Page 1

UN VIAJE DE 10.000 AÑOS: DESDE UN ENCLAVE COMERCIAL HASTA UN MAJESTUOSO PUERTO MARÍTIMO Anne Millard • Steve Noon


Contenido A Dorling Kindersley Book Título original: A Port Through Time Traducción: Almudena Frutos Velasco Coordinación de la edición en lengua española: Cristina Rodríguez Fischer

4–5 Historia de un Puerto

10–11 Ampliación de horizontes (h. 1190)

6–7 Bajo el Imperio romano (h. 150 d. C.)

12–13 Diversión en la feria (h. 1450)

8–9 Un nuevo comienzo (h. 950)

14–15 Nuevo mundo, nuevas mercancías (h. 1590)

Primera edición en lengua española 2007 © 2007 Art Blume, S.L. Av. Mare de Déu de Lorda, 20 - 08034 Barcelona Tel. 93 205 40 00 Fax 93 205 14 41 E-mail: info@blume.net © 2007 Dorling Kindersley Limited, Londres I.S.B.N. (10): 84-9801-154-X I.S.B.N. (13): 978-84-9801-154-8 Impreso en Malaisia Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, sea por medios mecánicos o electrónicos, sin la debida autorización por escrito del editor.


16–17 Nueva riqueza, antiguos problemas (h. 1630)

22–23 Industria e imperio (h. 1890)

28–29 Un mundo de comercio

18–19 Piratas y beneficios (h. 1690)

24–25 Lujo y depresión (h. 1930)

30–31 Embarcaciones a lo largo del tiempo

20–21 El precio de las ganancias (h. 1770)

26–27 Negocios y placer (en la actualidad)

32 Índice


Historia de un puerto Hace aproximadamente 10.000 años acabó la Edad de Hielo y surgieron nuevas plantas y animales que se extendieron por toda Europa, seguidos por el hombre, que se adaptó rápidamente a las condiciones más cálidas. Esta historia transcurre en la costa, a lo largo de la orilla resguardada de una amplia bahía natural, y explica por qué este lugar especial evolucionó a lo largo del tiempo hacia un puerto floreciente. Se centra en las distintas embarcaciones y mercancías que pasaron por el puerto y en los vínculos comerciales forjados con personas y lugares de todo el mundo. La historia sigue la suerte que corrió el puerto y la gente que aquí vivió durante los buenos y los malos tiempos, y muestra cómo varió a lo largo de la historia cuando cambiaron las necesidades, los gustos y las oportunidades.

LEYENDA Bosque

Playa

Tierra firme

Marismas

Puerto natural

A lo largo de la costa el mar es poco profundo, pero tiene mucha profundidad más afuera, en la bahía. Las marismas se extienden alrededor de la desembocadura del río y muchos pájaros viven entre sus juncos. La altura de la tierra asciende desde la orilla, y en este terreno más elevado crece un bosque espeso, hábitat de muchos animales y pájaros.

Vista aérea de la bahía

Cazadores de la Edad de Piedra (hace aproximadamente 9.000 años)

Primeros agricultores (hace aproximadamente 5.000 años)

Todos los veranos, una tribu de cazadores-recolectores acampa en las orillas de la bahía. Es un buen lugar, cobijado de las tormentas. Hay agua fresca para beber y aves, y sus huevos, para comer. Los miembros de la tribu cazan y recogen plantas y frutos en el bosque. Pescan desde canoas fabricadas con troncos de árboles ahuecados y recogen marisco. En invierno se desplazan hacia el interior e intercambian conchas, muy preciadas, por otras mercancías de las tribus que se encuentran allí.

Cuando los conocimientos sobre la agricultura se extendieron por Europa, una tribu se estableció en la bahía en la que habían acampado sus antepasados. Los representantes de una tribu que se encuentra más al interior navegan río abajo trayendo sílex de la mejor calidad de sus minas para intercambiarlo por pescado seco, cestas de juncos y otras mercancías. Hay representantes de una tercera tribu que viven alejados más abajo en la costa y llegan en barco para unirse a esta actividad comercial.

4


Jarra de la Edad del Hierro Joyas de la Edad del Bronce

Los arqueólogos han encontrado ejemplares de joyas hábilmente trabajadas, como estos brazaletes de oro, realizadas por herreros en la Edad del Bronce.

Además de herramientas prácticas y armas, los herreros de la Edad del Hierro creaban objetos de gran valor. Esta jarra de bronce, decorada con coral, se utilizó para echar el vino, la cerveza o el aguamiel en los banquetes. Debió de ser un objeto de trueque de mucho valor.

Edad del Hierro (hace aproximadamente 2.300 años)

Edad del Bronce (hace aproximadamente 3.500 años) El hombre ha descubierto cómo trabajar el oro y cómo conseguir bronce con cobre y estaño. La aldea tiene dos herreros muy cualificados (un padre y su hijo). Los comerciantes recorren largas distancias para comprar sus herramientas, sus armas y sus joyas. El aumento de comercio hace que la aldea y su jefe sean más ricos y respetados. Ahora controlan las tierras inmediatas que rodean la bahía. Nuestros aldeanos viajan también a grandes distancias para comprar estaño y piedras de dureza especial destinadas a fabricar utensilios para moler el grano. También hacen expediciones para extraer grandes bloques de piedra con el fin de construir monumentos en los que honrar a sus dioses y diosas y a sus antepasados muertos.

El hombre ha descubierto cómo trabajar con el hierro, que es mucho más resistente que el bronce. Algunas mercancías se comercian por toda Europa y se transportan por tierra, por río o a lo largo de la costa. La bahía es popular porque proporciona amarres resguardados. Los aldeanos han construido un muelle con escombros cercados con madera en el que pueden amarrar barcos grandes. Ocasionalmente, reciben incluso la visita de aventureros del mundo mediterráneo que truecan vino y artículos de lujo por pieles, ámbar, telas, esclavos y cualquier metal que les vendan los aldeanos.

¿Quién es? Hay un hombre con muy mala suerte y propenso a los accidentes (también lo son todos sus descendientes). Sigue los desastres que les ocurren a lo largo de los siglos. Es fácil encontrarlos: van vestidos de rojo, amarillo y verde. Para comprobar si los has encontrado, consulta la página 32. 5


Busca los cuernos que se utilizan para fabricar peines.

Si importan piedras de dureza especial para moler el grano y convertirlo en harina.

Un nuevo comienzo

(h. 950)

Muchos invasores extranjeros se han establecido en el puerto y se han mezclado con la población local. El cristianismo, que se convirtió en la religión oficial del último período del Imperio romano, ha sobrevivido a su caída. La Iglesia es cada vez más rica y poderosa. Un señor gobierna la zona en nombre del rey y un jefe dirige los asuntos diarios del puerto. El señor cobra impuestos a la población a cambio de protección contra los invasores vikingos y contra otros señores vecinos hostiles. La mayoría del comercio es local, aunque se importan algunas mercancías exóticas para los ricos. Se exporta principalmente grano, pescado, miel, pieles, lana y sal.

Barco para la fiesta nupcial

Pesca Marfil y vino importados

Embarcadero

Lana

Peregrinos

Tiñendo ropa El pescado se pesca y se conserva, y se exporta después a las ciudades vecinas.

El agua del mar se hierve para conseguir sal, que se utiliza para conservar la carne y el pescado.

Secando pescado

Confección de barriles Empajadores

Sal

Telas Baño Cestas Objetos de piel

Fabricante de abalorios Alimentos curados

Joyería

Miel Abalorios de cristal

Marfil y hueso

Salando pescado

Moliendo grano

Pescado

Pescaderas Grano Ladrón de manzanas

6

Estos peregrinos embarcan hacia Tierra Santa, un viaje sumamente difícil y peligroso.

Una princesa rica de un país vecino llega con objeto de casarse con el rey.


Los prisioneros, ya sean de la zona o vikingos, se venden en el mercado de esclavos.

Algunos vikingos son pacíficos y han venido para comerciar con mercancías exóticas traídas de Oriente.

Estacada de defensa

Construcción de barcos Mercader vikingo

Barco de guerra vigilando la costa Barco de un mercader

Herrero Fabricación de sal

Vino y grano

Residencia del jefe de la aldea

Curtiduría Cerámica

Pieles Cetrería

Los misioneros cristianos viajan para convertir a los paganos en el extranjero.

Fuerte

Almacén Carpintero

Secando pescado

Vidrieras

Vino Balanzas

Hilando Cristal

Mercado de esclavos

Seda

Bronce

¿Cuántas ruinas romanas puedes ver?

Telar

Pieles

Armas de hierro

Cabezas de hachas Iglesia

Lana Piedras para moler

Sacerdote

Mercaderes locales

7

Misioneros El vidrio de colores es tan escaso y tan caro que sólo la Iglesia puede permitírselo.

El señor emplaza guerreros a caballo en un fuerte de madera, preparados para la defensa.


¡Barco a la vista! Lánzate a la aventura de conocer un puerto con diez mil años de historia. Desde un enclave de la Edad de Piedra hasta un moderno puerto deportivo, verás todos los cambios y el crecimiento que experimenta el puerto y descubrirás cómo era la vida en este lugar en cada época. ¿Eres capaz de encontrar a lo largo de las páginas al habitante del puerto y a sus descendientes que siempre tienen la negra?

ISBN (10) 84-9801-154-X ISBN (13) 978-84-9801-154-8

9

788498 011548

Un puerto a través del tiempo  

Cada doble página, dedicada a una época histórica, incluye un texto general que sitúa el puerto en su contexto y ofrece unas pinceladas para...