Page 1

Suplemento deportivo El club de mi barrio - Año 1 - Núm. 2 - Marzo/Abril 2018 - Revista Comunicarnos - Arzobispado de Bs. As.

Número 2

Número 2

Staff Director

Pbro. Adrián Bennardis

Secretaria de Redacción

Dalma Villalba

Colaboradores

Pbro. Nicolás “Tano” Angelotti Pbro. Damián Reynoso Pbro. José Lozzia Pbro. Gastón Colombres Leandro Dellatorre María Lezcano Nahu Hennawi Nidia González Blanca Aguirre Josefina Duffo Hernán Bonelli Rocío Sétula Darwin Quispe

Diseño

Florencia Laje

Iustración Catecismo deportivo Betina Spigariol

Corrección

Ricardo Rubio

¡En nuestros clubes, el Mundial se vive todos los días! Este no es un año cualquiera, no es uno más, pasa algo que moviliza a todo el Mundo. Cada país, cada pueblo, cada barrio espera ansiosamente que empiece a rodar la pelota y sueña con lo más grande. Las calles se llenan de ban-

Arranca el 2018...

deras, los chicos se pintan las caras con los colores de su patria, los televisores y las radios no se apagan nunca. Cuando hay partido, parece que se detuviera el tiempo. Tanto en la escuela como en el trabajo, todos dejan de lado lo que estaban haciendo, se miran a las caras y dicen a una sola voz: “Vamos a ver el partido, después seguimos”. Cada día hay una buena excusa para juntarnos con la familia, los amigos, los vecinos o compañeros del trabajo o del club. Grandes alegrías o fuertes tristezas son las que podemos atravesar alrededor de

el año del Mundial

un Campeonato Mundial de Fútbol. Esto que pasa cada 4 años, nos moviliza, entusiasma y apasiona, es algo muy fuerte… y cada club de barrio lo sabe, lo siente y lo vive. Así como los grandes jugadores de fútbol de cada selección, se entrenan intensamente, hacen pretemporada o antes del Mundial se van un mes a compartir y trabajar juntos para llegar afianzados como un gran equipo al campeonato. Así también pasa con los chicos y chicas de nuestros barrios. Sabemos lo importante que

es prepararse bien para cada partido y campeonato, por eso es fundamental la pretemporada, los campamentos y el entrenamiento de cada semana. Nosotros en nuestros clubes también lo hacemos, no solo para mejorar físicamente sino que principalmente lo que buscamos es que cada chico/a se sienta parte de esta gran familia, encuentre la amistad, el compañerismo y la fe. El Club de barrio hace que la intensidad de un Mundial no se viva solo cada cuatro años sino que

es lo que vivimos cada día y cada semana en nuestras comunidades. El compromiso por mejorar personalmente, como equipo y como club, nos demuestran que el Bien y la Vida pisan más fuerte que cualquier mal presente en el barrio. Cada chico y chica siente la camiseta como nadie en el mundo, sabe que en esos colores está representando algo mucho más grande, no somos solo un equipo sino que somos un barrio entero que busca crecer y ganar el partido más importante de todos, el partido de la Vida. Este es el verdadero Mundial. En cada club estamos arrancando un nuevo año, con grandes desafíos por delante, con un deseo inmenso de seguir latiendo en cada barrio. Que Dios

y la Virgen nos ayuden a seguir adelante para que nuestros clubes sean un pedazo de cielo, donde nadie se quede afuera y todos lleven con orgullo la camiseta de la Vida. Padre Gastón Colombres. Virgen de los Milagros de Caacupé . Villa 21-24 - Barracas.


Nace una estrella

Villa 1-11-14, Bajo Flores

El Club San José, en abril cumple un año de vida, pero ya tiene tres sedes, Madre del Pueblo, en Puerta de Hierro; Virgen Peregrina, en San Petersburgo; y Nuestra Señora de la Esperanza, en el Barrio 17 de marzo, y entre los tres barrios asisten alrededor de 600, 700 chicos. Esta zona de La Matanza es conocida como el Triángulo de las Bermudas, porque está caracterizada por la violencia, el consumo de drogas, los robos y quema de autos. En medio de este panorama el Club San José es “una de las formas de que la Iglesia salga más a la calle, que trabaja para transformar un poco la comunidad, intentamos respon-

“El Club Atlético Madre del Pueblo, del Bajo Flores, es el primer club en suelo villero y su historia comienza oficialmente como tal en mayo del 2012. Nace como tantos otros proyectos de la parroquia, sumando a la prevención para los niños y adolescentes del barrio, buscando llegar antes de cualquier experiencia negativa a la vida de cada uno y una. Dentro de las instituciones de la parroquia que acompañan a niños y adolescentes, como el Movimiento Infantil, la catequesis, Escuelita Deportiva, entre otras, la idea es trabajar fuertemente, teniendo en cuenta nuestros tres ejes:

PREVENCIÓN, IDENTIDAD Y PERTENENCIA, acompañando la vida de cada uno de los chicos y chicas del

2

Club Atlético SAN JOSÉ

der a las demandas de nuestros barrios”. Comenta Nidia González, Coordinadora del Club. “Arrancamos sólo con fútbol y folklore con la idea de que sea un lugar de prevención, que el niño, en

vez de estar en la esquina, haga una actividad deportiva o cultural, y que pueda ir conociendo otras realidades que no sean la calle. Con el tiempo fuimos sumando, patín, voley, taekwondo, telas, iniciación para canto, danza paraguaya para niños y adultos, entre otras; y este año, además, vamos a empezar con distintos instrumentos musicales para luego unificar en una orquesta. El hecho que hoy tengamos violín en San Petersburgo es increíble”, reflexiona, emocionada, Nadia. “El desafío está en poder seguir conteniendo y motivando a los chicos, es una tarea fundamental

para nosotros”. Este año San José tiene el desafío de seguir metiéndose más en los distintos barrios, donde cientos de jóvenes cada día esperan a sus profes y pueden elegir hacer la actividad que les gusta. Además de afianzar las actividades que tienen, van a sumar otras, como boxeo y natación, y distintos talleres orientados a la música. Esta es una forma más de diversificar la oferta, porque la prevención no sólo se basa en lo deportivo, también en lo cultural, y espiritual. En las villas hay mucho arte por producir, por mostrar y por vivir. También es muy importante que la comunidad

sepa todo lo que estamos haciendo, para que se lo apropien y puedan encontrar en la parroquia “esa cosa” que a veces falta, esa oportunidad, esa alegría de vivir una vida acompañada de cosas positivas y nos regale proyección de vida, lo importante es que nadie se quede sin hacer algo. San José es el Club del trabajo que rompe las barreras barriales y une a todos en una sola gran sola familia.

cho más cercana. Son días de crecimiento y enriquecimiento, después de estos días el grupo logra un sentido de pertenencia, se afianzan y fortalecen los lazos, crecemos mucho a nivel equipo”. Comenta Nanu Hennawi, una de las coordinadoras del Club. Los chicos que concurren a las pretemporadas, son los “seleccionados de cada deporte”, se ganan ese lugar a través de la responsabilidad, la asistencia y el compromiso que po-

nen día a día a las actividades. Esos días, además de trabajar y reforzar lo deportivo, se busca intercambiar con otros Clubes, ya que en la diversidad está la riqueza de valores. Además esto genera que cada uno de los chicos note que su esfuerzo da frutos; así se sienten orgullosos de sí mismos: “a mí me eligieron para participar de la pretemporada”, lo que se busca con esto es que los chicos entiendan que ellos son ejemplos para otros compañeros, niños y niñas que participan de estos días de pretemporadas tienen más de 13 años, y la cantidad varía de 100 a 300 niños, dependiendo del lugar a donde vayan, su capacidad y los objetivos concretos del Club. El Club Atlético Madre del Pueblo es la gran familia que atraviesa el deporte, la cultura, la vida, la villa, y todos sus miembros son protegidos bajo el manto de la Virgencita de Luján.

barrio, no sólo desde una iniciativa deportiva, sino también, haciendo una lectura de las necesidades y demandas del barrio, con propuestas culturales, educativas, como apoyo escolar y con un servicio social, acompañado con distintos profesionales: psicólogo, fonoaudiólogo, pediatra, odontólogo, entre otros. Nuestro Club ya tiene tres pretemporadas, la primera fue en el predio CAECE de Ezeiza, la segunda en Gualeguaychú y la última en Tucumán, buscamos desafiarnos año tras año. Siempre comenzamos la segunda semana de las vacaciones de invierno, porque es el momento donde los chicos no van a la escuela y nosotros decidimos acompañarlos durante ese receso escolar de una manera mu-

CLUB Atlético Madre del PUEBLO

Pretempor


Don BOSCO

Ubicado en el barrio “La Tranquila” de Avellaneda, el Club Atlético Don Bosco, da sus primeros pasos en un barrio que poco tiene de “tranquilo”; donde el Estado está ausente, como en muchos de nuestros barrios más humildes, pero los pibes y pibas tienen el empuje y la garra y “están haciendo lío” como les pidió el Papa Francisco a los jóvenes, y lío del bueno. Después del Primer Encuentro de Jóvenes de

las distintas parroquias de las villas de la ciudad y provincia de Buenos Aires, No más chicos descartables, en mayo del año pasado, y escuchar las distintas experiencias de las demás parroquias, con el grupo de jóvenes, la catequesis, el club, estos chicos de La Tranquila, recibieron el empujoncito que les faltaba para tomar valor y construir su propio espacio el Club Atlético Don Bosco. “Quienes más nos motivaron fueron los chicos del CAVI, nos gustó la forma de prevención, amor y dedicación que los

chicos y chicas, en la capilla Nuestra Señora de Luján, para realizar múltiples actividades, arte, juegos recreativos, fútbol, la catequesis entre otras, una actividad semanal, muchas veces es el único espacio que los niños y niñas se llevan toda la atención y es un momento de distracción, alegría

y aprendizaje. A pesar de que el club es muy nuevo, están caminando, como grupo, como parroquia, y buscan todos los días maneras de atender las demandas de los niños y jóvenes del barrio y sobre todo de seguir afianzado las actividades y caminar juntos como Club.

Fútbol femenino

Club Atlético

TORNEO Intravillas

Virgen

Inmaculada

Villa Soldati

El Club Atlético Virgen Inmaculada, pasión y familia de todo el barrio de Soldati, está en camino a su primera pretemporada, una experiencia única, donde los primeros en vivirla serán los niños nacidos entre el 2004 y el 2008. “Son alrededor de 70 niños y niñas los que van a viajar, y elegimos esa categoría por el simple hecho de que teníamos que hacer un corte”, explica Leandro Dellatorre, uno de los coordinadores del CAVI. El destino será Tandil, donde tendrán 3 días para realizar actividades con todo el grupo, también separando cada deporte, conocer lugares, tener momentos de reflexión, y afianzar la identidad del Club. “Siempre se intenta que estos viajes sean gratuitos, y por eso nos encargamos de buscar el lugar, los micros, y también es muy importante que las familias nos acompañen en el viaje, para la logística, la organización de las actividades de cocina, baños, limpieza, pero sobre todo de la contención, porque todavía son chicos, son muchos y queremos que todos la pasen bien. Empezar el año con un viajecito así, es empezar el año con gran entusiasmo, realmente es muy positivo para el grupo. Porque es crecer como comunidad, como familia, con otros valores, y sobre todo acompañando la vida de los niños y jóvenes, una vida llena de fe”.

poradas

chicos contaban y lo veíamos como algo que el barrio nuestro necesita”. Al mes del encuentro, los pibes ya habían terminado de limpiar el espacio que sería la futura cancha. “Tuvimos mucha ayuda de la Parroquia, la idea de estar con chicos y brindarles un espacio, eso nos motivó como grupo de jóvenes de la parroquia. Todavía no logramos que los vecinos se involucren tanto, pero los más cercanos saben quiénes son los chicos del club, nos conocen y nos ven crecer día a día”. Comenta María Lezcano. Cada sábado por la tarde el Club Don Bosco, recibe a más de 60

Nace una estrella

Club Atlético

El año pasado se realizaron tres torneos relámpagos de fútbol femenino, que empezaban y terminaban en el mismo día. “Las chicas estaban muy motivadas y para nosotros fue todo un lo- visitante y otra de local gro, no sólo sostener los para todos los clubes equipos, sino sumar más (los que no tengan canclubes en cada encuen- cha disponible, jugarán tro, empezamos con 80 solo de visitantes), son y en el último torneo ya cuatro categorías (escuelitas optativas, menores, éramos 300 chicas”. “Esto permitió dividir- cadetas, juveniles y manos en más categorías, te- yores de 16 años) y esto niendo en cuenta el nivel, es algo que aún no supara que sea una compe- cede, donde verdaderatencia más honesta. Par- mente las protagonistas ticiparon los diferentes sean las chicas, donde la clubes parroquiales, Club organización sea hecha Padre Mugica, CAVI, Ma- por una liga femenina, dre del Pueblo, Virgen del con más cuidado y más Carmen, Talitakum, entre respeto por todas nosootros, y también fueron tras, poder darnos ese invitados los clásicos clu- trato especial que mebes de barrio, como por recemos y no en un seejemplo Las tigresas, El gundo lugar, como pasa Campito, Sagrado Cora- generalmente, inclusive zón, Cildañez, Ferro, con en el trato con los árbiel fin de conocerse entre tros, que a veces pasan sí, y afirmar que este año de ser percibidos, pero podríamos empezar a ver que influyen mucho en la concreción de “el sue- la autoestima de las chiño” de que en abril de este cas y, sobre todo, en la año arranque una Liga de motivación para jugar”, Fútbol Femenino Infantil, comenta Josefina Duffo, jugaríamos los sábados, profesora del Club Padre cada 15 días, con la mo- C. Mugica. Cada equipo pudo dalidad de una vez de

jugar tres partidos por lo menos, para ir clasificando. En cada almuerzo había rondas según las categorías, donde los distintos clubes se encontraban y compartían el momento. En el último torneo del año, celebrado en Parque Sur, se armaron talleres paralelos de educación sexual, salud deportiva, derechos del niño y la niña. “Como Clubes parroquiales, notamos que es fundamental potenciar las edades tempranas femeninas, porque es muy difícil encontrar un lugar físico, y si se encuentra algún club, a veces no tienen posibilidades de competir, y eso no motiva, porque al final es sólo la competencia la que da sentido al entrenamiento, y también le da sentido al trabajo que hacemos nosotros, que es el acompañar la vida de los chicos y las chicas de nuestros barrios”. 3


Liga del POTRERO 2018 La Liga del Potrero es una competencia de fútbol inclusiva que lleva adelante la Fundación Boca Social, y que involucra a equipos de villas y barrios de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires. A través de las diferentes ediciones, la Liga fue aumentando la cantidad de clubes. Este año participarán más de 60 equipos y el torneo se dividirá por zonas. La final será en la Bombonera. Cada sábado por la mañana, la pelota está esperando el puntapié inicial. La Liga se pone en marcha. Para los jóvenes participantes competir y querer jugar es la primera

terreno de juego. Boca Social busca apoyar con recursos e iniciativas a los clubes donde los chicos y chicas participan semanalmente porque es en esos lugares donde se mantienen los valores de la sana competencia, el compañerismo y el res-

motivación, pero - además - en cada jornada se realiza un tercer tiempo, que termina siendo un espacio de encuentro y transformación. Este torneo, además de premiar al goleador, a la valla menos vencida y al ganador, se propone

o m s i c e t a C eportivoLe d

4

formar campeones en valores y es por eso que, durante los partidos, los árbitros aplicarán una tarjeta de color verde, que destacará las acciones positivas de los jugadores dentro del

GANÓ a la muerte

Vencer es Vivir

La cancha del Club Deportivo Sepulcro es de piso de piedra muy dura. Veníamos muy tristes por el descenso. Ya no teníamos ganas de jugar, no peleábamos por nada. Y encima algunos pibes dejaron de venir al Club. El partido se jugó el Domingo, muy temprano, tres días después de haber descendido. Ese día nos levantamos de madrugada. Comenzó a rodar la pelota. Sentíamos el aliento y la fuerza de los que siempre nos acompañaron. Empezamos jugando muy bien, siempre a los pases. Jesús estaba con todas las pilas, las corría todas y todo el equipo estaba encendido, bien parado en toda la cancha. Tiro libre para nosotros. Juan y Pedro corrieron 50 metros hasta llegar al área. SeguiCentro de Jesús, cabezazo mos jugando de Pedro que la clavó al ángulo. ¡Lo gritó todo el mun- así. Toque para allá, toque do! Corrimos a abrazarnos para acá. El equipo estaba entre todos. La angustia iluminado, estábamos voly el dolor que veníamos viendo, pero con más fuerarrastrando comenzaban a za que nunca. De repente, penal para nosotros. desaparecer.

peto. Por eso, este año se apoyará de una manera especial al fútbol femenino. Y además habrá un acompañamiento interdisciplinario que trabajará para evitar cualquier tipo de situación donde se vulneren derechos de los adolescentes. Rocío Sétula

arquero eligió el palo derecho, pero Jesús la cruzó al izquierdo, abajo, inalcanzable. El grito de gol se escuchó hasta el Cielo, corrimos a abrazar a Jesús, nos abrazábamos entre todos; ¡Pedro levantaba los brazos, Juan saltaba de alegría, Santiago de rodillas lloraba de emoción! El equipo había estado muerto y ahora vivía; había descendido y ahora estaba volviendo. Terminó el partido. Fue la victoria más grande del Club, el Triunfo más esperado. Ese día sentimos que habíamos vencido a la muerte, al desgano, al abandono, a la bronca y al dolor. Cada domingo que nos juntamos recordamos ese partido y se lo vamos contando a los chicos nueGanando 2 a 0 teníavos del Club. mos chances de ascender en la próxima fecha. Jesús Dios nos alienta tomó la pelota con sus dos La Resurrección de Jesús manos. La besó, la acomo(Lc 24, 1-6) dó en el punto de penal. 1. El primer día de la Su mamá desde afuera le semana, al amanecer, las gritaba: “Rompele el arco”. mujeres fueron al sepulSonó el silbato y pateó. El cro con los perfumes que

habían preparado. 2. Ellas encontraron removida la piedra del sepulcro 3. Y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. 4. Mientras estaban desconcertadas a causa de esto, se les aparecieron dos hombres con vestiduras deslumbrantes. 5. Como las mujeres, llenas de temor, no se atrevían a levantar la vista del suelo, ellos les preguntaron: “¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo?” 6. No está aquí, ha resucitado.

Actividad a desarrollar. Propuesta con fe “La mejor jugada”. Jesús, nuestro Salvador, resucitó. Volvió a la Vida ganando el partido más duro de todos, el de la vida contra la muerte, el del amor contra el odio, el de la paz contra la violencia. Él lo ganó confiando en el amor de Dios. También fue un domingo, de madrugada. Y por eso los domingos vamos a la misa a celebrar de nuevo aquella victoria. Podemos ir a misa el Domingo, con la camiseta del Club y el carnet.

El Club de mi Barrio  

Suplemento deportivo - Año 1 - Número 2- Marzo/Abril 2018 - Revista Comunicarnos - Arzobispado de Bs. As.

El Club de mi Barrio  

Suplemento deportivo - Año 1 - Número 2- Marzo/Abril 2018 - Revista Comunicarnos - Arzobispado de Bs. As.

Advertisement