__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

.

. ....

,..

.

REVISTA kl INS1'Il'U'FO k

OCTUBRE DICIEMBRE 1984

€ULTlJRA PlJERTC>RRIQUEÑA

No.S6

Antropologfa

Historia Literatura

Artes Plásticas Teatro

Arquitectura

Música

San Juan.

Puerto Rico


v

R E

s

1

T A

DEL INSTITUTO DE CULTURA PUERTORRIQUE.ÑA JUNTA DE DIRECTORES Ing. José Luis Capaeete, Presidente Ledo, Víctor R. González Mangual . Arq, Carlos Sanz Dr. Alexis Fernández Dr. Enrique Lugo Silva Dra, Pilar Barbosa Ledo. José G. González Sr. Jesús María Sanromá

Directora Ejecutiva: Carmen T. Ruiz de Fisehler Directora de la Revista: Yudit de Ferdinandy Asistente de In. Directora: Sylvia Enid ATOeho Apartado 4184

SAN JUAN DE PUERTO RICO úm.86

Atila XXIII 1984 OCTUBRE-DICIEMBRE

SUMARIO Prefacio .

o

o

o

o

o

o

o

o

o

,

o

o

o

In Memoriam Jesús María Sanromá Concha Meléndez Madeline Willemsen Lidio Cruz Monclova Adolfo de Hostos 'o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

,

o

o

o

o

o

,

,

,

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

,

o

o

o

,

o

o

o

,

,'o

o

o

o

,

o

La primera rebelión de esclavos negros en Puerto Rico y en América por jalil Sued Badillo o,

o

o

o

,

o

,

o

o

o

,

o

o

El pleito de Pedro Carmona sobre su libertad por Jalil Sued Badillo o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

,

,

o

o

o

o

o,'

,

o

o

o

2

'.~

10

Ramón Emeterio Betances: Padre de la medicina puertorriqueña por Juan Rafael Iturregui 13 o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

Un texto del Abate Raynal: El proyecto económico y político para Puerto Rico por Manuel Cárdenas 17 o

o

o

o

o

o

o

'o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

o


Bm,quejo histórico de los juegos florales en Puerto Rico por Tomás Sarramía 23 Nuevos descubrimientos arqueológicos en la isla de Vieques por Luis A. Chanlatle Baik 29 o

•••••••••••••

Los heraldos negros de César Vallejo: Apreciación de conjunto y análisis formal de algunos poemas por María Arrillaga 37 Uslar Pietri: La idea de América por Rafael Castro Pereda

o................

42

Tres temas esenciales en la lírica de Francisco Lluch Mora por Eduardo Cautiño Jordán .... . . . . . . . .. 45 El surrealismo en la pintura por Luis Raymundo OrtÍ'l. Aponte

Viñeta de la portada:

.... , ... 49

Antonio Martorell

Separata - Amuletos-Bimorfos. Cóndor andino con una cabela humana y cóndor andino con un pichón atrapado en las garras.

Impreso en República Dominicana Printed in Dominican Republic

© 1984 Instituto de Cultura Pu.ertorriqueña

Aparece Trimestralmente Suscripción anual o................................ $6.00 Precio por ejemplar o.............................. $2.00 (Application for second c1ass mail privilege pending at San Juan, Puerto Rico) ISSN: 0020-3815 DEPOSITO LEGAL: B. 3343-1959 Impreso en Editora Corripio Santo Domingo, República Dominicana Composición y diagramación: NOVOGRAPH


COLABORADORES


LUIS A. CHANLATIE BAIK. Arqueólogo. Realizó sus primeros estudios de arqueología en el Institut~ de Investigaciones Antropológicas de la Universidad de Santo Domingo. En el año 1963 hizo estudIOS especializados sobre metodología de clasificaciones líticas en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC). En el año 1964 realizó un entrenamiento de campo auspiciado por la UNESCO y el Institute of Jamaica. En el 1962 cursó un seminario de museografía en el Instituto de AntropOlogía de la Universidad de México. Ha dirigido importantes investigaciones arqueológicas en la República Dominicana y en Puerto Rico. En la República Dominicana descubrió un gran fraude arqueológico conocido como Cultura de los Paredores. En Puerto Rico descubrió en la isla de Vieques una nueva cultura aborigen, que ha revolucionado las clasificaciones indígenas y es creador de un nuevo esquema clasificatorio basado en dos migraciones agroalfareras, para los desarrollos aborígenes antillanos. Desde hace diecinueve años dirige el Centro de Investigaciones Arqueológicas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Es miembro de la Academia Dominicana de Ciencias, es miembro Correspondiente de la UNESCO, miembro correspondiente de la Comisió.n de Historia del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, de la OEA, de la Asociación de Arqueología de Jamaica. PUBLICACIONES: Espátulas Vómicas Sonajeras de la Cultura Taina; Investigaciones Arqueológicas eJ;l Guayanilla; Primer Adorno Corporal de Oro (N arigu~ra) en la Arqueología Indoantillana. La Hueca y Sorcé (Vieques, Puerto Rico): Primeras Migraciones Agroalfareras Antillanas. Arqueología de Vieques (Monografía-Catálogo); Vieq ues-Puerto Rico. Asiento de una Nueva Cultura Aborigen Antillana. PONENCIAS EN CONGRESOS INTERNACIONALES: 1978 - Reunión Técnica sobre Rescate Arqueológico (OEA) celebrado en Panamá. 1979 - Congreso de Arqueología de la Antillas, celebrado en San Kitts. 1981 - Congreso de Arqueología de las Antillas, celebrado en Santo Domingo. 1983 - Congreso de Arqueología de las Antillas, celebrado en Martinica.


MANUEL CARDENAS RUIZ. Profesor de teoría política en el Departamento correspondiente de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Es autor de Las Crónicas Francesas de los Indios Caribes.

TOMAS SARRAMIA RONCERO es titulado del Magisterio español. Obtuvo su maestría en Educación en la Universidad de Puerto Rico y cursó estudios en Tecnología de la Comunicación y Estudios Hispánicos en la Universidad de Nueva York y en la del Estado de Nueva York en Albany, de la que se doctoró en Filosofía. En los últimos años ha participado activamente en congresos internacionales celebrados en Estados Unidos, Canadá, Alemania y España. Sus artículos literarios y educativos han aparecido en Renacimiento, El Mundo, USF Language Quarterly, Papeles de la India, Educación, Inter-American Bibliographical Review, Faro y en otras publicaciones de interés Reneral. Es miembro de varias asociaciones profesionales europeas y americanas. En la actualidad el doctor Sarramía es catedrático de la Universidad de Puerto Rico y consultor en comunicación.


MARIA ARRILLAGA nació en Mayagüez, Puerto Rico el 18 de abril de 1940. Poeta, ensayista y narradora ha publicado extensamente en diversas revistas y periódicos nacionales e internacionales. Tres de sus colecciones de poesía han merecido honores. Frescura 1981, primer premio del Instituto de Literatura Puertorriqueña, 1981; Poemas 747, mención de honor, 1977, también del Instituto de Literatura. Vida en el tiempo, su primer poemario publicado, recibió primer premio del Ateneo Puertorriqueño en 1972. "Luis Palés Matos: poeta de resistencia antillana", ensayo, mereció mención de honor en certamen auspiciado por el semanario Claridad en 1980. "La mujer en La sataniada de Alejandro Tapia y Rivera", ensayo, recibió primer premio en certamen auspiciado por el Instituto Comercial de Puerto Rico, recinto de Mayagüez en 1982; institución que asimismo premiara, en diciembre de 1983, !--os silencios de María Bibiana Benítez. Tiene una novela inédita, Mañana Valentina. Es Catedrática Auxiliar en el Departamento de Español, Facultad de Estudios Generales, Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras.

RAFAEL CASTRO PEREDA. Nació en Humacao, Puerto Rico en 1954. Estudió el Bachillerato en Artes y Humanidades en la Universidad de Puerto Rico. En el Middlebury College, la Maestría en Estudios Hispánicos. Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, España. Actualmente estudia el Doctorado en Historia con la Universidad de Valladolid. Periodista activo, ha colaborado en periódicos de América y España, desempeñándose, además, como profesor de Literatura Hispanoamericana en el Colegio Universitario de Cayey y la Universidad del Turabo.


EDUARDO CAUTlfilo JORDAN, puertorriqueño, profesor de Literatura Puertorriqueña en el Recinto Metropolitano de la Universidad Interamericana. Es autor de varios ensayos literarios publicados en revistas y periódicos del país y el extranjero.

LUIS RAYMUNDO ORTIZ ApONTE, nació en San Juan de Puerto Rico. Estudió en la Escuela Superior Central. Comenzó sus estudios de arte en la Escuela de Bellas Artes del Instituto de Cultura Puertorriqueña, donde obtuvo su Bachillerato en Artes. Fué el primer profesor en representar la Escuela de Bellas Artes del Instituto de Cultura Puertorriqueña, enseñando escultura y pintura en la Escuela Modelo Luchetti de Artes Visuales del Departamento de Instrucción Pública. Enseñó Humanidades en el Puerto Rico Junior College y fué Conferenciante en Historia del Arte y Estética en la Universidad Interamericana del Recinto de Fajardo. Continuó sus estudios en arte en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y sus estudios en Museología. Museografía y Comunicaciones Visuales y Conservación y Restauración de los objetos de Arte en la Universidad Internazionalle Dell' Arte en Florencia. Obtuvo la Maestría en Artes, con concentración en Bellas Artes. Prosigue sus estudios hacia el doctorado en Historia del Arte en la Universidad Nacional Autónoma de México donde fué becado con la beca Benito Juárez y Abraham Lincoln. Actualmente trabaja en la División de Museos y Parques del Instituto de Cultura Puertorriqueña.


Prefacio

Durante veintiséis años, el Instituto de Cultura Puertorriqueña publicó cuatro • volúmenes al año de la Revista del Instituto de Cultura Puertorriqueña. La Revista ue mstrumento muy Importante para a IVU gaclon e a o ra e nuestros escritores, investigadores y artistas. Con gran desilusión para los muchos leales lectores y contribuyentes, hace cuatro años, desde que Don Ricardo Alegría puso fin a su dirección de la Revista, ésta no ha sido publicada. Una de las metas que me propuse al aceptar la dirección del In~tituto de Cultura Puertorriqueña fue volver a publicar los cuatro volúmenes anuales de la Revista. Antiguos y nuevos colaboradores nos han ofrecido su más decidida cooperación y así, pues, se ofrece el primer resultado de esta labor. Esperamos que la Revista. pueda continuar dándoles una oportunidad de publicctción a los muchos escritores, artistas, e investigadores que tanto la desean. Esperamos además, que con la cooperación de todos, contribuyentes al igual que lectores, podamos volver a dar al pueblo de Puerto Rico y a los suscriptores en el extranjero este servicio que tan importante papel tuvo en el campo intelectual del quehacer cultural puertorriqueño. CARMEN

T.

RUlZ DE FISCHLER

Directora Ejecutiva


In Memoriat:n

JESUS MARIA SANROMA ESUS

MARIA

SANROMA

NACIO EN

C\ROLlNA.

J Puerto Rico, el 7 de noviembre de 1902. Sus padres,

José Maria Sanromá y Ripoll y María Torra de la Riba, ambos catalanes, se establecieron en Puerto Rico en 1890. Desde niño "Chuchú" mostró su aCidón y disposiciqn por el piano. El padre, convenddo de que su hijo era un talento fuera de lo común, se dedicó a fomentar en él sus dotes artísticas y a asegurarle una carrera. A los once años, el 22 de enero de 1913, debutó en el Teatro Municipal de Fajardo. En 1917 el Gobierno de Puerto Rico envió a Sanromá a completar sus estudios en educación musical y piano en el Conservatorio de Música de Nueva Inglaterra. Se graduó en 1920. obteniendo el grado de educación musical y solista y ganó la competencia anual de piano con el premio "Mason and Hamlin". Hizo su debut con la Orquesta Sinfónica de Boston en 1926 y poco después fue nombrado solista, cargo que ocupó por veinte años. El Maestro Sanromá enseñó en el Conservatorio de Música de Nueva Inglaterra aproximadamente diez años y formó parte de la facultad del Centro de Música de Berkshire, Tanglewood, como profesor de música de cámara y piano. La Universidad de Puerto Rico le nombró Asesor Musical del Rector y desde 1952 inició una brillante serie de temporadas de conciertos donde se presentaba a los artistas del país. y se ofrecía gran apoyo a los compositores. En 1956 fue nombrado miembro de la Comisión Asesora de Música del Instituto de Cultura Puertorriqueña. Sanromá comenzó a ofrecer sus servicios al O:mservatorío de Música de Puerto Rico desde su apertura en diciembre de 1959. Fue JeCe del Departamento de Piano hasta enero de 1980. Debido a su brillante carrera como pianista concertista y su vasta experiencia como educador' fue designado ProCesor "Emeritus" y Asesor Especial del Conservatorio en la dirección del Departamento de Piano.

2

Emprendió en 1957 la grabación de las danzas de Juan Morel Campos para la Casa Balseiro. En 1970, el Instituto de Cultura Puertorriqueña compró los derechos a la serie, llegándose a producir 13 volúmenes. Su disco~afia en RCA, Everest y otras marcas internacionales es la más extensa de cualquier artista puertorriqueño. El Maestro Sanromá recibió siete grados doctorales honoríficos de la Universidad de Miami. Boston College. Sto Peter's College, Universidad de Puerto Rico, Conservatorio de Música de Nueva Inglaterra, Universidad Católica de Puerto Rico y de la Universidad Mundial. La Academia de Artes y Ciencias de Puerto Rico le


otorgó en 1967 el Gran Premio Puertorriqueño en Música. Desde el 1972 fue miembro de la Junta de Directores del Instituto de Cultura Puertorriqueña. En 1977 Cue investido por S.S. Pablo VI con la Orden de Comendador Ecuestre de San Silvestre. La Primera Competencia de Piano de Puerto Rico "Jesús Maria Sanromá" se celebró en 1980 con el propósito de premiar y estimular a la juventud puertorriqueña a continuar estudios avanzados de piano. El mismo año se estableció la Fundación Sanromá como organización sin fines de lucro para beneficiar con becas a artistas puertorriqueños. OCreció más de 11.000 concienos en 21 países. Su biografía aparece en "Who's Who in America", "Thompson's Music Encyclopedia", "Baker's Biographical Dictionary oC Musicians" y "La Gran Enciclopedia de Puerto Rico". Con su esposa Mercedes Pasarell formó una familia de cuatro hijas. Su exitosa carrera puede resumirse mencionando dos importantes criticas americanas: "Igualado por muy pocos y superado por nadie". Olin Downes, The New York Times; "Uno de los más grandes pianistas de América", AlCred Frankestein. The San Francisco Chronicle.

CONCHA MELENDEZ

N ACIO EN CAGUAS EN 1892. GRADUADA DE LA UNIVER· sidad de Puerto Rico con un Bachiller en Artes en 1922. donde más tarde fue catedrática en el Departa·

mento de Estudios Hispánicos. Prosiguió estudios en la Universidad de Columbia en Nueva York y en la Universidad de Méjico, donde obtuvo su Doctorado en Filosofía y Letras. Realizó innumerables investigaciones sobre la litera· tura hispanoamericana, críticas de escritores de América, además de escribir varios libros de poesía propia. Fue objeto de un sinnúmero de reconocimientos por su aportación a la literatura puertorriqueña. Donó su residencia así como su biblioteca al Instituto de Cultura Puertorriqueña. Mujer de letras que logra reconocimiento por su dedicación al estudio e interés en fomentar la literatura puertorriqueña, de la que fue gran critica y colaboradora.

MADELINE WILLEMSEN MA YAGUEZ, MU· riendo el 9 de mayo de 1982. Durante su niñez vive en distintas dudades norteamericanas realizando sus estudios universitarios en el Oberlin College. Ohio. A su regreso a Puerto Rico trabaja para el Departamento de Instrucción Pública realizando tareas de supervisión y enseñanza del inglés. Es en la estación radial de este departamento (WIPR). donde comienza su carrera artistica en un programa llamado la Escuela del Aire. Más tarde trabaja como libretista y asesora literaria en WIPR·TV. Laboró en diversas áreas del campo artístico tales como traductora de poesías, teatro y cine. animadora.

N

ACE EL 28 DE SEPTIEMBRE DE 1911! EN


productora. directora y actriz logrando reconocimiento por su dedicación y excelencia profesional. Su vida estuvo vinculada al teatro puertorriqueño. para el que trabajó con gran entusiasmo. s.iendo consi· derada como una de sus primeras figuras.

LIDIO CRUZ MONCLOVA

EL 20 DE JUNIO DE

19~

FALLECI.O LIDIO CRUZ MON-

clova. Nació el13 de agosto de 1899 en Río Piedras. Abogado. Periodista. escritor y destacado profesor univer.o;itafÍo. Para el 1923 comienza su cátedra de his· toria V literatura en la Universidad de Puerto Rico. se

aparta brevemente y regresa en 1933 distinguiéndose por sus trabajos tanto de historia como de li teratura. 105 cuales poseían tanto calidad literaria como cientifica. Estos le merecieron innumerables reconocimientos. Su vida fue un incesante buscar, indagar, investigar sobre nuestra historia. preocupado por la cultura y acontecimientos que afectan el destino histórico y polí· tico de la isla. . Con su muerte se ha perdido un historiador de incalculable caudal literario e histórico.

ADOLFO DE HOSTOS

H

lJO DEL GRAN HUMANISTA Y EDUCADOR PUERTO·

rriqueño Eugenio María de Hostos. Adolfo J. de Hostos nace el 8 de enero de 1887 en la República Dominicana donde realiza estudios que luego prosigue en Chile, Estados Unidos y Europa. Para el año 1930 ocupa la Secretaría de la Junta Insular para la conservación de valores históricos. En 1936 es nombrado historiador de la Oficina del Indice Histórico de Puerto Rico a la vez que dirige trabajos arqueológicoli sobre excavaciones realizadas en Capa·' rra y las ruinas de la casa que fue construída por Juan Ponee de León. Cuenta con innumer-lbles publicaciones que son gran aporte al estudio histórico de nuestra isla, entre éstas: Investigaciones históricas (1938). Indice hemero.bibliográfico de Eugenio María de Hostos (1940). Al servicio de Clío (1942) e Historia de San Juan ciudad-murada. Su muerte ocurrida el 29 de octubre de 1982. le impide terminar otros trabajos. Fue don Adolfo de Hostos un gran servidor público y un leal colaborador del Instituto de Cultura Puertorriqueña.


La primera rebelión de esclavos negros en Puerto Rico y en América POR JAUL SUED BADILLO

L CIMARRON: (bN ESTE NOMBRE SE CONoelO al esclavo fugitivo. No importaba la ,duración de su ausencia; el abandono de sus labores le arrojaba inmediatamente al ámbito de la ilegalidad y ponía en march~ toda una maquinaria generadora de castigos y de temores. Cimarrón era sinónimo de asesino en fuga, aunque sólo lo fuera potencialmente, o de ladrón dañino aunque sólo se apropiara de frutos silvestres. El cimarrón, indio o negro, porque a ambos les aplicaron el mote, fue sin lugar a dudas el temor omnipresente en las colonias europeas del Caribe. Y en nuestra tierra, colonizada por una sociedad peninsular en forma rfgida y estamental, donde el origen yel color determinaron la ubicación social y la participación en los beneficios, contrario al modelo metropolitano, también se estructuró sobre una inmensa plataforma esclava. Pero esa base esclava, que fue el sostén de los privilegios, de la riqueza y el bienestar de los pocos, también constituía su talón de Aquiles. El cimarrón, con sus amagos sediciosos fue el llamado a poner a prueba la solidez o la fragilidad de todo el ordena· miento colonial haciendo correr por sus arterias y recodos el temor a que esas fugas individuales e irritantes se pudieran un día transformar en insurrección terrible que diera al traste con todo. De ahí, que desde el principio la intención del legislador esclavista no guardó mesura entre la pena cometida y el castigo recomendado. Lejos de guiarse por un sentido justo, el legisladar colonial propuso el castigo ejemplar como la norma. El Nuevo Mundo exigió nuevos mecanismos para sostener en el poder las viejas formas de la iniquidad. Por eso no podemos hablar categóricamente de transplantes culturales sin darle un vistazo a las innovaciones. El temor fue guía más consecuente del colonizador que la costumbre que traía consigo y en eso radicó la violencia que tanto caracterizó el proceso de poblamiento y ocupación del espacio americano.

E

LOS PRIMEROS ESCLAVOS: Los primeros en traerse al Caribe fueron de condición ladina, importados mayormente de Sevilla, la ciudad castellana de mayor población africana a fines del siglo 15. Y vinieron a trabajar dentro de una economía minera groseramente organizada, alejada de los centros urbanos a que ya se habían acostumbrado. La esclavitud citadina, con sus contradicciones, en particular la modelada en España, permitía un cierto margen de libertad individual de movimiento. Los esclavos solían ser alquilados para diversos menesteres dentro de la misma ciudad o se les permitía deambular buscando sus propias formas de sustento e ingresos, que luego compartían con sus propietarios. Entraban así los esclavos africanos de la península en temprana competencia y muchas veces en abierto conflicto con libertos, con esclavos blancos de diversas nacionalidades y con pobres libres, todos tratando de sobrevivir en un ambiente social y económicamente difícil. (Morales Padrón, 1977; Pike, 1978). En ciertos barrios de la ciudad del Guadalquivir. eran frecuentes las violaciones a la ley y los desórdenes en los cuales participaban esclavos. Habían conocido éstos pues, el rostro del orden del sistema que les oprimía. y también la cara de su debilidad. Muchos esclavos ladinos sucumbieron temprano en su experiencia al alcoholismo y al descontrol personal, prácticas altamente reñidas con el comportamiento que esa misma sociedad dominante exigía de sus oprimidos. Es fácil comprender entonces, que entre los primeros ladinos embarcados a las islas de la Española y San Juan se encontraran los que eran considera;}


dos por sus amos como "casta de negros soberbios, inobedien tes, revolvedores e incorregibles ... " (H.D.I.:127). Esta reputación posiblemente se la habían ganado muchos grupos étnicos africanos pero eran los gelofes los más acusados por consliluir uno de los grupos más nutridos en algunas ciudades españolas. (Cortes, 1963). El cimarronaje en las Antillas comienza pues, con esta dificultad del ladino para adaptarse a la vida en la frontera agreste de nuestras islas mineras; su libertad fue más restringida y las exigencias del trabajo infinitamente mayores, casi inhumanas. En 1503, el comendador Nicolás de Ovando recomendaba que se deluviese la introducción a la isla Española de esclavos negros .....porque se huían entre los indios y los enseñaban malas costumbres y nunca podían ser havidos". (Herrera 11:35) Pronto reaccionó la corona con su real orden del 1506 ordenando la expulsión a todos los esclavos "berberiscos o criados con moriscos", claramente identificando las etnias más inadaptables. (Saco, 1974: 164). La noción tan baladí que tanto hemos visto repetida en nuestra historiografía de que la razón para traer ladinos a las Indias fue para ayudar a cristianizar al indio no solamente es absurda sino falsa también. Habían venido originalmente por recomendación de la corona misma para intensificar la extracción minera, pero los ladinos embarcados a las Indias en esa primera década, a partir de la llegada de Ovando se convirtieron en un problema social en la colonia como lo habian sido en la peninsula. Quizás, más prontamente. potque su habituación al trabajo urbano dificilmente se podia reproducir en una economía minera tan torpemente estructurada como la de las Antillas. Por eso, tan pronto sintieron los primeros rigores de las tareas mineras, optaron por huir con el único aliado que pudo ayudarles. el indio. Los primeros esclavos negros que entraron a Puerto Rico provenían de la Española y pertenecían al mismo grupo de ladinos que ya habian inquietado a las autoridades previamente. La conquista y colonización de nuestra isla fue realmente una coÍuinuación del proceso iniciado en la isla vecina salvo que en condiciones más difíciles. Por un lado. porque la situación administrativa y económica de las nuevas tierras. porencontrarse en litigio. era caótica. Sólo recordemos los muy serios encuentros entre Juan Ponce de León y los emisarios de Diego Colón: Miguel Díaz y Juan Cerón. Y por otro lado, porque la empresa. en lo que a planificación y recursos económicos se refiere, fue sumamente precaria. El panorama se agravó por el afán desmedido de muchos colonos por enriquecerse en corto tiempo precipitando una situación muy penosa para la población indígena. La penuria de la colonización castigó al negro tanto como al indio, aún cuando aquél solamenle representó un bajo número inicialmente. El horario de trabajo minero era muy largo, según hemos podido constatar en los cuadernos de minería del archivo de Indias (Palronato 198), y la producción de alimentos para sostener en los montes las cuadrillas mineras había sido irresponsablemente desalendida. Durante esa primera década de 1510-19, la isla se vió

6

forzada a abastecerse de pan casabe desde la Española y Jamaica y de pescado barato de Sevilla. Los libros de contaduría señalan también hacia la importación de lizas saladas del litoral de tierra firme. Esa falta de planificación económica durante el transcurso de la conquisla y colonización del Boriquén fue notable· mente señalada por observadores de la época. En 1517, en el Interrogatorio conducido por los padres Jerónimas en la Española apuntaron: "En las islas Femandina e San Juan úenen en esto alguna excusa porque has la agora no aavido ganados y de pan cazabi se proveen por la mayor parte de acarreto, porque al principio de poblar aquellas islas ovo yerro en la población, que antes de hacer labranzas comenzaron a coger oro, ydespues la codicia desto no les ha dejado hazer las dichas labranzas ~uales convenía..... (Rodrlguez Demori7' 1971: ~22l La resistencia indígena a la conquista fue un factor importante también en la incapacidad de los españoles para organizar su infraestructura alimenticia. Así lo anotó la real cédula del 12 de agosto de 1512 a los oficiales de la Casa de la Contratación de Sevilla:

.....a los maestres y marineros y contramaestres que fueren a las Indias. que toquen continuamente en la isla de San Juan con los navíos y caravelas que llevaren para sí... los cual diz que hasta agora no se haze y lo susodicho es causa que los pobladores yestantes en la dicha isla padezcan mucha hambre y necesidad porque no tienen mantenimientos ni donde se proveer a causa de la continua guerra que lÍenen con los indios". (CED 1:14!l) El drculo vicioso lo completaba el continuo mal· tratO a los indios. como 10 acusó el tesorero Andrés de Haro en carta al rey, señalando como culpables a los que administraban en nombre de Diego Colón. En 1513 los indios reaccionaron al hambre y a los maltratos atacando la hacienda real de Toa y quemando la capitai administrativa de Caparra. Todavía en 1517. Las Casas. en memorial a Adriano, hada referencia a la "excepcional dureza de los oCiciales (de San Juan) reales" y el incumplimiento en la isla de las leyes de Burgos tocante a la alimentación de los indios. (Giménez Femández, 1953, 1:126) La economia minera producía crecientemente pero a un costo humano genocida. Por eso, Fray Tomás Infante, O.F:M. escribfa cándidamente. pero con acierto, que los borincanos huían a las guaridas de los supuestos caníbales antes que permanecer en compañía de los cristianos: "Yten, que viniendo por la mar los marineros nos mostraron una ysla donde muchos indios de la isla de San Juan fuyeron por los desafueros que les hadan los cristianos que se llama donde están los caribes, que es gente que comen los hombres y estos indios quieren más ver comer sus hijos que estar en su isla con los cristianos". (Giménez Fdez. I1:12!l7) A esa isla de San Juan llegaban progresivamente los negros ladinos desde la Española y desde Castilla. La


vida distaba mucho de ser atractiva aún para el hombre libre. Y entonces vino un aconJecimiento nuevo a empeorar la situaci6n: la tormenta del año de 1514. Era la primera tormenta tropical que experimentaba la mayoría de los cólonos. Destruy6 los mermados cultivos, ahog6 numerosos indios y desat6 un periodo de mayor estrechez y penuria. Años después, recordaba el Obispo Manso los estragos del 14: "hen. si saben... que el año siguiente de 14 vino muy gran huracán que llevó todos los frutos de las labran· zas y dejó todas las heredades destruidas y destrozadas, que no dieron los años siguientes casi nada de fruto y porque le constó lo susodicho al rey católico mandó dar al dicho obispo !lOO pesos para su mantenimiento y a la iglesia 200 para ayudar a reedificarla..,'· (Justicia 987)

Dentro de ese panorama de agudas dificultades para la naciente colonia de San Juan se di6 un acontecimiento que ha permanecido ignorado hasta el presente: la primera sublevaci6n de negros esclavos en PueTlO Rico y por fuerza cronol6gica, la primera sublevaci6n de esclavos negros en América también. LA PRIMERA SUBLEVACION: Estos hechos, de tanta trascendencia y signiricaci6n para la historia del colonialismo en Puerto Rico, y para la historia del negro en América han permanecido ignorados por diversos factores. En primer lugar, los acontecimientos que ocupaban prioritariamente la atenci6n gubernamental en el año de 1514 eran la sublevaci6n de los caciques borincanos con sus aliados los barloventeños y las dificultades en estabilizar el proceso colonizador. El número de esclavos africanos en la isla para entonces no debía sobrepasar la cifra de un centenar. Claramente, como grupo no era de temer. O al menos así lo habían estimado 105 propietarios. El año de 1514 fue particularmente agitado en los meses anteriores a la tormenta por ser el último año de gobierno de los representantes de Diego Co16n. La inminencia del cambio político en la administraci6n de la isla gener6 un aumento en el abuso contra 105 indios que parece haber intensificado la rebeli6n indígena. La llegada del nuevo gobierno de Sancho Vehi'zquez implicaba un nuevo repartimiento de indios y 105 colonos querían asegurarse de utilizar al máximo sus encomendados ante el temor a perderles. Eso explica también por qué durante el año de 1514, prácticamente no hubo tiempo de descanso entre t~poradas mineras, forzando a las . cuadrillas a retornar al trabajo sin el tiempo que reglamentariamente se les concedía. Este tiempo de descanso coincidía con el tiempo que se tomaba en fundir el oro de la temporada. La fundici6n de oro en San Juan, durante ese año, por ejemplo, corrió desde el 6 de septiembre hasta el 5 de octubre. Y la de San Germán. fue escasamente de un mes (Patronato 198). Esto quiere decir, que después de casi un año de estar recogiendo oro, solamente se tuvo un mes de descanso antes de comenzar otro ciclo de intenso laboreo y mala alimen-

tación. La tormenta parece haber atacado justamente cuando las descontentas cuadrillas regresaban a la nueva jornada minera. Los esclavos negros, como era de esperarse. sufrían igual que los indios el desbarajuste de la situación. Tenemos pues. que la rebelión de 105 negros se perdi6 dentro de los hechos más alarmantes y de mayores implicaciones al momento de suceder. Los negros no representaban una amenaza todavía. pero los indios sí. Sin embargo. puede que su escasa mención pueda haber respondido a otro cuerpo de circunstancias tam. bién. Acusar esta sublevación. más allá del inevitable informe rutinario, como 10 hizo Velázquez, en una época cuando la alta tasa de mortandad indígena comenzaba a reconocer en los negros su potencial como sustitutos de la fuerza obrera, era arriesgarse a perder tal opci6n. En 1516. en Santo Domingo, solamente quedaban 25.540 indios. (Muñoz, 1981:159) La catástrofe demográfica hada tiempo que buscaba nuevas al ternativas para las islas mineras Antillanas. En 1518. cuando la opci6n africana recién comenzaba a cuajarse, Fray Bernardino de Manzanedo, favorecedor de la esclavitud negra. alertaba sobre la seguridad que había en traer negros a la Española, mientras que cuestionaba la medida para Cuba y San Juan: "En la Espailola poco es el peligro que hay en que vayan los dichos negros, siendo la cantidad deBas moderada. pero en la isla de Cuba y San Juan hay mucho más peligro, según lo que yo pienso: porque en Cuba hay mucha copia de indios y en la isla de San ]uan, pueden entrar caribes todas las veces que quieren," (Inchaustegui, 1958: 1:47)

¿Qué le hada pensar al fraile negrero que la introducción de esclavos africanos podía resultar peligrosa en Puerto Rico? Creemos que pudo ser la rebelión del 1514. Porque 'hasta entonces ningún acontecimiento había ocurrido en las islas como para ameritar tal cautela y así 10 aseguraba el licenciado Suazo en la Española en carta al rey de ese mismo año de 1518: "...Es vano el temor de que los negros puedan alzarse; vida hay en las islas de Portugal, muy sosegada con 800 esclavos. Todo está como son gobernados: YD hallé al venir aquf algunos negros ladrones, alTOS huidos a los montes; azoté unos, coné las orejas a otros y ya no ha venido más queja". (Inchaustegui, 1958, 1:68)

El influyente licenciado Suazo confirmaba con su carta que en la isla Española. hasta 1518 no habia acaecido todavía alzamiento o amenaza seria por parte de esclavos negros. Pero una habia ocurrido en 1"uerto Rico. Del acontecimiento nos enteramos por la real cédula del 22 de agosto de 1515 dirigida al Justicia Mayor de San Juan, Sancho Velázquez, el nuevo hombre fuerte en el gobierno insular. En dicha cédula el monarca se daba por enterado del alzamiento y de las medidas punitivas tomadas por Velázquez:

7


"...el dai'lo que decís que han hecho los negros que andan alzados en la isla me ha desplacido; y pues ya habéis castigado a los culpables, de ahl adelanre haced que en esa isla pongan a recaudo los dichos negros, que razan seda que ahl hiciesen menos dai'lo los esclavos aue en la Espai'lola. pues es menos tierra y pues allá no se ha hecho lo que en esa isla, bien parece que es por mal recaudo...... (Indiferente General 419. l. 5)

La real cédula era contestación a comunicaciones desde la isla fechadas el 2g de noviembre y 20 de diciembre de 1514 y de 15 de enero de 1515. En los meses anteriores de febrero, marzo y abril de 1514, los oficiales reales habian escrito extensamente a la corte V no mencionaban asunto alguno relativo a los negros. El26 de julio de 1514, el Tesorero Andrés de Haro cursó una muy extensa relación al rey sobre la situación en la i\la e:n 26 apartados, sin mencionar el alzamiento de los negros, aunque si mencionaba el maltrato que estaban recibiendo los indios por alargáTseles la jornada de trabajo en las minas. (CED l:28!1-90) Esto quiere decir que el alzamiento ocurrió entre el 26 dt= julio y el 2!1 de noviembre de 1514. Acortando aún más ese periodo, señalemos que Sancho Velázquez, a quien la corona enviaba como Juez de Residencia y nuevo Repartidor de los indios, no llegó hasta el 22 de s6ptiembre de 1514 (Murga, 1971: 169) y siendo el oficial que reprimió la rebelión, eso la sitúa entre fines de septiembre V mediad,..._de novipmbre. anroximadamente. Esas fechas coinciden también con los días más propensos en la temporada de huracanes en el Caribe Oriental. Lo que nos lleva a pensar que la tormenta de ese año pudo haber' influenciado en la determinación de los africahos de alzarse. Cinco años después de los sucesos, en su Juicio de Residencia, Sancho Velázquez fue demandado porcuatro vecinos prominentes cuya causal nos brinda el complemento informativo del alzamiento. Los demandantes fueron Juan Ortiz de Miono. Pedro Garda. el veedor Diego de Arce y Diego de Torres. Todos se quejarqn porque Velázquez ordenó la horca de un esclavo de cada uno "y sin guardar orden de juicio". es decir, aplicando la justicia sumaria y ejemplarmente. (HD JI.) Con los datos a la mano reconstruyamos las circunstancias. Un Justicia Mayor. recién llegado a la isla. ordena la pena de muerte para cuatro valiosos y escasos esclavos negros, propiedad de cuatro prpminentes vecinos. uno de ellos oficial real, sin que mediara un proceso judicial. ¿Qué motivos de envergadura explicarian tal comportamiento de todo un fiscal de la Audiencia? Solamente un acontecimiento de carácter sedicioso dispensaba del debido proceso de ley. La aplicación de la justicia era deber de las autoridades gubernamentales. aún cuando cuando las faltas las cometieran los esclavos. Este hecho llevó a muchos propietarios a ocultar numerosos crímenes y delitos cometidos por sus esclavos ante el temor de perderles en mano de los agentes de la autoridad. Y cuando ésta intervenfa los procesos normales podian ser marginados, si los acontecimientos eran de carácter grave y

8

envolvían a esclavos o plebeyos. Esa fue la práctica durante todo el siglo y se aplicó mayormente en asos de alzamielltos de esclavos indios o negros. Un siglo después, en tiempos de Felipe tercero, todavfa se dispensaba de los formulismos legales en tales casos según consta por la real orden de 1916: ' "Porque en casos·de motines, y rebe1dias con actos de salleamientos y de famosos ladrones que suceden en las Indias con negros cimarrones. no conviene hacer proceso criminal Y, se debe castigar las cabezas ejem. plarmente, YredUCIr a los demás a esclavitud y servi· dumbre pues son de condición esclavos fugítivos de s~s amos, haciendo justicia en la causa y excusando tiempo y proceso..... (Dras Soler, 1974: 20n)

Si aplicamos el dictamen, los cuatro negros ejecutados por Velázquez debieron ser los cabecillas del alzamiento de 1514. Los restantes inculpados tendian a recibir penas menores y se les devolvían a sus dueños, aunque en siglos posteriores se acostumbró a deportarloe Fue norma de la Audiencia antillana en tiempos del presidente FuenJeal castigar con la vida los alzamientos donde se habían cometido homicidios. (Herrera, 1945:V:!S02). Todo lo cual induce a pensar que durante el alzamiento se cometieron delitos graves contra la propiedad y la vida de los colonos blancos. Asi se justificarfa la intervención de la 1usticia y las graves penas impuestas. ¿Y quiénes fueron los insurrectos? En los años inmediatamente después de los sucesos, la discusión y la legislación en torno a la necesidad de ordenanzas para Te~lamentar a Jos esclavos negros solamente se alude a negros gelofes de condición ladinos. Por tal razón creemos que fueron miembros de esta etnia los que se vieron involucrados no solamente en el alzamiento de 1514 sino también en los acaecidos en La Española en 1522 yen el posible alzamiento de 15!11 en Puerto Rico. Los geJofes abundaban en los mercados peninsulares a principio de siglo y su inadaptación y rebeldfa llevó a sus propietarios a venderles para las nuevas colonias. Por tales motivos, fray Bemardino de Manzanedo, el fraile jerónimo favorecedor de la esclavitud negra en las islas, recomendaba la importación de negros bozales y no de ladinos. (Deive, 1980: 1:62). Argumentaba el fraile contra estos "criados en Castilla, porque salen muy belJacos". Los geloCes eran oriundos del Senegal y poseedores de cultura musulmana. Como tal eran un grupo étnico cultural más complejo y contrastante si los comparamos con los africanos más ecuatoriales que posteriormente dominaron el mercado de esclavos. Hasta el momento, la rebelión de esclavos negros tenida como la primera en ocurrir en América, ha sido la de los gelofes en Santo Domingo ocurrida en el año de 1522. Esta ha recibido mayor atención histórica por razones comprensibles. En primer lugar, los hechos sé iniciaron en la propiedad del virrey Diego Colón y los daños a la propiedad y a la vida fueron de consideración. En se~ndo lugar, y de mayor importancia. porque la rebelión de Jos negros coincidió con el alza-


miento del cacique Enriquillo creando una situación altamente amenazante para la colonia. Contrario a lo ocurrido en Puerto Rico en 1514, en el Santo Domingo de 1522, los negros eran un importante segmento de la fuena de trabajo lotal y constituían \Ina clara amenaza al orden colonial. Más tarde en el siglo volverían losnegros a rebelarse en la vecina isla en hechos de gran envergadura y dramatismo. Los sucesos del 1514 en Puerto Rico no parecen haber sido de tal magnitud ni. de tanta consedlencia pero fueron los primeros en presagiar que la presencia africana en América no habrfa de ser ni pasiva ni inconsecuente.

BIBLIOGRAFIA:

Archivo de Indias: Indiferente General 419 Pauonalo 198 Justicia 987 (Nota del autor: La real cédula que anuncia el alzamienlO de los esclavos negros en Puerto Rico en 1514 se encuentra unida al reslO de las cédulas que compil6 el historiador español Vicente Murga Sanz para su importante obra Cedulario Puertorriqueño, que publicara en dos lOmos cubriendo el periodo de 1505 a 1525. No comprendemos la omisi6n de esta cédula. cuando publicó todas las demás. Y la misma no pudo haberse extraviado porque el cedulario original está cosido a una carpeta de cuero. Esta lamentable omisión ha privado a nuestra historiografia de un importante documento en las décadas cuando mayor relevancia ha lomado el lema y no podemos menos que preguntarnos cuántas om!siones más habrán. de descubrirse en obras que han pretendido agotar la matena).

MURGA. Vicente Juan Ponce de León. Rio Piedras, 1971. MORALES PADRON, Feo. Historia de St!lJillil: la ciudad del quinientos. Sevi. lla, 1977. PIRE, Ruth -Aristócratas y comerciantes: liI sociedad st!IJillana en el siglo 16. Barcelona, 1978. HERRERA, Antonio de Historia de las Indias. tomo 11, Buenos Aires 1945. RODRJGUEZ DEMORJZI, E. Los dominicos y las encomiendas de indios de la isliJ ESpañola. Santo Domingo. 1971. GIMENEZ FERNANDEZ Bartolomé de las Casas, 2t. Sevilla. 1975. INCHAUSTEGUJ. Marino Reales cédulas y correspondencia de gobernadores de Santo Domingo. Madrid, 1958. MARTE, Roberto Santo Domingo en los manwcritosde Juan Bautista Muño%. Santo Domingo, 1981. DIAS SOLER. L. Histon"a de liJ esclavitud negra en Puerto Rico. Rio Piedras. 1974. SAco,J.A. Historia de la esclavitud. Barcelona. 1974.

MURGA. Vicente Cedulario Puertorriqueño. Tomo I. Rio Piedras, 1961.

CORTES. Vicenta La trata de esclilvos durante los primeros descubrimientos: 1489-1516. Anuario de Estudios Atlánticos 9:1965.

MURGA. Vicente Historia Documental de P.R.: El consejo o Cabildo de liI ciudad de San Juan (1527-50). Rio Piedras. s.f.

DnVE. Carlos E. La esclilvitud del negro en Santo Domingo. 2t. SD. 1980.

9


El pleito de Pedro Carmona sobre su libertad POR JALlL SUED BADlLLO

E

N LA SECCION JUSTICIA DELARCHIVO GENERAL DE

Indias, en Sevilla, oculto durante más de cuatrocientos treinla y lantos años, se encuentra un expediente con el siguiente titulo: "Pedro de Carmona, de color prieto y esclavo con Juan de Almodóvar, vecino de la ciudad de Puerto Rico, sobre su liberlad. 1547". Es un pleito perteneciente a la jurisdicción del Consejo Real de Indias, máximo organismo judicial y político de la corona española. ¿Cómo era posible que los asuntos de un simple esclavo negro en la remota isla de San Juan hubiese llegado ante la atención del más alto tribunal imperial? ¿Quién era Pedro de Carmona? Del extenso documento se nos fue revelando el drama de un joven liberto pugnando contra toda una cruel confabulación por coarlarle de su libertad. La historia comenzó en Puerto Rico. Pedro de Carmona habia sido esclavo de un vecino de la ciudad de San Juan llamado Juan de Almodóvar. Afortunadamente hemos podido localizarle en otros cuerpos documentales que nos han de permitir ampliar el área de acción contemporánea. Almodóvar aparece en el censo de propietarios redactado por Francisco Manuel de Landa en 1539. Es listado como morador, soltero y dueño de 21 es lavas negros -17 varones y 4 hembras- y de 6 esclavos indios. (Sto. Dgo. 155). En 1534 aparece Almodóvar nuevamente, como testigo en una Información que a petición del obispo Manso se presentó ante las autoridades locales. De la fuente obtenemos imporlantes datos: que era vecino de San Juan desde hada 18 años, lo cual lo sitúa llegando a la isla en los tempranos años de 1516. Se había establecido como estanciero en la ribera del do Leiza desde donde orientaba sus principales esfuerzos hacia la mineria. En ese mismo año de 1534 fue asaltado por una banda de españoles deseosos por abandonar la isla y le robaron un barco. (HD. 1:64) Eran tiempos malos y el endeudamiento de muchos de los vecinos generó numerosos actos de violencia. Dato aparte, Almodóvar no sabia escribir. Entre sus esclavos 10

tenia un mozo guineano llamado Pedro que había casado con otra esclava de nombre Isabel Hernández o Isabel de Carmona. A Pedro lo describían como "negro atezado. alto. de treinta y pico de años". Su propietario Juan de Almodóvar murió alrededor del año de 1540 y en su testamento había dejado instrucciones para la manumisión tanto de Pedro como de su mujer. Además, nos enteramos que les legó un negrillo. dos yeguas y ciento veinte pesos de oro de minas. Como albacea de los bienes de Almodóvar habla quedado a cargo un rico mercader, también vecino de San Juan, llamado Garda de Villadiego. Este había sido en tiempos del gobernador Pedro Moreno encargado de "beneficiar las rentas del almojarifazgo", o sea, que el albacea era una persona económicamente muy prominente. (Justicia 710). De Villadiego era representante en la isla de importantes mercaderes sevillanos y en 15!18 había recibido poder de uno de éstos -Alonso Gómez de la Sema- para que en su nombre cobrara a Jos oficiales de San Juan una fuerte partida de dinero que doña María Colón, hija de don Diego y de doña Maria de Toledo. virreyes de las Indias, le habían cedido. (APS 11:61). El albacea testamentario, como podíamos esperar se quedó con la herencia, no concedió la carta de ahorría y vendió a Pedro e Isabel como esclavos. El nuevo propietario lo fue Hemando Alegre. vecino de San Juan, quien junto a su hijo Francisco había logrado fortuna en la mineTÍa. Así lo confirma el hijo en Probanza que presentara el 20 de junio de 1548: "lten, si saben, que siempre el dicho Hernando Alegre, mi padre y y~, desde que estamos en esta isla habemos traído esclavos negros en las minas sacando oro". (SO 10). Hernando Alegre ocupaba también el cargo de alcalde de la Inquisición. (SO 175 No. 9). Pero al poco tiempo murió y Pedro Carmona y su mujer pasaron a manos de su hijo Francisco. Este hada poco había casado con Mari Mansa. sobrina del obispo Manso e Inquisidor General de las Indias. Pocos años después ocupó el importante cargo de


Alguacil Mayor de San luan, cargo que desempeñó por más de dos décadas. Con esta visión del panorama social que rodeaba a Carmona entenderemos las dificultades que le sobrevinieron. De alguna forma llegó Pedro a Santo Domingo y se quejó ante el alcalde ordinario Alonso de la Peña: "y abo pleito sobre ello". Pero el alcalde le falló en su contra y le declaró "cautivo" a ser devuelto a su dueño. Carmona logró apelar a la Audiencia, sin que sepamos las circunstancias que le otorgaron la apelación. Era Presidente de la Audiencia entonces el obispo Alonso de Fuenmayor y actuaba como Oidor el licenciado Badillo, datos que Carmona mismo mencionaría años después. Y añadió otros pormenores que nos ayudan a precisar la fecha de los sucesos: .....más de dos meses antes que fuera ellicenciado Cerrato". Se referia a Alonso López de Cerrato, quien llegó a Santo Domingo como luezde Residencia de Fuenmayor alrededor del mes de abril de 1543 para luego sucederle como presidente de la Audiencia. (Utrera, 1978.11:86). De 10 sucedido próximamente hay dos versiones: una alega que la Audiencia ratificó el fallo del alcalde ordinario declarando a Pedro esclavo y retornándolo a su dueño; la otTa, la versión de Carmona declara que la Audiencia le concedió la apelación y le otorgó cierto tiempo para volver a Puerto Rico en busca de la evidencia documental de su libertad. Pero ocurrió lo que ocurría en las tierras donde un negro pobre se enfrentaba a blancos poderosos. Veamos como lo describió el propio Pedro Carmona: "tomando yo a pedir mi justicia ante el dicho licenciado Cerrato, no teniendo quien me ayudase con sinceridad, y como deblan a cristianos, porque el dicho Melchor de Torres como tiene opresos a todos los más de aquella ciudad, por las deudas que le deben, no osaba nadie favorecerme, por manera que mi justicia padeció detrimento, y el dicho licenciado Cerrato dió licencia contra mi adjudicándome por esclavo del dicho Melchor de Torres; de la cual sen tencia por mi parte fue apelado y suplicado y 'me fue otorgada la apelación y mandado que dentro de cierto tiempo truxese probanza de la dicha isla de San Juan o mostrase el testamento del dicho mi patrón por el cual parecia haberme dejado por. libre. Dentro del cual tiempo, pasados cuatro o cinco dlas. el dicho Melchor de Torres, con poco temor de dios, como 105 pasados, una noche háceme echar en grillos y juntamente con mi mujer métenme en un navio y dan con nosotros en Honduras".

Habia ocurrido que, mientras Carmona se envolvía en los procedimientos de su apelación, Francisco Alegre le vendía al mercader Melchor, de Torres. Este era uno de varios hermanos, mercaderes todos, principalmente en el tráfico de esclavos, cuya red comercial se conocía en Lisboa, donde operaba Alonso de Torres, en Sevilla, donde estaba Gaspar, Jurado de la ciudad y cabeza de la familia, hasta Honduras, donde actuaba como representante un tal Alonso del Castillo. Los Torres, demás está señalarlo, ejerdan fuerte influencia sobre las autoridades dominicanas de su tiempo. Por

eso, incomodado ya por la insolencia de un esclavo, e indiferente al proceso judicial en curso. Melchor de Torres, ordenó la captura y venta de Pedro e Isabel hada la ciudad de Cabo de Honduras. En las tierras centroamericanas pasaron los esclavos a la tutela de Alonso del Castillo. Pero la obstinación de Carmona era grande. Le tomó algún tiempo orientarse y descubrir donde podia solicitar ayuda sin ser delatado. Así lo depondría ante el Consejo años después, recordando el episodio: "E este que depone se quejó al cura e a otros e todos pusieron remedio para que se fuese treinta y tantas leguas a Gracias a Dios. en la Audiencia ReaI. .."

Nuevamente confiaba en los recursos de la ley, esta vez ante la Audiencia de los Confines. Pero los recursos de los Torres llegaron alli también y "le alargaban el pleito". Entonces, de casualidad. llegó a la ciudad Bartolomé de las Casas, Obispo de Chiapas y se enteró de la situación de Carmona. Corría el año de 1547. Las Casas habia estado desde hacia un año en la ciudad de México, asistiendo a un importante sinodo de obispos. Ese año el emperador regresaba a España y el fraile se afanaria por ir a su presencia a plantearle los graves problemas que le inquietaban. (Pérez Fernández, 1981). Para la época que el sinodo terminó, ya comenzaba la temporada de huracanes en el golfo de México y no partirian ese año más barcos a la pentnsula. Pero Las Casas, como impulsado por un presagio, tuvo noticias de bartos portugueses que más al sur tomarian el derrotero deseado. Y no perdió tiempo. Llegó a Gracias a Dios, de prisa, buscando camino y se topó con Pedro de Carmona. Honduras era entonces atractivo para los negrerds, por las minas de oro en el territorio y por el fin de la economia minera antillana. Era buen negocio revender los esclavos allf, Asi que Carmona no debió constituir rareza sino todo 10 contrario, tipificación de la nueva esclavitud que recién se entronizaba en la región centroamericana. Haciendo las Casas de Pedro su protegido, no tardó en convencerle que le acompañara a Castilla y presentase su caso ante el más alto tribunal del imperio, el Real Consejo de Indias: .....e asi asentó con el dicho obispo para venirse e vino solo a esta corte a pedir justicia", El Consejo se encontraba entonces en la ciudad de Aranda del Duero, cercana a Valladolid, que era a su vez capital momentánea de la corte itinerante. El 22 de agosto de 1547, Pedro de Carmona presentó su primera petición ante el Consejo de Indias, asesorado y financiado por Bartolomé de Las Casas: "Pedro de Carmona. de color prieto. cristiano ycriado desde nifto en estos reinos de Castilla. beso los pies y manos de vuestra alteza. a la cual suplico y plego saber como tuve un amo que me tenia por esclavo en la isla de San Juan, aunque fue hurtado y traido de mi tierra a los pechos de mi madre, el cual se llamaba Juan de Almodóvar, vecino de la ciudad de Puerto Rico. Este. por derscargo de su conciencia y por 105 buenos servi-

II


cios que le hice y mucho provecho que acarreé a su hacienda. en el tntamento que hizo antes que muriese me dejó por libre asolutamente, sin imponermc. condición o limitación alguna; el cual asimismo, como me quería bien, en tiempo de su vida me daba lugar a que yo tuviese y g¡:anjease en lugar de peculio algunos dineros con los cuales y con los que él más me ayudó, con su licencia, compré una negra muy ladina y buena mujer, ·quc se llama Isabel Hernándcz, para casarme como me casé con clla en haz de la santa madre iglesia, y ha lrece años que estamos casados y hemos vivido como cristianos en toda paz y amor dando buen ejemplo a todos los de nuestra color cn la dicha isla de San Juan. como en ella es público y notorio.....

Adviértase que esta presentaclOn, obviamenle redacta por Las Casas. con los detalles suministrados por Carmona, al aludir al hecho del esclavo haber sino originalmente "hurtado y traído de mi tierra a los pechos de mi madre" retaba el justificativo principal sobre el que descansaba la esdavización del africano, que era "habido de buena guerra" o vendido como esclavo por su propia gente. Las Casas denunciaba la esclavitud negra como' resultado del asalto y el rapto, ilícitamente sobrellevado por españoles o portugueses. Pero no sabemos cuánlo prosperó ese iutentoantiescla- . vista a favor de la condición del africano. AlH en Aranda del Duero. según se acercaba el cruento invierno, se reiniciaba una larga batalla legal entre el negro Carmona y los procuradores de los hermanos Torres. Usaron todas sus influencias para encarcelar primero, y alargar cruelmente la gestión de libertad. Sólo el apoyo incondicional de Bartolomé de las Casas y un grupo de amigos, que también gozaban de amistades influyentes en la corte lograron una brecha en la contienda. Después de un largo litigio, el Consejoacordó, previo el pago de una fuerte fianza -que fue garantizada con los bienes del propio Las Casas- remitir el caso a la Audiencia centroamericana, donde aparentemente el caso había quedado inconcluso. Pero más importante aún, más indicativo de lo que podría ser la

12

disposición final del tribunal, se le permitió a Carmona ir a buscar la evidencia de su libertad a Puerto Jl.íco. Tendría un' plazo de dos años pata hacerlo. y ahí termina la documentación. No sabemos qué ocurrió después. Posiblemente, en los papeles de la Audiencia de los Confines esté el desenlace de esta intensa y heroica historia de Pedro Carmona, y su lucha por recobrar su libertad que tanlO nos llena de regocijo, por haberse iniciado en nuestra isla la más certera reivindicación de quien no sólo defendió al indio ejemplarmente y ahora, también al africano, lo cual equivaldrfa a decir que defendió a la humanidad oprimida. Y no menos importanle, es la reafirmación implícita de que en la historia de América, la España que siempre será reverenciada y respetada, es la Españajustidera y libertaria y no la España guerrerista y opresora. (Justicia

978) BIBLlOGRAFlA MINIMA Fuentes primarias inéditas:

Archivo General de Indias Sección Justicia: legajos 710, 155, 978 Sección Santo Domingo: legajos lO, 175 Fuentes primarias publicadas: . a. HISTORIA DOCUMENTAL DE PUERTO RICo: El Consejo o Cabildo de la Ciudad di! S~n Juan (1527-50). vol l. Rfo Piedras s,[. b. CIPRIANO DE UTRERA Noticias Históricas de Santo Domingo. vol 11.1978 Sama Domingo. c. PEREZ FERNANDEZ. hacia Inventario Documentado di! los escritos de Fray 8artolomé de las Casas. Bayamón, 1981. d. ARCHIVO DE PROTOCOLOS DE SEVILLA Fondos Americanos vol 11. Sevilla

19~0.


Ramón Emeterio Betances padre de la Medicina Puertorriqueña

POR JUAN RAFAEL IroRREGUI PAGAN, M.O. DEPARTAMENTO DE UROLOGIA CENTRO MEDICO DE MAYAGUEZ

Latamendi dijo: "El Médico que a la vez no es filósofo, no es ni siquit!1a Médico". Betances diría: "El Médico que a la vez no siroe a la humanidad no es ni siquiera Médico"

RAMON EMETERIO BETANCES MEDICO ABOLICIONISTA. ESCRITOR Y POLlTICO HA SIDO MAS AMPLIAMENTE ESTUDIADO COMO ESCRI· TOR y POLlTICO QUE COMO EL EXTRAORDlNA· RIO PROFESIONAL QUE FUE. "EL PENSAMIENTO MEDICO DEL DocrOR BETANCES TIENE COMO BASE LA OBSERVACION CLlNICA y EL EST 010 ANATOMOPATOLO· GlCO... BETANCES ES SIN DUDA EL PADRE DE LA MEDICINA MODERNA PUERTORRIQUE~A".l

L

A MEDICINA DEL SIGLO XIX COMIENZA CON LA LLE-

gada del doctor Francisco 011er y sus vacunaciones contra la viruela; más importante aún es el inicio de nuestra primera Escuela de Medicina por el Dr. Espai11at en el 1816. Todo este avance científico impulsado por el liberalismo francés y los gobiernos constitucionales españoles es truncado rápidamente con el reinicio de los gobiernos absolutistas y el vaivén político que sufre España. El cierre de la Escuela de Medicina en 1845 y la prohibición de entrada de libros e información, sumió a la Isla en un letargo intelectual. Existian muy pocos médicos con titulas universitarios y estaban concentra1. VeTaY. Francisco: Don Ramón Em~II!1I'o Betanus - Médico y Cirujano. Manuscrilo - Página 21.

dos en la Capital; la mayoría pertenecía a la Sanidad Militar y por tanto, eran fieles adictos al sistema imperante. 2 La medicina en Puerto Rico continuó siendo ejercida en forma irregular, a menudo por prácticos, curan· deros y charlatanes. Desgraciadamente, la Subdelegación de Medicina y Cirugía que fue creada el 28 de febrero d~ 18119 para ponerle fin a estas prácticas, se convirtió con el tiempo en una institución de vigi· lancia política.'

Su Formación: Na~ Ramón Emeterio Betances el8 de abril de 1827, siendo sus padres Don Felipe y Doña Maria del Carmen Alacán. Es bautizado en la Iglesia San Miguel el21 del mismo mes y sus padrinos son Francisco y Ana Betances. 4 Cuando el joven contaba con nueve años, ellO de rebrero de 18!17, muere su madre; y su padre decide enviarlo a estudiar a Tolosa, Francia. AlU termina su bachillerato en letras en 1846 y su bachillerato en ciencias en el 1848. Ese mismo año entra a la Facultad de Medicina de la Universidad de París. En ésta estudia bajo la tutela de Aristide Augusle Vemeuil, autor del texto de cirugía; Pierre Paul Broca, estudioso de la anatomíá del cerebro y Louis Julio Béhier, internista quien practicó por primera vez con éxito las transfusiones de sangre. Es compañero de Paul Lorain, uno de los primeros en hacer uso de los liquidas endovenosos en el tratamiento del cólera; de León Labbé, uno de los primeros en practicar gaslrostomías en Francia y de Jean

2. • 3. Punto 4.

Veray. Francisco: Op. cil. página 3. Quevedo Báez. M.; Historia d~ la Medicina y Cirugía 1m Rico. Tomo 1- AMPR. San Juan (l946~ Páginas 120-121. Partida de bautismo; Libro 610" Folio 70, vuelto.

III


Martin Charcot, el renombrado anatomista del sistema nervioso. Para el 1855, Betanées termina su carrera, defendiendo exitosamente su tesis doctoral "Las Causas del Aborto" y al siguiente año hace su práctica médica en los hospitales de París. Regresa entonces a Puerto Rico yel 19 de mayo de 1856, después de aprobar el examen requerido por la Sulxlelegación de Medicina y Cirugía, presenta su útulo de Ayuntamiento de Mayagüez. Betances es nombrado Cirujano de Sanidad Interino bajo Francisco Basara. quien es el médico titular. Su Obra:

A su llegada a Puerto Rico, se encuentra Betances con la epidemia de cólera que se inició en el oriente boricua 4. Todd. Roberto H.:Don Ramón Em~tt:rjo Bt:lanus - 2nda. Edición EdiloriallnlCl'americana. Madrid (1967) Página 49.

14

en 1855. Esta se presenta, según el doctor Block, de manera fulminante en la ciudad de Mayagüez en el 1856. Durante esta emergencia Betances mostró sus grandes doles de médico y humanista. Aunque al principio se le asignó la calle de la Candelaria (hoy McKin· ley), llegó el momento en que quedó solo para atender toda la población. El Ayuntamiento de Mayagüez dice de él: "La conducta digna de todo encomio que el Cuerpo lo vió observar durante la epidemia del cólera morbo que sufrió esta villa... en cuyo perlado, siendo cono el número de [acultativos, no dejó un solo instante de ser útil al vecindario ysobre todo a la clase menesterosa, prestándole con la mayor actividad y Jos mejores deseos de acierto, los servicios de su profesión a cualquier hora del dla y de la noche, sin atender al grande riesgo a que exponla su persona con tan continuas fatigas, que crecieron en proporción por el mes de octubre último, en que las cir· cunstancias le dejaron único facuhativoexpedito en este vasto territorio, no exigiendo entonces, por su


propia voluntad. más retribuciones que la asistencia que prestaba a las personas acomodadas".~

Del doctor Betances dice Carreras: "Cuando todos huyen despavoridos temblando de pánico, la figura del joven médico se levanta dando (rente a la epidemia".6 "El Pais" de Madrid deliro. de julio de 18S7 dice que lo llamaban "El Padre de los Pobres". 1 En el 1880 Betances publica en Paris sus experiencias y recomendaciones sobre el tratamiento del cólera. Abogaba por los eméticos como la ipecacuana y el detener la diarrea con medicamentos como el láudano, polvo de opio y elixir paregórico. Recomendaba el hielo y la champaña para detener el vómito, limonada sulfo-carbón como anti·microbiano y el uso de liquidas endovenosos. Propuso conceptos revolucionarios para la época, sugiriendo el aislamiento a los enfermos de la ~ente sana como medida preventiva. En el 1858 (unda con Don Antonio Blanes la Casa de Salud de San Antonio, situada entre las calles Mirasol y de la Rosa. Es éste el actual Hospital Municipal, el más antiguo en funciones en esta Ciudad y uno de los primeros de su tipo en la Isla. Junto al Dr. José Francisco Basara y al Ledo. Segundo Ruiz Belvis Cunda una sociedad abolicionista. Es en esta sociedad que, usando los procedimientos anteriormente decretados por el General Pezuela,libera niños esclavos en la pila bautismal mediante el pago de veinticinco pesos. Por estos esfuerzos es desterrado por Don Fernando Cotoner, Conde de Cernia, y se dirige a la ciudad de su juvl:ntud. París. Allí se reconoce como un clínico hábil. Es aqui donde sufre uno de los dolores más grandes de su vida: la muerte por fiebre tifoidea el 22 de abril de 1859 de su sobrina y prometida María del Carmen Betances. Con la ayuda de Don Segundo Ruiz Belvis. logra regresar a la Isla en 1860 y se establece en Mayagüez. Nuevamente sobresale como médico e investigador científico: hace estudios sobre la difteria, la disepteria, la fiebre tifoidea y el tétano. El doctor Pecholier de la Universidad Montpellier de Francia 10 Celicita por sus trabajos sobre la neumonia. Betances es una vez más desterrado. Esta vez fue por Don Félix Maria Messina en el186SalcriticaraEspaña por su guerra contra el pueblo dominicano. Regresa de nuevo a Francia destacándose por su agudeza clínica e investigación científica. El 8 de marzo de 1864 Léon Labbé presenta ante la Sociedad Quirúrgica de París el trabajo sobre la osqueotomía en el tratamiento de la elefantiasis escrotal recopilado por Betances durante su

5. Suárez Oiaz. Ada: Obras del doctor Ramón Emetnio Betances -11-. Epislolario. Editorial Huracán. Rlo Piedras (1978) Página 7. 6. Carrera. Carlos N.: Betances. el Antillano Proscrito, Edición Club de Prensa. San Juan (1961) Página 12. 7. BonaCoux. Luis: Betances. InsúlulO de Cultura Puerlorri· quena. San Juan (1970) Página XXV.

primer año en Francia. El profesorado lo felicita por su competencia científica y los nuevos conocimientos que trae sobre el tratamiento de esta enfermedad. Este importante trabajo es publicado el 28 de septiembre en la literatura francesa. 8.9 Los casos allí descritos fueron re-estudiados más tarde por Dumont quien afirma que Betances dirigió el equipo que administró por primera vez en Puerto Rico el cloroformo como anestésico. Dumont sitúa a Betances a la altura de cirujanos mundialmente reconocidos como Dominique Larrey, Jaques Delpech, Morin y Clot Bey. 10.11 Betances regresa a la Isla en el 1865 después de dos años de destierro y se establece nuevamente en Mayagüez. Por su habilidad médica y humanismo no tiene dificultad en hacerse rápidamente de una clientela. Dice su adversario político y ultra conservador Don José Pérez Morris: "en opinión de los profanos era Betances el mejor médico que existía en la Isla y a él acudía la mayoría de los enfermos con preferencia, los peninsulares lo mismo que los demás" .12 Añade Pérez Morris: "observando una rígida exactitud en los deberes de un buen médico y prodigando a los enfermos de la clase pobre y desvalida no sólo su asistencia facultativa, sino también los socorros pecuniarios de que careo dan, llegando su filantropía hasta el extremo de establecer un hospital en su propia casa, en la cual eran admitidos y asistidos todos los pobres".u El 7 de junio de 1867 estalla en San Juan un motín de los artilleros. Por este hecho, y sin tener causa ni culpa, son desterrados por el General José Marchesi todos aquellos con cualquier relación con ideas liberales. Tanto Betances como Segundo Ruiz Belvis huyen por el Puerto de Guánica e inician un peregrinar, que lleva a Ruiz Belvis a su muerte en Valparaíso, Chile en noviembre de 1867. Betances va de lugar en lugar -San Tomas, Nueva York. Santo Domingo, Haití- y finalmente de vuelta a París, donde con facilidad establece una posición respetable entre los médicos más destacados de la capital Francesa. la Ciudad Luz y fuente de la medicina científica de la época. En París triunfó como médico insigne, ClTuJano de nota e investigador afortunado. El periódico "L'Epoque" comenta que Betances era un médico muy distin~ guido que tenia una clientela numerosa en las colonias española y americana. Era gran amigo y médico de Don Miguel Ruiz ZDrrilla, Ex·Primer Ministro del Rey Amadeo I de España, bajo cuyo gobierno fue presen·

8. Arana Soto. S.~ Historia de la MedicinD Puntorriqu~;¡a, AMPR. San Juan (1974) Página 446. 9. BonaCoux. Luis~ Op. cit. Página U - LlI. lO. Veray. Francisco: Op. cit. Página 9. 11. Arana Sola. S.: Op. cit. Página 490. 12. Suárez Diaz. Ada: Op. cil. Página 9. I!J. Pérez Morris. J o5é:Historia de {a Insurrección de Lares. Edi· torial Edil. Rlo Picmas (1975) Página 57.

J5


tado el proyecto de la abolición de la esclavitud para Puerto Rico. Durante este periodo publica estudios de historia natural junto a Dujardin y Geoffrey Saint Hilaire, quien lo felicita por sus comunicaciones a la "Societé D'Acclimatation"14. Con Vemeuil hace estu· dios sobre el tétano y junto al Coronel Artola y el ingeniero Cancio crea un método de aerear el agua hervida dado a conocer ante la Academia de Medicina de Paris. En el 1887 publica su tratado sobre la Uretrotomia Interna como tratamiento de la estrechez uretral (la causa más común de ésta era entonces las enfermedades venéreas). Ese mismo año recibe, por orden del Presidente de la República, la más alta condecoración confe· rida por el gobierno francés: la Cruz de Caballeros de la Orden Nacional de la Legión de Honor; distinción rara vez otorgada a extranjeros. Es el doctor Betances el primer puertorriqueño en recibir este galardón. u En el número del 20 de diciembre de 1891, la revista "L'Echo Polyglote"16 cita obras de Betances sobre la vacuna yel tratamiento de la tuberculosis. Otros de sus escritos son sobre Salud Pública y sus esfuerzos para fundar en París un hospital latino-americano. El "Progreso" de Madrid señala que Betances era uno de los médicos que más honraban el nombre español en el extranjero y que habia obtenido un mereddq triunfo.u Betances continúa su vida durante esta década dividiendo esfuerzos entre la práctica médica y su lucha por la liberación de las Antillas, A las 10:00 P.M. de16 de septiembre de 1898, meses después de estallar la Guerra Hispanoamericana y la invasión por tropas norteame· ricanas de las Antillas que tanto amó, muere en París el doctor Ramón Emeterlo Betances y Alacán. Luis Bona· foux, su biógrafo, lo describe as1: "El amarillento marfil de la fisonomia de Betances destacábase de la blancura del almohadón donde reposaba su marchita cabeza de hombre triste y resignado y con su larga barba blanca parecióme un Cristo muy viejo agonizando sobre los escombros de todo cuanLO habla amado, .. ", •••y asl solo. angustiado y pobre hombre que no puso reparo en hacer los más humildes oficios en provecho de la revolución antillana... "&1 murió el hombre cuya norma de conducta en todo tiempo fue este aforismo de uno de sus libros: "Trabajar es producir y producir es servir a la ~uma­ nidad, producir cuanto uno pueda y hacer VIda de un ciudadano y de un hombre de bien"."

Bonafoux. Luis: Op. aL Página U. Bonafoux. Luis:lbid. Página XXIX. BonaCoux. Luis:lbid. Página XXV. Bonafoux, Luis: lbid. Página LI. Bonafoux. Luis: lbid. Página LXXXIX. NOIa: Agradecemos al Dr. José Ramlrez Rivera la revisión de esle manuscrilo. 14. 15. 16. 17. 18.

16

Estado Libre Asociado de Puerto Rico DEPARTAMENTO DE SALUD San Juan, Puerto Rico PROCLAMA DR. RAMON EMETERlO BETANCES PADRE DE LA ME.DICINA PUERTORRIQUE~A POR CUANTO: Don Ramón Emeterio Betances nació en Cabo Rojo el 8 de abril de 1827; PoR CUANTO: Betances, graduado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Parfs. Introdujo en Puerto Rico las ideas de la Escuela Francesa de mediados del siglo 19 y plantó aquí la semi· lla de la medicina anatomopatológica; PoR CUANTO: Betances demostró sus grandes cualida· des de clínico y médico durante la epidemia de cólera que azotó a la Isla en 1855. luchando sin temor al contagio para arrebatarle muchas víctimas a la muerte; POR CUANTO: En ,el 1887 Betances recibió uno de los más grandes honores que contiene el gobierno de Francia: La Cruz de Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor. y se le consi· deraba uno de los mejores médicos de París . cuando a esta ciudad se le conoda como la capital mundial de la medicina científica; POR CUANTO: Betances también se distinguió por sus ideas politicas y su lucha por la abolición de la esclavitud; PoR TANTO; Yo, Ernesto Colón Yordán, Secretario de Salud del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, en conmemoración del natalicio de este ilustre galeno puertorriqueño proclamo el dfa 8 de abril de 1972 como OlA DEL DR. RAMON EMETERlO BETANCES, PADRE DE LA MEDICINA PUERTORRIQUE~A, y exhorto a mis conciudadanos a participar en las actividades que llevarán a cabo el cuerpo estudiantil del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico y otras entidades que se unan a la celebración de esta fecha. Dada en San Juan, Puerto Rico, hoy 4de abril de 1972. ERNESTO CoLON YORDAN. M.D. Secretario de Salud


Un texto del Abate Raynal: El proyecto económico y político para Puerto Rico POR MANUEL CARDENAS

G U1LLAUME THOMAS RAYNAL NACIO EN SAINT·GE.... nier, pequeño pueblo de Rouergue, en Aveyron, en 1718 y murió en París en 1796. Educóse en el colegio de los jesuítas en Pézenas e ingresó en la Compañía de Jesús distinguiéndose como predicador y profesor en provincias. Abandonó la Compañía y se estableció en París (1747) donde fue vicario de San Sulpicio,llevando una vida miserable. Poco después es expulsado de aquella comunidad parroquial e inicia una rica vida intelectual, pasando a ser redactor del Mercure de France donde se da a conocer inmediatameme por lo avanzado de sus opiniones. Mantuvo relación tamo con el grupo de los enciclopedistas como con las corrientes pre-revolucionarias de la Francia de su tiempo. Asistió a los salones de Helvecio y el barón d'Holbach de quienes recibió claras influencias así como de Diderot quien colaboró en la redacción de la gran obra de Raynal, Hístoire Philosophique et politique des etablissements el du commerce dans les deux Indes. Cuando esta obra apareció en 1772 -la primera edición de 1770 no llevaba el nombre del autor- fue acogida extraordinariamente sucediéndose las ediciones en el espacio de cuatro años. Los ataques comra la política de los colonizadores, contra el clero y la Inquisición hizo que se prohibiese en Fran~ia. Una disposición del Consejo, datada en 1779, prohibió su imroducción en el país, lo que sólo sirvió para dar más popularidad a la misma. Raynal preparó entonces la edición definitiva, más atrevida que las precedemes, y en ella se atacaba al ministro Maurepas. De vuelta a Francia procedente de Ginebra, donde se hizo tal edición, fue prevenido de que la obra había sido condenada por el Parlamento (1781) y quemada frente al palado de justicia de París, ordenándose la detención de Raynal y la confiscación de sus bienes. Pudo así huir de Francia, dirigiéndose a Berlín donde fue recibido fríameme por Federico 11; en vista de ello se trasladó a San Petersburgo y alli fue bien acogida su presencia por

Catalina 11. En 1787 se le permitió regresar a FranCIa, aunque privándole de residir en París, y se estableció primerameme en su pueblo natal y después fue a vivir a Talan, en casa del imendente Malouet. El tercer estado de Marsella le nombró diputado a los Estados Generales, pero Raynal no quiso aceptar aquel cargo a causa de su edad avanzada, y consiguió que se nombrase a Malouet para ocupar su puesto. No puede negarse que su Histoire Phílosophique tuvo su importancia en el movimiento que preparó la Revolución Francesa, pero al estallar ésta, el anciano Raynal se arrepintió de la parte que con su libro había tenido en aquel suceso, y escribió una carta a la Asamblea Nacional que es una crítica muy dura de los actos de la Consútuyente; esta carta que fue publicada por el conde de Guibert con el tílulo..Lettre de l'abb¿ Raynal a l'Assemblée nationale, sólo sirvió para que Raynal fuese calificado de cobarde y de senil por los elememos revolucionarios que tanto le habían ensalzados ameriormente. Residió durante el Terror en Pasay yen Momhery, sin que fuera molestado, y durante el Directorio fue nombrado miembro del InstitulO, pero la muerte le impidió tomar asiemo en aquella docta corporación. La Histoire Philosophique el Politique de Raynal es la obra más ambiciosa del siglo XVIII acerca de la colonización europea en América. "Obra dirigida contra la religión y el despotismo", según dijese Michelet, en ella se intenta lijar los beneficios y perjuicios que el descubrimiemo de América ha deparado a la humanidad. Raynal reconoce que tal descubrimiemo ha provocado una verdadera revolución en el comercio. en el poderío de los estados y en la misma concepción del poder, siendo su interes primordial analizar dicha revolución y el hecho colonial en que parece que ésta se ha traducido y descansa; hecho que en la mayoría de sus manifestaciones el autor rechaza (al ser éstas perjudiciales), fundamentalmente la esclavitud que, en sus palabras, "repugna a la humanidad, a la razón y a la

17


justicia". La Histoire Philosophique ti Politique es el documento anti·esclavista más importante de su tiempo, y en la misma el autor se nos muestra como filósofo y reformador en Unea con los sensualistas más notorios de su tiempo, amén de historiador. En esta tarea, Raynal se guia por la hipótesis apun· tada más arriba -heneficios y perjuicios que el descu· brimiento de América ha reportado a la humanidad-, a decir verdad más apropiada para un moralista justiciero o un contable que para un historiador. Ydebido a ello es que su obra se resiente, ya que la cantidad ingente de materiales consultados para la misma necesariamente tienen que J1esultar en hechos históricos beneficiosos o perjudiciales 10 que le lleva a simplificaciones arriesgadas y a un sentido critico a veces no confiable. No obstante lo anteriormente indicado, la actividad colonizadora de Francia en el Caribe esestudiada por Raynal cuidadosamente, en especial el establecimiento de los franceses en la Española que es "el más hermoso elltabl~cimientode los franceses en América", la "joya del imperio colonial francés", en palabras del autor, dándonos una clara idea de la trama social, politica, financiera y económica de aquella isla, tocando aspectos tan especificas como el régimen ali· menticio de los habitantes, la ordenación de las hacien· das, informes sobre esclavos y colonos, etc. La referencia a Puerto Rico en la Histoire Philosophique el Polilique es breve pero sustanciosa. sobre todo si consideramos que el "plan" Raynal es el primero de una serie de "planes" que como expresión ideológica han persistido en la historia de Puerto Rico hasta el presente. Comienza dicha referencia con unos datos históricos elementales sobre el origen de la colonización de la isla, para dar paso a las alabanzas del pa's, indicar la población que lo habita y apuntar la condición económica lamentable en que ésta se desenvolvió hasta 1765, fecha en que 105 ilustrados de Carlos 111 prestan su atención a Puerto Rico. Las reformas que entonces se efectúan tienen rápidamente efecto, y as' para 1778, como puede apreciarse en el texto más abajo, la situación de la isla es halagüeña, esperándose grandes avances con la ley de enero de 1778 mediante la cual se establece el derecho de propiedad privada sobre la tierra en Puerto Rico. Aunque Raynal reconoce la trascendencia de tal ley, la considera insuficiente si no va acompañada con el establecimiento de libre comercio entre Puerto Rico y los demás poderes establecidos en América, cosa que los puertorriqueños parcialmente lograban por via del contrabando. Con todo, Raynal no cree que la transformación jurldica por si misma pueda producir grandes transformaciones en la isla. As', partiendo de un postulado sensualista -"el hombre no sufre sino porque ignora los medios de hacer cesar su dolor"- se pregunta cuál es el medio de abreviar la duración de la ociosidad del hombre, de su estupidez, de su miseria. La respuesta no se hace esperar: "mostrarle seres activos, ponerlo en comunicación continua con pueblos laboriosos". Esta pedagogfa para el progreso 18

se concreta, como puede verse más abajo, en un programa de activación económica y social -de "fomento", como declan los ilustrados del siglo XVIII- cuyos puntos principales son: reparto de tie· rras a hombres emprendedores de todas las naciones "con fondos suficientes (el capital de nuestros días) para establecer cultivos .en ellas"; exención contributiva sobre tierras y producciones durante 50 años; libre acceso mercantil a todas las naciones; leyes simples convenientes a un estado agrlcola o mercantil. Todo ello dirigido a "que la propiedad, esta primera y gran base de toda sociedad poUtica, sea establecida sobre fundamentos inquebrantables". Como puede verse, todo dentro de la concepción social y económica bur· guesa que subyace todo el planteamiento del despo· tismo ilustrado y que en ese tiempo era un planteamiento de avanzada. Tal programa de "fomento" es de todos conocido que no se puso en práctica en el Puerto Ricq de aquellas fechas. Sin embargó, al plan que nos acabamos de referir le falta la dimensión poUtica, que por cierto Raynal no descuidó, ya que aquel está predicado en una modificación sustancial de la relación entre Puerto Rico y la corona española. Asi la condición polhica de la isla de Puerto Rico es parte de la reflexión de nuestro autor que inaugura la lista de los "solucíonadores" a tal condición. En este caso la solución se basa en que la corona española declare a la isla neutral, neutralidad que seria reconocida por todos los poderes que tienen posesiones en América, es decir, en la terminologia de nuestros días, no se niega la soberania de la corona española aunque la supremada quedaría claramente restringida por cuanto no debe haber "alH más que las tropas necesarias para el orden público y las mismas han de ser extranjeras". En algún sentido parece apun· tarse el concepto contemporáneo de territorio bajo rideicomiso. En lo referente al gobierno interno de la isla Raynal propone lo siguiente: "que los mismos ciudadanos sean los magistrados o quienes los elijan", lo que parece apuntar al concepto de gobierno propio de nuestros días, si es que podemos utilizar tales términos para aclarar las ideas de nuestro autor. Asi nuestro buen abate resuelve el problema del "atraso" económico de la isla, todo ello en un plazo de 50 años. Una vez obtenido el progreso "entonces ella podrá volver a ser, sin inconveniente, una posesión verdaderamente nacional". Pasemos al texto del abate Raynal. V. Aunque esta isla (Puerto Rico) fue descubierta y explorada por Colón en 1495, ella no atrajo la atención de los españoles sino en 1509; fue el reclamo del oro lo que les hizo trasladarse a ésta desde Santo Domingo bajo las órdenes de Ponce de León. Esta nueva conquista debla costarle cara. Nadi~ ignora que el uso de las armas envenenadas se remonta a los tiempos más lejanos. En la mayor parte


de los lugares precedió a la invención del fuego. Cuando los dardos armados de piedras. huesos o raspas fueron considerados armas demasiado débiles para repeler las bestias feroces. se recurrió a un jugo mortal. Este veneno, pensado en un primer momento para la caza, si~vió después para las guerras de pueblos conquistadores o salvajes. La ambición y la venganza no conocieron límites a sus excesos más que después de haber ahogado durante siglos a naciones enteras en dos de sangre. Cuando se reconoció que esta sangre no producía nada, o que a medida que aumentaba su caudal despoblaba las tierras y no dejaba más que desiertos sin vida y sin cultivo, se convino entonces en moderar un poco la sed de expandirla. Se estableció el llamado derecho de guerra, es decir. la injusticia dentro de la injusticia, o el interés de los reyes en la masacre de los pueblos. No se asesina a todos a la vez; se reservan algunas cabezas de este ganado para repoblar la manada de nuevas víctimas. Este derecho de la guerra o de gentes hace que se prefieran ciertos abusos en el uso de matar. Cuando se tienen armas de fuego. se prohiben las armas envenenadas; cuando las balas de cañón son suficientes se prohiben las balas machacadas. Raza indigna del cielo y de la tierra, ser destructor y tiránico. hombre o demonio ¿no cesarás de atormentar este globo donde vives un momento? ¿No acabará la guerra más que con la aniquilación de tu especie? ¡Puesl si quieres apresurarlas ven a buscar los venenos del Nuevo Mundo. De todas las reglones fértiles en plantas venenosas ninguna lo fue tanto como la América meridional. Ella debía esta fecundidad desgraciada a su territorio generalmente fétido como si hubiese sido asolado por el cieno de un diluvio.

Eran estas lianas muy abundantes en los lugares húmedos y pantanosos las que suministraban al continente el veneno que era de uso universal. Se las cortaba en trozos que se hadan hervlT en agua hasta que la cocción había adquirido la consistencia de un jarabe. Entonces se mojaban en él las flechas que se impregnaban de un jugo mortal. Durante varios siglos fue con estas armas que en general los salvajes se hicieron la guerra. Posteriormente algunas de estas débiles naciones sintieron la necesidad de renunciar a un medio tan destructor y lo reservaron para usarlo contra las bestias. grandes y pequeñas. a las que no se podía alcanzar o vencer. Todo animal muere un minuto después sin ningún signo de convulsión o dolor. Esto no se debe a que su sangre se haya detenido como se ha creído durante largo tiempo. Las experiencias recientes han dejado saber que este veneno mezclado con sangre recién extraída y caliente le impide coagularse e incluso retarda su putrefacción. Parece que es sobre el sistema nervioso que este veneno actúa. Algunos viajeros han atribuido el origen del mal venéreo al uso existente en el Nuevo Mundo de alimentarse con animales matados con estas armas envenenadas. Todo el mundo sabe hoy

-

día que se puede hacer uso habitual de estas viandas sin inconvenien te. ~n las islas de la América el veneno se extrae menos de lianas que de árboles: sin embargo de todos los árboles que producen la muerte el más peligroso es el manzanillo. Este árbol es bastante alto y crece- comúnmente al borde de las aguas. Tiene la forma y las hojas de un peral. Su tronco de una madera compacta. pesada. veteada. apropiada para los trabajos de marquetería, está recubierta de una corteza lisa y tierna. Echa dos tipos de flores. Unas macho, dispuestas en forma de espiga en los extremos de los ramos. No tienen en cada caliz más que un estambre culminado por dos anteras. Las hembras se encuentran aparte. Su pistilo se convierte en un fruto carnoso, derecho. en forma de higo o de pera que contiene un hueso muy duro el cual encierra cinco o seis semillas en otros tantos compartimentos. En todas las partes del árbol Yprincipalmente entre la corteza y el tronco se encuentra un jugo lechoso considerado como un veneno muy sutil que hace que su explotación e incluso el aproximársele sea algo muy peligroso. No se reposa impúnemente bajo su sombra; el agua que escurre de sus hojas después de la lluvia ocasiona ampollas sobre la piel y excita un fuerte picor. El jugo del manzanillo es recogido en conchas distribuídas alrededor de incisiones que se le han hecho al tronco. Cuando este licor está un poco espeso se mojan en él la punta de las flechas que adquieren la propiedad de llevar una muerte pronta a todo ser sensible aunque no se le haya herido más que muy ligeramente. La experiencia confirma que este veneno conserva su actividad incluso durante más de un siglo. De todos los lugares donde se encuentra este funesto árbol. Puerto Rico es donde se da mejor y donde es más abundante. ¿Por qué los primeros conquistadores de la América no naufragarían todos en esta isla? La desdicha de los dos mundos ha querido que ellos la hayan conocido dernasiado tarde y no hayan encontrado la muerte correspondiente a su avaricia. El manzamUo parece no haber sido funesto más que a los americanos. Los habitantes de la isla que 10 produce se servían del mismo para rechazar al caribe acostumbrado a .hacer incursiones en sus costas. Podían haber empleado las mismas armas contra los europeos. El español que ignoraba que la sal aplicada sobre la herida en el momento del golpe es el remedio infalible quizás habría sucumbido a los primeros ataques de este veneno, más no sufrió la menor resistencia por parte de estos salvajes insulares. Conocedores de lo que habla pasado en la conquista de las islas vecinas, miraban a estos extranjeros como seres superiores. Así que ellos mismos se arrojaron a los hierros. Sin embargo, no tardaron en desear romper el yugo insoportable que se les había impuesto. Sólo que antes de intentarlo quisieron saber si sus tiranos eran o no eran inmortales. La comisión de ello le fue dada a un cacique llamado Broyoán. 19


Una circunstancia favorable a sus designios condujo a su casa a Sabedo, joven español que iba de paso, al cual recibió con grandes muestras de consideración dándole a su partida algunos indios para que le aliviasen en su viaje y le sirviesen de guías. Uno de estos salvajes que lo montó sobre sus espaldas para atravesar un río, lo arrojó al agua y allí lo retuvo con la ayuda de sus compañeros hasta que no se movió más. Se sacó a continuación su cuerpo a la orilla. Ante la duda de si estaba muerto o todavia vivía, se le pidió mil veces, perdón por la desgracia que le había ocurrido. Esta comedia duró tres dias. Por último la hediondez del cadáver convenció a los indios que los españoles podian morir y se cayó por todas partes sobre los opresores. Cien fueron masacrados. Ponce de León reunió inmediatamente a todos los castellanos que habian escapado de la conspiración. Sin pérdida de tiempo embistió a los salvajes que quedaron desconcertados por este brusco ataque. Su terror aumentó a medida que sus enemigos se multiplicaban. Este pueblo tuvo la simplicidad de creer que los nuevos españoles que llegaban de Santo Domingo eran los mismos que habían sido matados quienes resucitaban para combatir. Con este tonto convencimiento, desanimados para continuar la guerra contra hombres que renacían de sus cenizas se volvieron a poner bajo el

yugo. Se les condenó a las minas donde perecieron en poco tiempo bajo los trabajos de la esclavitud. VI. Puerto Rico tiene treinta y seis leguas de largo, dieciocho de ancho y cien de circunferencia. Podemos asegurar que es una de las mejores islas y, quizás, en proporción a su extensión, la mejor isla del Nuevo Mundo. El aire es allí sano y bastante temperado. Un gran número de pequeños ríos la riegan con sus aguas puras. Sus montañas están cubiertas con árboles útiles o preciosos y sus valles son de un fertilidad que raramente se encuentra en otras partes. Todas las producciones propias a la América prosperan en este suelo profundo; un puerto seguro, radas cómodas y costas fáciles son otras de sus ventajas. Sobre esta tierra privada de sus salvajes habitantes por las ferocidades que tres siglos no han hecho olvidar, se formó sucesivamente una población de cuarenta mil ochocientos ochenta y tres hombres blancos o de razas mezcladas. La mayor parte estaban desnudos. Sus casas eran chozas. La naturaleza sola, o casi sola, proveía su subsistencia. Era con tabaco, ganado y con lo que el gobierno enviaba de dinero para sostenimiento de un estado civil, religioso y militar que la colonia pagaba las telas y algunos otros objetos de poco valor que las islas vecinas y extranjeras le suministraban clandesti-


namente. No veía llegar anualmente de su metrópoli más que un pequeño barco cuyo cargamento no pasaba de diez mil escudos el cual volvia a tomar la ruta de Europa cargado de cueros. Tal era la situación de Puerto Rico cuando en 17651a corte de Madrid puso su atención sobre San Juan, puerto excelente incluso para las flotas reales y el cual es de envidiar aunque no sea más que por su extensión. Se rodeó de fortificaciones la ciudad que lo domina. Las obras se muIttplicaron sobre todo hacia una lengua de tierra estrecha y pantanosa, el único lugar por donde la plaza puede ser atacada del lado de tierra. Dos batallones y una compañía de artilleros pasaron la mar para ir a defenderla. En esta época una posesión que no recibia por rentas más que 378.000 libras costaba 2.631.133 que llegaron regularmente de Méjico. Este numerario alentó la reali· zación de algunos trabajos. Al mismo tiempo. la isla que habia estado hasta entonces en los laros del monopolio pudo recibir a todos los navegantes españoles. Los dos medios juntos dieron un comienrode vida a un establecimiento cuya penuria asombraba a todas las naciones. Su diezmo. que antes de 1765 no rendia más que 81.000 libras se ha elevado a 230.418 libras. Al primero de enero de 1778 Puerto Rico contaba con ochenta mil seiscientos sesenta habitantes, de los cuales seis mil quinientos treinta solamente eran esclavos. Contaba con setenta y siete mil trescientas ochenta y cuatro cabezas de ganado vacuno, veintitrés mil ciento noventa ycinco caballos, mil quinientos quince mulos. y cuarenta y nueve mil cincuenta y ocho cabezas de ganado menor. En las plantaciones cuyo número era de cinco mil seicientas ochenta y una, se recolectaban dos mil setecientos treinta y siete quintales de azúcar, mil ciento catorce quintales de algodón, once mil ciento sesenta y tres quintales de café, diecinueve mil quinientos cincuenta y siete quintales de arroz, quince mil doscientos dieciseis quintales de maiz, siete mil cuatrocientos cincuenta y ocho quintales de tabaco, y nueve mil ochocientos sesenta quintales de melaza. En los pastizales, cuyo número era de doscientos treinta y cuatro, la reproducción anual era de once mil trescientos sesenta ycuatro vacas, cuatr9 mil trescientos cuatro caballos, novecientos cincuenta y dos mulos y treinta y un mil doscientos cincuenta y cuatro cabezas de ganado menor. VII. Todo eso es bien poca cosa, pero se espera mucho de un acuerdo que acaba de ser realizado. Ningún ciudadano de Puerto Rico era verdaderamente el dueño del suelo que ocupaba. Los ordenamientos que se han sucedido no habían acordado jamás más que el usufructd. Este desorden inconcebible ha cesado al fin. Una ley del 14 de enero de 1778 asegura a los poseedores la propiedad de lo que se encontrase en su dominio sujeto a la condición de un canon anual de un real y un cuarto o dieciseis soles con seis denarios y medio por

cada porción de tierra de veinticinco mil setecientas ocho toesas que se ponga en cultivo. y de trescuartos de real o diez soles con un denario y medio por ésta Que se destine a pastos. Este ligero tributo debe servir para vestir a las milicias compuestas por mil novecientos hombres de infanteria y doscientos cincuenta de caballería. De acuerdo a las mismas cláusulas, eJ resto de la isla será distribuido a éstos que tienen poca o ninguna tierra. Estos últimos, designados con el nombre de agre· gados. hacen un número de siete mil ochocientos treinta y cinco. Este plan no operará la revolución que el consejo de España espera del mismo a menos que. contra la disposición formal de las leyes, todo colono que quiera establecer un ingenio azucarero esté autorizado a llamar a los extranjeros que pudieran enseñarle esre cultivo. Seria necesario autorizar a estos colonos el vender libremente a los franceses. holandeses. ingleses y daneses el ganado que hasta el presente no se les ha provisto más que por medio del contrabando. El hombre no sufre sino porque ignora los medios de hacer cesar su dolor. Si languidece en la desdicha es por imbecilidad. Imaginarlo en el estado primitivo de igual manera que se le ve en el estado civil. actuando, obser· vando sin cesar y haciendo toda clase de ensayos, seria un grosero error. La experiencia confirma que le son necesarios siglos para salir de su torpeza natural; que su industria. una vez cautiva bajo una rutina estrecha y circunscrita por el pequeño número de sus necesidades. jamás se despertará por sí misma. ¿Cuál es pues el medio de abreviar la duración de' su ociosidad. de su estupidez. de su miseria? No es otro sino mostrarle seres activos; ponerlo en comunicación continua con pueblos laboriosos. Pronto abrirá los ojos asombrado. Sentirá que él también tiene braros. Tendrá dificultad en concebir cómo no se habia dado cuenta antes de hacer uso de los mismos. El espectáculo de bienes que se obtiene del trabajo le inspirará el deseo de compartirlos y trabajará. Es por imitación que todas las cosas raras llegan. y llegarán, a ser comunes. Es esta predisposi· ción que la corte de Madríd debería emplear. si no por humanidad, al menos con la esperanza de las ventajas políticas que podría prometerse de ello. ' .. Se podría, se deberia. ir quizás más lejos. Que España declare a Puerto Rico una isla neutral y que esta neutra· lidad sea reconocida por todas las potencias que tienen posesiones en América; .que las tierras que no están todavia en producción sean distribuidas a hombres emprendedores de todas las naciones que tuvieren fono dos suficientes para establecer cultivos en ellas; que durante cincuenta años. o más. las personas, las tierras y las producciones estén exentas de toda tributación, que las radas sean abiertas indiferentemente a lodos los navegantes. sin aduanas, sin sujeciones. sin formalida· de$; que no haya alU más que las tropas necesarias para el orden público; que estas tropas sean extranjeras; que se. redacte un código de leyes muy simples convenientes a un estado agdcola o mercantil; que los mismos duda· 21


danos sean los magistrados o quienes los escojan; que la propiedad, esta primera y gran base de toda sociedad política, sea establecida sobre fundamentos inquebrantables. Antes de medio siglo Puerto Rico será muy ciertamente una de las más florecientes colonias del Nuevo Mundo. Entonces ella podrá volver a ser, sin inconveniente, una posesión verdaderamente nacional. Sus abundantes producciones que no habrian costado ni cuidados, gastos, inquietud o guerra a la España, engrosarlan la masa de sus riquezas nacionales y los ingresos públicos. Sin embargo este plan de administración que seria una inspiración de la !ijlbiduria misma; que el interés mejor entendido lo habria dictado, y cuyo éxito estaria demostrado geométricamente, no se ejecutará ¿por qué eso? Porque a la cabeza de un indigena no se le ocurre suponer el concurso de los extranjeros. Por una vanidad detestable, por una ridicula puerilidad no se puede hacer nada y se desearla hacerlo todo por sí mismo; se está ciego y se rechaza la luz exótica. En los estados monárquicos un medio de excluir a un hombre hábil de un puesto importante, medio que el odio ó la envidia no dejan apenas de emplear, es anticiparse a la nominación de la corte mediante la elección popular. El mismo medio tendria éxito también entre las cortes. Para apartar a un ministro de una buena operación, otro minisuo no tendrá más que apropiarse de la gloria diciendo que a él se le ocurrió primero, divulgándolo para impe-

22

dir que aquélla se lleve a cabo. Nada más raro entre los ministros de una misma corte que ver uno lo bastante grande, lo suficientemente honesto y buen ciudadano como para continuar un proyecto comenzado por su predecesor. Es así que el abuso se eterniza dentro de la misma nación. Es así que todo se empieza y nada se acaba por un loco orgullo cuya influencia fatal se expande por todas las ramas de la administración y detiene los progresos de la civilización, y habrla mantenido a los pueblos en el estado bárbaro si sus jefes hubiesen permanecido constantemente y en todos los tiempos igual de obstinados. No obstante, si la combinación que se intenta proponer a la corte de Madrid le pareciese susceptible a inconvenientes que se nos hubiesen escapado, ella podrla lograr de su propio seno una parte de las ventajas que nos seria grato verle conseguir. La navegación a las Indias Españolas ésta prohibida a los vizcaínos. Como sus radas está exentas a la entrada y a la salida de todos los derechos de los cuales todas las otras aduanas están sobrecargadas, el gobierno ha temido que éstos lograsen una superioridad demasiado grande sobre los súbditos de la monarquía que no disfrutan de semejantes prerrogativas. Que se abra Puerto Rico a estos hombres activos donde su concurrencia no perjudicará a rivales que no se han ocupado de éste jamás y pronto esta isla tendrá alguna importancia. El mismo orden de cosas podría extenderse a Santo DominRo.


Bosquejo histórico de los

Jue~os

florales en Puerto Rico POR TOMAS SARRAMIA

L RESTAURARSE LOS JUEGOS FLORALES EN C\. A laluña, la antigua tradición de Provenza se dHunde

con rapidez en el resto de las regiones españolas l e inicia un insospechado rumbo de esplendor al ser adoptada por los pueblos hispanos de América. Los certámenes literarios en Puerto Rico se inician a partir de 1851. Antes de ese año, las fuentes documentales que relatan la conmemoración en la Isla de acontecimientos vinculados a la Corona española! -a lo largo del siglo XvIII y primera mitad del XIX- nada informan de convocatorias a certámenes o a premios literarios. Al iniciarse la segunda mitad del pasado siglo se cierra una época de preludios culturales y literarios en la vida puertorriqueña para ir concretando un periodo que se caracterizará por una toma de conciencia ideológica y arústica. Los certámenes literarios convocados por instituciones de índole cultural, clvica o social, contribuirán definitivamente al desarrollo de dicha conciencia, que repercutirá en una positiva evolución de las letras patrias. En esta trayectoria inicial sobresa!en: la Academia Real de Buenas Letras de Puerto Rico que convocó a un concurso literario en 1851, conmemorando la defensa de San Juan durante el asedio británico de 1791; la Real Sociedad Económica de Amigos del País que organizó un certamen en 1862, al 1. En 1878 50bresalm por su esplendor los convocados por el Ayuntamiento Constitucional de Madrid para celebrar el regio enlace de AUon50 XII con Dila. Maria de las MerCfties de Orlcans. 2. Las juras reales, bodas, nacimimtos y deCunciones egregialse celebraban públicammte en Puerto Rico y servlan de Cuente de inlpiración a los poetas residentes en la i.la. Las composiciones recogidas en R~Lacíón... y Noticia.... escritas anónimamente en 1747, relatan "lo acaecido en la Isla de Puerto Rico" por la deCunción de Felipe V y la subsiguimte exaltación al trono de Fernando VI; mál tarde, las que aparecen en Fiestas Rel21~s de Punlo Rico (1844) que aluden a la jura de Isabel 11.

cumplirse los ciento diez años del nadmiento del pintor José Campeche; y el Ateneo Puertorriqueño que convocó su primer certamen arústico, cienúfico y literario en 1877, con motivo de celebrar el primer aniversario de su fundación. La función de estas instituciones ha prestado un servicio inestimable a la historia de Puerto Rico. siendo la última citada la que más vida y prestigio ha alcanzado. de cuyo influjo dirá el poeta: ...y doquiera que Cijo las miradas me parece que veo de bronce en caracteres eSlampadas eslas voces: "CERTAMEN" - "ATENEO". y sin cesar mi mente se imagina y sin cesar el pensamiento crea...J

El Ateneo se constituirá en sede de los primeros Juegos Florales en Puerto Rico, adaptando la esencia del consistorio e impulsando su arraigo en la tradición cultural del país. Por otro lado, el motivo que propició la introducción de dichos Juegos podría localizarse en algún punto de la relación comercial. social o intelectual entre Cataluña y Puerto Rico.• 5. Fragmento de la oda "Borinquen" de Manuel Padilla Dávila, SmritívAS, Vega Baja, P.R. (Bayamón: Tip. El ProgrelO, • .f.), p. 55. 4. Como bctores probables podrlan seftalane: a) El incremento comercial catalán con Cuba y Puerto Rico, tras el rudo golpe experimentado por la industria textil barcelonesa, a rab de la ~rdida de las colonias americanas durante el primer cuarto del siglo XIX. b) El bito del poema ~pimL'Allánlidl2, premiado en losJuegos Florales barceloneses en 1877, con cuyo lriunCo su autor Jacinto Verdaguer-obluvO resonancia universal. e) La amistad penanal exiltente entre Manuel ElzabUlu y Josi Yxan (laureado en 101 Juegos Florales de Barcelona de 1879), comunicación que estaba fortalecida por diversas circunstancia. paralelal l' adnes. Ambos eran escritores, abogados y presidentes atenlstas en sus respectivas ciudades.


Se ha dicho que las corrientes literarias han llegado tal;de a Puerto Rico. Su justificación se fundamenta en un cierto aislamiento o falla de un contacto inicial con otros pueblos, la llegada retardada de la imprenta (1806) y la fundación tardía de la Universidad (1903). Sin embargo, mientras otros países hispanoamericanos inician la actividad cultura de los Juegos Florales durante el siglo actual 5 , el Ateneo Puertorriqueño los convocó -por vez primera en la 151a- en 1888. . Las dos últimas décadas del siglo XIX puertorri. queño se caracterizan por su efervescencia política, su incertidumbre e inestabilidad. Una época "de tránsitos y de traurnas "6, acertadamente denominada por Manri·

que Cabrera. "En estos mismo años [escribe el citado autor] el mundo hispano parlante se hallaba sacudido por la renovación modernista. Nosotros no podíamos acariciar lan benéficos aires, pues andábamos preguntándonos algo más serio y radical: ¿qué va a ser de nosotros individual, colectiva e históricamente? Ante tan primordial y radicalisima pregunta, los planteamientos puramente estéticos o literarios, huyen o se diluyen"7. No obstante, los Juegos Florales, además de su innegable eficacia como vehículo de popularización literaria, serán portavoces del sentir ideológico del momento. A este respecto, resultan interesantes las palabras vertidas por Manuel Elzaburu, presidente del Ateneo, en el discurso inaugural de los primeros Juegos celebrados -al año siguiente de su convocatoria- el 9 de marzo de 1889:

5. En Uruguay, Horario Quíroga funda su crnáculo "Consistoriodel Gay Saber" en 1900; 105 Juegos FloraJesen Bolivia se inieían a partir del 19\1; 10slmerantiJlanos se convocan en 1915 y los Centroamericanos -en Guatemala- en 1916. 6. Francisco Manrique Cabrera, Historia de la Literatura Puerlorriquma (lUo Piedras, P&.: Cuhural, 1977), p. 159.

...Hoy, señoras y señores, debiera ser eSIa solemnidad de puro recreo y regocijo no más, dejando la ocasión

2<1

7. /bid.


de reflexionar seriamente. para otros días más consa· grados a la verdad que a la belleza; pero el ser uno de los lemas obligados de estos históricos certámenes precisamente la idea de la Patria. nos ha puesto en la gran tentativa de tomar por asunto de este discurso. el -sentimiento de la nacionalidad...•

y finalizó el discurso haciendo votos para que la acúvi· dad cultural de los Juegos pudiera contribuir al culliva de la literatura y de las artes, "por la virtud innegable que tienen las letras de suavizar las fonnas. de educar los caracteres. y de llevar. con la conformidad literaria. un germen de provechosa concordia para la Patria".9 Por su parte. Salvador Brau, que obtuvo la flor natural con Patria en el mismo certamen. advirúó la habilidad de Elzaburu por la forma tan brillante de bordear la valla que impedía dilucidar temas politicos en la tribuna del Ateneo10 • El poema laureado -según lo describió Augusto Malaret-era un "archivo de patriotismo, nota original y espléndida del ansia con· ceptiva de un poeta que ofrece a la tierra nativa los latidos más puros de su hidalgo corazón y las notas más preciadas de su vitalidad espiritual" ll • Curiosamente, el jurado de este primer consistorio declaro desierto el tema Amor y dictaminó otorgar un premio extraordinario a un trabajo con idéntico útulo y mensaje similar al que obtuvo la flor natural. El autor de este poema, José de Diego, al recordar la adjudicación del laudo a su oda Patria -escrita en Barcelona en sus tiempos de estudiante- dirá: "Quisieron los maestros, indudablemente, regocijar mi vocación poética y dejaron en mi alma, con el bondadoso esúmulo, un sentimiento de gratitud que me acompañará toda la vida". 12 El ejemplo de esta modalidaa de certámenes, iniciada por el Ateneo, cunde de inmediato en el ambiente cul· tural puertorriqueño y seis meses más tarde, el 25 de julio de 1889, el Casino Hispano-Americano de San Germán celebra los segundos Juegos Florales que se efectúan en el país. u En esta ocasión los trabajos se presentaron en prosa y el primer premio -rosa natural- lo obtuvo Francisco Mariano Quiñones por un estudio del arte literario de doña Emilia Pardo Bazán, en el que analizó la obra novelística de la distinguida escritora gallega. Dicha compos!ci~n fue leída en la celebración del certamen "en horas dedIcadas al estudio de las artes y en presencia de lo más florido y de lo

8. Manud Elzaburu. El sentimiento de la nacionalidad (Pueno Rico: Impr. "El Clamor". 1889). págs. 5·6. 9. [bid., p. 51. 10. Salvador Brau, "Notas" a Hojas Caídas (San Juan, PR.:Tip. La Democracia, 19(9), p. lI18. 11. Augusto Malarel. SGlvador Brau (lmpr. Boletin Mercantil. 1910), p. 2!. 12. José de Diego, Pomal'Tosas (Barcelona: lmpr. Henrich &: Oa, 19(4), nota lI. pág. lI5. IlI. Los trabajos premiados en dichos Juegos se agruparon en un cuaderno tilulado Juegos Florales celebradoSt'n el "Casino HispanoAmericano" de la CIudad de San Germán el dia 2' de julio de [889 (San Germán. PR.: "La Induslria"lmpr. de Manuel Ramfrel Ortfl).

más selecto que en capacidades intelectuales pudiera 'presentar la sociedad sangermeña". u Más tarde, los Juegos Florales de mayor trascendencia en la vida insular de la siguiente década se llevan a cabo en Mayagüez (1895 y 1897), Cabo Rojo (1896) y Aguadilla (1898). Con el giro del siglo, a pesar de la incertidumbre y de los cambios socio-poliúcos surgidos tras la Guerra Hispanoamericana. las justas poéticas proliferan con mayor entusiasmo en los principales pueblos y ciudades de la isla. "En los oasis de aquellos Juegos Florales de principio de siglo [describe un escritor costumbrista] discurrían aguas perfumadas y luminosas. ya místicas ya profanas, pero siempre fertilizadoras del ensueño. El ritmo y la annonia bordaban signos alentadores en tela gris de costumbres".15 Y un buen número de poetas responderá a las convocatorias con trabajos inspirados de fuentes heterogéneas -aunque ajustados a la triple divisa temática de los Juegos- mostrando. en general, el influjo tardio del romanticismo literario. Sin embargo, la lista de interesados en busca de la flor natural será paradójicamente limitada, si se compara con la canúdad de poetas (auténticos o aficionados) que existe en el país. Esta situación la advierte don Maree· lino Menéndez y Pelayo en su Historia de la poesía Hispano-Americana, al afinnar que: "AlIi [en Puerto Rico], como en el resto de América, se escriben demasiados versos, y los poetas se encuentran por docenas. Hasta pueblos secundarios como la villa de Arecibo, que apenas habia sonado en los oi.dos de ningún lector europeo, poseen antologias especiales de sus ingenios"}' Y algunos años más tarde, Luis Llorms Torres, uno de los poetas más populares de Puerto Rico, criticará agudamente la misma situación, denunciando "las docenas de rimadort:s que libro tras libro han empañado los timbres del verso en esta verde isla [oo.] estrofa barata y hueca y vacía de toda médula jugosa de pensamiento o de sensibilidad"11; pero, salvo algunas excepciones, los nombres de los poetas laureados en los Juegos de esta primera época -que podríamos llamar tradicional- quedarán grabados no sólo en los anales de las letras patrias, sino en el espléndido concierto lírico que ofrece la literatura hispano-americana contemporánea. Durante las dos primeras décadas de nuestro siglo, los Juegos Florales de mayor trascendencia en Puerto Rico se celebraron en San Juan (1901. 191!1, 1915 Y 1919), Manaú (1907), Mayagüez (1907 y 1912), Arecibo (1908) y Bayamón (1910). En ellos, vuelven a consagrarse una serie de poetas (Rafael del Valle, Juan E. Comas Pagán y José de Diego) cuyos nombres se añadi·

14. [bid., p. .j. 15. José S. Alegria. "Juegos Florales" en El alma de laaldea (San Juan, Puerto Rico. 1956), p. 55. 16. Maretlino Menéndez y Pelayo. Historia de la Poes/a Hispano-Amnicana. Tomo 1 (Madrid. 1911), p. lI50. 17. Luis L10réns Torres en el prólogo ~ josé j. Ribera Chevre. mOnl.ElegíllS rpmánlicas (Puerto Rico: MysticStar Press, 1918), s.p.

25


rán a la lista de los laurt'ados en esta centuria: José Gordils Vassallo, Ramón Negron Flores l8 , Eugenio BenÍlez Castaño, José de Jesús Esteves. Enrique Zorrilla, Evaristo Ribera Chevremont, Cristóbal Real, jasé l. de Diego Padró, jasé P.H. Hemández, Félix Matos Bemier y tantos otros, cuya producción engrandecerá el vasto panorama poéúco del país. A través de las páginas de periódicos y revistas de la época podemos apreciar la importancia, solemnidad y colorido que revesúan dichas celebraciones. En los juegos Florales de San Juan, celebrados el 25 de mayo de 1913, el cronista de "Actualidades" de la Revista de las Antillas, escribía: ... EI mes de mayo ha sido de galas para las letras puertorriqueñas, dado el éxito brillante que tuvo la fiesta de los Juegos Florales celebrados en nuestro Teatro Municipal... palcos. lunetas, pasillos, preferencias. todo estaba ocupado. En el gran palco escé· nico, a la derecha, estaba el trono de la reina ... a la izquierda del escenario estaba el Jurado y los poetas laureados... Una de las más notables figuras de la tribuna antillana, don Juan Hernández López, hizo el resumen del acto... Unode nuestros poetas pronunció el discurso de Mantenedor... Y los poetas leyeron sus poesfas. Y la reina prendió en el pecho de cada poeta el oro del premio de sus inspiraciones felidsimas. Fue una noche de verdadero arte: el verso y la mujer nos dieron. en las primicias de sus esplritus, horas de emociones intensas para el corazón ... El resultado de la fiesta, en suma, todo un éxito.. ,l'

y la revista Puerto Rico Ilustrado dedicará casi una página de su "Crónica Social" para describir los juegos Florales celebrados por él Ateneo, en la noche del 24 de junio de 1915, que llegaron a reunir en el Teatro Municipal -hoy Teatro Tapia- a casi toda la aristocracia de San Juan: ...Una concurrencia verdaderamente nutrida y elegante. El ritmo de los abanicos poniendo una leda sinfónica en el ambiente pletórico de perfumes. Yen el palco escénico, el trono entre los bellos rulgores de una madrugada. Una ficdón bella y completa... Decoración exquisita de doble rondo y contrastes, que produjo un espontáneo murmullo de admiración ... la Banda del Regimiento comenzó la sinronfa de apertura, en tanto que el jurado dictaminador avanza al proscenio ... El Secretario del Ateneo promulgó los nombres de los poetas ... una ovación al laureado con la (Jor natural; nutridos aplausos a todos los demás... el Poeta y sus amigos fueron en busca de la R,.ina yde

18. Con el poema "Nuestro ideal", Ramón Negrón Flores obtuvo la Flor Natural en los Juegos Florales auspiciados por el Cmtro de Estudios Psicológicos de Barcelona y celebrados en dicha ciudad, el 18 de mayo de 1902. Yen noviembre del mismo aiio ganó 4n accésit en el Primer Certamen Sociol6gico Espiritista Hispano.Americano de Tarrasa (Barcelona). Utro poeta. el arecibei\o Ramón H. Garda Garda, obtuvo con "Resurrexit" la Flor Natural en los Juegos cele· brados en Ternel (Espaiia) por la Sociedad Económica de Amigos del Pafs. en 1920. 19. R~jsta de las Antillas, 1. !l. 191!1. p. 141.

26

la Corte de Honor ... Y ya en el lrono, bajo una gran aureola triunCal, la Reina puso en pecho de los poetas sus galardones oo. y comenzó la leclura de las poesfas ... El poeta de la noche dedicó un soneto de homenaje a la Reina ... y tras el discurso del mantenedor, a Jos acordes de "La Borinqueña" terminó el aclo. Terminó con el triunCo de la juventud; un triunfo franco, noble, alto y Cirm~ ...20

La brillantez de estos lorneos literarios no se opacaba en las poblaciones de menor importancia. En general, coincidían con el programa de las fiestas patronales y contaban con la participación activa de lasaUloridades municipales y judiciales de la localidad y, por supuesto. del contagioso entusiasmo de poetas, jurado y público asistente. Alguien ha dicho queen la Historia, como en la vida, lo peq ueño puede daridea de lo grande; y lo meramente anecdótico ayuda a conocer lo principal. En este sen· tido, el rico y variado mundo anecdótico de los Juegos Florales merecería un estudio aparte. Pero. un hecho anecdótico, posiblemente único en toda la historia de los juegos Florales, ocurrió en los celebrados en Bayamón en 1913. En dicha fiesta literaria, varios jóvenes escritores, queriendo hacer un presente a la reina del torneo que recordara su "mandato" poético, redactaron un escrito solicitando de ella un Real Decreto de indulto. Se le presentó el documento, ya firmado por 105 confinados de la cárcel del lugar, y una vez suscrito lo entregó de nuevo a los autores del mismo para que recogieran la firma de nOlificación del alcaide de aquel presidio. El funcionario firmó la notificación del decreto y, cuando los aUlores de la broma se habían ido a casa de la reina a entregarle el documento, abrió las puertas del presidio y puso en libertad a todos los confinados. Al conocerse la noticia en el palacio de Gobierno, se comisionó a un fiscal especial quien lomó las declaradones oponunas y practicó las diligendas necesarias para exigir las responsabilidades de rigor. El suces02t , que fue muy comentado por la prensa del país22 • dio mayor celebridad y resonancia a los Juegos y sirvió de inspiración al escritor Manuel Fernández jun· cos para componer un cuento titulado Clemencia Real. 23 A medida que avanza la segunda década de nuestro siglo, estos certámenes literarios continúan gozando de una franca aceptación popular y de una progresiva

20. Puerto RICO lIustrado, VI, 279, (!I de julio de 1915). 21. Véase Luis Samalea Iglesias. "Digesto Jurldico" en R~ista de las Antillas, 2, 191!1. págs. 121-124. 22. El periódico lA Correspondencia de Puerto Rico, al notificar el suceso. culPÓ al alcaide de negligencia crasa. lo que originó una demanda judicial al dire<:tor del rotativo puesto que el alcaide en propiedad se hallaba fuera de la ciudad -en uso de una licenciadurante 105 hechos y en su lugar se desempeiiaba un alcaide auxiliar quién firmó el "decrelo". Sin embargo. la orden fuesobreseldaporel tribunal a solicitud del mismo demandante. 2!. Manuel Femández Juncos, "Clemencia Real" en La última hornada (San Juan~ Impr. Cantero. Fdez. lit Oa, [n.d.), págs. 5-I!I.


panicipación de los poetas del país. 2i Pero, antes de consumirse dicha década. el Ateneo celebrará sus últimos juegos en 1919. Este cambio drástico de panorama tal vez se deba al arraigo de las corrientes vanguardistas. cuyos ísmos iniClales -según Hernández Aquino- ya apuntaban su rumbo en 1915 2s hacia unas formas estéticas que estaban impregnadas de una marcada incon· formidad respecto de la expresión literaria tradicional. Ya panirde 1920. el Ateneo no logró atraer a sus juegos las mejores plumas del país. La crisis llegará a un extremo que será preciso declarar desiertos los temas convocados para el certamen que debía celebrarse en 1924. Finalizada la etapa tradicional se inicia la moderna, que se extiende desde 1921 hasta nuestros días. En este periodo. desaparecen los clásicos lemas de los juegos y se enfocan los ceTlámenes a una exclusividad temática, según la institución que los auspicie. Asociaciones politicas. soci dades espirituales. agrupaciones cívicas

24. En los JU['gos Florales t1e San Juan. en 191~. se redbieron 77 trabajos; y en los celebratlos en el Ateneo. en 1913. se aceptaron 105 composiciones. 25. Véase Luis Hernándcz Aquino. NueJlra aventura huraria. Seg. oo. (San Juan: Ediciones La Torre. UPR. 1966). págs. 11· 149.

y escuelas públicas y privadas, convocarán -aunque esporádicamente- sus respectivos juegos. Este nuevo período adquiere una tónica distinta y la celebración de las justas se adaptará a las exigencias modernas. Se elimina el ritual tradicional; el mantenedor trueca su función por la de maestro de ceremonias y las "Musas del Parnaso" -en traje de noche- escucharán las lec· turas de las composiciones premiadas, entre el tintinear de los cocteles que se sirven a los asistentes y el sordo zumbido de los acondicionadores del casual sal6n de una instalación hotelera.

Los que vivieron la época anterior delatan un signo decadente en esta nueva etapa. en la que se valora exiguamente la producción lírica. "Resulta depresivo y desconcertante -escribía un periodista en 1957- el pobre j ustiprecio que se le concede a los Juegos Florales en nuestros días, tanto en sus merecimientos intelectuales como en la valoración de la obra creativa que se va a premiar [...] es inconcebible que instituciones ricas e ilustres convoquen a los escritores y poetas a componer obrali originales y especificas [...] fijando premios que defraudan el esfuerzo y el mérito de las obras. la digni. dad de los autores y la conciencia de los propios institu· tos que promueven las justas. De la decadencia de los Juegos Florales deben responder las instituciones que

A.~pt'clo dr.

la plalt'(I y P(llcos del Tt'(llro IItunicipal durant,. la celebración dr. los Jur.gos Florales dr. San JU(ln. r.7l la 710("11,. dr.l25 dt' mayo dr.1911. (Foto dt' la Colr.cción Puertorriqueña dt' la Un iversid(ld dr. Puerto Rico'.

27


promulgan convocatorias humillantes y, más doloroso, también deben responder los escritores y poetas que aceptan de buen grado la humillación".26 Al igual que en San Juan, los Juegos que se celebraban en el resto de la isla sufrirán un proceso paralelo. "Nuestros juegos Florales -comenta un poeta en 1961 aquellas verdaderas apoteósis de júbilo público, de belleza y de poesfa, que hacian época en las fiestas patronales de los pueblos que los celebraban, han pasado a la historia, habiendo degenerado en concursitos poéticos".27 Sin embargo, en 196!, la sociedad "Los Hijos del Antiguo San Juan", con la colaboración del sector gubernamental y del privado, aunaron esfuerzos para revivir la tradición de la fiesta Ooral. Yel 31 de agosto de dicho año, conmemorando el aniversario de oro de la sociedad, se celebraron los Juegos eh el teatro capitalino que fueron dedicados a don Alejandro Tapia y Rivera. Pero, a pesar del entusiasmo de los organizadores y de la relativa lucidez de la fiesta -en la que compitieron cuarenta y cuatro trahajos- el ejem-

plo no germinó de inmediato. Y habrá que esperar casi dos décadas para que se repita un acontecimiento similar. Finalmente, el Club avico de Damas de Puerto Rico convocó a los poetas del pafs a unos juegos Florales dedicados a la mujer puertorriqueña. El certamen, celebrado en el Ateneo el 15 de febrero de 1980, podrla in terpretarse como un' vestigio de la voluntad de supervivencia de la antigua fiesta provenzal, a pesar de que los juegos -según aseguraba un critico- ya "no consagran a nadie y en los que ya nadie cree".!8 Al terminar este bosquejo, seria injusto no reconocer el gran papel que la institución de los Juegos Florales reportó para el esúmulo y desarrollo de las letras puertorriqueñas. A partir de 1888, la poesía dispuso en la isla de una tribuna académica adicional que -si bien limitada temáúcamente- le proporcionó, por su esplendor y popularidad, una formidable proyección social.

26. Luis Antonio Miranda. "Esplendor y decadencia de los Jue· gos Florales" en El Mundo, San Juan, PR (24 de agosto de 1957), p.

26, 27. Julio SolO Ramos. "Los Juegos Florales" en E/Imparcial. San Juan. PR (22 de julio de 1961 l. p. R·S.

28

28. 'bid., p. R·14.


Nuevos descubrimientos arqueológicos en la Isla de Vieques PoR LuIS A. OIANLATTE BAIK

E

L DESCUBRIMIENTO ARQUEOLOGlCO OCURRIDO EN

la isla de Vieques, tema de esta conferencia, fué consecuencia o resultado de un vasto programa preparado por el Centro de Investigaciones Arqueológicas de la Universidad de Puerto Rico. Recinto de Rio Piedras. Durante el mes de julio de 1975 iniciamos los traba-

Fig. No. I Vaso.cn~i('AGRO·1 (I.a Hur.ca). Con ornamenlación incisa Tt'l/ma dI' pasla blanca )' dist'ño mlTt'cru:.ado en ~01/(1S. caraclt'Tíslico del Complt'jo Cultural I.a Huera. Obtenido m t'xcal¡aeiont'.~ ,~i.~/t'máliC(u dt'l Ct'nlro dI' lm Jt'sligacio. 7It'.~ Arqllt'o1ógira.f dt' la Unil't'Hidad dt' Punlo Rico. Rt'cínto dt' Río Pit'dras. (Folo: ]t',nÍ-f I\farr,.ro).

jos en un sector de la Central Rufina. Guayanilla. conocido como TECLA. Al concluir las excavaciones de esta primera intervención. observamos que ese depósito residual igned o AGRO-H, habia aportado nuevos ingredientes artesanales desconocidos hasta entonces como partes de la producción cerámica igneri. Entre ellos consideramos de gran importancia la presencia de unos componentes con diseños policromados. integrados por los colores: blanco, rojo y anaranjado. Tales resultados plantearon la necesidad de proyec· tar nuestras investigaciones hacia áreas más distan~s. considerando la isla de Vieques como el próximo objetivo. AlU deberfamos buscar las evidencias materiales de enlace cultural, que sugirieran una posible ruta de ocupación AGRO-H o igneri. Durante los años 1977-78 y 79 dedicamos toda nuestra atención al sector arqueológico de SORCE. en el Bo. La Hueca, costa suroeste de la isla de Vieques. Estas intervenciones sistemáticas, establecieron los nexos culturales entre los dos depósitos residuales igneris: Tecla y Sorcé, confirmándose la presencia policromada con las combinaciones de los colores búmco, rojo y anaranjado, lo que constitufa un nuevo aporte al conocimiento del desarrollo cultural AGRO·H. el cual sólo se identificaba por sus diseños pintados blanco·sobrerojo. (Fig. 5 - A Y B). Pero la aportación más valiosa para la arqueologia antillana. obtenida en las excavaciones en el Bo.. La Hueca, fué el descubrimiento de una nueva migración agroalfarera con elementos decorativos modelados e incisos y awentes de colores pintados. Asociada a las muestras cerámicas, se destaca una buena y refinada industria lapidaria y de concha, elaboradas en materias primas cuidadosamente seleccionadas. A esta nueva migración le estamos llamando Complejo Cultural La Hueca o AGROALFARERO-I (AGRO-I). Las pruebas de radiocarbono (C·14) revelan una ocu· pación AGRO-I en La Hueca, de aproximadamente

29


Fig. No. 2. Amuletos-Cuentas, líplCOS dt'/ CompleJo Cllllurnl la lIue("(/ o AGRO-l. Tallados t'1I jadeita verde, De e~le IIpo ((Jlu,tamos elPIllos PII t'.\'("Ul'a(lmlf",~.l'lilnmitlC as drl CPIIITlJ dt' Im't',drgario. 1If"S Arqueológicas de la U1I1I1t'r,ndat! de Punln /lICO, Rp(,lnto di" Rí(J Pinlras.

245 años a partir del año cinco después de 'Cristo, que fué la fecha más temprana obtenida en sus depósitos residuales, La presencia AGRO-U data del año S5 después de CrisLO, resultando su llegada a la isla de Vieques SO años después del arribo de los AGRO-I, más o menos, Otra identificación importante obtenida por estas investigaciones, fué el establecimiento y ubicación de los dos asentamientos culturales que hemos señalado: AGRO-I y AGRO-U, cuyas aldeas pudimos determinar identificando las áreas de viviendas. De los AGRO-I localizamos siete depósitos residuales con evidencias de habitación y once correspondientes a 'los AGRO-U. Ambas están emplazadas en la terraza marina que ocupan Sorcé y La Hueca y se encuentran una a continuación de la otra, correspondiendo a los AGRO-I la parte más cercana al mar, por haber sido los primeros en llegar.

CARACTERISTICAS y RASGOS AGRD-I CERAMICA: (La técnica de manufactura cerámica fué el enrollado.) Las superficies son alisadas yen algunos casos ligera30

mente pulidas. Cochura buena y regular. Desengrasantes finos y medianos, generalmente calizos. Es frecuente observar en la superficie de los fragmentos cerámicos. pequeñas parúculas brillantes amarillentas de orígen micoso, que el vulgo confunde con granos de arena aurífera. El color varia de pardoamarillento a diferentes tonalidades rojizas y crema. Es frecuente la presencia de manchas de humo, producto del horno alfarero. El ajuar cerámico eslá compuesto por una variedad de formas bajas y altas, la mayoría de uso doméstico culinario, las cuales lucen asas acintadas. En algunos casos se presentan simples sin aditamentos funcionales, ni elementos decorativos. La ornamentación más simplista la apreciamos en unas discretas protuberancias que interrumpen la horizontalidad del borde y que son producto de la aplicación por parejas, de pequeñas bolitas de barro aplanadas. Los rasgos decorativos eslán constituidos por representaciones figurativas modeladas incisas, la mayoría de las incisiones eslán rellenas de una pasta blanca yen algunos casos el relleno es rosado, La ornamentación más frecuente es el entrecruzado en zonas (crosshatched). (Fig. 1). Sus vasijas más atractivas son las asimétricaseH plicas de apariencias "aladas", con uno de sus extre-


Fig. No. 3. A¡null'lo·8imorro. típico del CompleJo Cultural La Hueca o ,,1 GRO-l. Tallado t!tl serpentinita. Otro.f .nm/iare.r fueron "laborados en Jadeíta. Representa un cóndor a"dino con Iwa cab" a humana estíli:ada. atrapada nI las garras. ObUnido en rxc-allflciones sislemática.f del Ce,lIro di' lnve.ftlgacicmes Arqueológica.r de ia Unit'ersidad dt Purria Rico, Recinlo de Río Piedra.r. (Foto: }eslh Marr~TO).

mas tabular y el opuesto con un asa figurativa que se proyecta sobre el borde, arrancando desde una Pl'Otuberancia cupular a mitad de la panza. Ambas áreas están ricamente decoradas con diseños geométricos donde intervienen la espiral, los arcos y los trazos angulares. Aquí es donde con más frecuencia ~ ha conservado in-si tu la pasta blanca o rosada que rellenan las incisiones. Lo!; apéndices tabulares representan un triángulo rematado por una o dos pequeñas bolitas aplanadas que regularmente lucen cortas incisiones. drculos y puntos. En algunos casos están perforadas en su base. Las protuberancias que apoyan las asas Cigurativas se presentan huecas en el interior de las vasijas y en muchos casos están doblemente perforadas, posiblemente para colgar. Tenemos dos muestras donde el adorno figurativo fué colocado en la parte interior del borde, con ahuecamiento exterior, cuya colocación rompe el patrón regular de este complejo cultural. Entre las asas figurativas modeladas incisas, identificamos el perro aborigen, llamado "mudo" porque no ladraba y algunas especies de aves y de murciélagos.

Otras formas de recipientes están representadas por: potizas de cuellos bulbosos, garrafas con tres asas en D, balÓn y punto. Vasos-libatorios con apéndices tubulares cuyos diámetros fluctúan de cinco a cuarenta ycinco miJimetros. Pequeñas y medianas escudillas para la aspiraci6n de la COHOBA, éstas se encuentran dotadas de dos pequeños tubos paralelos que se acomodan en las fosas nasales. (Fig. No. 1) También están presentes los pedestales-anulares. simples y ornamentados, así como la existencia del clásico botón exterior perforado transversalmente por una fina punzada. Los elementos cerámicos asociados están representados por incensarios y burenes. Entre los burenes son de interés especial dos fragmentos con bordes verticales altos, contrario a los convencionales antillanos cuyos bordes son gruesos y ligeramente levantados. Otra característica interesante en los burenes AGRO-I, es que muchos de 105 fragmentos colectados presentan huellas impresas de tejidos acordonados y de cestería, 10 que está señalando una gran actividad textil en esa sociedad aborigen. Los incensanos o troumassees están representados por unos cilindros de barro mal cocidos y de pobre elaboraci6n, los cuales fueron confeccionados utili· zando una pasta con granos calizos gruesos como desengrasantes. La tapa que cubre uno de sus extremos luce una abertura circular central con reborde y un diámetro de dos cenúmetros. El borde, reforzado con mayor engrosamiento, tiene unos apéndices laterales por parejas que pueden fungir de agarraderás.

ARTEFACTOS L1TICOS:

Colectamos numerosos y variados artefactos líticos. entre los que se destacan los destrales de apariencias petaloides, de las cuales algunas presentan la doble funci6n de hacha y machacador. Este tipo de destral fué confeccionado con un filo bien definido en su parte más ancha o pala y una secci6n roma en el extremo opuesto con huellas de uso por percusi6n. En algunos casos podemos observar evidencias de que estos artefactos también fueron usados como martillos. Es frecuente también un tipo de destral que luce procesos de lasqueos bifaciales y retoques marginales. lo que posiblemente obedece a etapas primarias de elaboraci6n o a manifestaciones de supervivencias arcaicas. Las hachas más finamente pulidas y de contornos mejor definidos tienen los costados planos y ásperos. sugiriendo otros usos paresa parte. No desestimamos la posibilidad de que algunos de estos destrales se utilizaron enmangados. Incluyen los artefactos liticos yunques masivos, machacadores discoidales, as! como grandes "pulidores" acanalados, a los cuales se les ha venido atribuyendo funciones de afiladores de hachas, por sus ranuras. La perfecta trayectoria reclilinea y la forma 31


semicircular de sus cortes sección·transversal, nos sugieren otros usos tales como pulidores de cuentas de collar y la posible función de calibradores horizdntales para vástagos de flechas. Cmsideramos que la presencia de una gran cantidad de lascas y mioolascas de pedernal, cuarro, peridotita, serpentina, calcita y obsidiana de las Antillas Menores, constituye una clara evidencia de talleres con una gran actividad artesanal, propia de pueblos organizados socialmente y muy bien establecidos. ARTEFACTOS DE CONCHA:

Similar a la lftica,la concha rememora la producción arcaica. Como ejemplos úpicos de esta supervivencia, podemos citar las "copas" confeccionadas en el caracol del molusco marino Casis tuberosa, las cuales se mano tienen hasta l(js niveles más tempranos de los AGRO-

11. Con igual frecuencia se encuentran los "punzones" extraidos del extremo inferior de la colunela o espiral del Strombus gigas y del co.stfJtus. De este artefacto el manicuaroide venezolano confeccionó las gubias con filo biselado. En igual proporción se colectan las apófisis conoides

cortadas del contorno superior de los Strombus y que generalmente transformaron en diminutos cemíes de "tres puntas", que bien podemos considerarles como el "proto-cemi" o "proto-trigonolito", los cuales más tarde adquieren su máximo desarrollo en Puerto Rico y en la República Dominicana. De la variada tipología de artefactos de concha, lo más estético y bien elaborado está representado por numerosas hachas simétricas y de contornos correcta· mente cortados. El artefacto-hacha, obviamente destrales, varía en tamaño entre nueve a trece cenúmetros de largo, siempre dentro de los conceptos petaloides y rectangulares plano-convexas con palas biseladas para producir el filo. Es posible que estas muestras muchas veces clasificadas equivocadamente como artefactos caribes, constituyen los patrones de sus homónimas líticas que más tarde colectaremos en las islas, asociadas a la producción cultural taína (AGRO-IV) y la igneri o AGRO-JI, respectivamente. ADORNOSCORPORAL~: ,

Fig. No. 4. Varias representaciones figurativas. talladas en Madre-Perla (nácar). Adornos corporales típicos del Complejo Cultural La Hueca' o AGRO-l. excavados por t!l Centro de Investigaciones Arqueológicas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

32

.

El Complejo Cultural La Hueca o AGRO-I, desarrolló una sorprendente y prolifera industria lapidaria, aplicada a la representación figurativa antropomorfa,


zoomorfa y ornilomorla. Las representaciones de mayor frecuencia son las que tentaúvamente estamos llamando amul~tos-cUtmtas batraci/orm~s. Consideramos que estos debieron corresponder a collares haciendo las veces de cuentas y de amuletos, dada su elevada proporción de frecuencia. No obstante, la talla más impresionante en los AGRO-I son los imponentes amuletos-bimor/os, elaborados en jadeIta yen serpenúnita. La doble representación está compuesta por un ave de rapiña, que muestra similitud con el cóndor d~ Los Andes. cuya cabeza luce un fuerte pico curvo y agudo, con cresta prominente. a la cual corresponde el cuerpo del amuleto que termina en forma de cola de ave. Frente al

extremo inferior. donde corresponde estar las garras, tiene una cabeza humana muy bien delineada. como si estuviera atrapada por el ave. (Fig. No. S). Este tema se repite invariablemente salvo una excepción donde la cabeza humana está sustituida por un "pichón" o ave más pequeña, como si pretendieran represen tar un acto de cacerla. Completan los adornos corporales líticos una gran variedad de cuentas, muy especialmente unos discos planos-convexos perforados al centro. generalmente tallados en peridoúta y en malaquita. La materia prima más frecuente uúlizada por los AGRO-I para la elaboración de sus adornos, fueron: serpenúnita, ágata, jadeíta, peridotita. ópalo. calcita cristalizada yamaústa entre otras de menor frecuencia. En amatista obtuvimos un amuleto-cuenta considerado piiza única en Las Antillas. Siguen en valor estético y frecuencia numérica los adornos tallados en concha de madre-perla (Pteria colymbus, Roding) y (Pinctada radiata, Leach). Las muestras representan elementos zoomórficos y omitomorfas hábilmente recortados, con microscópicas perforaciones que en muchos casos indican ojos. (Fig. No. 4). Estos ornamentos amplían su variedad úpológica con numerosos discos simples ydentados, perforados al centro y sin perforar, placas rectangulares. y una serie de formas esquemáticas estilizadas que sugieren representaciones de murciélagos. La existencia de estos ornamentos "nacarados" en el Complejo Cultural la Hueca. constituye otra valiosa novedad para la arqueología anúllana, ya que hasta el momento conodamos su discreta presencia en los asentamientos AGRO-U igneri, conjuntamente con los diseños incisos entrecruzados en zonas, pero nunca en cantidades ni en calidades que pudiéramos considerarles modalidad especifica. de tal o cual estilo o cultura aborigen. Hoy, producto de nuestras investigaciones en la isla de Vieques, sabemos que estos rasgos son caracterlsticos de los AGRO-I, primera migración agroalfa. rera antillana.

RESTOS ALIMENTICIOS:

Fig. No. 5·A y B. Dos mutslras de vasiJlls AGRO.I~ (~gneri) con diseños blanco sobrt rojo. Proctden de Sorce. ula de Vlf~ques. Putrto Rico. Obtenidn.f etI e.uavaciones sulemáti· cas dd CenlTO de InvestigaCIOnes Arqueológicas de la Univer.f¡dad de Puerto Rico. Recinto de Río Pitdras.

Los restos alimenúcios están compuestos por una selección de la vida ecológica circundante y por productos agrlcolas de cultivo, entre eUosla yuca y posiblemente el maíz. Las muestras de vida marina. costera, ribereña y terrestre, está representadas en un apreciable porcentaje por JUEYES (cangrejo) BULGAOS (Citarium pica) moluscos de úerra (P. carocolla) moluscos marinos entre los que se destaca el Strombus costatus. popularmente CARRUCHO. También hay una buena representación de aves y peces. de reptiles y de HUTIAS. El cuadrúpedo más abundante en los depósitos residuales AGRO-I es el Heteropsomys insulans. la presencia del Isolobodon pOTtorrjcensis es muy discreta y en algunos depósitos está totalmente ausente.


!

Hasta el presente sólo hemos obtenido dos pequei\as muestras de quelonio y un fragmento de costilla de manatí, ambos en los primeros niveles, desde la superficie de los siete depósitos residuales AGRO-I que hemos excavado. Contrario a los AGRO-n, en cuyos depósitos la presencia de restos de tortugas es abrumadora. Los restos alimenticios aportaron también otra valiosa información con la identificación de mancUbulas del Nesophontes Edithae en los residuarios de u Hueca, ya que esta especie se consideraba fauna arcaica, que no habia alcanzado los niveles culturales agroalfarero~.

E S Q U E M A : No. 1

MIGRACIONES Y PROCESOS CULTURALES ANTILLANOS

11

': _••.Ji... I

A_R_C_A_1C_O_S-=_ ItNliClllnlldal

:,

AGROALFAREROS-I

AGROALFARfROS-1I lel mapO

(aIod",

I_~

111 r-~'

I

I

ARCAICOS

lo.drlll\OSl

I

I

AG ROALFAREROS-II

ENTERRAMIENTOS HUMANOS:

Úllldl I I

Es significativo sei\alar que en ninguno de los siete depósitos que componen el asentamiento pobladonal del Complejo Cultural La Hueca o AGRO-I, obtuvimos una sola muestra de osamenta humana, excepto dientes y muelas aislados de la primera dentición. Lo contrario ocurre en los depósitos AGRO-U o igneri, donde es frecuente localizar enterramientos primarios y secundarios, además de gran cantidad de restos óseos humanos dispersos en todo el yacimiento, incluyendo enterramientos de perro.

POSIBLES PROCEDENCIAS:

---------1---- - -- -- -- --1111 AGROALFARER05-1I1

IllCliflnoldolll_lcod

AGROALFARERDS-IV

U,,"1nlo1

- - - 11011'....11. mrn...kIcionlS' inl.....~ cull.""" - - - 11'11'_11 o IIlIIIctn los dlSlmlllas loca". U ,- Co$ll V...lUIII: ... lIetoa I ..lIr....c _ Comlln,o 11I ..

01"""'*

tll

Convencidos de que estamos frente a una nueva migración agroalfarera antillana. comenzamos a buscar los enlaces culturales con las Antillas Menores y Suramérica. Siguiendo el rasgo más diagnóstico de la cerámica AGRO-I, o sea el inciso entrecruzado en ronas, pudimos identificar depósitos similares en la isla de Monserrate, en Mari-Galante yen Guadalupe. En el Continente encontramos similitudes en el yacimiento de Río Guapo (Venezuela) yen la Cordillera de los Andes desde Colombia hasta Bolivia. u representación del cóndor de los Andes en la lapidaria del Complejo Cultural La Hueca o AGRO-I, es otro indicador cultural que nos lleva inequivocamente más allá de las costas venerolanas, situando sus orlgene;, en algún lugar de la vertiente oriental de esa gran cordillera de Los Andes. Otro aspecto que podemos observar en estas muestras bimorCas, es que, generalmente el ave lleva entre sus garras una cabeza humana. (Fig. No. 3) Esta particularidad nos inclina a relacionarlos con el tema de las "cabezas-trofeos", que nace en Bolivia y se extiende hasta las culturas de Unea Vieja, en la vertiente atlántica de Costa Rica.

fncorpo,"clo.a CIlhullla. 210. A.C•• 111 P.e. : - lIovlmitnlO ml. . ii...... Inc",p,,"á_. in...locio. . NIlO, •

"',io ..

• n .. isItl:20l1A.1:. ••• b. e.

11I1

-

0._0110

IocaIISl.~II..os:lOh

1412 D.l:.

AREA-Z

t.

1-II,S22 1-11,321 1-10,979 1-11,139 1-11,320 1-10,980 1-11,140 1-11,141

·.............. · ............ ·.............. ·.............. ·.............. ·.............. ·........... ..

5 D.C. 105D.C. ISO D.C. 150D.C. 180 D.C. 215 D.C. 220 D.C. 245D.C.

DEPOSITO Z-T-B 1-12,859 1-12,858 1-12,856 1-12,860 1-12,857

·.............. ·.............. ·.............. ·.............. ·..............

70D.C. 130D.C. 140D.C. 170D.C. 370D.C.

DEPOSITO Z-T-2 1-13,426

•••• t. t •••••

'" "

'"

140 D.C.

CRONOLOGIA:

DEPOSITO Z-T-3 1-13,427 ••••.••.•...••• 110 D.C.

Las pruebas de radiocarbono (C-14) nos ofrecen la siguiente cronología para los AGRO-l.

DEPOSITO Z-T-4 1-13,428

34

20D.C.


DEPOSITO Z-T-6 1-13,429

310D.C.

CONSIDERACIONES Y CONCLUSIONES l. La inminente presencia de una nueva migración agroalfarera (AGRO-I) nos condujo a elaborar un esquema basado en movimientos migratorios y sus correspondientes procesos culturales. ocurridos en Las Antillas. (Ver esquema No. 1). En nuestro esquema denominamos las dos migraciones por sus condiciones culturales yen el orden cronológico de entrada a Las Antillas, esto es: AGROALFARERO-I y AGROALFARERO-U y así sucesivamente a 105 desarrollos 111 y IV. Posteriormente con el interés de facilitar esta nueva nomenclatura, resolvimos acortar la terminologfa así: AGRO·I, AGRO-U, 111 Y IV. Postulamos también que la tipología cerámica cono· cida en el n:'undo arqueológico como ostionoide es el resultado de una transformación de los hábitos tradicionales de los arcaicos, quienes lentamente se vuelven ceramistas y agrícolas en contacto con 105 AGRO-I y posteriormente con los AGRO-JI. A ese desarrollo cultural antillano le llamamos AGRO·JII y consideramos que el máximo exponente de este fenómeno cultural fué la isla de Puerto Rico. Los TAINOS o AGRO·IV representan la fase más tardía de los AGRO-I, y se encontraban en pleno apogeo socio-cultural cuando ocurre el Descubrimiento. Más tarde, para clarificar mejor los conceptos de. nuestras clasificaciones, preparamos un segundo esquema en el cual dividimos la primera etapa del período agroaHarero antillano, en AGRO-I y AGRO-JI con sus fases culturales correspondientes: LA HUECA y LOS IGNERIS respectivamente. La segunda etapa está representada por los desarrollos locales o regiona· les, integrada por los AGRO-III identificados por la gente ostionoides y los grupos subtaínos, esto es, los arcaicos convenidos en agroaHareros tras un largo proceso de aculturación y los AGRO-IV que representan las expresiones más tardías de los AGRO-I, personifi· cados por los diferentes grupos T AINOS y sus derivaciones. (Ver esquema No. 2). 2. Anterior a nuestras clasificaciones basadas en migraciones y procesos culturales, la arqueología antillana sólo contaba con un cuadro de tiempo y espacio elaborado por el Dr. Irving Rouse de la Universidad de Yale, durante la década de los cuarenta. Este esquema fundamentado exclusivamente en estilos cerámicos y en una supuesta evolución unilineal. de laque se consideró la única migración agroaHarera antillana, denominada cultura igneri, controló por más de cuarenta años todas las investigaciones arqueológicas de nuestro archipiélago y de Venezuela. 3. Aunque ya hemos explicado repetidas veces las causas que motivan la presencia de fragmentos cerámicos AGRO-I, con el úpico diseño inciso entrecruzado

ESQUEMA No. 2 PERIODO AGROABFARERO ANTILLANO (Cronologia aproximada: 200 A. C. al 1492 D.C.)

AGRO-I {Fase

La Hueca

PRIMERA ETAPA (200 A.C. al 600 D.C.) AGRO-U {Fase Igneri

SEGUNDA ETAPA (600 al 1492 D.e.)

AGRO-III 1Fase Ostiones

I

1y Sub-Taínos

AGRO-IV { Fase Taina

en zonas, en los depósitos AGRO-U o igneri, volvemos a repetirlo para beneficio de todos los interesados y muy especialmente de aquellos que aún se resisten a comprender esta realidad cultural aborigen. La frecuente presencia de rasgos AGRO-I en ios depósitos tempranos AGRO-U, podemos comprenderlo si vemos a estos dos pueblos como sociedades que se mueven, entre otras cosas, por razones de índole socio·económicas y posiblemente debido a explosiones demográficas superiores al medio de subsistencia. Tales circunstancias les obligan a expandirse periódicamente, en pequeños núcleos familiares, hacia áreas cercanas favorables para un buen habitar. La sistematización de este éxodo forma un patrón de asentamiento definido en Las Antillas Menores hasta la isla de Vieques, el cual parece se prolongó hasta la isla de Puerto Rico y posiblemente la costa este de la República Dominicana. Este proceso migratorio podemos explicarlo así: Los AGRO·} entran a las islas desde las costas de Venezuela y poco a poco se organizan comunitariamente, para más tarde iniciar un lento proceso de colonización agroaHarera de isla en isla. Los AGRO-U siguen los mismos pasos y, como ya hemos señalado, se asientan en las cercanías más inmediatas a los poblados AGRO-I, a unque ya éstos estén en vías de abandonar el lugar o apenas permanezcan alli pequeños remanentes de pueblo. Esta espontánea vecindad es la causa de que el diseño inciso entrecruzado, se encuentre presente en las etapas tempranas de los AGRO-JI o igneri, mezclados en sus depósitos residuales desde el fondo hasta la superficie, confundiendo a los investigadores, quienes lo consideraron parte de la representación cultural igneri por más de cuarenta años. Hoy nuestras investigaciones determinaron que ese rasgo es elemento diagnóstico de una nueva migración agroalCarera: los AGRO-l. Sin embargo a nosotros no nos ha confundido la presencia 35


depósitos igneri, tal como ocurre en los residuarios AGRO-I. Además, llamamos la atención de que en la elabora· ción de la cerámica con diseños incis.os entrecruzados, presentes en los depósitos tempranos AGRO·lI, hay dos calidades fácilmente identificables: una que luce superficies sin pulir con incisiones anchas e irregulares, que se identifica con la producción artesanal AGRO-I (Complejo Cultural La Hueca) y otra bien pulida, con y sin engobe rojo, que obviamente es una incorporación cultural en el desarrolJo AGRO-U o igneri, tomado de sus vecinos AGRO-l. No obstante estas irrefutables evidencias materiales, algunos arqueólogos (felizmente muy pocos) aún esgrimen el pobre argumento de que SORc;E y LA HUECA constituyen un solo yacimiento arqueológico, abri~ gando la esperanza de que en otros que se descubran más tarde, las cosas no resulten como las venimos exponiendo. Aéstos podemos afirmarles que tienen razón en cuanto que Soreé y La Hueca son un yacimiento arqueológico, pero no tan simple como eso, sino que a partir de esta década de los ochenta. serán los depósitos residuales aborígenes modelos, que servirán de patrón para todas las investigaciones arqueológicas serias que se realicen en Las Antillas Menores y Mayores.

minima de cerámica pintada AGRO-U o igneri, en los primeros niveles y en la superficie de los depósitos AGRO-l. Considerando que esas evidencias de contaminación cultural están marcando el momento en que se inician esas vecindades de pueblo a pueblo. 4. La continua experiencia adquirida en las excavaciones de Vieques, nos enseña que en los depósitos AGRO-lI o igneri de SORCE, las muestras cerámicas con diseño inciso entrecruzado corresponden a bordes y a panzas. En ningún momento hemos obtenido el más mínimo fragmento correspondiente al extremo tabular de las vasijas AGRO-l. en cambio es relativamente frecuente colectar la parte modelada figurativa. generalmente representando perros y a veces aves. Hemos observado que con muy pocas excepciones, las muestras modeladas figurativas AGRO-l. presentes en los depósitos residuales AGRO-lI, tienen el contorno de la base donde está adherida la figura. recortado intencionalmente con retoques laterales del fragmento. Condición que sugiere que fueron traidas del "basu· rero" vecino AGRO-l. con algún propósito específico, descartando la posibilidad de que sea un componente cultural AGRO·n, pues de pertenecer a su ajuar cerámico. todas las partes de la vasija se encontrarían en los

MAPA DE V'EQUES

PUerto AIoo

--

,. el p

.. '

..

.. " ....

IOKI-LAJIWU

36

..

......

e

A

1

E

A

N

11:

A


Los heraldos negros de César Vallejo: Apreciación de conjunto y análisis formal de algunos poemas POR MARIA ARRILLAGA

INUNCION EN ESTE TRABAJO, LEeTIJRA DE N UESTRA Las heraldos negras de César Vallejo, es llegar a

una apreciaci6n de conjunto basada én un análisis de algunos de los elementos formales del libro, seguida por un análisis de algunos de los poemas como detalle de conjunto. César Vallejo conoce y maneja cabalmente todos los recursos de la tradici6n métrica española desde sus etapas primitivas hasta la renovaci6n e innovaciones modernistas. Hemos hecho un inventario de la métrica y rima de los poemas que componen el libro que, sin proponerse ser exhaustivo, concluye lo siguiente: Pre· ferencia por la polimetria o el verso amétrico. De 69 poemas 44 son polimétricos. Hemos dividido estos 44 poemas en cuatro grupos que nos parecen significati. vos en términos de características similares. El grupo más amplio consta de 19 poemas que, a la usanza modernista, combinan el endecasílabo con el heptasi. laba. El segundo grupo en fre~uencia de similitudes se compone de 14 poemas de más amplitud polimétrica. No se trata ya de la combinaci6n de dos medidas, sino por lo menos de una tercera medida, pero en la mayor parte de los casos hay versos de varias medidas dentro de un mismo poema. En el tercer grupo nos ha lIam:tdo la atenci6n la combinaci6n de versos de dos medidas con un solo verso de una tercera medida. En el cuarto grupo aparecen poemas con combinaciones cada uno que aparecen 5610 una vez dentro del conjunto, a saber: 14 y 11, 10 Y5, 12 Y6, 8 Y4. . Dentro de estas agrupaciones'polimétricas cabe des· tacar la indiscutible preferencia por el endecasHabo, verso frecuente en la primitiva versificaci6n española. Se repite también con bastante frecuencia el alejan· drino y el dodecasilabo. Aparece a menudo, en combi· naci6n con los versos de arte mayor que indiscutiblemente prefiere el poeta, el verso corto en . (unci6n de pie quebrado. Hemos encontrado 5610 tres

poemas de arte menor dentro del conjunto poemático: "Rosa blanca", "Espergesia", "Las piedras". Sirve de complemento a las agrupaciones amétrkas la rima asonante casi siempre mezclada. La asonancia irregular se da en.combinaci6n con versos sueltos. Se mezclan asonantes y consonantes; asonantes, consonantes y sueltos. 5610 hemos encontrado un poema, "Deshora", con asonancia total. De los 44 poemas amé· tricos cuatro tienen rima consonante: "En las tiendas griegas", "Hojas de ébano", "Idilio muerto", "Mayo". Los poemas métricos quedan representados por los 18 sonetos donde, aun cuando predomina el endecasi· labo, hay versos de 9, 12 y 14. Además de los sonetos encontramos otros siete poemas isosilábicos incluyéndose en este grupo el poema introductorio que le da el útulo al libro. En cuanto a la relaci6n entre la rima y el isosila· bismo, todos los sonetos, menos dos: "Setiembre" y "Capitulaci6n", son consonantes. De los otros siete poemas isosilábicos, 5610 uno, "Deshojaci6n sagrada", es de rima consonante. Una caracteristica rímica y rítmica que salta a la vista dentro del conjunto métrico y amétrico es la frecuencia de la rima aguda, an6mala en nuestra versificaci6n. Hemos contado treinta y seis acentos agudos en versos finales de poemas. Luego de estas observaciones de conjunto nos queda por señalar qué encontramos de significativo en todo esto. Consabidos serían los comentarios en torno a la base fundamentalmente tradicional unida a la fuerte influencia de época modernista que acusa este poema· rio. No aparece aqui todavia el verso suelto liberado, 5610 aparece acompañado de otras combinaciones rimi· cas dentro de un mismo poema. El motivo azul, sin embargo, aparece en nueve poemas y muchos encaba1· gamientos anticipan las renovaciones vallejianas que se plasmarán en Trilce.

37


Pero se nos ocurren otras reflexiones. El libro en su conjunto plantea la dialéctica de la polimetría y el isosilabismo, de la rima consonante y asonante. Hemos visto que predomina la innovadora polimetría reforzada por variantes múltiples de rima asonante. Estas Cormas métricas y rímicas nos parecen que sirven de apoyo a lo que consideramos el núcleo semánúco del libro: HAY GOLPES EN LA VIDA, TAN FUER· TES... YO NO SEI" Esta frase de estoica ambivalencia es la contraparúda semánúca de la dialécúca establecida a nivel de significante. En la primera parte de la frase, decasilabo inicial, el poeta afirma y canta la pluralidad de los "golpes". Esta pluralidad a nivel semántico queda reCorzada Cormalmente por la polime· tría y polirima del poema. la segunda parte de la Crase, mucho más breve, el "YO NO SEI", se convierte en estructura de oposición que a nivel semánúco neutra· liza, deúene, ¿onfronta los "golpes" valiéndose del hecho humanamente conmovedor de la duda dialéctica que plantea mientras que a nivel formal remeda la mesura más tenue, en términos de frecuencia, tanto del isosilabismo como de la consonancia. No arremete Vallejo contra los "golpes" con más fuerza porque están incrustados "en la vida". Debe afirmarlos, cantarles, oponerse no con una negación categórica sino con una duda que no obstante su vinculación con ciertaS vertientes de pensamiento occidental: Descartes, Pascal; no es otra cosa que una revolucionaria estructura abierta que mantiene toda la melancoUa, pero también todas las posibilidades como proyecto para la elaboración de una visión de mundo auténúcamente vallejiana que, en apreciación de José Carlos Mariátegui, resulta ser asimismo peruana, es decir, auténúcamente nacional. Queda un paralelo a nivel de significante de la dia· lécúca semánúca recién señalada: Los golpetazos de las insistentes terminaciones agudas y la gravedad del verso largo que predomina en la poesía de este libro. Porque no se sabe de dónde vienen los golpes, no resta más que cantar con ese ritmo grave de la duda, que, en tanto en cuanto evade la anútesis total de vida, termina afirmándola y con ella el canto del poeta. Resulta significaúvo observar. además, que este tempo grave queda ejemplificado en el poema inicial del libro, considero establece la tónica del mismo, por la predominancia del ritmo trocaico según veremos más adelante. Vallejo, como tantos otros poetas, se sobrevive en el dolor a través de la Corma poética. La gravedad de las formas métricas, rítmicas y rímicas de este libro, al converúrse en forma de canto, se convierten en Corma de vida donde se asciende a la cima de la ecuación placer· dolor donde el poeta, como SigCrido, beberá la sangre del monstruo de manera que el pico de la avestruz de la melancoUa se dulcifique (Avestruz), que el hasúo de café se haga dionisiaco (Nerva%Ón de angustia), que el vivir, aunque negro, sea champaña (Comunión), que la fruta sangre melodiosamente (Ascuas), y tantos otros 38

ejemplos donde, a pesar de "todo lo vivido" (Los heraldos negros), ..... piafan en mis carnes más ganas de beber" (La copo. negra).

LOS HERALDOS NEGROS Los heraldos negros es un poema isométrico de alejandrinos compuestos con excepción de los versos tercero y cuarto que son endecasílabos melódicos. Queda refoltada la regularidad métrica del poema por la simetría de la disposición acentual. Los alejan. drinos llevan acentos obligados en las silabas 6 y 13, penúltimas de isostiquio. Los dos endecasílabos mantienen acentos en 3,.6 Y lO, éste último, como se puede apreciar. corresponde a penúlúma silaba de verso. estableciéndose de esta manera la relación proporcional rítmica con el penúltimo acento al final del segundo isosúquio del alejandrino. Los otros dos acentos obligados de los alejandrinos, los que marcan el inicio del apoyo en la primera parte del período rítmico interior de cada isostiquio, mantiene cada uno una oscilación de cuatro silabas. El primero cae indisúntamentedesde ]a sílaba primera'hasta ]a cuarta. El primer acento del segundo isosúquio caerá desde la octava hasta la oncena. Los acentos a principio de isostiquio qu~dan determinados por las silabas converúdas en anacrusis. Préstale variedad a esta uniformidad métrica e] predominio de cláusulas mixtas en los períodos rítmicos interiores. De los ]7 versos de que consta el poema hemos encontrado 11 mixtos, 4 trocaicos y 2 dacúlicos. Por otro lado la predominancia del ritmo binario le presta una cadencia especial al poema. un ritmo de gravedad que delata el conu:nido. El poema exhibe una estructura circular. Cierra con el mismo verso que abre el poema: "HAY GOLPES EN LA VIDA, TAN FUERTES... YO NO SEI". Tanto el ritmo de este verso clave como sU linea melódica son de suma importancia para saber lo que se fragua no sólo en el interior del poema sino en el del libro, ya que este poema y esle verso introductorio anticipan la temática a desarrollarse más adelante. Desde el sosegado rilmo trocaico sube la línea meló· dica de la oscuridad y gravedad de la o hasta la claridad estridente y antitética de la i para inmediatamente recabar en la atenuación de la anútesis tonal al tocar dos veces en la t: acentuada. El contenido semánli4=o del ritmo y de la linea melódica de este verso es que los golpes duelen, de ahí la oscuridad y gravedad. pero como son parte integral de la vida que se ve como claridad y emoción aguda. no queda otro remedio que atenuar lo contrario de tanta oscuridad y tanta claridad mediante un equilibrio formal que permita el fluir de la vida. El equilibrio dentro del verso lodan las últimas dos vocales acentuadas que representan lonos intermedios a los· exlremos de o y de i. El segundo verso se oscurece según se inicia el tema de la blasCemia, pero termina. como el primero. equilibrándose melódicamente al final.


Los dos endecasilabos que siguen van a definir, con la melodía de sus acentos, con la sonoridad de la rima interna en a acentuada: "resaca/empozara/alma", el estoicismo del poeta entregado a la vida. Lo que se empoza en el alma es todo lo sufrido: la vida y los golpes de la vida. Continúa en la segunda serie la elaboración de la blasfemia. Atilas, "azote de Dios", en minúscula dentro del texto del poema, nos parece: atiJas. "azote de dios". Este "dios" naturalmente es el hombre que sufre los golpes: .....potros de bárbaros atilas;". Los golpes pueden ser, además, " ... 105 heraldos negros que nos manda la Muerte", mensajeros de la mortalidad del dios hombre u hombre dios para quien la Muerte resulta más grande que su lomo fuerte. Nótese la relación derivativa ascendente de estas rimas. En la tercera serie, la combinación "Cristo /Destino", rimas internas, están en relación homoteléutica antitética como continua elaboración del tema existencial del hombre como dios caído. El Cristo-hombre cae ante el embate del Destino que le roba 10 más elemental cuado ya estaba a su alcance: "Esos golpes sangrientos son las crepitaciones/ de algún pan que en la puerta del horno se nos quema". Los dos últimos versos de la úl tima serie nos remiten a los dos últimos versos de la primera en movimiento circular. Nótese la simetría df' fuerte derivación semántica entre todo lo vivido - todo lo sufrido. Sin embargo, el verbo cambia en la última serie: empozara se convierte en empoza. De lo posible pasamos a la delinitud del presente de indicativo y a la definición final: La vida es culpa. Esta culpa está definida dentro del interior del poema. Como ya hemos visto. se trata del hombre aspirar a ser dios a pesar de su mortalidad. Igual que a karo se le queman las alas, al hombre se le quema el pan ya a la puerta del horno. Si bien la vida es culpa, conlleva necesariamente. en relación dialéctica, la posibilidad de expiación. Se expía viviendo. El poeta vive y expía mediante el equilibrio de las formas que crea.

BABEL Se trata de un sexteto endecasílabo a tono con el estoicismo mesurado de Vallejo ante lo patético. Predomina el endecasílabo melódico, responsable de la nota melancólica y tierna. La inestabilidad del hogarcillo que se describe queda representada icónicamente en los dos encabalgamientos de los cuatro primeros versos. La estructura rimica representa asimismo la inestabilidad. Hay tres versos sueltos y tres en rima aguda, dos consonantes, uno asonante. La acentuación aguda en Vallejo, además de ser indicio de gravedad, muchas veces, como en este poema, se convierte en exaltación emocional. Los dos versos finales, de estructura esticomitia, establecen, con simetría claramente balanceada, el uno en

contraposición al otro, la claridad de lo patético de la experiencia de inestabilidad, como Babel, que se describe.

¡

T

El mismo útulo del primer poema en el grupo titulado "De la tierra" nos anticipa dificultades de interpretación. Estamos ante cuatro series de pronunciada ametría con la excepción de los versos finales de cada una que son endecasílabos. Predomina, sin embargo, el ritmo trocaico a lo largo del poema. Una vez consciente de estos elementos formales se nos va revelando un poema rico en artificio estético. Veamos: La primera serie desvela el hondo contenido erótico de la temática a desarrollarse. La forma dialogada le presta agilidad a la comunicación amorosa y anticipa el énfa~is vocálico de la rima exaltada y clara en su contenido semántico: "SERWorgía/ sería". El amor entre el poeta y su interlocutora de cumplirse, nótese el tiempo potencial de los verbos rimados, sería una orgía. El segundo "sería", cuarto verso, trisilabo, de esta primera serie, funciona icónicamente para retratar la tensión semánti a. Se trata de un "mcnage a trois". Este verso encabalga el endecasílabo final, sáfico mayor, que con sinuosa sensualidad resume el contenido de la serie: "Seria/todo rituario, pero menos dulce". El encabalgamiento reaparece en las tres series restantes creándose una simetría de forma que, junto con los cuatro endecasilabos y el sosegado ritmo trocaico que predomina, contrarrestará la irregularidad métrica y semántica para crear el balance estético, hondamente intelec!ual, de este poema donde a nivel superficial podría parecer que domina el desenfreno. La segunda serie completa la derivación de la rima dominante en la primera: "SERIA/orgía/sufriría". "La sombra", véase la oscuridad del acento, de lo que serl'a "rituario", el amor con otro, sufriría fracasos si quisiera la amada querer al poeta; fracaso que sería, además, de las "niñas monjas", niñas de los ojos que al no ver lo que debe ser o, por lo menos, lo que quisiera el poeta que fuera, se oscurecen como la sombra es oscura. La relación entre rima interna y externa: "sombra/monjas" cobra significado. Los "justos fracasos" en tus "niñas monjas" serían índice de rechazo a lo "rituario" y aceptación de la sensualidad que comunica la forma de este endecasilabo. Por otro lado, la palabra "niña" nos parece de rica ambigüedad. La dilogía implícita sirve de reproche. Son niñas y monjas las que abrazan 10 rituario y rechazan el amor orgiástico pasional. Cabe destacar, además, la rica ambigüedad de la palabra "ritoario", inventada por el poeta pero derivada de ritual: lo válido, justo, legal, ritos religiosos, imposición de costumbre. . El encabalgamiento suave en esta segunda serie sugiere la ternura que acompañaría los "justos fracasos en tus niñas'monjas". 39


En la tercera serie la relación antónima de la rima "dueño/sueño" anticipa el rechazo de parte de la amada Que expresa el endecasUabo heroico con que cierra la serie: "Estás enfermo... Vete... Tengo sueño". La última serie expresa la soledad del poeta. El estruendo del rompimiento se dulcifica en la actitud estoica que puede componer una frase como "fragor de rosa", para culminar con la salvación en la forma: "Ya retoña la selva en mi cristal". La palabra "cristal", dentro del contexto, sugiere muchas cosas. Además de la salvación eslética ya señalada, nos parece que con· tiene acepciones de signo mágico oculto visionario además de sugerir la profunda pasión del autoerotismo de quien se queda solo pero sigue rezumando vida. NOSTALGIAS IMPERIALES IV

El cuarto soneto del grupo· "Nostalgias imperiales" está compuesto en endecasUabos polirritmicos con pre· dominancia del melódico {contamos 9}. Podríamos decir que se establece en esta composición la melodía de la nostalgia del paisaje. La (unción de las rimas, tanto externas como internas, del primer cuarteto resulta de interés en cuanto se va estableciendo cómo la melodta semántica va cante· niéndose dentro de la forma cerrada del soneto. El último calificativo de grama: escueta, en rima con poeta, anticipa, por medio de la homoteleusis deriva· tiva, la comparación entre la condición de la grama y la del poeta. La relación rlmica entre "grama/alma/exhausta" sirve de apoyo fonético al símil establecido. Por otro lado el calific:uivo de protesta en el segundo verso, la palabra ignota, lo oculto o lo innombrado, se definirá perfectamente en la rima del cuarto verso. La protesta deja de ser· ignota, es protesta ante la derrota del paisaje conquistado. El encabalgamiento total de este primer cuarteto representa icónicamente lo expresado por el verbo ahoga y el participio arredrada que encabezan los versos encabalgados. Este patrón de encabalgamiento se mantendrá a través de todo el soneto y contribuirá a crear la sensación de falta de aire, de ahogo, ante la asfixia del paisaje petrificado en el tiempo y de la impotencia del poeta ante la realidad histórica. La función semántica de las rimas se mantendrá en impecable correlación a lo largo del poema continuando, junto con el encabalgamiento, la representación icónica de la estructura semántica cerrada del poema. Veamos: Hay relación antilética e irónica entre "silueta/aquieta". ¿Cómo puede aquietarse un corazón absorbido dentro de una estructura "sola/rota"? Las pIÓ ximas rimas, "rota/terracota", definen la ironia de la quietud: es petrificarse en el "tedio estatua}" de una figura de barro cocido, como si se retrocediera a los tiempos antes de que se le insuflara vida al cosmos. EJ doripostiquio del segundo verso, "cadavérica

40

jaula", le presta gravedad a -la elaboración de los cante· nidos semánticos negadores de vida en este cuarteto. El primer terceto contiene tres doripostiquios que le dan expresividad grave y sirven de apoyo a la cacofonía creada por el exceso de acentuación en la vocal a. La abertura de la a representa icónicamente los movimientos y ademanes desagradables del mar. La rima, como ya hemos señalado, se mantiene en estrecha relación de contenidos semánticos: "Máscara=canalla", "labrado::ahorcado" . En el último terceto se encadena la cacofonía de la acentuación en a que rige el terceto anterior por medio de las rimas "canallalenmuralla"; cacofonía que desembocará en gradación tonal de expresi vidad aguda. El lila, color de luto, expiación y realeza, se convierte, como calificativo que identifica el cerro, en el centinela que vigila. Contribuye a la expresión aguda y exaltada final del poema el braquistiquio contenido en la frase "que vigila" con que cierra el último verso del poema. ROSA BLANCA

Este poema utiliza la organización métrica y polirrlmica para expresar una actitud estoica ante la "Rosa blanca" de la muerte. El primer verso afirma: "Me siento bien", frase que inmediatamente se desmiente mediante el desajuste del encabalgamiento que se inicia el! ese mismo v~rso para extenderse hasta el tercero y terminar abruptamente en rima aguda. . La estridencia de las íes: "mí/risa/rubilrechina" apoyan la ironía de la actitud estoica: el hielo que en derivación semántica de rima define cuerpo. El precio. sismo de la "soga rubí" ilÓnicamente rechina en el "cuerpo", de ahí lo que es en efecto "risa" amarga. Continúa la elaboración de la ironía en la próxima serie. La rima aguda del primer verso, "Soga sin fin", sirve de enlace para sostener el tono estridente de ironía ya establecido en la primera serie median te la profusión de ies acentuadas. El símil que representa la "soga" se elabora gráficamente quebrándose el orden sintáctico al descomponerse la oración en cuallo versos de una sola palabra que subrayan la trayectoria invertida, irónicamente descendente, de lo que. bajo condiciones normales, la "voluta", debería ascender. Cierra esta serie un encabalgamiento que, al igual que en la primera, se extiende hasta lles versos y termina en rima aguda con derivación semántica. El mal es el puntal de "mil dagas". La tercera serie sigue urdiendo la expresión irónica y paradójica de la actiLud estoica ante el mal. El crespón que atará "el gato trémulo del miedo" es "fogón" y, paradójicamente es "nido helado" también. Cierra el poema con dos encabalgamientos. El primero es abrupto. El segundo, ante la consumación de la ironía y paradoja final se hace suave. Preliomina la "luz" ante el "náufrago ataúd".


Cabe señalar, además, que la estructura rilmica del poema. predomina el trocaico. respalda los elementos métricos y rimicos en su significado linal estoico. LAS PIEDRAS

Cinco estrofas octosilábicas: cuarteta. copla imparisilaba. redondilla, cuarteta, copla imparisílaba y un sexteto de tres octosílabos con tres pies quebrados nos remiten a un poema encantador, especie de ars poética de Vallejo. La utilización del octosílabo indica la continuidad del arte del poeta con toda una tradición popular española de entronque clásico: CancioneTa de Baena, Marqués de Santillana. En la primera cuarteta los verbos en rima aguda "bajé/motivé/trOQuelé" establecen la agilidad del quehacer del poeta. Parte del mito de Orfeo que poéticamente transCorma. No es a los infiernos que desciende. sino al mundo. Como Orfeo. cuyo canto suspendía el curso de los ríos y amansaba a las lieras. el poeta conjurará la magia de su arte para obrar sobre 10 inanimado, simbolizado por las piedras. y darle vida, humanizarlo. Es este uno de los pocos poemas en el libro donde aun cuando predomina el ritmo trocaico. hay IS versos trocaicos. 12 mixtos; el poeta echa mano de la estructura más compleja del ritmo mixto como posible refuerzo formal del mensaje que elabora: lo trabajoso. si se quiere, del olicio poético. La rima de la primera cuaÍ'leta representa icónicamente la obra del poeta sobre lo inanimado mediante el contraste establecido entre la movilidad de la rima aguda y la estabilidad reiterada de la rima llana con toda la carga semántica contenedora de inmovilidad. En la segunda estrofa el poeta continúa su tarea de definición mediante el recurso de la homoteleusis derivativa. Sus pasos son fogonazos de un absurdo amanecer. Estamos ante otro mito que se transforma. Vallejo. como Prometeo antes que él, le ha robado el fuego a los dioses. Este (uelto deCine sus "asas". Lo que hacen.

aunque sea doloroso. representa "un absurdo amanecer", el inicio de algo nuevo que se deCinirá en la redondilla que sigue. El "absurdo amanecer" se deCine mediante las rimas reiteradas. Estas rimas cargan el lastre semántico de 10 absurda que es la idea de amor universal: un amor que incluso se pide a la "Nada". La cuarta estrofa, al elaborar el contenido semántico de la humanización de lo inanimado. subraya a un mismo tiempo. en gradación ascenden te de compasión. las profundas consecuencias de 10 que Cuera de la transformación poética es en sí el quehacer humano: "Y si algunas de ellas se/van cabizbajas. o van/avergonzadas, es que/algo de humano harán..... Esta cuarteta. toda en rima aguda además de estar totalmente encabalgada, cobra movimiento por medio de estos recursos formales que sustentan la gradación de contenido emocional de parte del poeta ante la definición de la flaqueza humana. Continúa la gradación emocional en la quinta estrofa. La compasión ante quien sólo pidiendo amor a todos y haciendo "algo de humano" tiene que sufrir los embates del prójimo hace que el poeta premie a la victima. El premio consiste en la conversión en mito: "Tal, blanca piedra es la luna/que voló de un puntapié..... El sexteto final establece el temor reverente del poeta ante su propia creación; no hay más que recordar el castigo mitológico. Las piedras humanizadas, mediante la reiteración final convertidas en "azul caravana". caminan. El azul es color mágico del ocultismo. El motivo oriental y arcano subraya el contenido mágico del quehacer poético. La línea "me he corrido con las hiedras" nos parece interesante. El símbolo de la hiedra. de hondo entronque clásico, recuérdese la queja del pastor en la Egloga primera de Garcilaso de la Vega, es como un retraerse del poeta que, temorosoante "la luz caravana" que crea en el "absurdo amanecer" retrocede hacia las formas clásicas del amor y la estétiCa.

41


Uslar Pietri: la idea de América PoR RAFAEL aSTRO PEREDA

CAFES DE PARIS LLEVAN GRABADOS SOBRE SUS L osmesas al aire libre los innumerables nombres de

América, de ese continente insólilode presencias escandalosas y notables ausencias. En las tertulias parisinas lo americano es una larga pescadilla que se muerde la cola; vuelve una y otra vez sobre sí como esos eternos retornos con que se explica el mundo la sabiduría oriental. Primero fueron los europeos imaginando nativos dichosos, buenos salvajes en un paraíso terrenal sin mayores preocupaciones que su feliz convivencia con la naturaleza. A esa imagen mítica siguieron las superposiciones culturales, las modas importadas que se adoptaban e imitaban en nuestros paises y de las que nuestros intelectuales quisieron sacudirse un día. Pero los cantos nacionalistas, las gestas heroicas, las voces autóctonas que resonaron de una punta a otra del continente que habla español: no impidieron que París, con sus cafés al aire libre, continuara siendo, de algún modo y por mucho tiempo, la meca. Sobre sus mesas seguían grabándose mil nombres para designar lo americano. En una de aquellas mesas soñaron sus patrias, vivieron sus nostalgias, se preguntaron por lo americano, tres criollos que se decidi.eron a dejar de pensar en franres. Miguel Angel Asturias, Alejo Carpentier y Arturo Uslar Pietri, que en aquellas tertulias descubrieron que la travesía atlántica a la meca de la cultura no los separaba un ápice del Nuevo Mundo, nacieron a una nueva forma de exponer lo americano, a un nuevo lenguaje que en el cubano se llamó "lo real maravilloso" y en el venezolano "realismo mágico". Aquella triste conclwión del peruano Luis Alberto Sánchez, "América, novela sin novelistas", llegaba a su fin en las juveniles conciencias y en la obra posterior de los tres criollos. A América la comenzaron a nombrar los americanos. Unico sobreviviente de aquella mesa, Arturo Uslar Pie tri evoca la memoria de sus contertulios de París. Una figura de mediana estatura que da la apariencia de

42

ser mucho mayor se resume, contrae y expande en dos manos anchas, puntiagudas, que hablan su propio lenguaje, acostumbradas quizás a la disciplina que les impone el escritor. El invierno que apaciblemente va peinando sus cabellos no ha restado vigor al timbre de su voz, yel rostro, redondo y pronunciado, se agiliza y alumbra con una mirada obstinadamente azul. También el autor de "Las lanzas coloradas" y "La isla de Róbinson", es de esa hornada de forjadores de la personalidad americana, como lo reconoce Anita Arroyo en su "América en la literatura". También es Uslar de ese grupo de ensayistas originales, de prosa clara y precisa, al que pertenecen Alfonso Reyes, Henríquez Ureña, Octavio Paz y Picón Salas, buceadores de nuestra historia interna. Y sin embargo, el columnista semanal de la gran prensa hispanoamericana es una de esas notables ausencias en ciertas antologías literarias. ¿Por qué no está en "Los Nuestros" de Luis Harss, como están Carpentier y Asturias? O:lOservador o no, inclinado a soluciones políticas más hacia la derecha que hacia la izquierda, pero maestro en el idioma, precursor en la literatura, periodista prolifero y consecuente, Arturo Uslar Pietri ejerce imperturbable, por derecho propio, su magisterio en la tarea no siempre grata de esclarecer los elementos que constituyen lo hispano-americano. ..El nombre de América -nos dice cuando le preguntarnos sobre los innumerables nombres del continente- es muy tardío, los españoles lo aplicaron tarde, en el siglo 18 porque hasta entonces se llamó las Indias Occidentales. Además, la verdad, lo que llamamos el mundo americano no fue nunca colonia. Este concepto surge en el siglo 18, calcado de un fenómeno que pertenece a otros imperios como el inglés. Ni siquiera exisúa, en un sentido moderno, una nación española hasta esa época. Había un rey, y rey personal· mente, de reinos en España yen América. De ahí todos esos fueros de la Península. La prueba de que América


10 mantuvo una relación de colonia está en la existen:ia del Consejo de Indias. Era este el único organismo lutorizado para entender en los asuntos americanos. Si hubiese existido un concepto de metrópolis, los asuntos americanos se habrian subordinado a un mecanismo ministerial natural como en los estados modernos, pero existía una prohibición clara y determinante que impedía a cualquier otro consejo o ministerio inmiscuirse en el gobierno de América. El Consejo de Indias respondía exclusivamente al rey". "Esto es importante -añade- porque los libertadores tuvieron el fenómeno en cuenta. En 1810, en Venezuela. lo que se hace es deponer al gobernador y tomar el gobierno de las provincias en nombre del rey' legítimo bajo el argumento de que los venezolanos eran súbditos de Fernando VII, cuyo trono habia sido usurpado por Napoleón, colocando a la fuerza a su hermano José. No había vinculo colonial, porque de lo contrario sólo hubiese ocurrido un cambio de gobierno. Pero al romperse la línea que sujetaba los reinos americanos a la Corona española. los americanos tenian derecho a desvincularse del usurpador. Luego viene la independencia absoluta porque el proceso es irreversible". ¿Tiene entonces la lucha de independencia de los pueblos americanos un carácter de guerra civil igual que ocurrió en España entre liberales y conservadores? El autor de "Lo criollo en la literatura" no vacila en contestar que si. invocando el estudio histórico del venezolano Vallenilla Lanz en su libro "Cesarismo democrático", publicado en su primera edición en 1919 y recientemente objeto de un renovado interés en Venezuela. En él se analiza la guerra de independencia y el proceso político-social que desencadena, hasta llegar a la conclusión el autor que fue, en realidad, un capítulo de la guerra carlista española en la que se enfrentaron liberales y conservadores. "Piense usted en el hecho -advierte Uslar- de que el ejército español en Venezuela era de 20,000 hombres. Que la guerra durara quince años sólo se explica por el hecho de que junto a los españoles pelearon venezolanos contra venezolanos. Tan fue un capi tulo de la guerra civil española del siglo 18 que Bolívar no quería destruir la unidad hispana. Sus generales no se explicaban que una vez obtenida la victoria en Venezuela. el Libertador quisiera marchar al Perú y luego a la Argentina. Ellosnoentendían aquello porque les bastaba su parcela de poder, caudillos como eran. En cambio, Bolívar no sólo deseaba libertar toda América. incluyendo las Antillas, sino que una vez vencido el gobierno conservador en este lado del Atlántico. pretendía organizar un gran ejército para embarcarlo hacia España. derrotar a los conservadores y entregar el gobierno peninsular a los liberales". La retórica nacionalista, con toda la mitología que le acompaña. incluyendo odios y rencores anclados en el pasado, encuentra su raíz en lo que Uslar Pietri llama "el esCuerzo desesperado" de los prohombres de la inde-

pendencia por crear un sentimiento nacional enlee las masas que ellos no tenian ni del que eran partidiarios a ultranza. Del mismo modo, las tesis del imperialismo español opresor y la América oprimida son secuela para el escritor venezolano de una moda del siglo 19. "Marx no conocía el imperio español. esos conceptos se calcan de realidades de un fenómeno posterior como fue el imperialismo de .Inglaterra". En "La isla de Róbinson", Uslar se enfrenta al problema del ser latinoamericano en la figura de Cervando Teresa de Mier, independentista que se encuentra ante el gran problema de combatir los útulos de España en América, entre ellos el más poderoso: la paternidad del catolicismo. Se inventa entonces el mito de Quetzalcoatl, en quien ve a Santo Tomás de Aquino transfigurado trayendo el catolicismo a suelo americano. Mito con el cual despojaba a España de ese útulo y, de paso, fabulaba la historia del continente. Al advertírsele que su tesis se aparta de las interpretaciones históricas y poHiicas que predominan entre los intelectuales hispanoamericanos. Uslar se incor· para en su silla (hablamos en una habitación de un hotel de San Juan) y contesta decidido: "uno de los errores es creer que hay algo que conocemos definitiva· mente, existe una experiencia vital que indudablemente sentimos como conocimiento, pero, en verdad, sólo podemos hablar de aproximaciones a la realidad. Fíjese usted, descubrir equivale a 10 mismo que inven-

43


taro un invento es un hallazgo. con todo el sentido juridico que este concepto tiene en los códigos de todos los' paises. ¿Tenemos catalogada la realidad? Yo creo que no. Cuando los españoles llegaron a América no hicieron sino echar mano de la metáfora para designar las cosas nuevas. Encontraron una fruta sabrosa que se les pareció al piñón del árbol de pino y la llamaron piña. una verdadera trasposición". América es. en ese sentido. una realidad en gestación. Los múltiples nombres con que se la designa. algunos de ellos por razones políticas: Hispanoamérica. Latinoamérica. Indoamérica forman parte de esa marcha histórica. Detrás de ellos se ocultan intenciones de todo tipo. sentimientos anti españoles. de rechazo al negro, al indio o viceversa. Del nombre de América. explica. se han apoderado los Estados Unidos. el único gran país. que no tiene nombre porque las trece colonias lo único que hicieron fue designar un fenómeno político como 10 fue la unión de unos estados americanos. "Nos han quitado el nombre y como hay que ponerle un nombre a esa otra América a la que se lo han arrebatado. surgen los apellidos de hispanoamericano o indoamericano. Este último, un disparate que falsifica la historia. porque sin europeos ni españoles no hay América. Otros dan énfasis a lo africano yahí tiene ust.edel rompecabezas. cuando el único nombre debe ser América". ¿Lo de la "hispanidad" no arrastra una carga negativa como para que se continúe utilizando? No para Uslar Pietri. quien ve en prescindir de su uso. sólo porque lo usó Franco. una mengua. "Es como negarse a usar corbatas porque las usó algún tir~no". comenta con una colosal sonrisa. Entusiasmado porque le invito a explicar su concepción del mestizaje como lo típicamente americano. se incorpora y dice: "Para los europeos. mestizaje es el de sangre mezclada. es lo híbrido. Es una cosa tan grave que en inglés no existe el término. sino lo que ellos llaman "mixed blood". sangre mezclada. Para nosotros. mestizaje es otra cosa. Yo soy un mestizo cultural. no porque tenga sangres mezcladas. aunque no tenga una gota de sangre india o negra lo soy en lo que importa. en lo que nos hace hombres. en la cultura. Es decir. espiritualmente. yo soy un mestizo. En ello están la gran realidad y la riqueza americanas". Uslar ve en el siglo XX. el siglo de la conciencia del mestizaje en América. "Antes -explica- nos p~reda que eso nos degradaba. queríamos pasar por europeos. disimulábamos nuestra realidad. De ahí todos esos cal· eos de las modas literarias europeas, especialmente las francesas. Por otra parte. la historia cultural de América se ha estudiado superficialmente a través de mitos europeos. Cuando se piensa en la: presencia del negro en nuestros paises, nada se dice de la pedagogía negra. Sin embargo. durante casi tres siglos los hijos de españoles y criollos estuvieron al cuidado de esclavas negras analfabetas, las ayas eran mujeres con cultura negra y no podian transmitir a los niños otra cultura que la suya. Ahí está el mestizaje espiritual rruestro. Ellas nos

44

transmitieron su tradición oral, su ritmo. sus mitos, sus leyendas y todo eso quedó en el fondo. BoUvar. por ejemplo, que perdió a sus padres a muy temprana edad es criado por la negra Hipólita a la que él llama en sus cartas mi madre Hipólita". Las implicaciones son tremendas. porque si esta realidad sobre la que el novelista llama la atención es una de esas ausencias notables en los estudios y teorías con que se aborda el ser hispanoamericano. su vigencia hace de la historia de América algo más que la historia de una cul tura de mulatos oprimidos y blancos opresores, una historia entretejida con unos hilos internos. subterráneos con los que se ha hilvanado algo más complicado que un mundo explicable sólo con fórmulas económicas y dogmas políticos. Le pregunto si este cominente. con tantos problemas. subdesarrollo. violencia. dictaduras. tiene futuro. Asume mamen táneamente un aspecto de opiimista sor· prendido y responde con un "sí. tiene salida". Tiene grandes salidas. reitera. "América", dice. "es el único puente natural entre el llamado Tercer Mundo y el mundo post-industrializado. porque somos los únicos que pertenecemos a la cultura occidental. El resto del Tercer Mundo la tiene superpuesta, pero nosotros somos parte de ella. aun con nuestro subdesarrollo. Somos el puente válido para discutir y superar el enfrentamiento Norte-Sur. Es un destino importante si lo sabemos jugar: Bolívar está muy vigente en este sentido. La independencia para él no fue un fin. sino un instrumento. Claro que le costó mucho más de lo que él imaginó porque hay procesos que son irreversibles. Le costó una guerra de quince años, el caudillismo que padece América. la destrucción. las patriecitas... El queria integrar la América hispana para concretar una presencia común frente al mundo, un destino. al menos similar, al de los Estados Unidos. En el Congreso de Panamá habla de un nuevo equilibrio en el Universo. hoy eso se llama el nuevo orden social y económico que se está peleando en la ONU. No se trata. en Bolívar. de un gran estado como Estados Unidos. pero sí de una nación de repúblicas. respetando los países. pero estableciendo acuerdos". ¿No es un sueño algo ingenuo en nuestros días. en una América de nacionalismos extremos? Hay obstáculos. reconoce el escritor. pero advierte la presencia de una conciencia de la gravedad de los problemas que sufre todo el continente que no había hace cuarenta años. Y con un optimismo que muchos hispanoamericanos pondrían en cuarentena. tiende la mirada allende el Caribe, evoca a la Argentina. a Venezuela. a Ecua~or ... "Estamos presenciando una nueva etapa democrática". Como aquelIas conversaciones en las mesas de los cafés de Paris que pusieron término a la célebre conclusión del crítico peruano. "América. novela sin novelistas" .la esperanzada conclusión de Uslar algún día será confirmada o negada por la Historia.


Tres temas esenciales en la lírica de Francisco Lluch Mora POR EDUARDO CAUTI~a JaRDAN

D.

E

L REGISTRO DE LOS TEMAS ESENCIALES EN LA OBRA

poética de Francisco Lluch Moral se ircunscribe. de acuerdo con el minucioso estudio que hemos efectuado de su producción, a los tres lemas siguientes: 1. La Naturaleza o la Patria. 2. Dios o el Plano de lo Trascendente y 3. El Amor, La Amada. El triángulo conceptual rector en la lírica del poeta puertorriqueño que estudiamos. sigue un proceso lógico -hasta donde la lógica pueda aplicarse al estudio de la fenomenología poética- y éste se determina de la siguiente manera: (A) Ubicación del ser en el topos. del hombre que hay en Lluch en la tierra en que ha nacido y ha captado el fenómeno de la existencia. (B) El encuentro del hombre con la amada. el que se efectúa. como es de suponer. sobre la teoria que constituye la toma de posesión del mundo por nuestro Creador. (C) La proyección del ser en el tiempo. entendiendo que la presencia de Dios es de vital sentido y trascendencia demro del quehacer de nuestro poeta. Para resumir, podemos recalcar que el hombre cobra conciencia del mundo sobre el topos (la Tierra) y comparte la soledad primigenia de su existencia con la mujer amada y sieme ya la imperiosa necesidad de afirmarse en el tiempo para rebasar los límites de la caducidad de éste (el tiempo) y de esta manera lograr la eternidad. El esquema, como podrá observar el lector en la obra de Lluch, es uno muy simple que puede visualizarse gráficameme con la figura que sigue: Si consideramos minuciosameme el diagrama que se presenta. éste aclara la trayectoria de los temas escencia·

1. I'o~mlls .11/1 IIQlllbr~. (C(l/UIOII~J) (19H). 1963 el texlIl (Iue hcmos lramcrilo ¡¡pan'lc alilr,lIJo por su propio aulor en la l'dldón ljUC IIOS pcrmÍlil) ('Onsuhar.

Tu

~

A

les en la obra lirica que atrae nuestra atención: El poeta es visualizado con la inicial (H) Hombre. Está ubicado dentro de la triada que constituyen, en este caso, los tres ángulos del quehacer lírico. El lector observará que se han trazado tres líneas que arrancan del eje diamantino central que es el hombre (H). La primera línea que corresponde a la cifra 1 se dirige al topos y de éste (T) se retorna al centro (H). Por lo tamo. la relación H.T. opera en un estado de vinculación continua, en un ir y venir del poeta a la tierra y de la tierra. en alas del recuerdo. al poeta. La segunda relación angular en la triada seria la de (H) hombre. que se proyecta a (A) amada. Nótese que con el ángulo amada ocurre el mismo estado de relación, puesto que se parte de H. a A. y luego. ~n alas del recuerdo se retorna de A. a H. El tercer ángulo de la triada es el de Dios y el que expresa una relación en cierto sentido similar a las anteriores, pues siempre existe el ir y el retomar. Sin embargo. en este último instame. la vinculación que sirve a manera de puente entre (H) y (D) se manifiesta en términos de un estado de búsqueda, de anhelo de encuentro. El retorno opera demro del mismo ser del poeta2•

2. La primcra autoridad en ocuparse de la triada dialéctica fue el Dr. Luis a. Zayas Micheli en su obra Trasulldenlalismo e jd~ología l'11 Pu~rlo Rico. 1989. Dicho autor menciona las siguientes triadas: Cielo - Ruiseñor_ Tierra, Vida Elema - Muerte - Macho Androjino -Hcmbra - Luz - Trasluz - Sombra - Hombre Antopocosmo -Cosmos - Vida - Memoria - Muerte. A esta enumeración de triadas añadimos la que nos ocupa en nuestro ema~'o.

45


Se habrá observado que al visualizar la triada hemos tratado de establecer un elemento, que para nosotros es de gran importancia, yes el del recuerdo, que es, dicho sea de paso, el que permite el retomo de la tierra al hombre. Sólo se altera el retomo en lo que respecta al tercer elemento de la triada, el de Dios. Esto es asf. en cierta medida, porque Lluch Mora no es un poeta místico, sino uno que ha buscado a Dios, a veces serenamente y a veces desesperadamente. La posición de Lluch, en lo que respecta al tema de Dios y/o la trascendencia, es uno qué se limita a lo largo de su obra poética a una continua búsqueda, que en cierto sentido, puede identificarse con un anhelo 'de perfección. El catálogo bibliográfico que hemos utilizado incluye todos los titulas por él publicados: Del asedio y la clausura. Cuaderno de sonetos. Coral de la alegría. Del barro a Dios. Canto desesperado a la ceniza, Canto a E.M. de Hostos, Momento de la alegria, El ruiseñor y el olvido.. La creación, Cartapacio de amor, Poemas sin nombre, Canto de despedida a j.R. jiménez., La lumbre y el ocaso, Sonata junto al marde Cabo Rojo, Variaciones sobre un mismo tema, Decimario primero. Se ha dejado fuera del contenido de nuestras breves consideraciones buena parte de la obra que considera otros temas, y, aunque disponemos de la totalidad de la obra inédita del autor, no hemos creído pertinente considerarla, ya que la misma constituye un nuevo sesgo temático en Lluch que sin apartarse de los tres temas esenciales indicados, constituyen una nueva vertiente, que nos proponemos consultar en nuestra monografia doctoral. Hemos eliminado de nuestro estudio un tema que es, sin lugar a dudas, significativo en el conjunto de la obra del poeta puerlorriqueño, el tema de la muerte. Las razones por las cuales no hemos analizado o considerado dicho aspecto obedece a que el mismo se manifiesta en los tres temas esenciales de topos, amada, y Dios, los tres ángulos de la triada ya mencionados. Se héJ considerado, además, el hecho de que el tema de la muerte ya ha sido estudiado minuciosamente por Carlos Vargas Muñiz. No obstante, conviene reiterar que la muerte en la obra de Lluch es 'casi siempre elemento antitético que funciona por oposición a los temas rectores ya citados en nuestro trabajo. Para ilustrar la dicotomia (1a presencia de los elementos opuestos) entre Dios y la muerte, veamos el poema que sigue: El polvo que amenaza toda vida se yergue cómo espectro en el camino; ¡Ah, polvo que presagia cruel destino. fin y ruina, materia sin heridal El polvo siempre empieza a la partida. el polvo que amenaza repentino: y el barro que lo sabe, peregrino. busca ahura. Seilor, enternecida. El polvo nos espera por costumbre Ah, alienta, Seilor, la recidumbre del barro que se muere y anonada.

46

Asegura, Señor. tu primavera al barro que del polvo desespera, y házlo eterno, Señor, en tu morada.

El lector observará que el elemento polvo es anútesis del elemento vida, es el que presagia cruel destino, fin y ruina, materia sin herida. Aunque los elementos expuestos en este caso son polvo, (Muerte) - vida, el factor decisivo es el Señor (Dios) quien habrá de alentarnos e infundirá en el ser del hombre su primavera. Por lo tanto, es Dios quien puede garantizar el triunfo de la vida sobre el polvo, es el deseo de ser eterno en Dios, quien nos da la vida sobre el polvo, es el deseo de ser en Dios quien nos da la eternidad. Tratemos de observar la relación existente entre el elemento amada, uno de los más persistentes en la obra de Lluch, con la presencia de la muerte. Anótese igualmente, como la dicotomia es evidente entre la amada, en este caso. vista en lérmino del placer, y la muerte, vista en términos del tiempo transcurrido. El soneto No me digáis, establece la realidad del placer de una vida que "conserva sus encantos", de una "amada que se entrega palpitante en el silencio profundo de la noche". Escuchemos los dos últimos tercetos de la composición en el que se hace patente la pugna entre tiempo que transcurre y que mata la luz de la poesia. No obstante, frente a este hecho terrible de la idea de la perentoriedad de la vida, la sangre aún alienta transitando por las venas y aún se escuchan las palabras de la compañera. Se corrobora el tiempo del elemento mujer sobre el elemento muerte. Nótese, empero, como las palabras de la amada. en este caso, se refugian y persisten en el recuerdo. No me digáis que el tiempo ha transcurrido, ha sellado la fuente del encanto, y ha matado la luz de la poesia. No me digáis que no. Aún alienta la sangre transitando por mis venas y aún escucho las palabras de mi amada.

Se podría continuar el·estudio de la muene vista en su función de amenaza de la vida. Uno de los poemas más bellos que trata sobre eSle aspecto es el que se titula Palomas y se incluye en Cartapacio de Amor. Lo citamos para que el lector se percate no sólo del aspecto, un tanto neobarroco que se percibe a lo largo de la composición, sino para acentuar la presencia de la paloma, herida y desangrada mortalmente. Es de panicular significación el hecho de que intervenga el elemento paloma que, a nuestro modo de ver, encuentra correspondencia con la posibilidad de la muerle de la amada. El poeta inconscientemente alude a esta relación, cuando dice al final del soneto: "Acaso no recuero das su murmullo, su queja, su prisa, su agonía". Para cerrar la breve variante en torno al tema de la muerle y cómo afecta y está referido a la lriada lemática, escuchemos una canción de arte menor de Poemas sin nombre. relativa a la perentoriedad de la vida. es decir,


al tiempo que destruye la vida y al que es inútil detener en el recuerdo. Todo es visto en términos del topos: Dijo el viento cuando miramos el valle que la hora como el tiempo vuela aprisa y va de viaje yes inútil detenerla en el recuerdo. Todo pasa y va de viaje.

Donde el tema de la muerte visto en función con el de la naturaleza llega a sus más altas manifestaciones es en Moriviví fragmento de la Sonata junto al mar de Cabo Rojo. Es curioso, igualmente, señalar la dicotomía o el enfrentamiento de los opuestos Vida, Muerte, y cómo éstos llegan en el citado fragmemo a una fusión de sus atributos, ya que el Moriviví vive por su muerte ya la vez muere por su vida. Escuchemos el fragmemo: MORIVIVl Morivivi del llanto y de la muerte, Morivivi del canto y de la vida, te extiendes brevemente por la tierra, mimosamente púdico de espera de una mano, de un roce, una caricia para morir callado y repentino. Vas cerrando las hojas diminutas. vas muriendo en la tierra que te tiene, serpiente que aunque muere resucita, planta fénix, liviana y pequeñísima, agarrada en el yermo entre breñales. Moriviví del llanto y la alegría, Morivivi que vive por su muerte, Moriviví que mu~r~ por su vida.

El moriviví. la mimosa púdica de nuestra tierra, simbolo según el poeta de lo que fue y lo que es, de lo que es y de lo que será. que tiene una represemación, como es obvio. dual: la de simbolizar la vida y la muerte, en tamo y en cuamo el moriviví es planta que renace. El tema del renacer en la obra de Lluch resulta mucho más intenso en la expresión inédita que en la publicada. No obstante, la idea del volver a la vida, bien sea en la resurrección o re-encarnación. se percibe prácticameme en su libro Del Barro'a Dios. La Lumbre y el Ocaso y en Decimario Primero, por citar sólo tres títulos. Se ha dicho que uno de 1m poemarios más finos desde el punto de vista de la calidad poética y pureza expresiva del vate de Yauco es Del Asedio y la Clausura, su primera obra en ver la luz pública. Ya en esta composición se enuncia la presencia de uno de los temas rectores de Lluch: El de la amada, y que forma parte del esquema estructural que hemos denominado la triada temática de su autor en el tiempo·.

-(C.I.) F. 1.I\l( h Mor.l. Drl Rarro a DIO, .

A nuestro modo de verel poema Encuentro del dtado Del Asedio y la Clausura es el que expresa con más claridad y exactitud la relación que se establece entre el elemento H (el poeta) y la amada. La composición de arte menor revela la huella medieval, sobre todo del siglo XV y de principios del XVI en la trayectoria lírica castellana. He aquí ¡llgunos ejemplos: Vienes exacta y pura total en tu misterio jazminada en el nardo de tu trémulo cuerpo. Vienes, así, erecta, segura en el asedio, desplegando a los aires tu estandarte guerrero. , ,

y del choque en las sombras de mi sueño y lu sueño mi torreón clarea, y oscurece tu cuerpo. La presencia de la amada como ente que asedia la fortaleza del amante guerrero es un recurso tomado de la poesía medieval y fácil de rastrear en los Manrique y en Garcilaso. La relación dual H. A. (hombre, amada) puede percibirse con claridad meridiana; pero es curioso apuntar el hecho de que el binomio, que nosotros denominamos relación dual, no se quiebra yocurren unos signos que afectan la presencia de amado y amada. El torreón, posiblemente símbolo fálico en la manifestante liriea medieval yen la del propio Lluch. Clarea. El cuerpo de la amada, en este instante pasivo es también evidente erótico, puesto que es el que sucumbe al poeta.


Es curioso señalar este fenómeno porque la amada había sido el factor que ejecutó el asedio; pero va a sUalmbir como consecuencia de su propio asedio ante la fortaleza del torreón enhiesto, de la torre del homenaje. Igualmente significativo el hecho de que el poeta se ilumine (clarea) y la amada oscurece. Para concluir la visión de la amada en Del Asedio y la Clausura nos referimos al poema XXII en el que se ofrece la clave platónica que determina la relación H.A., el que explica, además, cómo la cautiva convierte a su carcelero en prisionero. Este es uno de los poemas más reveladores del tema amoroso en la poesía de L1uch y es de lamentar que no se haya considerado en la exégesis de su obra. Pocas veces en la lírica insular se logra la fusión del binomio hombre-mujer, sin que se logre una despersonalización de los elementbs envueltos.

casilabos sueltos o libres. Es una interpretación mítico simbólica de la creación del Universo y de la pre~encia del hombre y la mujer sobre la tierra confundidos en un "abrazo en las altas claridades". La "Cuarta alegoría" surge como una reacción personal a la Quinta Sinfonía de Prokofieff y nos atrevemos a insinuar que cada fragmento corresponde a los distintos movimientos'de la composición musical. El elemento rítmico es de primer orden para percibir la visión ordenadora del caos. Veamos: Relámpago es la rosa del sonido. Combatido Universo de armonia al reCujo de alas que dilatan su presencia de espuma y de algas. Relámpago es la rosa pasajera devorando el recinto de la niebla. diadema de diamante o de cuarzo que enciende su silueta en la penumbra.

XXII Te enterraste hace ya siglos tras el muro de mi pecho y aunque te tengo cautiva soy de ti tu prisionero Aquella tarde sin nombre te enterraste sin quererlo en la diáfana tersura del azogue de mi espejo. Te enterraste con tus manos como un enigma en mi pecho.

Cabe señalar la presencia del espejo que es símbolo del alma, del ser del elemento H. La amada, pues, penetra en la diáfana tersura del alma del amado, convirtiéndose, de tal manera, en la cautiva, siendo el elemento H. en realidad el que se sabe prisionero. Tal estado de confusión determina un enigma; sí una relación, pero no una reunificación de los dos elementos en una sustanciaJidad unitiva. El elemento tierra (naturaleza), vital en la triada, eslá presente en la obra citada; no así el tema de Dios que tanta importancia va a tener en Del Barro a Dios y en otras obras posteriores publicadas e inéditas. La lumbre y el ocaso constituye uno de los momentos estelares de la producción de L1uch. El poemario resulta de gran valor por lo que tiene de muestrario de una preocupación metafísica o trascendental. Recuérdese que al referirnos a la triada señalamos que Dios tenía su correlativo en lo trascendente. Podríamos citar varios poemas donde se manifiesta la visión de lo trascendente. Se nos ocurre mencionar "Acoged este canto conque digo mi nombre", "Segunda alegoría", "Cuarta alegoría", "La Creación, "Sexta alegoría", "Canto en seis estancias sobre la fábula de Eneas y Dido", "Novena alegoría", "Undécima alegoría", "Decimotercera alegoría", "Decimocuarta alegoría", y "Ultima Alegoría". Ahora bien, de todos los poemas indicados nos limitamos a la "Cuarta Alegoría", "La Creación", poema compuesto en cuatro cantos en ende-

48

Téngase presente y, aunque no lo parezca, que Dios eslá presente en el elemento de la fuerza rítmica, organizadora del caos en el mundo. Dios, en este caso, es la luz, es el rugido del agua, es el bandazo de la ola, es el relámpago que ilumina la tiniebla perpetua e inicia el imperio de la luz. Podríamos pensar en una religión de la naturaleza; sin. embargo, en el fragmento segundo emerge la presencia del ángel de diamante y de esmeralda. El ángel es elemento propio de la teogonía hebrea y caucásica en los pueblos que antecedieron al cristianismo. En el citado fragmento hay una clara referencia al mundo que se serena después de la tempestad donde prevalecen el murmullo, el viento y la paloma, los que al sumarse al ángel forman una tetralogía edificante. En el último instante. el IV, es que emerge la figura de la amada y del amado, quienes se funden en el "abrazo en las altas claridades". La IV alegoría, reúne pues, todos los elementos de la triada tratados en íntima relación. La Naturaleza, en dicho poema, es dominada por la fuerza del demiurgo, es la expresión de lo trascendental o divino que se manifiesta en el movimiento que va ordenando el caos primigenio. el ritmo, la amada que es compañera de creación del hombre desde el origen del mundo. El elememo H. (el hombre) es actor en el drama de la creación y es ser en relación continua con los elementos mencionados. CONCLUSION: Hemos considerado en esta ponencia el tratamiento de los tres temas esenciales en la poesía de Lluch, los que constituyen una triada. Esta se ha visualizado en términos de relación de los temas al hombre y los hombres al tema. Se citó, además, el tratamiento de la muerte como fanor ligado a los distintos instantes o aspeCtos estudiados.


El surrealismo en la pintura POR RAVMUNDO ORTIZApONTE

L AS MANIFESTACIONES UTERARIAS. ARTISTICAS. FJlosóricas, morales, sociales y polfticas del surrealismo no podrán agotar su estudio, ni proporcionar una definición completa, pues se trata de una crisis general y profunda del espíritu humano. Este movimiento levantó interrogaciones y provocó dramas de conciencia, produciendo un cambio social en nuestro siglo XX. El8 de febrero de 1916, en Zurich, Suiza, en el cabaret Voltaire, un grupo de jóvenes: Hugo Ball, Richard Huelsenbeck. Hans Arp, Tristán Tzara, vieron surgir el vocablo" Dada.. de un "Petit Larousse", abierto al azar. El azar inaugura su reinado, declarando sus derechos a la contradicción, a la insigniricancia, a lo gratuito, a la injuria y a la universal no-resolución. La circunstancia de como nació "Dada" son ante todo. de carácter trágico, que es su primera forma, y corresponde a la guerra de 1914 a 1918. Esto aparece como consecuencia del capitalismo y revela el mecanismo de un sistema ineficaz y decadente, el cual no podía inspirar más que desesperación y rebeldía. Bus· caban en la idea de la nada, un nihilismo que era su propia negación, hasta llegar a la más electiva destrucción. Ya conocemos la importancia simbólica atribuida por los surrealistas al suicidio de uno de los participantes de la matanza universal: Jacques Vaché. Dada, el caballo mecedor, siguió su recorrido por Europa. El movimiento Dada, constituye un paso hacia la concreción del pensamiento y la actitud surrealista, fue un movimiento más bien critico que arústico. El Dada fue una empresa de negación y de subversión en rebelión permanente contra la lógica, la moral. la sociedad, el arte, el pasado e incluso el presente. Encarnizándose por destruirlo todo, Dada se destruye a si mismo, pero sus consignas le sobrevivieron: voluntad anárquica de demolición, culto a lo irracional, hostilidad radical hacia los valores lógicos, morales yestéti-

coso El Surrealismo toma las ideas POS1Uvas del movimiento Dada para reconstruir y renovar un sistema original de conocimiento. Los antecedentes del movimiento surrealista en su primera fase lueron de carácter literario, concretándose espedficamente en la poesfa: Novalis, NervaJ, Rim. baud, Isidoro Ducasse (Conde de Lautréamont), que en "Les Chants du Maldoror" concibió el concepto esté-

Juan Miró. Uama Pra/s. 8ar('~Jolla.

t'n

d

~.{pario)' mlli~r d~snuda. Co/~cción

49


d~dré

Masson. Combate. París.

tico: "el encuentro fortuito de una máquina de coser y un paraguas sobre la mesa de disección". El movi· miento surrealista 10 toma como lema dentro de su postulado revolucionario contra las normas estableci· das de su tiempo. Estos poetas tratan de recrear lo surreal (sobrenatural), llevados por nuevas formas de expresión. no sólo en la poesia, sino en las de la vida, la revolución. la magia, el sueño y el amor para cambiar la vida en una forma radical y absoluta. Notamos que el surrealismo recoge influencias del simbolismo. sobre todo, en la pintura de Odile Redón. quien recrea un mundo de alucinación y misterio, que después pasó a la pintura metafisica de Chirico. Guillermo Apollinaire produjo en 1917 una obra de carácter burlesco: "Les Mamelles de Tirésias", la que describió como un drama "surreal". Este calificativo sencillo y corto caracterizó al movimiento sustituyendo la palabra sobrenaturalista, usada en Francia, durante ese mismo año. Así autentizó Apollinaire para siempre la afirmación de Surrealismo. Con Apollinaire se agrupan los jóvenes poetas que formaron el movimiento surrealista: André Breton, 50

Luis Aragón, Paul Eluard. Philippe Soupaull, Ribemont-Dessaignes. Tristán Tzara se adhiere al movimiento llevando sus ideas Dada. iniciando una carrera de escándalos y su fama internacional. En Berlí'n se revela con movimientos de rebeldía social; en Hannover, se hace independiente; en Colonia, con el pintor Max Ernst abre sus caminos poéticos; en Barcelona crea una serie de variantes atribuyéndosele inquietud y subversión. Salvador Dali y Joan Miró se unen al movi· miento consolidándolo en una ideologfa mundial. El trasfondo del surrealismo está latente en las ideas y teorias cienúficas de la época. Ha sido necesario el auge del "elan vital" de Henri Bergson. la ruptura con las imágenes de la naturaleza tradicional al impulso de la teoría de la relatividad de Einstein; las novedosas investigaciones de Heinsenberg, Eddington con la creación de la nueva imagen, tan radicalmen te subversiva. de Ja vida humana, mostrada ya por Freud. Los Surrealistas hallan una solución provisional en los descubrimientos de Freud. El hombre no es solamente un razonador, sino que también es un durmiente. que cada noche gana en el sueño el tesoro que dilapidará durante el día.


El hombre no es sólo prisionero de la naturaleza y de sus conquistas sobre ella; sino que también es prisionero de si mismo. Esas ideas vuelven a involucrarse en las reorlas filosóficas de Heidegger. El surrealismo se define como un movimiento concreto formado en Europa durante 105 años inmediatos a la primera guerra mundial, hasta organizarse explicitamente en 1924 mediante la presencia de tres hechos: la publicación del Manifiesto Surrealista, la fundación de una Oficina de Investigaciones Surrealistas y la creación de un órgano de prensa llamado "La Revolución Surrealista". El manifiesto surrealista de André Breton se publica en 1925, recreándolo como movimiento, después de su rompimiento con Tzara yel Dadafsmo. En el Manifiesto las siguientes definiciones concretan el pensamiento surrealista: Surrealismo: 5usumtivo, masculino. Automatismo pslquico puro por cuyo medio se intenta de expresar. verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo el funcionamiento sin la intervención reguladora de la razón, ajena a toda preocupación, estética o moral.

Otra definición: El surrealismo descansa en la creencia de la realidad

superior de ciertas formas de asociación descuidada hasta ahora, en la omnipotencial del lueilo en el juego desinteresado del pensamiento. Tiende ~ arrui· na~ definitivament~t~os los demás mecanismos pslqUlcos; para susutuulos en la resolución de los principales problemas de la vida.

En el 1925 los surrealistas abandonan la postura "anti-arÚstica" de Dada. Descartan la literatura como medio de expresión, aunque se sirvan de ella y se muestren decididos a realizar una revolución desesperada en donde enfatizaran los errores humanos y su fragilidad. El surrealismo no fue una exposición de una doctrina. Sus ideas eran revelar la vida en el mismo instante en que se vive sin prejuzgar su desarrollo futuro. El primer número de la revista lA RnJoluc;ón Surrealista no ofrece ninguna revelación definitiva. Los resultados obtenidos mediante la escritura automática o el relato de los sueños, aparecen representados, pero no se ofrece todavia ninguna determinación, pues hay que esperarlo dentro de la improvisación de la idea por medio de la imagen. En el primer número de la Revista lA Rétlolution Surréaliste, Eluard, Boiffa y Vitral hacen apología del sueño contado cada mañana por las familias, proclamando: "el realismo es podar los árboles, el surrealismo es podar la vida... " La preocupación del surrealismo es:

FTflIIO.H·O dI! Gaya. fJlsparn/t' dt' MInio. Grabndo: ngun/un/t'. Fn'/¡n:

/10

/U:1It'. Bn/Is/¡ Must'um.

Londo1l. England.

51


Se vive y se muere. ¿Cuál es el papel de la volunlad en todo esto? Parece que uno se mala cuando suefta. Lo que plantea no es una pregunla moral: ¿Esel suicidio una soludón?

El automatismo. otra característica del surrealismo es una auténtica revolución poética en primer lugar, puesto que niega la poesia. superándola. La ordenación en forma de poema queda proscrita para dar paso al texto automático, escrito a] dictado puro del inconsciente, a] relato del sueño. Es una investigación de los poderes de] subconsciente, de los sueños, de las asociaciones de imágenes, siguiendo las ideas de Freud y e] sicoanálisis. Breton señala como misión de la pintura surrealista ]a búsqueda de una realidad más profunda, incorporando al arte las ideas mentales del subconsciente mediante una mezcla de lo real y lo irreal. Lo que importa no es lo vivido, sino lo que puede vivirse. En la revolución surrealista se afirma: "Lo que la escritura surrealista es a la literatura. una plástica surrealista debe serlo a la pintura". En 1922, la pintura surrealista era la transposición de la escritura automática a la tela. En esta nueva experiencia estética se partía de ]a nada-nihilista. La única norma establecida fue ]a "libertad total". Esta liberación del hombre debe comenzar por la liberación espiritual, para ello Breton aconseja un procedimiento de indole poético: "e] descenso vertiginoso en nosotros mismos, la iluminación sistemátic;:a de los lugares ocultos y el oscurecimiento

Max Ernst. ¡Estos hombr~s qu~ nada conoun'! Tate Galle1)'. Londres. 192;.

52

progresivo de otros lugares, el paseo perpetuo, el corazón mismo de lo desconocido". Lo que constituyó]a novedad en el surrealismo fue ]a creencia de que el arte no tiene una función en si, sino que es un modo de expresión de lo vital en el hombre. Para ellos,- arte y vida unifican la concreción del hombre. La obsesión de lo vital y la defensa del hombre como algo que debe realizarse no es exclusiva del surrealismo. En Nietzsche ]a afirmación de ]a vida y el hombre, constituye la base de toda su mosona. El pintor surrealista no maneja las formas plásticas dentro de reglas académicas; ni parte de la observación naturalista, crea imágenes visuales propias de su imaginación, Su operación consiste en recrear estas ideas conceptuales y filosóficas, conllevándolas de manera interrogante y enigmática, en el cual se involucran los elementos esotéricos, con la finalidad de desconcertar el mundo exterior, donde el desalojar las imágenes de] interior del subconsciente, se convierten en ideas vitalicias en nuestro mundo. Su función estética es establecer un impacto al reunir la imagen sobre las imágenes para resaltar e] plano de ]a composición, En esta explosión de ideas contrarias. se logró un paroxismo vital de formas. Este macrocosmo de imágenes pictóricas se establece dentro del concepto fantástico de lo real e irreal, yestablece la creación de un mundo sobrenatural e inverosímil lleno de misterio y sorpresa. En ]925. Breton impone el derecho a la existencia de una pintura surrealista. basada en el examen de] "modelo interior". Su ambición es "asesinar la pintura", convencido de que ese "asesinato", debería permitir el acceso a una especie de "edad de oro" de ]a creación arústica, demostrando ser el más surrealista de todos. La pintura surrealista sólo fue mencionada en el manifiesto en una nota a pie de página. Los pintores se mantuvieron distantes del grupo para mantener su independencia creativa, Breton controlaba abso]utamente e] movimiento. y al definir el contenido de las pinturas, lo hada desde unas perspectivas rígidas y absolutas. El año de las realizaciones es el 1928. Breton publica la obra Nadja, Surrealismo y la pintura. Inauguran la exposición general de obras surrealistas en el "Sacre du Primtemps". En el 1930 observamos al surrealismo por un camino paralelo al de la revolución política y la exploración cada vez más profunda de las fuerzas desconocidas del carácter síquico del hombre. Los creadores de las dos tendencias son: Luis Aragón y su revolución poUtica y la de Salvador DaH con su tesis de la "paranoia critica" y la aplicación a la fabricación de objetos llamados "surrealistas", Estos objetos son esencialmente mecánicos y funcionan de modo simbólico. Dalí afirma que ]a paranoia es un método espontáneo de conocimiento irracional. basado en la objetivación critica y sistemática de las asociaciones e interpretaciones delirantes. Breton comenta:


Jml1l Mm), E{¡Juf'{o del pájaro sobre,.{ plano 11.1939. Nuel'a York.

Se trata de especular ardientemente sobre esa propiedad del devenir ininterrumpido lodo objeto sobre que se ejerce la actividad paranoica. Esle devenir ininte~ rrumpido permite al pinlor surreal considerar las imágenes mismas del mundo exterior como inestables y transitorias, lo inquietante del mensaje es que se identifica con el observador instantáneamente donde se representa la realidad de su impresión.

la afirmación de la "omnipotencia del deseo" de Dali al asociarse con las imágenes oníricas. hace que el objeto se salga de su marco habitual y adquiera la proporción de un nuevo concepto de belleza. hecho que DaU enfatizó en su pintura. Breton en Los vasos comunicantes, discute la propuesta de Dali: "construir objetos móviles y eróúcos que procurarían una emoción sexual especial por medios indirectos". Giacommetti en su obra. La bola colgada, recoge el concepto pictórico del funcionamiento simbólico que expone Dalí en su pintura. la pintura surrealista y su técnica de disonancias produce un efecto de contrastes entre objeto y sujeto, creando un impacto visual dentro de su propia realidad. En 19!J5, Breton hace un ciclo sistemáúco de cuatro

conferencias sobre la posición del arte surrealista. En la primera conferencia: ¡Por qtd soy surTtalista 7 comenta la proyección de las imágenes convulsivo·fulgurante de jarry, Picasso, Chirico, Duchamp y otros. A partir de este acontecimiento se desarrolla todo el sistema esté· tico de este movimiento entre.ideas-palabras. formas e imágenes. En la segunda conferencia: ¡Desaparectrd el surrealismo con la sociedad burguesa7 toma la pintura de MilIet: A ngelus en la cual DaH desarrolla su tema de paraooia y crea una pantomima trágico-atmosférica. En la tercera conferencia expone el valor de la poesfa de Eluard en el tema de la mujer surrealista y el amor. con pinturas de Arp. En la cuarta conferencia se aceptan los postulados de Dali. Los precursores inmediatos, los que se induyen en la realidad pictórica del siglo XX son: Rousseau. quien convive en el desarrollo del arte contemporáneo, situándose al margen de la tradición pictórica. Su obra constituye un mundo aislado, en donde se glorifica al universo onfrico, revelando un enorme sentimiento poético. Giorgio De Chirico elabora su concepto de pintura metaffsica, con la proyección de los conflictos interio53


re! del hombre, creando la uagedia de la serenidad impuesta desde su propio iOlerior. Su pintura se J:ealiza a uavés de él, como ocurre con los mediums. La pintura metafísica de Chirico, se considera el primer esbozo de la búsqueda colectiva del hombre que definirá la pintura surrealista. Joan Miró, quien llegó al surrealismo a través de la libertad total de la forma, revela en su obra la unificación de la pintura y la poes(a que fueron paralelas en el concepto del "automatismo" y el resorte metafórico invocado por el surrealismo. Miró dominó el automatismo rítmico y el simbólico a través de las lineas, las formas y la atmósfera que envuelve a sus objetos de arte. El surrealismo destaca un gran interés por las religiones orientales de esencia antropocéntrica, tales como el budismo en oposición a las religiones teocéntricas occidentales, y por las concepciones ocultistas que aceptan un sentido mágico en las relaciones entre el hombre yel cosmo. Paul Gaugum y otros se sintieron auaídos por Ocean(a, valorando la "visión p~tica de las cosas" y el elemento "salvaje" que aquello poseía. Ocean(a representa un mundo exótico que saca lo "salvaje por dentro", que tan bien expusieron los pintores surrealistas en sus obras liricas y plásticas. El automatismo plástico ya era conocido por los pintores aborigenes de Oceanía. este hecho consolidó la identificación de los piOlores surrealistas europeos con los de Oceanía. Esto reveló una identificación con estas primigenias culturas que en sus creaciones arústicas alcanzaron lo esencial del "funcionamiento real del pensamiento". El surrealismo ha innovado el concepto de arte del siglo XX, dando paso a la creación arústica autónoma e independiente, rompiendo con las manifestaciones académicas de la época, estableciendo nuevos parámetros en las nuevas ideas de creación, inspiración. emoción, y significación del movimiento. La idea y el concepto del surrealismo en el tiempo y espacio de la historia del arte, revela que los surrealistas han existido siempre, pues el proceso de las ideas arústicas siempre ha sido lento por su proceso de uanscul turación. Los surrealistas practicaron una serie de diversas técnicas dirigidas a ampliar los medios de expresión y de conocimieOlo en la inmersión de 10 sobrenatural. Esto estimulaba los procesos imaginativos e iOlerpretativos, producidos por el impacto de las imágenes, partiendo desde conjuntos ueterminados hasta evolucionar hacia los detalles indeterminados que eran los que adquirían el carácter inconsciente de la obra pictórica surrealista. El antecedeOle de estas pinturas surrealistas se encuenua en los procesos técnicos de pintura del Renacimiento con las obras de Piero de Cósimo y Leonardo da Vinci, referentes a los efectos plásticos de manchas, desconchados de los muros, morfología de las nubes y las rocas, evidente en el surrealismo. Si nos remontamos a siglos pasados, a la obra de Michel Pacher. con su

51

recreación demoníaca del tiempo, al Basca, revelador de la afirm.ación profética de los recursos plásticos del subconsciente, a Ucello con sus batallas, a Fússli con la búsqueda del mundo oculto, y a Gaya y ~u Quinta del Sor~o, con sus pinturas ne~ Henas de misterio, hechizos y brujerías, ve~emos que todos estos pintores afirman que el concepto del surrealismo ha estado latente a uavés del tiempo. Los medios de expresión arústica usados por este movimiento, en grabado fueron el monotipo yaguafuerte. El punto de partida es el papier callé de Picasso. El collage equivale a lo irracional. Los "ready-made" de Marcel Duchamp, mediante el cual un objeto trivial adquiere un valor arústico que al separarse dentro de su contexto adquiere una nueva dimensión autónoma en su presentación. Las "uansparencias" de Picabia en las cuales la superposición de siluetas 4e estilo convencional crea una impresión de tercera dimensión. Ouas técnicas logradas por artistas del movimiento son: las calcomanías de Osear Domínguez, el fumage, procedimiento inventado por Paalen o el grattage y las impresiones en relieve de Adrián Oax. Las imágenes sustraídas del negro de Lagarde, el juego de cadavres excuis (dibujo verificado colectivamente, sin conocimiento mutuo) instantáneo. El fotomontaje realizado en fragmeOlos de fotografía dentro de un orden ortodoxo y trozos de grabado. El poema objeto, obtenido por interrelación de versos. frases y pinturas con ~a inclusión de objetos enconuados. El automatismo gráfico consiste en pintar o dibujar sin idea preconcebida, sin dirigir la ejecución de la mano. Se explora el subconsciente en la asociación imaginativa y deja que la mano automáticamente vaya creando la pintura en una técnica de improvisación. Se busca la conuadicción de las cosas para que surja la analogia y lo esencial latente para determinar la creación pictórica. Todo esto proporciona una realid¡ld vivencial en donde el artista adquiere una conciencia con el universo en donde sujeta las presencias por medio de imágenes. Sin la censura de la razón. el automatismo determina una calidad creadora y un proceso que surge gracias a la absoluta espontaneidad del artista. Los experimentos con enfermos mentales produjo un nuevo concepto del "objeto surrealista" al observar que el desajuste mental producía novedosas creaciones arústicas. Todas estas técnicas se han utilizado al servicio de la ·subversión sicológica,. caracteristica de la pintura surrealista, buscando asociaciones de tipo onírico, metafórico y simbólico, en configuraciones pictóricas insólitas y conuadicLOrias que pueden ser agresivas o eróticas, predominando en ellas el dC?minio de la forma intensa en lucha contra una realidad-irrealidad vaciada en contextos espacio-temporales, en contra a veces, de las normas establecidas por un mundo racional en lucha constante con lo moral y el deber El nuevo m undo conquistado por el hombre europeo


desde el siglo XVI. y civilizado. dentro de sus conceptos culturales. opuestos totalmente a los contextos indígenas, crearon en el Nuevo Mundo una serie de variantes culturales. que al contacto con las influencias africanas. fueron subestimadas por los europeos. pero que al fusionarse. impactaron en la formación de un mundo fantástico e increíble que hoy se conoce como "lo real maravilloso americano". Esta amalgama de culturas violadas. suprimidas y marginadas se vieron reflejadas a través de la grandeza de los monumentos artísticos y arquitectónicos precolombinos. El concepto de lo real maravilloso. de nuestro mundo americano. se desarrolló dentro de un marco natural. donde la rbagia. la religión y las costumbres fueron tan dispares que se convirtieron en un nuevo crisol de vida. La idea del surrealismo en América es una representación viviente. mientras que en Europa fue la creación de un mundo intelectual. que buscó en las ideas de renovación y cambio. una nueva actitud contra las normas rígidas de tradición socio-cultural. En México. en 19!8. Breton se entrevista con León Trotski y Diego Rivera y publican el manifiesto: Para un arte revolucionario independiente. fundando la Federación Internacional del Arte Revolucionario Independiente. (FIARI). El surrealismo pictórico americano coge forma. contexto y estructura en la obra de Wilfredo Lam. quien representa la herencia aCrocubana de todo un mundo mágico. Roberto Maua. chileno. 10 culmina con sus explosiones.aunosféricas. creando pavor y misticismo ante la incógnita de lo desconocido. En nuestra tradición pictórica es relevante destacar la obra del pintor Julio Tomás Martínez. quien se anticipa al movimiento surrealista. al crear su original e

ins6lita obra pictórica en donde animales. manzanas y mujeres recrean Cormas ñietaióri~s- y simbólicas. Esto se produjo como un hecho aislado, que en mi opinión, quedará grabado en la eternidad de nuestra cultura. BIBLlOGRAFIA ARPtuIilO. Mauro. Antología de la poesía surrealista. Colección Visor. Madrid, 1971, Vol. XV. BRETON, André. El surrealismo. Puntos de vista y maní/estaciones. Barral Editores, Barcelona. 1972.

Manifiesto del surrealismo. Edi,torial Guadarrarna. Madrid, 1969. CASSOU, Jean. Panorama de las artes pldsticas contemporáneas. Editorial Guadarrama, Madrid. 1961. CELORIO, Gonzalo. El surrealismo y lo real maravilloso americano. Colección Sep-Setentas. México. 1976, No. 1102. CIRLOT. Juan E. La pintura surrealista. Editorial Seix Barral. lona. 1955.

Barce~

GIMENEZ FRONTlN. J.L. Conocer el surrealismo. Editorial Dopesa. Barcelona. 1978. NADEAU. Maurice. Historia del surrealismo. Editorial Ariel. Barcelona. 1972. WAl.DBERG. Patrick. Surrealismo Thames and Hudson, Landon. 1965.

Salvador Dalí. PremonicIones de la Guerra Civil. 1936. Museo de Arte de Filadelfia.

55


..

·1

..

"l

Profile for La Colección Puertorriqueña

Revista del Instituto de Cultura Puertorriqueña  

Primera serie número 86, octubre-diciembre de 1984.

Revista del Instituto de Cultura Puertorriqueña  

Primera serie número 86, octubre-diciembre de 1984.

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded