__MAIN_TEXT__

Page 1

Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir las Políticas de Seguridad Urbana

➤ ➤ Manifiesto adoptado en 2017 con motivo

de la Conferencia internacional del Foro Europeo para la Seguridad Urbana, coorganizado con el Ayuntamiento de Barcelona y el Gobierno de Cataluña. ➤ ➤ ➤

Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

-1



Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir polĂ­ticas de seguridad urbana

Adoptado con motivo de la Conferencia internacional Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir las PolĂ­ticas de Seguridad Urbana 15, 16, 17 de Noviembre 2017


6 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir polĂ­ticas de seguridad urbana


Resumen Editorial.................................................................................................... p. 9

Introducción............................................................................................ p. 10 Potenciar la autonomía de las autoridades regionales y locales................. p. 12 La seguridad, factor clave de la sostenibilidad........................................... p. 12 La alianza indispensable entre seguridad y derechos humanos................. p. 13 Ciudades resilientes, ciudadanos resilientes.............................................. p. 14 Por unas ciudades y regiones de libertad, seguridad y justicia................... p. 15 Recomendaciones temáticas................................................................ p. 17 Diseñar y animar el espacio público........................................................... p. 18 La diversificación de los actores a cargo de la seguridad............................ p. 20 La gestión de los riesgos en materia de seguridad y la cooperación transfronteriza................................................................. p. 22 Las ciudades frente a las drogas y las adicciones.................................................. p. 24 Las ciudades y el crimen organizado.......................................................... p. 26 Las relaciones entre los ciudadanos y las instituciones.............................. p. 28 Las tecnologías al servicio de la prevención............................................... p. 30 Las violencias discriminatorias.................................................................. p. 32 Prevención de la radicalización que conduce al extremismo violento......... p. 34 Prevenir la violencia contra las mujeres..................................................... p. 36 Replantearse la recopilación de evidencia y la evaluación.......................... p. 38 Una vida nocturna responsable.................................................................. p. 40

Textos de referencia.............................................................................. p. 42

Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

-7


➤

8 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir polĂ­ticas de seguridad urbana


Editorial Europa atraviesa una crisis de confianza sin precedentes. Los

europeos apenas se identifican con las instituciones, ya sean europeas o nacionales, porque las consideran distantes y desconectadas de sus

preocupaciones. Paralelamente, se genera un verdadero impulso en favor de una democracia más directa. Esta aspiración de los ciudadanos a ser más escuchados y poder actuar en su entorno inmediato también se manifiesta en la confianza que depositan en las autoridades locales y regionales. Esto es lo que llevó a que el Efus eligiera la coproducción de políticas de seguridad urbana como tema transversal de su sexta conferencia internacional en Barcelona, después de Montreal, París, Nápoles, Zaragoza, Aubervilliers y Saint-Denis. A la reunión, que se celebró los días 15, 16 y 17 de noviembre de 2017, acudieron cerca de 800 personas, incluidos representantes de 140 ciudades, procedentes de 40 países y 5 continentes. La conferencia, que también conmemoró el 30º aniversario del Efus, concluyó con la adopción del Manifiesto, que se publica a continuación. En él se presentan las recomendaciones concretas de los talleres temáticos que tuvieron lugar durante la conferencia y se recogen las conclusiones y principios defendidos por los participantes y los miembros del Efus. Este Manifiesto constituye la base de los principios y valores por los que se rige el Foro Europeo para la Seguridad Urbana. Ha sido concebido para que sea una fuente de apoyo, asistencia e inspiración para las autoridades locales en el diseño y la promoción de sus políticas de seguridad. Asimismo, pretende trasladar la voz de los representantes locales electos a las instituciones nacionales, europeas e internacionales. También servirá de respaldo con vistas a facilitar el debate con los ciudadanos de toda Europa y fomentar su participación en la seguridad. Invitamos a las autoridades locales de toda Europa a demostrar su compromiso para lograr unas ciudades más justas y seguras mediante la adhesión a este Manifiesto y la adopción de los principios que defiende en sus políticas locales. Willy Demeyer, presidente del Efus

Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

-9


INTRODUCCIÓN Las ciudades y regiones europeas tienen mucho de lo que enorgullecerse en cuanto a calidad de vida y seguridad que ofrecen. No solo disfrutan del período más largo de paz de la historia de la Europa moderna, en el marco del proyecto europeo, sino que además suelen quedar clasificadas entre las más seguras del mundo. A veces, abrumados por nuestras vicisitudes diarias, se nos olvida que las ciudades europeas ofrecen a sus ciudadanos unos espacios de seguridad, libertad y bienestar que –aunque, desgraciadamente, están desigualmente repartidos– siguen siendo únicos en el mundo. En un momento en el que algunas corrientes políticas intentan socavar la unión entre los países europeos o proponen políticas que dividen y oponen a unos grupos de ciudadanos contra otros, nosotros, las ciudades y regiones miembros del Foro europeo para la seguridad urbana (Efus), reconocemos los beneficios que el proyecto europeo ha aportado a nuestros conciudadanos. No obstante, también somos conscientes de los importantes desafíos a los que se enfrentan las autoridades locales de toda Europa. El primero es la polarización en todas sus manifestaciones, que supone un grave riesgo para nuestras sociedades. Otros problemas apremiantes relacionados con este son las desigualdades sociales y económicas que debilitan la cohesión social, la radicalización que conduce al extremismo violento, los flujos migratorios que requieren respuestas mucho más adaptadas en términos de integración social y de servicios esenciales como la vivienda y la educación, y el envejecimiento de la población. Como pasa con otros problemas, estos fenómenos se manifiestan a nivel local pero son de naturaleza transnacional, y por lo tanto requieren una respuesta a escala mundial. Con raíces locales, nuestro horizonte es europeo y va incluso más allá, ya que defendemos la solidaridad internacional no solo entre las ciudades de la Unión Europea, sino también con otras regiones del mundo, en particular con las que son vecinas de Europa. Compartimos y debemos desarrollar referencias comunes y oportunidades de intercambio mediante las redes formales e informales que existen, a fin de crear una comunidad de prácticas e ideas.

10 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


A la luz de todos estos factores aquí esbozados, nuestro credo de que la seguridad es un bien común y un componente fundamental de la democracia sigue igual de sólido que cuando el Efus se creó hace treinta años, en 1987. De la misma manera, nuestra convicción de que la prevención es válida como respuesta efectiva a la delincuencia sigue inquebrantable. Lo que ha cambiado desde nuestro último Manifiesto (Aubervilliers y Saint-Denis, 2012) es que, teniendo en cuenta las dimensiones múltiples de la seguridad y el papel creciente que desempeñan agentes como las empresas privadas de seguridad, las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de la sociedad civil, la coproducción de la seguridad, que pasa necesariamente por la prevención, resulta hoy más relevante que nunca. Las ciudades deben apostar por un enfoque integral, lo que requiere adaptar las instituciones – particularmente la policía y el sistema judicial – y formar a los agentes implicados a fin de garantizar la coproducción de la seguridad urbana. Esto exige, sobre todo, adaptar los métodos de trabajo para facilitar que se comparta e intercambie información y reforzar la transparencia y la responsabilidad. Además, este tipo de enfoque debe dar prioridad a la mediación por encima de la confrontación o la judicialización excesiva. La coproducción de la seguridad debe necesariamente basarse en la participación ciudadana. Debemos implicar a los ciudadanos en todas las etapas de la construcción de las políticas públicas de seguridad, desde el momento de la concepción, implementación y evaluación, evitando limitar su participación únicamente a la función de vigilancia. Esto significa que debemos dar prioridad a las formas de participación que se basan en principios de solidaridad, y asegurarnos de que estos mecanismos de coproducción abarcan al conjunto de la sociedad civil, con toda su diversidad. Esto requiere acercarse a todos los grupos de edad y lograr su implicación - particularmente la de los jóvenes, que deben ser considerados agentes de prevención más que meros objetivos de las políticas de seguridad - e invertir para reforzar las relaciones entre generaciones. Por otra parte, los ciudadanos también deben aceptar su responsabilidad y asumir el papel que les corresponde en el mantenimiento de su seguridad, adoptando comportamientos seguros.

Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 11


Potenciar la autonomía de las autoridades regionales y locales Las autoridades locales y regionales cuentan con la confianza de los ciudadanos y cada vez más son reconocidas por los agentes políticos internacionales por estar en primera línea de la gestión de la seguridad y las crisis, habiendo demostrado su capacidad para ello. No obstante, las autoridades locales y regionales carecen de los poderes básicos necesarios para asumir plenamente este papel, que debe quedar reconocido en los textos oficiales, así como en los mecanismos de financiación y en la gobernanza institucional En Europa, las estructuras administrativas y políticas locales evolucionan hacia entidades más grandes, como las aglomeraciones urbanas, las metrópolis, etc. Habida cuenta de la diversidad de las ciudades europeas, esto debe llevarnos a adaptar los mecanismos de gobernanza para garantizar la representatividad, la transparencia y la legitimidad democrática.

La seguridad, factor clave de la sostenibilidad El Efus lleva mucho tiempo defendiendo la idea de que la seguridad es un derecho humano fundamental y también una condición indispensable para garantizar un mínimo de calidad de vida urbana para las generaciones futuras. Por ello, la seguridad debe considerarse no solo como un derecho humano fundamental sino también como condición sine qua non para el desarrollo sostenible. En 2016 las Naciones Unidas adoptaron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que incluyeron, por primera vez, una mención explícita a diferentes aspectos de la seguridad urbana. Ha hecho falta mucho tiempo para que esta noción emerja en el debate político internacional, y el Efus ha contribuido a ello dentro

12 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


de sus capacidades. Les toca ahora a los diferentes niveles de gobierno implementar estos objetivos dentro del marco de sus políticas de seguridad. El prisma de la sostenibilidad puede ayudarnos a encontrar el equilibrio entre la inmediatez de un riesgo y la necesidad de hacer inversiones a largo plazo para la sociedad. En este sentido, la prevención -dentro del marco del desarrollo social y del capital humano de las ciudades- se presenta necesariamente como la elección más racional.

La alianza indispensable entre seguridad y derechos humanos La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea es un marco que garantiza nuestro respeto a una serie de valores y principios en situaciones en rápida evolución. Las políticas deben mantenerse ágiles ante problemas territoriales complejos y diversificados, y deben sustentarse en un conjunto de documentos inalterables que constituyan una hoja de ruta. El respeto por los derechos humanos debe quedar integrado como objetivo primordial y elemento esencial de toda política de seguridad, para todos los tipos de prevención de la violencia y la delincuencia. Nuestra respuesta debe estar sistemáticamente anclada en el respeto no solo por el estado de derecho, sino también por los derechos humanos universales. En otras palabras, la universalidad de los derechos humanos debe primar sobre toda circunstancia política temporal, ya que la seguridad en Europa se basa en el respeto y la defensa de los derechos fundamentales, el estado de derecho, la legitimidad democrática y el principio del estado del bienestar. Las desigualdades sociales y económicas alimentan un resentimiento que puede degenerar en violencia y delincuencia. Por lo tanto resulta fundamental que las autoridades locales mantengan y refuercen políticas dirigidas a reducir las desigualdades y promover la inclusión social.

Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 13


Una de las manifestaciones recientes más inquietantes de este resentimiento es el extremismo violento, que adopta numerosas formas y puede resultar abrumador para las autoridades públicas. En este sentido, creemos que es esencial que las autoridades locales y regionales se nieguen a dejar que el miedo dicte sus respuestas. Por más que el extremismo violento pueda suscitar en los responsables políticos una sensación de urgencia, es importante recordar que no figura entre las preocupaciones principales de los ciudadanos, para quienes la calidad de vida, la seguridad cotidiana y la sensación de seguridad en su ciudad y su comunidad local son lo más importante. Reconocemos el desafío de ser realmente inclusivos, dada la diversidad y fluidez de las poblaciones urbanas (que incluyen, particularmente, emigrantes, turistas y usuarios de la ciudad, tanto de día como de noche) y dada también una cierta falta de coherencia entre las políticas locales, nacionales y europeas que dificulta aún más esta labor. Nuestra experiencia demuestra, sin ningún género de dudas, que cuanto más integradas socialmente y más implicadas en su comunidad local están las personas, más seguras se sienten. Por lo tanto, cuanto más inclusiva es una ciudad, más segura es.

Ciudades resilientes, ciudadanos resilientes Los atentados terroristas perpetrados en y contra las ciudades europeas en la última década han demostrado hasta qué punto son resilientes los ciudadanos y las ciudades. La respuesta de los ciudadanos ha sido seguir viviendo y disfrutando de sus ciudades y de las características urbanas que los extremistas violentos quieren destruir, como la diversidad cultural y la libertad de pensamiento. Esto nos llena de esperanza en nuestra capacidad colectiva para reaccionar y prevenir esta y otras amenazas. Por eso las autoridades locales y regionales apelan a un enfoque integral y optimista de la seguridad urbana frente a la lógica pa-

14 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


ralizante del miedo. Frente a los desafíos sociales, económicos y de seguridad a los que se enfrentan las ciudades y las instituciones europeas, ciertas corrientes políticas defienden cerrar no solo nuestras fronteras, sino también nuestras mentes. Al rechazar el fatalismo de un clima generador de ansiedad, asumimos la responsabilidad de identificar e invertir en los campos en los que hay margen de maniobra y potencial de desarrollo

Por unas ciudades y regiones de libertad, seguridad y justicia En un momento en el que algunos ciudadanos expresan, por una parte, su falta de confianza en los organismos de gobierno nacionales o supranacionales y, por la otra, una fuerte confianza en sus dirigentes locales, las ciudades y regiones europeas tienen que desempeñar un papel clave en el diseño y puesta en práctica de políticas de seguridad cimentadas en un equilibrio entre la prevención, la sanción y la cohesión social. Por todo ello proponemos una serie de recomendaciones a las autoridades locales y regionales europeas con vistas a garantizar la inclusión social en todos los aspectos y campos de las políticas de seguridad local. Además, a fin de reforzar el papel de las administraciones locales y regionales europeas en esta tarea, hacemos un llamamiento a las instituciones europeas para que adopten estas directrices y contribuyan a su implementación en toda Europa. Nosotras, las autoridades locales y regionales europeas, tenemos las capacidades, conocimientos e instrumentos necesarios para garantizar la seguridad de los ciudadanos. Al estar, por nuestra propia naturaleza de gobierno local, cerca de ellos, sabemos que la inclusividad es la clave de la seguridad. En este sentido, nos comprometemos a actuar para hacer que nuestras ciudades sean cada vez más justas, igualitarias y seguras.

Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 15


➤

16 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir polĂ­ticas de seguridad urbana


Recomendaciones

temáticas

Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 17


Diseñar y animar el espacio público ➤

Considerando que: • El espacio público es un elemento esencial del funcionamiento y la calidad de la ciudad en la medida en que es por excelencia el lugar de la convivencia; • Un espacio público bien diseñado está en sintonía con las múltiples necesidades de los usuarios cotidianos y puntuales. • Numerosos estudios y experiencias muestran que la ordenación, gestión y animación de los espacios públicos inciden en la seguridad y la sensación de inseguridad 1; • La presencia de personas en las calles y las formas de desplazamiento que refuerzan esta última son elementos clave de seguridad en el espacio público; • La seguridad del espacio público depende de una multitud de actores y profesiones, sectores públicos y privados, que tienen culturas profesionales muy diferentes; • Se han multiplicado las recomendaciones y directivas nacionales, europeas o internacionales que propugnan la integración de cuestiones de seguridad en proyectos relacionados con el espacio público. Son esenciales, pero no bastan para cambiar las prácticas. Es preciso seguir adelante con el esfuerzo de formación e intercambio de conocimientos; • Las grandes operaciones de ordenación no siempre son esenciales. Las intervenciones de bajo presupuesto basadas en una metodología que busca un espacio público de calidad y la coproducción con los usuarios pueden mejorar significativamente la seguridad del espacio público. Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • La variedad de usos y necesidades de los diferentes públicos, incluidas las minorías y las personas más expuestas a la victimización, se tomen en cuenta desde el diseño de los espacios públicos así como en la gestión de los mismos, a partir de datos objetivos y subjetivos;

1- Véanse en particular los resultados del proyecto COST Action TU1203 sobre la prevención del delito a través del diseño, la planificación y la gestión urbanos.

18 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• Se elaboren y empleen de forma sistemática herramientas y métodos de acción que involucren a todos los públicos en el diseño, la gestión y la animación de los espacios públicos, en un deseo de coproducción; • Se lleven a cabo investigaciones científicas multidisciplinarias (sociología, criminología, urbanismo, psicología, etc.) sobre la seguridad en los espacios públicos; • El diseño de las operaciones de protección de los espacios públicos esté en línea con los objetivos de calidad e inclusión a fin de no obstaculizar la cohesión social ni producir una sensación de inseguridad que resultaría contraproducente; • Se cree una cultura compartida sobre los problemas de seguridad en el espacio público, fortaleciendo los mecanismos de formación y coproducción; • En el desarrollo de ciudades inteligentes que pueden mejorar la seguridad de los espacios públicos, se preste atención al equilibrio entre la presencia humana, las tecnologías y el respeto de las libertades; • Se tengan en cuenta los cambios a lo largo del tiempo en el uso del espacio público, pero también en diferentes momentos de la jornada, el día y noche; • Se incremente el recurso al arte y la cultura para promover la participación ciudadana y la calidad de los espacios públicos. Para los próximos años, nos comprometemos a: • Promover la participación de las comunidades locales en el diseño y la gestión de los espacios públicos mediante el uso de una variedad de métodos y herramientas adaptados a todos los perfiles. En particular, elaborar encuestas sobre la sensación de inseguridad, incluyendo a los públicos más alejados de los mecanismos institucionales y la mayoría de víctimas de los espacios públicos; • Continuar nuestras reflexiones sobre la contribución de las ciudades inteligentes y las nuevas tecnologías a la seguridad de los espacios públicos, en colaboración con el mundo de la investigación y los actores industriales que aportan soluciones; • Impartir formaciones y proporcionar espacios de diálogo entre los actores de la planificación y la gestión del espacio público y la seguridad para favorecer la aculturación; • Desarrollar diagnósticos de múltiples partes interesadas a nivel local para proporcionar soluciones globales y personalizadas a los problemas en el espacio público; • Sistematizar los dispositivos locales de gestión urbana para coordinar a todos los actores involucrados en el espacio público, tanto del sector público como privado.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 19


La diversificación de los actores a cargo de la seguridad ➤

Considerando que: • La demanda y la oferta de seguridad privada están aumentando, particularmente en el contexto de una amenaza terrorista que hace necesario que terceros intervengan en la seguridad, entre otros fines, para garantizar la seguridad de los lugares públicos y eventos. De hecho, en algunos países europeos la proporción de agentes de seguridad privada es superior a la de agentes de seguridad pública; • Más allá de los actores de seguridad pública, hay otros que intervienen y contribuyen a la implementación de políticas de seguridad, como el sector del voluntariado, los ciudadanos, el sector comercial, las empresas de seguridad privada; todos ellos participan activamente en la seguridad. Estos actores tienen culturas, modos de trabajo y objetivos distintos; • No existe una cultura europea común en el sector privado debido a la falta de armonización de las leyes nacionales; • Las ciudades "inteligentes" tienen que recurrir a empresas creadoras de soluciones y agentes industriales para atender las necesidades que van surgiendo en materia de equipos y servicios a fin de garantizar la seguridad de los ciudadanos. En el marco de estas nuevas colaboraciones, las autoridades locales corren riesgos al establecer asociaciones, ya que la escasa información que poseen puede constituir una amenaza para la seguridad como bien común. Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • Se desarrollen criterios, principios y métodos comunes para garantizar la formación de todos los agentes de seguridad; • Todos los actores de seguridad estén integrados en una estrategia de seguridad para el bien común; • Se aclaren las responsabilidades y funciones de cada uno para una mayor transparencia y eficiencia, y se establezcan reglas claras para las colaboraciones a fin de reforzar la confianza;

20 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• Se armonice a nivel europeo la legislación sobre las tareas asignadas al sector privado y se base en criterios definidos conjuntamente por los actores; • Se tome más en consideración la acción de los ciudadanos y la sociedad civil en el ámbito de la seguridad y se promuevan y desarrollen acciones como la prevención entre iguales, el asesoramiento y las reservas ciudadanas, velando por que estén bien enmarcadas. Para los próximos años, nos comprometemos a: • Seguir promoviendo la coproducción de la seguridad a nivel local, fomentando y valorando el papel y las responsabilidades de los diferentes actores; • Establecer un grupo de trabajo para la cooperación del sector público y privado en torno a temas y retos compartidos, como las ciudades inteligentes, involucrando al mundo de la investigación; • Apoyar el establecimiento de estructuras intermedias que puedan coordinar y facilitar la colaboración entre el sector público y privado.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 21


La gestión de los riesgos en materia de seguridad y la cooperación transfronteriza ➤

Considerando que: • Con más frecuencia, las autoridades locales y regionales deben hacer frente a la evolución de los riesgos climáticos, industriales o sociales, como la radicalización y el extremismo violento, así como a la gestión de grandes acontecimientos políticos, deportivos y festivos; • Las modalidades de gestión de los riesgos urbanos difieren de la gestión de la seguridad diaria. Sin embargo, su prevención debe tenerse en cuenta a nivel local, en particular a través de la cooperación transfronteriza, en la medida en que los efectos de dichos riesgos van más allá de las fronteras nacionales. Nosotras, las autoridades locales, recomendamos que: • Las autoridades locales y regionales europeas proporcionen respuestas concertadas más allá de las fronteras administrativas; • Los funcionarios electos locales gocen de pleno reconocimiento como actores en materia de seguridad civil; y en especial en la gestión de crisis; • Se desarrolle un enfoque integrado sobre la base de un eje de pronóstico (diagnóstico de grupos de riesgo), un eje de prevención que prepare a los ciudadanos y los organismos públicos para abordar situaciones de crisis y un eje de gestión de crisis (en consulta con todos los niveles de poder desde el local hasta el europeo). Este enfoque integrado hace que las ciudades y las autoridades locales sean más resilientes y debe desarrollarse en estrecha colaboración con los niveles nacional e internacional; • Las ciudades europeas intensifiquen los intercambios y la cooperación en materia de gestión de riesgos y ejercicios y que los Estados y la Unión Europea brinden un apoyo significativo a los proyectos transfronterizos.

22 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


Para los próximos años, nos comprometemos a: • Realizar un inventario de las experiencias en materia de gestión de los problemas de seguridad civil lideradas por las autoridades locales y la cooperación transfronteriza en toda Europa en términos de gestión de riesgos. Este balance de experiencias también permitirá identificar las iniciativas respaldadas por la Unión Europea; • Promover una cultura de colaboración entre los actores públicos (autoridades locales, regionales y nacionales) y los servicios de rescate (bomberos, protección civil, Cruz Roja, policía), así como con la sociedad civil, socios privados como el sector del transporte, las PYME, los comercios, al igual que con los ciudadanos; • Informar y capacitar a las autoridades locales para que participen en la reducción y gestión de riesgos; • Reafirmar el papel del ciudadano como actor relevante a través de su colaboración y su participación en medidas de prevención y gestión de crisis (reservas comunales ciudadanas, asociaciones de la sociedad civil).

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 23


Las ciudades frente a las drogas y las adicciones ➤

Considerando que: • Frente al auge del consumo de productos ilegales y legales que conllevan riesgos significativos, especialmente para los más jóvenes, las autoridades locales son testigos de la evolución de los mercados de las drogas y enfrentan nuevos desafíos tanto en términos de represión y de lucha contra estos tráficos, como de reducción de los riesgos; • Las legislaciones en vigor no permiten limitar el consumo y proteger los espacios públicos. La existencia del mercado de las drogas y su visibilidad tienen consecuencias para la salud, pero también tiene un impacto en la seguridad y la cultura de la legalidad; • La reducción del riesgo debe ir más allá de los consumidores, y requiere que se trabaje también en la población en general, así como en los espacios públicos y digitales implicados, tomando en consideración los distintos usos que se hacen de ellos. Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • Toda política pública de prevención de las drogas se base en las directrices y los principios europeos descritos en el Plan de acción de la Unión Europea en materia de lucha contra la droga 2017-20202 ; • Se fortalezca la cooperación a nivel local, tanto con las instituciones como con la sociedad civil, en particular con asociaciones de consumidores y mecanismos especializados para mejorar el establecimiento de programas de reducción de riesgos y facilitar el acceso a estos; • Los programas de reducción de riesgos para consumidores de drogas se generalicen y sean sostenibles;

2- Plan de acción en materia de lucha contra la droga (2017-2020). Unión Europea. Julio de 2017.

24 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• Se inicie un debate a nivel europeo sobre las nuevas legislaciones y reglamentos sobre el uso del cannabis, involucrando a las autoridades locales y regionales. Es preciso estudiar las repercusiones de las distintas opciones (infracción administrativa, despenalización, legalización, regulación del consumo y venta de drogas) sus repercusiones para el tráfico y la calidad de vida en las ciudades, así como la posibilidad de destinar los ingresos fiscales provenientes de la legalización a la prevención a fin de reducir las consecuencias de una mayor disponibilidad de determinadas drogas; • Se continúe con la puesta a prueba y evaluación de salas de consumo supervisadas con vistas a garantizar su éxito y sostenibilidad. Las ciudades que cuentan con este tipo de sistema deben acompañar a las estructuras de apoyo en el encuentro y la consulta con todos los socios, incluidos los residentes y comerciantes. La aceptación de todos estos actores locales asegurará la tranquilidad pública y facilitará la colaboración de los residentes locales para evaluar los impactos en el territorio.

Para los próximos años, nos comprometemos a: • Establecer o reforzar estrategias locales, como resultado de un diagnóstico compartido con todos los socios para prevenir de manera eficaz el abuso de sustancias, reducir los problemas relacionados con el abuso de drogas y combatir el tráfico de estupefacientes y los delitos menores conexos; • Aspirar a alcanzar las normas mínimas de calidad para las intervenciones de reducción de la demanda de drogas, en línea con las recomendaciones del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías e invertir en evaluación; • Luchar contra la estigmatización y la exclusión de los consumidores de drogas, en el respeto de los derechos fundamentales.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 25


Las ciudades y el crimen organizado ➤

Considerando que: • El crimen organizado tiene sus raíces en las estructuras económicas y sociales locales y se manifiesta a nivel tanto internacional como local en áreas que antes se consideraban a salvo de este riesgo; • Las redes que apoyan el crimen organizado, y en particular el tráfico de drogas y la trata de seres humanos, han hecho muestra de una gran agilidad y capacidad de adaptación; • La infiltración de actividades ilegales en el sector público y el establecimiento de mercados ilegales perjudican a la economía y la sociedad locales; • Las autoridades locales tienen el deber de proteger a sus ciudadanos del crimen organizado y sus repercusiones. Por lo tanto, es importante proteger no solo a los ciudadanos, sino también a los procesos administrativos, económicos y democráticos locales.

Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • Las autoridades locales, los ciudadanos, la sociedad civil y el sector privado participen en la prevención y lucha contra el crimen organizado; • Se aliente a las autoridades locales a que combinen medidas sociales, económicas y represivas para combatir el crimen organizado. Deben emplear todas las medidas a su disposición, además del derecho penal, movilizar las herramientas administrativas y reglamentarias, así como los instrumentos de prevención y educación para la legalidad; • Las instituciones europeas involucren a las autoridades locales en las estrategias europeas para la prevención y la lucha contra el crimen organizado y promuevan un enfoque administrativo; • Se recuperen los activos confiscados a las redes del crimen organizado. Esto es esencial para restablecer la confianza y el sentido de la justicia en las ciudades que sufren una corrupción significativa. La reutilización social de los bienes confiscados puede tener un fuerte impacto en beneficio de la comunidad local;

26 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• Se amplíen las disposiciones previstas por el reglamento europeo para la confiscación de los bienes de los delincuentes y para la inversión de dichos activos en la comunidad.

Para los próximos años, nos comprometemos a: • Fomentar y participar en un enfoque multidisciplinario que incluya una estrategia de intervención en colaboración con las distintas instituciones para combatir y prevenir el crimen organizado y promover una gestión eficiente y eficaz de los bienes confiscados; • Utilizar medidas administrativas para combatir el crimen organizado a fin de evitar que los delincuentes utilicen estructuras jurídicas o lleven a cabo sus actividades ilegales en los mercados locales; • Posicionarse como garantes de la cultura de la legalidad e involucrar a los ciudadanos en la lucha contra el crimen organizado mediante la apertura de un debate sobre las normas y el respeto de las mismas.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 27


Las relaciones entre los ciudadanos y las instituciones ➤

Considerando que: • Las relaciones entre la población y las instituciones, incluidas la policía y la justicia, tienen un impacto directo en la calidad de vida de una ciudad y, por lo tanto, en la seguridad real o percibida; • La desconfianza hacia las instituciones está aumentando en nuestros países, a pesar de que el nivel municipal sigue siendo el más apreciado por la población3 ; • La participación ciudadana en la vida pública es una fuente de democracia duradera y cohesión, particularmente necesaria en tiempos de crisis económica y social, pero todavía es bastante débil y, a menudo, se limita a la consulta en lugar de a la coproducción; • Las autoridades locales pueden desempeñar un importante papel de intermediación y facilitación entre las instituciones y los ciudadanos, en especial en el marco del diálogo entre la policía y la población; • Las instituciones deben garantizar los derechos de los ciudadanos y ganarse su confianza para fortalecer su legitimidad; • La mediación puede contribuir a restablecer la comunicación, crear y reparar relaciones, prevenir la violencia y gestionar y resolver conflictos de manera amistosa. Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • Las doctrinas de acción de las instituciones se basen en la proximidad y que la contratación y la formación de funcionarios se adapte a este objetivo mediante la incorporación de los desafíos que entrañan las relaciones con la población, la colaboración, la gestión de la violencia, la comunicación o incluso las técnicas de mediación; • La contratación y la organización operativa en las instituciones favorezca la representatividad de la diversidad de los orígenes étnicos y de género de la población, sin necesariamente pasar por un sistema de cuotas; • La organización y el funcionamiento de las instituciones tengan en cuenta, de manera prioritaria, las expectativas y necesidades de los ciudadanos, tanto en lo que se refiere a sus problemas cotidianos como a las emergencias y problemas de delincuencia grave;

3- Véanse en particular los informes de la encuesta social europea: www.europeansocialsurvey.org

28 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• La transparencia y la rendición de cuentas estén garantizadas en la información que las instituciones brindan a los ciudadanos y que, de ser necesario, estos puedan impugnar la acción de las instituciones ante un mediador; • La satisfacción ciudadana con respecto a las instituciones ocupe un lugar importante en la evaluación de estas instituciones y se elaboren herramientas que permitan medirla; • Las instituciones se esfuercen por respetar la igualdad de trato en su trabajo con las personas y la gestión de conflictos; • La representación de las fuerzas de seguridad en los medios de comunicación no sea meramente sensacionalista sino que genere concienciación sobre la diversidad de las misiones y, en particular, de las relaciones cotidianas con la población; • La imagen del trabajo de proximidad sea revalorizada entre los profesionales, en particular los policías, y se fomente la participación en acciones que promuevan lazos más estrechos entre las instituciones y la población; • Los medios tecnológicos favorezcan la proximidad y la accesibilidad de los servicios. Para los próximos años, nos comprometemos a: • Facilitar el establecimiento de órganos de consulta representativos de toda la población que integren a los grupos más alejados de las instituciones, a fin de involucrar a los ciudadanos en el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas, y tomar en consideración también formas de participación que provengan directamente de la población (peticiones, manifestaciones...); • Privilegiar las formas de participación basadas en principios de solidaridad en lugar de las que se limitan a la vigilancia y asegurar que los ciudadanos no reemplacen a las fuerzas de seguridad; • Garantizar el papel de intermediación de las autoridades locales entre las instituciones de seguridad y la población mediante el fomento de la participación ciudadana y la promoción del conocimiento de la acción preventiva de las fuerzas del orden; • Fomentar la formación de los ciudadanos en materia de seguridad, mediante la diversificación de las herramientas pedagógicas para que se adapten a todos los públicos (universidades populares, recursos en línea, nuevas tecnologías ...); • Desarrollar indicadores y herramientas de monitoreo cuantitativos y cualitativos para dar seguimiento a la evolución de las relaciones entre la población y las instituciones, en particular en colaboración con las fuerzas del orden; • Apoyar y facilitar la implementación de dispositivos locales de mediación, en colaboración con estructuras públicas y privadas e integrarlos en nuestra gobernanza local de seguridad.

Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 29


Las tecnologías al servicio de la prevención ➤

Considerando que: • Las tecnologías de la información y la comunicación forman parte de nuestra vida cotidiana. Su uso, cada vez más extendido, promete transformar la gestión de las ciudades haciéndolas más eficientes. Las ciudades tienen el potencial de convertirse en "inteligentes" mediante el uso de nuevas tecnologías que mejoran la calidad de vida, la sostenibilidad y el uso de los recursos disponibles; • Las nuevas tecnologías permiten recopilar nuevos tipos de datos y desarrollar herramientas que pueden usarse para analizar y prevenir el delito de manera innovadora. Ofrecen otros medios para comprender los problemas complejos a los que se enfrentan los actores locales encargados de la seguridad. Deben emplearse para complementar los recursos preexistentes y en función de su utilidad y eficacia, según cada caso; • La intensificación de la producción y el intercambio de información tiene implicaciones en materia de derechos y libertades de las personas. Los retos éticos y legales, como la gestión de datos personales o los sesgos algorítmicos, tienen un impacto en la toma de decisiones y el futuro de la seguridad; • La accesibilidad y efectividad de las nuevas tecnologías, como las plataformas de redes sociales, conllevan nuevos riesgos y refuerzan las amenazas existentes, como el acoso o el discurso de odio, tanto en el ciberespacio como en el espacio real. Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • El uso de la tecnología no lleve a ignorar las causas complejas que subyacen a la inseguridad, ni a limitar la prevención de la delincuencia a la gestión técnica del riesgo. Por lo tanto, es esencial diagnosticar primero las necesidades locales para definir, a partir de los resultados, la pertinencia de una respuesta basada en la tecnología y la elección de la más adecuada; • Los actores encargados de la seguridad estén mejor formados en materia de nuevas tecnologías y sus implicaciones. Deben ser capaces de adaptar sus métodos de trabajo a las nuevas necesidades y desafíos que enfrentan; • Se defina un marco jurídico europeo claro y transparente sobre el uso de las redes sociales y el almacenamiento de los datos recopilados para garantizar la regulación y la rendición de cuentas de estos usos;

30 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• Se estudien las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías para reforzar la comunicación con los ciudadanos, y alentar su participación e implicación, al facilitar la colaboración de los actores menos familiarizadas con las tecnologías; • Los actores encargados de la seguridad estén presentes y sean visibles en el espacio digital, que ya tiene muchos vínculos y repercusiones en la realidad física.

Para los próximos años, nos comprometemos a: • Promover estrategias de resiliencia para garantizar que las ciudades estén listas para aprovechar las oportunidades y los desafíos que presentan las nuevas tecnologías; • Proporcionar al personal de las administraciones locales a cargo de la seguridad y la prevención las herramientas y conocimientos necesarios para responder de forma eficaz a los usos inadecuados de las tecnologías; • Permitir que estos actores utilicen las tecnologías, incluidas las plataformas de redes sociales, como una herramienta para respaldar y ampliar sus acciones de prevención. Por ejemplo, como un nuevo canal de comunicación con los ciudadanos, para llegar a grupos a los que tradicionalmente ha sido difícil acceder (como los jóvenes y las minorías) y como una nueva fuente de información para comprender las dinámicas de inseguridad de la ciudad; • Desarrollar e implementar protocolos, dirigidos a los agentes de seguridad, para un uso responsable, ponderado y justificado de las tecnologías de la información y la comunicación con fines de prevención y seguridad que garanticen el respeto de los derechos y las libertades individuales; • Mejorar el nivel de conocimiento en las ciudades sobre la protección de datos en el uso de las redes sociales para temas relacionados con la seguridad urbana. Lo cual debería basarse en los principios y requisitos del Reglamento general de protección de datos de la Unión Europea; • Sensibilizar, informar y educar a los ciudadanos sobre las oportunidades y amenazas que presentan las nuevas tecnologías para promover la seguridad digital en la ciudad. Se debe prestar especial atención a las personas mayores, que a menudo están menos acostumbradas a usar estas herramientas y es más probable que se conviertan en el blanco de la ciberdelincuencia; • Integrar consideraciones relativas a la seguridad y el respeto de la vida privada desde la fase de diseño de las ciudades inteligentes; • Evaluar mejor el uso de las tecnologías de vigilancia y contribuir a incrementar los conocimientos al respecto.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 31


Las violencias discriminatorias ➤

Considerando que: • El concepto de violencia discriminatoria4 se refiere a "un incidente violento que la víctima, testigo u otra persona percibe que está motivado por prejuicios, intolerancia, sesgos u odio, y que puede o no constituir un delito según el código penal vigente". Esto incluye, pero no se limita a, los actos de violencia motivados por el género, el racismo, la islamofobia, el antisemitismo, la xenofobia, la LGBT-fobia, la discriminación por edad, el antigitanismo, la violencia contra personas con discapacidad, las personas sin hogar, los refugiados, los solicitantes de asilo y los trabajadoras sexuales; • Los actos discriminatorios de violencia son diferentes de otras formas de violencia: no solo tienen efectos devastadores en la salud y el bienestar de las víctimas directas, sino que también transmiten un mensaje de amenaza a todo un grupo social o comunidad. Además, incluso los actos aparentemente aislados pueden conducir a una recrudecimiento del incidente y a conflictos de mayores proporciones, y por lo tanto representan una amenaza real para la cohesión social; • Los últimos acontecimientos en Europa, como los recortes presupuestarios para las medidas sociales, el aumento del desempleo juvenil, el incremento de la migración, el auge de las movilizaciones extremistas o la disminución de la confianza en las instituciones públicas, han llevado a unas sociedades más polarizadas; • Si bien los niveles de delitos de odio y violencia discriminatoria ya son altos, son muchos los actos que todavía no se denuncian y las estrategias de prevención y lucha que se implementan en Europa para hacer frente a estos fenómenos siguen siendo insuficientes; • No se tienen suficientemente en cuenta en las políticas de seguridad urbana las violencias discriminatorias. Es preciso integrar los efectos negativos de la discriminación, la exclusión y la intolerancia en la coexistencia pacífica en los territorios, y la forma en que están vinculados y alimentan la polarización, la radicalización y el extremismo violento. Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • Las estrategias de lucha contra el odio y la intolerancia estén plenamente integradas en las agendas de las políticas de seguridad urbana. El concepto

4- Este concepto fue desarrollado por el Efus en la publicación "Prevención de la violencia discriminatoria a nivel local: prácticas y recomendaciones" de 2017.

32 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


de violencia discriminatoria es clave ya que establece el vínculo entre la discriminación y la seguridad, los derechos fundamentales y la cohesión social; • Las autoridades locales y regionales desempeñen un papel activo en la lucha contra la discriminación, apoyándose en los marcos jurídicos y políticos definidos por los gobiernos europeos y nacionales. Al estar cerca de los ciudadanos, pueden contribuir mediante la facilitación a la generación de conocimiento, la sensibilización, el empoderamiento de las comunidades locales, la mejora de la prevención, el apoyo a las víctimas, la creación de contactos entre las partes interesadas relevantes y la asignación de recursos apropiados; • La diversidad se considere un valor añadido en el diseño de las estrategias locales de seguridad urbana. La participación de grupos vulnerables y su contribución a la coproducción de estas estrategias es hasta la fecha insuficiente. La promoción y el desarrollo de espacios públicos compartidos por poblaciones diversas donde la seguridad de todos está garantizada fomenta su participación y refuerza el vínculo social; • Se promuevan medidas de prevención temprana y/o primaria de los prejuicios en las escuelas y en todas las instituciones y organizaciones que contribuyen a la educación cívica. Para los próximos años, nos comprometemos a: • Mejorar nuestro conocimiento sobre las violencias discriminatorias a nivel local mediante el uso de metodologías específicas y la realización de auditorías temáticas; • Sensibilizar a los profesionales, los representantes electos y los ciudadanos sobre el fenómeno y sus implicaciones; • Elaborar una estrategia proactiva para fomentar la confianza entre los grupos vulnerables y las fuerzas del orden y facilitar la denuncia de incidentes y la presentación de quejas; • Dar a conocer el papel central de los representantes locales electos en la lucha contra las violencias discriminatorias y reforzar públicamente nuestra posición en contra de todas las formas de odio e intolerancia; • Cooperar con la sociedad civil para desarrollar o mejorar los servicios locales de apoyo a las víctimas; • Aumentar la diversidad dentro de las administraciones locales y regionales, sensibilizar y formar a los funcionarios y agentes públicos para que reconozcan y respondan mejor a los actos discriminatorios; • Intensificar la cooperación y los intercambios con la justicia y los servicios policiales, para que puedan identificar mejor los casos de violencia discriminatoria, proporcionar una mejor atención a las víctimas y garantizar el respeto y la promoción de los derechos humanos y la no discriminación.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 33


Prevención de la radicalización que conduce al extremismo violento ➤

Considerando que: • Si bien el fenómeno de la radicalización tiene una dimensión internacional, también tiene componentes e impactos locales; • Por su proximidad a los ciudadanos, su conocimiento de los problemas locales y sus competencias en materia de políticas públicas de prevención del delito y cohesión social, las autoridades locales y regionales están estratégicamente bien situadas para implementar acciones y movilizar a todos los actores locales involucrados; • Es preciso luchar contra la radicalización que conduce al extremismo violento mediante un sólido enfoque de prevención que acompañe las respuestas represivas; • Es esencial abordar la radicalización violenta en todas sus formas porque, cualesquiera que sean las motivaciones, amenazan la seguridad y la cohesión social y pueden reforzarse mutuamente. Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • La prevención de la radicalización se integre en una política de seguridad global y local porque algunos factores de riesgo son similares a los que pueden conducir a la delincuencia; • Las estrategias locales de prevención sean equilibradas y se basen en un diagnóstico local específico de los fenómenos de polarización y radicalización violenta (perfiles de personas señaladas, identificación y análisis del alcance de los factores de vulnerabilidad y resiliencia en el territorio, inventario de los recursos relevantes...). Este diagnóstico debe apoyarse en la medida de lo posible en datos recogidos y analizados en colaboración con los socios locales; • Las autoridades locales y regionales tengan en cuenta todas las fases del proceso: prevención primaria (población general), secundaria (personas que presentan factores de riesgo identificados en el proceso de radicalización) y terciaria (personas radicalizadas), respetando las competencias en cada país;

34 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• Las autoridades locales participen sistemáticamente en la formulación de las políticas nacionales y su aplicación, en particular mediante una mejor información sobre el alcance del fenómeno de la radicalización violenta en el territorio y el acompañamiento de las personas radicalizadas; • Las reacciones políticas, especialmente después de actos violentos extremistas, se basen en hechos y análisis en lugar de guiarse por las emociones; • Las numerosas iniciativas europeas estén coordinadas a fin de garantizar la coherencia y la puesta en común de recursos. Para los próximos años, nos comprometemos a: • Inserir nuestras políticas en un enfoque que garantice las libertades individuales con el fin de evitar la estigmatización, que pueda reforzar o conducir al extremismo violento; • Movilizarnos políticamente a nivel europeo y apoyar iniciativas locales para dar legitimidad y visibilidad a las acciones locales de prevención de la radicalización; • Reforzar la cooperación entre las autoridades locales europeas en lo que atañe a nuestras políticas preventivas y represivas, así como desarrollar la cooperación internacional, en particular con los países de Oriente Medio y África del Norte; • Promover la movilización de la sociedad civil, reconociendo el papel clave que desempeñan en el refuerzo de la resiliencia y proponer discursos y compromisos alternativos al extremismo; • Continuar con los esfuerzos de formación de los funcionarios electos y el personal técnico para fortalecer la movilización política y la integración de esta problemática en las políticas de seguridad locales; • Evaluar los programas de prevención implementados a fin de medir el impacto de las intervenciones locales en este ámbito.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 35


Prevenir la violencia contra las mujeres ➤

Considerando que: • Si la perspectiva de género debe ser un elemento transversal a todos los aspectos de la política de seguridad urbana, la violencia contra las mujeres y las niñas merece una atención especial; • En todo el mundo, las mujeres siguen siendo víctimas de feminicidios, así como de violencia física, psicológica, estructural, sexual, cultural, verbal y económica.

Tales

tipos

de

violencia

deben

considerarse

como

manifestaciones de desigualdad entre hombres y mujeres; • La violencia contra la mujer es un fenómeno común en las sociedades europeas, tanto en los espacios públicos y profesionales como en el ámbito privado. Existe una continuidad entre los fenómenos que se producen en estas diferentes esferas; • Aún no se denuncian de manera sistemática todos los casos de violencia y abuso y por consiguiente los datos oficiales no reflejan la realidad del fenómeno; • En los últimos años, la violencia contra las mujeres, en particular el acoso sexual y la coerción de hombres en posiciones de poder, han sido objeto de un intenso debate público, en especial mediante campañas emprendidas por la sociedad civil en las redes sociales; • La violencia contra las mujeres no siempre es una prioridad en las estrategias de seguridad, y con frecuencia el presupuesto asignado al desarrollo de acciones preventivas es insuficiente. Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • Las autoridades locales participen plenamente en estrategias para combatir la violencia de género. Su papel en la prevención y asistencia a las víctimas debe ser reconocido y respaldado firmemente por los gobiernos nacionales, así como por las instituciones europeas e internacionales; • Las políticas tengan en cuenta todas las esferas en las que se produce la violencia contra las mujeres: espacios públicos y privados, escuelas, trabajo y ocio, transporte público, así como el ciberespacio;

36 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• Se tenga un mejor conocimiento sobre la violencia contra las mujeres a fin de colmar la falta de datos y la escasez de denuncias sistemáticas. Esto debe lograrse mediante la realización de auditorías de seguridad específicas y la publicación de estadísticas e informes pormenorizados para dar visibilidad al verdadero alcance de este fenómeno; • Se deben asignar medios que estén a la altura del alcance de este importante fenómeno para prevenirlo y contrarrestarlo; • Las autoridades locales y regionales elaboren políticas de prevención que permitan que las mujeres hagan valer y disfruten de sus derechos, y proporcionen asistencia y apoyo accesibles a las víctimas; • Toda violencia contra la mujer sea reconocida en todas partes por la ley como un acto reprensible y se defina un marco jurídico europeo más normalizado. Para los próximos años, nos comprometemos a: • Intensificar nuestros esfuerzos para actuar como coordinadores y facilitadores de redes de prevención que reúnan a múltiples partes interesadas, incluidas las fuerzas del orden, escuelas, clubes deportivos y centros juveniles, organizaciones de la sociedad civil, entidades comprometidas del sector privado, así como defensores de los derechos de las mujeres y de la igualdad de género; • Aumentar la diversidad de perfiles, particularmente de sexo y género, entre los equipos que se ocupan de la prevención de la violencia contra las mujeres; • Permitir que las mujeres y grupos de mujeres se conviertan en agentes de cambio, se reconozcan sus contribuciones a la seguridad urbana y animarles a participar en la coproducción de políticas globales de prevención del delito, tanto en el enfoque de género como en la lucha contra la violencia; • Trabajar desde una edad temprana para luchar contra los estereotipos de género y la hipersexualización, en colaboración con todos los actores que contribuyen a la educación de los niños; • Estudiar nuevas formas de educar a niños y hombres sobre la violencia contra las mujeres y fomentar su reflexión crítica sobre los roles de hombres y mujeres y su compromiso con las campañas de prevención.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 37


Replantearse la recopilación de evidencia y la evaluación ➤

Considerando que: • Para que las políticas de seguridad urbana sean relevantes y eficaces, deben basarse en evidencia y ser constantemente evaluadas. La investigación criminológica muestra que las estrategias de prevención basadas en evidencia reducen los índices de delincuencia y victimización; • La elección de los criterios y parámetros de evaluación condicionan en parte las conclusiones, con el riesgo de que se utilicen en el ámbito político para justificar las inversiones realizadas; • Los requisitos científicos no siempre están en línea con las necesidades y realidades de los actores locales; • Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas reconocen la importancia de basar las políticas de prevención en las auditorías locales de seguridad y las evaluaciones.

Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • Se replanteen los procedimientos de evaluación. Deben ser más inclusivos y participativos, garantizando la colaboración de todos los grupos de la sociedad; • Las autoridades locales y regionales cooperen más con las instituciones de investigación. A fin de fomentar una cultura común de evaluación, la sociedad civil y el sector privado también deben beneficiarse del apoyo de instituciones nacionales, europeas e internacionales; • Los responsables de la toma de decisiones políticas evalúen con regularidad su estrategia de seguridad y el lugar que ocupa la prevención con miras a garantizar una asignación relevante y equilibrada de recursos financieros y humanos a corto, medio y largo plazo.

38 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


Para los próximos años, nos comprometemos a: • Aplicar el conocimiento acumulado durante los últimos 30 años en materia de auditoría y evaluación; • Sensibilizar y formar a los responsables de las políticas locales y regionales en estos métodos y herramientas para guiarlos en la definición de sus estrategias de prevención de la delincuencia; • Promover una cultura de evaluación colaborativa e inclusiva a nivel local y regional, fomentando la participación de los ciudadanos, incluidos los grupos marginados, e intensificando la cooperación con la sociedad civil para una representación más amplia; • Fortalecer la colaboración entre ciudades para desarrollar herramientas y métodos que puedan emplear todas las autoridades locales en toda Europa; • Revisar y adaptar nuestras estrategias de seguridad de acuerdo con nuestros propios objetivos, progresos en la investigación científica y las evaluaciones realizadas; • Prestar especial atención a los tipos de victimización subrepresentados y marginados, incluida la violencia ejercida contra las mujeres y la violencia discriminatoria, para garantizar que adquirimos mayores conocimientos de dichos fenómenos y los medios eficaces para combatirlos progresen.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 39


Una vida nocturna responsable ➤

Considerando que: • El uso de los espacios públicos al igual que las necesidades de los residentes difieren entre la noche y el día; pueden surgir conflictos, que a menudo llevan a que las autoridades encaren el campo de la vida nocturna a través de la óptica de la seguridad y la reducción de daños y riesgos; • Las ciudades reconocen la importancia de desarrollar una vida nocturna y gestionarla adecuadamente, a fin de promover el turismo y el atractivo del territorio, pero también satisfacer mejor las expectativas de los ciudadanos, muchos de los cuales tienen horarios desfasados. • Conscientes de la importancia de este reto, hoy en día son muchas las ciudades europeas que están desarrollando una política dedicada exclusivamente a la vida nocturna en sus propias estrategias locales, asignándole dispositivos y mecanismos específicos de concertación. Nosotras, autoridades locales europeas, recomendamos que: • Las partes interesadas relevantes participen en el diagnóstico de los retos específicos a esta esfera con el fin de desarrollar una visión compartida y prospectiva de la vida nocturna, así como en los procesos de toma de decisiones; • Se generalice un enfoque que articule los diferentes ámbitos de intervención, organizando la complementariedad entre los servicios internos a la ciudad, el sector asociativo, los habitantes, el sector privado (establecimientos festivos, transportistas ...); • Se implementen y perpetúen políticas públicas de reducción de riesgos, tanto en términos de seguridad como de salud; • Se expandan los espacios festivos, de socialización y de ocio a otras zonas urbanas más periféricas para que también se beneficien de las actividades y ofertas nocturnas a fin de evitar el posible aislamiento de determinados vecindarios; • Además de las medidas reglamentarias y legislativas, los conflictos entre los usuarios se aborden a través de medidas de sensibilización y mediación, emprendidas por agentes capacitados, ya sean profesionales o voluntarios;

40 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• Los responsables locales de la toma de decisiones tengan en cuenta las especificidades de la vida nocturna a la hora de diseñar instalaciones urbanas o la puesta en marcha de determinados servicios. De hecho, su uso y su forma de vida son distintos por la noche. En este sentido, el género es un aspecto clave de este trabajo a fin de promover espacios públicos inclusivos e igualitarios; Para los próximos años, nos comprometemos a: • Movilizar y coordinar a los actores y servicios operativos públicos y privados (salud pública, seguridad, servicios de planificación urbana, servicios de transporte público...) y la sociedad civil para poner en práctica respuestas concretas a los problemas específicos que entraña la noche en una enfoque preventivo, intersectorial y colaborativo; • Asumir la función de coordinación, fomento del diálogo y generación de impulso en calidad de autoridad local elegida democráticamente para administrar la ciudad de noche y de día; • Promover una doctrina europea común de la vida nocturna dirigida a implementar estrategias detalladas e integradas y abordar tanto los problemas de seguridad como de salud derivados de las características específicas de la vida nocturna; • Establecer a nivel local órganos de consulta y coproducción de políticas nocturnas, que renueven con regularidad el diagnóstico específico de la vida nocturna; • Tener en cuenta la diversidad de actores de la vida nocturna (mujeres y LGBT, personas errantes y sin hogar, trabajadores nocturnos, turistas, poblaciones periurbanas); • Desarrollar medidas reglamentarias y legislativas y herramientas de regulación y control.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 41


Textos de referencia • Fundamental Rights Report, Agencia de Derechos Fundamentales, 2017 • Declaración de la Alianza de ciudades europeas contra el extremismo violento, Declaración de Barcelona, noviembre de 2017, Barcelona • Nueva Agenda Urbana, Naciones Unidas, 2016 • Declaración de la Alianza de ciudades europeas contra el extremismo violento, Declaración de Róterdam, noviembre de 2016, Róterdam • Objetivos de Desarrollo Sostenible 2013, Naciones Unidas 2015 • Agenda Urbana para la Unión Europea, 2015 • Programa europeo en materia de seguridad, Unión Europea, 2015 • Declaración de la Alianza de ciudades europeas contra el extremismo violento, "Hacia una alianza de ciudades europeas contra el extremismo violento" Conferencia de autoridades locales sobre la prevención de la radicalización que conduce al extremismo violento, Aarhus, 2015. • Declaración de Delhi sobre la seguridad de las mujeres "Construir ciudades y comunidades inclusivas", Mujeres y Ciudades Internacional, noviembre de 2010, Delhi • Manifiesto de Seguridad, Democracia y Ciudades, Efus, Aubervilliers y Saint-Denis, 2012 • Declaración Democracia, Ciudades y Drogas, Efus, 2011, Viena • Carta de Leipzig sobre la ciudad sostenible europea, mayo de 2007, Leipzig. • Seguridad urbana en Europa - Recomendación 197 del Congreso de Poderes Locales y Regiones de Europa, Consejo de Europa (2006) • Manifiesto de Seguridad, Democracia y Ciudades, Efus, 2006, Zaragoza

42 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana


• Carta de Aalborg sobre el desarrollo sostenible, Naciones Unidas, 1994 y 2004, Aalborg. • Directrices de las Naciones Unidas para la prevención del delito, Naciones Unidas, 2002 • La delincuencia y la inseguridad urbana en Europa: el papel de las autoridades locales - Resolución 99, Congreso de Poderes Locales y Regiones de Europa, Consejo de Europa, 2000 • Manifiesto de Seguridad, Democracia y Ciudades, Efus, Nápoles, 2000 • Carta europea de los derechos humanos en la ciudad, mayo de 2000, Saint-Denis. • Carta Urbana Europea, Congreso de Poderes Locales y Regiones de Europa, 1992.

➤ Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

- 43


Las ciudades ayudan a las ciudades Creado en 1987 bajo los auspicios del Consejo de Europa, el Foro Europeo para la Seguridad Urbana (Efus, por sus siglas en inglés) es la organización no gubernamental

de

autoridades

locales

con

más

antigüedad que se ocupa de cuestiones de seguridad urbana y la prevención la delincuencia. El objetivo de nuestra red es fortalecer las políticas de prevención del delito y promover el papel de los representantes electos en las políticas nacionales y europeas. El Efus trabaja en todos los temas relacionados con la seguridad urbana y establece vínculos entre las autoridades locales europeas a través del intercambio de prácticas y conocimientos, la cooperación y la formación. También ejerce de enlace entre las autoridades locales y las

instituciones

a

nivel

nacional,

europeo

e

internacional. Está

administrado

por

un

comité

ejecutivo

de

autoridades locales y regionales elegidas por toda la red de miembros (250 ciudades y autoridades locales). El Efus inspiró la creación de seis foros nacionales, establecidos en Alemania, Bélgica, Francia, Italia, España y Portugal. www.efus.eu

Exemples de composició d’identificació bàsica de la Generalitat de Catalunya en disposició caixa a l’esquerra i centrada, Helvetica Bold, cos 30. Per realitzar aplicacions amb les diferents formes del logotip de la Generalitat de Catalunya, cal seguir les normes indicades als apartats “Elements d’identitat”, “Programa d’imatge gràfica”, “Normes gràfiques de composició” i “Color” de la normativa del Programa d’identificació visual.

La Conferencia internacional "Seguridad, democracia y ciudades: coproducción de Podeu consultar la normativa el manual, disponible en línia a políticas de seguridad urbana", seencelebró los días 15, 16 y 17 de noviembre de 2017 http://identitatcorporativa.gencat.cat

en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona y el Gobierno de Cataluña.


Traducción: Mariana Cristellys Diseño gráfico: Marie Aumont Impreso por: Cloître Imprimeurs, Saint-Thonan ISBN: 978 2 913181 72 4 Depósito legal: Marzo de 2018 Publicado por: Foro Europeo para la Seguridad Urbana - Efus 10 rue des Montiboeufs 75020 París – Francia contact@efus.eu www.efus.eu


Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir polĂ­ticas de seguridad urbana

- 47


Security, Democracy and Cities: Coproducing Urban Security Policies Sécurité, démocratie et villes : Coproduire les politiques de sécurité urbaine Sicherheit,Demokratie und Städte: Zur Ko-Produktion von Politiken der urbanen Sicherheit Sicurezza, democrazia e città: Co-produrre le politiche di sicurezza urbana Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir las Políticas de Seguridad Urbana Segurança, Democracia e Cidades: Coproduzir as políticas de segurança

Disponible en otros idiomas en www.efus.eu

➤ 48 - Manifiesto Seguridad, Democracia y Ciudades: Coproducir políticas de seguridad urbana

Profile for Efus

Manifesto Seguridad, Democracia y Ciudades - Coproducir las Políticas de Seguridad Urbana  

Manifesto Seguridad, Democracia y Ciudades - Coproducir las Políticas de Seguridad Urbana  

Profile for efus