación renunciaran a su soberanía para dársela al hegemón, que era EEUU. Después de ver la UE de cerca, me doy cuenta de que, a pesar de lograrlo en lo monetario y financiero, los estados europeos se niegan a disolverse en una UE federal idílica de la que nos habla el bipartidismo en nuestro país. Este ejemplo constata que ese muerto, el Estado-Nación, goza de buena salud.

El diseño de la UE es un proyecto exitoso para los EEUU.

—Te has dedicado en el Parlamento europeo a temas de política internacional. ¿Qué peso tiene la UE en asuntos geopolíticos? ¿Tiene una voz única? —Afortunadamente no. Es cierto que la figura del Alto Representante trata de aunar y coordinar una política exterior común, pero la competencia en política exterior sigue siendo potestad de los estados. Aunque la mayoría de las veces se impone una política exterior sumisa al vínculo atlántico, ocasionalmente se producen contradicciones entre las distintas políticas nacionales. Esto lo podemos observar en la actitud italiana con respecto a la nueva ruta de la seda o las contradicciones de Alemania con el suministro de gas o el 5G, que la apartan de la dirección que pretenden imponer los estadounidenses para que no seamos un bloque autónomo. —¿La lucha, la competencia, entre China y Estados Unidos puede acabar en un conflicto militar? —Cada día nos acercamos más a ello. Desde la presidencia de Obama la doctrina militar estadounidense gira hacia el eje Asia/Pacífico, es decir, enfoca sus capacidades a ese espacio geopolítico y desecha como eje central Europa, dejando la tarea de contener a Rusia a la OTAN y a la subalterna UE. No hay duda de que hoy China ya es la primera potencia económica. Es cierto que no tiene el alcance cultural que proyecta EEUU desde finales de la Segunda Guerra Mundial, pero de ser un receptor de empresas tecnológicas occidentales ha sabido primero copiar y luego innovar, superando a los países occi-

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 23


18-25 Couso8pp .qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:02 Página 24

geopolítica

dentales en alta tecnología (por ejemplo, el 5G). Todo en el marco de una economía planificada y que piensa a largo plazo. En el plano militar convencional, aún no es comparable la capacidad de proyección de la fuerza que tiene Estados Unidos frente a la que actualmente dispone China. Pero los conceptos son diferentes. Las fuerzas armadas estadounidenses son expedicionarias y mantienen un carísimo despliegue global con más de 800 bases militares fuera de su territorio y con 11 portaaviones en servicio distribuidos en flotas que abarcan todos los mares. Por la parte china, el desarrollo del Ejército Popular de Liberación está pasando, de forma aceleradísima, de una fuerza eminentemente defensiva a una que se está asegurando la defensa de sus cada vez más diversos intereses. El problema es que Estados Unidos está tratando de impedir que China tenga la primacía en lo que es su mar cercano. Asimismo, está combinando el enfrentamiento de los países vecinos, aprovechando las diferencias regionales históricas, con una posición cada vez más agresiva, llegando a desplegar varios grupos de portaaviones, vuelos estratégicos nucleares y provocaciones navales continuas en un área que China ha declarado como estratégica y prioritaria. Esto, que está normalizado en la mayoría de los grandes medios de comunicación, se entiende mejor si cambiamos el Mar de China por el Golfo de México y Estados Unidos por China. Las reacciones no serían las mismas. —No, desde luego que no. El problema es que “bailando” tan cerca en cuestiones militares se puede cometer un error que haga escalar la tensión hasta llegar a un enfrentamiento armado. China está desarrollando una potente y renovada armada, desarrollando la técnica para una denegación de espacio marítima por medio de un impresionante arsenal de misiles balísticos y de crucero, la modernización de la flota de submarinos de ataque y el desarrollo de las capacidades cibernéticas ofensivas. Todo dependerá de lo que decidan las élites estadounidenses: si van a un reparto de zonas de influencia o si siguen presionando en lo que China considera su irrenunciable glacis defensivo. Si esto sigue así no descartaría una guerra convencional regional en el Mar de China. —¿Y eso no sería un desastre? ¿Quién podría salir vencedor de esa “guerra convencional”? —Sería un desastre mayúsculo, pero es que EEUU está presionando militarmente en la zona de influencia de China, es decir, en sus propias costas. En la Guerra Fría, estás cuitas se dirimían

24 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

mediante conflictos por delegación y las pocas veces en que confrontaron directamente, como en Cuba, casi se llega a un conflicto total. Cualquier Estado Mayor piensa y planifica para vencer o, al menos, para cumplir unos objetivos a partir de los cuales se pueda ganar y consolidar otros en una negociación. Pero imagina la locura de algunos militares y políticos durante el gobierno de Reagan que propusieron el plan “La victoria es posible” que preconizaba derrotar a la URSS en Europa gracias a la invulnerabilidad del territorio estadounidense: la Iniciativa de Defensa Estratégica prometía derribar los misiles balísticos intercontinentales por medio de una red de satélites militares, fue lo que se llamó popularmente Guerra de las Galaxias. Es decir, planteaban sacrificar el territorio europeo y a sus ciudadanos, que éramos sus “aliados”. Nuestra destrucción estaría asegurada pues en todos los planes para Europa Central se contemplaba la utilización de armas nucleares, tanto tácticas como de teatro.

La izquierda está prácticamente ausente y lo que se presenta como tal es o social-liberal o social-posmoderna.

—¿Y qué papel juega España en la arena internacional? ¿Qué papel debería jugar? —Actualmente, España tiene un papel absolutamente mermado por esa inserción en el llamado vínculo atlántico: figuramos como una parte subalterna de la estrategia estadounidense para Iberoamérica, algo que es fácilmente comprobable al ver la posición de España con, por ejemplo, Venezuela: actuamos como fuerza cipaya al servicio de EEUU, como una especie de Miami en Europa para los actores más radicalizados y golpistas del antichavismo. Esto es novedoso en el sentido de la tradicional política exterior española, que mantuvo, hasta con Franco, algo de independencia basada en los lazos culturales e históricos con América: las relaciones normalizadas con Cuba, el acompañamiento de procesos de paz, las cumbres iberoamericanas o, si miramos a otros lugares, la tradicional amistad con el mundo árabe. La influencia en nuestras áreas de interés ha ido decayendo gobierno a gobierno, abandonando progresivamente nuestras especificidades que se mantuvieron, en lo que respecta a América Latina, hasta el gobierno de Aznar. Es verdad que nuestro papel en el Magreb o en el Sahel está condicionado por una política excluyente de Francia, que lo considera su patio trase-


18-25 Couso8pp .qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:02 Página 25

geopolítica

Soviética: la OTAN no tiene razón de ser en ausencia de ese archienemigo que le daba la excusa para su existencia. Ese era un buen momento para haber podido poner contra las cuerdas esta alianza militar, desnudando sus contradicciones. Ante la inexistencia de un poderoso movimiento, la alianza implementó un nuevo enemigo caracterizado como nacionalismo autoritario: Iraq-Yugoslavia. Más tarde se reinventa como un pilar europeo, se normaliza su actualización en la guerra global contra el “terrorismo”, se define como actor global en la Cumbre de Lisboa y, a partir de la Cumbre en Varsovia, se dirige otra vez hacia el Este y declara a Rusia como antagonista. Por desgracia, en nuestro país, estos momentos de debilidad coincidieron con el éxito final de la inserción de España en la normalidad neoliberal europea que a la vez es subalterna de EEUU. Felipe González había hecho bien el trabajo en todos los planos y, como una Thatcher social-liberal, había aplastado la anomalía española de un gran movimiento popular contra la OTAN.

Vienen tiempos durísimos para las clases populares.

—¿Y qué debería hacer España en tu opinión? —Aunque es un tema que da para un libro, creo que, para empezar, España debería recuperar sus especificidades y fortalezas e inaugurar una nueva época en la que abandonase la desestabilización al servicio de intereses que no solo son espurios sino contrarios a sus intereses. Debe recuperar algo de autonomía con respecto a la relación con Iberoamérica y nuestro vecindario de la otra orilla, y definir de una vez el planteamiento de un bloque del Sur dentro de la UE y de un espacio de seguridad y cooperación común europeo que incluya a Rusia.

La OTAN es un dogal para nuestras capacidades y, sin ninguna duda, pienso que habría que abandonarla; pero del dicho al hecho hay mucho trecho: hoy, por desgracia, no se cumplen ninguna de las condiciones que podrían hacernos salir de esta organización. Ni hay una opinión pública que hable de ello, ni nuestra población está informada de lo que supone nuestra pertenencia, la presencia de bases estadounidenses en nuestro país o nuestro despliegue en el Este. Tampoco tenemos una corriente crítica en las Fuerzas Armadas, ni tenemos unas alianzas militares alternativas, ni tenemos unas FFAA equilibradas, sino diseñadas para ser parte de la proyección expedicionaria de la OTAN y la UE. En resumen, no hay que olvidarlo nunca: si queremos recuperar nuestra autonomía defensiva en el marco de una buena vecindad con las dos riberas, hay muchos años de trabajo por delante, al menos para lograr recuperar un poco de amor por una patria no subalterna al gigante estadounidense.

—¿Debemos seguir formando parte de la OTAN, o no es asunto que esté hoy en la orden del día? —Después de la dolorosa derrota en el referéndum, el movimiento anti-OTAN quedó desmantelado. Fue una pena, pues la Alianza pasó por un momento de crisis al caer la Unión

—No abuso más. ¿Quieres añadir algo más? —Simplemente agradecerte esta interesante conversación que espero haya dejado a las personas que nos han leído con ganas de saber más en las páginas de En Pie de Calle. Salud y un gran abrazo ■

ro y que, además, apoya, en detrimento de nuestros intereses, a un vecino desestabilizador como es Marruecos. Al final, nuestra presencia internacional se reduce a apaciguar los lugares de donde vienen nuestras fuentes de energía, y a ser una pieza subalterna en el doble dogal: Atlántico y “UEuropeo”.

El Viejo Topo 394 / noviembree 2020 / 25


26-34+ publiLuque 8.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:05 Pรกgina 26

pensiones

26 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


26-34+ publiLuque 8.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:05 Página 27

pensiones

El timo del tocomocho: la crisis de las pensiones por Eduardo Luque y Antonio J. Mayor

A

firman que el sistema público de pensiones está a punto de colapsar. ¿Eso es cierto? El artículo desentraña los mecanismos con que la clase política, entretejida con los intereses económicos del sector financiero, pretende la crisis del sistema público. ¿Con qué propósito? Asustar a la población para incentivar los fondos de pensiones privados.

La campaña de infundios sobre la quiebra del sistema de pensiones se recrudece. Pretenden convencernos de la inevitabilidad de los recortes que han de venir. La Unión Europea (UE) al frente, y la banca alemana detrás, han fijado el objetivo y están preparando el terreno. Cuentan con grandes aliados: los grandes grupos financieros que, a través de sus medios subvencionados, semana a semana filtran informes tendenciosos. Han alistado para esta campaña a instituciones y partidos políticos; desde el Parlamento Europeo, que aprobó el Plan Paneuropeo de Pensiones Privadas, hasta el FMI, la OCDE o el propio Banco de España con su director al frente. Los informes se suceden, y algunos son auténticos despropósitos por su falta de rigor. No suponen nada nuevo, puesto que su objetivo no es buscar soluciones sino salvar la cuenta de resultados. Son intervenciones planificadas. Sus promotores se revisten del traje del experto o del tertuliano. Siguiendo el itinerario que ya hace un siglo empezaron a trazar Gustave Le Bon y Edward Bernays1, estos voceros de los intereses empresariales que son los supuestos “expertos” o “analistas” pretenden disgregar las voluntades colectivas a través del miedo. El miedo a perder las pensiones conduce a la atomización de las resistencias. El nuevo “mantra” se proclama sirviéndose del marco conceptual que proporciona la tan caca-

reada “libertad individual”: cada cual ha de velar por sus ahorros y por su jubilación. La fragmentación es el paso previo a la resignación, es la conditio sine qua non para que unos pocos puedan apropiarse de las golosas expectativas de negocio que supone la privatización del sistema público de pensiones. La pregunta que no responden estos tertulianos, analistas y expertos es simple: ¿Qué hacer cuando los sueldos no permiten ahorrar nada?, ¿qué hacer cuando los sueldos no permiten contratar un plan de seguros privados? El bombardeo mediático es insistente y se incrementará aún más. Durante años no han dudado en asustarnos por medio de previsiones que jamás se cumplían. Tampoco han reconocido sus errores: el FMI, el Banco Mundial, el BBVA o el Banco Santander han anunciado la quiebra del sistema público de pensiones en más de 9 ocasiones en los últimos 10 años. Su prepotencia es evidente: por mentir y por no reconocerlo. Asimismo, su obsesión resulta evidente tan pronto se observa su falta de imaginación: su gran propuesta, y prácticamente la única, ha sido profundizar en los recortes presupuestarios. Solo han aportado soluciones que se han demostrado no solo fallidas sino terriblemente nefastas para la población. ¿Sus métodos? Aumento de la edad de jubilación, reducción de la base reguladora, congelación de las pensiones… Todo con un

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 27


26-34+ publiLuque 8.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:05 Página 28

pensiones

sólo objetivo: engordar a través del ahorro público los fondos privados de pensiones. Las cuentas nocionales, los planes privados de empresa, la mochila austriaca o el modelo inglés son procedimientos por medio de los cuales acercarse a ese objetivo. Han repetido hasta la saciedad que la quiebra del sistema público de reparto es inminente y por tanto el sistema es insostenible. La mentira se ha revelado tan colosal que ha quedado al descubierto. Desde hace semanas las grandes instituciones financieras están enviando cartas a sus clientes avisando que, debido a la COVID-19, los fondos de pensiones privados, específicamente los de empresa, producirán rentabilidades negativas. Con datos del propio Banco de España, en el primer trimestre del 2020 la pérdida de rentabilidad era del 7,2% lo que, sumado a la pérdida de un 5% en el último trimestre del 2019, señala el enorme fiasco de esta forma de financiación. Sabemos que antes de la Pandemia la mayor parte de estos fondos (más del 80%) ya eran una ruina y perdían dinero. Es una situación incomprensible: por un lado, empujan hacia los planes privados de pensiones y, por otro, sus propios datos señalan su nula rentabilidad. El atraco a las arcas públicas Son múltiples las fórmulas que se utilizan para esquilmar a las arcas públicas. Se calcula que las diversas subvenciones que promueve el Estado (las desgravaciones, los Planes de Pensiones privados, la baja tributación de las SICAV –de promedio un 1%– o las SOCIMI) detraen del erario unos 32.000 millones de euros al año, según un informe de la AIReF2. Una de las grandes paradojas de esta situación es que las empresas pagaron un 47% menos en impuestos en 2019 que en 2007, pese a que han aumentado sus beneficios en un 23,3% según el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha)3. Las mismas fuentes aportan un dato demoledor que explica, en gran parte, la actual situación de deterioro de las cuentas públicas: existen 5.397 grupos empresariales cuya carga impositiva es la mitad, e incluso menos de la cuarta parte, de lo soportado por las Pymes. Desde el 2015 han sido 466.990 millones de euros en concepto de Impuesto de Sociedades lo que se dejado de tributar al fisco. En el año 2015, al fragor de la anterior crisis económica, fue cuando se triplicaron las exenciones fiscales respecto a la década anterior. En la declaración del 2018, la última presentada de forma “normalizada”, la cantidad exenta de tributación ha sido de 152.638 millones de euros. Según José Luis Escrivá, la reducción o eliminación de esas exenciones compensaría los costos adicionales en pensiones en los próximos años. El Impuesto de sociedades no es el único responsable del enorme y continuado deterioro en los ingresos de las arcas

28 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

públicas. La economía sumergida que no genera derechos de cotización pero que siembra precariedad y pobreza es otro de los grandes problemas económicos. Cuanto mayor sea el peso de la economía sumergida, menores serán los ingresos vía triLa privatización de las butación en IS, IRPF, IVA. Si en 2016 ya representaba el 19% pensiones supone una del PIB (230.000 millones de golosa expectativa euros), hoy la economía sumergida ha escalado hasta el de negocio. 20-25% (340.000 millones de euros en 2019). Sobre este dato la responsabilidad del Estado no es nada desdeñable: España es uno de los países, comparándonos con el entorno de la OCDE, con menor número de funcionarios (inspectores, subinspectores, técnicos...) destinados a la lucha contra el fraude. Si tenemos una ratio de 5,78 funcionarios por cada 10.000 habitantes, Francia alcanza los 17,51. No es un defecto atávico del país; antes bien, es un resultado buscado por los sucesivos gobiernos del PP y del PSOE. Se está, de manera consciente, recortando y restando recursos económicos que permitirían reducir la economía sumergida. La consecuencia es manifiesta: ahogar el país para privatizarlo, sistema de pensiones incluido. La otra forma de expoliar la riqueza de este país es mermando recursos al Estado malvendiendo la base industrial del país. Como afirma Alicia Melchor, “sectores como la electricidad (Iberdrola), las telecomunicaciones (Telefónica), la distribución de petróleo (Repsol), la explotación de las minas (Hunosa), la metalurgia pesada (Altos Hornos), la producción automovilística (Seat), el transporte ferroviario (Renfe) y aéreo (Iberia), producción y distribución de tabaco (Tabacalera Española)... eran monopolios estatales capaces de proporcionar servicios básicos a precios asequibles, y cuyos beneficios revertían en el Estado”4. Por otro lado, nos recuerda Eduardo Garzón que España se encuentra a la zaga de la Unión Europea en lo que respecta a empresas públicas, con sólo 16 empresas participadas mayoritariamente y de forma directa por el Estado de las 130 que había en 19855. La política de liquidación de los activos industriales de este país fue el colofón a la entrada en la UE y la adopción del euro como moneda. Todo amparado bajo los eufemismos de “competitividad”, “flexibilidad”, “eficiencia”, “gestión privada”, “futuro”, etcétera. La explicación de este increíble expolio ha sido la corrupción endémica de los miembros de una clase política que encontraba en los consejos de administración de las grandes empresas privadas una forma de retribución por haber actuado en favor del sector privado durante el tiempo que ocuparon car-


26-34+ publiLuque 8.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:05 Página 29

pensiones

gos públicos. A esto se le conoce popularmente como la expresión de “puertas giratorias”. Sirva de ejemplo el artículo de Daniele Grasso y Jesús Escudero en que se identifican a múltiples excargos públicos españoles, de diferente color político, “desde alcaldes hasta ministros, pasando por eurodiputados y secretarios de Estado”, que hasta hace unos años formaban parte de los consejos de administración del sector eléctrico6. Como hemos visto, en tanto en cuanto una redistribución adecuada proporciona recursos de sobras, el problema central no es el costo de las pensiones. Pero hay más. Contando solo con la situación actual y detrayendo los gastos impropios que recaen sobre las cotizaciones sociales (posteriormente veremos cuáles son esos gastos impropios), las pensiones son perfectamente viables. El problema, por consiguiente, es que debemos perseguir el fraude fiscal, entre otras medidas que contemplen modificar el sistema de tributación y mejorar las condiciones laborales (a mayores ingresos mayores cotizaciones).

El sistema de pensiones es viable La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) es un organismo impuesto por la UE para fiscalizar las cuentas del Estado. En uno de sus informes, la propia AIReF concluye que, si substrajéramos los gastos impropios atribuidos a la Seguridad Social, ésta tendría superávit. El que fuera su presidente, el actual ministro José Luis Escrivá, señaló en octu-

bre del 2019: “Si lo trasladamos, no habría déficit y estaría en situación de equilibrio o ligero superávit”7. El señor Escrivá, acuciado por los propios datos, al final concluía que el famoso déficit estructural de las pensiones tiene mucho que ver con los artificios financieros de los sucesivos gobiernos. Todo esto es lo que intentan ocultar los bancos, las instituciones financieras y los grupos políticos a su servicio. La palabra “superávit” referida al sistema público de pensiones resulta un vocablo tabú para los economistas neoliberales. Al papel de plañideras que interpretan los grandes bancos se unen ahora los “sesudos” análisis del Banco Central Europeo (BCE): en un informe del 8 de agosto, redactado en previsión de la evolución económica durante la década del 2040/50, se realizan las advertencias de que, para ese entonces, poco menos que viviremos el colapso del sistema público de seguridad social. Curiosos analistas éstos que fueron incapaces de prever los cracs financieros del 2008, 2010 y 2012. Al fin y al cabo, estos “doctos personajes”, incapaces de pronosticar la tasa de la inflación para el próximo mes, se muestran seguros, en cambio, de la evolución económica durante los próximos 30 años. Michael Roberts, el afamado economista inglés, decía del BCE que su capacidad de predicción económica era tan poco aguda que “un generador de números aleatorios, un mono con un tablero de dados e incluso un horóscopo (de un diario) habrían superado al BCE”. En realidad, no se trata de afinar los análisis sino de crear un estado de opinión propicio para imponer políticas económicas que sean afines a sus intereses de clase. Como comentábamos, el otro gran ariete interno que conspira contra los pensionistas presentes y futuros es el propio Banco de España. Su actual gobernador, Pablo Hernández de Cos, como lo fueron sus predecesores, Mariano Rubio y Miguel Ángel Fernández Ordoñez, colaboraron en dar forma a este truco del tocomocho en el que se ha convertido los informes Las empresas sobre las pensiones8. Pablo Herpagaron un 47% menos nández de Cos está utilizando un método de propaganda peen impuestos en 2019 culiar. Lo definimos como el que en 2007, pese a que método “chirimiri”, una lluvia pequeña pero pertinaz comhan aumentado sus puesta de medias verdades y beneficios en un 23,3%. mentiras veladas que nos empapa sin darnos cuenta. Hace unos meses hablaba de la insolidaridad de los pensionistas, cuando la población activa aporta en concepto de IRPF la friolera de 13.500 millones al año. Ahora dice que los pensionistas cobran el 74% más de lo cotizado durante su vida laboralmente activa. En su último informe el Banco de España aseguraba

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 29


26-34+ publiLuque 8.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:05 Página 30

pensiones

que cada jubilado percibía una media de 1,74⇔del Estado por cada euro cotizado a lo largo de la vida laboral. Se olvida este “ínclito economista” que el PIB per cápita desde 1985 hasta el presente se ha incrementado en un 625%, dato irrelevante para los servicios de análisis del Banco de España. El último invento del Quieren ahogar señor Hernández de Cos el país para privatizarlo, es criticar indirectamente sistema de el demoledor Informe del Tribunal de Cuentas. Este pensiones incluido. documento muestra que el “déficit” de la Seguridad Social, y particularmente de las pensiones, es debido a la utilización torticera de esos fondos por parte de los gobiernos de turno para cubrir sus cuentas. En cambio, el gobernador del Banco sostiene que el Estado no debe endeudarse más y que, en definitiva, el déficit de las pensiones debe cubrirse reduciendo su cuantía y aumentado los recortes. Una pregunta nos hacemos: ¿Hernández del Cos, como otros muchos señores de la alta política, cuenta con un puesto reservado en el Consejo de Dirección de algún gran fondo de pensiones? Las puertas giratorias entre la política y las grandes empresas siempre permanecen abiertas. Un conjunto de datos oficiales publicados estos días han puesto de relieve la justeza de las reivindicaciones de los pensionistas y la falta de rigor de muchos de los presupuestos teóricos neoliberales. Tras los documentos de la AIReF que ya

30 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

hemos mencionado, el Tribunal de Cuentas ha sido el órgano que ha señalado con meridiana claridad que el supuesto “déficit” de las pensiones se produce en gran medida porque el Estado utiliza de forma inapropiada las cotizaciones sociales destinándolas a otros fines. En su Informe de fiscalización sobre la evolución económico-financiera de la Seguridad Social a 31 de diciembre de 2018, el Tribunal de Cuentas indica que “la demora en la asunción por el Estado de la totalidad de sus compromisos ha causado un serio perjuicio al sistema de la Seguridad Social, puesto que ha tenido que soportar con cargo a sus recursos, fundamentalmente cotizaciones sociales, la parte del coste no asumido por el Estado, siendo esta una de las causas fundamentales de la situación de endeudamiento y de las tensiones de liquidez que han afectado y afectan actualmente a la Seguridad Social”. La separación efectiva de las fuentes de financiación se desarrolló en la Ley 24/1997 en su disposición decimocuarta. Las cuentas del Estado iban por un lado y las cotizaciones sociales por otro: al separarse, cada una de las cuentas debía tener una contabilidad diferente. Se preveía un período transitorio de más de dos años (máximo el año 2000) para la completa separación de fuentes. A partir de ese momento, el Estado debería asumir la totalidad de sus compromisos de financiación, con excepción de los complementos por mínimos de las pensiones de la Seguridad Socialix. Este complemento fue finalmente asumido por el Estado en 2016. Durante todos estos años la Seguridad social ha venido cubriendo esos costes sin que se haya producido ningún retorno. Así es como se explica parte del supuesto “déficit” actual de la Seguridad Social. El Tribunal de Cuentas no engaña De sus páginas leídas con calma se puede extraer algunas pistas que hacen temblar al discurso oficial. En efecto, el Informe del Tribunal de Cuentas es realmente impactante. No solo porque la Seguridad Social costea actividades y prestaciones que no le corresponden, sino también porque a la Seguridad Social se le impide obtener recursos adicionales con los que cubrir sus supuestos déficits. Su informe señala el elevado endeudamiento del sistema de la Seguridad Social frente al Estado como causa del déficit de las pensiones. A 31 de diciembre de 2018, ese endeudamiento asciende a 41.191 millones de euros según el órgano fiscalizador de las cuentas públicas. Aunque no son partidas exigi-


26-34+ publiLuque 8.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:05 Página 31

pensiones

bles de inmediato, el endeudamiento afecta al equilibrio del sistema y a la sostenibilidad financiera de la Seguridad Social. El comentario es trascendente porque cuando se habla con la “boca grande” de “déficit” de las pensiones no explicitamos que las deudas no son exigibles al día en que se redactó el informe, sino que tiene períodos de amortización largos. En algunos casos más de 10 años. En el citado informe se señala que se han utilizado indebidamente esas cotizaciones para abonar, por ejemplo, las pensiones no contributivas que corresponden a compromisos alcanzados por los gobiernos, pero que no competen a la Seguridad Social. Fue bajo la presión de la huelga General de 1988 (14-D) que Felipe González tuvo que promulgar la Ley 26/1990 de 20 de diciembre y se comenzaron a pagar las pensiones no contributivas, una reivindicación histórica de la clase obrera. El presidente del ejecutivo pudo “sacar pecho político” al atribuirse unos méritos que en realidad correspondían a otros. De hecho, mostró un enorme cinismo político. Esas pensiones que debía abonar con los presupuestos generales fueron cargadas a expensas de las cotizaciones sociales. Otro ejemplo más reciente lo tenemos con el actual Ingreso

Mínimo vital, que también se detrae de las cotizaciones sociales. El “mérito político” es para la coalición gobernante, pero el costo lo pagará el déficit acumulado de la Seguridad Social. A cuenta de las cotizaciones sociales también se han cubierto otro tipo de pensiones cuya procedencia económica correspondía a los Presupuestos Generales El gasto en pensiones del Estado. Es el caso de las penha de ser el resultado siones de viudedad (la segunda mayor fuente de gasto en pensiode una deliberación nes públicas después de las de democrática. jubilación), las de orfandad y a favor de familiares. Así pues, las cotizaciones sociales han tenido que soportar muchas cargas indebidas. Los sucesivos gobiernos las han utilizado para mejorar su imagen o bien para pagar “acuerdos de legislatura”. Fue en 1989 la primera vez que el Estado, a través de la Ley de Presupuestos Generales (LPGE), fijó una aportación finalista para el pago de la totalidad de la asistencia sanitaria que se hizo universal, aunque se necesitaron 10 años (1989-1999) para completarla. Durante ese período el dinero salió de las cotizaciones sociales en forma de préstamo, pero jamás se devolvió a la caja de la Seguridad Social. Otro caso fue la cobertura de los complementos de mínimos (pagar los mínimos cuando la pensión no alcanza) fue un proceso que se prolongó durante 25 años (hasta 2014). Se debería haber abonado con cargo a los presupuestos del Estado, pero nuevamente fueron las cotizaciones sociales las que soportaron los pagos. En total, entre el monto económico que salió en forma de préstamo (31.828 millones) y la cobertura de los complementos de mínimos (71.862 millones), la deuda para con la Seguridad Social y los pensionistas supera los 103.690 millones de euros. En realidad, la cifra es aún mayor España está en el puesto 31 entre los estados europeos con empresas con participación estatal. porque el Tribunal de Cuen-

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 31


26-34+ publiLuque 8.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:05 Página 32

pensiones

se hizo el “sueco”. Ese dinero salió de las cotizaciones sociales, pero jamás fue devuelto. Entre los años 1992 a 1999 los ejecutivos de Felipe González y José María Aznar decidieron atender las reivindicaciones financieras del País Vasco y la Comunidad foral de Navarra con 11 préstamos, lo que supuso un total de 9.082 millones de euros que teóricamente se destinarían al traspaso de funciones y servicios en materia de asistencia sanitaria y de servicios sociales a esas dos comunidades autónomas. El dinero lo transfirió el Estado, pero salió de las arcas de la Seguridad Social. Hace 26 años que esas deudas figuran como un pasivo y aumentan el déficit de la Seguridad Social y de las pensiones año a año. El Estado no ha querido reclamar esas cantidades ni las ha abonado a la tesorería general. Es una enorme anomalía política: los acuerdos alcanzados con el PNV, el Parlamento Foral de Navarra o, en su momento, CiU –acuerdos de los que dependían las mayorías en el parlamento central– eran sufragados a cuenta de los ingresos de las cotizaciones sociales. El Estado debería haber cubierto la deuda inmediatamente pero no lo hizo, prologó una y otra vez los períodos de amortización. Las cantidades engrosaron las deudas de la Seguridad Social. Además, la mayoría de los inmuebles donde el Estado presta servicios sanitarios o sociales son propiedad de la Las puertas giratorias entre la política y las grandes empresas siempre permanecen abiertas. Seguridad Social según establece el artículo 103 del tas no ha contabilizado los intereses correspondientes. TRLGSS. La amortización de estos edificios ha corrido a El Tribunal de Cuentas también señala otras anomalías. cargo de la Seguridad Social sin recibir ningún tipo de pago del ¿Cuáles? Todos los gastos de funcionamiento de los MinisMinisterio en concepto de alquiler por los inmuebles de 1986 a terios se cubren con los presupuestos del Estado. ¿Todos? 1995. La transferencia de estos edificios a las diferentes ¡Todos menos uno! La Seguridad Social es el único que se Comunidades Autónomas (CCAA) –proceso que se inició en la paga con sus propios fondos (3.500 millones de euros anuadécada de los ochenta y acabó en 2007– se ha producido sin les). Estos costes administrativos son, cómo no, parte de esos ningún tipo de compensación para la Seguridad Social, con el gastos impropios a los que nos referíamos previamente. Esos agravante de que algunas CCAA han privatizado parte de la gastos torticeros sin los cuales la Seguridad Social contaría gestión que se lleva a cabo en esos espacios. Observamos, por con superávit. consiguiente, que la distribución de esos activos hacia las El cúmulo de irregularidades es extraordinariamente amplio. CCAA permite ocultar la pista sobre la privatización, en última Otro de los hitos más interesantes recogidos por el Tribunal de instancia, de ciertos hospitales o centros de salud. Uno de Cuentas es, en sintonía con aquello a lo que previamente nos entre otros métodos por medio de los cuales se pretende privahemos referido, el préstamo otorgado por la Seguridad Social tizar patrimonio público. entre 1992 y 1994. Los 3.372 millones de euros que supone el Por otra parte, el Tribunal de Cuentas analiza de forma valor de susodicho préstamo debía servir para cancelar el costo somera el Fondo de Reserva, popularmente conocido como “la de la Universalización de la Asistencia Sanitario en nuestro hucha de las pensiones”10. Este fondo nació en el año 2000 con la finalidad de atender a las necesidades futuras del sistema de país y cancelar el extinto Instituto Nacional de la Salud (INSAla Seguridad Social en materia de prestaciones contributivas. LUD). El Tribunal de Cuentas señala que esa cantidad es claraLas dotaciones máximas se alcanzaron en 2011, con 66.680 mente imputable a los presupuestos del Estado como recoge el millones de euros. Esta cantidad fue en gran parte invertida en artículo 113 del Texto Refundido Ley General de la Seguridad Bonos del Estado que proporcionaron un alto interés. Según el Social (TRLGSS). El Estado –es decir, los gobiernos de turno–

32 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


26-34+ publiLuque 8.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:05 Pรกgina 33


26-34+ publiLuque 8.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:05 Página 34

pensiones

mencionado Informe, el Fondo se ha nutrido de las propias deudas de la Seguridad Social. Se trataba de engordar el Fondo de Reserva cargando de deudas al sistema público de pensiones. Aunque las deudas fueran pagadas por las cotizaciones sociales, en realidad eran contraídas por el gobierno. De modo que los superávits en las cuentas de la Seguridad Social no sólo permitían pagar las deudas de los gobiernos, sino que, además, ese pago comportaba situar a la Seguridad Social en la ficción del “déficit”. El objetivo de ese “déficit” resulta ya evidente: proclamar una crisis inminente de las pensiones cuyo efecto buscado era incentivar los planes de pensiones privados. En resumidas cuentas, el Tribunal de Cuentas estima que el total de la deuda en que incurre el Estado respecto a los pensionistas supera la friolera cantidad de 103.690 millones de euros.

ción democrática. Se ha de asentar sobre dos premisas: la primera es la decisión sobre la cantidad económica que la sociedad considera necesaria para garantizar unas jubilaciones El déficit estructural dignas, y la segunda es la decisión al respecto de los mecade las pensiones nismos por medio de los cuaresponde a los artificios les conseguir los recursos financieros de los necesarios para sostener la cantidad económica considesucesivos gobiernos. rada. Nosotros pensamos que las pensiones deben pagarse vía contribuciones procedentes de la cotización laboral, pero también, como cualquier otro gasto público, por medio de impuestos ■

Conclusiones La elección de las palabras nunca es neutra. Tampoco palabras como “déficit” o “reformas”, que tienen un importante sesgo ideológico. Se pretende transmitir la idea de la “inviabilidad” de las pensiones públicas con el propósito de reducir su alcance y su cuantía. ¿Porque decimos que tienen un sesgo ideológico? Porque a otras partidas del Estado que sólo producen gasto no se les aplica estos adjetivos. Veamos: En los Presupuestos Generales del Estado 2018 se destinaron casi 9.000 millones de euros a las Fuerzas Armadas. En realidad, el gasto destinado a cuestiones militares, incluyendo las denominadas partidas ocultas, ascendió a 31.830,32 millones11. La cantidad es muy superior al mal llamado “déficit” de la Seguridad Social. ¿Qué beneficio económico directo supone para las arcas del Estado el ejército o la monarquía? Seamos honestos: ninguno. De modo que, aplicando la lógica neoliberal que se aplica a las pensiones, deberíamos comenzar a decir que… “el Banco Central Europeo exige reformas para acabar con el déficit del ejército”. O por poner otro ejemplo: “el Banco de España propone privatizar la policía y la guardia civil”. O tal vez: “el Fondo Monetario Internacional plantea la necesidad de externalizar la monarquía española”. ¿Y qué ocurre con el dinero destinado a salvar a los bancos? Ha sido Carlos Sánchez Mato quien ha situado el costo del rescate bancario en el punto de mira. Según los datos recogidos por este economista, el rescate viene costando el 0,6% del PIB acumulado entre 2008 y 2019, lo que representa un desembolso para las arcas del Estado de 80.040 millones de euros. Mientras el total de ayudas públicas a la Banca han representado un 12,1% del PIB o lo que es lo mismo 1,59 billones (si, billones, con “b”) de euros en el mismo período. El gasto en pensiones ha de ser el resultado de una delibera-

1. Cfr. Le Bon, Gustave (1895): Psychologie des foules; y Bernays, Edward (1928): Propaganda. Como manipular la opinión en democracia. 2. Alba, Clara. “El sector financiero ve “inviable” que el gobierno rasque ingresos de los incentivos al ahorro”, en Gestha. 19/07/2020. 3. Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA). “Gestha señala que las empresas ingresan 21.000 millones al año menos”, en Gestha. 24/06/2020. 4. Melchor, Alicia. “Privatización y desindustrialización durante la transición”, en La Razón Comunista. 1/11/2019. 5. Garzón, Eduardo. “España es el país de toda la Unión Europea que menos empresas públicas tiene”, en La Marea. 29/05/2019. 6. Grasso, Daniele y Escudero, Jesús. “El sector eléctrico español da trabajo a 24 excargos públicos”, en El Confidencial. 05/02/2017. 7. La Vanguardia. “AIReF pide trasladar gastos de la Seguridad Social al Estado y una edad efectiva de jubilación de 67 años”, en La Vanguardia. 01/10/2019. 8. Mariano Rubio fue condenado por importantes delitos financieros mientras que Miguel Ángel Fernández Ordóñez “olvidó” reclamar a la Banca los 65.000 millones del rescate financiero que tuvo que soportar nuestro país. 9. Para los “complementos por mínimos” no había ningún plazo límite dentro del cual su financiación resultase asumida por los Presupuestos Generales del Estado. Solamente se precisaba que los complementos por mínimos serían financiados en los términos que determinaran las Leyes presupuestarias para cada ejercicio. Entre 1994 a 2016 la cantidad correspondiente a complementos de mínimos no financiados por el Estado representó 63.578,78 millones de euros. 10. Regulado en los artículos 117 y siguientes del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre (TRLGSS). 11.Véase: https://www.grupotortuga.com/IMG/pdf/tabla_completa_gasto_militar.pdf

34 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

Notas


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:12 Página 35

Friedrich Engels bicentenario (1820-1895) La sombra de Marx le ha hecho aparecer en la historia vulgar como un personaje secundario, pero en realidad fue más precoz y brillante que el propio Marx en sus principios. Autodidacta, practicó el periodismo desde muy joven, y sus “Principios del Comunismo” fueron la matriz en la que se forjó el “Manifiesto del Partido Comunista”, sin duda uno de los libros más importantes de la Historia. Es probable que sin el empuje de Engels, el marxismo no hubiera llegado a alcanzar la trascendencia política y cultural que ha tenido y tiene. Sea como fuere, su obra –tanto la propia como la realizada en colaboración con Marx– sigue siendo fundamental. La celebración del bicentenario de su nacimiento es una buena invitación para volver a ella.

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 35


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:12 Página 36

BICENTENARIO ...

Engels, filósofo y revolucionario Entrevista a Nicolás González Varela por Matilde Mur Mariátegui Nicolás González Varela ha sido articulista en múltiples revistas y diarios, así como editor y traductor en diversas editoriales, además de profesor universitario. Muchos de sus materiales circulan gratuitamente por la red: desde temas filosóficos, políticos e históricos a ensayos sobre cine y fútbol. De entre sus libros destacan Nietzsche contra la democracia y Heidegger. Nazismo y política del ser, ambos publicados por Montesinos. Publica ahora Engels antes de Marx, una recopilación de escritos de Engels en su mayor parte inéditos en español.

—Revolucionario, amigo de Marx, escritor, filósofo, coautor del Manifiesto Comunista, periodista en ocasiones, fundador de la I Internacional, empresario e hijo de empresarios… ¿Quién fue Engels? —Tenemos un expediente criminal lombrosiano de la atenta Polizei de Colonia: “Nombre: Friedrich Engels. Profesión: comerciante. Lugar de nacimiento: Barmen. Religión: luterano. Estatura: 1,70 m. Cabello y cejas: rubio oscuro. Frente: normal. Ojos: grises. Nariz y boca: proporcionados. Dentadura: buena. Barba: castaña. Mentón y cara ovalados. Tez sana. Constitución: esbelta”. Si Marx nos es parcialmente desconocido, recién estamos descubriendo muchos inéditos y datos oscuros de su biografía, el caso de Engels es quizá mucho peor: es considerado como un mero “segundo violín” de manera supersticiosa por cierta parte de la marxología oficial, y por él mismo desde la muerte de Marx, en un caso extremo de autosacrificio. Además, irónicamente, es considerado como actor indispensable, pero fatalmente secundario, por muchos de sus detractores y oponentes filosóficos-políticos. Por ello el conocimiento de su obra fue asumida como no decisiva, marginal e ilustrativa, y esta violencia interpretativa se plasmó en la misma política editorial. La autoinmolación espiritual y física de Engels (exigió la cremación de su cuerpo y el esparcimiento de sus cenizas en el mar) terminó encarnándose en la propia

36 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020

recepción. Tanto su biografía como sus “primeros materiales” quedaron condenados de antemano al vuelo de pájaro o la curiosidad del archivista. No sabemos bien todavía, en el momento de su bicentenario, “quién” era Engels. Y este volumen de textos inéditos, previos al encuentro mítico con Marx en París en 1844, nos permitirá, con plena justicia hermenéutica, recomponer su figura. Si queremos saber “quién” era el auténtico Engels, para entender el venidero que tú señalas, un Engels autónomo y sin el ensombrecimiento de Marx, debemos encontrarlo entre los años 1838 y 1844, incluso lo extendería hasta el año 1846, en su práctica y en su teoría. Le estamos dando la posibilidad de una resurrección, que Engels vuelva a ser Engels. Estos escritos, la mayoría desconocidos para el público de lengua española, perfilan un Engels atípico a la leyenda historiográfica: un precoz y genial filósofo autodidacta, de gran intuición teórica, políglota asombroso y un militante revolucionario convencido desde muy joven, que quema etapas ideológicas de decenios en meses. —Políglota asombroso... ¿Qué idiomas llegó a conocer Engels a lo largo de su vida? —En esta altura de su vida, Engels maneja, como puede verse en sus textos y en su correspondencia, al menos tres idiomas “vivos” (¡español!, francés e inglés) y dos “muertos” (griego y latín), de los que adoraba exhibir y usar. —Si no ando errado, llegó a manejarse también en catalán (entre otros idiomas que hay que sumar a los anteriores). Aunque ya lo has comentado en parte, permíteme insistir: ¿ha sido la izquierda suficientemente justa con Engels? ¿No se han subvalorado un poco o un mucho sus aportaciones ante la obra descomunal de su amigo Marx? —La leyenda del Gran Hombre acompañado de su fiel escudero, el junior partner Friedrich, se impuso negativamente, como una losa hermenéutica, sobre su propia obra desde 1895. Y finalmente se sumó a esta hipoteca la grosera codificación del


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 37

BICENTENARIO ...

Dia Mat en fórmulas jesuíticas. Aquí podrá el lector comprotesis doctoral y cuadernos de resúmenes, como el de Spinoza bar, leyéndolo sin intermediarios, la perversidad de la teleoloque pudimos editar en español. Otro ejemplo: Engels llegaría a gía en lo biográfico. Este volumen así la idea del proletariado, como sujelo atestigua. Engels es más precoz y Engels desarrolló su actividad de edi- to central revolucionario a partir de brillante que Marx: ya publicaba en tor, difusor y sistematizador de un las condiciones del Capitalismo 1838, con 19 años. Marx recién pudo moderno, casi un año antes que pensamiento inacabado. publicar en 1841, a los 23 años. A esa Marx. Y a esto hay que sumarle –por edad Engels ya era un columnista eso hay que hablar de una autodiEngels jamás se consideró importan- dacta genial– su escaso capital culhabitual de la revista de la izquierda te en el formidable trabajo teórico de tural familiar inicial, en comparaprogresista más importante en lenMarx. gua alemana, colaborador de diarios ción con Marx, por lo que su propio locales y regionales, y había llegado a proceso de formación fue más torconclusiones casi comunistas rápidamente. Engels tiene la tuoso e indirecto. Estoy de acuerdo contigo en esta cuestión. capacidad de enfrentarse con el filósofo vivo más importante de la época, hablo nada menos que del amigo de Hegel, crea—Sin haber podido siquiera terminar la escuela secundaria, dor del concepto de Absoluto, Schelling, sin haber podido decías. ¿No tuvo Engels títulos universitarios? siquiera terminar la escuela secundaria por decisión de su —No, en absoluto. No pudo ingresar a la universidad, pese a las familia. En esa época, 1841, Marx está apenas escribiendo su recomendaciones de sus profesores. Aquí podemos ver el ins-

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 37


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 38

BICENTENARIO ...

tinto del genio: su familia lo retiró de la escuela secundaria un año antes de finalizar, para formarlo “empresarialmente” en Bremen.

tamiento editorial e incluso su tándem teórico-práctico con el mismo Marx. Mientras los trabajos de pre-edición y editoriales de Engels al segundo tomo alcanzaron escasamente las diez páginas, en el tomo tercero tuvo que recomponer capítulos y —De sus ensayos y artículos, ¿qué aconsejarías para iniciar el secciones enteras. Engels da la apariencia de obras terminadas estudio de su obra? a páginas a menudo informes y mal redactadas, materiales de —De esta etapa poco conocida, recomendaría al lector sus víviun trabajo del que el propio Marx decía que era necesario comdas “Cartas de Wuppertal”, jovencísima mirada de crítica social pletarlo y aún escribirlo. Los tomos II y III son eso: bosquejos, y de la vida cotidiana sobre su propia patria chica, su artículo tanteos, a veces desesperados, materiales para los futuros plenamente anti-nacionalista sobre Ernst Moritz Arndt, cual“libros” y nada más. Así que Engels asumió la tarea de divulgar, quiera de sus folletos contra Schelling, el divertido poema satíconcluir y presentar como sistema concluso una teoría en rearico sobre la represión de la izquierda hegeliana, escrito con lidad abierta e inconclusa. Un torso, como precisó la intuitiva Bauer y, finalmente, el genial esbozo de crítica de la Economía Rosa Luxemburg. Mucha de esta presión por presentar un política, que tanta impresión causó a Marx e incluso a… ¡Lenin! Marx científico se debió al propio rol de Engels en la lucha y consolidación de la socialdemocracia alemana. El “ismo” en —Se ha criticado en ocasiones el trabajo que hizo Engels en la Marx nació en la época de Engels como timonel, en las revistas edición de los libros II y III de El Capital, ¿compartes esa línea de partido dirigidas por los futuros centristas, revisionistas y crítica? socialistas de derecha, Kautsky, Bernstein; nació en la corres—Y con razón. El mismo Marxismo nació, se desarrolló, se propondencia de Engels con Bebel; nació en la Vulgata de los texfesionalizó en escuela (y en ideología oficial de un estado) cuantos y prólogos de Engels y de las polémicas del propio Engels do la obra de Marx no era aún accesible en su totalidad, e inclucon fracciones, escuelas, críticos, socialistas de cátedra, popuso cuando importantes partes de su “corpus” estaban inéditas. El listas, e incluso con el renacimiento del Materialismo vulgar a éxito del Marxismo como ideología de partido (“una Teoría que fines del siglo XIX. Hasta tal punto que la historiografía define ha podido unir en un solo ejército a esta fase “paulina” con la misma fecasi todos los socialistas de Europa y cha, la periodización coincide con América”, según dijo el propio EnEngels es considerado como actor indis- los doce años en que Engels desarrogels), su éxito como bandera unificapensable, pero fatalmente secundario, por lló su actividad de editor, difusor y dora y ortodoxia de estado ha precesistematizador de un pensamiento muchos de sus detractores y oponentes. dido en décadas a la divulgación inacabado. La urgencia de la forma científica y exhaustiva de los escritos de la mediación entre teoría marxiscompletos de sus fundadores. Engels ta y praxis, el Umsetzungsproblem, no solo se sentía responsable casi exclusivo de que cada partido subsumió el trabajo crítico de edición. Por suerte tendremos obrero o federación socialista se adueñase de una “Teoría cientílos tomos tal como los dejó Marx en su Nachlass en la edición fica” comunista, sino también de cooptar y promover militantes MEGA 2. con pensamiento crítico, autónomo, calificados intelectualmente, capacitados para “mediar” y aplicar creativamente la Kritik —Has preparado la edición de los textos de Engels antes de marxiana a todos los ámbitos de la sociedad. Fue al mismo tiemconocer a Marx. ¿Qué materiales contiene la obra? po en orden de prioridad editor involuntario de Marx, asesor—Hemos decidido, por criterios editoriales, publicar todo el consejero partidario (como bien lo identificó Lenin), conciencia material de Engels desde su primera publicación, en 1838, teórica indiscutida y bulldog de la ortodoxia. Das Kapital es un hasta finalizar 1843. Son 68 textos previos a su encuentro defilibro incompleto, como otros clásicos, pensemos en Sein und nitivo con Marx, que incluyen artículos de prensa, poemas, Zeit de Heidegger o, en la literatura, en el Faust de Goethe. No textos satíricos, folletos independientes y ensayos de largo tiene nada de malo o contradictorio. A la muerte de Marx, Engels aliento; hemos excluido materiales previos, así como la corresse enfrentó con este gigantesco filón de manuscritos, codificapondencia de la época, extremadamente interesante, por razodos en la minúscula letra característica de su amigo, y con cuines de espacio. Un continente desconocido, los lectores en dado trató de salir del problema, preparando la edición de los español apenas conocían un 20% publicado de todo este matetomos restantes de El Capital. rial. Es un meritorio esfuerzo en los tiempos actuales y un Aunque actualmente se está analizando críticamente su traindispensable aporte literario de la editorial El Viejo Topo.

38 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 39

BICENTENARIO ...

ya publicaba en 1838, el joven Marx recién se inicia con trabajos preparatorios de su tesis a finales de 1840. Es decir que Marx todavía no había editado ni publicado nada en absoluto hasta 1841. Es sintomático, como te decía, que la obra de Engels siempre aparece como el volumen “2”, siendo eternamente segundo en todas las versiones de obras escogidas del tándem, sea cual sea el idioma en que se publiquen. Lexicográficamente también sucede la misma violación: es Karl Marx y Friedrich Engels, en ese orden. Una vez más la violencia de la teleología interpretativa practica una inexplicable injusticia. Este volumen viene a reparar esa perspectiva deformada y a salvar un enorme déficit en el conocimiento de Engels en particular y del propio origen del Marxismo en general.

En la biblioteca a la que acudía Engels, Chatham Librery, en Manchester.

—¿Se habían editado antes en castellano? ¿Se habían recogido en las MEW? —No, hubo que esperar a la edición de los MEGA 1 y 2 para poder apreciar todo este material. Puede encontrarse algo de estos materiales en la edición inglesa de las Werke, los Complete Works. Pero la mayor parte de su obra de juventud –no solo en español– previa a su legendario reencuentro con el Marx de 26 años en París, en otoño de 1844, se mantuvo cansinamente inédita hasta entrados los años 1980’s, para nunca más renacer. La primera edición incompleta en alemán de los escritos juveniles recién apareció en el año 1920, gracias al esfuerzo de su gran biógrafo, el socialdemócrata Gustav Mayer. En español tenemos la particular edición de Roces de las Werke de 1980; la edición tiene ausencias importantes, faltan alrededor de las tres cuartas partes de su producción literaria del período, un 80% del material se encontraba inédito en español, algo increíble. Roces publica un total de 180 páginas del período 1838-1843, mientras que nuestro volumen llega a las 600; además su traducción es poco precisa (a veces indirecta del alemán, de la versión italiana o inglesa), y muy pobre su aparato histórico-crítico. En la edición de Roces se repite el prejuicio sobre Engels. Es irónico y sintomático que, aunque Engels sea cronológicamente más precoz en la producción literaria que Marx, puesto que

—En tu opinión, ¿qué interés tienen estos escritos del joven Engels que abarcan de 1838 a 1843, desde que tenía 18 años hasta los 23? Me ha parecido que hay mucho de “crítica literaria”. —Como te he señalado anteriormente, muchos han sostenido de manera inocente esta creencia “natural”, aunque insostenible en los textos mismos, producto de años de marxología oficial sobre el “actor secundario” Engels; pero además entiendo que a ello se suma una incomprensión del contexto en el que luchaba Engels. Hay que sumergirse en la situación concreta. Al no existir en Prusia la esfera de lo político como ámbito separado, la Kritik de la política se debía practicar sobre territorios intermedios, como la literatura y la teología. Engels parte desde la orilla de la literatura romántica y radical de la “Joven Alemania”, un partido político in nuce, en su versión final, enfrentándose primero a su propia rutina religiosa comunitaria y familiar, el pietismo, por lo que parte no tanto de la Filosofía pura como de la crítica de la religión; la Bibelkritik es su modo de desembarazarse del peso muerto de su tradición y, al mismo tiempo en una doble tarea simultánea, destripar de manera materialista las formas alienadas de su tiempo. La visión que mencionas mainstream, del joven Engels como mero “crítico literario”, es la que queda refutada a lo largo de la lectura de estos textos inéditos. Su mejor biógrafo y primer editor de estos escritos, Mayer, denomina esta época aparentemente inundada de anodinos “ejercicios literarios”, la “Politische Anfänge” del joven Engels, su auténtico inicio político revolucionario antes de su contacto con la literatura comunista o socialista. —¿Hay en estos trabajos alguna reflexión sobre el movimiento socialista o comunista de aquellos años? —Como te he dicho, Engels llega rápidamente al Comunismo

El Viejo Topo 394 / noviembree 2020 / 39


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 40

BICENTENARIO ...

mucho antes que Marx, en el año 1842. Léxicamente Engels intercambia la idea de Comunismo con la de Socialismo en esta época. Esto se acelera de manera notable a su llegada a Manchester, y sus contactos personales con owenistas y cartistas, las alas radicales del movimiento obrero inglés. Te adelanto que estoy preparando un trabajo sobre el origen del Marxismo trazando su inicio en la estadía de Engels y Marx en Mánchester, la ciudad-fábrica. Queda claro que se convenció de que solo el Comunismo, entendido como una “Comunidad de Bienes”, podía resolver la candente cuestión social, la agenda de una auténtica reforma social a nivel continental. Y lo que es más decisivo: afirmaba que el Comunismo “no es la consecuencia de la posición particular” de una nación o pueblo elegido, sino es una conclusión necesaria, “que no puede evitarse que se extraiga de las premisas dadas en los hechos generales” de la civilización capitalista. Una conclusión demoledora y de efecto epocal que asumirá el propio Marx.

mán, desistió del proyecto, asumiendo el aporte materialista de Feuerbach. En este tema Engels también es mucho más precoz que Marx. Se apropió de Hegel ya en 1839, aplicando el método dialéctico-materialista creativamente, con una soltura poco habitual, ya en artículos de 1840.

—Uno de los escritos recogidos lleva por título “Esbozo de crítica de la economía política”. Recuerda el subtítulo de “El Capital”. ¿Qué tipo de crítica realiza aquí Engels a la Economía política? —Este decisivo ensayo fue el primer trabajo de Engels de Kritik a la Ciencia del enriquecimiento burgués, como definía a la Economía política. Marx estaba muy interesado en este trabajo de Engels y escribió un resumen que se encuentra en su Nachlass, incluso más tarde lo mencionó en el prefacio a su Kritik… de 1859, diciendo que era “un brillante ensayo sobre la crítica de las categorías económicas”. A pesar de que la obra contenía algunos rasgos de inmadurez inevitables en la fase anterior de la formación de sus ideas –una exposición —¿Cuáles son las principales influencias filosóficas y políticas poco dialéctica que se inicia con el comercio (y no con la que recibe en estos años? célula básica del capitalismo, la mercancía), influencia del —Precisamente Engels tiene un doble cauce: uno del movihumanismo abstracto de Feuerbach y una crítica moralizanmiento literario, en especial del republicano Ludwig Börne, de te, al estilo de los escritores cartistas y owenistas como Watts, la “Joven Alemania”, con lo que vuelvo a subrayarte el probleque influenciaron mucho a Engels en su llegada a Mánchesma dogmático de reducir sus textos a “ejercicios literarios” abster–, contenía una profunda anticipación de la futura Kritik tractos, una hipoteca de la marxología oficial que llevamos a materialista al capital como tal a través de sus categorías teócuestas. El segundo es Hegel, a través de la influencia directa de ricas. Engels anuncia que “al criticar la Economía nacional, la izquierda hegeliana, en especial de David Strauss y su crítica examinaremos las categorías básicas, revelaremos la contraa la Biblia, que tanta influencia tuvo en el origen del Marxismo. dicción introducida por el sistema de libre comercio y sacareLa crítica a la Religión, dirá Marx, es mos las consecuencias de los dos la premisa a toda crítica de lo polítilados de la contradicción”. La obra se Engels fue un precoz y genial filósofo dedica principalmente a un examen co. Engels se plantea durante un tiempo llegar a una nueva Teoría autodidacta, de gran intuición teórica, crítico de la base económica del siscrítica unificando la gran filosofía políglota asombroso y un militante revo- tema capitalista: la propiedad privade Hegel con la práctica literariada. Engels demostró que la causa lucionario convencido. política de Börne. Vislumbró la taprincipal de los antagonismos sociarea pendiente de la teoría crítica, les en el mundo burgués y la causa de superó las unilateralidades de las la futura revolución social, será el vanguardias literarias y filosóficas. Se trataba de llevar a térmidesarrollo de las contradicciones inherentes y generadas por el no “la compenetración de Börne y Hegel, la mediación entre conflicto entre el capital y la tierra enfrentadas al trabajo. vida y ciencia, entre la realidad moderna y la auténtica filosoAdemás, analizó las interconexiones dialécticas entre la comfía”. El híbrido parecía imposible de sintetizar en la alta teoría, petencia y el monopolio resultante de la naturaleza de la proel cuádruple frente de combate (el espíritu libre luchando conpiedad privada burguesa. En este trabajo Engels define el rol de tra curas y pietistas, contra la nobleza y su burocracia, contra la la ciencia como componente esencial del catálogo de las fuer“aristocracia del dinero” y los poseedores y, finalmente, el repuzas productivas del Capital. Este ensayo ha generado una falsa blicano contra la monarquía) requería un método realmente polémica, en torno a la cuestión de si Engels fue el que estimusólido y revolucionario, una herramienta que ya no podía ló al joven Marx hacia la crítica de la Economía política… encontrar en la Joven Alemania. Finalmente, al ver las contradicciones internas insalvables del liberalismo de izquierda ale—¿Por qué falsa polémica?

40 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 41

BICENTENARIO ...

—Porque es insostenible documentalmente desde el conocimiento preciso de la propia evolución intelectual de Marx en la Rheinische Zeitung, y sus conocimientos objetivos sobre la Economía política alemana de la época. He escrito algo sobre el tema… —¿Contó Engels con el apoyo familiar antes estas “inquietudes literarias”? —En absoluto. Su familia desconocía su actividad político-literaria, salvo su hermana preferida, Marie. Todos sus artículos de los primeros años son o bien anónimos o con seudónimos. Vuelvo a decirte que no se tratan de “inquietudes literarias”, pecamos de anacronismo, estamos comprendiendo mal el complejo contexto de lucha política revolucionaria en la Prusia de la época. Hasta qué punto estos “ejercicios literarios” eran eminentemente políticos y revolucionarios, lo demuestran las obras de la mayoría de los escritores del movimiento de la “Joven Alemania”, el liberalismo de izquierda de la época. Recordemos que Engels era columnista regular de su principal revista, que estas obras fueron prohibidas en bloque en toda Alemania, y muchísimos de sus principales autores debieron exiliarse perseguidos por el Estado. Engels, debido a la censura y la dura represión policial, recién firmó con su nombre y apellido verdaderos en el año 1843. No hubiera sido de este calibre la respuesta del Estado prusiano si solo expresaran “inquietudes literarias”. —De acuerdo, tienes razón. ¿Habló el Engels maduro de estos trabajos de adolescencia y juventud? ¿En qué términos? —El proceso de autoinmolación de Engels, espiritual y material, que comenzó después de 1848, hizo que Engels ni siquiera se imaginara valorar sus escritos previos al comienzo de su colaboración con Marx. Además se sumaba que se había transformado en el Teofrastro (por en relación con Aristóteles) del Nachlass literario marxiano, tarea central de su última etapa vital. Hay una anécdota que ilustra esta actitud. Una vez un socialdemócrata ruso, Voden, al preguntarle en 1893 a Engels por su material juvenil, se autopreguntó: “¿debería emplear el resto de mi vida en publicar viejos manuscritos de su trabajo publicista de los 1840´s o bien debería, después de publicado el tomo III de Das Kapital, editar los manuscritos sobre la historia de las teorías de la plusvalía de Marx?” Engels jamás se consideró importante en el formidable trabajo teórico de Marx, asumió un rol “paulino” con respecto al Marxismo. —En la autoinmolación de Engels, ¿incluyes el caso del hijo no reconocido por Marx que tomó su apellido? —No, me refiero a su notable voluntad de desaparición, tanto

física (cremación de sus restos y esparcimiento de las cenizas en el mar para evitar todo culto a su persona) como intelectual (él fue el que fundamentó el mito de ser un segundo y desechable violín). —¿Nos recuerdas cómo se conocieron Engels y Marx? —Engels llegó a Berlín en 1841 e inmediatamente buscó unirse a los jóvenes hegelianos, otra especie de partido político y cátedra paralela a la vez, que corporizaba la segunda fase del liberalismo de izquierda en Alemania. Lo más probable, –por el retrato satírico que realiza Engels de él en el poema sobre la Biblia, que aparece por primera vez en español en nuestro Engels antes de Marx– es que ya conociera a Marx, circunstancialmente, de las reuniones en bares y cervecerías del grupo de Die Freien, los libres de Berlín, en el que ambos participaban. En su camino hacia Londres y Mánchester en 1842, Engels hizo otra parada en Colonia para visitar la famosa Rheinische Zeitung, diario liberal de izquierda que reunía a burgueses republicanos con jóvenes hegelianos. Allí se reunió con su nuevo editor-jefe, Marx, que había asumido el 15 de octubre de 1842, más o menos por defecto, ya que era el único asociado dispuesto a asumir el riesgo. Debido a sus brillantes folletos contra Schelling, Engels había sido invitado a colaborar en el diario y llevar la corresponsalía en Inglaterra. Así que este encuentro, el 16 de noviembre de 1842, fue descrito como muy cercano y cálido, por el propio Engels, confesándoselo en 1895 al biógrafo de Marx, Franz Mehring. La reunión definitiva y ya legendaria será la del otoño de 1844 en París, que sellará sus destinos para siempre. —¿Se puede hablar, en algún sentido, de engelsianismo como seguimos hablando de marxismo? —Solo puede hablarse de cierto “Engelsianismo”, sin Engels por supuesto, en el intento de codificación jesuítica en tríadas y leyes que intentó el Dia Mat en la URSS de determinados textos del corpus engelsiano. Aunque si invertimos los términos, dado nuestro grado de conocimiento en estos momentos, el “Ismo” en Marx es esencialmente una suerte de Engelsianismo tardío. Tal la paradoja… —¿Quieres añadir algo más? —Espero que el lector español pueda disfrutar y aprender de este indudable clásico del pensamiento crítico de Occidente, y descubrir en su etapa juvenil, el genio y el nervio de un gran pensador. Agradecerte, como siempre, tu generosidad y tu perspicacia, y felicitarte por tu dilatado y enorme trabajo de divulgación de las ideas progresistas y de todo espíritu libre ■

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 41


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 42

BICENTENARIO

Los bakuninistas en acción Memoria sobre el levantamiento en España en el verano de 1873 por Fiedrich Engels Tras la abdicación del rey de España, Amadeo de Saboya, el 8 de abril de 1873 se proclamó la República Federal. Los llamados republicanos “intransigentes”, que pretendían configurar España mediante cantones independientes fueron excluidos en la redacción de la nueva Constitución, por lo que organizaron la insurrección en diversas ciudades, en las que crearon gobiernos cantonales independientes. Sustituido Pi y Margall por Salmerón, éste envió al ejército para sofocar la rebelión. En pocos días el Gobierno recuperó en control de todas las ciudades, excepto Cartagena, que resistió varios meses, hasta su capitulación el 11 de enero de 1874.

I El informe que acaba de publicar la Comisión de La Haya sobre la Alianza secreta de Miguel Bakunin ha puesto de manifiesto ante el mundo obrero los manejos ocultos, las granujadas y la huera fraseología con que se pretendía poner el movimiento proletario al servicio de la presuntuosa ambición y los designios egoístas de unos cuantos genios incomprendidos. Entretanto, estos megalómanos nos han dado ocasión en España de conocer también su actuación revolucionaria práctica. Veamos cómo llevan a los hechos sus frases ultrarrevolucionarias sobre la anarquía y la autonomía, sobre la abolición de toda autoridad, especialmente la del Estado, y sobre la emancipación inmediata y completa de los obreros. Por fin podemos hacerlo ya, pues ahora, además de la información de los periódicos sobre los acontecimientos de España, tenemos a la vista el informe enviado al Congreso de Ginebra por la Nueva Federación Madrileña de la Internacional. Es sabido que, en España, al producirse la escisión de la Internacional, sacaron ventaja los miembros de la Alianza

42 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020

secreta; la gran mayoría de los obreros españoles se adhirió a ellos. Al proclamarse la República, en febrero de 1873, los aliancistas españoles se vieron en un trance muy difícil. España es un país muy atrasado industrialmente, y, por lo tanto, no puede hablarse aún de una emancipación inmediata y completa de la clase obrera. Antes de esto, España tiene que pasar por varias etapas previas de desarrollo y quitar de en medio toda una serie de obstáculos. La República brindaba la ocasión para acortar en lo posible esas etapas y para barrer rápidamente estos obstáculos. Pero esta ocasión solo podía aprovecharse mediante la intervención política activa de la clase obrera española. La masa obrera lo sentía así; en todas partes presionaba para que se interviniese en los acontecimientos, para que se aprovechase la ocasión de actuar, en vez de dejar a las clases poseedoras el campo libre para la acción y para las intrigas, como se había hecho hasta entonces. El Gobierno convocó elecciones a Cortes Constituyentes. ¿Qué posición debía adoptar la Internacional? Los jefes bakuninistas estaban sumidos en la mayor perplejidad. La prolongación de la inactividad política hacíase cada día más ridícula y más insostenible; los obreros querían «hechos». Y, por otra parte, los aliancistas llevaban años predicando que no se debía intervenir en ninguna revolución que no fuese encaminada a la emancipación inmediata y completa de la clase obrera; que el emprender cualquier acción política implicaba el reconocimiento del Estado, el gran principio del mal; y que, por lo tanto, y muy especialmente, la participación en cualquier clase de elecciones era un crimen que merecía la muerte. El citado informe de Madrid nos dice cómo salieron del aprieto: Los mismos que desconociendo los acuerdos tomados en el Congreso general de La Haya sobre la acción política de la clase trabajadora, y rasgando los Estatutos de la Internacional, introdujeron la división, la lucha y el desorden en el seno de la fede-


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 43

BICENTENARIO

Engels, 1848

ración española; los mismos que no vacilaron en presentarnos tituyentes, los obreros de Barcelona, Alcoy y otros puntos quia los ojos de los trabajadores como unos políticos ambiciosos, sieron saber qué política debían seguir los internacionalistas, que, con el pretexto de colocar en el Poder a la clase obrera, tanto en las luchas parlamentarias como en las otras. Celepugnaban por adueñarse del Poder bráronse con este objeto dos granen beneficio propio; esos mismos des asambleas, una en Barcelona y Barcelona, el centro fabril más importante hombres que se dan el título de revootra en Alcoy, y los separatistas (los de España, tiene en su haber histórico más aliancistas) se opusieron con todas lucionarios, autónomos, anárquicos, combates de barricadas que ninguna otra sus fuerzas a que se determinara etc., se han lanzado en esta ocasión a hacer política; pero la peor de las cuál había de ser la actitud política ciudad del mundo. políticas, la política burguesa; no de la Internacional (¡de la suya, han trabajado para dar el Poder polínótese bien!), resolviéndose que la tico a la clase proletaria, idea que ellos miran con horror, sino Internacional, como Asociación, no debe ejercer acción polítipara ayudar a que conquistase el Gobierno una fracción de la ca alguna; pero que los internacionales, como individuos, burguesía, fracción compuesta de aventureros, postulantes y podían obrar en el sentido que quisieran y afiliarse en el partiambiciosos, que se denominan republicanos intransigentes. do que mejor les pareciese, siempre en uso de la famosa autoYa en vísperas de las elecciones generales para las Consnomía. Y ¿qué resultó de la aplicación de una teoría tan bizarra?

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 43


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 44

BICENTENARIO ...

tracto, que no existe en ninguna parte y, por lo tanto, no puede defenderse. Es ése un procedimiento magnífico de hacerse el revolucionario, característico de gentes a quienes se les cae fácilmente el alma a los pies; y hasta qué punto los jefes de los aliancistas españoles se cuentan entre esta casta de gentes lo demuestra con todo detalle el escrito sobre la Alianza que citábamos al principio. Pero, tan pronto como los mismos acontecimientos empujan al proletariado y lo colocan en primer plano, el abstencionismo se convierte en una majadería palpable y la intervención activa de la clase obrera en una necesidad inexcusable. Y éste fue el caso en España. La abdicación de Amadeo había desplazado del Poder y de la posibilidad inmediata de recobrarlo a los monárquicos radicales; los alfonsinos estaban, por el momento, más imposibilitados aún; los carlistas preferían, como casi siempre, la guerra civil a la lucha electoral. Todos estos partidos se abstuvieron a la manera española; en las elecciones solo tomaron parte los republicanos federales, divididos en dos bandos, y la masa obrera. Dada la enorme fascinación que el nombre de la Internacional ejercía aún por aquel entonces sobre los obreros de España y dada la excelente organización que, al menos para los fines prácticos, conservaba aún su Sección española, era seguro que en los distritos fabriles de Cataluña, en Valencia, en las ciudades de Andalucía, etc., habrían triunfado brillantemente todos los candidatos presentados y mantenidos por la Engels. Dibujo de Nikolaj N. Shukow, 1841 Internacional, llevando a las Cortes una minoría lo bastante fuerte para decidir en las votaciones entre los dos bandos repuQue la mayoría de los internacionales, incluso los anárquicos, blicanos. tomaron parte en las elecciones, sin programa, sin bandera, sin Los obreros sentían eso; sentían que había llegado la hora de candidatos, contribuyendo a que viniese a las Constituyentes poner en juego su potente organizauna casi totalidad de burgueses, ción, pues por aquel entonces todavía con excepción de dos o tres obreros, Un paro general sólo afecta directamente a lo era. Pero los señores jefes de la que nada representan, que no han los burgueses individuales, pero no va con- escuela bakuninista habían predicalevantado ni una sola vez su voz en do, durante tanto tiempo, el evangelio defensa de los intereses de nuestra tra su representación colectiva, contra el del abstencionismo incondicional, clase y que votan tranquilamente Poder del Estado. que no podían dar marcha atrás cuantos proyectos les presentan los repentinamente; y así inventaron reaccionarios de la mayoría. aquella lamentable salida, consistenA eso conduce el «abstencionismo te en hacer que la Internacional se abstuviese como colectivipolítico» bakuninista. En tiempos pacíficos, en que el proletadad, pero dejando a sus miembros en libertad para votar indiriado sabe de antemano que a lo sumo conseguirá llevar al vidualmente como se les antojase. Parlamento unos cuantos diputados y que la obtención de una La consecuencia de esa declaración en quiebra política fue mayoría parlamentaria le está por completo vedada, se conseque los obreros, como ocurre siempre en tales casos, votaron a guirá acaso convencer a los obreros en algún sitio que otro de la gente que se las daba de más radical, a los intransigentes, y que es toda una actuación revolucionaria quedarse en casa que, sintiéndose con esto más o menos responsables de los cuando haya elecciones y, en vez de atacar al Estado concreto, pasos dados posteriormente por sus elegidos, acabaran por en el que vivimos y que nos oprime, atacar al Estado en abs-

44 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 45

BICENTENARIO ...

verse envueltos en su actuación.

obrera y una caja bien repleta. Y aquí precisamente la dificultad II del asunto. De una parte, los Los aliancistas no podían persisgobiernos, sobre todo si se les deja tir en la ridícula situación en que envalentonarse con el abstenciose habían colocado con su astuta nismo político, jamás permitirán política electoral, a menos de queque la organización ni las cajas de rer dar al traste con su jefatura los obreros lleguen tan lejos; y, por sobre la Internacional en España. otra parte, los acontecimientos Tenían que aparentar, por lo políticos y los abusos de las clases menos, que hacían algo. Y su tabla gobernantes facilitarán la emancide salvación fue la huelga general. pación de los obreros mucho antes En el programa bakuninista, la de que el proletariado llegue a reuhuelga general es la palanca de nir esa organización ideal y ese que hay que valerse para desencagigantesco fondo de reserva. Pero, denar la revolución social. Una si dispusiese de ambas cosas, no buena mañana, los obreros de necesitaría dar el rodeo de la hueltodos los gremios de un país y ga general para llegar a la meta. hasta del mundo entero dejan el Para nadie que conozca un poco trabajo y, en cuatro semanas a lo el engranaje oculto de la Alianza Schüler y Engels. Dibujo de Nikolaj N. Shukow, 1880 sumo, obligan a las clases poseepuede ser dudoso que la propuesta doras a darse por vencidas o a lande aplicar este bien experimentado zarse contra los obreros, con lo cual dan a éstos el derecho a procedimiento partió del centro suizo. El caso es que los diridefenderse y a derribar, aprovechando la ocasión, toda la vieja gentes españoles encontraron de este modo una salida para organización social. La idea dista mucho de ser nueva; primehacer algo sin volverse de una vez «políticos»; y se lanzaron ro los socialistas franceses y luego encantados a ella. Por todas partes los belgas se han hartado, desde se predicaron los efectos milagro1848, de montar este palafrén, que sos de la huelga general y en es, sin embargo, por su origen, un seguida se preparó todo para caballo de raza inglesa. comenzarla en Barcelona y en Durante el rápido e intenso auge Alcoy. del cartismo entre los obreros britáEntretanto, la situación política nicos, que siguió a la crisis de 1837, iba acercándose cada vez más a se predicó, ya en 1839, el «mes una crisis. Los viejos tragahomsanto», el paro en escala nacional (v. bres del republicanismo federal, Engels, La situación de la clase obreCastelar y comparsa, se echaron a ra en Inglaterra, segunda edición, temblar ante el movimiento, que pág. 234); y la idea tuvo tanta resoles rebasaba; no tuvieron más nancia que los obreros fabriles del remedio que ceder el poder a Pi y Norte de Inglaterra intentaron Margall, que intentaba una transponerla en práctica en julio de 1842. acción con los intransigentes. Pi También en el Congreso de los era, de todos los republicanos ofialiancistas celebrado en Ginebra el ciales, el único socialista, el único 1º de septiembre de 1873 desempeque comprendía la necesidad de ñó gran papel la huelga general, si que la República se apoyara en los bien se reconoció por todo el obreros. Así presentó en seguida mundo que para esto hacía falta una un programa de medidas sociales Engels, 1880 organización perfecta de la clase de inmediata ejecución, que no

El Viejo Topo 394 /noviembre 2020 / 45


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 46

BICENTENARIO ...

sólo eran directamente ventajosas para los obreros, sino que, to cantonal. Dentro de él, la representación de la clase obrera además, por sus efectos, tenían necesariamente que empujar a era, en todas partes, un elemento muy fuerte; y Barcelona era mayores avances y, de este modo, por lo menos poner en marla única ciudad cuya incorporación podía respaldar de un cha la revolución social. modo firme a este elemento obrero y darle la perspectiva de Pero los internacionales bakuninistas, que tienen la obligahacerse dueño, a fin de cuentas, de todo el movimiento. ción de rechazar hasta las medidas más revolucionarias, cuanAdemás, la incorporación de Barcelona puede decirse que do éstas arrancan del «Estado», preferían apoyar a los intransihabría decidido el triunfo. Pero Barcelona no movió un dedo; gentes más extravagantes antes que los obreros barceloneses, que sabían a un ministro. Las negociaciones de a qué atenerse respecto a los intransiLa única fuerza de confianza de que Pi con los intransigentes se dilatagentes y habían sido engañados por disponía el Gobierno era la Guardia Civil, ban; los intransigentes empezaron los aliancistas, se cruzaron de brazos y ésta se hallaba desperdigada por todo a perder la paciencia; los más fogoy dieron con ello el triunfo final al el país sos de ellos comenzaron en Gobierno de Madrid. Todo lo cual no Andalucía el levantamiento cantoimpidió a los aliancistas Alerini y nal. Había llegado la hora de que Brousse (acerca de cuyas personas da los jefes de la Alianza actuasen también, si no querían seguir más detalles el informe sobre la Alianza) declarar en su periómarchando a remolque de los intransigentes burgueses. En dico Solidarité révolutionnaire: vista de esto, ordenaron la huelga general. El movimiento revolucionario se extiende como un reguero En Barcelona se pegó, entre otros, este cartel: ¡Obreros! de pólvora por toda la península… En Barcelona todavía no ha Declaramos la huelga general para demostrar la profunda posado nada, ¡pero en la plaza pública lo revolución es permarepugnancia que nos causa ver cómo el Gobierno echa a la nente! calle el ejército para luchar contra nuestros hermanos trabajaPero era la revolución de los aliancistas, que consiste en mandores, mientras apenas se preocupa de la guerra contra los cartener torneos oratorios y, precisamente por esto, es «permalistas, etc. nente», sin moverse del sitio. Es decir, que se invitaba a los obreros de Barcelona –el centro La huelga se había puesto a la orden del día al mismo tiempo fabril más importante de España, que tiene en su haber históen Alcoy. Alcoy es un centro fabril de reciente creación, que rico más combates de barricadas que ninguna otra ciudad del cuenta actualmente unos 30.000 habitantes, y en el que la mundo– a enfrentarse con el Poder público armado, pero no Internacional, en forma bakuninista, sólo logró penetrar hace con las armas que ellos tenían también en sus manos, sino con un año, desarrollándose luego con gran rapidez. un paro general, con una medida que sólo afecta directamente El socialismo, bajo cualquier forma, era bien recibido por a los burgueses individuales, pero que no va contra su repreestos obreros, que hasta entonces habían permanecido comsentación colectiva, contra el Poder del Estado. pletamente al margen del movimiento, como ocurre en alguLos obreros barceloneses habían podido, en la inactividad de nos lugares rezagados de Alemania, donde repentinamente la los tiempos de paz, prestar oído a las frases violentas de homAsociación General Obrera Alemana adquiere de momento bres tan mansos como Alerini, Farga Pellicer y Viñas; pero gran número de adeptos. Alcoy fue elegido, por tanto, para cuando llegó la hora de actuar, cuando Alerini, Farga Pellicer y sede de la Comisión federal bakuninista española; y esta Viñas lanzaron, primero, su famoso programa electoral, luego Comisión federal es, precisamente, la que vamos a ver aquí se dedicaron constantemente a calmar los ánimos, y por fin, en actuar. vez de llamar a las armas, declararon la huelga general, acabaEl 7 de julio, una asamblea obrera toma el acuerdo de huelga ron por provocar el desprecio de los obreros. El más débil de los general; y al día siguiente envía una comisión a entrevistarse intransigentes revelaba, con todo, más energía que el más con el alcalde, requiriéndola para que reúna en el término de enérgico de los aliancistas. veinticuatro horas a los patronos y les presente las reivindicaLa Alianza y la Internacional mangoneada por ella perdieron ciones de los obreros. toda su influencia y, cuando estos caballeros proclamaron la El alcalde, Albors, un republicano burgués, entretiene a los huelga general, bajo el pretexto de paralizar con ello la acción obreros, pide tropas a Alicante y aconseja a los patronos que no del Gobierno, los obreros se echaron sencillamente a reír. Pero cedan, sino que se parapeten en sus casas. En cuanto a él, estala actividad de la falsa Internacional había conseguido, por lo rá en su puesto. Después de celebrar una entrevista con los menos, que Barcelona se mantuviese al margen del alzamienpatronos –estamos siguiendo el informe oficial de la Comisión

46 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 47

BICENTENARIO ...

federal aliancista, que lleva la fecha Ésa fue la primera batalla callede 14 de julio de 1873–, el alcalde, jera de la Alianza. Al frente de que en un principio había prome5.000 hombres, se batió durante tido a los obreros mantenerse neuveinte horas contra 32 guardias y tral, lanza una proclama en la que algunos burgueses armados; los «injuria y calumnia a los obreros y venció, después que ellos hubietoma partido por los patronos, ron agotado las municiones, y anulando así el derecho y la liberperdió, en total, diez hombres. Se tad de los huelguistas y retándolos conoce que la Alianza inculca a a luchar». Cómo los piadosos sus iniciados aquella sabia sendeseos de un alcalde podían anular tencia de Falstaff de que «el mayor el derecho a la libertad de los huelmérito de la valentía es la prudenguistas, es cosa que no se aclara en cia». el informe. El caso es que los obreHuelga decir que todas las notiros, dirigidos por la Alianza, hiciecias terroríficas de los periódicos ron saber al Concejo, por medio de burgueses, que hablan de fábricas una comisión que, si no estaba disincendiadas sin objeto alguno, de puesto a mantener en la huelga la guardias fusilados en masa, de neutralidad prometida, lo mejor personas rociadas con petróleo y que podía hacer era dimitir para luego quemadas, son puras evitar un conflicto. La comisión no invenciones. Los obreros vencefue recibida y, cuando salía del dores, aunque estén dirigidos por Ayuntamiento, la fuerza pública aliancistas, cuyo lema es: «No hay disparó contra el pueblo, congreque reparar en nada», son siemEngels en su escritorio. Dibujo de Nikolaj N. Shukow, 1890 gado en la plaza en actitud pacífica pre demasiado generosos con el y sin armas. enemigo vencido para obrar así, y Así comenzó la lucha, según el éste les imputa todas las atrocidainforme aliancista. El pueblo se armó, y comenzó la batalla que des que él no deja de cometer nunca cuando vence. Eran, pues, había de durar «veinte horas». De una parte, los obreros, que vencedores. Solidarité révolutionnaire cifra en 5.000; de otra parte, 32 guar«En Alcoy –dice, lleno de júbilo, Solidarité révolutionnaire–, dias civiles concentrados en el Ayuntamiento y algunas gentes nuestros amigos, en número de 5.000, son dueños de la situaarmadas parapetadas en cuatro o cinco casas junto al mercado, ción». Veamos qué hicieron de su «situación» los tales «duecasas a las que el pueblo pegó fuego a la buena manera prusiaños». na. Por fin, a los guardias se les agotaron las municiones y Al llegar aquí, el informe de la Alianza y el periódico aliancistuvieron que capitular. ta nos dejan en la estacada; tenemos que contentarnos con la No habría habido que lamentar tantas desgracias –dice el información general de la prensa. Por ésta nos enteramos de informe de la Comisión aliancista– si el alcalde Albors no que en Alcoy se constituyó inmediatamente un «Comité de hubiera engañado al pueblo simulando rendirse y haciendo Salud Pública», es decir, un gobierno revolucionario. luego asesinar alevosamente a los que entraron en el Es cierto que en el Congreso celebrado por ellos en Saint Ayuntamiento fiándose de su palabra; y el mismo alcalde no Imier (Suiza) el 15 de septiembre de 1872, los aliancistas habíhabría perecido, como pereció a manos de la población, legítian acordado que «toda organización de un Poder político, del mamente indignada, si no hubiese disparado su revólver a Poder llamado provisional o revolucionario, no puede ser más quemarropa contra los que iban a detenerle. que un nuevo engaño y resultaría tan peligrosa para el proleta¿Cuántas bajas causó esta batalla? Si bien no es posible calriado como todos los gobiernos que existen actualmente». cular con exactitud el número de muertos y heridos (de parte Además, los miembros de la Comisión federal de España, residel pueblo), si podemos decir que no habrán bajado seguradente en Alcoy, habían hecho lo indecible para conseguir que mente de diez. De parte de los provocadores, no bajan de quinel Congreso de la Sección española de la Internacional hiciese ce los muertos y los heridos. suyo este acuerdo. Pero, a pesar de todo esto, nos encontramos

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 47


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 48

BICENTENARIO ...

que Severino Albarracín, miembro de aquella Comisión, y, según ciertos informes, también Francisco Tomás, su secretario, forman parte de ese gobierno provisional y revolucionario que era el Comité de Salud Pública de Alcoy. ¿Y qué hizo este Comité de Salud Pública? ¿Cuáles fueron sus medidas para lograr la «emancipación inmediata y completa de los obreros?» Prohibir que ningún hombre saliese de la villa, autorizando en cambio para hacerlo a las mujeres, siempre y cuando que… ¡tuviesen pase! ¡Los enemigos de la autoridad restableciendo el régimen de pases! Por lo demás, la más completa confusión, la más completa inactividad, la más completa ineptitud. Entretanto, el general Velarde avanzaba con sus tropas desde Alicante. El Gobierno tenía sus razones para ir apaciguando silenciosamente las insurrecciones locales de las provincias. Y los «dueños de la situación» de Alcoy tenían también las suyas para zafarse de un estado de cosas con el que no sabían qué hacer. Por eso, el diputado Cervera, que actuaba de mediador, encontró el camino llano. El Comité de Salud Pública resignó sus poderes, las tropas entraron en la villa el 12 de julio sin encontrar la menor resistencia y la única promesa que se hizo a cambio al Comité de Salud Pública fue… dar una amnistía general. Los aliancistas «dueños de la situación» habían salido realmente del aprieto una vez más. Y con esto terminó la aventura de Alcoy.

Engels. Dibujo de Nikolaj N. Shukow, 1890

48 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020

En Sanlúcar de Barrameda, junto a Cádiz, «el alcalde –relata el informe aliancista– clausura el local de la Internacional y, con sus amenazas y sus incesantes atentados contra los derechos personales de los ciudadanos, provoca la cólera de los obreros. Una comisión reclama del ministro el respeto del derecho y la reapertura del local, arbitrariamente clausurado. El señor Pi accede a ello en principio… pero denegándolo en la práctica; los obreros ven que el Gobierno trata de colocar a su Asociación sistemáticamente fuera de la ley; destituyen a las autoridades locales y ponen en su lugar a otras, que ordenan la reapertura del local de la Asociación». «¡En Sanlúcar… el pueblo es dueño de la situación!», exclama triunfalmente Solidarité révolutionnaire. Los aliancistas, que también aquí, en contra de sus principios anarquistas, instituyeron un gobierno revolucionario, no supieron por dónde empezar a servirse del Poder. Perdieron el tiempo en debates vacuos y acuerdos sobre el papel, y el 5 de agosto, después de ocupar las ciudades de Sevilla y Cádiz, el general Pavía destacó a unas cuantas compañías de la brigada de Soria para tomar Sanlúcar y… no encontró la menor resistencia. Ésas son las hazañas heroicas llevadas a cabo por la Alianza donde nadie le hacía la competencia. III Inmediatamente después de la batalla librada en las calles de Alcoy, se levantaron los intransigentes en Andalucía. Pi y Margall estaba todavía en el Poder y en continuas negociaciones con los jefes de este grupo político, para formar con ellos un nuevo ministerio. ¿Por qué, pues, echarse a la calle, sin esperar a que fracasaran las negociaciones? La razón de estas prisas no ha llegado a ponerse totalmente en claro. Lo único que puede asegurarse es que los señores intransigentes trataban ante todo de que se llevase a la práctica cuanto antes la República federal para, de este modo, poder escalar el Poder y los muchos cargos nuevos que habrían de crearse en los distintos cantones. En Madrid, las Cortes tardaban mucho en descuartizar a España; había que tomar cartas en el asunto y proclamar en todas partes cantones soberanos. La actitud que habían venido manteniendo hasta entonces los internacionales (los envueltos bakuninistas), de lleno, desde las elecciones, en los manejos de los intransigentes, permitía contar con su colaboración; además, precisamente se habían apoderado de Alcoy por la violencia y estaban, por lo tanto, en lucha abierta con el Gobierno. A esto se añadía el que los bakuninistas habían venido predicando durante muchos años que toda acción revolucionaria de arriba abajo era perniciosa y que todo debía organizarse y llevarse a cabo de abajo arriba. Y he aquí que ahora se les depara-


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 49

BICENTENARIO ...

ba la ocasión de implantar de abajo arriba, al menos en unas cuantas ciudades, el famoso principio de la autonomía. Ni que decir tiene que los obreros bakuninistas se tragaron el anzuelo y sacaron las castañas del fuego a los intransigentes para luego verse recompensados por sus aliados, como siempre, con puntapiés y balas de fusil. Veamos cuál fue la posición de los internacionales bakuninistas en todo este movimiento. Ayudaron a imprimirle el sello de la atomización federalista y realizaron su ideal de la anarquía en la medida de lo posible. Los mismos bakuninistas que, pocos meses antes, en Córdoba, habían anatematizado como una traición y una añagaza contra los obreros la instauración de gobiernos revolucionarios formaban ahora parte de todos los gobiernos municipales revolucionarios de Andalucía, pero siempre en minoría, de modo que los intransigentes podían hacer cuanto les viniera en gana. Mientras éstos monopolizaban la dirección política y militar del movimiento, a los obreros se les despachaba con unos cuantos tópicos brillantes o con unos acuerdos sobre supuestas reformas sociales del carácter más tosco y absurdo y que, además, sólo existían sobre el papel. En cuanto los líderes bakuninistas pedían alguna concesión real y positiva, se les rechazaba desdeñosamente. Lo más importante que tenían siempre que declarar los intransigentes directores del movimiento a los corresponsales de los periódiEngels y Marx en Mancherter. Dibujo de Nikolaj N. Shukow cos ingleses, era que ellos no tenían nada que ver con estos llamados internacionales y que declinaban toda responsabilidad por sus actos, aclarando bien que tenían estrictamente vigilamovimiento. Pero ya hemos visto que en Barcelona los intrandos por la policía a sus jefes y a todos los emigrados de la sigentes no tenían apenas fuerza y que los internacionales Comuna de París. Finalmente, en Sevilla, como veremos, los bakuninistas, que por aquel entonces eran aún muy fuertes intransigentes, durante el combate contra las tropas del allí, tomaron la huelga general como pretexto para escurrir el Gobierno, dispararon también contra sus aliados bakuninistas. bulto. Así, pues, esta vez Barcelona no estuvo en su puesto. Así sucedió que, en el transcurso de pocos días, toda No obstante, esta insurrección aunque iniciada de un modo Andalucía estuvo en manos de los intransigentes armados. descabellado, tenía aún grandes perspectivas de éxito si se la Sevilla, Málaga, Granada, Cádiz, etc., cayeron en su poder casi hubiera dirigido con un poco de inteligencia, siquiera hubiese sin resistencia. Cada ciudad se declaró cantón independiente y sido al modo de los pronunciamientos militares españoles, en nombró una Junta revolucionaria de que la guarnición de una plaza se gobierno. Lo mismo hicieron después El federalismo de los intransigentes y de subleva, va sobre la plaza más cercaMurcia, Cartagena y Valencia. En su apéndice bakuninista consistía en na, arrastra consigo a su guarnición, Salamanca se hizo también un ensapreparada de antemano, y, creciendo dejar que cada ciudad actuase por su como un alud, avanza sobre la capital, yo por el estilo, pero de carácter más cuenta, con lo cual cerraba toda posibili- hasta que una batalla afortunada o el pacífico. Así estuvieron la mayoría de las grandes ciudades de España en dad de una ofensiva general. paso a su campo de las tropas enviapoder de los insurrectos, con excepdas contra ella decide el triunfo. ción de la capital, Madrid –simple Tal método era especialmente adeciudad de lujo, que casi nunca interviene decididamente–, y de cuado en esta ocasión. Los insurrectos se hallaban organizados Barcelona. Si Barcelona se hubiese lanzado, el triunfo final en todas partes desde hacía mucho tiempo en batallones de habría sido casi seguro y, además, se habría asegurado un voluntarios, cuya disciplina era, a decir verdad, pésima, pero refuerzo firme al elemento obrero que tomaba parte en el no peor, seguramente, que la de los restos del antiguo ejército

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 49


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 50

BICENTENARIO ...

español, descompuesto en su a sus propios destinos, la inteligenmayor parte. La única fuerza de cia individual de Moltke se esfumaconfianza de que disponía el ría. Entonces, los franceses no quiGobierno era la Guardia Civil, y sieron entenderlo así; pero en Esésta se hallaba desperdigada por paña se obsequió a Bakunin, como todo el país. Ante todo había que hemos visto y aún hemos de ver, con impedir la concentración de los un triunfo resonante. guardias civiles y, para ello, no Entretanto, la puñalada trapera de existía más recurso que tomar la este levantamiento, organizado sin ofensiva y aventurarse a campo pretexto alguno, imposibilitó a Pi y abierto; la cosa no era muy arriesMargall para seguir negociando con gada, pues el Gobierno sólo podía los intransigentes. Tuvo que dimitir; oponer a los voluntarios tropas tan lo sustituyeron en el Poder los repuindisciplinadas como ellos misblicanos puros del tipo de Castelar, mos. Y, si se quería vencer, no haburgueses sin disfrazar, cuyo primer bía otro camino. designio era dar al traste con el Pero, no. El federalismo de los movimiento obrero, del que antes se intransigentes y de su apéndice habían servido, pero que ahora les bakuninista consistía, precisaestorbaba. mente, en dejar que cada ciudad A las órdenes del general Pavía se actuase por su cuenta y declaraba formó una división para mandarla esencial, no su cooperación con contra Andalucía, y otra a las órdeEngels y Schelling ,1841 las otras ciudades, sino su separanes de Martínez Campos para ención de ellas, con lo cual cerraba el paso a toda posibilidad de viarla contra Valencia y Cartagena. La flor de esas divisiones una ofensiva general. Lo que en la guerra de los campesinos eran los guardias civiles traídos de todas partes de España, alemanes y en las insurrecciones alemanas de mayo de 1849 todos ellos antiguos soldados cuya disciplina se mantenía aún había sido un mal inevitable –la atomización y el aislamiento inconmovible. Como había ocurrido con los gendarmes en la de las fuerzas revolucionarias, que permitió a unas y las mismarcha del ejército versallés sobre París, la misión de estos mas tropas del Gobierno ir aplastando un alzamiento tras guardias civiles era reforzar las tropas de línea desmoralizadas otro–, se proclamaba aquí como el principio de la suprema e ir siempre a la cabeza de las columnas de ataque, cometido sabiduría revolucionaria. que, en ambos aspectos, cumplieron en la medida de sus fuerBakunin pudo disfrutar de este desagravio. Ya en septiembre zas. Además de ellos, contenían las divisiones algunos regide 1870 (en sus Lettres à un Français) había declarado que el mientos de línea refundidos, de modo que cada una de ellas único medio para expulsar de Francia a los prusianos con una estaba compuesta por unos 3.000 hombres. Era todo lo que el lucha revolucionaria consistía en abolir toda dirección centraGobierno podía movilizar contra los insurrectos. El general Pavía se puso en marcha hacia el 20 de julio. El 24 fue ocupada Córdoba por una columna de guardias civiles y En vez de atacar al Estado concreto, en el que tropas de línea al mando de Ripoll. El 29, Pavía atacó las barrivivimos y que nos oprime, [el bakuninismo] cadas de Sevilla, la cual cayó en sus manos el 30 o el 31 (los teleataca al Estado en abstracto, que no existe en gramas no permiten fijar con seguridad las fechas). Dejó una ninguna parte. columna móvil para someter los alrededores y avanzó sobre Cádiz, cuyos defensores no se batieron más que en el acceso a la ciudad, y aun aquí con pocos bríos; luego, el 4 de agosto, se lizada y dejar que cada ciudad, cada aldea, cada municipio, dejaron desarmar sin resistencia. En los días siguientes desardirigiese la guerra por su cuenta. Si al ejército prusiano, con su mó, también sin resistencia, a Sanlúcar de Barrameda, San dirección única, se oponía el desencadenamiento de las pasioRoque, Tarifa, Algeciras y otra multitud de pequeñas ciudades, nes revolucionarias, el triunfo era seguro. Frente a la inteligencada una de las cuales se había erigido en cantón indepencia colectiva del pueblo francés, abandonado por fin de nuevo diente. Al mismo tiempo, envió columnas contra Málaga y

50 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 51

BICENTENARIO ...

Granada, que capitularon sin resistencia el 3 y el 8 de agosto respectivamente; y así, el 10 de agosto, en menos de 15 días y casi sin lucha, había quedado sometida toda Andalucía. El 26 de julio inició Martínez Campos el ataque contra Valencia. Aquí, la insurrección había partido de los obreros. Al escindirse en España la Internacional, en Valencia obtuvieron la mayoría los internacionales auténticos y el nuevo Consejo federal español fue trasladado a esta ciudad. A poco de proclamarse la República cuando ya se vislumbraba la inminencia de combates revolucionarios, los obreros bakuninistas de Valencia, desconfiando de los líderes barceloneses, que disfrazaban su táctica de apaciguamiento con frases ultrarrevolucionarias, prometieron a los auténticos internacionales que harían causa común con ellos en todos los movimientos locales. Al estallar el movimiento cantonal, inmediatamente ambas fracciones se lanzaron a la calle, utilizando a los intransigentes, y desalojaron a las tropas. No se ha sabido cuál era la composición de la Junta de Valencia; sin embargo, de los informes de los corresponsales de la prensa inglesa se desprende que en ella, al igual que entre los voluntarios valencianos, tenían los obreros preponderancia decisiva. Esos mismos corresponsales hablaban de los insurrectos de Valencia con un respeto que distaban mucho de dispensar a los otros rebeldes, en su mayoría intransigentes; ensalzaban su disciplina y el orden reinante en la ciudad y pronosticaban una larga resistencia y una lucha enconada. No se equivocaron. Valencia, ciudad abierta, se sostuvo contra los ataques de la división de Martínez Campos desde el 26 de julio hasta el 8 de agosto, es decir, más tiempo que toda Andalucía junta. En la provincia de Murcia, las tropas ocuparon sin resistencia la capital, del mismo nombre. Después de tomar Valencia, Martínez Campos marchó sobre Cartagena, una de las fortalezas mejor defendidas de España, protegida por tierra por una muralla y una serie de fortines destacados en las alturas dominantes. Los 3.000 soldados del Gobierno, privados de artillería de sitio, eran, naturalmente, impotentes, con sus cañones ligeros, contra la artillería pesada de los fuertes y tuvieron que limitarse a poner cerco a la ciudad por el lado de tierra; pero esto no significaba gran cosa, mientras los cartageneros dominasen el mar con los barcos de guerra apresados por ellos en el puerto. Los sublevados, que, mientras se luchaba en Valencia y Andalucía, sólo se habían ocupado de ellos mismos, empezaron a pensar en el mundo exterior después de estar reprimidas las demás sublevaciones, cuando empezaron a escasearles a ellos el dinero y los víveres. Entonces, hicieron primero una tentativa de marchar sobre Madrid, ¡que distaba de Cartagena, por lo menos, 60 millas alemanas, más del doble que, por ejemplo, Valencia o Granada!

La expedición tuvo un fin lamentable no lejos de Cartagena; y el cerco cortó el paso a otro intento de salida por tierra. Se lanzaron, pues, a hacer salidas con la flota. ¡Y qué salidas! No podía ni hablarse de volver a sublevar, con los barcos de guerra cartageneros, los puertos de mar que acababan de ser sometidos. Por tanto, la marina de guerra del Cantón soberano de

El abstencionismo se convierte en una majadería palpable y la intervención activa de la clase obrera en una necesidad inexcusable.

Cartagena se limitó a amenazar con que bombardearía a las demás ciudades del litoral marítimo desde Valencia hasta Málaga –también soberanas, según la teoría cartagenera–, y en caso necesario, a bombardearlas real y efectivamente, si no traían a bordo de sus buques los víveres exigidos y una contribución de guerra en moneda contante y sonante. Mientras estas ciudades habían estado levantadas en armas contra el Gobierno como cantones soberanos, en Cartagena regía el principio de «¡cada cual para sí!» Ahora, que estaban derrotadas, tenía que regir el principio de «¡todos para Cartagena!» Así entendían los intransigentes de Cartagena y sus secuaces bakuninistas el federalismo de los cantones soberanos. Para reforzar las filas de los combatientes de la libertad, el gobierno de Cartagena dio suelta a los 1.800 reclusos del penal de aquella ciudad, los peores ladrones y asesinos de toda España. Que esta medida revolucionaria le fue sugerida por los bakuninistas es cosa que no admite duda después de las revelaciones del informe sobre la «Alianza». En él se demuestra cómo Bakunin se entusiasmaba ante el «desencadenamiento de todas las malas pasiones» y cómo proclamaba al bandolero ruso modelo de verdaderos revolucionarios. Lo que vale para los rusos, debe valer también para los españoles. Por tanto, el gobierno cartagenero se ajustaba por completo al espíritu de Bakunin cuando desencadenó las «malas pasiones» de los 1.800 matones embotellados, llevando con ellos hasta el extremo la desmoralización entre sus tropas. Y cuando el Gobierno español, en vez de deshacer a cañonazos sus propias fortificaciones, esperaba la sumisión de Cartagena de la descomposición interior de sus defensores, seguía una política totalmente acertada. IV Escuchemos ahora el informe de la Nueva Federación Madrileña acerca de todo este movimiento.

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 51


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 52

BICENTENARIO ...

Engels y Marx en Manchester

Al Congreso que debía celebrarse en Valencia el segundo domingo de agosto estaba encomendada, como se ve, la importante misión de determinar la actitud de la federación española ante los graves acontecimientos políticos que se vienen desenvolviendo en España desde el 11 de febrero último, día de la proclamación de la República; pero la descabellada sublevación cantonal, abortada miserablemente y en la cual tomaron una parte activa los internacionales de casi todas las provincias sublevadas, ha venido, no sólo a paralizar la acción del Consejo federal, diseminando a la mayor parte de sus miembros, sino que ha desorganizado casi por completo las federaciones locales, echando sobre sus individuos –que es lo más triste– todo el peso de la odiosidad, todas las persecuciones que trae siempre consigo una insurrección fracasada y torpemente urdida… Al estallar el movimiento cantonal, al constituirse las juntas, o sea, los gobiernos de los cantones, aquellos mismos (los bakuninistas) que tanto vociferaban contra el Poder político, que tan violentamente nos acusaban de autoritarios, se apresuraron a ingresar en aquellos gobiernos; y en ciudades tan importantes como Sevilla, Cádiz, Sanlúcar de Barrameda, Granada y Valencia, muchos internacionales de los que se titulan antiautoritarios, formaban parte de las juntas cantonales, sin otra bandera que la de la autonomía de la provincia o can-

52 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020

tón. Así consta oficialmente en las proclamas y demás documentos publicados por las referidas juntas, donde internacionales muy conocidos estamparon sus nombres. Tanta contradicción entre la teoría y la práctica, entre la propaganda y el hecho significaría muy poco si de semejante conducta resultara o hubiera podido resultar alguna ventaja para nuestra Asociación, algún progreso en el camino de la organización de nuestras fuerzas, algún paso dado hacia el cumplimiento de nuestra aspiración fundamental, la emancipación de la clase trabajadora. Pero ha sucedido todo lo contrario, como no podía menos de suceder. Faltando la acción colectiva del proletariado español, tan fácil si se hubiera obrado en nombre de la Internacional, faltando el acuerdo de las federaciones locales y quedando por consecuencia abandonado el movimiento a la iniciativa individual o de localidad aislada, sin más dirección que la que pudiera imprimirle la misteriosa Alianza, que por desgracia impera todavía en nuestra región, y sin otro programa que el de nuestros naturales enemigos los republicanos burgueses, el alzamiento cantonal sucumbió de una manera vergonzosa, casi sin resistencia, arrastrando en su caída el prestigio y la organización de la Internacional en España. No hay exceso, crimen ni violencia que los republicanos de hoy no atribuyan a la Internacional, habiéndose dado el caso, según se nos asegura, de que en Sevilla, durante el combate, los mismos intransigentes hacían fuego a sus aliados los internacionales (bakuninistas). La reacción, aprovechándose hábilmente de nuestras torpezas, incita a los republicanos a que nos persigan sublevando al mismo tiempo a los indiferentes contra nosotros, y lo que no pudieron lograr en tiempo de Sagasta lo consiguen ahora: hoy día en España el nombre de la Internacional es un nombre aborrecido hasta para la generalidad de los obreros. En Barcelona muchas secciones obreras se han separado de la Internacional, protestando contra los hombres del periódico La Federación (órgano principal de los bakuninistas) y contra su inexplicable conducta; en Jerez, Puerto de Santa María y otros puntos, las federaciones se han declarado disueltas: en Loja (provincia de Granada) han sido expulsados los pocos internacionales que allí había; en Madrid, donde se disfruta de la mayor libertad, la antigua federación (bakuninista) no da la más leve señal de vida, y la nuestra se ve forzada a permanecer inactiva y silenciosa por no cargar con culpas ajenas; en las localidades del Norte la guerra cada vez más encarnizada de los carlistas impide toda clase de trabajos; y por último, en Valencia, donde después de 15 días de sitio quedó vencedor el Gobierno, los internacionales que no han huido tienen que


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 53

BICENTENARIO ...

permanecer ocultos, y el Consejo federal se halla hoy enteramente disuelto». Hasta aquí, el informe de Madrid. Como vemos, coincide en un todo con el relato histórico hecho en las páginas anteriores. Examinemos, pues, el resultado de toda nuestra investigación: 1. En cuanto se enfrentaron con una situación revolucionaria seria, los bakuninistas se vieron obligados a echar por la borda todo el programa que hasta entonces habían mantenido. En primer lugar, sacrificaron su dogma del abstencionismo político y, sobre todo, del abstencionismo electoral. Luego, le llegó el turno a la anarquía, a la abolición del Estado; en vez de abolir el Estado, lo que hicieron fue intentar erigir una serie de pequeños Estados nuevos. A continuación, abandonaron su principio de que los obreros no debían participar en ninguna revolución que no persiguiese la inmediata y completa emancipación del proletariado, y participaron en un movimiento cuyo carácter puramente burgués era evidente. Finalmente, pisotearon el principio que acababan de proclamar ellos mismos, principio según el cual la instauración de un gobierno revolucionario no es más que un nuevo engaño y una nueva traición a la clase obrera, instalándose cómodamente en las

Engels, Lafargue, Wilhelm y Eleonore Marx. Dibujo de Nikolaj N. Shukow

juntas gubernamentales de las distintas ciudades, y además casi siempre como una minoría impotente, neutralizada y políticamente explotada por los burgueses. 2. Al renegar de los principios que habían venido predicando siempre, lo hicieron de la manera más cobarde y más embustera y bajo la presión de una conciencia culpable, sin que los propios bakuninistas ni las masas acaudilladas por ellos se lanzasen al movimiento con ningún programa ni supiesen remotamente lo que querían. ¿Cuál fue la consecuencia natural de esto? Que los bakuninistas entorpeciesen todo movimiento,

Lo que ha quedado de los llamados principios de la anarquía, de la federación libre de grupos independientes, etc., ha sido la dispersión de los medios revolucionarios de lucha.

como en Barcelona, o se viesen arrastrados a levantamientos aislados, irreflexivos y estúpidos, como en Alcoy y Sanlúcar de Barrameda, o bien que la dirección de la insurrección cayera en manos de los burgueses intransigentes, como ocurrió en la mayoría de los casos. Así, pues, al pasar a los hechos, los gritos ultrarrevolucionarios de los bakuninistas se tradujeron en medidas para calmar los ánimos, en levantamientos condenados de antemano al fracaso o en la adhesión a un partido burgués, que, además de explotar ignominiosamente a los obreros para sus fines políticos, los trataba a patadas. 3. Lo único que ha quedado en pie de los llamados principios de la anarquía, de la federación libre de grupos independientes, etc., ha sido la dispersión sin tasa y sin sentido de los medios revolucionarios de lucha, que permitió al Gobierno dominar una ciudad tras otra con un puñado de tropas y sin encontrar apenas resistencia. 4. Fin de fiesta: No sólo la Sección española de la Internacional –lo mismo la falsa que la auténtica– se ha visto envuelta en el derrumbamiento de los intransigentes, y hoy esta Sección –en tiempos numerosa y bien organizada– está de hecho disuelta, sino que, además, se le atribuye todo el cúmulo de excesos imaginarios sin el cual los filisteos de todos los países no pueden concebir un levantamiento obrero; con lo que se ha hecho imposible, acaso por muchos años, la reorganización internacional del proletariado español. 5. En una palabra, los bakuninistas españoles nos han dado un ejemplo insuperable de cómo no debe hacerse una revolución ■

El Viejo Topo 394 /noviembre 2020 / 53


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 54

BICENTENARIO ...

Sacristán sobre Engels por Salvador López Arnal

El interés de Manuel Sacristán (1925-1985) por la obra de Friedrich Engels (1820-1895) se mantuvo a lo largo de los años. Se acrecentó durante su traducción del Anti-Dühring y cuando coordinó la traducción de las OME (Obras de Marx y Engels). Las siguientes anotaciones intentan una breve aproximación a una temática, las reflexiones de Sacristán sobre la obra de Engels, que exigiría (y merecería) un desarrollo más detallado.

Tras finalizar sus estudios de posgrado de lógica y epistemología en el Instituto de Lógica y Fundamentos de la Ciencia de la Universidad de Münster e iniciar su militancia en el PSUCPCE en la primavera de 1956, Sacristán empezó a dar clases de “Fundamentos de la Filosofía” en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Barcelona. Pocos meses después, en 1956 o en 1957, con la colaboración de Pilar Fibla y de Giulia Adinolfi, su esposa y compañera, el ex colaborador de Laye escribía su primer material marxista: “Para leer el Manifiesto del Partido Comunista” , un texto que según Juan Ramón Capella “circuló clandestinamente con gran profusión en copias mecanografiadas o ciclostiladas, sirviendo de base a grupos de estudio”. Son varias las referencias a Engels en este escrito. El Manifiesto, señala Sacristán, no es un manual “pero reúne con brevedad todo lo que Marx y Engels consideraban imprescindible como base teórica del movimiento obrero en 1847-1848”. En cuanto al Anti-Dühring [AD a partir de ahora], convenía recordar que “Engels no empezó a escribirlo como manual sino como libro de polémica, pero él se dio cuenta de que la utilidad del libro era sobre todo la de un manual”. Apenas dos años después, Sacristán traducía, anotaba y prologaba Revolución en España para la colección de Ciencia Política de Ediciones Ariel. Era la primera publicación legal en España de escritos de los dos clásicos de la tradición después de la guerra civil. Este volumen, escribe en su prólogo fechado

54 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

el 1º de mayo de 1959, “contiene veintinueve artículos periodísticos y tres de enciclopedia, todos ellos referentes a temas españoles, escritos por Marx y Engels entre 1854 y 1856, en 1858, 1860 y 1873”. Los artículos de Engels componían tres series de desigual interés. Los dos últimos eran “La guerra mora [The morish war]”, artículos de fondo de la New York Daily Tribune (1860), y “Los bakuninistas en acción. Informe sobre la sublevación española del verano de 1873”. Los trabajos de 1873 publicados en Der Volkstaat merecían atención en más de un respecto. Aparte del interés que podían tener para la contemplación de aquellos acontecimientos desde el punto de vista de la Primera Internacional, esos escritos ocupaban “un lugar en el proceso de clarificación de las concepciones políticas de los partidos marxistas frente a las ardorosas impaciencias del comunismo anarquista”. La influencia de Bakunin en la rebelión cantonal acontecida en España era manifiesta. En los artículos traducidos, Engels atribuía esa influencia a la actitud apolítica de los dirigentes obreros españoles, actitud que había privado a la joven (primera) república española de una base proletaria unificada y organizada y había atomizado a la clase obrera en la extraña aventura cantonalista. Así pues, los trabajos de Engels que cerraban el libro tenían, junto con el evidente interés de su significación en la historia de la doctrina política marxista, “el de su inmediata referencia a un capítulo no muy lejano de la historia de España. Tal vez incluso más lejano en los calendarios que en el tiempo social del país.” *** Son numerosas las referencias a Engels en los artículos que Sacristán publicó en aquellos años en revistas del PSUC y del PCE como Horitzons, Nous Horitzons y Nuestras Ideas. Pero fue, sin duda, en su prólogo a la traducción de AD, La tarea de Engels en el Anti-Dühring , fechado el 1º de mayo de 1964, un clásico del marxismo español que influyó y formó a varias generaciones de militantes obreros y universitarios, donde se acercó con mayor detalle a la obra del editor de los libros II y III de El Capital.


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 55

BICENTENARIO ...

Engels en Machester.

Sacristán recuerda en su escrito que el 3 de enero de 1877, Vorwärts (Adelante), el órgano del Partido socialdemócrata alemán, había empezado a publicar una serie de artículos de Engels bajo el título general La subversión de la filosofía por el señor Dühring . La serie había terminado con un artículo de 13 de mayo del mismo año. Ya el 27 de julio aparecía el primer artículo de una nueva serie titulada La subversión de la economía por el señor Dühring . Una parte de esta serie, el capítulo X de la 2ª sección del libro, era obra de Marx. El último de estos escritos apareció en el Vorwärts el 30 de diciembre de 1877. Una tercera serie comenzó a publicarse el 5 de mayo de 1878 para concluirse el 7 de julio. El título general de esta última serie era La subversión del socialismo por el señor Dühring. En la edición como libro, las tres series de artículos aparecían como tres secciones. El título del libro La subversión de la ciencia por el señor Dühring , igual que los de las series de artículos, parodiaban el título de un libro de Dühring sobre el economista Carey. Sintetizando lo expresado: Sacristán tradujo AD incorporando un relevante prólogo cuyo título es La tarea de Engels en el Anti-Dühring . Recordemos brevemente algunas de las tesis y conjeturas del prólogo:

1. La tarea de liberar al marxismo de la dogmática y clerical lectura de sus clásicos, dominante en aquellos años, era tan urgente como para arrostrar por ella cualquier riesgo . Pero el camino marxista que llevaba a ese objetivo no pasaba por la recusación de Engels. La tesis antigua, pero hoy revitalizada sobre todo por el existencialismo francés de que hay que liberar al marxismo de un engelsismo naturalista e ingenuo adjetivamente sobreañadido a la sabiduría social o humanista de Marx , empezaba por ser históricamente falsa. La inmadurez del pensamiento dialéctico de Engels, al menos en lo que hacía referencia a la relación entre concepción comunista del mundo y ciencia positiva de la naturaleza, se podía encontrar sin duda también en Marx, aunque en menor medida en la obra de este último. Pero eso se debía principalmente a la «división del trabajo» que gobernaba la actuación de los dos fundadores del marxismo , según indicación del propio Engels en el AD. Por esa distribución de tareas, Marx no se había visto en la necesidad de dar versiones generales, compendiadas y divulgadoras, de su pensamiento (la única vez que lo ha hecho, en La ideología alemana, ha entregado, es cierto, el manuscrito a la «roedora crítica de las ratas») , y de este modo había podido concentrarse en la elaboración de El Capital y en el análisis

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 55


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 56

BICENTENARIO ...

concreto de la situación concreta .

clopedia del marxismo . La causa principal de ese efecto paralizador del pensamiento científico positivo no era la limitación hegeliana de Engels sino determinadas circunstancias difícilmente evitables, e inevitables en el pasado, de la relación del movimiento obrero con sus clásicos.

2. No faltaban en el AD pasos que precisaban, con mayor o menor detalle, el ámbito de relevancia de la dialéctica, “el nivel al cual tiene sentido pasar del desmenuzamiento abstracto, analítico y reductivo de la realidad por la ciencia positiva al lenguaje sintéti*** co, recomponedor, propio de la Son también frecuentes las referencias concepción dialéctica y materiala Engels en escritos de Sacristán previos ista del mundo”. Engels explicaba, a su nota editorial de 1977 sobre OME por ejemplo, que con el lenguaje 35, y también en trabajos posteriores. de la dialéctica no podía peneAsí, en sus clases de Metodología de las trarse analíticamente en ningún Ciencias Sociales de los años 80 impar“proceso determinado de desartidas en Facultad de Economía y Emrollo” (cap. XIII, 1ª sección), y tampresa de la UB, en su prólogo de 1983 a bién que la dialéctica no era “un la traducción catalana de El Capital de instrumento de mera prueba” coJordi Moners o en ¿Qué Marx se leerá en mo el razonamiento en la teoría el siglo XXI? de febrero del mismo año. científica, sino que debía entenEn la Biblioteca de la Facultad de la que derse como inspiradora de la investigación. Para Sacristán, varfue profesor, donde están depositados sus materiales de trabaios de sus ejemplos apuntaban claramente a la comprensión jo y estudio, pueden verse anotaciones detalladas sobre el Antide estructuras concretas, no a la formulación de leyes positivas Dühring y sobre El origen de la familia, la propiedad privada y generales. el estado. Una ilustración de este último ensayo: Sin embargo, aún más frecuentes eran en el AD los ejemplos 9. Es muy resuelta su presentación de la mujer como rede una aplicación impropia de la dialéctica fuera de su ámbito presentante del proletariado y el macho como burgués en la de relevancia. El conocido y desfamilia individual moderna (p. 75). graciado ejemplo del grano de Sacristán nunca abonó la idea de un Marx agudo 10. La formulación más fiel del cebada era característico en este punto de vista de E. es quizás ésta: y profundo alejado de un Engels simplón y ciensentido. Precisamente, señalaba está hablando del momento de la el traductor, el conocimiento tífica y filosóficamente inmaduro. equiparación jurídica total de científico empezaba a contar en hombre y mujer, y concluye: Enla vida humana cuando se liberatonces se verá que la manumisión ba de tan aproximadas e imprecisas descripciones, “meras de la mujer exige, como condición primera, la reincorpoparáfrasis verbales de la experiencia en bruto (como el «acto» y ración de todo el sexo femenino a la industria social, lo la «potencia» aristotélico-escolástica), para penetrar analíticoque a su vez requiere que se suprima la familia individual reductivamente en el grano de cebada que germina”. como unidad económica de la sociedad (p. 76). 3. Era también verdad que podía remontarse a Engels uno de los peores rasgos de la tradición marxista, el que consistía, según una eufemística expresión de Roger Garaudy, en «anticiparse» a los resultados de la ciencia . Empero era una verdad parcial. Engels, que repetidamente manifiesta en el AD que la principal virtud del intelectual es la modestia, no podía considerarse responsable de que cierta inveterada beatería insista en considerar su modesto manual divulgador como una enci-

56 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

También Engels está muy presente en el que seguramente es uno de sus grandes y más imperecederos escritos como marxólogo: El trabajo científico de Marx y su noción de ciencia. En este comentario por ejemplo: A la herencia hegeliana se debe una curiosa debilidad de Marx para sucumbir al encanto de la pseudociencia, como se aprecia en su injustificado entusiasmo por el


35-57 Dossier Engels:Dossier PaulinoViota 23/10/20 13:13 Página 57

BICENTENARIO ...

astrónomo desorientado Daniel Kirkwood, o su juicio favorable al evolucionismo arbitrario de P. Trémaux. (Por cierto que, contra un prejuicio muy extendido, es Engels el que corrige juiciosamente las fantasiosas salidas cientificistas y pseudocientíficas de Marx, evitando que dejen poso en la investigación capital de éste.)

texto prácticamente terminado: “Con el señor Dühring estoy ya, afortunadamente, al cabo de la calle, prescindiendo de la revisión de los últimos artículos; y no deseo más de su distinguido trato en este mundo. ¡Vaya un ignorante hinchado!” (Carta de Engels a Wilhelm Bracke, 30/4/1878). Es justo y razonable finalizar esta breve aproximación con una significativa toma de posición de Sacristán. En una nota a pie de página de un escrito de 1961 publicado inicialmente en Sacristán volvió a Engels con más detalle en la presentación catalán en Horitzons, Tres notas que escribió para la reedición de sobre la alianza impía , comensu traducción del AD en OME 35. Sacristán: Engels no fue un Padre de la Iglesia, tando críticamente un pasaje del En esta nota editorial, el entonces pro fesor de Metodología da ba sino, junto con Marx y Lenin, uno de los tres teólogo y filósofo francés Claude cuenta del motivo o la ocasión del grandes pensadores, en los cuales el proletariado Tresmontant, el que fuera miembro del comité ejecutivo del PSUC AD, trazaba una biografía sucinta y la humanidad al mismo tiempo consiguió la y uno de los primeros eco-comude Karl Eugen Dühring, explicaba consciencia de su ser. nistas españoles y europeos sela incomodidad de Engels para ñalaba que al escolástico que despolemizar con Dühring por su pués de laboriosa búsqueda conceguera, relacionaba los princisiguiera encontrar en Engels alguna frase que pareciese decir lo pales escritos de Dühring y sus principales ideas y daba cuenmismo que decía Tresmontant que eran las tesis del marxismo ta detallada del intercambio de cartas entre Engels y Marx y tal como éste las formulara se le contestaría: sobre el trabajo emprendido. Tanto Marx cuanto Engels, señalaba Sacristán finalmente, 1º que Engels no fue un Padre de la Iglesia, sino, junto conservaron hasta el final del trabajo una sensación de hastío, con Marx y Lenin, uno de los tres grandes pensadores, en fruto del malestar que les provoca la interrupción de otros los cuales el proletariado y la humanidad al mismo tiemestudios más sustantivos. Así, por ejemplo, Marx había escrito po consiguió la consciencia de su ser; 2º que Engels a Wilhelm Liebknecht el 7/10/1877 en estos términos: “Engels murió en 1895, y 3º que el que escribe estas notas tiene está ocupado en el trabajo sobre Dühring. Es un gran sacrifico sobre Engels la tan decisiva como poco meritoria ventapor su parte, porque para atender a eso tiene que interrumpir ja de ser un engelsiano vivo. un trabajo incomparablemente más importante.” El “trabajo incomparablemente más importante” estaba destinado a no En resumidas cuentas, Sacristán nunca abonó la idea de un consumarse. “Es el estudio filosófico-natural cuyos resultados Marx agudo y profundo alejado de un Engels simplón y cientícomponen el manuscrito Dialéctica de la naturaleza”. El trabafica y filosóficamente inmaduro. No en vano, acabamos de adjo había empezado a tomar cuerpo en 1872 o 1873 con la reflevertir que Sacristán se reconocía a sí mismo como “un engelxión crítica sobre el libro de Büchner La posición del hombre en siano vivo”. ■ la naturaleza, cuya segunda edición había aparecido en Leipzig en 1872. Una carta de Engels a Marx del 30/5/1873 era el principal documento de la constitución del pensamiento filosófico-natural del Engels maduro. En esa carta, destacaba Notas Sacristán, se concentraba la idea que inspiraba toda su cos1. http://archivo.juventudes.org/textos/Manuel%20Sacristan/Para%2 mología en el AD y en la Dialéctica de la naturaleza: “Objeto de 0leer%20el%20Manifiesto%20Comunista.pdf. la ciencia de la naturaleza: la materia que se mueve, los cuer2. Carey’s Umwälzung der Volkswirtschaftslehre und Socialwissenschaft pos. Los cuerpos no se pueden separar del movimiento. […] [La subversión de la doctrina económica y de la ciencia social por Por eso la ciencia de la naturaleza conoce los cuerpos consideCarey], 1865. rándolos en su relación entre ellos, en el movimiento.” 3. Véase M. Sacristán, Pacifismo, ecologismo y política alternativa, La interrupción de sus estudios de filosofía de la naturaleza Barcelona: Público-Icaria, 2009, pp. 160-168. 4. M. Sacristán, El trabajo científico de Marx y su noción de ciencia, por la decisión de polemizar con Dühring, señalaba finalmente Vilassar de Dalt: Montesinos (en prensa), edición de S. López Arnal Sacristán, había irritado visiblemente a Engels, que se expresay David Vila. ba al respecto del siguiente modo en la primavera del 78, con el

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 57


58-61 Churchil 4pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:14 Pรกgina 58

historia

Winston Churchill en 1941.

58 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


58-61 Churchil 4pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:14 Página 59

historia

El tribunal de la historia juzga a Sir W. Churchill por Aleksandro Palomo Garrido

¿F

ue Winston Churchill ese adalid de la democracia, símbolo de la resistencia al fascismo, que los discursos dominantes nos hicieron creer? Una observación rigurosa nos muestra un personaje, cercano a posturas racistas, cuyo temor al comunismo le llevó a contemporizar con el fascismo.

Durante este año de 2020, se ha desencadenado, principalmente en los países anglosajones, el movimiento de protesta antirracista Black Lives Matter. Uno de los objetivos de la protesta han sido los monumentos dedicados a personajes históricos que los manifestantes identifican como racistas. El movimiento forma parte de una espontánea revolución cultural que está comenzando a cuestionar símbolos culturales sobre los que se cimenta la civilización occidental. Entre los personajes amenazados por estas protestas se cuenta el mismísimo Winston Churchill. El emplazamiento de su estatua frente al Parlamento de Westminster se convirtió en un campo de batalla entre detractores y defensores. Finalmente, las autoridades londinenses optaron por blindar el monumento para protegerlo de los ataques y el propio primer ministro Boris Johnson manifestó en los medios de comunicación su admiración por Sir Winston Churchill. Churchill ha sido venerado en Reino Unido como uno de los próceres del actual Estado británico. Fue Primer Lord del Almirantazgo durante la I Guerra Mundial, Primer Ministro durante la II Guerra Mundial (1940-1945) y de nuevo en (19511955). Incluso ganó el Nobel de Literatura en 1953. La leyenda de su espíritu de resistencia frente a la agresión nazi en la II Guerra Mundial, es considerada por la mayoría de los británicos como un factor decisivo que permitió derrotar a los nazis y salvar la democracia británica y mundial. Sin embargo, esta brillante percepción del personaje oculta

las sombras que también poseía. Y es que son conocidos los comentarios racistas de Churchill sobre los indios y su desprecio público hacia personajes como Mahatma Ghandi. Sus argumentos para legitimar la existencia del Imperio Británico eran claramente supremacistas, ya que lo justificaba al basarse en la exportación del progreso y la civilización a pueblos atrasados e ignorantes. También defendió la mano dura contra las revueltas en las colonias y creía moralmente aceptable el uso de armas químicas contra los rebeldes1. Por otra parte, Churchill en los años treinta se declaró admirador de Mussolini y de Franco. No olvidemos que Churchill fue uno de los más ardientes defensores en el Parlamento Británico de la política de no intervención en la Guerra Civil Española2. Sin embargo, como hemos comentado, estas sombras sobre su figura quedaron ocultas tras el fulgor que irradiaba su papel como primer ministro británico durante la II Guerra Mundial, supuestamente un factor decisivo para derrotar al fascismo. Precisamente, en este mismo año que se cuestiona su papel histórico se cumplen ochenta años desde la batalla de Dunkerke (1940) en la II Guerra Mundial y su famoso discurso “We shall fight in the beaches”. A continuación, vamos a revisar algunas de las publicaciones más relevantes que han abordado los acontecimientos que tuvieron lugar durante esas semanas de mayo y junio de 1940 y que pretenden aportar una visión de los hechos un tanto alejada de la leyenda oficial.

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 59


58-61 Churchil 4pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:14 Página 60

historia

conservador británico, tenía acceso privilegiado a las fuentes, lo que le permitió elaborar un drama histórico. En el libro refleja un conflicto interno en el gabinete de guerra británico (que era el gobierno de facto en ese momento) en torno a la decisión sobre negociar con Alemania y firmar un armisticio o proseguir con la guerra. En el drama de Lukacs se muestra la tensión que se genera en ese momento entre los tres jerarcas del partido conservador que sostienen en ese momento las riendas del país: Churchill, Halifax y ChamberNeville Chamberlain y Adolf Hitler se saludan en el contexto de los Acuerdos de Múnich (1938). lain. Halifax es partidario abiertamente de la negociación con los aleEn aquella primavera de 1940 se produjo la invasión de los manes y Chamberlain le apoya. Churchill se muestra indeciso, Países Bajos, Bélgica y Francia por el ejército alemán. Como pero finalmente se decanta por continuar la guerra y Chamresultado de una exitosa maniobra envolvente, el ejército briberlain cambia de idea, pasando a apoyarle. Por tanto, el libro tánico y parte del ejército francés quedaron atrapados en una de Lukacs nos muestra a un Churchill con dudas que finalbolsa al norte de Francia. La derrota era completa y el alto mente encuentra el camino correcto. Las discusiones entre mando británico ordenó la evacuación del ejército a través del Churchill y Halifax también se mencionan en el libro A certain puerto de Dunkerke. Fue durante los días de la evacuación, eventuality 4 de Philip Bell. concretamente el 4 de junio, cuando Churchill pronunció su Más reciente en el tiempo es el libro Las horas más oscuras5 famoso “We shall fight in the beaches” que anunciaba una de Anthony McCarten. En este libro el autor va un poco más defensa numantina frente a las hordas nazis. allá y nos muestra a un Churchill abierto a la negociación con A través de este discurso y otros, Churchill se convirtió en un los nazis, pero que discrepa de Halifax en cuanto al momento símbolo de resistencia frente al fascismo y el garante del honor adecuado. Para McCarten, el punto de la discusión entre Hapatrio británico que no se doblegaba ante amenazas foráneas. lifax y Churchill es que Halifax defiende la negociación urgenSin embargo, existen pruebas de que la postura del primer mite, mientras que Churchill argumenta que negociar en ese nistro no fue tan heroica como la leyenda nos presenta. Según momento tan delicado sería ofrecer una imagen de debilidad estas pruebas, durante esos días el gobierno británico intentó que no beneficiaría el alcanzar un buen acuerdo. negociar un armisticio con Alemania. El propio Churchill, coLa opinión de Churchill era que se podrían alcanzar mejores mo primer ministro, tuvo que autorizar estas maniobras diplocondiciones de paz una vez que la invasión nazi a Gran Bretaña máticas. hubiera fracasado. Mientras que Halifax y Chamberlain pensaNo contamos con fuentes de primera mano sobre los aconban que era mejor alcanzar un acuerdo antes de que el ejército tecimientos de esos días en Londres, ya que los protagonistas británico fuera destruido en las playas de Dunkerke. Finalno dejaron sus testimonios. A pesar de que Churchill (primer mente, en el libro de McCarten, Churchill inmerso en una fuerministro) y Halifax (ministro de exteriores) escribieron sus te depresión, experimenta una epifanía y decide que no hay memorias, sorprendentemente en ellas no se refieren a lo ocuque negociar, sino que se debe proseguir la guerra. En un emorrido en esos días. Cuando Churchill fue preguntado por el tivo discurso convence a la mayoría del Parlamento y el gobiermotivo de este silencio, respondió que no quería dañar la repuno secunda su decisión. tación de otros miembros del gobierno. La polémica en torno a la figura de Churchill y su papel hisPor tanto, la principal fuente de información sobre estos tórico en la primavera de 1940 también ha llegado a las pantahechos es el libro Cinco días en Londres3 del historiador John llas. El director Joe Wright realizó una adaptación cinematográLukacs. Lukacs, que fue el historiador de cabecera del partido fica del libro de McCarten. La película se llama igual que el

60 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


58-61 Churchil 4pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:14 Página 61

historia

libro, Las horas más oscuras (2017). Hay otras producciones audiovisuales de carácter histórico que reflejan la voluntad de negociación con la Alemania nazi de importantes sectores de la oligarquía británica. En la teleserie The Crown (2016), centrada en la casa real británica, se deja ver el papel de Eduardo VIII (el rey que abdicó antes de la guerra) como partidario de alcanzar un acuerdo con el III Reich. En el largometraje Lo que queda del día (1993) del director James Ivory, basado en la novela del mismo título del premio nobel Kazuo Ishiguro, se muestra que muchos aristócratas y políticos británicos buscaban un acercamiento cordial con el régimen de Hitler antes de la guerra. En definitiva, la imagen que nos ha transmitido la historiografía oficial de una Gran Bretaña como heroica defensora de la democracia frente al fascismo está un tanto alejada de la realidad, al menos en lo que respecta a sus élites. Buena parte de la élite británica, en concreto influyentes sectores dentro del partido conservador, promovían años antes de estallar la guerra un reparto hegemónico de áreas de influencia con Alemania e Italia. Los conservadores británicos toleraban el fascismo y temían al comunismo. En realidad, son posturas que se reproducen en la actualidad y no están tan alejadas de los planteamientos que hoy en día realiza la derecha neoconservadora. En este sentido, Churchill no fue una excepción. Con unas profundas convicciones conservadoras, Sir Winston Churchill aborrecía el comunismo como fuerza subversiva que amenazaba el statu quo de las sociedades europeas. Si bien no tenía convicciones fascistas, simpatizaba con algunos líderes fascistas como Mussolini. Esas simpatías las hizo extensivas a otros líderes como Franco, y el principal motivo fue la mano dura que estos líderes emplearon contra el comunismo. En el caso de Hitler, Churchill no llegó a expresar su simpatía por el caudillo alemán. Más bien al contrario: parece que guardaba una antipatía personal contra él, a pesar de que Hitler había extirpado el comunismo de Europa Central. Los motivos de esta antipatía nos son desconocidos. Ambos personajes estuvieron a punto de conocerse en persona antes de la guerra en una visita de Churchill a Alemania. Sin embargo, Hitler can-

La estatua de Winston Churchill en Londres fue atacada el pasado junio (2020).

celó el encuentro a última hora. Tal vez este desencuentro fuera el germen de la antipatía de Churchill. En definitiva, la marea baja que ha provocado la crisis económica y el creciente malestar social ha dejado al descubierto abundantes escollos que sostenían el edificio de la cultura occidental. La figura de Churchill es uno de esos escollos. Ensalzado como paladín de la democracia y de la libertad, también refulge como un racista convencido de sospechosa lealtad hacia los valores democráticos. El actual movimiento Black Lives Matter ha hecho visible con su protesta esta incongruencia. Da la impresión de que los cimientos culturales de Occidente se están removiendo más rápido que lo hacen los nuevos valores que deben ocupar su lugar ■

Notas 1. BBC (2015). “Las cinco principales controversias en la carrera de Winston Churchill”. www.bbc.com/mundo/noticias/2015/01/150 124_reino_unido_cinco_principales_controversias_winston_churchill_lv 2. Berrueta, Julen (2019). “La cara oculta de Churchill: de apoyar a Franco a oponerse al voto femenino en Reino Unido”, en El Español. www.elespanol.com/cultura/historia/2019 1002/ocultachurchill-franco-oponerse-femenino-reino-unido/433457137 _0.html 3. Lukacs, John (2001). Cinco días en Londres. Turner. Véase: www. elcultural.com/Cinco-dias-en-Londres 4. Bell, P.M.H. (1975). A certain eventuality. Saxon House. 5. McCarten, Anthony (2018). Las horas más oscuras. Crítica.

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 61


68-74 Cine 7pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:20 Pรกgina 68

cine

El cantor de Jazz (1927). La interpretaciรณn de un personaje negro por un actor blanco se conoce como blackface.

68 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020


68-74 Cine 7pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:20 Página 69

cine

El cine y la inclusión: radiografía de una industria por J. Casri

N

o podemos minusvalorar la capacidad de la industria audiovisual para modelar los marcos semánticos dentro de los cuales se desarrollan las pautas de comportamiento de la población. Por consiguiente, algunos países empiezan a regular la presencia de diversos colectivos en la producción e interpretación cinematográfica. ¿Cuál será el alcance de las nuevas medidas?

En el mundo actual en crisis, parece que ficción y realidad se solapan sin que uno sepa dónde termina una y empieza la otra. Sin embargo, el cómo se generan, presentan y escenifican las historias que contamos para evadirnos, entretenernos o cuestionarnos pose un papel fundamental en la construcción del mundo. Por ello, la falta de inclusión y visibilidad de diversos colectivos en la industria cinematográfica adquiere una relevancia con consecuencias sociales. Tras la primera temporada de la serie original de Star Trek, la actriz Nichelle Nichols decidió dejar de formar parte de la tripulación del Enterprise. Nichols daba vida a Uhura e, insatisfecha con el desarrollo de su personaje, comunicó al creador Gene Roddenberry su intención, quien a su vez le pidió que la valorara durante el fin de semana. Ese mismo sábado un seguidor de la serie quiso conocerla y solicitó a Nichols que reconsiderara su decisión. Ese trekkie era Martin Luther King. La visibilidad de Nichols en la serie suponía una doble rareza en antena: mujer y afroamericana encarnado a un personaje en una posición de poder. Era la única y su presencia no solo era una apertura de puertas sino un modelo para las siguientes generaciones. Más de medio siglo después, la falta de papeles relevantes para mujeres y poca inclusión de diversas minorías en las fic-

ciones que creamos sigue siendo una realidad acuciante. En este complejo 2020, el Ministro de Cultura y Deporte español, José Manuel Rodríguez Uribes, anunció dentro del ‘Plan de acción 50/50’ que se reservaría el 35% de las ayudas destinadas a proyectos cinematográficos a aquellos cortometrajes y largometrajes independientes dirigidos por mujeres, con la intención de extender los criterios a largometrajes de gran presupuesto en 2021. Muchos países, como España, aún siguen ajustando soluciones parciales dentro del binarismo de género y proponen medidas muy limitadas basadas en la incentivación a través de las ayudas públicas, sin adoptar planes que formen parte de una iniciativa más ambiciosa y global que ampare a diferentes colectivos y minorías. Por ejemplo, en España, además de reservar el 35% de ayudas a proyectos dirigidos por mujeres y dentro de las nuevas medidas incluidas en la Ley del Cine, se ha buscado aumentar la inclusión de las personas sordas o con discapacidad visual estimulando su incorporación, pero solamente en cortometrajes, de subtitulado y audiodescripción. Al otro lado del Atlántico, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas presentaron unos nuevos requerimientos de igualdad para optar al Óscar a la mejor película, una serie de requisitos que afectan a tanto contenido como pro-

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 69


68-74 Cine 7pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:20 Página 70

cine

ducción de los filmes en una apuesta por abarcar la probleta con un director, un guionista y actores principales blancos mática de la inclusión. La Academia estadounidense se ha y hombres. Sin embargo, otros títulos como la ganadora al decidido por intervenir en aspectos de producción, en la comÓscar a la mejor película en 2001 Una mente maravillosa, hoy posición de la fuerza laboral de los largometrajes y, no sin críen día no alcanzarían el mínimo, tal y como ha reconocido su ticas en contra, en la narrativa de las historias que el cine propio director Ron Howard2. El tiempo dirá si la voluntad de cambio tras estas medidas es suficiente para crear el efecto comercial plasma en pantalla, buscando dar visibilidad a un que buscan. amplio número de colectivos. Con estos nuevos requisitos, los Óscars, como representanLos requerimientos de la Academia norteamericana afectan tes del cine de entretenimiento mundial y valedores de una a contenido y producción. Los filmes aspirantes a un futuro industria que domina el mercado internacional, buscan reconÓscar deben cumplir una cantidad mínima de requisitos den1 ducir una tendencia propia que cristaliza las problemáticas tro de una amplia variedad de posibles requerimientos . Entre ellos destacan el contener como mínimo un personaje principal o relevante perteneciente a una minoría étnica o racial, al menos un 30% de los papeles deben pertenecer a dos grupos con baja representación, la historia principal o el tema debe centrarse en un grupo con poca representación, al menos un 30% del equipo de producción debe formar parte de grupos con poca representación, un número clave del equipo creativo debe pertenecer a grupos con poca representación, entre muchos otros requisitos, especificando que estos grupos con poca representación son mujeres, minorías raciales o étnicas, personas LGTBIQ+, personas sordas o personas con discapacidad física o cognitiva. Los Óscars hacen un paso novedoso que no solo afecta a su funcionamiento interno como organización, sino que busca influir tanto en las películas que los grandes estudios van a producir como en la composición de la fuerza laboral de los proNichelle Nichols interpretando el papel de Uhura en Star Trek pios estudios. Cierto es que la realidad socio-económica estructurales de la dominante industria cinematográfica esde Estados Unidos es diferente a la española y que el país nortadounidense. Pese al liberalismo que se le atribuye desde cierteamericano vive actualmente un momento reivindicativo tos campos políticos, Hollywood suele muy concreto, pero entre la propuesta generar productos conservadores que española del 35% y el compendio de intrínsecamente reflejan los problemas requisitos de la Academia norteameriPese al liberalismo que se sistémicos sociales, y los Óscars han sido cana existe una distancia de ambición le atribuye desde ciertos campos repetidamente el garante de estos larrelevante. Falta por ver si las medidas políticos, Hollywood suele generar gometrajes. de los Óscars son incluso suficientes, productos conservadores. Año tras año se les había exigido a esya que muchas películas podrían cumtos galardones una mayor diversidad, y plir ya de facto los requerimientos. Por la Academia respondía invariablemente ejemplo, El irlandés de Martin Scorcon un episodio más dentro de una extensa colección de consese cumpliría los requisitos gracias a la diversidad existente troversias. Por ejemplo, en 2015 se creó el famoso hashtag #Osdentro de su empresa productora, Netflix, y a los programas de carsSoWhite (Óscars tan blancos) en un momento en que los integración que ésta desarrolla, a pesar de que la película cuen-

70 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020


68-74 Cine 7pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:20 Página 71

cine

miembros de la Academia eran 92% blancos y 75% hombres. mios BAFTA ingleses anunciaron para su edición de 2020 unas Para la edición de 2016 se repitió la situación de que todas las nominaciones marcadas una vez más por su falta de diversipersonas nominadas en categorías de actuación eran personas dad en las categorías de actuación. En la última década, el 95% blancas, generando una petición de boide estas nominaciones han recaído en accot por parte de destacadas personalidatores blancos. Por séptimo año consecutiLa apuesta de los Óscars des de la industria. En 2017 consiguieron vo, no había tampoco ninguna mujer noes intervenir en todas convertir lo que debía haber supuesto un minada a la mejor dirección. momento de redención al premiar a Dentro del territorio español, los Goya las facetas buscando un Moonlight (una película centrada en un pueden parecer un ejemplo de diversidad, cambio de espíritu en el cine. personaje gay afroamericano) en un conensalzando recientemente a Pedro Almofuso sainete al anunciar a La La Land dóvar e Isabel Coixet, fomentando a la vez el plurilingüismo y la inclusión de actores con discapacidades. Sin embargo, en los nominados a la mejor dirección en las últimas 10 ediciones hay 35 hombres y 5 mujeres, no habiendo ninguna mujer en los últimos dos años. En estos momentos, la cuota de filmes nominados a los Goya en la última década y que han sido dirigidos por mujeres es de un 12%, lejos del 35% al que aspira el Ministerio de Cultura y a un abismo del 50%. ¿Son los ejemplos de los grandes galardones representativos de una industria o una problemática aparte propia de estos certámenes? ¿Cuál es el efecto del binarismo reductor, por ejemplo hombre-mujer y blanco-no blanco, en sí mismos y en otros colectivos como el LGTBIQ+? La realiParásitos (2020), primer filme extranjero en ganar el Óscar a la mejor película dad de la representación en el mundo cinematográfico se puede comcomo la triunfadora, tras lo cual un miembro del equipo de poner a través de ciertas estadísticas, las cuales se encuentran esta supuesta ganadora anunció él mismo que Moonlight era la más estudiadas en el contexto estadounidense que en el espavencedora, y concluyendo el espectáculo con los equipos de ñol. No obstante, como nota previa, las estadísticas permiten ambas películas, los auditores de PWC, Warren Beaty y Faye obtener una radiografía de la situación, pero crean un fenómeDanaway perdidos en escenario bajo los títulos de crédito. En no de simplificación cuestionable. Obligan, por ejemplo, a una 2019 no hubo presentador para la gala gracias a los tweets identificación como hombre o mujer y niegan una visión fluihomófobos del presentador que habían escogido para la edida de la identidad de género; confunden la presencia de una ción. En 2020, edición en la que premiaron por primera vez un persona de un determinado colectivo con la importancia que largometraje extranjero como mejor película, las nominacioesa persona ha tenido dentro del filme; y muchas veces se cennes a la mejor dirección no contaron con ninguna mujer por tran en el equipo productivo y no en las historias que ven los segundo año consecutivo. espectadores, cuando son las historias que contamos las que Volviendo a este lado del Atlántico, los problemas estructutambién ayudan a configurar el mundo en el que vivimos. rales de muchos de los grandes galardones son similares, aunAnte la pantalla y en la dualidad simplificada hombre-mujer que han contado con menor publicidad. Por ejemplo, los preque excluye una visión más completa del concepto de género,

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 71


68-74 Cine 7pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:20 Página 72

cine

de las 100 películas más taquilleras en Estados Unidos en 20193 4, el 66% de los personajes con diálogo o nombre eran hombres y un 34% mujeres. Solo 14 títulos presentaban un elenco equitativo. 94 omitían la existencia de personas que se identifican como mujeres pertenecientes al colectivo LGTBIQ+ y solo un título presentaba a una protagonista LGTBIQ+. Únicamente una película se encontraba protagonizada o coprotagonizada por una mujer mayor de 45 años. Tras la pantalla, del conjunto formado por directores, guionistas, productores, editores y directores de fotografía, el 20% eran mujeres. Las mujeres directoras alcanzaban el récord de componer un 12% del colectivo de realizadores, habiendo sido de un 4% en 20185. La desigualdad de esta realidad se extiende a los críticos de cine, siendo en Estados Unidos un 65% hombres y un 35% mujeres6. En España, según datos del Ministerio de Cultura, el empleo en actividades cinematográficas, de vídeo, radio y televisión consolida su tendencia negativa y se sitúa en 62% hombres y 38% mujeres. Menos de un 20% de los largometrajes se encuentran dirigidos por mujeres y un 65% de los filmes cuentan con un equipo de guionistas exclusivamente masculino7. Esta situación se encuentra en sintonía con la realidad del mundo cinematográfico europeo, donde un informe de 2017 del Consejo de Europa indica que el número de largometrajes dirigidos por mujeres era de un 19%, enfatizando una lenta subida ya que en 2003 era de un 15%8. Sin embargo, en España existe paridad en cuanto al género de los espectadores que acuden a las salas de proyección9. La diversidad del público pocas veces se ve reflejada en pantalla ni tampoco se halla presente en la producción de un largometraje. Pese a que no son los espectadores quienes producen y distribuyen los títulos presentes en la cartelera, hace falta una mayor responsabilización por parte del espectador como pieza indispensable en la financiación y difusión de los productos cinematográficos. En la pequeña pantalla, según el informe elaborado por el colectivo español CIMA (Asociación de mujeres cineastas y de medios audiovisuales), el grupo de ‘directivos-guion-producción’ con presencia de mujeres es del 8%, frente al 92% de hombres. Sin embargo, el protagonismo en series de televisión tiende a ser coral y repartido entre hombres y mujeres,

72 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020

aunque más del 80% de los roles para mujeres se basan en un estereotipo de “feminidad”10. Muchas películas y series clásicas y contemporáneas (como la trilogía original de La Guerra de las galaxias, Avatar, Los Vengadores, La red social, El señor de los anillos y la mayoría de los capítulos de Juego de Tronos11) no superan el famoso test de Bechdel, el cual no exige demasiado para satisfacerlo12. La radiografía cuantitativa de las estadísticas muchas veces esconde una realidad cualitativa más preocupante que afecta a la visión de los diversos colectivos que se muestran en pantalla. Otro de los mayores colectivos que ha sufrido falta de representación tanto cuantitativa como cualitativamente es

Moonlight, de Barry Jenkins

el LGTBIQ+. En EE.UU., donde existen estadísticas más completas y según un estudio realizado por GLAAD (Gay & Lesbian Alliance Against Defamation), el 18% de los largometrajes más taquilleros de 2019 incluyeron algún personaje del colectivo LGTBIQ+, de estos un 65% eran identificados como hombres y no había ninguna persona transgénero o no-binaria. Según las conclusiones de su informe, se aprecia una reducción de la diversidad y de la importancia de los roles en la representación de la comunidad LGTBIQ+, donde el 56% de las películas que incluían a personajes LGTBIQ+ les dedicaban menos de tres meros minutos de pantalla. Solo un 8% les otorgaba más de 10 minutos. Todo apunta a que, en la actualidad, es la televisión y no el cine el medio más progresista en EE.UU. Según otro estudio de GLAAD13, es donde se ha


68-74 Cine 7pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:20 Página 73

cine

experimentado una mayor inclusión de personajes y actores LGTBIQ+ –a excepción una vez más del colectivo transgénero–, donde un 10% de los personajes recurrentes eran LGTBIQ+ y un 46% mujeres14. En cuanto a la diversidad racial en Estados Unidos en largometrajes de 2019, los resultados cuantitativos marcan una tendencia ligeramente más positiva. El 65% de los personajes de las 100 películas más taquilleras eran blancos, siendo la realidad demográfica del país del 60%15. La comunidad identificada como negra o afroamericana (13% de la población) supuso el 15% de los personajes con diálogo o nombre. Más extrema resulta la falta de inclusión de la comunidad latina, un 18% de

Brokeback Mountain, de Ang Lee

la población y sin embargo presente en solo un 5% de los roles. Un 15% de los títulos no contaba con ningún personaje negro o afroamericano y un sorprendente 44% presentaba una carencia similar de un personaje hispano16. Es interesante un análisis cualitativo y ver que la mayoría de latinos (62%) aparecen en películas encarnando miembros del crimen organizado, bandas o traficantes17. Según los datos disponibles, la problemática de inclusión y diversidad en el cine es múltiple. Por un lado, existe una enorme desigualdad en el ac-ceso a posiciones creativas en la producción de un largometraje y de poder dentro de los estudios. Por otro, hay una situación de falta de visibilidad en los roles disponibles para muchos colectivos y éste es un problema tanto cuantitativo como cualitativo. No solo es necesaria una ma-

yor diversidad e inclusión en cuanto al número de papeles sino también es necesario que éstos tengan peso específico en la arquitectura narrativa del filme y que, a la vez, no sean un compendio de clichés estereotipados que perpetúen una visión sesgada del colectivo al cual pretenden dar visibilidad. Las soluciones implantadas hasta la fecha han dado pocos frutos y es extraño que, por ejemplo, en unas sociedades occidentales donde la mayoría de la población son mujeres, éstas continúan siendo una minoría con exigua representación y con un limitado acceso a posiciones relevantes dentro de la industria cinematográfica. Demasiadas políticas o incluso roles en filmes han resultado en meras acciones simbólicas. En la búsqueda de soluciones por parte del Ministerio de Cultura, se aprecia la creencia de que el enfocarse en aspectos como la subsanación del acceso a la dirección de filmes corregirá muchos de los problemas restantes, mientras que la apuesta de los Óscars es intervenir en todas las facetas buscando un cambio de espíritu en el cine de entretenimiento que la Academia representa. Toda valentía es poca, ya que es preocupante que incluso la propuesta de los Óscars pueda quedarse corta una vez se aplique en el mundo real. Quién cuenta las historias y qué es lo que las historias narran tiene y siempre ha tenido una importancia crucial desde los inicios de la humanidad. En 2017, Nature Communications publicó un interesante estudio antropológico sobre la práctica humana de contar historias. Tras investigar a varios grupos donde aún existe la práctica oral de contar historias, los antropólogos llegaron a la conclusión de que “grupos con una mayor proporción de versados contadores de historias estaban ligados a un mayor nivel de cooperación.”18 Las historias resultan un vehículo que fomenta la cooperación social y el aprendizaje de normas sociales, una conclusión tal vez poco sorprendente pero que remarca la importancia que tiene la presencia de las narrativas que construimos. En España, los delitos de odio aumentaron en 2019 un 7% con respecto a 2018, según datos del Ministerio del Interior19. Dentro de esta cifra, se esconde la más dramática de que los delitos por racismo o xenofobia se incrementaron un

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 73


68-74 Cine 7pp.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:20 Página 74

cine

21%, los relacionados a la orientación sexual e identificación de género un 9%. Las denuncias por agresión sexual se incrementaron un 11% en 2019, el número de menores condenados por delitos sexuales un 29%20. La brecha salarial entre mujeres y hombres solo se ha reducido en un ínfimo 0.4% en un año y se situó en un 22% en 2017 –fecha de los últimos datos disponibles–, al mismo nivel que se encontraba en 200721. Y, sin embargo, España es de los países más igualitarios, por encima de la media europea22 en cuanto a igualdad de género. Los cambios a nivel jurídico y en marcos legales como la Ley

del Cine no son la única herramienta de transformación social. La ficción tiene la responsabilidad de actuar y para ello necesita ampliar su propia diversidad, incluir una pluralidad de voces y fomentar que éstas tengan espacio tanto en el escenario como en los bastidores donde se producen las historias. La realidad no se reduce a un problema estadístico, sino que se extiende al aspecto cualitativo de las ficciones que creamos y las sociedades que construimos. Desde la conversación entre Martin Luther King y la actriz Nichelle Nichols ha transcurrido más de medio siglo, pero la reivindicación sigue plenamente vigente n

Notas

por Sara David (https://www.vice.com/en/article/ qvvx83/game-ofthrones-by-the-numbers). 12. El test de Bechdel coge su nombre de su formuladora, la novelista gráfica Alison Bechdel. Para medir la representación de las mujeres en la ficción, el test de Bechdel enuncia tres preguntas: si hay como mínimo dos mujeres representadas en la obra, si hablan entre ellas y si hablan de otra cosa que no sea un hombre. 13. GLAAD, Studio Media Responsability, informe de 2020 GLAAD Media Institute (https://www.glaad.org/sri/2020). 14. GLAAD, Where We Are on TV 2019-2020, GLAAD Media Institute (https://www.glaad.org/whereweareontv19). 15. United States Census Bureau, Population Estimates, July 1, 2019,(https://www.census.gov/quickfacts/fact/table/US/PST0452 19). 16. USC Anneberg Inclusion Initiative. Las categorías presentadas en el informe se dividen en ‘White’, ‘Black or African American’, ‘Hispanic/Latino’, ‘Asian’ y ‘Other’. 17. USC Anneberg Inclusion Initiative, Latinos in Film: Erasure on Screen & Behind the Camera Across 1,200 Popular Movies, informe de agosto de 2019 (http://assets.uscannenberg.org/docs/aii-study-latinos-in-film-2019.pdf). 18. Daniel Smith y otros (2017), Cooperation and the evolution of hunter-gatherer storytelling, Nature Communications. 19. Ministerio del Interior, Informe de la evolución de delitos de odio en España, 2019 (http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/delitos-de-odio/estadisticas). 20. El País, Suben un 29% los menores condenados por delitos sexuales el último año en España, 21/10/2020 (https:// elpais.com/sociedad/2020-09-21/suben-un-29-los-menores-condenados-por-delitos-sexuales-el-ultimo-ano-en-espana.html). 21. UGT, Informe brecha salarial, febrero 2020 (https:// www. ugt.es/sites/default/files/informe_brecha_salarial_2020_-_ok_finalpru.pdf). 21. European Institute for Gender Equality, Gender Equality Index for 2019 (https://eige.europa.eu/gender-equality-index/2019).

1. Academy of Motion Picture Arts and Sciences, Academy Establishes Representation and Inclusion Standards for Oscars Eligibility, 08/09/2020 (https://www.oscars.org/news/academy-establishesrepresentation-and-inclusion-standards-oscarsr-eligibility). 2. Ron Howard, entrevistado por Christiane Amanpour, CNN, 25/09/2020(https://edition.cnn.com/audio/podcasts/amanpour?episodeguid=1e7b30c8-0d0c-400b-9788-ac410153b7b6). 3. USC Anneberg Inclusion Initiative, Inequality in 1,300 Popular Films: Examining Portrayals of Gender, Ra-ce/Ethnicity, LGBTQ & Disability from 2007 to 2019, informe de septiembre de 2020 (http:// assets.uscannenberg.org/ doc/ aii-inequality_1300_ popular_films_09-08-2020.pdf). 4. Women and Hollywood, 2019 Statistics (https://womenandhollywood.com/resources/statistics/2019-statistics/). 5. Martha M. Lauzen (2020), The Celluloid Ceiling: Behind-the-Scenes Employment of Women on the Top 100, 250, and 500 Films of 2019, Center for the Study of Women in Television and Film (https://womenintvfilm.sdsu.edu). 6. Martha M. Lauzen (2020), Thumbs Down 2020: Film Critics and Gender, and Why It Matters, Center for the Study of Wo-men in Television and Film (https://womenintvfilm. sdsu.edu). 7. Ministerio de Cultura y Deportes, Indicadores estadísticos culturales vinculados al cine y desgloses por sexo, informe de 12 de junio de 2020 (https://www.culturaydeporte.gob.es/dam/ jcr:7ac137b6-b8a6-4f1dafcd-86ea6972d652/datos-estadisticos-cine.pdf). 8. Patrizia Simone, Female directors in European cinema: Key figures, European Audiovisual Observatory – Council of Europe, octubre de 2019 (https://rm.coe.int/female-directors-in-european-cinema-keyfigures-2019/16809842b9). 9. Ministerio de Cultura y Deportes. 10. CIMA, CIMA presenta el informe sobre las series de televisión, 16/09/2020 (https://cimamujerescineastas.es/cima-presenta-elinforme-sobre-las-series-de-television/). 11. Solo 18 de los 67 episodios lo superan según un estudio realizado

74 / El Viejo Topo 394 /noviembre 2020


62- 67Hitler.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:16 Pรกgina 62

memoria

62 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


62- 67Hitler.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:16 Página 63

memoria

Una entrevista con Hitler por Félix Población

C

asi diez años antes de que fuera el Führer, Hitler fue entrevistado por el periodista español Javier Bueno García (Antonio Azpeitúa) para el diario ABC. “Cabeza grande sobre cuello de toro; fuertes maxilares inferiores, ojos azules muy a flor de rostro, que expresan exaltación, violencia, agresividad, ambición, seguridad de dominio”. Así lo describió el corresponsal en 1924.

A Javier Bueno García se le suele confundir con harta frecuencia con Javier Bueno Bueno. Aunque ambos iniciaron su actividad profesional en el Madrid de las primeras décadas del pasado siglo, fueron personas de una misma edad y hubo vínculos familiares entre ellos, las trayectorias vitales y periodísticas de los dos periodistas fueron muy diferentes y acabaron también de modo muy distinto. Si se busca al primero en Wikipedia, no encontraremos reseña biográfica alguna, aunque sí la hallamos del segundo, pese haber sido su vida mucho más corta. Los dos nacieron en Madrid en el mismo año, 1891, pero mientras Bueno García fallecería en Suiza en 1967, Bueno Bueno fue fusilado por la dictadura franquista a finales del mes de septiembre de 1939. Su nombre, desde luego, estaba marcado en la agenda de los represores por su importante papel como vocero de la revolución de 1934 en Asturias al frente del diario socialista Avance. Tenía por eso todas las papeletas para que su final fuera el que fue, encajado con un temple al parecer encomiable después de que se le sometiera a malos tratos tras su detención en Oviedo en 1934 durante el movimiento revolucionario –y su caso fuera conocido internacionalmente junto al de su compañero Luis de Sirval (Luis Higón y Rosell, 1898-1934), asesinado en la misma ciudad por las tropas gubernamentales–. Hace al caso referirnos en esta ocasión a quien tuvo más largo currículum y podría figurar en la historia del periodismo español por haber sido quien publicó en un diario de este país

la primera entrevista con Adolf Hitler, tal como consta en la hemeroteca del diario ABC, mucho antes de que se convirtiera en el personaje fatalmente histórico que todos conocemos. Antes conviene contar algo de la personalidad del entrevistador, para lo cual debemos recurrir a algunos de los datos que aporta un artículo publicado en la revista Clarín (noviembrediciembre, 2017), escrito por Javier Barreiro, sin que haga referencia, por más que nos extrañe, a la entrevista a Hitler. Según Barreiro, Javier Bueno García se inició desde muy joven en el periodismo, formando parte de las plantillas de El Globo, España Nueva y El Radical. Parece ser que también Bueno Bueno pasó por la redacción de estos periódicos, hasta el punto de que los artículos de uno y otro suelen confundirse, aplicando la autoría a uno de lo que escribió el otro, sin que se sepa discernir una y otra. Como redactor de la segunda de las publicaciones hizo el Bueno que nos toca un viaje en burro a París, siendo muy joven y en compañía de su compañero de redacción Carlos Crouselles. Ese viaje fue recientemente rescatado por la editorial Renacimiento, especializada en la búsqueda y edición de los autores y las obras olvidadas de esos años. El periodista madrileño se estrenó con polémica en la literatura de esa época con un relato titulado La santita de Sierra Nevada, que apareció con la firma del Pedro Luis de Gálvez, el escritor y poeta bohemio –protagonista de la novela de Luis Manuel de Parada Las máscaras del héroe– que también será fusilado por la dictadura franquista en 1940, acusado de “cons-

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 63


62- 67Hitler.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:16 Página 64

memoria

piración marxista y otros cargos más” sin especificación ni da igualmente al director del periódico, con la que logró que en prueba alguna. El relato se había publicado en la colección Los la polémica interviniese otro de los escritores de aquella boheContemporáneos, dando pie a una carta del verdadero autor al mia valle-inclanesca, el poeta Emilio Carrere (1881-1947) –condirector del diario El País, Roberto Castrovido (1864-1941) siderado por muchos el más popular de su tiempo–, que tildó –sobre quien Pedro Luis Angosto publicó no hace mucho una a Javier Bueno de inconsciente y huero y sacó en conclusión excelente y también necesaria biografía, pues se trata de otro que el perjudicado no era éste sino su más afín colega de la periodista injustamente olvidado–. Bajo el título La historia de golfemia matritense, Pedro Luis de Gálvez, “por haber firmado un cuento, esa carta del joven Bueno soruna cosa tan mala”. prende por la madura filosofía con la que A ese relato lo seguirán, con la firma de Las crónicas de Bueno García el remitente asumió la incidencia: Javier Bueno, varias novelas cortas en El (Azpeitúa) reflejaban una visión Libro Popular y La Novela de Bolsillo. Aun“Mi querido Castrovido: Me ha ocugermanófila manifiesta. rrido lo siguiente: Hace cinco meses, que Barreiros centra su artículo en Asuero, Pedro Luis de Gálvez me pidió, en nompor resultar esta novela reveladora del bre del director de Los Contemporáneos, ambiente que se vivía en los últimos reducun cuento. Le entregué el original. Hace tos de la bohemia, con una descripción tipodos meses me remitieron las pruebas, que yo devolví corregilógica muy satírica de los integrantes de la redacción del periódas. Hoy me entero de que mi cuento, con el título La santita de dico de Alejandro Lerroux, El Radical –entre cuyas firmas estaSierra Nevada, que no es el título que yo le puse, se publica el ban las de Luis Bello, Ignacio de Santillán, Segismundo Pey viernes próximo, firmado por Gálvez, quien, según me dicen, Ordéix, Álvaro Calzado, Julián Moyrón, Eduardo Barriobero e ha cobrado el importe. Me aconsejan que acuda ante el Hipólito González Rodríguez de la Peña–. Como colaboradores Juzgado; pero, ¿para qué? Procederán contra Gálvez, y acaso lo encontramos al general Nicolás Estévanez, José Nakens –de metan en la cárcel, pero eso no me proporcionará la misma quien se dice sin constancia alguna que fue padre de Javier Bueno Bueno–, Rafael Salillas, Cristóbal de Castro, Joaquín Dicenta, Pedro de Répide, Álvaro de Albornoz, Julián Besteiro… El Partido Radical de Lerroux atrajo a abundantes intelectuales, entre los que se contó a Ortega y Gasset, que lo utilizó para dar a conocer aquellos artículos que le parecía inconveniente publicar en El Imparcial, propiedad de su familia. También Pío Baroja, que coqueteó con el partido de Lerroux, publicó César o nada como folletín en este mismo diario. Como profesional del periodismo, Bueno García fue corresponsal en la primera Gran Guerra de la revista argentina Caras y Caretas y también del diafelicidad que los treinta duros que por mi trabajo me corresrio ABC en Francia, en ambos casos bajo el seudónimo de Anpondían. En este caso, solo me resta el derecho del pataleo, y tonio Azpeitúa. Sus crónicas, primero desde París y más tarde quiero que usted sea tan bueno que publique esta carta en El desde Bruselas y Berlín, reflejaban una visión germanófila País. Se lo agradecerá mucho su devoto y amigo, Javier Bueno”. manifiesta. Azpeitúa se hizo eco del derrotismo que invadía, a Gálvez rebatió después la misiva de Bueno con otra dirigisu juicio, a los franceses: «Si Francia no está vencida material-

64 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


62- 67Hitler.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:16 Página 65

memoria

de sus libros, publicado en 1965, y que la editorial Renacimiento debería recuperar: Diálogos con el que se fue, una serie de conversaciones con escritores, músicos y artistas tales como Unamuno, Casals, Picasso, Baroja, Valle-Inclán, etc. *** La entrevista de Antonio Azpeitúa a Hitler apareció en el diario ABC el 6 de abril de 1923 sin que se resalte la página correspondiente en el conjunto de la información publicada. Hace unos años, el actual periódico recordó esa única entrevista del periodismo español a quien desencadenaría la gran masacre de la Segunda Guerra Mundial, pero lo hizo sin destacarse, como una más de las informaciones procedentes de sus corresponsales en el extranjero. En el momento de ser entrevistado por Azpeitúa, el Führer estaba aún muy lejos de ser lo que sería una década más tarde. El titular del periódico solo se refiere al “jefe del fascismo bávaro”. La cita fue posible –cuenta el autor de la interJavier Bueno García (Antonio Azpeitúa). viú– gracias a la mediación de un exalmirante alemán, monárquico, que dirigía la sección de política mente, lo está moralmente», escribía en septiembre de 1914. internacional de un periódico muniqués. Tiene lugar en BaTambién se maravilló ante el poderío del país germano, a pesar varia Ring, una gran pradera donde las sociedades gimnastas y del bloqueo naval de Gran Bretaña: «La vida industrial, fabril y escolares se adiestran, con cierto sabor militar, en ejercicios y mercantil no se ha interrumpido en Alemania. […] Alemania deportes. Al respecto de Hitler, el exalmirante advierte al perioseguirá compitiendo en todos los mercadista: “Es hombre de actividad asombrosa; dos del mundo». Las crónicas del periodisaparece y desaparece cuando menos lo es“Los procedimientos que los ta español tuvieron muy buena acogida en peran sus partidarios; nadie puede decir el Estado Mayor alemán, hasta el punto de donde está; surge como un fantasma”. adversarios burgueses que el teniente de navío Wilhelm Cannaris Bueno describe a quien le ha facilitado la del marxismus emplearon –luego jefe del servicio secreto en la entrevista como “una persona francamenhasta ahora para combatirlo Segunda Guerra Mundial– escribió en un te monárquica, enemigo de la República y le parecen absurdos y torpes”. informe que “los únicos artículos que en de los hombres que, sinceramente o por España causan una impresión favorable a razones oportunistas, la defienden, cualnosotros en círculos muy amplios […] son quiera que sea el matiz del campo político los de Azpeitúa”. en que actúen”. Mientras esperan la llegada del protagonista, el Javier Bueno García vivió siempre fuera de España, desde exalmirante le pone en antecedentes sobre su persona, a la que que en 1925 –según leemos en la necrológica del periódico llama “héroe fascista”: “Tiene treinta y cinco a treinta y siete español– fue jefe de la sección española de la Oficina años, nació en Austria en la frontera alemana, fue soldado raso Internacional de Trabajo. Además de una obra de teatro que se durante la guerra y es hombre con una rudimentaria instrucestrenó en 1922 en el teatro Calderón de Madrid, fue autor de ción”. una trilogía sobe la Guerra Civil Les vaincus héroïques (1943Esta es la descripción que hace Azpeitúa del personaje, 1949) y La zorrita y los pájaros exóticos, que Barreiro califica cuando este llega por fin a la cita: “Alto, ancho de hombros, como deliciosa novelita publicada por Aguilar en 1963, pero musculoso, vestido como funcionario subalterno. Cabeza que pasó inadvertida. A estos títulos haya que añadir el último grande sobre cuello de toro; fuertes maxilares inferiores, ojos

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 65


62- 67Hitler.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:16 Página 66

memoria

dor–, el tiempo corre, los acontecimientos se precipitan; yo necesito dinero, dinero, mucho dinero...». «Sí tendrá usted todo el dinero que necesite –responde el exalmirante–. Esos señores comprenderán que es urgente»”. Según el periodista, cuesta trabajo conseguir que Hitler abandone el tema del dinero para que le explique su programa, su ideología, sus métodos redentores. “Cuando al fin lo logramos, Hitler se convierte en un torrente de oratoria violenta, tempestuosa, atronadora. Su odio furioso va todo contra el marxismus, el marxismus de la derecha y de la izquierda. Él conoce al marxismus porque fue socialista. Los procedimientos que los adversarios burgueses del marxismus azules muy a flor de rostro, que expresan exaltación, violencia, agresividad, ambición, seguridad de dominio. Debajo de una nariz plebeya, cuyas ventanas son exageradamente grandes, el bigote, de cerdas como púas, ha sido reducido al mínimo para el rasurado. Hitler nos mira receloso, aunque sepa de nuestra condición y objeto de la cita. Parece obsesionado por un solo problema: obtener recursos para su obra. Hablan entre ellos dos. Se queja de cierto retraso de las sumas que le prometieron para activar el reclutamiento y atender a las necesidades de su gente: «Así no puedo continuar –imperativo, amenaza-

Hitler parece obsesionado por un solo problema: obtener recursos para su obra.

emplearon hasta ahora para combatirlo le parecen absurdos y torpes. Él sabe cuál es la psicología del pueblo, porque viene del pueblo y sabe cómo se debe actuar para impresionarle. Hitler, falto de cultura y de preparación científica, no puede expresar ideas sirviéndose de conceptos abstractos; por eso recurre al ejemplo simplista, al símil, a la comparación de cosas concretas. Acaso en esto esté su fuerza para impresionar a las multitudes. Afirma rotundamente, sin admitir la duda, sintiéndose poseedor de la verdad absoluta: «Con los antiguos oficiales, los estudiantes y los trabajadores me basta para mi obra»”.

Él sabe cuál es la psicología del pueblo, porque viene del pueblo y sabe cómo se debe actuar para impresionarle”.

Necrológica de Javier Bueno García (Antonio Azpeitúa).

66 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

“Su obra proyectada –leemos– es hacer que resucite el espíritu de 1914 en el pueblo alemán. Y está convencido de que, aplastando al marxismus, resurgirá lo que desapareció entre los escombros de la catástrofe. Evolución de ideas, contraste de principios, aparición de otras fuerzas, todos estos factores no entran en los cálculos de Hitler. Tampoco toma en consideración circunstancias que han modificado y cambiado el sentimiento de la unidad nacional ni las esci-


62- 67Hitler.qxp:memoria polo, 6pp copia 23/10/20 13:16 Página 67

memoria

“Y en cuanto al crítico momento presente, Hitler no propone un remedio –según prosigue Azpeitúa–; se contenta con gritar en la plaza

“Hitler, falto de cultura y de preparación científica, no puede expresar ideas sirviéndose de conceptos abstractos”.

pública la gravedad de la situación. Un alemán de espíritu sutil y cultivado nos había dicho: La “Hitler, el Jefe del Fascismo Bávaro” fue el titular de la entrevista de Antonio Azpeitúa. actuación de Hitler en el momento presente puede representarse así: Hay un enfermo muy grave, y cuando todas las autoridades científicas estudian siones y antagonismos que para nosotros son evidentes”. su mal y buscan un plan curativo, llega a la habitación del “El programa de Hitler –escribe Azpeitúa– es una extraña paciente un mozo de cuadra y empieza a vociferar desde el balcón: ¡Se muere! ¡Ya casi no respira! ¡Está en las últimas! Y el vocerío y el escándalo pueden acabar con las últimas energías del enfermo”. En los últimos párrafos de la entrevista, el autor se refiere a las potentes cuerdas vocales de su entrevistado, y anota que, cuando éste se pone en pie, la estancia se hace pequeña para el estruendo de la palabra y la gesticulación de Hitler. “A cada momento tememos por la vajilla que está sobre la mesa, y en cada instante esperamos ver a la vecindad alarmada. Con el gesto congestionado y los puños que golpean a enemigos invisibles, evoca el momento de la guerra contra los que se le opongan. Las enormes ventanas de su nariz parecen oler ya la sangre... Ha termezcla de nacionalismo intransigente y dictadura revolucionaminado la entrevista. Mientras nosotros nos ponemos el ria, que tiene muchos puntos de contacto con el Soviet. sobretodo, Hitler se cuelga una pistola que había dejado a Mientras declara la guerra sin cuartel al marxismo, proclama la manera de bastón o paraguas en el perchero. Salimos a la necesidad de un ataque al capital. Hitler quiere abolir el parlacalle. En la esquina está su automóvil. «Si quiere usted, le llementarismo, pero acepta el principio democrático; afirma que vará adonde se proponga ir», dice. Y luego añade: «Pero debo la tierra no puede ser materia de especulación; niega la libertad advertirle que a mi lado se corre algún peligro». «Acepto su de la Prensa y la obliga a ser propagandista del credo que él ofrecimiento –contesto–, más temo perderme en este barrio tiene por único verdadero; el teatro, el cinematógrafo, las que no conozco». Por el camino me pregunto: ¿Cuál es el modas femeninas han de estar sometidas a una censura pregrado de influencia que este hombre ejerce y dónde?”. El via... En las explicaciones verbales de Hitler se advierte la periodista madrileño y toda Europa lo sabrán en pocos misma confusión y la incoherencia que habíamos señalado en menos de dos lustros ■ el programa impreso que ha lanzado hace pocas semanas”.

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 67


75-82 vt 394BN :libros junioOK copia 23/10/20 13:26 Página 75

Libros NUESTRO PENSAMIENTO, NUESTRA DIGNIDAD EL HONOR DE LOS FILÓSOFOS Víctor Gómez Pin Ed. Acantilado. Barcelona, 2020, 598 pp.

No solo entre los miembros del gremio académico, Víctor Gómez Pin también es un filósofo suficientemente conocido y reputado entre los lectores aficionados al ensayo riguroso y a la reflexión radical. Nacido en Barcelona, de cuya Universidad Autónoma es catedrático emérito, estudió en la Sorbona de París, y ha sido nombrado doctor honoris causa por la Universidad del País Vasco. Su trabajo ha estado dedicado a la filosofía clásica –siendo Aristóteles uno de sus primeros intereses–, al psicoanálisis –sobre el que ha escrito alguna buena introducción–, pasando por las matemáticas o la física. Pero si algo ha centrado su interés ha sido, por supuesto, el propio Hombre, ese animal singular, dotado de razón y lenguaje, capaz de cuestionarse a sí mismo y de indagar asombrado sobre lo que ve, al tiempo que se siente ineludiblemente herido por ese saber. La condición del Hombre es, al fin y al cabo, su dignidad. Mas esa dignidad no se da siempre ni en todos los humanos de la misma manera, y Víctor Gómez Pin ha querido resaltarla y mostrarla en un puñado de hombres y mujeres que sí hicieron gala de ella. Es el honor de los filósofos. No todos los convocados en este texto fueron, en un sentido académico, filósofos, pero todos ellos lucieron esa dignidad y ese honor, propiamente humanos, de los que la mejor filosofía ha hecho, desde sus orígenes griegos, su emblema. Entre ellos está Aristóteles, como no podía ser de otra forma. Y también el con

frecuencia injustamente denostado Descartes. O Leibniz, a quien solo su sirviente acompañó en su entierro. Y también Nietzsche, golpeado por la locura como golpeado era el caballo cuya visión le inundó de piedad. O Simone Weil, empeñada en sufrir todo el dolor de todos los hombres. Desde la antigua Grecia a la Ginebra calvinista, de la Roma de la conspiración de Catilina a la Revolución Francesa, de los salones Ilustrados a los campos de concentración nazis, el recorrido de Gómez Pin es impresionante, es un recorrido animado siempre por la devoción del autor al saber. Como digo, no son solo filósofos. También comparecen en estas interesantes, apasionadas, aleccionadoras páginas, músicos, científicos y escritores: Proust, Turing, Messiaen, Einstein… Enfrentándose, como tantos otros, a situaciones difíciles, en ocasiones terribles, aparecen en este fecundo libro de Víctor Gómez Pin como filósofos, o –mejor dicho– como los filósofos que ennoblecen una tradición a menudo incomprendida, con frecuencia despreciada, pero obcecada en hacernos dignos de nuestra condición, perseguidores de la verdad, fieles a las propias convicciones bien razonadas, críticos con las imposiciones injustas y los dogmas sin fundamento, y coherentes en nuestras vidas. Honestos, en suma: el honor de los filósofos. Plagado de detalles curiosos y de valiosas referencias, enciclopédico en su voluntad de abarcar diferentes épocas y contextos, siempre sensible a cada situación y respetuoso con cada figura –independientemente de su afinidad con ella–, el libro de Gómez Pin sirve también como mínima introducción al pensa-

Víctor Gómez Pin

miento y la vida de todos estos buscadores de la verdad a los que hemos dado en llamar filósofos. Y debería servir para evitar la cortedad de miras, la acomodaticia reclusión en los lugares comunes no sometidos a escrutinio y para impedir que se repitan calamidades como las que estas historias denuncian. “Cuanto menos se comprende más se sospecha: la ignorancia odia con fanatismo y degüella con fervor”; lo testimonia un implicado en la Revolución Francesa y lo cita Gómez Pin para ilustración de todos aquellos dispuestos a ser dignos. La filosofía es una guerra contra la estulticia, un esfuerzo constantemente renovado por estar a la altura de la verdad. Los casos que el autor destaca en estos ensayos dan fe de que esa peculiar lucha, ese empeño propio de ese raro animal que habla, que somos los humanos, puede sostenerse de manera ejemplar a pesar de las adversidades, de las íntimas y de las externas, de las impuestas. El honor de los filósofos nos ayuda, quizás, a recuperar cierta ilusión hace tiempo perdida, a estimar lo que los actuales tiempos parecen empeñados en desdeñar. Lo mejor, sin duda, es que nos anima a no dejar de pensar. Dignamente.

Antonio García Vila

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 75


75-82 vt 394BN :libros junioOK copia 23/10/20 13:26 Página 76

Libros

PENSAR LA PANDEMIA EL VIRUS COMO FILOSOFÍA. LA FILOSOFÍA COMO VIRUS. REFLEXIONES DE EMERGENCIA SOBRE LA PANDEMIA DEL COVID-19 Andityas Soares de Moura y Francis García Collado Ed. Bellaterra. Barcelona, 2020, 94 pp.

Nos encontramos frente a un ensayo que quiere hacernos pensar sobre las consecuencias sociales y políticas de este acontecimiento que es la pandemia de la COVID-19 y todo lo que ha traído consigo. Un proyecto que estaría en la línea de lo que Michel Foucault llamaba la función filosófica de hacer una ontología de la actualidad. Está escrito de manera conjunta por Andityas Sorares de Moura y Francis García Collado, que justo antes del libro que nos ocupa habían publicado otro de contenido mucho más teórico: Más allá de la biopolítica. Biopotencia, bioarztquia, bioemergencia. Este último trabajo nos proporciona el marco teórico en que se mueven los autores, en esa perspectiva que se ha venido a llamar “biopolítica”. Esto no quiere decir que deba leerse previamente para entender el libro que nos ocupa, pero sí hubiera sido conveniente que los autores hubieran hecho, también en este segundo libro, un esfuerzo de clarificación por medio del cual desarrollar las conceptualizaciones que fundamentan neologismos como bioemergencia, bioresistencia, bioarztiquia… El libro es, sin duda, interesante. Es arriesgado y radical, en el sentido que quiere llegar al fondo de la cuestión. No hay que estar de acuerdo con sus tesis, y yo no lo estoy, para que resulte muy sugerente. No se trata de buscar respues-

76 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

tas, sino líneas para abordar análisis y propuestas fuera de los tópicos que, desde planteamientos diversos, van circulando. Personalmente no estoy de acuerdo con conceptos que utilizan, como el de fascismo tecnológico, o incluso del peso que dan a ideas como la de “necropolítica” (la lógica de exterminio de los improductivos) o tanatología (la presencia de la muerte para generar miedo). Son planteamientos que están en la línea de las aportaciones de Roberto Expósito. Más bien me sitúo en la línea más empírica y moderada de Nikolas Rose. La noción de “bioarztiquia” (por favor, que nombre más difícil, hubiera sido mejor ser más pragmático y menos etimológico) da mucho juego, ciertamente. Además, es muy fecunda la razón farmacéutica entendida como hegemónica, y que tiene como efecto provocar sujetos que se están autodiagnosticando permanentemente, buscando síntomas y signos de posibles enfermedades. Resulta especialmente interesante la parte del libro en que se analiza aquello que es un virus en cuanto tal, y que se atreve a formular definiciones alternativas a las vigentes sin caer en el delirio del negacionismo. Menos interesante resulta, tal vez por ser una cuestión ya

manida, el recorrido, aunque crítico, por las diversas lecturas que los filósofos más mediáticos han realizado al respecto del fenómeno. Dentro de esta parte es que nos topamos con una inconsistente y algo confusa exposición de ByungChul Han, la cual pareciera no merecerse un capítulo. En todo caso, a lo largo del análisis aparecen puntos muy sugerentes, que como ya he dicho abren caminos nuevos para abordar la pandemia y las medidas que se han puesto en marcha para contenerla. Respecto a su conclusión, debo reconocer que me muestro completamente de acuerdo con su crítica a la ilusoria vuelta a la normalidad, la cual enmarcan dentro de la nefasta lógica del capitalismo. Por otra parte, seguramente debiéramos reaccionar con mayor escepticismo ante sus propuestas de democracia radical combinadas con, por usar los conceptos propuestos, prácticas de bioemergencia y bioresistencia. En todo caso, resulta convincente la defensa que los autores realizan del sujeto singular y del espacio de lo común, que es precisamente aquello que les ha animado a escribir un libro que, ciertamente, vale la pena leer.

Luis Roca Jusmet


75-82 vt 394BN :libros junioOK copia 23/10/20 13:26 Página 77

Libros

LA AMBICIOSA VIRTUD DEL REPUBLICANISMO LEGITIMIDAD. LOS CIMIENTOS DEL ESTADO SOCIAL, DEMOCRÁTICO Y DE DERECHO Luis Alegre Zahonero y Clara Serrano García Ed. Akal. Madrid, 2020, 265 pp.

Nunca está de más recordar los fundamentos, las raíces o los cimientos de las instituciones y las normas que nos ayudan a convivir. Tampoco se deben olvidar las luchas, los esfuerzos, las penalidades exigidas hasta alcanzarlos. Habría que estar obstinadamente ciego para no apreciar las numerosas mejoras que disfrutamos los ciudadanos de nuestro entorno con respecto a situaciones pretéritas, muchas de ellas no muy lejanas. Pero también hay que ser bastante cazurro para no valorar las dificultades, las pérdidas y la importancia de la tarea realizada. Legitimidad es un breve libro que contribuye a ponderar esa mejora y ese esfuerzo a través de un sucinto repaso a algunos hitos de la historia del pensamiento político occidental: de Hobbes a Marx, fundamentalmente, con pasos por Rousseau y Kant, más un capítulo dedicado a la Ilustración feminista. Es un libro claro, un tanto repetitivo en algún momento, por una especie de exceso pedagógico que ignora que el lec-

tor de un libro, si no entiende bien algo, puede volver atrás y repasarlo, y no es necesario repetir las cosas prácticamente idénticas, como en una clase, para intentar aclararlas al máximo. Es un texto pertinente, de fácil lectura, que no descubre particulares hallazgos –pues lo que expone ya lo conocemos y el propio Alegre ya lo ha presentado con mayor contundencia– pero que puede servir de estímulo para releer otros textos o profundizar en el tema. Y el tema es recuperar una tradición política republicana, que incluye, sin duda, a Kant, pero que también agrupa a Marx, a pesar de que cierta tradición haya conseguido expulsarle de ella. Heredera de la Ilustración, y de la mano del feminismo, esa tradición republicana

narias, como las ha calificado Félix Ovejero, de una izquierda que parece perdida en un marasmo identitario y escapista que ha renunciado a sus más nobles orígenes. Acertadas, por tanto, las reflexiones de Luis Alegre y Clara Serrano, que convocan a Kant y Marx, que se apoyan en la obra de Ferrajoli y sus trabajos sobre el derecho y los derechos, y sobre un ecofeminismo ilustrado, amparado en las obras de Celia Amorós y Alicia Puleo. Es verdad que se desliza algún punto no bien justificado, como cuando intentan aclarar una “confusión interesada”, relativa a derechos fundamentales y patrimoniales, y no lo hacen; o al plantear esos elementos “indecidibles”, que se sustraen

Discurso funebre de Pericles, por Philipp von Foltz

trae consigo algunas de las mejores propuestas teóricas y políticas del pensamiento moderno. Propuestas de igualdad, de progreso, de justicia y de libertad, guiadas por la razón y la ética, que están en la base de los estados sociales, democráticos y de derecho que debieran ser la referencia política de toda la izquierda actual. Desgraciadamente no es el caso y, a menudo, asistimos a unas derivas reaccio-

al debate y a la democracia, por incuestionables, supuestamente, sin aclarar ni justificar ni una cosa ni otra. Legitimidad es un trabajo correcto, con buenas ideas, que debe estimular para seguir esa vía republicana, ilustrada, constructiva y radical, que precisa la izquierda española en estos confusos y complicados momentos.

Antonio García Vila

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 77


75-82 vt 394BN :libros junioOK copia 23/10/20 13:26 Página 78

Libros

UNA DE LAS CUATRO FUERZAS FUNDAMENTALES SOBRE LA GRAVEDAD Anthony Zee Biblioteca Buridán. Barcelona, 2020, 190 pp.

Aparte el apéndice –cuyo título es “¿Qué significa que el espacio-tiempo es curso?”–, la dificultad matemática que representa la lectura de este ensayo es mínima. El lector/a puede ojear el capítulo 2 donde el autor ‘demuestra’ por qué titula el capítulo “La gravedad es absurdamente débil”: si sigue bien el desarrollo de la exposición, no encontrará ninguna dificultad en los restantes apartados del libro. Anthony Zee es un profesor de física en el Instituto Kavly de la Universidad de California en Santa Bárbara. Este físico chino-estadounidense define su ciencia en estos términos: “la física es el resultado del esfuerzo que hacen todas las cosas del universo para conseguir el mejor trato. Es un principio básico del universo, obedecido por el propio universo en expansión”. Autor, entre otras obras, de Unity of Forces in the Universe (1982), Fearful Symmetry: The Search for Beauty in Modern Physics (2007), Quantum Field Theory in a Nutshell (2010) y Einstein Gravity in a Nutshell (2016). En este libro nos habla sobre la gravedad. El subtítulo del ensayo, “Una breve excursión por un tema de peso”, es muestra del buen humor, no siempre conseguido

Anthony Zee

en mi opinión, que el autor despliega a lo largo del libro. El sumario de Sobre la gravedad, dedicado “a todos aquellos que me han enseñado lo que es la gravedad”, está estructurado en un prefacio, un cronograma (una lista de 27 grandes científicos y de una sola gran científica, Vera Rubin: “No apuntéis a las estrellas; ya sabemos lo que hay allí. Apuntad al espacio entre ellas, porque es allí donde se encuentra el verdadero misterio”), el prólogo, cuatro partes (sin títulos) divididas en 20 capítulos en total (algunos de ellos muy breves, apenas 3 páginas), un apéndice (que, como he indicado, exige mayor concentración y algo más de matemática), una posdata, unas notas con referencias y apuntes de interés sobre temas biográficos y de historia de la ciencia, y un índice conceptual deslumbrante, de mucha ayuda. El título de algunos capítulos: “Detección de las ondas electromagnéti-

cas”, “Cómo detectar algo tan etéreo como arrugas en el espaciotiempo”, “La acción para la gravedad de Einstein”, “Misteriosos mensajes del lado oscuro”, “La física no tiene que depender del físico”. El objeto del libro es señalado por Zee en el prefacio: “una de las motivaciones de este libro es ayudar al lector a salvar la brecha entre los libros populares de divulgación y los manuales académicos sobre la gravedad de Einstein”. Zee piensa que uno puede leer tantos libros de divulgación como quiera, pero si quiere comprender realmente la teoría de la gravedad de Einstein tarde o temprano tendrá que enfrentarse a manuales universitarios. Su libro sería una pasarela hacia esos manuales, hacia su Einstein Gravity in a Nutshell (GNut le llama) por ejemplo. Publicado en inglés en 2018, Sobre la gravedad está marcado por el descubrimiento experimental de las ondas gravitatorias (u ondas de gravedad) en septiembre de 2015, originadas por la fusión de dos agujeros negros a 1.300 millones de años-luz de distancia, 3,3.1019 km. Casi dos años después de esta primera detección de ondas de gravedad, se detectó otro estallido de estas ondas consecuencia de la fusión de dos estrellas de neutrones (en el epílogo se hace referencia a la concesión del Premio Nobel de Física en 2017 a Rainer Weiss, Barry C. Barish y Kip S. Thorne por liderar a LIGO, el Observatorio de detección de ondas gravitatorias, en “su histórico descubrimiento”). Uno de los grandes valores de este ensayo es la capacidad didáctica del autor. La siguiente explicación del autor so-

TOPO EXPRESS

Cada día un artículo visítanos en elviejotopo.com

78 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020


75-82 vt 394BN :libros junioOK copia 23/10/20 13:26 Página 79

Libros

bre la naturaleza del tiempo acaso sea representativa de esta virtud no muy frecuente: La adición galileana de velocidades, señala Zee, se basa sólidamente en nuestra comprensión fundamental de la naturaleza del tiempo. Cuando decimos que un tren ha viajado a 10 metros por segundo queremos decir que cuando ha transcurrido 1 segundo para, por ejemplo, el jefe de estación, el tren ha avanzado 10 metros. Cuando decimos que una pelota ha sido lanzada a 5 m/s lo mismo: transcurrido 1 segundo para el pasajero del tren, la pelota ha avanzado 5 metros (con medición del pasajero). Newton, y todo el mundo con él, hizo la tácita suposición, muy razonable de entrada, de que cuando ha transcurrido 1 segundo para el pasajero, ha transcurrido también 1 segundo para el jefe de estación. Es la noción de tiempo newtoniano absoluto. Dada esa concepción del tiempo, el jefe de estación deberá concluir que, durante el transcurso de 1 segundo, dado que el tren ha avanzado 10 metros, la pelota lanzada por el pasajero ha avan-

zado 10 + 5 metros de espacio. Por tanto, ha viajado a 15 m/s de velocidad. Esta lógica, aparentemente incontrovertible, no funciona en el caso del fotón, de la luz: la velocidad de la luz observada es independiente de lo rápido que se mueva un observador. No hay suma de velocidades. Estamos ante una paradoja que Einstein resolvió señalando que la única forma de salir de ella es decir que el paso del tiempo es diferente para el pasajero y para el jefe de estación. Se ha de rechazar la suposición “muy razonable” de que cuando ha transcurrido 1 segundo para el pasajero ha transcurrido también 1 segundo para el jefe de estación. Para este último, el pasajero también está atravesando el espacio. Dicho de otro modo, el jefe de estación, que siente que él está en reposo, ve que el pasajero se mueve; si el tren avanza lo suficientemente suave y sin sacudidas, también el pasajero puede decir que él está quieto y que ve cómo el jefe de estación se mueve (muchos de nosotros hemos tenido esta desorientadora experiencia estando sentados en un vehículo que

avanza poco a poco y sin sacudidas). En virtud del razonamiento, se concluye que el pasajero está intrínsecamente vinculado al paso del espacio que él ha experimentado; lo mismo vale para el jefe de estación. Para cada observador, señala Zee, el pasado del tiempo y del espacio están inextricablemente ligados. El modo en que lo están lo calculó Einstein con su teoría de la relatividad especial de 1905. Einstein desterró la idea del espacio y tiempo como dos conceptos separados; espaciotiempo es el nuevo concepto para describir el mundo a un nivel fundamental. Explicaciones como la anterior son la tónica general de un libro que merece nuestra atenta lectura, más allá de algunos pasos ideológicos que el autor hubiera podido repensar: “Del mismo que un empresario maximiza el beneficio, Dumpty elige la historia que minimiza su acción”. No es lo mismo. La traducción está a cargo del director de la Biblioteca Buridán, Josep Sarret Grau.

Salvador López Arnal

EL CINE COMO EXPRESIÓN DE NUESTRA CRISIS SOCIAL 101 PELÍCULAS ESPAÑOLAS PARA ENTENDER NUESTRO PRESENTE

Alejandro López Menacho Héroes de Papel S.l. 2020, 232 pp.

En tiempos en los que el “nosotros” pesaba tanto o más que el yo o mejor, en los que uno crecía a través de las luchas colectivas, se hablaba de la vida y de la política, y por lo mismo, de cine. El que escribe recuerda una “noche de vino tinto” discutiendo sobre las posibles lectoras de “2001: una odisea en el espacio”, también cinefórum que proseguían en

El Rey, de Alberto San Juan

algunos de los bares próximos hasta que cerraban. El libro sobre cine no era pre-

cisamente habitual más allá de algunas memorias (King Vidor tiene unas francaEl Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 79


75-82 vt 394BN :libros junioOK copia 23/10/20 13:26 Página 80

Libros

mente apasionante), y de los ensayos que comenzaron a llegar en los setenta. Actualmente, al lado de las desventajas del yo encerrado en casa, del cierre de tantas salas, quizás podamos consolarnos con ordenar y profundizar nuestras propias lecturas de las películas que vemos, ahora quizás más que nunca. Además, con la posibilidad escoger, ordenar y clarificar nuestra visión de la realidad a partir del cine, algo que garantiza este hermoso libro: 101 películas españolas para entender nuestro presente, de Alejandro López Menacho, es un elaborado repaso crítico de aquellas producciones cinematográficas a partir de las cuales han sido recogidos y modulados ciertos aspectos característicos de nuestro tiempo. La muestra del séptimo arte que nos ofrece el libro no se circunscribe únicamente a películas sobradamente conocidas, pues también se exponen otras que seguramente el lector descubrirá y, posteriormente, podrá visualizar a través de FILMIN (una las plataformas online más completa en lo que a se refiere a la pluralidad de películas catalogadas). En esta obra se nos presenta los citados 101 títulos que resultan francamente representativos del cine español con inquietudes sociales y políticas, de manera que podemos contemplar un cuadro de conjunto en el que se combinan tanto los éxitos populares como las aportaciones minoritarias, algunas de ellas de difícil acceso. A vista de pájaro, el listado de películas explicita una obviedad: en lo que va de siglo se ha producido una radicalización en la toma de posición de nuestro cine, un cine que en épocas precedentes parecía ajeno a lo que algunos autores han llamado “la Internacional del cine”. Para darse cuenta de ello basta con considerar la filmografía de Icíar Bollaín, quien recientemente ha sido noticia por haber inaugurado el Festival

80 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

de Málaga con su última película. Igualmente se puede percibir un crecimiento del “cine negro”, de obras “policíacas” que apuntan sin miramiento sobre la extrema corrupción en un país en que “el rey murió, pero siguió el reinado”, tal como se proclama justamente en la muy notable El Reino (Rodrigo Sorogoyen, 2018) que podía hablar perfectamente del “Reino de Valencia”, de Rodrigo Rato y por supuesto, de la “famiglia Cospedal”, y desarrollar variantes sobre sus conexiones eclesiásticas como hizo Coppola en la tercera entrega de “El Padrino”. De hecho, esta ponderada guía tiene la virtud de entrar de pleno en el estado de cosas –monarquía, corrupción empresarial y política, etc.–, y mostrarnos la realidad, cada vez más decadente, surgida de la así llamada Transición: la maniobra “gatopardista” (que todo cambie para que siga igual) o componenda realizada por los cuadros del régimen. También se hace notar una creciente presencia del cine propio del “nacionalismo sin Estado”, ofreciendo un cumplido panorama social y político. Así pues, la muestra se amplía desde las apuestas cinematográficas, de nivel más que aceptable, realizadas desde Cataluña, Euzkadi y Galicia, pero se echa en falta un subrayado sobre el peso creciente de las mujeres entre los cineastas catalanes (Estiu 1993 de Carla Simón). Estas regiones tienen también sus propias voces desde la pantalla, algo que se ha hecho visible en unos Premios Goya que desde VOX se tildan “de extrema izquierda”. Ciertamente, la izquierda se hace presente a través de autores como Alberto San Juan (El Rey). Algo que deberá tener en consideración el personal cinéfilo es lo siguiente: este es un libro-manual que, lejos de clasificar fríamente las obras, invita a la controversia, y lo hace críticamente, porque permite una visión de conjunto

al tiempo que percibe las matices y las tendencias. Su formato está pensado para “todos los lectores”. Los títulos aparecen ordenados cronológicamente por el año de producción, tratando no repetir más de dos veces el mismo autor, pero sin olvidar ninguno de los grandes temas de nuestro momento. En dos páginas tenemos una foto de presentación y un texto de López Menacho al respecto del contexto social, político e histórico en que se desarrollan las tramas. Se ofrece, igualmente, unas agudas líneas de análisis sobre el valor de cada obra; así como cierta información sobre la trayectoria del filme o los premios más relevantes que haya podido conseguir. Cada apartado se completa con El dato, una pincelada en la que se destaca lo más reseñable del título; una magnífica reproducción del cartel más unas fichas técnicas parecen buscar la clandestinidad; finalmente, se ofrecen un par de fotos promocionales del filme. Respecto a la selección de películas, que abarcan casi dos décadas de nuestro cine, encontramos todo tipo de trabajos, una muestra del cine español del siglo XXI que, según explica su autor, “servirá a quienes deseen encontrar y ver películas españolas con cierto mensaje social, títulos que dejen huella en nuestra conciencia”. Siendo ese el eje principal por el cual discurre, el libro procura no repetir más de dos veces un mismo realizador o realizadora. Con estos mimbres se confecciona un registro muy variado de películas, con títulos muy conocidos y otros que, por diferentes razones (temática, problemas de distribución, escasa comercialidad, etc.), no han tenido la posibilidad de ampliar su difusión, no pudiendo así elevar el nivel de cultura y de conciencia de nuestro pueblo.

Pepe Gutiérrez


75-82 vt 394BN :libros junioOK copia 23/10/20 13:26 Página 81

Libros

ENTRE LA FILOSOFÍA Y LA DANZA CULTIVARSE A SÍ MISMO COMO OBRA DE ARTE. ESTÉTICA DE LA EXISTENCIA EN EL FILOSÓFICO ARTISTA DE NIETZSCHE Carlos Roldán López. Ediciones Cumbres. Madrid, 2018, 385 pp.

AUGUST BOURNONVILLE. HISTORIA DE UNA TRADICIÓN Ioshinobu Navarro Sanler Ediciones Cumbres. Madrid, 2020, 359 pp.

Poco a poco Ediciones Cumbres amplía su catálogo con novedades en torno a la danza, su principal baluarte, sin olvidar puntuales aportaciones en el terreno de la novela como en El viaje de los fingidos del dramaturgo, crítico musical y traductor Santiago Martín Bermúdez, cuyos conocimientos y dotes literarias ya quedaron demostradas con la publicación de El siglo de Jenufa. Las óperas que cambiaron todo (1900-1950), así como en numerosos programas de mano en conciertos y artículos en medios especializados. La filosofía y, en concreto, la historia de la filosofía también se ha abierto un pequeño espacio en el sello dirigido por Mayda Bustamante y en la voluntad de ésta para presentar su editorial como espacio abierto a escritores, investigadores y artistas con una visión interdisciplinar atractiva para especialistas y para quienes se interesen por la cultura y las artes. La (estética) voluntad de poder Esta actitud participa del eje desarrollado en Cultivarse a sí mismo como obra de arte. Estética de la existencia en el filó-

sofo artista de Nietzsche, que el doctor en filosofía y licenciado en derecho, Carlos Roldán López (Málaga, 1973) publicó en 2018. Con un título de aparente perfil de autoayuda, el ensayo presenta una relectura de su aportación filosófica en un planteamiento transversal que concatena los puntos elementales, en una excelente y amena opción para iniciarse en su pensamiento. Es decir, se trata de una oportuna introducción y resumen de los aspectos nodales que son expuestos en una correlación argumental lógica e ilustrada con extractos de sus obras (desde El nacimiento de la tragedia hasta los Fragmentos póstumos) y de algunos especialistas. Para ello, Roldán López empieza contrastando el tema con las aportaciones

bildung. El autor reflexiona sobre la relación de fuerzas, pulsiones y sensaciones en el juego como eros creador y la recuperación del cuerpo, preparando el camino junto a otros filósofos de la sospecha para su recuperación en el siglo XX y el derribo cartesiano de la subjetividad. Un derribo que abatió tanto la tradición antigua y moderna, a su vez que generó un nuevo concepto a partir del propio sistema ético y estético desembocando en el concepto del superhombre como paradigma del filósofo-artista y del eterno retorno como encarnación misma de la voluntad de poder. Este subversivo salto, que también tiene algo de consciencia evolutiva, Roldán López lo fundamenta en la creación artística y el trabajo sobre el Sí-mismo, para justificar una nueva concepción performativa de la subjetividad tomada como eje nodal de la autorrealización estética nietzscheana. Una autorrealización,recuérdese, concebida como única vía para dotar la vida de sentido. Todo ello con la música como expresión de la realidad de la voluntad de poder y expresión suprema del mundo intuitivo en la que el pensamiento encuentra en ella una nueva modalidad de expresión. La edición sigue el Dancer in Green and Purple, por Jacob Dhein estilo característico del sello de los últimos de pensadores de la antigüedad griega y años presentándose con cubiertas con dos figuras capitales de la modernidad solapas y papel granulado, además de un que influyeron significativamente en diseño cuya caja de texto es espaciosa y Nietzsche como fueron Spinoza y Scho- la letra de tipografía cómodamente legipenhauer. De este último, no solo tumba ble. No obstante, resulta innecesario que el sistema dual metafísico si no que muchas de las notas a pie de página conamplía la consideración del arte como tengan los extractos en alemán: con refe-

El Viejo Topo 394 / noviembre 2020 / 81


75-82 vt 394BN :libros junioOK copia 23/10/20 13:26 Página 82

Libros

rir el pasaje, hubiera bastado en este libro que revela la utilidad y necesidad de las humanidades y un cambio de actitud vital, en un mundo en el que la experiencia estética asumiría el papel de la religiosidad y su vivencia. Particularmente más, en estos tiempos en que la “vida líquida” de la sociedad procede con la destrucción creativa y se relaciona con la cultura como con un depósito de bienes concebidos para el consumo en una sociedad moderna líquida en que las condiciones de actuación de sus miembros cambian antes de que las formas de actuar se consoliden en unos hábitos y en una rutina determinada, tal y como señaló el gran pensador de la postmodernidad Zygmunt Baumann. El (gran) danés de la danza En la ya de por sí menguada bibliografía artística patria, no es ni mucho menos habitual la aparición de nuevos libros dedicados al ballet en sus diversas vertientes y géneros, salvo aportaciones académicas o de sellos muy específicos. Este es el caso de Ediciones Cumbres que prosigue su periplo de publicaciones entorno la danza desde distintas perspectivas y metodologías. En esta ocasión ha comercializado una monografía escrita por el bailarín, coreógrafo y pedagogo cubano Ioshinobu Navarro Sanler (Cuba, 1979) versada en una de las figuras más relevantes de la historia de la danza: August Bournonville (1805-1879), referente y padre de la escuela danesa de ballet. Éste vivió una época de cambios encabezados por el ascenso del protagonismo femenino en las coreografías y argumentos; y sus directrices, elaboradas hace más de un siglo y medio, han sobrevivido custodiadas en el Royal Danish Ballet. Fruto de la condensación de su tesis doctoral August Bournonville como modelo de preservación del patrimonio europeo de la danza, el libro está estructurado en cuatro bloques que recorren un arco

82 / El Viejo Topo 394 / noviembre 2020

que tiende de lo general a lo concreto, con digresiones de corte histórico entorno a hechos y personalidades. Empieza con un repaso condensado de la danza desde la época moderna y la dualidad de influencias entre Francia e Italia –con especial atención a Dinamarca en el siglo XIX–, para luego centrarse en la figura del coreógrafo y bailarín, la herencia recibida de su padre y la tradición instaurada unas décadas antes por los estilos de Galeotti y Noverre. Aquí destacan también las observaciones al tratado Estudios coreográficos que el protagonista escribió entre 1848 y 1861, a su vez que una cronología del catálogo coreográfico para composiciones de Carafa, Gyrowetz, Hérold y otros contemporáneos de la generación de su padre Antoine Bournonville (1760-1843) que, por entonces, figuraban en el repertorio. Un repertorio al que brindó grandes coreografías, como las cinco que concentran el cuarto bloque: La sílfide (1836), Napoli o El pescador y su novia (1842), La kermés en Brujas (1851), A Folk tale (1854) y La ventana (1851-56), de las que también ofrece descripciones de montajes recientes. Lo hace a partir de un esquema que incluye una ficha técnica con los datos básicos, argumento, análisis de la obra y referencias musicales. Con ello ofrece una sustanciosa perspectiva, documentada y actualizada, en la línea de otros compañeros e investigadores que están nutriendo el particular catálogo del sello madrileño. No obstante, hay tres aspectos metodológicamente cuestionables. Primero: no aclara la relación de las 62 producciones indexadas según la citada cronología del catálogo coreográfico (1829-1876) extraído de distintas fuentes (pp. 127-132), respecto las 104 producciones contabilizadas para el Royal Danish Theatre entre 1829 y 1877 (pp. 133-141), entre las que se hallan 51 óperas y óperas-comedias, 6 versiones de ballets, 14 ballets divertisse-

ments y 33 obras originales. Tampoco se indica en cuáles actuó como bailarín, si lo hizo. En segundo lugar, hay reiteraciones de contenido, como sucede en el tercer eje del libro, el dedicado a la escuela de danza danesa, donde reincide en lo ya expuesto en el capítulo biográfico “August Bournonville padre de la escuela danesa de ballet” (p. 63). Buena parte de este apartado historiográfico debería haberse fundido en las primeras cincuenta páginas y el resto, dedicadas al siglo XX y XXI, complementarlas con una panorámica más amplia de esta disciplina en Dinamarca. Y, por último, falta un glosario con términos específicos que el lector profano puede desconocer como son los pasos de danza (pirouettes, sur le coud de pie, rotación endehors…); así como la traducción al español de los abundantes extractos y citas en inglés, bien fuese dentro del texto o en notas al pie de página. Esta ausencia, que también incluye el poema El rizo robado de Alexander Pope (p.199), supone una evidente incomodidad para el lector que no domine el idioma. La edición sigue el libro de estilo de Ediciones Cumbres. Es decir, edición rústica, cubiertas con una textura granulada, letra espaciosa y, esta vez, fotografías desplazadas al final del volumen redondeando nueva y competente aportación bibliográfica sobre la historia de la danza que amplía el conocimiento sobre esta figura esencial que fue Bournonville: un creador atento a las novedades musicales, y concienzudo en el trabajo a fondo de sus propuestas desde una posición no rompedora ni elitista, sin dar la espalda al público ni al éxito comercial, pero conservando a su vez la propia identidad como creador y como hombre de su tiempo.

Albert Ferrer Flamarich


Profile for elviejotopo

El Viejo Topo | Número 394 | Noviembre de 2020  

Número de noviembre de 2020. Con el especial Bicentenario: Engels (1820-1895), que contiene un artículo del propio Friedrich Engels, una ent...

El Viejo Topo | Número 394 | Noviembre de 2020  

Número de noviembre de 2020. Con el especial Bicentenario: Engels (1820-1895), que contiene un artículo del propio Friedrich Engels, una ent...