Page 1


SUMARIO

Autohis toria R e vis ta Digital. Núme ro 35 // E ne ro 2020

06

2

10 14

C ole ccionis mo E xpoC ad

24

Bus e s Arge ntinos Zane llo UZAB 134C

Anive rs arios 50 años del C itroën 3C V

26 30 16

Auto & Arte C he vrole t C he vy

Nota de Tapa C he vrole t C he vy

H is torias con autos Jue ve s

R are zas C has qui


E ditorial

34

H ome naje Artis tas home naje aron a la Mis ión Arge ntina

Comenzamos un nuevo año y como siempre ocurre para esta fecha renovamos nuestros deseos de bienestar y prosperidad para nuestros lectores, colaboradores y auspiciantes. 2019 fue un año de muchos y notables aniversarios para la industria automotriz argentina. Uno de ellos, los 50 del Fairlane, fue tapa de la edición 33 de Autohistoria. Otro de los “ciencuentañeros” fue el Peugeot 504, cuya historia fue reflejada en el número 6. En esta primera publicación de 2020 decidimos repasar la historia de otro de los clásicos nacionales nacidos durante 1969: el Chevy. El recordado modelo de Chevrolet fue presentado en diciembre de ese año y su trascendencia quedó reflejada en un homenaje que la propia General Motors Argentina decidió hacerle para conmemorar su histórico lanzamiento. Siguiendo con los cincuentenarios, no nos olvidamos del Citroën 3CV que también estuvo de festejos este año. Volviendo al tópico del “moño”, visitamos el Chivo Café en Saladillo, un museo temático Chevrolet imperdible para los fanáticos de la marca. Y hay mucho más. Muchas gracias por acompañarnos. ¡Aceleremos juntos y fuerte en 2020!

S taff

38 44

Vis itas C hivo C afé

E xpos icione s E xpo La Matanza

Editor Gustavo Feder Colaboradores En esta edición: Carlos Alfredo Pereyra, Esteban de León y Mauricio Uldane. Fotografía Carlos Alfredo Pereyra, Gustavo Feder. Diseño Exodo Diseño Nativo Correo revista@autohistoria.com.ar

3


(

C onte mporáne as

)

10.000 unidades exportadas de Nissan Frontier

4

Continuando con su proceso de consolidación de la producción argentina, Nissan exportó el pasado 5 de noviembre su pick up Frontier número 10.000, alcanzando así un nuevo hito que marca el crecimiento sostenido de su proyecto industrial. En octubre de 2018, Nissan exportó su primer lote de pick ups Frontier de producción nacional con destino a Brasil y ahora, a un año de aquel momento histórico para la compañía en la Argentina, embarcó la Nis-

san Frontier número 10.000. Puntualmente se trató de un modelo SL 4×4 automática de siete velocidades, una pick up exclusivamente diseñada para el mercado brasileño. En la actualidad, Nissan exporta al vecino país cuatro modelos diferentes de Frontier: la BR S manual de seis velocidades (Low grade); la BR SV de transmisión automática de siete velocidades (Mid grade); la BR SL automática de siete velocidades (High grade) y la BR SSL, también con caja automática de siete velocidades, que es además el modelo tope de gama. Todas ellas son pick ups con tracción 4×4, una característica muy demandada por el consumidor brasileño. La Frontier de producción nacional fue reconocida en octubre último como “la mejor pick up” por Car Awards Brasil 2020, en la 10° edición del premio organizado por la revista Cars Magazine Brasil, la edición brasileña de la revista especializada inglesa.

Renault renueva la línea Stepway, Logan y Sandero Con una trayectoria de más de 10 años en Argentina llegando a casi 450.000 unidades vendidas, los nuevos Stepway, Logan y Sandero llegan al mercado con un nuevo diseño, nuevo motor, caja automática CVT y mayor seguridad, sin renunciar a las cualidades reconocidas por los clientes como amplio espacio interior y bajo costo de mantenimiento. Estos tres modelos se producen desde 2016 en Fábrica Santa Isabel de Córdoba. Desde su lanzamiento industrial se han producido más de 60.000 unidades destinadas al mercado local. Hoy renueva su line-up manteniendo su producción en Argentina (exepto

la versión Intens CVT producida en Brasil). La nomenclatura de las versiones es la utilizada a nivel mundial por Renault: Life (excepto Stepway), Zen, Intens e Intens CVT. El motor para todas las versiones de los tres modelos es el HR16 (1.6L 16V).


El Chevrolet Cruze LT suma Wi-Fi y 6 airbags A partir de diciembre, Chevrolet inició la comercialización de la nueva versión del Cruze LT, que introdujo novedades interesantes tecnológicas y de seguridad. El nuevo Chevrolet Cruze LT MY2020, se destaca por su diseño, tecnología y performance, manteniendo el ADN de la marca en sus dos carrocerías: sedán y hatch. En cuanto a la tecnología, el Cruze LT suma WiFi nativo a bordo con un paquete de datos gratuito de 3GB o 3 meses como lanzamiento. El conductor ahora podrá comandar remotamente funciones del vehículo y realizar diagnósticos por la nueva App MyChevrolet. El Cruze LT ofrece una nueva generación del sistema OnStar, la tecnología exclusiva de Chevrolet que está disponible las 24 horas, los 365 días del año, brindando servicios de emergencia y seguridad. LatinNCAP otorgó la calificación máxima en seguridad al Cruze que ofrece una estructura y sistemas de seguridad que lo convierten en uno de los vehículos más seguros del mercado. Ahora cuenta con seis airbags (frontales, laterales y de cortina) desde la versión de entrada además de control de estabilidad y tracción, anclajes ISOFIX, frenos ABS con

Agradecimiento a FCA Autohistoria agradece a FCA Automobiles Argentina por habernos facilitado, a modo de prueba, una unidad Jeep Compass Limited Plus. La evaluación del producto puede verse en el test publicado en el sitio: www.autosyclubes.com.ar

asistente de frenado de emergencia, ajuste electrónico para limitar la velocidad y alerta de olvido en el asiento trasero. La versión 2020 del Cruze LT también se produce en el Complejo Automotor de GM ubicado en Alvear, provincia de Santa Fe y se comercializa en la Red de Concesionarios Chevrolet de todo el país en los colores Summit White, Abalone White, Switchblade Silver, Satin Steel, Black Meet Kettle y Edible Berries. Así como el Cruze Premier, el Cruze LT suma 2 nuevas opciones de colores que son el Wyeth y el Darkmoon Blue.

5


( C ole ccionis mo )

G

6

E xpoC AD

racias a un dato preciso, y a tiempo, pude hacerme de la información necesaria para acudir como visitante hobbysta, como padre que lleva a su hijo y, también, como cronista, a esta impresionante máquina del tiempo que se armó el domingo 8 de diciembre en el Club Imperio Juniors, barrio de Santa Rita. Cincuenta mangos la entrada de adulto y gratis los pibes menores de doce. Demasiado poco pagué por volver a ser un pendex. Visitar esta expo me expuso a mí también. No esperaba que, tras solo pasar la puerta, las décadas me golpearan hasta dejarme hablando solo. Franco, mi hijo, es fanático de los trenes, pero solo de trenes, no de autos. Por suerte para él, y para mí, el centro de la cancha de básquet estaba ocupado por un megatendido de modelismo ferroviario que concentraba varios tipos de formaciones y tipologías del riel. Con eso conseguí los minutos necesarios como para rodar en forma autónoma

por la muestra y dialogar con los expositores. Es que había de todo: camionetas Big Foot, máquinas viales y de construcción, camiones, pickups, TC en varias escalas, rodados, autos de películas, slots, maquetas en papel, “Inolvidables” de Salvat, y todos los coleccionables que inundaron nuestros kioscos a partir de 2017. Había dos salones enormes, la mencionada cancha de básquet y otra de fútbol. Típico club de barrio de los de antes (salvado de la especulación inmobiliaria allá por el año 2000, tal como acontece en la película Luna de Avellaneda), con piso de parquet y alguna que otra tablita floja. No se necesitaba más para evocar la propia infancia. Mayoría de tipos con panzas y/o calvas, algunos más apuestos lucían chapas plateadas encima de la terraza. Remeras de Star Wars y otras franquicias exitosas eran el atuendo más común. Mucha señora, alguna que otra abuela, y nietos correteando; los cuales no tenían más remedio que acom-


Nota y fotos : Fre ddy P e re yra

Mágico viaje en el tiempo

Los amantes de los autos a escala tuvieron su fiesta en ExpoCAD, la muestra de Coleccionistas Argentinos de Diecast que se realizó en el Club Imperio Juniors de Buenos Aires.

7

El Falcon de Salvat y el Brabham de Carlos Reutemann ganando en Nürburgring 1975.

pañar y embeberse de estos hobbys y pasiones argentinas. Calor afectivo y estival en una semana que comienza bochornosa. El techo parabólico de chapa asándonos a fuego lento, aseguraba que este ámbito se convertiría en el crisol generacional para forjar una pasión sólida y duradera. El secreto del acero de Conan llevado al coleccionismo. Somos fierreros los argentinos, y en estos lugares uno lo comprueba. Calculaba unas dos horas de permanencia dada mi compañía perecedera. Franco, pun-

tualmente, y tras haber visto con paciencia y poder de observación la maquetota ferroviaria desde todos los ángulos, comenzó a dar signos de embole. Era momento de apurar el paso y seguir disparando la Pentax. No podía convertir la visita en exclusiva para mí, así que el cronista sacó oficio, y volvió expeditiva la visita al padre. El entusiasta evocativo de su propia infancia hubiera preferido quedarse toda la tarde hasta el cierre, y además ayudar a los coleccionistas a embalar y cargar los coches hasta una próxima muestra, pero


( E xpoC AD )

Sergio Hellion, un artista que interpreta a otro. Traverso, con la Chevy de OCA, tirando un cambio.

8

el domingo ya presentaba otros planes y tuvimos que regresar a casa. Aun así, tuve tiempo de toparme con Sergio Hellion, un tipo que me sorprendió ya que es un artista que realiza maquetas basadas en la obra pictórica de Burda (Alejandro Burdisio), ese cordobés que nos ha regresado a los autos, camiones y colectivos argentinos, antes que las colecciones de los kioscos, y lo hace, además, recreando tecnologías antigravitatorias, poniendo todo dentro de una dimensión temporal retrofuturística. Dos capos que se admiran mutuamente. Pasé un rato agradable con este genio, e intercambiamos datos sobre nuestros gustos y conocimientos. Me encontré también con otro increíble artista que tenía dioramas del automovilismo nacional e internacional, en escala 1:43. En su porción de mesa tenía a Juan María Traverso en varias de sus legendarias hazañas: sobre un Renault 18 de rally, con

su Renault Fuego en llamas ganando en Río Negro, con su Chevy violeta tirando un cambio, y hasta con un Fiat Duna doblando una curva en Córdoba cuando en 1988 se hizo aquella presentación dual: pista-rally del sedán de SEVEL. Otros héroes del automovilismo tenían su diorama evocativo, congelando un vado o un remolino de tierra tras su paso veloz. La técnica y los materiales empleados por este artista son únicos. Podría seguir y todos serían merecedores de un espacio y una entrevista, ya lo tendrán, ya que este ambiente está vivo y se realimenta. Hay muchísimo talento y ganas de hacer. Me fui con ganas de desempolvar mis maquetas y crear mis propios dioramas. Lo hice varias veces para el cine publicitario hace muchos años y me pagaban muy bien por eso. Ahora hay que recrearlo solo por placer, y disfrutarlo. Menudo desafío para el cual estos tipos me han mostrado el camino. z


(

Traye ctoria

)

30 años de G las urit

Nota y fotos : G us tavo Fe de r

Glasurit, 30 años

G

lasurit, la marca de repintura automotriz de BASF, celebró en 2019 su aniversario 30° en Argentina y para conmemorarlo presentó Eco Balance, la primera línea de productos certificados con el enfoque de balance de biomasa, que le permitirá a los talleristas reparar los daños contribuyendo a la protección del medioambiente. Esta certificación de la Asociación de Supervisión Técnica Alemana RedCert significa que, desde el inicio del proceso de fabricación de los productos, parte de los recursos fósiles se reemplazan por recursos renovables, como bio-nafta o bio-gas, a través de residuos orgánicos o aceites vegetales. Por lo tanto, Glasurit contribuye a la protección sustentable del medio ambiente y el clima y también a que los talleres de chapa y pintura que utilicen los productos Eco Balance reduzcan las emisiones de dióxido de carbono.

La nueva línea Eco Balance incluye un barniz de aplicación universal con propiedades de secado rápido, imprimación aparejo, que se destaca por su resistencia a la corrosión y su calidad de acabado, endurecedores y aditivos de secado al aire que reduce el tiempo de endurecimiento de la superficie y su capacidad de pulido. “Desde hace 30 años, Glasurit es uno de los principales jugadores del segmento de repintura automotriz. No sólo ofrecemos soluciones innovadoras a los talleres y principales fabricantes, sino que también acompañamos a los talleristas con programas de formación en nuestros centros de entrenamiento, servicios de consultoría y nuevas herramientas para que puedan alcanzar resultados perfectos de una forma eficiente, segura y sustentable”, asegura Pablo Provera, Coordinador de Marketing de BASF para Sudamérica.z

9


( Bus e s Arge ntinos )

Zane llo UZAB 134 C

El pequeño varillense

A mediados de los 90, un ramillete de modelos de minibuses nacionales e importados eran la oferta para el pequeño transportista, aquel que realizaba viajes de turismo o chárter. Desde el este cordobés, surgió el modelo de esta nota.

10

E

l Zanello UZAB 134 C fue un minibús poco difundido por Zanello diseñado por Humberto Perticara. Como rasgo distintivo, fue carrozado por la establecimiento villagal-

vense Saldivia bajo el modelo LAS2. El minibus Zanello Contaba con tres versiones de interior: 22 asientos+chofer+omnibar+baño;25 asientos+conductor+minibar


Nota: E s te ban de Le ón, e ditor de C amión Arge ntino

y 25 asientos. Como rasgos comunes a las configuraciones mencionadas anteriormente, el volumen de bodegas con chasis original era de 3,5 m3. Como equipamiento de carrocería incluía dos calefactores centrales y un calefactor-desempañador delantero, letrero de ruta electrónico con máximo de 10 palabras, reloj electrónico, omnibar, seis parlantes distribuidos en los canales de iluminación, faros antiniebla, escotillas de emergencia y cabina conductor (opcional). Además, traía todo preparado para instalar y conectar el aire acondicionado, equipo de audio estéreo, monitor para video y press control para los neumáticos, entre otros elementos. Es decir, todo lo de un grande pero a menor escala. Su inicio de fabricación se enmarca en 1994 y su fin de fabricación es alrededor de 1995. La carrocería de minibus frontal contaba con una sola puerta para su acceso, dispuesta en el sector delantero. El Zanello UZAB 134 C disponía de una sola puerta delantera y podía configurarse con tres opciones de distribución para su interior. Fue carrozado en el establecimiento de Saldivia, en Villa Gobernador Gálvez.

En cuanto a las plantas impulsoras -cuya ubicación era trasera bien al “estilo Zanello”- , se presentaban dos: el primero, un Cummins 4BT de ciclo diesel 4 tiempos, de 3900 cc de cilindrada, 4 cilindros en línea verticales, de diámetro x carrera (en mm) de 106,9 x 124, relación de compresión de 17,5:1 que erogaba una potencia de 120 hp a 2300 rpm. Cabe recordar que el sistema de alimentación utilizaba un turbocompresor con Intercooler, postenfriado. Para la refrigeración, se recurría a un sistema por circulación forzada de agua con radiador y termostato. Para administrar el gas-oil, el sistema de combustible funcionaba por inyección directa con bomba inyectora lineal.

11


( Zane llo UZAB 134 C )

12

La segunda motorización resultó un MWM 4.10 de ciclo diesel de cuatro tiempos. Su cilindrada era de 4300 cc, con 4 cilindros en línea verticales, con diámetro x carrera (mm) de 103 x 129 y 2 válvulas por cilindro. Erogaba una potencia de 140 hp a 2600 rpm y un par motor de más de 40 mkg aprox. a 1600 revoluciones por minuto. Contaba con una relación de compresión de 15,9:1. El circuito de refrigeración era líquido, por agua de circulación forzada. Alimentado a gas-oil, el sistema de combustible era de inyección directa. Con respecto a la transmisión de la potencia erogada por cualquiera de los dos impulsores antes nombrados, la caja de velocidades era de tipo manual Eaton de 5 velocidades hacia adelante más marcha atrás, con embrague monodisco en seco de accionamiento hidráulico. Como opcional, podía solicitarse una caja de velocidades automática. El eje delantero era del tipo tubular direccional de 2800 kg de capacidad mientras que el eje trasero (de tracción) disponía de una capacidad de 5600 kg/6000 kg y una relación de reducción de 5,125:1. Los frenos delanteros y traseros eran de cinta y los de servicio, neumáticos. El

Ficha técnica Pesos en orden de marcha Peso máximo admisible eje delantero (kg): 550 Peso máximo admisible eje trasero (kg): 2480 Peso máximo total admisible (kg): 3030 Dimensiones Largo (mm): 7770 Ancho (mm): 2350 Distancia entre ejes (mm): 3900 Trocha delantera (mm): 2100 Trocha trasera (mm): 1820 Llantas: de disco de 6,00x16” Neumáticos: 7,50x16” (opcional: 215 / 75 R 17,5”) Capacidad del tanque de comb.: 160 litros.

freno de estacionamiento era de accionamiento neumático con resorte acumulador (spring brake). Para la suspensión delantera, del tipo neumática, se recurría a dos pulmones, dos amortiguadores y una válvula niveladora. Mientras que para la trasera (también neumática), cuatro pulmones, cuatro amortiguadores y dos válvulas niveladoras. Para concluir, la dirección era ZF 8062 con accionamiento servo-hidráulico. z


(

Anive rs arios

)

50 años de l C itroë n 3cv

50 años del 3cv

El Citroën 3cv cumplió 50 años y el Citroën Club Buenos Aires lo celebró a lo grande con un imponente encuentro en Dolores.

14

E

n el año del Centenario Citroën, había un aniversario muy especial para todos los argentinos y que no podía quedar en el olvido: los 50 años del 3cv. Recordemos que en 1969 Citroën Argentina presentaba el primer 3cv, la evolución natural al 2cv y del cual se diferenciaba, básicamente, con el estreno de su nueva planta motriz bicilíndrica de 602 cc y con una mejora en sus performances. Lo más notable de ese lanzamiento fue que la denominación 3cv era bien argentina, se separaba de la utilizada en Francia donde mantendría el nom-

bre 2cv y simplemente le cambiaban la terminación por 2cv6. El entusiasta Nicolás Tonarelli, con ayuda de algunos colaboradores, más el apoyo del Automotoclub Dolores, la Municipalidad Dolores y el soporte de los clubes nacionales, propuso realizar para el fin de semana largo del 16, 17 y 18 de noviembre el gran festejo en el autódromo de esa ciudad. Esta gran celebración tuvo muchos condimentos y el sábado 16 comenzó con todo, ya que se realizó una visita al Museo de la Aventura y la Exploración de Dolores, lugar


Nota: Ale jandro Be iroa / Fotos : C itroë n C lub Bue nos Aire s

¡A rodar! 3cv, 2cv IES América y otros modelos Citroën a punto de largar. Vista aérea del nº50 “dibujado” con varios 3cv (abajo). Colorido parque cerrado en los boxes de Dolores (izq).

15

donde se halla la mítica balsa que cruzó el océano Atlántico en la denominada “Expedición Atlantis”. El domingo por la mañana, los más de 100 autos allí reunidos se alineaban en el parque cerrado, exhibiéndose los distintos ejemplares llegados desde los cuatros puntos cardinales, los cuales mostraban una cronología en la evolución del modelo año por año. Cerca del mediodía todos los autos entraron a dar unas vueltas por el autódromo, donde no había intenciones de correr o competir, simplemente girar todos juntos en homenaje

al querido 3cv, seguramente el primer auto de muchos argentinos y que aún hoy despierta grandes sentimientos. Finalmente, el lunes fue el día de la desconcentración donde cada uno volvió tranquilamente a su hogar, sus nobles máquinas les regalaron las vivencias de haber tenido un fin de semana distinto. Desde estas líneas, felicitamos a Nicolás Tonarelli por su gran trabajo y empuje para realizar este festejo y sin dudas esta frase es la perfecta para redondear su labor: “que el hombre sepa que el hombre puede". z


( Nota de tapa )

C he vrole t C he vy

A 50 años de una

En diciembre de 1969, General Motors presentaba en Argentina su modelo más emblemático: el Chevy. El nuevo Chevrolet resultaba una fuerte apuesta del coloso automotriz norteamericano.

16

A

mediados de los años 60, las filiales de las automotrices estadounidenses apuntaron sus estrategias comerciales al crecimiento del sector de alta gama, integrado por autos de gran tamaño, elevadas prestaciones y completo nivel de equipamiento. En ese seg-

mento participaba en soledad el suntuoso Rambler Ambassador de IKA, pero antes de finalizar la década llegaban dos nuevos rivales de importancia: el Dodge de Chrysler y el Fairlane de Ford. A fines de 1969, General Motors Argentina


Nota: G us tavo Fe de r / Fotos : Fre ddy P e re yra

gran tentación

17

respondería con el Chevy. El recién llegado era la versión local del Chevrolet Nova norteamericano, tercera generación del Chevy II que fuera lanzada a fines de 1968. Originalmente, la serie Chevy II había sido presentada en Estados Unidos en 1961 y en

nuestro país fue conocida a través del Chevrolet 400 (ver Autohistoria 16). Pero mientras en el país del norte el Nova era una evolución de la línea, en el nuestro se decidió posicionarlo por encima del 400, apostando, precisamente, al segmento antes


( C he vrole t C he vy )

18 Con poco más de 4,80 m de longitud, el Chevy apostaba al segmento de los autos grandes.

mencionado y manteniendo en producción ambos modelos. En relación al 400, el Chevy disponía de una carrocería más ancha y más larga, con una distancia entre ejes de 111 pulgadas (2819 mm), una más que antes. Con una longitud de 4811 mm, superaba a su “hermano” mayor en 163 mm, además era 41 mm más ancho. Este crecimiento dimensional era la razón considerada por GMA para ubicar al recién llegado en un segmento superior en relación a su tradicional sedán. Sin embargo, comparado son sus pretendidos rivales, el nuevo producto de GM quedaba por debajo de sus dimensiones que promediaban los

cinco metros de extensión. El nuevo Chevrolet comenzó a gestarse en 1967 bajo el código interno “Proyecto 447”. Su puesta en producción requirió de una inversión de 32 millones de dólares, una suma asombrosa en la época para un solo modelo. Como parte del proceso de fabricación nacional fueron modificados el torpedo, radiador, instrumental y suspensiones. En la carrocería se debieron tapar unas pequeñas aberturas en los cuatro guardabarros del Nova donde se alojaban originalmente las luces de seguridad. En remplazo, en el guardabarros delantero, solo se colocó el emblema “230”, que identificaba la cilindrada en


19

pulgadas del motor. Un detalle que permitía diferenciar a las versiones argentinas de las norteamericanas era la ausencia de las falsas tomas de aire que se aplicaban, en ese mismo panel, en las variantes más equipadas del Nova. La producción del Chevy comenzó el 16 de agosto de 1969, mientras que su lanzamiento comercial se concretó el 1 de diciembre del mismo año. Por razones comerciales, y con el fin de evitar malas interpretaciones que pudieran afectar la imagen del nuevo modelo, se decidió remplazar el nombre de origen “Nova” (podía vincularse con “no va a andar” o “no

va a funcionar”) por Chevy, simpático apodo con el que en Estados Unidos se identifica a los modelos de la marca Chevrolet.

Diseño innovador

El Chevy presentaba un diseño innovador caracterizado por un conjunto de líneas curvas fluidas que contrastaban fuertemente con la sección trapezoidal y los trazos rectilíneos del Chevrolet 400. La silueta se destacaba por un baúl corto y un capó muy largo que insinuaba motorizaciones de gran potencia. El amplio parante C y la caída tipo fastback en su luneta, conti-


( C he vrole t C he vy )

El lomo a la altura de la ventanilla trasera, un recurso de GM en los 60. La insignia 230 identificaba la cilindrada en pulgadas cúbicas. Las tazas cromadas eran una de las pocas ornamentaciones que ofrecía el modelo.

20 nuada en la acentuada inclinación de la tapa del baúl, le imprimían un carácter dinámico. En su lateral se apreciaba el característico lomo a la altura de la puerta trasera que quebraba la línea de cintura, un extendido recurso estilístico de los modelos Chevrolet de la segunda mitad de los años 60. Los laterales y vidrios curvos se conjugaban para incrementar la capacidad del habitáculo y mejorar la performance aerodinámica, al mismo tiempo que otorgaban mayor estabilidad y contribuían a reducir el consumo. El frontal lucía una parrilla metálica que abarcaba todo el ancho y envolvía los extremos del guardabarros. Los faros redondos fueron enmarcados en un alojamiento cromado. La limpieza del diseño podía apreciarse en detalles como la ubicación de la boca de carga de combustible oculta detrás de la placa

porta-patente trasera. El nuevo modelo podía identificarse con la insignia “Chevrolet”, ubicada en posición central en la bagueta superior de la trompa; la palabra “Chevy”, dispuesta en la parte superior del guardabarros trasero, y el emblema “230”, alojado en el guardabarros delantero. El Chevy se ofrecía en una sola versión, con carrocería de tipo sedán de cuatro puertas. El amplio habitáculo permitía alojar cómodamente a seis pasajeros, distribuidos en dos bancos enterizos. La austeridad del equipamiento y de la motorización se reflejaba exteriormente con las moderadas ornamentaciones que se limitaban a una bagueta cromada longitudinal, una doble bagueta en la cola y tazas cromadas combinadas con el bandalín blanco de los neumáticos.


El flamante modelo de General Motors se ofrecía en 14 nuevos colores externos combinables con cinco colores de tapizados. De manera opcional, podía solicitarse vidrios tonalizados con tinte antiresolanas. La carrocería era de tipo autoportante pero el conjunto estaba reforzado con un semi-bastidor delantero que le otorgaba mayor rigidez torsional y le permitía mantener la geometría de la suspensión en las condiciones más extremas de circulación. A su vez, la trocha delantera de 1,50 metros, la más ancha del mercado argentino, le confería una mayor tenida. El diseño estructural de la carrocería fue concebido en función de garantizar y extender su vida útil. El nuevo modelo introducía un innovador sistema especial de ventilación y limpieza del torpedo y paneles interiores por medio de aire y agua con toma delante del parabrisas. Este adelanto eliminaba los efectos nocivos de la corrosión. También el diseño del guardabarros envolvente y de doble fondo evitaba los efectos de la corrosión y facilitaba su limpieza.

H erencia del 400

El nuevo Chevrolet argentino heredó la base mecánica de su antecesor, el Chevrolet 400, pero con algunas mejoras. La más destacable fue el reemplazo del sistema de suspensión trasera Uniflex por uno más conservador pero confiable de tipo Hotchkiss, con elásticos longitudinales semi-elípticos multihojas. Por su parte, la suspensión delantera era independiente mediante parelelogramo deformable y resortes helicoidales de acción lineal combinados con amortiguadores telescópicos hidráulicos de doble efecto. El Chevy montaba el motor 230 que derivaba del Chevrolet 400, en su versión Super, pero su potencia fue levemente reducida de 137 a 130 hp a través de una reducción en la relación de compresión (de 8,1:1 a 7,5:1). La transmisión consistía en una caja de tres velocidades con la selectora de cambios montada en la columna de dirección. El flamante auto de GM montaba cubiertas sin cámaras de 7,35 x 14”.

El ancho parante C y la cola de diseño fastback le otorgaban dinamismo.

21


( C he vrole t C he vy ) La seguridad, una prioridad

El nuevo diseño del Chevy se potenciaba con innovadores elementos en materia de seguridad, el más importante resultó la columna de dirección colapsable en caso de impacto frontal. Este dispositivo estaba integrado por dos tubos embutidos en forma telescópica. Otro ítem de seguridad activa destacable fue el sistema de frenos de potencia de doble circuito, con dos depósitos de líquido independientes y testigo de anomalías en el panel de

22

instrumentos. También en el habitáculo del Chevy se percibía el especial cuidado puesto en garantizar la seguridad de sus ocupantes. Se buscó la eliminación de elementos salientes tanto en el panel de instrumentos como en los de puertas. El panel de instrumentos estaba espesamente acolchado en su parte central y derecha para minimizar lesiones a los acompañantes en caso de impacto frontal. Todos los controles y perillas fueron embutidos, entre ellos los de la radio y del comando de la calefacción y ventilación. La apertura y cierre de puertas se realizaba a través de manijas embutidas y protegidas dentro de los apoyabrazos, esta solución evitaba su manipulación involuntaria y lesiones en caso de accidente. El nuevo sistema de cierre de seguridad, mediante perno y horLos dos asientos enterizos garantizaban confort a seis pasajeros. En el panel de instrumentos se evitó la presencia de elementos salientes que pudieron provocar lesiones en caso de accidente.


El lanzamiento recreado

El motor 230 de 130 hp.

quilla, mejoraba la rigidez general de la carrocería y reducía el riesgo de apertura de las puertas en caso de accidente. El Chevy fue el primer auto de producción nacional que introdujo balizas de seguridad intermitentes. Otros elementos que aportaron a la seguridad del conjunto fueron el espejo retroscópico día-noche acolchado y el limpiaparabrisas anti-reflexivo, con motor eléctrico de velocidad variable.

Una gran tentación

La estrategia comercial del Chevy fue un éxito en sí mismo. El nuevo modelo de GM fue lanzado con la provocativa frase “La gran tentación” acompañada de la imagen de la atractiva modelo Pola Negri semi desnuda y junto a una manzana mordida. Su lanzamiento fue una apuesta fuerte y así lo señalaba en la presentación Sergio Poyo, gerente de Ventas de GMA: “El Chevy representa un cambio total y un aporte de avanzada ingeniería para el mercado automotor argentino”. El tiempo le daría la razón, y el Chevy se convertiría en el modelo más emblemático y recordado del historial de GM en el país. A partir de 1970 llegarían las versiones cuatro puertas con el impulsor 250 y las míticas cupés. Pero esa será otra historia…z

Como parte de los festejos por los 50 años del lanzamiento del Chevy, y en el marco de la presentación del nuevo Onix, fue recreado el entorno del Hostal del Lago lugar donde fuera presentado a fines de 1969. La cuidada puesta en escena incluyó una coreografía con atuendos y música de la época y tuvo como protagonista al ejemplar de esta nota. Esta original recreación forma parte del homenaje que la compañía decidió hacerle al modelo por iniciativa de su actual presidente, Carlos Zarlenga. El proyecto incluye un sitio web específico donde se detalla el proceso que derivó en el lanzamiento del Chevy, los antecedentes, el contexto histórico y las características técnicas. Los contenidos del sitio fueron aportados en forma conjunta por el periodista Eduardo Smok, el historiador Gustavo Feder, y el coleccionista de la marca, Alejandro Toth. Pueden tentarse en el siguiente link: https://www.chevy50aniversario.com.ar/

Esta nota fue realizada con valiosos aportes del periodista Eduardo Smok y el coleccionista de la marca, Alejandro Toth. Agradecemos a Claudio Masuco por su predisposición para la producción fotográfica.

23


( P ince ladas )

24

C he vrole t C he vy. Arte digital por G us tavo Fe de r


25


( H is torias con autos )

Jue ve s

Jueves

L 26

levo la marca de los días jueves. Me han pasado cosas importantes ese día. Para empezar nací un día jueves y algunos siempre me han dicho que estoy en el medio de todo…lo peor que tienen razón. Pero en días jueves también perdí a seres queridos. Los jueves son como un claroscuro en mi vida.

Hasta que un día jueves cualquiera me crucé con ella. A partir de ese día las cosas fueron diferentes. En parte por ella, blanca, muy blanca, haría que mi vida diera un vuelco. Nada fue igual a partir de ese momento. Hasta la forma de viajar cambió con ella. Ya nada fue igual, incluso hasta con quiénes viajaba. Pero los viajes fue-


Nota: Mauricio Uldane , e ditor de Archivo de Autos

ron increíbles y en todos lados llamaba la atención. Ella no pasaba desapercibida. Tampoco la primera vez que la vi. Fue un día jueves que había acompañado a mi amigo Mario para ver una cupé Dodge GTX roja que estaba en venta. Mi amigo estaba muy interesado en esa cupé y estuvimos charlando un largo rato con su dueño. En un momento los dejé solos y me fui a recorrer el lugar que tenía más autos clásicos, algunos a la venta y otro simplemente estaban guardados en ese lugar. Ahí fue cuando la vi. Estaba estacionada casi al fondo, pero su color blanco hacía que se destacara entre los demás clásicos. Allí estaba la SIAM Argenta, impecable por donde la vieras. Lo primero que me pregunté fue cuánto pedirían por esa camioneta. No imaginaba que no estaba a la venta. Era un jueves, y eso para mí ya era una señal. Así que rápidamente mi mente comenzó a trabajar y pensar cómo llegaría a manejar esa Argenta. Ni sabía si estaba en venta, ni cuánto di-

nero me pedirían. Solo la quería, como un chico frente a la vidriera de una juguetería. Era esa camioneta y no otra. Mario seguía tratando de cerrar trato por la GTX, que no estaba nada barata. En ese instante y sin previo aviso dije: “¿Qué precio tiene la Argenta del fondo?”. Sin mirarme el dueño dijo: “No está a la venta. Era de mi padre”. Rápidamente pensé que estaba en un problema, no solo sería más cara, sino que tenía una carga afectiva. Pero no fue un impedimento, ni que hubiera sido del padre, ni los afectos que tenía la Argenta en la familia. Fui más de una vez a tratar de comprarla. Después de la décima visita perdí la cuenta… Alfonso era el dueño me contó que su padre había bautizado a la Argenta como “Blanquita”. Cada visita la Argenta me gustaba más, y más difícil se hacía la posible compra. Hasta por cábala iba los días jueves a ver si Alfonso me vendía a “Blanquita”. La camioneta no estaba abandonada. Sino que la ponía en marcha y cada tanto la sacaba a dar una vuelta, claro que siempre que el tiempo fuera bueno… Pero eso no basta para mí. Quería que “Blanquita” volviera a vivir plenamente. Si eso se puede decir de una camioneta que solo se fabricó en Argentina, pese a que el

27


(

28

Jue ve s

)

diseño era inglés. Cosas que uno se entera buscando información y más cuando se obsesiona, como un chico, con un juguete deseado en la vidriera de un comercio. Creo que casi terminamos siendo amigos con Alfonso. Hasta me esperaba con mate y yo llevaba las medialunas cuando aparecía un día jueves. “¿Otra vez por acá? ’Blanquita’ no está a la venta”, esa era la forma que me recibía cuando llegaba a su taller de restauración de autos clásicos. Charlábamos de los viejos autos y siempre le tiraba, “¿cuándo me vendes a Blanquita?”, sabía que un día lo agarraría con la guardia baja. Incluso comencé a trabajar su mente al decirle que el día que él no estuviera más sus hijos venderían la camioneta. Era viudo desde hacía diez años. Todo para psicopatearlo y entrarle a la venta de alguna manera. Ni siquiera sabía si le podría pagar el precio que le pusiera a “Blanquita”. A esta altura del partido se había convertido en algo personal. Casi como una causa pérdida, una de las tantas que arrastro a lo largo de mi vida. Era charla los días viernes en el Bar La Amistad. “¡Otra vez fuiste a ver la Argenta!”, casi gritó Alfonso en el bar un viernes. Los demás amigos de la mesa se rieron. Creo que no tomaban en serio el metejón, porque eso era, que tenía con “Blanquita”. Incluso me descubría hablando de ella como si fuera una mujer. Eso me lo hizo notar, Paula, la nueva moza que reemplazó a Manolo que se jubiló, luego de 60 años de atender en el bar. “¿’Blanquita’ es tu novia?”, me dijo con una mirada interrogante. No lo hizo con mala intención, solo curiosidad femenina. Ahí tomé consciencia que estaba yendo

por un camino sin retorno y no estaba pavimentado de buenas intenciones… Una luz amarilla se encendió en el tablero de mi cerebro. El próximo jueves fui y le planteé la situación a Alfonso. Primero me miró raro y se quedó un largo rato en silencio. Luego sacándose la bombilla de su boca me dijo: “volvé el jueves que viene y te doy una respuesta”. Imaginen lo que fueron esos siete días. La ansiedad me acompañó a todas partes. Estuvo sentada a mi lado en la tarde del viernes en la reunión en el bar. Cuando llegó Paula le dije: “¿el jueves que viene sabré que pasará con ‘Blanquita’?”, me miró y me dedicó una de esas magistrales sonrisas que tenía para los mejores clientes… La noche anterior al jueves no pude pegar un ojo. Fui a trabajar como un zombi y esperé que llegaran las cinco de la tarde para salir disparado al taller de Alfonso. Llegué y estaba como desierto. Pero algo había cambiado. “Blanquita” estaba adelante y luciendo un brillo espectacular. Al ratito apareció, del fondo, Alfonso: “¡Te estaba esperando! Me imagino que habrás traído masas secas para festejar”, dijo con una sonrisa en los labios. No entendía nada. Pero un leve temblor comenzó a surcarme todo el cuerpo. En eso veo que Alfonso agitaba en su mano derecha las llaves de “Blanquita”. “Es tuya. Pero me tenés que prometer cuidarla hasta tu muerte. Además que conseguirás que alguien se encargue de cuidarla cuando no estés. Eso fue lo que le prometí a mi padre. Ahora vas a la pa-


nadería de la vuelta y comprás dos kilos de masas secas. Ese es el precio de ‘Blanquita’”, me quedé helado y sin respuesta. Balbucee algo y partí arrastrando los pies a la Panadería La Mejor. Recién a la vuelta recuperé la compostura. Al llegar le di un fuerte abrazo a Alfonso que no pudo, o no

quiso, reprimir un par de lágrimas. Ambos estábamos emocionados, creo que “Blanquita” también… Al otro día “Blanquita” estaba estacionada en la esquina del Bar La Amistad, al lado de la ventana donde la barra se sentaba. “Paula, hoy nos reunimos en la vereda”, le dije. Me miró, sonrió y señalando la Argenta dijo: “Quiero que me lleves a dar una vuelta”. z

29


(

R are zas

)

C has qui

Una curiosa micro

30

E

l Chasqui fue un prototipo diseñado en 1956 por los mecánicos argentinos Octavio Manuel Canal y Camilo Ramón Canal y construido, entre 1957 y 1958, en su taller de Lanús, Pcia. de Buenos Aires. El objetivo era fabricar un automóvil na-

cional de bajo costo destinado a uso familiar, con capacidad para cuatro personas cómodamente instaladas. Cabe destacar que el desarrollo fue anterior a la instalación de las empresas automotrices extranjeras en el país, durante el gobierno


Nota y fotos : Mus e o de l Automóvil de Bue nos Aire s

ocupé

En la reciente edición de Autoclásica, el Museo del Automóvil de Buenos Aires sorprendió a los visitantes con una inédita microcupé construida en Argentina a fines de los 50: el Chasqui.

del presidente Arturo Frondizi. Este prototipo sería probado en el tránsito vehicular y luego de evaluar los resultados de su performance se fabricaría en serie. La prueba se llevó a cabo desde fines de 1958 hasta mediados de la década de 1960 y resultó exitosa. No obstante ello, el “desembarco” de las automotrices extranjeras en el país, comenzando con Fiat en 1960, abortó la posibilidad de continuar con el proyecto de fabricación en serie por imposibilidad de competencia con la gran empresa extranjera.

De talle s cons tructivos

• Automóvil tipo micro-cupé frontal, de dos puertas delanteras y motor trasero, con capacidad para dos personas en asientos delanteros individuales y hasta tres personas en el asiento trasero. Los asientos delanteros son rebatibles para permitir el ingreso de los pasajeros al asiento trasero. • Chasis constituido por un caño centrado en el eje longitudinal del automóvil trabajando a flexo-torsión.

• Suspensión delantera con elástico central a ballesta. • Suspensión trasera independiente con semielástico a ballesta y amortiguadores en cada rueda. • Tracción trasera. • Motor trasero marca Williers tipo 3T, Serial 729 B-351, construido por The Williers Engineering Company LTD, en Wolverhampton, Inglaterra. Se trata de un motor bicilíndrico de 2 tiempos de 351 cc de cilindrada, de 16 cv de potencia, naftero, con lubricación de aceite por salpicado, (mezcla de aceite con la nafta), refrigerado por aire. (El motor se reemplazaría, en un futuro por uno de diseño y construcción nacional a fabricarse durante la etapa de producción en serie del automóvil). • Caja de cambios manual con cuatro marchas (sin reversa). • Encendido con posibilidad de marchar hacia adelante con las cuatro marchas y encendido en sentido contrario permitiendo ir hacia atrás con las mismas cuatro marchas. • Sistema de frenos a tambor en las cuatro ruedas.

31


(

32

C has qui

)

• La carrocería del prototipo fue fabricada con chapas de acero que se ajustaron “a mano” sobre dos plantillas simétricas realizadas con planchuelas soldadas. Las planchuelas formaban un reticulado de 15 cm de lado que constituían ambos laterales del auto, sobre las que se ajustaba manualmente la forma y curvatura de las chapas que luego de soldadas conformarían la carrocería. • Parabrisas delantero, luneta trasera y ventanas laterales de material plástico acrílico (se reemplazarían por vidrios en la etapa de fabricación en serie). • Velocidad máxima con dos adultos y dos niños de 80 km/h. • Dimensiones: ancho: 1,40 m; largo: 3,0 m; altura: 1,55 m. z

Motor Villiers, de origen inglés, de 351 cc y 16 cv.

Butacas individuales delanteras. La carrocería fue construida artesanalmente con chapa de acero.


33


(

H ome naje s

)

Artis tas home naje aron a la Mis ión Arge ntina

La Misión Argentin

34

2

019 fue el año del Torino. Al cumplirse 50 años de la histórica Misión Argentina en Alemania fueron organizados una serie de homenajes que tuvieron como momento culminante lo realizado en Córdoba a mediados de agosto. Si bien en todos ellos

el arte estuvo presente, faltaba un evento artístico especialmente pensado para recordar la gesta protagonizada por las tres cupés argentinas y el equipo de pilotos y mecánicos que exitosamente coordinaron Juan Manuel Fangio y Oreste Berta.


Notay fotos : G us tavo Fe de r

na a través del arte

En una muestra en la Fundación Lory Barra, artistas homenajearon al Torino a 50 años de las 84 Horas de la Marathon de la Route.

35

La cupé nº2 fue una de las protagonistas estelares de la expo. A la derecha, pintura realizada en conjunto por los artistas expositores.

Bajo el convocante título “De la Fortaleza a Lory Barra”, un grupo de artistas de automovilismo expuso sus obras con la excluyente temática “torinera”. La muestra se realizó el 30 de noviembre y 1 de diciembre en la Fundación Lory Barra en el

marco de Puertas del Bajo, un evento organizado por la municipalidad de San Isidro que propone recorrer talleres de artistas de la zona costera del municipio. El listado de artistas es tan extenso y variado como las técnicas empleadas para


( H ome naje a la Mis ión Arge ntina )

El Torino nº 1 protagonista de la Misión Argentina. Detrás, el Requejo Tornado 1969 de Sport Prototipos (izquierda). Los chicos se divirtieron pintando el dibujo de inspiración “Cars” de Miguel Paolantonio (arriba).

36 recrear la carrera y homenajear al auto argentino. Participaron de la exposición Jorge García, José María Villafuerte, Miguel Paolantonio, Luciano Cianni, Rocío Chiachiarelli, Daniela Montesano, Daniel Sonzini, Gustavo Feder, Hernán Delannoy, Claudia Rizzoli, Ángel Varela, Rafael Varela y José Luis Zaccaría. Lápices, pasteles, acuarelas, óleos, acrílicos y arte digital fueron los medios empleados para retratar la histórica gesta del automovilismo nacional. Las obras fueron dispuestas en el centro del salón principal de la Fundación Lory Barra que se convirtió en la Avenida de los Artistas. Flanqueando los cuadros se lucieron dos de los principales protagonistas de la historia: las cupé nº1 y nº2.

Pero los míticos Torino no estuvieron solos. Junto a ellos se exhibieron unidades de todas las generaciones: cupés 380, TS, TSX, ZX y un sedán cuatro puertas de la primera serie. También hubo réplicas de ejemplares de Turismo Carretera. Entre los modelos exhibidos se destacaron el Lutteral Comahue SST de 1980 y los Sport Prototipos con mecánica Torino, Numa 2 B 1968 y Requejo Tornado 1969, primero y segundo puesto, respectivamente, en la categoría “Competición Argentina” en la última edición de Autoclásica. La muestra incluyó dibujo en vivo. Los artistas participaron en forma colectiva pintando un cuadro que retrataba a la cupé nº3. Párrafo aparte merece la participa-


Las obras se expusieron en la Avenida de los Artistas en el hall central de la Fundación (arriba). Numa 2 B de Sport Prototipos (arriba derecha) y cupés Torino TS y 380 (derecha).

ción de los chicos que se divirtieron coloreando el Torino de Nürburgring que dibujó Miguel Paolantonio. A los autos y al arte se sumó también la literatura. Lenguaje claro Editora y Martín Glas estuvieron presentes con sus libros de temática Torino e industria automotriz. A su

vez, Martín ofreció una charla sobre la historia del Torino y su participación en la recordada Marathon de la Route de 1969. El arte y el automovilismo se conjugaron para ofrecer color, movimiento y pasión. Esta vez, con el noble Torino y su clase internacional como musa inspiradora. z

37


(

Vis itas

)

C hivo C afé

Un museo Chivo

38

D

elía es el apellido Chevrolet en Saladillo, una ciudad emplazada en el oeste de la provincia de Buenos Aires a poco más de 180 kilómetros de la capital argentina. La relación entre la marca del moño y Don

Francisco José Delia comenzó a gestarse en noviembre de 1964 cuando la agencia de su familia fue nombrada representante oficial. “Foco”, como le dicen en su pueblo, es un hombre de jóvenes 82 años,


Nota y fotos : G us tavo Fe de r

Francisco Delía junto a su colección en el museo que funciona en una de sus concesionarias. Una vida con los autos, 50 años con Chevrolet.

Opel K 180 de 1977.

39

El Chivo Café es un museo de automóviles de temática Chevrolet. Funciona desde hace cinco años en Saladillo y es el atractivo fierrero de la ciudad. nacido y criado en Saladillo. Pero mientras su vínculo con Chevrolet lleva poco más de medio siglo, su amor por los autos es de toda la vida. “Yo me crié entre los fierros. De chico tra-

Mesas y muros personalizados en el bar.

bajaba en un taller, mi viejo tenía una herrería. Después de la guerra no había nada, ni cubiertas, ni nafta, ni repuestos, y los autos quedaron todos parados. Entonces mi padre se dedicó a fabricar y re-


(

40

C hivo C afé

)

El Dodge Old Betsy de 1914 es el auto más viejo de la colección. Además, es el único no Chevrolet.

Teníamos varios autos, un C hevrolet 400, una cupé C hevy y un Dodge que empezamos a restaurar y así se fue armando, despacito. Un día vendí una concesionaria que teníamos en C añuelas e hicimos un edificio para meter los autos, un museíto. Así nació este museo. Al principio pensábamos hacerlo en C añuelas, pero después nos decidimos por S aladillo.

parar carruajes para el campo. Cuando la situación se normalizó, volví al taller de mi padre y ahí me encariñé con los autos. Pasó el tiempo y tuvimos una concesionaria Peugeot y, después, Chevrolet. Hace 50 años que estamos con Chevrolet. En esa época, cosa antigua que encontraba la iba acumulando: una taza de rueda, un motor…después llegó un momento en que teníamos tantas cosas que dijimos que había que mostrarlas.” De esta manera, la semilla del actual museo que Don Francisco posee en la entrada de su ciudad ya se había plantado. Aunque se lo conoce como Chivo Café, se trata, en realidad, de un museo donde


funciona una cafetería. Fue inaugurado en diciembre de 2014 y es el único del país con temática Chevrolet. Está ubicado en las instalaciones de una de las agencias de la familia. Por el momento integran la colección más de 25 vehículos, aunque la descripción del propio Delía es más modesta. “No sé cuántos autos tengo, no lo he contado, debe haber más de 15. El más viejo es un Dodge de 1914, el único de otra marca. El más nuevo es un Camaro de 1998, importado directamente por la agencia. Algunos autos aparecen y los compramos, otros los buscamos”. En la planta baja, los autos históricos se mezclan con los 0 km. Allí nos encontramos con un Dodge Old Betsy, un modelo con mucha historia. Fue el primer coche de los hermanos Dodge del que se hicieron solo 249 unidades en 1914, primer año de producción. Otro notable ejemplar es el Chevrolet Standard Phaeton de

1936, un auto fabricado en Australia por General Motors-Holden's Ltd., del que se construyeron apenas 500 ejemplares. Un Impala SS de 1964, equipado con un poderoso V8 de 409 pulgadas y 400 hp, también se destaca entre la colección. A través de una escalera se accede al entrepiso. Al subirla nos topamos con un impactante Caprice de 1969 y luego dos pick ups de producción nacional juntas a un Chevrolet 400 Rally Sport de 1972. En ese sector se destaca la presencia de motores Chevrolet de diferentes épocas y configuraciones, desde los cuatro cilindros de los años 20 hasta el boxer que utilizara el controvertido Corvair, pasando por poderosos V8. Todos los motores están en perfectas condiciones de funcionamiento. La muestra está integrada por modelos Chevrolet de las más diferentes versiones y épocas, hay sedanes, cupés, doble phaeton, furgones y roadsters, entra otras tantas configuraciones. Los orígenes

El bar está ambientado con elementos de la marca (abajo). Su preferido, Chevrolet Super Sport de 1973 (derecha). Motores de diferentes épocas y configuraciones (derecha-abajo).

41


(

C hivo C afé

)

La colección continúa en el entrepiso.

42

son tanto importados como nacionales y en ria familiar. Un panel con recortes de diaeste último caso todos los que fabricó GM rios de Saladillo nos permite recorrer la hisen la Argentina hasta su cierre en 1978: toria del automóvil en esa ciudad a través Chevrolet 400, Chevy, en versiones cupé y de notas y publicidades de la época. Para sedán, pick ups “Bravas” y hasta un increquienes quieran ahondar en esta temática, íble Opel K 180 de 1977. Algunos de los se puede consultar allí mismo el libro “El ejemplares de producción nacional fueron Automóvil en Saladillo” del historiador Maroriginalmente vendidos por la agencia y celo Pereyra. posteriormente adquiridos a sus dueños. Dentro del museo funciona un café amLos autos exhibidos lucen un estado de oribientado acorde a la temática. Allí nos poginalidad y cuidado demos ubicar admirables. “Mucómodamente en chos los restaurasus mesas vidria¿Cuándo y dónde? mos nosotros. das. Todas son disTenemos un taller tintas y decoradas El Chivo Café está ubicado en la Ruta 205 y Av. propio, pero la pincon partes de Frocham, Saladillo, Pcia. de Buenos Aires. tura y la chapa la autos como parriAbre los fines de semana a partir de las 16 h. hacemos afuera. llas, ópticas, tazas, Facebook: https://www.facebook.com/groups/chivocafe/ Tenemos dos galpoinsignias, manuanes, uno para los les e, inclusive, autos viejos y otro piezas de motor para los nuevos”, detalla Don Francisco. como árboles de levas y bielas. El resto de Además de los autos, el museo dispone de la ambientación incluye paneles de carrouna galería de arte donde se exhiben obras cerías montados en la pared, ruedas comde la artista plástica local, Leticia Pardo, pletas, avisos de época, chapas e insignias quien retrató la mayoría de los modelos de modelos de la marca. expuestos. También hay fotos de la histoEl museo no recibe ningún aporte del mu-


Más de 25 vehículos integran la colección, muchos fueron retratados y se lucen en la galería.

nicipio de Saladillo, aunque funciona como punto de interés turístico. Cada tanto se hacen visitas guiadas para los alumnos de colegios de la zona. También es visitado por clubes de la marca. En un momento histórico donde la mujer gana cada vez más espacio en todos los quehaceres, Don Francisco nos aporta su particular visión sobre el vínculo entre la mujer y el auto. “En general, a la mujer le encanta el auto. Cuando viene un cliente con la mujer o la hija participan mucho en la decisión de compra. Si la mujer dice que

“Los autos me gustan todos, no tengo un preferido, pero si tengo que elegir uno es el C hevrolet 400 S uper S port de 1973 que está original de fábrica. E s un auto que vendimos nosotros y después lo recibimos en parte de pago por una pick up”.

no, es no. Si dice que sí, es sí”. Y para reforzar sus argumentos aporta una jugosa anécdota de su infancia: “Cuando era pibe, mi padre vendía algunos autos. Y había un tipo que no le pagaba la cuota. Me acuerdo que una tardecita fuimos a la casa. Mi padre llamó, salió el hombre y le dijo que le tenía que entregar el auto porque no se lo podía pagar. Pero de pronto apareció la mujer de adentro a los gritos diciendo ´el auto no, el auto no´”. Como en muchas ciudades del interior del país, el Turismo Carretera era un evento seguido con gran interés por los saladillenses y Don Francisco no era una excepción: “Yo seguía bastante al Turismo Carretera cuando pasaba por acá. Pasaban muchas carreras como Las Mil Millas Argentinas de Avellaneda y la Vuelta de Olavarría. Iba a verlas, era lindo eso, más lindo que ahora. Soy hincha de Fangio, pero no fanático”. Los autos y Delía transitaron juntos toda una vida. “Los autos significan progreso, bienestar, libertad. En una época eran un símbolo de status, no cualquiera tenía un auto. Hoy en día es distinto. Ahora hay muchos más, son más accesibles, cualquiera tiene un auto”. Concluyó, con autoridad, Don Francisco. z

43


(

E ve ntos

)

E xpos ición de clás icos e n La Matanza

Con la mística de

44

S

i hay algún lugar con mística para realizar una exposición de autos clásicos sin dudas es la Universidad de La Matanza (UNLaM). En el predio donde está emplazada funcionó la histórica planta de Chrysler-Fevre Argentina durante décadas. Allí se fabricaron las pick up y camiones Dodge, los Valiant, los Dodge grandes y el 1500. En los 80 salieron de sus instalaciones los prime-

ros Volkswagen argentinos una vez que el gigante alemán adquirió la empresa norteamericana. La planta estuvo operativa hasta la fusión con Ford en Autolatina, a partir de entonces toda la producción se concentró en General Pacheco. A fines de los 80, el predio fue utilizado esporádicamente para algunas muestras del rubro autopartista y de máquinas y


Nota y fotos : G us tavo Fe de r

Chrysler

Unos 130 autos históricos fueron exhibidos en la Universidad Nacional de La Matanza, en el predio que perteneciera a la histórica planta de ChryslerFevre Argentina.

Históricas cupecitas del TC y coloridos Gordini.

herramientas hasta que en 1989 se creó la UNLaM. Sus amplios playones configuran un espacio ideal para exposiciones de todo tipo y, en particular, de automóviles. Con este excelente punto de partida, se organizó Expo Auto, una muestra de vehículos históricos y clásicos que abrió sus puertas el sábado 23 de noviembre.

Alrededor de 130 expositores respondieron a la convocatoria. El variado parque en exhibición estuvo integrado por coches tanto nacionales como extranjeros, desde los años 20 hasta la década de 1990. Si bien participaron muchos clubes, la consigna fue que lo hicieran sin identificación. De cualquier manera, podían reconocerse los autos integrantes de clubes como el Ford

45


(

E xpos ición e n La Matanza

)

Chevy DB, interpretación de la cupé Chevy (izq). Tulietas de Crespi (arriba). Muestra de Jorge Ferreyra Basso (derecha). Clásicos de Ford y Chevrolet (pag. opuesta).

Concurso de Estado

46

Sobre el final de la tarde se entregaron los premios del Concurso de Estado realizado por los jueces de la Federación Argentina de Clubes de Automotores Históricos (FACAH). Estos fueron los ganadores: Categoría G (1961-1970): Primer puesto: Peugeot 403 1963 Segundo puesto: Ford Falcon 1962 Categoría F (1971-1979): Primer puesto: Peugeot 204 1976 Segundo puesto: Ford Taunus GT SP 1979 Categoría H (1980-más de 30 años): Primer puesto: Alfa Romeo GTV Segundo puesto: Ford Sierra Rural 1988

Sierra Fans Club, Club Taunus Argentina, Club Amigos del Falcon, Club Gordini Baradero, Club Dodge Argentina y Renault Classic Buenos Aires, entre otras agrupaciones. La gran extensión del lugar permitió distribuir los autos en diferentes sectores. Sobre el final de la Avenida de Las Palmeras nos encontramos con el Chevy DB, una pieza exclusiva diseñada por Jorge Ferreyra Basso y construida por Alain Baudena. Un Ford T y un Chevrolet doble phaeton de los años 20 iniciaban la línea de tiempo. Entre los autos poco habituales se destacaron dos originales ejemplares de Renault 19 importados, uno cupé y el otro cabrio, un Fiat 124 spider y un Ford Merkur, el nombre


con el que fuera comercializado el Sierra en Estados Unidos. Dentro de los fuera de serie de producción nacional se lucieron Tulietas, Buguettas y Lotus Seven. Cupecitas del TC aportaron su colorido en un rincón de la muestra. Junto a los autos de pasajeros se expusieron dos históricos colectivos de la línea 620 que prestaban servicio en la zona oeste. Además de la exhibición estática de automóviles, se pudo disfrutar de una colorida muestra de auto-modelos a escala prolijamente distribuidos en vitrinas. Las miniaturas se lucieron en un sector lindero con la muestra Pasión y Velocidad” de Jorge Ferreyra Basso, que desde el jueves 21

puede recorrerse en el “Espacio de Arte Helios Gagliardi”. El reconocido artista y diseñador recibió amigos y admiradores junto a sus obras tanto recientes como de sus primeros tiempos. A pesar de que no hubo una gran difusión previa, la exposición contó con una buena cantidad de público. Gran parte de los visitantes la integraba el propio alumnado de las diferentes carreras de la UNLaM que se sorprendieron ante el despliegue de tantos vehículos. La exposición de autos clásicos en La Matanza puso primera en 2019. Un buen comienzo que seguramente tendrá z continuidad en 2020.

47


Profile for Autohistoria

Autohistoria 35 01 2020  

Advertisement
Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded