Issuu on Google+

T RA N SPA R E NC I A

ABRIL 2012 ώ Número 7

C conare

VO

es


PRESENTACIร“N El proceso de reforma y modernizaciรณn del Estado en Repรบblica Dominicana ha tenido como propรณsito transformar ODVLQVWLWXFLRQHVS~EOLFDVHQHQWLGDGHVHร€FLHQWHVHร€FDFHV\WUDQVSDUHQWHVHQFRQGLFLRQHVGHFDWDOL]DUORVFDPELRV que mejoren la relaciรณn Estado-ยญsociedad.

PRE SEN TA CIร“N

Estos cambios han sido producto de las demandas mรกs recurrentes y sentidas de los movimientos y organizaciones VRFLDOHV\SROtWLFDVTXHKDQDERJDGRSRUFRQVWUXLU\IRUWDOHFHUODLQVWLWXFLRQDOLGDGGHPRFUiWLFDYtDODDSHUWXUDGH mecanismos de participaciรณn de la ciudadanรญa en la gestiรณn de las polรญticas pรบblicas. (VHQHVHRUGHQTXHVHGHEHUHFRQRFHUTXHODVRFLHGDGGRPLQLFDQDKDORJUDGRDYDQFHVQRWDEOHVH[SUHVDGRVHQ HOFRQWHQLGRSDUWLFLSDWLYRGHXQFRQMXQWRGHOH\HVDSUREDGDVHQORV~OWLPRVDxRVHQORVPDQGDWRVGHODQXHYD &RQVWLWXFLyQGHOD5HS~EOLFD\HQORVOLQHDPLHQWRVGHOD(VWUDWHJLD1DFLRQDOGH'HVDUUROORORVFXDOHVDEUHQHVSDFLRV para la incidencia de la ciudadanรญa en el quehacer pรบblico. (VWRVDYDQFHVDOFDQ]DGRVVLQHPEDUJRQRREYLDQHOKHFKRFLHUWRGHTXHWRGDYtDH[LVWHQUH]DJRVGHELOLGDGHV\ grandes retos para el avance de la democracia en nuestro paรญs: todavรญa contamos con instancias de participaciรณn TXHHVWiQVLQHVWUHQDUH[LVWHQQRUPDVGHFRQWHQLGRFRQIXVR\FRQWUDGLFWRULR\HOHPSRGHUDPLHQWRGHORVDFWRUHV sociales y polรญticos de dichos mecanismos es todavรญa dรฉbil. (VWH Q~PHUR GH OD UHYLVWD 9RFHV VH GHGLFD D DQDOL]DU ORV SURFHVRV GH SDUWLFLSDFLyQ HQ ODV  SROtWLFDV S~EOLFDV HQWHQGLHQGRTXHHODQiOLVLVODIRUPDFLyQ\ORVGHEDWHVFHQWUDGRVHQODE~VTXHGDGHDOWHUQDWLYDVVRQODVYtDVPiV H[SHGLWDVSDUDLQYROXFUDUGHPDQHUDHIHFWLYDDODFLXGDGDQtDHQODWRPDGHGHFLVLRQHV (QHVWHQ~PHURVHSUHVHQWDHODQiOLVLVFUtWLFRGH0DQXHO&DQWR&KDFTXLHQDERUGDORVSURFHVRVGHSDUWLFLSDFLyQ WRPDQGR FRPR UHIHUHQFLD D OD $PpULFD /DWLQD $VLPLVPR VH SXEOLFD OD SRQHQFLD GH 5DGDPpV 0DUWtQH] HQ HO &RQJUHVRGHO&/$'HQODTXHDQDOL]DHOSURFHVRGHSDUWLFLSDFLyQHQHOSURFHVRGHSURGXFFLyQOD&RQVWLWXFLyQ\HQ ODVOH\HV6HSXEOLFDWDPELpQXQDUHรH[LyQGH5DPyQ7HMDGD+ROJXtQVREUHORVGHVDItRVGHODVRFLHGDGFLYLO 2FWDYLR)LJXHURD\HOHTXLSRGHO&HQWUR3DGUH-XDQ0RQWDOYRLQWURGXFHQXQDQiOLVLVGHORVSURFHVRVSDUWLFLSDWLYRV HQHOSDtV\0DULQR7HMDGDUHVDOWDHOYDORUGHODHGXFDFLyQFLXGDGDQDSDUDIRUWDOHFHUODSDUWLFLSDFLyQ(QHOFDVRGH ODSDUWLFLSDFLyQHQHOiPELWRGHODMXVWLFLD-RVp&HEDOORVDSRUWDXQDGHWDOODGDH[SOLFDFLyQGHOIXQFLRQDPLHQWRGH la Casa Comunitaria de Justicia. 6REUHODSDUWLFLSDFLyQ\UHSUHVHQWDFLyQGHODVPXMHUHV5DPRQLWD*DUFtDQRVRIUHFHXQDQiOLVLVGHWDOODGRPLHQWUDV TXH/HRSROGR$UWLOHVDERUGDHOSURFHVRGHSDUWLFLSDFLyQLPSOHPHQWDGRHQODGHร€QLFLyQGHOD(VWUDWHJLD1DFLRQDO GH'HVDUUROOR3RU~OWLPR'RXJODV+DVE~Q-RVpQDUUDODH[SHULHQFLDGHVDUUROODGDHQWRUQRDODSDUWLFLSDFLyQMXYHQLO en los programas de formaciรณn laboral.

Dr. Marcos Villamรกn Director CONARE

VOCES

El interรฉs central de este nรบmero de la revista Voces es abrir espacios para el anรกlisis de los procesos participativos en Amรฉrica Latina y Repรบblica Dominicana. Esperamos que su contenido contribuya al debate de las ideas y a que los interesados en la bรบsqueda de alternativas viables que fortalezcan la democracia directa y el Estado Social de Derechos continรบen su proceso para el bien de la sociedad dominicana.

1


Balance y desafíos de la participación de “la sociedad civil”

o la genealogía de un actor diverso, múltiple, plural Ramón Tejada Holguín Sociólogo, consultor, miembro del Consejo Nacional de Bioética en Salud (CONABIOS) y de la Asociación del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD) .

VOCES 2

1


IntroducciĂłn

E

s un reto formidable intentar hablar de la participaciĂłn de las organizaciones de la sociedad civil dominicana. Por diversas razones.

En primer lugar se impone la realizaciĂłn de un balance histĂłrico de la participaciĂłn de las organizaciones de la sociedad civil en la construcciĂłn de la democracia.

llamados y llamadas padre o madre del movimiento. (QFLHUWRVHQWLGRORTXHVRVWHQJRHVTXH H[LVWHQKLVWRULDVSDUDOHODV\DYHFHVQRWDQ SDUDOHODV¢SHUSHQGLFXODUHV"TXHYLHQHQ DFRQà XLUDÀQDOHVGHORV\SULQFLSLRVGH ORVSDUDFRQÀJXUDUHVHHQWHDPRUIR\ diverso que llamamos hoy sociedad civil dominicana.

VOCES

Una lĂ­nea que parte del Consejo Nacional El balance histĂłrico no puede ser lineal GH+RPEUHVGH(PSUHVDV &1+( RWUD ni basado en una sola perspectiva de TXHYLHQHGHODVEDVHVGHORVFOXEHV la historia. Unos hacen la apologĂ­a de la GHSRUWLYRV\FXOWXUDOHVGHORVTXH participaciĂłn y convierten su participaciĂłn fueron centro de resistencia frente al en el centro del escenario. Otros disputan DXWRULWDULVPREDODJXHULVWDIUHQWHDHVD ese centro. Otros juegan el rol de detractores FDULFDWXUDFDULEHxDGHO*UDQ+HUPDQR RFXOWDQGRPDVQRPRVWUDQGRHOSXQWRGH una tercera lĂ­nea gravita sobre los llamados emergencia de diversas organizaciones IUHQWHVGHPDVDVGHODVL]TXLHUGDVXQD civiles con roles protagĂłnicos en el drama cuarta nos recordarĂĄ a las organizaciones polĂ­tico dominicano. QRJXEHUQDPHQWDOHVRVLQĂ€QHVGH OXFURVDPSDUDGDVHQODOH\TXH De manera que en este caso como en FRQĂ€QDQFLDPLHQWRGHRUJDQL]DFLRQHV PXFKRVRWURVGHEHPRVHFKDUPDQRGH de izquierda nĂłrdicas y de los paĂ­ses 2 la genealogĂ­a . Es decir no se trata de escandinavos trataron de ayudar a la HQFRQWUDUHORULJHQVLQRHVRVGLYHUVRVSXQWRV autorganizaciĂłn y concientizaciĂłn de FRQYHUJHQWHVTXHFDGDXQRGHHOORVSRUVt ODVSHUVRQDVPiVSREUHV\H[FOXLGDV\ mismo puede ser visto como “el comienzo Ă€QDOPHQWHQRVWURSH]DUHPRVFRQORV histĂłricoâ€? de lo que luego llamarĂ­amos PRYLPLHQWRVVRFLDOHVGHORVRORQXHYRV sociedad civil dominicana. VXMHWRVIHPLQLVPRHFRORJLVPR(QVHJXQGR OXJDUHVWHIRUPLGDEOHUHWRLPSOLFDDUPDU ÂżPor quĂŠ la genealogĂ­a? Porque es la historia XQDGHĂ€QLFLyQGHSDUWLFLSDFLyQGHVXV QROLQHDOTXHUHQXQFLDDHQFRQWUDUHORULJHQ modalidades y sus tipos. y apuesta por la observaciĂłn de las diversas OtQHDVTXHFRQYHUJHQVHXQHQVHVHSDUDQ MĂĄs preguntas asaltan cuando \GHQXHYRVHDFHUFDQ6HUHQXQFLDGH relacionamos participaciĂłn con la diversidad esta manera a ese protagonismo de tantos de organizaciones y grupos que interactĂşan y tantas dirigentes y lĂ­deres de la sociedad \VHHQIUHQWDQHQHOFRQWH[WRDPSOLRGH civil dominicana que quieren y desean ser la sociedad civil dominicana: ÂżQuĂŠ es

3


participaciĂłn y quĂŠ es “injerenciaâ€? en los DVXQWRVSURSLRVGHXQ(VWDGRR*RELHUQR" ÂżCuĂĄles son los lĂ­mites de la participaciĂłn y FXiOHVORVGHODFRQIRUPDFLyQ\GHĂ€QLFLyQ GHODVSROtWLFDVS~EOLFDVGHO(VWDGRRLQFOXVR de un gobierno en concreto? 2EYLDPHQWHQRHVORPLVPRSDUWLFLSDU desde las esferas de las organizaciones HPSUHVDULDOHVFRQVXVUHFXUVRV\FODULGDG GHPHWDVTXHGHVGHODVRUJDQL]DFLRQHV FRPXQLWDULDVVLQĂ€QDQFLDPLHQWRFRQHVFDVD relaciĂłn entre ellas y mĂĄs dependientes de los vaivenes de las polĂ­ticas pĂşblicas y de la situaciĂłn econĂłmica. Y aunque parezca XQDREYLHGDGQXHVWURVOtGHUHVVRFLDOHVQROR ven asĂ­. (QWHUFHUOXJDUKD\JUDQGHVSUHJXQWDV todavĂ­a sin responder que atemorizan a FXDOTXLHULQYHVWLJDGRUTXHVHDSUR[LPDD la historia de la sociedad civil dominicana: ÂżCĂłmo hacer un balance y hablar de los GHVDItRVGHXQVXMHWRTXHHVKHWHURJpQHR diverso y cuyos intereses no siempre FRLQFLGHQVLQRTXHHQPiVGHXQDRFDVLyQ VHYHQHQIUHQWDGRV"2¢PHHTXLYRFR y sĂ­ es posible hacer un balance de la participaciĂłn de las organizaciones de la sociedad civil dominicana como un todo? 2¢QRPHHTXLYRFR\KD\TXHVHJPHQWDUOD sociedad civil en grupos diversos para hacer el balance de cada uno de ellos y ver los desafĂ­os desde cada uno de ellos?

VOCES 4

3HUR¢VHSXHGHYHUODVRFLHGDGFLYLOFRPR un todo? ¿No es tiempo de diferenciarnos? (VREYLRTXHHQHVWHWH[WRKDJRXQD DSUR[LPDFLyQHVTXHPiWLFDDOWHPD/D

esperanza es que en algĂşn momento sea factible hacer esa genealogĂ­a de la VRFLHGDGFLYLOQRPiVWLHPSR\UHFXUVRVGH investigaciĂłn. 7RPHQHVWHDUWtFXORFRPRQRWDVSDUDXQ debate necesario. La genealogĂ­a de la sociedad civil dominicana EscribirĂŠ a modo de telegrama y pensando en la genealogĂ­a pendiente. /DHPHUJHQFLDTXHQRHORULJHQGHOD sociedad civil dominicana estĂĄ por hacerse. +D\LQWHQWRVGHKDFHUODKLVWRULDSHUR tienden a no ver todas las lĂ­neas de origen que coinciden en ella y no se ha estudiado FRQFODULGDGHOFRQWH[WRTXHKDFHFRLQFLGLU cada lĂ­nea de emergencia. Lo que hoy conocemos como sociedad civil viene de tradiciones diversas y en ocasiones HQIUHQWDGDV+DUpHOFDPLQRDOUHYpV\ REVHUYDUpORTXHKR\OODPDQVRFLHGDGFLYLO y cual BenjamĂ­n Button marcharĂŠ hacia la infancia de esa sociedad civil. Las organizaciones que hoy se reclaman y se perciben como de la sociedad civil son: por un lado las organizaciones empresariales &21(3$1-(ORVLQGXVWULDOHVGH+HUUHUD3; SRUHORWURODVRUJDQL]DFLRQHVWLSR21*GHO VHFWRUVDOXG 3URIDPLOLD&ROHFWLYDPXMHU \VDOXG,QVDOXG ODVUHODFLRQDGDFRQOD HGXFDFLyQHLQYHVWLJDFLyQ &HQWUR%RQy 3RYHGD ODVKtEULGDVFRPR3DUWLFLSDFLyQ &LXGDGDQD TXHVHUHFODPDFRPR movimiento cĂ­vico y tiene estructura de


21* ODVFRPXQLWDULDV $FRSUR8YD  en el sector derecho y justicia Finjus SURWRHPSUHVDULDO \&HGDLO SRSXODU +D\ PiVRUJDQL]DFLRQHV3HURODPD\RUtDGH las veces estas son las que invitan para que representen a la “sociedad civilâ€? HQFyQFODYHVFRQVHMRVPHFDQLVPRVGH articulaciĂłn con el Estado y una gama de etcĂŠteras. 7RGDVFRQĂ X\HURQDPHGLDGRV\Ă€QDOHV GHORVQRYHQWDPRPHQWRGHHVSOHQGRU GHODVRFLHGDGFLYLOGRPLQLFDQDHQHO Foro Ciudadano. PodrĂ­amos pasar horas hablando de las reuniones de coyunturas del )RUR\GHFyPRMXJyXQSDSHOLPSRUWDQWH durante los Ăşltimos dos aĂąos del primer JRELHUQRGHO3/'\VHIXHUHGXFLHQGR durante el gobierno del PRD. Del Foro salen las organizaciones del mundo empresarial cuando se hizo necesario GHEDWLUXQDUHIRUPDĂ€VFDO6DOHQODVGHO mundo sindical cuando fue necesario GHEDWLUODUHIRUPDGHOVHFWRUVDOXGHQ especial el tema de la seguridad social.

paĂ­s forma parte integral de la sociedad FLYLOSHURTXHPXFKRVDXWRUHVORYHQGHRWUD manera. (O&RQVHMR1DFLRQDOGH+RPEUHVGH (PSUHVD &1+( MXQWRFRQORVHPSUHVDULRV DJUXSDGRVHQOD$VRFLDFLyQGH,QGXVWULDVGH OD5HS~EOLFD'RPLQLFDQD $,5' \ODPD\RUtD GHORVJUXSRVHPSUHVDULDOHVVHJ~Q0R\D 3RQVHQHOWH[WR´(PSUHVDULRVHQ&RQĂ LFWRVÂľ SURKLMDURQJUXSRVGHUHFKLVWDVHQORV4 y se opusieron a los procesos de reformas que se YHQtDQGDQGRGHVGHORV\SULQFLSLRVGH ORV$Ă€QDOHVGHORV\SULQFLSLRVGHORV HUDQHVHQFLDOPHQWHJUXSRVGHSUHVLyQORV que enfrentaban el tipo de polĂ­ticas pĂşblicas OOHYDGDVDFDERSRUHO35'TXHVHGHĂ€QtD como socialdemĂłcrata. ÂżPor quĂŠ sintieron los hombres de empresa mĂĄs necesidad de enfrentar el populismo perredeĂ­sta que el autoritarismo balaguerista?

VOCES

(O&1+(TXHVHFRQYLUWLyOXHJRHQ&21(3 y esta Ăşltima fue de las instituciones propiciadoras de organismos como 8QDKLSyWHVLVSDUDH[SOLFDUHOWHPDGHO)RUR OD&RDOLFLyQSRUOD7UDQVSDUHQFLD\OD la imposibilidad de que estas organizaciones ,QVWLWXFLRQDOLGDG\SDUWLFLSDURQDFWLYDPHQWH se mantengan juntas tiene que ver con las en el Foro Ciudadano y otros mecanismos historias diversas de las organizaciones que de articulaciĂłn de la sociedad civil. Mientras ODFRQIRUPDURQ\ORVLQWHUHVHVGLVtPLOHV\FRQ este sector del empresariado dominicano la ausencia de un sujeto popular constituido. UHFLEtDDO35'UHRUJDQL]iQGRVHSDUD defender sus legĂ­timos intereses. Ante el ÂżDe dĂłnde vinieron todas esas temor del tipo de polĂ­tica de podrĂ­a llevar organizaciones que hoy se llaman sociedad DFDERORVJUXSRVSRSXODUHVORVFOXEHV civil? GHSRUWLYRV\FXOWXUDOHVTXHFRQVWLWX\HQ nuestro segundo punto de emergencia de El punto de emergencia uno estĂĄ constituido ORTXHKR\OODPDPRVVRFLHGDGFLYLOUHFLEtDQ SRUHOVHFWRUHPSUHVDULDOTXHHQQXHVWUR MXELORVRVDO35'+DEtDQVLGRIRUMDGRVHQ

5


la resistencia frente a Balaguer. Fuente de movilizaciĂłn y preservaciĂłn de la cultura SRSXODUQLODWHPLEOH´EDQGDFRORUiÂľSXGR con ellos. 3HURFRQODOOHJDGDGHO35'DOSRGHU su beligerancia se redujo. Se hablĂł de cooptaciĂłn de una parte del liderazgo juvenil. De cĂłmo centraron su acciĂłn H[FOXVLYDPHQWHHQODOXFKDFRQWUDHO EDODJXHULVPRSRUORTXHXQDYH]HVWHVDOLy del poder se quedaron perplejos y les fue difĂ­cil encontrar un norte claro. Retomaron ORVFOXEHVVXVIXQFLRQHVGHSRUWLYDV pero no asĂ­ los y las jĂłvenes que en ellos participaban. El tercer punto de emergencia remite a ODVRUJDQL]DFLRQHVVLQĂ€QHVGHOXFUR FRPR VHOODPDEDQHQDTXHOHQWRQFHVORVODV TXHOXHJRVHOODPDURQ21* /DVKDEtD GHWRGRWLSRSHURODVTXHFRQWULEX\HURQD FRQĂ€JXUDU\IRUMDUSDUWHGHOOLGHUD]JRTXH luego se convertirĂ­a en parte substancial de la “sociedad civilâ€? fueron aquellas que laboraron en el tema de la educaciĂłn SRSXODULQVSLUDGDVSRU3DXOR)UHLUH\SRU ODWHRORJtDGHODOLEHUDFLyQFRQUDtFHV LPSRUWDQWHVHQHOPRYLPLHQWRFDPSHVLQR movimientos ĂŠtnicos y pobladores urbanos.

VOCES 6

(ODGYHQLPLHQWRGHODGpFDGDSHUGLGD HVRVDFLDJRVDxRVODOOHJDGDGHO pensamiento Ăşnico y la caĂ­da del muro de BerlĂ­n impactaron en estas organizaciones. 6HPRYLHURQVXVIXHQWHVGHĂ€QDQFLDPLHQWRV HVFDQGLQDYDV\GHL]TXLHUGD\VXIRUPD GHSDUWLFLSDUHLQWHUYHQLUHQODVRFLHGDG tambiĂŠn.

El cuarto punto de emergencia nos lleva casi YRODQGRKDFLDODVL]TXLHUGDVRPHMRUGLFKR VHFWRUHVGHODVL]TXLHUGDVLQWHOHFWXDOHVGH L]TXLHUGDJUXSRVFRPXQLWDULRV &/3\&83  que tambiÊn forjaron parte del liderazgo que hoy se encuentra en las organizaciones GHODVRFLHGDGFLYLOGRPLQLFDQD\H[LVWHQ organizaciones que todavía sobreviven. La participación de estos grupos Cada uno de estos grupos venía con visiones GLVWLQWDVVREUHODVRFLHGDGGRPLQLFDQD la sociedad política y las formas de participación. 3DUDXQRVSDUWLFLSDUVLJQLÀFDEDDFFLyQ política anti-­Estado capitalista y tenía como norte la lucha revolucionaria. 6XVKHUUDPLHQWDV(OSDURODKXHOJDOD PDQLIHVWDFLyQFRQVWUXLUODKHJHPRQtD SRSXODUFRPRGLUtDDOJ~QJUDPVFLDQRGHOD Êpoca. Aporta esta izquierda que intenta UHLQYHQWDUVHHQVRFLHGDGFLYLOHOFRQWDFWR FRQODVPDVDVHOGLVFXUVRDJOXWLQDGRUOD capacidad de movilización de algunos sectores. 3DUDRWURVOLJDGRVDOPXQGRHPSUHVDULDO defender el tipo de políticas públicas y la gobernabilidad conservadora propiciadas SRU%DODJXHUVHFRQVWLWXtDHQODIRUPD idónea de participar. Este sector disponía y dispone de mayor cobertura en los medios HLQà XHQFLDYtDODÀQDQFLDFLyQGHODV campaùas en el mundo político.


3DUDRWURVSDUWLFLSDUHUDD\XGDUFRQ la autorganizaciรณn de las personas. La bรบsqueda de que se reconocieran como grupos y se convirtieran en sujetos de sus SURSLDVKLVWRULD3DUDORJUDUORODHGXFDFLyQ popular y la organizaciรณn como sector social o incluso de clase era la vรญa de participaciรณn. ยข&yPRFRQรX\HQHVWDVGLYHUVDV RUJDQL]DFLRQHV\VHFWRUHV" +D\TXHWRPDUHQFXHQWDHOFRQWH[WRHQ TXHVHGDHVWDFRQรXHQFLD En lo nacional tenemos: 1. La ausencia de organizaciones de L]TXLHUGDIXHUWHVFRQGLDJQyVWLFRGHOD sociedad dominicana que trascendiera al antibalaguerismo. Estos grupos tenรญan una visiรณn teleolรณgica de la VRFLHGDG\DTXHWDUGHRWHPSUDQR QRVGHFtDQWRPDUHPRVHOFDPLQRKDFLD el reino milenario socialista: Faltรณ una โ€œimaginaciรณn positivaโ€ que construyera nuevas herramientas de intervenciรณn. La estrechez de mira y una gerontocracia que se perpetรบa se relacionan a la LQH[LVWHQFLDGHXQDRSFLyQGHL]TXLHUGD democrรกtica.

3. La concupiscencia organizacional HQODVRFLHGDGFLYLOVHH[SOLFD WDPELpQSRUHOFRQWH[WRGHOGpร€FLW democrรกtico dominicano: debilidad en la LQVWLWXFLRQDOLGDGGHPRFUiWLFDGHELOLGDG GHOD-XVWLFLDFRUUXSFLyQJXEHUQDPHQWDO autismo del liderazgo partidario y el clientelismo como forma de relaciรณn entre la polรญtica y las masas. 4. (QORLQWHUQDFLRQDOWHQHPRVODFDtGD del muro de Berlรญn que deja en la RUIDQGDGDDOJXQRVHODGYHQLPLHQWR GHOQHROLEHUDOLVPR TXHSURPRFLRQDOD sociedad civil y algunas organizaciones VLQร€QHVGHOXFURVHUHFLFODQSDVDQGRD OODPDUVHWHUFHUVHFWRUXRUJDQL]DFLRQHV LQWHUPHGLDULDVX21*  $VtFRQรX\HQGRVSRORVODL]TXLHUGD\OD derecha en la idea de que debe estimularse ODVRFLHGDGFLYLO3HURSDUDXQRVVRFLHGDG FLYLOVLJQLร€FDXQDIRUPDGHDFKLFDUHO Estado y promover el mercado. Estos ven ODVRFLHGDGFLYLOFRPRVLIXHUDHOPHUFDGR VLHQGROyJLFRHQHVWHFRQWH[WRFRQVLGHUDUDO empresariado como parte de la sociedad civil. Estos piensan que el mercado nos asignarรก a cada quien nuestro merecido lugar. 3DUDRWURVVRFLHGDGFLYLOVLJQLร€FDORTXH HVFRQWUDULRDOVLVWHPDVXSUR\HFWRHV convertir a la sociedad civil en movimiento social. Pero las estrategias y la forma de

VOCES

2. La poblaciรณn votante se concentra HQGRVSDUWLGRVGHOVLVWHPD 3DUWLGR 5HYROXFLRQDULR'RPLQLFDQR 35' \ 3DUWLGR5HIRUPLVWD 35TXHOXHJRVH convertirรญa en Social Cristiano asumiendo ODVVLJODV356& SULPHUROXHJRHQWUHV 35'356&\3DUWLGRGHOD/LEHUDFLyQ 'RPLQLFDQD 3/' \GHQXHYRHQGRV

35'\3/' 0XHUHQORVWUHVOtGHUHVTXH construyeron la democracia dominicana y se pasa al momento de la transiciรณn de liderazgo5.

7


SDUWLFLSDFLyQUHVXOWDQGLVWLQWDVHVWiQMXQWRV SHURQRUHEXUXMDGRVDXQTXHDOJXQRVHVWiQ mรกs claros que otros. En este caso el sector HPSUHVDULDOPiVFODURTXHHOVHFWRUSRSXODU Otro elemento que ayudรณ a la concupiscencia fue la promociรณn de la GHPRFUDFLDGHSDUWHGHOD86$,'FRQ UHFXUVRV\XQDSROtWLFDPiVGHPRFUiWLFDOR que debemos sumar al debilitamiento de los fondos nรณrdicos y provenientes de las L]TXLHUGDVTXHVHPRYLHURQDORVSDtVHVGHO Este.

VOCES 8

9HDPRVGRVHMHPSORVGLJQRVGHTXHVH HODERUHQHVWXGLRVGHFDVRVREUHHOORV\TXH HQFLHUWRVHQWLGRHMHPSOLร€FDQRVLPEROL]DQOD FRQรXHQFLDGHGLYHUVRVVHFWRUHVHQORTXHVH OODPDVRFLHGDGFLYLO\DOPLVPRWLHPSRVRQ SDUDGLJPDGHODVGLร€FXOWDGHVDFWXDOHVSRU la que discurren las organizaciones de la la sociedad civil dominicana.

8QRHV3DUWLFLSDFLyQ&LXGDGDQDHQGRQGH FRQรX\HQ JUXSRVSURYHQLHQWHGHOD izquierda reciclada que aporta la base y el contacto con organizaciones que viabilizan ODREVHUYDFLyQHOHFWRUDO JUXSRVPHGLR hartos del autoritarismo balaguerista y las WUDPSDVHOHFWRUDOHVGHVXSDUWLGR\  โ€œempresarios democrรกticosโ€. Conformaron lo que estuvo a punto de convertirse en XQDXWpQWLFRPRYLPLHQWRVRFLDO7XYR JUDQGHVp[LWRVHQODPHMRUDGHODQRUPDWLYD electoral y la transparencia de los procesos HOHFWRUDOHV6HKDFRQYHUWLGRHQXQD21* de los sectores medios que desean mayor nivel de transparencia e institucionalidad. El segundo estudio digno de caso es la )XQGDFLyQ,QVWLWXFLRQDOLGDG\-XVWLFLD),1-86 Una organizaciรณn protoempresarial que hizo grandes contribuciones al adecentamiento GHOD-XVWLFLDGRPLQLFDQDSHURHQIRFDGD en los aspectos de interรฉs del empresario \HQSDUWLFXODUGHOVHFWRUร€QDQFLHUR


la garantĂ­a de los contratos y evitar la constituciĂłn de un Estado fuerte que diseĂąe SROtWLFDVĂ€VFDOHVSURJUHVLYDV SerĂ­an dos estudios de caso que en su momento fueron las organizaciones SUHIHULGDVSRUODFRRSHUDFLyQLQWHUQDFLRQDO en especial por la Agencia Estadounidense GH$\XGDDO'HVDUUROOR 86$,'VHJ~QVXV VLJODVHQLQJOpV  3HUVSHFWLYDV\GHVDItRV 3UHYLDPHQWHDFRPHQWDUVREUHORVGHVDItRV creo que es importante insistir que estos se deben observar desde la Ăłptica del FROHFWLYRHQEDVHDOGLiORJRLQWHUQR\ ser construidos en funciĂłn de un acuerdo GHODVGLYHUVDVIXHU]DVTXHLQĂ X\HQHQHO movimiento social. 7RPDQGRHQFXHQWDTXHODVRFLHGDGFLYLO HVP~OWLSOHSOXUDO\FRQGLYHUVRVLQWHUHVHV GHEHPRVVRVWHQHUTXHORVGHVDItRVSRUOR WDQWRGLĂ€HUHQVHJ~QHOVHFWRUGHQWURGHODV organizaciones de la sociedad civil desde el cual se hable. +DEODUpSXHVGHORVGHVDItRVGHVGHXQD visiĂłn que apuesta a la constituciĂłn de XQPRYLPLHQWRVRFLDOGHORVH[FOXLGRV YXOQHUDEOHVSRSXODUGLUtDPRV

‡ DesafĂ­o 2: Una sociedad civil fuerte necesita de acceso libre a los medios GHFRPXQLFDFLyQORVFXDOHVGHEHQVHU GHPRFUiWLFRV3HURHQHOSDtVH[LVWH el corporativismo de los medios de FRPXQLFDFLyQORVFXDOHVHVWiQHQPDQRV de sectores empresariales que no se GHGLFDH[FOXVLYDPHQWHDODSUHQVD\ SRUORWDQWRORVPHGLRVGHFRPXQLFDFLyQ masivos constituyen una de las herramientas para la defensa de sus actividades principales como empresarios de otras ramas. ‡ DesafĂ­o 3: Desde el ĂĄmbito de los H[FOXLGRV\YXOQHUDEOHVODFRQVWLWXFLyQ propia como actor. Abandono de esa manĂ­a concupiscente del consenso y el ´WRGRVGHEHPRVHVWDUMXQWRVÂľ+D\iUHDV GHFRRUGLQDFLyQFRPRODDQWLFRUUXSFLyQ pero no en todo se debe estar juntos. Es necesario la articulaciĂłn de “tanques de pensamientoâ€? de los sectores mĂĄs H[FOXLGRVTXHD\XGHQDOGLVHxRGH estrategias de intervenciĂłn polĂ­tica y social. ÂżQuĂŠ organizaciĂłn polĂ­tica les UHSUHVHQWD\FXiOHVWLHQHQPiVRtGRSDUD el mundo empresarial y para los sectores medios? ‡ DesafĂ­o 4: Complementar la apuesta por hacer sinergia con el Estado dominicano QRFRQJRELHUQRVHVSHFtĂ€FRV FRQOD crĂ­tica desde fuera del ĂĄmbito estatal. 3HURQRFDHUHQVHUFRQVXOWRUHVGHODV actividades estatales. VOCES

‡ 'HVDItR5HGHÀQLUHOFRQFHSWR de participación ya que muchas organizaciones terminan siendo en realidad agencias de consultorías o teniendo vida propia en función de los SUR\HFWRVÀQDQFLDGRVSRUODFRRSHUDFLyQ ‡ 'HVDItR5HVLJQLÀFDUORSROtWLFR+D\ internacional. una tendencia peligrosa dentro de las organizaciones de la sociedad

9


VOCES 10

civil. Se trata de una visiĂłn cada vez PiVQHJDWLYDGHODSROtWLFDRVHDGH desprestigiar la actividad polĂ­tica y creer que la buena participaciĂłn se hace GHVGHODVHVIHUDVFLYLOHVH[FOXVLYDPHQWH mientras que lo malo se encuentra en HOPXQGRSROtWLFR&UDVRHUURUHOPXQGR de las organizaciones polĂ­ticas y el de las organizaciones civiles se alimenta de seres socializados en la sociedad dominicana. En ambos hay ĂĄngeles y demonios.

Finalmente tenemos el desafío de FRQFHQWUDUQXHVWUDVIXHU]DVQRVHJXLU dispersos y quejåndonos de que el otro no TXLHUHDFHSWDUTXHQXHVWUDLGHDHVODPHMRU VLQGDUQRVFXHQWDTXHVRPRVHORWURGHHVH RWUR+D\TXHGLDORJDUHQWUHQRVRWURVSHUR tomando en cuenta lo diverso y plural de la sociedad civil. Muchas veces en el seno de los debates dentro de las organizaciones FLYLOHVGHFLPRV´QRVRWURVHVWR¾´QRVRWURV DTXHOOR¾SHURQRQRVLQWHUURJDPRV seriamente ¿de quÊ nosotros hablamos?

‡ 'HVDItR7UDVFHQGHUODYLVLyQGHTXH necesitamos profundizar las reformas institucionales: como si necesitåramos PiV\PiVOH\HVTXHHQJURVHQODVÀODV GHORVSDSHOHVTXHQRVHFXPSOHQQL se cumplirån. Usemos lo que hay: la /H\GH$FFHVRDOD,QIRUPDFLyQ/H\ GH3UHVXSXHVWR/H\GH&RPSUDV\ &RQWUDWDFLRQHVGHO(VWDGRHOGHFUHWR que crea las comisiones de auditorías VRFLDOHVODOH\TXHHVWDEOHFHHO VLVWHPDQDFLRQDOGHSODQLÀFDFLyQ\ la Ley de Función Pública. En todas KHPRVODVRUJDQL]DFLRQHVFLYLOHV\VXV UHSUHVHQWDQWHVSDUWLFLSDGRGHXQDXRWUD IRUPDWRGDVDSUREDGDVWRGDVVHYLRODQ VLVWHPiWLFDPHQWH\DSRFDVOHVKHPRV dado un seguimiento constante.

$GPLWRTXHHQPLFDVRHOQRVRWURVGHVGHHO FXDOHVFULERHVHVHVHFWRUGHODVRFLHGDG civil que viene de la tradiciĂłn de la izquierda GHPRFUiWLFDTXHFUHHTXHGHEHPRVUHYLVDU QXHVWUDVIRUPDVKHUUDPLHQWDV\PpWRGRVGH SDUWLFLSDFLyQSRUTXHODVFRQGLFLRQHVKDQ cambiado. Y nuevas condiciones requieren GHQXHYDVIRUPDVGHLQWHUYHQFLyQDVtFRPR VHUHTXLHUHTXHUHGHĂ€QDPRVODVSROtWLFDVGH alianzas y se hace mĂĄs necesaria la acciĂłn polĂ­tica.

‡ Desafío 7: Necesidad de un diagnóstico FODURVLQWHPRUQRFRPSODFLHQWHGH QXHVWUDVRFLHGDGGHOWHMLGRVRFLDO GHOVLVWHPDSROtWLFRFOLHQWHODU\GHODV organizaciones civiles. Sistema clientelar que se perpetúa y produce en todas las RUJDQL]DFLRQHVVHDQFLYLOHVRSROtWLFDV

Notas 7H[WRUHHODERUDGRDSDUWLUGHXQDSRQHQFLDSUHVHQWDGD en el “Seminario: balance y desafĂ­os de la participaciĂłn en 5HS~EOLFD'RPLQLFDQDÂľRUJDQL]DGRSRU(O&RQVHMR1DFLRQDO GH5HIRUPDGHO(VWDGR &21$5( 3DUWLFLSDFLyQ&LXGDGDQD ,QVDOXG)RUR&LXGDGDQR&(3$(&(*(6,17(&&LXGDG $OWHUQDWLYDHQWUHRWUDVRUJDQL]DFLRQHVFHOHEUDGRHOGH DJRVWR

1

“... La genealogĂ­a [...] se opone [...] al despliegue PHWDKLVWyULFRGHODVVLJQLĂ€FDFLRQHVLGHDOHV\GHORVLQGHĂ€QLGRV teleolĂłgicos. Se opone a la bĂşsqueda del “origenâ€?‌ “El origen HVWiVLHPSUHDQWHVGHODFDtGDDQWHVGHOFXHUSRDQWHVGHO PXQGR\GHOWLHPSRHVWiGHOODGRGHORVGLRVHV\DOQDUUDUOR se canta siempre una teogonĂ­a. Pero el comienzo histĂłrico es EDMRQRHQHOVHQWLGRGHPRGHVWRRGLVFUHWRFRPRHOSDVR GHODSDORPDVLQRLUULVRULRLUyQLFRSURSLFLRDGHVKDFHUWRGDV

2


ODVIDWXLGDGHVÂľ0)RXFDXOW)1LHW]VFKHODJHQHDORJtDOD KLVWRULD0LFURItVLFDGHOSRGHU(GLFLRQHV/D3LTXHWD0DGULG SS 'LFKRVHDGHSDVRHVWDVRUJDQL]DFLRQHVSDUDDOJXQRV DXWRUHVQRIRUPDQSDUWHGHODVRFLHGDGFLYLOHQVHQWLGR estricto. Dicen estos autores que la sociedad tiene tres esferas: (VWDGRPHUFDGR (FRQRPtD \VRFLHGDGFLYLO(QHVHVHQWLGR el mundo empresarial pertenece al mundo del mercado y la HFRQRPtDVLHQGRSRUWDQWRVXOyJLFDGLVWLQWDDODOyJLFDGHOD sociedad civil.

3

0R\D3RQV)UDQN(PSUHVDULRVHQ&RQà LFWRSROtWLFD GH,QGXVWULDOL]DFLyQ\6XVWLWXFLyQGH,PSRUWDFLRQHVHQOD República Dominicana. Fondo Para el Avance de las Ciencias 6RFLDOHV6DQWR'RPLQJR$OJXQDVFLWDV´$OSHUGHU

4

ODVHOHFFLRQHVPXFKRVLQGXVWULDOHVGLHURQVXDSR\RDXQ grupo polĂ­tico aĂşn mĂĄs radical y derechista llamado acciĂłn dominicana independiente que formĂł un frente comĂşn con HOUHFLpQFUHDGR&RQVHMR1DFLRQDOGH+RPEUHVGH(PSUHVDV Obsesionados con la idea de que Bosch estaba llevando al SDtVKDFLDXQUpJLPHQFRPXQLVWDWRGRVFRPHQ]DURQDDJLWDU\ FRQVSLUDUFRQWUDHOJRELHUQRÂľ SiJLQD

/DWUDQVLFLyQGHOLGHUD]JRVLJQLÀFDHOSDVRDXQDHWDSDGH construcción de liderazgos colectivos y organizacionales para sustituir a los tres líderes carismåticos y caudillistas GHVDSDUHFLGRVSURFHVRTXHKDTXHGDGRWUXQFRHQHOSDtV &IU7HMDGD+ROJXtQ5DPyQ´/DWUDQVLFLyQGHOLGHUD]JR\OD legitimidad en el centro de la espiral clientelista�. Revista *OREDOQR6DQWR'RPLQJR5HS~EOLFD'RPLQLFDQD3iJ 

5

VOCES 11


Participación ciudadana y reconstrucción de lo público 2

Manuel Canto Chac

Sociólogo, profesor – Investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Investigador Nacional, Consejero Ciudadano del Consejo de Evaluación del Desarrollo Social del DF.

VOCES 12

1


Introducciรณn

L

DSDUWLFLSDFLyQFLXGDGDQD 3& HQDGHODQWH HQODFRQGXFFLyQ de la vida pรบblica no es un tema QXHYRGHVGHKDFH\DYDULRVDxRV estรก presente en la discusiรณn de las FLHQFLDVGHODSROtWLFD\SUiFWLFDPHQWH GHVGHVXVRUtJHQHVHQODVSROtWLFDV pรบblicas. En diversas lenguas podemos ver SXEOLFDFLRQHVVREUHHOWHPDTXHHQVX YHUWLHQWHFRQWHPSRUiQHDWLHQHXQDFODUD marca de origen latinoamericano. La participaciรณn ciudadana no es una FXHVWLyQGHPRGDRGHSUHIHUHQFLDVLQR que es una consecuencia necesaria de la evoluciรณn de la discusiรณn sobre el Estado y sobre la democracia. Que el tema de la PC sea un asunto real y no sรณlo acadรฉmico pueden dar cuenta las diversas legislaciones HQODPDWHULDSDUWLFXODUPHQWHHQ$/(Q OD&RQVWLWXFLyQGH%UDVLOLQWURGXMRFRPR uno de sus elementos fundamentales la participaciรณn; la Constituciรณn de Colombia en 1991 introdujo tambiรฉn el tema de la participaciรณn en los distintos niveles de gobierno. En 1994 Bolivia aprobรณ la Ley de Participaciรณn PopularORPLVPRTXHHQVX reciente Constituciรณn. Faltan aรบn muchas preguntas bรกsicas por responder: ยฟquรฉ es la participaciรณn FLXGDGDQD"ยขTXLpQHV\FyPRSDUWLFLSDQ" ยฟcuรกles son los efectos de la participaciรณn en la polรญtica y en las polรญticas?

1.-ยญ LAS CATEGORรAS DE LA PARTICIPACIร“N CIUDADANA Los cambios de รฉpoca Sabemos que en la actualidad hay una FULVLVGHODUHSUHVHQWDFLyQTXHVHWUDGXFH en la pรฉrdida de credibilidad en sus formas WUDGLFLRQDOHV\DVHDGHUHSUHVHQWDFLyQ VRFLDO FRPRORVVLQGLFDWRV RSROtWLFD FRPR ORVSDUWLGRV (VWDFULVLVQRHVFLUFXQVWDQFLDO VLQRTXHH[SUHVDHOร€QGHXQDpSRFD/D articulaciรณn de lo econรณmico y lo social VHH[SUHVyHQHOV;;HQORVOODPDGRV SDtVHVGHVDUUROODGRVHQHO(VWDGRVRFLDO \HQODHFRQRPtDGHPHUFDGRTXHVH constituyeron en un entorno en el que la primacรญa de la agregaciรณn y de la representaciรณn social correspondรญa a las RUJDQL]DFLRQHVFODVLVWDVFRQVWLWX\HURQVX democracia sobre la base del โ€œtriรกngulo de hierroยต UHODFLyQHQWUH*RELHUQR HPSUHVDVVLQGLFDWRV DWUDYpVGHOFXDOIXHURQ generando sus consensos. Estos procesos HQWUDURQHQXQDSURIXQGDFULVLVSURSLFLDQGR en algunos casos lo que se dio en llamar el cansancio ciudadanoODSpUGLGDGH H[SHFWDWLYDVGHODSREODFLyQVREUHODFODVH SROtWLFD 0HQ\\6XUHO \VXGHVHQFDQWR FRQODVLQVWLWXFLRQHV 0RQHGHUR \TXH SDUDOHODPHQWHDHVWDVVLWXDFLRQHVVHIXHURQ delineando nuevas formas de agregaciรณn \SDUWLFLSDFLyQVRFLDOWHPDWL]DGDVGHPX\ diversas maneras ya sea en el enfoque de QXHYRVPRYLPLHQWRVVRFLDOHV 2IIH RGHO UHVXUJLPLHQWRGHODVRFLHGDGFLYLO .HDQQH  VOCES

&RQORDQWHULRUODPLVPDGHPRFUDFLDWXYR TXHVHUYLVWDFRQRWUDySWLFDGHQWURGHOD cual juega un papel fundamental la PC. El

13


debate entre diversas maneras de ver la GHPRFUDFLDH[SUHVDPXFKRPiVTXHODV disputas por la representaciĂłn; se trata de la tensiĂłn que surge ante la caducidad de ODVIRUPDVSROtWLFDVKHUHGDGDVGHOV;; FHQWUDGDVHQHO(VWDGRQDFLyQDXQTXH ni con mucho ĂŠste se puede considerar DQXODGRSRUODJOREDOL]DFLyQDXQTXH\DQR alcanza a dar cuenta de la complejidad GHODYLGDVRFLDOGHODTXHHOWUDEDMR sigue siendo un componente fundamental y que tampoco alcanza a sintetizar las aspiraciones sociales. En lo polĂ­tico el (VWDGRQDFLyQVLJXHVLHQGRODĂ€JXUDFHQWUDO pero con una innegable pĂŠrdida de su FDSDFLGDGGHFLVRULDFRQVWUXLGDOHQWDPHQWH GHVGHHOV;9,,\HURVLRQDGDUiSLGDPHQWHHQ HO;;´La actual mundializaciĂłn no consiste en una interdependencia genĂŠrica ni en una pura y simple apertura transcontinental de los mares‌ [sino] en la ruptura del ‘modelo Westfalia’, o sea, del sistema de relaciones internacionales basado‌ HQODĂ€JXUDGHO(VWDGRQDFLyQVREHUDQR territorialmente cerrado.Âľ 0DUUDPDR 

VOCES 14

Estamos asistiendo a un replanteamiento mucho mĂĄs a fondo de las relaciones entre Estado-­mercado-­sociedad. El primero se ve tensionado “por arribaâ€? por la tendencia a rebasar al Estado nacional que acompaĂąa DODJOREDOL]DFLyQSHURWDPELpQ´SRU abajoâ€? por las demandas de participaciĂłn ciudadana. Ocurre que: “...fuerzas mĂĄs profundas que estĂĄn remodelando la sociedad global, entre ellas la demanda de autonomĂ­a individual y la emergencia GHXQDFLXGDGDQtDPiVUHĂ H[LYD/D democratizaciĂłn estĂĄ desbordando la democracia (...) Supuestamente

bastante abiertas, las instituciones liberales democråticas de la mayoría de los países han dependido en la pråctica de acuerdos entre bastidores, prerrogativas y prebendas. Uno de los mayores cambios que afectan a la esfera política es que los gobiernos y los ciudadanos viven ahora cada vez mås en un entorno único de información. Las formas H[LVWHQWHVGHKDFHUODVFRVDVVHVRPHWHQD escrutinio y se amplía la gama de lo que es considerado como corrupto o inaceptable.� *XLGGHQV\  Ubicados entonces en esta perspectiva GHWUDQVIRUPDFLRQHVSURIXQGDVKDEODUDO mismo nivel de la PC reclama la vinculación HQWUHWUHVFDWHJRUtDVEiVLFDVgobernanza, ciudadanía y sociedad civil. Gobernanza Las situaciones descritas estån marcando FRQFODULGDGHOÀQGHXQDpSRFD/RTXHQR estå muy claro son los signos de lo nuevo. Con certeza uno de ellos es la participación GHODVRFLHGDGHQORVDVXQWRVS~EOLFRV que ya no se reduce a la sola delegación GHOSRGHUVLQRTXHVHWUDWDDKRUDGH una demanda de involucramiento en el JRELHUQRGHODVRFLHGDGFX\RDQiOLVLV ha requerido poner en el centro de la discusión la categoría de gobernanza. Si en HO~OWLPRWHUFLRGHOV;;ODgobernabilidad fue la preocupación central de la discusión SROtWLFDODGHPDQGDGH3&KDSXHVWR HQHOFHQWURGHORTXHYDGHOV;;,DOD JREHUQDQ]DVLQTXHVHSXHGDYHUHQWUH ambos conceptos la arena de lucha entre conservadores y progresistas como algunos lo suponen.3


6LELHQKD\GLYHUVDVGHĂ€QLFLRQHVGH gobernanza4KD\DVSHFWRVIXQGDPHQWDOHV FRQYHUJHQWHVORVFXDOHVWLHQHQTXHYHUFRQ la pĂŠrdida del monopolio gubernamental y de los funcionarios electos sobre las decisiones pĂşblicas y la entrada a la arena decisoria de diversos actores de la sociedad. &RPRVHKDLQVLVWLGRHVWRVSURFHVRVVH HQFXDGUDQHQFRQWH[WRGHpSRFD\QRGH FLUFXQVWDQFLDXQDGHFX\DVFDUDFWHUtVWLFDV es el declive del concepto tradicional GHODVREHUDQtDHVWDWDODOFRQWUDULRGH ORVVXSXHVWRVVXUJLGRVGHVGHHOV;9,,, 9DOOHVStQ ORV(VWDGRV\DQRVRQORV~QLFRV GHFLVRUHVGHQWURGHVXSURSLRWHUULWRULRVLQR que tienden a ser rebasados por relaciones HVWUXFWXUDOHVGHLQWHUGHSHQGHQFLDIUHQWH a los organismos multilaterales y la fuerza GHRWURVHQWHVLQWHUQDFLRQDOHVLQFOXVR SULYDGRVDVtORV(VWDGRVVHFRQYLHUWHQHQ UHJXODGRVPiVTXHHQUHJXODGRUHVTXHGDQ atrapados en una red de juegos cuyo FRQWUROOHVHVFDSDHQYLUWXGGHHOORODV decisiones dependen del acuerdo entre P~OWLSOHVDFWRUHVQLQJXQRGHORVFXDOHV SXHGHGHWHUPLQDUODVSRUVtVyORSRUORTXH los procesos decisionales dependen del acuerdo y la interacciĂłn entre varios de ellos â€œâ€Śque tienen intereses contradictorios, SHURTXHVRQORVXĂ€FLHQWHVLQGHSHQGLHQWHV entre sĂ­ para que ninguno pueda imponer una soluciĂłn por sĂ­ sĂłlo, y a la vez son lo VXĂ€FLHQWHPHQWHGHSHQGLHQWHVFRPRSDUD que todos pierdan si no se encuentra alguna soluciĂłnâ€? 36FKPLWWHUFLWDGRSRU&KHYDOLHU  

CiudadanĂ­a Las transformaciones factuales y teĂłricas de la polĂ­tica y de las instituciones pĂşblicas han puesto de nueva cuenta en el centro DOFRQFHSWRGHFLXGDGDQtDDOLJXDOTXH muchos de los tĂŠrminos de la discusiĂłn contemporĂĄnea pesa sobre ĂŠste una

VOCES

$OJXQRVYHQFRQGHVFRQĂ€DQ]DHOXVRGH gobernanza3RUXQDSDUWHSRUTXHVHOH DVLJQDXQXVRPiVQRUPDWLYR OD“buena

gobernanzaâ€? TXHFRPSUHKHQVLYR HO conjunto de actores de las decisiones S~EOLFDV SHURWDPELpQSRURWUDSDUWH porque hace referencia a la intervenciĂłn GHORVSULYDGRVHQODVGHFLVLRQHVS~EOLFDV LGHQWLĂ€FDGRORSULYDGRVyORFRQODVHPSUHVDV sin reparar que privadas son tambiĂŠn las organizaciones sociales y los individuos. Si contemporĂĄneamente lo pĂşblico no se puede reducir al gobierno —aunque este forme parte de aquel— lo privado tampoco SXHGHUHGXFLUVHDODHPSUHVDDXQTXH pVWDWDPELpQORVHD*REHUQDQ]DFRPR FDWHJRUtDFRPSUHKHQVLYDD\XGDDODQiOLVLV GHODVOXFKDVSRUODKHJHPRQtDWDQWRHQOD HVIHUDS~EOLFDFRPRHQODSULYDGDVLQH[FOXLU los contenidos de clase y de ciudadanĂ­a. (QXQDDGDSWDFLyQpVWDVtQRUPDWLYDD ODVLWXDFLyQODWLQRDPHULFDQDVHVRVWLHQH DSHOOLGDQGRJREHUQDQ]DFRQGHPRFUDFLD que harĂ­a referencia: â€œâ€Śal desarrollo social y a la participaciĂłn democrĂĄtica de todos los concernidos en las decisiones‌ [requiere] la inclusiĂłn de los principios de democracia, de respeto de los derechos humanos y a las culturas locales, de la participaciĂłn de los actores de la sociedad civil‌de descentralizaciĂłn del poder y descentralizaciĂłn de la gestiĂłn, [todas ellas] como dimensiones esenciales de una gobernanza democrĂĄticaâ€? 0LODQLHWDO

15


enorme sospecha por haber sido invocados LQLFLDOPHQWHSRUHOSHQVDPLHQWRQHROLEHUDO TXHHQIDWL]DEDVXFDUiFWHULQGLYLGXDOLVWDVLQ tomar en cuenta que el concepto antecede con mucho al pensamiento liberal; estĂĄ en HOFHQWURGHODSROtWLFDJULHJD\URPDQD\D GHVGH7RPiVGH$TXLQRVHOHXWLOL]ySDUD deslindar al creyente que actĂşa en la esfera eclesiĂĄstica del ciudadano que actĂşa en el iPELWRGHO(VWDGR 8OOPDQ  ContemporĂĄneamente hay tres notas constitutivas de ciudadanĂ­a en torno de las cuales parece haber consenso: los GHUHFKRVLQGLYLGXDOHVODSHUWHQHQFLDD una comunidad polĂ­tica y la participaciĂłn HQODYLGDS~EOLFD 5XELR 3HURLQFOXVROD UHIHUHQFLDDGHUHFKRVEDVHLQGXGDEOHGH la categorĂ­a ciudadanoQRHVWiH[HQWDGH GLYHUVLGDGGHRSLQLRQHVWRGDYH]TXHODV GLVWLQWDVWUDGLFLRQHVSROtWLFDVLGHQWLĂ€FDQORV derechos bĂĄsicos de ciudadanĂ­a con sus UHVSHFWLYDVFRQFHSFLRQHVPiVDOOiGHODV sucesivas etapas en la idea de derechos TXHFUHtDYHU0DUVKDOODVtODYHUVLyQOLEHUDO de derechos puso el acento en los derechos FLYLOHVODUHSXEOLFDQDHQORVGHUHFKRV

VOCES 16

políticos y la socialdemócrata en los GHUHFKRVHFRQyPLFRV\VRFLDOHV &KDQLDO  El reconocimiento al ciudadano como portador de derechos fue una de las principales demandas de democratización en AmÊrica Latina frente a los regímenes autoritarios que violentaban los derechos fundamentales. Frente a ello una posición —no se sabe quÊ tanto intencionada— KDLQVLVWLGRHQLGHQWLÀFDUDOSRUWDGRUGH derechos con el ciudadano pasivo toda vez que —como garantía de sus derechos— demanda y recibe del Estado un conjunto GHSUHVWDFLRQHV3RUORFRQWUDULRSDUDHVD SRVLFLyQFRQVHUYDGRUDODFLXGDGDQtDDFWLYD VHLGHQWLÀFDUtDFRQODvirtud cívicaTXH DQWHVGHSHQVDUHQVXVGHUHFKRVSLHQVDHQ sus obligaciones para con la comunidad política. Esta aparente contraposición ha sido superada por medio de reconocer que los derechos de ciudadanía son a la vez obligaciones del Estado y que con el reconocimiento por las Naciones Unidas del Derecho al Desarrollo queda saldada a la vez la aparente contradicción entre ciudadanía activa y pasiva:


“El derecho al desarrollo es un derecho humano inalienable en virtud del cual todo ser humano y todos los pueblos estĂĄn facultados para participar en un desarrollo econĂłmico, social, cultural y polĂ­tico en el que puedan realizarse plenamente todos los derechos humanos y libertades fundamentales, a contribuir a ese desarrollo y a disfrutar del ĂŠlâ€?. 218'HFODUDFLyQVREUHHO 'HUHFKRDO'HVDUUROORDUWž

Esta visiĂłn de ciudadano que reivindica sus GHUHFKRV\TXHHVDFWLYRHQODYLGDS~EOLFD que sabe que a tĂ­tulo individual es titular GHWRGRVORVGHUHFKRVSHURFX\RHMHUFLFLR reconocimiento y garantĂ­a requiere de la FRQFXUUHQFLDGHODDFFLyQFROHFWLYDIXHU]D a esclarecer otra categorĂ­a fundamental en la discusiĂłn sobre participaciĂłn ciudadana. Sociedad Civil

+DEODUGHOFRQMXQWRGHDFWRUHVTXH pretenden intervenir en la vida pública reclama otra categoría de uso mucho mås frecuente aunque no por ello mås UHà H[LRQDGDODGHsociedad civil. Esta categoría se le utilizó —y legitimó — en AmÊrica Latina justo en la lucha contra las dictaduras en la dÊcada de los setenta y RFKHQWDPLVPDTXHSUHWHQGtDGDUFXHQWD de la multiplicidad de sujetos sociales que pugnaron por la democratización de la vida pública y que no alcanzaban a quedar comprendidos en la visiones politológicas de ODpSRFDXELFDGDVVyORHQODySWLFDGHODV clases sociales.

Sin duda que tambiĂŠn sobre la categorĂ­a sociedad civilH[LVWHQYDULRVSUHMXLFLRV los que tal vez partan de desconocer los procesos histĂłricos de los que surgieron sus GLYHUVRVHQIRTXHV6RQWUHVODVH[SHULHQFLDV fundantes del pensamiento contemporĂĄneo VREUHVRFLHGDGFLYLOFDGDH[SHULHQFLD de acuerdo al ambiente intelectual y SROtWLFRLGHROyJLFRHQHOTXHVHGHVDUUROOy introdujo variantes sustantivas a esta FDWHJRUtD(VWDVIXHURQ ORVPRYLPLHQWRV sociales que estuvieron a la base de la ruptura del sistema socialista en Europa RULHQWDOODUHLYLQGLFDFLyQIXQGDPHQWDO

VOCES

Durante la larga marcha por salir del autoritarismo emergieron un conjunto de

DFWRUHVFRQUHLYLQGLFDFLRQHVTXHVLQVHU WRGRVGHFODVHDOWHUDEDQODVLQHUFLDVGHO autoritarismo y se apartaban del control FRUSRUDWLYRGHO(VWDGR6RFLDO$XWRULWDULR 'H OD*DU]D UHFRQRFLpQGRVHFRPRsociedad FLYLO´PXFKDVRUJDQL]DFLRQHV\DH[LVWHQWHV de la sociedad civil resucitan como tales y dejan, por lo tanto, de ser cascarones conquistados por el aparato estatal. Por eso mismo, pasan a ser campos de lucha en los que se dirime quiÊn, y en apoyo de quÊ, hablarå desde ellas, dirigiÊndose al público mås amplio y no ya sólo a los vericuetos de la burocracia estatal [‌] junto a esas viejas organizaciones emergen nuevas formas asociativas que son testimonio del dinamismo social que‌el BA [Burocratismo Autoritario] no pudo suprimir. ComitÊs de barrio, organizaciones de autoayuda, movimientos sindicales o barriales de base, instituciones populares de la Iglesia Católica u otras confesiones, son parte de una larga lista con la que —sobre todo — el sector popular destila el aprendizaje que dejó el duro período anterior.� 2¡'RQHOO 

17


VOCES 18

VHGLULJLyHQFRQWUDGHOVRFLDOLVPRSRUOR tanto tuvo un fuerte contenido antiestatista \DIDYRUGHOPHUFDGRHQXQFRQWH[WR internacional de las Ciencias Sociales en el que la crĂ­tica al Estado y la reivindicaciĂłn neoliberal del mercado se convertĂ­an en GRPLQDQWHV ODVH[SHULHQFLDVGHORV movimientos sociales en Europa Occidental y NorteamĂŠrica tendientes a la liberalizaciĂłn de sus sociedades fundamentalmente en FRQWUDGHODH[FOXVLyQGHVHFWRUHVTXHKR\ SRGUtDPRVFRPSUHQGHUEDMRODH[SUHVLyQ diversidadTXHSRGUtDQVHUPLQRUtDVpWQLFDV UHOLJLRVDVVH[XDOHV\SRUVXSXHVWRWDPELpQ minorĂ­as de estratos socioeconĂłmicos. (VWDH[SHULHQFLDVHOLEUDHQXQFRQWH[WR en el cual la teorizaciĂłn sobre los nuevos movimientos sociales tiene como objetivo la legitimaciĂłn de las reivindicaciones de ODGLYHUVLGDGSRQLHQGRHOpQIDVLVHQHO sentido de la categorĂ­a sociedad civil en el contrapeso a la acciĂłn gubernamental;  ODVOXFKDVODWLQRDPHULFDQDVSRUOD democratizaciĂłn y el desarrollo de sus sociedades. El uso del tĂŠrmino sociedad civil apareciĂł marcado por la relaciĂłn con VXVGRVRSRQHQWHVIXQGDPHQWDOHVSRUXQ lado en contra del autoritarismo estatal. Recordemos que el tĂŠrmino empieza a ser utilizado en AmĂŠrica Latina en los momentos de la mĂĄs fuerte represiĂłn realizada por la dictaduras militares y tambiĂŠn en contra de la desigualdad que tenĂ­a ciertamente XQDKHUHQFLDKLVWyULFDSHURTXHODV GLFWDGXUDVDFUHFHQWDURQH[RUELWDQWHPHQWH HQFRQVHFXHQFLDDGLIHUHQFLDGHOD H[SHULHQFLDGH(XURSDGHO(VWHHQ$PpULFD /DWLQDHOXVRGHVRFLHGDGFLYLOVHGHĂ€QH frente al Estado pero tambiĂŠn frente al PHUFDGRDOVXUJLUHVWHSODQWHDPLHQWRHQ

XQFRQWH[WRWHyULFRGHOHJLWLPDFLyQGHO mercado y deslegitimación del Estado —que llevó incluso a la cancelación de la investigación de Ciencias Sociales en muchas universidades latinoamericanas— el uso dado a sociedad civil tuvo que soportar HOGHVWLHUURDODPDUJLQDOLGDGDFDGpPLFD la que sólo la reivindicó posteriormente a partir de leerla con las claves heredadas GHODWHRUL]DFLyQVREUH(XURSDGHO(VWH desestimando lo avanzado al respecto en AmÊrica Latina. Por eso es que el desarrollo de las implicaciones estratÊgicas de sociedad civil se realizó mås en el åmbito de las organizaciones civiles que en el de la academia. No tener en cuenta estas diferencias lleva a serias distorsiones5. 2.-­ ¿DEFINIENDO LA PARTICIPACIÓN &,8'$'$1$" 3URSRQHUXQDGHÀQLFLyQLPSOLFDFRPR HQWRGRKDFHUORSRUGLIHUHQFLDFLyQ con temas parecidos o relacionados. Cuando se habla de participación de la ciudadanía en la vida pública hay quienes FRQVLGHUDQTXHODPHMRUHLQFOXVR~QLFD IRUPDYiOLGDGHKDFHUORHVDWUDYpVGHO voto en las elecciones. Algunos de los que sostienen esta posición contraponen democracia participativa con democracia UHSUHVHQWDWLYDVXSRQLHQGRTXHXQDHV ODQHJDFLyQGHODRWUDFRPRVLQRIXHUD posible pensar en alternativas que sin negar la representación la trasciendan. Lo que se ha constituido en materia de anålisis para la Ciencia Política y para ODVSROtWLFDVS~EOLFDVDVtFRPRWHPDGH GLVFXVLyQSROtWLFDHVODGLYHUVLGDGGH


manera: mediaciones entre sociedad y gobierno para que los distintos sujetos VRFLDOHVLQWHUYHQJDQFRQEDVHHQVXV GLYHUVRVLQWHUHVHV\YDORUHVHLQĂ X\DQHQ las polĂ­ticas pĂşblicas y en las estructuras de JRELHUQRIXQGDPHQWiQGRVHHQHOUHFODPR del derecho a la intervenciĂłn en los asuntos TXHOHVFRPSHWHQ7DOYH]DOJXQRVDVSHFWRV IDOWHQRDOJXQRVRWURVHVWpQGHPiVSHUR puede ser que en ellos estĂŠ comprehendido lo fundamental de la PC.

9HDPRVDKRUDVyORDPDQHUDGHHMHPSOR DOJXQDVGHODVGHĂ€QLFLRQHVTXHVHKDQ propuesto en AmĂŠrica Latina para la PC: L ´/DSDUWLFLSDFLyQVRFLDOUHĂ€HUHDORV diversos mecanismos e instancias que posee la sociedad para incidir en las estructuras estatales y en las polĂ­ticas pĂşblicas. Por lo tanto el estudio de la participaciĂłn social es el de las mediaciones entre Estado y sociedad.â€? 5HVWUHSR LL Por participaciĂłn se entiende el proceso a travĂŠs del cual distintos sujetos sociales y colectivos, en funciĂłn de sus respectivos intereses y de la lectura que hacen de su entorno intervienen en la marcha de los DVXQWRVFROHFWLYRVFRQHOĂ€QGHPDQWHQHU reformar o transformar el orden social y polĂ­tico.â€? 9HOiVTXH]\*RQ]iOH]  LLL “Conjunto de prĂĄcticas (jurĂ­dicas, econĂłmicas, polĂ­ticas y culturales) que colocan a una persona como miembro competente de una sociedad y que tienen su fuente de legalidad y legitimidad en la titularidad de derechosâ€? &DUGDUHOOL\ 5RVHQIHOG 

&XDQGRXQDFDWHJRUtDTXHGDDFXxDGD ORTXHVLJXHHVJORVDUVXVFRQWHQLGRV+R\ PC es un asunto amplio que incorpora diversas prĂĄcticas y que se pueden ubicar a diversos niveles: La informaciĂłn es el primer nivel de la PC; tiene que ver FRQHOFRQRFLPLHQWRGHSUHVXSXHVWRV QRUPDWLYLGDGSURJUDPDVSODQHVSUR\HFWRV del sector gubernamental; el segundo nivel es la consultaDORVFLXGDGDQRVVHGD cuando se les pide emitir una opiniĂłn sobre una decisiĂłn gubernamental; se participa en la decisiĂłn cuando las consultas no VRQVyORSDUDHPLWLURSLQLyQVLQRTXHpVWD se vuelve obligatoria para quien realiza la consulta; la delegaciĂłn se establece FXDQGRXQJRELHUQRRWRUJD GHOHJD D organizaciones ciudadanas la puesta en prĂĄctica de algĂşn proyecto o programa para la atenciĂłn de problemas pĂşblicos; implica que la iniciativa tambiĂŠn puede estar por el lado de las organizaciones de ODFLXGDGDQtD\TXHDFXHUGDQFRQWUDWDQ con el gobierno la realizaciĂłn de polĂ­ticas RSURJUDPDVHQFRP~QFDGDTXLHQHQHO iPELWRGHVXVUHVSRQVDELOLGDGHVĂ€QDOPHQWH el control de las acciones de gobierno por ODFLXGDGDQtDFXDQGRpVWDVHHQFDUJDGH

/RVDVSHFWRVGHODVGHĂ€QLFLRQHVDQWHULRUHV de PC podemos reordenarlos de la siguiente

VOCES

SUiFWLFDVKDELWXDOHVSURFHVRVUHFRQRFLGRV LQVWUXPHQWRVVDQFLRQDGRVMXUtGLFDPHQWH SULQFLSLRVFRQVWLWXFLRQDOHVLQFOXVR FRPR HQHOFDVRGH%UDVLO\GH&RORPELD TXH dan cuenta de intervenciones de la ciudadanía en la vida pública a travÊs de GLYHUVRVLQVWUXPHQWRVSURJUDPDVRSROtWLFDV que implican tanto relaciones de poder y HVWUDWHJLDVGHDFWRUHVHVSHFtÀFRVFRPR GHVDItRVDODHÀFLHQFLD\ODHÀFDFLDGHOD acción pública.

19


VXSHUYLVDUHOGHVHPSHxRJXEHUQDPHQWDOUHFODPDQGRLQIRUPDFLyQ\HPLWLHQGRMXLFLRVVREUH ORVUHVXOWDGRVGHODVDFFLRQHVSRUPHGLRGHOHVFUXWLQLRVREUHHO*RELHUQR Cuando vinculamos los niveles de participaciรณn con las etapas de las polรญticas pรบblicas dan XQDFRPELQDFLyQTXHQRVGHVSOLHJDXQDYDULHGDGGHIRUPDVSRVLEOHVGHSDUWLFLSDFLyQ\ que nos advierte que no podemos reducirla a sรณlo algunas: (OFXDGUDQWHHQTXHVHXELTXHQODVH[SHULHQFLDVFRQFUHWDVQRHVXQDVXQWRGHRSFLRQHV LQGLYLGXDOHVVLQRGHSRVLELOLGDGHVDELHUWDVSRUODHVSHFtร€FDUHODFLyQJRELHUQRFLXGDGDQtD WLHQHTXHYHUFRQODHYROXFLyQ\FRQWH[WRGHOUpJLPHQSROtWLFR

Las redes de polรญtica pรบblica

VOCES 20

$OJXQRVGHร€QHQDODV533FRPR โ€œโ€ฆla cooperaciรณn mรกs o menos estable, /DVUHGHVGHSROtWLFDS~EOLFD 533 SDUWHQ no jerรกrquica entre organizaciones que de una concepciรณn de las polรญticas pรบblicas se conocen y se reconocen, negocian, como producto de la interacciรณn gobierno-ยญ intercambian recursos y pueden compartir VRFLHGDG RELHQGHRUJDQL]DFLRQHVS~EOLFDV normas e intereses.โ€ /H*DOpV\7KDWFKHUFLW \SULYDGDV \QRFRPRDFFLyQH[FOXVLYDGHO SRU+DVVHQWHXIHO  gobierno.


Es en las RPP en donde se puede percibir la DFFLyQPiVRPHQRVHVWDEOHGHOD3&VLQ que sean el único instrumento. El concepto de red fue ascendiendo desde las teorías organizacionales hasta la Sociología y la Ciencia Política. Con ellas se describen diversas formas de interacción no jerårquica en la cual se ponen en juego diverso tipo de UHFXUVRVSRUHOODGRGHODVRUJDQL]DFLRQHV de la sociedad suelen ser políticos FDSDFLGDGGHDUUDLJR\PRYLOL]DFLyQVRFLDO SULQFLSDOPHQWH WpFQLFRV FRQRFLPLHQWR GHDVSHFWRVHVSHFtÀFRVTXHVRQPDWHULD GHDFFLyQWDOHVFRPRYLYLHQGDVDOXG SURGXFFLyQVRFLDOHWF \RUJDQL]DFLRQDOHV FDSDFLGDGGHSODQLÀFDFLyQGH DFWXDFLyQKRUL]RQWDOHWF SRUHOODGR de organizaciones gubernamentales son recursos principalmente de autoridad QRUPDWLYLGDGFDSDFLGDGGHFLVRULD UHFXUVRVS~EOLFRVHQWUHORVSULQFLSDOHV  &DQWR 

VOCES

Un mecanismo que comparte algunas FDUDFWHUtVWLFDVGHODV533SHURTXHDOD YH]WLHQHVLJQLÀFDWLYDVGLIHUHQFLDVVRQORV &RQVHMRV*HVWRUHVGH3ROtWLFDV3~EOLFDV &*33 /RV&*33VHGHVDUUROODQHQ%UDVLO en los diferentes órdenes de gobierno para iUHDVHVSHFtÀFDVGHODDFFLyQS~EOLFD HGXFDFLyQVDOXGQLxRVDGROHVFHQWHV SRUHMHPSOR HQHOORVVHHQFXHQWUDQ representados los diferentes sectores FRQFHUQLGRVHQODSROtWLFDS~EOLFDXVXDULRV organizaciones civiles especializadas en el iUHDHQFXHVWLyQIXQFLRQDULRVGHOFDPSR correspondiente. Los participantes en estos FRQVHMRVQRVRODPHQWHVRQFRQVXOWDGRV VLQRTXHGHOLEHUDQODVRSFLRQHVGLVHxDQ ODVHVWUDWHJLDVSUHVXSXHVWDQ\VXSHUYLVDQ pudiendo llevar ante la autoridad judicial al funcionario que se niegue a FXPSOLUORDFRUGDGR 'DJQLQR)XNVHW iO5RGULJXHV7HL[HLUD9ROSL (QHOORVOD población aprende a negociar y a gestionar los temas y las opciones que son de su 6REUHODV533KD\FRPRHQWRGRVHVWRV interÊs. Estån reconocidos por la legislación WHPDVPLUDGDVSROpPLFDV3RUXQODGR y son una interesante combinación de quienes las ven justamente como una GHPRFUDFLDSDUWLFLSDWLYD\UHSUHVHQWDWLYD SRVLELOLGDGGHODVRFLHGDGGHLQà XLUHQ toda vez que quienes participan por DVSHFWRVHVSHFtÀFRVKDELWXDOPHQWHHQ la sociedad lo hacen justamente en HOiPELWRORFDOTXHVRQGHVXLQWHUpV\ representación de los sectores o tipo de que generan la democracia sectorial DJUXSDFLRQHVDODVTXHSHUWHQHFHQHQ 9DOOHVStQ \DTXHOORVRWURVTXHODVYHQFRPR la tercera parte veremos mås alcances y instrumentos de grupos de interÊs para la limitaciones de este instrumento. captura de los recursos públicos. Como quiera al tema se le debate entre aquellos Un balance provisional que sostienen que es un mecanismo de acceso a los recursos públicos en un sistema Ante las transformaciones del Estado y de concurrencial abierto y aquellos que ODSROtWLFDH[SUHVLRQHVVLQGXGDGHORTXH consideran que son una ocasión de cerrar el HVWiRFXUULHQGRHQODVRFLHGDG\DQWH acceso a los recursos a otros actores diversos la crisis de los sistemas tradicionales de DORVSDUWLFLSDQWHVHQODUHG 0DVVDUGLHU  LQWHUPHGLDFLyQHQWUHJRELHUQR\VRFLHGDG

21


han surgido una discusiĂłn y un conjunto de prĂĄcticas e instituciones a travĂŠs de ODVFXDOHVVHPRGLĂ€FDODLQWHUYHQFLyQ de la sociedad en los asuntos pĂşblicos gobernanza DJUHJiQGRVHODVSHUVRQDV\ ORVFROHFWLYRVGHPDQHUDGLYHUVD VRFLHGDG FLYLO TXLHQHVGHPDQGDQQRVyORDFFHVRD los bienes pĂşblicos sino que reivindican su derecho a intervenir en las decisiones que OHVDIHFWDQ ciudadanĂ­a DWUDYpVGHXQD serie de instrumentos en los que concretizan HVWDDVSLUDFLyQ redes de polĂ­ticas y otros  Lo que toca ahora preguntarnos es ÂżquĂŠ tanto funcionan en la prĂĄctica todos estos componentes de la participaciĂłn ciudadana?

VOCES 22

Las conclusiones a las que los diversos HVWXGLRVGHODVH[SHULHQFLDVSDUWLFLSDWLYDV llegan es que hasta ahora los grupos gubernamentales siguen siendo los mĂĄs SRGHURVRVORVH[SHUWRVPiVTXHORV UHSUHVHQWDQWHVHOHFWRVTXHKDEUtDTXH relativizar la ventaja de la sociedad civil con el advenimiento de la democracia SDUWLFLSDWLYDâ€œâ€ŚaquĂ­, de nuevo, es ante WRGRODLQĂ XHQFLDGHODVEXURFUDFLDVOR TXHVHFRQĂ€UPDÂľ 3DSDGRSRXORV  Con ello el riesgo que algunos ven para la democracia representativa con los LQVWUXPHQWRVGHODSDUWLFLSDFLyQRELHQ los entusiasmos de otros al percibir como DFWRORTXHHVVyORSRWHQFLDWHQGUtDQ que ser atemperados. Ciertamente que ORVVLJQRVGHFDPELRVRQPXFKRVSHURORV FRQĂ LFWRVLQKHUHQWHVQRVRQSRFRVXQRGH ellos es la relaciĂłn entre las diversas formas GHRUJDQL]DFLyQGHODFLXGDGDQtDORFXDO veremos a continuaciĂłn.

Durante algĂşn tiempo se ha analizado el asunto de la PC y de la gobernanza en relaciĂłn fundamental con diversas H[SUHVLRQHVGHDJUHJDFLyQVRFLDOFX\DV IRUPDVVRQP~OWLSOHV VHFWRULDOHVWHUULWRULDOHV LGHQWLWDULDVHWF JHQpULFDPHQWH HQFXDGUDGDVHQODH[SUHVLyQ2UJDQL]DFLRQHV GHOD6RFLHGDG&LYLO 26& /DUHODFLyQGHO gobierno con otras formas de organizaciĂłn VRFLDOFODVLVWDPXFKDVYHFHVGHQRPLQDGDV LQDSURSLDGDPHQWHFRUSRUDWLYDVVHOHKD YLVWRFRPRDOJRVyORGHOSDVDGRSURSLR de la ĂŠpoca del “TriĂĄngulo de Hierroâ€? sin embargo estas Ăşltimas han seguido DFWXDQGRLQFOXVRHQ$PpULFD/DWLQD donde tanto por el autoritarismo militar de ORVVHVHQWDDORVRFKHQWDFRPRSRUODV reformas socioeconĂłmicas guiadas por el Consenso de WashingtonORVVLQGLFDWRV estuvieron en serio retroceso y hoy parecen recuperar un nivel de interlocuciĂłn6TXHVL bien no es comparable al alcanzado con el GHVSHJXHLQGXVWULDOVtUHVXOWDGHLPSRUWDQFLD SDUDODYLGDS~EOLFD $UD\DHWiO%,'  la interlocuciĂłn de estas organizaciones con el gobierno o con las empresariales ha sido tematizado bajo la categorĂ­a de DiĂĄlogo Social. El asunto de fondo es: ÂżquĂŠ relaciĂłn puede haber entre OSC y organizaciones clasistas para su intervenciĂłn en las decisiones pĂşblicas? En Europa el tema anterior adquiriĂł relevancia y la UniĂłn Europea lo impulsĂł pretendiendo el encuentro entre democracia participativa y diĂĄlogo social. Éste Ăşltimo se habĂ­a venido desarrollando GHVGHHQWUHORVVLQGLFDWRVODV organizaciones de empresarios y las HPSUHVDVS~EOLFDVWRGDVHOODVHQVXV


(Q$PpULFD/DWLQDODUHODFLyQHQWUH ambos tipos de organizaciones se ha

GDGRPiVHQODSUiFWLFDSHURQRHVWi D~QVXÀFLHQWHPHQWHWHPDWL]DGDSRUOD academia. De nuevo Brasil ha tomado la delantera al crear el Consejo Económico y Social en el que no sólo participan las organizaciones del mundo del trabajo VLQRWDPELpQODVGLYHUVDV26&(Q0p[LFR podría ser el caso de una coalición de RUJDQL]DFLRQHVFDPSHVLQDVFLYLOHV\ VLQGLFDOHVTXHFRQXQH[WHQVRQRPEUH Movimiento Nacional por la Soberanía Alimentaria y EnergÊtica, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democråticas KDSURSXHVWR\HQDOJXQRVPRPHQWRV GHVDUUROODGRXQDDJHQGDGHGLiORJRDORV poderes Ejecutivo y Legislativo. 4.-­ LAS CONSECUENCIAS POL�TICAS DE LA PC XQDUHà H[LyQVREUHVXGLPHQVLyQHVWUDWpJLFD a manera de conclusiones) Entre las diversas corrientes de quienes analizan la PC hay evidentemente una FRQÀDQ]DHQTXHpVWDVHDFDSD]GH UHIXQGDUODYLGDS~EOLFDLQVWLWX\pQGRODHQ XQDRULHQWDFLyQPiVGHPRFUiWLFDPiV de control de lo estatal por lo societal. El recuento de los hallazgos de diversos DQDOLVWDVQRVGHMDYHUTXHSRUXQODGRKD\ signos esperanzadores de que así pueda VHUSHURTXHSRURWURODGRD~QHVWDPRV muy lejos de una nueva institucionalización de la vida pública orientada por la PC. Ésta aparece en el horizonte de la acción de múltiples sujetos sociales que requerirån de DXGDFHVUHGLVHxRVGHVXVHVWUDWHJLDVDÀQ de poder aspirar a un futuro de realizaciones mås concretas. 3HQVDUHQWRQFHVODGLPHQVLyQHVWUDWpJLFD

VOCES

representadas por sus organismos cĂşpula. Se trataba entonces de organizaciones verticales todas ellas con procesos HOHFWLYRVSHULyGLFRVGHVXVUHSUHVHQWDQWHV las cuales cuentan con una estructura institucionalizada el Consejo EconĂłmico y Social Europeo3RUORFRQWUDULRODV26& TXHVHUHFRQRFHQGHWUiVGHODVH[SUHVLRQHV democracia participativa y diĂĄlogo civilQRFXHQWDQFRQPHFDQLVPRVGH UHSUHVHQWDFLyQQLFRQHVWUXFWXUDVYHUWLFDOHV frecuentemente se estructuran en redes QRMHUDUTXL]DGDVQRHVWiQHQUHIHUHQFLD a alguna instancia institucionalizada de SDUWLFLSDFLyQ/DSURPRFLyQGHOD8( SRUORPHQRVHQORUHSRUWDGRQRIXH PX\H[LWRVD&XDQGRFLYLOHV\VRFLDOHV discutieron resultaron bastante elocuentes algunas de las posiciones asumidas. El dirigente de la ConfederaciĂłn Europea de Sindicatos manifestĂł que ĂŠsta era un WDQWRGHVFRQĂ€DGDGHFUHDUSDVDUHODV HQWUHVLQGLFDWRV\21*GLMRTXHVHWHQtDQ EXHQDVUD]RQHVSDUDWUDEDMDUMXQWRVVLQSRU ello confundir roles y funciones. Por parte GHODVRUJDQL]DFLRQHVLGHQWLĂ€FDGDVFRQ lo civil sostuvieron que las constituciones HXURSHDVHQVXDPSOLDPD\RUtDKDQ sido estructuradas bajo el principio de democracia representativa y no suelen reconocer a la democracia participativa. 7DPELpQVXJLULHURQTXHORVVLQGLFDWRVDO HVWDUFHQWUDGRVHQHOPXQGRGHOWUDEDMR reconocen a otras organizaciones de la sociedad como aliados ocasionales pero no HVWUDWpJLFRV &RQVHMR(FRQyPLFR\6RFLDO (XURSHR 

23


de la PC requiere preguntarse por las condiciones políticas y sociológicas que la originan y que contribuyen a hacerla VRVWHQLEOH$HVWHQLYHO\GDGRTXHHQHO FHQWURHVWiODUHODFLyQJRELHUQRVRFLHGDG podríamos partir de la interrogante sobre HORULJHQ\FRQGLFLRQHVGHp[LWRGHOD SDUWLFLSDFLyQ¢HVODGHPDQGDVRFLDO o la oferta gubernamental su principal FRQGLFLRQDQWH"¢FRQGLFLRQDODRIHUWD participativa las formas de organización VRFLDORVRQPiVELHQHVWDVODVTXHLQà X\HQ sobre las estructuras de gobierno?

VOCES 24

3DUDDOJXQRVORSUHGRPLQDQWHDQLYHO IDFWXDOPiVTXHQRUPDWLYRHVODLQLFLDWLYD JXEHUQDPHQWDOODVDFFLRQHV“...desde el campo social no se compadece plenamente con las ofertas estatales y los nuevos actores sociales no poseen todavĂ­a la fuerza para orientar sus demandas hacia la construcciĂłn de nuevas relaciones entre el Estado y la sociedad.â€? &XQLOO 2WURV ven que “Cuando el gobierno municipal es democrĂĄtico, comprometido con este instrumento [el de los Consejos Gestores de PolĂ­ticas] las cosas caminan bien, pero cuando el gobierno, ademĂĄs de no tener compromiso, no toma en consideraciĂłn la H[LVWHQFLDGHHVWRVFRQVHMHURVODGLĂ€FXOWDG es terrible.â€? %RQĂ€P $OJXQRVPiV reconocen la debilidad de los diseĂąos institucionales “Hasta el momento, se desconoce cuĂĄles son los mecanismos requeridos para que se construya un nuevo diseĂąo institucional del Estado que permita la articulaciĂłn de esta nueva realidad del poder local en un pacto polĂ­tico que no sĂłlo garantice la gobernabilidad del Estado nacional, sino que fortalezca su posiciĂłn en

los foros supranacionales. Sin embargo, Êsta QRHVXQDKLSyWHVLVTXHGHEDVHUH[FOXLGD dada la capacidad de innovación social y transformación de la esfera pública a la que se asiste a escala local y micro social; en consecuencia, hoy lo local es un laboratorio de transformaciones políticas y administrativas, muchas de las cuales se generalizan posteriormente en el åmbito nacional� )OHXU\  Las distintas combinaciones posibles entre oferta gubernamental y demanda social de SDUWLFLSDFLyQGHSHQGHQGHORVFRQWH[WRV \GHODVWUDGLFLRQHVSROtWLFDVHVSHFtÀFDV de cada país. No podemos suponer que es sólo la bondad o el buen diseùo del instrumento participativo lo que determina HODOFDQFHGHODSDUWLFLSDFLyQDVtFRPR tampoco Êsta sólo depende de una sincera \HÀFLHQWHGHFLVLyQJXEHUQDPHQWDODPEDV son necesarias. Ambas dependen de la VLWXDFLyQSROtWLFDLQFOXVRGHFRUUHODFLyQ GHIXHU]DVHQODTXHVHLQVHUWDQ3RUHO lado de la oferta de gobierno parece TXHHQWUHRWUDVVRQFRQGLFLRQDQWHVL /DV situaciones de transición política en las que los nuevos gobernantes pretenden dar respuesta a los reclamos democråticos a travÊs de la descentralización de funciones hacia los gobiernos locales e impulsando la participación ciudadana en las decisiones S~EOLFDVLL HOLPSXOVRJXEHUQDPHQWDOD nuevas formas de intermediación social como un mecanismo de construcción de legitimidad que permita el desplazamiento de los viejos actores corporativos o clientelares que actúan como contrapeso de los partidos reciÊn llegados al poder. Por el lado de la demanda social de


SDUWLFLSDFLyQHQWUHRWURVIDFWRUHVDSDUHFHQFRPRFRQGLFLRQDQWHVL HOJUDGRGHPDGXUH] GHORVPRYLPLHQWRV\ODVRUJDQL]DFLRQHVVRFLDOHVTXHQRVyORGHPDQGDQEHQHร€FLRV\ WUDQVIHUHQFLDVDORVJRELHUQRVVLQRQXHYDVUHJODV\QXHYDVLQVWLWXFLRQHVLL ODH[SHULHQFLDGH DXWRQRPtDIUHQWHDORVJRELHUQRVIUHQWHDORVSDUWLGRVSROtWLFRV\IUHQWHDORVFRUSRUDWLYLVPRV estatales. Podemos pensar en cuatro combinatorias posibles:

DYDQFHV\UHWURFHVRVODH[SHULHQFLD PH[LFDQDSXHGHDSXQWDUHQHVWHVHQWLGR (OFXDGUDQWH,9DSDUHFHFXDQGRORV mecanismos participativos no corresponden a la demanda social sino mรกs bien a la pretensiรณn gubernamental de desplazar DORVDFWRUHVWUDGLFLRQDOHVVLHQGRHVWRV los que terminan por ocupar los nuevos HVSDFLRVSDUWLFLSDWLYRV/DH[SHULHQFLD boliviana en la dรฉcada anterior apunta HQHVWHVHQWLGR)LQDOPHQWHHOFXDGUDQWH ,DSDUHFHFXDQGRVHKDGDGRLQFOXVROD UHIXQGDFLyQGHO(VWDGRSRUSUHVLyQVRFLDO los grupos gobernantes se ven impulsados a innovar continuamente lo que les lleva a interactuar con organizaciones sociales sรณlidas y con capacidad de adaptaciรณn a ODVQXHYDVFLUFXQVWDQFLDVORTXHSURYRFD ajustes mutuos de gobierno y sociedad y adecuaciones de la institucionalidad. Esto SDUHFHDSRUWDUODH[SHULHQFLDGH%UDVLO El punto de equilibrio entre oferta y demanda participativas tiene como uno

VOCES

Cada una de estas combinatorias se ha dado en situaciones histรณricas concretas. /DGHOFXDGUDQWH,,FRUUHVSRQGHD una escasa tradiciรณn de organizaciรณn social y precariedad de la estabilidad GHO*RELHUQR$OOOHJDUDOSRGHUJUXSRV innovadores tienden a suplir las carencias de intermediaciรณn social con la generaciรณn de LQVWUXPHQWRVSDUWLFLSDWLYRVTXHDOUHEDVDU las demandas y las capacidades de las RUJDQL]DFLRQHVGHODVRFLHGDGWHUPLQDQ siendo sรณlo forma carentes de un contenido SROtWLFRUHDO/DH[SHULHQFLDGH&RORPELD puede aportar elementos en este sentido. /DVLWXDFLyQGHOFXDGUDQWH,,,DSDUHFH cuando hay una tradiciรณn de fuerte control gubernamental. La demanda social de democratizaciรณn tiende a ubicarse en sectores independientes pero marginales al sistema. La oferta gubernamental no sรณlo es escasa sino que tiende a refuncionalizar los nuevos instrumentos participativos con ORVPHFDQLVPRVGHFRQWUROWUDGLFLRQDOHV generรกndose fuertes tensiones que alternan

25


de sus determinantes fundamentales la tradiciĂłn de organizaciĂłn y participaciĂłn VRFLDOH[LVWHQWHSRUXQODGR\ODVSUiFWLFDV del Ancien RĂŠgimeSRURWURPLVPRTXH perdura en la cultura polĂ­tica mucho mĂĄs allĂĄ del momento “fundanteâ€? de la democratizaciĂłn. Para hacer un recuento de lo analizado WHQHPRVTXHHQPHGLRGHODV incertidumbres analĂ­ticas es posible construir QRFHUWH]DVVLQRKLSyWHVLVYLDEOHVTXHVRQ bienvenidas a la hora de que los actores WLHQHQTXHFRQVWUXLUHVWUDWHJLDVUD]RQDEOHV entre los aspectos fundamentales tenemos: El Contenido social de la PC

VOCES 26

La mayoría de los anålisis ponen la atención VREUHHODSRUWHGHOD3&DODGHPRFUDFLD pero no son muchos los que ven su aporte al mejoramiento de las condiciones de vida de la población cuya demanda habitualmente se presenta y reconoce como interÊs particular. La PC implica tambiÊn el fortalecimiento político de los H[FOXLGRVFRPRFRQGLFLyQEiVLFDSDUDTXH con su participación en la redistribución de los bienes públicos los reorienten hacia sus GHPDQGDV'HRWUDPDQHUD3&WLHQHTXH ver no sólo con democracia sino tambiÊn con desarrollo. En este punto hay que UHFRQRFHUXQDOLPLWDFLyQIXQGDPHQWDOOD3& DGTXLHUHHÀFDFLDHQHOiPELWRORFDOSHUR HVMXVWDPHQWHHVWHiPELWR³SRUORH[LJXR de sus recursos— el que menos puede DSRUWDUDOGHVDUUROORHVSRUHOORTXHUHVXOWDQ GHPXFKDLPSRUWDQFLDORVH[SHULPHQWRV participativos en las grandes ciudades TXHFRQPD\RUHVUHFXUVRVYLQFXODQ3&

FRQGHVDUUROORVRFLDO &DQWR3tUH] 9HOiVTXH]  Considerar entonces la relaciĂłn entre PC y UHGLVWULEXFLyQOOHYDLQFOXVRDODPRGLĂ€FDFLyQ de otras categorĂ­as. “La nociĂłn de espacio pĂşblico no puede ya mĂĄs limitarse a la visiĂłn liberal de un mercado de opiniones (...) /DFLXGDGDQtDGHĂ€QLGDSRUORVSULQFLSLRV de la democracia se constituye en la creaciĂłn de espacios sociales de lucha PRYLPLHQWRVVRFLDOHV \HQODGHĂ€QLFLyQGH LQVWLWXFLRQHVSHUPDQHQWHVSDUDODH[SUHVLyQ polĂ­tica...â€? 9LHLUD\ 3HQVDU para el rediseĂąo de la institucionalidad democrĂĄtica en la relaciĂłn participaciĂłn-­ redistribuciĂłn se constituye en un nuevo reto. “El momento actual se caracteriza por la bĂşsqueda de una nueva institucionalidad para la democracia que sea capaz de atender simultĂĄneamente los principios de reconocimiento, participaciĂłn y redistribuciĂłn. Se trata de una articulaciĂłn entre la innovaciĂłn social y la innovaciĂłn institucional que permitirĂ­a proporcionar una nueva institucionalidad a la democraciaâ€? )OHXU\  Ethos de la participaciĂłn Lo seĂąalado sobre el interĂŠs particular y OD3&VREUHORVFRQGLFLRQDPLHQWRVGHVXV sustentabilidad y sobre los factores polĂ­ticos no niega que ĂŠsta tenga como supuesto XQDpWLFDGHODSDUWLFLSDFLyQFLXGDGDQD que de la articulaciĂłn entre ambos surja MXVWDPHQWHODDFFLyQHVWUDWpJLFDPH]FODGH DUJXPHQWRHLQWHUpVTXHYDUHFRQVWUX\HQGR la esfera pĂşblica leĂ­da en clave polĂ­tica pero WDPELpQWpFQLFDTXHDWUDYLHVDODHVWUXFWXUD


RUJDQL]DWLYDGHOJRELHUQRTXHGLVSRQJD de instituciones capaces de procesar el FRQĂ LFWRVRFLDOVLQQHJDUORKDFLHQGRFDGD vez mĂĄs transparentes sus orĂ­genes en las asimetrĂ­as del poder y en los mecanismos de reconstrucciĂłn y transformaciĂłn del tejido social.

Notas (VWDHVXQDYHUVLyQVLQWHWL]DGDGHODLQWURGXFFLyQDOOLEUR coordinado por el mismo autor: ParticipaciĂłn Ciudadana en las 3ROtWLFDV3~EOLFDV(G6;;,($3')0p[LFR

1

3URIHVRU,QYHVWLJDGRUGHOD8QLYHUVLGDG$XWyQRPD 0HWURSROLWDQD,QYHVWLJDGRU1DFLRQDO&RQVHMHUR&LXGDGDQR del Consejo de EvaluaciĂłn del Desarrollo Social del DF.

2

Pareciera ser que para algunos gobernanza tendrĂ­a un WLQWHQHROLEHUDOPLHQWUDVTXHODYLVLyQSURJUHVLVWDSUHIHULUtD el de gobernabilidad. Quienes sostienen esto olvidan que justamente el punto de partida de la discusiĂłn sobre esta VHJXQGDFDWHJRUtDIXHHOWULVWHPHQWHFpOHEUHWH[WRInforme sobre la Gobernabilidad de la DemocraciaHODERUDGRSRUOD &RPLVLyQ7ULODWHUDOTXHVLDOJ~QLQLFLRSXHGHWHQHUODRIHQVLYD neoliberal en el mundo en general es justamente este informe. 7DPSRFRVHSXHGHRFXOWDUTXHHQSRVWHULRUHVGHVDUUROORVHQ $PpULFD/DWLQDODFDWHJRUtDDSHOOLGDGDFRPRJREHUQDELOLGDG GHPRFUiWLFDIXHXVDGDHQHOUHGLVHxRGHODVGHPRFUDFLDV GHVSXpVGHODVGLFWDGXUDV&RQJREHUQDQ]DVLELHQH[LVWHQ enfoques neoconservadores que se tratan de apropiar de ODFDWHJRUtDRVHSXHGHQHJDUTXHKDVLGRUHIRUPXODGDHQ $PpULFD/DWLQDFRPRVHYHUiPiVDGHODQWH

3

8QEXHQHMHPSORSXHGHVHUORFRQWHQLGRHQHOWH[WRGH 6DXFD\9HQFHVDĂ€UPDQâ€œâ€Ślos procesos de transiciĂłn de la KLSHUWURĂ€DHVWDWDODXWRULWDULDDODGHPRFUDFLDHQORVSDtVHV de Europa del Este y de AmĂŠrica Latina que convirtieron a la sociedad civil en un sĂ­mbolo de identidad de la lucha contra el sometimiento y pusieron de relieve la necesidad de crear FRQGLFLRQHVSDUDODOLEUHH[SUHVLyQ\DVRFLDFLyQFLXGDGDQDÂľ S HVWDDĂ€UPDFLyQROYLGDTXHIXHGHPX\GLVWLQWRVLJQR este autoritarismo porque mientras que en Europa Oriental sĂ­ se SXHGHKDEODUGHXQ(VWDGRVRFLDOLVWDGHHQRUPHVGLPHQVLRQHV el autoritarismo latinoamericano —en su versiĂłn del Ăşltimo WHUFLRGHOVLJOR;;ÂłIXHSURGXFWRGHODVUHIRUPDVQHROLEHUDOHV hacia el mercado que empequeĂąecieron aĂşn mĂĄs al aparato de Estado que nunca alcanzĂł siquiera a tener las dimensiones que en los mismos momentos tenĂ­a en NorteamĂŠrica o en Europa Occidental.

5

Sobre la recuperaciĂłn de las organizaciones laborales seĂąala XQLQIRUPHGHO%,'â€œâ€Ślos sindicatos ahora tienen menos peso que antes en el PFP [proceso de formaciĂłn de polĂ­ticas], pero WRGDYtDLQĂ X\HQHVSHFLDOPHQWHVLHOSDUWLGRTXHHVWiHQHO poder es un partido de los trabajadores, si logran movilizar a los trabajadores del sector pĂşblico, y si pueden forjar alianzas mĂĄs amplias con los consumidores o aliados transnacionales, como los consumidores de Estados Unidos. %,'

6

BIBLIOGRAFĂ?A 1.

2. 3.

4.

$UD\D(GXDUGR'LHJR%DUUtD2VFDU'URXLOODV   6LQGLFDWRV\3ROtWLFDV3~EOLFDVHQ$UJHQWLQD%ROLYLD%UDVLO &KLOH\9HQH]XHOD%DODQFHGHXQD'pFDGD   Editorial Universitaria. Santiago de Chile. %,'%DQFR,QWHUDPHULFDQRGH'HVDUUROOR  /D3ROtWLFD GHODV3ROtWLFDV3~EOLFDV%,'3ODQHWD0p[LFR %RQĂ€P5DLPXQGR$DWXDomRGRVPRYLPHQWRVVRFLDLVQD LPSODQWDomRHFRQVROLGDomRGHSROtWLFDVS~EOLFDV(Q3ROLV &RQVHOKRV*HVWRUHVGH3ROtWLFDV3~EOLFDV3ROLV 6mR3DXOR &DQWR0DQXHO   FRRUGLQDGRU /R&tYLFRHQ OR3~EOLFR(VWUDWHJLDV\+HUUDPLHQWDVGH,QFLGHQFLD &LXGDGDQDHQODV3ROtWLFDV3~EOLFDV&$0$&0p[LFR

VOCES

En tanto que es una categorĂ­a de uso relativamente reciente H[LVWHQYDULDVGHĂ€QLFLRQHVGHgobernanzaXQDGHHOODVHVGH su principal introductora Renate Mayntz quien seĂąala que â€œâ€Śactualmente se recurre a governance sobre todo para LQGLFDUXQQXHYRHVWLORGHJRELHUQRGLVWLQWRGHOPRGHORGHO control jerĂĄrquico y caracterizado por un mayor grado de cooperaciĂłn y por la interacciĂłn entre el Estado y los actores QRHVWDWDOHVDOLQWHULRUGHUHGHVGHFLVLRQDOHVPL[WDVHQWUH ORS~EOLFR\ORSULYDGRÂľ 1XHYRVGHVDItRVGHODWHRUtDGHO *RYHUQDQFH5HY,QVWLWXFLRQHV\'HVDUUROOR,**%DUFHORQD QRYLHPEUH 3RUVXSDUWHSDUD/XLV$JXLODUgobernanza hace referencia a â€œâ€Ś la recomposiciĂłn que sucede en el proceso actual de direcciĂłn de la sociedad mediante la construcciĂłn de nuevas relaciones entre el gobierno y los nuevos actores colectivos de las Ăşltimas dĂŠcadas que suelen ser reticentes a la unilateralidad directiva del gobierno‌â€?

4

$JXLODU/XLV*REHUQDQ]D\JHVWLyQS~EOLFD)&(0p[LFR SiJ 3DUDOD&(3$/ODH[SUHVLyQWLHQHXQVHQWLGRPiV WpFQLFRVLELHQORUHODFLRQDFRQODOHJLWLPLGDG“Gobernanza, entendida como la capacidad para formular y ejecutar polĂ­ticas de manera efectiva, lo que hace necesario que las instituciones gocen de legitimidad. Gobernabilidad, entendida como la habilidad del Estado para satisfacer el interĂŠs pĂşblico por encima de los intereses particulares de quienes gozan de diferentes formas y grados de poder.â€? &(3$/&RKHVLyQVRFLDO ,QFOXVLyQ\VHQWLGRGHSHUWHQHQFLDHQ$PpULFD/DWLQD\HO &DULEH&(3$/6DQWLDJRGH&KLOH SiJ 

27


5.

6. 7.

 9. 

11.

12. 13.

14. 15. 16. 17. 

VOCES 28

&DQWR0DQXHO  *HVWLyQS~EOLFDSDUWLFLSDFLyQ ciudadana y gobernanza local. A propósito de la Ciudad GH0p[LFR(Q/D*HVWLyQGHOD&LXGDGHQ$PpULFD/DWLQD 5HYLVWD)RUR%RJRWi &DUGDUHOOL*UDFLHOD0yQLFD5RVHQIHOG  /DV participaciones de la pobreza. Programas y proyectos VRFLDOHV3$,'26%XHQRV$LUHV &KDQLDO3KLOLSSH¾¢6RFLHGDGFLYLOVRFLHGDGFtYLFD" $VRFLDFLRQLVPROLEHUDOLVPR\UHSXEOLFDQLVPR¾(Q $VVRFLDWLRQGpPRFUDWLHHWVRFLpWpFLYLOH/D'HFRXYHUWH París. &KHYDOLHU-DFTXHV  /DJRXYHUQDQFHXQQRXYHDX SDUDGLJPHpWDWLTXH"(Q5HYXHIUDQoDLVHG¡DGPLQLVWUDWLRQ SXEOLTXH1R &RQVHMR(FRQyPLFR\6RFLDO(XURSHR  'LDORJXH social europÊen et dialogue civile: diffÊrences et FRPSOpPHQWDULWpV&(6(%UXVHODV &XQLOO*UDX1XULD´/DUHDUWLFXODFLyQGHODV5HODFLRQHV Estado-­Sociedad: en búsqueda de nuevos sentidos�. Revista CLAD Reforma y Democracia No. 4. Julio 1995. &DUDFDV(QKWWSZZZFODGRUJYHUHYSGI 'DJQLQR(YHOLQD  ´6RFLHGDGHFLYLOSDUWLFLSDomR e cidadania: de que estamos falando? En Daniel Mato FRRUGLQDGRU 3ROtWLFDVGHFLXGDGDQtD\VRFLHGDGFLYLOHQ WLHPSRVGHJOREDOL]DFLyQ&DUDFDV)DFHV8QLYHUVLGDG Central de Venezuela. 'HOD*DU]D7ROHGR(QULTXH  $VFHQVR\FULVLVGHO (VWDGR6RFLDO$XWRULWDULR(O&ROHJLRGH0p[LFR0p[LFR )OHXU\6RQLD  ´&RQVWUXFFLyQGH&LXGDGDQtDHQ HQWRUQRVGHGHVLJXDOGDG¾HQ%,'¢'HPRFUDFLDFRQ desigualdad?: una mirada de Europa hacia AmÊrica Latina. Washington )XNV050RQVHII\(5LEHLUR´&XOWXUD3ROtWLFD\ Desigualdad en los Consejos Municipales de Curitiba� en 5HYLVWD3ROtWLFD\&XOWXUD2WRxR8$00p[LFR *XLGGHQV$QWKRQ\/DWHUFHUDYtD/DUHQRYDFLyQGHOD VRFLDOGHPRFUDFLD7DXUXV0p[LFR +DVVHQWHXIIHO3DWULFN  6RFLRORJLH3ROLWLTXH/¡$FWLRQ 3XEOLTXH$UPDQG&ROLQ3DUtV .HDQH-RKQ  'HPRFUDFLD\6RFLHGDG&LYLO0DGULG Alianza Universidad. 0DUUDPDR*LDFRPR  3DVDMHD2FFLGHQWH)LORVRItD \*OREDOL]DFLyQ.DW]%XHQRV$LUHV

19. 0DVVDUGLHU*LOOHV  3ROLWLTXHVHWDFWLRQSXEOLTXHV ArmandColin. Paris.  0HQ\,YHVHW,YHV6XUHO3DUOHSHXSOHSRXUOHSHXSOH/H SRSXOLVPHHWOHVGpPRFUDWLHV3DULV)D\DUG 21. 0LODQL&DUORV&DUORV$UWXUL\*HUPiQ6ROLQtV   2UJDQL]DGRUHV 'HPRFUDFLDHW*RYHUQDQoD0XQGLDO 8)5*6²81(6&23RUWR$OHJUH 22. 0RQHGHUR-XDQ&DUORV  (OFDQVDQFLRGHO/HYLDWiQ 7URWWD0DGULG 23. 2IIH&ODXV  ´/DVFRQWUDGLFFLRQHVGHODGHPRFUDFLD FDSLWDOLVWDÂľ(Q5HYLVWD&XDGHUQRV3ROtWLFRV1RRFWGLF 0p[LFR 24. 2Â?'RQQHOO*XLOOHUPR  1RWDVSDUDHOHVWXGLRGH los procesos de democratizaciĂłn polĂ­tica a partir del (VWDGR%XURFUiWLFR²$XWRULWDULR(Q99$$/RV/tPLWHVGHOD GHPRFUDFLD&/$&62%XHQRV$LUHV 25. 5HVWUHSR'DUtR´5HODFLRQHV(VWDGRVRFLHGDGFLYLOHQHO FDPSRVRFLDO8QDUHĂ H[LyQGHVGHHOFDVRFRORPELDQRÂľ Revista CLAD Reforma y Democracia No. 7. Enero 1997. &DUDFDV(QKWWSZZZFODGRUJYHUHYSGI 26. 5RGULJXHV1HOVRQ,PSODQWDomRHIXQFLRQDPHQWRGRV FRQVHOKRVGH6D~GHQR%UDVLOHQ3ROLV&RQVHOKRV*HVWRUHV GH3ROtWLFDV3~EOLFDV3ROLV6mR3DXOR 27. 5XELR&DUUDFHGR-RVp  7HRUtDFUtWLFDGHOD FLXGDGDQtDGHPRFUiWLFD7URWWD0DGULG  7HL[HLUD(OHQDOGR6LVWHPDWL]DFDR(IHFWLYLGDGHHHĂ€FDFLD GRV&RQVHOKRVHQ3ROLV&RQVHOKRV*HVWRUHVGH3ROtWLFDV 3~EOLFDV3ROLV6mR3DXOR 29. 8OOPDQ:DOWHU  +LVWRULDGHO3HQVDPLHQWR3ROtWLFRHQ OD(GDG0HGLD$ULHO%DUFHORQD  9DOOHVStQ)HUQDQGR  (OIXWXURGHOD3ROtWLFD7DXUXV Madrid. 31. 9HOiVTXH])DELR\(VSHUDQ]D*RQ]iOH]  ¢4XpKD pasado con la participaciĂłn ciudadana en Colombia? FundaciĂłn Corona. BogotĂĄ. 32. 9HOiVTXH])DELR  /DSROtWLFDS~EOLFDGH participaciĂłn en BogotĂĄ Âżuna tarea imposible? En La *HVWLyQGHOD&LXGDGHQ$PpULFD/DWLQD5HYLVWD)RUR BogotĂĄ. 33. 9ROSL0DULR$GHPRFUDWL]DomRGDJHVWmRGDVSROtWLFDV para a infância e a adolescĂŞncia. Polis # 37. Conselhos *HVWRUHVGH3ROtWLFDV3~EOLFDV3ROLV6mR3DXOR


El programa Juventud y Empleo:

una experiencia de participaci贸n juvenil Douglas Hasb煤n Ingeniero, Gerente de Capacitaci贸n Laboral Programa de capacitaci贸n Laboral BID-Ministerio de Trabajo.

VOCES 29


1. Antecedentes

E

l Programa Juventud y Empleo se ejecuta en el paĂ­s desde el aĂąo Ă€QDQFLDGRSRUHO%DQFR ,QWHUDPHULFDQRGH'HVDUUROOR %,' HO%DQFR0XQGLDO\XQD contrapartida del Estado dominicano. EstĂĄ dirigido a jĂłvenes de 16 a 29 aĂąos en situaciĂłn de riesgo social para “mejorar las condiciones de empleabilidad de los jĂłvenes pobres y en riesgo social, a travĂŠs de oportunidades de formaciĂłn y educaciĂłn para mejorar sus habilidades de vida FRQVWUX\HQGRXQDH[SHULHQFLDGHWUDEDMR que le permita la inserciĂłn laboral o el autoempleoâ€?. Se trata de un programa que se enmarca dentro de las estrategias del paĂ­s de lucha FRQWUDODSREUH]DFX\DDSOLFDFLyQUHTXLHUH de un gran compromiso de parte del sector S~EOLFRYDOHGHFLUHO0LQLVWHULRGH7UDEDMR \HO,1)27(3 Ă€QDQFLDQGRODFDSDFLWDFLyQ \ORVYLiWLFRVDORVMyYHQHV GHOVHFWRU

SULYDGR IDFLOLWDQGRVXVHPSUHVDVSDUDODV oportunidades de pasantĂ­as laborales y de HPSOHR \GHOD5HG1DFLRQDOGH&HQWURV GH&DSDFLWDFLyQ &26 SDUDHMHFXWDUOD capacitaciĂłn laboral de los jĂłvenes. 2. Las estadĂ­sticas del Programa A la fecha el Programa Juventud y Empleo ha graduado mĂĄs de 57 mil jĂłvenes de ORVFXDOHVHOHVGHVH[RIHPHQLQROR cual muestra una adecuada equidad de JpQHURWRGDYH]TXHODPXMHUHVODPiV vulnerable en el acceso al mercado de WUDEDMR$GHPiVGHHVWRHOSURJUDPDVHKD convertido en una alternativa de la juventud procedente de hogares de bajos ingresos que ha desertado del sistema educativo IRUPDOTXHQROOHJyDFRPSOHWDUHOQLYHO medio y que tiene deseos de capacitarse y de trabajar. /DVHVWDGtVWLFDVGHOSURJUDPDVHJ~QJpQHUR \UHJLyQVHSUHVHQWDQDFRQWLQXDFLyQ

&XDGUR1R(VWDGtVWLFDVGHEHQHĂ€FLDULRVGHOSURJUDPD 

VOCES 30

)XHQWH(VWDGtVWLFDVGHO3URJUDPD 8&3


3DUDHOHOGHORVHJUHVDGRVGHO 3URJUDPDHVWDEDWUDEDMDQGRDOFDERGH PHVHVGHKDEHUFRQFOXLGRHOFXUVRXQ DSUR[LPDGDPHQWHVHIXHDODXWRHPSOHR \FHUFDGHOYROYLyDHVWXGLDUORV programas EBA y PREPARA del Ministerio GH(GXFDFLyQ(OGHORVHJUHVDGRVDV consideran que con el curso del Programa PHMRUyVXYLGDPHMRUyVXDXWRHVWLPD\VX autovaloraciรณn. Antes estaban inactivos y ahora estos jรณvenes estรกn en bรบsqueda activa de WUDEDMR(OFRQVLGHUDTXHVHUHGXMRXQ FRPSRUWDPLHQWRGHULHVJRVRFLDO DOFRKRO FLJDUULOORVGURJDVYLROHQFLDSUHYHQFLyQGH HPEDUD]RVSUHYHQFLyQGH(76\9,+6,'$  (OGHODVPXMHUHVHJUHVDGDVFRQVLGHUD que se redujo el riesgo de un embarazo no deseado. 3. La empleabilidad de los jรณvenes dominicanos La inserciรณn laboral de los jรณvenes en el mercado laboral es un reto para la Repรบblica Dominicana ya que se trata del segmento poblacional mรกs vulnerable para el ingreso al trabajo remunerado por los estereotipos H[LVWHQWHVFRQWUDHOMRYHQSREUH\SRUORV SDUDGLJPDVH[FOX\HQWHV\GLVFULPLQDWRULRV H[LVWHQWHVHQHOPHUFDGRGHWUDEDMR

Estos factores conspiran contra la estabilidad laboral de la poblaciรณn juvenil dominicana SRUORTXHFXDOTXLHUSROtWLFDGH(VWDGR GLULJLGDDODLQVHUFLyQODERUDOGHMyYHQHV debe enfrentar estas vulnerabilidades VRFLDOHV6LQHODFFHVRDXQHPSOHRGHFHQWH la poblaciรณn joven marginal no puede salir GHODSREUH]DQLGHODH[FOXVLyQVRFLDO /DEDMDFDOLร€FDFLyQWpFQLFD\ODQXOD H[SHULHQFLDGHWUDEDMRVHFRQYLHUWHHQ un cรญrculo vicioso que debe romperse con polรญticas pรบblicas cohesionadas y concertadas con el sector privado. Por esto el empleo debe ser colocado en el centro de ODSROtWLFDVRFLDOGHO(VWDGRGRPLQLFDQRSDUD VXSHUDUODSREUH]DSXHVH[LVWHXQDUHODFLyQ directa entre la pobreza y la falta de trabajo. 3DUDHOKDEtDHQHOSDtV MyYHQHVHQHGDGGHWUDEDMDUGHDDxRV ORTXHFRQVWLWX\HHOGHODSREODFLyQ HFRQyPLFDPHQWHDFWLYDGHOSDtV3RUHVWRVH dice que nuestra masa laboral es joven y esto constituye el principal activo laboral para HOIXWXURGHODQDFLyQ3RUHOORHVWDPDVD juvenil debe ser capacitada y entrenada con tecnologรญa para que asuma los retos de su ingreso al mercado de trabajo en mejores condiciones de competir.

VOCES

(QHIHFWRHOGHVHPSOHRSURPHGLRHQHO SDtVSDUDHODxRVHJ~QGDWRVGHO %DQFR&HQWUDOHVGHO6LQHPEDUJRHO desempleo juvenil es el doble de esta cifra; OOHJDFDVLDO\HOGHVHPSOHRGHODPXMHU MRYHQDOFDQ]DHO(VWHGHVHPSOHRWDQ VLJQLร€FDWLYRGHODSREODFLyQMRYHQGHEDMRV

ingresos se debe fundamentalmente a cuatro factores: 1. /DIDOWDGHFDOLร€FDFLyQSURIHVLRQDO 2. /DIDOWDGHH[SHULHQFLDGHWUDEDMRSUHYLR 3. Los bajos niveles acadรฉmicos promedio debido a la alta tasa de deserciรณn escolar. 4. /RVGpร€FLWVFXOWXUDOHVTXHDUUDVWUDFRQVLJR la pobreza

31


Cuadro No. 2: (Principales EstadĂ­sticas del Mercado de Trabajo)

)XHQWH(QFXHVWDQDFLRQDOGH)XHU]DGH7UDEDMR %&

Como puede observarse en el cuadro DQWHULRUOD)8(5=$/$%25$/'20,1,&$1$ 232%/$&,Ă?1(1('$''(75$%$-$5 3(7  segĂşn las estadĂ­sticas del Banco Central SDUDHOHUDGHSHUVRQDV 'HHVWDOD3REODFLyQ(FRQyPLFDPHQWH $FWLYD 3($ HVGHFLUODSDUWHTXHWUDEDMD o que busca trabajo activamente y que HVWiGLVSRQLEOHSDUDWUDEDMDUHVGH SHUVRQDVORTXHFRQVWLWX\HHOGHOD3(7

VOCES 32

'HHVWHWRWDOODSREODFLyQRFXSDGD 32 HV GHSHUVRQDV(VWHLQGLFDGRUPLGH la tasa de actividad real de la economĂ­a dominicana. La poblaciĂłn desocupada 3' HVGH\ODSREODFLyQLQDFWLYD HVGHSHUVRQDVFLIUDVTXHVRQ estadĂ­sticamente parecidos a los demĂĄs

PHUFDGRVGHWUDEDMRHQ/DWLQRDPpULFD %&  3RUWDQWRQXHVWURVWUHVSULQFLSDOHVSUREOHPDV del mercado de trabajo dominicano son HODOWRGHVHPSOHRMXYHQLOODEDMDWDVD de participaciĂłn de la mujer y el alto porcentaje de trabajo en el sector informal. 5. El aporte Programa J&E al empleo juvenil El Programa Juventud y Empleo persigue romper con este cĂ­rculo vicioso que vulnera los derechos de los jĂłvenes al trabajo digno facilitando una capacitaciĂłn laboral SDUDORJUDUVXFDOLĂ€FDFLyQSURIHVLRQDO\ una pasantĂ­a laboral en una empresa del mismo ramo profesional para lograr una H[SHULHQFLDGHWUDEDMR


$OVXSHUDUHVWDVGRVEDUUHUDV ODIDOWD GHFDOLร€FDFLyQ\ODIDOWDGHH[SHULHQFLD ODERUDO HOMRYHQDXPHQWDVXHPSOHDELOLGDG es decir las posibilidades de alcanzar un empleo. A esto se agrega la motivaciรณn para su reinserciรณn en la educaciรณn formal a travรฉs de los programas de Educaciรณn EBA y PREPARA del Ministerio de Educaciรณn. Como SXHGHDSUHFLDUVHVHWUDWDGHXQDSROtWLFD de integraciรณn social. 3RUVXSDUWHHO6HUYLFLR1DFLRQDOGH(PSOHR 6(1$( HVXQVHUYLFLRGHO0LQLVWHULRGH 7UDEDMRHQHOPDUFRGHOSUR\HFWRSDUD facilitar a la poblaciรณn dominicana la intermediaciรณn laboral entre las empresas que ofertan vacantes y las personas que buscan empleo. El SENAE tiene por objetivo: โ€œAyudar y orientar a todos los trabajadores GRPLQLFDQRVHQODE~VTXHGDH[LWRVDGHXQ empleo y proporcionar a las empresas que tienen vacantes disponibles los candidatos idรณneos para cubrirlosโ€. La intermediaciรณn laboral se concretiza a travรฉs de tres servicios clave: 1. La bolsa electrรณnica de empleo 2. Las ferias de empleo 3. 7DOOHUHVGHRULHQWDFLyQODERUDOHQODV 2ร€FLQDV7HUULWRULDOHVGH(PSOHR 27(  WpFQLFDVGHE~VTXHGDGHHPSOHR VHUYLFLRVGHFDSDFLWDFLyQFyPRHODERUDU XQFXUUtFXOXPYLWDHFyPRDVLVWLUD XQDHQWUHYLVWDGHWUDEDMRPRWLYDFLyQ SDUDHODXWRHPSOHRFUHDFLyQGH PLFURHPSUHVDVHWF 

Con estos mecanismos de bรบsqueda activas GHHPSOHRVHSHUVLJXHUHGXFLUHOGHVHPSOHR IULFFLRQDOTXHHVDTXHOTXHVHSURGXFHD SHVDUGHH[LVWLUYDFDQWHVGLVSRQLEOHVSRUTXH las personas no saben adรณnde acudir ni cรณmo canalizar sus demandas de trabajo. 6HJ~QOD2,7HVWHGHVHPSOHRIULFFLRQDO DOFDQ]DHOHQORVSDtVHVODWLQRDPHULFDQRV La bolsa electrรณnica de empleo funciona a travรฉs de la pรกgina: ZZZHPSOHDWH\DQHW o mediante entrevistas directas y presenciales HQODV2ร€FLQDV7HUULWRULDOHVGH(PSOHR(VWH servicio ayuda al joven a realizar una gestiรณn H[LWRVDGHE~VTXHGDGHHPSOHRWUDWDQGR de reducir su perรญodo de bรบsqueda y proporcionรกndole informaciรณn acerca de las disponibilidades de vacantes. A la fecha H[LVWHQXQDVHPSUHVDVUHJLVWUDGDV YDFDQWHVUHJLVWUDGDV\ FDQGLGDWRVDVLQVFULWRVDV 6. El marco de polรญticas de participaciรณn juvenil El programa se ha propuesto incrementar la 7DVD*OREDOGH3DUWLFLSDFLyQ-XYHQLOHQHO mercado de trabajo. Uno de los principales problemas del mercado laboral dominicano es la baja tasa de participaciรณn de la mujer \GHORVMyYHQHVHVGHFLUODSURSRUFLyQGHOD PEA que busca activamente trabajo.

VOCES

Otro mecanismo de participaciรณn que ofrece el Servicio a los jรณvenes en su bรบsqueda de empleo son las Ferias de

(PSOHR(QORV~OWLPRVDxRVVHKDQ ofrecido catorce ferias de empleos en las iUHDVGHKRWHOHUtD %iYDURH+LJXH\ FDOO FHQWHUV 6DQWR'RPLQJR3XHUWR3ODWD\ 6DQWLDJR \VHUYLFLRV 8$6'8&00H,17(&  etc.

33


/D7DVD*OREDOGH3DUWLFLSDFLyQSURPHGLRGHODPXMHUHQHOPHUFDGRGHWUDEDMRHVGH \HQORVMyYHQHVGH(VWRVLJQLร€FDTXHGHFDGDGRPLQLFDQDVHQHGDG GHWUDEDMDUVRORWUDEDMDQREXVFDQDFWLYDPHQWHWUDEDMR'HFDGDMyYHQHVVyOR alcanzan insertarse laboralmente. (OFXDGURVLJXLHQWHPXHVWUDODVHVWDGtVWLFDVGHODV7DVDVGH3DUWLFLSDFLyQVHJ~QHOJpQHUR Cuadro No. 3 7DVDGH2FXSDFLyQGHODSREODFLyQGRPLQLFDQDHQHOPHUFDGRODERUDO

)XHQWH%DQFR&HQWUDO

VOCES 34

Una visiรณn global de polรญtica social ha sido ampliar la cobertura de la formaciรณn profesional que desarrolla el programa MXQWRFRQ,1)27(3GHVGHODHVWUDWHJLDGH desarrollo de los Centros Operativos del 6LVWHPD &26 (OORLPSOLFDXQLQFUHPHQWR en la inversiรณn del Estado dominicano desde el presupuesto nacional y un proceso de fortalecimiento institucional y tecnolรณgico de la Red Nacional de COS y del propio ,1)27(3SDUDTXHORVMyYHQHVWUDQVLWHQSRU un itinerario formativo ascendente hasta alcanzar una especialidad tรฉcnica en el marco de un proceso de educaciรณn permanente.

(VLPSRUWDQWHUHรH[LRQDUDFHUFDGHTXHHO GHODSREODFLyQRFXSDGDGRPLQLFDQD ODERUDHQHOVHFWRULQIRUPDOGHODHFRQRPtD lo cual implica que el sistema productivo no estรก generando la cantidad de empleos formales anuales para asumir el crecimiento de la entrada de nuevos jรณvenes a la PEA %DQFR&HQWUDO  La participaciรณn juvenil en el programa El Programa ha hecho posible la participaciรณn juvenil al crear un consejo consultivo en el cual participan diferentes actores del proceso. En este consejo SDUWLFLSDQHO0LQLVWHULRGH(GXFDFLyQHO


0LQLVWHULRGHOD-XYHQWXG 2EVHUYDWRULR -XYHQLO HO,1)27(3HO0LQLVWHULRGHOD0XMHU un representante juvenil del Congreso 1DFLRQDOHO0LQLVWHULRGH7UDEDMROD5HG Nacional de Jรณvenes y los representantes juveniles del Consejo Nacional de Unidad 6LQGLFDO &186 \OD&HQWUDO1DFLRQDO GH7UDEDMDGRUHV'RPLQLFDQRV &17'  El objetivo de este consejo es propiciar el espacio para la discusiรณn de polรญticas de promociรณn de empleo juvenil y dar seguimiento y apoyo a la ejecuciรณn del programa.

orientadoras escolares o pedagogas. b. 8QDFDSDFLWDFLyQHQHORร€FLRGHVX SUHIHUHQFLDGHKRUDVHQXQ&HQWURGH Formaciรณn especializado y acreditado SRU,1)27(3(VWDFDSDFLWDFLyQODRIUHFHQ SURIHVRUHVHVSHFLDOL]DGRVGHORV&HQWURV IRUPDGRVSRU,1)27(3 c. Una pasantรญa laboral de dos meses en una empresa del ramo de estudio del joven para practicar lo aprendido en un ambiente real del mundo del trabajo. En esta pasantรญa le da seguimiento al joven XQPRQLWRUDGHODSURSLDHPSUHVD

VOCES

En el marco de este consejo se desarrollรณ KDFHYDULRVDxRVGXUDQWHFLQFRGtDVHO Curso de Promociรณn de la Empleabilidad d. El retorno a la educaciรณn formal a travรฉs -XYHQLOFRRUGLQDGRFRQHO&HQWURGH de EBA y PREPARA para que los jรณvenes (QWUHQDPLHQWR/DERUDOGH7XUtQ,WDOLDGHOD puedan completar sus estudios bรกsicos o 2UJDQL]DFLyQ,QWHUQDFLRQDOGHO7UDEDMR 2,7  VHFXQGDULRVHQXQSURJUDPDรH[LEOHGH \ODGHOHJDFLyQGHOD2,7GH&RVWD5LFD(VWH HGXFDFLyQGHDGXOWRV FRQYHQLRFRQHO taller previรณ los contenidos para el desarrollo 0LQLVWHULRGH(GXFDFLyQ  de polรญticas de promociรณn del empleo juvenil. ([SHULHQFLDVGHFRRUGLQDFLyQ LQWHULQVWLWXFLRQDO\SDUWLFLSDFLyQ /DIRUPDFLyQHQHOSURJUDPD D&RRUGLQDFLyQGHO3ODQ3LORWRGH El Programa Juventud y Empleo ha Emprendedurismo Juvenil establecido una formaciรณn integral del En el marco del Programa Juventud y joven. Esta integralidad tiene cuatro (PSOHRVHGHVDUUROOyXQDH[SHULHQFLDGH componentes. participaciรณn interinstitucional y de jรณvenes en la promociรณn del emprendedurismo a. Una capacitaciรณn en el Desarrollo juvenil. Esta iniciativa surgiรณ mediante un GH&RPSHWHQFLDVEiVLFDV '&% GH DFXHUGRGHFRRSHUDFLyQ,QWHULQVWLWXFLRQDO KRUDVSDUDTXHHOMRYHQSXHGD HQWUH3URFRPXQLGDG,1)27(33520,3<0( desarrollar sus potencialidades y su HO0LQLVWHULRGHOD-XYHQWXGHO0LQLVWHULR autoestima y autovaloraciรณn mientras GH3ODQLร€FDFLyQ\'HVDUUROORDWUDYpVGHOD desarrolla capacidades para enfrentar 6XEVHFUHWDUtDGH&RRSHUDFLyQ,QWHUQDFLRQDO los riesgos sociales. Esta formaciรณn la \HO0LQLVWHULRGH7UDEDMRFRQODDVLVWHQFLD RIUHFHXQFXHUSRGRFHQWHGHSVLFyORJDV WpFQLFDGHO)26,6GH&KLOH

35


(VWDH[SHULHQFLDIXHFRRUGLQDGDFRQFLQFR instituciones educativas ubicadas en el territorio de seis municipios del paĂ­s. En HVWHPDUFRVHEXVFyVRFLDOL]DUHOGLVHxR WpFQLFRGHLQWHUYHQFLyQHOPRGHORGH gestiĂłn y la propuesta formativa validada institucionalmente. 3DUDHOORVHUHDOL]DURQFRQVXOWDVFRQJUXSRV de jĂłvenes en las diferentes comunidades previstas. Se realizaron seis grupos focales GHMyYHQHVHQHGDGHVGHDDxRV quienes resaltaron â&#x20AC;&#x153;la importancia de que se ejecuten proyectos como este dado que necesitan oportunidades de trabajo, reconocer la importancia de apoyar a los jĂłvenes rurales para que se queden en sus comunidadesâ&#x20AC;?. Plantearon asimismo la preocupaciĂłn de que â&#x20AC;&#x153;los jĂłvenes rurales son muchos y diferentes, hay escolarizados y otros no, son diferentes a los de la ciudadâ&#x20AC;?. De estas consultas surgieron los contenidos a FDSDFLWDUDGHPiVGHOHPSUHQGHGXULVPR\ la capacitaciĂłn tĂŠcnica:

Â&#x2021; Introducir el modelo de la ciudadanĂ­a juvenil Â&#x2021; ,QFRUSRUDUHOWHPDGHODVDOXGVH[XDO Â&#x2021; Los compromisos morales de los jĂłvenes con la comunidad por medio de un formato preestablecido y a travĂŠs que el MRYHQPDQLĂ&#x20AC;HVWHVXFRPSURPLVRSHUVRQDO con su propia inspiraciĂłn. Â&#x2021; Una vez terminado el proyecto los grupos de jĂłvenes realicen encuentros para LQWHUFDPELDUH[SHULHQFLDVYLYLGDV El modelo de gestiĂłn /DJHVWLyQGHHVWDH[SHULHQFLDGH emprendedurismo juvenil estuvo a cargo de una comisiĂłn coordinadora compuesta por las cinco instituciones matrices en la cual FDGDXQDGHHVWDVMXJDEDXQUROGLIHUHQWH con el aporte y responsabilidades de cada instituciĂłn participante. AdemĂĄs de articular ORVUHFXUVRVHQHOVHQWLGRPiVDPSOLRHV GHFLUĂ&#x20AC;QDQFLHURVKXPDQRVORJtVWLFRVHWF Esta iniciativa piloto se desarrollĂł con la transferencia de tecnologĂ­a a las organizaciones dominicanas de los

Cuadro No.4 5HODFLyQGHODSDUWLFLSDFLyQGHORV0XQLFLSLRV\&26HQODH[SHULHQFLD

VOCES 36

Fuente: UCP Programa JyE


aprendizajes de instituciones chilenas FRQH[SHULHQFLDVHQODFDSDFLWDFLyQGH MyYHQHVSDUDHODXWRHPSUHQGLPLHQWRYDOH GHFLUHO)26,6HO,QVWLWXWR1DFLRQDOGHOD -XYHQWXG ,1-89 \HO6HUYLFLR1DFLRQDOGH &DSDFLWDFLyQ\(PSOHR 6(1&( PHGLDQWH XQFRQYHQLRĂ&#x20AC;UPDGRFRQLQVWLWXFLRQHV dominicanas similares. El plan de formaciĂłn consistiĂł en la capacitaciĂłn para el emprendedurismo GHKRUDVXQDIRUPDFLyQKXPDQDR'&% de 75 horas y un entrenamiento para la formulaciĂłn de un plan de negocios de dos GtDVPiVXQHQWUHQDPLHQWRGH3520,3<0( sobre el acceso a los prĂŠstamos de esta instituciĂłn.

6HSUHYLyODWUDQVIHUHQFLDGHH[SHULHQFLD en una prĂĄctica concreta en la formaciĂłn de facilitadores, la entrega de materiales didĂĄcticos, el establecimiento de un sistema de acompaĂąamiento y seguimiento y HODYDQFHHQODGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHOPRGHOR de capacitaciĂłn para jĂłvenes rurales marginales. La metodologĂ­a y los aprendizajes transferidos DOD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDVLJQLĂ&#x20AC;FDURQ alternativas distintas de capacitaciĂłn para el joven rural dominicano a travĂŠs del DXWRHPSUHQGHGXULVPRHQXQFRQWH[WRGH pobreza. El autoemprendimiento es una respuesta novedosa para insertar a la poblaciĂłn juvenil vulnerable en dinĂĄmicas de mercado de mediano plazo. La metodologĂ­a CEFE invita a â&#x20AC;&#x153;replantear los esquemas de capacitaciĂłn a

VOCES

/DHYDOXDFLyQĂ&#x20AC;QDOGHHVWH3URJUDPDGH SDUWHGHOD*7=HQ&KLOHFRQFOX\yâ&#x20AC;&#x153;En HVWHSODQH[LVWLyXQDLPSRUWDQWHIDVHGH acompaĂąamiento para el desarrollo de iniciativas econĂłmicas por parte de las y los jĂłvenes participantes, la asistencia chilena realizĂł tambiĂŠn el traspaso del modelo PAME

y la metodologĂ­a CEFE, implementados por FOSIS para la promociĂłn de iniciativas de microemprendimiento.

37


VOCES 38

una poblaciĂłn que ha sido tradicionalmente marginada de las prioridades del Estado en la RepĂşblica Dominicana. Un concepto de capacitaciĂłn que combina el desarrollo de contenidos en tĂŠrminos de autoestima, actitudes y conocimientos bĂĄsicos en negocios independientemente de la edad y del nivel educativo de los participantes, ha sido una nueva manera de penetrar a comunidades, que por distintas razones desconfĂ­an del Estado, de la sociedad y de sus propias facultades para construirse un futuro distinto. Las mismas instituciones del Estado y los centros de capacitaciĂłn coinciden en enfatizar que la metodologĂ­a representa un contundente â&#x20AC;&#x153;cĂłmo hacerloâ&#x20AC;? (Informe de EvaluaciĂłn. *7= 

Â&#x2021; (QWHUFHUOXJDUâ&#x20AC;&#x153;la metodologĂ­a utilizada permitiĂł que los facilitadores fortalecieran sus capacidades pedagĂłgicas y que transformaran sus imaginarios sobre estos jĂłvenes en condiciones de vulnerabilidadâ&#x20AC;?.

Impacto del plan piloto de autoemprendedurismo

E([SHULHQFLDGHFRRSHUDFLyQELODWHUDO entre instituciones del Estado

AdemĂĄs de los efectos conseguidos en tĂŠrminos de nuevas costumbres y nuevas capacidades en cuanto a la manera FRPRLQWHUDFW~DQDUWLFXODGDPHQWHFLQFR RUJDQL]DFLRQHVGHO*RELHUQRGRPLQLFDQR el proyecto ha logrado tres resultados adicionales:

8QDH[SHULHQFLDGHFRRSHUDFLyQELODWHUDO entre dos programas de dos ministerios ha sido posible para focalizar las acciones en EHQHĂ&#x20AC;FLRGHORVMyYHQHVSURFHGHQWHVGH KRJDUHVGHEDMRVLQJUHVRV(QHIHFWROD articulaciĂłn del Programa Juventud y Empleo con el Programa PREPARA ha servido para integrar los efectos de cada uno para una mayor efectividad de los resultados.

Â&#x2021; (QSULPHUOXJDUâ&#x20AC;&#x153;se ha constituido en una salida de la desesperanza y de la delincuencia de los jĂłvenes que habitan zonas marginales rurales. La intervenciĂłn ha permitido entregar a la poblaciĂłn juvenil una posibilidad distinta a la delincuencia, la prostituciĂłn, HOPLFURWUiĂ&#x20AC;FRRHOVXEHPSOHRSDUD encontrar un sustento para la vidaâ&#x20AC;?. Â&#x2021; (QVHJXQGROXJDUâ&#x20AC;&#x153;el proyecto ha

impactado actitudes y comportamientos GHORVEHQHĂ&#x20AC;FLDULRVHQWpUPLQRVGH DXWRHVWLPDFDSDFLGDGGHH[SUHVLyQ oral y escrita, y de interacciĂłn con sus semejantes y con la comunidad en general. Es decir, el proyecto ha iniciado cambios desde el punto de vista del GHVDUUROORSHUVRQDOGHORVEHQHĂ&#x20AC;FLDULRV lo que ha implicado transformaciones en estilos de vidaâ&#x20AC;?.

Se trata de que los jĂłvenes favorecidos con los cursos de capacitaciĂłn laboral del PJE retornen a los estudios formales en la modalidad de adultos. De esta manera los jĂłvenes pueden alcanzar un grado educativo anual mediante una educaciĂłn Ă H[LEOHSDUDYROYHUDHVWXGLDUPLHQWUDV disponen de tiempo para trabajar.


Cuadro No. 5 &DQWLGDGGH-yYHQHVGHOSURJUDPDTXHKDYXHOWRDHVWXGLDUHQ35(3$5$\(%$

)XHQWH8QLGDGGHVXSHUYLVLyQGHOD8&3(QHODXQQRKDFRQFOXLGRHOSURFHVR

El cuadro siguiente muestra la relaciรณn de la matrรญcula de retorno a la educaciรณn de los รบltimos tres aรฑos. Esta informaciรณn representa un subregistro ya que muchos jรณvenes retornan al estudio y no lo registran en el 0LQLVWHULRGH7UDEDMR

8c. Coordinaciรณn de la capacitaciรณn laboral para jรณvenes con Sur Futuro 2WUDH[SHULHQFLDGLJQDGHPHQFLRQDUHV la coordinaciรณn de cursos del Programa -XYHQWXG\(PSOHRFRQOD,QVWLWXFLyQ6XU )XWXUR\OD)XQGDFLyQ,QWHUQDFLRQDOGH -yYHQHV ,<) SDUDGHVDUUROODUFXUVRV de capacitaciรณn para jรณvenes de dos provincias del Sur del paรญs provenientes de hogares de bajos ingresos.

8d. La participaciรณn de las empresas Un actor clave en el programa lo constituyen las empresas del paรญs que ofrecen sus instalaciones para la realizaciรณn de las pasantรญas laborales de los jรณvenes. Sin esta participaciรณn empresarial el joven vulnerable no podrรญa vencer la barrera del primer acceso al mundo del trabajo formal. $ODIHFKDXQDVHPSUHVDVKDQ permitido esta participaciรณn en sus รกreas tรฉcnicas como oferentes de pasantรญas laborales del joven una vez termina su fase de formaciรณn lectiva de 225 horas. La mayor proporciรณn de empresas son las pequeรฑas  \ODVPHGLDQDV  /DVJUDQGHV HPSUHVDVHVSHFLDOPHQWHORVKRWHOHVGHO (VWHUHFLEHQHOUHVWDQWH Esta apertura empresarial a los jรณvenes del 3URJUDPD QREDFKLOOHUHVSREUHV WLHQH PD\RUVLJQLร€FDFLyQSRUFXDQWRVHWUDWD de personas que no han completado sus estudios del nivel medio y que no estรกn

VOCES

0HGLDQWHFRQYHQLRร€UPDGRHQWUHODVSDUWHV cada instituciรณn asumiรณ un rol de apoyo y complementaciรณn de los costos. La instituciรณn Sur Futuro coordina y asume los FRVWRVGHORVFXUVRVHO,QVWLWXWR3ROLWpFQLFR /R\RODUHDOL]DODFDSDFLWDFLyQWpFQLFDOD ,<)EULQGDDVHVRUtDWpFQLFD\HO0LQLVWHULR GH7UDEDMRDVXPHORVFRVWRVGHORVYLiWLFRV

diarios de los jรณvenes durante el tiempo de duraciรณn de los cursos.

39


Cuadro No. 6: EstadĂ­sticas del programa conjunto con Sur Futuro

HVWXGLDQGRHQODDFWXDOLGDGORTXHPXHVWUD una sensibilidad importante en su rol de responsabilidad social corporativa hacia los mĂĄs vulnerables. Las empresas contribuyen con la formaciĂłn del joven a travĂŠs del seguimiento que

VOCES 40

UHDOL]DXQDPRQLWRUDGHOSDVDQWH(VWD persona realiza una primera introducciĂłn al joven en el mundo de la empresa y le supervisa durante los dos meses que este va a estar en ella. Con la pasantĂ­a laboral el joven culmina la formaciĂłn del curso y adquiere la cultura del trabajo.


Participaci贸n ciudadana y reconstrucci贸n de lo p煤blico

1

Octavio Figueroa Licenciado en Educaci贸n, subdirector del Centro Padre Juan Montalvo

VOCES 41


La participaciรณn ciudadana

C

uando hablamos de SDUWLFLSDFLyQQRVUHIHULPRVDXQ conjunto de acciones polรญticas que a travรฉs de la implicaciรณn de diferentes actores procuran fortalecer la democracia. La participaciรณn SXHGHVHUXQPHGLRRXQร€QHQVtPLVPD 3RUHMHPSORHQVRFLHGDGHVGRQGHH[LVWH XQVLVWHPDSROtWLFRDXWRFUiWLFRRGLFWDGXUD ODSDUWLFLSDFLyQSXHGHVHUXQร€QHQVt PLVPD8Q(VWDGRFHQWUDOL]DGRHQร€JXUDV RHVWUXFWXUDVHVSHFtร€FDV(QHVWRVFDVRV la participaciรณn es un sueรฑo de anhelado de democracia. En nuestra sociedad este centralismo se ha encarnado histรณricamente en presidentes de la Repรบblica y en otras ร€JXUDVVtQGLFRVOtGHUHVSROtWLFRVGLULJHQWHV HFOHVLDOHV21*FRPXQLWDULRVOtGHUHVGH JUHPLRV\VLQGLFDWRVHQWUHRWURV$~QVH PDQWLHQHQODVLQรXHQFLDVGHSUiFWLFDV\ formas de ejercicio del poder centrado en el personalismo no en el colectivo. Pero la participaciรณn puede ser tambiรฉn XQPHGLRFXDQGREXVFDXQSRGHU LQFOX\HQWHSDUDURPSHUODVIRUPDVGH HMHUFLFLRVGHSRGHUTXHH[FOX\HQGHODV GHFLVLRQHVDORVDVFLXGDGDQRVDV(QHVWH caso la participaciรณn es un medio cuyo horizonte inmediato es la cultura polรญtica. /DSDUWLFLSDFLyQWHQGUiFRPRร€QDOLGDGHO bien comรบn. Para ello buscarรก una mayor Hร€FDFLDGHFDUDDDOFDQ]DUXQDYLGDGLJQD para todos y todas. VOCES 42

En la medida que un Estado procura una PD\RUSDUWLFLSDFLyQGHODFLXGDGDQtD VHIRUWDOHFHDVtPLVPR\Dร€DQ]DHO

VLVWHPDGHPRFUiWLFR3RUHOFRQWUDULRVL la participaciรณn se convierte en un mero IRUPDOLVPRSHURQRVHWUDGXFHHQPHMRUD de las condiciones de vida de la gente pierde sentido la democracia. Situaciรณn actual de la participaciรณn social La Repรบblica Dominicana desde su fundaciรณn ha pasado por dictaduras las cuales limitaron el avance de la participaciรณn ciudadana. Muestra de esta OLPLWDFLyQVHUHรHMDGXUDQWHHOSHUtRGRGH ODGLFWDGXUDGH5DIDHO/HRQLGDV7UXMLOOR FDUDFWHUL]DGDSRUHOWHUURU\ODRSUHVLyQ seguida de 12 tortuosos aรฑos gobernados SRU-RDTXtQ%DODJXHUSHULRGRVHQTXHOD participaciรณn se pago con la sangre de hombres y mujeres que apostaron a un paรญs democrรกtico y participativo. &RQODPXHUWHGH7UXMLOORHQHO comienzan a darse pasos hacia la transiciรณn GHPRFUiWLFD(VDSDUWLUGHFXDQGR nueva vez se vislumbran cambios favorables para la participaciรณn hacia un Estado democrรกtico. Nuevas transiciones comienzan a darse a SDUWLUGHODVGpFDGDV\HQODVTXH la sociedad se organizรณ para cuestionar y rechazar la forma de gobernar centrada en persecuciones polรญticas y violencia de Estado. Periodos en que se conformaron estructuras que dieron pie a procesos de reclamos y acciones para la defensa y respeto de los derechos humanos en el paรญs. (QODGpFDGDGHOODWUDQVLFLyQLQLFLDFRQ gran entusiasmo. Comienzan procesos de


diĂĄlogos entre autoridades del Estado y FLXGDGDQRVDVVLWXDFLyQTXHYDVHSXOWDQGR de alguna manera la cultura de respuesta GHO(VWDGRFHQWUDGDHQHOSHUVRQDOLVPR\ clientelismo desde los famosos â&#x20AC;&#x153;padrinos polĂ­ticosâ&#x20AC;?. Esta formalidad se profundiza hacia el aĂąo DxRHQHOFXDOSDVDPRVDLPSXOVDU procesos mĂĄs formales de relaciĂłn de poder HQWUHHO(VWDGRFRQORVFLXGDGDQRVDV FHQWUDGRVHQUHVROXFLRQHVQRUPDVOH\HV estructuras de diĂĄlogos Estado-­ciudadanĂ­a. ,QLFLDQDTXtORVSURFHVRVGHUHIRUPD\ PRGHUQL]DFLyQGHO(VWDGRGHVFHQWUDOL]DFLyQ y mayor competencia para los D\XQWDPLHQWRVHQWUHRWURV3URFHVRVTXH venĂ­an impulsĂĄndose desde mediados de los 6HKDEtDGDGRXQJUDQVDOWRXQLQWHQWR por pasar de una democracia electoralista DXQDGHPRFUDFLDSDUWLFLSDWLYDWUDWDQGR de pasar de una cultura polĂ­tica centrada en el clientelismo a una cultura polĂ­tica que reconozca el derecho a participar de los FLXGDGDQRVDV

El modelo de ejercicio de poder luce DJRWDGRQRLQQRYDHQVXDFFLRQDU\ XWLOL]DODVPLVPDVSUiFWLFDVFOLHQWHODUHV SDWHUQDOLVWDV\H[FOX\HQWHVTXHFDUDFWHUL]DQ a quienes han gobernado el paĂ­s. En este VHQWLGRODSUHWHQVLyQGHVGHODVRFLHGDGFLYLO HVDYDQ]DUKDFLDXQPRGHORGHPRFUiWLFR mĂĄs inclusivo que integre a la ciudadanĂ­a en los procesos de toma de decisiones. La participaciĂłn como proceso no busca VRFDYDUODUHSUHVHQWDFLyQVLQRSRUHO FRQWUDULREXVFDFRPSOHPHQWDUOD1RSLHUGH poder quien se relaciona con la sociedad GHVGHXQSRGHULQFOX\HQWHDOFRQWUDULRVH IRUWDOHFHDĂ&#x20AC;DQ]DVXOLGHUD]JRFXDQGRHO mismo se sustenta en los demĂĄs. UNA MIRADA A ALGUNAS INSTANCIAS Y PROCESOS DE PARTICIPACIĂ&#x201C;N $YDQFHV\/LPLWDFLRQHV Proceso Presupuestario Uno de los temas de seguimiento de la sociedad civil es el tema de presupuesto. En este aspecto podemos mencionar algunos avances y limitaciones. Uno de los avances VLJQLĂ&#x20AC;FDWLYRVHVHOWHPDGHOVRPHWLPLHQWR del presupuesto en el plazo obligatorio GHOH\SDUDVXUHYLVLyQ\GLVFXVLyQ(VWR permite un proceso mĂĄs amplio de diĂĄlogo \UHĂ H[LyQVREUHXQDGHODVSULQFLSDOHV polĂ­ticas pĂşblicas; el presupuesto. El que los distintos sectores tengan informaciĂłn sobre

VOCES

En los momentos actuales el concepto de democracia estĂĄ en cuestionamiento en OD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDDSHVDUGHORV avances en la consecuciĂłn de un marco legal que considera la participaciĂłn ciudadana como un elemento fundamental para la democracia dominicana. El poder UHSUHVHQWDWLYRWLHQHFLHUWDUHVHUYDSLHQVD que su poder se verĂĄ limitado desde una implementaciĂłn o una prĂĄctica SDUWLFLSDWLYD+D\JUDQGHVUHVLVWHQFLDVTXH YLHQHQGHODFODVHSROtWLFDSHURWDPELpQ KD\TXHGHVWDFDUTXHH[LVWHXQDEDMD asunciĂłn de la ciudadanĂ­a en esta nueva

forma de relaciĂłn. La ciudadanĂ­a no encuentra manera de romper con la cultura clientelista todavĂ­a fomentada por el propio Estado.

43


las prioridades contempladas y puedan Poder Ejecutivo. El propio Congreso pierde proponer y defender es un paso de avance. su capacidad de poder jugar un rol de contrapeso polĂ­tico en este tema. (OSURFHVRGHIRUPXODFLyQHODERUDFLyQ Los espacios consultivos de la sociedad civil y aprobaciĂłn del presupuesto puede ser unas de las grandes oportunidades para un \(VWDGR ejercicio ciudadano interesante. Brinda la SRVLELOLGDGSDUDTXHODJHQWHVHLPSOLTXHD ([LVWHQPXFKRVHVSDFLRVFRQVXOWLYRVGH participaciĂłn de la sociedad civil como por WUDYpVGHYLVWDVS~EOLFDVHQUHXQLRQHVFRQ ejemplo el Consejo EconĂłmico y Social e comisiones de ambas cĂĄmaras. ,QVWLWXFLRQDO &(6, ÂłDFWXDO&(6ÂłFUHDGR PHGLDQWHHO'HFUHWR(VWUDVFHQGHQWH Sin embargo este proceso tiene las que el artĂ­culo 251 de la actual ConstituciĂłn siguientes limitaciones: El proceso le otorgue un nuevo rango a la consulta de SUHVXSXHVWDULRQRHVDELHUWRVLJXHVLHQGR los diversos sectores con el Estado. cerrado entre las instituciones del Estado. A SHVDUGHTXHOD/H\HVWDEOHFHXQD Ahora es un organismo cuyas funciones QXHYDIRUPDGHSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQQDFLRQDO pueden ser mĂĄs importantes. Es uno de los los ayuntamientos y otros sectores de la VRFLHGDGVLJXHQH[FOXLGRV3RURWURODGRVH espacios mĂĄs representativos de la sociedad por la gama de sectores que convoca. Es GDQWHQVLRQHVDOLQWHULRUGHO(VWDGRHQWUH una gran oportunidad para que los distintos una cultura de programaciĂłn centrada actores fortalezcan vĂ­nculos con sectores en el cortoplacismo y una de mayor visiĂłn gubernamentales de cara a buenas polĂ­ticas de mediano y largo plazo. Esto Ăşltimo hay pĂşblicas. que fortalecerlo como cultura institucional GHSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ7RGRVVDEHPRVTXHHQ 6LQHPEDUJRHVWDLQVWDQFLDTXHGHEHUtD el territorio no hay una desvinculaciĂłn de VHUXQUHIHUHQWHWRGDYtDQRORHV7LHQH ODVGLIHUHQWHVLQVWDQFLDVGHJRELHUQRHO poca incidencia en las polĂ­ticas pĂşblicas D\XQWDPLHQWR\ORVFLXGDGDQRVDV+D\ TXHLPSOHPHQWDHO*RELHUQR(VXQyUJDQR que procurar terminar con esta prĂĄctica PHUDPHQWHFRQVXOWLYRSRFDVYHFHVHV GHVGHXQDPD\RUFXOWXUDGHSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ tomado en cuenta. participativa.

VOCES 44

7RGDYtDODVLQWHUYHQFLRQHVGHRWURVVHFWRUHV econĂłmicos y sociales no tienen carĂĄcter vinculante. Su participaciĂłn en estos HVFHQDULRVQRPRGLĂ&#x20AC;FDQDGDQRFDPELD nada. Se requiere de una mayorĂ­a en el &RQJUHVRFDVLLPSRVLEOHGHFRQVHJXLUSDUD PRGLĂ&#x20AC;FDUHOSUHVXSXHVWRHQYLDGRSRUHO

$SHVDUGHUHXQLUVHVLVWHPiWLFDPHQWH hace falta todavĂ­a que los actores polĂ­ticos gubernamentales tomen en serio este Ăłrgano. Requiere de mayor proactividad de parte de los distintos sectores que nos HQFRQWUDPRVHQGLFKRFRQVHMR+D\TXH jugar un papel de mayor contribuciĂłn en los GLVWLQWRViPELWRVTXHVHQRVGHOHJDVRFLDO


laboral y patronal. Ser una voz referencial para la sociedad. Lo mismo ocurre con el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil para el Gabinete de PolĂ­ticas Sociales. Creado mediante los GHFUHWRV\GHO Este Consejo se pensĂł para en un momento para colaborar en el diseĂąo y monitoreo de SROtWLFDVVRFLDOHVSHURVHHQFXHQWUDHQXQD situaciĂłn de limbo jurĂ­dico. Estos decretos y OH\HVKDQOLPLWDGR\FDPELDGRVXURO+DQ surgidos nuevas instancias como el MEPYD TXHSRGUtDDEVRUEHUKDVWDFLHUWRSXQWRVXV funciones +R\VXSDSHOKDHVWDGROLPLWDGRD informaciones y eventos informales. Va perdiendo su capacidad para jugar un rol de impacto en el ĂĄmbito de las polĂ­ticas sociales. Los sectores gubernamentales tampoco le dan importancia. Se trata de limitar su rol a PRQLWRUHRQRPiV\GHMDUORTXHFLHUUHSRFR a poco. La sociedad civil ahĂ­ representada mantiene abierto el espacio y sigue apostando a retomar su rol original. La visiĂłn de oposiciĂłn y obstĂĄculos sigue primando en los actores polĂ­ticos sobre una actitud de alianza y fortaleza de la gestiĂłn pĂşblica.

6LQHPEDUJRWRGDYtDQRWRGDVODV instituciones del Estado terminan de abrir VXV2Ă&#x20AC;FLQDVGH$FFHVRDOD,QIRUPDFLyQ PĂşblica. La demanda de informaciĂłn ha tenido un limitado impacto en la reducciĂłn de la corrupciĂłn pĂşblica. La Justicia no ha procedido con respecto DDOJXQRVHVFiQGDORV(QWDOVHQWLGROD clase gobernante sigue viendo en esto un mecanismo de control en vez de una herramienta para una gestiĂłn mĂĄs transparente. No parece que esta sea una aspiraciĂłn de la clase polĂ­tica.

PARTICIPACIĂ&#x201C;N CIUDADANA EN EL MARCO EN LOS MUNICIPIOS /H\GHO'LVWULWR1DFLRQDO\ORV Municipios (ODUWtFXORGHODOH\VHUHĂ&#x20AC;HUHDOD ParticipaciĂłn Ciudadana. Dice lo siguiente: â&#x20AC;&#x153;Los ayuntamientos fomentarĂĄn la colaboraciĂłn ciudadana en la gestiĂłn PXQLFLSDOFRQHOĂ&#x20AC;QGHSURPRYHUOD democracia local y permitir la participaciĂłn activa de la comunidad en los procesos de toma de decisiĂłn sobre los asuntos de su competenciaâ&#x20AC;?. La participaciĂłn ciudadana es tambiĂŠn contemplada en la ley como un principio en ORV $UWOLWHUDOM \FRPRXQGHUHFKR DUW QXPHUDO 

VOCES

6LQGXGDDOJXQDTXHOD/H\ VREUH$FFHVRDOD,QIRUPDFLyQ3~EOLFD KDVLJQLĂ&#x20AC;FDGRXQVDOWRLPSRUWDQWH(O empoderamiento de actores clave ha creado ciertos precedentes en materia de GHPDQGDGHLQIRUPDFLyQ/RV00&&66 SHULRGLVWDVLQGHSHQGLHQWHVDERJDGRV21* y algunas instituciones del Estado ya son parte de un conjunto de actores que impulsa

este proceso. Distintas instituciones pĂşblicas DXPHQWDQVXVLQIRUPDFLRQHVDOUHVSHFWR algunas por cumplimiento de la propia ley y otras como resultado de demandas de sectores.

45


No es un secreto que esta ley en sĂ­ misma representa un avance debido a los distintos mecanismos innovadores de participaciĂłn. +DVWDFLHUWRSXQWRHVWDOH\VHDGHODQWyD la ConstituciĂłn. Diferentes instancias de participaciĂłn en la actual ConstituciĂłn GHOD5HS~EOLFD\DHVWiQFRQWHQLGDVHQ la ley municipal. Esta le da importancia DOWHUULWRULRFRPRIRUPDGHH[SUHVLyQGH GHVDUUROORVRFLRSROtWLFR\HFRQyPLFRFUHD la base para el fermento de un nuevo liderazgo local y propicia un mayor grado de descentralizaciĂłn de recursos que deben impactar en el desarrollo de las comunidades. (OPXQLFLSLRHVSDFLRGHGHPRFUDFLD participativa

El municipio es un espacio donde se apuesta a una prĂĄctica de participaciĂłn que se convierta en cultura. En su capĂ­tulo ,,YXHOYH\VHUHĂ&#x20AC;HUHDODSDUWLFLSDFLyQ FLXGDGDQD\ODSURPXHYH'HMDGHĂ&#x20AC;QLGDV DFFLRQHVYtDVyUJDQRV\RWURVPHFDQLVPRV a travĂŠs de los cuales debe darse una prĂĄctica participativa. /DOH\GHĂ&#x20AC;QHWRGRXQUpJLPHQSDUDYLDELOL]DU la participaciĂłn que van desde: VĂ­as de participaciĂłn ciudadana Â&#x2021; 3HWLFLyQ Â&#x2021; 5HIHUpQGXP Â&#x2021; 3OHELVFLWR Â&#x2021; Cabildo Abierto Â&#x2021; Presupuesto Participativo VOCES 46

Ă?UJDQRVPXQLFLSDOHVGHSDUWLFLSDFLyQ Â&#x2021; &RQVHMR(FRQyPLFR\6RFLDO0XQLFLSDO

ComitĂŠs de Seguimiento Municipal y Consejo Comunitario Otros Mecanismos de ParticipaciĂłn Â&#x2021; AuditorĂ­a social. Â&#x2021; 2Ă&#x20AC;FLQDVGH$FFHVRDOD,QIRUPDFLyQ Â&#x2021; Consejos de Compras y Contrataciones A pesar de todas estas estructuras de SDUWLFLSDFLyQODGHPRFUDFLDSDUWLFLSDWLYD a nivel municipal sigue teniendo muchos REVWiFXORV\OLPLWDFLRQHVHQWUHpVWRV podemos citar: (O,QFXPSOLPLHQWRSRUSDUWHGHO Poder Ejecutivo de las transferencias presupuestarias a los municipios. La Ley HVWDEOHFHXQGHORVLQJUHVRV internos del Estado para los ayuntamientos. 7RGRVFRQRFHPRVTXHHVWRQXQFDVHKD FXPSOLGRORTXHOLPLWDDORVD\XQWDPLHQWRV en su capacidad para dar respuesta a la municipalidad. Por otro lado estĂĄ el hecho de que los mecanismos de participaciĂłn establecidos en la ley no son aplicados como ĂŠsta PDQGD&XDQGRVRQDSOLFDGRVVRQPDO LPSOHPHQWDGRVSRUGHVFRQRFLPLHQWRSHUR tambiĂŠn intencionalmente. Â&#x2021; Los procesos del Presupuesto Participativo 0XQLFLSDO 330 QRVRQUHDOL]DGRV y ejecutados como establece la ley. Prima todavĂ­a una cultura del manejo discrecional de los recursos presupuestarios. Â&#x2021; 7RGDYtDKD\FLHUWDDSDWtDGHSDUWHGHOD clase polĂ­tica para implementar las vĂ­as y XyUJDQRVGHSDUWLFLSDFLyQ


ย‡ Las comunidades y sus organizaciones sociales no han demandado con la fuerza necesaria el cumplimiento de la ley en todas sus partes. CONCLUSIONES En tรฉrminos generales: La posibilidad de una mayor participaciรณn social se ha visto limitada a mi entender: ย‡ Porque la cultura polรญtica dominicana sigue estando matizada por la GHVFRQร€DQ]DHQWUHORVGLYHUVRVDFWRUHV SROtWLFRVVRFLDOHVHFRQyPLFRV7RGDYtD no se acata ni se entiende la necesaria importancia de caminar hacia una cultura de la participaciรณn. Se lo entiende como un proceso que puede atentar contra su poder y autoridad. Cuando HVWRGRORFRQWUDULRODFXOWXUDGHOD participaciรณn agrega mayor legitimidad a la autoridad. Crea una cultura de comunicaciรณn permanente basada en el GLiORJRHOLQYROXFUDPLHQWR\ODUHQGLFLyQ de cuentas. ย‡ 3RURWURODGRXQDOLPLWDFLyQHVTXH muchas de las leyes aprobadas en el &RQJUHVRVHKDQKHFKRHQPXFKRV FDVRVSRUFRPSURPLVRVFRQLQVWDQFLDV H[WHUQDVFRPRFRQGLFLRQDOLGDG SDUDSRVLEOHVร€QDQFLDPLHQWRVQRSRU convicciรณn.

ย‡ Aunque se han dado procesos y H[SHULHQFLDVGHSDUWLFLSDFLyQ\ compromisos entre instancias claves del (VWDGR\ODVRFLHGDGFLYLO7RGDYtDQR podemos hablar de un empoderamiento masivo de parte de sectores polรญticos y ciudadanos. Se requiere que los distintos actores hagan suyas las nuevas OHJLVODFLRQHV\H[LMDQVXLPSOHPHQWDFLyQ ย‡ Estรก clara la importancia de estas LQVWDQFLDVGHSDUWLFLSDFLyQSHURQR H[LVWHXQDODSUiFWLFDFRKHUHQWH(O discurso va por un lado y las acciones por otro. Es necesario que la prรกctica de participaciรณn alcance cierta vinculaciรณn FRQODVSROtWLFDVS~EOLFDVVLQRpVWD perderรก sentido. ย‡ /DQRH[LVWHQFLDGHXQDFXOWXUDGH FXPSOLPLHQWRGHODVOH\HVHQHOSDtVMXQWR a prรกcticas clientelares y personalismo atenta contra la posibilidad de una FXOWXUDGHODSDUWLFLSDFLyQ(QGHร€QLWLYD tenemos esporรกdicas prรกcticas de SDUWLFLSDFLyQSHURHOORQRVLJQLร€FD que sea una cuestiรณn asumida por HO*RELHUQRHQVXWRWDOLGDG$QLYHO social una parte de la ciudadanรญa promueve como suya una prรกctica de ODSDUWLFLSDFLyQSHURHVWRQRHVPDVLYR WRGDYtDQRHVXQDFXOWXUD ย‡ 6LQHPEDUJRYDPRVDYDQ]DQGR a nivel de la legislaciรณn y espacios

VOCES

ย‡ (QRWURVFDVRVODVLQVWDQFLDVGH participaciรณn y su aprobaciรณn a travรฉs de leyes no han sido el resultado de presiones sociales. No hay muchas veces

GROLHQWHVDFWRUHVTXHKDQOOHYDGRHO proceso hasta las รบltimas consecuencias. +DQVLGRSURFHVRVFRSLDGRVPRGLVPRV en Amรฉrica latina.

47


de consultas. Pero estamos en el desafรญo de que estos sean activados y los diversos sectores puedan realizar H[SHULHQFLDVGHFRJHVWLyQGHVGHOD participaciรณn. Por parte de los actores SROtWLFRVHOGHVDItRVLJXHVLHQGROD FRQYLFFLyQDVXPLUFRQPD\RULQWHUpV\ responsabilidad la promociรณn de una prรกctica participativa. Esto requiere TXHGHPDQHUDKRPRJpQHDFRPR *RELHUQR\FRPRSDUWLGRVSROtWLFRVVH camine hacia mayores niveles de una democracia centrada en una cultura de la participaciรณn. Desde los sectores VRFLDOHVVHWLHQHTXHDYDQ]DUKDFLDXQD PD\RUFDSDFLGDGGHLQYROXFUDPLHQWR organizaciรณn y movilizaciรณn. De los actores organizados y no organizados se requiere tambiรฉn impulsar mayores prรกcticas de participaciรณn social.

VOCES 48

ย‡ Caminar hacia una cultura de la participaciรณn sigue siendo una meta. En esto se juega el futuro de nuestra democracia y nuestra sociedad. /DSUHVHUYDFLyQGHODGHPRFUDFLD evitar que la misma estรฉ en grandes cuestionamientos y tensiones SHUPDQHQWHVUHTXLHUHHQWUDUHQXQD cultura de la participaciรณn. Esta cultura de la participaciรณn debe ser asumida con responsabilidad por todos los actores KDFLDXQDGHPRFUDFLDSDUWLFLSDWLYD centrada en el cumplimiento de los derechos fundamentales de las personas. ย‡ La meta a esta parte sigue siendo que la democracia se traduzca en una vida digna para todos y todas.


Balance y Desafíos del Presupuesto Participativo en la República Dominicana

Francis Jorge García Abogada, coordinadora de la Unidad Nacional del Presupuesto Participativo y Encargada Internacional de la Federación Dominicana de Municipio (FEDOMU)

VOCES 49


+

ablar del Presupuesto Participativo en la RepĂşblica Dominicana resulta complejo pues es mucho lo TXHVHH[SUHVDORTXHVHDĂ&#x20AC;UPD ORVGRFXPHQWRVHVFULWRVORV talleres realizados y los estudios al respecto. Pareciera que el proceso va bien o va mal dependiendo de quiĂŠn lo diga pues cada GtDKD\PiVH[SHUWRVVREUHHOPXQLFLSDOLVPR HQJHQHUDO\HQSDUWLFXODUVREUHHOWHPD que nos ocupa. Es como si hubiera dos EDQGRVGHOSURFHVRORVTXHHVWiQDIDYRU \ORVTXHHVWiQHQFRQWUDORVTXHYHQWRGR ELHQ\ORVTXHYHQWRGRPDOSXHVDXQTXH WRGRVKDEODQELHQ\UHFRQRFHQVXVDYDQFHV unos se enfocan en sus debilidades tĂŠcnicas y otros en sus virtudes como mecanismo y vĂ­a de participaciĂłn. +DFHDOJ~QWLHPSRTXHOHtXQDIUDVHGH (GXDUGR*DOHDQR\SHQVpTXHGHĂ&#x20AC;QHPX\ bien lo que ha sido este proceso en nuestro paĂ­s: â&#x20AC;&#x153;Son cosas chiquitas. No acaban con ODSREUH]DQRQRVVDFDQGHOVXEGHVDUUROOR no socializan los medios de producciĂłn \GHFDPELRQRH[SURSLDQODVFXHYDV de AlĂ­ BabĂĄ. Pero quizĂĄ desencadenen la DOHJUtDGHKDFHU\ODWUDGX]FDQHQDFWRV <DOĂ&#x20AC;Q\DOFDERDFWXDUVREUHODUHDOLGDG \FDPELDUODDXQTXHVHDXQSRTXLWRHVOD Ăşnica manera de probar que la realidad es transformableâ&#x20AC;?.

VOCES 50

Sobre los Presupuestos Participativos hay PXFKDVFRVDVTXHQRVHYHQQRVHGLFHQ y otras que no se quieren reconocer. Es por ello que este artĂ­culo trata de poner en su MXVWDGLPHQVLyQORTXHHVHVWHSURFHVRSXHV GHVGHHODxRHVPXFKRORYLYLGRHO aprendizaje asimilado y los avances que se

KDQREWHQLGR3XHVDXQTXHVHKDQDSOLFDGR P~OWLSOHVPHFDQLVPRVGHSDUWLFLSDFLyQ el Presupuesto Participativo es el que ha FRQFLWDGRPD\RUDSR\RLQWHJUDFLyQPD\RU compromiso y permanencia sostenida. ,QLFLyVLHQGRXQSURFHVRWtPLGRHQSRFRV PXQLFLSLRVUHDOL]DGRSRUODYROXQWDGGH las autoridades municipales para luego WUDQVIRUPDUVHHQXQSURFHVRPDVLYRTXH QDFLyGHDEDMRKDFLDDUULEDTXHJHQHUy la concepciĂłn de una ley que regulara su SUiFWLFDSRVWHULRUPHQWHDEURJDGDHQRWUD OH\\Ă&#x20AC;QDOPHQWHWUDQVIRUPDGDHQPDWHULD constitucional. Veamos el recorrido en estos aĂąos. $QWHVGHDSUREDUVHODOH\ 9LOOD*RQ]iOH]IXHHOSULPHUPXQLFLSLR dominicano en hacer el Presupuesto 3DUWLFLSDWLYRHQHODxR(QHO FXDWURQXHYRVPXQLFLSLRV/D9HJD-LPD $EDMR&RQVWDQ]D\6DEDQD*UDQGHGH %R\iSDUDXQWRWDOGHFLQFR(QHO WUHLQWDPXQLFLSDOLGDGHV3DUDHO cincuenta y nueve municipalidades. En el FLHQWRYHLQWHPXQLFLSDOLGDGHV(QHO FRQODDSUREDFLyQGHOD/H\ que instituye el Sistema del Presupuesto Participativo y posteriormente de la Ley GHO'LVWULWR1DFLRQDO\ORV0XQLFLSLRV se convierte en obligatorio para todas las municipalidades. /DYHOR]H[SDQVLyQGHHVWHSURFHVRGH participaciĂłn se debe a que se contĂł con un equipo de tĂŠcnicos que daban asistencia tĂŠcnica a las municipalidades; se implementĂł una estrategia de comunicaciĂłn acertada; no se estableciĂł


lĂ­mites en el nĂşmero de municipios ni se enmarcĂł dentro de un proyecto piloto; y cada municipalidad era responsable de su propio proceso. A esto hay que agregarle que no se esperĂł a tener las condiciones ideales o deseadas en cada municipalidad sino mĂĄs bien se trabajĂł adaptando el SURFHVRDFDGDUHDOLGDGSRUWDQWRVH diseùó una guĂ­a metodolĂłgica y no un manual. La uniĂłn de esfuerzos ha sido sin lugar a dudas uno de los aspectos decisivos SDUDORJUDULPSXOVDUHVWHSURFHVRJUDFLDV a la alianza estratĂŠgica en un primer momento de la FederaciĂłn Dominicana GH0XQLFLSLRV )('208 GHO&RQVHMR 1DFLRQDOGH5HIRUPDGHO(VWDGR &21$5(  \OD&RRSHUDFLyQ7pFQLFD$OHPDQD *7= KR\*,=3RVWHULRUPHQWH)('208\ CONARE continuaron dicha alianza de PDQHUDELODWHUDO3RUSULPHUDYH]XQWHPD XQSURFHVRORJUDYLQFXODUGHPDQHUDUHDO y decidida a instituciones de naturaleza GLVWLQWDSXHVJHQHUDOPHQWHVHKDFHQ PXFKDVDOLDQ]DVĂ&#x20AC;UPDVGHDFXHUGRV\ convenios que no sobrepasan el mas allĂĄ de varias actividades y publicaciones. Sin HPEDUJRHVWDDOLDQ]DDGHPiVGHGXUDGHUD logra institucionalizar el proceso.

El que cada municipio sea responsable de su propio proceso y el ayuntamiento Ă&#x20AC;QDQFLHHOFRVWRGHODVDFWLYLGDGHVKD sido determinante para la permanencia sostenida del proceso de Presupuesto Participativo en el tiempo y en el ĂĄmbito QDFLRQDOSXHVQRKDGHSHQGLGRGHODSR\R Ă&#x20AC;QDQFLHURH[WHUQRQLGHODFRRSHUDFLyQ internacional o de los proyectos que reciben ODV21* 1RREVWDQWHKD\TXHGHVWDFDUHODSR\R del Fondo Andaluz de Municipios para OD6ROLGDULGDG,QWHUQDFLRQDO )$06, HO ayuntamiento de CĂłrdoba y la DiputaciĂłn GH0iODJDGH(VSDxD(QDGLFLyQDHOORHQ HODxRVHORJUyHODSR\RWtPLGRGH/D Liga Municipal Dominicana. Antes de ser aprobada la ley las municipalidades aplicaban el proceso y lo hacĂ­an por la convicciĂłn y voluntad polĂ­tica de sus autoridades. Aplicar este proceso era un rasgo distintivo de la gestiĂłn y la

VOCES

Estas instituciones crearon la Unidad 1DFLRQDOGH3UHVXSXHVWR3DUWLFLSDWLYROR que ha permitido que de forma permanente se dĂŠ seguimiento y asistencia tĂŠcnica a las municipalidades que aplican esta herramienta participativa. Actualmente OD8QLGDGEULQGDDVLVWHQFLDDPiVGH municipalidades.

La Unidad ha facilitado vincular entre sĂ­ a los municipios que aplican el Presupuesto 3DUWLFLSDWLYRGiQGROHDHVWHSURFHVR ORFDOSRUVXSURSLDQDWXUDOH]DXQVHQWLGR QDFLRQDOFRQWDQGRFRQIDFLOLWDGRUHV intermunicipales en cada regiĂłn del paĂ­s. Pero lo mĂĄs importante es que cada municipio es responsable de su propio SURFHVRĂ&#x20AC;QDQFLDVXVDFWLYLGDGHVFDGD actor juega su rol y el aprendizaje es como PXQLFLSLRSXHVODXQLGDGGH3UHVXSXHVWR Participativo no sustituye a los tĂŠcnicos ORFDOHVQRLPSRQHQRKDFHVRORRULHQWD JXtDODVDFFLRQHVHQĂ&#x20AC;QEULQGDDVLVWHQFLD tĂŠcnica.

51


poblaciĂłn valoraba las autoridades que lo implementaban. Si analizamos las Ăşltimas elecciones PXQLFLSDOHV \ QRVGDPRV cuenta de que los alcaldes que realmente aplicaban el proceso fueron reelectos \Ă&#x20AC;JXUDQHQWUHORVPiVYRWDGRV\HQODV HOHFFLRQHVGHOWUHVDOFDOGHVDV concurrieron cambiando de estructura SDUWLGDULD GHPD\RULWDULDDPLQRULWDULD \ obtuvieron la reelecciĂłn y pĂşblicamente reconocieron que el proceso contribuyĂł a su elecciĂłn. (VWRQRVLJQLĂ&#x20AC;FDTXHODVDXWRULGDGHVGHEHQ hacer el Presupuesto Participativo para JDQDUYRWRVVLJQLĂ&#x20AC;FDTXHFXDQGRODV DXWRULGDGHVPXQLFLSDOHVORLPSOHPHQWDQOR KDFHQELHQUHVSHWDQODYROXQWDG\GHFLVLyQ de las comunidades y los acuerdos a los TXHVHOOHJDORVPXQtFLSHVORYDORUDQ/DV autoridades dejar de ser vistas sĂłlo con el color del partido que los postula y los ve FRPRDXWRULGDGHVOHJtWLPRVTXHFXPSOHQ FRQVXIXQFLyQ\SUHĂ&#x20AC;HUHQHQODVHOHFFLRQHV que se queden para que lo sigan haciendo bien.

VOCES 52

SURJUDPDVGHWHOHYLVLyQORVPDWHULDOHV impresos el proceso sĂłlo se conocĂ­a en las municipalidades y comunidades donde se aplicaba. En aquellas municipalidades TXHQRVHLPSOHPHQWDEDODFLXGDGDQtD dudaba de que fuera verdad y aĂşn hoy persiste la incredulidad en el proceso. Â&#x2021; Luego de aprobada la ley el proceso se conoce a nivel nacional y se convierte en un tema atractivo a la opiniĂłn S~EOLFD7DOFRPRPXFKRVKDQVHxDODGR se puso de â&#x20AC;&#x153;modaâ&#x20AC;?. Â&#x2021; Muchas municipalidades sĂłlo lo hacen SRUTXHHVOH\SRUTXHKD\TXHKDFHUOR porque estĂĄ de moda pero ni siquiera VDEHQORTXHHVQRORKDFHQSRU convicciĂłn. Â&#x2021; Municipalidades que no sabĂ­an de HVWHSURFHVRORFRQRFHQGHVSXpVGH DSUREDGDODOH\ORDSOLFDQ\ORDVXPHQ con voluntad polĂ­tica.

Â&#x2021; $ODSUREDUVHODOH\PXFKDV municipalidades requieren asistencia WpFQLFDSRUWDQWRVHWULSOLFDODGHPDQGD y se dimensiona el trabajo del equipo /XHJRGHDSUREDGDODOH\ tĂŠcnico de la Unidad de Presupuesto Participativo. Esto implica que no se El proceso del Presupuesto Participativo tiene puede brindar una asistencia tĂŠcnica con XQDQWHV\XQGHVSXpV(ODxRGLYLGHOD ODFDOLGDGUHTXHULGDVHWUDEDMDFRPRVH historia en dos y dejĂł el siguiente escenario: dice â&#x20AC;&#x153;a manos peladasâ&#x20AC;? pues escasea el PDWHULDOGHSURPRFLyQ\FDSDFLWDFLyQ Â&#x2021; &XDQGRVHDSUREDURQODVOH\HV\ HOSHUVRQDOHVLQVXĂ&#x20AC;FLHQWH\ODFDSDFLGDG ODUHDFFLyQGHPXFKRVVHFWRUHV de movilidad a terreno se complica. fue de sorpresa pues desconocĂ­an que en este paĂ­s se aplicaba este proceso. Â&#x2021; 7RGDVODVPXQLFLSDOLGDGHVGLFHQTXH $SHVDUGHOHVIXHU]RUHDOL]DGRORV lo hacen pero en la prĂĄctica hay


algunas municipalidades que lo aplican haciendo un ejercicio de consulta y no un verdadero proceso siguiendo la metodologĂ­a que establece la ley.

H[LJLUTXHHQORVLQIRUPHVTXHHQWUHJDQ los ayuntamientos haya un acĂĄpite VREUHHVWHSURFHVRSDUDUHĂ HMDUPHMRUVX cumplimiento o no.

VOCES

Â&#x2021; $QWHVGHODOH\QRH[LVWtDXQDPHWRGRORJtD /2*5262%7(1,'26 obligatoria mĂĄs bien una guĂ­a de referencia. La ley transcribe la guĂ­a que Â&#x2021; /DDSUREDFLyQGHOD/H\\OD H[LVWtD\DSDUWLUGHHVHPRPHQWRODOH\ /H\TXHUHJXODVXSUiFWLFD\OR establece una metodologĂ­a obligatoria a establece como obligatorio y su posterior implementar. Esto es importante porque transformaciĂłn en materia constitucional PXFKDVLQVWLWXFLRQHV\21*TXHGDQ DVLVWHQFLDGHĂ&#x20AC;QHQVXSURSLDPHWRGRORJtD El hecho en sĂ­ mismo de lograr que dos leyes muchas veces divorciada de lo que y la Carta Magna contemplen este proceso establece la ley y nos encontramos HVXQJUDQORJURVREUHWRGRFRQVLGHUDQGROR con municipios que hacen el proceso y que â&#x20AC;&#x153;cuestaâ&#x20AC;? el ponernos de acuerdo para FXDQGRLQWHUFDPELDQH[SHULHQFLDH[LVWHQ la aprobaciĂłn de una ley. Con esto hemos pocos puntos de convergencia. Esto logrado que sea una obligaciĂłn la aplicaciĂłn ha llevado a que muchas autoridades de este proceso. se resistan a aplicar el proceso pues lo YHQDOJRTXHOHVJHQHUDSUREOHPDV Es oportuno hacer un reconocimiento al altercados con las organizaciones o que GLSXWDGR9tFWRU%LVRQy ,72 GHO3DUWLGR los obliga a disponer de recursos que no Reformista quien presentĂł la iniciativa de ley tienen. y trabajĂł incansablemente de la mano con nosotros hasta lograr su aprobaciĂłn. Â&#x2021; Antes y aun despuĂŠs de aprobada la ley persiste a nivel general el poco Â&#x2021; El proceso del Presupuesto Participativo seguimiento ciudadano. Aunque despuĂŠs de la RepĂşblica Dominicana es una de la ley sin lugar a dudas hay un poco referencia mundial mĂĄs de empoderamiento ciudadano. La RepĂşblica Dominicana es el Ăşnico paĂ­s Â&#x2021; /XHJRGHDSUREDGDODOH\HPSLH]DHO TXHWLHQHXQDOH\HVSHFtĂ&#x20AC;FDGH3UHVXSXHVWR seguimiento al proceso por parte de Participativo y el Ăşnico que trasforma este las instituciones de control: ContralorĂ­a tema en materia constitucional y es por ello *HQHUDO\&iPDUDGH&XHQWDV$QXHVWUR que somos una referencia internacional y juicio es un interĂŠs muy leve pues luego de hemos puesto la mirada de muchos paĂ­ses mĂĄs de 4 aĂąos de aprobada la ley reciĂŠn en el proceso que se lleva a cabo. Esto ahora es que se incluye en el Manual permitiĂł que seamos parte de distintas redes GH&ODVLĂ&#x20AC;FDGRUHV3UHVXSXHVWDULRVSDUD internacionales y espacios de discusiĂłn y ORVD\XQWDPLHQWRVXQFODVLĂ&#x20AC;FDGRUSDUD UHĂ H[LyQ el presupuesto participativo. Debieran

53


Actualmente como Unidad de Presupuesto 3DUWLFLSDWLYRGH)('208VRPRVSDUWHGH la Plataforma Mundial por los Presupuestos Participativos y esto nos ha permitido estar en contacto con otras redes como la EUDVLOHxD\FRORPELDQD\RWURVSDtVHVFRPR (VSDxD3HU~$UJHQWLQD&KLOH8UXJXD\ 3RUWXJDO0p[LFRHWF$VLPLVPRPXFKRV pasantes de otros paĂ­ses vienen a conocer QXHVWUDH[SHULHQFLD 7DPELpQVHKDEULQGDGRDSR\RDRWURV paĂ­ses para que inicien el proceso como HVHOFDVRGH(O6DOYDGRU\3DUDJXD\HQ LatinoamĂŠrica y CamerĂşn en Ă frica. Â&#x2021; La prĂĄctica conduce a la ley La ley transcribe la guĂ­a metodolĂłgica que elaboramos desde la Unidad de Presupuesto Participativo. Esto permite que lo que ya se hacĂ­a sea refrendado por ley. Es un gran avance y logro pues generalmente las leyes se hacen a espaldas de los actores o permeadas por los intereses polĂ­ticos o personales. En este caso la prĂĄctica hizo la ley.

VOCES 54

3RURWURODGRHVEXHQRVHxDODUTXHODJXtD metodolĂłgica fue diseĂąada partiendo de ODH[SHULHQFLDHQWHUUHQRUHFRJLHQGRORV pasos que se deben implementar para que HOSURFHVRVHDUHDOL]DGRFRQFDOLGDGFRQ pasos que sĂ­ fueran posibles de implementar en la prĂĄctica y en municipalidades de WRGRVORVWDPDxRVGHWRGDVODVUHJLRQHV o de cualquier tendencia polĂ­tica. La guĂ­a FRPRGHFLPRVORVGRPLQLFDQRVHVXQDJXtD DSODWDQDGDIiFLO\GLJHULEOH\ORPHMRUHV que siempre puede ser mejorable.

Otro aspecto que hay que destacar es que la guĂ­a metodolĂłgica cuenta con una tercera etapa en la cual se incluye lo UHODWLYRDODWUDQVSDUHQFLDVHJXLPLHQWR\ UHQGLFLyQGHFXHQWDV(VWRVLJQLĂ&#x20AC;FDTXH para los municipios asistidos por la Unidad GH3UHVXSXHVWR3DUWLFLSDWLYRHOSURFHVRQR FRQFOX\HFRQODVLPSOHLGHQWLĂ&#x20AC;FDFLyQGH REUDV\ODVDVDPEOHDVLPSOLFDODHMHFXFLyQ GHREUDVODFRQVWLWXFLyQGHFRPLWpVGH DXGLWRUtDVRFLDOFRPLWpVGHVHJXLPLHQWR la capacitaciĂłn en estĂĄndares de calidad GHODVREUDVHQWUHRWURVDVSHFWRVGHYLWDO importancia. Â&#x2021; 7RGRVORVSDUWLGRVDSR\DQHVWHSURFHVR $XQTXHHQRWURVSDtVHVHVSHFLDOPHQWH HQ(XURSDHVWHSURFHVRHVLPSXOVDGRVROR SRUSDUWLGRVGHL]TXLHUGDHQQXHVWURSDtV logrĂł concitar la atenciĂłn y apoyo de las distintas fuerzas polĂ­ticas. Desde su inicio este proceso fue implementado en municipios GLULJLGRVSRUDOFDOGHVGHO35'3/'356&\ otros partidos minoritarios. Esto hace que el proceso no sea una bandera de un partido en concreto sino una bandera de todos. Pocos procesos o temas logran que todos los partidos estĂŠn de acuerdo al respecto. En los momentos de elecciones municipalidades podemos observar cĂłmo los candidatos indistintamente del partido al TXHSHUWHQH]FDQSUHVHQWDQHO3UHVXSXHVWR Participativo en sus ofertas electorales. Es importante destacar que en la mayorĂ­a de las municipalidades continuaron el proceso DXQHQDTXHOORVFDVRVGRQGHHODOFDOGHVD no se haya reelegido.


Â&#x2021; Aumento del monto destinado al Presupuesto Participativo SegĂşn la documentaciĂłn que reposa en los archivos de la Unidad de Presupuesto 3DUWLFLSDWLYRGHVGHHODxRDODxR el monto que destinan los municipios a este proceso ha ido aumentando aĂąo tras aĂąo. (QHODxRLQLFLDURQGHVWLQDQGR 5'PRQWRTXHKDLGR DXPHQWDQGRKDVWDTXHHQHOKDQ sido mĂĄs de dos mil millones los que se han destinado. Si analizamos el monto de la transferencia nacional hacia los D\XQWDPLHQWRVSRGHPRVFRQFOXLUTXH DOUHGHGRUGHOGHOGHLQYHUVLyQGH la transferencia nacional es invertido en el Presupuesto Participativo. Esto reviste mayor LPSRUWDQFLDFRQVLGHUDQGRTXHHO*RELHUQR QDFLRQDOQRFXPSOHFRQHOGHOH\\TXH HQODDFWXDOLGDGDSHQDVWUDQVĂ&#x20AC;HUHXQSRFR PiVGHO Â&#x2021; Alianza estratĂŠgica con la Universidad AutĂłnoma de Santo Domingo

Â&#x2021; ([LVWHQFLDGHODXQLGDGGH3UHVXSXHVWR Participativo permite tener memoria histĂłrica del proceso 7DOFRPRVHxDODPRVDQWHULRUPHQWHHQHO DxRVHFUHDOD8QLGDGGH3UHVXSXHVWR 3DUWLFLSDWLYRODFXDODGHPiVGHFRQWDUFRQ tĂŠcnicos nacionales cuenta con facilitadores asignados por regiĂłn. En cada municipalidad que asiste esta unidad se hace un especial ĂŠnfasis en GRFXPHQWDUWRGRHOSURFHVRHVGHFLUTXH abre una carpeta que contenga toda la GRFXPHQWDFLyQDFWDVIRWRVLQIRUPHV etc. que avalen que se ha realizado el proceso de Presupuesto Participativo. De cada carpeta la Unidad de Presupuesto 3DUWLFLSDWLYRVDFDFRSLDODFXDOIRUPDSDUWH de los archivos de FEDOMU. *UDFLDVDHVWHHVIXHU]RKR\H[LVWH una memoria histĂłrica del proceso de Presupuesto Participativo tanto en el ĂĄmbito ORFDOFRPRQDFLRQDOGHVGHHODxR cuya documentaciĂłn estĂĄ actualmente siendo digitada en una base de datos GLVHxDGDSDUDHVWRVĂ&#x20AC;QHV\TXHQRVSHUPLWLUi DSDUWLUGHOKDFHUSXEOLFDFLRQHVFRQ datos estadĂ­sticos que faciliten establecer indicadores. Sin el esfuerzo realizado por los tĂŠcnicos de la unidad de Presupuesto Participativo hoy no

VOCES

(QHODxRVHĂ&#x20AC;UPyXQFRQYHQLRGH colaboraciĂłn interinstitucional entre la FEDOMU y la Universidad AutĂłnoma de 6DQWR'RPLQJR 8$6' PHGLDQWHHOFXDO jĂłvenes ingenieros civiles reciĂŠn graduados dan asistencia tĂŠcnica a municipios que aplican el Presupuesto Participativo y ayudan en la prefactibilidad de los proyectos en su diseĂąo y ejecuciĂłn asĂ­ como en la supervisiĂłn de obras y en la capacitaciĂłn en estĂĄndares de calidad a los delegados comunitarios.

Con el apoyo de estos pasantes logramos que las obras decididas a travĂŠs de este proceso cuenten con estudios de prefactibilidad y presupuestos lo mĂĄs cercanos a la realidad.

55


KXELHUDLQIRUPDFLyQGLVSRQLEOHGDGRTXH cada vez que hay elecciones municipales y se producen cambios de autoridades es inconcebible que las informaciones GHVDSDUH]FDQVHDQERWDGDVDODEDVXUD o simplemente se daĂąan guardadas. Es por ello que gracias al archivo creado en FEDOMU se ha podido dar continuidad a los procesos en las municipalidades y no tener que empezar tan de cero cada cuatro aĂąos. LAS FORTALEZAS DEL PROCESO Entre las fortalezas mĂĄs importantes podemos seĂąalar: Â&#x2021; El Presupuesto Participativo es un instrumento para fortalecer la democracia participativa

&XDQGRKD\FHUFDQtDVHJHQHUDFRQĂ&#x20AC;DQ]D \FXDQGRKD\FRQĂ&#x20AC;DQ]DHPSLH]DOD legitimaciĂłn de las autoridades municipales por parte de la comunidad. A partir de aquĂ­ se pone en su justa dimensiĂłn la imagen y rol de los ayuntamientos.

*HQHUDOPHQWHFXDQGRVHLQVWDODXQQXHYR *RELHUQRORFDOODFLXGDGDQtDDSHQDVVH acerca pues se ve que solo estĂĄn â&#x20AC;&#x153;pegaosâ&#x20AC;? los reconocidos miembros de su partido o los que abiertamente hicieron campaĂąa. A ORV$OFDOGHVDVVHOHVYHFRPRGLRVHVFDVL imposible verlos.

&XDQGRVHKDEODGHD\XQWDPLHQWRGH DOFDOGHVDUHJLGRUDJHQHUDOPHQWHOD ciudadanĂ­a piensa: â&#x20AC;&#x153;solo para recoger EDVXUDÂľ´VDOHQULFRVSRUTXHVDFDURQOR VX\RÂľ´GHFDGDREUDVHUHSDUWHQXQSRU FLHQWRGHOFRVWRÂľ´VROREHQHĂ&#x20AC;FLDQDORV DPLJRVÂľ´QRKD\QDGLHFDOLĂ&#x20AC;FDGRSXHV VRORHVWiQORVFRPSDxHURVGHOSDUWLGRÂľ etc. Es como si lo normal fuera que una JHVWLyQPXQLFLSDOORKDJDPDO'HKHFKR FXDQGRVHKDFHELHQ\VHFDOLĂ&#x20AC;FDFRPR una buena autoridad es una sorpresa. Con el Presupuesto Participativo la poblaciĂłn HPSLH]DDHQWHQGHUORTXHHVXQ*RELHUQR ORFDOVXVFRPSHWHQFLDVODVOLPLWDFLRQHV presupuestarias y empiezan a conocer este mundo por dentro.

7UDPLWDUDOJXQDVROLFLWXGHVV~SHUGLItFLO porque la gente entiende que las HQJDYHWDQTXHQDGLHODVYHRVLVHODVYH nadie se preocupa por darnos respuestas. Con el Presupuesto Participativo por primera

1RHVIiFLOVHUDOFDOGHVDSXHVDGHPiVGH FXPSOLUFRQODVFRPSHWHQFLDVGHODOH\ tiene que asumir las competencias de los ministerios y hace de todo. Desde que se levanta atienden todo tipo de situaciones

A travĂŠs de este mecanismo hay una verdadera participaciĂłn de la ciudadanĂ­a HQHO*RELHUQRORFDO\MXQWRVVRFLDOL]DQ\ buscan soluciĂłn a los problemas de manera FRQMXQWDFROHFWLYD\VREUHWRGRVROXFLRQHV reales.

VOCES 56

vez las autoridades municipales se estĂĄn dando un baĂąo de pueblo; hay una vĂ­a de comunicaciĂłn entre las autoridades y HOSXHEORSRUSULPHUDYH]GHMDQGHXVDUD la poblaciĂłn para reuniones y talleres que VRORMXVWLĂ&#x20AC;FDQIRQGRVLQWHUQDFLRQDOHVRSDUD sacarse fotos en revistas. Ya se empiezan a respetar los acuerdos y a escuchar lo que se quiere.


salen en la primera plana de los periรณdicos SHURODVFRVDVEXHQDVQLVDOHQ\VLVDOHQHV en un espacio pequeรฑito. Es por ello que el Presupuesto Participativo VHFRQYLHUWHHQXQHVSDFLRGHGLiORJRGH YtQFXORGHLQIRUPDFLyQSHURVREUHWRGRGH FDSDFLWDFLyQ\VHQVLELOL]DFLyQFLXGDGDQD lo que contribuye con el cambio de las costumbres centralizadas y clientelistas que

VOCES

y trata de buscar soluciรณn a todo tipo de VROLFLWXG1RSXHGHOOHYDUXQDYLGDQRUPDO \DTXHVLFRPHHQUHVWDXUDQWHVVDOHIXHUD GHOSDtVFRPSUDDOJRVLHPSUHODSREODFLyQ piensa que es con fondos del ayuntamiento. (VHOPiVFXHVWLRQDGRYLJLODGR/RV ayuntamientos son las instituciones con mayores controles y no obstante son las instituciones mรกs desacreditadas. Las cosas negativas que pasan en algรบn ayuntamiento

57


GRPLQDQODVRFLHGDGGRPLQLFDQDSXHVHVWH proceso implica jornadas de capacitaciĂłn y sensibilizaciĂłn ciudadana permanente para ODVDXWRULGDGHVORVWpFQLFRV\ODFLXGDGDQtD Â&#x2021; (VXQDKHUUDPLHQWDGHSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ /DVDXWRULGDGHVOOHJDQFRQPXFKDVLGHDV SODQHVLGHDVGHREUDVFRQDVHVRUHVOOHQRV GHSUR\HFWRVSHURPXFKDVYHFHVDOHMDGRV GHODUHDOLGDGGLVWDQWHVGHORTXHTXLHUHHO pueblo o lejanos a lo que es la verdadera QHFHVLGDGRXUJHQFLD$QWHVODWRPDGH GHFLVLRQHVHUDDSXHUWDVFHUUDGDVGHVGHORV HVFULWRULRV\ORVSUHVXSXHVWRVHODERUDGRVHQ base a suposiciones.

municipal cuentan con estudios previos WpFQLFRVFRQLGHDGHFRVWRVVLQFHURV se hace un calendario de ejecuciĂłn de REUDVGHDFXHUGRDOĂ XMRGHLQJUHVRVGHO D\XQWDPLHQWRKD\VXSHUYLVLyQFLXGDGDQDHQ ODHMHFXFLyQKD\WDOOHUHVGHFDSDFLWDFLyQ sobre aspectos ingenieriles y hay rendiciĂłn de cuentas. Sin lugar a dudas esto es un EXHQLQLFLRGHXQHMHUFLFLRGHSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ TXHVHWUDGXFHHQPiVHĂ&#x20AC;FDFLD\HĂ&#x20AC;FLHQFLD de la inversiĂłn municipal. Â&#x2021; Crecimiento de los niveles organizativos en el municipio

Sin lugar a dudas para que haya un buen proceso de Presupuesto Participativo es de Con el Presupuesto Participativo se empieza vital importancia que la sociedad participe a trasformar esta realidad y los munĂ­cipes y preferiblemente estĂŠ organizada. Cuando juegan un rol activo y de principalĂ­a en la iniciamos la asistencia tĂŠcnica en las toma de decisiones y de involucramiento en PXQLFLSDOLGDGHVQRVSHUFDWDPRVGHTXHOD mayorĂ­a de los municipios cuentan con juntas el presupuesto municipal. GHYHFLQRVSHURSUiFWLFDPHQWHGHQRPEUH SXHVDSHQDVVHUH~QHQQRHVWiQOHJDOL]DGDV Mediante la implementaciĂłn del 3UHVXSXHVWR3DUWLFLSDWLYRODSREODFLyQHVWi y generalmente cuentan con un presidente \RGLUHFWLYDTXHWLHQHQPXFKtVLPRV mĂĄs consciente de los recursos que reciben ORVD\XQWDPLHQWRVGHOFRVWRGHODVREUDVGH aĂąos representĂĄndolos. Estos directivos son los llamados a participar en todas las lo que cuesta hacer algo y esta conciencia DFWLYLGDGHVUHDOL]DGDVHQORVPXQLFLSLRVHOORV de la realidad ha permitido priorizar obras WRPDQGHFLVLRQHVQHJRFLDQDQRPEUHGHVXV FRQPiVFULWHULRHQEDVHDUHFXUVRV DĂ&#x20AC;OLDGRV\HVRVDĂ&#x20AC;OLDGRVQLVHHQWHUDQ FRQFUHWRVSODQLĂ&#x20AC;FiQGRQRVHQHOWLHPSR

VOCES 58

Por primera vez antes de hacer los procesos de consulta los ayuntamientos deciden el monto que se destinarĂĄ al Presupuesto Participativo. La cantidad de obras que se priorizan va en funciĂłn del monto disponible. La poblaciĂłn tiene un rol protagĂłnico en ODLGHQWLĂ&#x20AC;FDFLyQ\SULRUL]DFLyQGHREUDV/DV obras que se incluyen en el presupuesto

A esto hay que agregarle que cada dĂ­a los partidos polĂ­ticos han ido politizando las acciones de estas juntas de vecinos y ya cada quien estĂĄ claro de a quĂŠ partido responden y por tanto intentan utilizar los espacios del Presupuesto Participativo para hacer daĂąo a las autoridades municipales cuando son opositores a ellas.


Con el Presupuesto Participativo se hace una apuesta a la democracia directa y no representativa y por tanto cada persona se representa a sĂ­ misma. En tal sentido en estos aĂąos gracias a la implementaciĂłn del proceso se ha logrado lo siguiente:

SDUDTXHHVWRVDSRUWHVVHFXDQWLĂ&#x20AC;TXHQ\ quedaremos sorprendidos con los resultados. +DFHYDULRVDxRVHQHOD\XQWDPLHQWRGH6DQ Francisco de MacorĂ­s se hizo este ejercicio y HODSRUWHFRPXQLWDULRIXHGHXQ\VHSXGR UHDOL]DUXQDREUDH[WUD

0RWLYDUODIRUPDFLyQGHMXQWDVGHYHFLQRV JUXSRVGHPDGUHVGHDVRFLDFLRQHVGH SDGUHV\DPLJRVGHODHVFXHODHQDTXHOODV comunidades que no estaban organizadas.

Â&#x2021; Es un medio para promover la equidad de gĂŠnero

-­Reactivar aquellas juntas de vecinos y organizaciones que no funcionaban. -­Que los delegados y delegadas que resultaran elegidos en las asambleas de Presupuesto Participativo fueran verdaderos OtGHUHVFRPXQLWDULRVTXHUHSUHVHQWDUDQORV intereses colectivos pero sobre todo que haya una constante retroalimentación de informaciones entre los delegados y la comunidad. -­Crecimiento de los niveles de solidaridad entre las comunidades en lo concerniente a la priorización de obras y en la búsqueda de solución de las necesidades båsicas. -­Las obras construidas son entregadas a ODFRPXQLGDGJHQHUDOPHQWHDXQFRPLWp integrado por representantes de las distintas organizaciones o por líderes reconocidos y no a una organización que se adueùa de las obras.

/DVDVDPEOHDVVRQFRQYRFDGDVHQOD PHGLGDGHORSRVLEOHHQKRUDVTXHIDFLOLWHQ la participaciĂłn tanto del hombre como de la mujer. -­De las tres obras que se priorizan por FRPXQLGDGDOPHQRVXQDGHEHVHU priorizada solo por mujeres. -­De los cuatro delegados que se escogen SDUDUHSUHVHQWDUDODFRPXQLGDGVHH[LJH que deben ser dos hombres y dos mujeres. -­Se promueve que las mujeres lleven los niĂąos a las asambleas para evitar que sea una H[FXVDSDUDSDUWLFLSDU 4XL]iVHVWDVDFFLRQHVQRVHDQVXĂ&#x20AC;FLHQWHV pero contribuyen. Â&#x2021; Es un medio que contribuye con el ordenamiento territorial Antes de iniciar el proceso del Presupuesto 3DUWLFLSDWLYRVHUHDOL]DQMRUQDGDVGH trabajo con las autoridades y los tĂŠcnicos

VOCES

-­Las obras construidas a travĂŠs del Presupuesto Participativo cuentan con DSRUWHVGHODFRPXQLGDGFRQPDQRGH REUDFDOLĂ&#x20AC;FDGDDOLPHQWDFLyQSDUDORV WUDEDMDGRUHVHWF+D\TXHVHJXLULQVLVWLHQGR

Desde los procesos del Presupuesto Participativo se hacen pequeĂąas acciones para promover la equidad de gĂŠnero:

59


municipales para conocer la distribuciĂłn JHRJUiĂ&#x20AC;FDGHODPXQLFLSDOLGDG\SRGHU convocar las asambleas. En tal sentido nos hemos encontrado con las siguientes situaciones: -­Los censos nacionales son una muy buena referencia pero no representan la realidad H[LVWHQWHHQORVPXQLFLSLRVQLHQODFDQWLGDG GHKDELWDQWHVQLHQODFDQWLGDGGH comunidades. +D\XQGHVRUGHQDQLYHOWHUULWRULDOSXHV hay comunidades que siendo una sola se conocen como tres y reciben trato como si fueran tres distintas cuando no reĂşnen las condiciones ni la cantidad de habitantes. 0iVELHQVRQDVHQWDPLHQWRVGLVSHUVRVFRPR SRUHMHPSOR/RPD$UULED/RPDHQHO0HGLR y Loma Abajo. -­+D\FRPXQLGDGHVTXHMXUtGLFDPHQWH corresponden a una secciĂłn pero en la prĂĄctica hacen vida con otra secciĂłn. 7DPELpQKD\FDVRVHQTXHFRPXQLGDGHV que pertenecen a un municipio pero tienen frontera con otro hacen vida y reciben asistencia de ese otro municipio. 1RVHLGHQWLĂ&#x20AC;FDQFRQHOPXQLFLSLRDOTXH pertenecen. /RVOtPLWHVHQWUHXQDVHFFLyQ\RWUDHQWUHXQ PXQLFLSLR\RWURHQWUHOD]RQDUXUDO\XUEDQD son confusos.

VOCES 60

Por lo anteriormente dicho es que antes de iniciar se realiza un proceso de UHRUGHQDPLHQWRGHOWHUULWRULRSDUDFODULĂ&#x20AC;FDU ODVLWXDFLyQIDFLOLWDUODVFRQYRFDWRULDVDODV DVDPEOHDVLGHQWLĂ&#x20AC;FDUPHMRUODVREUDV\TXH HVWDVEHQHĂ&#x20AC;FLHQDODPD\RUFDQWLGDGGH habitantes. Se hace el listado de secciones

y sus comunidades de acuerdo a la realidad H[LVWHQWH3RGHPRVFLWDUHOFDVRGH6DQWR Domingo Este que ademĂĄs de las tres circunscripciones se tuvo que dividir cada circunscripciĂłn en bloques para facilitar el trabajo. La jornada durĂł dos dĂ­as de trabajo y discusiĂłn con todo el equipo tĂŠcnico. Esta labor resulta compleja pero facilita muchĂ­simo el trabajo no solo para el 3UHVXSXHVWR3DUWLFLSDWLYRVLQRWDPELpQSDUD el ayuntamiento. Son muchos los casos en que esta reorganizaciĂłn ha servido de base para que el ayuntamiento la adopte para ODUHFRJLGDGHODEDVXUDSDUDHOWUDEDMRGH KDFHUORVSODQHVGHGHVDUUROORSDUDRWURV SURFHVRVGHFRQYRFDWRULDSDUDMRUQDGDVGH FDSDFLWDFLyQ$VLPLVPRODVFRPXQLGDGHV XWLOL]DQHVWDRUJDQL]DFLyQSDUDVXVWUDEDMRV HQĂ&#x20AC;Q

Creo que serĂ­a importante sistematizar este proceso. Â&#x2021; Facilita trabajo de los departamentos y tĂŠcnicos a lo interno del ayuntamiento Cuando hay cambios de autoridades PXQLFLSDOLGDGHVHOWUDEDMRHQORV ayuntamientos resulta complejo porque se presentan distintas situaciones: &DGDGHSDUWDPHQWRHVXQDLVODWUDEDMD en lo suyo y en rivalidad con otros departamentos porque cada uno siente que estĂĄ â&#x20AC;&#x153;pegaoâ&#x20AC;?. Casi no hay trabajo en equipo. ([LVWHULYDOLGDGHQWUHHPSOHDGRVYLHMRV\ORV empleados nuevos.


([LVWHULYDOLGDGHQWUHORVFRPSDxHURVGHO mismo partido porque a veces son de tendencias distintas dentro del partido. +D\ULYDOLGDGHQWUHHPSOHDGRVMyYHQHV y los de mayor edad por cuestiones de JHQHUDFLyQGHFDSDFLGDGGHLQQRYDFLyQ etc. 5LYDOLGDGSROtWLFDHWF Cรณmo implementar el Presupuesto Participativo requiere del trabajo en equipo HQWUHHODOFDOGHORVUHJLGRUHVORVWpFQLFRV pero especialmente involucra a los alcaldes SHGiQHRVHOWHVRUHURHOGHSDUWDPHQWRVGH DVXQWRVFRPXQLWDULRVHOGHSODQHDPLHQWR XUEDQRHWF+DVWDWDQWRQRKD\D DUPRQtDFRPXQLFDFLyQHVFDVLLPSRVLEOH implementar el proceso. (QWDOVHQWLGROD8QLGDGGH3UHVXSXHVWR Participativo trabaja a veces sin que ellos PLVPRVVHSHUFDWHQGHFDOPDUODVDVSHUH]DV conciliar intereses y lograr que haya un mรญnimo de entendimiento y cada quien cumpla su rol sin entorpecer al otro. El tema del Presupuesto Participativo logra que entorno al proceso se depongan actitudes e intereses y que se trabaje institucionalmente. '(%,/,'$'(6

y rendiciรณn de cuentas. Entre las debilidades del proceso podemos citar: ย‡ Proceso aรบn depende de la voluntad polรญtica de las autoridades Aรบn persiste la dependencia de la implementaciรณn del Presupuesto Participativo de la voluntad polรญtica del DOFDOGHVD&XDQGRHODOFDOGHVDFUHHHQ HOSURFHVRHOSURFHVRPDUFKDGHPDUDYLOOD es como si prendieran la mรกquina y todo se PXHYHFRQVXPDIDFLOLGDGSXHVORVWpFQLFRV FRRSHUDQKD\EXHQDVFRQYRFDWRULDV\ H[LVWHEXHQQLYHOGHHMHFXFLyQ 3HURFXDQGRHVORFRQWUDULRDXQTXHVHKD\D aprobado por el Concejo de Regidores y DXQTXHODFLXGDGDQtDSUHVLRQHHVFRPR cuando se muere una mรกquina por mรกs TXHKDJDVSRUPiVTXHLPSXOVHVKDEOHV FDSDFLWHVQDGDVHPXHYHWRGRHVWi inmรณvil. $HVWRKD\TXHVXPDUOHORVHWHUQRVFRQรLFWRV DOFDOGtDUHJLGRUHVTXHSHUPHDQHOSURFHVR Aunque generalmente estรกn de acuerdo HQLPSOHPHQWDUHOSURFHVRPXFKDVYHFHV por el mero hecho de llevar la contraria DODVSRVLFLRQHVGHORWURDIHFWDQOD implementaciรณn del proceso del Presupuesto 3DUWLFLSDWLYR3RURWURODGRHQPXFKDV PXQLFLSDOLGDGHVORVUHJLGRUHVDVQRVH integran a las asambleas y luego sin base GHVFDOLร€FDQORVUHVXOWDGRV

VOCES

&ODURQRWRGRHVFRORUURVDSXHVXQEXHQ proceso del Presupuesto Participativo se En otros casos los regidores y en otros los ORJUDJUDFLDVDODYROXQWDGSROtWLFDXQD VRFLHGDGFLYLORUJDQL]DGDDTXHFDGDTXLHQ DOFDOGHVDVLQWHQWDQLQFLGLUHQORVUHVXOWDGRV sugiriendo obras. cumpla su rol y un proceso adaptado a la realidad de cada territorio con reglas claras

61


Un proceso no puede ni debe depender de la voluntad de una persona ni ser permeado por la politiquerรญa ni los intereses partidarios. Es por ello que sigue siendo vital seguir capacitando y sensibilizando a las DXWRULGDGHVVXURO\IXQFLRQHVSDUDTXH implementen este proceso no solo porque es una obligaciรณn de la ley sino mรกs bien SRUFRQYLFFLyQ(VWRDGHPiVGHVHUXQD GHELOLGDGHVXQRGHORVPD\RUHVGHVDItRV actuales. ย‡ /DFDSDFLGDGร€QDQFLHUDGHO ayuntamiento no puede dar respuesta DODVP~OWLSOHVGHPDQGDVGHORVDV munรญcipes Aunque los ayuntamientos reciban el TXHHVWDEOHFHOD/H\GHORV recursos del Estado y que la capacidad de recaudaciรณn mejore y tengan mayores LQJUHVRVQXQFDVHUiQVXร€FLHQWHVSDUD satisfacer todas las demandas de la comunidad. 3RUXQODGRORVD\XQWDPLHQWRVGHEHQKDFHU frente a las demandas comunitarias que no VRQGHVXFRPSHWHQFLDSXHVHO*RELHUQR central y los ministerios no las asumen con ODVXร€FLHQWHUHVSRQVDELOLGDG3RURWURODGR ademรกs de hacer las obras que solicita la FRPXQLGDGGHEHQKDFHUDTXHOODVREUDV que nadie solicita pero que son necesarias SDUDHOGHVDUUROORGHOPXQLFLSLRFRPR VRQELEOLRWHFDVPXQLFLSDOHVPHUFDGRV PDWDGHURVHPEHOOHFHUODFLXGDGHQWUH otras.

VOCES 62

$VLPLVPRHOKHFKRGHTXHORVPXQLFLSLRV hayan crecido sin ordenamiento ni

SODQLร€FDFLyQKDFHTXHVHWHQJDTXH atender la poblaciรณn con mรกs servicios y obras sin ni siquiera haber en una comunidad ODVXร€FLHQWHSREODFLyQSDUDFRQVLGHUDUVH como tal. A esto hay que agregarle la cantidad de distritos municipales creados TXHHQYH]GHYHQLUDPHMRUDUODDWHQFLyQ FLXGDGDQD\ORVVHUYLFLRVHQDOJXQRVFDVRV han venido a repartir tanto los fondos que no alcanzan para satisfacer nada pues lo que reciben los distritos apenas alcanza para pagar los gastos administrativos. Finalmente hay que seรฑalar que como hay que mejorar el fortalecimiento institucional GHORVD\XQWDPLHQWRV\GHSODQLร€FDFLyQ QRKD\EXHQDSODQLร€FDFLyQSUHVXSXHVWDULD VHYLYHHOGtDDOGtDGHHPHUJHQFLDWUDV HPHUJHQFLD\SRUWDQWRGLร€FXOWDKDFHUXQD gestiรณn de calidad. Lo anteriormente seรฑalado afecta a la gestiรณn en general del ayuntamiento y lรณgicamente el proceso de Presupuesto Participativo no escapa a esta realidad pues en torno al proceso se generan PXFKDVH[SHFWDWLYDVFLXGDGDQDVGH soluciรณn a sus problemas y cuando ven que no son cumplidas vienen las decepciones DSHVDUGHODVFDSDFLWDFLRQHVWDOOHUHV\ H[SOLFDFLRQHV

ย‡&DGDDxRVVHYXHOYHDHPSH]DU A pesar de todos los esfuerzos realizados y que el proceso haya continuado realizรกndose en aquellos municipios donde KD\FDPELRGHDXWRULGDGHVLQQHJDEOH que no hay continuidad en las gestiones municipales pues cada cuatros aรฑos se vuelve a empezar.


Aunque las nuevas autoridades continĂşen LPSOHPHQWDQGRHOSURFHVRJHQHUDOPHQWH despiden una parte considerable de WpFQLFRVRORVWUDVODGDQORTXHLPSOLFDTXH hay que volver a capacitar al personal y empezar todo como si la municipalidad nunca lo hubiera hecho. Por otra parte la nueva autoridad generalmente quiere desconocer que lo que realizĂł el saliente fue bueno y desea empezar de cero e innovar en la forma de implementarlo.

TXHWRPHQODVGHFLVLRQHV GHPRFUDFLD UHSUHVHQWDWLYD SRUVHUHOODVODVPiV FDSDFLWDGDVYLVLRQDULDV\ODVTXH verdaderamente saben cuĂĄles son las prioridades.

Aun en aquellas municipalidades que el DOFDOGHVDVHDUHHOHJLGRJHQHUDOPHQWH aprovechan el inicio de una nueva gestiĂłn para hacer cambios en el personal lo cual tambiĂŠn muchas veces afecta el proceso. &DGDFXDWURDxRVVHYXHOYHDHPSH]DU lo cual a veces es desgastante para los delegados comunitarios y las organizaciones.

-­Los representantes de las sectoriales del *RELHUQRFHQWUDOHQODSURYLQFLDPXQLFLSLRD pesar de que se les invita poco participan y FXDQGRORKDFHQSRFRDSRUWDQDOSURFHVR pues generalmente se les consulta sobre ORVSODQHVGHO*RELHUQRHQHOWHUULWRULR Desconocen totalmente si los hay alegando que es desde la Capital que se decide todo.

Â&#x2021; Poco involucramiento de otros actores

+D\TXHEXVFDUXQPpWRGRGHKDFHU atractivo el proceso para aquellos actores que aĂşn no participan y que aquellas REUDVTXHHO*RELHUQRPXQLFLSDOQRSXHGH realizar sean asumidas por los ministerios GHO*RELHUQRFHQWUDO6LHPSUHKHPRV planteado la necesidad de realizar una mesa de concertaciĂłn provincial donde una vez realizados los cabildos abiertos de cada municipio se puedan sentar las DXWRULGDGHVGHODSURYLQFLD ORFDOHVGH JRELHUQR ODFRRSHUDFLyQLQWHUQDFLRQDOTXH WUDEDMDHQODSURYLQFLD\21*HQWUHRWURV actores para analizar los resultados y cada quien asuma su competencia en la medida de sus posibilidades. Con esto logramos ademĂĄs darle mayor sentido al proceso y que no sea visto como un simple ejercicio de participaciĂłn y de priorizaciĂłn.

Es fundamental que en los procesos de Presupuesto Participativo participen todos los actores que hacen vida en el PXQLFLSLRDGHPiVGHFDGDPXQtFLSH ODVRUJDQL]DFLRQHVGHODVRFLHGDGFLYLOORV HPSUHVDULRVFRPHUFLDQWHVORVSDUWLGRV SROtWLFRVLJOHVLDVHQĂ&#x20AC;QODIXHU]DYLYDGHO municipio. Por otra parte la ley municipal HVWDEOHFHTXHODVVHFWRULDOHVGH*RELHUQR central participen. En la prĂĄctica nos encontramos con la siguiente realidad:

VOCES

-­Las organizaciones impulsan que las decisiones no sean tomadas por los munícipes sino que sean las organizaciones

/DSDUWLFLSDFLyQGHORVHPSUHVDULRV comerciantes y clase media alta es muy EDMD0XHVWUDQFLHUWRGHVLQWHUpVDOHJDQ falta de tiempo o entienden que en nada los EHQHĂ&#x20AC;FLDGLFKRSURFHVR

63


Â&#x2021; Reglamentos del Presupuesto Participativo no aprobados La ley municipal establece que cada ayuntamiento apruebe un reglamento VREUHHO3UHVXSXHVWR3DUWLFLSDWLYR7DPELpQ seĂąala un reglamento sobre la participaciĂłn ciudadana en la gestiĂłn municipal. En la actualidad la mayorĂ­a de los ayuntamientos no cuentan con un reglamento sobre Presupuesto Participativo a pesar de que la Unidad de Presupuesto Participativo cuenta con un modelo y realiza esfuerzos al respecto. Es importante que se reglamente el proceso SDUDTXHODVUHJODVHVWpQFODUDVHOSURFHVR DSHJDGRDORTXHHVWDEOHFHODOH\FUHDU institucionalidad y garantizar la calidad en la implementaciĂłn. Â&#x2021; Es necesario garantizar la calidad del proceso Es necesario seguir realizando esfuerzos para garantizar que los procesos que se implementen sean verdaderos ejercicios de Presupuestos Participativos y no simples ejercicios de consulta. Por ello es vital FRQWLQXDUORVSURFHVRVGHFDSDFLWDFLyQ VHQVLELOL]DFLyQLQWHJUDUDFWRUHVDSUREDUORV UHJODPHQWRVPRWLYDUHOFXPSOLPLHQWRGH la ley pero sobre todo que la sociedad civil juegue su rol.

VOCES 64

Â&#x2021; Poco empoderamiento de la sociedad civil 'HVGHHODOGtDGHKR\KDDXPHQWDGR

ODFDQWLGDG\ODFDOLGDGHQODSDUWLFLSDFLyQ QRREVWDQWHQRHVVXĂ&#x20AC;FLHQWH3ULPHUDPHQWH porque algunos lĂ­deres comunitarios y organizaciones no juegan su verdadero rol: -­Unos a espalda de las autoridades dicen TXHKDUiQH[LJLUiQ\GHIHQGHUiQORV LQWHUHVHVGHVXVFRPXQLGDGHVQRREVWDQWH cuando tienen la oportunidad de hacerlo o estĂĄn en las asambleas pareciera que hay WHPRUHQH[SUHVDUVHSDUDFRPRGLFHQ´QR caer en desgraciaâ&#x20AC;? con el ayuntamiento. 2WURVXWLOL]DQHVWRVHVSDFLRVSDUDERLFRWHDU KDFHUGHVyUGHQHVSXHVHVVX~QLFDPDQHUD de llamar la atenciĂłn y ser importantes para que siempre les tengan miedo pues creen que es la manera de conseguir lo que quieren. &RPRVHxDODPRVDQWHULRUPHQWHODV RUJDQL]DFLRQHVVHLGHQWLĂ&#x20AC;FDQFRQWHQGHQFLDV partidarias y en vez de hacer su rol por el bienestar del municipio estĂĄn pendientes de sus intereses polĂ­ticos. +D\RUJDQL]DFLRQHVFRQVXOWRUHVHWF que han acostumbrado a los munĂ­cipes a SDJDUOHVHOWUDQVSRUWH\RYLiWLFRVSDUDDVLVWLU DODVUHXQLRQHV\SRUWDQWRTXLHUHQH[LJLU lo mismo al ayuntamiento para asistir a las asambleas del Presupuesto Participativo. Esto puede verse muy bien considerando que son personas de escasos recursos pero puede verse muy mal porque nadie quiere participar si no le pagan o puede verse que con eso se compra su decisiĂłn o apoyo. +D\TXHVHJXLUIRUWDOHFLHQGRODV organizaciones y sensibilizando a los munĂ­cipes sobre sus deberes y derechos.


Â&#x2021; Poco uso de las nuevas tecnologĂ­as $GLIHUHQFLDGHRWURVSDtVHVHQQXHVWURSDtV hay poco uso de las nuevas tecnologĂ­as y eso bloquea un poco la participaciĂłn en los procesos del Presupuesto Participativo. (Q(VSDxD%UDVLO\RWURVSDtVHVODV SHUVRQDVSXHGHQYRWDURQOLQH 3UHVXSXHVWR 3DUWLFLSDWLYR'LJLWDO GDUVHJXLPLHQWR al proceso por internet o por vĂ­a de sus celulares. Esto facilita la participaciĂłn de los MyYHQHVGHSHUVRQDVGLVFDSDFLWDGDVGH FRPHUFLDQWHVGHODFODVHPHGLDDOWDHWF

Â&#x2021; El Presupuesto Participativo no es un Ă&#x20AC;QHQVtPLVPR\DXQTXHKDVLGRHO HMHUFLFLRGHSDUWLFLSDFLyQPiVH[LWRVR\ VRVWHQLEOHWLHQHTXHHVWDUtQWLPDPHQWH relacionado e insertado en el Plan de Desarrollo Municipal o Plan EstratĂŠgico del Municipio. Â&#x2021; Debe impulsarse cada vez con mayor ahĂ­nco la Carrera Administrativa Municipal para que no se sigan perdiendo tantos recursos humanos valiosos y ya formados y capacitados en los temas municipales.

+D\TXHIRPHQWDUTXHORVD\XQWDPLHQWRV cuenten con equipos informĂĄticos PRGHUQRVWHQJDQVXVSiJLQDVZHE FRQORFXDOVHEHQHĂ&#x20AC;FLDODJHVWLyQ\VH facilita enormemente la participaciĂłn y la informaciĂłn a la ciudadanĂ­a.

Â&#x2021; Fortalecer aĂşn mĂĄs el nivel de conciencia FLXGDGDQDVREUHORVGHUHFKRV\GHEHUHV del ciudadano.

DESAFĂ?OS

Â&#x2021; Seguir fortaleciendo el sistema de VHJXLPLHQWR\WUDQVSDUHQFLDHQWLpQGDVH ORVFRPLWpVGHDXGLWRUtDVRFLDOFRPLWpV GHVHJXLPLHQWRFDOHQGDULRVGHHMHFXFLyQ GHREUDVWDOOHUHVVREUHHVWiQGDUHVGH FDOLGDGFXPSOLPLHQWRGHODHMHFXFLyQGH obras y los actos de rendiciĂłn de cuentas. Â&#x2021; SistematizaciĂłn del proceso. Â&#x2021; Crear conciencia en que los munĂ­cipes deben darles su voto a candidatos que tengan conocimiento del ĂĄmbito PXQLFLSDOTXHWHQJDQVHQVLELOLGDG KXPDQDUHFRQRFLGRVDSRUWHVDVX municipio y que sus planes de gobierno incluyan los mecanismos de participaciĂłn.

VOCES

Â&#x2021; AĂşn persiste la falsa visiĂłn de que los ayuntamientos no tienen personal FDOLĂ&#x20AC;FDGRFDSDFLGDGSDUDDGPLQLVWUDU JUDQGHVUHFXUVRVTXHQRKDFHQEXHQ manejo de los mismos y a nivel general WLHQHQPX\PDODSUHQVD7RGRHVWR constituye una retranca para conseguir el respaldo de la ciudadanĂ­a para demandar el cumplimiento de la Ley GHWUDQVIHUHQFLDGHOGHORV LQJUHVRVGHO(VWDGRXQDUHWUDQFDSDUD que se respete la autonomĂ­a municipal y para que se dĂŠ un verdadero proceso de descentralizaciĂłn y por tanto un verdadero desarrollo local.

Â&#x2021; Desarrollar un proceso mĂĄs profundo de capacitaciĂłn y sensibilizaciĂłn.

65


ย‡ ([WHQGHUHOHMHUFLFLRGHO3UHVXSXHVWR Participativo mรกs allรก de la partida de inversiones. ย‡ Nos parece pertinente que haya una PRGLร€FDFLyQDODOH\SDUDHVWDEOHFHU sanciones para aquellas autoridades que no implementen los mecanismos de SDUWLFLSDFLyQ\RQRORUHDOLFHQFRQOD calidad requerida. REFLEXIร“N FINAL (QORVDxRVFDVLTXHOOHYRWUDEDMDQGR ORVWHPDVPXQLFLSDOHVPHKHSHUFDWDGRGH lo fรกcil que resulta criticar a las autoridades municipales y seรฑalar cรณmo politizan la JHVWLyQPXQLFLSDO\MXHJDQFRQODJHQWH y vivir seรฑalando el quรฉ y cรณmo deben KDFHUVHODVFRVDV\PXFKDVYHFHVQRQRV damos cuenta de cรณmo los mismos que FULWLFDPRVORVWpFQLFRV\UHSUHVHQWDQWHV GH21*\GHRUJDQL]DFLRQHVVRPRV FRUUHVSRQVDEOHVGHGLFKDVLWXDFLyQ+D\ quienes sรณlo nos interesamos en los procesos porque tenemos alguna consultorรญa o EULQGDPRVDVLVWHQFLDWpFQLFDVyORFXDQGR KD\IRQGRVSHURWHUPLQDPRVDEDQGRQDQGR a su suerte al proceso cuando se acaban dichos fondos o cuando presentamos los LQIRUPHVร€QDOHV0iVTXHLQWHUHVDGRVHQHO proceso muchos nos concentramos en tirar las fotos y cumplir el cronograma.

VOCES 66

7DPELpQKHPRVSRGLGRSHUFLELUOD FDQWLGDGGHยดH[SHUWRVยตTXHWUDEDMDQHO WHPDGHODSDUWLFLSDFLyQHVSHFLDOPHQWH los Presupuestos Participativos y cรณmo desinforman a las autoridades y a la poblaciรณn y nos sorprende cuรกntos escriben

sobre el tema cuando nunca han ido a un proceso o participado en una asamblea o siquiera hayan participado. Nos parece que esto no los legitima para autollamarse ยดH[SHUWRVยตHQHO3UHVXSXHVWR3DUWLFLSDWLYR )LQDOPHQWHGHVHRUHรH[LRQDUVREUHODVFUtWLFDV TXHH[LVWHQGHTXHHQORVSURFHVRVGHO Presupuesto Participativo en la Repรบblica Dominicana sรณlo se priorizan obras de infraestructura y aunque nos parece FRUUHFWRWDPELpQGHELHUDQSULRUL]DUVH programas sociales o de capacitaciรณn. +HPRVUHรH[LRQDGRVREUHSRUTXpHVWR sucede. (VREYLRTXHHVWRRFXUUDSXHVGHEHPRV preguntarnos ยฟcรณmo una comunidad FRQPiVGHDxRVVLQDJXDVLQHQHUJtD elรฉctrica y con las demรกs necesidades EiVLFDVLQVDWLVIHFKDVROYLGDGDSRUORV *RELHUQRV\ORVSROtWLFRVDODFXDOEXVFDQ sรณlo para las campaรฑas electorales para KDFHUOHVSURPHVDVLQFXPSOLGDVYDDVROLFLWDU un programa de capacitaciรณn? Alguien una vez me dijo que el Presupuesto 3DUWLFLSDWLYRHVH[LWRVRMXVWDPHQWHSRUTXH por primera vez las comunidades ven sus QHFHVLGDGHVEiVLFDVVDWLVIHFKDVREUDV que muchas veces cuestan poco pero TXHUHVXHOYHQPXFKRTXHQRWLHQHQTXH esperar aรฑos para ver una obra concluida SRUTXHDORPi[LPRGHXQDxR\DHVWi WHUPLQDGD(VH[LWRVRSRUTXHQRHVWHRUtDHV SUiFWLFDQRHVSURPHVDHVUHDOLGDGSRUTXH ORVLQYROXFUDORVWRPDHQFXHQWD\FRQ ORSRFRTXHKD\VHKDFHPXFKRSRUTXH estรก llevando esperanza a aquellos que las habรญan perdido.


Estamos conscientes de que con hacer OHWULQDVSRQHUOiPSDUDVKDFHUSR]RV\ arreglar caminos aĂąo tras aĂąo no llegaremos DOGHVDUUROORQRVDOGUHPRVGHODSREUH]D pero tambiĂŠn estamos conscientes de que con el Presupuesto Participativo es mucho lo que se ha avanzado y logrado porque no es un plan hermosamente publicado pero engavetado y sin ejecutarâ&#x20AC;Ś Es un proceso

basado en realidades y sueĂąos al mismo WLHPSRSHURVREUHWRGRTXHVHKDFHTXH VHHMHFXWDTXHQRHVSHUDORLGHDOSRUTXH es posible con lo que hay; un proceso que QRWLHQHXQGXHxR~QLFRXQSDGUH~QLFR XQDPDGUH~QLFDXQSURFHVRFRQPXFKRV dolientes pero sobre todo con muchas FRPXQLGDGHVEHQHĂ&#x20AC;FLDULDV

VOCES 67


Casa Comunitaria de Justicia Jos茅 Ceballos Encargado de la Casa Comunitaria de Justicia de Participaci贸n Ciudadana

VOCES 68


U

no de los principales indicadores del fortalecimiento del proceso de democratizaciĂłn de AmĂŠrica Latina lo constituyĂł la necesaria implementaciĂłn de ORVGHUHFKRVKXPDQRV\SROtWLFRVDVtFRPR el establecimiento del Estado de derecho garante de la gobernabilidad y la justicia social. Por cuanto el objetivo mĂĄs elevado de toda iniciativa por hacer presente y coherente la democracia en el continente consistiĂł en garantizar las mejores condiciones de acceso de las personas a los medios a travĂŠs de los cuales el Estado debe garantizar la protecciĂłn efectiva de sus derechos fundamentales. En los Ăşltimos treinta aĂąos de esfuerzos por consolidar un modelo de democracia ODWLQRDPHULFDQDVHKDWUDQVLWDGRFRQOD creencia de que el sistema democrĂĄtico real y el Estado de derecho verdadero VyORSRGUtDQIXQFLRQDUGRQGHH[LVWLHVHXQ QLYHOVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYRGHVHJXULGDGMXUtGLFDHQ equidad.

(OVLJQLĂ&#x20AC;FDGR\YDORUGHHVWHGHUHFKR para el sistema democrĂĄtico es recogido por nuestra Suprema Corte de -XVWLFLDFXDQGRDĂ&#x20AC;UPD´(QXQ(VWDGR FRQVWLWXFLRQDO\GHPRFUiWLFRGHGHUHFKR el reconocimiento y tutela de los derechos IXQGDPHQWDOHVFRQVWLWX\HODGLPHQVLyQ sustantiva de la democraciaâ&#x20AC;?.1 Es por tanto que el acceso ciudadano a la justicia se asimila y valora como un GHUHFKRXQLQVWUXPHQWRGHWUDQVIRUPDFLyQ de las relaciones de poder que perpetĂşan ODH[FOXVLyQODSREUH]D\ODVXERUGLQDFLyQ de ciudadanos y grupos sociales. /DPHQWDEOHPHQWH\DSHVDUGHOFDPLQR UHFRUULGRHQ$PpULFDODWLQDVHSHUFLEH XQGpĂ&#x20AC;FLWSUHRFXSDQWHHQFXDQWRD las posibilidades de acceso ciudadano DOD-XVWLFLD\VLELHQHVFLHUWRTXH hemos alcanzado notables avances en cuanto a la implementaciĂłn de varios de los requerimientos necesarios para la LQVWDXUDFLyQGHXQDGHPRFUDFLDUHDO todavĂ­a grandes poblaciones de nuestro continente no se sienten protegidas por un Estado social y democrĂĄtico de derecho. (OGpĂ&#x20AC;FLWTXHDUUDVWUDQXHVWUDGHPRFUDFLD HQFXDQWRHODFFHVRDOD-XVWLFLDVH convierte en un desafĂ­o que se debe superar ya que cuando los demĂĄs derechos OHVRQYLRODGRVDODSHUVRQDODSRVLELOLGDG

VOCES

Esta idea de pensamiento ha servido de sustento al proceso de democratizaciĂłn de ORV(VWDGRVODWLQRDPHULFDQRVUHODQ]DGRHQ HOFRQWLQHQWHHQODGpFDGDGHORVRFKHQWD SURFHVRTXHUHTXLULySDUDVXGHVDUUROOR e implementaciĂłn; del reconocimiento y respeto de las libertades pĂşblicas y los derechos humanos en cualquiera de sus JHQHUDFLRQHVGHODFRQVROLGDFLyQGH VXVVLVWHPDVHOHFWRUDOHVGHODUHIRUPD GHOPDUFRMXUtGLFRLQVWLWXFLRQDO\FRPR

JDUDQWtDGHVXSHUPDQHQFLDHOHMHUFLFLR independiente del Poder Judicial y la seguridad del acceso de los ciudadanos a la justicia como derecho fundamental.

69


GHDFFHVRDODMXVWLFLDFRPRGHUHFKR IXQGDPHQWDOFRQVWLWX\HOD~QLFDYtD reconocida para reclamar su cumplimiento \RHOFHVHGHVXYXOQHUDFLyQ<VLHVWHQR HVDSOLFDGRHO(VWDGRGHGHUHFKRTXHGD en debilidad y cuestionado el grado de desarrollo de la democracia. Aunque el derecho fundamental de DFFHVRDOD-XVWLFLDGHEHH[LVWLUSDUDWRGR FLXGDGDQR D SRULJXDOORVREVWiFXORV TXHOROLPLWDQVHDQHVWRVGHFDUiFWHU QRUPDWLYRRLQVWUXPHQWDODIHFWDQGH PDQHUDVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDDJUDQGHVVHFWRUHV\ en especial a los mĂĄs vulnerables. Estudios y testimonios recogidos en AmĂŠrica /DWLQDLGHQWLĂ&#x20AC;FDQGLYHUVRVREVWiFXORV\ EDUUHUDVTXHOLPLWDQDOFLXGDGDQR D VXV SRVLELOLGDGHVGHDFFHGHUDODMXVWLFLDTXH es igual que a sus derechos individuales y colectivos y por ende a la democracia.

Â&#x2021; La pobreza en que permanece un porcentaje elevado y alarmante de la poblaciĂłn del continente. Â&#x2021; La corrupciĂłn que funciona como sistema integral en la administraciĂłn pĂşblica y reduce la institucionalidad y el Estado de derecho. Â&#x2021; El ocasional predominio de los poderes (MHFXWLYR\/HJLVODWLYRVREUHHO-XGLFLDO lo que afecta su independencia y capacidad de respuestas. Â&#x2021; En cuanto a lo que al sistema de Justicia VHUHĂ&#x20AC;HUHHOFLXGDGDQR D GHVFRQRFHVX IXQFLRQDPLHQWRHVWUXFWXUDRUJDQL]DWLYD \HOUROGHFDGDXQRGHVXVDFWRUHV iniciando por el que le corresponde a pOFRPRFLXGDGDQR D GHGHUHFKR destinatario de la tutela y protecciĂłn del Estado.

Varios de estos obstĂĄculos no Â&#x2021; (OWHFQLFLVPRH[FHVLYRDSOLFDGRD necesariamente tienen origen en el los procedimientos judiciales que TXHKDFHUGHOVLVWHPDMXGLFLDOVLQRTXH hacen lentas y costosas la soluciones FRUUHVSRQGHQWDPELpQDUHVSRQVDELOLGDGHV GHORVFRQĂ LFWRV(VWHKHFKROLPLWD no cumplidas por otros estamentos de la la participaciĂłn y defensa del vida pĂşblica y privada de cada naciĂłn. FLXGDGDQR D TXHVHSUHWHQGHSURWHJHU Entre los obstĂĄculos al acceso a la Justicia LGHQWLĂ&#x20AC;FDGRVHQ$PpULFD/DWLQDVH encuentran:

VOCES 70

Â&#x2021; /DXELFDFLyQJHRJUiĂ&#x20AC;FDGLVHxR\ ordenamiento de los â&#x20AC;&#x153;Palaciosâ&#x20AC;? de Justicia que establecen distancias territoriales y sociales entre los actores Â&#x2021; /DFXOWXUDJHQHUDOH[LVWHQWH GHOVLVWHPDMXGLFLDO\HOFLXGDGDQR D  caracterizada por la falta de una polĂ­tica VLWXDFLyQTXHOHVFRQYLHUWHHQH[WUDxRV\ educativa basada en el reconocimiento ´FRQWUDULRVÂľDOHMDXQRGHORWUR\GDQGR y respeto de los deberes y derechos SDVRDODGHVFRQĂ&#x20AC;DQ]DHLQFUHGLELOLGDG humanos individuales y colectivos.


Â&#x2021; La escasa relaciĂłn y bajos niveles de participaciĂłn de la ciudadanĂ­a en el funcionamiento y desarrollo del sistema judicial. Â&#x2021; ,QH[LVWHQFLDGHFDQDOHVFDSDFHV de responder a las necesidades y demandas judiciales de la poblaciĂłn en ODPLVPDPHGLGDGLPHQVLyQ\WLHPSRHQ que estas se generan en la sociedad. Â&#x2021; La falsa creencia de algunos actores del sistema judicial que dan por sentado el criterio de que a mayor distancia de ODSREODFLyQPD\RULPSDUFLDOLGDGD la hora de impartir justicia. Criterio que ademĂĄs generar elitismo y opacar la misiĂłn de servicio que le fue asignada como poder del Estado destinado a proteger derechos ciudadanos.

KDFHQLPSRVLEOHHODFFHVRDODMXVWLFLD particularmente de quienes mĂĄs lo QHFHVLWDQSHUVRQDVGHHVFDVRVUHFXUVRV PXMHUHVQLxRVQLxDV\DGROHFHQWHV\ minorĂ­as ĂŠtnicasâ&#x20AC;Śâ&#x20AC;?2 â&#x20AC;&#x153;En cuanto a la poblaciĂłn mĂĄs pobre y segĂşn un estudio del PNUD sobre la 'HPRFUDFLDHQ$PpULFD/DWLQDHQOD 5HS~EOLFD'RPLQLFDQDVRORHOGHOD poblaciĂłn considera que los pobres hacen valer sus derechosâ&#x20AC;Ś en la justiciaâ&#x20AC;Ś mientras que en el estudio realizado por el Centro de ,QYHVWLJDFLRQHV\(VWXGLRV6RFLDOHV &,(6 HO GHODSREODFLyQFRQVLGHUDTXHQRH[LVWH igualdad en la aplicaciĂłn de la ley. En el FDVRGHODVPXMHUHVHOFRQVLGHUDTXHQR tiene acceso a la justiciaâ&#x20AC;?.3

Desde el punto de vista tradicional corresponderĂ­a al sistema judicial dar UHVSXHVWDVDHVWDVQHFHVLGDGHVGHMXVWLFLD La RepĂşblica Dominicana no escapa a la por lo que se ha de suponer que cada realidad latinoamericana y a pesar de que democracia debe contar con instancias el ritmo de crecimiento econĂłmico del judiciales independientes y en capacidad paĂ­s ha sido uno de los mĂĄs elevados de de ser guardiĂĄn de la ConstituciĂłn de $PpULFD/DWLQD\HO&DULEHD~QSHUVLVWHQ QLYHOHVVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYRVGHSREUH]DEDMRtQGLFH OD5HS~EOLFDFHQWLQHODGHODVHJXULGDG MXUtGLFDHVWDUHQFRQGLFLRQHVySWLPDVSDUD de educaciĂłn y amplios mĂĄrgenes de disciplinar el ejercicio del poder polĂ­tico y impunidad que reducen las capacidades TXHGDQDORVFLXGDGDQRV DV RSRUWXQLGDGHV HFRQyPLFRDVtFRPRSDUDSUHVHUYDUORV GHUHFKRVIXQGDPHQWDOHVGHODFLXGDGDQtD para su desarrollo y el ejercicio de sus restaurar a las victimas lo perdido y resolver GHUHFKRVFLYLOHVSROtWLFRV\FXOWXUDOHV ODFRQĂ LFWLYLGDGFRWLGLDQDGHODVRFLHGDG /DUHIRUPDMXGLFLDO\HODFFHVRDOD-XVWLFLD (QIXQFLyQGHHOORVHLPSXOVyHQ$PpULFD Latina un proceso de reforma judicial destinado a facilitar el fortalecimiento de la Justicia como real y verdadero poder

VOCES

(QHODxRHOSURJUDPDGHODV1DFLRQHV 8QLGDVSDUDHO'HVDUUROOR 318' UHDOL]yXQD investigaciĂłn sobre el acceso a la Justicia en OD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDHVSHFtĂ&#x20AC;FDPHQWH en San Juan de la Maguana. Como una de sus conclusiones se estableciĂł que: â&#x20AC;&#x153;â&#x20AC;Ś D~QH[LVWHQREVWiFXORVTXHGLĂ&#x20AC;FXOWDQR

71


del Estado que garantice el equilibrio democrรกtico basado en el Estado de derecho. La Repรบblica Dominicana tampoco escapรณ DHVWDVFRUULHQWHVGHUHIRUPDVSROtWLFDV HFRQyPLFDVVRFLDOHV\MXGLFLDOHVORTXH constituyรณ el fortalecimiento del sistema judicial la nota distintiva de dicho proceso HQODGpFDGDGHO\JUDQSDUWHGHO *UDQGHVDYDQFHVVHDOFDQ]DURQHQ DSUR[LPDGDPHQWHTXLQFHDxRVGHUHIRUPD judicial. Se destacan el establecimiento GHODXWRJRELHUQRMXGLFLDOODDXWRQRPtD DGPLQLVWUDWLYDGHO3RGHU-XGLFLDOODFUHDFLyQ GHO&RQVHMR1DFLRQDOGHOD0DJLVWUDWXUD la aprobaciรณn e implementaciรณn del &yGLJR3URFHVDO3HQDOODFRQร€JXUDFLyQ \IXQFLRQDPLHQWRGHOD'HIHQVD3~EOLFD la creaciรณn de la jurisdicciรณn contencioso WULEXWDULDODMXULVGLFFLyQGHPHQRUHV la modernizaciรณn de las jurisdicciones ODERUDOHVODWLSLร€FDFLyQ\VDQFLyQGHOD violencia de gรฉnero e intrafamiliar y un conjunto de disposiciones tendentes a la aplicaciรณn de los tratados y convenciones internacionales en materia de derechos humanos. En el Ministerio Pรบblico se han puesto en marcha importantes proyectos destinados al fortalecimiento de su institucionalidad y capacidades. Cabe dimensionar el Estatuto que hoy le rige y la creaciรณn de su escuela de capacitaciรณn. VOCES 72

'HLJXDOPDQHUDVHGLPHQVLRQDQORV aportes del Comisionado para la Reforma y Modernizaciรณn de la Justicia y de la

Comisiรณn Nacional de Ejecuciรณn de la Reforma Procesal Penal. Sobresale en este proceso la promulgaciรณn de un amplio marco jurรญdico que sirve de soporte al proceso de reformador en ejecuciรณn y sobre todo el conjunto de leyes que permiten la participaciรณn e incidencia ciudadana en materias tan importantes FRPRODWUDQVSDUHQFLDHOOLEUHDFFHVR DODLQIRUPDFLyQS~EOLFDHODPSDUR\OD municipalidad. 6LQHPEDUJR\SHVHDOFDPLQRUHFRUULGRORV sectores vulnerables de la sociedad aรบn no UHFLEHQQLSHUFLEHQFRPRSHUPDQHQWHV ORVEHQHร€FLRVGHXQD-XVWLFLDHIHFWLYD\ garantista. 3RUVXSDUWHHOSUHVLGHQWHGHOD6XSUHPD &RUWHGH-XVWLFLD'U-RUJH$6XEHUR,VD asรญ lo ha reconocido en sus palabras a la Asociaciรณn Panameรฑa de Ejecutivos de (PSUHVDVHOGRVGHDEULOGHFXDQGR HVSHFLร€FyTXHยด4XHGDQFRPRWDUHDV SHQGLHQWHVGHOSURFHVRGHUHIRUPDMXGLFLDO ODVUHODWLYDVDODHร€FLHQFLD\DFFHVRDOD MXVWLFLDODVFXDOHVKDQGHVHUSDUWHGHOD segunda ola de reforma con la que el Poder Judicial de la naciรณn se encuentra comprometidoโ€ฆโ€ /DSDUWLFLSDFLyQFLXGDGDQDHQODUHIRUPD judicial dominicana (OSURFHVRGHUHIRUPDVSROtWLFDV HFRQyPLFDVVRFLDOHV\MXGLFLDOHV desarrollado en el paรญs e impulsado a partir de la Reforma Constitucional de 1994 y con la integraciรณn del Consejo Nacional de la


0DJLVWUDWXUDPiVODSRVWHULRUGHVLJQDFLyQ de la Suprema Corte de Justicia y de los demĂĄs jueces de las distintas cortes y MX]JDGRVGHOD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDDVt como la puesta en marcha de la Escuela 1DFLRQDOGHOD-XGLFDWXUDVLUYLHURQGH marco al surgimiento de importantes prĂĄcticas de participaciĂłn ciudadana en el campo de la reforma judicial. 3DUDWDOHVĂ&#x20AC;QHVVHFUHyOD&RDOLFLyQSRUXQD -XVWLFLD,QGHSHQGLHQWHLQWHJUDGDSRUYDULDV LQVWLWXFLRQHVGHODVRFLHGDGFLYLOGLYHUVDV y plurales que asumieron como misiĂłn el promover el proceso de selecciĂłn de los QXHYRVMXHFHVPRWLYDUODFLXGDGDQtD\VXV instituciones a presentar candidaturas y dar seguimiento a la decisiones del Consejo Nacional de la Magistratura. Como resultado GHHVWHHVIXHU]RRUJDQL]DFLRQHVGH la sociedad civil presentaron propuestas GHFDQGLGDWRV DV \VHLQYROXFUDURQGH alguna manera con el seguimiento y la transparencia de las tomas de decisiones. Se hizo un gran esfuerzo por hacer pĂşblicos y transparentes los procedimientos de VHOHFFLyQDVtFRPRGDUDFRQRFHUOD KLVWRULDFDSDFLGDG\H[SHULHQFLDGHORV aspirantes a jueces supremos demandando y divulgando sus historias de vidas y SHQVDPLHQWRVDWUDYpVGHSXEOLFDFLRQHV SURJUDPDVGHWHOHYLVLyQUHSRUWDMHVGH prensa y encuentros entre la sociedad civil organizada y los candidatos propuestos por los diferentes sectores de la sociedad.

/DVRFLHGDGFLYLOGRPLQLFDQDXQDV veces coordinada con algĂşn actor del VHFWRU-XVWLFLD\RWUDVQRVHGHVWDFDDO implementar programas de educaciĂłn FLXGDGDQDGHIHQVDGHORVGHUHFKRV KXPDQRVDVLVWHQFLDOHJDOLQYHVWLJDFLyQ YLJLODQFLDVRFLDOREVHUYDWRULRV\FRQVXOWRULRV MXUtGLFRVDVtFRPRSRUVXDFWXDFLyQHQ los procesos de reforma judicial que se GHVDUUROODQHQHOSDtV7RGRVHVWRVHVIXHU]RV incluyen tambiĂŠn las diversas propuestas de anteproyectos de leyes y la conformaciĂłn de instancias de protecciĂłn de derechos FRPROD'HIHQVD3~EOLFDOD'HIHQVRUtDGHO Pueblo y el CĂłdigo Procesal Penal. Mediante los proyectos Juez y Comunidad y Fiscal y comunidad se recorriĂł el paĂ­s procurando informar e integrar a las organizaciones comunitarias al proceso de reforma judicial que se efectuaba en HOSDtV0LOHVGHWDOOHUHVHQFXHQWURVHQWUH autoridades judiciales y lĂ­deres comunitarios \HVSDFLRVGHUHĂ H[LyQDFFLyQIXHURQ generados en los municipios de la RepĂşblica. 'HHVWHHMHUFLFLRVXUJHHOSUR\HFWR-XVWLFLD \&LXGDGDQtDFUHDGRGXUDQWHHODxR DSDUWLUGHOOHYDQWDPLHQWRGHXQ

VOCES

(QHVDGLUHFFLyQ\HQHOPDUFRGH ODUHIRUPDMXGLFLDOOD)XQGDFLyQ ,QVWLWXFLRQDOLGDG\-XVWLFLD ),1-86 \

ParticipaciĂłn Ciudadana desarrollaron grandes programas dirigidos al encuentro y coordinaciĂłn de la ciudadanĂ­a con los actores y actrices de nuestro sistema judicial construyendo alianzas estratĂŠgicas que permitieran la participaciĂłn ciudadana en el proceso de fortalecimiento del Poder Judicial y del Ministerio PĂşblico como vĂ­a de garantizar su independencia y por tanto las garantĂ­as de la protecciĂłn de sus derechos.

73


diagnรณstico y consultas realizadas sobre las necesidades judiciales desde la perspectiva de las organizaciones comunitarias. Unas RUJDQL]DFLRQHVVRFLDOHVGHOSDtVVH DSUR[LPDURQDODUHDOLGDGGHODMXVWLFLD dominicana y al proceso de reforma GHMDQGRSODVPDGDVXYLVLyQHOQLYHOGH informaciรณn alcanzado y el interรฉs sobre este importante poder del Estado.

$VHVRUtDH,QYHVWLJDFLRQHV/HJDOHV &('$,/  el Centro de Educaciรณn y Asistencia Jurรญdica &($-85, HO&HQWURGH6HUYLFLRV/HJDOHV SDUDOD0XMHU &(16(/ HO1~FOHRGH$SR\R DOD0XMHUORV&HQWURV3RYHGD\)UD\$QWyQ GH0RQWHVLQRVHO&RPLWpSDUDOD'HIHQVD GHORV'HUHFKRV%DUULDOHVDVtFRPRGLYHUVRV &RPLWpVGHORV'HUHFKRV+XPDQRVHQWUH otros.

(OGLDJQyVWLFR \FRQVXOWD UHDOL]DGR GHQRYLHPEUHDHQHURVHQWy las bases para que las organizaciones comunitarias colocaran especial atenciรณn a la reforma judicial y valoraran la necesidad de su implementaciรณn en funciรณn de alcanzar mayor respeto a sus derechos fundamentales y mejores condiciones para su acceso a la justicia. Las actividades de respuestas a las necesidades descubiertas con el diagnรณstico dieron origen y desarrollo a la mรกs importante red nacional de FLXGDGDQRV DV SRUODMXVWLFLDODFXDORSHUy HQXQDVUHJLRQHVGHOSDtV

$OLQLFLRGHODGpFDGDGHOVH desplegaron esfuerzos por consolidar propuestas de implementaciรณn de los mรฉtodos alternativos de resoluciรณn de FRQรLFWRVHQGLIHUHQWHVFRPXQLGDGHVGHO Distrito Nacional y la provincia de Santo 'RPLQJRVHGHVWDFDQORV&HQWURVGH 0HGLDFLyQ&RPXQLWDULDGH0DUtD$X[LOLDGRUD \ORV$OFDUUL]RVDVtFRPRORVLPSOHPHQWDGRV SRUODร€VFDOtDGHODSURYLQFLDGH6DQWR 'RPLQJRHQORVPXQLFLSLRV6DQWR'RPLQJR 1RUWH\(VWH  

La necesidad de informar y capacitar a la ciudadanรญa sobre sus derechos fundamentales y sus mecanismos de SURWHFFLyQ\GHIHQVDKDEtDOOHYDGRGHVGH WLHPSRVDQWHULRUHVDODVUHIRUPDVDGLYHUVDV instituciones de la sociedad civil dominicana a implementar mรบltiples programas de DVLVWHQFLDOHJDOLQYHVWLJDFLyQHGXFDFLyQ e informaciรณn sobre la situaciรณn de los derechos humanos en el paรญs. VOCES 74

En esta larga e importante tarea de acciรณn FLXGDGDQDVHGHVWDFDQLQVWLWXFLRQHVGH diferentes caracterรญsticas y lugares del SDtVFRPRVRQHO&HQWUR'RPLQLFDQRGH

6LQOXJDUDGXGDVORVDYDQFHVDOFDQ]DGRV han sido fruto del esfuerzo mancomunado GHORVVHFWRUHVVRFLDOHVSROtWLFRVFXOWXUDOHV UHOLJLRVRVHPSUHVDULDOHV\GHODVRFLHGDG civil que participaron en este largo proceso de trabajo y demanda por la independencia y fortalecimiento del sector MXVWLFLDHQHOSDtV(VWDVH[SHULHQFLDVVRQ muestra de un ejercicio de participaciรณn ciudadana que hoy puede mostrar resultados. 6LQHPEDUJRHOUHFRUULGRUHDOL]DGRSXHGH catalogarse como el cumplimiento de una primera etapa cuyo resultado demanda GHOLPSXOVRGHXQDVHJXQGDGHVWLQDGDDO IXQFLRQDPLHQWRHร€FLHQWHGHOVLVWHPDMXGLFLDO


\DKDFHUSDOSDEOHVORVEHQHĂ&#x20AC;FLRVTXH pudiera alcanzar la ciudadanĂ­a cuando HVWDSXHGDYHULĂ&#x20AC;FDUTXHVXVGHUHFKRVVRQ protegidos de la impunidad. Entre los desafĂ­os pendientes siguen Ă&#x20AC;JXUDQGRHODXPHQWRGHOUHVSHWRGHORV derechos humanos en cualquiera de sus dimensiones y la implementaciĂłn de modelos que faciliten el acceso a justicia. La casa comunitaria de justicia como modelo de acceso a la justicia de participaciĂłn ciudadana

7HQLHQGRFRPRDQWHFHGHQWHV\SXQWR GHUHIHUHQFLDODVH[SHULHQFLDVDQWHULRUHV ParticipaciĂłn Ciudadana impulsa el 3URJUDPD$FFHVR&LXGDGDQRDOD-XVWLFLD el cual tiene como eje fundamental la construcciĂłn de nuevos modelos de participaciĂłn que faciliten el acceso FLXGDGDQRDODMXVWLFLDDSDUWLUGHXQD acciĂłn conjunta que involucre el sector MXVWLFLDODPXQLFLSDOLGDGODVXQLYHUVLGDGHV el sector privado y las comunidades.

(QVXDUWtFXOROD&RQVWLWXFLyQFRQĂ&#x20AC;UPDHO compromiso del Estado cuando seĂąala que: â&#x20AC;&#x153;Es funciĂłn esencial de Estado la protecciĂłn HIHFWLYDGHORVGHUHFKRVGHODSHUVRQDHO respeto de su dignidad y la obtenciĂłn de los medios que le permitan perfeccionarse GHIRUPDLJXDOLWDULDHTXLWDWLYD\SURJUHVLYD dentro de un marco de libertad individual y GHMXVWLFLDVRFLDOFRPSDWLEOHFRQHORUGHQ S~EOLFRHOELHQHVWDUJHQHUDO\ORVGHUHFKRV de todos y todasâ&#x20AC;?. Convenciones y pactos internacionales como la DeclaraciĂłn Universal de los 'HUHFKRVGHO+RPEUHOD&RQYHQFLyQ ,QWHUDPHULFDQDGHORV'HUHFKRV+XPDQRV \HO3DFWR,QWHUQDFLRQDOGHORV'HUHFKRV Civiles y PolĂ­ticos se convierten tambiĂŠn en referentes importantes del surgimiento y desarrollo del proyecto Casa Comunitaria GH-XVWLFLDVREUHWRGRSRUTXHHVWRV\RWURV SDFWRVWUDWDGRV\FRQYHQFLRQHVUHODWLYRVD ORVGHUHFKRVKXPDQRVVXVFULWRV\UDWLĂ&#x20AC;FDGRV

VOCES

Se trata de desarrollar una instancia capaz GHSUHYHQLUHOGHOLWRGHPHGLDU\HQFRQWUDU VROXFLyQDORVFRQĂ LFWRVFRPXQLWDULRV y de familia antes de que se agraven transgrediendo las leyes y dando paso a la violencia. Buscamos un modelo que sea parte del desarrollo comunitario que impulse la promociĂłn y respeto de los derechos humanos y que de respuestas a las necesidades judiciales que nunca llegan a los tribunales.

En ese sentido surge la Casa Comunitaria de Justicia como un modelo de participaciĂłn ciudadana y de acciĂłn conjunta con el Estado y el sector privado. Los referentes fundamentales del programa Casa Comunitaria de Justicia se encuentran en nuestra ConstituciĂłn PolĂ­tica. Desde HQHURGHODxROD&DUWD0DJQD consagra la RepĂşblica Dominicana como un Estado social y democrĂĄtico de derecho. Estado que tiene como funciĂłn esencial ORJUDUHOELHQHVWDUJHQHUDOODSURWHFFLyQ efectiva de los derechos fundamentales de la persona y el respeto de la dignidad humana.

75


SRUHO(VWDGRGRPLQLFDQRWLHQHQMHUDUTXtD constitucional y son de aplicaciรณn directa e inmediata por los tribunales y demรกs รณrganos del Estado.

VOCES 76

SROtWLFDVS~EOLFDVFHQWURGHRSHUDFLRQHV para el movimiento social y cultural del lugar donde incide.

La Casa Comunitaria propone una nueva Amparados en estos preceptos relaciรณn entre Justicia y comunidad en la FRQVWLWXFLRQDOHVODVRFLHGDGFLYLOXQ que el ciudadano percibe a los actores conjunto de organizaciones comunitarias judiciales como lรญderes comunitarios de y las principales instituciones del sistema presencia cotidiana que actรบan en funciรณn MXGLFLDOGRPLQLFDQRDOFDOGtDVPXQLFLSDOHV GHSUHYHQLU\RUHGXFLUHOGHOLWR\ODYLROHQFLD y el Comisionado para la Reforma y siendo parte de los procesos de construcciรณn Modernizaciรณn de la Justicia aรบnan esfuerzos del desarrollo comunitario en un ambiente SDUDHVWDEOHFHUGHVDUUROODU\IRUWDOHFHU GHFRQYLYHQFLDSDFtร€FD3HURVREUHWRGR un nuevo modelo de participaciรณn para GRQGHHOFLXGDGDQR D VHVLHQWHSDUWH EHQHร€FLRGHORVPiVQHFHVLWDGRVXQPRGHOR responsable de la prevenciรณn y soluciรณn de que por su prรกctica y resultados arroje ORVFRQรLFWRV polรญticas pรบblicas innovadoras y capaces GHUHVSRQGHUDOGpร€FLWSHQGLHQWHHQOD (VWHPRGHORTXHWLHQHFRPRSXQWRGH construcciรณn de nuestra democracia. SDUWLGD\GHOOHJDGDDODVFRPXQLGDGHV garantiza su participaciรณn y se propone La Casa Comunitaria surge como una un mejor ejercicio de ciudadanรญa propuesta destinada a facilitar el acceso a la empoderรกndola para el cumplimiento -XVWLFLDGHORVVHFWRUHVYXOQHUDEOHVGHOSDtV de deberes y la defensa de los derechos es una herramienta de acercamiento de las humanos. Con la apertura de la primera instancias judiciales y municipales con las H[SHULHQFLDHQHOVHFWRUGH&LHQIXHJRV comunidades. 6DQWLDJRLQLFLyXQSURFHVRGHFUHFLPLHQWR que hoy mantiene funcionando tres (QHVWHPRGHORODSREODFLyQQHFHVLWDGD H[SHULHQFLDVHQLJXDOQ~PHURGHPXQLFLSLRV puede dirimir y encontrar soluciones a sus controversias participando a travรฉs de /D&DVD&RPXQLWDULDGH-XVWLFLDDO los mรฉtodos alternativos de resoluciรณn de FXPSOLUFRQVXVSURSyVLWRVDSRUWDDOD FRQรLFWRV\ODDFFLyQGHODMXVWLFLDIRUPDO descentralizaciรณn o desconcentraciรณn de sin salir de su entorno de convivencia. Es las instituciones formales de justicia y de la XQFHQWURGHFDUiFWHULQWHULQVWLWXFLRQDO PXQLFLSDOLGDGDOGHVFRQJHVWLRQDPLHQWR integrador de diversas disciplinas y saberes GHร€VFDOtDV\WULEXQDOHV\DODUHGXFFLyQGHO aplicados como sistema para garantizar gasto pรบblico y de los propios ciudadanos la soluciรณn de los problemas presentados en los servicios de acceso a la Justicia y la SRUFLXGDGDQRV DV )XQJHQFRPRFHQWURV municipalidad. GHHGXFDFLyQFLXGDGDQDHVSDFLRGH Lo mรกs importante de la misiรณn de las Casas FRRUGLQDFLyQGHGLiORJRODERUDWRULRGH Comunitarias de Justicia es el de poder


brindar servicios diversos a los seres humanos que por pobreza u otras razones jamรกs llegan DODVLQVWLWXFLRQDOHVWUDGLFLRQDOHVGHO(VWDGR VLWXDFLyQTXHORVH[FOX\HLPSLGLpQGROHVHO EHQHร€FLRGHVXVGHUHFKRV\ODSURWHFFLyQGHO Estado. La Casa Comunitaria de Justicia busca ampliar los niveles de calidad de la participaciรณn ciudadana en el รกmbito GHOD-XVWLFLD\ODPXQLFLSDOLGDGIXHQWHV importantes para la protecciรณn de derechos y con ella ampliar los servicios y mecanismos que permitan responder a las necesidades y demandas de la poblaciรณn por eliminar las injusticias que les afectan su dignidad. La Casa Comunitaria de Justicia se describe como un centro de acciรณn comunitaria que tiene por objeto facilitar a lo mรกs necesitados el acceso a la Justicia. Es un medio de LQIRUPDFLyQRULHQWDFLyQOHJDOPXQLFLSDO y de los derechos humanos. Es una vรญa de UHIHUHQFLDFDSDFLWDFLyQGHSURPRFLyQ de cumplimiento de deberes y defensa de derechos; es un medio para la soluciรณn de FRQรLFWRVDUWLFXODGRUGHODVFRPXQLGDGHV\ los sectores pรบblicos y privados en procura del desarrollo local integral.

Los resultados 7UHV&DVDV&RPXQLWDULDVGH-XVWLFLDVHKDQ creado y funcionan cotidianamente en igual nรบmero de municipios. Su trabajo se desarrolla en el sector de Cienfuegos de 6DQWLDJRHO%DUULR'XDUWHGH+HUUHUDHQ Santo Domingo Oeste y en el sector Villa Rosa de la Vega. Los servicios prestados durante un poco mรกs de cinco aรฑos nos han permitido llegar a XVXDULRVORVFXDOHVGHVDJUHJDGRVSRU VH[RFRUUHVSRQGHDPXMHUHV\ hombres.

Notas 6XSUHPD&RUWHGH-XVWLFLD5HS'RP5HVROXFLyQ GHQRYLHPEUHGHO

1

,QIRUPHV3URYLQFLDOHV6DQ-XDQGHOD0DJXDQD3URJUDPDGH ODV1DFLRQHV8QLGDVSDUDHO'HVDUUROOR3iJ

2

Ob. Cit. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. 3iJ

3

VOCES

La Casa Comunitaria de Justicia se entiende como un medio de defensa de los derechos de las personas en condiciones de vulnerabilidad y como un instrumento de acceso a la justicia en equidad. (QWDOVHQWLGROD&DVD&RPXQLWDULDGH Justicia considera en condiciones de vulnerabilidad a aquellas personas que SRUFLUFXQVWDQFLDVGHHGDGJpQHUR HVWDGRItVLFRPHQWDORUD]RQHVVRFLDOHV

HFRQyPLFDVSROtWLFDpWQLFDV\FXOWXUDOHV HQFXHQWUDQHVSHFLDOHVGLร€FXOWDGHVSDUD obtener la tutela y protecciรณn de sus derechos fundamentales. Es por ello que las puertas de este centro estรกn abiertas DODFLXGDGDQtDSHURXELFDVXVVHUYLFLRV\ operaciones en las zonas vulnerables del paรญs.

77


Participación y representación política de las mujeres en la República Dominicana Ing. Ramonita García Ingeniera, Viceministra del Ministerio de la Mujer.

VOCES 78


Introducciรณn

E

'RPLQLFDQDVHKDFHQHVIXHU]RVSDUD transformar esa cultura. Sobre todo en las ~OWLPDVGpFDGDVVHKDQSURPRYLGR\SXHVWR en ejecuciรณn polรญticas pรบblicas orientadas a crear una cultura inclusiva: de igualdad \HTXLGDGGHJpQHUR(OSUHVHQWHWH[WR DERUGDGHPDQHUDVLQWpWLFDHOFDPLQR recorrido en ese sentido; los avances alcanzados y los obstรกculos que limitan la representaciรณn polรญtica de las mujeres a pesar de la ejecuciรณn de polรญticas pรบblicas FRQHQIRTXHGHJpQHURGLULJLGDVD erradicar la subrepresentaciรณn polรญtica de las dominicanas.

VOCES

n sociedades androcรฉntricas en las que los hombres son considerados el centro de la VRFLHGDG\VXH[SHULHQFLDHV FRQVLGHUDGDFRPRODXQLYHUVDO ODSULQFLSDOODUHIHUHQFLDRUHSUHVHQWDFLyQ GHODKXPDQLGDGVHREYLDQODVH[SHULHQFLDV y los aportes de las mujeres y por tanto VHODVH[FOX\HGHORVHVSDFLRVGHWRPD GHGHFLVLyQ(QHOSDWULDUFDGRODFXOWXUD polรญtica estigmatiza y limita la participaciรณn y representaciรณn polรญtica de igual a igual de ODVPXMHUHVSRUHOVyORKHFKRGHVHUPXMHUOR que impacta sensiblemente en el accionar Antecedentes polรญtico de ellas. (QHOVHFHOHEUDHQ6HQHFD)DOOV1XHYD 7RGDODMHUDUTXL]DFLyQGHODVRFLHGDGHVWi <RUN(VWDGRV8QLGRVODSULPHUD&RQYHQFLyQ FRQFHSWXDOL]DGDSRUHOSDWULDUFDGRTXH GHORV'HUHFKRVGHOD0XMHUHQODTXHVH HVXQDFRQVWUXFFLyQFXOWXUDOHQODTXHOD reclamรณ como derecho principal el derecho prรกctica establece una clara divisiรณn de DOYRWRORTXHGLRLQLFLRDOPRYLPLHQWR UROHVODHVIHUDS~EOLFDHVGHFLUORODERUDO sufragista de la รฉpoca. Las luchas de las ORHFRQyPLFRORSROtWLFRHVGHGRPLQLR PXMHUHVSRUVXVGHUHFKRVSROtWLFRVGH PDVFXOLQR\ODHVIHUDSULYDGDHVGHFLUOR PDQHUDSDUWLFXODUGHVERUGyODVIURQWHUDV GRPpVWLFRORVKLMRVORVHIHFWRVSULPDULRV JHRJUiร€FDV\GHFODVHVSDUDWUDVFHQGHU DVLJQDGRVDOVH[RIHPHQLQR 9DOOH+LULDUW\ y convertirse en el punto de partida hacia $PDGR (OSDWULDUFDGRUHFXUUHDOD nuevas conquistas y posicionamientos de naturaleza y al supuesto de que la funciรณn los derechos de las mujeres en el รกmbito natural de las mujeres consiste en la crianza internacional. GHORVKLMRVDVORTXHSUHVFULEHVXSDSHO domรฉstico y subordinado en el orden de las (Q$PpULFD/DWLQD\HO&DULEHODV FRVDV 3DWHPDQ&DUROH  aspiraciones de los primeros movimientos de PXMHUHVHQODVSULPHUDVGpFDGDVGHOVLJOR;; El patriarcado impone una cultura polรญtica y se coronaron con la conquista del derecho XQDVUHODFLRQHVGHSRGHUTXHVHPDQLร€HVWDQ al voto en el 1929 en Ecuador; en Brasil y en diferentes escenarios y que cuentan 8UXJXD\HQHQ&XEDHQHQ(O con un conjunto de mecanismos para 6DOYDGRUHQHQ-DPDLFDHQHQ HVWLJPDWL]DUDODVPXMHUHVUHSURGXFLU\ *XDWHPDODHQHQ7ULQLGDG\7REDJR SHUSHWXDUVXH[FOXVLyQ(QOD5HS~EOLFD HQHQ$UJHQWLQD\9HQH]XHODHQHO

79


HQ6XULQDPHQHQ&KLOH\&RVWD 5LFDHQHQ+DLWt\%DUEDGRVHQ HQ'RPLQLFD*UDQDGD6DQWD/XFtD6DQ 9LFHQWH\*UDQDGLQDVHQHQ%ROLYLD HQHQ0p[LFR\*X\DQDHQHQ +RQGXUDV1LFDUDJXD\3HU~HQHQ &RORPELDHQHQ3DUDJXD\HQHQ Bahamas en 1962 y en Belice en 1964 y en OD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDHQHO &,3$) *$'4XHKDFHUHVHQHUR  El derecho al voto conquistado por las mujeres no trajo consigo el derecho a ser HOHJLGDV3RUORTXHHOODVDORODUJRGH HVWDV~OWLPDVGpFDGDVKDQWHQLGRTXH GHVDUUROODUODUJDVMRUQDGDVH[LJLHQGRXQD mayor representaciรณn polรญtica en todos los estamentos del Estado. Como fruto de estas OXFKDVHVWDGHPDQGDKDVLGRLQVHUWDGD HQODVDJHQGDVLQWHUQDFLRQDOHVFRPROD Convenciรณn sobre los Derechos Polรญticos de la Mujer aprobada por las Naciones Unidas HOGHGLFLHPEUHGH\OD&RQYHQFLyQ VREUHOD(OLPLQDFLyQGH7RGDVODV)RUPDVGH Discriminaciรณn Contra la Mujer aprobada SRUODV1DFLRQHV8QLGDVHQTXHHQVX artรญculo 7 establece que los Estados parte tomarรกn todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminaciรณn contra la mujer en la vida polรญtica y pรบblica del paรญs.

VOCES 80

Un hito lo constituye la declaraciรณn de las Naciones Unidas de la Dรฉcada de la 0XMHU  DVtFRPRODVFXDWUR conferencias internacionales del mismo RUJDQLVPROD~OWLPDFHOHEUDGDHQHO HQ%HLMLQJHQODTXHVHUHDร€UPyOD necesidad de aumentar la participaciรณn y representaciรณn polรญtica de las mujeres.

&DEHGHVWDFDUTXHHQ(XURSDHQHO se aprobรณ en la Declaraciรณn de Atenas HOGRFXPHQWRยด0XMHUHVDO3RGHUยตTXH proclamรณ la necesidad de lograr la paridad de gรฉnero en los poderes pรบblicos. Ministras \H[PLQLVWUDVSDUWLFLSDQWHVHQHVWDFXPEUH concluyeron que la democracia impone la SDULGDGHQODUHSUHVHQWDFLyQ\HO*RELHUQR GHORVSDtVHV)XHURQFDWHJyULFDVHQDร€UPDU que las mujeres representan mรกs de la mitad de la poblaciรณn y que la igualdad H[LJHODSDULGDGHQODUHSUHVHQWDFLyQ\ administraciรณn de las naciones. Que una participaciรณn equilibrada de las mujeres y de los hombres en la toma de decisiones HVVXVFHSWLEOHGHHQJHQGUDULGHDVYDORUHV \FRPSRUWDPLHQWRVGLIHUHQWHVTXHYDQHQ la direcciรณn de un mundo mรกs justo y mรกs equilibrado. $VLPLVPRKD\TXHVLJQLร€FDUTXHHQOD; Conferencia Regional de la Mujer de la Comisiรณn Econรณmica para Amรฉrica Latina &(3$/ FHOHEUDGDHQ4XLWR(FXDGRU HQHOVHSODQWHyTXHODFRQTXLVWD GHODSDULGDGHQWUDxDXQSURFHVRTXH incluye el recurso de las cuotas y otras KHUUDPLHQWDVSHURTXHUHTXLHUHVREUHWRGR el reconocimiento de las mujeres como ciudadanas de pleno derecho. $GHPiVVHH[SXVRTXHHOWHPDGHOD ciudadanรญa y de la representaciรณn polรญtica de la diversidad adquiere una enorme relevancia en momentos de profundizaciรณn de los procesos de globalizaciรณn en los cuales los Estados nacionales pierden poder UHODWLYRVXUJHQQXHYDVLQVWLWXFLRQDOLGDGHVGH carรกcter global y grandes olas migratorias FUX]DQORVFRQWLQHQWHV(QHVWHFRQWH[WR


la paridad cuestiona la lรณgica unitaria y lineal de la historia y pone en la agenda democrรกtica la necesidad de construir una institucionalidad que represente la diversidad social y reconozca nuevas formas de relaciรณn entre el Estado y la sociedad. $FFLRQHVDร€UPDWLYDVFXRWDPtQLPDGH representaciรณn polรญtica de las mujeres Para reducir los efectos de las diferencias VH[XDOHV\GHJpQHUR\HTXLSDUDUOD representaciรณn de las mujeres con relaciรณn a los hombres en los espacios GHSRGHUS~EOLFRHQPXFKDVQDFLRQHV se han aprobado medidas o acciones Dร€UPDWLYDVGHDSOLFDFLyQQDFLRQDOFRPR las cuotas mรญnimas de representaciรณn IHPHQLQD7DPELpQORVSDUWLGRVSROtWLFRV han desarrollado estrategias para promover la participaciรณn polรญtica de las mujeres y su integraciรณn a los puestos de direcciรณn LQWHUQD\H[WHUQDPHQWHHQORVFDUJRVGH representaciรณn y de designaciรณn polรญtica.

(Q$PpULFD/DWLQD\HO&DULEHHVWiQ establecidas las cuotas en varios paรญses. En $UJHQWLQDHOVLVWHPDREOLJDDORVSDUWLGRV DUHVHUYDUHOGHORVFDUJRVSDUDODV PXMHUHVDGHPiVGHVLWXDUHQSRVLFLRQHV JDQDEOHVDXQDPXMHUGHFDGDWUHV SRVLFLRQHVGHODOLVWD3RUHVRHQHVHSDtVOD representaciรณn de las mujeres se elevรณ de XQDXQGXUDQWHHOSHUtRGRDO (Q%UDVLOHQHODxRIXHDSUREDGD XQDFXRWDGHHQ3DQDPiOD/H\GHO 14 de julio de 1997 establece como cuota PtQLPDSDUDODVPXMHUHVHOGHORVFDUJRV de elecciรณn popular. (QOD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDIUXWRGHODV luchas de las mujeres polรญticas articuladas FRQHOPRYLPLHQWRGHPXMHUHVHQGLFLHPEUH GHOVHPRGLร€FDHODUWtFXORGHOD/H\ Electoral y se establece la cuota mรญnima GHGHUHSUHVHQWDFLyQSROtWLFDGHODV mujeres en los cargos congresionales y PXQLFLSDOHV/XHJRHQPDU]RGHOHVWH SRUFHQWDMHHVLQFUHPHQWDGR/D/H\ GHOGHPDU]RGHOHVWDEOHFHXQD

VOCES

La cuota mรญnima de representaciรณn IHPHQLQDWLHQHFRPRร€QDOLGDGHODFFHVR de las mujeres a los cargos electivos y a los puestos de direcciรณn polรญtica y representa una medida compensatoria orientada a saldar parcialmente la deuda histรณrica que la democracia tiene con las mujeres. Comenzรณ a aplicarse en los paรญses del norte GH(XURSDHQORVDxRV\\DVHKDLQVWLWXLGR en muchas naciones de los diferentes FRQWLQHQWHVGRQGHDXQTXHFRQVXV GLร€FXOWDGHVKDQDUURMDGRUHVXOWDGRVSRVLWLYRV para el incremento de la representaciรณn de las mujeres en los espacios de poder pรบblicos.

(Q%pOJLFDVHDSUREyXQDOH\HOGHPD\R GHTXHHVWDEOHFHTXHGHEHUiKDEHU XQDFXRWDHVWDWXWDULDGHXQGHPXMHUHV en las listas de las candidaturas de los SDUWLGRVHQWRGDVODVHOHFFLRQHVFLIUDTXH GHEHUtDVHUDXPHQWDGDDODSDUWLUGHO (Op[LWRGHHVWDPHGLGDVHHYLGHQFLy HQODVHOHFFLRQHVORFDOHVGHHQTXH el nรบmero de candidatas elegidas a los consejos locales aumentรณ en la mitad hasta DOFDQ]DUXQGHOWRWDODQWHULRUPHQWH KDEtDURQGDGRHQWRUQRDO3DUDHO el porcentaje de mujeres en la Cรกmara Baja DOFDQ]yHO

81


cuota mĂ­nima de representaciĂłn femenina GHOSDUDODVFDQGLGDWXUDVDUHJLGRUHVDV \GLSXWDGRVDV\OD/H\GLVSRQHTXH en la boleta electoral municipal de todos los partidos polĂ­ticos se incluya una mujer como candidata a sĂ­ndica o vicesĂ­ndica. /DVH[SHULHQFLDVUHODWLYDVDODDSOLFDFLyQGH leyes de cuotas mĂ­nimas de representaciĂłn SROtWLFDGHODVPXMHUHVYLYLGD\VLVWHPDWL]DGD HQ/DWLQRDPpULFD\HO&DULEHGDQFXHQWD TXHSHVHDORVREVWiFXORVHVWDPHGLGD GHDFFLyQDĂ&#x20AC;UPDWLYDSDUDHTXLSDUDUOD participaciĂłn y representaciĂłn polĂ­tica de ODVPXMHUHVKDDUURMDGRVDOGRVSRVLWLYRVSDUD avanzar en ese sentido. Las leyes de cuotas han constituido una herramienta para el posicionamiento SROtWLFRGHODVPXMHUHV6LQHPEDUJRHVWR QRVDWLVIDFHSOHQDPHQWHDODVPXMHUHVVH considera que el sistema de cuota mĂ­nima GHUHSUHVHQWDFLyQSROtWLFDUHSUHVHQWDXQD PHGLGDTXHQRHVGHĂ&#x20AC;QLWLYDVLQRWHPSRUHUD que hay que seguir avanzando en el proceso hacia el equilibrio en el ejercicio de poder entre hombres y mujeres.

VOCES 82

(VHQHVDOyJLFDTXHODVPXMHUHVPiVDOOi de si tienen militancia polĂ­tico-­partidaria RQRXQLĂ&#x20AC;FDQYROXQWDGHV\HVIXHU]RVSDUD SURPRYHUHLPSXOVDUODSDULGDGFRQFHSWR ya introducido en el lenguaje y en los foros polĂ­ticos y que deja bien claro la necesidad de establecer la proporcionalidad representativa entre hombres y mujeres en los diferentes espacios de poder pĂşblico.


3URFHVRVHOHFWRUDOHV\HOHFFLyQGHODV mujeres en la Repรบblica Dominicana Desde los primeros comicios democrรกticos GHOOXHJRGHODMXVWLFLDPLHQWRGHO GLFWDGRUGRPLQLFDQR5DIDHO/HRQLGDV7UXMLOOR KDVWDHOVHFHOHEUDURQHQHOSDtV QXHYHHOHFFLRQHVQDFLRQDOHVHQODVTXH IXHURQHOHJLGRVDVORVDVUHSUHVHQWDQWHVDO Congreso y a los ayuntamientos. Durante HVWRVFRPLFLRVWRWDOL]DQORVKRPEUHV HOHFWRVFRPRVHQDGRUHVSDUDXQ\ PXMHUHVFRPRVHQDGRUDVSDUDXQ 3DUDOD&iPDUDGH'LSXWDGRVDVHQHVRV QXHYHSURFHVRVHOHFWRUDOHVWRWDOL]DQ los hombres electos para un porcentaje GH\PXMHUHVSDUD &,3$) 4XHKDFHUHVDEULO 3DUDORVFDUJRV PXQLFLSDOHVGXUDQWHHVDVQXHYHHOHFFLRQHV UHVXOWDURQHOHFWDVVtQGLFDVSDUDXQ HQFRQWUDSRVLFLyQDOGHKRPEUHV\ UHJLGRUDVSDUDHQFRQWUDSRVLFLyQ DUHJLGRUHVRVHDXQ(VWRVGDWRV ponen al descubierto la brecha de gรฉnero H[LVWHQWHHQWpUPLQRGHUHSUHVHQWDFLyQ polรญtica en la Repรบblica Dominicana. Como se observa es casi imperceptible la representaciรณn de las mujeres en el Congreso y los ayuntamientos.

VOCES

(QHOVHFHOHEUDURQODVSULPHUDV elecciones congresuales y municipales separadas de las elecciones presidenciales. En estos comicios se aplicรณ la ley de cuota PtQLPDGHGHUHSUHVHQWDFLyQGHODV mujeres para los cargos del Congreso y ORVD\XQWDPLHQWRV(QHVWRVFRPLFLRVGH VHQDGRUHVDVIXHURQHOHFWDVPXMHUHV SDUDXQHQFRQWUDSRVLFLyQD KRPEUHVSDUDXQ3DUDOD&iPDUD

83


GH'LSXWDGRVDVGHIXHURQHOHFWDV PXMHUHVXQHQWDQWRTXHORVKRPEUHV IXHURQHOHFWRVFRQVWLWX\HQGRXQ (QORVD\XQWDPLHQWRVFRPRVtQGLFDVIXHURQ HOHFWDVPXMHUHVXQ\KRPEUHV XQSDUDVXSOHQWHVGHVLQGLFDWXUD IXHURQHOHFWDVPXMHUHVXQ\ KRPEUHVSDUDXQ&RPRUHJLGRUHV DVIXHURQHOHFWDVPXMHUHVXQ\ KRPEUHVXQFRPRVXSOHQWHV GHUHJLGXUtDVPXMHUHVXQ\ KRPEUHV&RPRVHREVHUYDD consecuencia de la aplicaciรณn de la Ley GH&XRWDVVHLQFUHPHQWyHOSRUFHQWDMHGH PXMHUHVFRPRGLSXWDGDVFRPRUHJLGRUDV\ VXSOHQWHVGHUHJLGRUDVQRDVtFRPRVtQGLFDV y senadoras. En las รบltimas elecciones congresuales y PXQLFLSDOHVODVGHOGHO\ DSOLFyOD/H\VREUHFXRWDPtQLPD GHOGHUHSUHVHQWDFLyQGHODVPXMHUHV para los cargos congresuales y municipales. Dispone la referida ley que ese porcentaje deberรญa ser colocado en la lista de elecciรณn en lugares alternos con relaciรณn a los cargos asignados a los hombres. Esta ley no incluye DORVDVVHQDGRUHVDV(QHVWRVFRPLFLRV VHDSOLFyWDPELpQOD/H\GHO GHPDU]RGHOTXHPRGLร€FyOD/H\GH 2UJDQL]DFLyQ0XQLFLSDO1RGHO de diciembre de 1952 y ordenรณ que en la conformaciรณn de la boleta electoral de los movimientos y partidos polรญticos se incluyese XQDPXMHUHQORVSXHVWRVGHVtQGLFRDR YLFHVtQGLFRD VOCES 84

(QORVFRPLFLRVGHOGHO\ funcionรณ el sistema de elecciรณn por FLUFXQVFULSFLyQHOHFWRUDOFRQWHPSODGRHQ

ORVDUWtFXORV\GHOD/H\(OHFWRUDO 7DPELpQSRUUHVROXFLyQGHOD-&(VHSXVRHQ prรกctica el sistema de lista desbloqueada o voto preferencial para la elecciรณn de GLSXWDGRVDVTXHFRQVLVWHHQGDUHOSRGHU DOHOHFWRUDGHPDUFDUHQODEROHWDGHO SDUWLGRGHVXVLPSDWtDHODFDQGLGDWRDD VHQDGRUDRDODFDQGLGDWRDDGLSXWDGRD GHVXSUHIHUHQFLD(OYRWRGHODGLSXWDGRD YDOHDODFDQGLGDWRDVHQDGRUDGHDKt TXHHQHVWDIRUPDGHYRWDFLyQHQFLHUWD PHGLGDODFDQGLGDWXUDGHODGLSXWDGRD DUUDVWUDDODGHOVHQDGRUD (QORVFRPLFLRVGH\UHVXOWDURQ electas 2 mujeres como senadoras para un SRUFHQWDMHGHFRPRGLSXWDGDVHQHO UHVXOWDURQHOHFWDVPXMHUHVGH HVFDxRVXQ'HODVSURYLQFLDV\HO 'LVWULWR1DFLRQDOSDUDHO&RQJUHVRHQGH HOODVQRUHVXOWyHOHFWDQLQJXQDPXMHU7RGDV las diputadas electas en los comicios del IXHURQGHODVร€ODVGHORVWUHVSDUWLGRV PD\RULWDULRVGHO35'GHOWRWDOGH 'LSXWDGRVDVSHUUHGHtVWDVGHO3/' GHOWRWDOGHGLSXWDGRVDVGHO3/' \VXDOLDGR)13\GHO356&GHOWRWDO GHGLSXWDGRVDVUHIRUPLVWDV6HFUHWDUtD *HQHUDO OLVWDGRGHGLSXWDGRVDV

$QLYHOGHORVD\XQWDPLHQWRVHQODV HOHFFLRQHVGHOGHOWRWDOGH VtQGLFRVDVHOHFWRVDVVRQPXMHUHVXQ \KRPEUHVXQ(QWDQWRTXHSDUD YLFHVtQGLFRDIXHURQHOHFWDVPXMHUHVXQ \KRPEUHVXQ&RPRUHJLGRUHV DVGHHOHFWRVDVVRQPXMHUHVXQ \GHLJXDOQ~PHURGHVXSOHQWHVD UHJLGRUHVDVPXMHUHVXQ


3DUDODVHOHFFLRQHVGHOVHLQFUHPHQWy la cantidad de cargos tanto para el Congreso como para los Ayuntamientos. (QHVWRVFRPLFLRVIXHURVHOHFWRVDPLO UHSUHVHQWDQWHVHQPXQLFLSLRV\ FLUFXQVFULSFLRQHVHOHFWRUDOHVVHQDGRUHV DVGLSXWDGRVDVVtQGLFRVDVHLJXDO Q~PHURGHYLFHVtQGLFRVDVUHJLGRUHVDV HLJXDOFDQWLGDGGHVXSOHQWHVDUHJLGRUHV DV'HOWRWDOGHUHSUHVHQWDQWHVHOHFWRV DVIXHURQHOHFWDVPXMHUHVSDUDXQ \KRPEUHVSDUDXQ (QODVHOHFFLRQHVGHOFRPRGLSXWDGDV IXHURQHOHFWDVPXMHUHVGHSXHVWRVHQ OD&iPDUDGH'LSXWDGRVDVUHSUHVHQWDQGR XQLQFUHPHQWiQGRVHHQXQHQ UHODFLyQDO3DUDORVD\XQWDPLHQWRV HQHOIXHURQHOHFWDVPXMHUHV FRPRVtQGLFDVXQDXPHQWDQGR HQXQHQUHODFLyQDORVFRPLFLRV anteriores y como vicesรญndicas 133 PXMHUHVXQGLVPLQX\HQGRXQ en relaciรณn al cuatrienio anterior. Como UHJLGRUDVUHVXOWDURQHOHFWDVXQ UHGXFLpQGRVHHQXQHQUHODFLyQDO

&RPRDOFDOGHVDV WpUPLQRLQFOXLGRHQ HOQXHYRWH[WRFRQVWLWXFLRQDO GH LQWHJUDQWHVIXHURQHOHFWDVPXMHUHV  \FRPRYLFHDOFDOGHVDVGH integrantes resultaron electas 143 mujeres  KRPEUHVDOFDOGHV   &RPRUHJLGRUDVFRQFHMDOHVGH LQWHJUDQWHVPXMHUHVSDUDXQ   HQWDQWRTXHORVKRPEUHVVRQ   Como directoras de distritos municipales GHHOHFWRVDVVRQPXMHUHV   HQWDQWRTXHORVKRPEUHVVRQ   \GHYLFHGLUHFWRUDVVRQPXMHUHV &RPRYRFDOHVGHSHUVRQDVVRQ PXMHUHVSDUDXQ  \KRPEUHV SDUDXQ  &RPRVHREVHUYDVLJXHQ predominado los hombres en los cargos de mayor jerarquรญa. Una vez mรกs se evidencia TXHDPD\RUMHUDUTXtDGHOSXHVWRPHQRUHV son las posibilidades de las mujeres para acceder al mismo. Como se evidencia en todos estos FRPLFLRVHQOD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDOD subrepresentaciรณn de las mujeres en los FDUJRVHOHFWLYRVVHUHSURGXFH\PDQWLHQH SURFHVRWUDVSURFHVRLQGHSHQGLHQWHPHQWH se hayan posicionado como la mayorรญa de la poblaciรณn votante. El padrรณn electoral de las elecciones congresuales y municipales GHOGHPD\RGHOFRQWLHQH XQDSREODFLyQYRWDQWHGH GRPLQLFDQRVDVKDELOLWDGRVSDUDHMHUFHUHO GHEHU\HOGHUHFKRDYRWDUHQHVRVFRPLFLRV

VOCES

En los comicios congresuales y municipales GHOFRPR'LSXWDGDVUHVXOWDURQHOHFWDV GHORV?DV'LSXWDGRV?DVHOHFWRV? DVSRU&LUFXQVFULSFLRQHVXQDPiVGHODV HOHFWDVHQHO'HORVFLQFR'LSXWDGRV? as Nacionales electos\as hay una mujer. /RTXHVLJQLร€FDTXHGHLQWHJUDQWHV GHOD&iPDUDGH'LSXWDGRV?DVVRQ PXMHUHV  'HORV6HQDGRUHV? DVHOHFWRV?DVVRQPXMHUHVXQDPiVHQ UHODFLyQDODVHOHJLGDVHQHO&RPR GLSXWDGDVDO3$5/$&(1GHHOHFWRVDV VRQPXMHUHVSDUDXQ\KRPEUHVSDUD

XQSRUFHQWDMHGH<FRPRVXSOHQWHV DO3$5/$&(1GHSHUVRQDVHOHFWDVVRQ PXMHUHVSDUDXQSRUFHQWDMHGH\ KRPEUHVSDUDXQSRUFHQWDMHGH

85


GHORVFXDOHVPLOORQHVVRQPXMHUHV HO \VRQKRPEUHV HO

La subrepresentaciĂłn de las mujeres en los cargos de elecciĂłn popular se mantiene DSHVDUGHOVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYRGHVDUUROORTXH a nivel de formaciĂłn acadĂŠmica y FDSDFLWDFLyQYLHQHQH[SHULPHQWDQGRODV dominicanas en las Ăşltimas dĂŠcadas. En ORVGLIHUHQWHVQLYHOHVHGXFDWLYRVWDQWRHQ FDQWLGDGFRPRHQFDOLGDGODVPXMHUHVHQ la RepĂşblica Dominicana estĂĄn superando DORVKRPEUHVUHJLVWUDQGRXQDPDWUtFXOD IHPHQLQDVXSHULRUDOHQODPD\RUtDGH nuestras universidades. Sin embargo no hay una correspondencia entre el desarrollo de las capacidades de las mujeres y el mejoramiento de sus condiciones de vida y en tĂŠrminos de representaciĂłn polĂ­tica QRVHUHĂ HMDHQPD\RUHVSDFLRGHSRGHU para ellas. Realmente hay una gran brecha de gĂŠnero en tĂŠrminos de valoraciĂłn del WUDEDMRGHODVPXMHUHVGHODUHPXQHUDFLyQ que reciben y de su representaciĂłn polĂ­tica.

VOCES 86

La brecha de gĂŠnero en tĂŠrminos de UHSUHVHQWDFLyQSROtWLFDKDSHUPDQHFLGR pese a que se mejora y amplia cada vez mĂĄs la percepciĂłn de la ciudadanĂ­a en relaciĂłn al derecho que les asiste a las mujeres a la participaciĂłn y representaciĂłn polĂ­tica. Los resultados del estudio â&#x20AC;&#x153;Mujer y PolĂ­tica en la RepĂşblica Dominicana; Consensos y Disensos entre las LĂ­deres y &LXGDGDQtDÂľGHO0LQLVWHULRGHOD0XMHU UHYHODQTXHHOGHODSREODFLyQ considera que las mujeres tienen capacidad para ocupar cualquier puesto importante en HO*RELHUQRHOFUHHQTXHODVPXMHUHV son mĂĄs honestas y mejores administradoras

de los recursos del Estado que los hombres; y HODĂ&#x20AC;UPDQTXHODVPXMHUHVWLHQHQLJXDO o mayor capacidad que el hombre para gobernar. Estos indicadores seleccionados para medir HOJUDGRGHFRQĂ&#x20AC;DQ]DHQODFDSDFLGDG ejecutiva de las mujeres arrojan porcentajes SRUHQFLPDGHOHVGHFLUTXHHQVHQWLGR general la ciudadanĂ­a percibe que la mujer reĂşne un conjunto de atribuciones que la colocan en mejores condiciones que el hombre para ejercer puestos pĂşblicos GHUHVSRQVDELOLGDG ´0XMHU\3ROtWLFDHQOD RepĂşblica Dominicana; Consensos y Disensos HQWUHODV/tGHUHV\&LXGDGDQtDÂľ0LQLVWHULRGH OD0XMHU  Los resultados electorales arrojados luego de la aplicaciĂłn de la Ley de Cuotas revelan un ligero aumento en tĂŠrminos numĂŠricos y porcentuales de la representaciĂłn polĂ­tica GHODVPXMHUHVSHURHQQLQJXQRVGHORV FRPLFLRVORVGHO\VH logrĂł la cuota mĂ­nima establecida. Sobre todo en los dos Ăşltimos procesos quedĂł evidenciada la complejidad del tema. 3RGUtDDĂ&#x20AC;UPDUVHTXHODVSRVLELOLGDGHVGH acceso de las mujeres a los espacios de poder estĂĄn condicionadas por una serie de IDFWRUHVHQWUHHOORV

1. El hecho cierto de que no han sido superadas aun las trabas de tipo FXOWXUDOHVSROtWLFDV\HFRQyPLFDVTXH limitan la participaciĂłn y representaciĂłn de las mujeres en el escenario polĂ­tico. 2. El hecho de que independientemente GHVXLQVHUFLyQHQHOPXQGRS~EOLFR


las responsabilidades domĂŠsticas y reproductivas de la sociedad siguen VLHQGRH[FOXVLYDVGHODVPXMHUHV 3. La debilidad de la Ley Electoral que sĂłlo establece la cuota a las candidaturas y no asĂ­ a las posiciones o escaĂąos. 4. La legislaciĂłn vigente que carece de reglamentaciĂłn clara para la aplicaciĂłn de la Ley de Cuota MĂ­nima de RepresentaciĂłn Femenina para los cargos electivos. 5. (OYRWRSUHIHUHQFLDOTXHQRVyORGHMDED VLQHIHFWRODDOWHUQDELOLGDGPXMHU KRPEUHHQODEROHWDHOHFWRUDOVLQRTXH realmente sepultaba la aplicaciĂłn de ODFXRWDPtQLPDGHUHSUHVHQWDFLyQ \D eliminado mediante ResoluciĂłn de la -&(  6. (ODFFHVRGHVLJXDODOĂ&#x20AC;QDQFLDPLHQWR a la propaganda y a los medios de FRPXQLFDFLyQSRUSDUWHGHODVPXMHUHV HQUHODFLyQDORVKRPEUHVKDFHPX\ desigual la competencia. 7. El tamaĂąo de las circunscripciones electorales tambiĂŠn incide. Mientras mĂĄs SHTXHxDV PHQRVGHFLQFRSXHVWRV  menores son las posibilidades de las mujeres de ser elegidas.

9. /DLQH[LVWHQFLDGHXQDOHJLVODFLyQ vinculante que fortalezca la aplicaciĂłn de la legislaciĂłn electoral en materia GHFXRWDV\UHSUHVHQWDFLyQIHPHQLQD como serĂ­a una Ley de Partidos y Agrupaciones PolĂ­ticas que obligue la DSOLFDFLyQGHODFXRWDLQFOXVRDOLQWHULRU de los organismos de direcciĂłn de las organizaciones polĂ­ticas. *pQHUR\SDUWLGRVSROtWLFRV &RPRHVELHQVDELGRHQOD5HS~EOLFD 'RPLQLFDQDH[LVWHXQDGHPRFUDFLDGH SDUWLGRVGRQGHODYLGDSROtWLFDHVWi regulada por las acciones de los partidos polĂ­ticos. La llegada de la clase polĂ­tica DO*RELHUQRFHQWUDODO&RQJUHVR\DORV PXQLFLSLRVHVWiUHJXODGDSRUORVSDUWLGRV polĂ­ticos. Son estos los que presentan las FDQGLGDWXUDVHQORVSURFHVRVHOHFWRUDOHV y la dirigencia de los partidos ejerce gran LQĂ XHQFLDHQODFRQĂ&#x20AC;JXUDFLyQGHODVEROHWDV electorales y la administraciĂłn de los UHFXUVRVSRUWDQWRLPSDFWDQVHQVLEOHPHQWH en la composiciĂłn de los distintos espacios de poder. Como hay un predominio casi total de los hombres en las cĂşpulas de los WUHVSDUWLGRVPD\RULWDULRVHVREYLRTXHODV decisiones que se tomen sean desde sus perspectivas y desde sus propios intereses. (VWDVGHFLVLRQHVSRUORJHQHUDOWLHQHQXQ sesgo de gĂŠnero. La subrepresentaciĂłn de las mujeres que se observa en las cĂşpulas partidarias se

VOCES

 /RVFDUJRVQRPLQDOHVQREHQHĂ&#x20AC;FLDQ a las mujeres. Es que en una y otras circunstancia incide mucho ademĂĄs de la elecciĂłn las posibilidades de FRORFDFLyQGHFDQGLGDWXUDVODVTXH

por lo general es decidida por las elites partidarias.

87


5HSUHVHQWDFLyQSRUVH[RPi[LPRVRUJDQLVPRVGHGLUHFFLyQQDFLRQDOGHORV WUHVSDUWLGRVPD\RULWDULRVGH5HS~EOLFD'RPLQLFDQD

Fuente: elaboraciรณn propia a partir de datos de documentos de los partidos polรญticos e informaciones suministradas por sus dirigentes.

VOCES 88

reproduce en los diferentes niveles de GLUHFFLRQHVSURYLQFLDOHVPXQLFLSDOHVGH circunscripciones y de base. En las mesas GLUHFWLYDVGHODVDVDPEOHDVHVFRP~Q TXHGHOWRWDOGHSHUVRQDVTXHODLQWHJUDQ apenas haya una mujer o dos. Esta subrepresentaciรณn de las mujeres en las

direcciones partidarias no se debe a falta GHPLOLWDQFLDGHHOODVQLDTXHQRVHKD\DQ JDQDGRVXHVSDFLRFRQVXWUDEDMRSRUTXH HVWDVVHHQWUHJDQWRWDOPHQWHLQFOXVROD mayor parte de los trabajos en los partidos la realizan ellas. Lo que ocurre es que esas actividades se han quedado en el seno de


VOCES

ODEDVHVLQOOHJDUSRUORJHQHUDODORVQLYHOHV la presidencia de esa comisiรณn tenรญa que GHGHFLVLyQSRUORTXHVXSUHVHQFLDKD corresponder a una mujer. SDVDGRGHVDSHUFLELGD (OL]RQGR  3DUDHOSHULRGRDJRVWRDJRVWR El Ministerio de la Mujer a travรฉs de su ODVPXMHUHVRFXSDURQHQHOEXIHWH Escuela de Capacitaciรณn Polรญtica Para directivo los cargos de vicepresidencia y ODV0XMHUHVFRQWULEX\HFRQODIRUPDFLyQ de secretarรญa. Peor aรบn lo que ocurriรณ en los y el liderazgo de las mujeres polรญticas EXIHWHVGHORVGLIHUHQWHVEORTXHVSDUWLGDULRV dominicanas. La Escuela de Capacitaciรณn en los que las mujeres sรณlo fueron electas Polรญtica Para las Mujeres tiene como objetivo SDUDODVIXQFLRQHVGHVHFUHWDULDV7RGRV lograr el que las dominicanas incrementen los voceros y vicevoceros de los bloques su participaciรณn y representaciรณn en el SDUWLGDULRVIXHURQKRPEUHV/RPLVPRVH รกmbito sociopolรญtico con miras a consolidar replicรณ en las 39 comisiones permanentes ODGHPRFUDFLDODLJXDOGDG\ODHTXLGDGGH GHOD&iPDUDGH'LSXWDGRVDVGRQGHORV gรฉnero en la Repรบblica Dominicana. EXIHWHVGLUHFWLYRVPD\RULWDULDPHQWHWLHQHQ una composiciรณn masculina. Del total de La elecciรณn por sรญ sola de mujeres no SUHVLGHQWHVKD\KRPEUHVSDUDXQ garantiza su representatividad polรญtica KRPEUHVYLFHSUHVLGHQWHVSDUDXQ\ VHFUHWDULRVSDUDXQ $XQFXDQGRODVPXMHUHVUHVXOWDQHOHFWDVQR siempre pueden jugar un papel importante /DVPXMHUHVHVWiQHQPLQRUtDHQOD en el ejercicio del poder.Una muestra lo composiciรณn misma de las comisiones. En UHSUHVHQWDOD&iPDUDGH'LSXWDGRVDV comisiones de gran interรฉs si acaso hay una 3DUDHOSHULRGRODVFRPLVLRQHV VRODPXMHU\HQRWUDVQRKD\QLQJXQDFRPR DGKRFH[LVWHQWHVHQHVHPRPHQWRHQ ocurre en las comisiones permanentes HORUJDQLVPROHJLVODWLYRWRGDVIXHURQ VLJXLHQWHVGH0HGLRVGH&RPXQLFDFLyQ SUHVLGLGDVSRUKRPEUHV   GH(VWDGtVWLFDV3REODFLyQ\'HPRJUDItDGH 2EUDV3~EOLFDV\&RPXQLFDFLyQ9LDOGH 'H&RPLVLRQHV3HUPDQHQWHV 6HJXULGDG\'HIHQVD1DFLRQDOGH7UDEDMR IXHURQSUHVLGLGDVSRUKRPEUHVXQ\ GH$VXQWRV3HQLWHQFLDULRVGH&RQWUDWRV SRUPXMHUHVXQ/DVSUHVLGLGDVSRU de Deportes y Recreaciรณn y de Derechos PXMHUHVXQDHVODGH$VXQWRVGHOD0XMHU +XPDQRV otra la de la Juventud y la tercera la de $GPLQLVWUDFLyQ,QWHULRU\%LEOLRWHFDTXH obligatoriamente tiene que ser presidida SRUHODSUHVLGHQWHDGHOD&iPDUD\ como en esa ocasiรณn habรญa una Presidenta HQOD&iPDUDOD~QLFDTXHVHKDWHQLGRHQ HO&RQJUHVRKDVWDHVHPRPHQWRHQWRQFHV

89


%8)(7(',5(&7,92%/248(63$57,'$5,26(;2(1/$ &ร‰0$5$'(',387$'26$6$*2672$*2672

)XHQWHHODERUDFLyQSURSLDDSDUWLUGHGDWRVSURSRUFLRQDGRVSRUOD6HFUHWDUtD*HQHUDOGHOD &iPDUDGH'LSXWDGRVDV

&RPSRVLFLyQ&RPLVLRQHV3HUPDQHQWHVSRU6H[RHQOD&iPDUD'LSXWDGRV 

VOCES 90

Continua en la pรกgina siguiente.


Fuente: Elaboraciรณn propia a partir de los datos del listado de las comisiones GHOD&iPDUDGH'LSXWDGRVDV

en cuenta? ยฟCรณmo van a defenderse sus GHUHFKRVVLQLVLTXLHUDHQOD&RPLVLyQGH 'HUHFKRV+XPDQRVHVWiQUHSUHVHQWDGDV" $QLYHOGHORV%XIHWHVGHODV&RPLVLRQHV WDQWRSHUPDQHQWHVFRPRHVSHFLDOHVODV mujeres estรกn infrarrepresentadas. Las PXMHUHVSUHVLGHQFRPLVLRQHVHO(VWDV son: Comisiรณn Permanente de Asuntos de (TXLGDGGH*pQHUR&RPLVLyQ3HUPDQHQWH

VOCES

Es altamente preocupante la poca o ninguna participaciรณn de las mujeres en las Comisiones Permanentes de la Cรกmara de 'LSXWDGRVD(VOD&iPDUDGH'LSXWDGRV as el espacio de poder polรญtico de mayor pluralidad y de contrapeso polรญtico. Es en las Comisiones donde realmente se discuten ORV3UR\HFWRVGH/H\HV\VLODVPXMHUHVHVWiQ DXVHQWHVยขTXLpQYDDYHODUSDUDTXHVXV LQWHUHVHV\HVSHFLร€FLGDGHVVHDQWRPDGRV

91


GHOD-XYHQWXG&RPLVLyQ3HUPDQHQWHGH(GXFDFLyQ&RPLVLyQ3HUPDQHQWHGH6HJXULGDG 6RFLDO\&RPLVLyQ3HUPDQHQWHGH'RPLQLFDQRVHQHO([WHULRU&RPRVHREVHUYDFXDWURGH ellas de alguna manera guardan relaciรณn con los roles que en la sociedad patriarcal les han sido asignados a las mujeres.

VOCES 92

&RPRYLFHSUHVLGHQWDVKD\PXMHUHVXQ\VHFUHWDUtDVSDUDXQ7RGRSDUHFH indicar que las mujeres diputadas se han estado revelando a la tradicional prรกctica de colocar siempre a mujeres en el puesto de secretaria. Es preferible creer esto y no que los KRPEUHVFXDQGRGHHVSDFLRGHSRGHUVHWUDWDTXLHUDQDFDSDUDUORWRGR


La infrarrepresentaciรณn de las legisladoras tambiรฉn se percibe en la proporciรณn de LQLFLDWLYDVTXHHOODVSXHGHQLQWURGXFLUDO+HPLFLFOR(QOD&iPDUDGH'LSXWDGRV?DVVX modernizaciรณn e institucionalizaciรณn ha permitido avanzar en tรฉrmino de equidad de los OHJLVODGRUHVHQODFRORFDFLyQGHODVLQLFLDWLYDVOHJLVODWLYDVHQODDJHQGDGHFDGDVHVLyQ\D TXHHQODFRQIRUPDFLyQGHODPLVPDSDUWLFLSDQWRGRVORVEORTXHVSDUWLGDULRVLQWHJUDQWHVGH OD&RPLVLyQ&RRUGLQDGRUD6LQHPEDUJRQRVHSXHGHDร€UPDUORPLVPRHQORFRQFHUQLHQWH a la igualdad y equidad de gรฉnero. Las mujeres estรกn subrepresentadas en esa comisiรณn y por lo tanto cuando se somete cualquier mociรณn para su aprobaciรณn estรกn en franca minorรญa /DVXEUHSUHVHQWDFLyQGHODVPXMHUHVLQFLGHHQODFDQWLGDG\FDOLGDGGHODVSURSXHVWDV OHJLVODWLYDVGHODEDQFDGDIHPHQLQDHQOD&iPDUDGH'LSXWDGRVDV(OHVWDUHQPLQRUtD HQHO3OHQRFDVLLPSHUFHSWLEOHHQORVEXIHWHVGLUHFWLYRV\QRVHUSDUWHGHOD&RPLVLyQ &RRUGLQDGRUDVHWUDGXFHHQXQDEDMDSURGXFFLyQOHJLVODWLYDGHODVGLSXWDGDV ,1,&,$7,9$6/(*,6/$7,9$6'(/26$6',387$'2$66(*5(*$'$66(;2 &ร‰0$5$'(',387$'26$6$*2672$*2672

)XHQWHHODERUDFLyQSURSLDDSDUWLUGHGDWRVSURFHGHQWHVGHODUHODFLyQGHODVLQLFLDWLYDVOHJLVODWLYDV SURSRUFLRQDGDSRUOD6HFUHWDUtD*HQHUDOGHOD&iPDUDGH'LSXWDGRVDV

FDUJR\HQHVWHFDVRDPD\RULPSRUWDQFLD GHODLQLFLDWLYDOHJLVODWLYDPHQRUHV posibilidades hay para las mujeres. 6RURULGDG\UHSUHVHQWDFLyQSROtWLFDGHODV mujeres +D\PXMHUHVSROtWLFDVTXHFRQVLGHUDQTXH la competencia entre ellas mismas es uno de los principales obstรกculos que las afecta. โ€œLas mujeres no votan por mujeresโ€œ. โ€œEl peor enemigo que tiene una mujer es la

VOCES

Los resultados del primer aรฑo del cuatrienio UHYHODQTXHGHUHVROXFLRQHV LQWURGXFLGDVDOD&iPDUDGH'LSXWDGRV DVHQHOSHULRGRDJRVWRDJRVWR IXHURQSUHVHQWDGDVSRUPXMHUHV SDUDXQ'HSUR\HFWRVGHOH\HV introducidos a esa Cรกmara Legislativa en HVHPLVPRSHULRGRSRUORVDVGLSXWDGRVDV VRQGHODDXWRUtDGHODVGLSXWDGDVORTXH UHSUHVHQWDXQ7DOFRPRRFXUUHFRQORV SXHVWRVHOHFWLYRVWDPELpQHQODVLQLFLDWLYDV legislativas se da que a mayor jerarquรญa del

93


otra mujerâ&#x20AC;&#x153;. â&#x20AC;&#x153;Las mujeres son enemigas de las otras mujeresâ&#x20AC;&#x153;. Son algunas de ODVH[SUHVLRQHVTXHGHWDQWRGHFLUVH\ UHSHWLUVHODVPXMHUHVWHUPLQDQSRUDVLPLODUODV hasta llegar a creer que ciertamente sus HQHPLJDVVRQVXVFRPSDxHUDVFHUUDQGR GHHVDPDQHUDFXDOTXLHUSRVLELOLGDGGH FRODERUDFLyQFRRUGLQDFLyQ\VROLGDULGDG entre ellas. +D\RWUDVPXMHUHVTXHDĂ&#x20AC;UPDQTXHVXV congĂŠneres de la base sĂ­ votan por otras mujeres; que son las dirigentes las que QRYRWDQSRUPXMHUHVSRUTXHHOQLYHOGH FRPSHWHQFLDSRUORVHVSDFLRVTXHSRU GHPiVVRQUHGXFLGRVSDUDHOODVODVKDFHQ que se pongan trabas unas a las otras. Sin embargo hay otras tantas mujeres TXHDĂ&#x20AC;UPDQKDEHUFUHFLGRSROtWLFDPHQWH gracias al apoyo de otras mujeres. Unas DVHJXUDQTXHFRPRIUXWRGHVXWUDEDMR FRPXQLWDULRHQIDYRUGHODVPXMHUHVHVWDV les han reconocido su esfuerzo y han votado por ellas. Otras que no tienen ese WUDEDMRFRPXQLWDULRSHURTXHKDQDVXPLGR el discurso y la vocerĂ­a con los temas de ODDJHQGDGHODVPXMHUHVKDQORJUDGRHO apoyo de sus compaĂąeras e incluso llegar a ser de las mĂĄs votadas.

VOCES 94

Si bien es cierto que no hay homogeneidad HQWUHODVPXMHUHVQRPHQRVFLHUWRHVTXH HQPHGLRGHODGLYHUVLGDGKD\SXQWRV GHFRLQFLGHQFLDVVREUHWRGRHQORTXH WLHQHTXHYHUFRQVXVHVSHFLĂ&#x20AC;FLGDGHVH intereses y sobre esta base se promueve ODXQLGDGHQWUHODVPXMHUHV+D\OHFFLRQHV aprendidas en ese sentido. En nuestro paĂ­s ODVFRQTXLVWDVDOFDQ]DGDVVREUHWRGRORV logros alcanzados en materia de derechos y

GHDYDQFHVHQHOPDUFRMXUtGLFRGHVGHXQD SHUVSHFWLYDGHJpQHURKDQVLGRSRVLEOHVSRU la unidad en medio de la diversidad de las PXMHUHV7RGDVDXQDVLQLPSRUWDUHOSDUWLGR SROtWLFRDOTXHSHUWHQHFLHUDQGHSRQLHQGR VXVLQWHUHVHVSHUVRQDOHVODVGRPLQLFDQDV en muchos momentos de nuestra KLVWRULDKDQVDELGRXQLĂ&#x20AC;FDUVH\HFKDU hacia delante propuestas y demandas que han terminado siendo conocidas y aprobadas. Las diferencias entre ellas y su infrarrepresentaciĂłn en la CĂĄmara de 'LSXWDGRV\HO6HQDGRVLWXDFLRQHVTXHODV KDQDIHFWDGRVLHPSUHQRKDQLPSHGLGR la sinergia de las legisladoras con otros VHFWRUHVSULYLOHJLDQGRODVDOLDQ]DVDOLQWHULRU PLVPRGHO&RQJUHVRFRQHO0LQLVWHULRGH la Mujer; con mujeres de otros espacios incluyendo las organizadas o no en partidos polĂ­ticos y con el movimiento de mujeres de la RepĂşblica Dominicana. Estas alianzas han posibilitados el conocimiento y vigencia en el paĂ­s de importantes leyes en favor de las mujeres como: La Ley OrgĂĄnica de EducaciĂłn /H\ TXHHVWDEOHFHHO´3ULQFLSLRGH ,JXDOGDG(GXFDWLYDHQWUHORV*pQHURVH LQWURGXFHPRGLĂ&#x20AC;FDFLRQHVLPSRUWDQWHVHQHO CurrĂ­culo Escolar; La Ley 24-­97 que sanciona OD9LROHQFLD,QWUDIDPLOLDU\OD9LROHQFLDHQ &RQWUDGHODV0XMHUHV(VWDOH\PRGLĂ&#x20AC;FD el CĂłdigo Penal en lo concerniente a la discriminaciĂłn contra las mujeres. Y la Ley 55-­ TXHPRGLĂ&#x20AC;FDODVOH\HVDJUDULDV\EHQHĂ&#x20AC;FLD a las mujeres haciĂŠndolas sujetas de tĂ­tulos de propiedad de las tierras y al acceso a FUpGLWRV\RWURVELHQHVUHODFLRQDGRVFRQOD Reforma Agraria.


Cabe tambiĂŠn destacar como logros alcanzados fruto de las alianzas de las mujeres: las Leyes de Cuota MĂ­nima de 5HSUHVHQWDFLyQ3ROtWLFDGHODV0XMHUHVOD/H\ de 16 DĂ­as de Activismo Contra la Violencia ,QWUDIDPLOLDU\GH*pQHUR\ORVDYDQFHV en materia de gĂŠnero contemplados en la nueva ConstituciĂłn de la RepĂşblica 'RPLQLFDQDODTXHGHVGHVXSUHiPEXOR KDVWDVXVGLVSRVLFLRQHVJHQHUDOHVH[SUHVDGH forma contundente en sus mĂĄs importantes SODQWHDPLHQWRVĂ&#x20AC;ORVyĂ&#x20AC;FRVGHSULQFLSLRV\ QRUPDWLYRVHQJHQHUDOXQDYLVLyQLQFOX\HQWH un reconocimiento de derechos y una promesa de igualdad real entre mujeres y hombres nunca antes contenidos en XQWH[WRFRQVWLWXFLRQDOGHQXHVWURSDtV &DEHPHQFLRQDUHOSULQFLSLRGHLJXDOGDG el derecho de las mujeres a una vida OLEUHGHYLROHQFLDHOUHFRQRFLPLHQWRGHO YDORUSURGXFWLYRGHOWUDEDMRGRPpVWLFR HOUHFRQRFLPLHQWRGHODXQLyQGHKHFKR ODLJXDOGDGVDODULDOSRULJXDOWUDEDMROD iniciativa legislativa popular y el lenguaje de JpQHURHQWRGRHOWH[WRFRQVWLWXFLRQDO

VOCES

7DPELpQOD/H\TXHFRQYLHUWHDOD 'LUHFFLyQ*HQHUDOGH3URPRFLyQGHOD0XMHU '*30 FUHDGDHQHOHQ6HFUHWDUtD GH(VWDGRGHOD0XMHU 6(0 KR\0LQLVWHULR de la Mujer. Esta ley constituye un logro DOWDPHQWHVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYRSDUDODVGRPLQLFDQDV \DTXHDOFRQYHUWLUDOD'*30HQ6HFUHWDULD GH(VWDGROHGDODFDWHJRUtDGHRUJDQLVPR de alto nivel responsable de establecer las QRUPDV\FRRUGLQDUODHMHFXFLyQGHSROtWLFDV SODQHV\SURJUDPDVDQLYHOVHFWRULDO LQWHUPLQLVWHULDO\FRQODVRFLHGDGFLYLO dirigidos a lograr la igualdad y equidad de gĂŠnero y el pleno ejercicio de la ciudadanĂ­a SRUSDUWHGHODVPXMHUHV/H\1RGH FUHDFLyQFRQDVLHQWRHQFDGD0LQLVWHULR GH/D2Ă&#x20AC;FLQDGH(TXLGDGGH*pQHUR\ Desarrollo. Mecanismo legal creado bajo la DUWLFXODFLyQGHO0LQLVWHULRGHOD0XMHUFRQ el propĂłsito fundamental de incorporar en ODVSROtWLFDVSODQHVDFFLRQHVSURJUDPDV \SUR\HFWRVGHO*RELHUQRHOHQIRTXHGH perspectiva de gĂŠnero a nivel nacional para la integraciĂłn de las mujeres en el desarrollo. /D/H\PHGLDQWHODFXDOVHFUHDQODV &DVDVGH$FRJLGDRUHIXJLRVSDUDEULQGDU protecciĂłn temporal a las mujeres vĂ­ctimas de violencia junto a sus hijas e hijos; Ley No. GHO'LVWULWR1DFLRQDO\ORV0XQLFLSLRV que reconoce el lenguaje de gĂŠnero y ODHTXLGDGGHJpQHURHVXQFRQFHSWR TXHHVWiSUHVHQWH(QHVWDOH\H[LVWHXQ mandato particular en cuanto al desarrollo de polĂ­ticas pĂşblicas focalizadas a mujeres MHIDVGHKRJDU\PDGUHVVROWHUDVPDQGDWR que se propone como un mecanismo para favorecer el desarrollo de las mujeres y sus IDPLOLDVHQHOPDUFRGHOGHVDUUROORQDFLRQDO de paĂ­s.

95


Valor de la Educación Ciudadana para la participación social en la democratización de la democracia Marino Tejeda Maestro Normal Primario y Licdo. en Pedagogía en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, miembro del Consejo de Educación de Adultos de América Latina, CEAAL. Actualmente coordina el componente de Gestión Social del Proyecto Rehabilitación de Redes, de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, CDEEE.

VOCES 96


I. Notas introductorias

L

a educaciรณn ciudadana es vital para KDFHUSRVLEOHODGHPRFUDFLDSRUTXH no hay democracia sin ciudadanรญa y no hay ciudadanรญa si no hay un ejercicio cotidiano de los deberes \GHORVGHUHFKRVFX\RFRQRFLPLHQWRQR se hereda ni se adquiere por generaciรณn HVSRQWiQHDVLQRTXHVXSRQHSURFHVRV formativos. Con frecuencia hablamos de la participaciรณn ciudadana como algo natural y perdemos de vista que detrรกs de todo proceso participativo hay un proceso pedagรณgico TXHORKDKHFKRSRVLEOHDXQTXHHOPLVPRQR sea consciente. La diferencia se encuentra cuando la participaciรณn no es manipulada.

Una breve mirada histรณrica a nuestra formaciรณn social En sociedades herederas de un pasado FRORQLDOFRPRHOGHOD5HS~EOLFD 'RPLQLFDQDUHVXOWDPX\GLItFLOHO reconocimiento del Estado como ente responsable del diseรฑo de polรญticas pรบblicas que afectan para bien o para mal la vida de las personas. (VWHIHQyPHQRVHH[SOLFDSRUHOKHFKR GHTXHHOFRORQL]DGRUHVSHFLDOPHQWH el de Amรฉrica Latina y particularmente HQHO&DULEHGHVWUX\yWRGDIRUPDGH organizaciรณn polรญtica que tenรญa la poblaciรณn RULJLQDULD&RPRVDEHPRVHOFRORQL]DGRU GHVWUX\yWRGRLQFOX\HQGRDOSURSLR SREODGRUUHSREOySDUDGDUSDVRDOQXHYR modelo productivo tras el agotamiento del recurso minero y creรณ nuevas formas de RUJDQL]DFLyQHFRQyPLFDVRFLDO\SROtWLFD (OQXHYRSREODGRUUHVXOWDQWHGHXQDPH]FOD HQWUHQHJURHVFODYREODQFRFRORQL]DGRU\OR SRFRTXHTXHGyGHOSREODGRURULJLQDULRGLR paso a un sincretismo cultural y recibiรณ como IRUPDGHRUJDQL]DFLyQSROtWLFDHOPRGHOR HVSDxRO SDUDHOFDVRGHJUDQSDUWHGH $PpULFD/DWLQD (VWHPRGHORLPSXHVWRSRU el colonizador es el que el nuevo poblador encuentra como regulador y hacedor de ODVSROtWLFDVS~EOLFDVQRHVpOTXLHQVHSRQH GHDFXHUGRSDUDGHร€QLUVXLQVWLWXFLRQDOLGDG S~EOLFDVLQRHVODLQVWLWXFLRQDOLGDGS~EOLFD FRQHOVHOORFRORQLDOODTXHGHร€QHFyPR debe ser el ciudadano naciente de estas circunstancias particulares. En el Viejo

VOCES

(QODVSUHVHQWHVQRWDVTXLHURH[DPLQDU el valor de la educaciรณn para la SDUWLFLSDFLyQGHODFLXGDGDQtDDSDUWLUGH la generaciรณn de un pensamiento crรญtico. 3DUDKDFHUORSRVLEOHPHKHVLWXDGRHQORV condicionamientos histรณricos que ha tenido ODGLItFLOSURGXFFLyQGHXQDFLXGDGDQtDTXH SRUVXVFDUDFWHUtVWLFDVFRQVHUYDGRUDVSRGUtD OODPDUVHWDUGtDHQUHODFLyQDRWURVSDtVHVGH igual desarrollo y que compartimos historias y FXOWXUDVFRPXQHV$VLPLVPRLQWHQWRHVER]DU los principales retos de la educaciรณn para ODSDUWLFLSDFLyQHOSDSHOGHODVGLVWLQWDV instituciones que hacen posible la temprana FLXGDGDQtD HQODLQIDQFLD\DGROHVFHQFLD  y los actores que hacen posible mediante GLVWLQWRVSURFHVRVTXHKD\DXQDFLXGDGDQtD crรญtica y que participe en los asuntos pรบblicos sobre la base de un sentido de responsabilidad.

,,/DIRUPDFLyQFLXGDGDQDGHVGHHOiPELWR IDPLOLDU\HVFRODU

97


0XQGRVDEHPRVTXHHO(VWDGRIXHHO resultado de largos procesos de debate entre ciudadanos que necesitaban alguien que se colocara por encima del interĂŠs SULYDGRSHURHVHDOJXLHQ HO(VWDGR WHQtD que obedecer a sus intereses. Posteriormente a la independencia del Viejo 0XQGRQXHVWUDVVRFLHGDGHV\ODGHQXHVWUR SDtVHQSDUWLFXODUYLYLHURQGHGLFWDGXUDHQ GLFWDGXUDKDVWDOOHJDUDODVGRVWHUFHUDV partes del siglo veinte. Esta herencia histĂłrica conduce a nuestra poblaciĂłn adulta a comportarse ajena a ODJHVWLyQS~EOLFDSDUDODTXHHO(VWDGR H[LVWHFRPRXQHQWHSURYHHGRUGHVHUYLFLRV en el que quien recibe su efecto es un SULYLOHJLDGRHQYLUWXGGHTXHVHDVXPH al administrador pĂşblico como un sujeto especial dador de favores.

VOCES 98

(QHVWHVHQWLGRFXDQGRVHDFXGHD ODDXWRULGDGS~EOLFDSDUDUHVROYHUXQ SUREOHPDGHLQWHUpVS~EOLFRVHDVXPH TXHHVDSHGLUXQIDYRUQRDGHPDQGDUXQ derecho y el propio administrador pĂşblico asume que ĂŠl es un privilegiado que sirve DTXLHQpOSUHĂ&#x20AC;HUD\DQXODDDTXHOORVTXH no le son gratos o que no pertenecen DVXPXQGRFRUSRUDWLYRGDQGRSDVRD prĂĄcticas patrimonialistas y autoritarias en HOHMHUFLFLRGHOSRGHUGHLJXDOPRGRHVWH ejercicio del poder se hace acompaĂąar de QHSRWLVPR\FOLHQWHOLVPRTXHFRQVWLWX\HQ soportes culturales propios de sociedades conservadoras y de tradiciĂłn autoritaria.

/$)250$&,Ă?17(035$1$HOGHUHFKRDVHU KDFHU\GHFLUGHORVQLxRVHQHOVHQRIDPLOLDU ÂżQuĂŠ efecto ejerce esta herencia histĂłrica? $VtFRPRORV\ODVDGXOWRV DV VHVLHQWHQ HQ´PLQRUtDGHHGDGÂľVLQGHUHFKRV\VLQ palabra frente al ente tutelar de su vida en VRFLHGDGDVtPLVPRDVXPHTXHHO\ODQLxR QLxDQRWLHQHGHUHFKRDODSDODEUDDKDFHU su mundo o a decidir. El mundo del niĂąo y adolescente depende en lo absoluto de la GHWHUPLQDFLyQGHODGXOWRTXHHVHOSRUWDGRU de las mejores razones y las decisiones mejor VXVWHQWDGDVJDUDQWLVWDVGHOp[LWR Este patrĂłn de crianza va reproduciendo el mismo esquema conductual que se transmite de generaciĂłn en generaciĂłn. La persona que alcanza la mayorĂ­a de edad y con ello los derechos civiles se refugia en el mundo del mercado y sigue ajeno a la cuestiĂłn pĂşblica. (OFXUUtFXOXPHVFRODU\ODSURPRFLyQGH valores ciudadanos 3RUVXSDUWHODHVFXHODTXHFRQVWLWX\H la segunda instituciĂłn formativa de la FLXGDGDQtDWHPSUDQDWLHQHXQFXUUtFXOXP centrado en la producciĂłn de una persona FUH\HQWHHQODVOH\HVHQ'LRV\HQHO mercadoâ&#x20AC;Ś El gran ausente del currĂ­culum HOH[SOtFLWR\HOLPSOtFLWR HVHOWHPDGHORV derechos. A pesar de los notables avances en la FRQĂ&#x20AC;JXUDFLyQGLVFXUVLYDUHVSHFWRDOYDORUGHO constructivismo como recurso metodolĂłgico TXHVXSHUDODHGXFDFLyQEDQFDULDTXH hace aĂąos habĂ­a denunciado Paulo Freire


y que permite recuperar la subjetividad del que aprende mediante la superaciรณn de PpWRGRVGHHVWULFWRVHQWLGRPHPRUtVWLFR la educaciรณn en la Repรบblica Dominicana sigue siendo orientada con un sentido PHUFDQWLOLVWDHQODTXHORTXHLPSRUWD es que haya profesionales para que la HPSUHVDVHDFRPSHWLWLYDTXHHOSDtVSXHGD insertarse favorablemente en un mundo cada vez mรกs interconectado por la libre circulaciรณn de la mercancรญa y el dinero. (QOD/H\*HQHUDOGH(GXFDFLyQ\HQORV documentos de nuestra reforma educativa hay un conjunto de formulaciones teรณricas TXHOOHYDGDVDODSUiFWLFDFRQWULEXLUtDQVLQ dudas a la gestaciรณn de una ciudadanรญa FUtWLFD\SHQGLHQWHGHORVDVXQWRVS~EOLFRV el punto es que el llamado a vehicular estas GLVSRVLFLRQHVHVXQDFWRUGHVSRMDGRGH FLXGDGDQtDHOPDHVWURODPDHVWUDTXLHQHV VXMHWDGRVDXQDVLWXDFLyQGHVREUHYLYHQFLD por lo intenso de su trabajo y las precarias FRQGLFLRQHVGHYLGDOHKDFHVHUVHUYLGRUHV que cumplen a regaรฑadientes una jornada GHWUDEDMRTXHQROHSHUPLWHLUPiVDOOi GHOPDQGDWRGHOOLEURGHWH[WRQRVLHPSUH orientado crรญticamente. (OODPDHVWURD\ODWUDQVPLVLyQGHYDORUHV GHPRFUiWLFRVWHVWLPRQLR\GLVFXUVR

(OPDHVWUR\ODPDHVWUDHQWDQWRDFWRUHV HVHQFLDOHVGHOVLVWHPDSURPXHYHQXQ GLVFXUVRDQWLSROtWLFRDOWDPHQWHFUtWLFRVGHOD WHRUtDSDUDORVTXHpVWDUHSUHVHQWDSpUGLGD de tiempo. Los contenidos mรกs importantes VRQORVGHODVยดDVLJQDWXUDSUiFWLFDVยตGHODV ยด&LHQFLDV([DFWDVยต+DEODUGHGHUHFKRVHV improductivo y amenazante a la forma en cรณmo estรกn estructuradas sus relaciones. $OLJXDOTXHHQODFDVDHQODHVFXHODKD\ que conservar el paradigma de relaciรณn de VXERUGLQDFLyQSRUTXHORGHPiVHVDWHQWDU contra la gobernabilidad que el docente y el padre tienen sobre el alumno y el hijo mediante este modelo de relaciรณn. El testimonio que ofrece el maestro de imponer su verdad es contrario a su prรฉdica respecto al diseรฑo metodolรณgico GHOFRQVWUXFWLYLVPRSRUORTXHVHFUHD una persona acrรญtica y sumisa a la verdad proveniente de la autoridad. La educaciรณn cรญvica algo mรกs que XUEDQLGDG\SURWRFROR 8QHMHPSORLPSRUWDQWHGHHVWHGUDPDOR constituye la educaciรณn cรญvica en nuestro VLVWHPDHVFRODUHOFXDOQRKDVLGRFDSD] de aprovechar el proceso de reformas institucionales para dar un salto cualitativo y traducirse en una oportunidad en la que la persona que cursa el bachillerato

VOCES

(QHVWHFRQWH[WRHOPDHVWURRODPDHVWUDHQ WDQWRUHรHMRVGHXQDVRFLHGDGDXWRULWDULD sigue siendo el portador de la verdad HQHODXODQRWLHQHODSRVLELOLGDGGHGDU SDVRDODYHUGDGGHVXVDOXPQRVORTXH produce una relaciรณn improductiva y que desconoce la aplicaciรณn del recurso metodolรณgico basado en el constructivismo.

Esta situaciรณn crea un ambiente de relaciรณn DQWLGHPRFUiWLFDHQODTXHTXLHQDSUHQGH YHUHIRU]DGDVXH[SHULHQFLDHQHOVHQRGHO KRJDUHQHOTXHWDPELpQKDHQFRQWUDGR unos padres y madres portadores de la verdad incuestionable.

99


cambie su actitud hacia lo pĂşblico y se FRQYLHUWDHQXQHQWHFUtWLFRXQHQWHTXH trasciende lo contemplativo y se involucra HQORVFDPELRVTXHUHTXLHUHODVRFLHGDGORV FXDOHVQRSURYHQGUiQGHRWUROXJDUQLGH RWUDJHQHUDFLyQVLQRTXHHVHVWHDSUHQGL] el llamado a hacer su contribuciĂłn en su momento y en su tiempo. La educaciĂłn cĂ­vica en nuestras escuelas HVKDVWDHOSUHVHQWHVDOYRKRQURVDV H[FHSFLRQHVXQDWUDQVIHUHQFLDGH conocimiento que privilegia los temas GHXUEDQLGDG FyPRSRUWDUVHELHQHQOD VRFLHGDG RGHHWLTXHWD\SURWRFRORRHQ algunos centros se asume como una clase de religiĂłn. La escuela debe repensar el contenido de esta asignatura y transformarla en una herramienta que permita a la joven generaciĂłn ser crĂ­tica y responsable frente a su presente. No es posible que alcanzando la violencia y las nuevas formas GHGHOLQFXHQFLDDVtFRPRODFRUUXSFLyQ DGPLQLVWUDWLYDORVXPEUDOHVDFWXDOHVTXH QXHVWURVMyYHQHVQRFRQR]FDQHVWDUHDOLGDG TXHODRSRUWXQLGDGGHDSUHQGHUFLYLVPRQR les ayude a reconocer su responsabilidad frente al presente y a su entorno escolar e institucional. III. LA PEDAGOGĂ?A DE LA PARTICIPACIĂ&#x201C;N El espacio pĂşblico como escuela (se aprende a participar participando).

VOCES 100

(QORV~OWLPRVDxRVQXHVWUDVRFLHGDGKDLGR GHVSHUWDQGRVHKDLGRSURJUHVLYDPHQWH superando la ajenidad hacia lo pĂşblico. Este ha sido un proceso que ha implicado luchas sostenidas por los pobladores territoriales para la conquista de servicios

bĂĄsicos. En esta brega por conquistar PHMRUHVFRQGLFLRQHVGHYLGDODSREODFLyQ ha ido descubriendo que salir del espacio SULYDGR\FRORFDUVHHQHOHVSDFLRS~EOLFR le garantiza derechos denegados por dĂŠcadas. Es el escenario de lo pĂşblico la HVFXHODGHDSUHQGL]DMHGHODSDUWLFLSDFLyQ esa participaciĂłn que ha sido negada en el seno familiar y en el espacio escolar ahora adquiere un carĂĄcter de rebeldĂ­a en aquel que un dĂ­a le fue prohibido el uso de la SDODEUD\HOFRQĂ&#x20AC;JXUDUVXSURSLDLGHQWLGDG La subjetividad personal del poblador se WUDQVIRUPDHQODOXFKDODRUJDQL]DFLyQ FRPXQLWDULDODSDUWLFLSDFLyQHQORVSDUWLGRV SROtWLFRVHQODVLJOHVLDV\HQODVGLVWLQWDV PRGDOLGDGHVGHRUJDQL]DFLyQFRQVWLWX\HQ escuelas en las que la persona se transforma HQFLXGDGDQRGHPDQGDQWHH[LJHQWH crĂ­ticoâ&#x20AC;Ś Recursos metodolĂłgicos en la educaciĂłn QRIRUPDOSDUDODSURPRFLyQGHOD participaciĂłn. Este proceso de transformaciĂłn civilizatorio TXHKDH[SHULPHQWDGRHOSREODGRUTXH de pronto descubre sus derechos y los GHĂ&#x20AC;HQGHOHWUDQVIRUPDHQXQVHUTXH VXSHUDODVLPSOHH[LVWHQFLDOLGDGDQLPDO YHJHWDWLYDSDUDHOHYDUVHDXQFLXGDGDQR crĂ­tico que ha debido contar con HQWLGDGHVTXHSHQVDQGRHQODSURJUHVLYD PDVLĂ&#x20AC;FDFLyQGHODVVRFLHGDGHVPRGHUQDV han diseĂąado metodologĂ­as para promover la participaciĂłn ciudadana en el espacio pĂşblico.


respecto a la polĂ­tica y el actor privado en interĂŠs de que sus problemas sean puestos FRPRSULRULGDGHQODDFFLyQS~EOLFD FRQVWLWX\HXQDRFDVLyQRSRUWXQDGHGLiORJR en la que muchas personas que nunca pensaron en la naturaleza del Estado ni en sus derechos como ciudadanos comiencen a conocerlos y hacer uso de ellos. Otro recurso importante ha sido la SODQLĂ&#x20AC;FDFLyQHVWUDWpJLFD&RPRUHVXOWDGR de la presiĂłn de los organismos de

VOCES

Un ejemplo de estos recursos lo constituye el SUHVXSXHVWRS~EOLFR\DVHDDQLYHOWHUULWRULDO FRPRFHQWUDOHQODTXHODSREODFLyQYD SURJUHVLYDPHQWHGHVFXEULHQGRTXHORV UHFXUVRVS~EOLFRVQRVSHUWHQHFHQDWRGRV que no es el patrimonio de quien dirige la FRVDS~EOLFD(QHVWHVHQWLGRHO3UHVXSXHVWR Participativo ha devenido como un recurso TXHDWUDHODSDUWLFLSDFLyQWDQWRGHODFWRU S~EOLFR HO(VWDGR FRPRGHODFWRUSULYDGR HOFLXGDGDQR GHPDQHUDTXHHOLQWHUpVGHO actor pĂşblico por reencantar al ciudadano

101


FRRSHUDFLyQSDUDHOGHVDUUROORVHKDYLVWR la necesidad de poner dos categorรญas FRQFHSWXDOHVVREUHODPHVDODHร€FLHQFLD \ODHร€FDFLD6HWUDWDGHTXHHOHQWHGH cooperaciรณn tenga disponible recursos de mediciรณn del desempeรฑo de la FRRSHUDFLyQSDUDYHULร€FDUVLVXFRQWULEXFLyQ ha surtido algรบn efecto segรบn lo proyectado por el o la solicitante de la intervenciรณn. Estos requerimientos han dado paso DODGHร€QLFLyQGHSODQHVHVWUDWpJLFRV de desarrollo en cuyo proceso ha sido necesario que la poblaciรณn objeto de la LQWHUYHQFLyQSDUWLFLSH(QSULQFLSLRORVTXH nunca han participado en la acciรณn pรบblica. /RKDFHQFRQPXFKDWLPLGH]SHURGHVSXpV TXHVHSURGXFHXQUHFRUULGRHQODDFFLyQ se inicia una fase de redescubrimiento de las potencialidades de los sujetos implicados. Este proceso de participaciรณn constituye una RSRUWXQLGDGGHWUDVIRUPDFLyQVXEMHWLYDTXH WUDGXFHODSHUVRQDHQXQVHUGLVWLQWRFRQ XQDDXWRLPDJHQUHQRYDGDWUDGXFLGDHQ una mayor valoraciรณn de su yo.

VOCES 102

+D\RWURVUHFXUVRVTXHFRQVWLWX\HQ verdaderas fuentes de aprendizaje y de elevaciรณn personal. Se trata de los รกmbitos sectoriales: la organizaciones de PXMHUHVTXHOHVSHUPLWHQDODVPXMHUHV una verdadera reconstrucciรณn de su subjetividad personal; las organizaciones FRRSHUDWLYDVHQODHFRQRPtDVROLGDULDHQ la que los productores de distintas escalas y naturaleza se asocian y el proceso de SDUWLFLSDUHQDVDPEOHDVKDFHUXVRGHOYRWR ROLGHUDUSURFHVRVHQORVTXHHOORVPLVPRV VRQFDQGLGDWRVRFDQGLGDWDVOHVSHUPLWH transformarse en otros entes con una dimensiรณn personal renovada y elevada.

IV. ACTORES PROMOTORES DE LA EDUCACIร“N CIUDADANA PARA LA PARTICIPACIร“N: +DVWDHOSUHVHQWHKHPRVGDGRXQYLVWD]RDO FRQWH[WRHQHOTXHVHSURGXFHHOFLXGDGDQR que participa y sus determinantes. Ahora QRVGHWHQGUHPRVDH[DPLQDUORVDFWRUHV TXHKDFHQSRVLEOHHVWHSURFHVRIRUPDWLYR o que al menos crean las condiciones para que los ciudadanos alcancen tal FRQGLFLyQDSDUWLUGHVXSDUWLFLSDFLyQSDUD lo cual no solamente se habilitan espacios SHGDJyJLFRVVLQRTXHDOPLVPRWLHPSRVH SURGXFHQHVFHQDULRVGHDSUHQGL]DMHVFRPR he indicado antes. Entre estos actores tenemos los actores: Universidades.(QVXUROGHH[WHQVLyQODV universidades dominicanas han adquirido un notable protagonismo en la promociรณn GHODSDUWLFLSDFLyQFLXGDGDQDPHGLDQWH ODGHร€QLFLyQ\SXHVWDHQPDUFKDGH SURJUDPDV\SUR\HFWRVRULHQWDGRVDFDOLร€FDU e incrementar la participaciรณn ciudadana en la cosa pรบblica. Un ejemplo de ello lo constituyen especializaciones en temas no tradicionales como capacitaciรณn en gรฉnero \GHVDUUROORVRFLHGDGFLYLOPXQLFLSDOLGDG SDUWLFLSDFLyQSROtWLFDHQWUHRWURVWHPDVGH mucha importancia. Organizaciones del Estado. Como parte de la reforma del sector pรบblico y la presiรณn GHVHFWRUHVPHGLRVGHODSREODFLyQVHKDQ FUHDGRXQDVHULHGHHQWLGDGHVS~EOLFDVTXH ejercen una acciรณn formativa de mucha relevancia. Entre estas entidades podemos destacar el Ministerio de Medio Ambiente \5HFXUVRV1DWXUDOHVHO0LQLVWHULRGHOD


Mujer y programas especializados como el Consejo Nacional de Reforma del Estado y la Escuela Nacional de Formaciรณn Electoral de la Junta Central Electoral. Cada actor de estos cuenta con una agenda particular que responde a requerimientos de su poblaciรณn PHWDSDUDFX\DUHVSXHVWDSUHSDUDQFXUVRV GHร€QHQOH\HV\UHJODPHQWRVHQIDWL]DQGRHQ la participaciรณn de la ciudadanรญa en cada caso. Organizaciones no gubernamentales. /DVIXQGDFLRQHV\21*KDQMXJDGRXQ papel estelar en la reforma del Estado y en la conformaciรณn de un temario que ha permitido la ampliaciรณn de las ondas de la participaciรณn a sectores que antes ni sospechaban hacerlo. Entre estos sectores podemos destacar a personas con GLVFDSDFLGDGDPLQRUtDVFRPRORVJUXSRV GHSUHIHUHQFLDVVH[XDOHVHQWUHRWURVJUXSRV emergentes. Los programas y proyectos de las organizaciones no gubernamentales KDQFXELHUWRXQDH[WHQVDJDPDGHWHPDV \DFWRUHVGLVHxDQGR\SRQLHQGRHQMXHJR metodologรญas de enseรฑanza que han revolucionado los mรฉtodos de enseรฑanza y han trasformado los tradicionales paradigmas de relaciรณn entre quien enseรฑa \TXLHQDSUHQGHGHQWURGHHVWHiPELWR El mรกs destacado es el aporte que ha KHFKROD(GXFDFLyQ3RSXODUFRPRWHPD metodologรญa y principio de formaciรณn para la participaciรณn ciudadana.

2UJDQL]DFLRQHV&RPXQLWDULDVGH%DVH /DUHDOLGDGXUEDQDFDUDFWHUL]DGDSRU ODVREUHSREODFLyQOLPLWDFLyQHQFDOLGDG \FDQWLGDGGHORVVHUYLFLRVEiVLFRVKD empujado a la poblaciรณn a organizarse en distintas formas y estructuras. Estos espacios RUJDQL]DWLYRVMXQWDVGHYHFLQRVFRPLWpVGH DPDVGHFDVDFRRSHUDWLYDVGHSURGXFWRUHV HWFFRQVWLWX\HQHVSDFLRVPX\LPSRUWDQWHV en los que la poblaciรณn se capacita y lo hace de manera integral. Se capacita en SURFHGLPLHQWRVGHPRFUiWLFRVHQOLGHUD]JR HQUHVROXFLyQGHFRQรLFWRVHQJHVWLyQGH UHFXUVRVHWF La organizaciรณn comunitaria es ese espacio inmediato que el poblador ve como oportunidad para alfabetizarse en el mundo GHODSDUWLFLSDFLyQWUDVFHQGLHQGROXHJR hasta convertirse en un ente con vocaciรณn GHSRGHUOOHJDQGRDYHFHVDRFXSDU funciones pรบblicas de relevancia decisiva.

VOCES

Iglesias./DVLJOHVLDVHVSHFLDOPHQWHOD,JOHVLD &DWyOLFDFRQOD7HRORJtDGHOD/LEHUDFLyQ han hecho una importante contribuciรณn al vincular la fe a los proceso de lucha por la FRQTXLVWDGHPHMRUHVFRQGLFLRQHVGHYLGD

especialmente para sectores marginados GHORVEHQHร€FLRVGHOFDSLWDOLVPRHQODOXFKD por el territorio y las libertades pรบblicas. El papel pedagรณgico de la iglesia ha sido crucial en Amรฉrica Latina y en nuestro SDtVHQSDUWLFXODUSXHVKDKHFKRSRVLEOH que cientos de miles de personas salgan del espacio privado al espacio pรบblico; ha alfabetizado y concienciado a una LPSRUWDQWHIUDQMDGHODSREODFLyQTXH aunque no se apropie de un pensamiento FUtWLFRGDGRORVPDUFRVTXHHVWDEOHFHHO GRJPDWLVPRGHOD,JOHVLD\VXFRQVHFXHQWH OLPLWDFLyQSDUDFXHVWLRQDUHORUGHQH[LVWHQWH le conduce a tener una relectura de la gestiรณn pรบblica y cambiar su actitud respecto al Estado.

103


V.-ยญ ยฟDร“NDE RESIDE ENTONCES LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIร“N &,8'$'$1$3$5$/$3$57,&,3$&,ร1" +DVWDDTXtKHKHFKRXQDVHULHGH SODQWHDPLHQWRVTXHGLJDPRVVHXELFDQ HQHOSODQRGHOGLDJQyVWLFR~WLODORVร€QHV de situar la importancia de la capacitaciรณn SDUDODSDUWLFLSDFLyQ3RURWURODGRGD cuenta de la dinรกmica de una multiplicidad de actores y cรณmo en su propia naturaleza hay elementos que les conducen una acciรณn pedagรณgica de generaciรณn de ciudadanรญa. /DSDUWLFLSDFLyQFLXGDGDQDSDUD VHUWDOQREDVWDFRQODVDOLGDVLPSOH del espacio privado hacia el espacio pรบblico. Mucha gente estรก hoy en dรญa asistiendo a innumerables procesos de sus organizaciones a las que pertenecen: SDUWLGRVSROtWLFRVLJOHVLDVFRPLWpVGH GHIHQVDGHGHUHFKRVWHUULWRULDOHVHWF6LQ HPEDUJRQRVLHPSUHVHKDFHFRPRXQHQWH que participa en las tomas de decisiones ni necesariamente estรก consciente de la importancia de su participaciรณn. Con esto quiero precisar que no estoy de acuerdo con que la participaciรณn se reduce a estar SUHVHQWHHOODLPSOLFDHQWRQFHVWRPDUSDUWH GHDVXPLUFRPSURPLVRGHร€QLUHOKRUL]RQWHยซ

VOCES 104

3DUDVHUFRQVLGHUDGDFRPRSDUWLFLSDFLyQ el ente participante necesita estar formado e informado. No cabe dudas de la importancia de la informaciรณn para una SDUWLFLSDFLyQFRQVFLHQWHVLQHPEDUJR GDGDODQDWXUDOH]DGHODVSUHVHQWHVQRWDV me limito a decir que la cuestiรณn de la informaciรณn es crucial si queremos que

la participaciรณn sea plena. Se debe estar LQIRUPDGRGHWRGRODLQIRUPDFLyQSDUFLDO conduce a errores en la acciรณn. Algunos lรญderes reservan las informaciones a ciertos niveles en las estructuras de mando de las RUJDQL]DFLRQHVVLODJHVWLyQHVWUDQVSDUHQWH QRSXHGHKDEHUUHVHUYDVDXQTXHKD\DTXH reconocer la prudencia en la informaciรณn de ciertos aspectos que comprometen la estabilidad y seguridad de la organizaciรณn. (QORFRQFHUQLHQWHDODIRUPDFLyQFHQWURGH DWHQFLyQGHOSUHVHQWHDUWtFXORPHSDUHFH que es el corazรณn de la participaciรณn y de la misma democracia. $ORVร€QHVGHODVSUHVHQWHVQRWDVOD formaciรณn para la participaciรณn es el proceso pedagรณgico mediante el cual HOVXMHWRWUDQVIRUPDVXFRPSRUWDPLHQWR pasando de una condiciรณn pasiva a una condiciรณn activa en lo concerniente a los temas de interรฉs pรบblico. Ser formado para la participaciรณn supone el dominio de herramientas analรญticas que le permitan al ciudadano posesionarse FUtWLFDPHQWHIUHQWHDODUHDOLGDGSRUOR tanto implica tener un juicio crรญtico sobre su realidad circundante. (QXQFRQWH[WRGHยดFULVLVGHOOHQJXDMHยตHQHO que las categorรญas analรญticas y los conceptos FDPELDQGHPDWLFHVVHJ~QVXIXHQWHHO que participa ha de tener claro frente a TXpDFWRUVHHQIUHQWDFRPSDUWHLQWHUHVHV o necesita neutralizar. Es decir se trata de XQFRQWH[WRHQHOTXHODSROtWLFDFRPR cristalizaciรณn de lo pรบblico requiere mayores destrezas y habilidades del que participa de este mundo.


No es lo mismo participar en un proceso SDUDFRRUGLQDURHQIUHQWDU TXHLQYROXFUHD XQRUJDQLVPRGHFRRSHUDFLyQTXHFRQXQ partido polรญtico o de un funcionario pรบblico; LJXDOPHQWHQRHVORPLVPRSDUWLFLSDU GHOSDUWLGRGHODMXQWDGHYHFLQRVRGH ODLJOHVLDDXQTXHWRGRVHVWRVSDSHOHV pueden jugarse en un mismo tiempo por un PLVPRVXMHWR7RGRVHVWRVUROHVSRWHQFLDOHV requieren de un sujeto capaz de diferenciar la naturaleza de cada actor y situaciรณn. (QHVWHVHQWLGRODIRUPDFLyQSDUDOD participaciรณn adquiere cada vez mรกs H[LJHQFLDV\VHWRUQDPiVFRPSOHMD(V por esto que ella implica un conocimiento de lo universal y una especializaciรณn en lo particular en el รกmbito de interรฉs del ciudadano que participa. VI.-ยญ EL DESAFรO PRINCIPAL DE LA EDUCACIร“N PARA LA PARTICIPACIร“N: La generaciรณn de un pensamiento crรญtico. 8QDFLXGDGDQtDWDUGtDHQUHODFLyQD sociedades con las que compartimos KLVWRULDVFRPXQHVIRUPDGDEDMRHO SDUDGLJPDOLEHUDOSURFOLYHPiVDORV LQWHUHVHVGHOPHUFDGREDMRODOyJLFDGHO FRQVXPRUHTXLHUHGRWDUVHGHXQQXHYR SHQVDPLHQWRXQQXHYRHQIRTXHGHODYLGD\ ODVRFLHGDGTXHOHSHUPLWDHQIUHQWDUVHDOD manipulaciรณn de los actores del mercado y del Estado.

La educaciรณn es vital en la gestaciรณn de este proceso de creaciรณn de un SHQVDPLHQWRFUtWLFR'HKHFKRHVWDGHEHU VHUXQDXQLGDGGHPHGLGDUHVSHFWRDOp[LWR o fracaso de un proceso de formaciรณn para la participaciรณn. Esta realidad nos conduce a un segundo desafรญo crucial: el rescate de la teorรญa como importante y determinante en la conquista GHGHUHFKRV8QRGHORVJUDQGHVp[LWRVGHO liberalismo econรณmico como centro de ODFLYLOL]DFLyQDFWXDOKDVLGRFRQYHQFHU a las pasadas y presentes generaciones del valor del pragmatismo en desmedro y GHVFRQRFLPLHQWRGHODWHRUtDODFXDOVHYH FRPRIDVWLGLRVDGLItFLO\FRPRSpUGLGDGH tiempo. No hay posibilidad de producir cambios sustantivos en ninguna sociedad si no VHGHGLFDWLHPSRVXร€FLHQWHDSURGXFLU FRQRFLPLHQWRWHRUtD\DGLIXQGLUORVHQWUH la poblaciรณn. Esta clave entronca con la idea de que el proceso de producciรณn teรณrica educa y el proceso pedagรณgico SURGXFHFRQRFLPLHQWRGHPDQHUDTXHQRV encontramos en un discurrir dialรฉctico en el que la teorรญa nutre la prรกctica y esta a su vez

VOCES

La posesiรณn de un pensamiento crรญtico pasa por procesos de debate abierto \FRQVWUXFWLYRHQODTXHODFLXGDGDQtD elabora su agenda โ€œdesde abajo y desde dentroโ€. El rasgo distintivo de la ciudadanรญa

DFWXDOHVHOLQFOXLUVHHQODDJHQGDGHRWURHO que estรก desde fuera y muchas veces desde arriba; la cuestiรณn hoy es preguntarnos VLQXHVWUDDFFLyQH[SUHVDQXHVWUDSURSLD LGHQWLGDGVLODDJHQGDQXHVWUDHVWi LQYLWDQGRDQXHVWUDPHVDDRWURVDFWRUHVR VLSRUHOFRQWUDULRQRVRWURVVLHPSUHVRPRV los invitados a compartir nuestros puntos GHYLVWDV VXEDOWHUQRV FRQORVGHRWURV KHJHPyQLFRV 

105


DODWHRUtD6HWUDWDGHXQDYLHMDPi[LPDGH ODGLDOpFWLFDPDU[LVWDUHFRJLGDFRQPXFKR p[LWRHQORVSURFHVRVGHHGXFDFLyQSRSXODU EN CONCLUSIĂ&#x201C;N 1. El desarrollo de la ciudadanĂ­a en la RepĂşblica Dominicana es aĂşn muy OLPLWDGDFRPRUHVXOWDGRGHXQD herencia colonial que disminuyĂł VLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDPHQWHHOHMHUFLFLRSOHQRGH derecho a la ciudadanĂ­a. 2. /DIRUPDFLyQWHPSUDQDHQFLXGDGDQtD la que se recibe en el seno familiar se corresponde con la limitada ciudadanĂ­a TXHHMHUFHQORV\ODVDGXOWRV DV FRPR resultado de una herencia colonial y autoritaria. 3. La educaciĂłn es indispensable en los procesos de democratizaciĂłn de los SDtVHVSXHVWRTXHVRQORVSURFHVRV pedagĂłgicos los que permiten a las

VOCES 106

personas trascender del espacio privado y ubicarse en lo pĂşblico superando la ajenidad al Estado. 4. (OFRQWH[WRGHUHVWULFFLRQHVHQHO disfrute de derechos bĂĄsicos constituye un apropiado escenario para que la poblaciĂłn se motive a demandar el cumplimiento de las responsabilidades S~EOLFDVFRQYLUWLHQGRHOHMHUFLFLRGH la demanda en una oportunidad para FRQVWUXLUXQDFLXGDGDQtDLQGLVSHQVDEOHD la participaciĂłn y a la democracia. 5. Esta ciudadanĂ­a emergente puede ser simplemente una ciudadanĂ­a para ODGHPRFUDFLDOLEHUDOSRUORWDQWR conservadora; si ĂŠsta se construye en EDVHFUtWLFDSXHGHVHUWUDQVIRUPDGRUD de manera que el gran desafĂ­o de nuestros ejercicios pedagĂłgicos actuales es el construir una ciudadanĂ­a FRQXQDDFWLWXGFUtWLFDGRWDGDGHXQ pensamiento crĂ­tico.


El componente participativo en la Estrategia Nacional de Desarrollo

Leopoldo Artiles Gil1 Sociólogo, especialista Sectorial, Unidad Asesora de Análisis Económico y Social (UAAES), Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD).

VOCES 107


Introducciรณn

problemas prioritarios que deben ser UHVXHOWRVODVOtQHDVFHQWUDOHVGHDFFLyQ a Estrategia Nacional de Desarrollo necesarias para su resoluciรณn y la secuencia  (1' HVHOUHVXOWDGRGH en su instrumentaciรณn. Serรก resultado de XQSURFHVRDPSOLRGHFRQVXOWD\ XQSURFHVRGHFRQFHUWDFLyQ\GHEHUi este respondiรณ a una obligaciรณn VHUDSUREDGDSRUOH\GHO&RQJUHVRGH consignada en el marco jurรญdico-ยญ la Repรบblica. Los avances logrados en constitucional que da a luz a la END. En este la consecuciรณn de la imagen-ยญobjetivo RUGHQHODUWtFXORGHOD&RQVWLWXFLyQGH VHUiQHYDOXDGRVFDGDDxRVFRQOD la Repรบblica Dominicana ordena que โ€œel SDUWLFLSDFLyQGHORV3RGHUHV\DFWRUHV 3RGHU(MHFXWLYRSUHYLDFRQVXOWDDO&RQVHMR PHQFLRQDGRV'HVHUQHFHVDULRVH (FRQyPLFR\6RFLDO\DORVSDUWLGRVSROtWLFRV HIHFWXDUiVXDFWXDOL]DFLyQ\RDGHFXDFLyQ elaborarรก y someterรก al Congreso Nacional considerando las nuevas realidades que XQDHVWUDWHJLDGHGHVDUUROORTXHGHร€QDOD VHSUHVHQWHQHQHOFRQWH[WRPXQGLDO\ YLVLyQGHOGHVDUUROORGHOSDtVDODUJRSOD]Rยต QDFLRQDO(VWDDFWXDOL]DFLyQ\RDGHFXDFLyQ GHร€QLHQGRDVtXQDLQVWDQFLDGHSDUWLFLSDFLyQ serรก aprobada por el Congreso de la HVWUDWpJLFDIXQGDPHQWDOHQODPHGLGD Repรบblica.โ€2 en que el Consejo Econรณmico y Social y los partidos polรญticos constituyen un arco Los รฉnfasis que hemos hecho en negrita de representaciรณn que abarca a actores denotan precisamente el carรกcter VRFLDOHVHFRQyPLFRV\SROtWLFRVFHQWUDOHV participativo que es necesario y a los efectos de legitimar e impulsar los obligatorio para la elaboraciรณn de la REMHWLYRVPHWDV\OtQHDVGHDFFLyQGHOD (VWUDWHJLD1DFLRQDOGH'HVDUUROOR (1'3HUROD/H\TXHFUHDHOQXHYR FRQODHVSHFLร€FDFLyQGHORVDFWRUHVTXH 6LVWHPD1DFLRQDOGH3ODQLร€FDFLyQH,QYHUVLyQ KDQGHSDUWLFLSDU3RURWURODGRFRPR Pรบblica va mรกs lejos en tรฉrminos de precisiรณn ELHQVHHYLGHQFLDHQHOLQFLVRFLWDGROD y amplitud a la vez con respecto al tema participaciรณn de los diversos sectores GHODSDUWLFLSDFLyQFXDQGRHVWDEOHFHOD sociales en la estrategia no se limita a la HVWUDWHJLDGHGHVDUUROOR/DUHIHULGDOH\HQ IDVHFRQVXOWLYDVLQRTXHVHH[WLHQGHDOD VXDUWtFXORTXHGHร€QHORVLQVWUXPHQWRVGH IDVHHYDOXDWLYDGHPRGRTXHODSREODFLyQ SODQLร€FDFLyQLQFLVRDVREUHODHVWUDWHJLDGH GRPLQLFDQDSRUYtDGHVXVUHSUHVHQWDQWHV desarrollo establece lo siguiente: den seguimiento a la implementaciรณn de la Estrategia. ยด(VWUDWHJLDGH'HVDUUROORTXHGHร€QLUiOD LPDJHQREMHWLYRGHOSDtVDODUJRSOD]R\ORV $KRUDELHQยขFyPRVHGHVDUUROOyOD principales compromisos que asumen los participaciรณn de la poblaciรณn ciudadana en 3RGHUHVGHO(VWDGR\ORVDFWRUHVSROtWLFRV la fase consultiva? HFRQyPLFRV\VRFLDOHVGHOSDtV tomando HQFXHQWDVXYLDELOLGDGVRFLDOHFRQyPLFD \SROtWLFD3DUDHOORVHLGHQWLร€FDUiQORV

L

VOCES 108


La participaciรณn como dimensiรณn del Plan de Trabajo para la END La participaciรณn de los diferentes sectores de la sociedad dominicana en el montaje del Proyecto de Ley de la Estrategia Nacional GH'HVDUUROORHVWXYRFRQWHPSODGD en el plan de trabajo del proceso de Consulta y Concertaciรณn de la Propuesta GH(1'TXHHO0LQLVWHULRGH (FRQRPtD3ODQLร€FDFLyQ\'HVDUUROOR 0(3\'  y el Consejo Nacional para la Reforma del (VWDGR &21$5( HODERUDURQ\TXHFRQVLVWtD en los siguientes momentos: 1. 'LYXOJDFLyQFRQRFLPLHQWR\GHEDWHGH ODVSULPHUDVSURSXHVWDVGHWHPDVHMH\ objetivos de la Propuesta de Estrategia 1DFLRQDOGH'HVDUUROOR 2. Consulta sobre las consideraciones de los distintos sectores en relaciรณn a los planteamientos de la Propuesta de (VWUDWHJLD1DFLRQDOGH'HVDUUROOR  3. Consolidaciรณn de resultados de la consulta 4. Concertaciรณn de acuerdos

'XUDQWHHVHDxRVHLQYROXFUyD SHUVRQDV\DRUJDQL]DFLRQHVFRQ LQFLGHQFLDHQHOiPELWRSROtWLFRHPSUHVDULDO VLQGLFDOLQVWLWXFLRQHVS~EOLFDV\SULYDGDVDVt como de la sociedad civil. En todas las fases del plan de trabajo se contemplรณ la participaciรณn porque se hizo de la consulta un instrumento de convocatoria asรญ como un espacio para SHUPLWLUODรXLGDWUDQVPLVLyQGHLQIRUPDFLyQ DWUDYpVGHFDQDOHVGHGLIXVLyQYDULDGRV atendiendo a las diferentes caracterรญsticas GHORVS~EOLFRV\SRVLELOLWDUDVtODH[SUHVLyQ libre de las personas acerca del contenido de la propuesta. La fase de divulgaciรณn comprendiรณ la FHOHEUDFLyQGHHQFXHQWURVWDOOHUHV\ VHPLQDULRVDFRQJUHVLVWDVMXHFHV\ร€VFDOHV DOFDOGHV\UHJLGRUHVDO&RQVHMR1DFLRQDO (FRQyPLFR\6RFLDODRUJDQL]DFLRQHV SROtWLFDVVLQGLFDOHVHPSUHVDULDOHV DJURSHFXDULDVGHSRUWLYDVFXOWXUDOHV 21*DRUJDQL]DFLRQHVGHSHUVRQDVFRQ GLVFDSDFLGDG\DHQYHMHFLHQWHVDMyYHQHV \DDGROHVFHQWHVDFDGHPLDVDSHULRGLVWDV y a organismos de la cooperaciรณn LQWHUQDFLRQDODVtFRPRDSHUVRQDOGHWRGRV los ministerios y direcciones principales del Estado.4 En estos encuentros se distribuyรณ un total GHHMHPSODUHVGHOOLEURโ€œPropuesta de Estrategia Nacional de Desarrollo: Un viaje de transformaciรณn hacia un paรญs

VOCES

Este plan de trabajo se iniciรณ en el mes de IHEUHURGH\WHUPLQyHQIHEUHURGH HVGHFLUTXHVHWRPyXQDxRGHVGH ODSULPHUDIDVHGHOSODQTXHFRQVLVWLyHQ VXGLIXVLyQ\GHEDWHKDVWDHOORJURGHO SURGXFWRร€QDOFRQWHQWLYRGHXQDDPSOLD gama de acuerdos entre los diversos sectores participantes consultados y que se H[SUHVyHQHOSUR\HFWRGH/H\GH(VWUDWHJLD

1DFLRQDOGH'HVDUUROORHQWUHJDGR al Congreso Nacional de la Repรบblica el 27 GHIHEUHURGH3

109


mejorโ€FRQWHQWLYRGHWRGRVORVWpUPLQRVGH ODHVWUDWHJLDยฒGLDJQyVWLFRGHVLWXDFLyQ\ REVWiFXORV9LVLyQ3DtVREMHWLYRVJHQHUDOHV \HVSHFtร€FRVOtQHDVGHDFFLyQPHWDV LQGLFDGRUHV\DQWHSUR\HFWRGHOH\ยฒDHOOR VHVXPDQHMHPSODUHVGHOIROOHWRTXH presenta la parte de la propuesta de la HVWUDWHJLDFRPSXHVWDSRUORVREMHWLYRV metas y lรญneas de acciรณn de la Propuesta GH(1'PiVHMHPSODUHV de brochures con el contenido bรกsico GHODSURSXHVWD$GHPiVVHSXEOLFDURQ DUWtFXORVSHULRGtVWLFRVVREUHWHPDV HVSHFtร€FRVGHOD(VWUDWHJLDUHIHULGRVDOD realidad nacional y al desarrollo econรณmico \VRFLDOTXHDSRUWDURQXQDUHรH[LyQ sobre cรณmo los objetivos y acciones de la 3URSXHVWDGH(1'FRQWULEXLUtDQD ODVROXFLyQGHORVSUREOHPDVLGHQWLร€FDGRV en cada รกrea. Entre los temas tratados HVWXYLHURQORVVLJXLHQWHV6HJXULGDGVRFLDO VHJXULGDGFLXGDGDQDUHGXFFLyQGH ODSREUH]DVDOXGHGXFDFLyQHQHUJtD GHVDUUROORVRVWHQLEOHVHJXULGDGQDFLRQDO DGPLQLVWUDFLyQS~EOLFDFXOWXUDHWFpWHUD

VOCES 110

Cabe mencionar el hecho de que en esta fase se aprovecharon todos los medios GHFRPXQLFDFLyQSRVLEOHVยฒWHOHYLVLyQ UDGLRSUHQVDHVFULWDยฒDVtFRPRVLWXDFLRQHV que podรญan aprovecharse como una oportunidad para difundir la Propuesta de (1'FRPRORIXHOD;,,,)HULD1DFLRQDOGHO /LEURHQODFXDOVHUHFRJLyODRSLQLyQ de los visitantes al estante del Ministerio sobre el paรญs que desearรญan tener en el aรฑo HQHVHPLVPRWHQRUVHDSURYHFKy HO3DEHOOyQGH&UHDWLYLGDG,QIDQWLOGHOD ;,,,)HULD1DFLRQDOGHO/LEURSDUDUHFRJHU la opiniรณn de los niรฑos y niรฑas sobre cรณmo

deseaban que fuera el paรญs cuando ellos y ellas fueran โ€œgrandesโ€. Esta informaciรณn sirviรณ de mucho para elaborar y reelaborar ORVWpUPLQRVGHOD9LVLyQ,PDJHQ3DtVTXH ร€JXUDUtDHQOD3URSXHVWD)LQDOGHOD(1' DQLYHOGH$QWHSUR\HFWRGH/H\7DPELpQ se debe seรฑalar que el propio Ministro GH(FRQRPtD,QJ7HPtVWRFOHV0RQWiV DGHPiVGHSDUWLFLSDUFRPRH[SRVLWRUHQ YDULRVGHORVHYHQWRVFODYHGHGLYXOJDFLyQ se encargรณ de entregar formalmente del libro โ€œPropuesta de Estrategia Nacional de 'HVDUUROORยตDORVGLULJHQWHVGHORV principales partidos polรญticos dominicanos. En esta entrega de la propuesta a los partidos cabe destacar tambiรฉn la participaciรณn del equipo de acompaรฑamiento y validaciรณn GHORVUHVXOWDGRVGHODFRQVXOWDOLGHUDGR HQWUHRWURVSRU$QWRQLR,VD&RQGHDVHVRU LQGXVWULDOGHO3RGHU(MHFXWLYR\GH-RVpGHO &DVWLOORDVHVRUGHO0LQLVWHULRGH(FRQRPtD $VLPLVPRHO'U0DUFRV9LOODPiQ'LUHFWRU Ejecutivo del Consejo Nacional de Reforma GHO(VWDGRLQVWLWXFLyQGLUHFWRUDMXQWRFRQ HO0(3\'GHO(TXLSRGH7UDEDMRSDUWLFLSy WDPELpQFRPRH[SRVLWRUGHODSURSXHVWDHQ varios encuentros de difusiรณn. Es necesario destacar las diferentes modalidades de consulta que se produjeron HQODVHJXQGDIDVHHQODFXDOVHLQYROXFUy DVHFWRUHVHVSHFtร€FRVGHODSREODFLyQHQ la retroalimentaciรณn de la Propuesta de (1'TXHIXHURQODVVLJXLHQWHV D &RQVXOWDDDGROHVFHQWHV\MyYHQHVHQ HQFXHQWURVUHJLRQDOHVUHDOL]DGDHQWUHHO GHDJRVWR\HOGHVHSWLHPEUHGH E &RQVXOWDDDGROHVFHQWHV\MyYHQHV integrantes de la red de adolescentes y MyYHQHVGH9LVLyQ0XQGLDOUHDOL]DGDGHMXQLR


a agosto como parte de las actividades de las Escuelas de Liderazgo Juvenil de dicha RUJDQL]DFLyQF (QFXHQWURVWHUULWRULDOHV realizados en las 32 provincias del paĂ­s y HO'LVWULWR1DFLRQDOSDUDXQWRWDOGH HQFXHQWURVFRQXQWRWDOGHJUXSRVGH WUDEDMR\XQWRWDOGHSDUWLFLSDQWHV G &RQVXOWDYLUWXDOVLPSOLĂ&#x20AC;FDGDH &RQVXOWD GLUHFWDDSHUVRQDV\I &RQVXOWDD organizaciones.

trabajo de recogida y consolidaciĂłn de la informaciĂłn aportada por la gente y las organizaciones sobre la Propuesta de END.

En los encuentros territoriales regularmente participĂł gente perteneciente a organizaciones que hacen vida en el WHUULWRULRORFDOPLHQWUDVTXHHQHOFDVR de los jĂłvenes y adolescentes estos SHUWHQHFtDQDUHGHV\HQHOFDVRGH JUXSRVHVSHFtĂ&#x20AC;FRVFRPRORVHQYHMHFLHQWHV SHUVRQDVFRQGLVFDSDFLGDGDFWLYLVWDV FXOWXUDOHVDFDGpPLFRVHVWXGLDQWHV FDPSHVLQRVPXQLFLSDOLVWDVHWFVHFRQYRFy a organizaciones representativas o que trabajan con dichos grupos. La convocatoria a esta parte de la ciudadanĂ­a descansĂł en la invitaciĂłn directa a organizaciones RUHGHVGHRUJDQL]DFLRQHVDODQXQFLRD travĂŠs de los medios de comunicaciĂłn para lo cual se elaboraron jingles con sustento narrativo para motivar a la gente a asistir a los encuentros organizados por las entidades FRQYRFDQWHVODVFXDOHVHUDQUHJXODUPHQWH organizaciones territoriales que se comprometieron con el plan de difusiĂłn de la Propuesta de Estrategia. La organizaciĂłn que estuvo a cargo de dirigir este proceso de convocatoria a encuentros territoriales IXHHO&HQWUR-XDQ0RQWDOYRFRQHOFXDO HO0LQLVWHULRGH(FRQRPtD3ODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ\ Desarrollo llegĂł a un acuerdo para que ĂŠste realizara la labor de convocatoria y

En cuanto a la consulta hecha a RUJDQL]DFLRQHVpVWDFRQVLVWLyHQXQ intercambio con organizaciones pĂşblicas y privadas con intereses sectoriales HVSHFtĂ&#x20AC;FRV²SRUHMHPSORVDOXGHGXFDFLyQ HQHUJtDWUDQVSRUWHVHJXULGDGVRFLDO VHJXULGDGFLXGDGDQDGHVDUUROORSURGXFWLYR WHFQRORJtDVGHODLQIRUPDFLyQHWF²\FRQ FRQRFLPLHQWRHVSHFLDOL]DGRRWpFQLFR\ FRQXQDOFDQFHSRUORUHJXODUQDFLRQDOSRU vĂ­a de un cuestionario que abarcaba todos ORVDVSHFWRVGHODSURSXHVWDORTXHDEULy la posibilidad de que las organizaciones formularan o reformularan los tĂŠrminos de la misma. Este grupo no abarca las organizaciones sociales y comunitarias que IXHURQLGHQWLĂ&#x20AC;FDGDV\FRQYRFDGDVDWUDYpV GHORV(QFXHQWURV7HUULWRULDOHVRUJDQL]DGRV por el Centro Juan Montalvo.

Pero la consulta tambiĂŠn abarcĂł a personas independientes a travĂŠs de la consulta LQGLYLGXDOGLUHFWDTXHVHKL]R\DSRUYtD virtual o a travĂŠs de formularios remitidos por vĂ­a de correo o mediante el encarte en periĂłdicos de circulaciĂłn nacional.

VOCES

3RURWUDSDUWHDXQTXHSDUDWRGDVODV consultas a la poblaciĂłn se hizo el esfuerzo GHXWLOL]DULQVWUXPHQWRVHVWiQGDUHV² FXHVWLRQDULRV²SDUDIDFLOLWDUODUHFRJLGD de una informaciĂłn mĂĄs precisa y PDQHMDEOHSDUDĂ&#x20AC;QHVGHDQiOLVLVFXDQGR ODVRUJDQL]DFLRQHVJUXSRVRSHUVRQDV quisieron abordar la propuesta por otros PHGLRVHVWRVSXGLHURQKDFHUOR\HOHTXLSR

111


tรฉcnico admitirlo e integrarlo a la propuesta. Se dieron asรญ los casos del documento de posiciรณn elaborado por la Federaciรณn 'RPLQLFDQDGH0XQLFLSLRVHOFXDOIXH inclusive publicado en forma impresa en PDU]RGHGHO&RQVHMR1DFLRQDOGHOD (PSUHVD3ULYDGD &21(3 TXHUHPLWLyXQ documento con un anรกlisis detallado de todos los tรฉrminos de la propuesta de END; OD5HGGH&XOWXUD/RFDOHVTXHUHFRJLyODV recomendaciones recogidas en la red por parte de las organizaciones culturales que la componen en el taller โ€œLa transversalidad GHODFXOWXUDHQOD(1'ยต'HLJXDO IRUPDOD5HGGH(FRQRPtD6ROLGDULDGLRD conocer su posiciรณn a partir de encuentros-ยญ talleres con la misma.

VOCES 112

&RPRVHGLMRDQWHULRUPHQWHHOGHWDOOH\ profundidad de la consulta dependiรณ del WLSRGHSHUVRQDVRJUXSRVFRQVXOWDGRV LQWHUHVHVHVSHFtร€FRVGHORVJUXSRVQLYHO GHFRQRFLPLHQWRRH[SHUWLFLDSHURHQOD mayorรญa de los casos se obtuvo informaciรณn sobre la opiniรณn que tenรญan grupos y personas acerca de los aspectos mรกs JHQHUDOHVGHODSURSXHVWDGHHVWUDWHJLD FRPRVRQD 9LVLyQ3DtV2EVWiFXORVDO 'HVDUUROOR(MHV(VWUDWpJLFRV'HSHQGLHQGR del interรฉs de cada grupo se consultaban ORVREMHWLYRVHVSHFtร€FRV\OtQHDVGHDFFLyQ correspondientes al รกrea de acciรณn del JUXSRGHPRGRTXHVLSRUHMHPSOR se consultaba un grupo u organizaciรณn LQWHUHVDGDHQHOWHPDVDOXGHQWRQFHVVH DJUHJDEDDORVWHPDVJHQHUDOHVHOREMHWLYR general de la salud para debatir sobre REMHWLYRVHVSHFtร€FRV\ODVOtQHDVGHDFFLyQ correspondiente al รกrea de salud en la estrategia.

Vista la consulta a organizaciones por el tipo GHpVWDVTXHVHLGHQWLร€FDURQ\SDUWLFLSDURQ HQHOSURFHVRHOUHVXOWDGRHVHOVLJXLHQWH 1. RUJDQL]DFLRQHVVRFLDOHV\ comunitarias; 2. RUJDQL]DFLRQHVVHFWRULDOHV\ 3. 15 organismos de la cooperaciรณn internacional.5 En la tercera fase de consolidaciรณn de los UHVXOWDGRVDXQTXHSULPyHOWUDEDMRGHORV equipos tรฉcnicos relativo a la computaciรณn y consolidaciรณn de los resultados de las FRQVXOWDVGHEHWHQHUVHHQFXHQWDTXH esos resultados fueron sometidos a las RUJDQL]DFLRQHVHLQVWLWXFLRQHVSDUDYHULร€FDU su conformidad con los mismos. (VWRKDSHUPLWLGRTXHXQDYH]WHUPLQDGR GLFKRSURFHVRHQHOFXDOMXJyXQSDSHO clave el Consejo Econรณmico y Social &(6 LQVWLWXFLyQTXHHVWiYDOLGDGD constitucionalmente para organizar el seguimiento y evaluaciรณn de la Estrategia MXQWRFRQHO0LQLVWHULRGH(FRQRPtD 3ODQLร€FDFLyQ\'HVDUUROORVHHQWUHJDUDSRU vรญa del Poder Ejecutivo el โ€œProyecto de Ley Estrategia Nacional de Desarrollo de la 5HS~EOLFD'RPLQLFDQDยตDO&RQJUHVR 1DFLRQDOGRQGHHVWiVLHQGRHQHVWRV momentos sometido a un nuevo escrutinio en vistas pรบblicas que demanda la participaciรณn de la poblaciรณn. Aportes de las consultas participativas: la visiรณn-ยญpaรญs En este trabajo nos vamos a limitar a la 9LVLyQ3DtVTXHHVHOFRQFHSWRVRPEULOOD que organiza el contenido de la Estrategia 1DFLRQDOGH'HVDUUROOR


3DUDHPSH]DUHOORJURGHXQD9LVLyQ3DtVFRPRODTXHRULHQWDHVWHSUR\HFWRGHHVWUDWHJLD GHGHVDUUROORQRSXHGHSUHVFLQGLUGHODSDUWLFLSDFLyQKDELHQGRVLGRSURGXFWRGHPXFKRV GHEDWHV\UHĂ H[LRQHVGHFDUiFWHUSDUWLFLSDWLYRSRUORTXHHVSHUWLQHQWHVHxDODUODYHUVLyQ que fue sometida a la consideraciĂłn y debate de la poblaciĂłn ciudadana consultada. Esta era la siguiente: ´5HS~EOLFD'RPLQLFDQDHVXQSDtVSUyVSHURGRQGHVHYLYHFRQGLJQLGDGVHJXULGDG\SD] FRQLJXDOGDGGHRSRUWXQLGDGHVHQXQPDUFRGHGHPRFUDFLDSDUWLFLSDWLYDFLXGDGDQtD UHVSRQVDEOHHLQVHUFLyQFRPSHWLWLYDHQODHFRQRPtDJOREDO\TXHDSURYHFKDVXVUHFXUVRV para desarrollarse de forma innovadora y sostenible.â&#x20AC;? Una vez que se consolidaron las reacciones a esta VisiĂłn-­PaĂ­s original en la Propuesta de (1'OD9LVLyQ3DtVSDVyDVHUODVLJXLHQWH

´5HS~EOLFD'RPLQLFDQDHVXQSDtVSUyVSHURGRQGHODV SHUVRQDVYLYHQGLJQDPHQWHDSHJDGDVDYDORUHVpWLFRV\HQ el marco de una democracia participativa que garantiza el Estado social y democrĂĄtico de derecho y promueve la HTXLGDGODMXVWLFLDVRFLDO\XQDVRFLHGDGPiVLJXDOLWDULD que gestiona y potencia sus recursos para desarrollarse de IRUPDLQQRYDGRUDVRVWHQLEOH\WHUULWRULDOPHQWHLQWHJUDGD\VH inserta competitivamente en la economĂ­a global.â&#x20AC;? NĂłtense los siguientes detalles nuevos de la 9LVLyQ3DtVTXHĂ&#x20AC;JXUDHQHOSUR\HFWRGHOH\ de Estrategia que estĂĄ siendo discutido en estos momentos en las vistas pĂşblicas del Congreso Nacional:

2. Se incorporan de manera literal los ´YDORUHVpWLFRV¾DWHQGLHQGRDOUHFODPR surgido en grupos organizados que consideran que la Estrategia debe conllevar el fomento y educación en valores para poder superar el deterioro GHODVHJXULGDGGHODVUHODFLRQHVVRFLDOHV \SHUVRQDOHV\PRWLYDUDODVSHUVRQDV a regir su conducta por la orientación

VOCES

1. 6HLQFRUSRUDHOFRQFHSWRGH´SHUVRQDÂľ atendiendo al reclamo de los grupos de DGROHVFHQWHV\MyYHQHVTXHGHWHFWDURQ en el concepto de â&#x20AC;&#x153;ciudadanĂ­a responsableâ&#x20AC;? presente en la primera versiĂłn un sesgo adultocĂŠntrico. Por el

FRQWDULRHOFRQFHSWRGHSHUVRQDORV incluye a ellos y ellas en la Estrategia.

113


de los valores que el propio diagnรณstico hecho en el proceso de elaboraciรณn GHODSURSXHVWDUHFRJLyFRPRVRQ KRQHVWLGDGUHVSHWRWUDEDMRKRQUDGH] DGPLQLVWUDWLYDHQWUHRWURV 3. Se incorpora la nociรณn de Estado social y democrรกtico de derecho recogiendo asรญ la reacciรณn de personas y organizaciones que trabajan la dimensiรณn jurรญdico-ยญ OHJDOTXHVXJLULHURQTXHOD9LVLyQ3DtV de la Estrategia Nacional de Desarrollo estuviera alineada con la Constituciรณn GHOD5HS~EOLFDODFXDOGHร€QHQXHVWUR (VWDGRFRQHVRVWpUPLQRVGiQGROH asรญ fuerza a la nociรณn de democracia participativa. 4. Se incorporan de manera literal las QRFLRQHVGHHTXLGDGMXVWLFLDVRFLDO HLJXDOGDGDWHQGLHQGRDOUHFODPR de personas y grupos interesados en los aspectos de la Estrategia que FRQFLHUQHQDODUHGXFFLyQGHODSREUH]D la superaciรณn de la discriminaciรณn de JpQHURODLQWHJUDFLyQDORVSODQHVGH GHVDUUROORGHODSREODFLyQHQYHMHFLHQWH GHODSREODFLyQFRQGLVFDSDFLGDG el respeto a la diferencia y diversidad FXOWXUDOHQUHVXPHQODVXSHUDFLyQGH WRGRWLSRGHH[FOXVLyQVRFLDOHFRQyPLFD polรญtica o cultural.

VOCES 114

5. Se incorpora la nociรณn de la integraciรณn WHUULWRULDOFRPRVLQyQLPRGHFRKHVLyQ WHUULWRULDODWHQGLHQGRDODVUHDFFLRQHV de personas y grupos que han trabajado el problema del gobierno local y la JHVWLyQGHOWHUULWRULRKDELGDFXHQWDGH la certeza de que una discriminaciรณn

fundamental que obstaculiza el desarrollo es la desproporciรณn de la inversiรณn y la atenciรณn en ciertos territorios en GHVPHGURGHRWURVDFHQWXiQGRVHDVtOD dualidad estructural de la sociedad. 3RUVXSXHVWRODFRQWULEXFLyQGHODSREODFLyQ ciudadana a la elaboraciรณn de la Estrategia 1DFLRQDOGH'HVDUUROORQRVHOLPLWyDOD YLVLyQSDtVVLQRFRPRGLMLPRVDQWHULRUPHQWH DWRGRHOFXHUSRGHODHVWUDWHJLD\GHWDOODU los aportes conllevan muchos mรกs pรกginas TXHODVGHHVWHHQVD\RSRUORTXHTXHUHPRV invitar a la ciudadanรญa a consultar el documento โ€œResultados de la Consulta y Concertaciรณn. Propuesta de Estrategia 1DFLRQDOGH'HVDUUROORยตTXHVH encuentra en la pรกgina del Ministerio de (FRQRPtD3ODQLร€FDFLyQ\'HVDUUROOR6 A modo de conclusiรณn Creemos haber evidenciado en esta H[SRVLFLyQHOUROGHODSDUWLFLSDFLyQGHOD poblaciรณn ciudadana en la elaboraciรณn de OD(VWUDWHJLD1DFLRQDOGH'HVDUUROOR rol que no se limita al que tuvo la poblaciรณn en los procesos que dieron como resultado el actual proyecto de Estrategia que estรก siendo sometido a las vistas pรบblicas en el &RQJUHVR1DFLRQDODODIHFKDVLQRTXH habrรก de continuar en los momentos clave de evaluaciรณn de implementaciรณn de dicha estrategia. /DSDUWLFLSDFLyQ\DYHULร€FDGDHQHO proceso de elaboraciรณn del proyecto puede tomarse como una indicaciรณn positiva y esperanzadora del papel que seguirรก teniendo la participaciรณn de la


poblaciรณn ciudadana en la evaluaciรณn de la implementaciรณn de la Estrategia Nacional GH'HVDUUROOR

Notas (VSHFLDOLVWD6HFWRULDO8QLGDG$VHVRUDGH$QiOLVLV(FRQyPLFR \6RFLDO 8$$(6 0LQLVWHULRGH(FRQRPtD3ODQLร€FDFLyQ\ 'HVDUUROOR 0(3\' 

1

6LVWHPD1DFLRQDOGH3ODQLร€FDFLyQ1XHYR0DUFR,QVWLWXFLRQDO SDUDOD3ODQLร€FDFLyQ1DFLRQDO6HFUHWDUtDGH(VWDGRGH (FRQRPtD3ODQLร€FDFLyQ\'HVDUUROOR5HS~EOLFD'RPLQLFDQD VLQIHFKD SiJ /DVQHJULWDVVRQQXHVWUDV/$ 

2

Es preciso seรฑalar que aรบn antes de iniciar el plan de trabajo ya se habรญa producido un nivel de participaciรณn notable en mesas tรฉcnicas de discusiรณn de las รกreas temรกticas de lo TXHFRQVWLWXLUtDODSURSXHVWDDVtFRPRHQJUXSRVIRFDOHVTXH DUURMDURQLQIRUPDFLyQYLWDOSDUDGHร€QLUGLFKDViUHDVWHPiWLFDV DVtFRPRODVSULPHUDVYHUVLRQHVGHREMHWLYRVOtQHDVGHDFFLyQ\ metas.

3

Resultados de la Consulta y Concertaciรณn. Propuesta de (VWUDWHJLD1DFLRQDOGH'HVDUUROOR0LQLVWHULRGH (FRQRPtD3ODQLร€FDFLyQ\'HVDUUROOR&RQVHMR1DFLRQDOGH 5HIRUPDGHO(VWDGR$JRVWRSS

4

9HUGRFXPHQWR5HVXOWDGRVGHOD&RQVXOWD\&RQFHUWDFLyQ RSFLWSSFRQFXDGURVFRQWHQWLYRVGHLQIRUPDFLyQ sobre los tipos de organizaciรณn participantes asรญ como sus respectivos porcentajes.

5

6

KWWSZZZHFRQRPLDJRYGRHZHE

VOCES 115


Mecanismos de Participación en la Constitución y en las Leyes: Balance y Desafíos Radamés Martínez Radamés Martínez, es sociólogo, director del Área de Participación y Género del Consejo Nacional de Reforma del Estado (CONARE).

VOCES 116


Introducciรณn

+

emanados de los diferentes รณrganos del (VWDGRVHKDQFUHDGRHVSDFLRVGRQGH IXQFLRQDULRVDV\FLXGDGDQRV\FLXGDGDQDV se responsabilizan de la gestiรณn de las SROtWLFDVS~EOLFDVVLQTXHVHSLHUGDQODV atribuciones de los primeros.

VOCES

aber alcanzado una legislaciรณn que reconoce e instituye mecanismos de participaciรณn en diversas esferas de la vida pรบblica es uno de los logros relevantes que SXHGHH[KLELUOD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDHQHO 6LQHPEDUJRHOJUDQGpร€FLWTXHVH esfuerzo por fortalecer su democracia. adolece hoy en dรญa es que el grueso de estas normativas todavรญa no pasa de ser (VWRVHYHULร€FDWDQWRHQOD&RQVWLWXFLyQGH HQXQFLDGRVIRUPDOHVTXHQRVHDSOLFDQGH OD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDSURPXOJDGDHO PDQHUDHIHFWLYDSRUTXHORVIXQFLRQDULRV\ GHHQHURGHFRPRHQODVGLYHUVDV IXQFLRQDULDVQRODVFXPSOHQ\ODJHQWHQLODV leyes aprobadas recientemente. Con conoce ni las valora como para presionar HVWDVPRGLร€FDFLRQHVHLQQRYDFLRQHVHQHO por su cumplimiento. SODQROHJDOVHKDORJUDGRLQWHJUDUGLYHUVRV mecanismos e instancias que favorecen la (QHVWHVHQWLGRHOREMHWLYRGHOSUHVHQWH SDUWLFLSDFLyQGHODFLXGDGDQtDHQHOGLVHxR WUDEDMRHVDQDOL]DUODVQRUPDWLYDVSDUWLHQGR LPSOHPHQWDFLyQVHJXLPLHQWR\HYDOXDFLyQ de una descripciรณn de lo que establece GHODVSROtWLFDVS~EOLFDVHQHOSODQRGH la Constituciรณn de la Repรบblica y algunas DOJXQRVPLQLVWHULRVFRPRHQORV*RELHUQRV de las leyes aprobadas recientemente locales. en tรฉrminos de participaciรณn ciudadana; OXHJRVHDQDOL]DUiQWUHVOH\HVHVSHFLร€FDV (VWDWHQGHQFLDTXHVHKDYHQLGR \SRU~OWLPRVHKDUiXQEDODQFHVREUH FRQVROLGDQGRHQORV~OWLPRVDxRVKD ORVDYDQFHVOLPLWDFLRQHV\GHVDItRVGH respondido a la demanda de diversos este proceso de formalizaciรณn de los sectores sociales que desde la emergencia procesos participativos en el marco jurรญdico del rรฉgimen democrรกtico han cuestionado dominicano. HOGpร€FLW\ORVYDFtRVGHpVWHDOUHGXFLUOD participaciรณn de la ciudadanรญa a los eventos Constituciรณn de la Repรบblica electorales cada cuatro aรฑos. Para entender los aportes de la nueva &RPRUHVXOWDGRGHHVWRVHVIXHU]RV Constituciรณn en tรฉrminos del reconocimiento se ha logrado fortalecer la tendencia del derecho a la participaciรณn en la que busca combinar la representaciรณn GHร€QLFLyQGHODVSROtWLFDVS~EOLFDVHVSUHFLVR \ODSDUWLFLSDFLyQFRPRSURFHVRV tomar en cuenta que la anterior Constituciรณn FRPSOHPHQWDULRVQRFRQWUDGLFWRULRV(V no contemplaba ningรบn mecanismo GHFLUTXHDOUHFRQRFHUHOGHUHFKRDOD H[SOtFLWRGHSDUWLFLSDFLyQFLXGDGDQD SDUWLFLSDFLyQHQHOFRQMXQWRGHOH\HV a no ser el reconocido a travรฉs del voto GHFUHWRVUHJODPHQWRV\RUGHQDQ]DV SDUDODHOHFFLyQGHORVDVUHSUHVHQWDQWHV

117


VOCES 118

cada cuatro aĂąos a travĂŠs de los procesos electorales.

administraciĂłn de justicia y en los organismos de control del Estadoâ&#x20AC;?.

6LQHPEDUJROD&RQVWLWXFLyQGHOD 5HS~EOLFDUHIRUPDGDHQHQHURGH reconoce en sus principios fundamentales la necesidad de la participaciĂłn directa de ODFLXGDGDQtD$VtHQHODUWVHHVWDEOHFH TXH´ODVREHUDQtDUHVLGHH[FOXVLYDPHQWH HQHOSXHEORGHTXLHQHPDQDQWRGRVORV SRGHUHVORVFXDOHVHMHUFHSRUPHGLRGH sus representantes o en forma directaâ&#x20AC;?. Es decir que introduce la posibilidad para que HOSRGHUGHO(VWDGRGHVFDQVHQRVRORHQOD UHSUHVHQWDFLyQVLQRWDPELpQHQODH[SUHVLyQ directa de la voluntad de la ciudadanĂ­a.

$SDUWLUGHODUWtFXORVHLQWURGXFHOD ,QLFLDWLYD/HJLVODWLYD3RSXODU´PHGLDQWH la cual un nĂşmero de ciudadanos y ciudadanas no menor del dos por ciento  GHORVLQVFULWRVHQHOUHJLVWURGHHOHFWRUHV podrĂĄ presentar proyectos de ley ante el Congreso Nacionalâ&#x20AC;?.

/D&RQVWLWXFLyQGHWDPELpQLQWHJUD HQVXVDUWtFXORV\ODĂ&#x20AC;JXUDGHO Defensor del Pueblo como una â&#x20AC;&#x153;una autoridad independiente en sus funciones y con autonomĂ­a administrativa y presupuestariaâ&#x20AC;? y cuya funciĂłn es â&#x20AC;&#x153;contribuir $FRUGHFRQHVWHSULQFLSLRJHQHUDOHODUWtFXOR a salvaguardar los derechos fundamentales 22 de la ConstituciĂłn reconoce como de las personas y los intereses colectivos y derechos de los ciudadanas y ciudadanos difusos establecidos en esta ConstituciĂłn HQWUHRWURV´ 'HFLGLUVREUHORVDVXQWRV \ODVOH\HVHQFDVRGHTXHVHDQYLRODGRV que se les propongan mediante referendo; SRUIXQFLRQDULRVXyUJDQRVGHO(VWDGR  (MHUFHUHOGHUHFKRGHLQLFLDWLYDSRSXODU por prestadores de servicios pĂşblicos o OHJLVODWLYD\PXQLFLSDOHQODVFRQGLFLRQHV particulares que afecten intereses colectivos Ă&#x20AC;MDGDVSRUHVWD&RQVWLWXFLyQ\ODVOH\HV  y difusosâ&#x20AC;?. Formular peticiones a los poderes pĂşblicos para solicitar medidas de interĂŠs pĂşblico Como mecanismos directos de participaciĂłn y obtener respuesta de las autoridades en ORFDOHODUWtFXORHVWDEOHFHHOUHIHUHQGR el tĂŠrmino establecido por las leyes que se los plebiscitos y la iniciativa normativa dicten al respectoâ&#x20AC;?. PXQLFLSDO(QHODUWtFXORGLVSRQHTXH â&#x20AC;&#x153;la inversiĂłn de los recursos municipales se En relaciĂłn a los derechos civiles y polĂ­ticos harĂĄ mediante el desarrollo progresivo de el artĂ­culo 39 aborda el tema de la igualdad presupuestos participativos que propicien la GHJpQHUR\GHPDQHUDHVSHFtĂ&#x20AC;FDHO integraciĂłn y corresponsabilidad ciudadana QXPHUDOH[SUHVD´HO(VWDGRGHEH HQODGHĂ&#x20AC;QLFLyQHMHFXFLyQ\FRQWUROGHODV promover y garantizar la participaciĂłn polĂ­ticas de desarrollo localâ&#x20AC;?. equilibrada de mujeres y hombres en las candidaturas a los cargos de elecciĂłn 3RUVXSDUWHHODUWtFXORHVWDEOHFH popular para las instancias de direcciĂłn HOSURFHGLPLHQWRGHORVUHIHUHQGRV \GHFLVLyQHQHOiPELWRS~EOLFRHQOD FRQGLFLRQDGRDTXH´ 1RSRGUiQ


tratar sobre aprobaciรณn ni revocaciรณn de mandato de ninguna autoridad electa RGHVLJQDGD 5HTXHULUiQGHSUHYLD aprobaciรณn congresual con el voto de las dos terceras partes de los presentes en cada cรกmaraโ€

/H\GHO'LVWULWR1DFLRQDO\ORV0XQLFLSLRV /H\  OD/H\GH3UHVXSXHVWR3DUWLFLSDWLYR 0XQLFLSDO /H\ \PRGLร€FDFLRQHV legales de las leyes electorales que favorecen una mayor participaciรณn polรญtica GHODPXMHUYtDODVFXRWDVHOHFWRUDOHV

(QUHODFLyQDOD3ODQLร€FDFLyQ1DFLRQDOOD &RQVWLWXFLyQSULRUL]DODGHร€QLFLyQGHXQD Estrategia Nacional de Desarrollo que se UHDOL]DUiVHJ~QHVWDEOHFHHODUWtFXOR โ€œprevia consulta al Consejo Econรณmico y 6RFLDO\DORVSDUWLGRVSROtWLFRVยต\TXHGHร€QLUi la visiรณn de la naciรณn a largo plazo.

$VLPLVPRODVOH\HVGHOD&iPDUDGH &XHQWDV\ODGHOD&RQWUDORUtD*HQHUDOGHOD 5HS~EOLFDTXHMXQWRFRQHO'HFUHWR1R HVWDEOHFHQHO&RQWURO6RFLDOHQGLIHUHQWHV DVSHFWRVGHODJHVWLyQS~EOLFDOD/H\ GHOVREUHOD5HJXODFLyQ\)RPHQWRGH las Organizaciones sin Fines de Lucro.

(QVXDUWtFXORFUHDHO&RQVHMR (FRQyPLFR\6RFLDOFRPRyUJDQR consultivo del Poder Ejecutivo en materia HFRQyPLFDVRFLDO\ODERUDOTXHDFW~D como un mecanismo de concertaciรณn social โ€para asegurar la participaciรณn RUJDQL]DGDGHHPSOHDGRUHVWUDEDMDGRUHV y otras organizaciones de la sociedad en la construcciรณn y fortalecimiento permanente de la paz socialโ€.

7DPELpQOH\HVUHFLHQWHVFRPROD/H\GH 3ODQLร€FDFLyQH,QYHUVLyQ3~EOLFD /H\  OD/H\*HQHUDOGH-XYHQWXG /H\ OD /H\GH*HVWLyQGH5LHVJR /H\ \OD /H\*HQHUDOGH3URWHFFLyQGHORV'HUHFKRV GHO&RQVXPLGRUR8VXDULR 1R DEUHQ espacios para que la ciudadanรญa pueda ser tomada en cuenta en la toma de decisiones pรบblicas.

/H\HVUHFLHQWHVFRQWHPSODQPHFDQLVPRVGH participaciรณn 'HVGHPHGLDGRVGHORVHQOD5HS~EOLFD Dominicana se ha ido avanzando en un SURFHVRGHDSHUWXUD\H[SDQVLyQGHOD democracia polรญtica y a un incremento de mecanismos legales que garantizan una mejor articulaciรณn Estado-ยญsociedad.

(VWXGLRGHFDVRV7UHVOH\HVSDUDLOXVWUDU /H\GH/LEUH$FFHVRDOD,QIRUPDFLyQ 3~EOLFD 

La informaciรณn es una fuente inestimable

VOCES

(VWRVHYHULร€FDSRUODDSUREDFLyQGH normativas como la Ley de Libre Acceso a OD,QIRUPDFLyQ3~EOLFD  OD/H\GH &RPSUD\&RQWUDWDFLRQHV /H\ OD

(VWDV\PXFKDVRWUDVQRUPDWLYDVFRPROD /H\GH(GXFDFLyQ  GH6DOXG   ODTXHFUHDHO0LQLVWHULRGH0HGLR $PELHQWH  \HO0LQLVWHULRGHOD0XMHU  FRQWLHQHQPHFDQLVPRVLQVWDQFLDV y principios que abren el espacio para la participaciรณn y con ello al avance de la democracia directa.

119


de poder. Por eso ha sido una conquista relevante de la democracia dominicana la DSUREDFLyQGHOD/H\VREUHHO/LEUH $FFHVRDOD,QIRUPDFLyQ 6LQHPEDUJRFRPRELHQHVWDEOHFH Ladislau Doubour â&#x20AC;&#x153;la informaciĂłnâ&#x20AC;Ś es una construcciĂłn social y depende de los DFWRUHVTXHODSURGXFHQGLYXOJDQ\XWLOL]DQÂľ ¢4XLpQHV\SDUDTXpXWLOL]DQODLQIRUPDFLyQ TXHVHH[WUDHSRUYtDGHOD/H\" +DVWDGRQGHVDEHPRVHOPD\RUXVXDULR GHGLFKDQRUPDWLYDVRQORVHVWXGLDQWHVORV SHULRGLVWDVLQYHVWLJDGRUHV\FLXGDGDQRV LQGHSHQGLHQWHV\HOWLSRGHLQIRUPDFLyQTXH parece mĂĄs demandado es el relacionado FRQODVQyPLQDVHOSUHVXSXHVWRHWF6XXVR se ha orientado principalmente a generar informaciĂłn en los medios de comunicaciĂłn y a dar respuestas a requerimientos acadĂŠmicos.

VOCES 120

(QHOFDVRGHORVSULPHURVHOXVRSULPRUGLDO SDUHFHGLULJLGRGHPDQHUDFDVLH[FOXVLYD DOWHPDGHODFRUUXSFLyQPLHQWUDVTXH los segundos utilizan la informaciĂłn para SUHSDUDUWHVLVVHPLQDULRVRLQIRUPHV DFDGpPLFRVFX\RGHVWLQRĂ&#x20AC;QDOHVHQVX PD\RUtDHODQDTXHOGHXQDELEOLRWHFDRHQ HOSHRUGHORVFDVRVHO]DIDFyQGHOSURIHVRU (QHVWHWHQRUKD\TXHVXEUD\DUORTXH sostiene el referido autor: â&#x20AC;&#x153;la informaciĂłn adecuada y accesible constituye un poderoso medio de racionalizaciĂłn socialâ&#x20AC;?. 6LQHPEDUJRDGYLHUWH´ODLQIRUPDFLyQ VHQVDFLRQDOLVWDFDyWLFDGLULJLGDSDUDDWUDHU OHFWRUHVRWHOHYLGHQWHVJHQHUDSHUVRQDV GHVRULHQWDGDVLQVHJXUDV\VLQLQLFLDWLYDÂľ

(QIUHQWDUHVWDUHDOLGDGHVFRPSOHMRSXHVHV el mercado quien orienta el quehacer de los PHGLRVGHFRPXQLFDFLyQORFXDOVHDJUDYD si se toma en cuenta la concentraciĂłn de dichos medios en grandes grupos empresariales. Sin cuestionar la legitimidad de los sectores TXHOHKDQGDGRHVWHXVRDODLQIRUPDFLyQ se puede constatar que la ciudadanĂ­a es quien menos saca provecho a las posibilidades u oportunidades que abre esta normativa para dar seguimiento a las SROtWLFDVS~EOLFDV\YLJLODUHOXVRHĂ&#x20AC;FLHQWHGH los recursos pĂşblicos. Por esta razĂłn compartimos con el referido DXWRUTXLHQGLFHTXH´HQDXVHQFLDGH informaciones articuladas que permitan la DFFLyQLQIRUPDGDJHQHUDPRVSHUVRQDV pasivas y angustiadasâ&#x20AC;?. ÂżNos hemos percatado como el descontento de la mayorĂ­a se desgasta en eternas quejas improductivas y desmovilizantes? ÂżQue pasarĂ­a si esta queja pudiera conducirse de PDQHUDSURDFWLYDDWUDYpVGHODDFFLyQ social informada? Al focalizarse la bĂşsqueda de la informaciĂłn HQODVGRVYHUWLHQWHVPHQFLRQDGDVVH SDVDSRUDOWRTXHH[LVWHQGLYHUVDVIRUPDV de encubrir las â&#x20AC;&#x153;indelicadezasâ&#x20AC;? y maquillar ODVFXHQWDVVLQTXHHOORVLJQLĂ&#x20AC;TXHTXH VHKDFHXQDODERUS~EOLFDLGyQHDSXHV tan importante es transparentar el gasto S~EOLFRFRPRORJUDUTXHWHQJDSHUWLQHQFLD econĂłmica y social. (QXUJHQWHSXHVSUHVLRQDUSDUDTXHVH GHMHGHLQYHUWLUSRUFDSULFKRSDUDVXIUDJDU


JDVWRVGHFDPSDxDRSDUDVLPSOHPHQWH reeditarse en el poder. Que el esfuerzo que la ciudadanĂ­a hace para transparentar el gasto sea el mismo parar dar seguimiento DORVSODQHVSURJUDPDVGHWUDEDMR\D los proyectos de reglamentos antes de ser DSUREDGRVWDO\FRPRORFRQWHPSODOD/H\  En una gestiĂłn pĂşblica puede que no haya HVFDSHGHXQVRORFHQWDYRSDUDĂ&#x20AC;QHV SHUVRQDOHVSHURTXHWDPSRFRVHLQYLHUWD HQODVSULRULGDGHVQDFLRQDOHV\ORFDOHV\ esto Ăşltimo deberĂ­a tener tanta importancia como lo primero. El gran desafĂ­o es: â&#x20AC;&#x153;organizar la informaciĂłn de acuerdo con las necesidades prĂĄcticas de los actores sociales que intervienen en el SURFHVRGHGHVDUUROORVRFLDOÂľ %RXGRXU 

EconĂłmico y Social Municipal en la Ley 176-­ 6. A pesar de tener mĂĄs de 4 aĂąos estas leyes DSUREDGDVHVWHPHFDQLVPRQRVHKD implementado en los municipios. Un factor que ha limitado la creaciĂłn de los Consejos EconĂłmicos y Sociales Municipales estĂĄ UHODFLRQDGRFRQTXHH[LVWHQGRVOH\HVTXH FUHDQRUJDQLVPRVPX\SDUHFLGRVSHURGH naturaleza diferente. /D/H\GH3ODQLĂ&#x20AC;FDFLyQH,QYHUVLyQ3~EOLFD 1RFUHDHO&RQVHMRGH'HVDUUROOR 0XQLFLSDOFRPR´LQVWDQFLDGHSDUWLFLSDFLyQ de los agentes econĂłmicos y sociales a nivel del territorio que tiene como funciĂłn articular y canalizar demandas de los ciudadanos ante el gobierno central y el gobierno PXQLFLSDOÂľ DUW 

VOCES

¢/H\GH3ODQLĂ&#x20AC;FDFLyQH,QYHUVLyQ3~EOLFD /DRULHQWDFLyQFRQWHQLGDHQOD/H\HV /H\ YHUVXV/H\GHO'LVWULWR1DFLRQDO\ HVSHFtĂ&#x20AC;FDSDUDJDUDQWL]DUODSDUWLFLSDFLyQ ORV0XQLFLSLRV /H\ " HQODSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQORFXDOVXSRQHXQD participaciĂłn especializada y agregada: (QORV~OWLPRVDxRVDOPXQLFLSLRGRPLQLFDQR SDUWLFLSDUtDQHQpOVLHWHSHUVRQDVODVFXDOHV se le reconoce crecientemente como representarĂ­an a grandes conglomerados. el espacio donde la ciudadanĂ­a puede LQWHUDFWXDUGHPDQHUDĂ XLGDFRQODV Ellos son: â&#x20AC;&#x153;iv. Un representante de las autoridades del Estado. En diversas leyes DVRFLDFLRQHVHPSUHVDULDOHV\RODV&iPDUDV se empiezan a introducir regulaciones que GH&RPHUFLR\3URGXFFLyQGHOPXQLFLSLR hacen posible este anhelo democrĂĄtico. â&#x20AC;&#x153;v. Un representante de las instituciones de educaciĂłn superior del municipio. vi. Un (QHVWHRUGHQXQRGHORVPHFDQLVPRV representante de los gremios profesionales que procuran concretar esta aspiraciĂłn del Municipio. vii. Un representante es la creaciĂłn de una instancia consultiva GHODVDVRFLDFLRQHVDJURSHFXDULDV SHUPDQHQWHTXHSHUPLWDLQWHJUDUDORV juntas de vecinos y organizaciones no as munĂ­cipes en el desarrollo local. Este gubernamentales reconocidas por su espacio denominado Consejo de Desarrollo WUDEDMRHQODFRPXQLGDGÂľ DUWOHWUD&  0XQLFLSDOHQOD/H\R&RQVHMR

121


0LHQWUDVTXHOD/H\FUHDORV&RQVHMRV (FRQyPLFRV\6RFLDOHV0XQLFLSDOHV FRPR´yUJDQRGHFDUiFWHUFRQVXOWLYR integrado por miembros del Ayuntamiento y representantes de las organizaciones de ODVRFLHGDGFLYLOFX\DĂ&#x20AC;QDOLGDGFRQVLVWH en propiciar la participaciĂłn ciudadana y comunitaria en los procesos de diseĂąo GHSROtWLFDVS~EOLFDVGHSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ\ en la toma de decisiones para la gestiĂłn municipalâ&#x20AC;?.

VOCES 122

ODGLYHUVLGDGQLODUHDOLGDGHVSHFtĂ&#x20AC;FDGHORV PXQLFLSLRVSXHV¢FyPRXQFRQVHMRSXHGH ser representativo en grandes ciudades del SDtVFRPR6DQWLDJR6DQWR'RPLQJR6DQ &ULVWyEDOHO'LVWULWR1DFLRQDOHQWUHRWURV contando con la representaciĂłn reducida DVRORVLHWHSHUVRQDVDQRPEUHGHWDQWDV entidades sociales?

ÂżPueden ser esos sectores los que se tomarĂ­an de manera estĂĄndar en todos ORVPXQLFLSLRVDQLYHOQDFLRQDOVLQWRPDU (QFRQVHFXHQFLDODGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHOUROGH las realidades diversas que tienen dichos cada uno estĂĄ claramente establecida por municipios? ÂżCĂłmo una sola persona puede DPEDVOH\HVSXHVXQRHVWiUHODFLRQDGRFRQ UHSUHVHQWDUDWDQWDVHQWLGDGHVMXQWDV ODSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ\ODUHODFLyQGHO*RELHUQR FRPRVRQ´ODVDVRFLDFLRQHVDJURSHFXDULDV PXQLFLSDOFRQHO*RELHUQRFHQWUDO\HORWUR juntas de vecinos y organizaciones no regula la participaciĂłn de la ciudadanĂ­a gubernamentales reconocidas por su HQHOGLVHxRGHSROtWLFDVS~EOLFDVOD trabajo en la comunidadâ&#x20AC;?? SODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ\JHVWLyQPXQLFLSDO(VWH Ăşltimo debe ser reglamentado a partir de la El Consejo EconĂłmico y Social Municipal UHDOLGDGHVSHFtĂ&#x20AC;FDGHFDGDPXQLFLSLR FRQFHELGRHQOD/H\WLHQHXQUROPiV JHQHUDOSXHVVXVIXQFLRQHVHVWiQUHIHULGDV ¢6RQPHFDQLVPRVDQWDJyQLFRVLJXDOHVR DODJHVWLyQPXQLFLSDOHQVXFRQMXQWR complementarios? por lo que su funcionamiento deberĂ­a ser SHUPDQHQWHDPSOLR\UHSUHVHQWDWLYRSXHV (VWDVGXGDVQRH[LVWLUtDQVLHQORVUHJODPHQWRV lo que se persigue como objetivo central es GHOD/H\QRVHHVWDEOHFLHUDTXH que juegue un papel consultivo en todo lo â&#x20AC;&#x153;en el caso de los Ayuntamientos de los TXHHVODJHVWLyQGHOD\XQWDPLHQWR\GHEH 0XQLFLSLRV\HO'LVWULWR1DFLRQDOORV&RQVHMRV H[SUHVDUDFLXGDGDQRV\FLXGDGDQDVTXH de Desarrollo Municipal se corresponden con interactĂşan con las autoridades locales. los Consejos EconĂłmico y Social Municipales previstos en el artĂ­culo 252 de la Ley No. (VSRUHVWHPD\RUDOFDQFHTXHOD GHO'LVWULWR1DFLRQDO\ORV0XQLFLSLRVÂľ reglamentaciĂłn del Consejo EconĂłmico pues en ese caso se estĂĄn concibiendo 6RFLDOGHEHUtDVHUODTXHVHWRPHGHEDVH como organismos similares. HQFDGDPXQLFLSLRVSXHVSHUPLWHH[SUHVDU la realidad diversa de los actores de cada <QRHVYHUGDGTXHVHDQLGpQWLFRVSXHV PXQLFLSLRSRUORTXHVHKDFHQHFHVDULR OD/H\FXDQGRFUHDORV&RQVHMRVGH concretar un acuerdo con el Ministerio de Desarrollo Municipales no toma en cuenta (FRQRPtD3ODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ\'HVDUUROOR 0(3<' 


para armonizar y complementar ambos RUJDQLVPRV\DTXHVXQDWXUDOH]DHVGLVWLQWD pero sus objetivos son complementarios. Una soluciรณn a esta aparente duplicidad GHEHUtDVHUTXHGDGDODVFDUDFWHUtVWLFDV GHDPERVPHFDQLVPRVHO&RQVHMRGH Desarrollo contemplado en la Ley de 3ODQLร€FDFLyQVHOHDVLJQHODIXQFLyQGHVHU un รณrgano especializado dentro del Consejo (FRQyPLFR\6RFLDO0XQLFLSDOGLULJLGRD JDUDQWL]DUORVSURFHVRVGHSODQLร€FDFLyQ\ armonizar y coordinar el gasto del gobierno central en los municipios. 3. La participaciรณn en Educaciรณn El contenido participativo de la Ley 66-ยญ97 HVWiFRQWHPSODGRGHVGHORVPLVPRVร€QHV TXHVHOHGHร€QHQHQVHQWLGRJHQHUDODOD HGXFDFLyQGRPLQLFDQD\DTXHHQVXDUW OLWHUDOG VHHVWDEOHFHTXHHQHORUGHQ democrรกtico se persigue โ€œpropiciar la colaboraciรณn y la confraternidad entre los dominicanos y el conocimiento y prรกctica de la democracia participativa como forma GHFRQYLYHQFLDTXHSHUPLWDDWRGRVORV ciudadanos ejercer el derecho y el deber de intervenir activamente en la toma de decisiones orientadas al bien comรบnโ€. A catorce aรฑos de la promulgaciรณn y HMHFXFLyQGHHVWDOH\ODDSOLFDFLyQGHO conjunto de contenidos participativo ha tenido obstรกculos y debilidades en su aplicaciรณn.

7DPELpQHVWiGHDFXHUGRFRQHVWRHO UHSUHVHQWDQWHGH$10$(FXDQGRUHFRQRFH HQVXH[SRVLFLyQHQHO6HPLQDULR7DOOHU +DFLDOD*HVWLyQ(GXFDWLYDSDUWLFLSDWLYD que โ€œla educaciรณn participativa serรญa un p[LWRVLHVWRVHGLHUDHQWRGDVODVHVFXHODV Sin embargo debemos saber que algunas asociaciones de padres y amigos de la escuela se forman por conveniencias del 'LUHFWRUGHODHVFXHODTXHEXVFDTXHXQD persona determinada sea quien presida esa asociaciรณn de padres y madresโ€. 7RGRHVWRIXHDYDODGRSRUORVSDUWLFLSDQWHV HQHO6HPLQDULROD*HVWLyQ(GXFDWLYD 3DUWLFLSDWLYDTXLHQHVFRQFOX\HURQ que los mayores obstรกculos para la participaciรณn en la gestiรณn educativa descansa en los siguientes factores: โ€œla LQรXHQFLDGHODSROtWLFDHQODWRPDGH GHFLVLRQHVODQRDSHUWXUDDODGLYHUVLGDGHO GHVFRQRFLPLHQWRVGHORVUROHVODLGHRORJtD UHOLJLRVDODFHQWUDOL]DFLyQGHIXQFLRQHV OLPLWDFLRQHVร€QDQFLHUDVODIDOWDGH VHJXLPLHQWRDODSROtWLFDSDUWLFLSDWLYDIDOWD GHSUHVXSXHVWRSHUVRQDOSRFRFDSDFLWDGR poco compromiso de la comunidad con ODVHVFXHODVODUHDOLGDGHFRQyPLFDGH

VOCES

7DO\FRPRH[SUHVDHQODVtQWHVLVGH VXLQYHVWLJDFLyQ0DUFRV9LOODPiQ HQWUHVSURYLQFLDVGHOVXUGHOSDtVOD

implementaciรณn de dicho proceso โ€œparece estar concentrada en el mejoramiento del HQWRUQRHGXFDWLYRFRQSUHGRPLQDQFLD de las labores de mantenimiento fรญsico de las escuelas. Esta orientaciรณn de la SDUWLFLSDFLyQHV\DLPSRUWDQWHVLQHPEDUJR SRUUD]RQHVGLYHUVDVODSDUWLFLSDFLyQGH ORVDFWRUHVQRGRFHQWHV SDGUHVPDGUHV\ RWURV HQODVDFWLYLGDGHVGHSODQLร€FDFLyQ HVSHFtร€FDPHQWHFXUULFXODUHVRQRH[LVWHR H[LVWHSRFRยต

123


ORVSDGUHV\SURIHVRUHVUHVLVWHQFLDDORV FDPELRVHOHVWLORDXWRFUiWLFRGHGLULJLUDVt como el clientelismoâ&#x20AC;?.

VOCES 124

Avances logrados

Si se hace un balance detallado sobre cĂłmo se han integrando los mecanismos de (VSUHFLVRWRPDUHQFXHQWDFRPRVHxDOD participaciĂłn en la normativa vigente en 9LOODPiQTXHOD´FHQWUDOL]DFLyQGHORV OD5HS~EOLFD'RPLQLFDQDVHUHFRQRFHGH procesos de gestiĂłn en manos de los y LQPHGLDWRTXHODQXHYD&RQVWLWXFLyQ   ODVGLUHFWRUDVÂľ´ODFRQFHSFLyQGHTXHHO ha introducido un conjunto de derechos SURFHVRGHEHVHUFRQGXFLGRH[FOXVLYDPHQWH LQQRYDGRUHVHQWUHHOORVHOGHUHFKRGHOD por quienes tienen formaciĂłn especializada ciudadanĂ­a a participar en las decisiones HQHOFDPSRHGXFDWLYRÂľ\´HOQLYHOGH S~EOLFDVORFXDOWLHQHXQDLPSRUWDQFLD escolaridad de los padres y madres que fundamental para la consolidaciĂłn de la incide en el bajo interĂŠs y comprensiĂłn de su institucionalidad democrĂĄtica en el paĂ­s. SUHVHQFLDHQHOSURFHVRHGXFDWLYRHVFRODUÂľ son factores relevantes que hay que tomar Otro elemento de avance logrado en los en cuenta. Ăşltimos aĂąos es la aprobaciĂłn de la Ley GHO'LVWULWR1DFLRQDO\ORV0XQLFLSLRV (VLPSRUWDQWHĂ&#x20AC;QDOPHQWHDOPRPHQWRGH que introduce fuerte sesgo de participaciĂłn SHQVDUHQVROXFLRQHVDOWHUQDWLYDVWRPDU en la gestiĂłn municipal. La aprobaciĂłn en cuenta el conjunto de sugerencias de esta normativa habĂ­a sido precedida UHDOL]DGDVHQHOVHPLQDULRFLWDGRTXH GHLQLFLDWLYDVFUHDGDVSRUGHFUHWRVHQHO propone lo siguiente para mejorar el GLULJLGDVDFUHDUODV&RPLVLRQHVGH proceso: â&#x20AC;&#x153;mejorar aspectos normativos ContralorĂ­a Social. HQODSDUWLFLSDFLyQGHVDUUROODUXQSURFHVR permanente de concienciaciĂłn sobre la Del mismo modo es importante resaltar que SDUWLFLSDFLyQHQORVFHQWURVHGXFDWLYRV la legislaciĂłn nacional ha incluido diversas implementar el respeto y la gobernabilidad formas de participaciĂłn en las diversas HQHOVLVWHPDHGXFDWLYRSHUPLWLUOD VHFWRULDOHVGHO(VWDGRWDOHVFRPRVDOXG SDUWLFLSDFLyQVLQODLQWHUYHQFLyQSDUWLGLVWD HGXFDFLyQVHJXULGDGVRFLDOSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ reconocer los aportes de la comunidad a etc. ODHGXFDFLyQDUWLFXODUWRGRVORVVHFWRUHV LQYROXFUDGRVHQHOVLVWHPDHGXFDWLYR Otro factor de avance que es necesario WRPDUHQFXHQWDHOSHUĂ&#x20AC;OSURIHVLRQDOGHORV WRPDUHQFXHQWDHVHOUROTXHHQODV GLUHFWRUHVGHFHQWURVSUHSDUDUPiVWDOOHUHV Ăşltimas dĂŠcadas ha jugado la cooperaciĂłn GHSDUWLFLSDFLyQVRVWHQLELOLGDGGHORV internacional en el apoyo al fortalecimiento proyectos como parte de la continuidad del GHODVRFLHGDGFLYLOFRQWULEX\HQGRD (VWDGRHWFÂľ incrementar su capacidad de interlocuciĂłn frente al Estado. Un elemento adicional que ha servido


de referente y de estĂ­mulo a los procesos participativos ha sido la lucha por la equidad e igualdad de gĂŠnero de los JUXSRVGHPXMHUHVORFXDOKDIDYRUHFLGR en avanzar en polĂ­ticas pĂşblicas que crean mecanismos novedosos de participaciĂłn. Otro jalĂłn importante para fortalecer ODGHPRFUDFLDSDUWLFLSDWLYDKDVLGROD SURPXOJDFLyQ\DSOLFDFLyQGHOD/H\ VREUH/LEUH$FFHVRDOD,QIRUPDFLyQ HODxRHQODPHGLGDTXHSHUPLWH mayor transparencia en la gestiĂłn pĂşblica y ofrece un insumo de gran valor para una SDUWLFLSDFLyQFDOLĂ&#x20AC;FDGD Una prĂĄctica que tambiĂŠn ha favorecido la introducciĂłn de mecanismos de participaciĂłn es que desde 1999 diversos municipios han introducido el Presupuesto Participativo Resultado de este conjunto de procesos y DFFLRQHVVHSXHGHDĂ&#x20AC;UPDUTXHHOSULQFLSDO avance logrado es que hoy la participaciĂłn se ha convertido en un derecho FRQVWLWXFLRQDO\OHJDOPHQWHH[LJLEOH Factores limitantes

3RURWURODGRXQIDFWRUTXHKDOLPLWDGR la aplicaciĂłn de los mecanismos de participaciĂłn es que en los Ăşltimos aĂąos se han debilitado o dispersado muchas de las redes y coordinaciones de la sociedad civil. Otro factor que ha intervenido es que las oorganizaciones barriales se han debilitado y desfavorecido la interlocuciĂłn y el protagonismo de los sectores mĂĄs pobres y H[FOXLGRV 7DPELpQKDVLGRXQDOLPLWDQWHHOFUHFLHQWH corporativismo que ha predominado en ODVRUJDQL]DFLRQHVVRFLDOHVORFXDOUHVWD poder para luchar por hacer cumplir las OH\HV$GHPiVKDLQFLGLGRODFUHFLHQWH desapariciĂłn o debilitamiento de muchas GHODV21*TXHKDQDFRPSDxDGRDORV movimientos sociales en su lucha por los derechos. Un factor que ha contribuido a esto tiene relaciĂłn con que el quehacer de una gran parte de las organizaciones sociales activa VHKDUHGXFLGRDODJHVWLyQGHSUR\HFWRV obviando asumir las demandas sociales FRPRSURFHVRVGHFRUWRPHGLDQR\ODUJR plazo. (QWpUPLQRVJHQHUDOHVVHUHFRQRFHXQD tendencia que afecta la participaciĂłn y el

VOCES

$SHVDUGHORVDYDQFHVORJUDGRVHV HYLGHQWHTXHWRGDYtDH[LVWHQVHULRV obstĂĄculos para lograr aplicar de manera efectiva los mecanismos de participaciĂłn reconocidos legalmente. Un elemento estructural que pesa fuertemente es que aĂşn se mantiene una cultura de gestiĂłn pĂşblica que percibe la participaciĂłn como un REVWiFXORDODHĂ&#x20AC;FLHQFLD\HĂ&#x20AC;FDFLD

'HLJXDOIRUPDVHUHFRQRFHTXHHO clientelismo sigue arropando la cultura polĂ­tica y favorece prĂĄcticas pĂşblicas que priorizan el intercambio y la negociaciĂłn vĂ­a los favores personales en detrimento del relacionamiento a partir del reconocimiento de los derechos.

125


GHVDUUROORHTXLWDWLYRHVTXHFDGDYH]PiV los sindicatos y organizaciones campesinas VHGHELOLWDQPLHQWUDVSRURWURODGRODV organizaciones corporativas y empresariales se han ido fortaleciendo. Un factor que ha sido determinante es que organizaciones sociales siguen fuertemente condicionadas SRUORVSRGHUHVHFRQyPLFRVSROtWLFRV\ religiosos. (VWHFRQMXQWRGHIDFWRUHVH[SOLFDQHO por quรฉ no se han implementado los mecanismos de participaciรณn tal y como fueron aprobados legalmente. 'HVDItRV $SDUWLUGHHVWHEDODQFHHVSRVLEOH entender cuรกles son los desafรญos que tiene hoy la democracia directa en la Repรบblica Dominicana para consolidarse. En este RUGHQXQJUDQGHVDItRHVSRWHQFLDUHO uso de los mecanismos de participaciรณn H[LVWHQWHVGHPDQHUDLQWHQVDHLQWHOLJHQWH Otro importante desafรญo es fortalecer la capacidad de las organizaciones de incidir HQODYLGDS~EOLFDSDUDORFXDOVHUHTXHULUi implementar procesos de capacitaciรณn FRQVLVWHQWHVTXHFRQWULEX\DQDOD renovaciรณn del liderazgo social.

VOCES 126

7DPELpQKR\VHKDFHXUJHQWHLQFUHPHQWDU la capacidad de incidencia en el plano PXQLFLSDO\HQODVVHFWRULDOHVHVSHFLDOPHQWH HQVDOXGHGXFDFLyQ\ODVHJXULGDG VRFLDOWRGRORFXDOSDVDSRUUHFRQRFHU\ GLIXQGLUDTXHOODVH[SHULHQFLDVH[LWRVDVGH participaciรณn ciudadana.

Un gran desafรญo que tiene el movimiento democrรกtico es lograr una reforma legislativa que cree las condiciones para establecer un sistema nacional de SDUWLFLSDFLyQDUPRQL]DQGRODVOH\HVFRQ OD&RQVWLWXFLyQ\ODVOH\HVHQWUHVtSDUDGDU coherencia a la participaciรณn tanto en las sectoriales como en el plano municipal. )LQDOPHQWHXQGHVDItRLPSRVWHUJDEOHHV lograr que los diversos sectores que aspiran a fortalecer la institucionalidad democrรกtica implementen estrategias que contribuyan a sensibilizar y estimular a los funcionarios pรบblicos a aplicar consecuentemente los mecanismos de participaciรณn legalmente reconocidos; asรญ como generar procesos que contribuyan a potenciar la capacidad de las organizaciones sociales de incidir en ODVSROtWLFDVS~EOLFDVVREUHWRGRHQDTXHOODV que hacen posible la profundizaciรณn del Estado social de derecho en la Repรบblica Dominicana.

BIBLIOGRAFรA 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

&HQWURGH,QYHVWLJDFLyQ\3URPRFLyQ6RFLDO &,3526  (VWXGLRVREUHORVPHFDQLVPRVGHSDUWLFLSDFLyQVRFLDO 6DQWR'RPLQJR &RQVWLWXFLyQGHOD5HS~EOLFD'RPLQLFDQD6DQWR'RPLQJR  'HOD&UHDFLyQGHOD6HFUHWDUtDGHOD0XMHU/H\ 6DQWR'RPLQJR 'RXERXU/DGLVODX,QIRUPDFLyQSDUDODFLXGDGDQtD\HO GHVDUUROORVRVWHQLEOH5HYLVWD1XHYD6RFLHGDG1R /H\*HQHUDOGH/LEUH$FFHVRDOD,QIRUPDFLyQ3~EOLFD1R 6DQWR'RPLQJR Ley de Funciรณn Pรบblica y crea la Secretarรญa de Estado de $GPLQLVWUDFLyQ3~EOLFD1R6DQWR'RPLQJR Ley Regulaciรณn y Fomento de las Asociaciones sin Fines GH/XFURHQ5HS~EOLFD'RPLQLFDQD1R6DQWR 'RPLQJR


 9.  11. 12. 13. 14. 15.

/H\*HQHUDOVREUH0HGLR$PELHQWH\5HFXUVRV1DWXUDOHV 1R6DQWR'RPLQJR /H\GHO'LVWULWR1DFLRQDO\ORV0XQLFLSLRV1R6DQWR 'RPLQJR /H\GH3UHVXSXHVWR3DUWLFLSDWLYR1R6DQWR 'RPLQJR /H\*HQHUDOGH3URWHFFLyQGHORV'HUHFKRVGHO &RQVXPLGRUR8VXDULR 1R 6DQWR'RPLQJR /H\2UJiQLFDGH(GXFDFLyQ1R6DQWR'RPLQJR 1997 /H\*HQHUDOGH6DOXG1R6DQWR'RPLQJR /H\GH3ODQLร€FDFLyQH,QYHUVLyQ3~EOLFD1R6DQWR 'RPLQJR? /H\*HQHUDOGHOD-XYHQWXG6DQWR'RPLQJR 1R  

16. /H\6REUH*HVWLyQGH5LHVJRV1R  6DQWR'RPLQJR  17. /H\6REUH&RPSUDV\&RQWUDWDFLRQHVGH%LHQHV6HUYLFLRV 2EUDV\&RQFHVLRQHV/H\1R6DQWR'RPLQJR  0DUWtQH]5DGDPpV(O&RPSRQHQWH3DUWLFLSDFLyQGHOD/H\ GHO'LVWULWR1DFLRQDO\ORV0XQLFLSLRV/H\&21$5( 6DQWR'RPLQJR 19. 5H\HV-RVp3DUWLFLSDUDSDUWLUGHO$QWHSUR\HFWRGH/H\GH 3DUWLFLSDFLyQ&21$5(6DQWR'RPLQJR  6HPLQDULR7DOOHU+DFLD*HVWLyQ(GXFDWLYD3DUWLFLSDWLYD Secretarรญa de Estado de Educaciรณn y Consejo Nacional de 5HIRUPDGHO(VWDGR &21$5(  21. 9LOODPiQ0DUFRV(O3URFHVRGH'HVFHQWUDOL]DFLyQ(VFRODU y sus Condiciones de Posibilidad en el Suroeste de la 5HS~EOLFD'RPLQLFDQD6DQWR'RPLQJR

VOCES 127


La pelliza 'HVSXpVGHSDVDU7XUH\KDFLDHO&LEDR\KDVWD 3LHGUD%ODQFDQRVHQFRQWUDPRVFRQXQHVSHFWiFXOR YLVXDOFXDOVLIXHUDXQDH[SRVLFLyQGHDUWH contemporĂĄneoâ&#x20AC;Ś una instalaciĂłn moderna. Son las pellizas. De ser un instrumento utilizado para limpiarse los pies a la entrada de las casas o de acomodar el fondo de XQDVLHQWRODSHOOL]DKDSDVDGRDRFXSDUXQHVSDFLR de lujo en distintos hogares como pieza decorativa o sencillamente como alfombra. /DSHOOL]DVHFRQIHFFLRQDEDGHXQWUR]RGHVDFRGH esa bolsa de sisal color crema donde se guardaba D]~FDUDUUR]FDFDR\RWURVSURGXFWRVDOTXHVH introducĂ­an pedacitos de tela de distintos colores. (QEDUULRV\FDPSRVDOJXQDVPXMHUHVFRUWDEDQORV trozos de sacos y compraban retazos baratos de WHODVHQODVWLHQGDVODVFXDOHVFRUWDEDQHQSHTXHxRV trocitos rectangulares que iban introduciendo con una aguja al pedazo de saco o sĂłlo las cosĂ­an con hilo. 'HVSXpVGHFRFLQDUORVDOLPHQWRVODVGDPDV GLVSRQtDQGHODWDUGHSDUDHVDWDUHD*HQHUDOPHQWH hacĂ­an las pellizas por encargo de alguien que les SDJDEDSRUHOWUDEDMRRVLQRODVFRORFDEDQHQOD SXHUWDGHOIUHQWHGHODFDVDGRQGHDQWHVGHHQWUDU la gente â&#x20AC;&#x153;sobaba los piesâ&#x20AC;? para deshacerse del polvo y a veces de la tierra. Otro uso que se les daba era el de colocarlas en la parte del asiento de las mecedoras o las sillas del

VOCES 128

comedor para acomodar a quienes se sentaban. $GHPiVVHSRQtDQHQODVPRQWXUDVGHFDEDOORV\ PXORVSDUDDFROFKDUDOMLQHWHSDUDHOVLOOtQGHODV ELFLFOHWDVRPRWRUHV\HQHOSLVRGHODVKDELWDFLRQHV IUHQWHDODFDPDSDUDTXHDOEDMDUHOSLHQRVLQWLHUD HOIUtRGHOVXHOR7DPELpQGHEDMRGHODVYDFLQLOODV SDUDTXHHQFDVRGHTXHVHERWDUDQORVRULQHVQR mojaran el piso. $VLPLVPRORVFKRIHUHVODVXVDEDQVREUHHOWDEOHURGH ORVYHKtFXORVVREUHWRGRGHORVFDUURVGHOWUDQVSRUWH S~EOLFRHQODSDUWHGHDWUiVGHODVLHQWRWUDVHUR\ hasta como forros de los asientos. 3DVDGRHOWLHPSRODSHOOL]DKDHYROXFLRQDGRSDUD FRQYHUWLUVHHQEHOODVDOIRPEUDVHQXQLQVWUXPHQWRGH lujo que se vende a distintos precios y que se coloca en centros de salas u otros lugares de la casa para DGRUQDUULFRVKRJDUHVKRWHOHV\UHVWDXUDQWHV 6XIRUPDWDPDxR\XVRYDUtDGHDFXHUGRDOD necesidad o imaginaciĂłn de quien la adquiera. $FWXDOPHQWHH[LVWHQUHGRQGDVUHFWDQJXODUHV FXDGUDGDVHQIRUPDGHEDQGHUDVFRMLQHVSDUD FXEUHFDPDVMXHJRGHEDxRFDUWHUDVWUDMHVSDUD FDUQDYDOHVSDUDPHVDVGHFRPHGRU\SDUDFDPLQRV GHERGDHQWUHRWURV +R\GtDVHFRQIHFFLRQDFRQXQDEDVHGHVDFRR GHWHODDODFXDOVHLQVHUWDQORVWURFLWRVGHWHODTXH ahora pueden ser de un solo color o multicolores. Su demanda ha provocado el surgimiento de una SHTXHxDLQGXVWULDDUWHVDQDOHQPXFKRVFDVRV Ă&#x20AC;QDQFLDGDSRUODEDQFDQDFLRQDO\RWUDVHQWLGDGHV Ă&#x20AC;QDQFLHUDV\FX\RVH[SRQHQWHVVHREVHUYDQFRQ mayor presencia en distintos lugares de El Puerto y La &XPEUHGH%RQDR



Revista Voces 7