Page 1


bocha­TV es un "canal" de comunicación donde los temas se resuelven haciendo, jugando y colaborando entre sus jugadores, con el único fin, "de poner la inteligencia, al servicio de la ridiculez".

bocha­TV es un facebook, un blogspot, una "revista", en un futuro cercano una página y por sobre todas las cosas, es un lugar en nuestra imaginación que nos empuja; jocoso; a divertirnos, con la sinceridad de nuestros primero años.

Un agradecimiento especial a todos los que han hecho posible esta "bocha" de cosas. A todos los que confiaron en una locura, sean los integrantes de este colectivo, o a los de otras locuras también.


P o r q u e s i e m p r e e s b u e n o d e te n e r s e e n l a l e j a n í a , p a r a c o n te m p l a r l a s m ú l ti p l e s d i m e n s i o n e s q u e e m o c i o n a n , ta n to a l a a l e g r í a , cómo a la tristeza. E n te n d i e n d o e s e l i n k , e s q u e s i e m p r e e l d i l e m a s e r e s u e l v e , y a q u e u n o , e n ta n ta s d i m e n s i o n e s s e e n ti e n d e y e s c u a n d o l a i m a g i n a c i ó n c o n te m p l a s u m e j o r c a r a . Mo v e r s e a l r í tm o d e u n a m ú s i c a . . . e s c u c h a d a p o r u n o s i n s tr u m e n to s q u e p r o v o c a n o n d a s s o n o r a s e n e l i n te r i o r d e u n o r g a n o , q u e c a s u a l m e n te l e p e r te n e c e . G u au ! P o d r í a h a b e r s i d o u n g a to , p e r o n o . . . E r a fu é y s e r á u n p e r r o . Tan cerca del pero, que parece coincidencia. Otra vez ese link que asocia, unas veces c o n s c i e n te y o tr a s i n c o n s c i e n te . L a s p r i m e r a s , p e r m i te n c u a l q u i e r ti p o d e m ú s i c a , l a s otras no tanto, porque estan en esa órbita que uno no logra identificar, si es una línea o un horizonte. Por esas curvas estamos en esta edición del número uno de bocha­TV, revista que no es r e v i s ta , y a q u e l a l ó g i c a , i n d i c a q u e r e v i s ta e s c u a n d o h a y h o j a s , o s e a á r b o l e s c o r ta d o s , p a r a g e n e r a r c e l u l o s a s , q u e m á s l u e g o i n to x i c a n m u c h a s p a r te s . N O s e ñ o r o s e ñ o r i ta , o c ó m o c o r r e s p o n d a p a r a e s te n u e v o m u n d o , q u e s i u n o l o m i r a d e l e j o s (c o m o d e s d e l a Argentina) se siente en el presente, de ese pasado muy, pero muy lejano. Tan lejano, que v i e n e d e s d e q u e l a s d i fe r e n c i a s n o e x i s tí a n . E s p o r e s o q u e e x i s te " e s to " , y a q u e u s te d " a h o r a n o l o p o s e e e n s u s m a n o s " , a m e n o s que tenga una tablet, celular o cosa que reproduzca "esto". De esta manera vemos la l o c u r a d e fr e n te , c o m o s i fu e r a e n b l a n c o y n e g r o , p e r o a h o r a . . . S i l a g r a n m a y o r í a d e s u s r e c u e r d o s s o n e n b l a n c o y n e g r o l o m á s p r o b a b l e e s q u e u s te d alla visto mucha TV en su infancia. Los en color, por cierto, si son un tirando a cepia y c u a d r a d o s , u s te d d e b e te n e r u n a s c u a n ta s fo to s d e c u a n d o e r a c h i c o , c o n s u s p a d r e s c o n campera de cuero, si era de pensar abierto para el lugar que pensaba, fíjese el calzado de todos en esa época, ¡Nadie usaba zapatillas!!! ¡N i l e c u e n to s u r o p a ! S o n e s e ti p o d e r o p a s , q u e m u c h o s a ñ o s m á s ta r d e (c u a n d o d i g o m u c h o s , d i g o m u c h o s ), u n ami g o p u b l i cara en u n a máq u i n a q u e p ro cesará g ran d es co n exci o n es d esd e l a simpleza de: pasa corriente­no pasa corriente, una foto de esa época que lo mostrará p o r ta d o r d e a l g ú n i l u s tr e i n s tr u m e n to e x tr a ñ o l l a m a d o " r o p a " . L a p u c h a ! E s ta r e v i s ta e s p a r a u s te d ! S e a d e l fu tu r o , d e l p a s a d o o d e l p r e s e n te , e n te n d i e n d o q u e e l ti e m p o , e s u n a c o n v e n c i ó n e n tr e u s te d y y o , y q u e n ú n c a l o a c o r d a m o s . E s p o r e s to q u e n e c e s i ta m o s r e s e ta r n o s , p a r a c o n te m p l a r n o s e n e s e e s ta d o . S o n l a s d i fe r e n c i a s u n a g r a n te n ta c i ó n , p a r a a q u e l l o s q u e s e ti e n ta n . S i mp l e y si n cero . E d i to r d e b o c h a ­T V


bocha­TV Esto no es una revista. Esto es una idea plasmada en imágenes, códigos, símbolos y sígnos. A usted; lector; le proponemos un juego en los pasillos soleados de la inteligencia. Siéntese, acompañe esa postura a su más cómodo lugar. Respire. Sienta que de vez en cuando, usted lo hace. Ahora bien, si usted nos ha escuchado, puede seguir leyendo este objeto o seguir en esa postura... Si usted nos entendió, no es necesario que siga leyendo. Si todavía no nos entendimos, es que el universo aún no nos ha sintonizado, y es por eso que hacemos este objeto. Bienvenidos a bocha­TV. INDICE: 03­EDITORIAL. 06­COHERENCIA_CUENTO CORTO. 10­SERGIO ZAGUI_ENTREVISTA. 15­CUADROS_SERGIO ZAGUI. 19­FOTONOVELA_ALQUILER EN LA ESTRELLA DE LA MUERTE. 33­FOTOGRAFÍAS_CALEIDOSCOPIO. 40­ESPIRIDÓN­ANALÍA. 44­MÚSICA­POLA. 47­LOS CONSEJOS DE MARTA. 48­UNA VEZ PASADAS LAS COPAS­por CHECA. 49­SABOR TEXTRUA Y COLOR­ S. DENGRA. 51­DIBUJOS, DISEÑOS, HISTORIETAS, VIÑETAS: ALEK. ANGELES CORNEJO. PACO CABALLERO. NICOLÁS SANCHEZ. PABLO BRAND.

Esta revista se realizó integramente en Scribius 1.4.1 pruébelo, es gratís. Esto es una revista hecha con buena leche, si usted quiere algo de lo que hay acá, pregunte que no hay drama, conocemos lo que hacemos y nos gusta. También nos gusta, el respeto por nuestros sentimientos. O sea, avise si usa algo de todo lo que ve en este número de bocha­TV. Los autores, son quienes firman al pié de sus obras, con sus seudónimos, nombres o artilugios, algunos dejan el contacto, otros no, sientase libre de comunicarse con quien quiera. CONTACTO:

brandcartoon@gmail.com


COHERENCIA.

Subió más alto de lo que daba la escalera, desde allá les gritó a todos. Era raro verlo suspendido en el espacio. Era como escuchar Queen, sin auriculares, al aire libre y por una pradera. Volaba o flotaba? Se hacía dificil entenderlo, quizás era eso lo que trababa el entendimiento de lo que decía. Quizás el orden de las palabras o el Sol que daba de frente. La cuestión era que estaba flotando en lo alto y todo el pueblo se había parado para verlo flotar... o volar... lo que sea que estuviera haciendo. Me acerque un poco más y vi cómo estaba vestido. ¡La puta madre! Cómo en la películas Argentinas, que veía cuando era chico. Todos puteaban, y era una sensación rara, ver a los mayores que miraban una pantalla y le permitían decir esas cosas que a nosotros nos prohibían y que generaban tanto "escozor" en otros momentos. ¡La puta madre! ¡Estaba volando sin calzoncillos y con una toga!

Ruperto, le decían en el barrio. Un pibe con algunos "problemitas" de personalidad, pero coherente. Ese había sido el punto que nos había juntado en la plaza. El estaba bajando del tobogán por la escalera y yo que quería subir a tirarme por donde él había escalado, nos encontramos de frente. Fue entendimiento del que no se necesitan palabras. Me corrí, porque él venía bajando y se hacía más complicado esperar en la escalera que en el piso. Igual, de todas maneras, no me imagino cómo habría hecho si no lo dejaba bajar, para pasar los dos por la escalera. Coherencia, me dijo cuando bajó y pasó al lado mío. Cómo los pibes de esa edad, fingí que no lo había escuchado y subí las escaleras. En el trampolín de la pileta, en ese momento cuando estás decidiendo tirarte por primera vez de cabeza desde taaan alto, lo vi mojándose las patas en el borde de lo hondo. En la pileta. El muy hijo de puta me dijo de nuevo: Coherencia.


Había sido una relación: Coherente. Ruperto le decían en el barrio. Un pibe con algunos "problemitas" de personalidad, pero coherente.

Pasaron muchos años, hasta que volví a verlo por el barrio. Su familia había viajado lejos y se habían establecido en muchos lugares distintos... dispares... lejanos... y esas combinaciones parecían no haberle hecho bien. El semblante pálido, como si hubiera tenido una enfermedad prolongada y sus músculos se hubieran quedado en otro lado. La primera vez que lo vi, se bajaba del auto de los viejos. Los viejos, que ya estaban viejos pero conservaban esa altura que algunos, entrados en edad, sostienen. Lo miré...los viejos estaban bajando las valijas del baúl del auto y él, detenido en la vereda, miraba la fachada del caserón de los Toscano, que era donde se mudaba la familia. Siempre había pensado que en esa casa, la familia que mejor quedaba del pueblo era la de Ruperto. Coherencia, me dijo cuando me le acerqué para saludarlo. Nos habíamos entendido, pero esta vez, con unos cuantos años más, decidí hablarle: Carlos ­ El tobogán comparte en sus direcciones, la cima... Y me fui!

Me reí como dos cuadras. Recuerdo que miraba las baldosas y el cielo, eran las dos cosas que recuerdo, porque eran las carcajadas que me obligaban a ese recorrido. Si lo viera a Peter Pan, ya sabría cómo volar... Bueno... en realidad la tendría que ver a campanita... Pero bueno, la cosa es que estaba en lo mejor, cuando me enteré del accidente de mis viejos. Se habían muerto los dos, en un "gran choque fatal", lo habían titulado los diarios del barrio.

Pensé mil cosas... Tantas, que me parecía haberlo logrado... Pero siempre queda una que no pensas, esa que cuando la conoces, te das cuenta que ni te acercaste a las posibilidades que tenés.

Era otoño... Ruperto estaba sentado en un banco de la plaza. Los dos habíamos crecido bastante. Me senté en la punta del banco. Era un día soleado, esos en los que el sol ilumina, pero calienta, solo cuando no sopla el viento. El sol, se empezó a ver naranja en los edificios, los pájaros ya comenzaban a guardarse y Ruperto, sin dejar de mirar un punto que había estado mirando... calculo que toda la tarde, me dijo: Ruperto­ La cima del tobogán tiene unas manijas parecidas a la escalera de la pileta.


Carlos­ A veces, uno debe correr riesgos si quiere probar sus posibilidades. Ruperto se sonrió.

Ruperto­ El camino es simple, si estás dispuesto a no seguirlo.

Eso, no me lo esperaba. Me levanté y sin mirarlo me fui caminando por el cantero. Llegué a casa y me acosté a dormir. Otra vez empecé a pensar en todas las posibilidades, pero sabía que nunca iba a poder pensarlas. Es ese momento, es donde ves que el destino ya no sirve para nada... que no existe...

Después de un tiempo me lo volvía a cruzar. Estaba sentado en la esquina, en el café de la esquina, haciendo que tomaba sol. Me senté en la mesa y le dije:

Carlos­ El camino, es la diferenciación de todo el resto, por eso parece estar más claro. Ruperto se enderezó un poco, pero no dejó de tomar sol, o hacer que lo hacía. Ruperto­ La llegada, pueden ser los bordes de ese camino...

Carlos­ No es necesario encontrar las diferencias, para identificarse a uno mismo. Me asustó.

La reacción de Ruperto me asustó.

Jamás lo vi así. Se paró de un salto, dejó la posición de tomar sol, o hacer que tomaba. Dejó la plata del café y caminó unos pasos. Se detuvo y volvió a la mesa. Ruperto­ Gracias, Carlos, muchas gracias! Se volvió y camino por la vereda soleada.

Esa fue la última vez que lo vi. Hasta ahora, que se pasea volando por el barrio en toga y sin calzoncillos. Qué hijo de puta...

Cómo en la películas viejas Argentinas.

Pablo Brand.


ENTREVISTA. En plena ejecución de su muestra, en el bar "el Imaginario Cultural", nos encontramos el último viernes de Noviembre, con Sergio Zagui, pintor egresado de la Escuela Nacional de Bellas Arte, para intercambiar experiencias de aquí, de allá y de otros mundos también. Bocha­TV ­ ¿Es habitual encontrarte en espacios públicos, como bares y restaurantes, exponiendo tu obra? Sergio Zagui ­ Sí. Pinto mucho en vivo, también. Me gusta salir a la calle y mostrar lo que hago fuera de un ambiente exclusivo. En los bares siempre hay más contacto con la gente. De esta forma las pinturas están vivas, reciben y saludan, conectándose con quien fuere que las enfrenta. b.TV. – Es decir que las imágenes que quedaron en la tela tienen un diálogo que te trasciende, que está más allá de vos, en donde hay impreso un mensaje y cada tanto alguien lo entiende. ¿Vos elegís que la gente se acerque a tu impresión artística desde la imagen? S.Z. ­ Entra por todos los sentidos, creo. No pretendo que la gente vea en mí algo exclusivo. Lo que más me importa es lo que se genera en ese denominador común entre mi obra y el que la observa. Tiene que ver con un entendimiento en la conversación sobre el arte, no tiene que ver con una directiva de cómo veo yo las cosas. Es cómo la realidad me afecta a mí, lo combino, lo amaso con mi propio pensamiento, y luego se transporta la magia. b.TV. ­ En un lenguaje “audiovisual”, ¿sería una energía que viene viajando y de repente hay una tela y queda impactada ahí? S. Z. ­ Voy a encontrarme conmigo mismo y a ver qué es lo que propongo y cómo me siento. Tengo como una visión ideológica, como un sueño, y es ahí donde quiero poner la huella, eso es lo que intento. Luego voy tratando de aclararlo, pero si estoy conciente de eso, sigo para adelante. No hago bocetos, así que trabajo desde ese impulso o conciente de estudios que de alguna manera tengo incorporados. b.TV. ­ ¿Cuándo empezaste a pintar? S.Z. ­ Empecé de chiquito a los 10 años. De los 10 a los 12 hice taller de pintura con el profesor Carlos Terribili, a quien conozco más que nada como muralista. b.TV. ­ ¿De qué estilo? S. Z. ­ Un estilo más realista, diferente a lo mío. Como Carpani.


b.TV. ­ ¿Y cómo despega esa abstracción en tus pinturas? S.Z. ­ Es que siempre me gustó. Me sale una idea en el instante sin especular mucho, sin ponerme caprichoso con la técnica, o tratar de aclarar algo. O mismo, los errores que surgen los aprovecho para seguir con el estudio. Voy viendo cómo puedo proponer lo mío, más allá de una crítica pretenciosa. b.TV. ­ ¿Sentís que en algún momento terminás el cuadro? S.Z. ­ Sí. b.TV. ­ ¿Y cómo es ese momento, la sensación de que ese ritmo que fluyó acá ya no fluye más? S.Z. ­ Puede ser que en algún momento sienta que terminé, y sin embargo al año siguiente lo continúo…. (risas). O no! Tiene que ver con no recargar algo mucho caprichosamente cuando ya está claro. En realidad podría hacerlo, y tampoco estaría mal. b.TV. ­ Pero, ¿qué elegís? S.Z. ­ Cuando girándola a la pintura de todos lados se complementa la idea de tal manera que quede en equilibrio, y en ese momento quedo conforme. Busco que la composición de muchos planos, que a su vez dialogan entre sí, con las líneas, las manchas, los espacios, el respiro, la convulsión, la explosión, el frío y el calor, encuentre un equilibrio. b.TV. ­ ¿Y cómo controlás ese caos aparente en tus pinturas? S.Z. ­ Dejando que la pintura me transmita a mí. b.TV. ­ Frente al lienzo en blanco, ¿por dónde empezás? S.Z. ­ Elijo alguna parte. b.TV. ­ ¿Tenés algo en mente previo o sabés que va a arrancar por ahí? S.Z. ­ Sólo tengo en mente algunos pasos muy próximos, no mucho más. Y arranco como con el gesto de cuando llegas a algún lugar que no conocés. Te movés, y sos vos sólo con tu ser. Se mezcla todo como en un gesto para dejar una huella de cómo te afectan las cosas. Es el resultado de la interacción entre lo que vos das y el trato con el pincel hacia la tela o la hoja. Trato de ir dándole la impronta de mi huella, y lo reflejo en cómo llevo el pincel como herramienta a través de mi cuerpo, de plasmar esa huella en la composición de mi pintura. b.TV. ­ O sea que podríamos decir que el pincel es la última conexión de esa oleada de sensaciones. Esa cerda con pintura que queda arriba del cuadro. S.Z. ­ Digamos que no hay un método, que uno pueda enseñar de cómo hay que tratar a un pincel y entonces en algún momento pintando sos vos y tu cuerpo, inconcientemente vos ya tenés trato con él, y eso es importante, lo vas manejando de una manera bastante libre aunque enfocada.


b.TV. ­ Me parece que en tu obra la elección de los pinceles juega un rol fundamental ¿Es así? S.Z. ­ Sí, o a veces pinto con las manos o con los dedos. b.TV. ­ Eso sería como quitar intermediarios, no? S.Z. ­ Sí. Voy experimentando, una vez le tiré vino, y quedó increíblemente chorreado. O de pronto me voy más al detalle y voy mezclando la luz y los colores. b.TV. ­ Hay muchos rojos y naranjas en tu obra, o quizás resaltan porque hay mucho complementario también, y llaman más la atención. ¿Son tus

preferidos? S.Z. ­ Me gustan los colores cálidos, esa temperatura cálida es la que me gusta más. b.TV. ­ ¿Qué usas, óleo, acrílico? S.Z. ­ Acrílico sobre todo. Hace mucho tiempo que no pinto en óleo. b.TV. ­ ¿Cómo describirías el estilo de tus pinturas? S.Z. ­ En la escuela dibujaba modelo vivo, pero en seguida me mandé a esto, mezclé la figuración con la abstracción. b.TV. ­ ¿Hay formas? S.Z. ­ Sí, hay formas, hay mezcla de manchas y líneas, de líneas sobre todo. Hay mucho del dibujo, creo. b.TV. – Bueno, yo creo que eso tiene que ver con las distintas capas. Hay capas de líneas y otras de formas y colores. Si vos te fijas en los colores es un cuadro que tiene unas texturas mezcladas y equilibradas, pero si le prestas atención a las líneas es diferente. ¿Usas negro? Porque cuando pienso en líneas uno se imagina líneas negras, y no hay. S.Z. ­ Sí, a veces, pero poco. Trato de no usarlo mucho. El negro es la pérdida del color, es la ausencia. Me gusta o me inspiro más en el carnaval, me gusta más eso, lo primitivo del arte precolombino, las máscaras, y el teatro del cuerpo. b.TV. ­ ¿Cómo llegás a la conclusión del título? S.Z. ­ Veo entre muchas cosas que se me ocurren. Trato de sacar algunas sensaciones que tengo en el interior y que exploten para afuera como un volcán. b.TV. ­ Me ibas a contar algo sobre los dibujos que realizás en boletos. S.Z. ­ Hace 10 años que estoy dibujando el reverso de los boletos del subte de acá de Buenos Aires. Ahora estoy haciendo los últimos creo, debido a que se reemplazó con la tarjeta magnética, la SUBE. Me dieron muchas satisfacciones, los muevo mucho de acá para allá, los


muestro y los mando por correo a distintos lugares que tuve la suerte de conocer en Europa. b.TV. ­ Contame de tu experiencia por Europa. S.Z. ­ Resulta que estando acá en Buenos Aires conocí a una mujer francesa que luego fue mi pareja. El tiempo pasó y ella se volvió a su tierra, invitándome a ir para allá. Ella me organizó un par de muestras en París, en restaurantes, en Saint Germain des Prés, y en la Bastilla, dos hermosos barrios de París. Estando allá conocí a Jacques Hertrich, que me invitó a exponer en su galería de arte, con curioso nombre: “La Buissoniere”, que significa ratearse del colegio. Esta galería quedaba cerca del campo, en la región de Lorraine. Un lugar rodeado de cerros y abetos. Allí pintaba en vivo junto a músicos franceses que interpretaban al mismo tiempo temas de Atahualpa Yupanqui. b.TV. ­ Así que estabas en Francia, rodeado de franceses, en medio de la campiña francesa y escuchando a

Atahualpa Yupanqui. S.Z. ­ Sí, era muy emocionante. Compartí la experiencia con Paola Texeira, quien expuso fotografías y con Federico Mañones, un pintor amigo que se radicó en España. Tengo una larga historia de trabajo en conjunto con Paola. Hace más de 10 años que ella me ayuda desde su visión de la fotografía, en detalles de mis cuadros o partes de planos que se le ocurren a ella. Así que para la revista de Bocha­TV van también fotografías de ella. b.TV. ­ ¿Existe en tu obra algo que podamos identificar como referente a estas latitudes en cuanto a lo pictórico? S.Z. – En Francia, cuando pintaba con las canciones de Atahuapa Yupanqui, estaba con esa nostalgia instintiva. No se si lo elaboré mucho, de qué quería pintar, pero era una sensación muy rápida y fuerte. La música es increíble y te entra en todo el cuerpo. Estando allá tan lejos escuchaba las canciones de Sumo también y me pasaba lo mismo. Creo que la gente, sin saber bien de dónde era yo, percibía que eran pinturas de un pintor de otro lugar del mundo. b.TV. ­ ¿Qué crees que identificaban en tu obra como arte foráneo? S.Z. – Creo yo que era por las temáticas del sol. En un momento sentí que ya tenía la necesidad de volver para acá por el sol, y eso creo que se debe notar en la pintura también. b.TV. ­ Y aquellos cuadros que son los recuerdos del valle de Ongamira, los hiciste hace mucho? S.Z. ­ Esos los pintamos con otra amiga, Ana Martínez, que vive en Agua de Oro, en Córdoba. A ella la conozco desde hace muchísimos años cuando vivía en San Telmo. Estuvimos 4 años trabajando en conjunto. Estos dípticos, que se ven también en el bar del Abasto sobre madera, empezamos pintándolos al óleo en 2003 y los continuamos en 2012. Me gusta pintar sobre madera. En un restaurante en Puerto Madero tengo una pintura, que en 2009 mostré junto a León Ferrari. Esa es una pintura que la hice sobre una madera de 1.25 x


1.40, en el 2005, que tiene su historia. Era mi cumpleaños por esos días, tenía muchas bebidas que estaba juntando para una fiesta, y caminando por la calle veo a un cartonero con esta madera. Parecía parte de un mueble, pintada de ese color que se ve en la foto. Entré a charlar con el cartonero, nos conectamos e hicimos un canje, él me dio la madera y yo le di una bolsa llena de bebidas. Él se fue a festejar por su lado y yo a festejar por el mío y a hacer un cuadro con esta madera increíble. b.TV. ­ ¿Qué crees que tiene que tener una obra? S.Z. ­ Sangre y pasión. b.TV. ­ ¿Todo lo que haces te gusta o elegís? ¿Cómo elegís un cuadro para una exposición, tenés muchos? S.Z. ­ Sí, tengo bastantes. Elijo los que me transmiten y que quiero transmitir, que logré sentirme bien a nivel de que progresé con el estudio, aclarándome más con lo que quiero transmitir. Con algo que se salga de lo estático, lo estructurado, que tenga vida y se pueda mostrar en las paredes. b.TV. – Das clases también. ¿Qué querés o te gusta transmitir como docente? S.Z. ­ Doy nociones teóricas con elementos que tienen que ver con la libre composición que el alumno realiza, cuestiones que tienen que ver con los colores y cómo se relacionan las temperaturas del color para establecer un equilibrio en la composición. Hay cuestiones que cuando te involucrás desde niño las incorporás inconcientemente, de matices, tonalidades, de las líneas y las formas en el espacio. Lo que se aclara a través del espacio. Esto es la pintura, que convive a través del color del reflejo de la luz, lo que nosotros entendemos como el color, que se complementan con nosotros y con el entorno, ese frío y ese calor que se juntan en uno solo…..Salud! Sergio da clases particulares a niños y adultos por la zona de Caballito, y sus obras pueden verse en distintos restaurantes y bares de Buenos Aires. Para conocer un poco más su obra pueden visitar su blog en: www.zaguiarte.blogspot.com Para contactarse con él pueden escribirle a serzagui@gmail.com

Entrevistador: Pablo Brand. Transcripción: Silvina Dengra. Entrevista realizada en el bar "El Imaginario Cultural" (Bulnes y Guardia Vieja, Almagro, Ciudad Autónoma de BS. AS., Argentina).


La conciencia se disparó e impactó el tiempo. El grito primario de la CUADROS SERGIO ZAGUI. en vida se sigue de huellas y memoria activa. El Ser, como un animal dió un salto, y en ese instante la danza respiró como en una chacarera carnavalesca. (S.Z.)

"Disparado y suspendido" 124 cmx147cm Oleo y acrílico sobre madera 2005 (León de Oro en Venecia 2007 también fué expuesto en el 2009, en una muestra colectiva "Los ojos de tres palabras", en la Fundación Esteban Lisa junto a León Ferrari y Mauro Guzmán).


"La confianza reposa en la agitaci贸n" 70x100 Acr铆lico s/papel 2010


"VĂŠrtebras en remolino de un cuerpo sentado en el carnaval nocturno" 70x100 AcrĂ­lico s/papel 2011


"El ojo blindado, vodka, y salud a Jean Jaurés" 70x100 Acrílico s/papel 2011


FOTONOVELA.

ACTORES: ALEXIA FRANCO Y FEDRICO GOMEZ. GUIÓN Y DIRECCIÓN: VIRGINIA TOURNOU. PRODUCCIÓN, ARTE, DIAGRAMACIÓN Y FOTOS: PABLO BRAND. UNA FOTONOVELA DE bocha­TV. copyright 2012.


FOTOGRAFÍAS.

La siguiente exposición de fotos, fue planteada por el azar y es la fiel representación de un cerebro que busca coordenadas, para encontrar la seguridad del entendimiento.

Querido espectador, usted descubra en su interior ¿por qué su "mente" busca los parámetros de la imagen?

En esa respuesta, habita el corazón de esta revista.


Tubo de agua

Brand


Torรกh

Brand


Emisor

Brand


Casco Brand


Arco

Brand


Guerrero Brand

Pablo Brand.


ESPIRIDÓN. “El caballo relincha, el perro ladra, la suma de los ángulos de un triángulo es igual a dos rectos, la sopa, la conciencia, el alcaucil, después del dos el tres, después de hoy, mañana, casi nadie lo sacará de sus casillas(…) ¿Cómo tomar en serio que una puerta dé a la tristeza cuando el arquitecto la abre al pasillo(…)dice el doctor y dice bien(…) casi nunca es verano en pleno invierno por razones de estricta y pulimentada lógica y si un caballo ladra no lo sabremos nunca, porque los caballos no ladran…”

Julio Cortázar, Último Round, (“Casi nadie va a sacarlo de sus casillas”)

El hospital Rivadavia se alza en un barrio que otrora fuera el ícono de la oligarquía argentina. El 2000 alcanza a dicho barrio y a sus vetustas edificaciones con algo de apatía: ya no es lo que solía ser en sus años dorados. El Rivadavia da cuenta de ello: los años no vienen solos, y también del paso de diversas políticas en salud que han dejado abandonado a dicho hospital (y a otros tantos, sino todos). Sus muros se levantan sombríos, dentro de él, en un día soleado se puede sentir la nostalgia de sus mejores años, con la luz traspasando las ramas de sus árboles añosos, se vuelve todo de una tonalidad sepia, casi romántica. En días de lluvia… bueno, los días de lluvia son otro capítulo. Parecería imposible que la gente pudiera sentirse alojada en semejante edificio. Sumado a esto, llegar a salud mental, es toda una hazaña. Ni un cartel indica donde se halla el bendito lugar. Tras atravesar la entrada, calles circulares al mejor estilo Parque Chas, con autos que van y vienen, lugares arbolados que se asemejan más al parque Lezama que al pulmón verde del hospital, uno se puede topar con varios edificios (bloques) diseminados por toda la manzana, que es el lugar que ocupa en su totalidad el Hospital: uno de ellos, tiene una pequeña puerta (que bien podría ser la entrada de la casa de un Hobbit, en la Comarca) con un pequeño cartel, medio desvaído y descolorido que dice “Psiquiatría”. El más avezado lector infiere que ello es Salud Mental. Pero no todos somos tan avezados. Me asombra como personal de dicho sector y pacientes lo encuentran. Más de uno debe haber quedado perdido allí y aún debe andar vagabundeando atrapado por la hermosura de sus árboles. Espiridón parece haber encontrado dicha puerta. Este señor concurre religiosamente a este hospital desde hace 18 años. Insisto: parece que hay gente que se siente alojada en esta institución. Espiridón, tal como se podrán imaginar, es paciente. Se encuentra en un momento muy particular del tratamiento, ya que no podrá continuarlo en dicho hospital si no accede a tomar la medicación que la psiquiatra le quiere administrar. Medicación, por otra parte, que jamás tomó en sus 18 años de tratamiento. Es, ante esta nueva disposición/condición que le impone el hospital, que Espiridón se vuelve más querellante. Aduce que lo persiguen los nazis,


que el hospital se parece más a un campo de concentración que a otra cosa, y que los laboratorios están “entongados” con los nazis, y que por ello no va a tomar ninguna medicación (loco pero no boludo). La psicóloga que lo atiende desde hace 6 meses, también se muestra inquebrantable ante el lineamiento del hospital (bendito hospital, que puede ser lo mejor, o un aparato burocrático que te fagocita). Tanto ella como la psiquiatra, son residentes, haciendo lo que pueden y poniendo el cuerpo en todo lo que hacen dentro del hospital. Dentro de los pasillo del Rivadavia el caso de Espiridón es conocido, ya se lo han pasado (o paseado) de psicólogo en psicólogo, porque parece que a todos los profesionales, les pasa lo mismo que a nuestra psicóloga amiga. Como el nombre del paciente es Espiridón, los profesionales lo llaman a modo de chiste “Risperidón”. Aclaro a mis queridos lectores que la risperidona es un compuesto químico antipsicótico. La psicóloga se encuentra muy acongojada, ya que alega no soportar más a este paciente, que la pelea y le grita y se vuelve intolerante y no la escucha. Ella comenta que “se siente muy mal con este caso, ya que el paciente la ha ubicado en un lugar persecutorio” y el paciente mismo, quién padece de delirios paranoicos, afirma que hasta los “mejores profesionales están influidos por los nazis” Es muy feo ser psicólogo y no soportar a un paciente. Por suerte, los psicoanalistas contamos con dispositivo que se llama supervisión, y allí contamos los avatares del caso que nos está “quemando” la cabeza. Es allí donde se dirigió la psicóloga a tratar de mitigar esta incertidumbre sobre el proceder con Espiridón. La supervisora, indica (o más bien le pregunta) ¿por qué de repente se había vuelto condición que él tomara la medicación cuando nunca lo había hecho?. Pregunta mágica. Acto seguido la psicóloga se pregunta si quizás, se quedó con esta postura impuesta por el Hospi, y esto no le ha permitido escuchar al paciente. Que difícil es escuchar. ¿Por qué el paciente no se aviene a “su bien”? Sería lógico y perfectamente coherente que se haga chequeos clínicos (tal como le había mandado la psiquiatra), que tome su medicación (condición sine qua non para continuar su tratamiento), que se comporte por los pasillos del hospital, que no grite si le cambian de psicólogo cada vez que entran residentes nuevos, bla. (Dice el doctor y dice bien) Al cabo de un tiempo, volví a cruzarme con la psicóloga que atiende a Espiridón por los pasillos del hospital (o los pasillos del hospital hicieron que volviéramos a cruzarnos… no sé, creo que el Rivadavia es un sitio con entidad propia, y entiéndase el término entidad o ente que se emplea a fín de denominar todo aquello cuya existencia es perceptible por algún sistema animado). Me fui, vuelvo. Nos cruzamos y comentó que “Espiridón era otro paciente”. Que en cuanto dejó de insistir en el tema de la medicación, el dejó de estar querellante y empezó a escucharla. En uno de estos renovados encuentros entre él y la psicóloga amiga, Espiridón le contó que su nombre significaba “Guerrero” en griego. Guerrero de una lucha encarnizada y eterna contra las ideas que lo toman y le hablan y lo guían y lo pierden…o lo encuentran. Era “otro paciente” creía ella, pero yo creo que era “otra psicóloga”. Psicóloga que pudo propiciar el movimiento de Espiridón a Risperidón, y finalmente, Guerrero.

Analía.


MÚSICA. Podría volver a poner a prueba mi puntería arrojando naranjas a las gaviotas, esas que llevé una vez a un picnic en la playa. Podría envolver mi cabeza con esa mantilla de encaje negro, que heredé de mi abuela alemana, y tratar de ver la vida a través de la textura dibujada de esa tela, entrecerrando los ojos, adivinando que hay en el camino más adelante, o simplemente a un paso más allá. Podría salir a andar en bicicleta, justo cuando comienzan a caer las primeras gotas de esa tormenta, anunciada por el soplido repentino del viento y nubes de formas alargadas. Al empezar el pedaleo, disfrutar de la lluvia, que como agujas de acupuntura, me curan. Podría ir a una fiesta con amigos, asado, choripán y mollejitas; empacharme de un festín cárnico y tanínico ( debido a la bebida con la que regaría tal ingestión de alimentos)y brindar entre risas, chistes malos, planes de vacaciones , de fortuna inmediata y felicidad. Pero nada de esto tendría sentido sin la existencia maravillosa, indispensable, vital y mágica de la música…música para meternos en un lago de agua helada, música para recorrer cientos de kilómetros, en un automóvil, por la ruta infinita; música para bailar alocadamente hasta caer en el suelo con el corazón a mil latidos por segundo, música para pantallear y gritar cuando ganamos el juego online, joystick en mano derecha, cigarrillo de marihuana en la izquierda, música para humanizar un poco la asepsia del laboratorio durante un conteo de células en tubos de ensayo… Música para la siesta de verano, para cocinar la cena, para esperar a alguien en una esquina; música para tener sexo, para leer, para pasear el perro, para buscar el perro cuando se nos suelta de la correa; música cuando estamos tristes ,para ser felices, para estar en calma…

Música para estallar!!!!

Mi tema emblemático para estallar de una manera tradicional es “Estallando desde el océano”: una gran canción, himno punk­ new wave del rock nacional, pero cantada en inglés (característica paradójica, quizás hasta un poco triste, que la letra de una canción genial de una de las mejores bandas de rock argentino, sea en otro idioma; muestra fehaciente también del real crisol que construyó y construye (más aún ahora con la globalización cultural que vivimos y consumimos) nuestra identidad. Puede haber sido quizás debido al origen y al mal castellano que hablaba Luca Prodan, que, obviamente, le fuese más fácil traducir en palabras conocidas (para él, claro está), las ganas de estallar desde el océano, acompañadas por ese bajo furioso, urgente y mántrico; vemos ese mar desde las colinas, revuelto, y Luca canta con voz potente y grave, arrastrando la o de ocean; para mí , en alguna playa del sur de Mar del Plata. Puedo imaginar un mar frío, azul profundo, hamacándose en ondas; y cuando la ola gigante está en su punto más elevado, suena ese saxo que arrastra todas las aguas vivas que vienen flotando a la deriva y las desparrama en la playa, para que decoren de moco marino, la arena de la costa. Es una canción que me dan ganas de salir corriendo, andar en moto como en el video y saltar de lleno al agua oleada.

(SUMO­“Estallando desde el océano”, del disco “Llegando los monos” ­1986)


Quizás Dan Deacon, encambio, prefirió estallar pateando cientos de ardillas, para luego salir corriendo, huyendo de ellas. De hecho en este tema, ”PaddingOut” decidió cantar como si fuera una de ellas, con voz chirriante, insoportablemente aguda por momentos, pero a la vez encantadoramente molesta. Realmente creo que su letra es en un idioma inventado, extraña mezcla de sonidos sintetizados, pero existe la posibilidad de que traten de imitar palabras, así como que no; puede que solo sean abstracciones verbales y ya; y esto, creo facilita tararearla, a los gritos (siempre, claro está). Las ardillas chillan, y palitos de madera caen de los árboles. Entramos en el bosque y de prontoel baterista comienza a golpear ritmos sincronizados, directos. Ahí es cuando el videojuego empieza, pulsamos el start y estallamos en forma digital; trozos de nuestro yo virtual vuelan por el aire. Se liberan solamente para volver a encontrarse y rearmarnos con los vaivenes de la música y el ritmo que nos guía. Freak tecno para mirar la pantalla y ver como volamos en pedazos, ojalá que solo en ella.

(DAN DEACON­“PaddingOut” del disco “Bromst” – 2009)

Para estallar en forma políticamente correcta (son de Canadá), moderna, pero épica, elijo “No cars go”, de ArcadeFire. Su sonido particular y cierta afección, la vuelven una banda fresca y sofisticada a la vez; las chicas tocan los instrumentos de cuerdas clásicos, hay un corno, trompeta, teclados muchas guitarras, un bajo, un acordeón, un baterista increíble y mucha gente en escena. La canción comienza con una pequeña intro de cuerdas y cuando arranca la parte rítmica , suena ese acordeón apaisanado, que nos invita a bajar por algún camino de pradera, de campo con ovejas, en algún país de origen celta, por donde podemos ir nosotros pero no los autos. Vamos encontrando a otras personas en el camino que se unen a nuestra marcha y a la lucha por el bien común que podría surgir de ese encuentro. Nos tomamos de la mano y cantamos juntos “Go, no go!”; entonces irrumpen todas las cuerdas juntas, la de los violines y la guitarra con ese riff elevado, y lo detiene el grito de eh! con las manos levantadas. En el final es donde explota todo, todos los instrumentos suenan juntos, y ya no se entiende bien qué nota viene de dónde. Irrumpen ganas de agitar las banderas, de explotar en la tribuna, dejando un último hilo de voz (porque ya lo gritamos todo), diluyéndose sobre la cancha. Indie para estallar cambiando el mundo, estando convencidos de que juntos en la lucha somos más y somos uno.

(ARCADE FIRE­“No Cars Go” del disco "Neon Bible")

Si quiero estallar en la oscuridad podría elegir “Blue” de Perfect Circle. La voz reptiliana y siseosa del cantante Maynard James Keenan me lleva a querer dar un paseo por el lado oscuro ( soloun rato); visitar la estrella de la muerte y que Darth Vader me confiese su paternidad. Curiosamente su bajista es una chica argentina, y, debo confesar, me da un poco de orgullo nacional. Sad Rock de guitarras de encanto melancólico y triste, y un poco perturbado y sádico. Ideal para cuando


estás mal, sentirte peor y disfrutarlo; estallar de rabia triste y agarrar lo que tenemos a mano(un plato, la tele, los libros, el pobre e inocente gato…) y estrellarlo contra la pared, arrojarlo por la ventana sin importar si estás en un piso 20 y alguien recibe el impacto, por estar en el lugar equivocado en el momento que no correspondía. Según el momento, su estribillo sónico, de colchón de guitarras surferas, también me dan ganas de estallar de placer, en una habitación desprolija y un poco sucia, llena de ropa tirada, pelusa bajo la cama, cuyas paredes de viejo palacete de barrio norte están despintadas, para después entrar en razón de que sucedió algo incorrecto, sucio, inaceptable y hermoso. Blue me transporta a la desintegración expansiva en medio de un incendio, ahogarme entre las llamas y como dice su letra: “ignore thesmoke and smile”. (PERFFECT CIRCLE – “Blue” del disco “Thirteenth Step”­2003)

Quizás este disco fue el primero que me hizo estallar emocionalmente, tener la sensación de estar flotando, de querer dejarme llevar por los sonidos, pero también por los silencios; comprender hasta qué lugar del alma podía llegar la música, y entender con mis escasos 15 años, que tenía en ese momento, que la música es el arte perfecto, que puede ser sofisticación y médula a la vez, que hay gente que nace con una capacidad brillante de creación y vuelo y si los escuchamos, nos hacen brillar también. Elijo para estallar en forma lenta, suave, expandiéndome en plumas que caen desde el cielo, el tema “Answeredprayers” del disco instrumental de “GonetoEarth”, un disco doble, con una fase de canciones cantadas, donde David Sylvian nos regala su lírica de poeta, elementos de jazz, de música avant­garde, progresiva, electrónica; y otra fase instrumental con los mismos elementos musicales pero sin la voz, aunque con el agregado de viaje infinito de los frippertonics de Robert Fripp. Escucho esos sonidos aireados y quiero volar. Y avanzo entonces hacia las nubes, traspaso el aire conocido y respirable y sigo camino hacia las estrellas, para desintegrarme a la mínima velocidad posible, estallando en el universo infinito, viajando como polvo de estrellas, por siempre jamás.

(DAVID SYLVIAN­ROBERT FRIPP – “Answered Prayers” del disco doble “Gone to Earth”­1986)

Pola Tex.


LOS CONSEJOS DE MARTA Primera entrega Este es un espacio para la mujer, este o no en pareja. Donde trataremos la compleja manera que tenemos mujeres y hombres, para relacionarnos entre sí, en esta era postmoderna.

• Hace algunas semanas charlando con una amiga sobre estos temas, me contó que una amiga de ella se estaba viendo con un hombre. Parecía que todo iba bien pero… ella lo dejó. Se cansó, lo dejó porque el tipo se la pasaba yendo a ver tocar bandas tributo…, solo veía bandas tributo! Chicas: el hombre que solo va a ver bandas tributo, NO VA. Así como el hombre que se lookea como tal o cual músico. Conocí muy de cerca de una chica que salio con un chico, músico. Y él por épocas se vestía o dejaba el pelo y la barba como diferentes músicos. Este tipo de hombres no tienen personalidad, (o tienen problemas Muy serios con ella), y sobretodo no tienen buen gusto. Esta chica me decía: Marta!, cómo te puede interesar más ver bandas tributo que bandas auténticas?!!! Como un hombre se va a mimetizar asi?! No solo él no sabe quien es, (o no quiere saber), sino que nosotras no sabemos con quien estamos, y de ahí imaginate lo demás… Ya sabemos que la histeria no es solo una característica nuestra, de las mujeres. En esta era que corre, la Histeria Masculina se ha desarrollado y expandido a pasos AGIGANTADOS. Tanto es así, que me ánimo a decirte que nos han superado, y dejado totalmente descolocadas y con la boca abierta. Por lo que me han comentado varias chicas y mujeres que se han acercado a mi de manera desesperada, puedo decirte, como dos últimos consejos de esta primera entrega que: • No te creas, ni caigas rendida al increíble entusiasmo, y las palabras bellas, que dicen los hombres al inicio de la relación. Estudios estan demostrando que los hombres son Mucho más impulsivos que lo que ellos mismos creen. • Y, llegando a fin de año y por las experiencias vistas y escuchadas puedo confirmar en un 85% que la frase: “el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen”… es FALSA. El que se va sin que lo echen, y sin dar ninguna explicación, aún siendo gente adulta, no siempre vuelve…, te diría que casi nunca. Igualmente querida aquí estoy, observando y estudiando el comportamiento humano, para descular las relaciones, ayudarnos a llevarnos mejor, y ser felices, aunque sea por un rato.

MARTA­VIDEO­bocha­TV

Marta.


UNA VEZ PASADAS LAS COPAS. por CHECA.

Soluciones mágicas no hay, pero algunos intentan con alguno de estos ¿mitos? las mañanas siguientes a las noches salvajes: • Cerveza • Leche de tigre (¡que no!, que no es ir a sacarle leche al tigre, sino que es pisco con el jugo del cebiche) • Café • Jugos de cítricos • Sopa de gallina Las resacas, o hang over o muñecos (al decir en Perú) existen desde que la humanidad descubrió la magia de los productos fermentados / escabios varios. Plinio (el Viejo) curaba sus desasosiegos del cuerpo después de los excesos, con dos huevos de búho. Los romanos, post banquetes infinitos se retiraban a sus aposentos y no hacían nada. La sola compañía era une esclavo que los abanicaba. MUY BUENA IDEA. Según informaciones recientes se sabe que ciertos trucos preventivos no son solo insuficientes sino catastróficos: nada de tomar una aspirina antes de consumir alcohol. Se provoca un efecto contrario al deseado porque la aspirina disminuye la capacidad del organismo de eliminar el alcohol y aumenta su asimilación. Si duele la cabeza, hay que esperar cuatro horas, después de haber tomado la última gota, para tomar esta aparente panacea. En todo caso las reglas para evitar malestares, culpas, y etcétera son simples y sensatas: Si se bebe, hay que comer. Beber con el estomago vacío es catastrófico. No mezclar, beber lentamente, en una comida si se trata de vino alternar copa de vino con copa de agua. El vino no es para la sed. Jamás mezclar alcoholes. Y eso si es una solución casi mágica, aunque haya que arrastrar los huesos, salir a correr o caminar, que no solo se oxigena tu pobre cuerpo marchito, sino que se metaboliza más rápidamente el alcohol. Nosotros, estamos aprendiendo… SEGUÍ ESTAS Y OTRAS ESPIRITUOSAS RECOMENDACIONES EN LA CUARTA TEMPORADA DE CHECA EN LA RADIO, DESDE MARZO 2013, LOS SÁBADOS A LAS 12 EN FM PALERMO 93.9 WWW.CHECAENLAWEB.COM.AR

Elisabeth Checa.


SABOR TEXTURA Y COLOR. Lógica pura. Hábil lenguaje el de los sabores, directo a la corteza. De magnitud sublime y ego impune. Acompañado de la forma y la textura, es la artillería letal para no fallar.

H.A.L. Cheese cake: Base: *10 galletitas dulces de cereales. *20grs. de manteca derretida.

Relleno: *100grs. de queso crema. *150cc.de crema. *100gr.de azúcar. *1 huevo. *1 pizca de vainilla. *3cc. jugo de limón.

Para decorar: *Chocolate *Gelatina de cerezas *Moras

Triturar las galletitas y mezclarlas con la manteca, forrar la base de una tartera de 15cm y cocinar por 10 min. Mezclar los ingredientes del relleno y cubrir la tartera, llevar a horno moderado por 30 min. más. Refrigerar y finalmente decorar.

@SDengra Silvina Dengra


DIBUJOS, DISEÑOS, HISTORIETAS, VIÑETAS. ­Algunas cosas... son el azar... Dijo el maestro. ­¿Solo hay que querer estar en el lugar correcto? Dijo el alumno.

El maestro le dijo: ­El problema en usted es que usa dos verbos para describir una única explicación.

Y es cuando entró el maestro del maestro y le dijo: ­Negro, si seguimos así no la terminamos núnca.

Y el alumno dijo: ­¿Al final esto no se termina núnca? Con esta introducción nos abstraemos a las líneas y pasamos a la historieta, viñetas, dibujos, colores, formas o simplemente expresiones.


Alek.


Angeles Cornejo.


Paco Caballero pacocaballero@paco2d.com


Nicolรกs Sanchez.


Pablo Brand.


A g a t h e y e l fi d e i c o m i s o .


bocha-TV-N1  

bocha-TV es un "canal" de comunicación donde los temas se resuelven haciendo, jugando y colaborando entre sus jugadores, con el único fin, "...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you