Issuu on Google+


c

o

n

t

e

n

i

d

o

c

CARACTER margarita zingg y mario aranaga

11

el objeto de mi AFECTO

20

prêt-à- PORTER colección ”neptuna” de oscar carvallo

23

METROPOLIS cinco espacios, una visión de país

34

2001 odisea del ESPACIO cuando el futuro nos alcance

43

club de la buena ESTRELLA el país como propuesta

50

TENEDORES y estrellas kai sushi y primo cafe

56

world trade CENTER

60

futuro PERFECTO

61

la vida es BELLA

98

director general GONZALO PEÑA VELOZ directora de comercialización MARIANA BENCOMO DE PEÑA diseño y montaje WILSON DESIGN C.A. coordinadoras ejecutivas CARMEN TOVAR / JOHANNA DE JONGH fotografía DORIS DIAZ/ NATALIA BRAND / CARLOS FOUGUET ARON OSORIO / GERALD LE VAN-CHAU redacción CARLOS FLORES LEÓN-MÁRQUEZ / IGNACIO ALEN editor caracas CARLOS FLORES LEÓN-MÁRQUEZ coordinación barquisimeto MARÍA GABRIELA SIGALA colaboradores ANITA CARLI / JUAN CARLOS CARAMES asesoras de ventas CARMEN TOVAR/ KAREN DOMINGUEZ ANA SOFIA CARRERO / JOHANNA DE JONGH / ANNALISA LEPORE DE PEÑA fotolito DIBARI MAC PC impresión ALTOLITHO club valencia es un producto de club de editores valencia c.a. nº ISSN: 1317-2816. nº de depósito legal: pp 200002CA855 teléfono: 0241.8243114 móviles: 0414.4382330/ 0414.4320868/ 0424.4221102 / 0424.4001178 dirección: Av. Rio Orinoco, Reda Building, Torre B, Piso 3, Oficina 9 Valencia, Venezuela. Rif: J-30653852-6 email: clubmagazinevenezuela@yahoo.com / clubmagazine@gmail.com web: clubmagazinevenezuela.onsugar.com www.facebook.com / www.myspace.com twitter.com/clubmagazine

la nueva identidad

fotografía: gérald le van-chau @ oscar carvallo modelo: hanna paat @ ford models maquillaje y cabellos: muriel vancauwen vestuario: oscar carvallo / colección “neptuna” SS2010

a

r

n

e

t

Crisis. Oportunidad. Dos palabras que parecieran equidistantes, pero que para Ignacio de Loyola tenían un sentido o punto de unión. De la una, surge la otra, diría este sabio fundador de la Orden de Jesús. Y es que, si a ver vamos, la crisis lleva a una introspección o revisión de las ideas para readaptarlas y reinsertarlas en la realidad. La nueva realidad. La que queremos que sea. La misma que se teje en nuestra mente como inalcanzable, por perfecta, soñada, ideal. Fundada en la experiencia del pasado, mas desapegada de éste. Basada en la identidad de lo que fuimos, pero enfocada en lo que se quiere llegar a ser. Sin embargo, muchos pensamos que con solo soñar todo el día en las metas que anhelamos, amasándolas y amasándolas en nuestra mente, llegaremos a lograrlas. Y nada más distante que eso, diría, Eckhart Tolle, el gurú del libro “El poder del ahora” que invita a vivir cada instante, sin pensar tanto en el futuro, sino construyendo un presente integral, lleno de experiencias enriquecedoras, positivas. De eso se trata “La nueva identidad” que inspira esta edición donde buscamos lo posible a través de las vivencias productivas de cada día. Sin ánimos de dejar por fuera a nadie, ni decir que los únicos que están construyendo ese país que queremos son los que aparecen en las páginas que leerán a continuación, porque podemos dar fe que, a lo largo de estos diez años de Club Magazine, hemos soñado a través de las vivencias de muchos venezolanos que vienen ensamblando, pedazo a pedazo, este país que todavía está en busca de una identidad enaltecedora, alejada de los ánimos destructivos y divisorios que a veces parecieran dirigir sus destinos, y enfocada en un trabajo minucioso, sin intereses políticos, sin el famoso “quítate-tu-pa-ponerme-yo” que tanto daño ha hecho, sino con el deseo de hacer un país próspero, lleno de logros tan contundentes que debiliten el avance de la mediocridad y configuren esa nueva identidad. Esa Venezuela que tanto trabajamos y proyectamos para que sea una realidad. Impulsados por ese avasallante mal gusto que pareciera haberse apropiado de nuestra cotidianidad, Margarita Zingg –diseñadora y socialité- y Mario Aranaga –periodista y experto en moda- unieron esfuerzos para crear un best-seller llamado “Glamour para llevar” y son ellos dos quienes engalanan nuestra sección “Carácter” para ofrecer su visión personal de lo que quieren que Venezuela sea, a partir de lo que ellos son. En nuestra portada y la sección “Pret-à-porter” nos llenamos de orgullo al recibir el trabajo de uno de los talentos venezolanos que más ha cosechado éxitos en el exterior, el diseñador Oscar Carvallo, quien nos cedió una selección de hermosas imágenes firmadas por Gérald Le Van-Chau pertenecientes a su colección Primavera-Verano 2010, producida en su taller de Paris, aprovechando la oportunidad para anunciar la próxima apertura de un espacio en la ciudad de Caracas, el cual comandará junto a su casa matriz en la ciudad luz. Carvallo es uno de esos espejos que reflejan internacionalmente el talento efervescente que bulle en este país. En “Metrópolis” nos adentraremos en cinco espacios de Caracas y Valencia que reflejan de alguna manera ese “yo-no-se-qué” imaginado que debería multiplicarse para difundir esa nueva identidad. En “2001 Odisea del Espacio” utilizamos el afamado Salón Malaussena de Arquitectura y Urbanismo como vehículo perfecto para proyectar el trabajo de tres jóvenes arquitectos que proponen soluciones para nuestras ciudades y centros rurales buscando una mejor calidad de vida para los habitantes de esta tierra. En “El Club de la Buena Estrella” hablamos con cinco venezolanos que no solo sueñan, sino que logran hacer realidad sus ideas a través del trabajo diario. En “Tenedores y Estrellas” dos locales valencianos –uno nuevo y otro con diez años de existencia- dan ejemplo de cómo hacer bien las cosas, apostando al futuro de Venezuela. En “Maniquí” tres diseñadores venezolanos de diferentes áreas de proyección muestran sus más recientes propuestas como prueba del talento consagrado que surge de este país. En fin, como decíamos anteriormente, han sido diez hermosos años en los que hemos intentado ser una vitrina y un espacio para mostrarles ese país que trabaja con amor, sin mirar para los lados, ni desalentarse con malos pronósticos, sino creyendo firmemente en lo que se puede lograr con una buena dosis de talento y un excelente sentido de oportunidad, orientados a construir la Venezuela que todos queremos. Gonzalo y Mariana

DISTRIBUCIÓN GRATUITA VALENCIA: Guataparo C.C., Country Club de Valencia, Struktura, Centro Italo, Hermandad Gallega, Coffee Market, Hotel Intercontinental, La Patisserie, Giglio, Malina, Paladar, Citrus, Cuccine y Fatua Valencia. CARACAS: Atar Creaciones Culinarias, Catar, Zoco, Aprilis, Antigua, Sala Mendoza, No Pise La Grama, Café Atlantique, Corot, Mitra, Mokambo, Casa Curuba, Zona Verde, Calíope, Atelier Alejandro Ramírez, Atelier Fabiana Kübler, Atelier Roberi Parra, Le Bistrot, Tawa, Come a Casa y Paricia. Le Bistrot, Tawa, Come a Casa y Calíope.


CARACTER

mariana bencomo de peña fotos: memo vogeler [cortesía editorial santillana]

Margarita Zingg

La mujer maravilla Esa calina que cubría a Caracas los primeros meses del año actuaba como una bruma enceguecedora que aupaba la desesperanza y era capaz de internarnos en el tremedal del desconsuelo. La luz era tenue, no se veía casi nada, Venezuela en chamizas, lo poco que atravesaba nuestra mirada: una que otra alucinación inspirada en el pasado, con un presente dudoso y un futuro muy incierto. Finalmente, entre la capa gris que invadía todo, divisamos infinidad de mujeres -bellas como siempre lo ha requerido Venezuela, en su afán de hermosura genética, de mestizaje y de coquetería-, mujeres repetidas en una especie de moda exuberante y tan escandalosa como esta ciudad asustada. Había una necesidad de ver y sentir esa complacencia estética que en muchos momentos definió a este país. Llegan las añoranzas, pero también y justo para las nuevas mujeres sin pasado anhelado, llegan retos que intentan salvarnos de lo vulgar para mostrarnos dónde encontrar lo glamorosa que puede ser la vida. ¿Cómo recuperar el glamour y hasta dónde? Estas cuestiones no parecen tener límites para nuestra sofisticadísima diseñadora venezolana, Margarita Zingg, quien siempre -rociada de esencia de violetas y crecida unos centímetros más por los tacos de Christian Louboutin- ha sido un ícono de la moda, siempre acompañada por una generosidad de comunicar y transmitir a diferentes generaciones de mujeres latinoamericanas, un estilo de vida inspirado en ese yo-no-se-qué llamado glamour. Ese periplo comunicacional basado en la primacía de una estética que tiene razones y concordancias de querer vivir en la belleza, en el equilibrio y en lo justo comenzó a manifestarse con dibujos y colores que esta niña, nacida en el seno de una familia venezolana que combinaba la rigurosidad de las tradiciones con la visión integral que da una apertura al mundo, creaba y recreaba una especie de juego artístico que ahora recuerda como la manifestación más pura de una pasión que más tarde llegaría a ser un estilo de vida. Su incursión en el mundo de la moda se inició cuando funda Bellocotton junto a Hernán Suárez, una propuesta de vanguardia que revolucionó el mercado de la moda en esa Venezuela fulgurante de principios de los ochenta. Su inspiración comunicacional ha sido tan clara que, desde ese momento, su primera

tienda se convirtió en un estudio para estudiantes de diseño de modas y con esto la mujer venezolana entra a una contemporaneidad que se evidencia con un interés de apreciación estética en el arte, la música, el cine y especialmente en la moda. Percibiendo esa evolución femenina que se inspira en la creatividad, Margarita Zingg decide, en 1984, aceptar la licencia que la llevaría a representar las fabricaciones de Christian Dior para Venezuela y esa temporada de auge significó la proyección de nuestro país a nivel internacional, especialmente en los Estados Unidos, Europa y el Medio Oriente. Los años noventa fueron la consolidación de ese talento en la creación, el diseño y la elaboración de una línea clásica de vestidos de novia, capaz de comunicar sofisticación y candidez que luego transmutaría en una firma con su nombre, cual denominación de origen controlado, convirtiéndose en el must de la década. Esa etapa creativa fue característica por la aproximación al detalle en los diseños y el desarrollo de una identidad como mujer latinoamericana que se adentraba en el mundo globalizado del siglo XXI y todo eso lo quiso reflejar en sus creaciones. Guiada eternamente por la inquietud de comunicar, orientar y, ¿por qué no?, ampliar la calidad y estilo de vida de un país que se encuentra en una incesante búsqueda de refinamiento, Margarita ha transitado por etapas muy exclusivas como la de Bellocotton, o la representación de Christian Dior, pero fue a través de la firma que llevaba su nombre cuando incursionó en el auge mediático y masivo que representa el Concurso Miss Venezuela, y allí supo también hacer propuestas relacionadas con ese entendimiento de la mujer venezolana que se transforma, se renueva y se busca a sí misma a través de una estética, si se quiere, sincrética y única. Sin embargo, todos los logros anteriores no fueron suficientes para transmitir la esencia glamorosa que Margarita anhela para el país que la vio nacer. Tras años retirada de la palestra pública, su retorno obedece a ese mismo deseo de “masificar” el buen gusto en una población que a veces pareciera perder la brújula. Por ello, su más reciente propuesta, realizada a cuatro manos junto al periodista Mario Aranaga se llama “Glamour para llevar”,


una hermosa edición, mezcla de moda y comunicación, que pretende dar los consejos de una mejor amiga –bella, admirada y sofisticada- dotada de una contundente información para orientar a la mujer que desee incorporarse en el mundo globalizado, alejada del fatídico neorriquismo petrolero. Esa especie de anecdotario que es capaz de transformar episodios de existencia que permanecen en el recuerdo en una guía para vivir con estilo, inspira a intentar la búsqueda de un glamour que, por muy banal que pueda parecernos, nos reconcilia con el mundo. Así, sin ton ni son, Margarita Zingg, la niña que se quería maquillar desde que tenía diez años, regresa cual Mujer Maravilla, cual Hada Madrina, para resucitar el gusto por la buena vida, sin poderes sobrehumanos, sin varitas, sino con un ejercito de aliados muy glamorosos que, junto a ella y a Mario, prometen lograr el makeover masivo de todo un país a través de un libro de 208 páginas de deslumbrante sofisticación. Y ella, espontánea y generosa como es, seguirá trazando proyectos, realizando sueños, transitando esa búsqueda eterna que es la construcción de un país imaginado solo en los cuentos de hadas. Cuando era pequeña acostumbraba a… “monear” matas, subirme a los árboles, era una manía que tenía. También disfrazaba y pintaba a todo el mundo o agarraba un trapo viejo de mi mama y lo transformaba en un traje. Siempre recuerdo… a mi padre. Cuando cumplí veinte años pensaba que… era la única madre del mundo, a esa edad tuve mi primera hija. Mi padre… un ser maravilloso, la bondad personificada, un hombre integro respetuoso y un ejemplo de vida. Mi madre… tiene 91 años y vive. Sigue siendo una guía para mi, siempre muy divertida y espiritual. Federico fue... mi compañero de vida. Mis hijas… mis tesoros. Venezuela es… mi país. Caracas es… mi ciudad, aunque tengo sentimientos ambivalentes con Caracas. Bellocotón fue… mi comienzo. Hernán Suárez fue... mi maestro. Diseñar ha sido… mi placer. El libro “Glamour para llevar” es... mi bebé. Mario Aranaga es... más que un amigo, un cómplice. Cuando diseño me inspiro en... muchas veces en personas, otras en historias, algunas pienso en la naturaleza y otras en el arte. Solo puedes tener estilo si… te conoces bien. El vintage es… una maravilla, una oportunidad de vestir algo muy bueno, de excelente firma pagando poco. El secreto para saber llevar la ropa es… sentirse cómoda. La mayor diferencia entre un original y una copia es… el original siempre será el original. El primer traje que me enamoró fue… un vestido que desfiló mi mama aquí en Caracas para Balmain en el Country Club, era como un sari. 12


Mis diseñadores de moda favoritos son… todo Chanel -Cocó, su diseñadora original y las actuales creaciones de Karl Lagerfeld-, Gianfranco Ferré, Azzedine Alaïa, Martin Margiela, Carolina Herrera, Oscar de la Renta, Ángel Sánchez, John Galliano, Alexander Mc Queen -el mejor sastre que ha tenido la moda femenina- y una lista interminable que podría pasar horas. En lo primero que me fijo de un traje es… en como está cortado. Guy Meliet fue… mi mentor, mi amigo, un ser humano genial que siempre será recordado. La vida es… bella. La muerte es... segura, todos la tenemos asegurada. La creatividad es… vida. El color negro es... maravilloso. Me gustaría estudiar más sobre… Historia Universal, es mi pasión, aparte de la moda. Me llaman la atención etapas como el Imperio romano, el Ottomano. La fama es... circunstancial. El mayor reconocimiento que puede recibir un diseñador es… que se vendan sus cosas. Nunca he podido aprender a… patinar en hielo. A veces me gustaría volver… a ser niña. Me prohibieron… muy pocas cosas. He sido muy libre. Quizá me prohibieron maquillarme antes de que tuviera 15 años, ¡porque yo quería a los 10! La vanidad es… un mal necesario. Un espejo es... necesarísimo, importante, sobre todo para verse bien. El mal gusto... abunda más que el buen gusto, es más popular. Lo peor que se le puede decir a una mujer es... que es mala madre. Lo mejor consejo que se le puede dar a una mujer es... como aprender a defenderse en la vida. La humildad es… necesaria. Me molesta… la vulgaridad. El estilo es... una manera de vida. Las venezolanas más elegantes que he conocido son... Mimi Guevara de Herrera Uslar, Antonieta Scannone y Beatriz Uzcátegui, cuando las venezolanas eran hiper glamorosas. Lo primero que noto en una persona es... su expresión corporal, su personalidad. Mi mayor orgullo… mis hijas, mis nietos, mi familia. Lo primero que hago al levantarme es… darle gracias a Dios por el nuevo día. Lo último que hago en el día es… darle gracias a Dios. El dinero es… necesario. Todos mis perfumes tienen que tener... depende del clima. Me encanta el olor de las violetas y siempre he usado “Violetta” de Penhalingon’s; si estoy en clima frío, opto por las flores blancas de “Fracas” de Robert Piguet; y de día, la frescura mediterránea del Agua de Colonia de Santa Maria Novella. Nunca salgo de casa sin llevar… mi Blackberry... mi BB... (risas) De los cinco sentidos me inclino por… la vista.


El sitio que más impacto me ha causado es... varios. Por su belleza natural, Canaima y por la maravilla de ser ejecutada por el hombre, el templo Angkor Wat en Cambodia. Ahorita estoy leyendo… “Una nueva tierra” del alemán Eckhart Tolle y también “Los hombres que odiaban las mujeres” de la serie Millenium escrita por Stieg Larsson. La película que no olvidaré... son todas aquellas donde esté Meryl Streep, una gran actriz... quizá “La decisión de Sophie” ha sido la que más me ha impactado de ella. Nunca visitaría… los sitios donde hayan existido campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. A Venezuela le sobran… las personas que no quieren que nuestro país crezca de buena manera. A Venezuela le falta… orden, disciplina y progreso, como la bandera de Brasil, pero más que todo, educación. Si vuelvo a nacer, me gustaría… nacer yo misma, pero con la experiencia de ahora. La envidia es... negativa. Nunca es tarde para... aprender. Cuando enciendo el televisor me gusta ver... algo que me divierta. Me deprime... la miseria humana. Me emocionan... la naturaleza. Me encanta estar en contacto con la naturaleza, mi espíritu se enaltece con su espectáculo diario. También me emocionan los éxitos de mis seres queridos. Gracias a Dios, no he perdido la capacidad de asombrarme positivamente, por eso, me emocionan muchas cosas. 14

El gran artista de la historia de la humanidad... como escultores, Michelangelo y Fidias; como pintores, estoy entre Goya y Picasso. Nunca me atrevería a… eso si es difícil, porque yo soy muy atrevida. Puedo escuchar mil veces... Beethoven, no algo en especial, sino todo Beethoven. El soundtrack de mi vida incluiría… La Quinta o la Novena Sinfonía de Beethoven. Ahorita me gustaría comprarme unos zapatos de… muy snob, Christian Louboutin (risas). Me gusta… René Scull. Me da miedo… lo que pueda pasar en Venezuela. Sueño con… un mundo más pacifico. Rezo por... mi familia y mis amigos. La cualidad más importante que debe tener una persona es... su integridad. Me considero una persona… alegre. Todos deberíamos aprender... a ser mejores. Si un genio me concediera tres deseos, serían… ver el planeta donde vivimos libre del problema ambiental, en paz y armonía; tener la Venezuela con que yo sueño y la erradicación total de la pobreza en el mundo. Si escribiera una autobiografía, llevaría por título… “Confieso que he vivido”, me lo copio de Neruda. Si me levantara un día y no hubiera leyes en el mundo... me volvería a acostar porque no me gusta la anarquía. Si me defino con una palabra, diría que soy... Noble de espíritu.


CARACTER

carlos flores león-márquez fotos: natalia brand

Mario Aranaga

El ángel viste de Prada La primera vez que vi a Mario – quiero decir, la primera vez que lo vi en persona– fue una mañana de noviembre muy soleada de 2006. Sentado en un puff oscuro de la Galería Freites de Las Mercedes, y agudizando los rayos equis que tiene por ojos, miraba las quince modelos que desfilaban el retorno de Alberto de Castro a la pasarela nacional. Recuerdo que llevaba un jean con (el ahora muy de moda) efecto lejía, T-shirt blanca, varias pulseras, un doctor bag color caramelo y usaba el cabello largo, rizado, ya cano para esos días. Mi memoria, que se vuelve más implacable conforme pasan los años, no estaba del todo feroz para entonces, por lo que creí estar frente a una celebridad de ésas que, aunque no se sobreexponen, son celebridad por naturaleza. Recordaba haber visto su rostro en algún sociales, en alguna columna fija, en algún fashion blog cotizado, o en un programa de farándula internacional. No sé por qué el nombre de Tim Blanks cruzó por mi mente si la criatura risueña y simpática que tenía al frente gozaba de una delgadez que enaltecía su rostro, y si la mitad superior de su cuerpo (antes de que empezara el desfile) bajaba y subía en los intervalos cuando tomaba aire para la carcajada siguiente, última que él aplacaba con sus propias manos. Ése no podía ser Mr. Blank, el circunspecto, el americanamente flemático del programa “Fashion Files”. Éste otro también era un hombre elocuente, civilizado, florido, de una dicción sin errores, que podría vestir bien el frac, que era grato a las señoras, pero en torno suyo se dibujaba una aureola de cálida felicidad que lo acercaba a la tropicalización más chic –una de sus palabras preferidas– que se podía desear. Y no era que aquella jabalina de risas le ayudaba a apurar los instantes, apurar todos los placeres para llegar a la meta final que podría ser el convertirse en una máquina de agradar, sino

que realmente efervescía dentro suyo el champán del gozo, que es el más lujoso de todos los dones humanos. Luego me distraje saludando, agradeciéndole a Alberto por haberme invitado, felicitándolo por esa “Ida y vuelta” tan soberbia –como tituló inteligentemente la colección–, propinándole cariños a las damas que tuvieron a gala asistir bellamente vestidas y, en menos de lo que dura una exhalación, ya el señor de los rizos y las risas, el señor de la revista Estampas, el Mario Aranaga contorsionista, había desaparecido, dejando a su paso el solo eco de su perfume unisex creado por Comme des Garçons. El hecho es que desde entonces le profesé un (secreto) capital de respeto dentro de mi formación como editor, por lo que consentí traerlo a la esquina de estas páginas –a propósito de su primer libro “Glamour para llevar”, mismo que firma junto con la adorada Margarita Zingg– como una muestra fehaciente de ello. Pero también por constituir un modelo vivo de la Venezuela que queremos, motor editorial del número que sostiene entre sus manos. Así, e incluso siendo el menor de sus hermanos, creciendo como el consentido de la casa, y confeso heredero de “una infancia tranquila y feliz”, no recuerda anécdota alguna que nos haga pensar en que siempre tuvo desde niño vocación por y para la moda. “Antes los niños no se imponían –dice juntando las pestañas y con un gesto de noble resignación– ni en la ropa que te compraban ni en cómo te cortaban el pelo”. Y quizá tampoco en los hábitos de alimentación que dictan la sensatez y la estética. “Yo fui un adolescente gordo, así que te podrás imaginar que no fue una etapa muy divertida”. Carcajada mediante, repasa los valores familiares sosteniendo que todos influenciaron su sensibilidad por las formas, puesto que sus referencias siempre fueron de respeto, honestidad, sentido común, y eso, afirma, está


directamente conectado con la apreciación de la belleza y el gusto por las armonías. “Mi mamá es una mujer coqueta, impecable, que adora los collares y los perfumes. Su personalísimo estilo marcó de manera definitiva mi gusto por la moda”, blasona como quien da con la pieza más poderosa del rompecabezas personal. Sin embargo, casi todo en él es de una modestia envidiable, al punto que cuando le digo que su carrera empezó con esplendores en las aulas de Comunicación Social de la UCAB, y que luego desembocó en ese éxito editorial llamado Estampas (herencia en vida de Patricia Guzmán, su radiante mentora), comprime los labios en una mueca muy suya, y cierra los ojos para negarse. “Que generoso con tus palabras. Creo que mi desarrollo profesional ha sido interesante, y estoy contento con los resultados y la experiencia, pero quiero seguir aprendiendo”. Luego me dice que prefiere que su éxito sea una categoría que los hechos y los otros certifiquen; que de todos los outfits que atesora con fervor, son los bolsos aquellos que cuida y disfruta con esmero; que el “New Look” de Christian Dior es su movimiento mundial de la moda favorito; que por obra de vida, como legado para el país, le gustaría crear una especie de organización que fomentase la formación y promoción de la moda y la imagen, con actividades todo el año y con una sede especial, bien diseñada y completamente equipada; y que en un ejercicio de visión a mediano o largo plazo, le encantaría ser editor de una revista especializada en moda, con mucho presupuesto y un equipo extraordinario. “Como caraqueño y venezolano quiero, como las misses, un poquito de PAZ”. Definitivamente estaba equivocado: este ejemplar humano no podía ser mi venerado señor Blank. Y sí, ambos son encantadores, amables, dulces, distinguidos, de una educación perfecta. Ambos tienen el cabello cano y estudian la moda. Pero Mario, y no por delgado, y tampoco porque él mismo lo sepa, está alimentado por los ángeles. Allí el secreto de la guirnalda de luz que nimbaba su rostro aquella tarde del desfile, y de lo que otros menos ilustrados han considerado lo suyo como una reedición de la imagen más conocida de Dorian Gray que vivió toda su vida editándose, apegado al placer, en vez de aquel quien –en un párrafo crucial dentro de toda la novela, bastante desestimado por los literatos– “en lo íntimo de su corazón deseaba ser algo más que un simple arbiter elegantiarum, consultado sobre la moda de una joya, el nudo de una corbata o el manejo de un bastón. Trataba de elaborar algún nuevo esquema de vida que tuviera su filosofía razonada y sus principios ordenados, y encontrase en la espiritualización de los sentidos su más alta realización”. Cuando era pequeño acostumbraba a… ver la serie “Perdidos en el espacio”. Siempre recuerdo… mis piñatas. Cuando cumplí veinte años pensaba que… mi futuro no estaba muy claro. Siempre me ha gustado… la playa. 16


Mi padre… un apoyo. Mi madre… todo lo bonito de la vida. Mi abuela… pura fortaleza. Venezuela es… un bello país. Caracas es… mi casa y la de mis amigos. París es… mi ciudad favorita. El mundo es... enorme y diverso. El periodismo es… un gran compromiso. La crítica de moda es… delicada. Pararme a dirigir una revista es… un sueño cumplido. Siento que soy una de las pocas personas que… yo no siento que soy único. El primer número impreso que edité fue… una sensación chévere. La última revista que me impactó se llama… V MAGAZINE. Hacer periodismo en Latinoamérica significa… una aventura. Entre una Mac y una máquina de escribir, prefiero… una Mac. La vida es… una maravilla. La creatividad es… infinita. El volumen en la moda es… un buen recurso. Me gustaría estudiar más sobre… fotografía. La fama es... sabrosa. Me inspiran… las cosas bien hechas. El mayor premio que uno puede recibir es... la libertad creativa. Nunca he podido aprender a… resolver problemas de mecánica. A veces me gustaría volver hacia atrás para… disfrutar más de ciertas cosas. Me prohibieron… una vez, usar zapatos sin medias. La vanidad es… una pendejada. Un espejo es... una necesidad. La soberbia supone... poca inteligencia. La humildad significa… astucia. Me molesta… la mala educación. En lo primero que me fijo de un outfit es… en los zapatos. Al consumidor venezolano le gusta… el brillo. El público venezolano se diferencia de otros por... su entusiasmo. La industria de la moda latinoamericana es particular por... sus tiempos. Lo primero que noto en una persona es... su mirada. La revista que me gustaría dirigir sería… Vogue París. Mi mayor orgullo es... mi trabajo. Los diseñadores de moda contemporáneos que más admiro son... Olivier Theyskens, Alber Elbaz y Tomas Maier. Lo primero que hago al levantarme es… estirarme. Lo último que hago en el día es… leer. El dinero es… muy necesario. La mayor satisfacción que puede tener un editor de revistas es… que la gente la lea. Un reclamo es… doblemente bueno, si es oportuno.


Nunca salgo de casa sin llevar… alguna pulsera. De los cinco sentidos me inclino por… la vista. El sitio que más impacto me ha causado es... el palacio de Topkapi en Estambul. Ahorita estoy leyendo… la selección de crónicas de la revista colombiana SOHO. La película que no olvidaré es... Great expectations de Alfonzo Cuarón. Nunca visitaría… no me gusta la palabra nunca. Moriría feliz… durmiendo. A Venezuela le sobra… buena gente. A Venezuela le falta… mucho trabajo. Creo en... en el empeño de la gente. Echaría a la basura… la mala energía. Si vuelvo a nacer me gustaría… tener los ojos azules. La envidia es... un gran peso. La muerte es… inevitable. Nunca es tarde para... ser agradecidos. Cuando enciendo el televisor me gusta ver... depende, veo casi de todo. Me deprime... la vulgaridad. Me emociona... la belleza. El mayor modista de la historia venezolana es... uyuyuyyy. El gran modista de la historia de la humanidad es... Yves Saint-Laurent. Nunca me atrevería a… decir nunca. Puedo escuchar mil veces... la canción “Suspicius minds”. El soundtrack de mi vida incluiría… desde Javier Solís hasta Lady Gaga. Me gustaría tener un traje diseñado por…Thom Browne. Nunca vacilaría en… reírme de mí mismo. Me gusta… la gente con detalles. Me da miedo… enfermarme. Sueño con… un viaje de súper lujo. Rezo por... la salud de los que quiero. La cualidad más importante que debe tener una persona es... el compromiso. Pienso que mi sueño en la vida es… un lugar frente al mar. Me considero una persona… afortunada. Para alcanzar la Venezuela que queremos hay que… hacer muchos sacrificios. Todos deberíamos aprender... a ser tolerantes. Si un genio me concediera tres deseos, serían… salud, dinero y otro genio. Si escribiera una autobiografía, llevaría por título... “Tienes que leer esto”. Si me levantara un día y no hubiera leyes en el mundo... me uniría al caos. Si me defino con una palabra, diría que soy... observador. 18


el objeto de mi AFECTO sari v2.1. Vestido “New Delhi” de Laura Plenzik y miniclutch Patricia Pérez

boca chic Franela Ushuva, falda AR_ound by Alejandro Ramírez y sobre “Chic” de L’Afons

imperio ottomano Collar de Marisela Mendoza

pulsera musical toque final

Pen drive con música de “EA”

Brazalete “Paracoto” de JungleChick

corazón primaveral

anti secretos

Franela Ushuva, leggin Candy&Roll y sobre “Chic” de L’Afons

Panties de “Lily’s Scandals”

porcelana emotiva

fatua VALENCIA

Anillo y taza de Gabriela Brazao

pies exoticos Sandalias Marro

onda espiritual Collar “Japa colors” de AdriTo

collage creativo Portalápices y brazalete de Verde Contino


METROPOLIS

22


prêt-à- PORTER

carlos flores león-márquez retrato: francisco gómez gasperi

Colección “Neptuna” de Oscar Carvallo

La nueva identidad En abril próximo pasado volvía a la memoria colectiva el recuerdo de los caraqueños que consumaron un hecho sin antecedentes en tiempos de la Colonia: constituir con éxito una junta para gobernarse de manera autónoma, fraguada y autenticada en la ya famosa Firma del Acta de Independencia de 1810. Pues en ese marco rimbombante de la Venezuela del bicentenario –esto sin caer en los charcos de tinta china que la política actual se empeña en horadar como una trampa caza bobos– fue que sentimos el deseo de revisar a vuelapluma el nuevo sistema de símbolos que se ha estado consumando (de forma paralela, que no clandestina) al calor de un país pensado, gerenciado y construido en positivo. Simbología en que, por suerte, han prevalecido fuerzas culturales muy arraigadas en lo estético a la manera de quien comienza el levantamiento de un nuevo ideal a partir del cambio de su rostro más visible. ¿Comunicación de resistencia? Quién sabe. Lo cierto es que en esta expresión esteta de un proceso de identidad en formación, merecen especial atención las veredas que la misma moda abre en nuestros días: los pululantes mercados de diseño han tomado pausa, y de sus entrañas han brotado y permanecido a flote los creadores verdaderamente buenos; mientras que los dos únicos ateliers venerables del país continúan brillando con dignidad (Alberto de Castro como un atinado, sensible emperador vitalicio y el team valiente de Durant&Diego que se cuece a lo Maison Martin Margiela con la reciente salida de su directora creativa); aunque también valdrá la pena poner la lupa sobre los queridos Laili Lau y Roberi Parra quienes, dormidos en los laureles de su talento, les tocará hacerle frente a un Juan Ignacio Ormeño que cose (casi en silencio y con un discurso menos urbano) los kilómetros de su futuro; o el caso Louis Vuitton que se marchó hace poco del país en contraposición a (esa eminencia llamada) Oscar Carvallo quien regresa a la patria con los bríos de siempre,

la creatividad en dosis apabullantes y la apertura de un nuevo atelier que se suma a la trilogía del dedal de platino caraqueño. ¿Qué cómo lo hace? Sin abandonar París y con una flamante colección veraniega titulada “Neptuna”, cuya inspiración brota de “cuerpos orgánicos marinos como las medusas, peces y langostas; en sus suaves movimientos oceánicos, generando un efecto óptico que se transmuta en escamas, rayas y ondas simétricas”. De ahí que las fotografías a continuación trabajen el concepto de la multiplicación infinita, las otras caras del yo, como el reflejo del pez en la pecera. O, ya en nuestras palabras, la consagración de la identidad que, desde dentro, hemos querido y hemos logrado ya frente al espejo. Así, y ambientada en su buhardilla parisina de arquitectura Haussmann, la imagen de la colección forma un aire de misterio que recuerda un mar nocturno al estilo Hitchcock. Para esto, se vale de la contraposición (leitmotiv de toda “Neptuna”), en que los cortes están divididos en dos grupos: los fluidos, en sedas multicolores con inclusión de metálicos, espejos y ornamentos de grandes anémonas –suerte de “momento” del traje–, cuyo conjunto aporta la imagen de alguien fuerte, femenina y misteriosa; o los rígidos e imperiales, que proyectan la estampa de una mujer poderosa, versión femenina del rey Neptuno… todas en onda con el potente genio creativo de un coterráneo nuestro que pareciera venir a traernos un bálsamo a los ojos y el corazón. Bien mirado, el futuro no deja de enviarnos sus heraldos, y en esa correspondencia tan bien “aspectada” nos recuerda la misión que tenemos de rehabilitar en nuestros confines una epopeya íntima que, como el plateado de estos trajes de Oscar, brille arriba como las siete estrellas que siempre iluminaron nuestros pasos para que muy pronto esta nueva independencia en ciernes pase a formar parte de una historia diferente que describirá el hecho como la expresión de un destino manifiesto.

Fotografía: Gérald Le Van-Chau [Geraldlevanchau.com] / Dirección creativa: Oscar Carvallo y Gérald Le Van-Chau / Modelo: Hanna Paat @ Ford Models / Maquillaje y cabellos: Muriel Vancauwen / Producción: Satellite my love y Alain Dib / Vestuario: Oscar Carvallo [Oscarcarvallo.com] / Coordenadas del nuevo atelier en Caracas: Av. San Felipe, entre 4ta. y 5ta. transversal de La Castellana, Qta. Rebk. [0212.2639640] / Agradecimientos: Franca Messina y Carolina Stone de Herrera


METROPOLIS

carlos flores león-márquez

Cinco espacios, una visión de país

Territorios de lo posible

Hay un nuevo vigor en la capitalización de la esperanza venezolana. Pareciera que los huracanes del autoritarismo nos han traído una mudanza de ánimo, de estilo y de curiosidad que nos ha impulsado a instalar trincheras al resguardo de nuestros planes. Nadie que se diga inteligente –o astuto, cuando menos– pondrá en duda la factibilidad del adagio aquel en que durante tiempos de crisis sólo triunfan los persistentes. Porque si bien es cierto que no hay un sistema contralor, digno, competente que garantice la salubridad de tal o cual inversión en estos veintitantos estados del país, y que mucho menos se compromete a ofrecer las condiciones mínimas para lograr el retorno de este capital, varios son los que se han arriesgado, confiado y cantado victoria. Hay un nuevo vigor en la capitalización de la esperanza venezolana. Numerosos son los casos en que abortando el (ya pasado de moda) culto al héroe, y renegando del gen histórico del paternalismo por uno más renovado, en onda con la autonomía de principios y ganas, traen noticias de triunfo. Es más, esa amenaza de la tragedia súbita e inesperada que se asoma recurrentemente en todas las conversaciones no ha hecho mella en la articulación de cada proyecto. Hay un nuevo vigor en la capitalización de la esperanza venezolana. Para enriquecer nuestra enciclopedia, valdría el gusto aclarar que la patria toda ha despertado de

un sueño profundo en que no había monstruos ni ángeles; apenas unas criaturas grises y anodinas que fueron electas por voluntad popular para administrar nuestras riquezas y pobrezas, pero que nunca, y gracias al unánime estado soporífero, fueron objeto de una evaluación puntillosa. De modo que, y sin caer en la postura de Antanas Mockus con aquello de que nuestro gobierno actual ha sacado al continente de la monotonía política en que se encontraba, eso sería lo único que pudiera agradecérsele al extravagante sistema de turno. Hay un nuevo vigor en la capitalización de la esperanza venezolana. Lo demás es el breve capítulo de esta historia: la de muchos coterráneos que le han sacado partido a palabras como crisis, represión, inestabilidad, control cambiario, socialismo del siglo veintiuno, burguesía apátrida, más un largo etcétera conmovedor, para demostrar lo contrario y abrir las veredas de un país nuevo que poco a poco se va construyendo sobre estatutos de dignidad, unidad, descentralización, buen gusto, temple, arrojo… en pos de eso que llamamos progreso. Así que muchos son los sitios que verán al cruzar la esquina de estas páginas, e infinitas las oportunidades que notarán avecinarse tras el deseo de que abunden otros como ellos. Hay un nuevo vigor en la capitalización de la esperanza venezolana.

Producción Caracas: Carlos Flores León-Márquez / Fotos: Natalia Brand [nataliabrand.net] Producción Valencia: Ignacio Alen Blanco / Fotos: Carlos Fouguet [carlosfouguet.com] 34


carlos flores león-márquez foto: natalia brand

Tres maravillas (en cerebro, cuerpo y potencia) conforman el bastón directivo que acciona los resortes vitales de esta nueva tienda-galería, instalada en ese trofeo cultural para Caracas llamado Centro de Arte Los Galpones. Tres nombres que al solo instante de pronunciarlos acude la imagen de un heraldo pronosticador de la sensibilidad y del éxito: Isabella Reyna, Miguel Ángel Becerra y Adriana Meneses. Porque si los dos primeros aglutinan, respectivamente, una resma completa de gestiones impecables al frente del derecho y la promoción artística, el tercero es un puente de oro extendido entre la rivera del periodismo más aclamado y el borde triunfal del arte contemporáneo en Venezuela. Porque, vamos, Adriana no estudió únicamente Comunicación Social en la UCAB y se hizo de un postgrado en Administración de Arte sin fines de lucro en la Universidad de Drexel, Filadelfia; tampoco podríamos resumir su trayectoria en haber sido la directora del Museo Jacobo Borges porque, sencillamente, Adriana movilizó desde sus fueros iniciales la producción de conocimiento por un país de primer mundo. Detalle conmovedor: su papá era Guillermo Meneses, el escritor, el político, el diplomático, el notable; y su segundo apellido es Imber, es decir, que es hija de (la reina) Sofía, la emperadora del MACSI, así que cualquier otra medalla quedaría opacada frente a tamaño pedigrí. Pero volvamos a G7. Volvamos a esa propuesta en que el arte no conoce de fronteras y en la que, como la democracia curatorial de los países vanguardistas, todo cabe y todo vale. “La idea nace del deseo de nosotros tres –dirá la heredera– de crear un nuevo lugar para las artes. Pensamos que era importante no sólo contar con un espacio de

G7

exhibición, sino con una sala donde mostrar objetos de todo tipo (funcionales o no), diseñados por artistas y con precios solidarios. Lo peculiar de G7 radica en que estamos, con respecto a otras galerías, abiertos a diversas tendencias porque no sólo exponemos arte contemporáneo, sino que podemos pasar de una muestra de arte abstracto de los cincuenta y sesenta a una colectiva de arte popular”. De allí que sostenga que el único requisito se cifrará en que la obra sea interesante y de calidad para luego ofrecer, ya como clave frente al feroz ambiente económico del momento, estas piezas de excelente factura a precios muy atractivos. “Creo que el hecho de hacer una inversión tanto para la remodelación y apertura de G7, como para cada exposición, es una demostración de optimismo y deseo de superar las dificultades”, sentenciará luego de cuestionada sobre si su tienda-galería representa un ejemplo de las tácticas por cultivar las esperanzas de una nueva Venezuela. Por eso sueña con que cada vez tengamos nuevos espacios y posibilidades para los maravillosos creadores que tenemos en el país y para ese público ansioso de ver y participar en diversas actividades culturales. Está claro: la maternidad que le dio vida no se conformó con el parecido físico, sino que aspiró a dejar impreso en ella el carácter, y la tarea –para dicha nacional– fue cumplida con absoluto éxito. Dirección: Av. Ávila con 8va transversal de Los Chorros, Centro de Arte Los Galpones - Periférico Caracas. Galpón 7. / Teléfono: 0212. 2854394


Kalathos

Ellos ya lo habían anunciado: su antigua Librería Las Musas se mudaría de las lejanas montañas de El Peñón, y abriría tienda aparte –con nombre nuevo– en las posesiones de esa deliciosa hacienda metropolitana que es Los Chorros, exactamente en el muy branché Centro de Arte Los Galpones. Ante lo que David Malavé, médico por academia y albacea literario por pasión, blasonará: “La idea era hacer algo parecido a lo que veíamos en Buenos Aires, la costa Oeste de Estados Unidos, París, Madrid… librerías con un ambiente acogedor, que te hacían sentir en la sala de tu casa, y permitían, de paso, saborear un buen café, un té o una torta. Pensamos que mientras mas cómodo se encontrara el cliente, más tiempo pasaría en el establecimiento, incluso por el mayor contacto que tendría con el libro hasta enamorarse del mismo. Por otra parte, estábamos seguros de que las librerías no sólo deben ofrecer libros, sino espacios para la creación, para escuchar poesía, para ver teatro, escuchar conciertos. Un lugar vivo y no anaqueles con libros”. Para esta proeza lo acompañaron sus compañeros de fórmula Luis Pestana y Artemis Nader, esposa y aliada número uno suya. Pero también una estricta selección de publicaciones de buena literatura, poesía, novela, ensayo, actualidad política, arte, diseño, moda… todas cuanto han logrado mantener una clientela cautiva, siempre ávida por las novedades que aterrizan en el galpón número 36

carlos flores león-márquez fotos: natalia brand

once de Periférico Caracas. ¿Qué la diferencia de otras librerías similares y qué la asemeja? “Nos diferencia la locación tan exclusiva que da Los Galpones, con sus jardines, sus caminerías. El diseño interior, que es único, conceptualizado por Artemis Nader, Winter Nader y Rodrigo Gabaldón. Los muebles, que son antigüedades adquiridas por Bárbara Botto de Pestana. Nos asemeja la pasión por un negocio quijotesco que es promover la lectura”. Ya en la lides de la Venezuela que queremos, combustible de este número cuarentiseis que sostiene entre sus manos, nos dirá David, con su afable rostro de pleno remanso, que Kalathos no sólo es una librería y un café, sino también un espacio para la voz y las ideas de todos los creadores, sin discriminaciones ni sectarismos. “Se ha convertido en un espacio de intercambio cultural”. ¿De sus sueños para el mundo de la literatura en el país? “Lo que está pasando con la pléyade de nuevos narradores y poetas que parecen surgir como manantiales en toda la geografía nacional. Qué cada vez mas jóvenes tomen papel y pluma, y hagan de Venezuela una referencia humana, una nación conocida por su creatividad y no por la violencia”. Qué los ángeles, las musas, los dioses, o quienes tengan el poder de las sentencias, digan amén, y que este nuevo crisol de la literatura mundial se convierta –como su significado etimológico– en profundísimo vaso de contenido cultural para todo el país.


Dirección: Av. Ávila con 8va. transversal de Los Chorros, Centro de Arte Los Galpones - Periférico Caracas. Galpón 11 Teléfonos: 0212. 6605658 - 2852820


Arquetipo

“Carlos, ¿cómo estás? Es Marva. Ya estoy en Caracas. ¿Te parece si almorzamos el miércoles? Nos acompañaría mi amiga ‘la Pucha’ Villegas, así que nos vemos en su tienda a las doce o’clock; pero con puntualidad londinense, no caraqueña, que quede claro. Besos. Ciao, ciao, ciao”. Así, sin pausas ni coordenadas, y sin esperar muchos comentarios ni pareceres, llamó y dispuso Marva Griffin –la ama y señora del Salón Satélite de Milán– nuestro encuentro en ese baluarte del diseño mundial que es Arquetipo, instalado en pleno corazón de Las Mercedes, regentado con esplendores por Luisa Villegas. Y si bien aquella era mi segunda o tercera visita en las heredades de esta diseñadora de joyas, amén de erudita del industrial design, confieso que me sentí (con la voz de Marva aprobando en su recorrido cada centímetro del espacio a dos pisos) como si fuera la primera vez. Pero no porque yo hubiera puesto en duda mi propio criterio, sino porque escasamente había visto a esta exigente venezolana tan entusiasmada con lo que veía a su paso. Sin embargo, dejemos la anécdota a un lado, y veamos qué 38

carlos flores león-márquez fotos: natalia brand

puede contarnos “la Pucha” sobre esta propuesta que ya supera dos décadas de feliz existencia. “Arquetipo nace en Caracas en 1989 tras la idea de un grupo de jóvenes profesionales, en el área de arquitectura, diseño e ingeniería, de establecer un espacio donde se pudiera reunir lo mejor en objetos utilitarios y mobiliario de diseño, entendido en piezas que tienen un equilibrio entre la funcionalidad, la estética, la calidad y el precio”. ¿Sobre las diferencias entre ésta y otra tienda similar? No varias, sino una: su concepto. Puesto que, como ella misma explica, no es una mueblería, ni tampoco una tienda de artículos para el hogar: es diseño industrial expresado de forma estética, funcional y con alta calidad. No de gratis es la única que comercializa lo último de los Hermanos Campana, Bernini, Alessi, más una lista tan lujosa que haría temblar estas páginas. Lo que me lleva a cuestionarla acerca de sus próximas estrategias de cara a las medidas económicas impuestas últimamente por el gobierno nacional, y a lo que espetará con una sonrisa no de cinismo sino de seguridad en sí misma: “Bueno, creo que


en este sentido funciona igual para todos los venezolanos. Debemos ser más precavidos en la selección e inversión de objetos y piezas para nuestros espacios. Ya no funciona el consabido ‘mientras tanto’. Todo debería ser con un sentido permanente, de allí que la selección deba ser más cuidadosa. Repito, Arquetipo es el producto de jóvenes profesionales que no solamente creen en su país, sino que están preparados para superar esta crisis y seguir adelante”. Hace una pausa, y completa: “Sueño con ver a Venezuela en un panorama similar al que se dibuja en Brasil, cuyos talentos sobresalen en diseño de modas, en diseño industrial. Puede que aún no sean muy destacados en todas estas áreas, pero están sonando en cada rincón del planeta Tierra. Así quiero ver a mi país. ¡Tenemos talento de sobra!”. Dirección: Calle Orinoco, Qta. Chey, Las Mercedes. Caracas, Venezuela. Teléfonos: 0212. 9926823 - 9933350


Fundación Festival del Cabriales

ignacio alen foto: carlos fouguet [www.carlosfouguet.com] “No hay posibilidad de una sociedad de avanzada, si no hay una política cultural de avanzada. Tampoco hay posibilidad de una sociedad próspera desde el punto de vista económico, si esto no se sustenta en una fortaleza espiritual. Esta es una lección de la historia que debemos tomar en cuenta, sobre todo en un momento en el que es urgente la necesidad de que Venezuela sea una sociedad contemporánea, y que no se reproduzca la vieja profecía del fracaso, según la cual nuestro país entró con años de retraso al siglo XX”. Con esta esperanza y a su vez con este compromiso, el presidente de la Fundación Festival del Cabriales, Simón García, exalta la importancia de los programas culturales que desde 1992 emprende la institución que dirige, con el patrocinio del Gobierno de Carabobo, para el sano desarrollo espiritual de la sociedad carabobeña; su práctica estelar, es sin duda la serie de conciertos que, a pesar de haberse obviado en años anteriores, ha retomado su puesto como cita obligada de los cultores de la buena música en la concha acústica del querido Parque Fernando Peñalver, en el que han participado, entre varios, la Orquesta Sinfónica de Carabobo y la Sinfónica Juvenil de Carabobo. A ese encantador edén, que se mezcla con el Parque Negra Hipólita, se le ha sumado otro atractivo que es el Museo a Cielo Abierto, que actualmente comprende reproducciones en gran formato de obras representativas del artista Oswaldo Vigas, más dos esculturas, tras haber exhibido copias ampliadas de las 14 piezas ganadoras del Salón Cabriales, desde su creación en 1991; con la XV edición de la convocatoria, concentrada en la Pintura Figurativa, se han reactivado las áreas expositivas de la fundación dentro del parque. García continúa explicando que “nuestras actividades consisten en alimentar el espíritu, en poder tocar la fibra de sensibilidad, de imaginación, inventiva y creación de futuro que existe latente en cada ciudadano de los distintos estratos sociales, y sobre todo, en los niños”. En este sentido, tienen actividades para desarrollar capacidades de apreciación y valoración estética en grupos escolares, con lo que buscan estimular sus capacidades de invención y creatividad. Con la recuperación y conquista de espacios públicos en las comunidades, están claros en la necesidad de reunir la voluntad y la participación de la gente con el norte de que participen en la elaboración de sus propias pautas culturales, y por ende, en el mejoramiento de su entorno de calidad de vida. “Si este entorno no es mejorado como parte de la comprensión y del esfuerzo de los propios ciudadanos”, asegura García, “entonces será más difícil conquistar una ciudad que se parezca a los sueños de porvenir que tiene la mayoría de los venezolanos”. Web: www.fundacioncabriales.org.ve Email: fundacioncabriales@gmail.com

40


ignacio alen foto: carlos fouguet [www.carlosfouguet.com] Entre las inmensas posibilidades creativas del cine, se encuentra la de adelantarse a su época basándose en argumentos meramente hipotéticos. Desde Viaje a la luna de Georges Méliès (1902) hasta El Origen de Christopher Nolan (próxima a estrenarse), directores, guionistas, interpretes, y todos los involucrados en una producción cinematográfica nos han hecho soñar con la ciudad del futuro, la tierra prometida, muchas veces marcando una pauta que encamina esfuerzos de orden tecnológico, estético, de todo tipo, que 30, 40, o 50 años antes hubiésemos tachado de “imposibles”. Esa capacidad de encapsular una gran idea en noventa minutos o más, y de generar cambios palpables a medida que transcurre el tiempo, es sólo uno de los varios aspectos que respaldan al séptimo arte, como una de las manifestaciones más preciadas de la sociedad contemporánea de cara al futuro. Pero, seamos francos: la meca hollywoodense ha colocado muchísimo presupuesto en hacernos reír un rato y llorar otro tanto, y entre tanta superproducción, llena de efectos especiales e historias para nada memorables, el organismo (de algunos) reclama un respiro para oxigenar la sensibilidad plástica más fina, con una dosis de cine independiente, cerebral, sin pretensiones superfluas, y que concentre la atención del fondo argumental. Así, salas de cine que se enfocan en las propuestas de peso artístico, devienen en una suerte de centros de inspiración y reflexión, que en Valencia consiguen un fiel representante –de los poquísimos que existen en el país- en el Cine Arte Patio Trigal, de la Fundación para el Fomento de la Cultura Cinematográfica de la Universidad de Carabobo (Fundacine UC); su presidente actual, Rafael Roversi, defiende la labor de la institución al indicar que “el valor agregado que consiguen los cinéfilos en nuestra sala, es que saben que conseguirán una película de calidad, que está pasada por un filtro que garantiza su valía como actividad cinematográfica”. Luego de una trascendente labor realizada durante 18 años por Daniel Labarca, su fundador y gran conocedor del buen cine, Roversi recuenta que la respuesta del público en estos 20 años de funcionamiento de la sala ha sido más que satisfactoria, caracterizándose por tener un perfil adulto contemporáneo que no sólo se mantiene expectante a ofertas que toman distancia de las los cines comerciales, sino que también está alerta a programas como los que trae el Festival de Cine Francés, que llega a la capital carabobeña gracias a la relación que mantienen con la Alianza Francesa y el Circuito Gran Cine; los proyectos, en este sentido, están encaminados a llenar sus 260 butacas con más ciclos como el de Cine Español, así como otros enfocados en la producción italiana y mexicana, dándole continuidad al espíritu con el que Daniel Labarca, junto a un grupo de notables valencianos amantes del cine, plantearon al fundar esta institución: dotar a la sociedad valenciana de elementos necesarios para su crecimiento intelectual, dándole un aliento al espíritu y un deleite a la vista. Dirección: Urbanización Trigal Norte, C.C. Patio Trigal, Local 600. Valencia, Venezuela / Teléfonos: 8251384 (oficina) 8425438 (sala) Email: fundacine@uc.edu.ve / Web: www.uc.edu.ve/fundacine

Fundacine UC


2001 odisea del ESPACIO

ignacio alen foto: cortesía de El Carabobeño

Salón Malaussena de Arquitectura y Urbanismo

Cuando el futuro nos alcance “La vitrina que exhibe las nuevas tendencias de la arquitectura en Venezuela”, como define Esteban Simonetti, director del CCEAS, a la Bienal Malaussena de Arquitectura y Urbanismo tuvo su primera edición en 1997, únicamente para profesionales carabobeños y obras ejecutadas en Valencia, pero en enero de 1999, a través de un convenio con el Colegio de Arquitectos de Venezuela y el Museo de Bellas Artes, el encuentro se convirtió en una bienal de alcance nacional, que hoy premia 11 categorías, entre proyectos de diseño arquitectónico, paisajismo, sistemas estructurales metálicos, arquitectura interior, diseño urbano y planificación ambiental, restauración y rehabilitación, proyectos por construir, trabajos académicos, maquetas, y publicaciones. La oportunidad también se presta para reconocer en el marco de la exhibición, una muestra que honra a los nombres importantes en el desarrollo de la arquitectura en Venezuela,y es así como se ha reconocido la vida profesional de Tomás Sanabria y de Jesús Tenreiro Degwitz; incluso, se le ha dedicado el salón al 450 aniversario de la fundación de Valencia, siendo esta séptima entrega el turno para reconocer el trabajo de los arquitectos Herman y Peter Albers. En suma, este salón es una oportunidad ideal para “examinar de forma crítica el paisaje artificial que se está construyendo”, como lo dijera Manuel Salcedo, presidente del CAC, “y así corregir errores y reafirmar los valores sociales de la cultura arquitectónica venezolana”. Recordemos que el apellido Malaussena ha estado estrechamente ligado al desarrollo de la arquitectura moderna en nuestro país; y es que Antonio Malaussena Levrero, hijo de un ingeniero italo-francés que se afincó en estas tierras, hizo una diversidad de obras de marcada inspiración en la academia europea del siglo XIX tales como la plaza Bolívar y el

Teatro Municipal de Valencia, el mausoleo de la familia Gómez en Maracay, así como también una destacada participación en la reconstrucción de la Casa Natal del Libertador. Con el nacimiento de su hijo, Luis Raimundo Malaussena Andueza, continuó la tradición familiar con el diseño de obras entre las que figuran la Academia Militar, el Palacio Blanco y la avenida Los Próceres de Caracas, el Hotel Maracay y el Teatro de la Opera de la misma ciudad. Cuando el japonés Tadao Ando apunta “quisiera que mi arquitectura inspirara a la gente a que utilice sus recursos propios, para trasladarse al futuro”, puede que en Venezuela nos cuestionemos sobre proyecciones económicas, las (exiguas) iniciativas públicas y los sumamente cautelosos emprendimientos privados; pero de lo que no debemos dudar es del capital humano con el que contamos, talento joven con empuje e ideas acertadas que estamos en el deber de apoyar, por ambiciosas que parezcan, para alimentar una visión del mañana que dicte una pauta clara y factible sobre las ciudades en las que deseamos vivir. Es así como hemos querido poner el acento en esta edición en los proyectos que destacaron en la categoría “Tesis de Grado” de la pasada edición del Salón Malaussena de Arquitectura y Urbanismo, que el próximo 11 de julio inaugura su séptima entrega en el Centro Cultural Eladio Alemán Sucre (CCEAS) del diario El Carabobeño, espacio que ha servido de sede de esta confrontación del diseño de espacios. En las próximas páginas, tres jóvenes arquitectos –Tirso Ramos, Maria Luisa Camacho y Erik De Almeida- proyectan una serie de posibilidades y soluciones para mejorar la calidad de vida del venezolano y construir, así sea por ahora en nuestras mentes, esa Venezuela que todos queremos vivir algún día.


Tirso Ramos

44

Un hotel para el centro

ignacio alen renders: tirso ramos


El arquitecto Tirso Ramos descolló en la categoría “Tesis de Grado” del VI Salón Malaussena de Arquitectura y Urbanismo, al presentar un osado proyecto en el que propone un hotel cinco estrellas para la reactivación urbana del casco central de Valencia, punto de fácil conexión con zonas comerciales, residenciales e industriales de la urbe. Debido al deterioro social que se vive en las avenidas Lara, Cedeño y Paseo Cabriales, zona para la cual está ideado este hermoso proyecto, la inseguridad y el comercio informal han hecho que pierda su valor histórico, y esta es una alternativa de desarrollo. Con esta propuesta presentada en la Universidad José Antonio Páez, se propone la recuperación y reactivación económica, social y cultural del sector, para convertirlo en un imán turístico y comercial, otorgándole a Valencia un equipamiento urbano de alta factura, que compita con otras ciudades del mundo y se ubique estratégicamente en un territorio de mucha actividad, pero que cuenta con poca seguridad actualmente. Además de ser una edificación donde se mezclan sistemas estructurales de avanzada para lograr su estética, implica un cambio de la visión actual del sector, de parte de los ciudadanos y de los entes gubernamentales que rigen la zona. Para ejecutarlo, sería necesaria la unión de voluntades públicas y privadas, ya que mientras los inversionistas se encargarían de proporcionar los recursos económicos, humanos y tecnológicos, el Estado se ocuparía de reorganizar y dirigir los cambios generados en esa zona de la ciudad. El proyecto proporciona orden e identidad a esas calles, dándole una nueva imagen al casco central, buscando conjugar el contenido histórico del casco central de Valencia y su río Cabriales, con edificaciones modernas, que impulse la creación de espacios para el recreo, la promoción cultural y la diversión, además de generar nuevas fuentes de empleo. La edificación es de estilo deconstructivista, porque a través de un juego de volúmenes salientes y entrantes se logra crear la sensación de que los pisos de habitaciones se encuentran desafiando las leyes de gravedad, creando así un espacio interior rico e interesante para el usuario, además de con una importante presencia del verde a lo alto y ancho de todo su diseño. Teléfono: 0424. 4929174 Email: arqramoscarrasco@gmail.com


MarĂ­a Luisa Camacho

46

Arquitectura para la Sabana venezolana

ignacio alen renders: marĂ­a luisa camacho


Para alzarse con la mención especial en la categoría “Tesis de Grado” del VI Salón Malaussena de Arquitectura y Urbanismo, María Luisa Camacho presentó una oportuna idea con la que plantea usar la arquitectura como un puente de diálogo entre el individuo y los llanos venezolanos, espacio que lo identifica geográfica y culturalmente. Estas inspiradoras planicies de clima tropical componen el segundo paisaje de mayor extensión en el nuestro territorio. Con su trabajo “Arquitectura para la sabana”, obtuvo su grado de arquitecto de la Universidad Simón Bolívar, y propuso variar el concepto tradicional de casas coloniales o cabañas turísticas que proliferan en esta zona por tres modelos que rescatan la memoria cultural nacional, a partir de un diseño estructural que responde a criterios preexistentes en el país como son los de la vivienda rural, la vivienda de bosque, la vivienda colonial, la vivienda palafítica y la vivienda de la costa. De las tres variaciones, aquí vemos ilustrada la que corresponde a la sabana inundable, ese territorio anegadizo inhabitado por el hombre; mientras que las otras que Camacho propone fueron diseñadas para el bosque seco tropical a las riberas de los ríos, esa área húmeda y con una gran cubierta natural que da sombra constante, y por último, otra para los islotes inmersos en el río Apure, como una fracción de sabana no inundable en medio del eje fluvial. La autora pone el acento en la materia prima que propone, ya que sus cabañas se construyen con los materiales más abundantes en la sabana venezolana: palma temiche para la cubierta, como imagen que permite respetar la identidad de la vivienda llanera; el adobe estabilizado realizado in situ; y la madera mas económica y disponible en el país, el pino caribe. “De esta manera, la propuesta arquitectónica busca establecer un dialogo entre la diversidad ecológica y el hombre, a través de lo construido”, concluye Camacho, “entendiendo lo artificial o lo construido como una continuidad insoslayable entre el refugio del habitat y la naturaleza inalterada”. Teléfono: 0414. 4229029 Email: marilu405@gmail.com


Erik De Almeida

48

Espacios recreativos para San Blas

ignacio alen renders: erik de almeida


“Entre lo utópico y lo real se destaca una madurez temprana en la concepción del hecho arquitectónico”. Así justificó el jurado calificador su decisión de nombrar al arquitecto Erik De Almeida como ganador de la categoría “Tesis de grado” en el VI Salón Malaussena de Arquitectura y Urbanismo, por su trabajo “Espacios comerciales, recreativos y de talleres, para la reactivación del sector San Blas de la Avenida Lara”. Ambicioso al proponer la unión de tres cuadras, con la filosofía de “coser la ciudad”, y así procurar una macromanzana impactada diagonalmente con un voluminoso edificio, de líneas horizontalmente angulosas, el autor de este trabajo -egresado de la Universidad José Antonio Páez- busca devolverle el espacio público a la ciudadanía y ofrecer una alternativa que incorpore y asimile a los comerciantes informales que abundan en esas calles. Para ello, ha dispuesto dentro de la estructura toda una serie de mini locales en los que se reubicaría a los vendedores ambulantes, alternando con establecimientos medianos y grandes como lo reclama una zona de tradición comercial como ésta, lo que dejaría una plaza totalmente despejada, y otra con establecimientos que complementarían el esparcimiento. El anfiteatro, que reforzaría el norte cultural que se le quiere imprimir al proyecto, y los talleres que recogerían la producción artesanal carabobeña al tiempo que vigorizaría su promoción, asoman la concentración de una intensa actividad. Sobre la base triangular del edificio se levantan tres frentes que proponen una estética muy vigente y que dialogan con las líneas rectas y diagonales de los edificios que le circundan, como el Museo de la Cultura, el Centro Médico Doctor Rafael Guerra Méndez, el frente de la Av. Lara e, incluso, con la incorporación de un saneado río Cabriales. Conciente del clima tropical que impacta a la zona, el edificio tiene un patio interno que procura ventilación constante, y a pesar de que es bastante transparente, por el uso del vidrio, está protegido por una oportuna seguidilla de parasoles; en esta misma tónica, y para ponerse al día con la arquitectura verde, los techos del cuerpo bajo estaría tapizados de un tramado vegetal que le sumaría, además, varios puntos en el asunto estético. Teléfono: 0412. 6909619 Email: dealmeida.erik@gmail.com


el club de la buena ESTRELLA

carlos flores león-márquez

Cinco talentos venezolanos

El país como propuesta

Valdría la pena volver sobre las líneas que Mario Vargas Llosa escribió en el diciembre que acaba de pasar –sin atender mucho al título del ensayo que hablaba de La expulsión de los moriscos– para acercarse con mayor eficacia a los personajes de esta galería. Admitía el escritor que “Todos los países tienen muchas cosas que reprocharse cuando examinan su pasado. En todos hay una larguísima genealogía de víctimas. Pero semejante lastre no se borra con un decreto ley ni una moción parlamentaria, sino mediante una toma de conciencia de aquella realidad y unas instituciones, un sistema de valores, una cultura y una conducta ciudadana que sean, de por sí, una permanente corrección y superación de ese triste legado”. Para esto era que estaban, decía él, los museos de la memoria; pero a despecho de que luego me tilde de ligero de enfoques, me atrevería a decir que más que un sitio donde se dispongan tales recuerdos (atroces o felices), sería preferible buscar en los testimonios vivos para dar con una profundidad mejor sustanciada. Con lo cual quiero exponer que mucho más rico y opor-

tuno será acudir a los individuos que estuvieron cerca de ese pasado o que, en un caso más afortunado, hayan vuelto a él a través de sus estudios en el presente. Último caso que nos brindaría la oportunidad de un análisis en lenguaje contemporáneo de lo que fuimos antes y de lo que somos ahora. Pues precisamente en esa sintonía fue que quisimos armar el dossier a continuación: seres cuya participación en el devenir histórico, cultural, económico, arquitectónico del espacio territorial en que nacimos ha contribuido ya a la construcción de un país positivo; puesto que con sus talentos, aportaciones y legados actuales han trabajado para mantener los espacios de libertad que aún sobreviven. De allí que cada uno pueda ser un testamento como arquitecto, abogado, historiador, artista y marchante de artesanía, venezolano en fin, sin tiempo para envidias y vacunado contra el pesimismo, lo mismo que abocado en su lucha por alcanzar una sana jerarquía intelectual y humana que opere al servicio de la Venezuela que lo vio nacer como profetas de su propia tierra.

Producción Caracas: Carlos Flores León-Márquez / Fotos: Natalia Brand [nataliabrand.net] Producción Valencia: Ignacio Alen Blanco / Fotos: Carlos Fouguet [carlosfouguet.com] 50


Hannia Gómez Aquella llamada fue crucial. El tono de sus palabras era suave, amigable, terso, pero por más que trataba de encubrir una fuerza interior avasallante, se notaba que del otro lado del teléfono había un ejemplar humano tan fulminante –que rima con radiante– como un meteoro. Y no podía ser de otra forma cuando ella, la Hannia Gómez que se graduó de arquitecto en la UCV (1982) y que luego obtuvo un Master de Ciencias en Arquitectura y Diseño Urbano en la Universidad de Columbia de Nueva York (1984), fue una de las conspicuas invitadas como “Miembro Experto Internacional” al Premio Mies van der Rohe para la Arquitectura Latinoamericana, en su edición de 1999, auspiciado por la fundación homónima con sede en Barcelona, España. Lo curioso es que una vez en su casa, minutos antes de la sesión fotográfica, Hannia no dijo nada de esto: de todo cuanto hablamos fueron de sus años felices junto a mi tía Anala Braun Kerdel de Planchart cuando ambas preparaban llevar esa gloria arquitectónica que es la quinta El Cerrito –diseñada por su eminencia Gio Ponti– a gloria editorial, a victoria impresa. Frente a esto, a su libro editado por Ultreya Edizioni, dirá entusiasta: “Creo que las mejores historias que ha dado nuestro país están aún inéditas. Mucha de la culpa de lo que estamos viviendo se explica por un gran retraso editorial. La difusión de la historia maravillosa de la Villa Planchart y el efecto positivo de su publicación es un ejemplo de cómo se despierta amor por el país cuando se le conoce más. Gracias a Dios, tenemos aún varias historias en el tintero para seguir en ello”. Deslizadas las frases, la asalto con la inquietud de si cree que ése es otro tipo de batalla más efectiva –ya lejos de las marchas y las protestas– para construir un país positivo, ejecutada por talentos como ella; ante lo que sostiene: “Las bellas exposiciones de arquitectura, la discusión pública de los temas urbanos y las publicaciones, la literatura y la crítica sobre edilicia y ciudad, cuando se hacen con calidad, convocan a todo el mundo, y son magníficas herramientas para franquear la polarización y continuar a toda costa en la construcción de un país positivo. Son la mejor combinación con las marchas y las protestas, y las validan”. Luego hablamos de los múltiples blogs que dirige, esos que tanto nos alegran los ojos y el corazón acerca de una Caracas arquitectónicamente rica, valiosa, posible; de su dirección frente a la Fundación de la Memoria Urbana; pero regresamos a Armando y Anala Planchart, al maestro Ponti, a las cartas que tuvieron que mandarse los tres para construir su obra de amor más preciada, a las orquídeas que pueblan la casa, a los subrepticios trofeos de caza, al platito pintado por Picasso que ya no está, y a tantas otras anécdotas que –suscribiendo sus palabras de arriba– siguen crujiendo en el tintero a la espera de que otro meteoro como ella venga y las quiera alumbrar. Sueño con una Venezuela... memoriosa, respetuosa de la historia de la ciudad, donde la arquitectura contemporánea se nutra también de la arquitectura antigua. Sueño con un país exquisito, informado, global y “glocal”, guardián y orgulloso de su herencia, actualizado y de vanguardia en la construcción del presente y el futuro. Y sueño con que nuestra

carlos flores león-márquez foto: natalia brand

arquitectura vuelva a ser la mejor del mundo, como lo fue en los años. Yo propondría hacer en Venezuela... un museo de la ciudad (en Caracas y en cada ciudad importante del país) donde se celebren las memorias urbanas, las arquitecturas, las historias de los ciudadanos ilustres, la memorabilia, las leyendas urbanas. Con amplias bibliotecas, planotecas, archivos y una imprenta de monumental presupuesto que finalmente haga salir a la luz los tesoros que aún quedan en el país, así como los que ya se han perdido.


Pedro Mezquita Arcaya

Saberlo abogado de esta República (1986), y a su vez de la nación española (1991), además de summa cum laude por la UCAB y alumno seleccionado por el Programa de Becas Fulbright de la Universidad de Harvard, no dicen tanto de su palmarés como la amplia trayectoria que detenta en las esferas de la industria cinematográfica nacional. Suyas fueron las producciones de filmes estelares como “Manuela Saénz” y “Francisco de Miranda” de Diego Risquez; “Una casa con vista al mar”, “Habana-Havana”, “Cyrano Fernández” y “Tocar y luchar” de Alberto Arvelo, o –ya en el terreno de lo inédito y por estrenar– las venideras “Lo que tiene el otro” y “Samuel”, de Miguel Perello y César Lucena, respectiva52

carlos flores león-márquez foto: natalia brand mente. Pero su voz, de un áspero rocoso que de inmediato invita a imaginarlo (de joven) parado frente a las playas del Coro de sus antepasados maternos como lanzándole veredictos al viento, más ese olfato suyo para descubrir reductos de la gastronomía menos pretenciosa y ahíta de altos niveles de singularidad, lo terminan por acreditar como el sibarita más entrenado de Caracas. De allí que su “Guía Clímax”, suerte de biblia del dónde es dónde para los paladares exigentes a faldas de El Ávila, haya alcanzado los mejores puntajes entre la crítica nacional. “Tengo buenos amigos –responde solícito– con sorprendente facilidad para determinar las fallas o, incluso, alguna pequeña imperfección en cualquier sitio que entran. La Guía Clímax busca exactamente lo contrario: mostrar qué tiene ese lugar que lo hace especial, inusitado, interesante… básicamente, qué lo hace esencial en la ciudad; esto como una faceta que quizás te ayuda a apreciar mucho más lo que tienes al frente”. De allí que se niegue a morder mi (ni tan exagerado) señuelo con respecto a una Venezuela que asiste a la agudización de la represión gubernamental en medio de un ambiente que cada vez se politiza más, casi aniquilando los espacios del buen vivir y la recreación; por lo que el arte, la literatura, la gastronomía y la cultura han tenido que levantar escenarios paralelos para sobrevivir. Por lo que refuta, sin cortapisas, “Yo no siento que estoy viviendo en espacios ‘aniquilados’, ni sobreviviendo en un ‘escenario paralelo’. Simplemente creo que hay que vivir la vida y el momento que te tocó, a la mayor plenitud posible”. Así, cargado de un optimismo infinito y sobre las ruedas de una moto Vespa, dice surcar Caracas para dar con su próximo hallazgo, parándose y preguntando los orígenes, la historia, la receta, los sueños de los que lo montaron porque, según afirma con su voz rugosa, cuando plasmas eso, aprecias no sólo el lugar, sino la vida misma. Sueño con una Venezuela... como la que teníamos, la que tenemos y la que tendremos. La historia de cada quien se hace día a día, y yo no ando con nostalgias ni con sueños irrealizables. No hay nada más frustrante que hacer planes que ni logras y que ni siquiera comienzas. Mi familia materna (Arcaya) llegó a Coro hace casi cuatrocientos años, y su historia es de construcción y reconstrucción de la civilidad. Si se hubiesen rendido, yo seguramente no existiría (aunque tampoco se hubiera perdido mucho). (Risas). La Venezuela que todos queremos debería tener… más igualdad social. Más amabilidad. Más solidaridad. Más maestros Abreu. Más Albertos Arvelo. Más educación. Menos sangre. Más viviendas. Más cultura… Bueno, y dadas las circunstancias actuales, agrégale a mi discurso del Miss Venezuela más electricidad. (Risas). Yo propondría hacer en Venezuela... una orquesta en cada barrio y en cada pueblo. Oops!, eso como que me lo copié del maestro Abreu; pero bueno, ¡igual lo suscribo plenamente!


Inés Quintero No es difícil, para cualquier aficionado a la esgrima intelectual, demostrar que Inés Quintero es una de las venezolanas con mayor musculatura académica que ha parido esta Tierra de Gracia. Del alto copete universitario con que pudiera ufanarse, sobresalen capítulos ejemplares como su magíster y doctorado en Historia, su estatus de profesora titular de la UCV, o el de miembro del Programa Nacional de Investigación e Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia; sin desestimar la Cátedra Andrés Bello que obtuvo de la Universidad de Oxford y la beca Fullbright en la Biblioteca del Congreso en Washington D.C.. Pero si eso no basta, y a pesar de que ella me seduzca en parar con eso del elenco glorioso, brillan desde sus páginas libros de títulos tan tentadores como La Conjura de los Mantuanos (2002) (2008); La Criolla Principal, María Antonia Bolívar, la hermana del Libertador (2003) (2009); Las Mujeres de Venezuela. Historia Mínima (2003); El último marqués (2005); El marquesado del Toro 1732-1851 (Nobleza y Sociedad en la Provincia de Venezuela) (2009). Y pudiera seguir con su profusa participación en obras nacionales e internacionales de referencia, o en numerosos libros colectivos y revistas especializadas en el campo de la Historia; pero a fuerza de insistir sobre el tema que nos ocupa en esta edición, y cuestionándola a propósito de si considera que los libros que ha escrito representan un ejemplo impreso de las tácticas por cultivar el optimismo de una nueva Venezuela, fijará: “Yo no cultivo el optimismo, ni mis libros son expresión de una táctica que tiene como finalidad cultivar el optimismo; soy una optimista convencida, fundamentalmente porque la historia y las experiencias vividas por los venezolanos que nos precedieron dan cuenta de fortalezas y posibilidades que son factibles de tener en cuenta para salir adelante”. De esta suerte que deje muy claro que todas las batallas o los espacios de discusión, intercambio y expresión de ideas, amén del debate y la creación artística, son válidos; puesto que no se trata de fomentar ni levantar escenarios simultáneos. “No son paralelos –estrujará en la superficie de mi pregunta sobre los enclaves apartes que ha tenido que fraguar la cultura nacional para poder sobrevivir– sino absolutamente legítimos y necesarios para cultivar y fortalecer la convivencia y la pluralidad de pensamiento”. ¿Que cuál es el líquido que emplea para agudizar su lupa portátil en la tarea por encontrar temas desestimados, olvidados, y que a la postre devienen manjares de felicidad? Dejemos que el rigor de sus ideas avance en el sendero de un futuro mejor. “La historia de Venezuela ofrece una infinitud de posibilidades para la comprensión de nuestra sociedad, y de lo que somos positivamente. Creo que lo fundamental es conectarse con los temas, con los procesos, con los momentos históricos de manera genuina y responsable y, por supuesto, disfrutar cada segundo de la investigación y de la escritura”. Sueño con una Venezuela... en la que los venezolanos tengamos la oportunidad y el placer de conocer y apropiarse de nuestra historia con absoluta libertad, de manera crítica y plural.

carlos flores león-márquez foto: natalia brand

La Venezuela que todos queremos debería tener… más espacios abiertos para el intercambio, la expresión de las ideas y la convivencia entre TODOS los ciudadanos. Yo propondría hacer en Venezuela... la gran fiesta de la ciudadanía, que todos los años celebremos la ampliación constante de las prácticas ciudadanas en una gran jornada de celebración. He insistido en otras ocasiones que el cinco de julio, día de la independencia, podríamos celebrar también el día del ciudadano. Ese día, al declararnos independientes, decidimos también ser ciudadanos y republicanos. Esto merece que lo celebremos y que lo asimilemos como legado del pasado y compromiso del presente.


Donal y Magaly Guerra

ignacio alen foto: carlos fouguet [www.carlosfouguet.com]

Rescatar, promocionar y fortalecer la artesanía venezolana ha sido el pertinaz empeño de Donal Guerra y su esposa Magaly a través de “Casabe”, su galería de artesanía venezolana selecta. El proyecto que inició hace siete años en el centro comercial Beverly Center, y que ahora tiene sede en la urbanización La Alegría de Valencia, ha buscado servir de plataforma para la producción que ancestralmente se realiza en torno al barro, la textilería, la cestería y la talla de madera, en diferentes regiones del país. No estamos hablando de pequeña fachadas de barro o pirañas disecadas, que pueden tener su valor comercial como souvenir, sino de delicadas tallas de ébano hechas en Lara, chinchorros de curagua de Aguasay (Monagas) y máscaras piaroa, entre otros objetos que pueden asombrar a un incauto por la riqueza técnica y el bello exotismo que se logra en el producto final; no reconocerlo como algo propio de Venezuela, puede ser otro resultado de la economía de puertos que nos inunda de “Made in China”, y demás etiquetas extranjeras que supuestamente validan la calidad del producto. Sorteando regulaciones, apatía, desabastecimiento y promesas sin cumplir, la galería sigue en marcha fusionada con un restaurante de “comida de mercado”, en el que el aroma de los almuerzos se entremezcla con la esencia estética de lo que nos define como venezolanos. El también realizador de la monografía gráfica sobre Valencia “Memoria Cultural I” (1982), uno de los libros que ha producido en su carrera como editor, apunta desde su experiencia que “la tragedia de nuestra artesanía es, principalmente, que el público (de acá), no se identifica con la artesanía de su país”. Una verdadera “extravagancia”, tal y como él mismo la define, no se da por vencido y sigue en pie de lucha por hacer su parte para que se cumpla lo que considera es necesario para el sano desarrollo (¿supervivencia?) de los artesanos, que en sus manos guardan el secreto de la técnica ancestral: la compra y apreciación de sus hermosos productos. Sueño con una Venezuela... en la que la gente, el gobierno y los instituciones apoyen y consuman la producción artesanal del país, que es la única manera en la que los artesanos pueden crecer y fortalecerse. La Venezuela que todos soñamos debería tener... proyectos palpables y comprometidos que mantengan vivas las manifestaciones culturales que forman parte de nuestra identidad como venezolanos. Yo propondría hacer en Venezuela... una buena promoción de la artesanía local, con un buen plan de mercadeo que la lleve a los centros comerciales. Para hacerlo, es necesario tener producción, y para hacer producción necesitas insumo, y para tener insumo necesitas tener el recurso económico. Es como una madeja. 54


Esmelyn Miranda

Sólo un espíritu hipersensible no tiene que buscar demasiado lejos para conseguir inspiración a partir de casi cualquier cosa que tenga a su alrededor, usar todo su cuerpo como vehículo para expresarse y hacerse con lo primero que esté a su alcance para plasmarlo como se lo reclama el organismo. La casa con muros de barro en la que ha vivido durante casi toda su vida, y todo lo que física y anímicamente tiene adentro, ha servido para alimentar la obra del artista plástico Esmelyn Mirada. Para empezar, no ha tenido que ir más lejos. Graduado de la Escuela de Artes Plásticas “Arturo Michelena” de Valencia en 2001, seguido de una buena temporada en México, lo primero que le movió fue una figura del Sagrado Corazón de Jesús que halló en algún rincón de su casa, y que reprodujo sin cesar en su fascinación por el arte pop, una corriente que ha marcado una impronta significativa en su trabajo. No se concentra únicamente en la pintura, también se manifiesta en el performance, la instalación, la fotografía y, entre tanto, es uno de los directores de la innovadora galería Estespacionoesmio, junto a Clemente Martínez y Juan Carlos Urrutia. En su búsqueda estética, Esmelyn fue concentrándose en los detalles de la figura, que se desplazaron una tras otras como elemento recurrente de cada uno de sus propios periodos: se enfocó en el corazón espinado y luego en las espinas; de las espinas surgieron ramas y en el lugar de las ramas se posaron pajaritos, que tal vez haya visto alguno compartiendo espacio con los graffitis de Valencia, pues su trabajo se ha expuesto, además de en galerías, en el paisaje urbano de la capital carabobeña. Decenas de pájaros en gran formato salieron de su taller/habitación, para invadir las calles de la ciudad, tan fascinantes ellos entre tanto caos, que la gente los quiso llevar para sus casas, y entonces los empezaron a despegar, hasta que quedaron pocos por ahí. Tanta producción desaparecida con rapidez de las paredes de la ciudad, hizo que el artista cambiara de posición e iniciara una nueva búsqueda en su propio lenguaje estético: empezó a despegar carteles descontinuados para iniciar un estudio del papel en el que, sin querer, se consiguen abstracciones llenas de textura y color. Sueño con una Venezuela… que se merezcan los venezolanos, donde cada habitante sea parte del crecimiento en común, con respeto y armonía. La Venezuela que todos soñamos debería tener… ciudadanos con mejores propósitos e intenciones para el bien común. Donde la educación, desde la más básica hasta la profesional llegue a todos los venezolanos, y se goce de una seguridad social por igual. La educación construye ciudadanos sensibles, y sólo donde esa persona tenga garantizada su seguridad, podrá crecer espiritualmente compartiendo con los otros. Yo propondría hacer en Venezuela… más lugares de esparcimiento, donde se comparta con el vecino, la comunidad. No sólo un museo, sino miles de ellos, dando oportunidad a conocernos más, como artistas, como ciudadanos, como parte de una comunidad.

ignacio alen foto: carlos fouguet [www.carlosfouguet.com]


TENEDORES y estrellas

ignacio alen fotos: carlos fouguet [www.carlosfouguet.com]

Kai Sushi Bar

Sabores del Lejano Oriente

Hace más de cuatro años nos abrieran el apetito con una entrada en formato presto y oportuno en el centro comercial Cristal de Naguanagua, y mientras repasamos estas líneas, todavía está fresco el sustancioso plato principal que recientemente ha servido el restaurante Kai Sushi Bar, con su segunda sede, ubicada en la urbanización Carabobo, muy cerca de la avenida Bolívar de Valencia. Con este emprendimiento ha nutrido su propio concepto a punta de elementos que lo (re)definen como un sitio pensado para el disfrute y el hedonismo, en las claves contemporáneas de la más popularizada cocina japonesa, y bien sabemos lo receptivos que hemos sido los venezolanos al adoptar rápidamente estas creaciones del lejano oriente como una opción más de la oferta gastronómica internacional que nutre nuestras ciudades. Así es como, superado la reserva inicial a saborear como manjares productos del mar y vegetales a temperatura templada, ya podemos decir que, entre rolls y sashimis, nos entendemos. A paso cauteloso, como lo enseña la filosofía zen, los artífices de esta iniciativa aspiran ofrecer una tercera sede que muy pronto será develada, y mientras tanto, se dedican a cultivar este nuevo establecimiento, que forma parte de un novedoso complejo gastronómico en Valencia edificado en los jardines del otrora legendario Gimnasio Nautilus, en una propuesta nunca vista en la ciudad, que dará mucho que hablar. En el caso específico de los espacios de “Kai Sushi Bar”, el arquitec-

to Ricardo Parra, supo aprovechar el espacio originalmente concebido como concesionario para vehículos Porsche, de ahí la vitrina semicircular que se supo aprovechar perfectamente, y también valiéndose de atractivos acabados que aportaron un interesante juego de texturas en las paredes. La espesa nube de linternas orientales de papel que tapiza el techo del establecimiento, dota a la atmósfera de una instantánea sensación de contemporaneidad y primer mundo, transportando a las modernísimas metrópoli del lejano oriente a los 80 comensales que disfrutan del comedor principal, reservando el espacio del jardín interno del complejo para ubicar a 40 comensales que se dejan llevar por la exhuberancia de nuestro clima tropical rodeados del verdor y tenue iluminación de los jardines del “Nautilus Gourmet”. A la cabeza de este vuelo sin escalas, está el chef Fermín Quiroz quien, de Carúpano a Caracas, se ha hecho con una vasta experiencia en restaurantes japoneses, y se encarga de poner a los comensales en la difícil tarea de decidirse entre los 84 deliciosos platillos (entre ensaladas, entradas, rolls, sashimis y platos calientes) que este restaurant ofreció a sus clientes desde su propuesta inicial, y que ahora viene potenciado con una variedad de servicios de bebidas espirituosas y café. Todo en un ambiente chic, con una música chillout que pareciera hacer flotar mientras se come y volar a esas tierras lejanas de exotismo y excelente gastronomía.

Dirección: Nautilus Gourmet, Av. Bolívar Norte, calle 148, Quinta Guape, #100-114. Urb. Carabobo, Valencia y en CC Cristal, piso 1, Av. Paseo Cabriales, sector Las Quintas de Naguanagua, Valencia / Teléfonos: 0241. 8248879 - 6008681


TENEDORES y estrellas

ignacio alen fotos: carlos fouguet [www.carlosfouguet.com]

Primo Café

El pionero de la taza

Sentado en una mesa, un hombre de cabello entrecano se acomoda frente a su laptop, un montoncito de carpetas y una taza humeante; más allá, un grupo de muchachos se pone al día entre bocados de brownies y delis, mientras que en la caja registradora, una linda jovencita se hace con una ensalada para la cena tras una rutina de ejercicios. La variedad de público que abarca el conocido café del centro comercial Omnicentro de El Carabobeño, es el reflejo de una sociedad heterogénea que consigue aquí una escena relajada donde saborear una deliciosa carta, que hoy es clásica y reconocible gracias al empeño que le ha puesto su staff, desde que inauguraron en mayo de 1998. Sobre cómo nació la idea de abrir este local, Marcos López, gerente general, nos comenta “el concepto vino por una carencia que yo mismo tenía en la ciudad: un lugar relajado en el que cualquier persona, con cualquier tipo de vestimenta y clase social, pudiera venir y sentirse con el tiempo disponible para concentrarte en alguna actividad (escribir, conversar, leer, escuchar música), con una carta llena de productos de calidad a su disposición”. Comprometido con su proyecto, quiso ir más allá del simple hecho de servir tazas de café; pasó más de 20 días peregrinando entre haciendas cafetaleras de Mérida y Trujillo, empeñado en conocer desde la siembra, hasta el cultivo, y todos los bondades del producto que pretendía vender, y así se hizo con una cartera de proveedores de nueve regiones del país (que hoy se han reducido a

cuatro), con los que hizo su interpretación local de los conceptos de cafetería que se manejan en Europa y Estados Unidos, en los que la infusión consigue tantas mezclas como paladares que lo exigen. De esa rica experiencia, recuerda: “me di cuenta de que había toda una cultura muy compleja, bonita y tradicional detrás del producto. El café venezolano es excelente, y por eso surgió la intención de ofrecer un café tostado por nosotros, para garantizar que todo este proceso sea bien apreciado”. Así, no sólo surten su propio stock; también ofrecen sus mezclas to-go para que el público cautivo y restaurantes de alto calibre puedan disfrutarlo, no solo en “Primo Café”, sino en cualquier lugar. Determinado a tomar distancia de la oferta pastelera valenciana, López tomó la certera decisión de involucrar a la chef Maritza Correa como su gerente de Pastelería, que desde meses antes de la inauguración del local se embarcó en la demandante creación de más de 200 recetas, e irlas probando junto a algunos invitados, hasta crear lo que Francis Meza, solícita asistente administrativa de Primo, denomina “El clásico de Primo”, una serie de postres y platillos salados preparados con esmero desde la selección de los ingredientes hasta que el plato toca la mesa; ¿Que cómo logra mantener al público pidiendo más? Ellas coinciden en afirmar que “con trabajo y amando lo que hacemos. Más que basarnos en un precio, se trata de dar a nuestros clientes un producto de buena calidad”.

Dirección: Av. Universidad, Omnicentro, Edf. El Carabobeño, Urb. La Granja, Naguanagua, Valencia. Teléfonos: 0241. 8600289 - 8600377


world trade CENTER

juan carlos caramés paz

WTC y el futuro de Carabobo

Tiempo de oportunidades

La mayoría de los progresos en la historia de la humanidad han sido realizados por gente que no aceptó que algo era imposible. Hill O’ Hanlon Competitividad, para igualarnos a las exigencias mundiales; capacitación, como requisito para formar el mejor talento humano; conocimiento, como punta de lanza para diferenciarnos en los mercados; calidad, haciendo las cosas bien desde el principio. Son algunas de las mejores condiciones que cualquier profesional necesitará para reforzar, mejorar y hacer de nuestro país un pilar de experiencia para exportar. Venezuela está viviendo tiempo de oportunidades, así se empeñen en decir lo contrario. Ha sido así los últimos veinte años y se mantendrá así por algunos años más. Hoy es el momento de decidir poner en marcha el mejor esfuerzo para consolidarnos y hacer de nuestra capacidad un ejemplo mundial. Este país necesita de esa gente que se alimente de sus sueños, que experimente que los retos y las dificultades son el metro con que el destino medirá a los verdaderos campeones. En medio de la dificultad siempre yacerá la oportunidad. Necesitamos de héroes que demuestren que la mayoría de los progresos en la historia de la humanidad han sido realizados por gente que no aceptó que algo era imposible. Siempre es demasiado pronto para desistir. Los robles crecen con fuerza de vientos en contra y los diamantes nacen bajo presión. Nunca debemos olvidar que la perseverancia no es una carrera larga; es una serie de carreras, unas tras otra y que la mayoría de las personas fracasadas no se dieron cuenta de qué cerca estaban del éxito cuando se rindieron. El World Trade Center de Valencia abrirá sus puertas muy pronto. Múltiples eventos, amplia capacitación, atracción de talento, concentración de 60

proyectos, misiones comerciales, intercambios culturales internacionales y congresos académicos de formación, son algunos de los ingredientes necesarios para, día a día, hacer de nuestra ciudad un ejemplo de ciudadanía integral. Este complejo permitirá poner a prueba la imaginación del talento nacional para hacer realidad los más trascendentes proyectos y exaltar el mejoramiento profesional en su máxima calidad. Creará una nueva manera de abordar realidades, de generar nuevos conceptos, y atraer la oportunidad internacional. El World Trade Center de Valencia será la cobija de un sinfín de oportunidades de capacitación y servirá de base para hacer de la competitividad, el conocimiento y la calidad una constante. La configuración de este complejo, con más de 35 salones y capacidad hasta para cinco mil personas, al mismo tiempo, lo resalta como el complejo de las oportunidades, no solo de la región central del país, sino de Venezuela. El World Trade Center de Valencia, sin duda, contribuirá en el mejoramiento y calidad del talento venezolano. Se convertirá en el portal y en una revista permanente de la creatividad, por la elegancia y el estilo de los eventos que se realizarán. Será una atracción obligatoria para que visitantes, ponentes, industriales, comerciantes y profesionales, nacionales y extranjeros, nos conozcan. Con el World Trade Center, Valencia, Carabobo y Venezuela, comenzarán a escribir muchas páginas en el libro de nuestras vidas. Desde muy pocos días comenzarán a escribirse las primeras páginas.


futuro PERFECTO

gretchen gscheidle foto: [www.modusistema.com]

Silla Embody de Herman Miller

Diseño en movimiento El trabajo y el juego han cambiado dramáticamente desde los años 90, así como la tecnología ha venido a cambiar el estilo de vida de las personas. La gente tiende a estar sentada por mucho más tiempo sin moverse. De hecho, muchas sillas no permiten el movimiento del cuerpo. Una aproximación a la propuesta de una silla de trabajo que permita el movimiento del cuerpo, sería diseñar una con asiento dinámico. Al hacerlo se necesita de una superficie que se ajuste al movimiento corporal y distribuya el peso igualmente para reducir la presión al sentarse y mejorar la circulación sanguínea oxigenando al cuerpo y favoreciendo la frecuencia cardíaca. La silla Embody fue diseñada con un soporte innovador de sistema de pixelado, una matriz de píxeles que trabajan juntas en la silla y el respaldo para lograr el movimiento. Su superficie dinámica -capa de esterilla soportada en el asiento y H-flexors en el respaldo- moldean esta forma exclusiva para reducir la presión mientras ayudan a la estabilidad del cuerpo. El respaldo en forma de flecha de la Silla Embody, el cual fue inspirado en la columna vertebral humana, instintivamente se adapta a una forma única y al movimiento de la columna vertebral. Permite a las personas moverse natural y libremente, ajustando automáticamente los cambios en la posición y un rango de diversas posturas. Soporta al cuerpo durante largas períodos de movimientos activos así como a pequeños períodos. Los apoya brazos se pueden mover sin obstáculos de adelante hacia atrás, lo que ayuda a la inhalación adicional de aire a los pulmones. Por debajo de estas innovaciones, es el mecanismo de inclinación de la silla Embody que soporta el movimiento natural del cuerpo creando puntos de pivoteo. La libertad para moverse junto con un buen soporte da como resultado tres zonas ligadas de soporte: la caja torácica, la pelvis y la distal del muslo. Estas zonas trabajan como un sistema para fomentar la libertad de movimiento y prevenir los problemas asociados a posturas estáticas, como lo son la deshidratación de los discos de la columna vertebral. Para determinar los efectos positivos de sentarse en una Silla Embody, Herman Miller encargó unos estudios de investigación, que pudiesen medir las seis variables cardiopulmonares. Como muestra se tomaron a 15 hombres y 16 mujeres, los cuales se sentaron en la Silla Embody y en una silla de oficina convencional de asiento de goma espuma con respaldo ancho. Ellos se sentaron en cada tipo de silla por al menos 2 horas. Los resultados revelaron para ambos sexos, que el ritmo cardiaco fue sistemáticamente inferior en la mayoría de las tareas, cuando estaban sentados en la silla Embody que en la silla convencional.

Pocas sillas, tienen como objetivo, la capacidad de mejorar la función fisiológica de las personas sedentarias, específicamente cuando están sentadas. Embody es la primera silla de diseño que contribuye significativamente a la frecuencia cardíaca, resultando en un impacto positivo sobre el sistema cardiovascular, sin alterar la productividad del trabajo. El mundo del trabajo y el juego demanda del uso de la tecnología cada día más. Y la gente está cada vez más sedentaria debido a ella. Las personas que utilizan una silla adecuada para el cuerpo, están reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares, por lo cual pueden mejorar su salud, así como su rendimiento cognitivo.


MANIQUI Carolina Herrera Hombres Primavera 2010

El viajero errante


MANIQUI Giovanni Scutaro Oto単o 2010

90s Forever


MANIQUI

fotografías: andrés neher

Ushuva for men

Colección de estreno


la dolce VITA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Boda Martigniani – López

Suprema elegancia

66

Doris Hernández de Martignani y Marcos Martignani, padres del novio

Los novios, Bertha Helena López de Martigniani y Marcos Luís Martignani

Bertha Landaeta de López y Luís Alejandro López, padres de la novia

Gioconda Brunicardi de González y Jorge González

Patricia Ramírez de Urdaneta y Néstor Urdaneta

Malimay Montoya de Feo La Cruz y Alejandro Feo La Cruz


María Alejandra López de Alfonzo, Rafael Alfonzo y Clarissa Alfonzo

Albertina Jiménez y Luís Alejandro López

“Gachi” Bello de Herrera y Carlos Herrera

Luís Felipe López y María Teresa Bellera de López

Ana María Landaeta de González y Luís Alejandro González

María Antonieta López y Jaqueline Fernández de Monasterio

Graciela De Guruceaga de Díaz Zuloaga y Luís José Díaz Zuloaga

Ingrid Rodríguez de Glenn, María Luisa López de De Guruceaga y Antonio Julio De Guruceaga


68

Luisana Herrera y Miguel Martignani

Bárbara Mayaudón de Roeder y Henry Roeder

Ángela Rosales y Virginia López de Rosales

Gloria Belandria de Stoppello y Ángel Stoppello

Eugenia Castillo y Marian Capobianco

Daiana Del Rio y Mariangel Aguilar

José Ricardo Matos y Kristina Encinoso

Daniela Decenvirale y Gabriela Ramos


la dolce VITA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Boda López – Manrique

Esplendor en Monteserino

70

Anita Giménez Penzini y Gustavo López Ponce, padres del novio

Los novios,María Alejandra Manrique y Gustavo Adolfo López

Jorge Luís Agreda y Signe Onshagen de Agreda, madre de la novia

Carlos Lozano, Orlando Gubaira y Luís Felipe Lozano

Marielena Giménez de Mata, Josefina Penzini de Giménez y María Angélica Giménez de Barreto

Henrique Salas Römer y Carlos Mata


Federika Celis de Salvisberg y Juan Carlos Salvisberg

Yoli Bilbao de Römer e Isabel Römer

Ana Gabriela López de Domínguez y Emiliana Domínguez

Marena Bencomo de Boulton y Richard Boulton

Enrique Tabares y Anabela Castillo de Tabares

Olga Unda y Karla Fano

Andrea Benavides de Giménez y Miguel Domingo Giménez

Cristian Vera y Silvia Cossé


72

Jonathan Faría y Gleda Brito

Lauren Thornhill y German Trestini

Kena León y Gian Paolo Santorsola

Marina González de Laine y Juan Carlos Laine

María Fernanda Vera de Rodríguez y Manuel Rodríguez

Oswaldo Bencomo y Marina Giménez de Bencomo

Angie Fuenmayor y Juan Domingo López

Carla Tejada y Miguel Antonio Giménez


la dolce VITA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Boda Mendoza - Daniele

Amor verdadero

74

Fernando Mendoza y Mirna Castillo de Mendoza, padres del novio

Los novios, Celina Daniele de Mendoza y Fernando Alejandro Mendoza

Aldo Daniele y Edith Tovar de Daniele, padres de la novia

Oscar Mistage y María Hercilia Henríquez de Mistage

Luisa Fernanda Viso de Bosque y José Rafael Bosque

Gabriela Salomón de Barreto y Andrés Barreto


Crocifissa Iannello de Rossetti y Alberto Rossetti

Patrizia Polito y Erika Polito de Caramés

Renata Fava de Polito y Altagracia Galindo de González

José Pulido y Natasha Luna

Rosángel Pereyra y Eduardo Pino

Aarón Perdomo y Jessica Scholtz

Juan Carlos Ortega y Joshuana Martínez

Melany Nowak de Espósito y Francisco Espósito


la dolce VITA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Boda Marcano – Machado

Unidos por siempre

María Auxiliadora Girón de Marcano y Luís Tadeo Marcano, padres del novio

Mercedes Salama y Armando Machado, padres de la novia

76

Stefania Hauswedell e Ileana Gómez de Jiménez

Luís Alejandro Marcano y María Cecilia Machado de Marcano, los novios

Armando Machado y Carla Genduso de Machado

Rosana Salama de Degwitz y María Eugenia Salama de Acosta

Miguel González y Marisela de González

Arelys Román y Manuel Rodríguez


Rebeca Del Real de Sosa, Manuel Sosa y Sandra González de Delgado

Rosana Degwitz, Cristina Acosta y Arehany Bello

Andrés Degwitz, María Corina Salama de Del Valle y Juan Guillermo Degwitz

Inés González de Salama, Jaime Salama e Inés Cristina Salama de Salvatierra


dias de GLORIA

fotos: cortesía aprilis

11 años de la tienda “Aprilis” en Caracas

Las maravillas de Olga

Dalila Gebran, María Elisa Carmona, Adriana Martinez y Marina Taylhardat

78

Pedro Sandoval, Carlos Moreira y Milenko Padunavac

Vanessa Boulton, Stefan Bunescu y Anabella Georgi

Anabella Troconis y Jesús Ernesto Parra

Olga López, Sol Arencibia y Gerardo Villoria

Olga López y Mario Aranaga

Leonardo Martinez y Jeanfranco Berardinelli

José Enrique López y Olga López


dias de GLORIA

fotos: cortesía chandon rosé

Lanzamiento de Chandon Rosé en “Mohedano”

Burbujas rosadas

Patricia Fumo, Ana Mercedes Alexandre y Cristina Bocaranda

80

Daniela Di Giacomo y Alexandra Braun

Silmar Torres, Luis Rivas y Annmary Delgado

Daniela Panaro y Fabiana Kübler de Volante

Ligia Velásquez y Adriana Zubillaga

Adriana Herrera y María Fernanda Henríquez

Mercedes Daza de Armas y Mariana Morales de Gil


dias de GLORIA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Bautizo del libro “Walter Arp: Rara Avis”

El pájaro que voló en el Capitolio de Carabobo

82

Henrique Fernando Salas Feo y Helena Blaubach de Arp

El libro “Walter Arp: Rara Avis”

Jesús Enrique Gánem y Darwin Rosales

Josefina Maggi de Cano, Henrique Salas Römer y Margarita Römer

Carlos Luis Ortega y Alecia Franco de Ortega

Carolina Arp, Paulina Fachín y Valentina Arp de Fachín

Subdelia Páez de Sevilla y Cecilia Degwitz de Blaubach

María Cora Páez de Topel y Pedro Douaihi

Gustavo Lozada y Coralia López de Agudo


Helena Blaubach de Arp, Mariana Bencomo de Peña y María Antonieta Pérez de Medina

Nancy López, Yoli Bilbao de Römer y Marina Giménez de Bencomo

Rosaura Llobet de Galli, Guillermo Romero y Beatriz Ramírez de Romero

Manaure Hernández, Juliana Cogorno de Hernández y Leonel Pérez


la fiesta INOLVIDABLE

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Quince años de Ana María Lemoine

Emotivo debut

84

Lorena Arnesen, Ana María Lemoine y Jesús Lemoine

La quinceañera Ana María Lemoine

Silvia Píscopo de Nuez y Cerafina Lattanzio de Píscopo

Carlos Lemoine y Gloria González de Lemoine

Winnie Li y Emilia Bruguera

Gladys Ardila de Arnesen y Omaira Ardila


Lourdes Figueroa de Brett, Heberto Brett y Rosa Piscopo de Lemoine

Isabel Carmona, Mar铆a Guillermo y Oriana Ampuero

Rosy Oviedo de Morreale, Isabel Arnesen y Laura Arnesen

Emilio Lemoine, Mary Lemoine de Sans贸n y Rafael Sans贸n


las mil y una NOCHES

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Doctorado Honoris Causa UC a Laurentzi Odriozola

Un doctor periodista

Miriam Simón de Cruz y Juan Cruz

Pablo Aure, el homenajeado Laurentzi Odriozola, la rectora de la UC Jessy Divo de Romero y Juan Ramos

Margarita Jiménez, Cesar Sánchez y Guimar Parra 86

Berto Scovino, Mil Eva Stancovich de Scovino y Wladimir Zabaleta

Jeanette Ramos de Román y Julio Castillo

Richard Croes y Olga Benavides de Croes


Joshua Dos Santos y María Inés Ferrero de Núñez

Hugo Fonseca Viso y Dhamelys Díaz

Alexander Degwitz y Antonieta Ferrara

Jessy Divo de Romero y Henrique Fernando Salas Feo

Ricardo Maldonado y María Luisa Aguilar de Maldonado

Monseñor Reinaldo Del Prette e Iván Salazar

Javier Laso y Jon Mikel Laucirica

Iker, Laurentzi e Itziar Odriozola


las mil y una NOCHES

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Cóctel en Kenneth Cole CC Metrópolis

New York V.I.P.

88

Leonardo Guerra y Gabriela Wever

Mariela Lecouna y Samantha Moreno

Mónica Guerra de Marín y Fedor Marín

Gabriela González y Martha Tavera

Vayu Hernández, Nacary Rodríguez y Glendy Escalona

Vanessa Sandoval de Lacava y Laura Varela de Sandoval

Christian Urdaneta, Juan Mesa y Rafael González

Zuglennys Figueroa de Gamez y Marianella Méndez de Reverón

Alejandra Medina y Fernando Zabaleta


las mil y una NOCHES

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Valencia de Playa Fashion Show

Lujo caribeño

Yaisbel Arteaga y Franco Perna

Miguelángel García y Wilmer Acosta

90

Claudia y Erika Fugazza

Ly Jonaitis

Michelle Peiret de Abdou

Anabella Araujo

Isabel Castillo, Cristian Yacoub y Dedde Vargas

Melisa De Jesús, Alejandra Castrillo y Ana Karina Aguirre


las mil y una NOCHES

fotos: aron osorio

Fatua y AR_ound Fashion Show en Palau

Una tarde muy Fatua

Maria de los Ángeles Campos de Tode y Maria Alejandra Contreras

92

Lorena Añez, Eduardo Ramírez y Ana Sofía Salinas

Hilda Fleitas, Dayle Perdomo y Daniella Rey

El diseñador Alejandro Ramírez de AR_ound y Elda Landáez de la tienda Fatua Valencia

Oriana Marín y Anna Nacarata

La orfebre y diseñadora Marisela Mendoza y Larizza Peña.

Alexandra Wever de Capossela, y Aldrin Capossela.

Karen Hernández de Bolívar, Romina López de Bolívar y Virginia Sardi de Corredor


las mil y una NOCHES

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Inauguración de sucursal Kai Sushi Bar en la Carabobo

Japón en Nautilus Jardín Gourmet

Antonio Hernández, Ana Carballo de Hernández, Oriana Circelli y Stefano Failoni

94

Bruna Oviedo y Massimo Malandrino

Alexandra Schnell y Orlando Gubaira

Oliver Rossetti, Cristina Trujillo y Rafael Stefanelli

Javier Contero y Stephanie Sarcina

Ninoska Gutiérrez, Ricardo González y María Eugenia Briceño

Manuel Ferro y Silvana Isaacs

Carolina Figueroa, Patrizia Schenone y Maryoly Cordero


secreto de mi EXITO

96

fotos: doris díaz

VENEZOLANA DE PINTURAS PRESENTA EXPOSICIÓN DE ANTONIO ESTEVES

COMENZÓ LA MOVIDA FIESTA EN FORD MOTORS DE VENEZUELA

LA BAILAORA SIUDY GARRIDO DE VISITA EN VALENCIA

Con más de tres décadas de creación, el artista venezolano Antonio Esteves muestra una nueva visión de su trabajo en la hermosa exposición “Poemas de luz”, patrocinada por la Secretaría de Cultura de la Gobernación del Estado Carabobo y Venezolana de Pinturas. En esta oportunidad se presentan más de 40 piezas creadas bajo la visión de Esteves, incluyendo esculturas y una instalación, que hacen posible el encuentro de dos realidades: el crear y el saber. La obra del artista refleja su sentir sobre el poder de la luz y su capacidad para transformar cada una de sus piezas en algo único. Por segundo año consecutivo, Venezolana de Pinturas apoya la difusión del arte nacional, patrocinando la muestra de este importante artista venezolano. En la foto: El artista Antonio Esteves, Paola Piedrahita –Venezolana de Pinturas- y Gabino Matos.

Antes del lanzamiento oficial del nuevo Ford Fiesta 2010 en Venezuela, los consumidores del país tendrán la oportunidad de manejar, experimentar y aprender todo lo relacionado al nuevo vehículo que se ensambla a nivel global por la corporación. Bajo un programa de lanzamiento llamado “Movida Fiesta”, Ford tomó los 10 primeros vehículos producidos en la planta de Valencia con el objetivo de seleccionar a 10 personas que deseen experimentar sus mejores experiencias en el vehículo y regístralas en redes sociales como movidafiesta.com, Facebook, YouTube, Twitter y FlickR. “… tendremos la oportunidad de aprender mucho más acerca de los consumidores en cuanto a lo que desean, sus necesidades”. Informó Eduardo Chocrón, gerente de Mercadeo de Ford Motor de Venezuela. [www.movidafiesta.com] En la foto: Eduardo Chocrón, Carolina Méndez y Ramón Castro.

En Suria se realizó un íntimo encuentro para agasajar a la profesional de la danza flamenca, Siudy Garrido, hija de una leyenda de la enseñanza del legendario baile español en Venezuela como lo es Siudy Quintero. El exótico ambiente que reina en este popular local de El Viñedo sirvió de marco perfecto para que Siudy compartiera con algunos representantes de los medios locales durante los días que impartió unos talleres en la Academia de Flamenco Marilse Vargas de Degwitz en el que un nutrido grupo de valencianas tuvo la oportunidad de aprender algunos movimientos de esta destacada bailaora venezolana. En la foto: Jacqueline Aguilera junto a las bailaoras Siudy Garrido y Marilse Vargas de Degwitz.

GENERAL MOTORS VENEZUELA ESTRENA PRESIDENTE

SALÓN GRAND ILUSION REALIZÓ EXPONOVIAS

INAUGURACIÓN DE MIGUELÁNGEL COVER LOOK VIP

GM International Operations, ha anunciado el nombramiento de Francisco Stefanelli como nuevo Presidente de GM Venezolana, reportándole directamente a Tim Lee, Presidente de GM International Operations (GMIO). Stefanelli viene a sustituir a Ronaldo Znidarsis, quien venía desempeñando el cargo desde hace cuatro años y ahora regresa a Brasil para laborar como Director General de Ventas de vehículos y Mercadeo. Por su parte, Francisco Stefanelli, quien forma parte de la empresa desde 1978, se venía desempeñando como Director Nacional de Ventas de GM Brasil (GMB) desde el 2007, supervisando 570 concesionarios y contribuyendo a mantener el liderazgo de la marca Chevrolet en dicho mercado. En la foto: Francisco Stefanelli.

En una muy exitosa primera edición, el salón de eventos “Grand Ilusion” reunió a un grupo de destacados profesionales de la región en sus espacios para mostrar al público valenciano todas las alternativas existentes para la realización de una boda perfecta. “Exponovias” tuvo como escenario este recién estrenado local de El Viñedo en la ciudad de Valencia con 400 m2 de construcción con capacidad para albergar 200 invitados, estacionamiento para 140 vehículos, áreas verdes, espacios internos y externos entre otras cómodas instalaciones que prometen adecuarse a cualquier tipo de convite, brindando además un excelente servicio integral que logran junto a sus aliados comerciales. En la foto: Bernardo Gómez, Erika Camacho de Delgado y Javier Arcay.

Con el aval de contar con un excelente equipo de profesionales de la belleza liderados por el profesional del makeup carabobeño, Miguelángel García, hace pocas semanas abrió sus puertas “Miguelángel Cover Look VIP”, un exclusivo salón de belleza ubicado dentro del complejo estético Maeva en la urbanización La Viña de Valencia. Luego de cinco años en el local del Shopping Center y con la gran demanda de clientes que ha logrado este importante equipo de especialistas en estética personal, decidieron expandir su visión y ofrecer un servicio aún más personalizado a su selecta clientela en un espacio de decoración contemporánea y céntrica ubicación. En la foto: Miguelangel García y Luís Alberto Silva.


la vida es BELLA

foto: wilmer acosta [wilmeracosta.com]

Justo Gómez, el diseñador de modas que hizo vida creativa en Valencia -desde donde proyectó su valioso talento a toda Venezuela- es una de las más sensibles pérdidas que ha tenido recientemente el diseño nacional. Su trabajo destacó desde que se graduara en el Instituto Brimen de la capital carabobeña, siendo el favorito no solo de muchas elegantes de Valencia, sino también del resto del país. Así mismo, fueron impactantes sus creaciones para algunas concursantes del Miss Venezuela, entre las que destaca su gran amiga Carolina Indriago, quien ganó con un traje firmado por Justo. Participó en múltiples ocasiones en editoriales de moda realizados por el fotógrafo Mario Pagano para Club Magazine y siempre era característica su responsabilidad, su discreción y su profesionalismo. Era raro verlo reír, como aparece en esta foto, porque siempre estaba pendiente hasta del último detalle de su trabajo. Quisimos que ustedes lo recordaran como aparece esta imagen. Tal y como debe estar ahorita. Feliz de haber eternizado su nombre a través de su talento. 98



Club #46: La nueva identidad