Page 1

Azharanía

14 3

revista de poesía

noviembre 2017

¿Quién es ése que me sonríe con el ombligo al aire? ¿Y quién es aquél que llena el ombligo con sus lágrimas?

elalmadar.blogspot.com


AUTORES DE ‘EL ALMADAR’: Eloy Sánchez Guallart // Castellón de la Plana, 1963 // Último libro publicado: Como soles patagónicos (Unaria ediciones, 2015) // lagrimalluvia.blogspot.com // leolo.eloy@gmail.com

Petra Dindinger Biermann // Alemania, 1944 // Libro publicado: La Barrera (Ed. Conf. Esp. Cajas de Ahorros, 1982) // Premio Ciudad de Irún, Premio Peliart de Poesía 1984) petradin@hotmail.com

Rafael Mesado // Betxí (Castelló), 1962 // Poeta y crítico // Último libro publicado: Laberintos (Huerga y Fierro, 2017) // rafamesado@hotmail.com

Sol Estefanía Rivero Nava // Maracaibo (Venezuela) // Libro publicado: Inmarcesible (aceneditorial.es/publicaciones/81, 2016) // cafeypoesia19.blogspot.com.es/

Pedro Gómez Simón // Segorbe (Castellón), 1951 // Último libro publicado: Abrasados (Ediciones Oblicuas, 2017) // elnidonidado.blogspot .com // pedrogomez.cs@gmail.com

Javier Medall Carda // Castellón, 1972 // Último libro publicado: El mar que aproxima (2014) // www.facebook.com/javi.medallcarda

Marcelo Díaz García // Villasequilla (Toledo), 1950 // Premio Ciudad de Alcalá 2008 con Viaje sin memoria. // Último libro publicado: Criar la luz (Huerga y Fierro, 2017) // enmaricielo@yahoo.es

María Mateo //Orihuela (Alicante), 1997 // Libro publicado: La chica de la bicicleta (Ringorango, 2017) // mariamagomez11@hotmail.com

AUTORES INVITADOS: Carlos Pons Forés (in memoriam) // Villafranca (Castellón), 1955. Valencia, 1999 // Autor de obras de teatro, letra para musicales y otras disciplinas // Libro publicado de poesía: Poemas de una sola noche (Diputación de Castellón, 1984)

Javier Arnaiz // Bilbao // Coordina ‘Voces del extremo’ de Bilbao // Último libro publicado: La voluntad quebrada (Amargord, 2016) // javiarn@hotmail.com

Cecilia Lombardía García // Última antología en la que figura: Artemis. II Encuentro Internacional de poetas // celomarxx1@hotmail.com

Clelia Berkovich // Buenos Aires // Último libro publicado: La risa breve (Ruinas circulares, 2017) Enna Villarroya // Barcelona, 1976 // Colabora en la revista www.todoliteratura.es // Última obra: Funambulismo a ras de suelo (inédita) // ennallanpoe@hotmail.com.

Rocío Biedma Romero // Jaén, 1960 // Entre otros: Premio Nacional de ‘Cartas de Amor’ (Bailén, 2005) // Último libro publicado: El vértigo de la libélula (Opera Prima, 2016) // amanecemesipuedes.blogspot.com.es

Emilia Conejo // Madrid, 1975 // Último libro publicado: Minuscularidades (Godall Edicions, 2015) // emiliaconejo @gmail.com

Helga Simón i Molas // Sant Just Desvern (Barcelona), 1991 // Libro publicado: A la vora (Galerada, 2017) // Premi Amadeu Oller // helgasimon.wordpress. com // helgasimonmolas@gmail.com

Dolors Fernández Guerrero // Barcelona, 1968 // Libro publicado: Mi corazón mordido por tus labios (La Marca Negra Ediciones, 2017 // www.despeñaverbos.es

Mª Carmen López Olivares // Navas de S. Juan (Jaén), 1961 // Pintora // Copista de los museos El Prado (Madrid), San Pío V (Valencia), Bellas Artes de Sevilla y Museu de Castellón // lopezolivares.mc@gmail.com

Gregorio Muelas Bermúdez // Sagunto (Valencia), 1977 // Último libro publicado: La soledad encendida (Ultramarina, 2015) // labibliotecadegregorovius.blogspot.com // gregorovius77@gmail.com

Nieves Salvador Bayarri // Alcalà de Xivert (Castellón), 1959 // Poeta visual. Componente del grupo Espinela // Premio de Poesía ‘Comunidad Valenciana’ en el XIV Certamen Internacional de Poesía Andaluza, 2002 // Última obra publicada: Palpitación de las horas (1999)

Joseba Ayensa // Tulebras (Navarra), 1955 // Último libro publicado: Y la sutil realidad deja de ser real (Ed. Sedicions, 1996) // joseba-ayensa.blogspot.com

Félix Morales Prado // Sevilla, 1952 // Residencia actual: El Rompido (México) // Última obra publicada: Poesía experimental española (1996-2004). Antología (Marenostrum, 2004) // blogdefelixmoralesprado.blogspot.com // felixmprado@gmail.com

Ana Raquel Sánchez Juan // Libro publicado: Un rincón en mi memoria (Loisele Ediciones, 2017// ana.raquel1984@hotmail.com

2


egoalien

acudo a la llamada, bien está lo que bien se hace los poetas me buscan para que les diga —de perfil y sin énfasis— lo buenos que son ponen el pie en el quicio de mi puerta y yo pierdo el turno de respuesta

mientras sorbo despacio la cerveza miro de soslayo a los cuadros que ilustran la pared la perorata es larga y tiene brazos subtramas vericuetos, elipsis mitologías de todo a 1 euro pasadizos sin salidas tendré que pedir otra cerveza el ego es un largo alien y no llevo chaleco salvavidas

3


Algo recuerdo en sueños el anhelo que ayer tuvimos no sé cómo se desligó de nosotros dentro de la caja de secretos quién pudiera devolver la inocencia del que aún no ha vivido quién pudiera remendar las heridas sin costuras del olvido mas pesa la distancia entre tu mundo y el mío. Estuvimos unidos por el ombligo criaturas silvestres apenas concebidas crecía el amor y el tacto uno que no fui yo se perdió en el líquido amniótico hermano, te echo mucho de menos busco errante aquella mitad que no conocí.

4


Conexiones Una quietud cansada, de salterío en sordina, decrepitud tranquila, late a través del mundo. Herman Hesse

Ombligo que nos atas a árboles y mesetas Ombligo de sol que eres luna cuando cierras tus ojos de pergamino Ombligo de las horas que mueles los días con tu aroma de pan Ombligo de canela y alfeizar de mariposa y río de taquígrafo y azahar Ombligo marino de calima sin escama que unes la brisa litoral con el desierto más escondido de nuestras tardes sin cristal Ombligo sin segundo Todo centro es ombligo ombligo de las piedras y ombligo de azafrán Todos los ombligos tienen entidad de aurora Araña telégrafo carretera arteria y arroyo Ombligo sin sombra bajo una luz de quirófano sin tumba ni estrellitas en los labios No hay ombligo que entristezca la soledad pues la soledad es ficción para los ombligos que no paran de conectar Todos los ombligos en un mismo ombligo Existencia misterio de la cercanía maravilla del aquí más próximo.

5


Ser recuerdo es darse al tiempo y darse al tiempo quizĂĄ sea n o s e r.

Y en mi identidad perdida mi inocencia hundida homicida de este cuerpo aunque el alma viva

Y en mi soledad penumbra en mi sombra de tumba en mi tez triste de lucidez caĂ­da.

Y en mi sonrisa muerta de escasez y vida y en mĂ­ nace y renace y se hace el comienzo de todo lo que se o l v i d a

6


Paseo por el jardín de los ombligos en flor Están todos, aquí, allá, amargados / melosos: LꙨS cejijuntos, que dormitan entre páginas de tul LꙨS boquiabiertos, salpicando rasguños lejos del tiempo LꙨS manirrotos, empujando los bueyes del llanto y el error _______ LꙨS cariacontecidos, dueños de basuras con sabor a príncipe LꙨS manipulados, lentos ausentes de palabras huecas y silencios tristes LꙨS ojialegres, bajo la lluvia de trapos con pretextos antediluvianos _______ LꙨS ojituertos, de vista cansada recordando horizontes de hielo LꙨS patiquebrados, con su obligación de atravesar multitudes ciegas LꙨS capigorristas, que gritan a sordos y se peinan con laca el tupé _______ LꙨS culipandas, fraternales vampiros anillados, sumisos LꙨS lengüilargos, gritando complejas cábalas para alborotar gallineros LꙨS cuellicortos, que se levantan por las mañanas para empezar a morir _______ LꙨS cuellierguidos, sosteniendo plumas que dibujan garabatos en el aire LꙨS patidifusos, sin piedad por las almas que se ahogan en delirios LꙨS desdentados, que se miran absortos en los escaparates de Harley Place _______ LꙨS barbilampiños, en campanas de cristal nacidos jueves LꙨS peliagudos, de risa floja sorbiendo nubes de algodón y LꙨS pecholobos, con sus trompetillas bogando a la altura de oídos compungidos

Todos tienen la piel manchada de locura

7


8

Coleccionista de gatillazos.

Ego

Yo de ti ya cambiaría, parloteas como un loro y no escuchas a nadie. Magnificas un pasado que no existe y no haces gracia a nadie. Hablas de calles olvidadas y de lechos marchitados en las luces de neón. Yo de ti ya cambiaría pues un día de estos vas a tener un problema. Búscate un amante o un psicoanalista, de lo contrario te quedarás solo sacrificado al recuerdo de tu ausencia. Tus problemas no son míos y yo no puedo ayudarte Así es que haz lo que te dé la gana pero yo esta vez no voy a salvarte.


9


Centros. Que tu centro siempre es el mismo. Y me canso de no repetirlo. Que a veces me gustaría vivir en él y bajar y subir como quien pasa por casualidad o sin interés. Que hay noches que no miramos, pero nos vemos. Y el saludo se hace más intenso. Que me canso. Que me canso de escuchar y detectar el ‘yo’ que piensa y siempre sale el primero. Que detecta la intención y la cumple. Y me canso. Porque quiere y quiero acariciarlo hasta que se desvanezca y pueda repartirse entre lo justo y lo real.

10


Revista de revistas CRÁTERA Revista de crítica y poesía Contemporánea Nº 0, Catarroja, marzo 2017

Gregorio Muelas, José Antonio Olmedo y Jorge Ortiz, directores de la publicación, ofrecen una propuesta plural y abierta acerca del estado de la poesía en la actualidad. La no sujeción a ninguna línea poética ni a ninguna escuela o grupo específicos logran que se trate de un espacio de encuentros y de conjunciones en el que se conjugan perspectivas poéticas dispares (desde la poesía de poetas de larga trayectoria como Jaime de Siles a la de otros mucho más jóvenes como la de José Luis Rey o la de Ana Gorría). Espacio que acoge además zonas poéticas más específicas y periféricas como la poesía minimal de herencia japonesa y la poesía experimental. La autenticidad y la calidad de las poéticas parecen ser las bases en las que se asientan los criterios de esta propuesta plural. Entre los inéditos, además de poemas de los poetas mencionados anteriormente, encontramos poemas de David González, José Daniel García, Sara Castelar, Ben Clark, Joaquín Pérez Azaústre, José Iniesta, Ramón Guillem o Katy Parra, entre otros. La poesía visual está representada por Atilano Sevillano y Rafael Marín y el haiku por Susana Benet, Ricardo Virtanen, Gorka Arellano y la misma Ana Gorría. La publicación ofrece además geografías para la reflexión y la divulgación. La primera se ocupa de la escritura vehemente, concentrada y paradójica de los aforismos de Juan Ramón Jiménez. El espacio divulgativo quedo bifurcada en dos direcciones: la traducción y los acercamientos a obras y poéticas ajenas. En este sentido, poetas y autores de la talla de Carlos Vitale, Natalia Litvinova, Elisabeta Botan y Gema Estudillo presentan, traducidos, fragmentos de la poesía de Robert Rozhdestvensky, Mircea Petean, Eugenio Montale y Hilde Domin. De otro lado, poetas como Carlos Alcorta, Álvaro Valverde o algunos de los directores de la revista reseñan, y exploran, obras de Juan Marqués, Weldon Kees, Alessio Brandolini, Jesús Jiménez Domínguez, Ana Gorría... Asimismo la revista propone, desde otra perspectiva más, una mirada hacia el territorio de la edición en forma de entrevista al poeta y editor Marcos Almendros. Esperemos la pronta consolidación de este arduo trabajo y de esta propuesta, poliédrica y arriesgada, que quiere establecerse con una continuidad trimestral.

J. Rafael Mesado

11


In memoriam

En esta mirada hacia atrás buscamos, al menos, un no olvidar a algunos de nuestros poetas que ya no están, los hemos olvidado o no les hemos demostrado un reconocimiento que merecen. Esta vez este espacio es para Carlos Pons Forés, que si no fuera por un destino fatal, estaría, por ley natural, entre nosotros y de él seguramente estaríamos aprendiendo con su alegría y vitalidad, esa efervescencia con que vivía la vida y repartía a quien se le acercaba. Su único libro publicado, Poemas de una sola noche, fue premio Diputación de Castelló 1983, con poemas recogidos de los que escribía en torno a sus tiempos veinteañeros. Elección que hizo un jurado de indudable juicio moderno y contemporáneo en ese momento. Desde una actitud vitalista y con un soporte humanista amplio como educador, autor teatral, viajero de cuerpo y alma, y una visión que se saltaba lo inmediato, sin desdeñarlo, desde luego, nos ha dejado un libro como un manojo de brotes, de convicciones que te atrapan, de testimonio de una manera de ser positiva, altruista y constructiva. Incluimos este texto suyo manuscrito que se define, se autodefine de forma nítida. Y un poema que, además de su contenido ya alejado de lo tópico y con imágenes valiosas e imprevisibles, está construido con un intento de nuevas formas en el espacio expresivo. Algo ahora más frecuente y que él ya practicaba hace más de 30 años. Una muestra de su concepción moderna, inquieta e inconformista, algo que se ha ido instaurando en el panorama de la creación poética, pero de lo que sigue alejada una buena parte de la poesía actual, secular y añeja, aunque la respetemos.

12


Poemaite Quiero subir, subir desde tu origen. Llegarte a la cintura. Tentar la altura de tu polen blanco. lar ca Quiero es ùos de tu piel poro da pel por poro, batirme con los ångeles del beso en lenta lucha alada‌ Quiero habitarte la frente de dulces mordeduras de paloma.

13


Por la fuerza nada más Despertó la ciudad. El tiempo acecha sobre los tejados, somete transeúntes, y esperanzas gastadas. En esta hora, la calle se revuelve, espera aquellas gentes que van a la llamada para saber del otro y defenderse. El cielo se ha poblado de gaviotas. Sus lacayos controlan compañeros, sellan zonas de marchas, el miedo se establece y están duras las calles. Un poeta declama algún poema. Un orador pregona la primavera naciente y los nuevos hermanos proletarios atraviesan el aire con sus gritos. Despertó la ciudad. En esta hora, la calle se revuelve, los hombres y mujeres, puño en alto, cubren las aceras sin dar un paso atrás. Caminan sin retorno hacia el pan o la muerte.

14


A boca-mía Voy al origen del origen. /Herida primigenia en los suburbios del mundo/ Busco en el barro gen(eroso) en la cicatriz inocente /A través de la sangre derr-amada/ Quiero lo indiviso, lo vivo otra vez vivo, la carne ama(rra)da a la juntura / Raíz precaria de lo incierto/

Sujetad(lo) con esta cuerda mansa. Tirad de ella. Traed a bocamía su ombligo.

15 5


[Entre la admiración de pocos o la envidia de muchos lo segundo. Entre el ego lleno o el estómago vacío lo primero.] ITZIAR MÍNGUEZ

Yo y Platero. Yo me cito y me encuentro. Yo soy lo nuevo y hago ruiditos mientras bebo. Yo te invito a que le digas me gusta a mi página de facebook. Yo poeta, yo poesía, yo lo valgo. Yo tengo un inédito que va a ser la bomba. Yo y mi libro: todos al suelo!!! Yo presento a mis amigos, ellos me adoran. Yo jurado. Yo estoy en el lugar oportuno y a la hora concreta. Yo sé agradecer el gesto a todos aquellos que se dieron cuenta de lo que ocurre. Yo soy sencillo y sensible, y en el Ateneo el conserje siempre me trae el café. Mi orgullo y yo somos un corazón cubierto de ceniza. Yo escribo prólogos de más de quince páginas y presento a jóvenes poetas con el tiempo necesario que yo estimo. Yo me escucho, yo me leo, la poesía es un lugar demasiado común para perder el tiempo en otros. Yo soy el idiota que no lee poesía. En poesía el yo es inevitable. También lo es el acto de mirarse el ombligo, pero hay que soplar y hacer volar las pelusas para que el verso se haga carne y habite entre nosotros.

16


Vivimos en tiempos de selfies y postureos varios en los que la pose se hace forma, contenido y fondo en una santísima trinidad del yo que se retroalimenta desde las redes sociales. Publicar un libro de poesía es un gran acto de vanidad porque supone la creencia de que existe un autor que tiene algo importante que contar o transmitir a un supuesto lector. Y es una vanidad necesaria sin la que no existiría la poesía. Podemos pensar que el escritor es el vanidoso por excelencia, y el poeta en concreto el más vanidoso de los escritores. Claro que, dejando aparte el fenómeno fans de los intensitos o nuevos románticos, la diferencia entre un poeta de éxito y un poeta inédito está en + o – 500 libros. ¿Cómo controlar entonces el egoalien que todos llevamos dentro y resolver el ejercicio de humildad que nos plantea la ecuación de la poesía? Poesía necesaria (sobre todo para el propio autor) como modo de expresión, una forma de mirar al mundo con la pretensión de abarcarlo y comprenderlo para, ¿por qué no?, intentar cambiarlo, al menos en el ámbito más cercano, aunque al final el desconcierto sea la única certeza. Lástima que sólo lean poesía los que escriben poesía, y no todos. O no, y el vaso está más lleno de lo que parece.

Eloy Sánchez Guallart (El Almadar. Tertulia poética)

17


La pura pampa

“El exiliado nunca pierde su tierra la lleva consigo más que en la memoria, en la imaginación… Luis Córdoba Arbenz

Atrevimiento oceánico. El migrante ha perdido. Sólo eso sabe. Miró el mar sin límites y después el verde inacabable de la pampa. La pura pampa. Girasoles y cardo. Una inmensa laguna seca. La tierra se dio vuelta vino otra geografía de agua peces y pájaros. La naturaleza arrasa. Vuelve río la calle. Termina con los sembradíos. Rompe la supuesta eternidad de los árboles. En las soledades iban las mujeres con los hijos y un arma en el carro. En el medio de la nada azotaban vendavales. Hubo banquetes en mi casa. Una copa de cristal se quebró en cada boda. Hubo cosechas perdidas y el retorno de la siembra.

De La risa breve (Ruinas circulares, 2017)

18


Trigales Hay en la era otro mensaje, que rezuma del cereal del valle que amarillea, del verde de la montaña que está aún en sombra y de la tierra de los caminos. Me lo trae también el viento y me habla solo a mí que he subido aquí a escuchar. Me cuenta historias del pasado; de la infancia en bicicleta; de verbenas en la gloria de otros años. Huele a paja, como siempre pero ahora cobra más sentido en este verano seco. El viento de las nueve es muy fresco para paliar la intensidad del sol ya alto, sin conseguirlo. Aspiro la paja y eucarísticamente, empieza a sonar el motor de un tractor en la distancia.

19


Negro abismo Sólo tengo de ti la ropa tendida al sol en los domingos, el error de tus preceptos, un presagio pretérito redondo como la luna, cósmico, como el nacarado botón del babi del colegio. Asumo la huida de tu rostro indecible, casi opaco, con un aire de sal que me estremece, que se lastima en el seco destrence del cordón umbilical. Fui nómada de ardor y lactancias cuando tatué poemas en tu matriz, con aquel vocablo encharcado en sangre, que fue origen y preludio de pretextos y olvidos. Y se vertieron todas las lilas, en el abismo negro de tu ombligo. Hoy una luz me hiende el día, se incrusta en la grieta de mi cuna, donde escondo mis recuerdos de niña, y para no llorarte ya más veces, escribo versos en los muros mientras me nacen órbitas de flores que cicatrizan mi garganta.

20


Coro de los iniciados

Bailamos la música de otros, nos tatuamos por dentro códigos personales con un denominador común. Nadie llora fuera de su cabaña, inúndese cada uno en su rito privado. Somos los iniciados. Ventrílocuos de la vida ajena, abandonamos el puerto de la infalibilidad y flotamos en un mar de porcelana fina. Coqueteamos con la posibilidad de ser de goma y acomodar el dolor como un cromosoma más. Porque nadie nos avisó de este rito encriptado. De la plena contradicción de la felicidad. De la madurez.

De Minuscularidades

21


Sinopsi Descalceu-vos les pors quan l'aigua hagi mullat totes les sabates del món on els valents encara duen els mitjons arrapats als turmells. Canseu-vos els pulmons inflant amb silencis els globus de la festa i deixeu jugar els nens fins que cada silenci esclati en soroll. No deixeu de vagar per l’absurd impossible de les hores verges mentre avanceu fidels pel que camí que la raó ja ha tastat. I al capvespre més fred de l'hivern de les mantes, mireu que, segons com, llegint-vos els ulls no us recordeu què volíeu tapar.

22

Sinopsis Descalzaos los miedos cuando el agua haya mojado todos los zapatos del mundo de valientes que aun llevan los calcetines ahogando los tobillos. Cansaos los pulmones hinchando con silencio los globos de los niños y dejadlos jugar hasta que el silencio estalle en ruido. No dejéis de vagar por el absurdo imposible de las horas vírgenes resiguiendo fieles el camino ya catado por la razón. Y al frío atardecer del invierno de mantas mirad que, según cómo, leyéndoos los ojos no os acordáis qué queríais tapar.


Levedad Ligereza de mí en esta hondura CALMA Alma lega su sustancia GEL - atinada a un cuerpo MÁCULA - do en desorden de PaRtÍcUlAs. Minúsculas, i n v i s ib l e s... Alondras ajenas emprenden la fuga por el orificio de mi OMMM – bligo Oooh – bligo en mi desdén a mi dedo vanal versus contumaz a posarse en su concavidad. No deseo que una pérdida IRREPARABLE me desdobe en un T/DÚ – Oooh de incomprensible belleza. La inercia es incertidumbre, IMPELE Borrar esa estela... Lige r e z a de para que su filo... IN – OXIDABLE IN – EXORABLE sea su último átomo animado y acabe por informarme del inminente DES AH (S) UCIO

23


24


La primavera La primavera está llegando, me dices por encima del periódico. Me inclino para ver qué estás leyendo: un artículo sobre mayo del sesenta y ocho. Y empiezo a recordar viejas paremias sobre el poder de la imaginación. Un leve escalofrío nos levanta hacia calles enfermas de apatía, por donde da la vuelta un aire raro con ínfulas de invierno, que anida en las cornisas y en los zócalos de los pisos vaciados por la escarcha.

25


Para criar la luz nació la nieve, nació en el espacio donde se movía la alegría hacía dentro, como el olor rojo de un latido, nos miramos la lluvia bajaba como cristales tristes en gotas de aliento sobre la mejilla. Y pensó el oído, la luz tomará las manos y el aroma se dispersará en la voz del cuerpo, la palabra nos mira menea el aliento, gime, se entrega en un libro blanco, allí donde nacen las palabras, donde hay un viaje sin retorno. Quisimos esa ciudad donde todo comienza, la amamos como una lectura que abre a otro mundo, la mente del tiempo. Y un verso rompió a llorar, te acuerdas, nos hicimos una casa con sus lágrimas, era el final, el espejo donde nos vimos por última vez, fue encuentro.

26


No he soñado Esta noche no he soñado los delfines no han acariciado mi alma... ...huían... esos estridentes sonidos... ...las orcas... ...esas ballenas asesinas... ...se atreven a cantar las auroras... ...las lampreas se aferran a las escamas de las gráciles nadadoras y toda mi alma crepita al observar el túnel de los espíritus. Me he levantado inquieto, he recordado a Leopoldo María Panero... ...no por su poesía... ...por su experiencia vital... ¡Su locura! su encuentro con los sueños con los poemas carcomidos, sus cuerdas vocales de fumador empedernido... ...no sé si fumaba... ...no sé el tanto por ciento de alcohol en su cuerpo... ...huyó al manicomio... ...la templanza le mataba... ...sus obligaciones no eran compromisos ajenos... ...obligaba a sus vísceras... ¿Qué siento yo... ¡Dios mío!...? ...una oración culpable de no acción... También he recordado a mi padre... ...soy su propia imagen en vida... ...ese espejo que me habla... —¡Qué distinto eres a mí! aunque te confundan con mi silueta. —No te puedes hacer idea lo loco que estás... ...me lo decía en sus sueños de locura senil a pocos meses de su traspaso al abismo de los espacios...

27


DESDE LA CASA (fragmento)

28

Adquiría formas de amaneceres, noches, crepúsculos y mediodías blancos. Todo el espacio nunca mirado y siempre presentido, testigo negro, rosado, azul o celeste, de mis sucesos, hechos que no comprendía ni me explicaban, abismados en sí mismos. Abrí la puerta y pensé «Ahí afuera, en todos esos sitios, está el cansancio de mi corazón. No habrá reposo en la uva ni en la flor ni en la caricia mientras que todo duela tanto en ese sueño absurdo que no quiero mirar». Mis palabras se alejaban en el viento de la tarde. Se arrugaban. Se rompían. Mis palabras se rompían.


mรกs o menos yo

(De Silipsignos)

29


Los ombligos del mundo Un ombligo escondido en el interior del cuerpo. Otro saltón asoma a las vistas del paisaje. Otro alargado se tumba a los rayos del sol. Otro redondo se aleja de los estruendos Otro boquiabierto admira las maravillas del mundo. Otro brillante baila al son del ritmo. Otro arrugado comparte las luchas de la vida. Otro pequeño aprende las lecciones de los arrugados. El escondido sale al exterior. El saltón busca en el interior. Un nuevo ombligo se conecta y alimenta. El alargado se acurruca a espaldas de las tormentas. El redondo se estira hacia un nuevo amanecer. El boquiabierto se estremece ante las ruinosas maravillas del mundo. El brillante ensordece con los gritos de los inocentes. El arrugado enmudece eternamente. El pequeño, más mayos pero aun joven acepta el testigo del arrugado. Ahora, joven emprende su batalla contra el ombligo del mundo.

30 2


El vértigo de la libélula. Rocío Biedma. Ed. Opera Prima, 2016 Este poemario reúne la visión clásica y moderna de lo universal e intemporal a través de una poesía comprometida e intimista. Poemas, repletos de profundidad y sencillez, que poseen como metáfora y símbolo central a la libélula, insecto grácil, elegante y repleto de significado. La riqueza de imágenes empleada guía al lector por un emocionante viaje que representa de manera fiel a la autora y a su obra.

El último vagón. Felipe Sérvulo. Ed. nº 10 Poesía Playa de Ákaba, 2015 La propia editora, Noemí Trujillo, escribe un prólogo lleno de luz sobre sus versos. Parece un atrevimiento aportar algo diferente cuando compartes cuanto se dice. Hay no solo un análisis de su poesía. Hay una sintonía que se convierte en una aproximación eficaz y todo repercute en una complacencia a la hora de leer los poemas. Si parecía difícil, desde la Niña de la colina, por ejemplo, depurar los versos, dejarlos más escuetos, más hondos, más mínimos pero más grandes e infinitos, lo ha logrado en esta obra. Las circunstancias reconocibles son solo una ceremonia accidental desde la que se trasciende de manera sabia y sencilla hasta evidencias de verdad, de luz, de secretos deseados y desvelados.

Solipsignos. Félix Morales Prado. EH Editores, 2008 En la rica pluralidad con que se presenta la poesía en la actualidad, una de esas manifestaciones es, sigue siendo, lo que se conoce como poesía visual y que el autor, Félix Morales, en una antología imprescindible, denomina poesía experimental. En Solipsignos podemos encontrar otra aguda mirada y una creativa posición ante la misma realidad. Sin priorizar o pontificar sobre una u otra, experimental o no, hoy es recomendable un libro así, aunque solo fuera como ayuda mental y espiritual, como divergencia, como ampliación del propio ser humano. Y no debemos olvidarnos del prólogo, de Alfonso López Gradolí, sabio y en perfecta simbiosis con el libro. Una invitación recomendable para ser sorprendidos desde ópticas agudas y enriquecedoras.

31


Eloy Sánchez Guallart / 3 Petra Dindinger / 4 Rafael Mesado /5 Sol Rivero /6 Pedro Gómez /7 Javier Medall /8 Marcelo Díaz /9 María Mateo / 10 Revista de revistas: Crátera /11 Carlos Pons (in memoriam)/12-13 Javier Arnaiz /14 Cecilia Lombardía /15 El almadar /16-17 Clelia Berkovich /18 Enna Villarroya /19 Rocío Biedma /20 Emilia Conejo / 21 Helga Simón /22 Dolors Fernández /23 Mª Carmen López Olivares /24 Gregorio Muelas /25 Nieves Salvador /26 Joseba Ayensa /27 Félix Morales /28-29 Ana Raquel Sánchez / 30 haz – otea /31

Azharanía. Revista de poesía. Edita: El almadar Tertulia poética. Nº Registro de Asociaciones: CV-01-055644-CS. NIF: G12971321 © De los textos: los autores © Del diseño, ilustración y maquetación: Pedro Gómez Impreso en Gráficas Cremor C/ Vilafamés, 5 bajo 12002 Castellón

El almadar El almadar Tertulia poética Tertulia poética

Castellón de la Plana Castellón de la Plana

Azharanía núm. 14  

Revista de poesía de El almadar

Azharanía núm. 14  

Revista de poesía de El almadar

Advertisement