Page 1

 

¿A  qué  nos  referimos  cuando  hablamos  de  interioridad?    

Cuentan los  indios  lakota  que  cuando  Wakan  Tanka  hubo  dispuesto  las  seis  direcciones  (el  Este,   el  Sur,  el  Oeste,  el    Norte,  arriba  y  abajo),  quedaba  todavía  por  fijar  la  séptima.     Wakan   Tanka   sabía   que   esa   última   dirección   –la   de   la   sabiduría-­‐   sería   la   más   poderosa,   y   quería   situarla   donde   no   fuera   fácil   dar   con   ella.   Por   ello   eligió   un   lugar   en   el   que   no   suelen   pensar  los  seres  humanos:  El  corazón  de  cada  uno.  Su  interior.    

Esta leyenda   nos   puede   servir   para   hablar   de   interioridad.   Cuando   queremos   definirla   nos   encontramos   con   palabras   como   conciencia,   intimidad,   alma,   fondo,   entrañas,   corazón,   interior;  frente  a  exterior,  superficial,  apariencia…   La   capacidad   de   estar   en   esa   dimensión   es   lo   que   llamamos   interioridad.   Es   una   manera   de   destacar  que  además  de  lo  que  vemos,  percibimos,  pensamos,  existe  una  especie  de  más  allá   de  la  realidad,  que  deja  paso  a  una  admiración  profunda,  a  la  interrogación,  a  la  veneración.  Es   la  dirección  de  la  sabiduría,  que  está  en  el  interior,  porque  no  se  manifiesta  claramente,  pero   nos  permite  ser  seres  humanos,  porque  es  el  terreno  de  la  escucha,  de  la  observación,  de  la   atención  sostenida,  del  silencio  y  de  la  meditación,  de  la  gratuidad.  Pero  no  significa  aislarse,   sino  hacer  y  ver  las  cosas  desde  dentro.   Hablar   de   dentro-­‐fuera   es   quedarnos   un   poco   en   la   superficie   de   lo   que   se   quiere   decir.   Lo   “interior”  es  un  no-­‐lugar,  un  no-­‐espacio  que  nos  da  perspectiva,  porque  hace  que  miremos  la   realidad  desde  un  más  allá:  desde  la  consciencia  de  ser.  La  interioridad  es  algo  que  se  quiere   abarcar,  que  se  quiere  expresar  o  señalar  donde  está,  pero  en  el  fondo,  la  explicación  funciona   al   revés;   la   interioridad   nos   tiene   a   nosotros.   Nosotros   estamos   en   ella.   Nos   engloba.   Nos   globaliza.   Para  ir  por  esta  dirección  Se  puede  hablar  de  proceso  y  de  camino,  en  el  sentido  de  que  hay  un   descubrimiento   -­‐más   bien,   desvelamiento-­‐   de   una   manera   de   percibir,   mirar   y   sentir,   no   necesariamente   derivada   de   la   inmediatez   de   la   reacción   emocional   o   de   pensamiento.   Una   persona   que   cultiva   su   interioridad   busca   la   profundidad   y   plenitud,   el   desarrollo   de   todo   su   ser  y  el  sentido  de  todo  lo  que  vive.    

No hay  forma  de  delimitarla.  Simplemente,  es.  Es  un  vivir.  Es  un  vivir  silenciosamente  nuestra   cualidad   humana   más   profunda.   Es   vivir   en   ella   y   todo   lo   demás   adquiere   otro   sentido:   Sentirnos  Uno  con  Todo.     Camí  Endins    

www.camiendins.org

Profile for Camí Endins

¿A qué nos referimos cuando hablamos de interioridad?  

Una aproximación a la dimensión interior

¿A qué nos referimos cuando hablamos de interioridad?  

Una aproximación a la dimensión interior

Advertisement