Page 1

CLETOFILIA

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE

CICLISMO | ESTILO DE VIDA VOL. 3 Nยบ 3 | AGOSTO

ABRE EL MUNDO


Editor: Juan Pablo Ramos Monzón Webmonster: AG Ruiz Ventas: participa@cletofilia.com Colaboraciones: redaccion@cletofilia.com

CLETOFILIA es un título registrado ante el Instituto Nacional de Derechos de Autor (IMPI) y como marca ante el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual. Eres libre de copiar parte o todo el contenido de esta revista, siempre y cuando menciones el origen de esta información (CLETOFILIA) y no lucres con el contenido. Para ello, hemos publicado todo el contenido bajo la Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial 4.0 Internacional.


ABRE EL MUNDO Salir pedaleando del perímetro declarado como “seguro” por mis papás me daba la sensación de ser un aventurero y hasta cierto punto rebelde. Cuando la infancia quedó atrás, los perímetros de seguridad sólo quedaron en recomendaciones. No regreses de noche. Poco a poco uno se da cuenta de la herramienta de libertad tan poderosa que es la bicicleta. Y cuando decides salir de tu ciudad para no regresar el mismo día y rodar hasta que el sol esté a punto de ocultarse, entonces te llega una sensación única, la de ser un viajero. En esta entrega compartimos entrevistas y crónicas que te acercarán a la experiencia de viajar. Lo hacemos con toda la intención de provocarte: llamarte a que salgas de casa, te montes a la bicicleta y no vuelvas el mismo día. Experimentes llevar contigo lo necesario para dormir fuera de casa y volver después de la misma manera en que te fuiste, pedaleando. Te presentamos a Sonia Medina, actual coordinadora de cicloviajeros para el Foro Mundial de la Bicicleta 2018. La caravana mundial que arribará desde diversos puntos del planeta a Lima, Perú. Durante julio nos fuimos a rodar por Cuba, y nos llevamos una bicicleta plegable para hacerle una prueb a fondo, así que les vamos a compartir la crónica del viaje, y la prueba de más de 200 km. Date una pausa, lee, inspírate y comienza a prepararte para tu próxima aventura en bicicleta.

Juan Pablo Ramos Monzón

CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


CONTENIDO

Da clic en las imágenes y navega por la revista.

Un vistazo a los accesorios para ciclistas que te harán más feliz de lo que ya eres. P.5

Sonia Medina, coordinadora de la caravana de cicloviajeros que van al FMB7. P. 7

Cinco días de viaje en bicicleta por las carreteras, montañas y lagos de Cuba. P. 1 4

Una rodada que exige algo más que calles seguras para andar en bicicleta. P. 27

Esta es la historia de cómo se creó la Red de Ciclismo Urbano de Venezuela.. P. 34

La sección para que hables del amor que le tienes a tu bicicleta. P. 38

Más de 200 kilómetros a prueba con la Tern Node D8, aquí los detalles. P. 11

Así es como planifican el diseño de las calles en Ámsterdam. P. 32


URVANIDADES

Rompevientos Astorga Bike. Poco a poco nos acercamos a las mañanas frías, por eso les compartimos este rompevientos súper ligero de la marca mexicana Astorga Bike. Cuello alto, cierres de ventilación, bolso trasero y detalles reflejantes. Precio: $540 MXN Próximamente: Astorga Bike

Alcancía ¡Nueva bici!. Acéptenlo, siempre tienen en mente comprar una bici nueva. Esta alcancía te ayudará a que lo logres. Llénala, rómpela (no tiene tapón, jeje) y cuenta lo mucho que ahorraste con esas monedas que ahora estás despreciando. Precio: $250 MXN De venta en: arta cerámica.

Lucetta de Palomar. La casa de diseño Palomar creó estas magníficas luces magnéticas para tu bicicleta. Eljuego viene con luz delantera (LED blanco) y luz trasera (LED rojo). Tienen tres modos de parpadeo y un adaptador si es que tu bici no es de acero. Precio: $880 De venta en: Tokyo Bike México

Gorras MOVIGO . Un clásico en el estilo ciclista es la gorrita con viscera que se levanta. Esta marca de Tijuana las confecciona en gabardina con estampados muy llamativos. Disponibles en tallas Chica, Mediana y Grande. Precio: $250 De venta en: MOVIGO

CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Calcetas refelejantes RFX $1 85 MXN $1 68 comprando con el cรณdigo CLETO1 0

Protector de cuadro refelejante RFX $1 20 MXN $1 09 comprando con el cรณdigo CLETO1 0


PERFIL DE CICLISTA

SONIA MEDINA

Texto y foto de apertura: Juan Pablo Ramos Monzón

En esta historia, la bicicleta llegó para dar un toque único a la vida de Sonia Medina (28 años) . En 2010, cuando comenzó a funcionar el sistema de bicicletas públicas de la Ciudad de México, pensó que era buen momento para aprender a pedalear, sin saber qué tan lejos iba a llegar unos años después.


Sus primeros intentos los hizo con las bicis públicas, pero sólo fue un acercamiento tímido. Un año después hizo un intercambio académico en Berlín y vio cómo todo mundo se trasladaba en bicicletas. Sin embargo recuerda que iban muy rápido y no eran muy pacientes con una chica que apenas estaba aprendiendo a rodar. El verdadero encuentro con la bicicleta se fue macerando lentamente. “Mi familia es de Mulegé, Baja California Sur. Un día un amigo me platicó que había llegado ahí en bicicleta”. Eso la sorprendió bastante, ¡cómo había llegado en bicicleta a Mulegé! La semilla de la curiosidad ya estaba germinando en Sonia.

A China en bicicleta

Fue hasta 2016 cuando su novio en ese momento, le platicó que tenía planeado un viaje por La Ruta de la Seda, y se abrió la posibilidad de sumarse al plan. Sonia aún no era una ciclista experimentada, pero recorrer 20 mil kilómetros de Bucarest a China era una buena oportunidad para comenzar a serlo. El viaje comenzaría en dos meses y Sonia se propuso mejorar sus habilidades en ese tiempo. El incentivo era bastante bueno.

velocidad perfecta para recorrer el mundo. La gente se acerca a ti y se abre cuando te ven llegar en una bici”. Ese viaje que duró de abril a noviembre de 2016 la involucró de lleno en el terreno del cicloviaje. Cuando regresó se involucró en la organización del Foro Mundial de la Bicicleta que tendría como sede a la Ciudad de México. Ahí fue parte de la comisión de cicloviajeros, y participó en una mesa redonda para compartir experiencias con otras mujeres cicloviajeras. Al finalizar el Foro, fue nombrada como coordinadora de cicloviajeros para el Foro en 2017 que tendrá lugar en Lima, Perú. “Los cicloviajeros son una comunidad con mente muy receptiva. Como dice Engin, un viajero de Turquía que conocí: Somos una pequeña familia y hay que cuidarnos todos. “Creo que viajar es un reto personal. Yo les diría que lo hagan, que se guarden cualquier miedo y lo hagan. Es fantástico, aprendes mucho cada vez que viajas”.

“Viajar en bicicleta me abrió una nueva visión del mundo y también de la bicicleta. Sé que hay otras formas de viajar, pero la bicicleta te da la

CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Parte del registro fotogrรกfico durante La Ruta de la Seda


LAS DESEAMOS

TERN NODE D8

A PRUEBA 200 KM

“Tomamos la Tern Node D8 y la sacamos de su hábitat urbano para hacerle una prueba a fondo, en un viaje por Cuba durante 200 km. Aquí les compartimos nuestras impresiones y detalles de esta bicicleta plegable que bien podría ser tu próxima bicicleta para tus viajes cotidianos en la ciudad, y para alguna aventura que tengas en mente. A nosotros nos fue muy bien con ella.


Tern Node D8


La Tern Node D8 es una bicicleta creada para la ciudad, pero que tiene grandes cualidades para ir un poco más allá. Digamos, hacer un viaje de más de 200 km por Cuba. El mes pasado mi esposa y yo hicimos un viaje a Cuba. Ella tiene una Tern Castro D8 que usa todos los días para moverse en la ciudad, así que me pareció buena idea pedir a los distribuidores de Tern México que me prestaran una de sus bicicletas para ponerla a prueba. A ellos también les pareció buena idea y dejaron en mis manos una Tern Node D8 color negro. Esta bici es de rodada 24". Es decir, una medida intermedia entre las ruedas pequeñitas de 20 que usan las plegables más compactas y las ruedas grandes de una bicicleta de montaña o de carretera. Lo mejor de dos mundos, por decirlo de alguna manera. Ruedas pequeñas igual a aceleración rápida en ciudad. Ruedas grandes, igual a buen avance en recorridos largos. ¡A rodar por Cuba! Nuestra ruta constó de La Habana a Viñales. Eso es un poco más de 210 km entre árboles de mango, carreteras con curvas y muchas subidas. Ese fue el examen de la Tern Node D8. Nada sencillo si pensamos que este modelo fue pensado para ciudad, y que Tern tiene dos modelos especiales para viajar: Verge S27H y Eclipse S18. Para enfrentar esa ruta íbamos equipados con 8 velocidades con desviador Shimano Claris. Una pieza fabricada para bicicletas de carretera, que se comporta de maravilla en ciudad e incluso soportó los tramos de mal pavimento y terracería, aunque cabe decir que no es su hábitat. En las ruedas llevamos unas Schwalbe Big Apple Balloon, lo suficientemente robustas para salir del pavimento y muy buenas para rodar en él. CLETOFILIA.COM

Como punto a favor, tienen un recubrimiento de kevlar que las hace más resistentes a ponchaduras. En toda la ruta, no tuve una sola. Buena para la carga Cuando piensas en viajar, debes pensar en que llevarás todo tu equipaje contigo. Y aunque tratamos de viajar lo más ligero posible, siempre se termina llevando peso en la bici. De hecho, el mejor consejo que puedes tomar a la hora de viajar en bici es: que cargue la bici, no tú. En la parrilla que viene integrada en la Node D8, con capacidad para 25 kg, monté la casa de campaña, un bajo sleeping, la herramienta y una toalla húmeda. Al frente, en el manubrio, una bolsa seca de 13 L con toda mi ropa: un traje de baño, una playera, una camisa, dos mudas de ropa interior y un pantalón. Además de una bolsa que monté también en el manubrio con una cámara de repuesto y una ánfora con agua. Otra gran cualidad de este modelo es que el manubrio se puede colocar en diferentes posiciones, gracias a la potencia ajustable Andros. Eso te brinda comodidad extra. Qué podría mejorar en la Tern Node D8 Como les he dicho, esta bici no es especial para viajes, así que si pensamos en su uso para la ciudad, no le cambiaba nada. Viene muy bien equipada. Bueno, le agregaría de una vez la maza BioLogic Jule con dínamo y las lámparas frontal y trasera. Eso sería genial, aunque las puedes conseguir por separado. Pensando en viajar, le montaría una multiplicación de dos platos. La ventaja es que la Tern Node D8 viene preparada para que le pongas doble plato y su correspondiente desviador. Y poniéndome exquisito, si pienso en llevarme nuevamente esta bici a un viaje donde voy a rodar por terracería o malas carreteras, cambiaría el Shimano Claris por un cambio de montaña: un Shimano Deore quedaría genial. AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


PEDAL A FONDO

5 días rodando por Cuba Texto: Juan Pablo Ramos Monzón Fotos: Mariana Orozco y Juan Pablo Ramos

De Cuba se dicen muchas cosas, tantas que cuando alguien emite su opinión paraciera que utiliza un formato con frases y palabras presdiseñadas para hablar de esta isla, incluso si nunca ha estado en ella. Conocer un país donde están organizados de una forma diferente a casi todo el planeta, es sorprendente. Es en verdad ver el mundo desde otro ángulo. Hacerlo en bicicleta, le suma un detalle aún más profundo. El ritmo al que uno se mueve y la cercanía que permite tener con las personas resultan en experiencias mágicas. Esta es la crónica de 220 kilómetros divididos en cinco días de paisajes con diversos tonos de verde, café, mangos y gente muy hospitalaria.


Día 1

La Habana - Las Terrazas Distancia: 70.6 km

Por la puerta de la habitación se cuela el sonido rítmico de un cuchillo golpeteando contra una tabla de corte. Aún está oscuro y sigue haciendo calor. Son las cinco y media de la mañana, hora a la que dijimos a nuestros anfitriones Ramsés y Lorena que estaríamos listos para tomar el desayuno. Una noche antes arribamos a La Habana, a casa de Ramsés y Lorena, quienes rentan su “casa particular”, un sistema en el que las personas comparten una de las habitaciones de su casa para que te hospedes. Digamos que es un Airbnb que se implementó en la isla de forma oficial en los años 90. Quien te hospeda debe contar con permiso del estado y entregarle un registro con los detalles de quiénes se hospedaron en sus casas, número de pasaporte y por cuánto tiempo lo hicieron. Manjar de frutas y café CLETOFILIA.COM

El placer de beber un café bien oscuro, bien sabroso y con mucha cafeína es especial. En mi familia me fueron haciendo adicto al café desde que era niño, así que para mis casi 35 años ya es una necesidad consumir cafeína en algún momento del día, y si es a primera hora, acompañado de un pan con mantequilla hecha de verdadera leche de vaca, con un plato de frutas multicolor, un jugo de mango de un amarillo intenso… ¡Bienvenidos a Cuba! Una noche antes dediqué junto con Mariana, mi compañera de viaje (así le llamo porque decir esposa suena old fashion) casi tres horas en ajustar las bicicletas que viajaron con nosotros desde la Ciudad de México. Nos acompañaron dos bicicletas plegables Tern con ruedas de 24 pulgadas. La de Mariana salió de la bolsa de viaje con un rin torcido, así que hubo que meterle mecánica nivel intermedio. Aflojar un rayo de aquí y apretar otro de allá para que la rueda pudiera girar sin golpear con los frenos.

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Con esa desvelada era necesario tomarse dos de las diminutas tazas de café hecho en la moka. Es maravilloso que en todas las casas por las que pasamos, preparaban el café en estas cafeteras “italianas”. Cuentan que durante las numerosas intervenciones de gringos en la isla, los soldados pedían que a su café le pusieran agua, porque se les hacía muy fuerte tomarlo solo, así que a esa bebida de café mezclada con agua le llamaron “café americano”. Hacia Las Terrazas Con la panza llena y el corazón contento salimos de la casa de Ramsés y Lore. Eran las siete de la mañana y el calor ya era fuerte. Junio es mes de “temporada baja” para Cuba, pues el turismo de Canadá y algunos países europeos no viene por el calor extremo. Ellos vienen entre noviembre y febrero. Pero nosotros somos mexicanos y verano es sinónimo de vacaciones. Así que comenzamos a pedalear por el barrio de Vedado, luego nos dirigimos a la Plaza de la Revolución y de ahí hacia la autopista. Mensajes de “socialismo o muerte” nos iban saludando y al mismo tiempo dando la despedida de La Habana. Al frente tendríamos 70 kilómetros de autopista, subidas, subiditas, pendientes ligeras y alguna que otra bajadita.

del San Juan para nadar en sus pozas de agua dulce y buscar ahí mismo un sitio para acampar. La entrada al complejo turístico tiene un costo de 3 CUC (unos 60 pesos por persona). A partir de ahí te encuentras aún menos autos que a lo largo de la autopista. En realidad pasan pocos carros en todas las carreteras y autopistas de Cuba, y puedo decir que en general se portan muy bien con los que vamos en bicicleta. Eso sí, cada que pasan te pitan con el claxon. Les encanta hacerlo con el afán de saludarte. Llegamos a unas pozas de agua natural donde la gente se reúne a nadar, a tomar ron y comer cerdo asado. Así que en el país que fueres, haz lo que vieres. Nos pedimos un plato de arroz con cerdo asado y una cerveza Cristal. Y por supuesto, también nos metimos a las pozas de agua para calmar el sofocante calor que ya cargaba nuestro cuerpo. Una vez restaurados preguntamos por un sitio donde poder acampar. A unos metros de las pozas hay una zona de cabañas diminutas. Ahí puedes elegir entre acampar en su jardín o pagar unos 500 pesos y dormir en las cabañitas. Como el cielo comenzó a oscurecerse y a rugir, decidimos rentar la cabaña.

En la bicicleta como en la vida, todo lo que sube tiene que bajar con una recompensa de por medio. Casi a la una de la tarde con el sol taladrando nuestros cascos, llegamos a la desviación que te conduce hacia el complejo de ecoturismo Las Terrazas. Y también, como en la vida misma, ese cachito antes de llegar a la recompensa, es el que cuesta más trabajo. Un par de subidas más y llegamos a la caseta que da la bienvenida. Saludamos a los oficiales, quienes de inmediato notaron que éramos extranjeros (enfundados en licra y con el rostro enrojecido de tanto calor, era fácil deducirlo). Nos dieron la bienvenida y una breve explicación del lugar. Nos recomendaron ir hacia Los Baños CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Día 2

De campismo a campismo Distancia: 3.5 km

y las risas a todo volumen. Nosotros instalamos la casa de campaña y nos sentamos en el muelle para ver al atardecer. Conforme fue cayendo la noche, la gente se retiraba del lugar y nos fuimos quedando solos Mariana y yo… y los sapos. Nos metimos a la tienda de campaña dispuestos a dormir. Luego de tanta carne, literalmente traíamos el “mal del puerco”. Pero no contábamos con que los sapos son nocturnos y cantan… mejor dicho gritan toda la noche. Luego de 70 kilómetros sin haber tenido muchas horas de sueño el día anterior, dormir fue una gran recompensa. Al día siguiente nos despertamos hasta las 8 de la mañana. Tomamos el desayuno que estaba incluido con la cabaña y nos dispusimos a descansar. En las cabañas de a lado había otra pareja de cicloviajeros. Españoles. Pasamos un buen rato charlando con ellos y a mediodía nos tomamos el primer ron del viaje. Por supuesto fue un Santero. Si van a Cuba, búsquenlo, es buenísimo y un vaso no cuesta más de 10 pesos mexicanos.

Los sonidos de la naturaleza son realmente hermosos, pero estos amiguitos se pasaron de parranderos. En realidad no dormimos; dormitamos. Al día siguiente levantamos la tienda de campaña, eran apenas las seis de la mañana. Teníamos algo de hambre pero ya no queríamos ver más cerdo. Mariana caminó unos pasos y encontró una casa donde le vendieron dos cafés. Mientras tanto yo terminaba de empacar y alistar las bicicletas.

La charla estaba muy amena, pero el plan no era quedarse en el mismo sitio. Así que tomamos las bicicletas y avanzamos un par de kilómetros para acampar a la orilla de un lago. En el camino paramos a comprar cerdo asado. Nos ofrecieron un cuarto… Yo creí que era un cuarto de kilo, pero no, nos dieron un cuarto del lechón, con medio kilo de arroz, yuca y camote. Por unos 350 pesos. Con eso tuvimos para comer ¡y para cenar! Era domingo y verano. Los jóvenes cubanos estaban de fiesta en la orilla del lago, con la música CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Día 3

Las Terrazas - SoroaS Distancia: 16.3 km

Llegamos a la cima con el calor en pleno apogeo. Nos tomamos unas fotos y regresamos. Teníamos mucha hambre y ganas de nadar a orillas de una de las cascadas. Después de comer bajamos al río. En él jugaba un grupo de chicos. Unos adolescentes divirtiéndose a carcajadas, aventándose clavados y haciéndose bromas entre ellos. Recordamos lo despreocupados que éramos a esa edad. Partimos con rumbo a Soroa, otra zona de reserva natural, cascadas y senderos para caminar. El cerdo que nos sobró lo recibió muy gustoso un guía de turistas de Las Terrazas. Así que comenzamos a pedalear más ligeros de equipaje… Es increíble ver tantos mangos en una carretera. Mangos en los árboles, mangos tirados a la orilla y más mangos a mitad de la carretera. Sin dudarlo Mariana recogió algunos y fueron parte del desayuno.

Antes de que comenzara a ocultarse el sol caminamos de regreso a la casa. Preparamos la ruta para el día siguiente y nos acostamos. A la mañana siguiente teníamos planeado hacer un recorrido de 70 km, pero nada es seguro en esta vida…

Este día no sería de muchos kilómetros (16 km), pero sí de muchas subidas. En especial dos en las que tuvimos que echar pie a tierra y empujar las bicicletas. La recompensa de este trayecto fue llegar a una “casa particular” muy cómoda. Darnos un baño fresco y salir con toda la actitud a recorrer el sendero que lleva al Mirador. ¡Qué vistas tan hermosas hay! Caminamos dos kilómetros entre más árboles de mangos y uno que otro de maracuyá. En el camino encuentras gente que vende fruta, así que el trayecto es muy placentero. CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


El Mirador de Soroa.

El Salto de Soroa.

CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Día La4Ceja

Soroa - ... Distancia: 16.3 km

impresionante la cantidad de vida que hay en todos los sitios por donde estuvimos. Estar en 26 El 26 de julio de 1953, un grupo de universitarios armados asaltaron el cuartel del Moncada, en Cuba. Entre ellos se encontraba Fidel Castro quien fuera encarcelado por dos años. Luego salió de Cuba a México donde organizó el levantamiento armado que le dio la victoria a la Revolución Cubana. No hubo necesidad de que sonara el despertador; los gallos comenzaron a cantar poco antes de las seis de la mañana, y vaya que son eficientes para hacer que dejes la cama. Nuestro anfitrión Jason ya estaba preparando el desayuno. En estas casas particulares no se miden, y te consienten con sus platos de fruta, leche, café, huevo y pan tostado. Como no sabíamos con exactitud cuál sería nuestro siguiente punto para comer, era mejor iniciar bien alimentados, y así lo hicimos. Apenas había salido el sol y nosotros ya estábamos sobre las bicicletas con rumbo a Palma Rubia. Sería nuestro primer día en la playa, según nuestros planes. Con esa motivación tomamos carretera arriba, unas cuantas subidas muy empinadas para alcanzar el punto más alto y luego comenzar a descender. Los kilómetros van pasando suaves entre pláticas, silencios y paisajes que te dejan boquiabierto. Durante todo el viaje en Cuba estuvimos rodeados de vegetación en distintos tonos de verde. Es CLETOFILIA.COM

Esa fecha es una de las principales celebraciones de toda la Isla. Cada año eligen a la región que haya reportado mayor producción y utilidad para el estado, para realizar ahí la fiesta nacional. Este año fue Pinar del Río, y a lo largo de las carreteras podías ver banderas y pintas del M-26-7 (Movimiento 26 de Julio). Estar en 26 significa estar en resistencia y revolución permanente. Es un símbolo y como tal lo han ido plasmando en paredes, casas y en todo lugar posible. Como a la celebración llega el mandatario nacional, ahora Raúl Castro, todas las carreteras y hasta los campos de cultivo, las arreglan a la perfección. También las poblaciones por las que pasamos. En todos lados cuelgan banderas del M-26-7. Aquí hay manglar, no hay playa Pedaleamos más de 70 kilómetros con el calor más intenso del viaje. Pero en el horizonte se abría una franja azul turquesa que anunciaba una paradisiaca playa de arena blanca. Nos estábamos saboreando la llegada para disfrutar de una tarde y una noche a la orilla del mar. Llegamos a Palma AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Pinta del M-26-7 por las celebraciones próximas

La bicicleta es una opción de transporte muy común pra ir de un pueblo a otro. CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Rubia, cruzamos la pluma de seguridad y un guardia se me acercó para preguntarme si íbamos hacia la playa. Como creí que nos iba a cobrar por cruzar la pluma, le dije que sólo íbamos a dar una vuelta. Luego me dijo que el ferry salía en una hora. No le entendí, y tampoco le di mucha importancia, seguí a Mariana que se dirigía a una palapa. Ahí había muchos turistas, una barra de café y cervezas y un pizarrón con los horarios para cruzar al Cayo Levisa… La única playa en toda esa zona. La siguiente partida era a las dos de la tarde y tenías que regresar a la cinco, o quedarte en el único hotel del cayo que costaba unos 2 mil pesos la noche. Cruzar costaba 700 por persona, con una comida y dos bebidas incluidas. La oferta era tentadora, pero nuestro efectivo era poco y no aceptaban tarjetas. No podíamos creer que no hubiera playa por ahí. El mapa se veía rodeado de azul… Pero también de verde, y eso que se ve tan bonito en Google Maps eran unos hermosos manglares. Ahí se puso a prueba nuestro poder de consenso y adaptación. Discutimos un poco, nos molestamos otro tanto y luego no había de otra, teníamos que realizar un plan alterno. Propuse pedalear hasta la próxima playa que estaba a 20 kilómetros. Nos dijeron que se llamaba Pajaritos, pero que era una playa con mucho fango. Lo que sí nos aseguraron es que había un lugar para acampar y que además servían comida. No lo dudé y le dije a Mariana que rodáramos hacia allá. No fue la mejor decisión. Esos 20 kilómetros bajo CLETOFILIA.COM

el sol, sin comida y con poca agua nos mataron. Cuando llegamos a la desviación a Playa Pajaritos se abría un camino de terracería en muy mal estado, y la playa quedaba a 10 kilómetros más. Abortamos la misión. Sólo preguntamos si conocían algún lugar para comer. Nos indicaron de un “ranchón” (palapa) que estaba a un kilómetro. Con las pocas fuerzas que nos quedaban pedaleamos hacia allá. Ahí nos recibió Yunitzi, una mujer joven. Nos preguntó de dónde veníamos y cuando escuchó la respuesta casi se va de espaldas. “¡Alabao!” Nos ofreció comer a un precio más bajo del que ofrecía en su carta, nos compartió su baño para darnos una ducha y nos propuso pasar la noche en su casa. En realidad su casa era sólo un cuarto con un baño, y ahí vivía ella con sus dos hijas y su esposo. Su intención era que nos quedáramos Mariana y yo sólos ahí y ellos pasarían la noche en otro cuarto (el cuál yo no veía). Se me hizo un gesto hermoso, pero aceptarlo habría sido excesivo de mi parte. Sólo pedí que nos diera permiso de colocar la tienda de campaña en el corredor de su casa, y así lo hicimos. ¡Hay gente buena en el mundo! El plan de pasar la tarde en una playa de arena blanca cambió, y el atardecer lo vimos desde el ranchón de Yuritzi. Sus dos pequeñas y su amiga María, que trabaja en el restaurante, estuvieron platicando con nosotros y haciéndonos preguntas de nuestro viaje. Después de 85 kilómetros, mucho calor y hambre, este atardecer nos supo a gloria. Y la sonrisa regresó a nuestros rostros. AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Luego de 85 kilรณmetros y seis horas y media de pedalear, este platillo fue una bendiciรณn.

Esta noche, nuestro hogar fue en el corredor de la casa de Yunitizi. CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


DíaViñales 5

La Ceja Distancia: 32.6 km

llegábamos y ya estábamos platicando de cuál sería el próximo. Los últimos kilómetros antes de entrar a la ciudad de Viñales son impresionantes. Los mogotes se asoman imponentes haciéndote sombra en la carretera.

Viñales, allá vamos Como ya era costumbre, iniciamos el día con un rico y frutal desayuno, siempre acompañado de una diminuta taza de café bien cargado. Agradecimos de todo corazón la hospitalidad de Yuritzi y su familia. Prometimos enviarles una carta con fotos y volvernos a ver en un futuro. Llegamos a la ciudad de La Palma. Había mucho movimiento en la calle principal. Gente en bicicletas, caminando y en motocicletas eléctricas. ¡Cómo vimos motonetas eléctricas! Son la nueva sensación y no cuestan más de 15 mil pesos. Muchas personas están pasando del automóvil viejo a la motoneta eléctrica nueva. Al final de la calle principal se veían las montañas. Ese era nuestro destino. Los mogotes de Viñales. Estas formaciones naturales se elevan como gigantes jorobados cubiertos de un manto verde. Es una de las zonas más visitadas por turistas, y sería el destino final de nuestro viaje en bicicleta.

Hicimos una breve parada para sacar dinero del cajero y luego continuamos hacia el mirador. Ahí hay un restaurante que ofrece una de las vistas más sorprendentes de Viñales. Puedes ver todo el valle. Un lugar perfecto para terminar el viaje en bicicleta. Cuba nos abrazó y nos consintió desde que aterrizamos. Es verdad que en la isla reina la seguridad. En ningún momento nos sentimos en peligro. Las personas se portan de maravilla con los ciclistas, y por ello cada año hay más cicloturistas recorriendo las carreteras de Cuba. Existen libros y mapas con toda la información necesaria para hacerlo. Si quieren hacer la ruta que nosotros hicimos, denle clic a estos enlaces. Pueden hacer alguna variaciones. Pero en general este viaje de unos 220 kilómetros divididos en 5 días, es muy asequible si estás pensando hacer tu primer viaje en bicicleta. Y Cuba, es el lugar indicado para iniciarte. Nosotros seguro que volveremos para conocer más.

Sabíamos que este sería el último día de viaje en bicicleta y no queríamos que terminara. Todavía no CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Los mogotes de Viñales.

La última foto del viaje en bici, en un restaurante desde el que puedes ver todo el valle. CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


llf


A nuestras madres y a muchas mujeres de nuestra generación nos han dicho en pleno siglo XXI que NO deberíamos andar en bicicleta: que es cosa de varones, que perderíamos la “inocencia”, que nos dañaría irremediablemente. Estas y otras creencias prejuiciosas que persiguen la relación mujer-bici desde su origen en el siglo XIX han sido causa para limitar, pero también, afortunadamente, para revolucionar a las mujeres. Grandes cambios acompañaron el inicio de esta relación, cuando -irremediablemente- las mujeres francesas de 1890 se dieron cuenta del poder liberador de la máquina a dos ruedas, la facilidad para desplazarse, el ejercicio y sobretodo el disfrute al pedalear, propiciaron que la vestimenta entonces limitante y represora se viera mutada para favorecer que las mujeres pudieran subirse a la bicicleta. Gracias a la bicicleta, muchas mujeres lograron contrarrestar el miedo de la sociedad -sobretodo la machista y patriarcal- a que las féminas se sublevaran y abandonaran sus tareas hogareñas. Se criticaba incluso el placer femenino arriba del sillín, pues pedaleando hubo quienes llegaron a CLETOFILIA.COM

tener varios orgasmos clitorianos, acto considerado perverso por las mentes ilustres. Desde entonces, la revolución de las mujeres le dió la mano (y los pies) a la bicicleta. Sin embargo, el camino aún es largo: la movilidad es un privilegio más que un derecho y las condiciones para que las mujeres podamos movernos de forma segura y conveniente no han logrado generarse. En el 2013, el colectivo Ovarian Psycos crea en EUA una rodada llamada “Clitoral Mass”, que genera un cambio radical de conciencia. Estas rodadas son convocadas y llevadas a cabo anualmente por mujeres y para mujeres a lo largo del país. Si bien el nombre Clitoral Mass se refiere al sistema sexual y reproductivo de las mujeres cis, en realidad la Masa Clitorial no pretende excluir a nadie. El nombre es un juego de palabras (del inglés Critical Mass, otra rodada organizada por activistas) que pretende ser divertido y crear algún tipo de reconocimiento-aceptación-orgullo en nuestro cuerpo históricamente oprimido. Mientras este es el motivo, las Ovarian Psycos remarcan que “no nos disculpamos por usar el simbolismo positivista femenino, sino que lo usamos para AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


reafirmar y reclamar nuestros cuerpos y de ninguna manera lo hacemos con la intención de marginar las diversas formas y géneros que constituyen el ser “mujer”. Apostamos por una interpretación feminista descolonizada WOC/womynhood (del concepto mujer en inglés sin man, wo-man) que incluye a personas mujeres y mujeres que se identifican como tal, así como personas con dos géneros, queer y trans. En resumen, TODA PERSONA QUE SE IDENTIFIQUE COMO MUJER, independientemente de qué órganos reproductivos tengas o no tengas, ¡eres bienvenidx a esta rodada!”

participantes. Además de contar con una charla sobre el clítoris por parte de Clitoralia. Nuestra rodada tuvo doble motivo de celebración pues fue el 7º aniversario del colectivo pedaleando por una ciudad más igualitaria y equitativa en su movilidad.

En su sexta edición, el pasado 5 de agosto, la Clitoral Mass se expandió a México. Nos sumamos a la rodada masiva colectivos de mujeres ciclistas y mujeres independientes en ciudades como Guadalajara (Femibici y Rila Libre Fem), Oaxaca (Rueda Violeta) y Cd. de México (Berracas Sororas).

Queremos gritar a Guadalajara, a México y al mundo que es necesario recordar que las mujeres somos diversas, y que a pesar de las situaciones de vulnerabilidad, estamos organizándonos, liberándonos y liberando nuestro entorno, para nosotras y para todas.

En Guadalajara, la rodada de Femibici en apoyo a la masa clitorial albergó un espacio para el diálogo y la compartición de experiencias entre las mujeres

¡Nuestro cuerpo es nuestro! ¡Mi placer es mío!

CLETOFILIA.COM

Para nosotras ser parte de Clitoral Mass representa el apoderamiento y fortaleza de nuestro derecho a movernos libres y seguras, para recuperar nuestro cuerpo y (auto) placer. Pero sobre todo, es un acto político de sororidad y hermandad entre mujeres más allá de las fronteras.

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


DiseĂąando la calle con bananas papas fritas y... ballet

Dutch style


Por: Marianely Patlán Coordinadora del equipo en Ciudad de México de La Ciudad Verde

La movilidad en bicicleta es un elemento crucial en la creación –o al menos intento de- un futuro sustentable, de tener una mejor calidad de vida para nosotros y los que vienen en camino. Y en términos muy generales -y probablemente románticos-, tratar de devolver a la tierra lo que nos ha dado y recuperar un poquito de lo que a muchas y muchos la vida en las ciudades nos ha quitado. El reconocimiento de la bicicleta, como una alternativa de transporte urbano va en aumento en muchas ciudades del mundo, y para otras, no ha habido duda de eso desde hace varios años. Pero el camino que cada una ha recorrido para llegar a lo que hoy representan es muy distinto, aún con sus coincidencias. Los obstáculos que han tenido, las oportunidades que han o no tomado y que han definido el rumbo de su política ambiental, urbana y de movilidad, y una mucho más amplia lista de factores. El reconocimiento de varias de ellas como ciudades ciclistas se puede abordar desde distintas perspectivas. Haciendo referencia al diseño urbano, que es uno de los pilares, es básico incluir los elementos básicos: conectividad, intermodalidad, seguridad, accesibilidad, legibilidad y comodidad. Estos se fundamentan en los datos duros que nos ayudan a tener bases cuantitativas para saber cómo vamos en este camino, desde el número de kilómetros de infraestructura ciclista

hasta el registro de lesionados o muertos en hechos de tránsito, el reparto modal, el conteo ciclista, y demás, pero también, estas cifras nos ayudan a poder comparar entre ciudades, definir líneas de acción, identificar patrones y coincidencias y seguir trabajando en las áreas de mejora identificadas. Sumado a esto, hay otras variables que todavía son poco exploradas y que se centran en el estudio de las personas como usuarios de las vías, desde una perspectiva más social. Hay quienes identifican a las personas como distintos peces nadando en el mar (de asfalto) o como si fueran los bailarines de una coreografía urbana y parten de esta idea para estudiar sus relaciones. Andreas y Mikkel1 enfocados en el estudio del comportamiento ciclista, lo entienden y describen como el río y el ballet: un río es un estudio más centrado en el flujo de ciclistas mientras en el ballet se enfoca en el baile entre usuarios, sobre todo en las intersecciones. ¿Baile? Sí, un movimiento para intercambiar, para ceder y para acordar, y que en buena parte es posible gracias a un elemento: el lenguaje, entre los propios usuarios y entre los usuarios y la ciudad. Por ejemplo, en las calles de Ámsterdam es común encontrar una gran variedad de intercambios y movimientos en cada intersección, ver niños pedaleando en la calle con toda tranquilidad o el clásico aventón en la parrilla de la bicicleta, que son

1 Andreas Hansborg Olsen y Mikkel de Vries Baekgaard. A Study of mobility InSitu. Understanding cycling as an embodied practice. (2015). Tesis de Maestría en Ciudades Sustentables, Universidad de Aalborg, Dinamarca. CLETOFILIA.COM

AMAMOS LO QUE A TI TE MUEVE


Cuando se cuenta con una infraestuctura bien diseñada, con base en los ususarios, se refleja en ellos y su sentimiento de confianza y seguridad. Fotos: Marianely Patlán (2017)

Antes y después de la intersección rediseñada en Ámsterdam. Fuente: Dibujos propios en fotos de Vervoerregio Amsterdam, (2017).

Antes y después de la intersección rediseñada en Ámsterdam. Foto: Marco te Brömmelstroet , (2017).


en parte reflejos de un sistema eficiente en el que los usuarios se sienten seguros y respaldados por el diseño urbano de su ciudad. En muchos casos es imposible estandarizar un diseño, pero es indispensable garantizar que se ofrecen las alternativas necesarias para que esos intercambios sucedan en un entorno seguro, que protege y soporta movimientos inesperados o incluso “equivocados” entre usuarios. Dame un aventón Entre muchos elementos que es posible identificar gracias al estudio cuantitativo de la movilidad en bicicleta, podemos mencionar el comportamiento de los ciclistas traducido en líneas de deseo, a las cuales se debe adaptar el diseño urbano, y no necesariamente, al contrario, como suele suceder. El diseño que le demos a la infraestructura ciclista y las opciones que brindemos a los ciclistas determina en buena medida su éxito o fracaso. Una de las intersecciones más concurridas de Ámsterdam debía ser rediseñada porque ya estaba saturada, el proyecto se hizo y el resultado es exitoso. El ingrediente básico en este diseño fue observar continuamente el ballet de ciclistas a nivel de banqueta y desde el balcón de los diseñadores a cargo. Se identificaron los flujos, los movimientos y las líneas de deseo, es decir, conocían los patrones y las necesidades de los usuarios actuales y además pensaban en los potenciales. A la información obtenida se sumó la habilidad de los diseñadores urbanos del equipo de Vervoerregio Amsterdam 2 que se adaptaron y propusieron un modelo exitoso de bananas y cajas de papas fritas. Ahora es posible encontrar más bananas en otras intersecciones de Ámsterdam.

2 Departamento local de transporte de Ámsterdam

El antes y después de la intersección Para recolectar esta información que puede ser determinante entre la funcionalidad y por tanto la aceptación de infraestructura ciclista hay varias opciones, la observación en campo, las etnografías y auto-etnografías ciclistas, incluso hay quienes estudian las expresiones faciales tomando fotos de los ciclistas para determinar si están disfrutando el recorrido o si parecen estresados, enojados o temerosos. Para recolectar esta información que puede ser determinante entre la funcionalidad y por tanto la aceptación de infraestructura ciclista hay varias opciones, la observación en campo, las etnografías y auto-etnografías ciclistas, incluso hay quienes estudian las expresiones faciales tomando fotos de los ciclistas para determinar si están disfrutando el recorrido o si parecen estresados, enojados o temerosos. En realidad, ¿estamos dando la importancia necesaria al estudio social de la movilidad urbana? Una última reflexión por ahora, que se basa en una frase de Stephanie Akkaoui: no se trata de qué clase de arquitectura es, sino qué es lo que hace, que yo dirijo hacia el diseño urbano. ¿Estamos diseñando ciudades y, en específico, infraestructura tolerante con el comportamiento de los ciclistas? ¿Nuestras calles nos están permitiendo cometer “errores” y la infraestructura que tenemos es indulgente ante ellos? ¿Qué es lo que el entorno urbano nos transmite? ¿Será que realmente nos permite bailar con otros?


BICIRED VENEZUELA

CREANDO LA RED En Venezuela somos muy pocos los promotores de la movilidad en bicicleta, por lo que resultaba imperante encontrarnos y unirnos. Era ya momento de generar una plataforma de consulta, para promover la movilidad en bicicleta y difundir nuestros trabajos y experiencias. El debate de este escenario, fue adelantado bruscamente por la gran cantidad de accidentes que venían afectando a la comunidad ciclista venezolana (especialmente deportiva) desde el año 2013. Se crea sin mucha preparación una página de Facebook para centralizar un primer evento simultáneo nacional cuya fecha escogida fue el 19 de abril, Día Mundial de la Bicicleta y Día de la Declaración de Independencia de nuestro país, en esa ocasión la llamamos ¡Rodada Nacional, por los Derechos de la Comunidad Ciclista a la Vida y a la Vía! En ese entonces no teníamos una plataforma definida para eventos nacionales, ni siquiera habíamos experimentado la posibilidad de debatir algún evento nacional.

Los grupos deportivos, recreativos y urbanos en Venezuela a pesar de padecer los mismo males (asaltos, arrollamientos, vacíos legales, discriminación, poco o ningún apoyo de las autoridades en el tema de la seguridad de ciclistas, entre otros), mostramos una división social. Existe la idea generalizada de que un ciclista deportivo, o recreativo, nada tiene que ver con un ciclista urbano por ejemplo. Y ciertamente cada quién se identifica y hace lo que prefiere y evidentemente el uso que se le da a la bicicleta tiene fines distintos. No obstante no podemos obviar que padecemos los mismos males sin discriminación por el uso que le damos a nuestro vehículo. Este primer evento recibió cierta aceptación de los medios y generó unión entre los distintos tipos de ciclistas, materializó la idea de crear el primer Registro Nacional de Testimonios de Incidentes en Bicicleta que ubicamos en esta misma plataforma, para sistematizar y generar cifras por nuestros medios los incidentes viales que se suscitan, ante la ausencia de un registro formal, de parte de las autoridades competentes o de cualquier otra


Foto: Archivo BiciRed Venezuela , 2015

institución, aunado a los vacíos legales en los que nos encontramos inmersos los ciclistas. Con respecto a esto último, ejemplifico que en Venezuela no es obligatorio el uso del casco. Pues bien, un día a esta servidora le impacta por detrás un automóvil, a unos 5 kilómetros por hora, doblando el rin de mi bicicleta de ruta. La persona que me arrolló intentó desalentar mi disputa, señalando que como no llevaba casco, no podía reclamar. Otro caso, mucho más penoso y complejo fue el que ocurrió en 2013, cuando un automovilista en presunto estado de ebriedad atropelló a la selección de triatlón del estado de Carabobo en una vía de la ciudad de Puerto La Cruz. Tres de los atletas murieron, dos eran menores de edad. Cuatro años después, el juez emitió el fallo: cuatro años de prisión y 50 dólares de multa. En nuestra ley es virtualmente imposible que te revoquen la licencia incluso si matas a alguien. Por esta historia y otras más creamos una red

prematura, más como un mostrador y humildemente con poca experiencia, el equipo promotor conformado por personas de las ciudades de Barquisimeto, Maracaibo, Caracas, Valencia y Puerto Ordaz, estuvimos soñando crear un espacio de cooperación nacional, una guía virtual de activistas y un espacio para compartir investigación venezolana, trabajo que se encuentra disperso en el activismo nacional, individualizado y oculto, situación que debe cambiar para fortalecer la movida ciclista nacional. Es así como en la tercera edición Encuentro Nacional de Ciclismo Urbano celebrada en Maracaibo, estado Zulia, surge la primera mesa de trabajo de la prematura Bicired Venezuela, para formalizar esta organización que vendría a rescatar los varios huérfanos del activismo ciclista nacional, como el Encuentro Nacional de Ciclismo Urbano, el Día Nacional de la Bicicleta, entre otros. La mesa de trabajo fue sencilla, consistió en consultar la idea de generar una red de apoyo venezolana de experiencias y proyectos, para la


promoción de la bicicleta y la movilidad sustentable en nuestras ciudades, en este espacio debatimos evaluar, entender y aplicar los medios al alcance general, para comunicarnos y poder integrar esfuerzos que permitan compartir al menos virtualmente, los aportes que han generado y generan colectivos, grupos y activistas promotores de la bicicleta como transporte, documentos, investigaciones, trabajos, ponencias y establecer la red de contactos nacional. Todo lo relativo a su construcción se fue definiendo en los meses previos al 3er. ENCU, con el apoyo de las charlas y asesorías de la Bicired México, que fueron gestionadas gracias al apoyo de Andrés López, consultor de esta institución y de Adrián Chavarría de la Fundación Tláloc que nos brindaron, respectivamente, su experiencia y conocimiento para el desarrollo de este proceso, que aclaramos no es rápido y requiere MUCHA dedicación y participación amplia de las y los activistas, para definir las particularidades y necesidades de comunicación que debe cubrir la red. El espacio de trabajo Políticas Públicas Ciclismo Urbano, grupo virtual en la red social facebook,

agrupa a la mayoría de los activistas y simpatizantes de Venezuela por la bicicleta, usamos ese espacio para colocar las invitaciones a trabajar en las asesorías que estamos recibiendo, de estas asesorías realizamos dos video conferencias previas al ENCU para desarrollar el primer material a mostrar en la mesa de trabajo, empezamos por entender cómo nos vamos a comunicar, para qué y los medios disponibles. Este trabajo generó los parámetros para iniciar la construcción de la red nacional de movilidad en bicicleta de Venezuela: 1.- Por consenso hay visto bueno para establecer la red de ciclismo urbano nacional. 2.- El espacio debe servir de vitrina para mostrar nuestras experiencias, unir esfuerzos y disminuir curvas de aprendizajes. 3.-La red debe ser plural, autogestionada, independiente, abierta y participativa.


4.-La siguiente mesa se efectuará en el Encuentro Nacional de Ciclismo Urbano del año 2016. Llega el año 2016 y aunque mantuvimos el evento nacional que nos había generado, ese del nombre largo que reducimos a Rodada ¡Respeta al Ciclista!, fue un año atribulado, para la economía nacional, récord de migración, una realidad que nos ha golpeado duro, y ha debilitado duramente al activismo en todas sus facetas. En noviembre de 2016, logramos contra todo pronóstico, hacer la segunda mesa de trabajo y captar un nuevo grupo que vendría a ser el equipo de planificación estratégica actual de la BiciRed Venezuela, contando con el apoyo de personas de las ciudades de Valencia, Barquisimeto y Caracas, y teniendo en mente que en época de crisis hay quien llora y hay quién vende pañuelos, nuevamente logramos lo impensable, consolidar una red de apoyo solidaria, ya que hemos viajado más este 2017, que cuando “todo estaba bien en Venezuela”, hemos logrado no perder la fe en nosotros mismos y en nuestra capacidad resiliente, con mucho esfuerzo y orgullo podemos decir que estamos trabajando de forma ininterrumpida virtual y presencialmente y vamos casi culminando el proceso inicial de planificación estratégica.

Siempre parece imposible hasta que se hace. Desde la tierra de Bolívar, del piano infinito de Teresa Carreño, de la luz de Reverón y las bicicletas Benotto de antaño, y la inestabilidad política coyuntural de Latinoamérica más tuiteada del año, seguimos construyendo a golpe de pedal la "Otra ciudad posible", la que sugiere Henri Lefebvre cuando expuso “el derecho a la ciudad”, una ciudad más justa, igualitaria, pero también que se esfuerza por empoderar a la gente en asuntos de interés público y participación ciudadana (gracias a la Sampablera por la referencia). Como fue y como va este proceso, lo detallaremos en la siguiente nota, escrita desde Valencia, estado Carabobo, el estado más Bicicletero de Venezuela.

Compilación y redacción: Yesenia

Sumoza – Coordinadora de BiciCultura Venezuela y parte del equipo de Planificación Estratégica de la BiciRed Venezuela. Correcciones y colaboración: equipo de planificación estratégica BiciRed Venezuela.


POR QUÉ AMO MI BICI... Enamorado: Eduardo Miranda

Bicicleta: De pista, armada por él mismo

A mi bicicleta la amo porque en ella me siento libre. Sólo dependo de mis piernas y de mis ganas de rodar para llegar hasta donde yo desee. Con ella me desestreso y me mantengo en buen estado de salud. ¡Me hace feliz! La amo porque cada kilómetro que avanzo con ella es un kilómetro sin contaminar. Fue hace cinco años cuando comencé a pedalear. Lo hice por necesidad de hacer ejercicio. No tenía tiempo para ir al gym. Desde entonces me di cuenta que era el mejor medio de transporte, y hoy no hay ningún otro medio que prefiera sobre la bicicleta. Así llueva, haga un calor infernal o si llegara a nevar algún día, no importa, rodaría tres o 300 kilómetros para transportarme con ella. Es mi nube voladora.


Cletofilia Vol. 3 Nº 3.  

Abre el mundo y recórrelo en bicicleta. En esta edición te compartimos una crónica del viaje en bicicleta que hicimos por Cuba. Además de la...