Page 1

V MICROCONCURSO LA MICROBIBLIOTECA


Organiza y edita:

Con la colaboraciรณn de:

4


V MICROCONCURSO LA MICROBIBLIOTECA

Bibliobús Montau - Inauguración 1997 Servicio a las comarcas del Alt Penedès y Garraf

5


V Microconcurso La Microbiblioteca © de los textos, sus autores y autoras © de las fotografías (Portada) Autor/a desconocido/a / Diputación de Barcelona (Biblioteca Esteve Paluzie) Juan Muñoz (54Gallery) / Ayuntamiento de Barberà del Vallès (Bibliobús Puigdon) Sílvia Capmany / Diputación de Barcelona Óscar Ferrer (AGO2) / Diputación de Barcelona © de la presentación, Sílvia Fuster © 2016 Biblioteca Esteve Paluzie Diseño y maquetación: Eivissa & Associats SCCL Edición a cargo de A. Guri Está permitida la reproducción parcial o total de esta obra siempres que sea sin ánimo de lucro y no tenga la negativa expresa de los autores y autoras de los textos D.L. B-26.814-2012 Impreso en Eivissa & Associats SCCL Colònia Güell, Santa Coloma de Cervelló

www.lamicrobiblioteca.com

6


MICRORRELATOS CATEGORÍA EN CASTELLANO

Bibliobús Montserrat - Inauguración 1998 Servicio a la comarca de la Anoia

7


ÍNDICE PRESENTACIÓN........................................................................................................... 13 CONVOCATORIA DE OCTUBRE Compás de espera .................................................................................................... 19 Km. 69 .................................................................................................................... 20 Cartaphilus.............................................................................................................. 21 La herencia del pescador........................................................................................... 22 Palabra de muerte .................................................................................................... 23

CONVOCATORIA DE NOVIEMBRE Prueba del nueve con doble tirabuzón en la intimidad ............................................. 27 Solas ........................................................................................................................ 28 Selene, ciudad de los espejos..................................................................................... 29 Las plañideras .......................................................................................................... 30 Invasión .................................................................................................................. 31 El confesor .............................................................................................................. 32

CONVOCATORIA DE DICIEMBRE El parte médico........................................................................................................ 37 Evolución................................................................................................................. 38 Amor chacinero ....................................................................................................... 39 La familia es primero................................................................................................ 40 Instinto maternal...................................................................................................... 41

CONVOCATORIA DE ENERO Así funciona la mente............................................................................................... 45 Lapsus romántico..................................................................................................... 46 Pinzas ...................................................................................................................... 47 Aniversario............................................................................................................... 48 Reverendas madres................................................................................................... 49 El marino adúltero................................................................................................... 50 9


CONVOCATORIA DE FEBRERO

Reverdecida.............................................................................................................. 55 Película sensible........................................................................................................ 56 Sequía ..................................................................................................................... 57 El milagro................................................................................................................ 58 Crimen perfecto....................................................................................................... 59 Asperger................................................................................................................... 60

CONVOCATORIA DE MARZO

Aquel verano............................................................................................................ 65 Unigénito................................................................................................................. 66 Amigos..................................................................................................................... 67 Un día inolvidable.................................................................................................... 68 Deforestación........................................................................................................... 69 Invertebrada............................................................................................................. 70

CONVOCATORIA DE ABRIL

Alfabetitis aguda (o la extraña razón de por qué él ya nunca dice “te amo”).............. 75 La misión................................................................................................................. 76 Rueda de reconocimiento......................................................................................... 77 El último cuerdo...................................................................................................... 78 Tan parecida a un ángel............................................................................................ 79 Los panes y los peces................................................................................................ 80

CONVOCATORIA DE MAYO

Los pájaros............................................................................................................... 85 Pereza....................................................................................................................... 86 Donde habitan las luciérnagas.................................................................................. 87 Volver a ser una familia ........................................................................................... 88 Cosecha ................................................................................................................... 89 Para una guerra feliz ................................................................................................ 90

GANADOR ANUAL

En memoria de Hugo Dubois.................................................................................. 95

AGRADECIMIENTOS.................................................................................................... 97 10


PRESENTACIÓN Celebramos ya la quinta edición del Concurso de Microrrelatos de la Biblioteca Esteve Paluzie de nuestra ciudad y, en esta ocasión, se dedica este libro recopilatorio que tenéis en las manos a los Bibliobuses de la Diputación de Barcelona, bibliobuses que han participado en su difusión y en la constitución de los jurados mensuales mediante sus equipos profesionales. Municipalismo y Cultura, binomio y objetivo marcado por las corporaciones locales, como la de Barberà del Vallès, la de la Diputación de Barcelona y como todas aquellas que vehiculan los esfuerzos contributivos y la confianza de la ciudadanía para difundir y hacer llegar a su entorno más cercano la pasión por la lectura y la escritura. Desde los pueblos más pequeños, mediante bibliotecas móviles, al resto de municipios en sus respectivos equipamientos culturales hasta el alcance internacional que nos ofrecen las nuevas tecnologías. La cultura y la educación nos hacen más libres, y la literatura, vehículo con infinitas ruedas de repuesto, nos acerca a otras maneras de vivir, viajar, pensar, y a tener esperanza en una sociedad más justa. Porque se trata de esto, de transmitir a la sociedad que otro mundo es y tiene que ser posible. Muchas gracias a los miembros de los jurados por prestigiar con su tarea y dedicación este concurso, y felicidades a todas y todos los participantes con el más sincero agradecimiento por llevar a todas partes, ya sea cerca o bien lejos, el nombre de la ciudad y la biblioteca.

Sílvia Fuster Alay Alcaldesa de Barberà del Vallès 13


El adivino En Sumatra alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado... Jorge Luis Borges (1899-1986) “Nota a EDWARD KASNER y JAMES NEWMAN: Mathematics and the Imagination (Ed. Simon and Schuster)”, (Discusión, 1957; en OBRAS COMPLETAS I, pp. 276-277)

15


CONVOCATORIA DE OCTUBRE

Bibliobús La Mola -Inauguración 2001 Servicio a las comarcas del Bages, Baix Llobregat, Vallès Occidental y Oriental

17


Compás de espera Algo se incendió cuando el reloj paró. Después de dos semanas una leve llama sigue encendida. Nunca tendremos la serenidad de apagarla. Cerramos puertas y ventanas. No queremos viento ni miradas frías. Nos hemos mudado todos al pasillo y nos turnamos para vigilar la llama. El encierro nos está matando.

Sergio Astorga Porto (Portugal) 19


Km. 69 Aunque hace rato que su mujer y su suegra se lo vienen repitiendo, el conductor del monovolumen no tiene la impresión de haberse perdido, a pesar de que no ve señales que anuncien la feria local del mueble usado y antigüedades. Aun así, detiene el coche frente a un solitario bar de carretera y pide un poco de paciencia, mientras se entera de la ruta a seguir. En el bar, oscuro como el vientre de una ballena, una camarera exuberante le indica que retroceda hasta la tercera rotonda y que allí gire a la derecha en dirección al polígono industrial. El hombre comenta que nunca antes había pasado por aquí y que ha tenido mucha suerte de hallar un local abierto a estas horas. La chica le informa de que siempre tienen abierto y de que aceptan todo tipo de tarjetas de crédito. El hombre confiesa que con gusto se tomaba una copa ahora mismo, pero que lleva a su esposa y a su madre política a pasar el día fuera de casa. Ella le entrega entonces una tarjeta, que él guarda en su cartera, y le invita a volver sin prisas cuando quiera ver realizadas todas sus fantasías. “Me he perdido pero vamos bien” –admite finalmente, de regreso con los suyos, al tensar de nuevo el cinturón de seguridad.

Pedro Herrero Amorós Castellar del Vallès (Barcelona) 20


Cartaphilus Como un bello pero enigmático teorema, el universo por respuesta. Al Hombre le había sido borrada de la pizarra la pregunta, la cuestión primera. Descubrir qué había detrás del escenario parecía una quimera. Contempló la inmensidad de todo cuanto le rodeaba. -¿A qué vinimos aquí? -se preguntó. Y asomándose entre sus laberintos, sus tigres, sus espejos y sus sueños aquel que leía con la punta de los dedos le señaló donde debía detener para siempre la mirada, con qué podía apresar esa vida que se escapa, el punto donde convergen todos los puntos: la palabra. Por los siglos legada.

Josefina Maymó i Puig Alella (Barcelona) 21


La herencia del pescador La canoa de Sánchez apareció amarrada donde siempre, sólo que vacía. A media mañana lo encontraron muy cerca, yaciendo en el lecho fangoso del Coronda. Una piedra atada al cuello le impedía buscar la superficie. No fue difícil adivinar los motivos: la pesca era escasa, la paga era mala, la chinita le había endosado un nieto de autor desconocido. Para colmo de males su tercera mujer, briosa y joven, a cada rato se le iba con cualquiera. Todo ese peso cargaba la piedra que hundió a Sánchez en el fondo barroso de su río. Y como estaba bien abajo y ya no la necesitaba, los hijos y las sucesivas concubinas se disputaron a muerte su casa. Solo el Moncho, calladito, supo aprovechar la inesperada bendición: en el espinel abandonado abundan ahora los surubíes, amarillos y moncholos que Sánchez ahuyentaba con su pena.

Mónica María Brasca Santa Fe (Argentina) 22


Palabra de muerte Después de hacerlo prisionero en el sótano, mató al invitado. A pesar del acuerdo, del refugio incondicional que le había prometido. Las muertes incontables, tantos crímenes y huidas, parecían difuminarse bajo el peso de aquel cuerpo inerte. Su promesa, por qué tuvo que hacerla. Tal vez, demasiado poeta para tratarse de un asesino: en los ojos de sus infinitos niños de probeta sólo buscaba abrazar el mar. Le concedió el océano, la voluntad de perderse en un baño último. Y aun así Wolfram Bossert no tembló al dar muerte a aquel huésped con el que había entablado tan honda amistad. En las aguas calmas de una playa brasileña, dejaría hundirse aquel cadáver. Ya inofensivo, como un triste ángel. Como el gemelo imposible de Mengele.

Raquel Vázquez Betanzos (A Coruña) 23


CONVOCATORIA DE NOVIEMBRE

Bibliobús Tagamanent - Inauguración 1998 Servicio a las comarcas del Lluçanès, Moianès y Osona

25


Prueba del nueve con doble tirabuzón en la intimidad Cuando les llaman para recoger el Nobel de Física, los científicos americanos adquieren la condición de invisibles. Aunque nadie les ve, o precisamente por eso, uno se marca unos grotescos pasos de ballet camino del estrado; detrás, le sigue el segundo que finge cojear cómica y ostensiblemente, mientras que el tercero les acompaña a ritmo militar con el paso de la oca. Luego, los asistentes observan asombrados a los tres diplomas acreditativos, suspendidos en el aire, desplazarse hasta los asientos que ocupaban los profesores. Cuando estos recuperan su imagen, las sonrisas de satisfacción revelan su íntimo desahogo ante las duras críticas recibidas tras la concesión del premio por su investigación sobre la transparencia de los cuerpos opacos.

Rafael Olivares Seguí Sant Joan d’Alacant (Alacant) 27


Solas El rugido de siempre la expulsa del sueño: el padre blasfema mientras va y viene, mientras golpea lo primero que encuentra a su paso. Ahora parece que arrastra una escalera. Y el rugido vuelve: ni se os ocurra tocar el cuadro de la luz, ¿me oís, desgraciadas?, ¿me oís, las dos?, voy a ver si arreglo la puta lámpara. Entonces la niña se levanta sigilosa, coge un taburete, camina por el pasillo, dirige sus ojos temblorosos a la puerta entornada tras la que está el padre, y avanza, con sus pasos de arena, hacia el recibidor. Un pequeño sobresalto al llegar: allí está la madre, que, al notar su presencia, la mira con el ojo que puede mantener abierto. Las dos observan un momento el cuadro de la luz. Vuelven a mirarse: tres ojos encharcados que hablan con un miedo antiguo. La niña asiente. Asiente mientras aprieta la mano madre.

Iván Teruel Cáceres Vila-Sacra (Girona) 28


Selene, ciudad de los espejos Desde muchas leguas de distancia se distingue el reverberar de la luz en los azogados muros de Selene. El viajero llega a la ciudad al amanecer y se deleita contemplando a las muchachas que, sin acabar de dar por cierta su belleza, se acicalan ante los espejos del presente. Alrededor de los espejos del futuro ve cómo se arremolinan los mercaderes, quienes, a punto de partir, desean saber si retornarán con salud y la bolsa llena; las preñadas, para averiguar si su hijo será varón o hembra; y las mozas, preguntándose si encontrarán el amor en primavera. Dicen que, tras asomarse a sus pulidas superficies, algunos escaparon, cubierta la cabeza de canas repentinas. Aunque se vean obligados a dar largos rodeos, muchos de los habitantes de Selene evitan pasar por las calles en cuyas paredes se refleja el pasado: a veces se encuentra frente a ellos el cuerpo inerte de un incauto que se atrevió a asomarse y quedó atrapado por la visión de un remoto instante de felicidad. Pero los más terribles −aprende el viajero−, aquellos ante los que nadie osa detenerse, son los espejos que muestran en sus láminas frías la huella de lo que pudo haber sido y nunca sucedió.

Elisa de Armas de la Cruz Sevilla 29


Las plañideras Sentadas en las sillas de respaldo recto de la casa, lloran las plañideras a ambos lados de la cama custodiada por cuatro cirios de misa. Sobre la mesilla, a media luz, un rosario, las copitas mediadas de licor y una taza vacía con unos labios de café perfilados en el borde interior y una cucharita que descansa en el plato. La más chiquita y arrugada entona una triste letanía e intenta ocultar el dolor de su rostro detrás de un pañuelito que huele a lavanda. Una se araña las mejillas y derrama lágrimas con desconsuelo. Otra, gemebunda, se tira de los pelos. Las demás llevan un pañuelo negro en la cabeza y lloran con el corazón roto. Desgarradamente. En el centro del lecho, sobre las sábanas de hilo, ríe, alborozado, un rollizo bebé envuelto en una manta.

David Vivancos Allepuz Barcelona 30


Invasión Debió de suceder por la noche. Al entrar los empleados, quedaron aturdidos por el espectáculo. Pinzas blancas, rojas, doradas, grandes, pequeñas, enganchadas a las pantallas del ordenador, diseminadas por las mesas, o encima de los documentos; miles de pinzas por todo el piso. Atónitos las inspeccionaron, las tocaron, las voltearon; parecían pinzas corrientes, pero se quedaron con ellas. A punto estaba la Dirección de mandar retirarlas, cuando observaron que existían suspicacias entre los trabajadores, “¿por qué tú tienes más que yo?”, “¿porqué, las tuyas son rojas y las mías, blancas?”, incluso se dieron casos de intercambio de unas por otras. Decidieron entonces hacer una carrera con ellas, de modo que, las del empleado que obtuviera mejores ventas cada mes, se expondrían en la cúspide del panel de resultados. Y funcionó, subiendo los beneficios de forma fulgurante. Como llegaron, desaparecieron una noche. Se compraron pinzas nuevas, ocasionando ataques de depresión y melancolía. Incluso se han financiado dos tesis doctorales, pero aún no se ha desentrañado el misterio. Los accionistas están pensando seriamente en cerrar la sucursal.

Esther Cuesta de la Cal Barakaldo (Bizkaia) 31


El confesor El último confesor oficial del convento femenino de clausura (el joven cura párroco de la localidad), se dio cuenta enseguida del rumbo desbocado que tomaría su vida, si acaso quisiera sacar el mejor partido de su atractivo personal. Ya desde el inicio de su ministerio, supo adivinar que las faltas confesadas por varias de las novicias no eran reales, sino burdas excusas para guardar fila junto al confesionario, a fin de arrodillarse frente a él y hacerle partícipe en voz baja de sus más velados anhelos. También fue consciente de que, por mucha disciplina que pidiera a sus contritas feligresas, él no era el más indicado para derrotar a los demonios lascivos que las acosaban sin tregua. Y que cuando confesara sus propios pecados (de pensamiento -que no de obra) al obispo de la diócesis, éste le apartaría del cargo de manera fulminante. El nuevo confesor, en cambio, es un anciano amable y comprensivo con las cuestiones de la carne. No impone severas penitencias pero, aun así, ha hecho descender notablemente el número de confesiones desde su llegada. Ello demuestra, a juicio del señor obispo, que los consejos de la experiencia siempre duran más, y son mucho más adecuados.

Pedro Herrero Amorós Castellar del Vallès (Barcelona) Ganador mensual noviembre 32


CONVOCATORIA DE DICIEMBRE

Bibliobús Guilleries - Inauguración 1997 Servicio a la comarca de Osona

35


El parte médico A los nueve años alcancé la talla suficiente para poder abrir el buzón situado en el vestíbulo del edificio. No fue difícil convencer a mis padres para que me hicieran responsable de recoger la correspondencia cada día, de regreso de la escuela. En mi clase ningún otro compañero tenía encomendada esa responsabilidad. El tío Clamades, único hermano de mi padre y que vivía en América, era con diferencia quien más cartas nos mandaba. En las que empezaron a llegar con frecuencia semanal después de las navidades de la gran nevada, papá figuraba como único destinatario. Cada vez que le entregaba una de ellas, casi me la arrebataba de las manos antes de encerrarse en el despacho a leerla. Las que nos enviaba una vez al mes iban dirigidas también a mi padre, pero en el anverso del sobre constaba, tras su segundo apellido, “y familia”. A propuesta mía, éstas las leíamos por turnos entre los tres. En ellas nuestro tío solía hablarnos de lo bien que le iban las cosas, de su excelente salud y de las ganas que tenía de volver a vernos. A menudo a papá, cuando le tocaba leer a él, se le saltaban las lágrimas .

Joaquín Valls Arnau Barcelona 37


Evolución Un hombre empuña una lanza y empieza a correr tras un ciervo que, ajeno a lo que pasa a su alrededor, pasta en el campo. El ciervo huye y el hombre lo persigue por el bosque, alejándose de su cueva, hasta la calzada de piedra y los campamentos romanos que se han instalado en el valle. Continúa corriendo por los trigales, ante la mirada incrédula de los campesinos; por los prados repletos de cuerpos mutilados, bajo las dentaduras de los castillos que se adueñaron del paisaje. Corre, alzando su azada para enfrentarse a los franceses; en paralelo al ferrocarril que las minas y la revolución industrial trajeron consigo; tras las huellas de los poetas que huyeron de la guerra y el hambre. Y sigue corriendo, atraído por el humo de las fábricas y las luces de las ciudades; corre al salir de la facultad, con los libros bajo el brazo, para alcanzar a la chica del abrigo rojo; corre delante de los grises, empujado por sus ideales; corre por los pasillos del hospital para ver nacer su hijo. Y corre por el placer de correr, con un dorsal grapado a su estómago, por un bosque, donde un día, ya lejano, comenzó a correr, tras un ciervo que pastaba en el campo.

Ernesto Ortega Garrido Madrid 38


Amor chacinero Desde la última di por hecho que ya nunca volvería a sentir lo mismo, que eran todas iguales. Hasta justo ese momento en el que noté por dentro que a la carnicera le compraría todo lo de las neveras, para que pudiera cerrar y llevármela al lago a contar patos. Con el corazón en la mano yo y con un hígado de cerdo ella, le dije bajito pegado al cristal, para que nadie me oyera, lo que sentía. Desde entonces nunca da la casualidad de que me atienda ella, pero no para de mirarme entre emocionada y nerviosa; no sé bien, es difícil entenderlas del todo. Aunque no hay duda de que esto nuestro tiene futuro. El otro día se cortó en un dedo al verme entrar, y no miento si digo que yo le habría lamido la sangre hasta dejarle la herida blanca, solo para demostrarle que nada de ella me da ya escrúpulos. Por eso le he comprado unos cuchillos buenos de ajuar y un anillo bastante caro, y esta noche voy a abordarla por el descampado que va a su casa para pedirle matrimonio. Estoy deseoso de ver su cara, se va a quedar muerta.

Miguelángel Flores Sabadell (Barcelona) 39


La familia es primero La escoge con cuidado para no equivocarse. La acaricia por un instante y la deja volar. Luego reúne a toda la familia y les pide que oren para que esta vez las cosas sean diferentes. Cada semana durante los últimos años se ha repetido la misma rutina. Su familia ya está resignada y apenas logran contener el llanto; sin embargo, él nunca ha estado más feliz, siempre rodeado por sus hijos y nietos. Noé inclina la cabeza junto a su familia e implora, de todo corazón, que nunca descubran que envenena a las palomas antes de echarlas a volar.

Kalton Harold Bruhl Comayaguela (Honduras) 40


Instinto maternal La mujer se levanta de la cama al oír, a través de la pared, cómo los niños han dejado ya de hablar. Le gusta entrar en su habitación cuando duermen; sobre todo, esas noches lluviosas en las que le cuesta tanto conciliar el sueño. Están creciendo guapos y sanos, y cada vez le sorprende algo diferente: los dedos más largos, el perfil de la nariz, un peinado nuevo, unos granitos. El tiempo pasa muy rápido y no tardarán en hacerse mayores. Al chico se lo imagina escritor –siempre tiene un montón de libros encima de la mesilla– y a la niña –que colecciona peluches de perritos, ositos y conejitos–, veterinaria. Entonces se irán, se casarán, tendrán hijos, como todo el mundo. La mujer no soporta la idea de perderlos, porque son sus niños desde que nacieron, desde que oyó sus primeros llantos a través de la pared y fue y los vio en sus cunas mellizas. Sin titubear, les corta un mechón de pelo y sale al balcón. De este pasa al suyo, agarrándose bien a la barandilla, con cuidado de no resbalar en las baldosas mojadas, y regresa a su casa. Guarda los cabellos en un saco casi lleno, junto a los tarros con uñas y los frascos con lágrimas y gotas de saliva. Ya falta menos.

Asun Gárate Iguarán Bilbao (Bizkaia) Ganador mensual diciembre 41


CONVOCATORIA DE ENERO

Bibliobús Pedraforca - Inauguración 1973 Servicio a la comarca del Berguedà

43


Así funciona la mente El cerebro humano está diseñado para relacionar acontecimientos autónomos mediante conexiones causales. Biológica, ineludiblemente. Por ejemplo, pongamos que el tímido Sr. Pou adora a la Srta. Vera desde niño y que esta tarde se atreve por fin a convidarla a una tetería. Y supongamos que, tras la audacia, el Sr. Pou tropieza perdiendo el equilibro y apoya su mano (involuntariamente) sobre el voluptuoso pecho de la joven. Bien. Imaginémosla ahora a ella, desconcertada y brusca, declinar la invitación alegando una repentina jaqueca. Es evidente que el Sr. Pou vinculará tetería con busto y traspiés con rechazo sin advertir que, de no haberse producido el bochornoso percance, la Srta. Vera podría igualmente haber rehusado la propuesta. Se trata pues de dos eventos independientes, aislados, entre los cuales la mente del Sr. Pou ha establecido una correlación causal sin motivo alguno. O al menos eso es lo que está pensando el Sr. Pou, ahora, mientras se esfuerza por no adormilarse. Y es que la mente siempre acaba por encontrar un argumento que le permita sobrevivir a la tragedia. Aunque sea absurdo. Aunque sea tarde. Aunque el Sr. Pou ya se haya cortado las venas.

Luz Leira Rivas Ferrol 45


Lapsus romántico Mi vecino es elegante. Me saluda siempre con una cordial patarata. Se inclina, coge mi mano y me mira a los ojos. Me gusta su gesto anticuado, me recuerda a mi padre que además levantaba con galanteo el sombrero. Subimos al ascensor y al pulsar el timbre salimos disparados por los aires. Con exquisita levedad caemos en la Plaza de San Marcos frente al Palacio Ducal. Lástima que ese día acontece el aqua alta y no podemos ni siquiera tomar un café en el Florián, pero disfrutamos con entusiasmo de una única experiencia. De regreso, en mi rellano, abre la puerta del ascensor, me besa la mano y me bajo con cuidado de no resbalar.

Anna Jorba Ricart Barcelona 46


Pinzas Llego cuando la lavadora ha centrifugado. Finjo ser bueno y subo al terrado porque sé que a esas horas veré tu sonrisa de madre. Tiendo mal, me corriges, se me escurren las pinzas y te agachas. Tu escote. Te empujo con la fuerza de mis diecisiete mientras agarro las muñecas suavemente. Mi mano entre tus piernas. No sé cómo empezar. Se han roto los cristales de todas las ventanas, debe ser eso lo que me retumba aquí dentro. Algo me zarandea. Vuelvo. Sigues aquí delante, intacta, ofreciéndome la pinza que tiré dos segundos antes, con tu sonrisa blanca, como si no supieras nada de todo lo que acabo de hacerte.

Ángela Torrijo Arce Valencia 47


Aniversario El general saludaba al ejército y al pueblo. Tras el desfile, volvió a su despacho, firmó documentos y recibió a personalidades y diversas delegaciones. Terminada su agenda oficial, almorzó con su mujer y dedicó un rato a jugar con sus hijos y ayudarles con las tareas escolares. Por la tarde paseó por los jardines del palacio, hizo algo de deporte y dedicó un rato a la lectura. Antes de acostarse, en la capilla, ante la imagen del Crucificado, pidió fuerzas para seguir la lucha y perdón por el mal que, muy a su pesar, hubiera podido causar. Abrumado por su responsabilidad, no pudo evitar que dos lágrimas resbalaran al reclinatorio. Terminada la proyección de la película, que clausuraba la jornada conmemorativa del décimo aniversario del alzamiento, los presos se mantuvieron en formación, aunque se pudieron oír algunos pitidos y abucheos, que los guardias de la prisión no pudieron acallar.

Ezequiel Barranco Moreno Sevilla 48


Reverendas madres Pensaron que sería cosa de las aguas, que últimamente venían revueltas, o de la nueva marca de pesticida que habían empezado a utilizar en el huerto, pero el caso es que a todas las hermanas de la consolación les había crecido la barba, menguado los pechos y alargado lo innombrable. Los consumidores de sus dulces también habían notado que la voz que les atendía detrás del torno era mucho más ronca que antaño y hasta temían preguntar por el precio de las pastas. El obispo, alertado por las novedades que le llegaban del convento, decidió enviar de incógnito a su secretario. El pobre hombre no contaba con la violencia desatada por chorros de testosterona reprimida bajo los hábitos. –Pásame al secretario –gritan las monjitas cuando juegan al fútbol en el claustro con la calavera.

Paloma Casado Marco Santander 49


El marino adúltero Su añeja proa se adentró una vez más en aquel mar bacante, en aquel océano de neones rosas y falsos halagos. Examinó la ubicación del buque nodriza. Se mantuvo al pairo tras su estela. Contempló los nubarrones a lo lejos. Negoció el precio con la tempestad. Esta aceptó el envite. Hombre y tormenta cambiaron de rumbo en el cuarto del timón, ambos compartieron soledades. Aquel abismo de arriendo desnudó su calado ante los ojos del navegante. El marino sondeó si el reto valía lo pactado. La imagen del ciclón poseyó su promiscua voluntad y dio paso al abordaje. Se enfundó el chubasquero con destreza de viejo lobo. La cubierta de su nave percibió la espuma, la resaca de la sal. Todo estaba dispuesto para acometer las engañosas oleadas. El mástil de su ajada tartana surcó de nuevo aquellas aguas embravecidas y cínicas. Le costó sudor y lágrimas atravesar la huracanada, también algún pasmo gozoso. Hasta que el cielo comenzó a clarear sobre su adúltera cabeza. Y luego la calma de regreso a puerto, el anillo y la farsa. Los remordimientos.

Roberto Migoya Ramos Ponferrada (León) Ganador mensual enero

50


CONVOCATORIA DE FEBRERO

Bibliobús Montnegre - Inauguración 2002 Servicio a las comarcas del Maresme y el Vallès Oriental

53


Reverdecida Siempre la trató mezquinamente, pero con su muerte, se halló heredera universal. El inventario, tomado a mano, poseía un valor incalculable. Una habitación llena de besos, un ventanal enorme desde donde siempre se veía el mar. Una cómoda repleta de abrazos no dados nunca, un ramillete de rosas para el ojal. Un armario de cenas aplazadas, un paseo de la mano por las noches del jardín. Un puñado de orgasmos, un óvulo fecundado, un regreso a casa sin regañar. Palabras almibaradas para los días de frío, aliento de lima para cuando aprieta el calor. A sus setenta no pensaba escatimar en caricias. Ya en el funeral, había echado un tiento al enterrador, al albacea y al señor cura.

Montaña Campón Pérez Cáceres 55


Película sensible Siempre me ha gustado esta fotografía, tiene algo que no sé explicar. Al fondo, mis hermanos juegan al fútbol y celebran ruidosamente cada gol que marcan entre dos troncos alineados que simulan una portería. Mi madre ojea una revista en la esquina inferior izquierda y yo aparezco en el centro haciendo muecas al objetivo. Los días de lluvia todos corremos al coche a refugiarnos, incluido mi padre, que tapa la cámara con sus grandes manos para que no se estropee; la imagen queda entonces vacía a la espera de que escampe y la habitación huele a hierba recién cortada. Con el buen tiempo siempre aparece algún chico nuevo que suele ponerse de portero. Pero cuando más me gusta es en otoño: los marrones pierden su crudeza y en el pelo de mi madre aparecen cálidos reflejos dorados. Lo malo es que se caen las hojas de los árboles y tengo que soplar de vez en cuando para que se nos vea.

Margarita del Brezo Ceuta 56


Sequía Incapaz de soportar la presión, el hombre del tiempo, derrotado, confesó haber llorado todo el agua que tenía para aquella primavera.

Miguel Jiménez Salvador Hospitalet de Llobregat (Barcelona) 57


El milagro Le enfoqué con la mirilla del rifle. Ya habíamos perdido las esperanzas de encontrarle. Fueron meses de una búsqueda intensa en los que tuvimos que ver cómo nuestro hijo se iba consumiendo. Pero ya no tendríamos que esperar más. Una vez que hiciera el disparo le llevarían, agonizante, al mismo hospital donde estaba nuestro hijo. Todo era tan fácil en mi mente. Sin embargo no pude hacerlo. Vi al chiquillo, con su traje del colegio, alejarse alegremente bajo el sol de otoño. Mi esposa lo comprendería. Los milagros ocurren. Ya se presentaría un donante.

Kalton Harold Bruhl Comayaguela (Honduras) 58


Crimen perfecto Está bajando las escaleras. Volver a la habitación no es tan mala idea, piensa. Así da un último vistazo y de paso cumple con el precepto de que el asesino siempre regresa a la escena del crimen. Recién cometido, nadie lo notará, por lo que evitará delatarse. Cambia entonces el sentido de su descenso girando con ímpetu. Resultado: sus pies se enredan en los escalones. Uno a uno los diez peldaños inferiores van golpeando su nuca con tal estrépito, que la víctima, inmersa en su charco de sangre reglamentario en la habitación, abre los ojos y se pone en pie. Desde lo alto de la escalera sonríe al ver la figura inerte en el rellano. Entonces, regresa al cuarto para volver a morir.

Patricia Collazo González Alcobendas (Madrid) 59


Asperger La vergüenza por lo que hicimos aquella noche nos acompañaría para siempre. Ya pudimos intuirlo días más tarde, cuando los de la pandilla nos reunimos de nuevo y nuestras voces se diluían como plástico; cada silencio era un ácido que nos iba corroyendo. El tirachinas y los gorriones, o los petardos al perro de Martínez, apenas ya lograrían regalarnos una divertida indiferencia. De aquellos amigos de verano solo volví a ver a Jorge, un día por la calle. Y sé que, acallada entre trivialidades, a ambos nos inundó la última sonrisa de Óscar sobre el agua: feliz porque, por una vez, no estaba solo. Y le dejábamos jugar con nosotros a los socorristas.

Raquel Vázquez Betanzos (A Coruña) Ganador mensual febrero 60


CONVOCATORIA DE MARZO

Bibliobús El Castellot - Inauguración 1995 Servicio a las comarcas del Alt Penedès y Garraf

63


Aquel verano Solíamos acercarnos a la casa abandonada al caer la tarde, cuando las sombras eran tenues. Mirábamos a través de las cortinas raídas. El paisaje interior era una mezcla de soledad, tristeza y añoranza, como si estas cualidades humanas se hubieran quedado impregnadas en las paredes y en los muebles. Paquito decía que la casa tenía corazón, que escuchaba el bombeo de la sangre por las cañerías. Aseguraba que necesitaba el de las personas para poder seguir en pie. Juan propuso aquella noche entrar a través de la ventana que daba al jardín. Recorrimos todas las habitaciones. Hasta el silencio crujía. Poco a poco comenzamos a sentir una sensación de vacío, una tristeza que nos iba hundiendo en la nada, un sentimiento de vulnerabilidad inexplicable. Miguel, el más sensato de la pandilla, nos obligó a salir de la casa y alejarnos de ella. Dicen que la casa sigue allí, entera, abandonada. No regresamos nunca. Nos daba miedo escuchar los latidos del corazón de Paquito.

Elena Casero Viana Valencia 65


Unigénito Es Miércoles de Ceniza y Mamá insiste en llevarme a la parroquia, aunque llueve y no me ha bajado la fiebre. Me explica cosas sobre purificaciones y le pregunto de qué hacen las cenizas, pero desde que está embarazada anda como ida. Entonces suelto de sopetón: “Las sacan de los huesos de los santos, ¿verdad?”. Me dice que no lo sabe, pero seguro que será de algo sagrado y no tengo que preocuparme ni sentir asco. Pues al cura le huele el aliento. El polvillo se cae y me hace cosquillas en las pestañas, ojalá tuviese la frente tan arrugada como el abuelo porque Mamá dice que tiene que durarme todo el día. Al acabar la misa nos acercamos a mirar el cuadro de Abraham e Isaac; luego me agarra de la nuca y no me suelta hasta que llegamos a casa. Sé que una vez santificado no pasaré de la madrugada. Para cenar pido salchichas con puré, y helado de postre. Papá llega después, me alborota el pelo y se pone a afilar el hacha. Mamá y yo ponemos una foto mía en el aparador junto a la de Santi, un hermano que no conocí, y encendemos una vela.

Belén Sáenz Montero Madrid 66


Amigos Nunca puedo traer amigos a casa. Cuando lo hago papá los mata y los entierra en el jardín. -Pero, ¿es que no te das cuenta de que son imaginarios? – dice siempre.

Raúl Clavero Blázquez Madrid 67


Un día inolvidable Mi buena madre nos está repartiendo fotografías como si de una herencia en vida fuera y, aunque disimule, me entristece conocer sus razones. Hoy le ha tocado el turno al retrato en blanco y negro de mi primera comunión. Claro está que hemos hablado de lo guapo que estoy en ella, peinado con el “Arriba España”, los hoyuelos flanqueando la tierna sonrisa y mi traje heredado de marinerito. Y de la humilde, pero entrañable chocolatada que disfrutamos con la familia y los amigos de siempre. Era un día importante y como tal lo recuerdo, como también recuerdo que mientras la preocupación de los demás era que no se les pegara la hostia al paladar porque desencajarla de ahí con la lengua era complicadísimo y en aquellos tiempos no había otra, la mía era si tendría la capacidad suficiente para guardar la compostura, delante de una iglesia abarrotada, y que mis temblores fueran lo más internos posible cuando cerrara los ojos para no ver acercarse hacia mi boca aquella mano, de nuevo esa venosa, peluda, asquerosa y poderosa mano.

Javier Palanca Corredor Valencia 68


Deforestación De niña iba al dentista con frecuencia. Tenía el esmalte muy fino, teñido de amarillo por la tetraciclina. Pronto empecé con las caries. Un día el doctor me contó que en la muela de un paciente había encontrado una pepita de tomate germinada. Yo no supe si creerle, pero me recuerdo fantaseando sobre el tema. Imaginaba una cavidad llena de humus de la que brotaba una minúscula tomatera que con el tiempo se ramificaba y reptaba con ventosas por el suelo de la boca. Algunos tomates estallaban como globos entre los dientes al hablar. Otros bajaban por el tubo del fondo del jardín, fértil abono de lechugas y alcachofas. A veces salían malas hierbas y unos caracoles pequeñitos tapizaban las mucosas de satén. Se convirtió en un huerto capaz de alimentar a una familia, o tal vez a una ciudad. Después en un bosque que generaba tormentas tropicales, cuyas lianas crecían decididas hacia arriba -cual habichuelas mágicas- mientras el señor de la caries se fundía sin remedio con la tierra. Nunca llegó a saber el doctor cómo le odié el día que me desveló el desenlace de la historia. No se puede deforestar de estas maneras la imaginación de una niñita fantasiosa y de esmalte delicado.

Paz Monserrat Revillo Molins de Rei (Barcelona) 69


Invertebrada Al chico ya lo dieron por perdido tiempo atrás, cuando decidieron cerrar su habitación con candados. Cuando lo abandonaron, panza arriba, tan solo, tan coleóptero él, y antes de que cesaran de oírse del todo sus quejidos. Mucho antes. Pero lo de la niña…, lo de la chica no se lo esperaban por nada del mundo. No, no podrían superarlo de nuevo. Ellos, que creían haber hecho todo lo posible por ella. Todo. Sin embargo, cada vez más a menudo la descubrían merodeando por el jardín. La habían sorprendido incluso, en alguna ocasión, escarbando con sus manos, con las uñas. Con la boca llena de tierra. Obcecada en entrar de cabeza hasta que lo conseguía, ocultando su cuerpo entero, cada día más larguirucho y elástico, bajo el mantillo de los gladiolos.

Miguelángel Flores Sabadell (Barcelona) Ganador mensual marzo 70


CONVOCATORIA DE ABRIL

Bibliobús Cavall Bernat - Inauguración 2001 Servicio a las comarcas del Bages, Berguedà y Moianès

73


Alfabetitis aguda (o la extraña razón de por qué él ya nunca dice “te amo”) El médico le advirtió que sucedería así. Por orden. Primero olvidó los nombres de las cosas que empezaban por A. Y eran muchos aunque, afortunadamente, se podían sustituir por otros sin mucha dificultad. Nadie se había dado cuenta. Por poner un ejemplo, cuando tenía sed, disimulaba, y pedía líquido de lluvia. Pero ahora había olvidado más. Ya no recordaba los que empezaban por la letra B. Se dio cuenta ayer, al fijar su vista en esa cavidad ubicada entre la nariz y la mandíbula de Cristina. Sabía que esa parte de su cara le gustaba especialmente, y que sus labios solían posarse sobre los suyos para darle un… Era desesperante. No lograba recordarlo. El próximo mes, sería la C. Luego la D. Y así sucesivamente. La enfermedad avanzaría implacable. No podía demorarlo. Hoy, sin falta, se lo diría a Cristina. Que la… quería. Que a partir de ahora la llamaría Vanessa. O Zoe. Mejor Zoe.

Arantza Portabales Santomé Teo (A Coruña) 75


La misión Los labios asimétricos se han vuelto carnosos gracias al maquillaje. El torneado ocre amplía sus ojos pequeños. Parece otra con el pelo suelto. La tela ajustada insinúa unas curvas que será imposible obviar, con un escote hábilmente transformado en imán para mirones. Si el Creador les dotó de armas sería para darles algún uso. Parece un milagro, probablemente lo sea, aunque a ninguna le extraña, saben que la fe todo lo vence; con ella han logrado que la menos agraciada de todas sea perturbadora. La elegida toma un taxi hasta un local de moda. A simple vista se podría decir que han enviado a una oveja inocente en medio de una manada de lobos. Nada más lejos de la realidad. No está sola y hace lo correcto. Es necesario conocer al demonio bajo todas las formas y con todas sus posibles tentaciones para vencerlo. Cuando regrese y comparta su experiencia serán más fuertes. Las hermanas del convento rezarán toda la noche por Sor Águeda.

Ángel Saiz Mora Madrid 76


Rueda de reconocimiento Era una sala fría, yerma en adornos, gris monocromática. Unos agentes de policía nos habían conducido hasta ella a horas intempestivas y nos fueron colocando sobre una tarima junto a otras parejas de supuestos padres. A Ángela y a mí nos tocó detrás de un cartel con el número 4. De repente, se iluminó un foco que inició el recorrido. Cuando se posó en nuestros cuerpos temblorosos, nos agarramos las manos con fuerza, esperando que no pasara de largo, susurrando que éramos nosotros, que nada de castigos ya, que chuches las que quisiera.

David Moreno Sanz Zaragoza 77


El último cuerdo -Estaba pensando en que hace casi cuatro siglos desde la última vez que alguien se atrevió a atacarnos, a pesar de que somos la peor simiente que existe sobre la faz de la tierra. -¡Cierto! Gracias a que al último que se atrevió a hacerlo, todos lo tomaron por loco acusándolo de habernos confundido con molinos de viento... -Respondió un gigante al otro.

José Luis Chaparro González Salvatierra de los Barros (Badajoz) 78


Tan parecida a un ángel Fue en aquella ocasión en la que, siendo niños, esperaban en la calle de nuevo a la cigüeña que les traería otro hermano. Aquella vez, la última, en la que luego les contaron que mientras ellos escudriñaban un trozo de cielo entre dos edificios, el pájaro había llegado por otro y entrado por la ventana; que al dejar al bebé, como también es labor de estas aves el rescate de ángeles perdidos, se había llevado a la madre confundiéndola con uno de ellos. Dejando de esta manera a ese hijo recién traído sin teta y a ellos, a partir de entonces, con esa costumbre perpetua, y estéril, de buscarla en la ventana cada amanecer.

Miguelángel Flores Sabadell (Barcelona) 79


Los panes y los peces Como cuando crees haber pasado una página y descubres que has pasado dos, al meter la cucharilla en la taza de café y efectuar el clásico movimiento circular en aras de la disolución del azúcar, me doy cuenta de que entre mis dedos hay en realidad dos cucharas. Vendrían pegadas la una a la otra, me digo para tranquilizarme tras el sobresalto inicial. Dejo las dos cucharas en el platillo donde reposa la taza y me llevo ésta a la boca para comprobar la temperatura del cortado. Demasiado caliente, me digo, tendría que haberlo pedido con la leche natural. Y, al ir a devolver la taza al plato, el sonido de la porcelana contra la porcelana antes de lo esperado me hace comprender, horrorizado, que en el plato del que he levantado la taza reposa otra taza exactamente igual a la que sostengo yo en mi mano. Sin pensármelo dos veces, dejo el cortado en la mesa y me levanto con la única idea en la cabeza de abandonar cuanto antes este bar. Un instante antes de alcanzar la puerta escucho mi propia voz que, desde la mesa, me llama por mi nombre.

Raúl del Valle Rodríguez Canovelles (Barcelona) Ganador mensual abril 80


CONVOCATORIA DE MAYO

Biblioteca Esteve Paluzie - Inauguración 1983 (Nuevo edificio 2009) Servicio a la ciudad de Barberà del Vallès

83


Los pรกjaros Picoteado salvajemente por innumerables bestias, Alfred cierra los ojos en un vano intento de conseguir un fundido a negro.

Iolanda Barenys Ruiz Barcelona 85


Pereza “Vaya -se dice con desgano-, lo que me faltaba”. El llanto del bebé le ha hecho detenerse en el rellano de las escaleras. Se pregunta por qué ha tenido que llorar en ese momento. No se decide a regresar. El ascensor está descompuesto y hace un calor de los mil demonios. Se encoge de hombros y sigue bajando. El crío tendrá que arreglárselas solo. Además, ya no le quedan balas.

Kalton Harold Bruhl Comayaguela (Honduras) 86


Donde habitan las luciérnagas Una vez al año, en la única noche que tenemos permitido salir de nuestro hogar, toda la familia nos vamos de excursión al pantano en el que viven las luciérnagas. El primer año se asustaron de nuestra presencia y dejaron de brillar. Ahora, sin embargo, ya se han acostumbrado e incluso lo iluminan todo con más fuerza, creando un baile perfecto durante horas. Así, su luz se entremezcla con las sombras de la noche, con la luz de las estrellas, con la naturaleza agreste libre de la acción del hombre y con nosotros que las contemplamos boquiabiertos. Al amanecer, cuando ellas se van, nosotros lo hacemos también, soñando con que al año que viene volveremos a verlas. Porque, incluso a los que ya solo somos retazos de oscuridad bajo tierra, nos gusta recordar que en algún lugar la luz sigue existiendo.

Judith Priay Barberà del Vallès (Barcelona) 87


Volver a ser una familia Mi hermana menor y yo caminamos por la playa. Vamos a encontrarnos con papá. Hace años que no lo vemos y la emoción nos ha puesto nerviosas. Pero nos damos aliento y seguimos. Ya lo divisamos. Está contemplando el ocaso junto con su novia y su hijita nueva. Nos ponemos frente a sus narices y, mirándolo a él, comenzamos a cantarle una canción, como hacíamos de niñas. Papá se pone pálido. Para completar la sorpresa, mamá y mi hermana mayor se acercan por detrás de ellos tres y disparan, eliminando a las que sobran.

Leonardo Dolengiewich Mendoza (Argentina) 88


Cosecha El amanecer trae al campesino –con su yunta de bueyes y arado– hasta el litoral. Allí, ante la mirada de turistas y no turistas, se adentra en las aguas y comienza a roturar la bahía. Todo afán por detenerlo resulta fallido. No solo muestra a los controladores su adecuada licencia, sino que los sorprende con el Aval de la FAO para el usufructo de parcelas marítimas. Varias lunas después, hoces y redes, dan inicio a una extraña cosecha.

Luís de la Cruz Pérez Rodríguez Yaguajay (Cuba) 89


Para una guerra feliz Antes del fusilamiento, el capitán se refería a las ordenanzas. En el paredón – o allá donde fuera a darse la muerte – instruía a fusileros, fusilado, capellán y esposa en el buen orden, método y concierto de la cosa. Luego, y según el reglamento, procedía a realizar un ensayo general. Así, y a sus órdenes, el capellán ungía sin ungir, los fusileros cargaban, apuntaban y disparaban sin cargar, apuntar y disparar, la esposa lloraba sin llorar y el fusilado moría sin morir. Una vez estaba todo dispuesto, el capitán, en un aparte, advertía al fusilado que nada de esquivar y hacerse el muerto; y que si el pelotón erraba, se afanara – con disimulo y presteza – en dar alcance a las balas.

Agustín Martínez Valderrama Gavà (Barcelona) Ganador mensual mayo 90


GUANADOR ANUAL El jurado de la final de la V edición del Microconcurso de La Microbiblioteca en la Categoría en Castellano ha sido constituido por el filólogo y editor, el periodista y escritor, y la doctora y profesora de literatura Carles Álvarez Garriga

Fernando Iwasaki Cauti

Francisca Noguerol Jiménez

Bibliobús Puigdon - Inauguración otoño 2016 Prestará servicio a las comarcas del Lluçanès, Osona y Vallès Oriental

93


En memoria de Hugo Dubois El mariscal Hugo Dubois (1867-1936), psicólogo e ingeniero matemático, debería ser reconocido como el genio que cambió el rumbo de la Gran Guerra a principios de 1918. Acantonado en la localidad de Enjôler, en el Frente Occidental, con la consigna de defender París, diseñó un sistema de trincheras basado en la lógica de las ilusiones ópticas. Hizo excavar zanjas asimétricas con proyecciones en diferentes ejes, cuyos perfiles imitaban líneas expresionistas. El efecto creado, una red donde confluían perspectivas oblicuas difuminadas hacia los cuatro puntos cardinales, resultó infalible. Sin referencias precisas, desde sus trincheras regulares, los disparos erráticos de ametralladora del ejército alemán no causaron ninguna baja; sus granadas explotaban en lugares inútiles; los soldados se perdían al intentar cualquier incursión. Dubois sabía que la guerra además es psicológica. Cuando el desánimo invadió al enemigo, el éxito de la contraofensiva francesa estuvo asegurado. En honor del mariscal se colocó su estatua en la plaza de Enjôler, erigida siguiendo las instrucciones de los planos de sus trincheras. Aún hoy nadie ha conseguido admirarla de cerca.

Rafa Heredero García Laguna de Duero (Valladolid) Ganador mensual octubre y anual 95


AGRADECIMIENTOS A Íngrid Plaza (Directora Bibliobús La Mola), Assumpta Molist (Directora Bibliobús Tagamanent), Rosa Garcia (Directora Bibliobús Guilleries), Bernadet Vallvé (Directora Bibliobús Pedraforca), Noemí Alcázar (Directora Bibliobús Montnegre), Bernadette Hortal (ex-Directora Bibliobús El Castellot), Òscar Santotomàs (Director Bibliobús Cavall Bernat), y Rut Jiménez y Berta Cama (Directoras suplente y titular Biblioteca Esteve Paluzie de Barberà del Vallès), por formar parte del jurado de las convocatorias mensuales. A Carles Álvarez, Fernando Iwasaki y Francisca Noguerol, por formar parte del jurado de la final en la categoría en castellano, y a Antoni Dalmases, Carme Riera y Jesús M. Tibau por formar parte del jurado de la final en la categoría en catalán. Y también a todo el personal de la Biblioteca Esteve Paluzie, a las Regidurías de Cultura y de Equipamientos Municipales y al Ayuntamiento de Barberà del Vallès, a la Diputación de Barcelona y muy especialmente a todos las personas participantes y a los usuarios y usuarias de La Microbiblioteca que hacen posible este concurso. Muchas gracias.

97


www.lamicrobiblioteca.com

98

V Microconcurso Cast  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you