Page 1

ROSTRO FEMENINO:

Una mujer apasionada por Cristo

| TESTIGO:

Julio - Septiembre 2015 | AÑO LXV | EDICIÓN 466

Revista de formación y animación misionera

Un Mártir de la Iglesia de los pobres

¡Toda para Jesús Nada para mí! Beata Irene Stefani


Galería Hermana Irene Stefani, Misionera de la Consolata

Oración a la beata Hermana Irene O Dios nuestro Padre, que en cada época llamas a frágiles creaturas a colaborar contigo para construir tu reino de amor, Danos un ardiente celo como el de la Beata Irene Stefani, Para el anuncio del Evangelio de salvación Recuérdate Señor, de su incansable carrera Para llevar alivio a cada sufrimiento, En tu compasión socorre las personas que te encomendamos. Te lo pedimos por Jesucristo por ella intensamente amado, y fielmente servido en la Misión. Amén.


Sumario Llamados a ser discípulos de Jesús Por: P. antonio gabrieli, imc

4 | Buzón Misionero

Nuevo logotipo para IMC en Argentina Por: Redacción

5 | actualidad 1

La alegría de ser consagrados Por: p. jairo calderón, imc

7 | Testigo

San Romero de América Por: p. Rubén López, imc

8 | nuestra presencia

Con el corazón en el sur de África Por: la redacción, imc

11 | Ficha 42 | rincon joven

Navegantes de la vida Por: p.Mauricio Guevara, imc

Campeones de la fe Por: Joseph mbarire

15 | Noticias

Misión: Un estilo de vida Por: la redacción, imc

16 | Rostro femenino

Una mujer apasionada por Cristo Por: p. Hna. Celia Cristina, mc

18 | testigo

Un mártir de la Iglesia de los pobres Por: la redacción, imc

21 | biblia y misión

Bastón en la mano, sandalias en los pies y siempre en la brecha Por: p Luis Manco, imc

Costo por ejemplar: $15.– Costo de la suscripción anual: $100.– costo con Colaboración: $150.–

Llamados a ser discípulos de Jesús Cuando le preguntaron al Papa porque insistía tanto para que todos los fieles cristianos fuéramos a las periferias, el Papa contestaba diciendo que la perspectiva del mundo es distinta si la miramos desde la periferia o desde el centro. Es necesario mirar todo a partir de la periferia. Es necesario ir a la periferia para conocer de verdad la vida de la gente. Hoy Dios nos pide esto: salir del nido que nos contiene para ser enviados. Es seguramente uno de los temas más presentes en las intervenciones del Papa Francisco: salir al encuentro del otro para que la Iglesia, y en ella la vida consagrada, rompa la auto-referencialidad que la puede atrofiar y hacer insignificante para los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Es el hilo conductor de todos los discursos del Papa. Nos recuerda con fuerza en toda ocasión el envío misionero de Jesús a sus discípulos: “Vayan y anuncien la Buena Nueva a todas las naciones” (Mc 16,15) En este número de Misiones Consolata hablaremos de Mons. Oscar Romero y de la Hermana Irene Stefani, beatificados el 23 de mayo. La Iglesia los propone como modelos de entrega y de servicio por su indiscutible testimonio evangélico. Con estas beatificaciones quedan reivindicados cientos de obispos, curas, religiosos y religiosas, catequistas… que han entregado su vida por haber sabido ver el rostro de Cristo crucificado en los pobres y haberse puesto del lado de los más oprimidos. El Arzobispo Mons. Romero, mártir de El Salvador, asesinado por los escuadrones de la muerte el 24 de marzo de 1980, mientras estaba celebrando la misa, fue un fiel seguidor del Evangelio un hombre de Dios y de la Iglesia, un pastor ejemplar y un profeta. Nos enseña a optar siempre y sin miedo por los más pobres. Él había escrito: “El martirio es una gracia que no merezco. Pero si Dios acepta el sacrifico de mi vida, quiero que mi sangre sea semilla de liberación para mi pueblo y un testimonio de esperanza para el futuro”. En 2007, el entonces cardenal Bergoglio pronunció lo siguiente: “Si yo fuera Papa, beatificaría a Romero mañana. Pero nunca llegaré a ser Papa”. La Beata Irene Stefani, la madre de la misericordia, misionera de los pobres, el ángel de la caridad –así la llamaban. Es una joven misionera de la Consolata que ha vivido su intensa consagración a Dios en la misión entre los más necesitados en Kenia. Ha dado testimonio de una caridad extraordinaria, caridad hecha de ternura y misericordia que le mereció el título de “Nyaatha”, o sea madre de misericordia. “La misionera es aquella que tiene un corazón para amar, manos para ayudar, boca para anunciar y… eso es todo”. Todos somos llamados a ser discípulos misioneros de Jesús.

Rostro Editorial femenino

3 | Editorial

P. Antonio Gabrieli, imc

3


IO N E S I M N Ó Z U B

RO

¡Nuevo logo para los Misioneros de la Consolata en Argentina!

Staff

Un logotipo es un signo gráfico visible que simboliza la misión y los valores de una institución. Sirve para unificar, asociar e identificar a un grupo de personas que trabajan con un mismo fin y bajo un mismo nombre. En Argentina los misioneros de la Consolata queremos unirnos en un mismo lenguaje visual con una imagen simbólica que nos represente. Por eso nace la propuesta de María Consolata diseñada en trazos modernos y pintada con los colores misioneros de los cinco continentes que revelan nuestra vocación y misionariedad, existimos para llevar la consolación de Jesús al mundo entero. 3º El color blanco: nos recuerda a la La palabra Consolata es nuestro nomraza blanca, originaria del continente bre y apellido nos decía nuestro fundador europeo y al color de las vestiduras del el Beato José Allamano, quien nos pedía Papa, que también tiene en él su sede. no traducirlo a ninguna otra lengua. Todo 4º El color azul: nos habla de Oceanía, con aquel que se encuentre con este logotipo sus miles de islas esparcidas en las descubrirá la misión en sus diferentes maazules aguas del Océano Pacífico. nifestaciones (evangelización, animación, 5º El color amarillo: nos trae a la educación, promoción humana) realizada por memoria el Asia, poblado en gran las manos de los Misioneros de la Consolata parte por razas de este color. al servicio de la Misión con más de 50 años en Argentina. Consolata como único nombre y apellido que identifica el carisma de la obra de los 1º El color verde: nos recuerda Misioneros. las verdes selvas habitadas por Estamos sumamente alegres de contar nuestros hermanos africanos. con un símbolo nuevo para los Misioneros de 2º El color rojo: nos simboliza la sangre la Consolata en Argentina. Le damos las graderramada por los mártires que dieron cias al Colegio Ntra. Sra. de la Consolata de su vida durante la evangelización Mendoza por pergeñarlo y compartirlo. del continente Americano.

Propietario: Instituto Misiones Consolata www.consolata.org.ar Registro Propiedad Intelectual N° 5077185

Edición: N° 466 Julio-Septiembre Año LXV Director: P. Marcelo De Losa, IMC Redacción: Misiones Consolata Miembro de PREMLA

Colaboradores: P. Calderón Jairo, Hna. Cristina Celia, P. Gabrieli Antonio, P. López Rubén, P. Guevara Mauricio, P. Manco Luis, Mbarire Joseph. Fotos: Archivos IMC , Agencias, Internet, Revista Misiones Consolata Dirección y Administración: José Bonifacio 1774 [1406] – C. A .B. A admregional@consolata.org.ar Tel: (011) 4632-3940

Correspondencia: Revista Misiones Consolata C.C. 2 – Suc. 11 – [1411] – C. A .B. A . info@consolata.org.ar Diseño: Chivi Dinard chiviveca@gmail.com Impresión: Mundial S.A. Cortejarena 1862 , CABA


Por: P. Jairo Calderón, imc

La alegría de ser consagrados

la alegría de ser consagrados

“¿Qué espero en particular de este Año de la Vida Consagrada?”, se pregunta el Papa Francisco y nos preguntamos nosotros también. Que sea siempre verdad: “Donde hay religiosos que haya alegría”. Que la auténtica fraternidad vivida en nuestras comunidades alimente nuestra alegría. Que nuestra entrega total al servicio de la Iglesia, las familias, los jóvenes, los ancianos, los pobres, nos realice como personas y dé plenitud a nuestra vida. Que entre nosotros no se vean caras tristes, personas descontentas e insatisfechas, porque “un seguimiento triste es un triste seguimiento”. Precisamente, en esto deberíamos encontrar la perfecta alegría y aprender a reconocer el rostro de Cristo que se hizo en todo semejante a nosotros. Y, por lo tanto, sentir la alegría de sabernos semejante a él que no ha rehusado someterse a la cruz por amor a nosotros. En una sociedad que ostenta el culto a la eficiencia, al estado pletórico de salud, al éxito, y que margina a los pobres y excluye a los perdedores, podemos testimoniar con nuestras vidas la verdad de las palabras de la Escritura: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2 Co 12,10). Bien podemos aplicar a la vida consagrada aquello de la exortación

apostólica Evangelii Gaudium: “La Iglesia no crece por proselitismo, sino por atracción” (n. 14). Sí, la vida consagrada no crece cuando organizamos bellas campañas vocacionales, sino cuando los jóvenes que nos conocen se sienten atraídos por nosotros, cuando nos ven felices. Tampoco su eficacia apostólica depende de la eficiencia y el poderío de sus medios. Es la vida que debe hablar, una vida en la que se trasparenta la alegría y la belleza de vivir el Evangelio y de seguir a Cristo.

¿ qué es la alegría cristiana ? Benedicto XVI la definió así: “La alegría cristiana se sostiene en esta certeza: Dios está cerca, está conmigo, en la alegría y el dolor, en la salud y la enfermedad, como amigo y esposo fiel. Y esta alegría permanece en la prueba, en el mismo sufrimiento, y no se queda solo en la superficie, sino que está en el fondo de la persona que a Dios se confía y en Él confía”. Como ejemplo de esta alegría cristiana en medio de las pruebas, el Papa destaca la figura de Santa Teresa de Calcuta, quien “vivía cotidianamente en contacto con la miseria, la degradación humana, la muerte. Su alma ha conocido la prueba de la noche oscura de la fe, y a pesar de ello siempre tuvo para todos la sonrisa de Dios”.

Actualidad

Estamos llamados a experimentar y demostrar que Dios es capaz de colmar nuestros corazones y hacernos felices sin necesidad de buscarla en otro lado.

la alegría en la sagrada escritura

La Sagrada Escritura es un canto a la alegría: • Génesis: “Y vio Dios todo lo que había hecho: y era muy bueno” (Gn 1, 31) • Isaías: “Como un joven se casa con su novia, así te desposa el que te constituyó, la alegría que encuentra el esposo con la esposa la encontrará tu Dios contigo” (Is 60,15; 62, 5) • San Lucas: “El ángel le dijo: No teman. Miren les doy una Buena Noticia, una gran alegría para todo el pueblo” (cf. Lc 2, 10). • Los evangelios: Exaltan la alegría del sembrador y del segador; la del hombre que descubre un tesoro escondido; la del pastor que encuentra la oveja perdida o de la mujer que halla la dracma; la alegría de los invitados al banquete, la alegría de las bodas; la alegría del padre cuando recibe a su hijo, al retorno de una vida de pródigo; la de la mujer que acaba de dar a luz un niño. • La alegría pascual: No es solamente la de una transfiguración posible: es la de una nueva presencia de Cristo resucitado, dispensando a los suyos el Espíritu, para que habite en ellos. Así el Espíritu Consolador es dado a la Iglesia como principio inagotable de su alegría y como fuerza infinita del amor que nos maniene unidos en Cristo glorificado.

5


signos de la alegría

Actualidad

de un consagrado

6

1. La alegría de ser persona: “El Hombre es el único ser amado y pensado por Dios”. Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios. Antes de entrar en una comunidad somos personas. Por ello en un consagrado no debe haber nada de complejo de inferioridad, lejos de los consagrados expresiones como estas: “yo no valgo nada, yo no sirvo para nada, yo soy un obstáculo para mi comunidad, a mí no me tienen en cuenta, todos me miran extraño”. Debemos reconocer que sólo sobre una persona se construye un consagrado. Las fallas en nuestra vida consagrada, son fallas en ser persona, porque no pulimos nuestro temperamento, no tenemos dominio de nosotros. ¡Alégrate eres persona! 2. La alegría de ser llamados: “Yo te he llamado por tu nombre, eres mío, me perteneces” (Is 43, 1). “Oí una voz que decía a quién enviaré, quien irá de parte nuestra. “heme aquí envíame a mí” (Is 6,8). “N0o me habéis vosotros elegido fui yo quien los elegí” (Jn 15, 16). Sorprendidos muchas veces uno se pregunta porque a mí? ¿Qué vio Dios en mí para llamarme? ¿No había en mi casa gente mejor? Repasemos nuestra historia personal, vocacional, cuánta gente a nuestro lado y, sin embargo, me llama a mí y le decimos al Señor, ¿porque a mí? “El Señor lo que quiere lo hace” (Sal 134). “Llamó a los que él quiso” (Mc 3, 13). ¿No les parece un motivo de alegría, no es para saltar de gozo y con la Virgen María decir: “El Poderoso ha hecho obras grandes por mí”? (Lc 1, 49) 3. La alegría de servirle con un carisma concreto. Las comunidades religiosas, son los diferentes rostros de Cristo y de la Iglesia. Pablo afirma:

“El cuerpo es uno, cada miembro es importante” (1 Cor 12, 12). Unos se dedican a servir con alegría en la educación, los enfermos, los ancianos, niños, jóvenes, pobres, etc. Se es doblemente consagrado en la enfermedad y el sufrimiento. Las preguntas que en este momento me tengo que hacer son: ¿Me siento feliz con mi carisma? ¿Con mi comunidad? ¿Hago posible la vida de mi comunidad o soy un obstáculo? ¿En un cambio, veo que el Señor me llama a otro servicio? Los cambios duelen, pero engendran una nueva alegría porque confirman el llamado del Señor. Como nos recuerda el Beato José Allamano, nuestra preocupación no debe ser solamente nuestro carisma, sino buscar la meta que es la santidad. 4. La alegría de mostrarle al mundo que vivo feliz. Un medio concreto de mostrar que vivo feliz es con la puesta en práctica de los consejos evangélicos. Frente a un mundo que persigue la libertad, que pide no tener normas, los consagrados proclaman la Obediencia pronta y alegre. Es preguntarle a Dios que quiere de mí, con un nombramiento, con este encargo. Frente a un mundo de consumo: que tiene como lema utilice y tire a la basura, o amigo cuánto tienes cuánto vales, los consagrados proclaman la Pobreza, a ejemplo de Cristo que se hizo pobre por nosotros. No es que vivamos arruinados

sino que sepamos utilizar las cosas en tanto y cuanto nos acercan o nos alejan de Dios. Frente a un mundo erotizado, que banaliza la sexualidad, que tiene como lema: Conocerse – besarse – acostase, los consagrados vivimos la Castidad que es cuidar un amor puro, que es el Señor. Llevar bien nuestra castidad, para que la gente nos vean felices, no amargados como añorando cosas. 5. La alegría que contagia. La Samaritana contó lo que le había dicho el Señor. La mujer al encontrar la moneda, hizo una fiesta. El pastor al recuperar la oveja, la cargó en sus hombros. Los discípulos al ver al resucitado, se llenaron de alegría. Pensemos. Con mi vocación, con mi carisma, ¿soy motivo de alegría? ¿Quién me ha dicho “Hermano, qué tengo que hacer para entrar en su comunidad?” Los que visitan nuestras casas, parroquias, casa de formación, ¿experimentan algo diferente? ¿O todo lo ven igual? Decía el papa Benedicto XVI: “El mejor testimonio para un joven es ver a un sacerdote alegre y comprometido con su misión”. Recordemos que los consagrados tristes, aburridos, desmotivados no atraen, para qué una vocación así. No tenemos fórmulas mágicas, no debemos caer en pesimismo contagioso, ni alentar espejismos triunfalistas. Sólo la fe en Dios y la alegría que los demás ven en nosotros, es el signo para evangelizar.


Por: P. Rubén López, imc

San Romero de América Oscar Arnulfo Romero nació el 15 de Agosto de 1917 en una familia típica salvadoreña. Su padre Santos Romero era empleado del Correo y su madre, Guadalupe, se dedicaba a las labores domésticas. Fue descubriendo su vocación sacerdotal a partir de la visita a un amigo que estaba en el Seminario. Y a los 13 años entró en el Seminario Menor. Después, lo enviaron a estudiar a Roma donde pudo constatar los estragos que produce la guerra, ya que en esos años se vivía en Europa la Segunda Guerra Mundial. En Roma tuvo como maestro suyo al Cardenal Montini —que sería más tarde el Papa Pablo VI—, quién lo nombro obispo, acompañó, animó y defendió cuando debido a su compromiso con la Justicia lo acusaban de obispo comunista. Se ordenó sacerdote el 4 de abril de 1942, cuando tenía 24 años. Su trabajo pastoral estuvo siempre marcado por una gran entrega a la gente y por responder con muchas iniciativas a las necesidades de los más pobres. En 1970 es nombrado obispo auxiliar de San Salvador y luego, por unos pocos años, fue obispo de una diócesis del interior de su país. Un hecho que muestra su actitud pastoral de ese tiempo fue lo que se llamó la Masacre de Tres Calles, donde los militares de la Guardia Nacional asesinaron a cinco campesinos. Romero fue a consolar a las familias,

celebró una misa por las víctimas, pero cuando los sacerdotes del lugar le pidieron que haga una denuncia pública, él optó por una carta privada —aunque enérgica— dirigida al presidente de la República que era un amigo suyo. El 3 de Febrero de 1977, Pablo VI lo nombró Arzobispo de San Salvador. Algunos sectores de la Iglesia salvadoreña lo consideraban como el candidato de los sectores conservadores que deseaban “contener” a los sectores de la Iglesia que defendían la opción por los pobres. En los meses previos a asumir su cargo, el gobierno había expulsado a varios sacerdotes y religiosos y a los pocos días de comenzar su misión de arzobispo fue asesinado por los escuadrones de la muerte el padre Rutilio Grande, jesuita. Rutilio era conocido y amigo de Romero. Este fue el momento en que el arzobispo completa su misión de pastor con la dimensión del Profeta. Ya no fue la carta privada sino la denuncia pública, la excomunión a los autores y su decisión de no asistir a ninguna reunión del gobierno, ni siquiera a la asunción del nuevo presidente, un gesto que fue criticado por otros obispos salvadoreños y hasta por el mismo Nuncio apostólico. Desde entonces, puso la Arquidiócesis al servicio de la Justicia y la reconciliación. Abrió las puertas de la Catedral y dio refugio a los campe-

sinos que venían huyendo de la violencia, por la que denunció tanto al gobierno militar como a los grupos armados de izquierda. A inicios del 1980 envió una carta al presidente de Estados Unidos pidiéndole que cancelara toda ayuda militar, pues fortalecía un poder opresor. El Domingo de Ramos de ese año, en su homilía dirigida especialmente a los militares y miembros de las fuerzas de seguridad, proclamó: “Ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: No matarás”. El lunes Santo, el 24 de marzo de 1980, fue asesinado mientras ofrecía una Misa en la Capilla del hospital de la Divina Providencia. Un disparo de un mercenario impactó en su corazón momentos antes de la consagración. Durante los funerales de Romero, donde asistieron más de cien mil personas y se realizaron en la plaza frente a la Catedral, se detonó una bomba, hubo disparos, provocando el pánico y el caos entre la multitud, y no se pudo terminar de llevar los restos de Romero para ser sepultado en la Catedral. Pasaron varios años en que el proceso para hacerlo santo quedó frenado ya que algunos decían que lo habían matado por política y no a causa de su fe cristiana. Otros, sin embargo, lo empezaron a llamar San Romero de América.

Testigo

Mártir a causa del Evangelio y que es un intercesor más de esta Iglesia Latinoamericana que quiere estar al servicio de la justicia y la reconciliación.

7


Nuestra presencia

Por: La redacción, imc

8

Con el corazón en el sur de África De paso por Argentina, hablamos con Mons. José Luis Ponce de León, misionero de la Consolata, y nuevo obispo de Swazilandia Se trata de un pequeño reino en el sur de África, con 1,2 millones de habitantes, y una sola diócesis. Allí, la Iglesia Católica es una minoría aunque tiene una presencia fuerte en escuelas, clínicas y un hospicio, y en el

de Manzini. Y Francisco me nombró obispo de Manzini y me dejó como administrador de Ingwaguma hasta que nombre a un sucesor. Desde enero del año pasado soy el quinto obispo de la diócesis de Manzini que

Swazilandia tiene dos capitales: Mbabane (sede administrativa) y Lobamba (sede real y legislativa). En Mazini, la ciudad más poblada, está la sede del Obispado. Hasta 1968, el país estaba bajo el Protectorado de Gran Bretaña. Ese año se declaró la independencia y en 1973, el rey Sobhuza II, abolió la Constitución, prohibió los partidos políticos, disolvió el Parlamento y cambió el sistema de gobierno: hay asambleas tribales (Tinkhundla), un nuevo Parlamento (Libandla), y un Liqoqoo o Consejo Supremo. campo de refugiados. También, nos contó la realidad social y política que vive la región. Y del impacto que causó el Papa argentino entre los obispos africanos. En este momento, ¿trabajás en Manzini e Ingwavuma al mismo tiempo? Sí. Hace 6 años fui nombrado obispo del Vicariato de Ingwanguma. A fines de agosto de 2012, murió el obispo de Manzini y la Santa Sede —estaba Benedicto XVI— me pideron tomar cargo como administrador de esa diócesis. Entonces, era obispo de Ingwavuma y adminsitrador

abarca a todo el país. Fue un cambio de país y también un cambio de contexto, historia y códigos. ¿La iglesia Católica qué presencia tiene? El porcentaje de cristianos es alto pero la Iglesia Católica representa un 5%. Es una minoría pero es muy conocida porque hay 60 escuelas católicas (47 primarias y 13 secundarias), 7 clínicas, 1 hospital, 1 hospicio (Hope House), y está el campo de refugiados que si bien es un acuerdo entre el gobierno y las Naciones Unidas, lo lleva adelante Cáritas.

¿Quiénes son los refugiados? El campo pasó por varias etapas, según la historia. Hoy tenemos refugiados de la región de los Grandes Lagos: Ruanda, Burundi, Etiopia, Uganda, Congo. Hay unas 350 personas que llega; el centro se hace cargo de ellos por seis meses mientras buscan cómo organizarse. Ven que Swazilandia es un país estable y posiblemente por eso vayan ahí. Hay familias enteras, con gran cantidad de chicos. No tengo idea de cómo cruzan todo el continente para llegar ahí. También hay personas de Somalia, algunos que antes se habían instalado en Sudáfrica y se fueron debido a que cada tanto hay problemas de xenofobia. Empezaron en el 2008, después los tuvimos al final del Mundial de Fútbol (en 2010) y ahora reapareció. Y cada vez que reaparece es más fuerte. ¿Qué genera estos brotes xenófobos? Es una reacción de parte de la población sudafricana hacia los africanos negros de otros países que viven y trabajan en el país. Pero se extiende a paquistaníes y otros. Hay muchas lecturas al respecto. Una posible es que son fruto de ver que aquellos que llegaron de afuera lograron organizarse, tener su trabajo, una vida; mientras que el que está ahí, espera que alguien les solucione los problemas. Entonces, es como un reproche a la conciencia.


nueve países del sur de Africa) hicimos una carta, al presidente del país que es de Frelimo y otra al presidente de la oposición, que es la Renamo.

También estuviste frente a problemas fuertes en Sudáfrica, como el sida y la trata de personas, ¿cómo están esos temas? Hasta enero seguiré como encargado en el tema del sida en nuestra conferencia episcopal que reúne a Botswana, Sudáfrica y Swazilandia. Tanto Sudáfrica como Swazilandia proveen los retrovirales. A nivel nacional el tema siempre se complica por otros motivos: la tuberculosis es muy fuerte, entonces las dos enfermedades vienen de la mano. Y además hay que asegurarse que la gente siga fiel al tratamiento, que no dejen de tomar los remedios cuando se sienten bien. En ambos países quedan todos los huérfanos de los muertos de sida. No tengo estadísticas claras, pero se estima que en Swazilandia de 1,2 milliones de habitantes, 200 mil son huérfanos. Y el tema de la trata es otro que nace con el Mundial de Fútbol de Sudáfrica y el problema sigue. Swazilandia es una

zona de tráfico entre Mozambique y Sudáfrica, y es a la vez zona de inicio de Swailandia a otros países. Caritas empezó a trabajar un nuevo proyecto de armar un equipo y la Iglesia Católica ofrecía una casa donde albergar a las mujeres rescatadas. Se necesitan inversiones y dependemos del gobierno que ponga el dinero. Xenofobia, inestabilidad en Mozambique, ¿de qué está hablando estas cosas? Es difícil decirlo. Sudáfrica no tiene descanso, siempre pasa algo. Como dije antes, terminado el Mundial empezaron los problemas de xenofobia. Y en Mozambique hubo una cierta estabilidad pero hay temas políticos que no se resuelven. Y la cosa se había puesto muy seria cuando el presidente de Renamo se fue a la selva y desaparece. No se podía viajar a ciertas horas si no ibas en un convoy militar. Pero llegaron a las elecciones bien. Y está por asumir el nuevo gobierno. Hace un par de años imbisa lanzó el proyecto de preparar obispos (uno de cada país miembro) para que participaran en las elecciones nacionales como observador internacional. La primera experiencia fue en Zimbabwe. La segunda fue en Lesotho en febrero de este año. Esto siempre se hace consultando los obispos locales por eso, por ejemplo, cuando fueron las elecciones en Mozambique ellos mismos vieron que ahí no sería posible. Cada país tiene una historia distinta, cosas que a lo mejor no se resolvieron y que vuelven constantemente. ¿Cómo influye lo que sucede en Nigeria con Boko haram, lo que sucede con isis? Estuve yendo a los encuentros de San Egidio, somos unos cien obispos, la mayoría de África. Y este año me impactó mucho porque todo lo

Nuestra presencia

Los sudafricanos acusan a estos extranjeros de estar robándoles el trabajo que ellos tendrían. No es algo contra el blanco sino contra los negros del continente. ¿Es solo eso o hay algún problema de culturas tribales? Aparentemente no, porque no es entre los grupos sudafricanos internos. Los últimos problemas nacieron a partir de un comentario que hizo el rey de los zulúes. Algunos dicen que no fue con mala intención sino por la falta de cierto vocabulario en zulu para explicar ciertas cosas. Según dicen, el rey estaba haciendo referencia a los inmigrantes ilegales cuando dijo “que se vayan”, no los extranjeros sino a los ilegales. Sea así o no, hubo quien entendió mal y empezaron los problemas, especialmente en la provincia del KwaZulu. Y en el campo de refugiados de Swazilandia vemos un poco esta realidad. Decías que Swazilandia es un país estable Sí, en lo social y político. La monarquía da estabilidad política. En la misa de 9 de la mañana en la catedral de Manzini ves que el 90 por ciento es gente del continente, una gran variedad: Zimbawe, Zambia, Congo, que encontraron allí un lugar donde hacer su vida. Ser blanco no es ser la oveja blanca que llama la atención. Por otro lado, no tenemos el problema de la xenofobia que hay en Sudáfrica ni las tensiones políticas de Mozambique donde desde hace más de un año, entre Renamo (Resistencia Nacional Mozambiqueña) y Frelimo (Frente de Liberación de Mozambique) hubo peligro de una nueva guerra civil. A tal punto que en noviembre de 2013 durante la reunión de imbisa (un organismo regional que reúne los obispos de

9


Nuestra presencia

10

compartido era destrucción y muerte en sus diócesis. Obispos que decían: Destruyeron todas nuestras iglesias, ¿por qué, qué le hicimos, de dónde viene todo esto? Lo que me preocupa es que no escuché nada sobre este tema a nivel de las Conferencias Episcopales en Africa. Son temas que aparecen por unos días en los medios de comunicación y después desaparecen. Los casi 150 jóvenes que mataron en Kenya en Semana Santa ya no se habla. Kenya tiene tropas en Somalia entonces por eso estos grupos están vengándose y usan el tema del islamismo. Entraron a la universidad, a las cinco de la mañana, sacaron a los jóvenes y quien no era musulmán, lo mataron. El gobierno sabía que pasaría algo. No me queda claro, por qué no puso seguridad suficiente para proteger la universidad que queda cerca de la frontera con Somalia. ¿Cuál sería la solución? Necesitamos crear una red diversa en la cual, toda gente de buena voluntad, cristianos y no cristianos, creyentes y no creyentes, grupos religiosos y civiles, manifestemos que no estamos por la violencia ni la muerte, sino por la paz, por saber

convivir. Y necesitamos especialmente del lado de los grupos islámicos, a nivel individual, que se manifiesten muy claramente, porque el silencio no los ayuda a ellos. Si no dicen nada es muy riesgoso porque la gente va a pensar que están de acuerdo con lo que está pasando. Por otro lado, el Islam tiene líneas distintas, como los cristianos, una gran variedad de pensamiento. Francisco habló el Viernes Santo de un silencio cómplice. Supongo que no va a hablar a menos que tenga una información muy clara y que sepa de las consecuencias de lo que va a venir. Porque eso es lo más preocupante: se va extendiendo. Y el riesgo es pensar que eso está lejos hasta que un día te despertás y lo tenés en tu casa. ¿Qué mirada tienen los obispos africanos de Francisco, un Papa no europeo? No podría decirlo a nivel del continente. En Swazilandia tuvo un obispo local por más de 30 años y de golpe le llega un obispo extranjero, blanco, desconocido pero argentino como el Papa. Hace un año, 29 obispos sudafricanos tuvimos la visita Ad Límina. Y creo que lo disfrutaron

profundamente porque volvían de la reunión con él como transfigurados, con la alegría de algo inesperado. Normalmente cuando uno iba, el Papa hacía preguntas a cada uno. Y Francisco, literalmente, dijo la pelota está en el centro, quién patea primero. Le preguntamos nosotros a él, sobre cualquier cosa que cada uno quisiera saber. Y no hubo tema del cual no se pudiera hablar. Supongo que también él parte del principio de que es una cosa entre obispos. Un obispo en medio de obispos. Y contestó a todo muy personalmente. Todos los obispos sintieron un espacio nuevo de escucha. Porque aparte en cada pregunta se reflejaba una situación pastoral propia, de forma sencilla y cercana. Y esto impactó a todos. Hay un cambio de estilo, un cambio de espíritu que es importante. Ahora, si eso está cambiando los obispos en África o a los sacerdotes, no lo sé. Mi miedo es que Francisco represente un estilo distinto y que funcione alrededor de él, pero que no esté bajando en ciertas partes o en ciertos contextos.

Misioneros de la Consolata en Argentina Casa Regional José Bonifacio 1774, [1406] Ciudad de Buenos Aires Tel: (011) 4632-3940

Noviciado Latinoamericano Juan XXIII 2460, [B1683DEP] Martín Coronado (Bs. As.) Tel: (011) 4842-1820

Seminario Filosófico Julián Martel 1550, [B1663GHL] San Miguel (Buenos Aires) Tel: (011) 4455-0863

Animación Misionera Voc. amv@consolata.org.ar www.consolata.org.ar

Pquia. Nuestra Señora de la Misericordia

Pquia. San Ramón Nonato

Sucre 2675 • El Plumerillo, [M5539CZB] • Las Heras (Mendoza) Tel: (0261) 448-9773

P. Pedro y Aráoz, [4560] Tartagal (Salta) Tel: (03873) 424-370 Casa: (03873) 422-540

Pquia. Ntra. Sra. de Pompeya

Parroquia San Lorenzo

Bilbao y Fraga 581 Villa Pompeya, [B1722OSI] Merlo (Buenos Aires) Tel: (0220) 489-3602

Hipólito Irigoyen s/n, [4564] Coronel Juan Solá Morillo (Salta)

Av. Fuerza Aérea 1527, [Y4600XAA] • Alto Comedero, (Jujuy) Tel: (0388) 427-5858

Nemesio Álvarez 957, [1744] Moreno (Buenos Aires) Tel: (0237) 462-0560

Hermanas Misioneras Pquia. de la Medalla Milagrosa de la Consolata

Laicos Misioneros de la Consolata lmc-argentina.blogspot.com

Jóvenes Misioneros de la Consolata jovenesimc@consolata.org.ar

Colegio Nuestra Señora de la Consolata Gomensoro y 3 de Febrero, [5519] • Guaymallén (Mendoza) Tel: (0261) 4452-282

Instituto Pablo VI Libertad 2869, [2400] San Francisco (Córdoba) Tel: (0356) 4431-416


f i c h a 3482

Rincón Joven Por: P. Mauricio Guevara, imc

Navegantes de la vida Mientras navegamos la vida somos desafiados a ir desatando los nudos que el mundo hace y al mismo tiempo, el reto de abrazar los deseos y sueños que brotan de lo más profundo de nuestras entrañas, se imponen como el objetivo primero y primario a alcanzar. Son innumerables las tempestades de la vida, traducidas en acontecimientos y situaciones previstas e imprevistas, deseadas y no deseadas, buscadas y desencontradas que nos hacen ver que no siempre el suelo de nuestro corazón es seguro y que dejar pasar el tiempo no siempre cura cualquier tipo de herida gravada en el transcurso de nuestra historia. ¿Qué hacer para no perder la calma y el rumbo cierto en esta loca travesía de vivir? Esperar confiados la claridad de la luz que brilla en las profundidades de nuestro mar interior es imperante para poder descubrir los designios impresos como coordenadas para comprender y aceptar nuestra humanidad. Entregarse al viento de la búsqueda incansable de sentido como un velero

suelto en alta mar es la actitud acertada y asertiva de quien quiere realmente ser feliz aquí y ahora. Buscar sin cansarse por encima de nuestras limitaciones y por debajo de nuestro orgullo es el buen combate de los valientes llamados a marcar la diferencia en este mundo. Libertar el misterioso grito escondido del alma que todos traemos dentro, con coraje y con amor, es la clave para develar y revelar las fuerzas transformadoras destinadas a ayudarnos a construir nuestro proyecto de vida. No perder tiempo porque el tiempo corre es la condición fundamental para lanzarse en la aventura de vivir en serio la vida, caso contrario se corre el riesgo de quedar expuesto a la pura sobrevivencia donde somos destinados a mendigar el aire, la verdad, el amor y la justicia. Vencer la barrera del miedo es urgente para poder arriesgarse a navegar mar adentro y así seguir el rumbo cierto que nos aviva a erguir los planos capaces de llevarnos lejos y a soñar con un mañana diferente. No apegarse a lo que ya entregamos o a lo que todavía sentimos o consideramos nuestro es el último paso a dar para quien quiere dar un timoneo de calidad y conquistar el horizonte de la felicidad autentica. Hacer del sol que brilla en el firmamento de nuestra vida el eje fundamental, punto de partida y de llegada de nuestro elecciones y decisiones, es la única garantía para descubrir para que fuimos creados y llamados a navegar por este mundo.


Testimonio de un pascualino Por: Enzo Quintero

Campeones de la fe

Por: Joseph Mbarire (seminarista imc )

Pascua Joven Mendoza 2015, es muy difícil resumir esta experiencia única en palabras, lo recomendable sería vivirla, como lo hicimos con más de cuarenta jóvenes de seis provincias de Argentina (Buenos Aires, Jujuy, Salta, Formosa, San Juan y Mendoza). Los jóvenes participantes se llamaron atletas campeones de la fe porque fueron desafiados y entrenados a seguir siempre adelante, a nunca retroceder en sus caminos, a ser siempre ellos mismos y a confiar en Dios. El jueves santo tuvimos carreras con obstáculos: saltar la barrera de lo imposible figurado en el símbolo eucarístico fue fundamental para quien quiere ahondar en la fe. Dios que se hace pan, presencia temporal siempre nueva y actual alimento para el espíritu; acción de gracia. Este jueves santo celebramos vida y amor, vivimos desafíos a alcanzar: partir, compartir y repartir. Hicimos la cena hebraica. El viernes santo, tuvimos la maratón de resistencia bajo el símbolo de la cruz. La mayor resistencia afrontada fue el descubrimiento de la propia limitación y debilidad, la importancia del sacrificio y el amor frente al dolor y la injusticia. Las metas a alcanzar fueron manifestadas a través del descubrimiento de la permanencia y confianza en Dios. El sábado santo, tuvimos salto con pértiga, que nos incentivó a saltar la barrera de la tristeza; pensar que Dios ha muerto. La acrobacia realizada en este día ha consistido en encontrar a Dios en el mundo y no en el sepulcro vacío. Toda la experiencia de la Pascua Joven Misionera, nos llevó a todos al Jesús resucitado. ¿Por qué buscas entre los muertos al que vive? Lucas 24,5

Campeón de la fe, pero ¿qué significa la palabra campeón? Según el diccionario un campeón es alguien que triunfa en forma habitual, contra otros oponentes en alguna clase de competición o torneo. Pero un campeón de la fe es aquel que no se da por vencido ni aun vencido, un campeón de la fe es aquel que corre su carrera y por más que sabe que no la va a ganar trata de terminarla con ayuda o sin ayuda pero en fin la termina, un verdadero campeón de la fe es aquel que no sólo deja todo y se arrepiente de sus errores sino que no los vuelve a cometer, es aquel que supera todo obstáculo pero nunca está solo, siempre está esa persona, ese pensamiento, esa meta por la cual hace y termina su carrera. Así como sufrió, causó sufrimiento pero se sacó esa venda de los ojos, se sacó ese miedo y lo cambió por amor por un futuro. Porque sabemos que todo dolor se supera, y el primer paso para ser ese campeón es superarse así mismo, seguir en el camino de la verdad y el amor aprendiendo a caminar paso a paso. No hay que apurarse por correr cuando podemos a caminar, tenemos toda una vida para hacerlo, y ¿sabés qué? yo quiero y voy a ser ese campeón de la fe, yo ya empecé mi camino. Ahora te pregunto, ¿Vos que estás esperando? ¿Qué decir? Fui buscando nada y terminé superando todas mis expectativas; encontrándolo todo. Le doy gracias a mis coordinadores y superiores por permitirme vivir esa hermosa experiencia. Si se la tuviera que recomendar a alguien lo haría a mí mismo: me fue muy bien, me sirvió muchísimo; aprendí tantas cosas, tantas reflexiones que creo que si todos tuviéramos la oportunidad de vivirla, nuestro mundo, sociedad sería mucho mejor de lo que es ahora, una sociedad unida por amor. ¿Y amor a qué? Cuando todos entendamos y aprendamos a ver el dolor de los de más y no sólo el nuestro. Ahí si mereceremos llamarnos comunidad.


Algunos campeones


2015

Testimonios Pascua Joven Misionera

Campeones de la fe, consigna de la pascua. Donde 40 jóvenes fueron seleccionados

de varias provincias del país para hacer una experiencia pascual diferente con Aquel que hace nueva todas las cosas. A continuación describimos en palabras sencillas los sentimientos de algunos de ellos al concluir la Pascua Joven Mendoza 2015:

Jonathan Díaz, Salta- Metán

Desde que se enteró que podría participar de la Pascua Joven nacieron en él muchas expectativas. Dice alegre: “Mi más grande motivación y desafío será vivir la Semana Santa de forma diferente. Morir con Jesús pero resucitar también con Él, cosa que logré. Voy a Metán contento por haber compartido con los Misioneros de la Consolata, siempre le imprimen algo distinto a lo que hacen. Me llevo la mochila llena de paz y grandes propósitos que con la ayuda del Resucitado los pondré en práctica”.

Fernando González, Buenos Aires Joven que inspira mucha paz, por su serenidad y gran sencillez. Con algunos inconvenientes para llegar a Mendoza, los que no fueron obstáculos para vivir una pascua distinta. Con rostro feliz manifestó: “Siempre me pregunté: ¿Qué pasará o habrá allí?, y mi sorpresa fue grande. Encontré mucha generosidad de las personas, profundidad y seriedad en lo que se hacía, desde los momentos formativos, litúrgicos, oración y encuentros personales”. Se despide de estas tierras muy agradecido diciendo: “Me encantó esta Pascua, nunca había estado así. Mi corazón se va enamorado de Cristo resucitado que me invita a correr la carrera de la Misión”.

Carlos Rubén Sosa, Guamayen, Mendoza Días antes que le comunicaran su admisión para vivir la experiencia extrema de la pascua pasó por algunas dificultades personales y familiares, por ello cuando supo, sintió que podría ser la gran oportunidad de recomenzar un caminar largo, lindo y esperanzador como el de Cristo al calvario. En tono fuerte y convencido subiendo a un auto expresa: “Sé que todos los días puedo caer (morir), pero con más fuerzas me levanto (resucito) porque es Jesús quien revitaliza mi andar”. Finaliza con esta frase: “Me convencí que no estoy solo, encontré personas con las que seguiré viviendo la misión al mejor estilo Consolata e ir creciendo en la amistad”.

Débora González, Pocitos, San Juan De la tierra del sol.

Gran admiradora de los Misioner@s de la Consolata por su fuerza y estilo de misión. Se va contenta por esta experiencia particular. Sus palabras: “Viví una pascua humana, misionera, con Jesucristo presente en las personas con las que pude compartir. Me voy en compañía del Resucitado”. Agradece a los Misioner@s, laicos y demás atletas por su apoyo y amistad, la ayudaron a encontrarse consigo misma y a empezar un camino de reconciliación con su historia. Termina apuntando: “Me voy convencida que la misión es lo mío”.


Noticias

Por: La redacción, imc

Un estilo de vida El cuarto Encuentro Nacional de Grupos Misioneros, que se realizará del 10 al 12 de octubre en la capital provincial y al que se espera que asistan más de 2.000 agentes pastorales. El obispo y sus colaboradores invitaron a la comunidad santiagueña a colaborar con la realización del encuentro, ya que se necesitará que muchas familias hospeden a los visitantes, que llegarán desde distintos puntos del país. En Santiago del Estero se conformaron diez comisiones que se encargarán de la infraestructura, las inscripciones, el transporte, el alojamiento, la comida, la recepción y las sedes, que serán el Club Quimsa y la Universidad Católica de Santiago del Estero.

¿Qué es un ENGM ?

Un Encuentro Nacional de Grupos Misioneros es un Encuentro de la Iglesia Católica, en donde el encuentro personal y comunitario con Jesús es un espacio privilegiado y fundamental. Permite compartir la fe en Jesús, con su Palabra y en la Eucaristía, intercambiar experiencias, reflexionar, identificar situaciones, resolver problemas, tomar decisiones, plantear o inspirar proyectos. Un encuentro que reúne integrantes y animadores de Grupos Misioneros de todo el país: parroquiales o de movimientos eclesiales, de colegios, congregaciones, etc. Quienes participan se proponen compartir su fe en Jesús y experiencia como discípulos misioneros suyos, reflexionar acerca de su vocación específica en la Iglesia. También analizar la problemática y la urgencia del anuncio del Evangelio a todos, en nuestras tierras y más allá de las fronteras, conscientes de la invitación a participar de la misión de Jesús y de que ante esto no pueden quedarse cruzados de brazos porque son discípulos misioneros suyos.

Objetivo General: Confirmar la identidad de los Grupos Misioneros e impulsar su compromiso en la Iglesia Allí se podrá vivir la invitación de Jesús: “Que todos sean uno, como Tú Padre, estás en mí y yo en Ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que Tú me enviaste. Yo les he dado la gloria que Tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno —yo en ellos y Tú en mí— para que sean perfectamente uno y el mundo conozca que Tú me has enviado, y que yo los amé como Tú me amaste” (Jn 17, 21-24).

El obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic Iglic CM , presentó en conferencia de prensa el cuarto Encuentro Nacional de Grupos Misioneros Los Grupos Misioneros son un don que ha suscitado el Espíritu Santo en nuestra Iglesia argentina desde mediados del siglo XX, como respuesta a las necesidades de evangelización de grandes sectores de nuestro país. Desde la década de 1980, nuestra Iglesia ha observado con atención su creciente constante y lo ha asumido como una manera concreta de vivir la vocación misionera en tantos jóvenes y adultos.

Temas: Identidad de los Grupos Misioneros como discípulos misioneros de Jesús. Misión y acción de los Grupos Misioneros. Dimensión universal de la misión de los Grupos Misioneros. Oración Final

Colocaremos el cartel con el lema Misión, un estilo de vida. Repartiremos las huellas entre los integrantes del grupo y los invitaremos a escribir y/o expresar en su huella, a modo de oración, lo que le significa y/o representa el lema. Finalizaremos poniendo en nuestras intenciones a la diócesis de Santiago del Estero para que se sientan acompañados en este proceso de organización de nuestro encuentro.

15


Rostro femenino

Por: Hna. Celia Cristina, mc

Irene Stefani: una mujer apasionada por Cristo Una Misionera de la Consolata que vivió intensamente su vida misionera. Un modelo en el camino para alcanzar la santidad.

16

La hna. Irene nació el 22 de agosto de 1891 en Anfo, provincia de Brescia, Italia. Sus padres, Juan Stefani y Anunziata Massari, tuvieron doce hijos, de los cuales siete, murieron de diferentes enfermedades a muy temprana edad. Irene era la quinta y fue bautizada al día siguiente de su nacimiento recibiendo el nombre de Mercedes. Su familia eran personas de mucha fe y de una gran caridad. Valores que trasmitieron con tesón a sus hijos. Mercedes hacia lo posible por participar todos los días a la misa. La entusiasmaba darle catequesis a los niños de su parroquia. En la escuela era muy buena estudiante y destacaba por su generosidad y por el empeño que ponía en todo lo que hacía.

A los 16 años, sufrió la muerte temprana de su madre que a los 44 años enfermó de pulmonía. Esta pérdida le causó un gran dolor no solo a ella sino a toda su familia. Antes de morir, Annunziata le encargó el cuidado de sus hermanos más pequeños. Ella asumió esta labor de hacer de mamá de sus hermanitos con mucho empeño, amor y gran responsabilidad; aunque esto nunca le impidió de realizar sus obras de bien y a favor de los demás, de ir a misa y seguir con su catequesis. Desde muy pequeña, Mercedes cultivó en su corazón la idea de consagrarse totalmente al Señor como misionera. Ella siempre le pedía a su padre de dejarla ir a las misiones, pero don Juan no le daba permiso;

quería estar seguro y probar si de verdad tenía vocación o era solamente una idea momentánea. Por eso, le decía que esperara a ser mayor y madurar para decidir su vocación en la vida. En 1911, su párroco, Francisco Capitanio, le escribió al Beato José Allamano una carta en la que hablaba del deseo de Mercedes de ingresar en la familia de las Misioneras. Le hizo saber sus cualidades y actitudes, de su deseo de darse a Jesús; y sobre todo hizo hincapié en la pasión de Mercedes por ayudar y animar a los que no han encontrado a Jesús en sus vidas. Desde aquel momento, Mercedes rezó. Y con la fuerza de su oración consiguió que su padre finalmente escribiera la autorización necesaria para que su hija, todavía menor de edad, pudiera entrar en el Instituto de las hermanas Misioneras de la Consolata, en Turín. El 19 de junio, en la víspera de la fiesta de la Virgen Consolata, Mercedes dio el último adiós a su pueblo.


Hna. Celia Cristina, mc

de ser contaminada. Para ella, ellos, los enfermos, eran Jesús, y los sirvió dándoles el consuelo de su compañía, de su amor, y sobre todo de su esperanza. Una esperanza llena de fe en el abandono a Jesús. En esta entrega generosa a los enfermos, ella también contrajo la misma enfermedad. Sin embargo, con valentía continuó asistiendo a los enfermos, acompañándolos hasta la muerte. Por ellos y con ellos seguía amando y dando su vida en el nombre de Jesús. Mujer humana y compasiva, cuando la enfermedad le dejó postrada continuó su actividad en su abandono personal al Señor con su oración. El 31 de octubre de 1930, la hermana Irene agarrando fuerte el crucifijo en sus manos mientras repetía: “Soy toda de Jesús, de la Virgen María y de San José, ahora y siempre y por toda la eternidad. Así sea” y con estas palabras murió dejando en el corazón de muchas personas y de sus hermanas la certeza de la santidad que siempre la caracterizó. Aun hoy su santidad continúa siendo luz y ejemplo de vida para nosotros. Cada cual desde donde nos encontramos, desde nuestro caminar cotidiano podemos entregar nuestro si al Señor, siendo instrumentos de su amor y ternura, siendo compañía y consolación para los que lo necesiten; dando la alegría que emerge de una fe viva y resucitada.

Rostro femenino

Fue para ella un momento de mucha conmoción y dolor. Sabía que dejaba sus parientes y vecinos; en fin, su pasado. Con su padre y el párroco partieron juntos hacia Turín. Llegaron por la tarde a la Casa de las hermanas donde fueron recibidos por madre Celestina. A los tres días fue presentada al padre Allamano quien la bendijo diciéndole que fue la Consolata quien enviaba a esta hija, ya que llegó en las vísperas de su fiesta. Desde ese momento, Mercedes se entregó totalmente a su formación. Como era costumbre en ese tiempo, cambió su nombre con el que será conocida en adelante: Hna. Irene Stefani. Con la bendición de José Allamano, ella vive su noviciado con mucho empeño, obediencia, responsabilidad y vida de sacrificio. En ese mismo año tiene la dicha de ver partir a las 15 primeras misioneras de la Consolata destinadas a África, precisamente a Kenya. En su corazón hay un gran deseo de muy pronto poder tener la misma dicha de servir en la misión. En 1913 junto con otras cuatro novicias Irene consagra a Dios su vida, lo hace con mucha alegría; la alegría de haber podido realizar lo que ella siempre había soñado. Debido a la fuerte posibilidad de un conflicto bélico entre Alemania e Inglaterra, el padre Allamano y su colaborador padre Camisassa, ven como una

urgente necesidad mandar más misioneros y misioneras a Kenya antes de que las fronteras de esta se cerraran. Irene era una de estas afortunadas. La noticia la llenó de mucha alegría y entusiasmo, pero a la vez, le embargó de dolor al no poder despedirse de su familia y amigos, ya que no los había visto desde el día que salió de su querido pueblo. En febrero del 1916, la hermana Irene ya estaba en la misión de Nyeri, Kenya. Allá se esforzó en estudiar la lengua y la cultura del pueblo, atendiendo sus necesidades. Después de un breve tiempo de inculturación, se dedicó a la educación de los niños que estaban atrasados con sus estudios y a la promoción de la mujer. A través de la Biblia, les animaba, les mostraba el valor del ser mujer y su importancia para la sociedad. Todo lo realizaba en medio de una tensión muy fuerte en tiempos de guerra, que ensangrentaba el ambiente. Irene multiplicó su actividad socorriendo a los heridos, a los enfermos de las comunidades que ella visitaba sin escatimar tiempo, a ancianos, a niños. Su mayor deseo era que todos tuvieran la dicha como ella de ser fortalecidos por el amor de Jesucristo. Misionera incansable, usaba todos los medios que la creatividad del amor conoce para poder llegar al corazón de los enfermos con el aliento de la Palabra de Dios, esforzándose para que los que estaban por morir alcanzaran esa dicha aceptando el bautismo y acogiendo a Jesús en sus corazones. En aquel tiempo azotaba en la región una fuerte bronco pulmonía que ya había causado la muerte de muchas personas y la Hermana Irene con mucha valentía se propuso ayudar a estos pobres enfermos a quien nadie asistía; Y lo hizo hasta el último momento, sin tener miedo

17


Testigo

Por: La redacción, imc

18

Un mártir de la Iglesia de los pobres La alegría del Evangelio llena el corazón de los que se encuentran con Jesús y te lleva a compartirlo con un ímpetu misionero que nadie ni nada sera capaz de extinguirlo.

Así quiero recordarte, Óscar Romero, treinta y cinco años después de tu muerte, separado y muy cerca del Papa Juan Pablo II, que no entendió tu camino. No ibas para Beato, no habías hecho carrera para obispo mártir, ni te habías preparado para hablar de la justicia como hablaste… Pero te cambió la realidad de tu pueblo y lo hiciste, aunque algunos no te comprendieran. Las circunstancias te pusieron en la brecha, y fuiste voz de evangelio, día a día, en la vida muerte de tu pueblo, encontrando la palabra y el gesto adecuado en cada circunstancia. Habías nacido para otras respuestas, pero escuchaste las nuevas voces doloridas de tu pueblo y supiste encontrar la voz de la Justicia, la justicia del Dios de Jesús para tu gente. Eras en el fondo muy tradicional, te gustaban las capillas piadosas, el

rezo intenso de la gente, sin mezclarte en cuestiones que parecían simplemente materiales… pero los intereses materiales golpearon y mataron a tu pueblo, y tú supiste llegar al fondo de las almas, hasta la verdad de Jesús, con la voz del evangelio. Y la inmensa mayoría de tu pueblo te sintió cercano: por tu manera de sentirte y ser iglesia, por tu forma de ser pueblo. Por eso te quisieron los más pobres de los pobres de tu pueblo, sintieron que eras de ellos, que estabas con ellos, siendo de Dios. No te querían los jerarcas de la buena sociedad organizada, los jefes de las armas, ni los grandes del dinero y del comercio para algunos. Dijeron que eras enemigo del orden, amigo de revoluciones peligrosas… y hasta Roma llegaron las voces y escritos de tus acusadores. Y en la misma Roma no te comprendieron, te tuvieron

miedo y quisieron silenciarte. El mismo Santo Padre fue duro contigo, como si debiera vigilarte, como si tuviera que ignorarte y después marginarte cuando fuiste a verle (en mayo de 1879, diez meses antes de tu asesinato). Se decía que Roma quería apartarte, poniendo en tu lugar un administrador apostólico, porque no eras un hombre del sistema, una figura apropiada para aquel momento (es decir, para los dueños de un poder sangriento). Sé que volviste muy triste de Roma, y que el Papa (hoy ya santo) no quiso o no pudo entenderte. No te condenó porque era puro evangelio lo que tú decías y hacías, pero no se puso de tu parte. Ciertamente, tu Papa Juan Pablo II, viajando por tu tierra tres años más tarde, el 1983, quiso entrar en tu catedral inacabada, para orar ante tu tumba, para


tres años de verdad

Le asesinaron hace treinta y cinco años, después de tres de pasión con su pueblo. Su vida pública, como arzobispo de la capital (San Salvador) duró tres años, como la de Jesús y no dejó a nadie indiferente. † Unos le consideraban un profeta, un mártir, un luchador por la paz y el diálogo, un hombre de Iglesia. † Otros, en cambio, le vieron como un simple un revolucionario, un agitador de masas, un político frustrado que promovía la crispación, un personaje en busca de notoriedad social. El recuerdo de su asesinato, unido nuevamente al de Jesús, proclama la certeza y la fuerza de un amor y una justicia que es el rostro de Dios sobre la tierra.

experiencia fundante

Ciertamente, Romero se había preocupado siempre por los pobres,

Testigo

decir entonces que habías dado la vida por amor a Dios y servicio a tus hermanos. Era quizá tarde, pero fue hermoso que lo hiciera, y es hermoso que la Iglesia Universal, a través del Papa Francisco haya querido nombrarte Beato, no simplemente por tu muerte en defensa de la fe, sino en defensa de la justicia.

entre los sacos y cestas de los trabajadores del campo; el rostro de Cristo se encuentra en aquellos que son torturados y maltratados en las prisiones; el rostro de Cristo está muriendo de hambre en los niños que no tienen nada que comer; el rostro de Cristo está en los pobres que piden a la Iglesia, con el deseo de que su voz sea escuchada”. El Cristo crucificado iluminó su vida, hasta que el 24 de Marzo de 1980, dentro de la iglesia del Hospital de la Divina Providencia, le dispararon y mataron mientras celepero de un modo general. Pues bien, braba la misa. unas semanas después de haber teología operativa sido nombrado arzobispo de San El eje principal en torno al cual Salvador, uno de sus buenos amigos, que trabajaba mano a mano con giró la vida de Romero fue la vida, los pobres, el jesuita Rutilio Grande, muerte y resurrección de Jesucristo. fue brutalmente asesinado por los En ésa línea, él creyó que había sido escuadrones de la muerte. llamado a sentir con la iglesia, especialEse asesinato despertó su concien- mente en la medida en que ella sufre cia cristiana y marcó desde entonces en el mundo. Romero creía que la misión de la subida. En los meses y años que siguieron a la muerte de Grande, fue- Iglesia consiste en proclamar el Reiron asesinados muchos sacerdotes, no de Dios, que es el reino de “la paz religiosas y agentes de pastoral. Es- y la justicia, de la verdad y el amor, de la tas muertes tuvieron una gran reper- gracia y de la santidad… para conseguir cusión pública, pero hubo también un orden político, social y económico que muchos catequistas, organizadores responda al plan de Dios”. Él afirmaba de asambleas de trabajo, periodis- que el Reino de los cielos está muy tas, estudiantes, personas vincula- cerca y pedía que se arrepintieran y das al servicio médico y más de tres abandonaran la violencia, si es que mil campesinos, que eran asesina- querían entender las buenas notidos cada mes. A través de estos in- cias del evangelio y salvarse. Una vez le visitó un funcionario justamente asesinados, Romero se encontró en el centro de una guerra eclesiástico y le hizo saber que sus modestas habitaciones, en el Hospidirigida en contra de los pobres. tal de la Divina Providencia, no eran metáfora central adecuadas para un arzobispo. Él estuLa metáfora central que configuró vo de acuerdo y le explicó que, dado la visión espiritual del Beato Rome- que la mayoría de sus fieles vivían ro fue Cristo crucificado y el pueblo en chozas de cartón, sus habitaciocrucificado de El Salvador, como él nes resultaban comparativamente mismo decía: “Cada vez que miramos demasiado lujosas. Para Romero, la a los pobres… descubrimos el rostro de conversión significaba abrir la proCristo… El rostro de Cristo se encuentra pia vida a los pobres, viviendo en

19


Testigo

20

solidaridad con ellos, no como alguien superior que les da limosnas, sino como un hermano o hermana que camina en solidaridad con ellos. Algunos percibían esa actitud como una deformación de la misión de la iglesia y como una contaminación de la iglesia con la política, pero Romero contestaba: La iglesia ha de ocuparse de los derechos del pueblo… y de la vida que está en riesgo… La iglesia ha de ocuparse de aquellos que no pueden hablar, de aquellos que sufren, de los torturados, de los silenciados. Esto no implica dedicarse a la política… Seamos claros. Cuando la iglesia predica la justicia social, la igualdad y la dignidad del pueblo, defendiendo a los que sufren y a los que son amenazados, esto no es subversión, esto no es marxismo; ésta es la verdadera enseñanza de la Iglesia. Ciertamente, Romero se enfrentó de lleno con los desafíos políticos de su tiempo, él no fue simplemente un activista social, sino también un hombre de honda oración y meditación, que le ayudaron a mirar más allá y debajo de la superficie de los acontecimientos, descubriendo las verdades más profundas de la realidad. A menudo, él suspendía las discusiones más intensas y acaloradas con sus consejeros, a fin de orar sobre las decisiones que debían tomar. Romero supo que sin Dios no es posible alcanzar la verdadera liberación. Él fue un testigo de que la justicia debe ocuparse de las dimensiones históricas de este mundo, pero nunca perdió de vista la dimensión trascendente de la liberación. En esa línea, él afirmaba siempre que sin Dios no puede hablarse de liberación. Ciertamente, “sin Dios se pueden alcanzar algunas liberaciones temporales; pero las

liberaciones definitivas sólo pueden al- quiero que mi sangre sea semilla de canzarlas los hombres y mujeres de fe”. libertad y un signo de que esta esperanza se convertirá pronto en realidad. Que mi muerte, si es aceptada por Dios, esté al servicio de la liberación de mi pueblo y sea un testimonio de esperanza en el futuro. En ese mismo tiempo, unos días antes de su muerte, Romero insistía en lo siguiente: “Debo decirle que, como cristiano yo no creo en una muerte sin resurrección. Si me matan, yo resucitaré en el pueblo salvadoreño”. La fe Romero en el Dios de la vida, aunque rodeada de amenazas de muerte, ha inspirado a innumerables personas que han luchado a favor de la justicia, incluyendo a Ignacio Ellacuría y a los otros cinco jesuitas y a las dos mujeres que fueron asesinados el 16 de noviembre de 1989. Actualmente el Centro Oscar Romero se encuentra en el lugar donde ellos fueron contribución a la justicia asesinados. A lo largo de su vida, Romero inLa aportación de Romero reside tentó que la sociedad no cayera en también en al carácter ordinario de manos de la pura violencia. Pues su vida. Él era un hombre miedoso, bien, después de su muerte, la nacariñoso y con dudas. Su transforción de El Salvador se vio envuelmación, que le llevó a dejar de ser ta en una guerra civil que llevó a la un hombre de iglesia seguro y conmuerte a más de setenta y cinco mil servador, para convertirse en un depersonas. Ante el rostro de una trafensor profético de los pobres, abre gedia de dimensiones tan dramátiun camino de esperanza para todos cas, y dentro de una cultura global aquellos que están abiertos a la accada vez más interesada en tener más, ción de Dios en su propia vida y que Romero mantuvo siempre el ideal quieren encontrarle en medio de las de ser más. ambigüedades y complejidades de El legado más importante de su nuestro mundo contemporáneo e vida fue el ofrecimiento de su proincluso en medio de las incertidumpia vida a favor del pueblo al que bres de tener que encontrar nuestra amaba. Romero pensaba que “el maruta de navegación en busca de paz. yor testimonio de fe en un Dios de Vida es el testimonio de aquellos que están dispuestos a dar su propia vida”. Poco (Cf. D. G. Groody, Globalization, antes de su muerte, el afirmaba: Spirituality and Justice, El martirio es una gracia que Orbis, New York 2007) yo creo que no merezco. Pero, si Dios acepta el sacrificio de mi vida,


Por: Luis Manco, imc

Moisés no cesa de infundir un impacto fascinador en aquellos que, a través de las Sagradas Escrituras, recorren sus gestas. En efecto, la historia de Israel quedaría opaca y hasta trunca sin este líder excepcional. Y hay más: Moisés trasciende a sí mismo. No está reducido a un período histórico pasado ni a un solo pueblo. Si un caudillo, si un líder ha luchado visceralmente por llevar a una aldea, a un pueblo, a una nación hacia una tierra prometida de verdadera libertad, de auténtica dignidad, este soñador, este luchador se llama Moisés. Quizás que vos también, amigo, seas uno de estos seducidos por esta alma grande de la historia de Israel; por esta alma que respira en tantos pueblos… Yo lo soy. Y por eso he decidido pedirle una entrevista. ¿A quién? A Moisés!…

I have a dream! (¡Tengo un sueño!) —¿Qué tal, Moisés? Tengo un saco de preguntas para hacerte. Y aquí va la primera: ¿Es verdad que vos no

moriste nunca, Moisés? —¿Quién te lo dijo? —La Biblia. En Ella está escrito que, habiendo llegado al fin de tus años, como todo mortal, la hermana muerte te visitó. Pero, las Santas Escrituras añaden: “…Y era Moisés de edad de ciento veinte años cuando murió; sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor”. —Bueno, amigo, la verdad es que no estoy muerto. Quienes sueñan los sueños de Dios, del Dios viviente, no pueden morir. Acaso, están muertos Nelson Mandela, Mahatma Gandhi? Acaso no profetizó Oscar Romero que, aunque lo hubiesen matado, hubiera seguido viviendo en el corazón de su pueblo? —Debo confesarte, Moisés, que en parte entiendo y en parte no entiendo este lenguaje: quienes sueñan los sueños de Dios no mueren. No pueden morir..! —Está claro, amigo: quien no sueña, muere… No recuerdas el grito de vida que lanzó Martin Luther King? —Sí, Moisés, lo recuerdo: I have a dream!— y me resuena dentro como una música que atrae, que mete alas a los pies, para andar los caminos de la fraternidad universal. Y ganas de seguir soñando; tanta gana de seguir luchando para que caigan las cadenas del racismo de tota marca: étnica, religiosa, cultura I have a dream! …aquel Fuego me quemó hasta las

médulas del alma..! —Disculpame, Moisés, ¿vos fuiste siempre tan fuerte o conociste momentos de debilidad? ¿Vos, estuviste siempre en la brecha? —Al contrario. Aquella vez mis piernas tambaleaban como las de un borracho. Me sentí un gusano a punto de ser aplastado. Y me retiré de la lucha porque el Faraón me perseguía por doquier. —Y te fuiste lejos. Te enamoraste, te casaste, tuviste un hijo, Guersón. —Sí, todo eso. Me parecía de estar viviendo en un planeta de hadas. Una vida tranquila, llevando las ovejas a pastear, contemplando los pájaros, el firmamento pintado de estrellas… La dulzura de una esposa… —E imaginaste que ya todo debía seguir así, por años… hasta que… —Hasta que Yahvé Dios irrumpió de prepo en mi existencia. —¡Contános, Moisés!.. —Un fuego ardía en la zarza y la zarza no se quemaba. Curioso e impresionado me acerqué y… —aún estoy temblando por la emoción— era Él, el Dios viviente. “No te acerques aquí”, me dijo con voz de trueno. “Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar donde estás parado es tierra santa”. Y añadió: “Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”. Entonces me cubrí el rostro, porque tenía temor de mirar a Dios. —¿Tenías temor de mirarle a Dios?

Actualidad Biblia y misión

Bastón en la mano, sandalias en los pies y siempre en la brecha

21


Nuestra presencia

22

—Sí, tenía temor porque de repente me flotó a la memoria mi pasado (había matado a un egipcio por defender un compatriota insultado y avasallado, y había huido lejos: Lejos del Faraón… lejos de Yahvé Dios. Y… lejos de mí mismo). Y se me presentó un presente idílico e irresponsable que muchas veces había intentado justificar con mi derecho a la privacidad. Las palabras de Yahvé —las palabras que salían de la zarza— demolieron todos mis cavillos infantiles. ¡Me quemaron hasta las médulas del alma!.. Yahvé en persona había ocupado el lugar que yo, cobarde, había dejado vacante. —Moisés, estás exagerando. No es para tanto… Al final todos habríamos reaccionado como vos. ¡No somos héroes ni superhombres!.. —¡Amigo, no sé cómo describirte la vehemencia interior con que Yahvé me descargaba su angustia! Con palabras entrecortadas —casi con sollozos de adolescente—, con ímpetu de padre herido, prevaleció y me demolió por completo: «He visto la humi-

llación de mi pueblo en Egipto, y he escuchado sus gritos cuando lo maltrataban. Yo conozco sus sufrimientos y por esta razón estoy bajando, para librarlo del poder de los egipcios y para hacerlo subir a un país grande y fértil… Ve, pues, Yo te envío a Faraón para que saques de Egipto a mi pueblo…». Y decidí cargar mis hombros con la pasión de Yahvé mi Dios: cargar a Dios y a su pueblo. ¡Cantaré al Señor que se ha cubierto de gloria..! —¿Te molestarías, Moisés, si nos hablás brevemente del paso del mar Rojo? —¿Por qué debería sentirme molesto? —Porque tu gloria superó todo límite en aquella legendaria epopeya que quedó esculpida en la memoria de tu pueblo y no cesa de dejarnos encantados todas las veces que la vemos reproducida en las escenas en nuestras películas. —¡Te equivocás, amigo! ¡Te equivocás a la grande!.. Él, Yavhé, se cubrió de gloria. Yo, le estaba a lado, exultante y cantándole a Él, con todas mis fuerzas. Él, fue todo para mí… —El fue todo para tí… Lo creo! Y tú, Moisés, eras todo para Él… si llegó a llamarte amigo… Yahvé Dios hablaba a Moisés cara a cara…como un hombre habla a su amigo. —Sí, Él me consideraba amigo. El pueblo nos unía y el pueblo nos daba motivo de pelearnos. —Pero quién ganaba en la pelea? —A veces, le ganaba yo. En la marcha hacia la

ilustración: fernando fujiwara

tierra Prometida, a menudo, el pueblo se ponía pesado, insoportable. Descontento, murmurador, testarudo, rebelde. Yahvé Dios decidió exterminarlo. Yo intercedí y Él mi hizo caso. Otra vez, por motivo de nuestro pueblo, me porté muy groseramente. Fui atrevido al punto que casi le falté de respeto. —¿Es verdad, Moisés que lloraste lágrimas de sangre?… —En un principio sí!.. —¿Te sentiste como traicionado por tu mejor Amigo? —¡Traicionado no, pero sorprendido y confundido, sí! Luego lo entendí todo… Con inmensa ternura Yahvé mi Dios me había tomado de la mano y juntos habíamos subido hasta la cima del monte Moria. Y ahí me dijo mirándome fuerte en los ojos: Frente a ti está la Tierra prometida. La vi y me emocioné: ríos de agua fértil, árboles frutales, ganado grande, viñedos y olivares. —¡Y el Ángel de la muerte cerró tus ojos entristecidos!.. —Y el Ángel de la Vida me despertó a otra mirada: me pareció estar nuevamente en la zarza ardiente, pero el mismísimo Yahvé, mi Dios, era zarza ardiente. Sus palabras salpicaban como llamaradas de fuego que me seducían y me envolvían: “¡Yo soy tu tierra prometida, Moisés! Yo soy tu paz. Yo soy todo para ti…” Yo, Yo, Yo… —Y el Ángel de la muerte te cerró los ojos! —Y el Ángel de la Vida acomodó mis sandalias, mi bastón, mi alforja, mi túnica para que otros la usarán. Para que tú la vistieras. —¿Yo? Te equivocas, Moisés. Yo no soy Martin Luther King. No soy Nelson Mandela… —¡No seas cobarde! En tus venas abiertas corre la sangre de Yahvé tu Dios. Y bulle mi sangre. ¡Tú eres Moisés!


Formas de suscripción: Giro postal a nombre de: Instituto Misiones Consolata (Revista) C.C. 2 - Suc. 11 – [1411] – Parque Chacabuco Ciudad Autónoma de Buenos Aires Tel: (011) 4632-3940 mail: admregional@consolata.org.ar

Transferencia bancaria: CBU: 0070027620000003291786

Por favor, una vez realizado el depósito o la transferencia, enviar un mail (o llamar por tel.) con los siguientes datos: a) Nombre y número del suscriptor b) Importe depositado c) Fecha del depósito d) Nº de transacción o comprobante

Quisiera ayudar a la formación de un misionero

– c.a.b.a José Bonifacio 1774 – [1406]

Costo de la suscripción anual: $100.– Costo con Colaboración: $150.–

Cheque o depósito en efectivo: en Banco Galicia a nombre de: Instituto Misiones Consolata Cta. Cte. N° 00032917-027/8 N° de Cuit: 30-68767730-3

Tel:_________________________________ e-mail:________________________________________

Renovación de suscripción 2015

Misioneros de la Consolata.

Usted colabora concretamente a la formación de los jóvenes, misioneros de la Consolata que en estos momentos se preparan para ir a las misiones, con una BECA anual de $ 800.– o una colaboración voluntaria.

nga ¡Mante ripción s u s u sc al día!

Ciudad: _____________________________ CP: ___________________ Prov.: ___________________

re Colabo

Recorte y envíe a:

s realice e ro n joven n es un mision u e u q a ió l is e m n y co ra la r don pa on Cristo . El mejo mprometido c ayudar a ir”. a r e n io mis o co “ir o cristian ello de Más. Un debe vivir aqu o li Evange oyo ajan en a su alapConsolata trabm s n a i c a r G isioneros de lio y en la pro oció e • Los M io del Evang c el a nu n olvide! a. ¡No lo n a m ad hu e r os . nerosindde más misionm e n g u s De nde la formació ende la procla ahcoiós c p e u e p d m e s d • ro to a misione Jesucris • De los ena Nueva de u B de la . pueblos

Dirección:__________________________________________________________________________

e udar a qu sa noticia y a e d e u Usted p ro lleve la gozo ne un misio ión a quienes ac de la salv a Jesús. en no conoc ión u vocac

para la formación de un Misionero

9b8c4b

Nombre:___________________________________________________________________________

Exprese d su gratitu su propia fe or al Señor p r el amor y po cristiana que usted ia y la grac a día. recibe cad

Colaborando con una beca

4.000 millones

Más de de personas no conocen a Cristo


sal 1

sal 2

sal 3

consolata

PROMO SAL

www.sal.consolata.org.ar -

INSCRIBITE Y ADQUIRÍ TU

PROMO SAL

Proyecta tu vida

2

INSCRIBITE Y ADQUIRÍ TU

Descubre tu lugar en el mundo

1

/plataformasal

PROMO SAL

INSCRIBITE Y ADQUIRÍ TU

Misión 4x4 todo terreno

3

Esta plataforma está construida para ti Que tienes el coraje de salir y buscar las respuestas Que dan sentido a tu vida

ser auténticamente libres

PLATAFORMA

Revista n° 466 - Julio . Septiembre 2015  

¡Todo para Jesús Nada para mi!

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you