Page 1


ES010 - ALIANZA TRIPA_20160706.indd 2

06/07/16 23.09


Samantha Fumagalli y Flavio Gandini

'HUPRUUHÁH[RORJtD Dialogar con el inconsciente a través de la piel

Traducción de Regina López Muñoz Cubierta: Amritagraphic


1.ÂŞ ediciĂłn: octubre de 2016 - ISBN: 978-88-97951-32-2. Portada y maquetaciĂłn: Amritagraphic TraducciĂłn de Regina LĂłpez MuĂąoz

7tWXOR RULJLQDO Dermoriflessologia. Dialogare con l’inconscio attraverso la pelle. Š 2010 by BlossomingBooks™/Edizioni Amrita srl, Torino - Italia. (Reservados todos los derechos para la presente edición) BlossomingBooks es una marca registrada de: Edizioni Amrita srl C.so Stati Uniti, 41 10129 Torino - Italia www.blossomingbooks.com Impreso en Italia. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseùo de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada, transmitida o utilizada en manera alguna ni por QLQJ~Q PHGLR \D VHD HOpFWULFR TXtPLFR PHFiQLFR ySWLFR GH JUDEDFLyQ R HOHFWURJUiILFR VLQ HO SUHYLR FRQVHQWLPLHQWR SRU escrito del editor.


a nuestros lectores Los libros que editamos representan nuestra contribuFLyQ D XQ XQLYHUVR TXH VH HVWi PDQLIHVWDQGR EDVDGR HQ la cooperaciรณn y no en la voluntad de competiciรณn, en la FRQILDQ]DHQODPHQWHGHOVHUKXPDQR\QRHQODGXGDGH VXYDORUXQXQLYHUVRIXQGDGRHQODFHUWH]DGHTXHH[LVWH XQDFRQH[LyQHQWUHWRGRVORVLQGLYLGXRV1XHVWUDPHWDHV llegar al mayor nรบmero posible de personas con un mensaje de esperanza. &DGD XQR GH QXHVWURV OLEURV HV HO IUXWR GH QXPHURVDV horas de trabajo, de investigaciรณn, de cuidado: desde la HOHFFLyQGHOWHPDTXHYDDVHUSXEOLFDGRยณFRQILDGDDORV comitรฉs de lecturaโ€” hasta la traducciรณn esmerada y meticulosa, pasando por el trabajo de investigaciรณn a menudo largo y absorbente de la redacciรณn. Deseamos que nuestros lectores sean conscientes de ello SDUDTXHSXHGDQVDERUHDUPiVDOOiGHOFRQWHQLGRGHOOLEUR el amor y la entrega que hemos puesto en su realizaciรณn. Los Editores


aviso preliminar Los autores no se hacen responsables del uso de las PHWRGRORJtDV FLWDGDV HQ HO WH[WR 1DGD GH FXDQWR VH GHVFULEHSUHWHQGHVXVWLWXLUDODFLHQFLDQLDOD0HGLFLQDRILFLDO /RVEHQHILFLRVTXHVHGHULYDQGHODDSOLFDFLyQGHORVPpWRdos descritos dependen de la dedicaciรณn y de las capacidades de quien los lleva a cabo con plena responsabilidad.


prólogo

'XUDQWH XQ VROHDGR GtD GH SULPDYHUD GH  SDVHDQGR SRUHOERVTXHPLWtRPHKDEOyGHORVGHVFXEULPLHQWRVGHXQ tal Giuseppe Calligaris sobre un desconocido «gen patógeno» R©GHSyVLWRªUHVSRQVDEOHGHOFiQFHU0HFRQWyTXHHVHJHQLDO PpGLFR KDEtD LQLFLDGR VXV LQYHVWLJDFLRQHV VREUH OD VHQVLELOLGDGFXWiQHDHQORVSULPHURVDxRVGHOVLJOR;;\TXHGLFKRV HVWXGLRVOHOOHYDURQDH[SORUDUXQFRQWLQHQWHLQFUHtEOHOOHQRGH revelaciones. Calligaris aprendió a leer en la piel los recuerdos GHOKRPEUHVXVHQIHUPHGDGHVHOIOXLUGHORVVHQWLPLHQWRVOD reverberación de todas las vibraciones cósmicas… &XDQGRPLWtRPHKDEODEDGHODYLGDGHOFLHQWtILFR\GH ODWHRUtDGHODLQIRUPDFLyQUHIOHMDGDHQODSLHOVHQWtDTXH algo, una semilla, estaba naciendo en mi interior. Fueron necesarios algunos años para que, de esa semiOOD FUHFLHUD XQ UREXVWR iUERO SHUR DKRUD HV XQD SODQWD IXHUWH TXH QR WHPH D ODV LQFOHPHQFLDV GHO WLHPSR QL DO escepticismo de los hombres. A lo largo de estos años he ido recuperando todos los WH[WRVGH&DOOLJDULV\MXQWRFRQ)ODYLRKR\PLHVSRVRKH HPSH]DGRDHVWXGLDU\H[SHULPHQWDUODUHIOH[RORJtDFXWinea tratada en ellos. £([LVWHWRGRXQXQLYHUVRSRUGHVFXEULU La pasión ha guiado mis pasos por el laberinto de la 'HUPRUUHIOH[RORJtD(VSHURTXHODPLVPDSDVLyQLPSXOVH


al lector a lo largo de las sendas trazadas en este libro. Espero que encuentre interesante la lectura. Samantha Fumagalli


introducción

«Solía pensar que mi ilustre maestro hubiera podido convertirse en un emperador o un guerrero preparado para transformar el mundo, si solo su mente se hubiera interesado más por la fama o hubiese tenido aspiraciones terrenales. Sin embargo, eligió sacudir de sus cimientos las ciudadelas interiores de la ira y del egoísmo, cuya caída significaba la ascensión del hombre.» Paramahansa Yogananda, $XWRELRJUDItDGHXQ<RJXL

A lo largo de las distintas etapas de la historia, la humaQLGDG VLHPSUH KD FRQWDGR HQWUH VXV ILODV SHUVRQDV LQVDWLVIHFKDV FRQ ODV H[SOLFDFLRQHV RILFLDOHV TXH KDQ EXVFDGR \ H[SHULPHQWDGRHQSULPHUDSHUVRQDSDUDKDOODUXQDYHUGDG convincente. +R\HVWRVLPLWDGRUHVGH6DQWR7RPiVQRGHEHPRVFRQVLGHUDUORV ©KRPEUHV GH SRFD IHª TXH SRQHQ HQ HQWUHGLFKR el credo ajeno, sino buscadores de una certeza interior que FRQVLJDVDWLVIDFHUORVSOHQDPHQWH £(VWR\KDEODQGRGHORVLQYHVWLJDGRUHV 3HURHVWRVLQYHVWLJDGRUHVDORVTXHOHVPXHYHXQDIiQ de verdad, son siempre seres humanos, y como tales, YtFWLPDV SRWHQFLDOHV GH ORV YLFLRV \ ODV GHELOLGDGHV GHO hombre. Algunos tienen algo especial, una chispa que les ilumina, mientras que otros son simplemente personas


Samantha Fumagalli y Flavio Gandini sumamente obstinadas, que a veces encuentran verdades REMHWLYDV\RWUDVVHDIHUUDQDUHDOLGDGHVILFWLFLDV $ OR ODUJR GH ORV DxRV PH KH VHQWLGR LGHQWLILFDGR HQ YDULDVRFDVLRQHVFRQHVWDFDWHJRUtDGHLQGLYLGXRV/DEUDQGR el campo del saber humano con el simbĂłlico arado de la PHQWH VLHPSUH KD HVWDGR HQFHQGLGD HQ Pt HVD OODPD TXH simbolizaba el ÂŤquerer creer, pero con la necesidad de HQFRQWUDU SUXHEDVÂŞ < DVt IXH WDPELpQ FXDQGR MXQWR FRQ 6DPDQWKDLQWHQWpWUDQVIRUPDUXQH[WUDRUGLQDULRGHVFXEULPLHQWRHQXQDWpFQLFDHILFD]\GHJUDQDSOLFDFLyQ 6RQPXFKRVDxRVORVTXHOOHYDPRVH[SORUDQGRHOPXQGR GHOD'HUPRUUHIOH[RORJtDHQRFDVLRQHVFRQSUXGHQFLDRWUDV YHFHV FRQ LQJHQXD FRQILDQ]D GDQGR SHTXHxRV SDVRV HQ unos casos, y en otros, saltos improvisados, pero sacando a ODOX]FDGDGtDXQQXHYRHOHPHQWRFXELHUWRSRUHOSROYRGHO tiempo. Con todas las piezas que hemos ido recogiendo hemos compuesto un cuadro comprensible del ÂŤcontinenteÂť oculto hasta ahora. Seguramente sigue siendo aĂşn una pequeĂąa parte de una gigantesca representaciĂłn; pero ello no impide que haya llegado el momento de permitir el acceso a todos â&#x20AC;&#x201D;al menosâ&#x20AC;&#x201D;a algunas regiones de esta nueva â&#x20AC;&#x153;tierraâ&#x20AC;?. /DV WpFQLFDV \ ODV PHWRGRORJtDV GHVFULWDV HQ HVWH OLEUR pertenecen a una nueva disciplina que hemos denominado 'HUPRUUHIOH[RORJtD \ HVWiQ UHODFLRQDGDV FRQ HO DQWHULRU MĂŠtodo Calligaris, que hemos bautizado de este modo en KRQRU GHO FLHQWtILFR LWDOLDQR TXH OOHYy D FDER ODV SULPHUDV LQYHVWLJDFLRQHV VREUH OD UHIOH[RORJtD FXWiQHD &LQFXHQWD DxRVGHVSXpVKHPRVKHUHGDGRPHWDIyULFDPHQWHVXWUDEDMR \FRQpOODWDUHDGHFRQWLQXDUORVH[SHULPHQWRVHQXQDpSRca en la que muy pocos se ocupaban del tema. En 1999 naciĂł, por tanto, el ÂŤmĂŠtodo CalligarisÂť, un sistema sencillo y al alcance de todos para ayudar a resta4


Introducción blecer el equilibrio energético personal. Poco después desFXEULPRVFyPRSRODUL]DUODDFWLYLGDGRQtULFDSDUDREWHQHU respuestas directas del inconsciente, y creamos la técnica llamada «Poder de los Sueños». Casi al mismo tiempo tomó IRUPDODHVWUXFWXUDGHWUDEDMRGHQRPLQDGD©'LQiPLFDGHO 5HFXHUGRª TXH SHUPLWH DFFHGHU ³D WUDYpV GH OD ©UHIOH[RORJtD GH OD PHPRULDª³ D ORV UHFXHUGRV ELRJUiILFRV LQGLYLGXDOHV\SURPRYHUODUHHODERUDFLyQGHXQDYLYHQFLDGLItFLO En años sucesivos se crearon dos procesos evolutivos: el SULPHURGHQRPLQDGROD©4XLQWD9tDªSDUDD\XGDUDOFUHFLPLHQWR SHUVRQDO \ HO GHVDUUROOR GH ODV IDFXOWDGHV ODWHQWHV \ HO VHJXQGR OD ©5HIOH[RORJtD GH OD )HOLFLGDGª SDUD UHFRUUHU OD YtD FXWiQHD TXH GHVHPERFD HQ OD IHOLFLGDG 3RU ~OWLPRKHPRVH[SHULPHQWDGRHOGHVSHUWDUGHPXFKRVVHQWLGRV DGRUPHFLGRV JUDFLDV D OD ©'HUPRUUHIOH[RORJtD GH OR Suprasensible». 7RGRVORVFDPLQRVWUD]DGRVIRUPDQSDUWHGHODGLVFLSOLQDPiVDPSOLDOODPDGD'HUPRUUHIOH[RORJtD +R\ WUDV H[WHQXDQWHV HVIXHU]RV SDUD UHIRUPXODU HVWRV descubrimientos, y después de haber preparado recoUULGRV SUiFWLFRV UHSHWLEOHV PX\ ~WLOHV REVHUYDPRV XQ alentador despertar del interés sobre el tema. Muchos apasionados nos siguen por la abrupta senda del conociPLHQWR \KD\TXLHQLQFOXVRUHLYLQGLFDGHIRUPDLQGHELGD su paternidad). Estamos orgullosos de los resultados conVHJXLGRV £\ HOOR HV SUXHED GH TXH &DOOLJDULV QR KD FDtGR HQHOROYLGR Flavio Gandini

5


capĂ­tulo

1

ÂżAprender o comprender? ÂŤLa especie de memoria que puede tener un niĂąo no queda estancada porque no se estudie en libros; retiene y se acuerda de todo cuanto ve y oye, retiene en el interior de su cabeza una idea de las acciones y los discursos de los hombres, y todo cuanto se acerca a ĂŠl es el libro con el cual, sin pensar en ello, enriquece su memoria hasta que sea capaz de aprovecharla su razĂłn.Âť Jean-Jacques Rousseau, Emilio o la educaciĂłn ,QWHUHVDUVHSRUGLVFLSOLQDV\PDWHULDVPHWDItVLFDVDGRSWDQGR XQ HQIRTXH GHVLQWHUHVDGR \ UDFLRQDO H[LJH PXFKR WLHPSR\JUDQHPSHxR6HJ~QQXHVWUDH[SHULHQFLDODODERU PiVGLItFLOKDVLGRODGHUHXQLU\UHRUGHQDUODLQIRUPDFLyQ GH IRUPD DGHFXDGD HV GHFLU comprendiĂŠndola en lugar de aprenderlaVLQPiV La distinciĂłn entre los tĂŠrminos comprender y aprender QR VH UHGXFH D XQD PHUD VXWLOH]D Op[LFD VLQR TXH UHYLVWH un papel sumamente importante. Se aprenden aquellas nociones que se memorizan en la parte consciente de nuestro cerebro: un poema puede aprenderse de memoria y del mismo modo en que ha sido registrado puede ser borrado, daĂąado o â&#x20AC;&#x201D;peor aĂşnâ&#x20AC;&#x201D; perdido. Imaginemos la zona de la memoria destinada a archi-


Samantha Fumagalli y Flavio Gandini var los elementos aprendidos como si se tratara del disco duro de un ordenador. 6LOHHPRVXQIUDJPHQWRGHXQSRHPDpSLFRRXQVLPSOH Q~PHURGHWHOpIRQR\UHSHWLPRVDFRQWLQXDFLyQODVSDODEUDV RODVFLIUDVTXHQRVLQWHUHVDQOOHJDUiXQPRPHQWRHQTXH QXHVWURFHUHEURUHWHQGUiGHIRUPDHVWDEOHODJUDEDFLyQ 6HWUDWDGHXQDLQIRUPDFLyQPHPRUL]DGDTXHSHUPDQHFHUiHQVXOXJDUVLVHUHIUHVFDRVHXWLOL]DGHYH]HQFXDQGR HQ FDVR FRQWUDULR VH LUi GLOX\HQGR KDVWD GHVDSDUHFHU por completo, al igual que el documento (archivo) de una FDUWD HVFULWD HQ QXHVWUR SRUWiWLO SHUPDQHFHUi HQ VX OXJDU VL VH FRQVLGHUD ~WLO 6L QR VH ERUUDUi SDUD GHMDU HVSDFLR D XQQXHYRDUFKLYRRELHQVHGHVHFKDUiDYHFHVLQFOXVRVLQ saber lo que contiene. Probablemente esta eliminación se SURGXFLUi HQ XQ PRPHQWR HVSHFLDO HQ XQR GH HVRV FOiVLcos y periódicos ataques de orden que nosotros llamamos, HQQXHVWURYRFDEXODULRFRORTXLDOHO©]DIDUUDQFKRGHOLPpieza». Los recuerdos conscientes se regulan de modo similar: a veces, para lograr archivar un nuevo recuerdo es necesario eliminar otro anterior. Aunque no nos damos cuenta, esto sucede a menudo, sobre todo en la edad adulta. /RV QLxRV HQ FDPELR HVWiQ PDJQtILFDPHQWH GRWDGRV SDUDDSUHQGHUSRUTXHVXViUHDVGHPHPRULD³DOHVWDUFDVL nuevas y sin colmarâ&#x20AC;&#x201D; no requieren una operación de eliPLQDFLyQGHORVGDWRVDQWHULRUHVQLXQJUDQHVIXHU]RSDUD UHJLVWUDUODLQIRUPDFLyQHQXQD]RQDEODQFDFRPRODQLHYH Pruebe usted también a recordar y olvidar voluntariaPHQWHXQQ~PHURGHWHOpIRQR9HUiTXHQRVRQQHFHVDULRV muchos intentos para lograr recordar una secuencia de FLIUDV VyOR GXUDQWH HO WLHPSR QHFHVDULR SDUD PDUFDUOD \ GHVSXpV ROYLGDUOD /DV SULPHUDV YHFHV SDUHFHUi TXH HV necesario memorizar otro número para eliminar el ante8


¿Aprender o comprender? ULRUSHURGHVSXpVHVDIXQFLyQVHHIHFWXDUiGHIRUPDDXWRPiWLFD\GLUHFWD £%LHQ ¢< TXp SDVD FRQ OD FRPSUHQVLyQ" /R TXH FRPprendemos no lo olvidamos nunca. Para aprender a montar en bicicleta, por ejemplo, son necesarias la memorización y comprensión de las sensaFLRQHVItVLFDVGHXQHTXLOLEULRGLVWLQWRDOGHDQGDU Esa capacidad de controlar dicho equilibrio, en principio no natural, la comprendemos interiormente, y de igual modo, aprenderemos también a nadar sin tener que borrar la capacidad de pedalear sobre dos ruedas. Es algo que permanece, como bien sabemos, aunque no volvamos a usar una bicicleta en años. La comprensión se sirve de procesos útiles e imprescindibles para generar el aprendizaje, y para ello, interviene una SDUWHGHODPHPRULDGLIHUHQWHDODTXHVHXVDSDUDDSUHQGHU Digamos para empezar que el contenedor destinado a recoger los elementos comprendidos posee seguramente una capacidad mayor que el anterior; de hecho, parece casi ilimitado. Se parece mucho a una gran biblioteca de &'520 FX\R Q~PHUR SXHGH DXPHQWDU KDVWD HO LQILQLWR (Q FDPELR UHFXSHUDU OD LQIRUPDFLyQ TXH QHFHVLWDPRV SXHGHUHTXHULUXQWLHPSRGHE~VTXHGDDOJRPiVODUJR Pongamos otro ejemplo: tratemos de recordar una de esas veces en las que tuvimos «en la punta de la lengua» el QRPEUHGHXQDSHUVRQDSHURSRUDOJXQDH[WUDxDUD]yQQR FRQVHJXLPRVUHFXSHUDUHVDLQIRUPDFLyQGHQXHVWUDPHPRULD 5HFRUGiEDPRV SHUIHFWDPHQWH FXiQGR OD FRQRFLPRV su rostro se nos quedó impreso en nuestra mente, incluso KDEUtDPRVVLGRFDSDFHVGHGHFLUHQTXpWUDEDMDED\GyQGH pasaba sus vacaciones, ¡pero éramos incapaces de recordar VX QRPEUH 6XHOH SDVDU TXH FXDQGR QRV FRQFHQWUDPRV HQ recuperar un dato de nuestro archivo mnemónico es como 9


Samantha Fumagalli y Flavio Gandini si este permaneciera inaccesible. Sin embargo, en cuanto desviamos la atención del asunto diciendo «¡no importa, ya PHYHQGUiDODFDEH]DªODLQIRUPDFLyQYXHOYHDHVWDUGLVponible para nosotros. Ello prueba el hecho de que lo que hemos se queda grabado en una memoria a largo plazo, inconsciente, y que el acceso a los datos no se obtiene siempre a través de un HVIXHU]R FRQVFLHQWH VLQR TXH SXHGH UHTXHULU XQ SURFHGLPLHQWRHVSHFtILFR£FDVLRSXHVWRDOGHODFRQFHQWUDFLyQ $GHPiVXQDIDFXOWDGGHODPHPRULDLQFRQVFLHQWH DSDUWHFRPR\DVHKDGLFKRGHVXHQRUPHH[WHQVLyQ HVODFDSDcidad de registrar asimismo muchas percepciones que no han quedado «captadas» por la mente consciente: por tanto, HQ HOOD VH LQFOX\HQ KHFKRV R VLWXDFLRQHV TXH QR FUHtDPRV KDEHUYLVWRQLRtGR(VWHHVXQRGHORVPRWLYRVSRUORVTXH resulta inevitable sorprenderse con algunos contenidos inconscientes. &RQOD'HUPRUUHIOH[RORJtDWUDEDMDUHPRVHVSHFLDOPHQWH en esta clase de nociones guardadas en el inconsciente, que han quedado impresas sin ayuda de una operación intelectual consciente. Precisamente las reacciones que VXUJHQ GH HVWH WLSR GH UHFXHUGRV VRQ ODV PiV GLItFLOHV GH «tratar», porque sus causas pertenecen a un terreno poco conocido. Ahora, no obstante, contamos con un instruPHQWRSUiFWLFR\VHQFLOORSDUDDFFHGHUDHOODV < SUHFLVDPHQWH FRKHUHQWHPHQWH FRQ ORV FRQFHSWRV TXH DFDEDPRV GH H[SRQHU VREUH OD FRPSUHQVLyQ SURIXQGD VXJHULPRV D ORV OHFWRUHV TXH VH DGHQWUHQ SURIXQGDPHQWH HQORVVHFUHWRVGHOD'HUPRUUHIOH[RORJtDVLQOLPLWDUVHDXQ PHUR DSUHQGL]DMH GH QRFLRQHV 6ROR DVt VHUi SRVLEOH HYDOXDUFRQVHQWLGRFUtWLFRORTXHVHKDDSUHQGLGROOHYDUORDOD SUiFWLFD\FUHDUHQQXHVWURLQWHULRUXQQ~FOHRUHVLVWHQWHGH auténtico conocimiento. 10


¿Aprender o comprender? (VRIXHORTXHKLFLPRVFXDQWRWXYLPRVDFFHVRDORVSULmeros conocimientos teóricos y realizamos las primeras LQYHVWLJDFLRQHV 'H KHFKR ORV IXQGDPHQWRV SXUDPHQWH WHyULFRV WDPELpQ SXHGHQ IRUPDU SDUWH GH OD LQPHQVD ELEOLRWHFDGHGDWRVFRPSUHQGLGRV(QWDOFDVRQRQRVVHUi GLItFLO LPDJLQDUQRV ODV LGHDV FRPR VL WXYLHVHQ FXHUSR \ UHFRQRFHU SHUFHSFLRQHV VLPLODUHV HQWUH Vt HVWDEOHFLHQGR VLPLOLWXGHV\GLIHUHQFLDV <SUHFLVDPHQWHJUDFLDVDHVDFDSDFLGDGGHODTXHWRGR ser humano dispone, hemos podido integrar muchos conoFLPLHQWRV TXH KDEtDPRV DSUHQGLGR DQWHULRUPHQWH FRQ ODV QXHYDVIURQWHUDVTXHKHPRVWHQLGRTXHVXSHUDUGHVGHTXH conocimos a nuestro personaje misterioso.

11

Dermorreflexología  

S. Fumagalli y F. Gandini Blossomingbooks

Dermorreflexología  

S. Fumagalli y F. Gandini Blossomingbooks

Advertisement