Issuu on Google+

Boletín Informativo del Movimiento Socialista de Trabajadores

La visita de Barack Obama Barack Obama llega a la isla y ya los políticos coloniales corren a rendirle pleitesía al presidente del imperio norteamericano. El independentismo no se quedó cruzado de brazos, ni se sumará al llantén colonial. Debemos aprovechar la oportunidad para realizar una denuncia política que demuestre nuestro repudio a Obama y todo lo que él representa. Si bien Obama orientó su campaña electoral desde la perspectiva de la esperanza y el cambio con relación a los 8 años de presidencia republicana bajo el mandato de George W. Bush; la realidad es que su presidencia ha sido más de lo mismo: imperialismo, colonialismo y un recrudecimiento del capitalismo salvaje. Contra el imperialismo El Presidente Obama, premio Nobel de la Paz, tiene sus manos manchadas de la sangre de miles de inocentes, de jóvenes puertorriqueños, que empujados por la necesidad entraron al ejército. Durante los últimos años hemos visto un incremento en las guerras en países como Iraq, Afganistán, y Libia. Distintas ramas del ejército han intervenido y realizado operaciones de agresión en países

cómo Paquistán, Etíopia y Sudán bajo la supuesta guerra contra el terrorismo islámico. La presencia norteamericana en América Latina es notable, interviniendo en los asuntos internos de Colombia, Venezuela, Cuba y otros. Una tercera parte del presupuesto norteamericano, es decir, 1.3 trillones de dólares, se destinan al gasto militar. La realidad del gobierno federal se resalta si tomamos en cuenta que departamentos alegadamente civiles, como el Departamento de Justicia, gastan la partida más grande de dinero en represión. De los $27 millones de presupuesto de esta agencia, $20.3 millones se gastan en cuerpos policíacos. El alto gasto militar y las guerras de agresión en el resto del mundo

14 dediciembre junio 2011 2010

forman parte de una carrera de control y hegemonía de los mercados internacionales. La guerra se utilizó por parte del gobierno de Bush como una manera de paliar la crisis estructural que vive la economía norteamericana. Acompañados de la guerra, vienen consigo los contratos de construcción y restauración de la infraestructura destruida. De la misma manera, la presencia militar se convierte en punta de lanza para la entrada de productos norteamericanos subsidiados, lo que permite mantener precios bajos, y así destruir las economías locales, tanto como la influencia de otros países capitalistas en la región. El imperialismo no es otra cosa que la expansión del capitalismo a escala global y los Estados Unidos


Obama Imperialista - No a la colonia, No al Capitalismo pretenden mantener la hegemonía mundial sea por medios políticos, diplomáticos o por la fuerza. Barack Obama es un lacayo del capitalismo, que no ha tomado una sola medida para reducir el gasto militar o las intervenciones militares. Republicanos y demócratas: gobiernos de los ricos El gobierno de los ricos presidido por Barack Obama no dista mucho de los pasados gobiernos republicanos pues ambos partidos son representantes de la burguesía norteamericana. Ambos han puesto sobre los hombros de la clase trabajadora el peso de la crisis económica. Billones de dólares provenientes del gobierno federal han sido destinados a rescatar bancos, y corporaciones multinacionales como la General Motors, JP Morgan, AIG, Chrysler, Goldman-Sachs, Morgan Stanley etc. La deuda pública norteamericana ronda los 14.3 trillones de dólares. El aumento en la deuda pública obliga a los gobiernos a reducir los gastos atacando entonces el empleo público, en particular los trabajadores de la educación y la salud. También están bajo la mirilla los fondos de retiro, el seguro social y muchos otros beneficios sociales ganados en la lucha de clases de los últimos 60 años. Contra el colonialismo Puerto Rico fue uno de los primeros países donde el mercado noteamericano se impuso por la fuerza de la guerra. En nuestro país la hegemonía del mercado norteamericano es absoluta. El mercado estadounidense controla nuestros recursos naturales por medio de leyes federales, la distribución de mercancías por medio de las leyes de cabotaje, el movimiento de nuestra clase obrera mediante la ciudadanía norteamericana y sus compañías tienen un mercado cautivo en la isla. Las farmaceúticas y corporaciones de alta tecnología gozaron durante décadas de exenciones contributivas a nivel local y federal llevándose billones de dólares anuales fruto del sudor de nuestra clase obrera. Las ventas al por mayor y al detal son controladas por un puñado de compañías norteamericanas que mantienen bajos salarios y pésimas condiciones de trabajo. La visita de Barack Obama responde meramente a un oportunismo electoral que busca asegurarse el voto hispano en los Estados Unidos, y conseguir cotizantes para financiar su campaña electoral. El rol de los independentistas y socialistas en esta coyuntura debe ser repudiar su presencia de forma militante. No es momento para solicitarle o pedirle favores, sino

para repudiar su presencia y arreciar la lucha por la independencia, el socialismo y la liberación incondicional e inmediata de todos nuestros presos políticos: Oscar López y los hermanos Avelino y Norberto González Claudio. Por la independencia y socialismo La solución al problema capitalista-colonial que vivimos en Puerto Rico es la construcción de una república socialista y democrática donde los trabajadores controlemos los medios de producción. Aspiramos a una economía democráticamente planificada donde la autogestión, el cooperativismo y la pequeña producción puedan coexistir junto a las iniciativas de gran escala, tanto a nivel industrial como en la agricultura y los servicios. Sin embargo, la ruta a la independencia y el socialismo no está en consultas de estatus, asambleas constituyentes, elecciones, ni reformas parciales. La ruta se encuentra en la organización de la clase obrera en los centros de trabajo y comunidades para mejorar nuestras condiciones de vida a la vez que construimos las herramientas necesarias para la toma del poder.


Boletín Bandera Roja obama imperialista 2011