Issuu on Google+

ESE1

12/2/08

13:37

Página 1

Méthode RehabiMed Architecture Traditionnelle Méditerranéenne II. Réhabilitation Bâtiments RehabiMed Method Traditional Mediterranean Architecture II. Rehabilitation Building

Método RehabiMed Arquitectura Tradicional Mediterránea

1

2

3

4

5

II. Rehabilitación El edificio

6

7

8

9

10

11


ESE1

12/2/08

13:37

Página 1

Méthode RehabiMed Architecture Traditionnelle Méditerranéenne II. Réhabilitation Bâtiments RehabiMed Method Traditional Mediterranean Architecture II. Rehabilitation Building

Método RehabiMed Arquitectura Tradicional Mediterránea

1

2

3

4

5

II. Rehabilitación El edificio

6

7

8

9 ESTE PROGRAMA ESTÁ FINANCIADO POR LA UNIÓN EUROPEA

EUROMED

EUROMED HERITAGE

AGENCIA ESPAÑOLA DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL

COL·LEGI D’APARELLADORS I ARQUITECTES TÈCNICS DE BARCELONA

10

11


ESE1

12/2/08

13:37

Página 2

Consorcio RehabiMed: Responsable del proyecto: Xavier CASANOVAS Miembros: Ministry of Communications and Works Department of Antiquities of Cyprus, Chipre Responsable: Evi FIOURI Bureau Culturel de l'Ambassade de la République Arabe d'Egypte en France Supreme Council of Antiquities, Egipto Responsables: Mahmoud ISMAÏL y Wahid Mohamed EL-BARBARY Col·legi d’Aparelladors i Arquitectes Tècnics de Barcelona, España Responsable: Xavier CASANOVAS Ecole d’Avignon, Francia Responsable: Gilles NOURISSIER Centre Méditerranéen de l'Environnement Marrakech, Marruecos Responsable: Moulay Abdeslam SAMRAKANDI Institut National du Patrimoine, Túnez Responsable: Mourad RAMMAH

Director: Xavier CASANOVAS Seguimiento de los volúmenes: Oriol CUSIDÓ Ramon GRAUS Amèlia MARZAL Desarrollo y redacción del método: Oriol CUSIDÓ Ramon GRAUS

José Luis GARCÍA GRINDA Soledad GARCÍA MORALES José Luis GONZÁLEZ MORENO-NAVARRO María-José JIMÉNEZ José Manuel LÓPEZ OSORIO Carmen MARZO Irene MARZO Camilla MILETO Joaquín MONTÓN Josep MUNTAÑOLA Francisco POL Emilio RAMIRO Pere ROCA Cristina THIÓ Fernando VEGAS Antoni VILANOVA Montserrat VILLAVERDE Francia Responsables: René GUERIN y Patrice MOROT-SIR Xavier BENOIST Christophe GRAZ Maria LÓPEZ DÍAZ Michel POLGE Jean-Alexandre SIRI Christian THIRIOT Véronique WOOD Marruecos Responsables: Abderrahim KASSOU y Quentin WILBAUX Karim ACHAK Mohamed BOUAZZAOUI Hicham ECHEFAA Jamal-Eddine EL-GHORAFI Ameziane HASSSANI Oum-Kaltoum KOBBITE Said LOQMANE Abdellatif MAROU Ahmed OUARZAZI Túnez Responsables: Radhia BEN M’BAREK y Abdellatif GHILENE Mourad RAMMAH Mohamed KERROU

Red de expertos del consorcio RehabiMed:

Expertos colaboradores de otros países mediterráneos:

Chipre Responsables: Evi FIOURI e Irene HADJISAVVA Constantinos ALKIDES Athina ARISTOTELOUS-CLERIDOU Michael COSMAS Eliana GEORGIOU Kyriakos KOUNDOUROS Yiola KOUROU Athina PAPADOPOULOU Agni PETRIDOU Eleni PETROPOULOU Maria PHILOKYPROU Eleni PISSARIDOU Socrates STRATIS

Nur AKIN (Turquía) Nazmi AL-JUBEH (Palestina) Mustafa AL-NADDAF (Jordania) Ziad AL-SAAD (Jordania) Suad AMIRY (Palestina) Koksal ANADOL (Turquía) Carlo ATZENI (Italia) Abdelaziz BADJADJA (Argelia) Kurtel BELMA (Turquía) Demet BINAN (Turquía) Can BINAN (Turquía) Andrea BRUNO (Italia) Khaldun BSHARA (Palestina) Yotam CARMEL (Israel) Banu ÇELEBIO⁄LU (Turquía) Vito CENTRONE (Italia) Nathalie CHAHINE (Líbano) Ofer COHEN (Israel) Michel DAOUD (Líbano) Habib DEBS (Líbano) Michelangelo DRAGONE (Italia) Reuven ELBERGER (Israel) Tal EYAL (Israel) Fabio FATIGUSO (Italia) Antoine FISCHFISCH (Líbano) Yael FUHRMANN-NAAMAN (Israel) Giovanni FURIO (Italia) Sinan GENIM (Turquía) Feyhan INKAYA (Turquía) Monther JAMHAWI (Jordania) Oussama KALLAB (Líbano) Nikolaos KALOGIROU (Grecia) Vito LAUDADIO (Italia)

Egipto Responsables: Mahmoud ISMAÏL y Wahid EL-BARBARY Mahmoud ABD EL MAGEED Mahmoud EL-ALFY Mohamed ELARABY Philippe HEARINGER Hany HELAL Bernard MAURY Mohamed SIEF AL-YAZEL España Responsables: Oriol CUSIDÓ y Ramon GRAUS Martí ABELLA Josep ARMENGOL Santiago CANOSA Cèsar DÍAZ GÓMEZ Albert FUSTER

Yasmine MAKAROUN BOU ASSAF (Líbano) Moshe MAMON (Israel) Hilmi MARAQA (Palestina) Filipe MARIO LOPES (Portugal) Nikolaos MOUTSOPOULOS (Grecia) Farhat MUHAWI (Palestina) Yael F. NA’AMAN (Israel) Yassine OUAGENI (Argelia) Alkmini PAKA (Grecia) Rubi PELED (Israel) Avi PERETS (Israel) Simona PORCELLI (Italia) Bougnerira-Hadj QUENZA (Argelia) Cristina Scarpocchi (Italia) Sinan SENIL (Turquía) Haluk SEZGIN (Turquía) Mai SHAER (Jordania) Yaacov SHAFFER (Israel) Ram SHOEF (Israel) Giambattista DE TOMMASI (Italia) Shan TSAY (Jordanie) Fandi WAKED (Jordania) Eyal ZIV (Israel)

Comité científico del proyecto Rehabimed: Brigitte COLIN (UNESCO) Josep GIRALT (IEMed) Paul OLIVER (Oxford Brookes University)

Traducción castellana: Inma DÁVILA y Amèlia MARZAL

Ilustraciones: Joan CUSIDÓ Dibujo cubierta: Fernando VEGAS, Camilla MILETO Fotografías: Equipos RehabiMed, CORPUS y CORPUS Levant. Otras procedencias, indicadas al pie de foto. Diseño gráfico: LM,DG : Lluís MESTRES Sitio web: www.rehabimed.net © 2007 Col·legi d’Aparelladors i Arquitectes Tècnics de Barcelona para el consorcio RehabiMed Bon Pastor, 5 – 08021 Barcelona, España rehabimed@apabcn.cat ISBN : 84-87104-76-2

RehabiMed incita la reproducción de esta obra y a la difusión de su contenido, siempre que se cite la fuente. El proyecto ha sido financiado por el programa Euromed Heritage de la Unión Europea y por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI). Las opiniones expuestas en este documento no reflejan necesariamente la posición de la Unión Europea ni la de sus Estados miembros.


ESE1

12/2/08

13:37

Página 3

Presentación La primera Conferencia Euromediterránea de jefes de estado de 1995, supuso el lanzamiento del proceso de Barcelona, ambiciosa iniciativa ratificada en 2005 en la Cumbre Barcelona+10. Los objetivos prioritarios se orientan hacia la búsqueda de sinergias sociopolíticas, económicas, culturales y medioambientales, con una óptica regional y de desarrollo mutuo. Es dentro de este marco, que en 1998 surgió el Programa Euromed Heritage, para contribuir a la puesta en valor y la protección del amplio y diverso patrimonio compartido entre los diferentes países mediterráneos.

1

La arquitectura tradicional, como parte esencial del legado cultural que ha generado el imaginario colectivo de la mediterraneidad, participa intensamente de las acciones desarrolladas por Euromed Heritage. Ya en su primera convocatoria, los proyectos CORPUS y CORPUS Levant realizaron una ingente tarea de catalogación y análisis de las características y tipologías de la arquitectura tradicional mediterránea, identificaron los problemas que presenta y plantearon las mejores alternativas para su preservación. RehabiMed, ha querido dar continuidad a esta etapa de estudio analítico para desarrollar las ideas esenciales surgidas de las necesidades y urgencias detectadas por esos proyectos, es decir en promover una rehabilitación eficaz y respetuosa.

4

Hoy, en un mundo globalizado, donde la uniformidad económica y cultural marca los criterios de desarrollo a seguir, basados en patrones estandarizados, la propuesta de RehabiMed adquiere mayor sentido. La rehabilitación, se contrapone a la idea de globalización y la riqueza regional, la diversidad cultural, las diferentes formas de vida y las particularidades locales se convierten en elementos esenciales a preservar. Muchas son la iniciativas públicas y privadas dirigidas a la recuperación del patrimonio construido; algunas se orientan hacia el patrimonio singular y monumental, lo que llamamos Restauración y otras, como es el caso de RehabiMed, se dirigen hacia un patrimonio más modesto, más abundante y con mayor presencia territorial, como es la arquitectura tradicional de los centros históricos de las ciudades, de los pueblos rurales y la que se encuentra dispersa en todo el territorio, es que llamamos Rehabilitación, siempre dirigida a dar un uso a los edificios, la mayoría de ellos sin ningún tipo de protección patrimonial. Esta actividad de actuar sobre el construido, presenta una gran diversidad de situaciones, si miramos el ámbito mediterráneo. En los países europeos, la actividad de rehabilitación representa casi el 50% de la actividad de todo el sector, mientras que en los países del Sur y Este de la cuenca mediterránea, esta actividad no alcanza ni el 10% de la actividad del sector, a pesar de la importancia que tiene de cara al desarrollo económico y a la cohesión social de la población. El objetivo de RehabiMed es reforzar la actividad de rehabilitación y mantenimiento de la arquitectura tradicional mediterránea, como factor de desarrollo sostenible (social, económico y medio ambiental). Alcanzar este objetivo permitirá avanzar en dos desafíos históricos que podrían parecer contrapuestos, pero que desde nuestro punto de vista son perfectamente compatibles y complementarios: por una lado se contribuye a mejorar las condiciones de vida de los habitantes, que son quienes dan sentido y vida a este patrimonio; y por otro lado, se contribuye a preservación de la identidad histórica y cultural de los pueblos mediterráneos. Para alcanzar este objetivo, el planteamiento de RehabiMed ha sido trabajar en una triple vertiente. Por una parte hemos desarrollado algunas herramientas estratégicas y metodológicas orientadas a la rehabilitación; complementariamente hemos realizado diversas acciones de difusión y de formación de profesionales en el espíritu y los contenidos de las herramientas desarrolladas; y finalmente, hemos lanzado cuatro Operaciones piloto, con trabajos reales de

2

3

5

6

7

8

9

10

11


ESE1

12/2/08

13:37

Página 4

rehabilitación, para poner a prueba, experimentar y demostrar la importancia, las posibilidades y los efectos positivos que representa una buena política de rehabilitación. Han sido tres años de trabajo intenso, de debates constructivos, de vivencias compartidas con expertos, con políticos, con estudiantes y sobre todo con la población directamente vinculada con nuestras acciones, lo que nos ha permitido completar nuestro objetivo marcado inicialmente. Creemos que los resultados son excelentes y que hemos creado una buena base de partida para que la rehabilitación se desarrolle con buen pié, dando sentido a las herramientas creadas, a la formación impartida y a las experiencias realizadas. Tengo la satisfacción de presentar el segundo volumen de nuestro trabajo metodológico, resultado del esfuerzo de más de 150 profesionales de diferentes ámbitos profesionales de 15 países. Los textos de la presente publicación contienen la Guía para la rehabilitación de los edificios de la Arquitectura Tradicional Mediterránea, un complemento imprescindible al Método RehabiMed, largamente meditado y elaborado, para responder a las inquietudes de nuestros colaboradores y expertos. En este caso, también se ha desarrollado una primera parte procedimental que detalla los pasos a seguir para la rehabilitación de edificios y ofrece un rico complemento con artículos específicos precisos y claros que desarrollan los diferentes aspectos esbozados en el procedimiento propuesto, para facilitar su aplicación y para mostrar diferentes realidades que comparten formas de actuar muy similares en la rehabilitación de edificios de arquitectura tradicional. Todo ello ayudará a los diferentes profesionales que intervienen en el proceso de rehabilitación a aplicar mejor sus capacidades y conocimientos sobre la base de unas herramientas contrastadas.

Xavier Casanovas Project Manager de RehabiMed Barcelona, 30 de junio de 2007


ESE1

12/2/08

13:37

Página 5

Método RehabiMed Arquitectura Tradicional Mediterránea II. Rehabilitación. El edificio

Presentación Introducción La arquitectura tradicional mediterránea Un mundo en transformación. Una arquitectura amenazada Rehabilitar la arquitectura tradicional mediterránea El método RehabiMed en la escala del edificio. La Guía y sus herramientas

9 11 13 14

Primera parte Guía RehabiMed para la rehabilitación de edificios tradicionales. Una aproximación integral al edificio I / Objetivo de la Guía II / Los agentes iniciales del proceso III / Las fases de la Guía

17 18 19

I. El conocimiento 1. Preliminares Decisión de actuar / Entrevista con el promotor Prediagnosis El informe de prediagnosis 2. Estudios pluridisciplinares (análisis) Establecimiento de hipótesis provisionales Programa de estudios pluridisciplinares Ámbito social Ámbito histórico Ámbito arquitectónico Ámbito constructivo

21 21 22 22 23 23 23 23 24 25 27

II. La reflexión y el proyecto 3. Diagnóstico (síntesis) Evaluación crítica de los estudios Confirmación de hipótesis Redacción de un dictamen 4. Reflexión y toma de decisiones Factibilidad Confirmación de criterios Toma de decisiones 5. Proyecto Anteproyecto Proyecto

28 28 30 30 31 31 33 33 34 34 34


ESE1

12/2/08

13:37

Página 6

III. La obra 6. Rehabilitación Contrato de construcción Tramitación de la licencia de obra Ejecución de la obra Entrega de la obra

37 37 38 38 38

IV. La vida útil 7. Mantenimiento Difusión de los valores del edificio entre la colectividad Elección del modelo de mantenimiento “Carnet de identidad” Trabajos de mantenimiento según el calendario

39 39 40 40 41

Segunda parte Las herramientas RehabiMed Una ayuda para la rehabilitación de los edificios tradicionales I. El conocimiento Herramienta 1. Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional. José Luis GARCÍA GRINDA Arquitecturas tradicionales mediterráneas: valores colectivos. Michel POLGE Los valores culturales y sociales del Patrimonio Cultural en Palestina: ¿valores de quién?, ¿de los profesionales o de los propietarios? Suad AMIRY , Farhat MUHAWI El patrimonio arquitectónico: adaptaciones, explotación y mantenimiento. Abdelaziz BADJADJA Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo. Xavier CASANOVAS , Ramon GRAUS Arquitectura tradicional y clima en Túnez. Radhia BEN M’BAREK Una herramienta para desarrollar el uso de energía solar en la cuenca mediterránea: el Atlas de Radiación Solar Europeo (ESRA). École des Mines de Paris Herramienta 2. Comenzar por un prediagnóstico preciso Los pasos para redactar un informe de ingeniería (también no estructural) en la fase de prediagnosis. Yaacov SCHAFFER Material de apoyo a la etapa de prediagnosis. Ramon GRAUS Las etapas previas. La experiencia chipriota. Yiola KOUROU Herramienta 3. Conocer integralmente el edificio El programa de estudios. Fernando VEGAS , Camilla MILETO Estudios históricos e intervenciones arqueológicas: herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea. Abdellatif MAROU, Jordi ORTEGA , Montserrat VILLAVERDE La arqueología como herramienta para el conocimiento del edificio. Evi FIOURI

49 67 72 75 78 87 90

95 99 109

113

120 129


ESE1

12/2/08

13:37

Página 7

La aplicación del método arqueológico en la arquitectura libanesa. Yasmine MAKAROUN La comprensión integral del edificio. José Luis GONZÁLEZ MORENO-NAVARRO El análisis arquitectónico de los edificios. Estudios tipológicos en Chipre. Eliana GEORGIOU A propósito del confort térmico en las viviendas de edificios existentes. María LÓPEZ DÍAZ A propósito del confort acústico en las viviendas de edificios existentes. Christian THIRIOT Herramienta 4. Levantar geométricamente los edificios existentes Primeras reflexiones sobre el levantamiento gráfico del patrimonio vernáculo. Santiago CANOSA REBOREDO Consejos para la determinación de un estado actual correcto. Michel DAOUD El levantamiento gráfico. Experiencias en Chipre. Eleni PISSARIDOU El análisis estratigráfico de la arquitectura y su aplicación a la arquitectura tradicional. Camilla MILETO El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada. Ramon GRAUS , Cristina THIÓ Aplicaciones de la fotografía digital. Joaquín MONTÓN Herramienta 5. Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea. César DÍAZ El riesgo sísmico en la arquitectura tradicional. Giambattista De TOMMASI El mapa Euro-Mediterráneo de peligro sísmico. María-José JIMÉNEZ El comportamiento sísmico de las construcciones tradicionales de paredes de obra de fábrica. Pere Roca FABREGAT Outil 6. Comprendre les processus de dégradation des matériaux Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas. Soledad GARCÍA La degradación de materiales de construcción (piedra, tierra, madera). María PHILOKYPROU Varios tipos de técnicas científicas utilizadas para identificar los mecanismos de degradación de la piedra. Mustafa AL-NADDAF Agentes de degradación de la madera. Joaquín MONTÓN

133 135 142 145 153

161 165 169 172 179 189

195 208 213 216

225 236 242 245

II. La reflexión y el proyecto Herramienta 7. Sobre los criterios de una intervención Criterios de intervención en la arquitectura tradicional. Fernando VEGAS , Camilla MILETO Los desafíos técnicos de la rehabilitación de viviendas. Michel POLGE El momento de escoger el camino del proyecto. José Luis GONZÁLEZ MORENO-NAVARRO El valor de la innovación para fomentar la calidad en la rehabilitación de la arquitectura tradicional. Fabio FATIGUSO Notas sobre la rehabilitación y la reutilización del patrimonio arquitectónico tradicional e histórico. Carlo ATZENI

255 265 267 273 281


ESE1

12/2/08

13:37

Página 8

Rehabilitar y construir con materiales tradicionales (Experiencia egipcia). Bernard MAURY El dilema de los criterios: el punto de vista del patrimonial. Irene HADJISAVVA-ADAM Desafíos en la introducción de sistemas e instalaciones. Athina PAPADOPOULOU

287 290 292

Herramienta 8. Las técnicas de rehabilitación: reforzar las estructuras La rehabilitación de los elementos estructurales de la arquitectura tradicional mediterránea. César DÍAZ

297

Consolidación y tratamiento de la cimentación. Experiencias egipcias. Wahid EL-BARBARY Aspectos tecnológicos y estructurales en la conservación de la antigua ciudad de Acre. Ofer COHEN, Yael F. NA’AMAN Consolidación y tratamiento de los muros. Experiencias egipcias. Wahid EL-BARBARY Mejora del comportamiento sísmico y conservación de las características estructurales. Giambatista De TOMMASI Refuerzo al sismo de estructuras tradicionales argelinas. Abdelaziz BADJADJA Restaurar las construcciones tradicionales de madera: la experiencia de Turquía. Banu ÇELEBIOGLU Herramienta 9. Las técnicas de rehabilitación: consolidar los materiales Intervenir en los revestimientos: consolidar, restaurar o sustituir. Patrice MOROT-SIR Tratamiento de humedades en la arquitectura tradicional. Soledad GARCÍA MORALES Consolidación de los monumentos de arenisca de Petra, enclave del patrimonio mundial. Ziad ALSAAD , Fandi WAKED Tratar y proteger la madera. Joaquín MONTÓN Métodos y sustancias para tratar y reparar los elementos de madera. Experiencias egipcias. Wahid EL-BARBARY

309 312 319 322 325 327

333 339 345 350 355

III. La obra Herramienta 10. Las realidades de la obra La realidad de la obra. José Manuel LÓPEZ OSORIO Creación de empleo gracias a la rehabilitación con vistas a una comunidad sostenible. Khaldun BSHARA Algunas observaciones sobre la gestión de la obra. Athina PAPADOPOULOU

361 378 381

IV. La vida útil Herramienta 11. El mantenimiento de la arquitectura tradicional Material de apoyo a la etapa de mantenimiento del edificio: el “carnet de identidad”. Ramon GRAUS

387


ESE1

12/2/08

13:37

Página 9

Introducción

La arquitectura tradicional mediterránea

RehabiMed ha convenido en designar como arquitectura tradicional aquella arquitectura corriente, viva porqué está habitada, esencialmente civil y doméstica y de construcción preindustrial. Una arquitectura que se ha levantado con recursos locales, tanto en lo que se refiere a los materiales, sus técnicas como a las habilidades de sus constructores. Y que es la expresión fundamental de la cultura de las diferentes comunidades y de su relación con la naturaleza y el paisaje. Una arquitectura que abarca las diferentes formas de agrupación y el hábitat disperso con todas sus construcciones auxiliares, sin olvidar aquellos elementos más modestos (una fuente, un camino...) que en conjunto conforman el paisaje tradicional mediterráneo. RehabiMed se refiere de una manera amplia a esta arquitectura, abarcando tanto el hábitat rural, fundamental en la humanización y estructuración del territorio, como la ciudad, clara expresión de la vida en comunidad y de la optimización de recursos y relaciones humanas, superando los filtros de la arquitectura culta para incorporar todos los valores de las arquitecturas más modestas. Por su parte, la arquitectura rural es aquélla eminentemente ligada a los sistemas de producción agropecuarios, que más allá de la simple presencia en un paisaje pretérito, tiene un papel primordial en la comprensión de los procesos que han dado lugar al paisaje actual, resultado de una historia social y de una historia natural. La arquitectura rural ha jugado y juega un rol destacado como elemento estructurador del paisaje donde edificios, cultivos y naturaleza están en perfecto equilibrio, resultado de un continuo proceso de cambio y de transformación, una realidad socioambiental cogenerada a lo largo de la historia por factores biofísicos y factores socioeconómicos. El hábitat tradicional rural se formaliza en una heterogénea variedad de tipologías edificatorias, que se pueden presentar de forma diseminada o formando aldeas. También viene acompañado por una gran variedad de elementos y construcciones auxiliares, imprescindibles para la domesticación del territorio (las cabañas, las paredes de piedra en seco, los hornos, los caravanserrallos, las fuentes, los pozos, los molinos, los establos, los graneros, etc.), o de infraestructuras (los canales, los caminos, las acequias, etc.) que son el resultado de la interacción histórica entre recursos naturales y sistemas humanos de apropiación de éstos y testigos de la hibridación coherente entre los factores biofísicos de una región y los factores socioeconómicos de la comunidad que la habita. En contraposición, la arquitectura urbana es aquélla que se construye en el marco de una ciudad o asentamiento urbano, siendo expresión de una forma de habitar en comunidad más

Elmali, Turquía

compleja, donde los artesanos y comerciantes predominaban sobre los oficios de la tierra y donde ‘las nuevas necesidades y formas de la sociedad encuentran lugar’ (Mumford, 1961). Los asentamientos urbanos, aunque también vinculados al espacio rural desde su origen y a la necesidad de comercialización del excedente agrario, aparecen como estructuras para dominar el territorio, definidas por Braudel (1968) ‘más que sus muros o la cifra de su población, por el modo en que concentra sus actividades sobre la superficie más limitada posible’. El hábitat urbano se presenta en una gran diversidad tipológica, derivada en gran medida de la diferenciación geográfica y de su origen y evolución histórica. Esta diversidad histórica y morfológica no sólo se traduce en las edificaciones, en los procedimientos constructivos o en los materiales usados, sino que lo hace también en la configuración de la forma urbana, expresándose en la manera de estructurar y calificar el espacio colectivo (calles, plazas...), de organizar construcciones y usos que en el mundo rural se encuentran diseminados (santuario, fuente, fortaleza...), en la manera de relacionarse la arquitectura privada y el espacio público, en el desarrollo de mayor variedad de tipologías residenciales reflejo de unas estructuras sociales más complejas, en los usos de la edificación, en la singularidad de sus infraestructuras (mercado, escuela...), etc. Estos asentamientos, que antaño configuraban de manera exclusiva la ciudad, como consecuencia de su crecimiento y transformación, han pasado a ser una parte integrante de la ciudad contemporánea, en la cual juegan el rol de núcleos históricos.

9


ESE1

12/2/08

13:37

Página 10

Introducción X

Qalaat al Manika, Siria

Hacienda Algarrobo, Málaga, España

Rovinj, Croacia

Lucca, Italia

Por lo tanto, es aquella arquitectura tradicional que el hombre ha utilizado para implantarse y construir su hábitat en el territorio que rodea el mar Mediterráneo; un palimpsesto permanentemente reescrito por las relaciones entre los hombres y su entorno, y que en la actualidad se ha convertido en paisaje cultural e imaginario colectivo.

10


ESE1

12/2/08

13:37

Página 11

Introducción X

Un mundo en transformación. Una arquitectura amenazada

Los trabajos de inventario realizados en los proyectos CORPUS y CORPUS Levant (EUROMED Heritage I) mostraron en el año 2002 las profundas transformaciones y presiones a las que está sometidos la arquitectura, el paisaje y el territorio tradicional. Los entornos tradicionales se encuentran hoy en día en una situación dramática en toda la Cuenca mediterránea, reducidos a una constante pérdida de su carácter social y cultural, amenazados por una intensa degradación y en constante retroceso. Asimismo, la fractura del mundo tradicional y la tendencia a la homogeneización cultural derivada de la globalización han comportado el desprecio de muchas de estas arquitecturas, a menudo vistas como un símbolo de miseria y cuyos valores y cualidades se alejan del concepto de modernidad mediatizado. La presión sobre el hábitat tradicional comenzó con los procesos de industrialización, aunque se acentuó de manera definitiva con el movimiento y el urbanismo modernos a inicios del siglo XX, a la búsqueda de nuevos modelos de habitar y de hacer ciudad, modelos capaces de superar las deficiencias de los asentamientos tradicionales, llegando incluso a negarles cualquier valor funcional, social e incluso, estético, y anteponiendo radicalmente ‘lo nuevo’ con ‘lo viejo’. Este proceso se presenta pero en momentos diferentes según el país y según si nos referimos al espacio urbano o rural. Hoy en día, en la era de la “aldea global”, en la cual la ciudad metropolitana industrial se transforma en metápolis difusa y en la cual cada vez más se difuminan los límites entre campo y ciudad, la presión sobre esta arquitectura y la población que la habita es aún más importante. En el medio rural numerosos pueblos se van despoblando a causa de la falta de alternativas de desarrollo y otros se van transformando violentamente bajo la presión de la especulación inmobiliaria o turística sin la necesaria planificación urbanística. Un urbanismo contemporáneo que va descompensando el equilibrio histórico entre hombre y naturaleza, y convirtiendo el paisaje rural en un paisaje sin actividad, donde la arquitectura tradicional pierde su sentido y su función original y se reutiliza y transforma. En los entornos urbanos, los ‘núcleos históricos’ se ven afectados por diferentes problemáticas según cada circunstancia histórica y regional, que podríamos resumir en cuatro grandes vectores de presión, a veces complementarios o simultáneos y con diferente incidencia: núcleos en proceso de sobredensificación a causa de las migraciones (sur-norte o campo-ciudad) con el consecuente deterioro físico (sobreocupación y modificación viviendas...), social (constitución de guetos, inseguridad...) y ambiental (insalubridad,

Arnavutkoy, Estambul, Turquía

Mostar, Bosnia Herzegovina

falta de confort, polución...) del entorno urbano; núcleos en proceso de despoblación debido al abandono del tejido histórico hacia la ciudad, con la consecuente pérdida de valores sociales y el deterioro de la edificación y del patrimonio arquitectónico; núcleos afectados por renovaciones urbanas ‘pesadas’ (demolición de patrimonio, destrucción del tejido histórico con la apertura de nuevas vías rápidas, inserción incoherente de nuevas arquitecturas...); y, por último, núcleos afectados por procesos de reinversión urbana, donde podríamos distinguir tres grandes procesos: el desarrollo turístico, la terciarización (especialmente en los centros históricos) con la posible pérdida de la función residencial y la ‘gentrification’, la instalación en un barrio degradado de residentes con alto nivel adquisitivo, procesos que pueden tener efectos contraproducentes a nivel social.

11


ESE1

12/2/08

13:37

Página 12

Introducción X

Túnez, Túnez

Alepo, Siria

Instituciones como UNESCO o ICOMOS han alertado repetidas veces de la pérdida de este patrimonio. En este sentido cabe destacar las recomendaciones de la Carta Internacional para la Conservación de Ciudades Históricas y Áreas Urbanas Históricas (Carta de Washington) de 1987 y la Carta del Patrimonio Vernáculo Construido de 1999. Ambas cartas, a parte de proporcionar criterios en el momento de una intervención, insisten en la necesidad de incidir a largo plazo mediante medidas de educación y sensibilización, es decir, promoviendo programas de formación y especialización en temas de preservación de la arquitectura tradicional, dirigidos al mundo técnico y a los responsables políticos, que deben encabezar las políticas de valoración y rehabilitación de este patrimonio, y buscando la complicidad de la población, protagonista activo y partícipe de este legado común. Es en este marco que el proyecto RehabiMed propone una serie de medidas para incentivar la rehabilitación de esta arquitectura desde la sensibilización y la formación.

12

Rbat, Marruecos


ESE1

12/2/08

13:37

Página 13

Introducción X

Rehabilitar la arquitectura tradicional mediterránea

En un contexto de cambios bruscos y de urbanización no sostenible ni respetuosa con el entorno, y en la que se reivindica la reorientación de las políticas urbanas hacia la reducción de los conflictos entre el hombre y la naturaleza, la mejora del marco de calidad de vida, el fomento de los valores primordiales de la vida en comunidad y se reivindica la recuperación del territorio existente y el reconocimiento de la diversidad cultural, el hábitat tradicional en su dimensión global tiene mucho que aportar. Para RehabiMed, el concepto rehabilitar recoge un espectro amplio de actuaciones con el objetivo de recuperar y actualizar una función perdida o dañada, en nuestro caso: habitar. Desde las preocupaciones actuales, rehabilitar implica mejorar el hecho de habitar buscando el equilibrio entre los aspectos técnicos, la preservación de los valores patrimoniales y los criterios de equidad social, de eficiencia económica y de preservación del medio ambiente (los tres puntales de la sostenibilidad). De este modo se recoge el testigo del camino iniciado por la Carta Europea del Patrimonio Arquitectónico y su complementaria Declaración de Amsterdam, ambas de 1975 e impulsadas por el Consejo de Europa, que plantearon el concepto de “conservación integrada” para la recuperación de los centros históricos degradados, no sólo desde la restauración de sus monumentos sino también impulsando acciones de rehabilitación del tejido de viviendas y medidas de equilibrio social. RehabiMed propone, en este mismo sentido, una metodología que plantea el proceso de rehabilitación desde la “integración” del espacio tradicional en un contexto territorial más amplio; desde la “globalidad” del enfoque multisectorial en términos económicos, sociales y ambientales; con voluntad “concertadora”, reivindicando un consenso de acción entre los diferentes agentes; “flexible”, por la necesidad de continua adaptación a realidades cambiantes; y, esencialmente, “no dogmática”, sin pretender soluciones únicas para las problemáticas del hábitat tradicional de la cuenca mediterránea, más bien buscando soluciones adaptables a los condicionantes y a la especificidad de cada contexto local.

Tesalónica, Grecia

Beirut, Líbano

Estambul, Turquía

13


ESE1

12/2/08

13:37

Página 14

Introducción X

El método RehabiMed en la escala del edificio. La Guía y sus herramientas

Si hemos dedicado el primer volumen de esta publicación a desarrollar el método RehabiMed dirigido a la intervención en la escala de los pueblos, las ciudades y el territorio, este segundo volumen es su complemento, al focalizarse a la escala del edificio. Se trata por tanto de un texto que se dirige a los arquitectos, ingenieros y constructores que proyectan, dirigen y ejecutan diariamente trabajos de rehabilitación en edificios tradicionales del Mediterráneo. Al rehabilitar un edificio es necesario tener una visión global del territorio en el cual se encuentra ubicado y comprender su relación con el entorno territorial y urbano. Es por está razón que el proyecto RehabiMed insiste en la necesidad de aplicar esta Guía en el marco del método global de rehabilitación que se desarrolla en el primer volumen de esta publicación, en el que se definen unos criterios de intervención comunes y coherentes para hacer frente a la compleja problemática que estas situaciones comportan. Este segundo volumen también está estructurado en dos bloques bien diferenciados: una primera parte metodológica, que llamamos Guía, donde se establecen unos procedimientos para orientar con garantías una obra de rehabilitación y, una segunda parte práctica en la que se desarrollan herramientas específicas para resolver problemas concretos. La primera parte es el fruto del trabajo conjunto de una red de expertos del Mediterráneo que, durante el primer año de trabajo del proyecto RehabiMed, han elaborado los principios básicos y procedimientos de la Guía. Los textos de la Guía fueron profundamente debatidos, siendo presentados en el Simposio RehabiMed de Marsella el año 2005 y han constituido la base conceptual de diversos seminarios de formación durante los años 2006 y 2007 (Nicosia, El Cairo, Kairouan, Marrakech). La segunda parte, de herramientas prácticas, ha sido escrita individualmente por diversos especialistas en sus materias respectivas con la voluntad de facilitar elementos de ayuda para las diferentes fases de una rehabilitación. Se ha intentado abarcar un amplio abanico de problemáticas y de sensibilidades que, pensamos, caracteriza la cuenca mediterránea. Es cierto que el seguimiento estricto de una guía de este tipo implica un alto grado de compromiso y quizás presenta algunos puntos difícilmente abordables en la realidad de cada país y de cada lugar, pero estamos convencidos de que fijar un listón alto estimulará, a largo plazo, la calidad de la rehabilitación de nuestra arquitectura tradicional y favorecerá su preservación.

Dubrovnik, Croacia

La Selva del Camp, España

El Cairo, Egipto

14


ESE1

12/2/08

13:37

P谩gina 15

Primera parte Gu铆a RehabiMed para la rehabilitaci贸n de edificios tradicionales Una aproximaci贸n integral al edificio


ESE1

12/2/08

13:37

Pรกgina 16


ESE1

12/2/08

13:37

Página 17

Guía RehabiMed para la rehabilitación de edificios tradicionales

Objetivo de la Guía

Con el objetivo de rehabilitar la arquitectura tradicional de una manera consciente, ordenada y adecuada este documento propone al arquitecto/ingeniero una guía1 a seguir durante la rehabilitación de edificios tradicionales. El camino escogido, no forzosamente el único, defiende en primer lugar la necesidad de preservar el hecho de “habitar”; tanto en el sentido de mejorar las condiciones de vida de sus habitantes como desde el punto de vista de preservar el sentido de esta arquitectura dentro de su comunidad. En segundo lugar, trata de reconocer la arquitectura tradicional como parte del paisaje cultural mediterráneo. Rehabilitarla con un mínimo de rigor implica trasladar a las generaciones futuras sus valores patrimoniales (históricos, artísticos, rememorativos, testimoniales, etc.). Cabe señalar que actuar con estos principios implica una ardua tarea de sensibilización. De los mismos técnicos, porque el grueso de su formación universitaria está basado en la construcción de edificios nuevos en hormigón armado y técnicas industrializadas difícilmente compatibles con esta arquitectura; y en paralelo de la colectividad, porque es imprescindible que ella misma reconozca el valor testimonial de su arquitectura. En este sentido, se proponen mecanismos de participación activa de la comunidad en la toma de decisiones. HERRAMIENTA 1 Así mismo, una guía que pretende, en lo posible, ser “científica”, “objetiva” y “precisa”, y que da una gran importancia a las primeras fases de diagnosis y reflexión previas al proyecto. Una guía que disiente de aquellas intervenciones sobre lo construido que se realizan sin un buen conocimiento del edificio y su circunstancia, apelando a la práctica del “siempre se ha hecho así”; una guía que desconfía de los excesos provocados por la fe ciega en las nuevas tecnologías aplicadas acríticamente; y finalmente, una guía que pretende reducir el habitual descontrol económico de las obras de rehabilitación. Es bien cierto que en cada edificio concreto se debe encontrar la escala y el nivel de profundidad de cada una de las etapas propuestas. Así, en la guía RehabiMed se muestra un planteamiento genérico de máximos que debe adaptarse a cada caso concreto. La guía parte de la base que si no conocemos, no podemos reflexionar y por lo tanto no podemos rehabilitar. De esta manera se proponen cuatro momentos del proceso (el conocimiento, la reflexión y el proyecto, la obra, la vida útil) dentro de los cuales se desarrollan las diferentes etapas de trabajo. Al proponer este tipo de guía para rehabilitar edificios puede parecer que se desarrollan aspectos de la arquitectura y la construcción ya conocidos por todos, pero precisamente por

La arquitectura tradicional es extremamente vulnerable a las presiones del mundo contemporáneo. Su rehabilitación implica un cuidado especial para no dañar sus valores. Zuccarello, Italia.

conocidos muchas veces se producen mixtificaciones en las etapas y finalmente se suele resentir la calidad de la rehabilitación. Para terminar esta introducción, sólo recordar que la guía que se propone adquiere el máximo valor cuando es aplicada dentro de un ámbito de acción más amplio, sea a la escala del barrio, de la ciudad o del territorio, y dentro de un “Plan de Acción” coordinado tal como se propone en el “Método RehabiMed para la rehabilitación de la arquitectura tradicional mediterránea”.

17


ESE1

12/2/08

13:37

Página 18

Guía RehabiMed para la rehabilitación de edificios tradicionales X

Los agentes iniciales del proceso

El principal agente de cualquier operación de rehabilitación de un edificio es su propietario, que puede ser público o privado, individual o colectivo. En todos los casos es el alma de la operación, donde se unen los deseos de una vivienda mejor, la voluntad de hacer negocio, la pura supervivencia de mantener la casa en pie, el participar del entusiasmo colectivo de arreglar una calle, etc. Así mismo, no debe olvidarse que un edificio cuando es de viviendas puede tener parte o la totalidad de las viviendas alquiladas y por lo tanto se debe tener en cuenta las necesidades y opiniones de los inquilinos. En el otro lado de la relación, el arquitecto/ingeniero es aquel profesional capacitado para dirigir las diferentes etapas de una rehabilitación con la colaboración de un equipo pluridisciplinar. En esta guía se utiliza la denominación arquitecto/ingeniero aunque se comprende que en la diversidad mediterránea encontramos diferentes profesionales preparados para estas tareas (total o parcialmente) como es el caso del arquitecto, del arquitectoingeniero, del ingeniero de edificación, del arquitecto técnico, etc. Sin embargo, la complejidad de una rehabilitación cuidadosa implica que dispongan de una preparación y sensibilidad especial y que paralelamente estén abiertos a la colaboración de expertos de diversas disciplinas (historiadores, antropólogos, restauradores, topógrafos, etc.). El tercer agente del proceso es el que llamaremos genéricamente el constructor. Su papel y capacidad ha ido cambiando en cada zona del Mediterráneo. En algunas de estas zonas el saber hacer tradicional ha desaparecido completamente y en otras aún es posible construir como antaño. Proteger la arquitectura tradicional mediterránea, será también proteger estos oficios.

18


ESE1

12/2/08

13:37

Página 19

Guía RehabiMed para la rehabilitación de edificios tradicionales X

Las fases de la Guía

Desde RehabiMed se ha constatado que en la práctica corriente el promotor decide unas mejoras o unos cambios a realizar en el edificio y emprende inmediatamente la obra de rehabilitación. En algunos casos se asesora con un arquitecto/ingeniero pero la rehabilitación que se alcanza es el reflejo de las necesidades de la inmediatez del momento. Se puede argumentar que siempre ha sido así, que ésta es una “arquitectura sin arquitectos”, pero todos sabemos que el crecimiento orgánico de la arquitectura preindustrial siempre respondía a técnicas y conductas destiladas por la tradición y era ejecutada por verdaderos profesionales, hombres de oficio, nómbreseles maestros de obra, albañiles o “maalem”; un mundo prácticamente desaparecido. El hecho de proponer la participación sistemática de técnicos de formación universitaria puede parecer una alternativa francamente tecnócrata pero pensamos que responde a la realidad de los profundos cambios sociales de la cuenca mediterránea. Más bien estos técnicos deberán ser conscientes de la inevitabilidad de la mayoría de estos cambios de manera que, seguramente como nos

recordaba Kevin Lynch2, tan sólo les será posible “dirigir las transiciones”. Podríamos esquematizar que si en la práctica corriente el proceso sólo se plantea en dos momentos: la decisión de actuar y la obra; en cambio, RehabiMed propone un procedimiento secuencial, un proceso en cuatro etapas consecutivas que arrancan con la decisión de actuar: I. El conocimiento: Conocer el edificio y sus ocupantes debe ser previo a toda intervención. La primera etapa —1. Preliminares— recoge la decisión de actuar del promotor pero se desarrolla a través de una prediagnosis que realiza una primera valoración objetiva de la propuesta y del objeto de intervención (el edificio y sus usuarios). La complejidad del edificio demanda habitualmente el inicio de una segunda etapa de conocimiento —2. Estudios pluridisciplinares (Análisis)— basada en una cuidadosa investigación disciplinar en la que se analizan3 los ámbitos social, histórico, arquitectónico y constructivo. II. La reflexión y el proyecto: Una vez se conoce el edificio y sus usuarios es posible realizar un ejercicio de reflexión que se inicia mediante una tercera etapa —3. Diagnóstico

19


ESE1

12/2/08

13:37

Página 20

Guía RehabiMed para la rehabilitación de edificios tradicionales X

(Síntesis)— de síntesis4 de la información recogida en la fase previa. En esta etapa se individúan problemas y sus causas y se da una visión global de las potencialidades y déficits del edificio. En la cuarta etapa —4. Reflexión y toma de decisiones— se retoman las ideas del promotor de realizar la obra y se intentan compatibilizar con la realidad del edificio, con sus valores patrimoniales, con las posibilidades económicas de inversión, etc. En este punto se confirman los criterios de la intervención (cómo conservar, hasta dónde transformar...), un momento que debe estar marcado por una sólida ética profesional. Y, finalmente, con unos criterios firmes sí que es posible pasar a la quinta etapa —5. Proyecto— en la que se redacta el documento de proyecto que permitirá contratar, construir y controlar la rehabilitación. III. La obra: Habiendo pasado por estas dos grandes etapas previas, la sexta fase —6. Rehabilitación— podrá realizarse de una manera mucho más ajustada, preservando los valores del edificio, adaptándose mejor a las necesidades del promotor y lo que parecería un contrasentido, con menor coste económico, precisamente porque se ha acotado la incertidumbre de la obra. Pero, para garantizar la calidad de la ejecución de la rehabilitación es fundamental la contratación del constructor y sus colaboradores (sean artesanos, restauradores u otras empresas especializadas). IV. La vida útil: Parecería que una vez rehabilitado el edificio se habría terminado el proceso, pero consideramos imprescindible plantearse una séptima y última etapa —7. Mantenimiento— que mantenga (pequeñas operaciones de limpieza, reparaciones, renovaciones que se realizan siguiendo un calendario) el edificio a lo largo de su vida útil hasta una futura

En el gráfico se muestra la diferencia conceptual entre lo que es una rehabilitación y lo que es mantenimiento: a partir del mismo día de su construcción el edificio envejece; si se hacen pequeñas operaciones de mantenimiento con una cierta periodicidad el edificio envejece más lentamente; finalmente llegará a un punto en que los estándares de vida del momento dejarán obsoleto el edificio (lo que llamamos fin de la vida útil) y será precisa una operación de rehabilitación.

20

nueva rehabilitación (gran operación que retorna el edificio a los estándares del momento). En esta etapa toman una destacada importancia las inspecciones periódicas que permitirán detectar déficits, nuevas necesidades antes que el edificio se vuelva a degradar.

Como muestra este cartel informativo del ayuntamiento de Guarda, aunque cada uno de los habitantes de la calle hagan con buena voluntad operaciones que podríamos llamar de rehabilitación; sin una vigilancia, sin una guía, sin unos criterios de conservación, al final la calle se habrá transformado tanto que será irreconocible. Câmara Municipal da Guarda, 1985, Portugal.


ESE1

12/2/08

13:37

Página 21

I. El conocimiento

X

1 Preliminares Esta primera etapa reúne todos aquellos contactos necesarios para iniciar un proceso de rehabilitación de un edificio, desde el momento en que un promotor lo ha decidido. Los temas que se deben tratar son de muy diversa índole para así permitir una primera aproximación suficientemente abierta al marco general de la operación. Esta etapa gira entorno a lo que se suele llamar la prediagnosis, una fase de orientación objetiva al promotor. Decisión de actuar / Entrevista con el promotor Es el momento del diálogo abierto entre el propietario y el arquitecto/ingeniero. El arquitecto/ingeniero debe identificar las necesidades y deseos del propietario y detectar las posibilidades de desarrollo de la idea. Se debe tener en cuenta que las razones iniciales de un encargo pueden diferir de lo que realmente se decida finalmente realizar. Muchas veces la propiedad decide acudir a un experto por un pequeño problema (una grieta, una humedad, etc.), por unas preocupaciones de confort, por un requerimiento municipal de conservación, etc., pero es

21


ESE1

12/2/08

13:37

Página 22

I. El conocimiento X

precisamente el arquitecto/ingeniero, el que debe ser capaz de orientar el propietario para racionalizar la intervención y percibir aquellas necesidades más determinantes y que, algunas veces, pueden ser diferentes a las preocupaciones iniciales del propietario. Por otro lado, el propietario puede haber decidido rehabilitar el edificio con un objetivo de inversión financiera y aquí el arquitecto/ingeniero debe ser un buen consejero respecto los aspectos legales y de coste económico de la operación. Prediagnosis HERRAMIENTA 2 El punto clave de esta primera etapa es la prediagnosis. Esta etapa implica una primera aproximación global al edificio, a sus valores (arquitectónicos, históricos, etc.) y a sus problemas (sean constructivos, de habitabilidad, etc.) mediante una primera inspección al edificio. Esta primera visita se basa en una inspección ocular en la que la experiencia del arquitecto/ingeniero juega un papel fundamental. Se recorre todo el edificio intentando reconocer el sistema constructivo utilizado, los valores arquitectónicos que lo caracterizan, las patologías que lo afectan, la problemática social asociada, etc. En particular, debe fijarse la atención en el descenso de cargas y en el recorrido de evacuación de las aguas. Toda esta información se puede recoger en una o varias fichas de inspección sistematizadas. Es el caso del MER francés o suizo, el Test Mantenimiento español, etc. Algunos de estos métodos de inspección incorporan últimamente datos ligados al

Durante la primera visita el arquitecto/ingeniero debe ser capaz de alcanzar una visión global de la problemática del edificio Como, Italia.

22

comportamiento energético del edificio y otros parámetros medioambientales. En algunas situaciones de gran fragmentación de la propiedad del edificio es necesario iniciar una serie de entrevistas para garantizar la participación de todos propietarios y usuarios del edificio. Paralelamente a la inspección, el arquitecto/ingeniero debe investigar el estatuto legal del edificio con el objetivo de conocer las obligaciones y las restricciones urbanísticas de que es objeto (aprovechamiento urbanístico permitido, grado de catalogación, afectaciones del planeamiento urbanístico, hipotecas, censos, etc.), así como de las ayudas económicas de que se puede beneficiar en caso de rehabilitación. Suele ser determinante para la operación el grado de protección patrimonial del área y/o del edificio. Un contacto preliminar con las autoridades competentes (municipio, administración regional, etc.) podrá ayudar a clarificar este contexto. También deben detectarse las condiciones legales de los ocupantes del edificio: alquileres de rentas bajas, viviendas ocupadas, realquilados, etc. El informe de prediagnosis Después de la inspección y de las consultas legales, el arquitecto/ingeniero ya puede tener una primera comprensión del edificio y haber detectado sus déficits y potencialidades. El informe de prediagnosis debe recoger de una manera clara y resumida los datos recopilados y debe evaluar el estado de conservación del edificio y proponer unas recomendaciones. Así, el experto podrá, desde el inicio del proceso, informar al propietario de las posibilidades de rehabilitar el edificio y las restricciones técnicas y económicas que existen. En este momento el cliente deberá decidir si sigue sus ideas iniciales o si se reformula el encargo. Ya se entiende que este informe puede realizarse verbalmente en una entrevista pero siempre es mejor dejarlo por escrito, porque el promotor puede dejar pasar unos meses antes de tomar una decisión o consultar otro experto y la palabra escrita es siempre más precisa. Si el edificio está en buen estado y no se prevé ningún cambio importante se podría saltar directamente a la etapa —7. Mantenimiento— y proponer un plan de mantenimiento preventivo. Sin embargo, en el 90% de los casos se deberá acceder a una segunda etapa de estudios pluridisciplinares antes de poder iniciar la rehabilitación.


ESE1

12/2/08

13:37

Página 23

I. El conocimiento X

2 Estudios pluridisciplinares (análisis)

Esta fase del proceso consiste en una recogida sistemática de información en todos los campos en que se considere necesario investigar para llegar a un conocimiento profundo del objeto de estudio. La posibilidad de conducir con éxito estos estudios pluridisciplinares depende de la formación del experto que los debe poner en práctica o dirigirlos (el corpus de conocimientos del experto puede estar concentrado, en los casos simples, en una sola persona y, en algún punto, debe plantearse la consulta a diversos especialistas). No podemos confiar exclusivamente en nuestra propia experiencia e intuición que, si bien son muy necesarias, deben estar acompañadas por una recogida sistemática de información y, que en algunos casos, estará apoyada en ensayos especializados. HERRAMIENTA 3 Establecimiento de hipótesis provisionales La etapa de estudios pluridisciplinares es fundamental para

conocer suficientemente el edificio y su contexto antes de intervenir en él. En este sentido, es conveniente fijar los objetivos y unas primeras hipótesis a partir de los datos recogidos en el informe de prediagnosis y que se comprobarán a medida que avancen los estudios. Programa de estudios pluridisciplinares A partir de estas hipótesis se planificará una campaña de estudios abordable y coherente a partir de los medios disponibles. En este punto, se debe ser plenamente consciente de la escala de la intervención (se trata de una pequeña casa, de un gran edificio con muchas viviendas, se trata de un edificio catalogado de alto valor monumental, etc.). Así mismo, se puede plantear el trabajo de una manera escalonada de forma que se deriven ulteriores verificaciones a partir de las primeras. En este momento deberá quedar claro quién será el director de todos los estudios. Ámbito social Según el tipo de rehabilitación, los aspectos socioeconómicos pueden ser cruciales para la posible intervención. La base de estudio suele ser una encuesta sociológica que permita detectar las unidades familiares y las posibles situaciones problemáticas

23


ESE1

12/2/08

13:37

Página 24

I. El conocimiento X

(hacinamiento, marginación, paro, abandono, etc.) y su relación con el barrio. Según el tipo de operación se deberá planificar las posibilidades de realojo provisional o definitivo de parte de los habitantes con una colaboración muy estrecha con el municipio. Por otro lado, en el mundo de la arquitectura tradicional, la antropología nos puede facilitar datos valiosos sobre el significado social de la casa, el uso de los espacios, la costumbre, etc. Todos aquellos intangibles que percibe la comunidad de su arquitectura. En una arquitectura tan frágil como la tradicional se deben potenciar los estudios antropológicos para documentar aquellas maneras de habitar que están en riesgo de desaparición. El hecho

que muchas viviendas de barrios tradicionales sean hoy habitadas por gentes emigradas de otras tradiciones implica la necesidad de conocer las dos culturas y la posibilidad de compatibilizarlas. Ámbito histórico Una arquitectura, también la tradicional, es valorada cuando es posible reconocerla dentro de una tradición. Es en sentido que la introducción de los estudios históricos ayuda siempre a fijar unos criterios de intervención mucho más sólidos. Por un lado, el método histórico indaga en las fuentes documentales (archivos notariales, archivos familiares, fotos antiguas, antiguos proyectos del edificio) para recopilar datos que ayuden a comprender el edificio y sus transformaciones. Por otro lado, el mismo edificio es un magnífico documento histórico que puede ser estudiado cuidadosamente como cultura material mediante el método arqueológico que se suele realizar en paralelo al levantamiento gráfico del edificio (sondeos en paredes, análisis de materiales de construcción, análisis estratigráfico del edificio, etc.). Otra disciplina de la historia, la historia oral, tiene un importante papel en la rehabilitación de la arquitectura tradicional. Mediante la consulta a personas de cierta edad es posible obtener datos muy útiles sobre el edificio y también sobre las técnicas de construcción tradicionales a punto de desaparecer.

Si se comprenden las costumbres ligadas a la vida tradicional se podrá tener una aproximación más cuidadosa de su arquitectura. El etnógrafo Violant i Simorra estudió las costumbres de las gentes de los Pirineos antes de su transformación.

Rehabilitar un edificio no es intervenir en un objeto, la casa es el reflejo de sus gentes y es preciso conocer sus preocupaciones, sus anhelos, sus necesidades. Baakline, Líbano.

24

Escrituras, testamentos, ventas, antiguos planos forman parte de un rico patrimonio documental que permite conocer de primera mano la historia del edificio. Plano con la identificación de una serie de fincas agrícolas y sus casas, Santa Perpètua de Moguda, España, 1777 – ACA.


ESE1

12/2/08

13:37

Página 25

I. El conocimiento X

Ámbito arquitectónico Sin un buen levantamiento geométrico del edificio será difícil la comprensión del edificio por parte del arquitecto/ingeniero y por lo tanto la realización de un proyecto ajustado a la realidad. El nivel de complejidad del edificio y de las intervenciones previstas aconsejará el tipo de levantamiento y su grado de precisión. Se puede optar desde un levantamiento manual con cinta métrica, a un levantamiento topográfico o hasta un levantamiento fotogramétrico. En todos los casos se debe favorecer el rigor del levantamiento ya que será la base de todos los trabajos posteriores.

Paralelamente, una buena documentación fotográfica, también en vídeo, es extremadamente útil ya que fija detalles que pueden pasar desapercibidos en una primera mirada. Un levantamiento gráfico no es sólo una operación abstracta de tomar medidas. Dibujar el edificio es el mejor momento para irlo descubriendo y aprehenderlo. Una parte importante del levantamiento pertenece al reconocimiento de los valores arquitectónicos del edificio y al levantamiento gráfico de materiales, técnicas constructivas y sus lesiones desde la aproximación constructiva. HERRAMIENTA 4

Los métodos de levantamiento gráfico pueden llegar a complicarse por el grado de precisión escogido o por la características propias de la arquitectura que se estudia. Viviendas troglodíticas en Matmata, Túnez - Institut National du Patrimoine, T. Dammak y M. Chakroun.

Para evaluar los valores y transformaciones de la vivienda tradicional se puede recurrir a la representación por capas de los acabados de los paramentos de la vivienda (pavimentos, techos y paredes). Vivienda en Ksar Tinerhir, Marruecos – III Atelier de Réhabilitation des Kasbahs du Sud de l’Atlas.

25


ESE1

12/2/08

13:37

Página 26

I. El conocimiento X

Para comprender el edificio de estudio dentro de la tradición arquitectónica de la zona es importante consultar las obras de referencia sobre la arquitectura local (estudios históricos, estudios tipológicos, etc.) (J.Revault: Palais et demeures de Fès, CNRS, 1988, Marruecos).

Para reconocer las transformaciones espaciales y constructivas el análisis arquitectónico debe apoyarse en el análisis histórico que permite datar y concretar las influencias estilísticas. Edificio en Barcelona, España – àqaba.documentació histórica.

26

La mirada de un arquitecto/ingeniero del siglo XXI a la arquitectura tradicional, inevitablemente, es una mirada de hoy, desde las preocupaciones de hoy. Se debe tener en cuenta que la misma idea de patrimonio cultural es una construcción cultural de los últimos doscientos años. En este sentido, el valor y autenticidad de la arquitectura tradicional mediterránea, por su propia diversidad, no puede ser valorada con un criterio fijo. El necesario respeto de las culturas de la cuenca mediterránea exige la comprensión de la arquitectura en su tradición. Durante la inspección, se estudiarán sin apriorismos los valores arquitectónicos del edificio (la integración en el lugar, la configuración espacial, una estructura singular, un tipo de ornamentación, etc.) intentando evitar las apreciaciones fragmentarias y buscando la lógica unitaria de producción de la arquitectura. Durante el transcurso de esta etapa se recomienda consultar los estudios ya realizados sobre la tipología del edificio, y en algún caso realizar algunos estudios de aspectos singulares del edificio. En esta misma orientación, la arquitectura tradicional se caracteriza de una manera muy destacada a través de la superficie de sus paramentos (color, textura, irregularidades, etc. de fachadas e interiores), por está razón serán de un gran valor los estudios de color y de la decoración aplicada. Su estudio implica la participación pluridisciplinar porque el enfoque sobre el uso del color o de unas pinturas aplicadas precisa de un estudio de base histórico-artístico y a la vez constructivo de las técnicas tradicionales de ejecución. También se debe ser consciente que si bien en el mundo preindustrial los cambios son lentos, un edificio tradicional crece y

El edificio suele tener una vida larga, y su imagen exterior puede haber cambiado varias veces en su historia. Los estudios de color analizan los estratos de pintura y/o estucos de la fachada para comprender su decoración original y como ha evolucionado. Fachada en las Rambles de Barcelona, España.


ESE1

12/2/08

13:37

Página 27

I. El conocimiento X

se modifica según las necesidades y medios de cada época. Por lo tanto, es recomendable el estudio de las transformaciones arquitectónicas del edificio apoyados otra vez en el estudio histórico para comprender su configuración actual. En el curso de esta etapa, se deberá consultar de una manera detallada el marco legal y urbanístico del edificio. En el caso de inmuebles catalogados se estudiarán sus expedientes para comprender porqué fueron protegidos parcial o totalmente.

Ámbito constructivo HERRAMIENTAS 5-6 Esta etapa comprende el reconocimiento físico-constructivo de todos los elementos del edificio así como la observación de sus lesiones. Cabe señalar aquí que la formación de arquitectos e ingenieros desde el siglo XIX privilegia el estudio de la construcción por subsistemas (cimentación, paredes, forjados, cerramientos, etc.), pero en el caso de la arquitectura tradicional el edificio se construía como un todo y es importante acercarse a él desde esta globalidad. Por esta razón, esta etapa precisa de un arquitecto/ingeniero habituado a los modos de construcción tradicionales de la región, disponiendo de una sólida formación científico-técnica de la patología de los edificios tradicionales. La aproximación a los problemas debe ser el máximo de científica posible: detección de lesiones, una primera hipótesis de las causas que las originan y comprobación de estas hipótesis. Así mismo, el arquitecto/ingeniero se ayudará de un conjunto de expertos (químicos, geólogos, biólogos, etc.) y de ensayos (in situ y en laboratorio) que le permitirán identificar materiales, sus alteraciones eventuales, el seguimiento de fisuras, el ataque de insectos xilófagos, etc. Es de particular importancia la evaluación de la seguridad estructural del edificio, para evitar accidentes. Implica el conocimiento del subsuelo (mediante estudio geotécnico si es necesario), el análisis de la coherencia estructural del conjunto y la capacidad resistente de la estructura. Esta evaluación es más esencial en zonas sísmicas donde debe estudiarse detenidamente la vulnerabilidad del edificio. Este capítulo es especialmente conflictivo ya que los estándares de seguridad estructural están pensados para construcciones nuevas de acero u hormigón armado y es prácticamente imposible asimilarlas a la realidad tradicional. El dilema de “conservar” y “asegurar” a la vez se puede matizar con un conocimiento del comportamiento estructural del edificio entre periodos largos de tiempo. En el momento en el que se plantea una rehabilitación es recomendable introducir criterios de sostenibilidad y de protección del medio ambiente en la rehabilitación del edificio. Así se analizarán el ciclo del agua, el ciclo de los residuos, los consumos energéticos del edificio y se estudiará el confort de invierno y de verano. Existen en la tradición constructiva mediterránea infinidad de soluciones bioclimáticas que por desconocimiento no deberían ser infravaloradas en el momento de una intervención. Durante esta fase no debe olvidarse de comprobar la conectividad del edificio (estado y posición) con las infraestructuras básicas (red de saneamiento, red de agua potable, red de electricidad, red de teléfono, etc.) y así prever desde el inicio las posibilidades efectivas de conexión, que en algunos casos implicaría obras inabordables.

Antes de evaluar la gravedad de las lesiones del edificio es preciso conocer con detalle cómo se ha construido el edificio (Tesalónica, Grecia, 1997 – Manos Anagnostidis, Maria Dousi, Olympia Hatzopoulou).

27


ESE1

12/2/08

13:37

Página 28

II. La reflexión y el proyecto

X

3 Diagnóstico (síntesis) Evaluación crítica de los estudios La fase de diagnóstico6 implica una labor de síntesis y una reflexión crítica que se fundamenta en los estudios pluridisciplinares que se hayan realizado en la etapa anterior. Durante esta evaluación se debe alcanzar una unidad de planteamiento que evite resultados excesivamente fragmentarios a causa del material disponible. Para ordenar y fijar la información siempre es necesario ponerla una al lado de otra y aprehenderla. Por ejemplo, fijándola gráficamente sobre el levantamiento geométrico del edificio. Así de una manera sistemática (en planta, en alzado, en sección) se podrán crear tres tipos de mapas: en primer lugar, un mapa de valores donde se anoten los valores espaciales, de color, históricos, artísticos de cada parte o del conjunto del edificio; en segundo lugar, un mapa de déficits donde se anoten desde la problemática social, las prestaciones del edificio y a las lesiones y degradaciones; y en tercer lugar, el mapa de usos precedentes y/o existentes donde se mostraría como fue y es usado el edificio antes de la intervención.

28


ESE1

12/2/08

13:37

Página 29

II. La reflexión y el proyecto X

En la fase de diagnóstico se debe reunir toda la información de una manera ordenada (planos de valores, de déficits, de usos precedentes). El equipo del profesor Luigi Zordan en la Università degli Studi dell’Aquila (Italia) ha desarrollado una “guía razonada” en la que se muestran ejemplos de cómo representar estos datos para poder realizar un diagnóstico ajustado (Luigi Zordan: Le tradizioni del costruire della casa in pietra: materiali, tecniche, modelli e sperimentazioni, 2002).

29


ESE1

12/2/08

13:37

Página 30

II. La reflexión y el proyecto X

Confirmación de hipótesis A partir de esta primera evaluación debe ser posible tener una visión global del edificio y confirmar las hipótesis planteadas al iniciar los estudios pluridisciplinares a través de sus observaciones y ensayos. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de plantear nuevas hipótesis (las iniciales no se han confirmado, han aparecido nuevos condicionantes, etc.) y retornar a la fase de estudios para comprobarlas. Redacción de un dictamen Al finalizar esta etapa se vuelve a hacer necesario fijar por escrito el grado de conocimiento del edificio que se ha alcanzado. Se detallará la composición del edificio, se describirán y justificarán sus valores, se detallarán los déficits y sus causas y se facilitarán unas recomendaciones. La redacción del dictamen de diagnóstico se basará siempre en la individuación de problemas y sus causas, desde el criterio de imparcialidad técnica. El dictamen es un informe con opinión razonada que debe estar redactado de forma que otro técnico externo al proceso lo pueda comprender, sin embargo siempre incluirá una nota de síntesis que será accesible a un lector no profesional. Las conclusiones deberían ser concisas, claras y completas. Esta nota precisará los puntos fuertes y los débiles para mostrar el potencial de rehabilitación del edificio existente.

Un mapa de usos originales de un edificio después del estudio histórico. Antic Hospital de clergues de Sant Sever, Barcelona, España – àqaba.documentació histórica.

Al finalizar esta etapa dispondremos de un dictamen sobre el estado del edificio que razone las causas de su deterioro, abandono, etc. (Istituto de ricerca sul legno, Firenze, Italia)

30


ESE1

12/2/08

13:37

Página 31

II. La reflexión y el proyecto X

4 Reflexión y toma de decisiones Factibilidad Es en este momento, cuando ya se conoce perfectamente el edificio y sus usuarios, que se estudiará si las ideas del promotor son factibles. Por lo tanto, se trata de entablar de nuevo con el propietario un diálogo sobre sus necesidades futuras y sus posibilidades económicas frente al potencial del edificio existente. Para emprender el estudio de factibilidad se partirá de tres estudios parciales: 1. Lo que llamamos mapa de transformabilidad, que no hace nada más que cruzar la información de los mapas de valores, déficits y usos precedentes de la etapa anterior para mostrar qué partes del edificio serían susceptibles de cambios (eliminaciones, adiciones, reformas, etc.) y qué partes deberían conservarse para preservar su valor; 2. El programa de nuevos usos propuesto por el cliente y ya racionalizado (superficies, relaciones entre usos, etc.) por el arquitecto/ingeniero; 3. La evaluación de condicionantes normativos ligados a parámetros urbanísticos y de catalogación de bienes de interés cultural.

Y finalmente, es el momento de retomar las ideas del promotor y analizar su factibilidad. Reunión en el Ayuntamiento de Selva del Camp, España.

31


ESE1

12/2/08

13:37

Página 32

II. La reflexión y el proyecto X

Dos ejemplos más de la guía del profesor Zordan nos muestran cómo representar gráficamente lo que él denomina mapa de transformabilidad y procesos de compatibilidad para poder reflexionar sobre la integración de los nuevos usos.

32


ESE1

12/2/08

13:37

Página 33

II. La reflexión y el proyecto X

Se suele aceptar la continuidad de uso como la mejor protección de esta arquitectura, sin embargo para revitalizar esta arquitectura en ciertas ocasiones se recurre a un cambio de uso. Cabe aquí señalar la importancia de proponer unos cambios de uso sensatos ya que ciertas propuestas pueden implicar la pérdida prácticamente total de los valores de la arquitectura tradicional. Confirmación de criterios HERRAMIENTA 7 Como ya hemos comentado anteriormente, la arquitectura tradicional mediterránea, por su propia diversidad, no podrá ser intervenida con un criterio fijo. En esta etapa el arquitecto/ingeniero deberá fijar los criterios que aplicará en el proyecto (adiciones, eliminaciones, prioridad a los aspectos de habitabilidad, reintegración de partes perdidas, reversibilidad de intervenciones arriesgadas, consolidación de partes arruinadas, etc.). De entrada, no se debería descartar ningún extremo: ni la pura conservación, ni la pura restauración. La Carta del Patrimonio Vernáculo Construido establece un primer marco general7 a tener en cuenta. Toma de decisiones Una vez confirmados los criterios se deberá plantear la compatibilidad del tipo de intervención. Es decir, se buscará el equilibrio entre la mejora de las condiciones de vida de los habitantes, la seguridad de la estructura, la salvaguardia de los valores patrimoniales y los recursos económicos disponibles. Y, finalmente, se podrá tomar la decisión de actuar8 escogiendo con conocimiento de causa el tipo de trabajo de rehabilitación (desde programar sólo un mantenimiento, a intervenciones parciales, hasta plantear una rehabilitación integral).

Tres ejemplos de edificios rehabilitados con criterios diversos. Lefkara, Chipre / Tesalónica, Grecia / Damasco, Siria.

33


ESE1

12/2/08

13:37

Página 34

II. La reflexión y el proyecto X

5 Proyecto Anteproyecto El anteproyecto es una fase de profundo diálogo con el cliente en el que debe ser posible activar un proceso participativo de los habitantes o usuarios del edificio. Durante su desarrollo, se ensayarán las diversas alternativas proyectuales que consigan una mejor adecuación entre las reformas propuestas y el edificio existente aplicando los criterios definidos en la fase anterior. Se dedicará, desde el inicio, una especial atención al cumplimiento del marco legal. Finalmente, se alcanzará un acuerdo consciente del promotor respecto a la intervención que desarrollará el proyecto. Proyecto HERRAMIENTAS 8-9 El proyecto detalla la intervención con el suficiente nivel para poder realizar los trámites administrativos, contratar la obra y poderla ejecutar sin desviaciones de coste. Así mismo, el proyecto ejecutivo interpreta los criterios de intervención y aplica una serie de parámetros técnicos para materializar la intervención. Como regla general, la intervención terapéutica de problemas del edificio debe dirigirse a sus causas y no sólo a los síntomas.

34

En la fase de anteproyecto se estudia sistemáticamente las alternativas de integración del nuevo programa de usos en el edificio a rehabilitar. Existen diversos métodos como el de J.N. Habraken que estudia la flexibilidad de los espacios a partir de lo que él llama la teoría de soportes que se ha usado en algunas rehabilitaciones europeas (J.N. Habraken: Denken in Varianten, het methodisch ontwerpen van dragers, 1974).


ESE1

12/2/08

13:37

Página 35

II. La reflexión y el proyecto X

La elección de una técnica tradicional o moderna también dependerá del tipo de constructor que se pueda contratar. Por lo tanto, es el momento de detectar si las técnicas tradicionales están vivas en la construcción local y si hay posibilidad de recuperarlas para realizar la rehabilitación. Cabe destacar en este punto, una de las tendencias de la teoría de la restauración que pensamos puede adaptarse con interés a la rehabilitación de la arquitectura tradicional. Esta línea parte de la base que es imprescindible conocer las técnicas tradicionales para poder intervenir conscientemente esta arquitectura. En esta línea encontramos los trabajos de los Compagnons du Devoir en Francia, los estudios sobre la “carpintería de lo blanco” de Enrique Nuere en España y, de una manera muy especial, por Paolo Marconi en Italia que ha sabido trasladar este saber a la práctica a través del llamado “Manuale del Recupero”. El Manuale documenta la tradición constructiva local (generalmente de un municipio o una región homogénea) y ofrece al profesional modos de intervención tradicional. Asimismo, un paso más dado también en Italia es el llamado “Codice di Pratica” que introduce métodos de análisis e intervención de la arquitectura tradicional (consolidación estructural, sismo, etc.) ensayando de compatibilizar la construcción tradicional y las técnicas más modernas. Así, en esta fase se consultarán, siempre que sea

Para la realización del proyecto es necesario consultar las publicaciones existentes sobre construcción local (Paolo Marconi, Manuale del Recupero del Centro Storico di Palermo, 1997 / Antonino Giuffrè y Caterina Carocci, Codice di Pratica per la Sicurezza e la Conservazione del Centro Storico di Palermo, 1999).

El proyecto define a la escala adecuada y con suficiente detalle las intervenciones de consolidación y refuerzo del edificio. Refuerzo del forjado de madera de la masía can Plantada, España – Cristina Gonzalo Diego.

35


ESE1

12/2/08

13:37

Página 36

II. La reflexión y el proyecto X

posible, estos documentos y en el momento de proyectar se seguirían sus consejos. Precisamente estos documentos abrieron el debate italiano sobre la utilización de técnicas modernas de refuerzo y consolidación en estructuras antiguas. Durante la redacción del proyecto se estudiará el impacto de cada una de las técnicas aplicadas, su compatibilidad con el edificio existente y la visibilidad final de la intervención. Por otro lado, la misma preocupación se debe tener en el momento de integrar las instalaciones modernas en el edificio. Ya desde la acometida de la instalación se deben tomar medidas para que pueda ser integrada sin desvirtuar fachadas e interiores, proponiendo por ejemplo trazados con un cierto orden. También el proyecto debería incorporar aquellos parámetros de sostenibilidad que sean razonables para la escala de la intervención (medidas de ahorro de agua, medidas de ahorro energético, introducción de energías renovables, introducción de facilidades para la gestión correcta de los residuos domésticos, etc.). En paralelo, en cada una de las decisiones proyectuales se estudiará lo que se ha venido a llamar la mantenibilidad de las soluciones constructivas. Es decir, que cualquier elemento debería ser accesible para su posterior mantenimiento de una manera fácil y en seguridad. El ejemplo más habitual sería esa ventana en la que es prácticamente imposible limpiarle el cristal, etc. El proyecto debe ser detallado pero abierto a las modificaciones que se puedan justificar por los descubrimientos hechos durante la obra. Incluirá la documentación siguiente: definición

geométrica de la propuesta con cotas (plantas, secciones y alzados), planos de estructura, planos de acabados, planos de instalaciones, memoria técnica, mediciones, presupuesto, pliego de condiciones y medidas de seguridad y salud.

Algunos municipios disponen de una carta de colores tradicionales que debe tenerse en cuenta en el momento de redacción del proyecto. Ayuntamiento de L’Escala, España.

En las recuperaciones de fachadas se define el color pero también el tipo de producto químico, su forma de aplicación y la forma en que se controlará la calidad de aplicación. Fachada en Barcelona, España – Chroma Rehabilitacions Integrals SL.

36


ESE1

12/2/08

13:37

Página 37

Stratégie X

III. La obra

6 Rehabilitación Contrato de construcción Para garantizar una rehabilitación correcta es muy importante la elección del tipo de constructor. En ciertas regiones aún es posible encontrar un constructor que conoce y practica las técnicas tradicionales de construcción, pero lamentablemente éstas se están perdiendo rápidamente. En alguna rehabilitación quizás sea posible formar al constructor en una técnica concreta, pero en la mayoría de los casos se deberá renunciar a la recuperación de ciertas técnicas por su coste económico. En el caso de recurrir a un tipo de empresa constructora poco especializada se deberá vigilar la forma de realizar el contrato, de manera que puedan controlarse materiales y técnicas. El tipo de contrato garantizará la calidad del trabajo y la profesionalidad del constructor. Por otro lado, ciertos trabajos de limpieza de paramentos delicados u obras artísticas precisan la contratación temporal de profesionales de la restauración con sus métodos y técnicas concretos.

37


ESE1

12/2/08

13:37

Página 38

III. La obra X

Tramitación de la licencia de obra En la programación de la rehabilitación deben tenerse en cuenta los tiempos de espera que se precisan para obtener las licencias de construcción por parte de las autoridades competentes. En los casos de expedientes de edificios catalogados los tiempos de espera pueden ser mayores. También se debe prever que el informe sea desfavorable y se deba retornar a la fase de proyecto. Ejecución de la obra HERRAMIENTA 10 La dirección de obra de un edificio tradicional demanda ante todo flexibilidad y dedicación. Los imprevistos suelen surgir sobre la marcha de la obra y es difícil aplicar únicamente lo indicado en el proyecto. Por lo tanto, en la fase de seguimiento de la obra será posible la revisión continuada del proyecto y reinterpretar el edificio a la luz de nuevos descubrimientos, que en algunos casos su necesario respeto podría plantear la necesidad de cambiar el proyecto. Cabe señalar que el proyecto habrá descrito unas soluciones constructivas de refuerzo, consolidación o renovación de un elemento. Durante la obra será necesario establecer algún mecanismo para comprobar la idoneidad de la solución constructiva y su correcto funcionamiento. Aspectos importantes a seguir son el replanteo inicial, el control económico, el control de la efectividad de las soluciones de refuerzo y la coordinación de la seguridad de los trabajos. Durante la obra se debe haber establecido algún tipo de mecanismo para, llegada su finalización, disponer de un dossier de la obra realmente ejecutada. Es decir, un conjunto de planos que reflejen no tanto lo proyectado como lo finalmente realizado. Este documento es imprescindible para documentar la obra siguiendo la Carta de Venecia pero también para facilitar la organización de un programa de mantenimiento (ver etapa 7).

Al organizar la obra es útil disponer de un tablero de madera con los planos principales para siempre tener una visión global del proceso y poder anticipar problemas. Beit Baluk, Damasco, Siria.

38

Así mismo, existen una serie de aspectos organizativos de la obra que se deben tener en cuenta y que van desde la programación de los trabajos, a la planificación de entrada de industriales, al estudio de la accesibilidad a la obra (pensemos que muchas obras se realizarán en calles estrechas de núcleos históricos), al trabajo en el interior con pequeñas máquinas (alturas bajas, pasos estrechos, etc.), a prever la protección de ciertos elementos del edificio a rehabilitar frente a la intemperie o frente los mismos trabajos de rehabilitación, a evitar la acumulación de operarios Por otro lado, difícilmente podrá hablarse de operaciones de derribo en una rehabilitación sino más bien de desconstrucción o de desmontaje. Desde el inicio de obra se marcarán aquellos elementos que deben desmontarse porque se van a reutilizar (necesidades de acopio de tejas, de vigas de madera, etc.) y se preverán las medidas para una gestión correcta de los residuos de obra. El director de la obra deberá estar atento en estos momentos de desmontaje en tomar las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes por desequilibrios parciales del edificio o por la aparición de materiales o productos peligrosos para la salud (placas de amianto-cemento, aislantes de amianto, transformadores eléctricos con PCB’s, etc.). Entrega de la obra Al finalizar la obra se realizarán los trámites legales para darla por finalizada, y en algunos casos poder acceder a subvenciones económicas. Es importante aprovechar esta etapa para analizar la gestión, la construcción y la adecuación del proyecto al uso previsto. Si bien en este momento se pueden corregir algunos aspectos, cabe señalar que esta etapa de retroalimentación (feed-back) debe servir para mejorar la fase de proyecto de posteriores encargos. Es decir, no se debe desaprovechar la oportunidad de aprender de los errores.


ESE1

12/2/08

13:37

Página 39

Stratégie

IV. La vida útil

7 Mantenimiento Como se ha comentado repetidas veces, la arquitectura tradicional es extremadamente vulnerable. La tradición había asumido la costumbre de conservarla siguiendo el ritmo de las estaciones del año (el encalado durante las fiestas de primavera, el repaso de las tejas después de un vendaval, etc.), pero los cambios socioculturales del mundo contemporáneo (la cultura del “usar y tirar”) ha acentuado el abandono de esta arquitectura. Si se ha llegado a la necesidad de una rehabilitación ha sido en parte por este abandono. Y si se realiza el esfuerzo de rehabilitar esta arquitectura, es necesario aprovechar la ocasión y promover su mantenimiento, porque a partir del mismo día de la finalización de la rehabilitación el edificio empieza a envejecer. Difusión de los valores del edificio entre la colectividad La fractura del mundo tradicional y la homogeneización cultural han comportado el desprecio de muchas de estas arquitecturas como un símbolo de miseria, de retraso de la población. Una vez terminada la obra de rehabilitación debe ser una prioridad trabajar

39


ESE1

12/2/08

13:37

Página 40

IV. La vida útil

para que la colectividad reconozca sus valores y sea partícipe de su rehabilitación. Cada caso será diferente pero será importante promover alguna actividad de sensibilización que muestre el valor del trabajo hecho (un pequeño acto para presentar como se han desarrollado las obras, publicar una serie de fotos de antes y después de la rehabilitación, publicar la obra en la prensa local, etc.). Elección del modelo de mantenimiento A modo de primera definición, el mantenimiento de un edificio es un conjunto de trabajos periódicos que se realizan con el objetivo de conservarlo durante el período de vida útil en condiciones adecuadas para cubrir las necesidades previstas. Habitualmente se asocia el mantenimiento a la idea de reparar elementos dañados, es lo que llamamos mantenimiento correctivo, pero lo que se propone en el método RehabiMed es pensar en términos de mantenimiento planificado y preventivo. Planificar implica la preparación de un calendario de operaciones de mantenimiento y prevenir significa realizar las operaciones de mantenimiento antes que el elemento constructivo se deteriore. Es interesante potenciar el cuidado de las casas rehabilitadas a través de iniciativas públicas que valoren este patrimonio. Premio a la calle más blanca de 1987, Serpa, Portugal.

El mantenimiento alarga la vida útil de los edificios y retarda su envejecimiento. (El Cairo, Egipto)

40

“Carnet de identidad” HERRAMIENTA 11 Para sistematizar esta manera de hacer mantenimiento se propone dotar al edificio de un “Carnet de identidad”, un documento que recogerá toda la información existente del edificio y a la vez dispondrá de un calendario que programe las operaciones de mantenimiento. Este carnet se entregaría al propietario (en algunos casos a todos los inquilinos) para que siguiera sus recomendaciones. Lo más habitual es que el arquitecto/ingeniero que ha terminado las obras y conoce perfectamente el edificio prepare la información del edificio y un calendario de operaciones de mantenimiento. La información del edificio se compondrá del dossier de la obra realmente ejecutada (ver etapa anterior) y de unas recomendaciones de uso del edificio. Por otro lado, el calendario programará, por ejemplo, a 10 años vista, las operaciones de mantenimiento (limpiezas, inspecciones, reparaciones y renovaciones). El calendario también deberá indicar quién realizará estas operaciones (el mismo usuario, el albañil de confianza, un instalador, una empresa especializada o el arquitecto/ingeniero). Por otro lado, en este tipo de carnets se suelen anotar las operaciones de mantenimiento que se han realizado, las incidencias que han ocurrido, las reformas que se han realizado, de manera que a medida que pasan los años se va convirtiendo en un historial. El “Carnet de identidad”, esta especie de ficha clínica con todo el historial del edificio, facilitará también a largo plazo una información inestimable para la conservación y las próximas intervenciones en el edificio.


ESE1

12/2/08

13:37

Página 41

IV. La vida útil X

Trabajos de mantenimiento según el calendario Entre las operaciones programadas del calendario se encuentran una serie de inspecciones periódicas de un arquitecto/ingeniero para valorar la seguridad del edificio (por ejemplo, respecto a desprendimientos de fachadas, riesgo de fugas de gas, deformaciones de estructura) y reprogramar el manual. En algunos casos se podría detectar a tiempo problemas graves y proponer el reinicio de todo el proceso –1. Preliminares–. De está manera el arquitecto/ingeniero se convertirá, a semblanza del médico de cabecera de una familia, en el “Técnico de Cabecera” que tendrá el edificio fichado en su historial, para así conseguir una durabilidad a largo plazo de, la ahora sí, una operación de rehabilitación completa.

1

guiar: “ir delante mostrando un camino”.

2

LYNCH, Kevin: What time is this place? (1972).

3

análisis: “distinción y separación de las partes de un todo hasta llegar a conocer sus principios y elementos”.

4

síntesis: “composición de un todo por la reunión de las partes”.

5

hipótesis: “la que se establece provisionalmente como base de una investigación que puede confirmar o negar la validez de aquella”.

6

diagnóstico: “acto de conocer la naturaleza de una enfermedad mediante la observación de sus síntomas y signos”.

7

Líneas de Acción de la Carta ICOMOS del Patrimonio Vernáculo Construido (1999), ratificada por la 12ª Asamblea General en México, en octubre de 1999: “ 1. Investigación y documentación Cualquier intervención material en una estructura vernácula debe ser precedida de un completo análisis de su forma y organización, antes de comenzar los trabajos. Esta documentación debe localizarse en un archivo de acceso público. 2. Asentamientos y paisaje La intervención en las estructuras vernáculas debe ser implementada siempre y cuando respete y mantenga la integridad de los conjuntos de edificios y asentamientos, así como su relación con el paisaje y otras estructuras. 3. Sistemas tradicionales de construcción La continuidad de los sistemas tradicionales de construcción, así como de los oficios y técnicas asociados con el Patrimonio Vernáculo, son fundamentales como expresión del mismo y esenciales para la restauración de dichas estructuras. Tales técnicas deben ser conservadas y legadas a las futuras generaciones, mediante la educación y formación de artesanos y constructores. 4. Sustitución de partes o elementos Las intervenciones que respondan legítimamente a las demandas del uso contemporáneo deben llevarse a cabo mediante la introducción de técnicas y materiales que mantengan un equilibrio de expresión, apariencia, textura y forma con la estructura original. 5. Adaptación La adaptación y reutilización de las estructuras vernáculas debe ser llevada a cabo de modo que respete la integridad de su configuración, siempre que sea compatible con los niveles de habitabilidad deseados. Cuando se ha conservado la continua utilización de las formas vernáculas, un código ético puede servir a la comunidad como pauta de actuación. 6. Cambios y periodo de intervención Los cambios a lo largo del tiempo deben ser considerados como parte integrante del Patrimonio Vernáculo. Por tanto, la vinculación de todas las partes de un edificio a un solo periodo histórico no será normalmente el objetivo de los trabajos sobre arquitectura vernácula.”

8

Recordemos como el procedimiento habitual que criticábamos en el inicio de la guía hubiera empezado justamente después de esta cuarta etapa.

El calendario de mantenimiento programa las operaciones de mantenimiento durante el año e indica el profesional que las debe realizar (Carnet d’entretien, PIBAT, Suiza).

41


ESE1

12/2/08

13:37

Página 42

Guide RehabiMed pour la réhabilitation des bâtiments traditionnels X

42


ESE1

12/2/08

13:37

P谩gina 43

Segunda parte Las herramientas RehabiMed Una ayuda a la rehabilitaci贸n de los edificios tradicionales


ESE1

12/2/08

13:37

Pรกgina 44


ESE1

12/2/08

13:38

Pรกgina 45

I. El conocimiento


ESE1

12/2/08

13:38

Pรกgina 46


ESE2

12/2/08

13:41

Pรกgina 47

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla


ESE2

12/2/08

13:41

Pรกgina 48

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla


ESE2

12/2/08

13:41

Página 49

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla

La arquitectura tradicional mediterránea Territorio, paisaje y arquitectura tradicional

Hablar del Territorio Mediterráneo es referirnos a una diversidad de paisajes donde el mar y la montaña constantemente dialogan y se dan la mano, en una formación geográfica donde hallamos un conjunto de diversidades territoriales, donde se contrasta los parajes feraces con los desérticos, los montañosos con los llanos, los agrestes con las planicies, las mesetas con las riberas, las marinas con los espacios interiores, y donde la mano del hombre ha conformado lo urbano y lo rural. Un espacio, el mediterráneo, donde la actividad humana a lo largo de los siglos ha utilizado y conformado este territorio, dejando marcas, señales, hitos, referencias, frutos de su desarrollo histórico. Ciudades, villas, aldeas, caseríos, casas de campo, asentamientos temporales, cabañas, tiendas, refugios, etc., con disposiciones, espacios y organizaciones diversas, son las formas de habitación que ha empleado el hombre en este territorio. A ellas se suman otras disposiciones no residenciales, desagregadas de la habitación y vinculadas a usos productivos: agrarios, ganaderos, silvícolas, preindustiales, etc., o a otras necesidades y servicios colectivos y privados. La malla de viarios, tanto para vehículos como peatonales o pecuarios, junto a las aguas naturales, ayudadas de puertos, muelles, atracaderos, etc., permiten enlazar y comunicar asentamientos y lugares, y constituyen, además de la red hidráulica, creada artificialmente aprovechando los recursos hídricos del territorio, la organización del propio espacio del terrazgo y del montazgo, con sus divisiones y límites, y otros diversos elementos edificados dispersos, un conjunto territorial estructurado con aquellos asentamientos y disposiciones. Todo ello como resultado y reflejo de una interacción prolongada, a través de diferentes épocas históricas y sociedades, entre el hombre, la naturaleza y el medio ambiente físico. Y como testimonio, de la relación del desarrollo de comunidades, individuos y su medio ambiente, es la creación y conformación de paisajes en espacios territoriales de interés cultural, que se han venido en denominar Paisajes Culturales. Territorios de nuestro ámbito geográfico, donde, sin lugar a dudas, la arquitectura tradicional tiene un significativo papel en su materialización y personalización. Hay que aclarar que, al margen de la especializaciones profesionales, urbanística, arquitectónica o ingenieril, entendemos la arquitectura en un sentido territorial, siguiendo la definición que nos dio William Morris en la segunda mitad del siglo XIX, como el conjunto de las alteraciones realizadas en la superficie terrestre al servicio de las necesidades humanas. Definición amplia

I. El conocimiento

José Luis García Grinda Doctor arquitecto Catedrático del Departamento de Composición Arquitectónica en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (Universidad Politécnica de Madrid), España.

1

Paisaje de asentamiento rural con aterrazados de cultivo: Estellecs (España)

que aborda y se liga con el concepto arquitectónico de Paisaje Cultural, donde se incluyen los asentamientos, en sus distintos niveles de tamaño y complejidad, los distintos edificios, las diferentes infraestructuras y los tratamientos diversos que puede presentar los espacios no edificados urbanos y campestres. Así cuando hablamos de arquitectura tradicional mediterránea la casa constituye el corazón y símbolo del conjunto de esta arquitectura, organizada, tanto en asentamientos urbanos, como especialmente rurales. Se concibe como lugar y eje de la vida y actividades tradicionales, y siguiendo las palabras de Viollet-leDuc, en el conjunto de la arquitectura, es lo que mejor caracteriza las costumbres, los gustos y los usos, es decir el modo de vida y sentir, de un pueblo. En su propio solar y parcela se puede acompañar de edificaciones o partes de ellas que responden a los distintos usos y necesidades productivas artesanales y agropecuarias y/o comerciales que desarrolla. A la vez en la propia heredad o propiedad privada, pero separada de la casa, o en suelos de propiedad comunal, pueden aparecer desagregadas este tipo de edificaciones de carácter muy amplio, que contribuyen a definir de manera decidida las características propias de la arquitectura tradicional de cada comarca o territorio. La casa en

49


ESE2

12/2/08

13:41

Página 50

I. El conocimiento

1

tal sentido no es tan sólo una estructura física, sino una institución creada para un complejo grupo de fines, donde su construcción se puede calificar como un fenómeno cultural. Así no es raro que, en la arquitectura tradicional, el concepto y la denominación de casa no sólo se use para identificar el lugar de habitación, sino también al conjunto de la heredad y propiedades a ella vinculada, concibiéndola como un lugar simbólico de convivencia y producción. Estas arquitecturas auxiliares son un conjunto de naturaleza muy diversa, fundamentalmente de uso agropecuario o para apoyo de dichas actividades productivas, que se aíslan de la casa, bien por razones funcionales o de propiedad, como cuadras, corrales, hornos, graneros, silos, pajares, secaderos, almacenes, eras, bodegas, palomares, colmenares, refugios, etc. Así como aquellas que responden a estos mismos usos agropecuarios pero que adquieren un carácter de uso y propiedad colectiva, como algunos graneros, refugios, apriscos de ganado mayor y menor, etc., pudiendo distinguir en estas últimas organizaciones las de tipo estante y las trashumantes. Otro grupo distinto de arquitecturas contribuye a dotar a los lugares de ciertos equipamientos o servicios públicos a la comunidad, adoptando con cierta frecuencia formas y organizaciones tradicionales, pudiendo singularmente formar parte del programa de la casa.. En ocasiones estos elementos arquitectónicos eran propiedad de los concejos o de asociaciones y hermandades colectivas y además contribuían a dotar de rentas

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

a los mismos, para apoyar el desarrollo de sus actividades. Van desde los diferentes tipos de fuentes, pozos, cisternas, aljibes, depósitos y suministros de agua para consumo humano, animal y de riego, como lavaderos, abrevaderos, pilones, albercas, paludes o lavajos, acueductos, acequias, regueras, etc., y las construcciones y los mecanismos que permiten extraer o elevar aquella desde las corrientes naturales y pozos, como presas, azudes, caces, cigüeñales, norias, ruedas de agua, ceñiles, etc., por servicios como la fragua, el herradero, el horno, etc. Las que sirven de apoyo a las actividades de la caza, como apostaderos, cazaderos, pozos de osos, lobos u otras alimañas, etc. Pasando por las arquitecturas de las propias instituciones de tipo civil y religioso, como la casa de concejo, con distintos equipamientos añadidos destinados a la enseñanza, la justicia, el abastecimiento alimentario, el comercio, el hospedaje, la sanidad, el deporte, la

Casa del Languedoc y La Provence (Francia), con palomar, dibujo de Viollet Le Duc.

Caseríos de la Axarquía (España), basados en la producción moderna de la uva pasa.

50

Alquézar (España), Al kassar, villa fundada en el siglo XIII bajo el castillo del siglo X de origen árabe. .


ESE2

12/2/08

13:41

Página 51

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

fiesta, etc., como escuelas, cárceles, picotas, árboles de concejo, mercados, zocos, tiendas, lonjas, almudís, alhóndigas, fondouk o khan, alfolíes, pósitos, cillas, tercias, ventas, posadas, mesones, albergues, baños, hospitales, casas de pobres, hospicios, boleras, frontones, etc., complementados por la actividad privada en algunos casos, pasando por los específicamente religiosos, como iglesias, mezquitas, sinagogas, oratorios, santuarios, cruceros, humilladeros, cementerios, etc. La arquitectura de carácter preindustrial dedicada a la elaboración de productos, que puede estar incluida en alguno de los bloques anteriores, como los molinos de sangre, hidráulicos o de viento, las almazaras de aceite, los lagares, los molinos de papel y de azúcar, las ferrerías, los mazos de cobre, las serrerías hidráulicas, los batanes, las salinas, los hornos de cerámica, de vidrio, de fundición, de cal o de yeso, los distintos talleres artesanales, los

Casa de campo aislada, masía en Cassà de la Selva (España)

Paisaje de terrazas de cultivo la Alpujarra, Ohanes (España)

I. El conocimiento

telares, las curtidurías, las tenerías, los tintes, las herrerías, etc. Las de tipo extractivo como minas, canteras, hornos, lavaderos de mineral, etc. Hasta las organizaciones y elementos de determinadas infraestructuras viarias, como calzadas, caminos carretales o peatonales, vías pecuarias, sendas, o los puentes, pontones, pasaderas, alcantarillas, etc., o los sistemas de riego, o los vinculados a las actividades marineras y pesqueras, como puertos, muelles, astilleros, atracaderos, pesqueras, viveros, etc., junto con los tratamientos del espacio público, como pavimentaciones, escaleras, rampas, cubiertas, pérgolas, bancos, vegetaciones, o elementos de formación y cierre del espacio agropecuario, como bancales, tapias, sebes, cercas, vallas, cancillas, etc., o su propia organización intencionada, que podemos ver ejemplificada en espacios tan expuestos como ciertos oasis africanos, donde el palmeral se convierte en un techo solar, debajo del cual se levantan los árboles frutales, y el nivel inferior se convierte en una huerta, alimentada por la estructura de sus acequias, cerrándose con densas empalizadas vegetales, realizadas con hojas de palmera, que lo protegen de las arenas del desierto. A estas organizaciones hay que añadir los espacios públicos conformados por ellas, que adquieren, tanto en el ámbito urbano como rural, una notable complejidad, definidos y articulados por edificios y distintos elementos significativos, con usos especializados vinculados a distintas actividades públicas, cívicas y religiosas, representativas, comerciales, festivas, productivas, de acceso, etc., en plazas, avenidas, paseos, jardines, calles, callejas, fondos de saco, callejones de aguas, atrios, fuentes, abrevaderos y lavaderos, campas, eras, encrucijadas, vados, etc. Es decir todo un conjunto de arquitecturas que van desde organizaciones de cierta complejidad organizativa y constructiva, que requieren para su construcción la participación de artesanos o artífices especializados, a las de carácter más elemental que

La humanización del Paisaje: Bentarique (España)

51

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 52

I. El conocimiento

1

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

directamente construye cada vecino sólo o con ayuda de los demás. En definitiva, un conjunto diverso y complejo que dota a nuestro territorio mediterráneo de una identidad propia, donde junto a la especificidad local se refleja las relaciones culturales en las formas arquitectónicas que adquieren, fruto de los distintos intercambios históricos, y en el que cada pieza aparente menor, acaba conformando el carácter de estos diferentes Paisajes mediterráneos que auténticamente se pueden calificar de Culturales. La Carta del Patrimonio Vernáculo Construido redactada por ICOMOS en 1999, como continuación de la de Venecia, nos acerca de modo sintético, en su Introducción, a la caracterización

de esta producción cultural, donde tímidamente se plantea esta visión territorial:

La escala humana en los paisajes rurales: caserío en Santa María de Nieva (España)

Salobreña (España), asentamiento griego en antigua isla acompañada por los cultivos de caña de origen árabe, núcleo árabe y cristiano coronado por la alcazaba.

Caseríos agrarios, Ecija (España)

Santuario de Sidi ali El-Mekki (Túnez)

52

“- El Patrimonio Tradicional o Vernáculo construido es la expresión fundamental de la identidad de una comunidad, de sus relaciones con el territorio y al mismo tiempo, la expresión de la diversidad cultural del mundo. - El Patrimonio Vernáculo construido constituye el modo natural y tradicional en que las comunidades han producido su propio hábitat. Forma parte de un proceso continuo, que incluye cambios necesarios y una continua adaptación como respuesta a los requerimientos sociales y ambientales.”


ESE2

12/2/08

13:41

Página 53

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

Valores de la arquitectura tradicional mediterránea La arquitectura tradicional mediterránea se puede caracterizar como un producto de carácter preindustrial, inserto tanto en el medio urbano como particularmente en el medio rural, donde hasta bien avanzado el siglo XIX los fenómenos urbanos estaban dominados por la ruralidad de su entorno, basada en su producción y evolución en el mecanismo de la tradición y por tanto vinculada a un territorio concreto. El proceso de diseño y construcción de esta arquitectura se basa en unos modelos con ajustes y variantes, en función de las experiencias, necesidades y posibilidades individuales. Dicha

I. El conocimiento

variación hace que en muchas ocasiones se puede hablar de modelos de carácter abierto, sólo caracterizados por la presencia de ciertos elementos, formas o partes significativas comunes. Incluso algunos autores consideran la no existencia propiamente de tipos, que contrasta con las llamadas arquitecturas vernáculas primitivas, productos de sociedades escasamente estratificadas y limitado desarrollo económico y social, donde los tipos son más cerrados y constantes. Las formas utilizadas por estas últimas se hacen presentes en el ámbito mediterráneo sobre todo en forma de refugios, cabañas, chozos, tiendas, adoptando organizaciones elementales que conviven con las arquitecturas tradiconales más complejas. Los modelos son el resultado de la colaboración de muchas personas durante generaciones, tanto de los que usaron como de los que construyeron los edificios, y en ese sentido se puede hablar de que no hay propiamente diseñadores, pues todos conocen dichos modelos. Sin embargo muy habitualmente participan en su construcción artífices especializados, por sus conocimientos más detallados, tanto en el conjunto de la arquitectura concreta, como en las partes más complejas o especializadas de su construcción. Albañiles, canteros, tapiadores, techadores, carpinteros, herreros, etc., son algunos de los trabajadores especializados que participan en ellas, y que con cierta frecuencia incorporan detalles y conocimientos extraídos de las arquitecturas históricas propias de

Sección de palomar, especializado en tierras cerealistas, Fromista (España)

Almacén y casa agraria, Valle del Mejerda (Túnez)

Noria, lavadero, abrevadero y reguera, dispuestos en línea, Pozo de los Frailes (España)

53

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 54

I. El conocimiento

1

diseñadores, incluso interpretando e integrando determinados aspectos para singularizar o individualizar lo construido. La forma arquitectónica se ajusta por tanto a unos problemas dados, a unas necesidades específicas y a los medios disponibles, sin que existan unos esfuerzos estéticos conscientes, aunque con cierta frecuencia en algunos edificios se ofrezca algún tratamiento diferenciador decorativo que los identifique y signifique, cuando

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

las posibilidades económicas lo hacen posible. Se basa en la idea de que una tarea común debe realizarse del modo más simple, directo y menos molesto posible, en una sociedad ligada a la tradición y donde los cambios ocurren dentro de una herencia común dada y una jerarquía de valores, reflejada en los tipos de edificios. Su forma se caracteriza por ser un producto de uso que no de cambio, donde está presente su capacidad de agregación y

Maquinaria de la ferrería de Compludo (España)

Almazara troglodita, Galípolli (Italia)).

54

Molino hidráulico de cubo, adaptado a la escasa escorrentía, Huebro (España)


ESE2

12/2/08

13:41

Página 55

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

Rueda de agua agraria en el río Orontes, Shaizar (Siria)

Los espacios públicos protegidos por pórticos, como adaptación para ser empleados como espacio de convivencia y comercio, Ciudadela (España)

I. El conocimiento

su naturaleza abierta y flexible, donde se permita fácilmente la modificación y con naturaleza crecedera. Y en tal sentido se concibe como algo sencillo, claro, fácilmente entendible, donde la tradición se expresa como una forma de control colectivo, también en el propio campo de la arquitectura, como forma de respeto hacia los demás y el propio entorno. La menor presencia de la tradición y un mayor desarrollo económico se relaciona con la mayor evolución individual y diversidad de la casa, reflejado significativamente en la diferenciación y especialización progresiva del espacio de habitación y trabajo, particularmente a partir de época bajomedieval, con aparición de estancias diferenciadas de estar, dormir o comer e incluso de verano y de invierno. Las relaciones culturales históricas, a través del Mare Nostrum, quedan con cierta frecuencia impresas en la arquitectura tradicional por la presencia de elementos y organizaciones que vinculan arquitecturas de diferentes y relativamente distantes áreas geográficas mediterráneas, matizando la exclusiva especificidad local de sus organizaciones y elementos. Así la llamada, en España, teja cerámica curva árabe, elemento creado como evolución a partir de la tegula romana, recibe en el norte de África el significativo nombre de teja andalusí, como fruto de la llegada a estos territorios, especialmente en los siglos XVI y XVII, de los moriscos expulsados de la Península Ibérica, mientras que su presencia diferenciada en otros territorios mediterráneos la hace recibir apelativos locales.

Grupo de molinos de viento en el puerto de Rodas (Grecia)

55

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 56

I. El conocimiento

1

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

Emplea esta arquitectura en su construcción los materiales locales, piedra, tierra, madera u otros materiales vegetales, donde se establece una estrecha relación con el medio y el lugar. Esta utilización de los materiales a mano se realiza en una operación que relaciona directamente economía y esfuerzo con durabilidad, de acuerdo con la tecnología y conocimientos constructivos disponibles. Su uso se realiza conforme a una jerarquía de calidad y durabilidad del material, en función de la capacidad económica y el papel simbólico y funcional de lo construido. Así no es raro que se preserve para la fachada principal los materiales de mayor durabilidad y coste, mientras se destina al resto de fachadas o a partes o edificios auxiliares, zonas o partes de menor importancia

simbólica, los materiales de menor coste y durabilidad. Desde luego el empleo de los materiales locales es lo que determina una mayor continuidad temporal a los diferentes tipos edificatorios, matizada por la evolución, en los que tampoco se debe olvidar determinados cambios significativos producidos por distintos fenómenos, como puede ser la sustitución de elementos de origen vegetal en cubiertas y estructuras vistas por temor a los incendios, en épocas relativamente recientes en muchos lugares de nuestro territorio. Singularmente se puede reseñar el transporte desde la Antigüedad de algunos materiales singulares, tanto en viajes terrestres como ribereños y marítimos, como algunas maderas, piedras y mármoles que llegan de punta a punta del espacio

Un cierre y un techo protector para el ganado, majada en Sesnández (España)

La sencillez y limpieza de los detalles: Desagüe de terraza, Arcos de la Frontera (España)

La recogida del agua de lluvia en un clima seco: Aljibe rural, Los Almagros

Influencias clasicistas en la arquitectura tradicional: Casa menorquina

56


ESE2

12/2/08

13:41

Página 57

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

I. El conocimiento

mediterráneo. La calceranita de la impresionante cantera tunecina de El Haouaria, activa desde épocas púnica y romana, era cargada directamente en los barcos que penetraban en las grutas creadas en el borde del mar. O la madera de la Serranía de Cuenca era transportada, en el siglo X, por los ríos hasta alcanzar la costa levantina española y los puertos árabes de Denia y Valencia, donde era utilizada para la construcción de barcos y edificios y exportada hasta Egipto. Trabaja con el lugar, tanto en la propia adaptación de los asentamientos, buscando las mejores orientaciones y preservando los terrenos fértiles, como en la propia organización de la casa, donde se juega con el conocimiento específico del microclima, con empleo de sencillos sistemas pasivos, basados en los espesores y colores de las fábricas y la distinta disposición, tamaño y cierre de los huecos, buscando la protección frente a los agentes meteorológicos adversos, la forma general del edificio y de las cubiertas, con distintas respuestas diferenciadas a climas húmedos o secos: cubiertas inclinadas y aleros pronunciados o las cubiertas en terraza o terrados. Tampoco faltan los sistemas específicos de calefacción, donde notables cocinas cumplen dicho papel a la vez que articulan a su alrededor la vida interna de la casa. O el ejemplo hispánico de la gloria, sistema calefactor heredero del hipocausto romano, como respuesta adaptada en áreas frías deforestadas, donde un hogar cerrado sin apenas oxígeno permite la lenta

combustión de productos menudos como la paja. O el empleo de la ventilación creando corrientes interiores o disponiendo chimeneas que hacen salir el aire caliente de las estancias inferiores, elemento que hallamos en las áreas cálidas del norte del norte de África y Extremo Oriente, haciendo pasar por ellas el aire más frío de las zonas bajas y orientadas al septentrión, como adaptaciones específicas donde las condiciones climáticas son adversas. O la incorporación de elementos de vegetación natural en fachadas o patios, para la consecución de un mejor confort climático con su sombra y humedad, complementados con elementos constructivos que incrementan sus efectos. Presta atención incluso a la experiencia específica de algunos lugares frentes a fenómenos naturales, como los terremotos o sismos, dando lugar a disposiciones constructivas que intentan defenderse de sus efectos destructivos, como las dobles estructuras paralelas de fachada y cubierta, con apoyo independiente de esta última para evitar su derrumbe, basadas en la flexibilidad de las estructuras de madera, presentes en Levante en ejemplos griegos o turcos, precisamente en correspondencia con el encuentro entre las placas Euroasiática y de Anatolia. O mediante la incorporación de rótulas flexibles dispuestas horizontalmente a lo largo de los muros de fábrica o dispuestas en las esquinas de la edificación, creadas con carreras y piezas ortogonales de madera. Soluciones que están presentes en

Revocos coloreados en viviendas trogloditas evolucionadas: Barrio de la Chanca de Almería (España)

Equipamiento complementario para la casa: Horno comunal, Zalduendo (España)

57

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 58

I. El conocimiento

1

Tejas curvas árabes derivadas de las romanas, con cobijas y canales con formas diferenciadas, Aldea Quintana (España)

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

diversos ejemplos de la arquitectura del norte de África, y que vemos incluso empleadas en la arquitectura de tradición turca del núcleo marítimo egipcio de Roseta, en una clara exportación histórica. Así uno de los valores contemporáneos, puestos frecuentemente de manifiesto, de la arquitectura popular mediterránea es precisamente el de servir de referencia, por estas inteligentes y sencillas adaptaciones climáticas, como ejemplo de la nueva arquitectura bioclimática, donde pasividad constructiva se combina con el ajuste al soleamiento, y la creación de sistemas donde se incorporan ventilación, creación de sombras y humedad, y sistemas calefactores complementarios donde la biomasa es el recurso energético normalmente utilizado, como métodos de mejora del confort en respuesta a las condiciones del clima empleados por esta arquitectura. Aunque tampoco falta, en las diversas y ricas arquitecturas mediterráneas, soluciones que podríamos calificar como anticlimáticas, donde se muestran otras presencias y donde no se olvida la relación con el lugar. Las casas de La Alpujarra, asentadas en el sur de Andalucía en la zona montañosa de Granada y Almería, emplean como elemento característico un tejado en forma de terraza, que aparentemente no es la solución más idónea en este territorio de montaña donde las precipitaciones son abundantes y no falta la nieve en invierno, llegando alcanzar algunos asentamientos más de 1.500 m de altitud. Esta disposición, junto a una organización de casas compactas, donde no se hacen presentes los patios, es en realidad la pervivencia cultural de viviendas de origen bereber que se pueden relacionar con las del Atlas marroquí. La construcción y adecuado funcionamiento de estas terrazas se basa en la utilización de una

Elementos vegetales: Cerca delimitadora y protectora del oasis de Douz (Túnez)

Madera y piedra: Forjado de la Alpujarra, Pampaneira (España)

58

El ladrillo: Influencias mudéjares en Nezta (Túnez)


ESE2

12/2/08

13:41

Página 59

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

I. El conocimiento

arcilla impermeable, de color amoratado, con una parte importante de manganeso, llamada launa, asentada en varias capas sobre un enlosado sujeto con vigas de madera. En su disposición se conforman como un espacio complementario al uso del espacio público, muy limitado debido a la dificultad orográfica en la disposición de los asentamientos, como fruto de la adaptación a las fortísimas pendientes de las laderas donde se asientan, utilizándose las terrazas como lugar de trabajo al aire libre y como tendedero y secadero de productos. Junto al sabio juego de adaptación y respeto al lugar, el empleo de técnicas constructivas de carácter artesanal maduradas a lo largo del tiempo, donde el uso controlado de los materiales locales y la reutilización de todo elemento constructivo útil, aprovechando cualquier construcción anterior, convierte la arquitectura tradicional en un elemento que se puede encuadrar en las pautas del desarrollo sostenible. Y sin lugar a dudas en ella se plasma y se conserva el conocimiento, acumulado y transmitido a lo largo de generaciones, de la enorme diversidad de las técnicas constructivas históricas basadas en las distintas variedades y características de los materiales locales empleados. Un saber tradicional conjunto que se puede considerar como un verdadero legado cultural del conocimiento constructivo histórico en el ámbito mediterráneo, patrimonio de carácter inmaterial que se suma al propio de su realidad material, con unas utilidades claras aplicables a la recuperación y restauración del conjunto de la

arquitectura histórica. Saber constructivo que en ocasiones se tiñe de ingenuidad, al ser empleadas soluciones no estrictamente ortodoxas técnicamente, pero que ofrecen una frescura e incluso un primitivismo que las convierte en algo atractivo. Materiales locales y técnicas tradicionales de carácter artesanal constituyen en sí mismo además un importante potencial económico, como se pone de manifiesto cuando se ponen en marcha procesos recuperadores y rehabilitadores de esta arquitectura, generadores de mano de obra cualificada, constituyendo una bolsa de empleo en zonas incluso donde no existen las alternativas de trabajo de carácter industrial, como en gran parte del mundo rural mediterráneo. Sin lugar a dudas la atracción que ha supuesto la arquitectura tradicional a los arquitectos modernos, como inspiradora de sus lenguajes, guarda relación directa con el tratamiento simple y racional que ofrece en muchas soluciones, en una relación directa entre forma, función y realidad construida. Esta sencillez en el tratamiento de sus formas que sólo buscan responder a unas necesidades concretas o a la solución directa a un problema, confiere a la arquitectura tradicional un concepto de belleza formal completamente moderno, donde la razón de apodera del binomio forma-función. No es extraño que maestros del movimiento moderno como Frank Lloyd Wright, Le Corbusier o Alvar Alto hayan bebido de sus fuentes. O figuras más recientes como Hassan Fathy o Barragán han empleado formas

Las transmisiones e influencias culturales: Balcón protegido con celosía, traslación del ajimez árabe en la arquitectura colonial de las islas Canarias, Icod de Los Vinos (España)

La piedra: Puntos de atraque o nerois en el puerto de L´Escala (España)

59

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 60

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

I. El conocimiento

1

constructivas y plásticas en sus nuevas arquitecturas con un deseo claro de acercarse y relacionarse con aquella. Los volúmenes puros, cúbicos y blancos de ciertas arquitecturas tradicionales mediterráneas han servido de referencia a buena parte de la obra arquitectónica moderna a partir de los años 20 del siglo XX. O los eclecticismos regionalistas en algunos países han generado una alternativa a dicha modernidad, en el mismo momento histórico, con arquitecturas donde se mezclaban motivos trasladados desde modelos tradicionales, en la búsqueda de una arquitectura nacional frente a la internacionalización del movimiento moderno. O como antecedentes de ello, los llamados pioneros del Movimiento Moderno, como el movimiento inglés Arts and Crafts,

Cocina de gloria y trébede en una casa troglodita, sección, Castrojeriz (España)

Cocina de gloria y trébede montañesa (España), dibujo de Leonardo Rucabado, comienzos siglo XX

La utilización climática de la vegetación: Naranjo en el patio de una casa rural andalusí, Testour (Túnez)

Caserío con terrado en la Alpujarra, Trévelez (España)

60


ESE2

12/2/08

13:41

Página 61

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

El patio urbano como regulador climático, generador de sombra y ventilación, Arcos de la Frontera (España)

Calle cubierta por saledizos en la Alpujarra, Pampaneira (España)

I. El conocimiento

a partir de la segunda mitad del siglo XIX, tuvieron como inspiración los edificios vernáculos de época medieval para la generación de una nueva arquitectura, basada en la producción artesanal. Y aún anteriormente y conviviendo con la arquitectura neoclásica, en la época de la Ilustración Europea se buscó y se utilizó frecuentemente las construcciones tradicionales, en la búsqueda de modelos pintorescos y rústicos, donde primase la diversidad y variedad de sus elementos frente a la rígida norma clásica, para la creación de arquitectura de divertimento o placer en jardines y mansiones de campo. Hoy parte de la arquitectura contemporánea continua acercándose a la arquitectura popular como símbolo de lo local, con una mirada impregnada por la sostenibilidad y las soluciones bioclimáticas y ecológicas, frente a otros lenguajes internacionalizados o descontextualizados, buscando la especificidad y la vinculación de la arquitectura con el lugar, en un mundo globalizado donde a menudo se busca la identidad en lo local como forma de reconocerse. No cabe duda también que la arquitectura tradicional mediterránea se ha hecho y se está haciendo un hueco en su consideración como parte del patrimonio cultural construido, bien formando parte de cascos históricos o en conjuntos arquitectónicos singulares, bien en ejemplos singulares, o en su vertiente de bien etnográfico, al constituir un legado histórico de nuestras formas de vida, en un proceso no exento de dificultades

Terrazas y chimeneas alpujarreñas, Capileira (España)

61

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 62

I. El conocimiento

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

1

La reutilización de los materiales pétreos antiguos: Bosra (Siria)

Un lavadero creado con elementos reutilizados, Arcos de la Frontera (España)

Soluciones directas y racionales, como paradigma de la belleza moderna: Lucainena de las Torres (España)

La simplicidad volumétrica formal, como inspiradora de la arquitectura moderna: cementerio de Casabermeja (España)

62


ESE2

12/2/08

13:41

Página 63

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

y olvidos. Y como patrimonio cultural tiene además un significativo potencial económico, complementando el resto del patrimonio edificado y natural, como recurso de conocimiento y ocio. Pero tampoco es menos cierto que en una parte de los países mediterráneos ha dejado de producirse ya hace algunas décadas y en el resto aunque hoy sigue viva se puede considerar, empleando símiles naturalistas, una especie en trance de desaparición.

Las casas cúbicas y blancas inspiradoras del lenguaje moderno arquitectónico: Casa rural de Ibiza..

The Swiss Cottage, casa de recreo con cubierta de paja diseñada por John Nash, principios del siglo XIX, inspirándose en la arquitectura tradicional, en la búsqueda de lo pintoresco, contrapuesta a la rigidez de la arquitectura neoclásica del momento, Caher (Irlanda)

I. El conocimiento

Rehabilitación y espacio rural mediterráneo

1

El espacio rural es el ámbito de mayor fragilidad, en la presencia de la arquitectura tradicional mediterránea, donde se producen fenómenos de abandono y transformación destructiva relacionados con la influencia creciente del medio urbano, la consiguiente emigración y abandono de los asentamientos rurales y los cambios culturales y económicos asociados a la globalización. La introducción masiva de materiales industriales, ajenos a la práctica constructiva tradicional, la incorporación de tipos arquitectónicos exógenos, junto a las nuevas demandas y necesidades referidas al hábitat y los cambios productivos que se están produciendo en este medio rural, a lo que se suma el abandono de una parte del hábitat, en el contexto de la transformación y pérdida de los valores colectivos e individuales tradicionales rurales, hacen auténticamente que la arquitectura tradicional esté en grave peligro de desaparición en dicho ámbito espacial. Desde luego no sólo hablamos de la casa, sino también de una gran parte de la arquitectura auxiliar, especialmente la vinculada a los procesos productivos tradicionales, que quedan fuera de uso debido a la creciente industrialización y a la modificación de los aprovechamientos agropecuarios y silvícolas, así como las que se conforman como equipamiento en atención a las diversas necesidades colectivas. En definitiva lo transformado o en peligro de transformación sustancial es el conjunto de esta arquitectura entendida y estructurada en forma de paisaje rural. La rehabilitación como mecanismo de recuperación de la arquitectura tradicional, por tanto no sólo debe fomentarse en los asentamientos de tipo urbano, sino muy particularmente debe extenderse al conjunto del medio rural, en sus distintas escalas, desde el conjunto del territorio, donde cobran especial importancia los instrumentos de ordenación territorial vinculados a la sostenibilidad, pasando por los asentamientos de distinto rango y tamaño, sus espacios públicos, hasta llegar a la escala individualizada de cada edificio y tratamiento arquitectónico detallado, donde se debe prestar atención tanto a la casa, como al resto de las arquitecturas auxiliares. Es decir la rehabilitación se debe entender como una técnica recuperadora compleja, donde se preste atención a las arquitecturas en sus diferentes escalas y complejidades, que debe integrarse dentro de una visón o incluso de un programa integral de desarrollo local sostenible, donde serán imprescindibles la confluencia de visiones y experiencias disciplinares de carácter múltiple y la participación de la población. Junto a la formación de técnicos y constructores, en las técnicas concretas rehabilitadoras, será clave para el futuro de esta arquitectura el necesario reconocimiento por los usuarios como una parte de su cultura e identidad, pues sólo aquello que se conoce y valora va a ser conservado y transmitido a las generaciones futuras. Siendo necesario campañas de explicación y

63


ESE2

12/2/08

13:41

Página 64

I. El conocimiento

1

divulgación donde se muestren además los ejemplos rehabilitados a la población, ejerciendo las rehabilitaciones cuidadosas un papel demostrativo en el medio rural mejor que mil discursos o textos, que permitan entender que una arquitectura como la tradicional inteligentemente rehabilitada puede dar unos niveles de habitabilidad que respondan a las expectativas y requerimientos contemporáneos. En ellas debe reivindicarse el papel de los artífices locales conocedores de las técnicas tradicionales constructivas, que pueden transmitir sus conocimientos específicos a través de experiencias concretas de rehabilitación, incorporando sus saberes a la necesaria formación de futuros constructores rehabilitadores. La arquitectura tradicional se constituye en un auténtico recurso cultural y económico, base de un adecuado desarrollo sostenible, siendo su rehabilitación una de las palancas del mismo en estas comunidades rurales, frente a los modelos de nueva urbanización y construcción, evitando la ocupación de suelos agrarios. La creciente presión turística y los nuevos usos a ella vinculados han de utilizarse inteligentemente, tanto para canalizarlos en la dirección de potenciar la rehabilitación de dicha arquitectura, como para evitar inadecuadas transformaciones ambientales y socioculturales de las comunidades locales. Hemos señalado en distintas ocasiones, en alguna de las primeras experiencias españolas en este campo, como los alojamientos turísticos rurales pueden tener su propio signo de marca diferenciador, a nivel de cada territorio o comarca, al recuperar y rehabilitar arquitecturas tradicionales. Su integración en programas de desarrollo sostenible es la clave para determinar la capacidad de acogida ambiental y sociocultural de cada territorio, de tal modo que se guarde un equilibrio entre visitantes y población local, dada la limitación y fragilidad de sus recursos. Una actividad, la turística que debe ser una pieza más dentro de las actividades económicas locales, sin que se convierta necesariamente en un monocultivo, aunque puede actuar de palanca activadora que ponga en movimiento el resto en áreas deprimidas. Turismo de calidad, disperso y no concentrado en el territorio, conservador de los recursos locales, rehabilitador del patrimonio, de gestión local, son algunas de las cualidades básicas que debiera tener para ser realizado con parámetros de sostenibilidad y no suponer una actividad incompatible con la recuperación de la arquitectura tradicional. La consideración específica de patrimonio cultural lleva necesariamente su valoración arquitectónica relativa en el conjunto de los ejemplares conservados, donde existen diferentes niveles de calidad y durabilidad, y que debe matizar los diferentes esfuerzos de actuación. La acción rehabilitadora implica la transformación y destrucción parcial de los ejemplares a rehabilitar para permitirles una nueva vida, y la clave es cuáles son las partes y elementos que deben ser completamente preservados y cual debe ser el grado tolerable 64

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

La rehabilitación urbana, recuperando los revocos de color, Villajollosa (España)

La reconstrucción de piezas arquitectónicas tradicionales significativas desaparecidas, como recurso turístico: Casa marismeña del Rocío con cubierta de cañizo, en el Parque Nacional de Doñana (España)


ESE2

12/2/08

13:41

Página 65

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

I. El conocimiento

1

Rehabilitación de un conjunto hidráulico rural como recurso turístico. Sección de molino y ferrería hidráulica en Teixois, dentro de un programa de desarrollo rural realizado en los años 80.

Arquitecturas y actividades tradicionales rehabilitadas como museo vivo: Molino de papel de Capellades, productor de papel artesanal (España), sección transversal.

de transformación, a fin de evitar la pérdida de su identidad. A la vez existirán ejemplos que deben ser, por su singularidad arquitectónica, histórica, etnográfica, funcional, paisajística, etc., objeto de estricta restauración y conservación, integrándose en las políticas de restauración arquitectónica, con utilizaciones compatibles con su conservación integral, que permitan explicar de modo concreto los modos de vida tradicionales a los que han servido o sirven, dentro de las que no debe descartarse en algunos elementos territoriales el de su estricto papel paisajístico. O incluso puedan ser objeto de reconstrucción e interpretación, en el caso de ejemplos significativos desaparecidos, que puedan ser importantes en la historia y cultura de un territorio concreto. Es algo obvio que muchos ejemplares deberán ser objeto de renovación y sustitución, por motivos de conservación y obsolescencia. El debate en estos casos será el determinar cuales deben ser las características de la nueva arquitectura, en la que se debe de buscar la conservación e integración de ciertos rasgos tipológicos y constructivos caracterizadores, atendiendo a las experiencias de adaptación climática y a los valores de sostenibilidad, sin necesidad de realizar falsas folklorizaciones ni falsificaciones de la arquitectura tradicional. Hay que recordar que, como todo producto humano, la arquitectura tradicional no es producto que ha permanecido de manera inalterable en el tiempo, sino que ha sido objeto también de evolución, matizada en su lentitud transformadora por la tradición. En ella es posible encontrar líneas evolutivas, con la incorporación de algunas innovaciones excepcionales, donde la nueva arquitectura puede insertarse de manera integrada sin que necesariamente su presencia signifique la destrucción de la imagen de los lugares y del paisaje rural.

65


ESE2

12/2/08

13:41

Página 66

I. El conocimiento

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla La arquitectura tradicional mediterránea. Territorio, paisaje y arquitectura tradicional.

Estas arquitecturas en definitiva constituyen un legado histórico de nuestras formas de vida, necesitando en gran parte de los países mediterráneos una atención específica que permita su valoración y rehabilitación y eviten el proceso de destrucción y desaparición a que está normalmente sometida. En este sentido parece necesario en estos comienzos del siglo XXI extender operaciones pilotos de rehabilitación, aplicadas al territorio rural, eligiendo asentamientos y tipos arquitectónicos significativos de carácter ejemplificador, permitiendo completar e intensificar los esfuerzos en su recuperación habitualmente emprendidos en núcleos históricos de carácter urbano.

1

La arquitectura tradicional como alojamiento turístico: Hotel en una casa troglodita de Matmata (Túnez)

La rehabilitación de arquitecturas tradicionales destinada a alojamientos turísticos rurales: Cottages de paja como bed and breakfast, Adare (Irlanda)

La rehabilitación entendida como operaciones globales arquitectónicas y territoriales, desde el territorio, sus elementos constitutivos, los asentamientos, sus casas y edificaciones, los elementos del espacio público y su integración con los elementos naturales, etc. Baget (España).

66


ESE2

12/2/08

13:41

Página 67

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla

Arquitecturas tradicionales mediterráneas: valores colectivos

I. El conocimiento

Michel Polge Arquitecto Urbanista en jefe del Estado Director Técnico en la Agencia Nacional para el Hábitat (ANAH), Francia

El binomio valores de uso, valor patrimonial tiene aires de conflicto, de elección exclusiva, de debate maniqueísta. Podría ser relevado por otro viejo conflicto (francés): ingeniero contra arquitecto, o incluso “substituidor” contra conservador. No sacaremos nada en claro de estos debates entrando en clave ideológica. Si por el contrario, se abre la cuestión con otros enfoques como continuidad, reparabilidad, mejora…, se contempla el parque antiguo a partir de lo que es: existente, utilizado, reutilizable. A partir de ese momento se puede trabajar sobre el margen de adaptación del parque, sobre su valor cultural y sobre las condiciones de su durabilidad.

1.1 El siglo en que el Mediterráneo se reabre Deir el Qamar (Líbano)

La segunda mitad del siglo XIX es un período bisagra. El Mediterráneo se convierte en un eje comercial activo después de muchos siglos, durante los cuales los conflictos limitaron los intercambios. A partir del Renacimiento, con la colonización de América, el comercio atlántico suplantó al comercio mediterráneo y los intercambios en el Mediterráneo se confinan principalmente en los “grandes bloques”: Mediterráneo otomano, Mediterráneo europeo, aun estando limitados por los conflictos entre o a al interior de dichos bloques. Para bien o para mal, los intercambios humanos y comerciales se reactivan en el Mediterráneo en el siglo XIX debido a la influencia creciente de Europa sobre el sur del Mediterráneo, influencia que va pareja con el retroceso de la potencia otomana tanto hacia el norte como hacia el sur. Los occidentales colonizan y desarrollan los intercambios comerciales y llegan a abrir este callejón sin salido que era el Mediterráneo, a través del canal de Suez, devolviéndole un interés como vía comercial que va más allá de sus capacidades económicas intrínsecas. A fines del siglo XIX se “mundializa” de nuevo y la Europa de la industria le difunde sus modelos, evolución que no se detiene con la descolonización. Hasta el siglo XIX, los conocimientos se difunden mediante los hombres que los transportan, lentamente, los adaptan a los recursos locales, a los materiales, a los conocimientos preexistentes. La arquitectura renacentista andaluza, tanto la “erudita” como la “popular”, es un ejemplo remarcable del sincretismo técnico. Y, por supuesto, esta situación no se limita a Andalucía: los españoles transportan después sus propios conocimientos a América, los franceses retoman ejemplos de la estereotomía española por su cuenta y los desarrollan, etc. Pero a

partir de los productos manufacturas, la producción se difunde a gran escala. Se necesitan fábricas para producirlos, ya que la producción de los inicios de la industria está allí donde hay carbón, pero la difusión se hace a todos los niveles, a menudo a través de ingenieros y comerciantes. Aquellos que localmente quieran producir tan sólo han de de aprender como hacerlo. A partir de entonces, hay una “globalización”, “mundialización” de modelos constructivos y arquitectónicos, a una escala tal como no se había dado nunca desde el Imperio romano, gran difusor, en todo caso, de modelos. La producción industrial vuelve este proceso de uniformidad aun más radical.

1.2 Del destino paradójico de la teja de Marsella A partir de los años 1850 y durante varios decenios, partían barcos comerciales desde Marsella llenos de tejas “mecánicas”, cargadas en el fondo de las bodegas como lastre y después vendidas en los puertos. Así desde Argel, Beirut, Estambul hasta Odessa se cubrieron tejados con este nuevo material. Se cubrieron casas con tejas “de Marsella” mientras que hasta ese momento no se había tenido necesidad, más aun en países donde se usaban tradicionalmente las azoteas. ¿Por qué? Sin duda por múltiples razones, las menos de las cuales son técnicas: las tejas de Marsella no representaban para el sur del Mediterráneo un “progreso” en el sentido de que no era un material que substituyese a otro sin necesitar profundos cambios en la manera de hacer. Estructuras

67

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 68

I. El conocimiento

1

Canal de Suez (Egipto)

realizadas en Beirut antes de la Guerra de 1914-1918 muestran claramente que no había tradiciones locales de carpintería adaptadas a este nuevo material, ni que se dominase el empleo de este material exógeno (pendientes mínimas…). De hecho, la teja de Marsella ha sido empleada en los puertos del sur como decoración. Sin duda se trataba de apropiarse de un “signo” de una arquitectura extranjera venida de los países ricos y potentes del momento. El cemento, el ladrillo industrial, la carpintería metálica, nuevas técnicas aparecerán, sin respeto hacia las habilidades y conocimientos preexistentes: estas novedades importadas definen “en vacío” la arquitectura tradicional: es esta la manera como se hacía “antes” y es la que desaparece… 1.3 Del auge de los productos manufacturados Desde el momento en que el Mediterráneo se encontró de nuevo en circuitos comerciales potentes superando el área tradicional de intercambios, el fenómeno de la industria pudo jugar de lleno. La industria producía materiales de construcción en masa, a buen precio y con la capacidad de transportarlos lejos y deprisa: trenes, barcos… Con los productos manufacturados inundando el mercado, se pone en marcha otro proceso: el artesano, como actor local del edificio, pierde poco a poco sus propias habilidades “plurales” para desaparecer o convertirse en un aplicador de estos materiales industriales. La industria busca como eliminar todo obstáculo en el empleo de estos productos: una instalación compleja es uno de dichos obstáculos. Hacen falta, por tanto, productos simples de emplear y de instalar, pero empleados a gran escala para tener una gran producción: son necesarias grandes empresas, con una mano de obra sin alta calificación y muy especializada. Al inverso del mundo del artesanado tradicional. Los modos de construcción tradicional, es decir, artesanales y muy locales, no habrían podido resistir si no es a condición de ser percibidos como valorizadores… pero no lo eran. Como esto se produjo ya en el interior de los países industrializados, los países

68

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Arquitecturas tradicionales mediterráneas: valores colectivos

de nueva “conquista” por parte de los productos manufacturados veían, en primer lugar, como las arquitecturas locales se mestizaban para ir desapareciendo poco a poco, con un movimiento de la ciudad hacia el campo. La idea de que la producción edificada preindustrial tiene un valor en si misma es una idea tardía, una idea “distanciada”, en ningún caso la idea de aquellos que la habitaban cuando era aun floreciente: ya fueran los ricos que buscaban la novedad como un signo visible de su riqueza, o los pobres que rechazaban aquello que les parecía signo material de su condición. A partir de ese momento y durante decenios, la arquitectura tradicional se convierte en motivo de postal y de artistas atraídos por lo pintoresco antes de ser desestructurada bajo el pico de los nuevos urbanistas. No debemos juzgar este fenómeno a posteriori. En efecto, hoy en día vemos la arquitectura tradicional con una distancia considerable. Existen varias generaciones entre aquellos que la produjeron y nosotros, y ya no tenemos la “religión del progreso” de los ingenieros y los arquitectos de los años 1850-1970. Por otra parte, lo que queda de esta arquitectura tradicional es la mejor parte: lo que fue construido como “gama baja” con pocos medios o habilidades, ha desaparecido, como desaparecerá la parte peor construida de la arquitectura de la era industrial. Por último, tenemos a veces la tendencia a ver el pasado y sus “signos materiales” como una especie de civilización maravillosa, casi un paraíso perdido. Estas sociedades pasadas estaban, sin duda, llena de encanto… pero para una parte ínfima de la población. De la misma manera oponer las “virtudes” del artesanado a los “vicios” de la industria evidentemente no tiene ningún sentido. Por tanto, la arquitectura tradicional subsistente debe interesarnos por sus valores de uso, sus capacidades de adaptación al medio y su valor testimonial. Pero todo ello no tendría ningún sentido si lo promoviéramos oponiéndolo a lo que ha sido hecho después. 2.1 Qué significa arquitectura tradicional Lo que normalmente calificamos como arquitectura tradicional se caracteriza por diversos aspectos: Es una arquitectura de artesanos: sus modelos son los de “a la manera de”, modelos físicamente cercanos y visibles. Es por tanto una arquitectura “tópica”. Es una arquitectura sin arquitectos. Éstos se reservaban los únicos encargos importantes: monumentos, palacios… Los arquitectos utilizaban modelos “eruditos”, de libros y de tratados: son por esencia “utópicos” en el sentido etimológico de la palabra. Es una arquitectura que emplea recursos (materiales) extraídos o producidos localmente: es también por esta razón una arquitectura “tópica”. Es una arquitectura que, por razones culturales y económicas, evoluciona muy lentamente. De aquí la idea, evidentemente falsa, de que la arquitectura tradicional es inmutable e intemporal.


ESE2

12/2/08

13:41

Página 69

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Arquitecturas tradicionales mediterráneas: valores colectivos

Es una arquitectura más rural que urbana porque lo urbano es por naturaleza más abierto a la innovación, a la novedad, a los intercambios, a los mestizajes. Es una arquitectura generalmente olvidada en las historias de la arquitectura, mucho más abiertas a la arquitectura de arquitectos y a la arquitectura monumental, a la arquitectura erudita, es decir, a las arquitecturas del poder. Por tanto, para ser exactos, sería mejor hablar de modos productivos preindustriales y de modos productivos industriales, más que de arquitectura tradicional… En espera del “post-industrial”, que, esperamos, sabrá tener en cuenta los dos procesos en provecho de lo que ya se llama desarrollo sostenible. La arquitectura tradicional –es más justo decir las arquitecturas tradicionales- es, por tanto, el resultado de procesos productivos de la era preindustrial. Como tal existe, no como voluntad, sino como resultado de estos procesos. El mismo hecho de hablar de arquitecturas tradicionales, de inventar este concepto, supone que hay una ruptura histórica con estos modelos productivos. Hablar de arquitectura tradicional es de esta manera un concepto moderno, cómodo, aunque sea simplificador. Si existe una arquitectura tradicional, es que existe una que no lo es, hemos visto que la arquitectura que sigue a la ruptura debido a la producción manufacturada y a su difusión de masas es efectivamente otra. Pero incluso antes de esta época, la producción de la edificación estaba sujeta a tensiones, a evoluciones que oponían la arquitectura “erudita” a la arquitectura “popular” (o incluso entre “arquitectura

I. El conocimiento

de arquitecto” y “arquitectura de artesano”, sin que evidentemente estas definiciones dejen de ser juicios de valor). Por tanto, para ser exactos, sería mejor hablar de modos productivos preindustriales y de modos productivos industriales, más que de arquitectura tradicional… En espera del “postindustrial”, que, esperamos, sabrá tener en cuenta los dos procesos en provecho de lo que ya se llama desarrollo sostenible.

2.2 Del interés otorgado a la arquitectura tradicional Habitualmente las respuestas son diversas y contradictorias: El “patrimonial” se interesa en el valor como testimonio de los “signos físicos de la historia”. Por ejemplo, la ley francesa sobre los monumentos históricos hace referencia explícitamente al “interés público desde el punto de vista de la historia del arte”. Es ante todo un enfoque cultural. El “nostálgico” es crítico con respecto a la sociedad moderna, admirativo ante los modos de vida antiguos medianamente idealizados. En este caso, se trata de conservar lo que subsiste, resguardarlo, preservarlo de las tecnologías. Su discurso es más bien el de la “belleza” que el de la “verdad” del patrimonio. Su propósito a menudo se mezcla de “identitarismo” reivindicando los signos de sociedades locales antiguas, lamentando la uniformidad aparente del mundo actual y girando la vista hacia el patrimonio con la pasión de encontrar aquello que constituye la diferencia. Es una posición más idealista. El “comercial” ha comprendido que el patrimonio era potencialmente una mercancía de masas. El “funcionalista” ve en la edificación antigua sus valores de uso y trabaja sobre las necesidades para que esta edificación antigua responda a criterios de calidad contemporánea vinculados a la dimensión económica. El “funcionalista” aparece cuando desaparece la ilusión de la tabula rasa previa para construir la ciudad de mañana. Es una posición realista. Los enfoques “patrimonial” y “funcionalista” son los dos enfoques “positivos” a priori, susceptibles de abordar de manera razonada la cuestión del patrimonio edificado, de su conservación, de sus transformaciones, de su rehabilitación y de su mejora. Estos dos enfoques no son a priori contradictorios sino complementarios, ya que se aproximan a la noción de valor de uso y a la noción de valor cultural. Esto es aun más cierto si se añade la noción de “desarrollo sostenible” que permite decir: más vale rehabilitar que construir, más vale mejorar que rehacer, más vale lo duradero que lo efímero, lo económico que lo costoso, las energías renovables que las energías fósiles, etc. Y, sin embargo, las cosas no transcurren tan bien como deberían…

Mosaico hidráulico de principios de siglo XX de la empresa Escofet (España)

69

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 70

I. El conocimiento

1

El enfoque “nostálgico” o “identitario” parece, a priori, una actitud reactiva poco constructiva. Desgraciadamente, este enfoque del patrimonio se insinúa a menudo en los enfoques “positivos” (especialmente los de “patrimonial”) mezclando el enfoque auténticamente histórico del patrimonio y el enfoque esteticista, peligroso en la medida en que es muy subjetivo. El enfoque puramente comercial concierne ante todo al turismo. Aquí, sobra decir que el turismo es evidentemente una buena cosa dadas sus consecuencias económicas, de allí que no destruya aquello de lo cual se sirve. Si hay que hacer un alegato a favor de la rehabilitación de las arquitecturas tradicionales del Mediterráneo y de otras partes, es el de que se conjugan bien los diferentes enfoques “positivos”: el enfoque cultural/patrimonial y el enfoque funcionalista/valores de uso. Se trata, por tanto, de idear conjuntamente “conservación” y “mejora”, sin sobrevalorar, olvidar ni negar los enfoques económicos. Una política de rehabilitación que costase más cara que la obra nueva sería un sinsentido económico. Lo edificado sirve en primer lugar para habitarlo, trabajar, vivir, no para ser contemplado. Así mismo, una política de rehabilitación que tan sólo produjera viviendas, lugares de trabajo, etc., claramente menos adaptados a la vida modera que la obra nueva se condenaría por si misma en el tiempo. Por tanto, es necesario saber conservar y mejorar al mismo tiempo. Es posible que la base de estos dos enfoques sea el desarrollo sostenible. Hoy en día todos sabemos que el sobre-consumo de recursos y de riquezas, tal como se practica en estos momentos, no tiene futuro. 2.3 Un ejemplo de conflicto entre “patrimoniales” y “funcionalistas”: las ventanas En las operaciones de rehabilitación en Francia, a menudo las ventanas son un objeto de crispación cuando se trata de remplazarlas. Por cierto, ¿Porqué remplazar las ventanas? La primera razón es su deterioro, por falta de mantenimiento o concepción inicial deficiente o simplemente por el desgaste natural. En este caso parece normal –al menos en Francia- tirar la vieja carpintería y poner una nueva. La idea de reparar una ventana antigua mediante una obra habitual no se le ocurriría a nadie. Recuerdo haber visto como preciosas ventanas del siglo XVIII iban a parar al contendedor simplemente porque nadie habría tenido la idea de buscar, suponiendo que existiera en la región en cuestión, un carpintero que supiera rehacer la parte inferior (vierteaguas, travesaño inferior), aunque tuviera que poner una segunda ventana nueva posterior para mejorar las prestaciones térmicas. La segunda razón es la de economizar energía. Tendríamos mucho que decir sobre la manera de abordar la economía de energía para lo antiguo. Las soluciones técnicas están aun más debatidas, pero no es el lugar para entrar en este debate. Baste tan sólo recordar que la economía de energía es un reto público de primera línea en todas partes, que la vivienda existente es muy a menudo un “mal

70

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Arquitecturas tradicionales mediterráneas: valores colectivos

alumno” desde este punto de vista (como mínimo en Francia) y que las ventanas son por definición una parte de los trabajos que no por ello debería ser desatendida. Hay tan sólo dos soluciones: la producción de nuevas energías o la mejora de las prestaciones de lo existente. Por tanto se remplaza, a falta de saber repararlas y reforzarlas, las ventanas existentes de calidad (por ejemplo con dobles ventanas). De repente, el debate en lugar de centrarse sobre las “buenas soluciones técnicas” para reparar/reforzar se centra en la estética de la apariencia: colocar maderas pequeñas, poner madera… El reflejo “madera” es el más automático, pero ¿estamos seguros de que la madera que utilizamos hoy en día para hacer ventanas, en función de los productos de tratamiento de contienen, y por su fuente de origen conocido o no, es tan automáticamente “desarrollo sostenible” como pretendemos? ¿No sería necesario ir un poco más lejos en este enfoque? Estamos llegando al final del ejercicio: es fácil ver que la cuestión estética es menor, aunque colocada en primer plano, y que la verdadera cuestión técnica y patrimonial se deja finalmente de lado a falta de soluciones técnicas adaptadas. A nuestro entender, son tan sólo los daneses los que han abordado esta cuestión con un enfoque más centrado en desarrollo sostenible: conservar y reparar ventanas existentes con una cadena de producción para llevarlo a cabo y reforzar las obras para obtener mejores prestaciones. Este ejemplo muestra, en todo caso, como el debate sobre la rehabilitación se puede falsear fácilmente en el momento en que se contrapone en vez de conjugar el enfoque patrimonial y el enfoque “valores de uso”. Vemos también que hay que buscar, en este caso como en muchos de los desafíos técnicos en rehabilitación, soluciones de compromiso, en el buen sentido del término, dejando de lado las cuestiones estéticas para definiciones subjetivas. En el ejemplo citado, las buenas preguntas son: ¿Es la ventana existente un elemento de interés patrimonial (por su antigüedad, por la técnica utilizada)? Y, por tanto, ¿cómo repararla y conservarla? En este caso, ¿cómo mejorar la prestación térmica y acústica: reforzando las obras? ¿Con una doble ventana? En este caso, ¿cómo tratar las cuestiones conexas (ventilación…)? Si no se guarda la ventana original ¿qué debería substiturla y, sobretodo, qué material? Así, planteándonos estas preguntas, la cuestión estética retoma su lugar habitual: secundario. El que, por otra parte, ha sido siempre. Un tratado de arquitectura antigua no abordaría la cuestión de las ventanas y de su diseño si no es como lo haría un ingeniero imbuido de racionalismo. Las verdaderas cuestiones para un carpintero tradicional, ya hubiese trabajado para un arquitecto o para un cliente modesto, era: ¿Cómo tener la mayor luz posible (capacidad de utilizar vidrios muy transparentes y de grandes medidas para limitar las maderas pequeñas y que sean además a un precio abordable)? ¿Cómo


ESE2

12/2/08

13:41

Página 71

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Arquitecturas tradicionales mediterráneas: valores colectivos

tener las hojas de la puerta más grandes y menos deformable posible? ¿Cómo conseguir que la obra sea estanco a la lluvia y el viento (por ejemplo, invención de bocas de lobo o rebajos en el siglo XVIII)? La belleza de estas ventanas tradicionales no era otra que la capacidad para, poco a poco, fabricar productos racionales, con buenas prestaciones y duraderos. La lección está más aquí que en su supuesta estética. Retomando la cuestión de este modo, evitaríamos los sucedáneos de ventanas a la antigua que, demasiado a menudo, se ven hoy en día en los barrios protegidos y que no satisfacen ni al historiador ni al técnico.

3. La arquitectura tradicional, ¿qué provecho tiene hoy en día? De lo que acabamos de explicar se pueden retener diversas razones para rehabilitar la arquitectura tradicional. En primer lugar, y es su valor más reconocido tanto por los “eruditos” como por el gran público, tiene un valor de testimonio, un valor patrimonial: conservarla es guardar una memoria. Guardar una memoria no por nostalgia o por manía identitaria, sino porque es una necesidad humana que se ha de inscribir en el tiempo y, para que así sea, de guardar los signos, de guardar las huellas físicas. Es justamente por haber comprendido este hecho que los conquistadores buscan como destruir no sólo a la gente sino también a los monumentos y a las ciudades. La destrucción de Varsovia fue un drama emblemático desde este punto de vista. Pero la arquitectura corriente no puede servir sólo de testimonio. No puede ser como cáscaras vacías conservadas como objetos de museo. Hay monumentos para este fin, en el sentido primero del término. La arquitectura es, ante todo, funcional y sin ello no puede ser legitimada. Ahora bien, la legitimidad del mantenimiento y de la rehabilitación de los barrios antiguos, nos viene mostrada por el fracaso de las

Gokçuogen (Turquía)

I. El conocimiento

políticas de renovación urbana posteriores a la Segunda Guerra Mundial. No ha sido necesario demasiado tiempo para constatar que la destrucción sistemática de centros antiguos en provecho de barrios totalmente nuevos no era sino la ilusión peligrosa de que bastaba con rehacer todo de nuevo para obtener un mundo mejor. Esta utopía, en el sentido etimológico de la palabra (recordemos que en los años 1950, los urbanistas pensaban que era necesario construir para 30 años y luego de nuevo destruir y reconstruir aun mejor) se tropezó rápidamente con la realidad y en primer lugar a la dificultad económica de esta vía, sin necesidad de hablar de las reacciones humanas. La reacción ha sido tan vital, que se ha llegado muy a menudo al exceso inverso: querer guardar todo, condenar sin recurso al hormigón –curiosa confusión ideológica entre las formas y los materiales-, hacer un pastiche de la ciudad y las arquitecturas antiguas, como si la ciudad no fuera más que un decorado abstracto (por lo demás, el error del pastiche es el mismo que el de los antiguos partidarios de la tabula rasa: creer que la forma es generadora del contenido). Saber rehabilitar, es también saber demoler, por lo tanto, saber escoger. Por tanto, pongamos sin tapujos la economía en el centro de nuestras preocupaciones: mejorar a un coste abordable, con la idea de duración, es evidentemente más aceptable que rehacer de nuevo sin cesar, abandonando lo que ayer aun era útil y puede serlo todavía a condición de que se faciliten los medios. Pero entonces no basta con conservar, hace falta también mejorar. La edificación tradicional ha traducido con los medios de épocas sucesivas las necesidades de estas épocas. Estas necesidades no son inmutables, sobretodo teniendo en cuenta que nadie aceptaría vivir actualmente en las condiciones de hace 2 ó 3 siglos, si puede tener acceso a lo que nuestra época puede hacer mejor. Mejorar es tomar en cuenta las necesidades, siempre cambiantes, en materia de seguridad, salud, economía, energías y recursos. La arquitectura antigua no es una producción ideal platónica que necesita ser redescubierta y revaluada. El higienismo no está muerto con las utopías urbanas del siglo pasado, todavía y siempre la producción edificada, ya se trate de obra nueva o rehabilitación, debe aportar el aire y la luz, mejorar las condiciones de vida de los habitantes y adaptarse, y en las ciudades mediterráneas aun más que en otras. La rehabilitación es un proyecto, no un “revival”. Y, por último, la arquitectura tradicional puede aportarnos lecciones. Sin por ello idealizarla, se constata que en aquello que tiene de mejor ha sabido tratar “a lo económico” cuestiones técnicas para las cuales nuestras soluciones moderas funcionan pero a gran coste. Se han sabido utilizar los materiales locales con provecho, se ha sabido ventilar las casas de los países cálidos sin exceso de climatización, también a menudo se han sabido anteponer las habilidades humanas a la rareza y la escasez de los materiales. Aquí, hay lecciones a aprender, sin copiar servilmente y sabiendo extraer la mejor de las experiencias pasadas..

71

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 72

I. El conocimiento

1

Los valores culturales y sociales del Patrimonio Cultural en Palestina: ¿valores de quién?, ¿de los profesionales o de los propietarios?

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla

Suad Amiry Dr. en arquitectura Directora del Riwaq-Centre for Architectural Conservation, Rammallah, Palestina (A.N.P.) Farhat Muhawi Arquitecto Arquitecto asociado de Arco Office, Rammallah, Palestina (A.N.P.)

Introducción El patrimonio cultural en Palestina es rico y diverso. Además de sus numerosos monumentos religiosos, como la Cúpula de la Roca, la Iglesia de la Natividad, el Santo Sepulcro y la mezquita Ibrahimi, Palestina posee un gran número de valiosos monumentos históricos procedentes de diferentes períodos y estilos arquitectónicos. Destacaremos los edificios públicos mamelucos del siglo XIII en Jerusalén. Así mismo, Palestina dispone de centros históricos como la antigua ciudad de Jerusalén, Hebrón, Nablus o Belén. Además, los pueblos palestinos con su arquitectura rural de una gran belleza añaden variedad y riqueza a este patrimonio. Los monasterios del desierto, situados en las vertientes orientales, ilustran otra tipología (“throne village architecture”) que se refiere a los palacios feudales de los siglos XVIII y XIX de la Palestina rural. Los caravanserrallos a lo largo de las rutas comerciales históricas, además de los lugares santos dispersados (maqamat) y las granjas de piedra seca magníficamente construidas en las colinas de Palestina, también ilustran la variedad y riqueza de un patrimonio cultural que ha sido confiado al pueblo palestino. La ciudad vieja de Jerusalén fue incluida en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1981. Además, en junio de 2005 el Ministro de Turismo y Antigüedades preparó una lista tentativa de veinte espacios de patrimonio cultural y natural de valor universal y destacado potencial en Palestina, a través de un proceso consultivo que implicó a expertos palestinos de diversas instituciones de patrimonio cultural1. Como en otros muchos países del tercer mundo, la protección del patrimonio cultural en Palestina afronta numerosos obstáculos y retos que hace que su protección (dejando a un lado su desarrollo) sea una tarea extremadamente difícil. Las dificultades pueden ser diversas, desde la falta de marco legal apropiado, la falta de recursos humanos cualificados en muchas áreas de patrimonio cultural (conservación, dirección, documentación, planificación, etc.) y la ausencia de una política nacional para la protección, hasta la falta de presupuesto. La escasez de terreno en las Áreas A y B2 son consecuencia del Acuerdo de Oslo de 1993. La falta de una autoridad eficiente en el ámbito de patrimonio cultural, además de la caótica y no

72

Mazra'a Alquiblia [Rula Halawani, RPA-Archivos fotográficos de Riwaq]

planificada extensión urbana que tuvo lugar en los últimos diez años, dejó el patrimonio cultural en Palestina bajo continuas amenazas de destrucción. Así mismo, el patrimonio cultural no se ha propuesto aún como prioridad en la agenda nacional y todavía es visto como responsabilidad más que como un factor de desarrollo económico y social.

Los valores culturales y sociales: ¿valores de quién?, ¿de los profesionales o de los propietarios? Este artículo trata de arrojar alguna luz sobre la cuestión de los valores sociales y culturales (u otros) del patrimonio cultural en el caso de Palestina. Intenta abordar las razones del gran desacuerdo existente entre los expertos profesionales de patrimonio cultural y los profanos y propietarios de este patrimonio, respecto a los valores estéticos, históricos, científicos y sociales de las convenciones y cartas internacionales, tales como la Convención de UNESCO de 1972 y la Carta de Burra. ¿Es esta diferencia en países en vías de desarrollo, tales como Palestina, mucho mayor que la que hay en los países desarrollados occidentales? Y si es que sí, ¿por qué? Y, ¿cuáles son los prerrequisitos para salvar la diferencia?


ESE2

12/2/08

13:41

Página 73

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Los valores culturales y sociales del Patrimonio Cultural en Palestina: ¿valores de quién?, ¿de los profesionales o de los propietarios?

Al Nabi Mousa de camino a Jericó [John Torday, RPA]

Valle de Artas [John Torday, RPA]

Mar Muerto-Jericó [John Torday, RPA]

I. El conocimiento

Si asumimos que reconocer el valor del patrimonio cultural es la primera precondición o prerrequisito para su protección, entonces la pregunta se convierte en ¿qué valores y para quién? Es verdad que el patrimonio cultural (para nosotros, los especialistas y profesionales) deberían estar protegido por méritos propios dado que representa la memoria colectiva y la historia de una nación, comunidad o grupo de gente, y forma un importante componente de su identidad. Sin embargo, no parece ser de relevancia, incluso para los ciudadanos palestinos, cuyo patrimonio cultural ha sido el principal objeto de erradicación y destrucción del actual conflicto político con el Estado de Israel. Como resultado de la creación del Estado de Israel en 1948, así como de la política continuada de Israel después de 38 años de toma de posesión de más tierras desde Cisjordania, los palestinos han perdido una gran cantidad de su patrimonio cultural. Cabe destacar la erradicación de cientos de pueblos y la demolición de muchos centros históricos. Más importante ha sido la sistemática judaización de las tierras (manifestada en la construcción de más asentamientos), que ocasiona un cambio dramático del carácter de la tierra y del paisaje y de los asentamientos humanos, que pasan de tener un carácter árabe a tener uno occidentalizado3. La pregunta relevante es: ¿estas dramáticas pérdidas hacen que los palestinos valoren más las restantes partes de su patrimonio cultural? Los autores de este artículo sostienen que la sorprendente y triste respuesta es: NO. Esto, por supuesto, se manifiesta en la diaria alarma de destrucción que se ve en los centros históricos de todas las ciudades y pueblos palestinos. También se manifiesta en la sede de la Muqata. del fallecido Presidente Arafat en Ramallah, que ha sido testigo de acontecimientos históricos, tales como el propio Arafat. ¿Cómo ha sido tan fácilmente destrozado o “limpiado” y no se ha dejado rastro de aquella memoria colectiva? Lo mismo sucede en Egipto donde la casa de la mayoría de cantantes de baladas en la historia del Mundo Árabe, como la Villa de Um Kulthum, fue demolida en el Cairo con muy poca atención o consideración para protegerla. Estos tristes ejemplos hacen que nosotros como profesionales pensemos: ¿bajo qué circunstancias o condiciones o, más aun, qué necesita la gente para valorar su patrimonio cultural? ¿Cómo podemos hacer que la gente crea en los valores del patrimonio cultural cuando las necesidades diarias básicas de los propietarios del patrimonio cultural no se cubren bajo la ocupación militar israelí? Teniendo en cuenta que una discusión más prolongada está más allá del alcance y la longitud de este artículo, los autores escogen hacer las preguntas pertinentes contestarlas necesariamente. Esto nos lleva al concepto más complejo de lo privado versus lo público: ¿cómo los conceptos de espacio privado/propiedad y el espacio público/propiedad pública juegan en este marco? ¿Cómo se relaciona el carácter sagrado de la propiedad privada con los

73

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 74

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Los valores culturales y sociales del Patrimonio Cultural en Palestina: ¿valores de quién?, ¿de los profesionales o de los propietarios?

I. El conocimiento

1

económico del patrimonio cultural los ciudadanos de los países en vías de desarrollo empiezan a valorar su patrimonio arquitectónico, por ejemplo cuando el patrimonio cultural se convierte en un recurso económico de ingresos.

intereses y valores públicos? Y, en consecuencia, ¿a quién pertenece este patrimonio? ¿Cómo el concepto de ciudadanía o falta de la misma juega un papel en la protección? ¿Cuál es el papel de los gobiernos en la correcta protección del derecho público? Y ¿cuál es exactamente el papel de los gobiernos, central y local? Y, particularmente en el caso de Palestina, ¿cómo la ausencia de clase media juega un papel positivo o negativo en este tema (cuestiones de ramificación)? Finalmente, nos gustaría decir que tan sólo a través del valor

1 Para más información ver: Inventory of Cultural and Natural Heritage Sites of Potential Outstanding Universal Value in Palestine, junio 2005. Palestinian National Authority, Ministry of Tourism and Antiquities, Department of Antiquities and Cultural Heritage. 2 Áreas A: área que estaba bajo la seguridad y el control administrativo de la Autoridad Nacional Palestina (A.N.P.) después del proceso de paz de Oslo. Áreas B: solamente bajo control administrativo de la A.N.P. 3 Para más información véase: Benvenisti, Meron. Sacred Landscape: the Buried History of Holy Land since 1948. Berkeley: University of California Press, 2000.

Beit Wazan [Mia Grondahl, RPA]

Nablus [Rula Halawani, RPA]

74


ESE2

12/2/08

13:41

Página 75

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla

El patrimonio arquitectónico: adaptaciones, explotación y mantenimiento

I. El conocimiento

Abdelaziz Badjadja Arquitecto Profesor de Arquitectura de la Universidad de Constantine, Argelia

1

Hoy en día, el patrimonio arquitectónico antiguo despierta en la mayor parte de gente un sentimiento de indiferencia, incluso de hostilidad, ya que los edificios construidos en el pasado ya no responden a las necesidades o los gustos “arquitectónicos” del momento. El edificio antiguo, debido a su decrepitud, no debe caer en el desuso, sino dejar paso al interés y a la toma de conciencia de su valor cognitivo y emocional. La necesidad de asegurar la conservación del patrimonio cultural debe encontrar una amplia comprensión y acceder a la sensibilidad de todas las esferas sociales. Sin embargo, el interés que despierta la salvaguarda de esta preciosa y amenazada herencia no expresa ninguna tendencia a abandonar en su favor las necesidades actuales. Al contrario, es la consecuencia de los cambios operados en la mentalidad, las inclinaciones y las aspiraciones del hombre contemporáneo. La conservación de los edificios antiguos debe inscribirse en una campaña de mayor envergadura teniendo por objetivo la protección y la mejora del marco de vida de la persona.

Explotaciones abusivas Zaouya Sidi Abderrahmane. Constantine (Argelia).

Debido a su desarrollo acelerado y a la creciente densidad de su población, las ciudades han sufrido una profunda alteración tanto en su estructura figurativa como constructiva. Las construcciones predominantes con función de vivienda acusan cambios importantes: la planta baja y los niveles medios se han convertido, en su mayoría, en actividades comerciales o artesanales. Estas explotaciones abusivas son imputables a las condiciones socio-económicas de los habitantes. Las familias tienen bajos ingresos, los jóvenes a menudo no tienen empleo pero desean acceder a un determinado status social, y, finalmente, la apertura del mercado ofrece posibilidades interesantes frente a la demanda y a las necesidades de una creciente población. Estas modificaciones efectuadas realizadas, muchas veces, sin la concertación de un profesional son a menudos perjudiciales para la edificación. En efecto, la elección de una nueva función cuando se muestra necesaria es infinitamente más sutil de efectuar, ya que posee un determinado número de cuestiones de fondo: ¿cómo conservar el carácter arquitectónico del edificio cuando hay un cambio de función? Así pues, los trabajos de adaptación a la nueva función (pasar de vivienda a comercio) conducidos, muchas veces, sin el concurso

del arquitecto se enfrentan al edificio. Este enfrentamiento se sitúa a diferentes niveles: Alteración de la estructura figurativa y del perfil urbano El carácter arquitectónico del edificio queda borrado ante las aportaciones exigidas por la nueva función. Los trabajos de adaptación han enmascarado o desnaturalizado su disposición y su decoración. Esta actitud que consiste en modernizar según el gusto del momento mediante una completa alteración sin tener en cuenta el carácter de la construcción, se traduce por unos duros enfrentamientos irremediables: Modificación de las aberturas de fachada Supresión de molduras (bandas, cornisas, apoyos, hornacinas…) Nueva distribución sin tener en cuenta la disposición de las fachadas Utilización del hormigón que substituye a lo existente

75


ESE2

12/2/08

13:41

Página 76

I. El conocimiento

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla El patrimonio arquitectónico: adaptaciones, explotación y mantenimiento

Rehabilitación de la parte inferior de la fachada mediante revoco, no permitiendo al muro, generalmente de piedra, su respiración Sustitución de las carpinterías antiguas por otras modernas Utilización de iluminación artificial ostentosa (neón, anuncios) Empleo excesivo de materiales modernos (losas, mármol, revestimientos murales diversos, vitrinas y expositores en aluminio…) caracterizados por un policromado y una textura que contrasta considerablemente con los materiales tradicionales envueltos en una patina que les confiere una belleza vehiculante de las habilidades humanas seculares.

1

Desestabilización de la estructura de carga La rehabilitación implica la resolución de un determinado número de parámetros que permitan una explotación óptima del emplazamiento. Generalmente los trabajos se centran en:

Constantine (Argelia).

La ampliación de la superficie La inserción de nuevos equipamientos interiores El aumento de las alturas bajo techo La iluminación y la aireación de los volúmenes interiores El tratamiento de los espacios La reparación de las redes de saneamiento que han quedado inapropiadas El conjunto de estas operaciones cuando son llevadas a cabo sin la opinión de un profesional en la materia desembocan en soluciones, a menudo, aberrantes amenazando, así, la estabilidad de la obra. Son practicadas aberturas importantes (vitrinas, ventanas…) sobre elementos portantes verticales, y/o sobre portantes horizontales (barreras para el paso de una escalera, trampilla de acceso al nivel superior…). Los pisos están sobrecargados (depósitos de mercancías, aparatos diversos…). Los desórdenes existentes no son tratados sino ignorados y escondidos. Se recurre, por ejemplo, a revestimientos murales (loza, papel pintado) para tapar las manifestaciones inestéticas de las enfermedades como los abotargados, manchas negras debidas a la humedad, etc.

Dar Meharsi. Constantine (Argelia).

Falta de mantenimiento Los ocupantes de las viviendas de los viejos centros son en gran medida inquilinos y mantienen a menudo relaciones mínimas con los propietarios. Su nivel cultural (poco o sin instrucción), asociado a su nivel socio-económico (clase social de origen rural que tiene su modo de apropiación del espacio y caracterizado por una

76

Patio en el casco antiguo. Constantine (Argelia).


ESE2

12/2/08

13:41

Página 77

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla El patrimonio arquitectónico: adaptaciones, explotación y mantenimiento

familia numerosa y de bajos ingresos) constituyen factores determinantes en su actitud negativa y perniciosa con respecto al marco edificado, desvalorizado por viejo, degradado y exiguo. Su entorno de vida que se resume, a veces, a una habitación con una tasa de ocupación elevada, está poco cuidado incluso totalmente abandonado. Las razones de este comportamiento son imputables a: La ignorancia y la negligencia. Los ocupantes no consideran ni tan sólo las lesiones como enfermedades graves y evolutivas, ni tampoco sospechan la amplitud de los daños posteriores. Falta de medios. Los trabajos engendrados por los desórdenes implican sumas de dinero, del cual no disponen los ocupantes. La actitud es voluntaria en la esperanza de hacerse atribuir una vivienda. La situación de adquisición de la vivienda, siendo inquilinos, no se sienten concernidos por la revisión. Por lo que se refiere al propietario, éste o se encuentra ausente o no tiene los medios o está en litigo con los copropietarios o los vecinos medianeros (la entremezcla de construcciones define difícilmente las partes sobre las cuales cada cual deba intervenir). Este estado de cosas da como resultado que, prácticamente, nadie asuma los cuidados del edificio que se traduce, por un lado, en la falta de mantenimiento y, por el otro, en un uso abusivo. No hay que desatender el mantenimiento de una construcción, ya que permite evitar los desordenes más o menos graves. Un edificio está sometido incondicionalmente a un proceso de envejecimiento debido a múltiples agentes externos que van minando y limitando su solidez en el tiempo. También debemos tratar preventivamente las diferentes partes susceptibles de causar desórdenes: revisión de

I. El conocimiento

cubiertas y bajantes, protección de la albañilería para el mantenimiento de los revocos o de las juntas, tratamiento de la madera… El uso inapropiado o abusivo también puede ser la causa de enfermedades graves y evolutivas, como, especialmente, la sobrecarga del piso (reservas de agua, amontonamiento de objetos en una pequeña superficie), el esfuerzo excesivo de determinados elementos de la estructura (obstrucción de montantes de refuerzo y de tirantes), y el cumplimiento inadecuado de tareas domésticas (repetidamente coladas con grandes cantidades de agua provocando a la larga la pudrición de los elementos de madera, sobre todo a nivel de apoyos). Finalmente, en el caso de que alguien se ocupe de los cuidados, los desórdenes son tratados superficialmente, se atacan a los síntomas y no a las causas: taponamiento de fisuras, repicado de los revocos despegados y reparación parcial, colocación de tablones sobre pavimentos flechados para encontrar la horizontalidad del nivel. Sin embargo, un edificio o un conjunto arquitectónico bien conservado constituye para los habitantes de una ciudad una lección de buenas maneras, de espíritu cívico y de exigencia cultural, el símbolo de una comunidad. A partir de este núcleo, que no debe ser ni un museo ni un cuerpo extraño, deriva todo el ambiente de la ciudad.

Casbah. Constantine (Argelia).

77

1


ESE2

12/2/08

13:41

Página 78

I. El conocimiento

1

Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo.

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla

Xavier Casanovas Arquitecto técnico Director del proyecto europeo RehabiMed (Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Barcelona) y profesor del Departamento de Construcciones Arquitectónicas II de la Escuela Superior de la Edificación de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña), España Ramon Graus Arquitecto Profesor del Departamento de Composición Arquitectónica de la Escuela Politécnica Superior de la Edificación de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña), España

La arquitectura tradicional que podemos encontrar en la cuenca mediterránea es, aun en nuestros días, de una riqueza extraordinaria. Es el fruto y el reflejo de unas sociedades acostumbradas a los intercambios intensos y que ha tomado forma lentamente, precisamente gracias a estos intercambios. Pero desde el primer momento hemos de advertir que esta es una arquitectura que está desapareciendo porque fue producida desde una lógica que llamamos pre-industrial, donde las cosas pasaban poco a poco, donde las formas de la arquitectura se destilaban con el paso de generaciones y donde la sabiduría constructiva se transmitía de padres a hijos de familias de constructores (solíamos llamarlos “maestros”, en árabe “maalem”). Las sociedades que habitan el Mediterráneo han cambiado, por tanto, profundamente desde la llegada del fenómeno de la industrialización, perfeccionada por enésima vez con lo que hoy en día llamamos globalización. Las comunidades que construyeron y habitaron plenamente esta arquitectura se han perdido o se están desintegrando y otras lógicas interactúan en esta arquitectura (las migraciones, la reconversión en segunda residencia, la ghettización, la gentrificación, la pérdida de valor inmobiliario ante su substitución por nuevos edificios, etc.1). Nuestra mirada melancólica y romántica sobre esta arquitectura a veces no nos deja ver que sus habitantes han de poder “transformarla” para “adaptarla” a sus necesidades y también a los sueños de los tiempos actuales. Intentaremos mostrar aquí la riqueza, en su vertiente bioclimática, de esta arquitectura y reflexionaremos sobre las posibilidades de rehabilitarla aprovechando sus grandes potencialidades y con el respeto que se merece. La casa en un lugar del Mediterráneo Si bien podemos atrevernos a hablar de arquitectura tradicional mediterránea2, acto seguido hemos de insistir en su gran diversidad. Si nos atenemos a los aspectos climáticos, el Mediterráneo se caracteriza por un clima templado que se altera rápidamente hacia el sur pasando a un clima cálido seco o bien se

78

Pasajes cubiertos en el Cairo (Egipto).

modifica rápidamente hacia un clima frío cuando aumenta la continentalidad y la altitud del lugar3. Su arquitectura tradicional respondía a un equilibrio entre las diversas necesidades de sus habitantes (el uso del edificio, la economía de subsistencia), los materiales de construcción disponibles y, evidentemente, la protección ante el medio natural. En primer lugar hay que tener en cuenta que la arquitectura tradicional toma formas radicales e ingeniosas, sobre todo cuando las condiciones del medio son muy severas. Por ejemplo, las casas pudientes del Cairo, en Egipto, habían desarrollado el “malqaf”,


ESE2

12/2/08

13:41

Página 79

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo.

I. El conocimiento

1

El malqaf de El Set Wasela (Egipto) y esquema de su funcionamiento que permite la ventilación de las estancias.

una especie de tragaluz, proveniente de las zonas cálidas de Persia, para captar la brisa del Nilo y hacerla pasar por las principales estancias de la vivienda, ventilándolas. O, en diversos lugares cálidos secos del Mediterráneo, pero con temperaturas bastante frías en las noches (Matmata en Túnez, Capadocia en Turquía, Guadix o Paterna en la península Ibérica, Matera en Italia)

se ensayaron hábitats troglodíticos, es decir, viviendas bajo un subsuelo fácilmente excavable para aprovechar la inercia térmica del terreno. En los climas de montaña, más fríos, la cocina (también núcleo energético) se dispone en el centro de la casa con unas paredes que también apelan a la inercia térmica, pero en este caso para

Viviendas enterradas en Matmata (Túnez).

Viviendas enterradas en Paterna (España).

79


ESE2

12/2/08

13:41

Página 80

I. El conocimiento

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo.

1

Casa aislada del pre-Pirineo en Guixers (España), la chimenea y el desván.

evitar que el calor salga demasiado rápidamente hacia fuera. En la mayoría de los países mediterráneos acostumbran a ser casas desarrolladas en altura (dos o tres plantas) donde el ganado se disponía en una planta baja semienterrada para aprovechar su calor en invierno (mientras en verano era enviado a pastar a los prados de montaña y el interior permanecía fresco) y donde la

cosecha se secaba en la parte alta de la casa, en un sobradillo ventilado y ésta se convertía en un excelente aislante. Ahora bien, cuando el clima se modera y el sustrato cultural es intenso entonces la repetición de un modelo concreto de arquitectura está más ligado a la cultura de una sociedad que al clima en si mismo. Fijémonos, por ejemplo, en la configuración de

Patio de una kasbah en ksar Tamnougalt (Marruecos).

Patio de Dar Ben Abadía en Túnez (Túnez).

80


ESE2

12/2/08

13:42

Página 81

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo.

una casa con patio, allí donde el clima es desértico el patio es estrecho y alto (por ejemplo el ksar Tamnougalt en el Sur del Atlas de Marruecos4), recoge el aire frío de la noche y conserva el espacio fresco durante una buena parte del día, ventila pero no deja entrar el sol ni la arena. Pero en otras soluciones el clima es más benigno, el patio se ensancha pero se mantiene sin una clara función bioclimática, porque el patio también está enraizado a la cultura de la intimidad de una casa que mira hacia adentro, como es toda la cultura del Islam. Por otro lado hay que desconfiar de la palabra “tradición”. Un edificio tradicional, lo es ¿desde cuándo y ligado a qué? Por ejemplo, en todo el Mediterráneo las líneas entre la arquitectura tradicional y la culta son ambiguas y difusas. La casa “tradicional” libanesa, conocida como “casa con sala central” o “casa de tres arcos”5 no deja de tener una estructura y un funcionamiento muy parecido a las casas de la “tierra firme” veneciana, de la masía catalana o de la casa otomana por excelencia con sofá central. De todo lo que hemos indicado hasta el momento, se puede deducir que la arquitectura tradicional mediterránea es mayoritariamente la que está emplazada en zonas de clima templado. Pero los condicionantes que comporta el clima templado, como dice Rafael Serra, “no son más que los de otros tipos de climas con menos dureza, pero con la característica esencial de que pueden presentarse todos al mismo tiempo. Son el “problema del frío” en invierno, que puede ser seco o húmedo, una distinción que no es importante en climas más extremos pero sí que lo es en éstos. El “problema del calor” en verano (seco o húmedo), casi tan intenso como en otros climas aunque dure relativamente pocos días. Finalmente, el “problema del tiempo cambiante” de épocas intermedias, cuando se pueden presentar excesos de frío o de calor en periodos de tiempo cortos”6. El saber emplazarse y los espacios intermedios No vamos a descubrir a nadie que la arquitectura tradicional tiene una sabiduría particular a la hora de emplazarse en el territorio. Hay que empezar por aquí. A una arquitectura mal emplazada respecto del sol, que es el gran dictador, difícilmente se le encuentran virtudes bioclimáticas. Pero emplazarse bien también quiere decir esconderse o aprovechar los vientos, orientar cada una de las estancias según su uso de día o de noche, etc. En este epígrafe hemos de insistir en la idea expuesta más arriba, en el sentido de que cuanto más severo es un clima más radicales son las soluciones. Ponemos también unos ejemplos: un “ksar” es un pueblo fortificado de los valles del Sur del Atlas de Marruecos que se defiende del calor, del frío y de la arena agrupando las casas una al lado de la otra y mirando de reducir el número de fachadas que intercambian calor con el exterior. En cambio, una casa de payés del pre-Pirineo es un edificio que se puede disponer a los cuatro vientos y que se asienta sobre la vertiente soleada de

I. El conocimiento

1

Ksar Tamnougalt (Marruecos).

Porcentaje de huecos en las fachadas de una casa aislada del pre-Pirineo en Guixers (España), fachadas a mediodía, levante, norte y poniente.

Escalonamiento de casas sobre la pendiente natural en Berat (Albania).

Saquito de arena que en la tradición libanesa fija las puertas para permitir la ventilación cruzada de las estancias.

81


ESE2

12/2/08

13:42

Página 82

I. El conocimiento

1

Zaguán de una casa en Lefkara (Chipre)

Cobertizo vegetal con jazmines en Jesús Maria (España).

Galerías en una casa de Bda (Siria)

La vegetación dentro del Riad Berebere de Marrakech (Marruecos).

82

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo.

la montaña y abre su puerta de acceso en la cara protegida de los vientos fríos. En este mismo sentido, el asentamiento de las poblaciones sobre la vertiente de una montaña siempre se ha llevado a cabo de manera en que las calles se dispongan a cota (es decir, siguiendo una curva de nivel), y donde el edificio delantero semi-entierra la planta baja y no tapa el sol al edificio posterior con acceso por la calle superior. Estos tipos de disposiciones acostumbran a garantizar lo que ahora llamamos una ventilación cruzada. Éste es un concepto desarrollado por el ideario del Movimiento Moderno, pero que ya se había practicado ampliamente en la arquitectura tradicional mediterránea. Un buen ejemplo podemos encontrarlo en la costumbre libanesa de disponer unos saquitos con arena en cada puerta para evitar que se cierren y permitir que esta ventilación entre por delante y detrás del edificio. Sin embargo, en un clima templado como el nuestro, la arquitectura tradicional busca el cobijo, las vistas agradables, las brisas del mar mediante lo que podríamos llamar unos “espacios intermedios” entre el interior y el exterior que generan microclimas agradables según la época del año y hora del día. La diversidad de estos espacios es la que proporciona una singularidad muy especial a la arquitectura tradicional mediterránea. Las propias calles cubiertas o la entrada con soportal de la casa son el primer espacio de este tipo. Construido de manera sólida o bien con cañas o elementos vegetales, como parras o jazmines, da la bienvenida al visitante y protege al propietario cuando se sienta delante de la puerta de casa a dejar pasar las horas, o arreglar una herramienta del campo, etc. Es éste un elemento clave que hace posible, climáticamente, hacer vida en la calle y permite la sociabilidad tan característica de los lugares mediterráneos. Un espacio parecido y propio de toda la arquitectura de la cuenca es la galería, un espacio elevado y con soportales, habitualmente con columnas que sostienen unas arcadas que sirven de distribuidor a una serie de piezas pero al mismo tiempo es suficientemente grande para poder estar, para secar la cosecha. En Cataluña también recibe el nombre de “solana” (espacio exterior soleado) que no es otra cosa que el “riwaq” árabe o el “iliakos” griego. Un caso particular del Próximo Oriente es el llamado “iwan” proveniente de Persia. Se trata prácticamente de una habitación a la que falta la pared de una de las fachadas. Es por tanto un espacio cubierto pero al aire libre, multifuncional y, en ocasiones, las piezas laterales se abren al iwan que sirve de espacio de distribución. La estructura más simple es la de dos habitaciones con iwan central, pero se puede ir complicando con yuxtaposiciones, patios, etc., hasta llegar a agregaciones bastante complejas. Un elemento muy simple pero de gran eficacia es el alero, un voladizo del tejado que le da sombra en verano y que permite la


ESE2

12/2/08

13:42

Página 83

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo.

I. El conocimiento

1

Tribunas en una casa en Gjirokastra (Turquía).

Las edificaciones de Ait Larbi en el valle del Dades se confunden con el paisaje próximo (Marruecos).

entrada del sol en invierno, aprovechando la trayectoria variable del sol que en esta época es más bajo. Un espacio parecido pero más sofisticado es la tribuna, esa pequeña habitación que se puede cerrar con respecto a las otras salas de la casa y que da al exterior a través de un cerramiento de vidrio, un lugar para pasar las horas de invierno y que aprovecha el efecto invernadero para calentarse y trasladar parte del calor retrasado a las estancias contiguas. Un ejemplo claro son las tribunas del Ensanche de Barcelona, pero estamos hablando de un elemento claramente ligado con la tradición y que podemos encontrar por todas partes y de forma muy abundante en la arquitectura de Turquía. Y aquí llegamos al patio, el ejemplo paradigmático de los espacios intermedios “dentro-fuera” de la arquitectura tradicional mediterránea. Ya hemos comentado más arriba su comportamiento bioclimático y los fuertes vínculos culturales que han garantizado su permanencia en la cuenca. Sólo hay que añadir que en cada lugar, sus proporciones en planta y en sección saben encontrar la respuesta más adecuada al clima de cada local. Así, a partir de la casa con peristilo de la tradición helenística, se suceden las adaptaciones del patio, pensamos en la domus romana, en los patios de los palacios góticos catalanes de ciudad y, evidentemente, con la apropiación de la tradición del patio ("west ed-dar", el "centro de la casa" en árabe) por parte de la cultura del Islam y la radicalización de su uso tan sólo de puertas adentro. Es precisamente en esta cultura donde el patio encuentra su máxima aplicación junto con la vegetación y el agua. Así el agua es introducida en forma de fuente o de pequeño estanque

creando un microclima algo húmedo. Por otra parte, esta mejora ambiental también procura la introducción de la vegetación en su interior, pensamos en los "riad" de Marrakech. Los materiales del lugar, la transpiribilidad y la inercia térmica El mundo de la construcción pre-industrial se caracteriza por un bajo coste de la mano de obra y en cambio un coste muy elevado del transporte de los materiales de construcción hasta la obra. Por tanto, es natural que se intenten aprovechar los materiales más próximos al emplazamiento o aquellos más fáciles de explotar. Así, la tierra, la piedra de cada lugar, el mortero de cal o de yeso y la madera se convierten en los materiales omnipresentes en la construcción. Algunos materiales provenientes del mundo agrario, como la paja, se han utilizado como buen aislamiento térmico en multitud de soluciones. Cabe destacar como esta misma economía de subsistencia configura el paisaje de un territorio. Los tonos de la tierra y de la piedra para construir las casas se maridan con los colores de las colinas de los alrededores y se insertan en el paisaje de una manera inseparable. Al mismo tiempo, esta construcción preferentemente masiva de tierra o de piedra (tapia, adobe, tabicado común, etc.) se caracteriza por aprovechar su inercia térmica para garantizar espacios interiores confortables. Así, las superficies expuestas a los rayos solares absorben calor, pero, dado que las paredes gruesas de piedra o de tierra lo transmiten lentamente, los interiores se mantienen frescos durante el día. Después, las paredes actúan

83


ESE2

12/2/08

13:42

Página 84

I. El conocimiento

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo.

1

Tribuna con una amplio repertorio de filtros en Sidi Bou Said (Túnez).

como almacenes de calor, y lo transmiten al interior, manteniendo la temperatura agradable durante toda la noche. Este fenómeno que hemos explicado para las paredes también es aplicable a los terrados tradicionales. Recordemos que el terrado era un techo plano de vigas de madera cubierto por una capa de un palmo de tierra que hacía de cubierta a la vez que se convertía en una estancia más en según que épocas del año (entonces se convertía en dormitorio, cocina, lugar para el secado de la cosecha, etc.). Encontramos este tipo de terrados en el Atlas magrebí, en las montañas del Líbano, en las Alpujarras andaluzas y más antiguamente en toda la franja del Pirineo7 o en los Alpes marítimos. Hemos de insistir también en la transpirabilidad de estas paredes, es decir, la capacidad de humedecer y secarse y de equilibrar la humedad ambiente exterior con la interior. Todo ello ha sido posible gracias a una cultura de revestimientos transpirables como son el yeso, los enfoscados de mortero de cal o de tierra, y las pinturas a la cal. Los filtros de la luz Finalmente, la arquitectura tradicional mediterránea se caracteriza por una riqueza infinita de soluciones que permiten dotar de filtros a las aberturas del edificio (puertas, ventanas, balcones) y así responder a las variaciones de nuestro clima templado con el triple objetivo de aislar térmicamente, de dar sombra y de ventilar.

84

Protección solar con cortinas en la Kasbah de Argel (Argelia).

Abrir un agujero en una fachada siempre había sido un trabajo delicado. La tentación de abrir una abertura grande era fuerte, pero la prudencia aconsejaba hacerla más pequeña. Pensemos que utilizar el vidrio (aislarse del exterior, introducir luz y ver a través de él) era un lujo en todas estas sociedades y por tanto era necesario un especial ingenio para abrir el máximo de ventana sin desequilibrar los ahorros térmicos. De esta manera, si antiguamente las aberturas sólo tenían un postigo de madera con una mirilla (una pequeña abertura con un pequeño postigo practicable), poco a poco se va incorporando una abertura más amplia protegida por papel parafinado y sólo bastante más tarde se incorpora el vidrio. Éste es un buen ejemplo para comprender que la arquitectura tradicional no es algo inmutable, sino que está en plena evolución a medida que absorbe, lo que podríamos llamar “modernizaciones”. Sin ningún género de duda, la adaptabilidad es uno de los mejores valores de esta arquitectura y lo ha ido demostrando al largo de los tiempos. Tan sólo la incorporación de unas tecnologías alejadas de la escala humana ha sido capaz de provocar un efecto de ruptura al que, aun hoy, la arquitectura tradicional mediterránea se resiste como una alternativa más sostenible y respetuosa con el entorno. El repertorio de soluciones es amplísimo. Por ejemplo, en Cataluña una abertura de ventana podía tener el marco y la hoja practicable de la ventana, por fuera se podría proteger con una


ESE2

12/2/08

13:42

Página 85

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo.

contraventana, por el interior el postigo delante del vidrio graduaba la luz y finalmente, los visillos y cortinas domesticaban el sol y dotaban de intimidad al interior. De la misma forma, el Mediterráneo está lleno de diferentes tipos de persianas, elementos siempre móviles y graduables que permiten en cada momento controlar la intensidad lumínica del espacio interior. Éste es el caso de la sencilla persiana de cuerda que con sus diversas posiciones, totalmente desplegada, recogida, medio recogida y sujetada por encima de la barandilla del balcón, ayuda a controlar el ambiente interior. O bien, es el caso de más compleja persiana llamada “veneciana” o también “mallorquina” según el lugar, una especie de celosía compuesta por unos pequeños listones orientables sobre un bastidor también móvil. En este caso se pueden graduar con precisión la luz y el aire que penetran en la estancia. Abierta del todo, cerrada totalmente y los infinitos intermedios que muestran las imágenes que acompañan el artículo (enviar la luz hacia el techo, enviar la luz hacia el suelo, permitir la mirada hacia fuera, etc.). Por otro lado, en las sociedades del Islam, se fusionan las necesidades de clima, donde hay que filtrar la potencia de un sol explosivo, y a la vez la cultura del velo, de ver la calle sin ser visto. En este contexto adquiere protagonismo la “mashrabiyya”, una celosía de madera trabajada que ocupa grandes aberturas y que deja pasar el aire y una luz muy tamizada a la vez que permite la visión hacia el exterior. Buena parte de la abertura es fija pero dispone de unos bastidores practicables también con enrejado de madera. Una rehabilitación consciente La rehabilitación de un edificio, más que incorporar “gadgets” bioclimáticos, ha de ser sensible con estos elementos de la “tradición” que hemos descrito. Pensemos que una rehabilitación consciente al menos no debería jugar en contra e ignorarlos. Ahora bien, también hemos de aceptar que estos sistemas pasivos de control ambiental tienen sus límites. Pensemos que por si solos garantizan unos niveles de confort razonables, pero si deseamos tener una temperatura constante de 20ºC y un 50% de humedad cuando en el exterior estamos a 35ºC y un 30% de humedad sólo se podrá llegar con sistemas activos. Este hecho tampoco es nuevo, en la casa tradicional cuando hace frío se enciende la chimenea, que no es más que un sistema artificial de producción de calor. Así, un proyecto de rehabilitación ha de poner en la balanza las necesidades de un programa (el encargo de un cliente), los valores de la arquitectura que hay que rehabilitar (culturales, arquitectónicos, también bioclimáticos) y el conocimiento del estado actual del edificio. Recordemos que en el método RehabiMed se insiste en la necesidad de conocer antes de actuar, es decir, que es necesaria una cuidadosa diagnosis (también de los equilibrios térmicos) del edificio antes de emprender su rehabilitación. Por tanto, hay que entender como funciona el edificio y rehabilitarlo y modernizarlo entendiéndolo.

I. El conocimiento

1

Recuperación de un antepecho que permite la ventilación en una azotea de Hebrón (Palestina).

Por lo que hemos ido avanzando ya se deduce que nos decantamos por una rehabilitación que, fomentada en la construcción y los mecanismos de control ambiental tradicionales, prueba a adaptar las condiciones del edificio a las necesidades actuales, pero sigue sensible a trabajar con la inercia térmica frente al aislamiento sin criterio (por ejemplo, en un edificio de paredes gruesas se puede hiperaislar la cara norte y decidirse por aislar menos o no aislar alguna de las caras soleadas y aprovechar su inercia térmica), mantener la transpirabilidad de las paredes (por ejemplo, utilizar enfoscados de cal y pinturas transpirables a la cal o al silicato frente los revestrimientos de cemento portland y las pinturas plásticas que rompen este equilibrio higrotérmico),

Vista exterior e interior de la “mashrabiyya” El Set Wasela (Egipto).

85


ESE2

12/2/08

13:42

Página 86

I. El conocimiento

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Sobre los valores bioclimáticos en la rehabilitación de la arquitectura tradicional del Mediterráneo.

respetar los espacios intermedios (por ejemplo, evitar la apropiación especulativa de todo espacio intermedio con carpinterías metálicas) y conservar los filtros solares tradicionales (por ejemplo, evitar la sustitución sistemática de carpinterías por soluciones simplistas de aluminio o PVC) y sólo después de haber integrado estos parámetros preguntarse por las necesidades reales de introducir sistemas activos de control ambiental (ya sea una calefacción, ya sea un aire acondicionado). Una vez que el edificio ha sido rehabilitado es ocupado por las personas que han de vivir en él. Ya hemos avanzado al principio del artículo que la sociedad que produjo esta arquitectura ha desaparecido, por lo cual el nuevo usuario no conoce como “hacer funcionar” el edificio. Nos parece que lo que hay que hacer es explicarle como utilizarlo mediante un pequeño manual de uso y mantenimiento que se le entregará a la finalización de la obra. Así, la persiana “mallorquina”, como si se tratara de un pequeño electrodoméstico, tendría unas pequeñas instrucciones de uso que optimizarían su funcionamiento. Llegados aquí, ya se entiende que, por ejemplo, es un esfuerzo mantener una ventana de madera ante las soluciones de bajo mantenimiento que ofrece el mercado o bien ante la comodidad de una persiana de aluminio estándar con mando eléctrico, pero pensamos que precisamente es en estos aspectos donde se muestra una rehabilitación consciente de la arquitectura tradicional mediterránea.

1

1 CASANOVAS, Xavier (dir.): Réhabiliter l'architecture traditionnelle méditerranéenne. Symposium régional. Marseille, le 23, 24 et 25 septiembre 2005, Col·legi d'Aparelladors i Arquitectes Tècnics de Barcelona. Barcelona, 2005. 2 NOURISSIER, Gilles; REGUANT, Joan; CASANOVAS, Xavier; GRAZ, Christophe: Arquitectura tradicional mediterránea. Ecole d'Avignon, Col·legi d'Aparelladors i Arquitectes Tècnics de Barcelona, Ecole des arts et métiers traditionnels de Tétouan. Barcelona, 2002. 3 FOLCH, Ramon (dir.): Mediterrània: territori i paisatge. Atles Ambiental de la Mediterrània. Institut Català de la Mediterrània, Institut Cartogràfic de Catalunya, Estudi Ramon Folch. Barcelona, 1999.

Las múltiples posibilidades de la persiana con lamas móviles de madera en el Eixample de Barcelona (España).

86

4

BADIA, Jordi; CUSIDÓ, Oriol; GRAUS, Ramon; MANRIQUE, Emili; NOY, Martí; VILLAVERDE, Montserrat: [V. bilingüe castellà-francès, Marruecos presahariano. Hábitat y patrimonio - Le Maroc présaharien. Habitat et patrimoine. UNESCO, Col.legi d'Aparelladors i Arquitectes Tècnics de Barcelona. Barcelona, 1998. Trad. de Marinette Luria].

5

HUSSEINI, Fréderic; NOURISSIER, Gilles; CASANOVAS, Xavier (dirs.): Manuel pour l'entretien et la réhabilitation de l'Architecture Traditionnelle Libanaise. École d'Avignon, Projet Corpus Levant. Avignon, 2004.

6

SERRA FLORENSA, Rafael: Les energies a l’arquitectura. Principis del control ambiental arquitectònic (1993). Edicions UPC (2ª edición). Barcelona, 1995, pp. 200-219.

7

CASANOVAS, Xavier: "I tetti piani nel Pirineo catalano", CATALDI, Giancarlo (a cura di): Attualità del primitivo e del tradizionale in architettura. Atti del Convegno Internazionale 'Le ragione dell'abitare', Prato, 8-9 gennaio 1988. Alinea Editrice. Florencia, 1989. pp. 135-141.


ESE3

12/2/08

13:52

Página 87

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla

Arquitectura tradicional y clima en Túnez

Durante siglos, nuestros ancestros han ido adquirido unas determinadas habilidades en el ámbito de la construcción, basadas en un conocimiento intuitivo del medio circundante y del clima. Sus técnicas de construcción, así como los materiales utilizados, se han ido escogiendo con la inquietud de adaptar la vivienda al clima. Esta inquietud es aun más remarcable en las zonas con clima caluroso (en este caso, el sur de Túnez). Es por ello que la arquitectura troglodita aparece como una respuesta adecuada a las presiones climáticas bastante duras de ciertas regiones del Sur. Este tipo de hábitat es por definición el conjunto de las viviendas situadas bajo tierra y que resulta de la utilización de cavidades naturales o también de excavaciones voluntarias. La condición principal de este tipo de vivienda reside en la presencia de un terreno blando libre de humedad. Este tipo de hábitat constituye una excelente respuesta a los climas excesivos. El hábitat enterrado nos permite evitar el calor intenso del verano y el frío glacial del invierno gracias al aumento de la inercia térmica debido a la presencia misma del suelo. Sobre todo teniendo en cuenta que la noción de fachada exterior está ausente, lo cual limita considerablemente el ahorro de calor en verano y la pérdida de calorías en invierno. De esta manera, las máximas de temperatura diaria son totalmente ignoradas. Las máximas anuales de las temperaturas exteriores son la única magnitud que tiene influencia sobre el ambiente interior. Las propiedades térmicas de este hábitat varían según: La naturaleza del suelo que puede ser más o menos inerte o aislante El espesor de las paredes de la vivienda La exposición respecto al sol En el Sur tunecino, observamos, rápidamente, dos tipos de hábitat troglodita, que difieren según la naturaleza del suelo: el primero en la región de Matmata y el segundo en la de Chénini. 1. La vivienda troglodita en Matmata En Matmata, la vivienda tradicional se resumía en las viviendas construidas alrededor de un pozo central, bastante profundo, y que puede llegar a veces a una profundidad cercana a los diez metros. Las piezas de la vivienda son excavadas alrededor de dicho patio,

I. El conocimiento

Radhia Ben M'Barek Arquitecto Arquitecto principal – especializada en arquitectura del patrimonio

1

Túnez, Túnez

algunas veces sobre dos niveles y organizadas en apartamentos complejos que comprenden habitaciones, despensas, establos… El acceso al patio de distribución se hace a través de un túnel en pendiente que sale al nivel exterior a algunas decenas de metros más alejado. Algunos están equipados con una cisterna, excavada bajo el patio, para recoger las aguas pluviales. El interés de las habitaciones subterráneas alrededor de un patio son el resultado de la aridez del clima: además de la presencia de la inercia térmica del suelo, la disminución de las fachadas expuestas al sol se fuerza al máximo ya que el patio permite aumentar el alcance de la sombra. Lo cual permite, también, aprovechar al máximo el resplandor terrestre (que enfría las paredes de roca del patio). El aire fresco en el fondo del patio disminuye sensiblemente la temperatura del aire ambiente. 2. La vivienda troglodita en Chénini En Chénini, otro tipo de vivienda troglodita, situado en la pendiente de la colina, se ha llevado a cabo cavando la tierra bajo capas de rocas duras, que hacen las veces de losas de las

87


ESE3

12/2/08

13:52

Página 88

I. El conocimiento

1

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Arquitectura tradicional y clima en Túnez.

cubiertas. Estas viviendas presentan menos ventajas que las de Matmata, pero parecen ser relativamente más competitivas, teniendo en cuenta la imposibilidad de cavar verticalmente a causa de un suelo rocoso. De esta manera, la vivienda troglodita ilustra el papel de la inercia térmica del suelo natural en el establecimiento de ambientes interiores y se muestra como el hábitat más adecuado para climas calurosos, relativamente secos y presentando una amplitud térmica anual importante. Para estos hábitats, los cálculos han mostrado que el desfase de la onda térmica anual era de cerca de seis meses. Sin embargo, ya se trate de arquitectura troglodita o de otro tipo, en la construcción de una arquitectura bioclimática intervienen otros factores y elementos, y nuestros ancestros han adoptado diferentes posibilidades para obtener un máximo de confort y para responder mejor a las exigencias de los ocupantes de los espacios en las regiones calurosas y, por tanto, conseguir una arquitectura confortable. Veamos como ejemplo la arquitectura vernacular de Djerba, basada en viviendas más bien aisladas, con patio central y muros gruesos, implantadas en la vegetación. El conjunto es llamado “El Menzel”. La utilización de techos de bóvedas y cúpulas es muy abundante. La casa tradicional Djerbiana se caracteriza por la presencia de una o más habitaciones sobrealzadas con respecto a otros espacios y situadas en los ángulos de la casa. Esta habitación (llamada “Ghorfa”) contiene una pequeña abertura (en la parte superior del espacio) que permite una ventilación natural. Se puede también citar la arquitectura vernacular de Tozeur, donde los palmerales juegan el papel de filtro para el aire caliente y los rayos solares. La edificación está implantada en el borde norte de los palmerales para protegerse de los vientos

provenientes del sur, cargados de arena. Por lo que respecta a las fachadas, bastante particulares, y que caracterizan esta región de Túnez, están realizadas en ladrillo macizo, de forma imbricada para obtener voladizos que favorezcan un máximo de zonas de sombra. En cuanto a los espacios exteriores de las ciudades antiguas, han sido también objeto de una cierta preocupación respecto a su confort climático. Por este motivo la edificación de los “Sabats” ha venido en respuesta a esta cuestión permitiendo la creación de zonas de sombras y la reducción de rayos solares sobre las fachadas de las casas. Esta misma preocupación se ha manifestado en el interior de las casas donde la solución de “construcción alrededor de un patio” ha permitido disponer siempre de una zona sombría que, a lo largo del día, permite un mínimo de rayos solares sobre las diferentes fachadas de la construcción. Térmicamente, el patio funciona como un pozo de frescor ya que el aire fresco no puede escaparse y se estanca refrescando las habitaciones que se abren sobre el mismo. Las paredes rocosas del patio absorben el aire caliente de los espacios interiores, y el de las paredes rocosas soleadas, emitiéndolo, y por tanto enfriándolas. Este frescor es transmitido seguidamente al interior de los espacios. El patio constituye, por tanto, un elemento “regulador” ya que se beneficia toda la vivienda. Finalmente, podemos afirmar que nuestros ancestros han tenido en cuenta muchos factores y elementos para conseguir una arquitectura que responda a su confort climático, en este caso:

Matmata, Túnez

Matmata, Túnez

88

La forma de las cubiertas En verano, el sol ilumina prioritariamente la cubierta. Las paredes este y oeste reciben la mitad de rayos recibidos por la cubierta. Es


ESE3

12/2/08

13:52

Página 89

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Arquitectura tradicional y clima en Túnez.

I. El conocimiento

por ello que las formas de las cubiertas se muestran importantes para el confort de la vivienda. Y dependiendo de sus formas, las bóvedas y cúpulas están menos expuestas a los rayos solares y al viento. Por este motivo la utilización de este tipo de cubierta ha ayudado a disminuir el impacto de los rayos solares a nivel de las cubiertas y seguidamente al espacio interior mismo. Las aberturas Minimizar las aberturas hacia el exterior es uno de los puntos a tener en consideración. Algunas fachadas se limitan a una puerta de entrada encima de la cual hay una abertura (agujero de ventilación). Este tipo de concepción y organización de aberturas asegura una buena ventilación que proporciona a la habitación un confort interior permanente. La posición alta de las aberturas facilita la evacuación del aire caliente. De esta manera el aire fresco entra por las puertas y se evacua por los agujeros superiores. Ello permite tener un sistema de ventilación natural. Los materiales de construcción La piedra: para la construcción de paredes y bóvedas El yeso: utilizado como argamasa La cal; utilizada generalmente para los revoques Kairouan, Túnez

Estos tres materiales principales en la construcción tradicional presentan una buena resistencia a la conducción del calor. Lo cual permite un ambiente fresco en el interior. La envoltura maciza Para las construcciones tradicionales, el espesor de las paredes varía entre 50 y 70 cm, y puedo incluso llegar a 1 m. Esto proporciona una transmisión lenta del calor. Por otra parte los volúmenes compactos permiten limitar los efectos del calor: así el ensamblaje de una habitación (y construcciones) a sus vecinas, permite una protección del calor, minimizando las paredes expuestas. El color La utilización de revestimientos claros para la cubierta, el suelo y las paredes permite minimizar la absorción de rayos solares. Es por ello que encalar o pintar en un color claro (sobre todo blanco) favorece una mejor reflexión de los rayos solares.

Túnez, Túnez

89

1


ESE3

12/2/08

13:52

Página 90

I. El conocimiento

1

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla

Una herramienta para desarrollar el uso de energía solar en la cuenca mediterránea: el Atlas de Radiación Solar Europeo (ESRA)

École des Mines de Paris

Este atlas ofrece un instrumento único dedicado al conocimiento y la explotación de los recursos solares en la cuenca mediterránea. Es una poderosa herramienta para arquitectos, ingenieros, meteorólogos, agrónomos, autoridades locales, profesionales del turismo, así como también investigadores y estudiantes. Cubre el período 1981-1990. Ofrece un conocimiento fundamental de la radiación solar disponible a nivel de suelo, que es de una importancia primordial para la vida y el clima (incluyendo el océano) puesto que es un recurso principal de la Tierra con diferencia. El Atlas coordinado por K. Scharmer y J. Greif, publicado por Les Presses de l'Ecole des Mines como The European Solar Radiation Atlas - vol. 1: Fundamental and maps, describe el recorrido del Sol a través del cielo, sus variaciones a lo largo del año y con la posición geográfica. Se tratan las interacciones de la radiación solar con la atmósfera y sus componentes (neblina, calima, nubes, etc.) y la separación de la radiación en directa y difusa. La importancia de la radiación solar en varios dominios se presenta con énfasis en ingeniería solar, donde la energía solar es utilizada para proveer electricidad en sistemas fotovoltaicos, para proporcionar agua caliente o para calentar las casas. Se describen técnicas e instrumentos de medida de la radiación del suelo. También son utilizadas imágenes satélite. Ello se combina con medidas del suelo para proporcionar una visión sinóptica de la distribución de la radiación solar en Europa. También se describen la estructura de la base de datos y sus principales aplicaciones. Aquí se presentan 4 de los 26 mapas a color (diez años de promedio 1981-1990) que describen la radiación solar, en sus partes directa y difusa, donde se muestran claramente los cambios en cada período del año. El valor del atlas puede ser útilmente extendido utilizándolo conjuntamente con el volumen complementario y CD-Rom denominado The European Solar Radiation Atlas - vol. 2: database and exploitation software, también publicado por Les Presses de L'Ecole des Mines. La base de datos ofrece conocimiento espacial (cada 10 km aproximadamente) y temporal para diferentes escalas de tiempo (desde medios climatológicos –más de 700 estacionesa valores cada hora –7 estaciones–) de los recursos solares: irradiación (global y sus componentes), duración de la luz del sol, así como de las temperaturas del aire, precipitaciones, presión del vapor de agua y presión del aire en una serie de estaciones. El software utiliza la base de datos tanto en modo de “mapa” como de una “estación”, a elección del usuario. Una vez la estación ha

sido seleccionada, el programa busca todos los datos disponibles para esta estación. El software incluye algoritmos que cubren los siguientes campos: geometría solar, propiedades ópticas de la atmósfera, estimación cada hora de la irradiación de la inclinación bajo cielos despejados, estimación de valores de irradiación solar (que van desde valores diarios a valores cada hora, conversión de superficies horizontales a superficies tituladas), irradiación espectral, emisión luminosa, excelentes descripciones de temperatura y otras cantidades estadísticas (momentos centrales, extremos, probabilidad, probabilidad acumulada y curvas de utilidad). Además, los gráficos pueden mostrarse en 2 o 3 dimensiones. Y algunos estudios de diferentes aplicaciones en ingeniería solar también pueden ser ejecutados. Este atlas se ha realizado a petición de la Comisión Europea, por un equipo liderado por la compañía GET (Jülich, Alemania), y comprende el Deutsche Wetterdienst (Hamburgo, Alemania), Armines / Ecoles des Mines de Paris et de Nantes (Francia), Instituto Nacional de Engenharia e Tecnologia Industrial (Lisboa, Portugal), la Technical University of Lyngby (Dinamarca), el World Radiation Data Centre (San-Petersburgo, Rusia), y el Institut Royal de Météorologie (Bruselas, Bélgica), John Page (Sheffield, Reino Unido) y Robert Dogniaux (Bruselas, Bélgica) actuando como asesores.

90


ESE3

12/2/08

13:52

Página 91

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Una herramienta para desarrollar el uso de energía solar en la cuenca mediterránea: el Atlas de Radiación Solar Europeo (ESRA)

I. El conocimiento

1

Irradiación global en el plano horizontal. Media mensual de sumatorios diarios. Promedio de diez años. Marzo.

Irradiación global en el plano horizontal. Media mensual de sumatorios diarios. Promedio de diez años. Junio.

91


ESE3

12/2/08

13:52

I. Knowledge

Página 92

Herramienta 1 Conocer la arquitectura tradicional para valorizarla Una herramienta para desarrollar el uso de energía solar en la cuenca mediterránea: el Atlas de Radiación Solar Europeo (ESRA)

1

Irradiación global en el plano horizontal. Media mensual de sumatorios diarios. Promedio de diez años. Septiembre.

Irradiación global en el plano horizontal. Media mensual de sumatorios diarios. Promedio de diez años. Diciembre.


ESE3

12/2/08

13:52

P谩gina 93

Herramienta 2 Comenzar por un prediagn贸stico preciso


ESE3

12/2/08

13:52

P谩gina 94

Herramienta 2 Comenzar por un prediagn贸stico preciso


ESE3

12/2/08

13:52

Página 95

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso

Los pasos para redactar un informe de ingeniería (también no estructural) en la fase de prediagnosis

I. El conocimiento

Yaacov Schaffer Ingeniero Civil, M.Sc. Ua. Israel Antiquities Authority Israel

2

La fase de prediagnosis de un informe de ingeniería de un edificio existente tradicional es probablemente el punto crucial de todo el proceso de la rehabilitación de edificios antiguos. Es crucial porque el primer juicio del edificio puede afectar a los siguientes pasos: rehabilitación versus demolición enfoque liberal de la rehabilitación versus un enfoque conservativo la primera diagnosis de la condición física de los materiales y los elementos del edificio las primeras soluciones físicas-estructurales posibles para el edificio. Esta etapa de prediagnosis debería llevarse a cabo conjuntamente con los primeros programas para la rehabilitación del edificio y antes de que cualquier otra fase sea implementada. Para posibilitar la redacción del informe de prediagnosis de una forma simple, más que un equipo extenso, existen dos posibilidades: hacer un estudio desde la arquitectura o hacer un estudio desde la ingeniería. En la primera opción (un arquitecto, un arquitecto técnico, etc., dependiendo de los sistemas educativos del país), el experto debe tener un amplio conocimiento de las técnicas tradicionales, sobre el deterioro de materiales y elementos históricos, un dominio en conservación (habilidades prácticas y filosofía) y una larga experiencia. Si éste no dispone de la capacidad de valorar el comportamiento estructural de un edificio antiguo, se solicitará más tarde un ingeniero en estructuras para este tema. En la segunda opción (ingeniero civil, ingeniero técnico, etc.) el experto debe tener un amplio conocimiento de las técnicas tradicionales, el deterioro de materiales y elementos históricos, un gran domino en conservación (habilidades prácticas y filosofía) y, a diferencia de la primera opción, no es necesario para la etapa de prediagnosis disponer de un ingeniero de estructuras. Sin embargo, el ingeniero de estructuras debe tener una buena experiencia en sistemas de edificios históricos y, lo que es más importante –para limitarse él mismo a la ingeniería de estructuras, sin intervenir en la evaluación de las condiciones físicas de los materiales ni de los elementos así, como de la conservación, de la filosofía de la conservación y de las soluciones de conservación– debe tener un buen conocimiento de los aspectos esenciales que no están directamente relacionados con su especialidad.

Jaffa (Israel).

Recordamos de nuevo que la base de un buen de un informe de prediagnosis está en función de la objetividad del técnico. Por ello, recomendamos habitualmente que el informe de prediagnosis se haga por un profesional y la planificación futura por otro. El informe de prediagnosis consta de tres etapas: la evaluación del estado de la estructura, del estado de conservación física de los materiales y elementos, y el primer planteamiento de soluciones potenciales en el marco de la ingeniería. los pasos y etapas en la vida del edificio y sus valores de conservación correlacionados. el uso futuro del edificio. Sólo si se ha llevado a cabo este amplio enfoque, el informe de prediagnosis preparará el proyecto para la próxima etapa sobre documentación, informe y diseño. Nuestra meta es rehabilitar los edificios históricos tradicionales de una forma correcta, rápida y económica. Tenemos que tomar en consideración que estos edificios son todavía una parte importante del parque de edificios de algunos países, y una parte menos importante en otros. Paralelamente, edificios relativamente recientes en un país pueden ser edificios tradicionales históricos en otro y debemos adoptar una visión de los mismos temas con un

95


ESE3

12/2/08

13:52

Página 96

I. El conocimiento

2

mismo enfoque para su correcta rehabilitación. Con esta afirmación, y sabiendo que tenemos un gran parque de edificios problemáticos, debemos crear una profesión fuerte y profundamente arraigada para ocuparse de estos edificios tradicionales. De esta manera, la prediagnosis tendrá que incluir dentro del informe, la situación completa del edificio y especialmente lo que estará excluido de él. Seis temas deberían estar incluidos en la prediagnosis: la técnica constructiva utilizada en el edificio histórico el sistema estructural histórico existente El estado de seguridad estructural del edificio principal y de sus añadidos secundarios el estado de conservación de los materiales y los elementos que afectarán de forma positiva o negativa a todo el informe en la fase de prediagnosis el estado de conservación de los elementos arquitectónicos que pueden ser afectados negativamente por soluciones potenciales de ingeniería estructural las posibles alternativas de las soluciones de ingeniería estructural Algunas preguntas deben ser formuladas y contestadas. Por ejemplo: ¿por qué en el informe de ingeniería de prediagnosis debemos tener en cuenta las técnicas tradicionales, las

Acre (Israel).

96

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Los pasos para redactar un informe de ingeniería (también no estructural) en la fase de prediagnosis

condiciones de los materiales y las condiciones de los elementos arquitectónicos? Existen tres razones para ello: No sólo la técnica tradicional de la estructura principal condiciona la estructura existente, sino que limita las posibles soluciones desde los puntos de vista estructural, económico y de conservación. Un buen estado de conservación de los materiales y elementos podría ser condicionado y afectada por una solución de ingeniería, provocando una serie de efectos que podrían poner en peligro la arquitectura y el valor de conservación del edificio o influenciar negativamente en la parte económica de la rehabilitación. Una buena conservación de los elementos arquitectónicos puede ser afectada por una solución de ingeniería estructural, comportando a la vez una influencia negativa en la arquitectura y el valor de conservación del edificio en sí mismo o en la parte económica de la rehabilitación. El informe de prediagnosis se redacta especialmente para los clientes, que generalmente no son profesionales en el campo de la ingeniería de la conservación y la rehabilitación. Por ello, éste debe ser breve y claro, aunque también debe ser profesional y útil para cualquier equipo profesional. Por ejemplo, cualquier tema tratado debería añadir fotografías en el informe escrito.

Acre (Israel).


ESE3

12/2/08

13:52

Página 97

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Los pasos para redactar un informe de ingeniería (también no estructural) en la fase de prediagnosis

Teniendo todas estas etapas y enfoques en mente, la primera pregunta será: ¿existe algún profesional que reúna las cualidades descritas antes? ¿Cuántos de estos profesionales están en cada país, región o lugar? ¿Puede haber una separación entre la fase del informe de prediagnosis y la fase de documentación, informe y diseño del proyecto? ¿Deberían ser implementados por diferentes profesionales? Creemos que los profesionales que provengan del campo de la arquitectura o de la ingeniería, con una buena formación en la historia de la arquitectura, la técnica constructiva y la ingeniería, buena especialización en patrimonio cultural y rehabilitación de edificios históricos y gran experiencia en las mediciones y la documentación, son capaces de realizar el informe de prediagnosis. Una especialización en estos aspectos permitiría la profesionalización de los que podríamos llamar “inspectores de edificios tradicionales”. Así, la adición de un perfil de ingeniería estructural u otra profesión al equipo de prediagnosis sería decidido sólo si fuera necesario. Se debería destacar la separación entre el técnico de prediagnosis y el proyectista. En primer lugar, es cierto que un arquitecto o un ingeniero que realiza mediciones o proyectos del edificio tendrá un gran conocimiento en proyectar durante etapas posteriores. Pero, desde nuestra experiencia a lo largo de todo el mundo, sabemos que la posibilidad de ser objetivo en el informe, sabiendo que se aplicará en el proyecto, es menor. Los trabajos de proyecto actuales están basados en tasas porcentuales y están condicionados por informes previos. En segundo lugar, las cualidades de los técnicos son diferentes de las cualidades de los especialistas en proyecto. Por ello, obtengamos lo mejor de cada profesional. Por último, pero no por ello menos importante, es el marco del informe de ingeniería en su fase de prediagnosis. Empezando con la técnica constructiva principal y continuando con la condición de ingeniería estructural, la próxima etapa será la condición física de los materiales y los elementos. El último capítulo será un rápido informe de los valores arquitectónicos. Por tanto, el sumario del informe deberá incluir tres partes:

I. El conocimiento

tiempo y dinero. Un mal informe influenciará todas las etapas de documentación, planificación, implementación y vida del edificio rehabilitado. 2 Ejemplos de informes de prediagnosis: 1. El interior y el exterior de un edificio de madera fueron recubiertos con yeso. Los forjados de planta baja tienen una distorsión inusual. Las paredes de la parte posterior fueron dañadas por las tuberías que provienen de las cocinas y por otros suministros localizados en la parte posterior del edificio. La primera impresión general fue muy negativa. Tres ingenieros fueron invitados a realizar el informe de prediagnosis. Los tres concluyeron que el edificio estaba en mala condición, en una situación irreversible y que debía ser derruido. Aunque, debido a su peculiaridad y la intención inicial de conservarlo, se insistió en que un técnico en conservación con experiencia en estas tipologías, visitara el edificio. Después de convencer al ingeniero municipal y al propietario, se hizo un informe conjunto con el especialista en conservación, que indicaba que el edificio se encontraba en buen estado excepto la pared trasera. Los resultados, después del informe, planificación y documentación, e implementación de la rehabilitación, fueron muy positivos, utilizando menor tiempo y coste económico incluso que con el informe de prediagnosis. 2. Se trata de edificios de adobe en un barrio donde se ha planificado su rehabilitación y revitalización. Un equipo de ingenieros y arquitectos hicieron un primer informe rápido (de prediagnosis), destacando los bonitos dibujos del enyesado de las paredes interiores y la mayólica interior y exterior de los edificios. Desde el punto de vista de ingeniería, reconocieron la

la primera parte abordará el informe global del estado de conservación física y estructural del edificio. la segunda parte presentará las opiniones del profesional de ingeniería y estructuras sobre las necesidades de la rehabilitación para los usos antiguos y los nuevos. la tercera parte detallará las influencias de las soluciones alternativas de ingeniería en los valores arquitectónicos, económicos y de conservación del edificio. Para concluir, el informe de prediagnosis tiene una influencia crucial en el futuro de edificios históricos específicos y debe ser realizado de forma profesional. Un buen informe de prediagnosis, aún siendo limitado en el tiempo y los resultados, puede salvar mucho esfuerzo,

97


ESE3

12/2/08

13:52

I. El conocimiento

Página 98

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Los pasos para redactar un informe de ingeniería (también no estructural) en la fase de prediagnosis

posibilidad de penetración de agua de la calle y por otras causas. Sus recomendaciones fueron actuar inmediatamente para parar la penetración de agua de los cimientos llenándolos con mortero impermeable y cubriéndolos con yeso. Después de esta etapa, recomendaban un amplio informe seguido del proyecto de rehabilitación. Fue implantado en 200 edificios y después de 6 meses, los yesos interiores y pinturas se caían a pedazos, las paredes de ladrillo de adobe tenían grandes problemas y los residentes tuvieron que evacuar los vecinos. ¿Qué pasó? El equipo de profesionales que habían hecho el informe de prediagnosis no eran expertos de edificios construidos en adobe, por lo que su diagnosis fue del todo incorrecta. Los cimientos tenían que mantenerse sin mortero como una pared de yeso, creando un sistema de evaporación de agua antes de que ésta llegue a las paredes. Crearon un aumento de capilaridad del agua hasta media altura de las paredes, y destruyeron los rasgos arquitectónicos internos y las estructuras de adobe. La conclusión es no llevar a cabo un informe de prediagnosis sin tener en cuenta el sistema estructural histórico y las técnicas existentes.

2

98


ESE3

12/2/08

13:52

Página 99

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso

Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

I. El conocimiento

Ramon Graus Arquitecto Profesor del Departamento de Composición Arquitectónica de la Escuela Politécnica Superior de la Edificación de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña), España 2

La prediagnosis es una etapa en la que se recopila aquella información básica que será necesaria para la toma de decisiones del promotor ante una posible rehabilitación de un edificio. Demasiadas veces está etapa es obviada o marginada y, en cambio, es fundamental para una toma de decisiones realista del proceso de rehabilitación. Dada la variedad de tipos de datos a reunir, al final de esta breve introducción, publicamos una serie de fichas modelo del proceso de prediagnosis que puede servir de ayuda al arquitecto/ingeniero. Los principales datos se obtienen en una consulta al Ayuntamiento de la localidad (datos urbanísticos, protección del patrimonio arquitectónico, ayudas económicas del municipio a la rehabilitación de viviendas privadas, etc.), en una inspección de la totalidad del edificio (el sistema constructivo, el estado de conservación, la inminencia de una intervención, etc.), en un reconocimiento del mercado inmobiliario (precio de venta de mercado de fincas similares en la zona, costes de construcción, costes de rehabilitación, etc.), en una comprensión de las condiciones socioeconómicas de los habitantes del edificio (una familia propietaria, un propietario no residente con inquilinos, posibilidades de desalojar el edificio durante las obras, etc.) y, finalmente, en una serie de entrevistas con el promotor de la intervención para reajustar el encargo. Podríamos destacar tres momentos del proceso de prediagnosis:

Equipamiento con un material básico de diagnosis (el “maletín del diagnosticador”) para medir, comparar, anotar datos durante la visita.

2. La visita al edificio 1. Antes de la visita al edificio Con el objetivo de aprovechar al máximo el tiempo que se dedicará a la visita es recomendable prepararla con tiempo y prevención. Es recomendable concertar el día de visita con una única persona del edificio que se haga responsable de los accesos a todas las partes del edificio. En este momento uno se debe preguntar: ¿Tenemos permiso de todos los propietarios e inquilinos para visitar su vivienda o local? ¿Quién nos atenderá en cada caso? ¿Quién tendrá la llave? ¿Existen planos del edificio? ¿El edificio tiene zonas oscuras (sótanos, bajocubiertas...) que precisen una iluminación especial, linternas, etc.? ¿El acceso a todos los espacios será fácil o se precisará de escaleras de mano, cuerdas, etc.?

El arquitecto/ingeniero que realice la visita de inspección al edificio debería tener "unos ojos formados y entrenados" y tener "paciencia" (evitar la tentación de llegar a conclusiones sobre las causas de problemas de una manera demasiado rápida), "curiosidad" (no dar por supuestas cosas que no se han podido comprobar) e "imaginación" (para medir, comprobar situaciones en una visita en la que máximo se realizará alguna cata en el edificio). La visita al edificio se realizará en un orden y organización que nos obligue a no olvidarnos ningún elemento o problema determinante. Por ejemplo, el recorrido de las inspecciones se inicia en el exterior del edificio, desde donde podremos observar las lesiones y síntomas que posteriormente seguiremos con mayor detalle durante el recorrido completo del mismo, al mismo tiempo que nos permitirá hacernos una idea global del edificio objeto de estudio. Una vez en el interior, es recomendable seguir los elementos de comunicación vertical hasta la cubierta, ya que son

99


ESE3

12/2/08

13:52

Página 100

I. El conocimiento

2

observatorios ideales de la estructura básica del edificio y del sistema de evacuación de las aguas, permitiendo localizar posibles movimientos estructurales o fugas y ayudándonos a completar nuestro conocimiento global a través de unos primeros croquis del edificio. Una vez disponemos de una apreciación de conjunto y conocemos a grandes rasgos el edificio, será el momento de hacer un seguimiento más detallado del mismo, con una organización estricta de la visita que nos permita tener una primera apreciación equilibrada de todos los componentes y evite que nuestra atención se concentre en aspectos puntuales. Durante esta primera etapa de prediagnosis la forma, precisión y cantidad de información a recoger es, evidentemente, diferente de la etapa posterior de estudios pluridisciplinares, este primer momento se caracteriza por buscar valores fundamentalmente cualitativos. El maletín del diagnosticador A continuación, sin querer ser exhaustivos, presentaremos algunas herramientas que pueden resultar útiles en el momento de hacer una inspección técnica de un edificio y que, cada día más, están entrando a formar parte de lo que hemos llamado el “maletín del diagnosticador”. No se trata de una relación exhaustiva de herramientas necesarias para cualquier inspección, sino de algunas sugerencias de cara a la preparación de la inspección, que deberá valorarse en función de los objetivos que nos planteamos, del tipo de edificio que vamos a estudiar, de sus características constructivas o de las lesiones que se hayan podido detectar. Para una mejor utilización de esta relación, las herramientas, que podríamos considerar como el maletín del médico que debe hacer un reconocimiento de una persona, se han agrupado en cinco apartados diferentes:

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

Metro telescópico, para la medida de fachadas. Taquímetro. Nivel óptico o láser. Nivel manual. Nivel de manguera. Bola de acero. Piquetes y cuerdas. Transportador de ángulos. Pie de rey. Cuentahilos. Plomada. Brújula. Para facilitar la observación: Portalámparas protegido y cable eléctrico. Linterna. Lupa. Prismáticos. Flash. Escalera ligera. Elevador. Pasta o cinta adhesiva. Toma de muestras: Martillo, cincel y destornillador. Bolsas de plástico y cajas para recogida de muestras (p.e. cajas de diapositivas). Etiquetas adhesivas para referenciar muestras. Rotuladores permanentes. Comprobación y detección de lesiones:

Recogida y representación de la información: Tablero de dibujo, papel, lápiz, goma, rotuladores, etc. Fichas de inspección para la recogida de información de forma sistemática. Planos o croquis donde reflejar los aspectos interesantes. Cámara fotográfica digital. Cámara fotográfica con diferentes ópticas, que permita hacer fotos de calidad en vistas generales o detalles y en zonas de difícil acceso. Magnetófono de bolsillo. Toma de datos geométricos: Flexímetro de 5 m. Cinta métrica de 25 a 50 m. Ecómetro y metroláser, para medidas de difícil acceso.

100

Cuchillo. Punzón. Detector de metales. Detector de humedad. Indicador del pH del hormigón. Reactivos para comprobar la existencia y tipo de sales. En toda visita de reconocimiento hay que prever los posibles peligros que se nos pueden presentar por causa del estado de la estructura o de las instalaciones, por causa de las condiciones higiénicas y de salubridad, por causa del propio abandono, etc. y para ello hay que disponer de protecciones específicas que no concretaremos aquí, pero que pueden ir desde las botas protegidas contra la perforación por clavos, hasta los insecticidas para matar chinches, pasando por un sinfín de elementos que en cada caso resultarán idóneos (mono de trabajo, gorra, casco,


ESE3

12/2/08

13:52

Página 101

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

I. El conocimiento

gafas antipolvo, cinturón de seguridad, mascarilla, chaleco portaherramientas, guantes, etc.). 2 3. La fase de despacho Toda la información recopilada en esta fase debe servir, como hemos dicho, para facilitar la toma de decisiones del promotor. Es por esta razón que se suele finalizar esta fase redactando por escrito un informe de prediagnosis que de forma clara y breve aconseje las futuras intervenciones al promotor (desde no hacer nada, a iniciar una campaña de estudios para preparar una rehabilitación, o hasta el desalojo inmediato del edificio por riesgo de accidente). Durante la inspección, utilización de fichas sistematizadas para facilitar la recolección de datos.

Previsión de aquellos medios auxiliares necesarios para acceder a todas las partes del edificio a inspeccionar.

Consulta de la documentación normativa del municipio para conocer de antemano afectaciones urbanísticas o si el inmueble está catalogado.

Medición de fisuras por comparación óptica

101


ESE4

12/2/08

13:56

Página 102

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

I. El conocimiento

Ficha modelo de prediagnosis INFORMACIÓN DEL EDIFICIO Propietario

2

Datos de contacto: Dirección: Barrio / Población: Número de plantas en sótano:

Número de plantas:

PB+

en propiedad Número de locales comerciales:

en propiedad Número de viviendas:

en alquiler Antigüedad en años: Superficie construida:

m2

en alquiler Profundidad edificada:

m

Superficie patios, jardines:

m2

DATOS URBANÍSTICOS MUNICIPIO Calificación urbanística (usos permitidos):

Afectaciones, censos, hipotecas:

Catalogación patrimonial:

Edificabilidad:

Número plantas permitidas:

PB+

m2 techo / m2 suelo

Profundidad edificable:

m

CARACTERÍSTICAS DEL EMPLAZAMIENTO Zona (urbana/rural):

Distancia al núcleo urbano:

Anchura calle: Altura edificio vecino izquierdo:

m PB+

Anchura aceras: Altura edificio vecino derecho:

SERVICIOS DE SUMINISTRO Agua potable:

Electricidad:

Alcantarillado:

Teléfono:

CROQUIS EDIFICIO

102

km m PB+


ESE4

12/2/08

13:56

Página 103

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

I. El conocimiento

TEST DE EVALUACIÓN DEL ESTADO DE CONSERVACIÓN DEL EDIFICIO Elementos

Descripción

Estado

Urgencia

Acción recomendada

ESTRUCTURA (Asegurar la coherencia del descenso de cargas) Paredes y/o pilares Forjados

2

Escaleras Armazón de cubierta CUBIERTA (Asegurar la evacuación de la lluvia) Revestimiento de cubierta Aleros Chimeneas FACHADA (Asegurar el comportamiento termohigrométrico y evitar desprendimientos a la calle) Revestimientos Balcones Carpintería Barandillas, rejas INSTALACIONES (Garantizar su funcionamiento y la seguridad al usuario) Agua Saneamiento Electricidad Gas HABITABILIDAD (Evitar la insalubridad de la vivienda) Ventilación estancias Humedad en el interior Posición y ventilación WC Seguridad al fuego Materiales peligrosos VALORACIÓN PATRIMONIAL (Conocer los valores histórico-artísticos del edificio) Estructura espacial Ornamentaciones Elementos singulares Valor histórico VALORACIÓN ECONÓMICA (Conocer los costes de la operación) Valor de mercado sin agotar la edificabilidad [VMA]: Valor máximo de mercado agotando la edificabilidad [VME]: Valor de reposición + suelo:

Rehabilitación ligera m2 actuales [VRL]: Rehabilitación pesada m2 actuales [VRP]: Rehabilitación agotando los m2 edificabilidad [VRA]: Obra nueva [VRN]:

OBSERVACIONES

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

ESTADO

URGENCIA

1- buen estado 2- falta de mantenimiento 3- mal estado

A- Intervención inmediata B- Intervención antes de 2 años C- Intervención antes de 5 años

Hecho en

el

FIRMA DEL ARQUITECTO/INGENIERO

Nombre:

de 20

La información aportada en este documento es válida durante los 6 meses posteriores a su fecha.

103


ESE4

12/2/08

13:56

Página 104

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

I. El conocimiento

Estudio económico [prediagnosis] ESTADO ACTUAL EDIFICIO Propietario

2

Datos de contacto: Dirección: Barrio / Población: Número de plantas en sótano:

Número de plantas: en propiedad

Número de locales comerciales:

en alquiler

Antigüedad en años:

PB+ en propiedad

Número de viviendas:

en alquiler

Ancho parcela:

m

Superficie solar [SS]:

m

Profundidad edificada:

m

Surface construite [SC] :

m

Superficie patios, jardines:

m2

2

2

DATOS URBANÍSTICOS MUNICIPIO Calificación urbanística (usos permitidos):

Afectaciones, censos, hipotecas:

Catalogación patrimonial:

Edificabilidad [E]:

Número plantas permitidas:

PB+

m2 techo / m2 suelo

Profundidad edificable:

m

CARACTERÍSTICAS DEL EMPLAZAMIENTO Zona (urbana/rural):

Distancia al núcleo urbano:

km

Estudio de mercado (precios de venta de 6 edificios de características similares) m2 construida [TiCT] Precio venta [TiPV]

m2 construida [TiCT] Precio venta [TiPV]

Testigo 1

m2

__

Testigo 4

m2

__

Testigo 2

m

__

Testigo 5

m

__

Testigo 3

m

__

Testigo 6

m

__

Promedio precio venta edificios similares zona [PPV ] = (∑ (TiPV / TiCT) / ∑i) :

2

2

2

2

__ /m2

Porcentaje de repercusión precio del suelo zona [PS]:

Precio construcción obra nueva zona [PON]:

__ /m2

Precio derribo [PD]:

__ /m2

Precio rehabilitación ligera [PRL]:

__ /m2

Precio rehabilitación pesada [PRP]:

__ /m2

Costes directos de construcción en la zona

VALORACIÓN ECONÓMICA Superficie máxima a edificar [SME] = (SS x E)

Incidencia del planeamiento [IP] = (SME / SC)

Coste obras de rehabilitación ligera [COR] = 1,18 x (SC x PRL)

Coste obras de rehabilitación pesada [COR] = 1,18 x (SC x PRP)

Coste obras rehabilitación agotando los m2 de edificabilidad [CORA] = 1,18 x (CORP+ (SME-SC) x 1,5 x PON)

Coste obras de rehabilitación pesada [CON] = 1,18 x ((SC x PD) + (SME x PON))

Valor de mercado

Valor de reposición + valor suelo:

[VMA] = [1,1 x PPV x SC]

[VME] = [1,1 x PPV x SME]

[VRL] = [CORL+PS*PPV*SC] [VRP] = [CORP+PS*PPV*SC] [VRA] = [CORA+PS*PPV*SME] [VRN] = [CON+PS*PPV*SME]

La información aportada en este documento es válida durante los 6 meses posteriores a su fecha.

104


ESE4

12/2/08

13:56

Página 105

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

I. El conocimiento

Ficha modelo de prediagnosis INFORMACIÓN DEL EDIFICIO Propietario

Pedro Jiménez Solera

Datos de contacto:

8660660505

Dirección:

Calle de Entresols, 22

Barrio / Población:

Mataró

Número de plantas en sótano:

2

Número de plantas:

-1

en propriété

Número de locales comerciales:

PB+ 1 1

en propiedad

--

en alquiler

Número de viviendas: --

en location

Antigüedad en años:

--

en location

Profundidad edificada:

15

m

Superficie construida:

150

m2

Superficie patios, jardines:

80

m2

DATOS URBANÍSTICOS MUNICIPIO Calificación urbanística (usos permitidos):

Residencial, centro histórico

Afectaciones, censos, hipotecas:

Ninguna

Catalogación patrimonial:

Ninguna

Edificabilidad:

1,10

m2 techo / m2 suelo

Número plantas permitidas:

PB+ 2

Profundidad edificable:

14

m

Distancia al núcleo urbano:

--

km

Anchura aceras:

1

m

PB+

Altura edificio vecino derecho:

PB+ 3

Agua potable:

Electricidad:

Alcantarillado:

Teléfono:

CARACTERÍSTICAS DEL EMPLAZAMIENTO Zona (urbana/rural): Anchura calle: Altura edificio vecino izquierdo:

m

SERVICIOS DE SUMINISTRO

CROQUIS EDIFICIO

105


ESE4

12/2/08

13:56

Página 106

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

I. El conocimiento

TEST DE EVALUACIÓN DEL ESTADO DE CONSERVACIÓN DEL EDIFICIO (Ejemplo) Elementos

Descripción

Estado

Urgencia

Acción recomendada

ESTRUCTURA (Asegurar la coherencia del descenso de cargas)

2

Paredes y/o pilares

de mampostería

1

--

Renovar revoco exterior para seguir protegiéndola

Forjados

de vigas de madera

2

C

Encargar una diagnosis estructural

Escaleras

de vigas de madera

2

C

Encargar una diagnosis estructural

Armazón de cubierta

de vigas de madera

3

A

Apuntalar piezas rotas y encargar una diagnosis estructural

CUBIERTA (Asegurar la evacuación de la lluvia) Revestimiento de cubierta

teja curva

2

A

Cambiar piezas rotas después del apuntalado de la cubierta

Aleros

de madera

3

A

Apuntalar aleros y encargar una diagnosis estructural

Chimeneas

de ladrillo

1

--

FACHADA (Asegurar el comportamiento termohigrométrico y evitar desprendimientos a la calle) Revestimientos

revoco de cal

2

B

Una vez solucionados los problemas de estructura y cubierta se deberá renovar el revoco

Balcones

--

--

--

--

Carpintería

de madera

2

B

Repintado general

Barandillas, rejas

de hierro forjado

2

B

Repintado general

Galería con arcos

de ladrillo

1

--

--

INSTALACIONES (Garantizar su funcionamiento y la seguridad al usuario) Agua

tubos de cobre (renovada recientemente)

1

--

--

Saneamiento

con tubos de fibrocemento

2

B

Renovación de bajantes

Electricidad

2 circuitos, 4,4 KW de potencia (renovada recientemente)

1

--

--

Gas

Butano (renovada recientemente)

1

--

--

HABITABILIDAD (Evitar la insalubridad de la vivienda) Ventilación estancias

2 habitaciones no ventilan

3

C

Prever una intervención para abrir unas ventanas a medio plazo

Humedad en el interior

Humedad generalizada en paredes y soleras de planta baja

3

A

Encargar una diagnosis para conocer la causa de las humedades

Posición y ventilación WC

Adosado a la escalera, sin ventilación

3

B

Una vez solucionados los problemas estructurales encontrar nueva ubicación

Seguridad al fuego

Peldaños de alturas irregulares en la escalera

1

--

Al solucionar los problemas estructurales se renovará la escalera

Materiales peligrosos

Tubos de fibrocemento (amianto)

2

B

Encargar a empresa especializada su substitución

106


ESE4

12/2/08

13:56

Página 107

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

I. El conocimiento

VALORACIÓN PATRIMONIAL (Conocer los valores histórico-artísticos del edificio) Crugía estrecha sobre parcela medieval, acceso y vestíbulo medievales conservados

1

Ornamentaciones

Dintel de la puerta de entrada

1

--

--

Elementos singulares

Aleros de madera con decoraciones talladas

3

A

Compatibilizar refuerzo estructural y conservación decoraciones

Valor histórico

Situada en una de las calles históricas del barrio, bien conservada

2

C

Conservar fachada

Estructura espacial

--

Conservar accesos

2

VALORACIÓN ECONÓMICA (Conocer los costes de la operación) Valor de mercado sin agotar la edificabilidad [VMA]:

504 485 €

Valor máximo de mercado agotando la edificabilidad [VME]:

573 430 €

Valor de reposición + suelo:

Rehabilitación ligera m2 actuales [VRL]:

358 442 €

Rehabilitación pesada m2 actuales [VRP]:

429 242 €

Rehabilitación agotando los m2 edificabilidad [VRA]:

539 117 €

Obra nueva [VRN]:

537 878 €

OBSERVACIONES

El edificio constituye una excelente muestra de la arquitectura tradicional del barrio antiguo de la ciudad, un edificio originalmente para una familia sencilla pero sólido y que ha sufrido diversas ampliaciones con el paso de los siglos. Seguramente sólo la planta baja conserva elementos medievales.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES Los últimos 10 años el edificio ha sufrido un proceso de degradación importante porque al no mantenerse su cubierta, el agua de lluvia a penetrado en el interior y ha propiciado el deterioro de la estructura de madera de la cubierta y piso superior. Por otro lado, el edificio está emplazado en una de las calles más antiguas del barrio y forma parte de un conjunto, de factura humilde, pero de un alto valor histórico. Se recomienda: - Apuntalar la estructura dañada con la dirección de un arquitecto/ingeniero - Encargar un estudio de diagnosis completo del edificio (análisis estructural, estudio humedades, estudio histórico) - Plantear un proyecto de rehabilitación ya que un primer estudio de costes no aconseja el derribo y el edificio tiene un valor histórico en la calle donde se sitúa ESTADO

URGENCIA

1- Buen estado 2- Falta de mantenimiento 3- Mal estado

A- Intervención inmediata B- Intervención antes de 2 años C- Intervención antes de 5 años

Hecho en

Mataró

el

20 de enero

FIRMA DEL ARQUITECTO/INGENIERO

de 20 0 6

Nombre:

Julián Almagro Pérez, architecte

La información aportada en este documento es válida durante los 6 meses posteriores a su fecha.

107


ESE4

12/2/08

13:56

Página 108

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Material de apoyo a la etapa de prediagnosis

I. El conocimiento

Estudio económico [prediagnosis] (ejemplo) ESTADO ACTUAL EDIFICIO

2

Propietario

Pedro Jiménez Solera

Datos de contacto:

8660660505

Dirección:

Calle de Entresols, 22

Barrio / Población:

Mataró

Número de plantas en sótano:

--

Número de plantas:

1

en propiedad

--

en alquiler

Número de locales comerciales: Antigüedad en años: Superficie solar [SS]: Superficie construida [SC] :

PB+RdC + 1 1

en propiedad

--

en alquiler

Ancho parcela:

5

m

Número de viviendas: más de 100 155

m

Profundidad edificada

15

m

150

m

Superficie patios, jardines:

80

m2

2

2

DATOS URBANÍSTICOS MUNICIPIO Calificación urbanística (usos permitidos):

Residencial, casco antiguo

Afectaciones, censos, hipotecas:

ninguna

Catalogación patrimonial:

ninguna

Edificabilidad [E]:

1,10

m2 techo / m2 suelo

Número plantas permitidas:

PB+ 2

Profundidad edificable:

14

m

Distancia al núcleo urbano:

--

km

CARACTERÍSTICAS DEL EMPLAZAMIENTO Zona (urbana/rural):

Zona (urbana/rural): urbana

Estudio de mercado (precios de venta de 6 edificios de características similares) m2 construida [TiCT] Precio venta [TiPV]

m2 construida [TiCT] Precio venta [TiPV]

Testigo 1

140

m2

450 000 €

Testigo 4

200

m2

500 000 €

Testigo 2

135

m2

440 000 €

Testigo 5

125

m2

410 000 €

Testigo 3

160

m2

470 000 €

Testigo 6

130

m2

410 000 €

Promedio precio venta edificios similares zona [PPV ] = (∑ (TiPV / TiCT) / ∑i) :

3 057 € /m2

Porcentaje de repercusión precio del suelo zona [PS]:

1 200 € /m2

Precio derribo [PD]:

0,55

Costes directos de construcción en la zona Precio construcción obra nueva zona [PON]: Precio rehabilitación ligera [PRL]:

600 € /m2

Precio rehabilitación pesada [PRP]:

55 € /m2 1 000 € /m2

VALORACIÓN ECONÓMICA Superficie máxima a edificar [SME] = (SS x E)

171

m2

Incidencia del planeamiento [IP] = (SME / SC)

1,14

Coste obras de rehabilitación ligera [COR] = 1,18 x (SC x PRL)

106 200 €

Coste obras de rehabilitación pesada [COR] = 1,18 x (SC x PRP)

177 000 €

Coste obras rehabilitación agotando los m2 de edificabilidad [CORA] = 1,18 x (CORP+ (SME-SC) x 1,5 x PON)

252 402 €

Coste obras de obra nueva [CON] = 1,18 x ((SC x PD) + (SME x PON))

251 163 €

Valor de mercado [VMA] = [1,1 x PPV x SC]

[VME] = [1,1 x PPV x SME]

Valor de reposición + valor suelo: [VRL] = [CORL+PS*PPV*SC]

358 442 €

[VRP] = [CORP+PS*PPV*SC]

429 242 €

504 485 € [VRA] = [CORA+PS*PPV*SME]

539 117 €

[VRN] = [CON+PS*PPV*SME]

537 878 €

573 430 €

La información aportada en este documento es válida durante los 6 meses posteriores a su fecha.

108


ESE5

12/2/08

13:59

Página 109

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso

Las etapas previas. La experiencia chipriota

I. El conocimiento

Yiola Kourou Arquitecto Department of Town Planning and Housing Chipre

2

La restauración y la rehabilitación de los edificios tradicionales de Chipre se llevan a cabo principalmente por la iniciativa de los propietarios de los edificios. Una vez se toma la decisión de proceder a una conservación general de un edificio, se nombra a un proyectista titulado (arquitectos e ingenieros civiles). El proyectista es informado sobre el resultado deseado, tanto para la rehabilitación del edificio para uso residencial como para explotarlo financieramente. En los centros históricos urbanos, el uso principal de los edificios tradicionales es residencial; el uso comercial está normalmente restringido a las calles comerciales centrales. Por el contrario, en los pueblos, debido a la reducción progresiva de población por la falta de oportunidades laborales, el uso requerido es principalmente comercial (agroturismo) combinado con un uso de residencia secundaria (viviendas para las vacaciones). Después de nombrar a los proyectistas, tiene lugar la primera visita in situ para realizar una inspección visual del edificio. La mala conservación de un gran número de edificios tradicionales parece ser un factor generalizado. Muchos de estos edificios han sido abandonados y se debe prestar una especial atención para su rehabilitación. A menudo se requieren apoyos especiales antes de la intervención o bien se precisa una ejecución de los trabajos de rehabilitación paso a paso. Durante la visita mencionada, tiene lugar un estudio preliminar de los siguientes elementos: a. Los materiales constructivos (muros de piedra, de adobe, muros de materiales ligeros, etc.), su estado, así como huellas de cualquier intervención que indique problemas mecánicos y de estabilidad que hagan temer por la seguridad, problemas de humedad, etc. que precisen de una respuesta inmediata (por ejemplo que afecten la estructura del edificio). b. La construcción del edificio (por ejemplo la estructura, las uniones de los elementos y su contribución a la estabilidad global del edificio); podría resultar muy útil cuando se decide la eliminación de tabiques o muros internos para mejorar la funcionalidad del edificio de acuerdo con los deseos de los propietarios, en caso de que el auténtico carácter del edificio no se vea afectado negativamente. c. La funcionalidad existente del edificio (por ejemplo cómo las habitaciones dan a la calle o a un patio interno) para ser tenido en cuenta en la fase de planificación para el nuevo uso del edificio.

Barrio tradicional en Lefkara (Chipre)

Debería realizarse una completa documentación con el uso de esquemas y fotografías. Todos los problemas identificados, tales como daños, grietas, deterioro, etc. deben ser documentados. Ésta es una parte muy importante del trabajo, ya que ayudará al arquitecto/ingeniero a entender el comportamiento del sistema estructural y a localizar las causas probables que han originado los daños. Es muy importante la evaluación del valor arquitectónico e histórico del edifico, así como también su situación en el seno del centro histórico. Estos dos elementos también deben ser documentados para ser tenidos en cuenta cuando el edificio obtenga su estatus de edificio catalogado o monumento histórico-artístico. Además, el arquitecto debe proceder a una investigación in situ entrevistando a los vecinos y personas mayores del área o del barrio, para recoger información sobre el carácter original del edificio, sobre cualquier intervención que se pueda haber efectuado, o sobre cualquier otra información relacionada. El siguiente paso consiste en establecer un contacto con las autoridades competentes correspondientes, para la determinación del estatus legal del edificio. Paralelamente se informará de las obligaciones en materia de respecto de la planificación urbana y de las restricciones relativas al Plan de Ordenación Municipal del municipio y a los Planes de protección paisagística. En los casos de asentamientos muy singulares, tales como Lefkara, existen directivas para la protección del carácter histórico del centro que obligan a preservar la morfología y la tipología de los edificios originales (tipologías de muros tradicionales, tipos de aberturas,

109


ESE5

12/2/08

13:59

Página 110

I. El conocimiento

2

inclinaciones y tipos de tejados tradicionales, uso de materiales tradicionales regionales, correctas intervenciones para adiciones/extensiones internas y externas del edificio, etc.). En el caso de edificios catalogados o monumentos histórico-artísticos, se presentan restricciones porque el edificio debe cumplir con los siguientes Principios de Preservación: a. La conservación de un edificio significa también la conservación de todos sus elementos (los materiales tradicionales originales, los detalles arquitectónicos, los elementos decorativos y/o de pintura, etc.) así como la conservación de su entorno y de su escala. Esto excluye, por tanto, cualquier modificación que pretenda cambiar volúmenes, tipologías, materiales y colores. b. Las nuevas extensiones/adiciones deben respetar todas las partes del edificio, su sistema tradicional y la conexión con el entorno; paralelamente, se deben diferenciar las partes

Pared de materiales ligeros (ntolmas - entramado de madera con entrepaños rellenos de yeso, de cañas y de piedra) (Nicosia, Chipre)

Forjado tradicional (Lefkara, Chipre)

110

Herramienta 2 Comenzar por un prediagnóstico preciso Le diagnostic préliminaire. L’expérience chypriote

originales del edificio y ser lo más reversibles posible, permitiendo que se puedan retirar y así volver a la situación previa a la intervención del edificio (principio de reversibilidad). c. Deben utilizarse, en general, materiales y métodos tradicionales de construcción. Tan sólo cuando estos no se puedan aplicar, se podrán utilizar métodos modernos en su lugar, que hayan demostrando su eficacia (empírica y científicamente) y que sean compatibles con los materiales tradicionales. d. Todos los usos permitidos por las zonas de planificación podrán ser utilizadas en los edificios catalogados y monumentos histórico-artísticos, a condición de que el carácter especial del edificio (tipológico y morfológico) sea respetado. En los casos de edificios protegidos, el Gobierno chipriota ha desarrollado y establecido un generoso paquete de medidas de incentivos. Como ejemplo, el paquete de incentivos actualmente disponible para edificios catalogados incluye subvenciones de dinero en efectivo que pueden llegar a un 50% del coste de restauración aprobada para aquellos edificios clasificados situados en asentamientos rurales o en el campo. Y la subvención puede llegar hasta un 40% para edificios urbanos clasificados (con un máximo de subvención de 40.000,00 C£ en ambos casos). Además se incluye como incentivos la transferencia del “Coeficiente residual del edificio” (sólo para edificios urbanos catalogados), el “Coeficiente de donación del edificio” de manera que el propietario pueda vender metros cuadrados suplementarios para incrementar la cantidad de subvención hasta el 50% en casos en que ésta sea menor. También hay exenciones de impuestos (incluyendo exenciones de los costes de restauración y rentas obtenidas por el alquiler de un edificio catalogado, además de la exención del impuesto de propiedad y la devolución de los costes de transferencia de propiedad). El paquete de incentivos actualmente disponible para edificios antiguos de uso residencial incluye subvenciones de dinero en efectivo de hasta el 50% de las primeras 60.000,00 C£ del coste de restauración, hasta el 30% para las siguientes 40.000,00 C£ y el 10% para el resto de costes. Para edificios antiguos de uso comercial o turístico se incluyen subvenciones en efectivo de hasta el 30% de las primeras 60.000,00 C£ del coste de restauración, el 20% para las siguientes 40.000,00 C£ y el 10% para el importe restante (con un importe máximo de subvención de 50.000,00 C£ en ambos tipos de subvención). Por último, cabe decir que se incluyen exenciones de impuestos. Con la recogida y el estudio de los elementos mencionados, los proyectistas informan al propietario del edificio sobre las conclusiones preliminares, sus puntos de vista y propuestas para el plan de restauración/rehabilitación que se debe seguir (incluyendo requisitos para apoyos económicos, el uso propuesto y las gestiones para la catalogación de la propiedad como monumento antiguo/histórico), antes de iniciar el estudio principal del edificio.


ESE5

12/2/08

13:59

Pรกgina 111

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio


ESE5

12/2/08

13:59

Pรกgina 112

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio


ESE5

12/2/08

13:59

Página 113

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio

El programa de estudios

I. El conocimiento

Fernando Vegas Doctor arquitecto Profesor del Departamento de Composición Arquitectónica en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia (Universidad Politécnica de Valencia) España Camilla Mileto Doctor arquitecto Profesora del Departamento de Composición Arquitectónica en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia (Universidad Politécnica de Valencia) España

Se parte de la siguiente situación: una construcción tradicional necesita de acondicionamiento, reparación o restauración. Esta construcción puede ser una vivienda tradicional (privada o colectiva, aislada o aglomerada), un recinto ligado a la economía preindustrial (molinos, tejerías, lagares, almazaras, corrales, establos...), una humilde construcción religiosa (ermitas, pequeños santuarios...) o una estructura funcional ligada a la explotación agrícola, ganadera o cinegética (aterrazamientos, muretes, empedrados, canales, norias, diques...). Existen dos posibles situaciones: que las técnicas vernáculas que dieron a luz estas construcciones sigan vivas en el lugar o, por el contrario, formen parte del pasado y no se conserve en la localidad la sabiduría de los alarifes de antaño. En el primer caso, suponiendo que las técnicas siguen realmente vivas en la localidad, el acondicionamiento, reparación o restauración de la arquitectura tradicional puede emprenderse sin dificultades con el concurso de los mismos sistemas constructivos que la vieron nacer. En el segundo caso, se debe emprender un estudio detallado de la construcción existente que permita acceder al conocimiento de estas técnicas constructivas para mejor acometer la intervención. En ambos casos, a priori a cualquier estudio y como recomendación general, se encarece a la conservación escrupulosa de las preexistencias frente a la alternativa a veces barajada de su demolición para emprender su completa reconstrucción, incluso en el caso de que se preserven activas las técnicas constructivas vernáculas. En estos casos, a menudo se descubre tras la demolición que no resulta tan fácil la reconstrucción o incluso que se desconocen realmente los procesos para llevarla a cabo, a pesar de haber pensado lo contrario. Además, la presencia de las preexistencias siempre constituye un libro abierto donde acudir para obtener el conocimiento necesario para la elaboración de un proyecto y su ejecución en la obra.

Un estudio histórico puede apoyarse en fotografías históricas que revelen datos desconocidos del edificio. Iglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia)

El estudio previo Previamente a la realización del proyecto de restauración, se debe realizar un estudio previo del edificio que nos aproxime al conocimiento del objeto arquitectónico y nos permita la elaboración de un proyecto ajustado a su realidad y a sus necesidades reales. Sin medios disponibles, este estudio previo se puede reducir a una inspección detallada que permita interpretar con ayuda de la experiencia en casos similares el punto de partida previo a la intervención. Con medios a disposición, este estudio previo puede ser tan amplio como se desee puesto que el horizonte del conocimiento no se agota ni siquiera en el caso de las sencillas construcciones tradicionales. Como se verá más adelante, en cualquier caso, la exhaustividad de un estudio previo no garantiza una correcta intervención de restauración que depende, en último término, de la actitud o criterios del proyectista o del actor de la acción. Bien es cierto también, que un mayor conocimiento de la realidad construida permite a menudo una aproximación más sensible a la

113

3


ESE5

12/2/08

13:59

Página 114

I. El conocimiento

3

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio El programa de estudios

restauración, puesto que la sensibilidad crece a medida que se profundiza en el contacto con el edificio. Pero, a la postre, la conservación cabal de la arquitectura tradicional no depende de la profusión de estudios pluridisciplinares que, a menudo, no se pueden emprender por su coste proporcional respecto a la intervención, sino de los criterios, el respecto y la sensibilidad del actor o actores de la intervención. Por esta razón, resulta conveniente que desde las universidades y los foros de investigación se emprendan estos estudios pluridisciplinares para diversos botones de muestra de la arquitectura tradicional de cada lugar o para tipos de técnicas vernáculas, de manera que faciliten la labor a los arquitectos y propietarios que, por falta de formación, conocimiento o medios, no puedan emprender un estudio completo de estos edificios. Un programa de estudios previos al proyecto de restauración concebido de la manera más exhaustiva posible puede incluir los siguientes apartados: estudio histórico, levantamiento métricodescriptivo, levantamiento fotográfico, levantamiento constructivo-material, estudio estratigráfico, estudio de patologías, estudio del cuadro fisurativo y deformativo del edificio, estudio funcional y otros estudios complementarios de mayor especificidad... A juicio de cada actor estará la decisión de discernir qué estudios serán necesarios en cada caso en función de las necesidades y los medios disponibles: Estudio histórico Por cuanto difícil pueda aparecer a primera vista, no se debe renunciar nunca a la realización de un estudio histórico, incluso sencillo, del edificio tradicional a rehabilitar o, en su defecto, del entorno, área, pueblo o ciudad donde se ubica. Este estudio histórico puede consistir en una simple recopilación de antiguas fotos del objeto arquitectónico, la documentación de las fuentes orales recogidas con las precauciones necesarias por su eventual carácter parcial o subjetivo, el estudio de edificios de morfología similar, la consulta de casos previos de restauración de los mismos... Levantamiento métrico-descriptivo Se trata de la reproducción gráfica de la realidad construida con la mayor exactitud posible. Es fundamental que refleje fielmente al objeto representado, puesto que constituirá la base donde plasmar el resto de los estudios previos y realizar el proyecto. Las discontinuidades, irregularidades y deformaciones deben dibujarse con precisión y no tratar de simplificarlas o geometrizarlas sumariamente, puesto que en la mayoría de las ocasiones esconden las pistas para entender el crecimiento y la evolución histórica y patologías del edificio. Existen múltiples medios para la realización del levantamiento métrico-descriptivo, desde el sistema manual con ayuda de un metro lineal y la triangulación, hasta los sistemas recientes de escaneo tridimensional, pasando por el distanciómetro láser, el

114

El levantamiento métrico-descriptivo puede ir acompañado de los alzados interiores del edificio que reflejan la expresividad del material. Antigua posada de carreteros en Torrebaja (Valencia)


ESE5

12/2/08

13:59

Página 115

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio El programa de estudios

teodolito y la fotogrametría. Lo más natural en el caso de la arquitectura tradicional es el empleo del levantamiento manual que, bien ejecutado en estas construcciones sencillas, no desmerece en precisión a los medios más tecnológicos. Conviene la realización de tantas plantas como niveles tenga el edificio y de tantas secciones transversales y longitudinales como situaciones diferentes se produzcan en la distribución. La proyección de los alzados interiores en estas secciones ayudará posteriormente al proyecto a ubicarse dentro de los interiores de cada estancia. En la realización de todos estos planos, resulta aconsejable no dar por sentada ninguna relación en sentido vertical, puesto que los muros a menudo decrecen en altura o están inclinados respecto a la vertical. Por esta razón, se recomienda la fijación de al menos tres puntos de conexión externos o internos entre las diversas plantas para facilitar la ubicación posterior de las plantas respecto a dichos puntos. De la misma manera, no conviene dar por sentada la existencia de planos horizontales, puesto que a menudo, tanto las plantas bajas como los forjados superiores poseen pendientes intencionadas, inclinaciones patológicas o flechas estructurales que pueden resultar de gran utilidad para entender el edificio y elaborar el proyecto de restauración. El levantamiento de revoltones, arcos, bóvedas y cúpulas deberá estar atento a la reproducción fiel de su trayectoria en el espacio, realizando al menos una sección por cada curvatura diversa, y cortes seriados en el caso de una bóveda de mayor longitud. Estas curvas en sección comparadas con la línea teórica de presiones nos permitirán analizar el estado de salud del elemento constructivo. Levantamiento fotográfico Sirve fundamentalmente para las fachadas externas e internas del edificio. Se trata del levantamiento realizado con la ayuda de fotografías rectificadas ortogonalmente (fotoplanos) y compuestas entre sí como si se tratara de un rompecabezas. Necesita de apoyo informático ya que prevé la realización de fotografías digitales (o en soporte físico posteriormente escaneadas), la rectificación de las mismas mediante uno de los abundantes programas informáticos que existen en la actualidad en el mercado, su composición en el ordenador, y su edición e impresión a una escala determinada. El levantamiento fotográfico de las fachadas del edificio o realización de fotoplanos del mismo posee una capacidad expresiva y comunicativa que desborda con creces la información ofrecida por un levantamiento métrico-descriptivo. En efecto, un fotoplano contiene el objeto con sus medidas exactas, pero también aporta información sobre el color, el material, la textura, el estado de conservación, etc. En efecto, con fotoplanos realizados a escala, se posee la misma información que el

I. El conocimiento

levantamiento métrico-descriptivo más una gran cantidad de datos añadida que el dibujo no ha sabido o podido reflejar, hasta el punto que podrían sustituir el primer levantamiento. De hecho, si se dispone del levantamiento fotográfico se realiza el levantamiento métrico-descriptivo calcando la información brindada por el fotoplano en forma de líneas. A primera vista, parece un trabajo inútil. Sin embargo, este ejercicio manual de reproducir las líneas que brinda la fotografía permite descubrir a la mano cosas que habían pasado desapercibidas a la mirada. Si no se dispone de medios para realizar un levantamiento fotográfico, no resulta grave. Una simple documentación fotográfica que acompañe al levantamiento métrico-descriptivo permite el mismo tipo de aproximación real al objeto arquitectónico y proporciona la misma cantidad de información que un fotoplano, con la diferencia que las medidas se podrán recabar únicamente del levantamiento métrico-descriptivo. Levantamiento constructivo-material Se realiza sobre el soporte físico del levantamiento métricodescriptivo o del levantamiento fotográfico. Tiene como objetivo la identificación y denominación de todos los tipos de materiales empleados: los tipos de fábricas de mampostería y sus respectivos aparejos, los ladrillos, las tapias, los morteros empleados, los enlucidos interiores, los enfoscados exteriores, la madera empleada en vigas, viguetas, carpinterías, tabiquerías, montantes, vidrios, tipos de forjados, tabiquerías, cubiertas, tejas, pavimentos... Y no solo estos materiales, sino sus sistemas de

Los fotoplanos constituyen una técnica de gran utilidad porque no sólo recoge los datos métricos, sino también el color, la textura, las degradaciones, etc... Antigua posada de carreteros en Torrebaja (Valencia)

115

3


ESE5

12/2/08

13:59

Página 116

I. El conocimiento

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio El programa de estudios

3

El levantamiento constructivo-material permite una descripción detallada del funcionamiento estructural del edificio, tanto en sus partes como en su conjunto. Casa tradicional en Sesga (Valencia)

agrupación y combinación para formar los detalles constructivos del edificio que poseen una respuesta doble que considera su función y la compatibilidad física entre los mismos. ¿Cuál es el objetivo de este trabajo? La identificación precisa de los diversos materiales y las técnicas constructivas empleadas en el edificio facilita en primer término la elaboración del estudio estratigráfico pero, sobre todo, permite a través de este nuevo escalón en el conocimiento del objeto construido la elección y el diseño de los mejores procesos de consolidación, tratamiento y reparación de los elementos individuales que forman parte del conjunto. Por ejemplo, no es lo mismo un muro aparejado o un enlucido realizado con mortero de barro, yeso o cal, y cada uno de ellos debería recibir una atención diversa. Distintos tipos de madera poseen un comportamiento ante la humedad y el ataque de insectos y hongos xilófagos. El conocimiento preciso de una sección constructiva puede brindar abundantes explicaciones para entender las patologías de un edificio. Y así un largo etcétera. Estudio estratigráfico Se trata de un estudio de la evolución del crecimiento, las ampliaciones y las modificaciones de que ha sido objeto el edificio a estudiar. No requiere de documentación escrita histórica, ni de datos a recabar en una biblioteca o un archivo. Por supuesto, si

116

esta documentación existe no es de despreciar, pero esto sucede rarísimamente en el caso de la arquitectura tradicional. Por el contrario, el estudio estratigráfico se realiza directamente leyendo las señales que muestran las fábricas construidas del edificio. El objetivo del estudio estratigráfico es la ordenación en una secuencia cronológica relativa de las fases de la vida de un edificio, con sus ampliaciones, transformaciones, demoliciones... Esta lectura requiere de una cierta práctica y de la adopción de un código de signos que nos permita ir recogiendo sobre los planos la información que se va obteniendo de las fábricas. En este caso, es preferible el levantamiento fotográfico o las simples fotografías sin escala, al levantamiento métrico-descriptivo, por la importancia de toda esa documentación añadida que nos ofrece la fotografía. Si se ha realizado previamente el levantamiento constructivomaterial, se estará en mejores condiciones de elaboración del estudio estratigráfico puesto que ya se habrá afinado en el conocimiento de los diversos cambios de fábricas que aparecen en el edificio, que en ocasiones, se corresponden con distintas fases de la construcción. Igualmente las irregularidades y discontinuidades encontradas en los muros durante el levantamiento de las plantas de distribución serán posibles puntos de información para la estratigrafía.


ESE5

12/2/08

13:59

Página 117

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio El programa de estudios

I. El conocimiento

3

El estudio estratigráfico permite desvelar datos no recogidos en ningún documento escrito pero presentes en las huellas de las fábricas. Casa tradicional en Sesga (Valencia)

Resulta muy interesante también el cruce de la información obtenida del estudio estratigráfico con las patologías del edificio, puesto que heridas ya cerradas del edificio en un momento de su existencia ordenadas dentro de la secuencia cronológica del edificio aportan datos sobre la presencia activa o inactiva del factor desencadenante de las patologías. Por ejemplo, una pequeña fisura en un muro enlucido puede corresponderse a una gran grieta reparada repetidamente durante la existencia del edificio y cubierta sucesivamente por múltiples capas de enlucidos de diversa edad. Estudio de patologías materiales La detección, identificación y estudio de las patologías del edificio constituyen el paso previo necesario para la elaboración de un proyecto de restauración que permita el retorno a la salud integral del edificio. Las patologías se manifiestan normalmente en la superficie de los elementos construidos, aunque también existen casos, como un eventual ataque de termitas, donde el material afectado –en este caso la madera- no presenta señales en su superficie y resultará necesario buscar otro tipo de indicios paralelos de su existencia. Cabe distinguir antes de comenzar entre dos tipos de fenómenos: las alteraciones y las degradaciones. Las alteraciones constituyen

modificaciones del material que no implican necesariamente un empeoramiento de sus características desde un punto de vista de la conservación. Las degradaciones son en cambio aquellas transformaciones que sufre el material que sí implican un empeoramiento que pone en peligro su integridad y su permanencia. Las alteraciones no comprometen la existencia del edificio a restaurar y por tanto, no deben ser objeto de preocupación y/o intervención. Antes bien, las alteraciones dan la medida del paso del tiempo sobre el edificio y, respetando el decoro, constituyen la preciosa pátina que permite al observador identificar el valor de antigüedad del mismo. Las degradaciones sí deben ser objeto de atención dado que su descuido puede comprometer la existencia del edificio a corto, medio o largo plazo en función de la gravedad de los casos. Conviene reflejar en los planos todas aquellas observaciones realizadas sobre las fábricas en torno a los fenómenos de degradación presentes en las superficies de sus materiales. En los materiales pétreos, como las fabricas de piedra, tapia, morteros o enlucidos, estos fenómenos pueden ser la erosión superficial o profunda, las coqueras, la disgregación, la descamación, el picado de viruela, el lavado, las concrecciones, la costra negra... En los materiales de procedencia animal empleados ocasionalmente en

117


ESE5

12/2/08

13:59

Página 118

I. El conocimiento

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio El programa de estudios

3

El estudio de las patologías sobre la base del levantamiento métrico permite una ulterior aproximación al momento del proyecto de restauración. Antigua posada de carreteros en Torrebaja (Valencia)

la construcción como el cuero, los huesos (cuernos), fibras animales (lana) o los diversos aditivos empleados en la elaboración de morteros en diversas partes del mundo (huevos, colas, fibras, pelusa, miel...), son las fibras animales aquellas que se encuentran más expuestas al ataque de polillas y otros insectos semejantes. En los materiales de construcción vegetales como la madera, el cañizo, el mimbre o la paja, estos fenómenos de degradación pueden ser los diversos tipos de ataques biológicos de hongos e insectos xilófagos (anóbidos, curculiónidos, termitas...). Estudio del cuadro fisurativo y deformativo La combinación del cuadro fisurativo y deformativo de la construcción tradicional en su conjunto proporciona valiosos datos sobre las patologías estructurales que está sufriendo el edificio. A menudo, la simple observación de una grieta aislada sin su contexto de fisuración y deformación de todo el edifico puede llevar a engaño. Asimismo, a veces, la confluencia de diversos fenómenos de diversa índole pueden confundir un examen inicial precipitado sin un detenido análisis. El cuadro fisurativo se debe recoger sobre los planos del levantamiento métrico-descriptivo o fotográfico. Es conveniente la elaboración de una leyenda de signos que permitan distinguir e identificar perfectamente el tipo de lesión que se está

118

documentando. De este modo, no es lo mismo una fisuración superficial de un enlucido que una grieta que penetra en los muros del edificio. Igualmente cabe observar atentamente cada una de las lesiones para conocer su dirección, su rotación y el sentido de su movimiento. Para ello, se debe prestar atención a los dos labios de la fisura y descubrir: si están en un mismo plano o desplazados entre sí, si son paralelos o confluyen en un punto, si atraviesan todo el espesor del muro o se abren sólo en una de sus caras, y así con cada una de las lesiones. El cuadro deformativo estará ya recogido en el levantamiento métrico-descriptivo si éste se ha realizado con precisión. En este punto, la combinación de los datos de estas deformaciones con el cuadro fisurativo reflejado en los planos permite la realización de un diagnóstico de los movimientos estructurales que se están verificando de las fábricas. El contraste de estos datos con la información obtenida en el estudio estratigráfico puede permitir constatar en algunos casos la inactividad presente de una vieja lesión o, al contrario, la actividad continua de la misma desde antiguo. Estudio funcional Antes de proceder a la elaboración de un proyecto de restauración es conveniente realizar un estudio de la función histórica del


ESE5

12/2/08

13:59

Página 119

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio El programa de estudios

I. El conocimiento

3

El estudio funcional del edificio en el pasado permite acomodar de una manera razonada y justificada la función del futuro tras la restauración. Casa tradicional en Sesga (Valencia)

edificio que se pretende restaurar y su compatibilidad con la función futura que se le desea asignar. Este análisis previo puede detectar posibles incongruencias de concepto o violencias distributivas que se están provocando al edificio inadvertidamente, a tiempo para corregir el rumbo desnortado de un programa funcional o de un anteproyecto que no había tenido en cuenta suficientemente la preexistencia del edificio tradicional y la necesaria preponderancia de su complexión y su carácter sobre el proyecto de restauración. Estudios complementarios Existe toda una serie de estudios complementarios de mayor especifidad que normalmente se reservan para intervenciones de mayor envergadura y presupuesto, como es el caso de monumentos de carácter publico. En cualquier caso, se pasan a reseñar algunos de ellos por la eventualidad de que el caso concreto de restauración de un edificio tradicional requiriera de alguno de ellos y se pudieran disponer de medios técnicos y económicos para su realización:

El cuadro fisurativo y deformativo de un edificio realizado con detalle permite entender la evolución histórica de los males que le han aquejado y las razones de los mismos. Edificio de viviendas en la Plaza del Pilar, Valencia.

aparatos de emisión de ondas magnéticas, eléctricas, ultrasonidos... Caracterización química y petrográfica: Análisis de muestras de piedra, morteros o enlucidos para conocer su naturaleza y composición material. Dendrocronología: Determinación de la edad de la madera empleada en una construcción a partir de la observación de los anillos de crecimiento de la misma. Estudios biológicos: Investigación sobre las plagas de insectos, la presencia de vegetación inferior y superior, y la afección de los mismos sobre la materia del edificio. Estudios climatológicos: Análisis de la incidencia de las lluvias, el granizo, los vientos, el asoleamiento, los ciclos de hielo y deshielo, y las sequías anuales en el estado de conservación del edificio. Vulnerabilidad sísmica: los puntos débiles del edificio frente a la eventualidad de un movimiento telúrico en la localidad.

Arqueología: Excavación del subsuelo del edificio o su entorno para descubrir trazas de su pasado o investigar su cimentación. Geotecnia: Lectura del subsuelo desde la superficie mediante

119


ESE6

12/2/08

14:03

Página 120

I. El conocimiento

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio

Estudios históricos e intervenciones arqueológicas Herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea

Abdellatif Marou Diplomado por el INSAP (Institut National des Sciences de l’Archéologie et du Patrimoine – Rabat) Conservador adjunto de monumentos y sitios históricos en la Inspection des Monuments et Sites Historiques de Marrakech, encargado de los trabajos de restauración Marruecos Jordi Ortega Historiador, Barcelona, España

3

Montserrat Villaverde Historiadora del arte Profesora de historia de la arquitectura en la Escuela de Arquitectura La Salle de Barcelona, Barcelona, España

Algunas consideraciones El interés por la arquitectura tradicional, ya sea des de un punto de vista arquitectónico, constructivo, antropológico o histórico es relativamente reciente y los primeros intentos para conocer de forma sistemática este tipo de construcciones tiene apenas cien años. Más reciente aún es la posibilidad de aplicar un conocimiento histórico. La lectura histórica de un edificio se ha aplicado básicamente a edificios suntuarios y así palacios, catedrales o mezquitas llenan volúmenes y volúmenes. El objeto preferente en su discurso es el análisis formal y la lectura simbólica y siempre focaliza su reflexión en el pasado. De esta manera se entiende la historia como la narración de los hechos que han pasado, no como método para el conocimiento de la realidad y asimila historia con antigüedad y la antigüedad en si misma no es un criterio de valoración, en este caso. Actualmente, la arquitectura tradicional en el mediterráneo, -¿o deberíamos decir mediterránea?- es un valor económico en alza y

esta circunstancia, nada gratuita, conlleva diferentes tipos de “intervención” en ella. ¿Cuantas personas no reconocen su pueblo, su calle, su barrio, después de procesos de “regeneración”, en los cuales se reduce la experiencia y lo vivido a la caricatura y el valor histórico a valores al margen del devenir, intentando congelar en nuestras retinas escenografías pretendidamente históricas? Los estudios históricos no pretenden legislar en torno a la intervención del patrimonio tradicional, no es su objetivo. Los estudios históricos deben aportar la máxima información posible sobre su objeto de estudio, ser uno de los factores que contribuya a su comprensión y conocimiento, considerando en todo momento la naturaleza de esta arquitectura, entendida en su permanente mutabilidad. En esta era de globalización, o de anulación de las especificidades en todos los ámbitos, los estudios históricos han de reforzar las diferencias frente a las igualdades y tratar cada edificio construido como una unidad única e irrepetible. Su comprensión

El interés por la arquitectura tradicional es relativamente reciente. Durante siglos los estudios se han realizado sobre la arquitectura monumental. Sepulcro de los Reyes de Judá. 1842. Colección particular

Los estudios históricos deben tratar cada edificio como una obra única e irrepetible. Negatiu C-46374. 1925 IAAH-AM

120


ESE6

12/2/08

14:03

Página 121

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio Estudios históricos e intervenciones arqueológicas Herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea

facilitará rehabilitaciones consensuadas con el propio devenir del edificio. De las interpretaciones simbólicas de la arquitectura tradicional mediterránea Innumerables y de diferente naturaleza son las interpretaciones simbólicas que durante los últimos tres siglos han recreado la arquitectura tradicional en el mediterráneo. Desde lecturas idealizadas, pintorescas, exóticas, típicas…, hasta lecturas más creativas y pedagógicas; estas interpretaciones nos han transmitido diferentes valores de una arquitectura que hasta la actualidad no se escapa de los estereotipos. Las primeras interpretaciones que tenemos las encontramos en los relatos realizados durante los viajes de peregrinación. En las Rihlas1 las descripciones básicamente se centran en los edificios más monumentales de la ciudad. Al igual que en los viajes del Gran Tour, viajes de conocimiento y fruto de una mentalidad ilustrada, que aportaron fundamentalmente descripciones de la arquitectura monumental greco-romana. En ambos casos, aunque la naturaleza del viaje era muy diferente, las aportaciones al conocimiento de la arquitectura tradicional fueron siempre muy tangenciales. Pero esta misma mentalidad ilustrada es la que generó las primeras obras de análisis y descripción pormenorizada de algunas zonas. Es emblemática la obra La Descripción de Egipto2, en que su rigor enciclopédico incluye la descripción y el

Los estudios etnográficos y antropológicos son una herramienta básica y necesaria para entender en su globalidad la arquitectura tradicional. Spain, 1940.

I. El conocimiento

análisis de todo un territorio y una sociedad de cultura milenaria. Esta magna obra incluye magníficas descripciones de los oficios tradicionales. En otro orden, pero fruto también de la mentalidad ilustrada, se realizaron los primeros estudios, básicamente descriptivos, sobre zonas rurales, como la obra de Gaspar Melchor de Jovellanos3 en España y en materia de construcción la obra de Antoine Desgodets4 sobre la tradición constructiva en París. Aunque fueron los artistas románticos los que introdujeron en sus creaciones de carácter culto las temáticas populares, sus creaciones siempre serán idealizadas. Los ímputs costumbristas se incorporan a todos los niveles artísticos, des de la pintura al relato, incluyendo la música. Reconocer las influencias del exotismo en las seguidillas de Carmen de Bizet o visualizar los ambientes populares sicilianos en las tarantellas de Cavalleria Rusticana de Mascagni, son una pequeña muestra de cómo temáticas tradicionalmente alejadas de la vida cotidiana incorporan progresivamente elementos populares. Escenografías para una arquitectura tradicional Las primeras escenografías de las arquitecturas tradicionales, mediterráneas o no, las encontramos en las exposiciones nacionales e internacionales. De la mano del progreso, de las innovaciones, algunas exposiciones incluyen la reproducción de arquitecturas que simbolicen la unificación de sus territorios. La recién unificada Italia, organizó la exposición General Italiana en

La luz y el color de las ciudades mediterráneas son los valores más importantes en la producción artística de la primera mitad del siglo XX. Estambul.

121

3


ESE6

12/2/08

14:03

Página 122

I. El conocimiento

3

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio Estudios históricos e intervenciones arqueológicas Herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea

Turín el 1884 construyendo un Borgo Medioevale, que aún se conserva. Ginebra que fue la sede de la exposición nacional suiza en 1896, triunfó con la construcción del Village Suisse, un espacio donde se reprodujeron las arquitecturas tradicionales más importantes de todo el país. Éste fue el precedente del Pueblo Español construido en Barcelona para la exposición Internacional de 1929 y uno de los referentes con más éxito de público de toda la exposición, que puede visitarse en la actualidad. Al igual que en el Village Suisse, el Pueblo Español fue más allá de la reproducción de las arquitecturas, creando un espacio público a-histórico, en el que se niega todo futuro, todo cambio, toda mutabilidad. Es una isla en el tiempo, una escenografía perfecta al margen del tiempo. Sus calles han sido escenarios utilizados para todo tipo de recreación del pasado. En el último año, en su plaza Mayor se han gravado las escenas más espectaculares de la película El Perfume. Es interesante y sorprendente observar como Jean-Baptiste Grenouille enloquece a toda la población en la plaza Mayor de Grasse, mientras observamos, lejana, la torre mudéjar de Utebo del Pueblo Español. De todas maneras es natural que las escenografías se utilicen como tales. Lo que suele impactar más es la utilización y manipulación de algunos escenarios naturales, considerados patrimonio por su valor como conjuntos tradicionales, para la realización de escenografías fílmicas. En Aït Benhaddou, Marruecos, aún hoy podemos observar una gran puerta construida en 1962 para rodar Lawrence de Arabia. Esa puerta es casi tan real/irreal como los decorados que se realizaron el 1937 en los estudios de Hollywood para la película Argel, en la que Pepe le Moko se escapa de la persecución de los policías por las estrechas calles de la Kasba. Es difícil en estas circunstancias distinguir entre realidad y ficción.

Nuevas interpretaciones simbólicas, desarrolladas a partir de las necesidades del boom turístico a partir de mediados del siglo XX, han convertido centros históricos y zonas rurales en verdaderos parques temáticos, donde el valor más importante no es solo la libre especulación del territorio y rentabilizar a corto plazo las inversiones, sino convertir y crear un producto estandarizado que tiene casi todos las características de los pueblos típicos de las exposiciones internacionales. Revitalizar el territorio no debería comportar desechar esta arquitectura. Tampoco nos debería obligar a crear paisajes que nunca existieron obviando su pasado y creando imágenes congeladas, de datación indeterminada.

Coincidiendo con el éxito obtenido en la Exposición Internacional de 1929, la revista La Ilustración Iberoamericana ofreció a sus lectores este recortable de la Iglesia de Alcañiz y Campanario de Utebo. .

En la actualidad la casa mediterránea ha pasado a ser un producto típico estandarizado de venta en los quioscos.

122

Arquitectura tradicional y estudios históricos Como comentábamos en las consideraciones ningún tipo de arquitectura es inmutable y sobretodo si la arquitectura de la cual hablamos es la tradicional. Ésta lleva implícita la mutabilidad, los cambios en su configuración o apariencia, reformando o añadiendo nuevos elementos estructurales y ornamentales. Estamos acostumbrados a una percepción de la arquitectura como algo casi permanente y definitivo, con cambios casi imperceptibles que se integran a nuestra percepción y se evaden rápidamente de nuestra memoria. Con esas premisas es difícil entender la arquitectura tradicional como mutable, fluctuante y elástica. Cualquier elemento de cualquier edificio, desde sus fundamentos hasta las más pequeñas decoraciones, es siempre resultado de un hecho preciso en el espacio, y también en el tiempo, y unos hechos relacionados por vínculos de causalidad, simultaneidad o


ESE6

12/2/08

14:03

Página 123

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio Estudios históricos e intervenciones arqueológicas Herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea

coincidencia es lo que podemos llamar un proceso. Des de un punto de vista histórico, la arquitectura es un proceso, en la medida que el tiempo es un elemento primordial en su configuración, un edificio debe ser analizado desde un punto de vista cronológico y por lo tanto, histórico. En muy pocos casos un proceso cronológico llega a una concreción física tan tangible y evidente como en la arquitectura y el patrimonio. Es su significado más básico y elemental por que justamente es el que permite conocer intrínsecamente la singularidad y la esencia de cada casa. Cada proceso es único e irrepetible, como lo son los resultados. No hay dos edificios iguales como no hay dos secuencias iguales. El desarrollo secuencial en la arquitectura tradicional es una de sus características fundamentales. Al margen de su situación geográfica, la arquitectura tradicional ha tenido siempre un largo desarrollo en el tiempo y sus manifestaciones tienen en común una dinámica permanente de adaptación y de modificación. La función esencialmente utilitaria de este tipo de edificios y su largo desarrollo cronológico es el que explica como en un mismo edificio pueden coexistir elementos estructurales y decorativos de diversa cronología que pueden ser susceptibles de conservarse o en función de los criterios que en distintos momentos se hayan elegido como prioritarios o pertinentes. Esta arquitectura se expresa en permanente yuxtaposición y manipulación aditiva o substractiva de los elementos existentes. Conviene, por lo tanto, una aproximación dinámica y evolutiva y nunca estática.

I. El conocimiento

espacios físicos, la condición social, las circunstancias más inmediatas. El metacontexto es el que afecta a diferentes agentes a la vez y sobre el que no se tiene ninguna capacidad de control directo: reglamentos, costumbres, sistemas técnicos, valores simbólicos, etc. El conocimiento de la ciudad y el territorio, su marco legislativo y jurídico así como su tradición cultural nos permitirán conocer porque dos casas se parecen entre ellas, nos acercaran a sus similitudes; en cambio el conocer quien vivía en la casa, las actividades que se realizaban en ella, los miembros de la familia, su representatividad social nos permitirán conocer el porqué cada casa es diferente. En definitiva el endocontexto explica porque dos casas son diferentes y el metacontexto explica porque se parecen. El estudio histórico ha de priorizar la contextualización de cada hecho de la secuencia constructiva de la casa por que sin conocer el contexto difícilmente podrá haber conocimiento de la acción más allá del apunte de la simple anécdota. Conviene saber quien eran los agentes, a qué estaba destinada la casa, dónde estaba, cómo se construía, cómo se proyectaba. En definitiva es responder al qué, cuándo, cómo y porqué, preguntas básicas que sirven de refuerzo al conocimiento. La contextualización evita la simplicidad y el reduccionismo y permite identificar y dar valor a singularidades y discrepancias, y por eso la visión histórica incorpora y relaciona simultáneamente evidencias de toda índole y es en sí misma plural e integradora.

Aproximación a una metodología La necesidad de conocer el contexto El análisis del contexto implica la determinación lo más precisa posible de la acción, de los agentes que participan en ella y el ambiente que motiva la intervención. A la vez no tiene porque haber un único agente en cada hecho y una acción puede ser ejecutada o asumida por diferentes agentes y cada uno con sus circunstancias concretas de contexto. La contextualización es lo que aporta significatividad al hecho y a su conocimiento, por que explica y da sentido con certeza a su concreción constructiva. Los elementos de contexto que pueden incidir en una determinada acción tienen una enorme diversidad y pueden ir desde el mantenimiento hasta la reparación o reconstrucción por daños causados por guerras, desastres naturales, etc. hasta otros criterios más subjetivos pero igualmente relevantes como la necesidad, la ostentación, etc. Es por esta razón por lo que conviene diferenciar dos tipos de contexto: endocontexto y metacontexto. El endocontexto son las condiciones impuestas de manera más directa a los agentes y por lo tanto a sus acciones. Afecta directamente a cada uno de los agentes y es en definitiva lo que define de manera más directa los motivos de sus acciones: los

Analizar el metacontexto nos permite entender porque dos edificios se parecen entre sí y por que los núcleos urbanos mantienen una homogeneidad.

123

3


ESE6

12/2/08

14:03

Página 124

I. El conocimiento

3

El edificio como documento El edificio representa la acción misma que debemos analizar y por lo tanto la evidencia tangible más importante y decisiva. Cada casa contiene en sus propias estructuras, en su ornamentación el registro de las acciones que la configuran, por lo tanto el edificio representa la secuencia de hechos que lo genera y se convierte en sí mismo en uno de los documentos más valiosos para poder conocer su evolución. En tanto que evidencia documental de un proceso histórico y constructivo, todos los elementos que configuran un edificio, ya sean estructurales o decorativos, equivalen a formas con un significado intrínseco: tipologías de paramentos, sistemas de forjados, etc. Las texturas y los materiales revelan no sólo cómo está hecha la casa sino también cuándo se realizó, ya que algunas de estas técnicas aunque su permanencia ha sido milenaria han cambiado, han ido modificándose. Las características del mortero, la estereotomía de la piedra, la estructura, el tipo y las dimensiones del adobe, las características formales de la decoración aplicada en el revestimiento, son todos ellos elementos fundamentales para el conocimiento del edificio. Es por esta razón por la que el edificio tiene carácter documental, por que el documento es todo aquello que pone de manifiesto lo que ha pasado. Destruir un edificio es como destruir un manuscrito único, por lo tanto implica a la vez no solo olvido sino también ignorancia. El edificio como acción: las fuentes documentales Las acciones de los agentes nunca se producen de forma aislada e implican siempre la interacción con otros agentes y en el contexto general del que forman parte. Esta circunstancia implica la posibilidad de que estas acciones se hayan puesto de manifiesto en otro tipo de documentos gráficos y escritos; aquellos que en un sentido más clásico se han denominado siempre como fuentes documentales para el conocimiento histórico. La tipología de documentos útiles en este sentido es muy amplia y variable en función del lugar geográfico, del momento cronológico y del entorno cultural. Pero sin duda éstos son una buena base de conocimiento directa o indirecta para entender las acciones, para identificar los agentes, o para determinar alguna de las variables que pueden incidir en el endocontexto o el metacontexto. Las fuentes gráficas, ya sea planimetrías, levantamientos, fotografías, dibujos, etc. realizadas en momentos diferentes de la vida del edificio nos permitirán interpretar con mayor precisión el proceso constructivo de éste. Las fuentes escritas serán una base excelente para interpretar de forma más concisa los procesos de transformación: las actas de compra, las actas de propiedad (malkia), los testamentos o actas habous, los inventarios postmortem (trika), las autorizaciones administrativas, los registros fiscales, los relatos de viajeros, serán imprescindibles para describir los hechos y el conjunto de la secuencia. Alguna vez se ha querido distinguir la validez de los tipos de

124

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio Estudios históricos e intervenciones arqueológicas Herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea

Conocer el endocontexto nos facilita la comprensión del edificio en su totalidad y nos ayuda a entender por que dos edificios realizados en la misma época y en la misma calle son diferentes.

El edificio es un documento en sí mismo y por lo tanto debe ser analizado como tal.

Todos los elementos de un edificio, incluida su ornamentación, tienen un significado intrínseco y deben ser estudiados con atención..


ESE6

12/2/08

14:03

Página 125

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio Estudios históricos e intervenciones arqueológicas Herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea

I. El conocimiento

3

Un mismo edificio puede contener decoraciones de diferentes épocas y éstas deben ser estudiadas y valoradas por igual.

125


ESE6

12/2/08

14:03

Página 126

I. El conocimiento

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio Estudios históricos e intervenciones arqueológicas Herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea

fuente, diferenciando entre las evidencias estructurales y la documentación gráfica o escrita y queriendo otorgar preeminencia de unas sobre otras. O también otorgar una validez superior a los documentos gráficos sobre los escritos. Es un debate estéril y falso por que parte de premisas erróneas: las estructuras y documentos son evidencias de un hecho, diferentes en cuanto a metodología y contenido como pueden ser una fotografía y un protocolo notarial, pero son en esencia idénticos en su función de aportar la máxima información relevante para la determinación de la evolución constructiva de un edificio. Las dos funcionan de manera dialéctica y recíproca. Las estructuras orientan en la investigación documental y la investigación documental determina la datación de las estructuras. Juntas dan significado y contenido al conjunto del edificio. La investigación y la interpretación de los documentos, del tipo que sean, son siempre integradoras.

3

El edificio como lugar de la experiencia: las fuentes orales En muchas sociedades tradicionales del mediterráneo la palabra es un valor asociado a la tradición, donde la transmisión de

La documentación gráfica es una fuente importante de información. Fons Jujol. AHCOAC .

Los documentos generados por las acciones de los agentes se han considerado siempre la fuente documental clásica para el conocimiento histórico.

126

De forma excepcional algunas piezas artísticas realizadas en conmemoración de la construcción de una casa nos aportan información valiosa. Transcripción: “El 1631 Al-Haj Muhammad, hijo del difunto Haj Jalim, hijo del difunto Al-Haj Tamoun, ha construido esta casa. Está situada tocando a la mezquita d’Ibn Toloum. La casa, finalmente ha sido transmitida a una señora oriunda de la isla de Creta, por lo tanto esta casa se llamará “Bayt al-Kritiliyya”. (Traducción de Fadwa Doussi)


ESE6

12/2/08

14:03

Página 127

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio Estudios históricos e intervenciones arqueológicas Herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea

conocimientos de padres a hijos, de maestro a aprendiz, etc., se realiza a través de la oralidad. Las mismas normas que rigen algunas comunidades son transmitidas de generación en generación, sin intermediar la realización de ningún documento escrito. Y es también en algunas de estas sociedades que perviven rituales ligados a la ocupación del espacio y a la construcción. Los rituales de la ocupación del espacio mediante el sacrificio de animales se han seguido realizando en algunas zonas hasta la actualidad. La valoración de las fuentes orales es un trabajo que ha desarrollado tradicionalmente la etnografía y que resulta imprescindible en los entornos geográficos y culturales donde, por diferentes circunstancias, no haya habido tradición de generar documentación de tipo textual. Las fuentes orales, en cualquier caso, tienen un alto grado de subjetividad y han de estar sometidas a un riguroso contraste y sentido crítico para asegurar su validez, no esencialmente diferente al que se somete otras evidencias documentales. Cualquier historiador sabe que las fuentes no tienen otra jerarquía que la disponibilidad, significatividad y elocuencia para cada hecho histórico y que es necesario siempre, en todo tipo de fuentes, el sentido crítico y autocrítico para poder interpretar el contenido preciso. Síntesis La novedad de una aproximación de estas características a la arquitectura tradicional mediterránea hace que se encuentren a faltar en todo caso, o en parte, las herramientas necesarias para la correcta interpretación histórica. Son imprescindibles trabajos de sistematización tipológica de técnicas constructivas utilizadas históricamente en cada lugar y momento, la aplicación de técnicas de arqueología de subsuelo y de arqueología vertical en el análisis de las estructuras y paramentos, de catalogación e inventariado de fondos documentales gráficos y textuales más relevantes, de estudios etnográficos relativos a la percepción y memoria de los edificios y a su trabajo de construcción, además obviamente de generalizar este tipo de lectura histórica en los edificios existentes antes del proyecto de rehabilitación. Es necesario también establecer y disponer esquemas generales que faciliten la concreción de técnicas constructivas y de contextos históricos y culturales. El estudio histórico, en síntesis, da contenido y valor preciso a cada edificio a partir del estudio de los hechos y contextos, agrupados en una secuencia, que expliquen por sí mismos su especificidad evolutiva y configuración constructiva. No es relato ni es nostalgia porque no se entiende la arquitectura histórica o tradicional como un fósil del pasado sino como algo que forma parte de las estructuras y paisajes de nuestro presente. No versa intrínsecamente sobre el pasado porque allí solo está su medio, no su fin, y analiza así una parte de la realidad desde una perspectiva cronológica que incluye el cruzamiento de agentes, factores y contextos específicos y siempre complejos. No pretende, en

I. El conocimiento

esencia, establecer como era antes una casa sino explicar, desde el dominio de los tiempos, porqué es precisamente así y no de otra manera. El análisis de un edificio implica el conocimiento de sus estructuras, de cómo son desde un punto de vista de descripción arquitectónica, pero también de cuándo, cómo y porqué son así. Aporta conocimientos de la estructura y de su evolución, y ha de ser una herramienta útil en las posteriores operaciones de rehabilitación.

La palabra es un valor asociado a la tradición y permite no sólo la transmisión de conocimientos a través de generaciones sino también la realización de acciones sin intermediar documentación escrita. Así, ventas de casas, contratos de obras, etc. son realizados de forma oral.

Los rituales se realizan tanto en la ocupación del espacio cómo en la preservación de éste, utilizando toda suerte de amuletos para alejar la mala fortuna.

127

3


ESE6

12/2/08

14:03

Página 128

I. El conocimiento

3

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio Estudios históricos e intervenciones arqueológicas Herramientas de conocimiento de la arquitectura tradicional mediterránea

1 Interesante consultar el prólogo realizado por CHARLES-DOMINIQUE en la edición Voyageurs arabes. Ibn Fadlan, Ibn Jubayr, Ibn Battuta et un auteur anonyme. Lonrai: Gallimard, 1995. 2 LAISSUS, Yves (directeur ed.).: Les savants en Egypte. Muséum Nacional d’Histoire Naturelle. NATHAN, Paris, 1998. 3 En su extensa obra destacan Las Cartas del viaje de Asturias o Cartas a Ponz. (1782- 1792), donde explica con absoluta precisión la situación social y económica de esta zona. 4 Les loix des bâtimens suivant la coutume de Paris : traitant de ce qui concerne les servitudes réelles, les rapports des jurés experts, les réparations locatives, douairières, usufruitières, bénéficiales. Obra manuscrita de 1787 .BNF.

Conocer la evolución de los edificios a lo largo de su historia es decisivo antes de realizar un proyecto de rehabilitación. La arquitectura tradicional ha mantenido durante siglos un proceso de crecimiento paulatino, con sucesivas intervenciones. Conocerlas y valorarlas permitirá intervenir desde el respeto y el conocimiento. La torre del Fang: crecimiento y transformaciones a lo largo de siete siglos. Las fotografias: 1. (1890); 2. (1920), 3 y 4 (2006).

128


ESE6

12/2/08

14:03

Página 129

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio

La arqueología como herramienta para el conocimiento del edificio

Antes de redactar el proyecto de rehabilitación de un edificio, hay que conocerlo bien, es decir, conocer su historia y sus elementos para estar en posición de tener la imagen completa de este edificio: sus fases sucesivas, su evolución en el tiempo, los cambios que ha experimentado y las causas de estos cambios. Sólo después de haber adquirido este conocimiento se puede decidir como proceder para su rehabilitación, cuáles son los elementos a guardar, recuperar o resaltar y cuáles demoler. De esta manera se puede compartir con los demás la historia, a veces apasionante, escondida en las paredes y el subsuelo del edificio. Para hacer “hablar” al edificio, en primer lugar, hay que conocerlo. Hay diversos medios para llegar a este resultado y están todos basados en la búsqueda. Ahora bien la búsqueda recurre a otras disciplinas más allá de la formación de arquitecto: la historia y la arqueología. La arqueología es una ciencia que detecta, examina y analiza la evidencia material. Retirar la tierra para llegar hasta los vestigios humanos, estudiar y documentar sus fases sucesivas, leer la historia de la humanidad a través de las huellas humanas y de sus obras, a menudo interpuestas y mezcladas, es la tarea de la arqueología. Su papel revelador la obliga a proceder en dos etapas sucesivas: la inspección de la superficie y la búsqueda en profundidad. También recurre a otras ciencias exactas. La química, la antropología, la botánica. El método arqueológico sigue el método de las ciencias exactas. Está basada en la observación minuciosa del objeto y su análisis para llegar a la causa de origen. Por esta razón la arqueología puede aplicarse también en la rehabilitación de la edificación, ya que en este caso también hace falta primero observar y analizar para llegar al conocimiento. Al igual que los emplazamientos arqueológicos, un edificio es un testigo mudo de él mismo, que guarda celosamente los secretos disimulados en sus muros: sus elementos constructivos, sus materiales e incluso su subsuelo, son todos ellos testimonios de su historia. Es necesario, por tanto, examinar uno a uno estos elementos, y si es necesario, sacar algunos para llegar a otros que están escondidos detrás. Si la arqueología en el sentido clásico del término procede en profundidad, la arqueología en el sentido de la lectura de un edificio procede de una manera más bien vertical. De hecho la aplicación del método arqueológico para conocer el edificio es relativamente fácil, es suficiente proceder por etapas que puedan adelantar o seguir el levantamiento gráfico y puedan incluso continuar durante las primeras etapas de los trabajos. En este caso hay que completar la documentación gráfica y considerar los cambios en el programa inicial si se imponen los

I. El conocimiento

Evi Fiouri Arqueóloga Departamento de Antigüedades de Chipre

3

Los restos de un convento medieval levantados mediante excavaciones recientes cercanos a un edificio de inicios del siglo XX en la ciudad vieja de Nicosia.

elementos, hasta ese momento, desconocidos y revelados durante la búsqueda arqueológica. I La inspección del terreno – la limpieza. En primer lugar hay que visitar el edificio, el interior y el exterior, y distinguir los elementos que hace falta alejar rápidamente para tener una visión más clara del edificio: los detritus, la vegetación salvaje, la tierra amontonada o tirada por los suelos, en el patio o el jardín. No se puede proceder a una inspección minuciosa de un edificio con suelos invisibles a causa de la tierra y con paredes medio escondidas por la vegetación. II La observación de la obra. La pared como documento: la pared es a menudo un palimpsesto donde se puede leer la historia del edificio y su evolución a través del tiempo. Para ello hay que examinar atentamente varios elementos: los materiales, las técnicas de construcción, las juntas de paredes y todos los elementos constructivos presentes, visibles o escondidos (ventanas, puertas, decoraciones…). La observación de los materiales de construcción: sobre la misma pared, pueden haber materiales diferentes que correspondan a fases diferentes. Un examen atento puede decirnos si los materiales han sido utilizados para reparaciones, para agrandar un espacio o dividirlo en más habitaciones pequeñas. Conocer los materiales más utilizados durante un período ayuda también a fechar las fases. Estas modificaciones son visibles sobre una obra desnuda, pero los interiores están a menudo cubiertos de revoco que disimula el testimonio de diferentes etapas. En Chipre,

129


ESE6

12/2/08

14:03

Página 130

I. El conocimiento

3

habitualmente los revocos están dañados por la humedad y es necesario remplazarlos. De esta manera, durante los trabajos para retirarlos, se tiene ocasión de ver sobre la mampostería todo tipo de modificaciones hechas a lo largo del tiempo, como aberturas taponadas o de proporciones disminuidas. En el caso de revocos en buen estado no es recomendable retirarlos. Una atenta observación puede detectar sobre el revoco los contornos de arcos y de aberturas taponadas y proceder a retirar el revoco en este lugar solamente a fin de mostrar la abertura y rehabilitarla. Para casos importantes y delicados, se puede recurrir a técnicas como la termografía, la endoscopia u otros ensayos no destructivos. Es difícil fechar la obra por si misma, ya que los albañiles en Chipre han utilizado más o menos las mismas técnicas de construcción durante siglos. Por ello hay que examinar también el mortero con el que la obra se ha construido. Los componentes del mortero pueden ayudar a fechar aproximadamente la obra. Si no se llega a identificar el mortero por medios organolépticos, se puede analizar en un laboratorio. Toda esta información debe ser documentada para completar el alzado y obtener una imagen más clara de las fases de evolución y modificación que ha sufrido. La observación de técnicas de construcción: sucede que paredes del mismo material, por ejemplo de piedra, no ofrecen, a la vista, un aspecto homogéneo. Esta irregularidad es debida a técnicas de construcción diferentes. En ese caso se puede ver sobre una pared una parte diferenciada de la otra que muestra una fase posterior, como por ejemplo una sobre-elevación de la pared, por tal de colocar un tejado en pendiente donde había un tejado plano. Ciertas técnicas de construcción pueden estar fechadas en un periodo preciso y esto ayuda mucho a la comprensión de las fases del edificio. Hay que tener en cuenta que a menudo paredes de niveles inferiores pueden ser más modernas que otras más elevadas, a causa de transformaciones realizadas en cualquier lugar del edificio, es decir, que para las paredes no existe una estratigrafía vertical. La observación de los revestimientos: todos los revestimientos en un edificio no pertenecen forzosamente al mismo periodo. Además, los revocos y la técnica de su aplicación pueden variar según el uso de las piezas, un hecho que hay que tomar siempre en consideración. Conocer el periodo en que un determinado material de revestimiento ha sido introducido en el país ayuda también a fechar el edificio o sus fases históricas. En Chipre hay cuatro tipos de revestimiento utilizados par las viviendas, fácilmente identificables: el revoco de tierra, el revoco de tierra mezcla con paja cortada, el revoco de cal y el revoco de yeso, que es el más reciente. También existe el encalado a la cal, ya sea solo o mezclado con una sustancia colorante, como el índigo. Sobre los muros de las casas rurales se pueden detectar capas sucesivas de revestimientos, pueden ser las mismas o diferentes, como por ejemplo un revoco de tierra y paja bajo un revoco de yeso, un

130

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La arqueología como herramienta para el conocimiento del edificio.

material considerado noble y raramente utilizado en el campo antes de inicios del siglo XX. La observación de los revestimientos no debe solamente limitarse a sus materiales sino también a la frecuencia de su aplicación sobre las paredes. Un revoco en apariencia uniforme puede estar, en efecto, constituido por diversas capas sucesivas, como el encalado a la cal que los habitantes aplicaban sobre las paredes cada año antes de Pascuas. La técnica de aplicación de los revocos debe ser también tomada en consideración. En las casas de arquitectura urbana, el revoco de yeso está aplicado con ayuda de maestras para obtener superficies

Las investigaciones en el piso de una gran mansión urbana del siglo XVIII en Nicosia mostraron dos suelos superpuestos pertenecientes a periodos diferentes (siglos XVIII y XIX).

Sobre el muro de una casa solariega medieval cerca de Nicosia se puede reconocer la mampostería original en piedra tallada enrojecida por un incendio en el siglo XV, que se recoge por los cronistas de la época, así como la mampostería sin concertar y adobes del periodo otomano.


ESE6

12/2/08

14:03

Página 131

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La arqueología como herramienta para el conocimiento del edificio.

totalmente iguales, mientras que en las casas rurales el revoco está aplicado a buena vista, y sigue las irregularidades de la pared. El arquitecto debe darse cuenta de esta diferencia en los revocos y aplicarlos donde sean necesarios. Detección de los revestimientos: a veces las paredes dan la impresión de no haber sido nunca revocadas. Y, sin embargo, éste no es siempre el caso. Un examen atento de la obra revela huellas de revocos en un lugar, en la parte superior de una pared, más protegida por el voladizo de la cubierta, o incluso enganchado en el espacio entre las piedras. A veces, es suficiente con observar la técnica de la construcción de una pared para deducir si ha habido

En una casa rural, los muros presentan capas sucesivas de encalado coloreads con diferentes colores.

La abertura arqueada de este molino de agua en la región montañosa de Troodos ha sido construida con piedras labradas que presentan decoración cuidadosamente esculpida, y que pertenecen a un edificio bastante más importante, probablemente la entrada de una iglesia.

I. El conocimiento

un revoco en su origen. Una obra de piedra, construida con la intención de ser revocada inmediatamente (de yeso, por ejemplo) no está tan cuidada ya que no será visible, y es más bien irregular, para permitir un mejor agarre del revoque. Por otra parte, hay que observar el estilo general del edificio y de los otros elementos arquitectónicos (marcos de las aberturas de piedras labradas o esculpidas, marcos de madera en voladizos) para comprender si las paredes en el momento actual han sido siempre así o si su revestimiento ha sido destruido o retirado en una fase posterior. El caso de Lefkara, pueblo donde los elementos de arquitectura urbana han sido introducidos por la gente enriquecida gracias al comercio del bordado, es bastante característico. La boga de la piedra aparente ha comportado una retirada general de los revocos de las casas que hasta ese momento se distinguían por las fachadas cubiertas de yeso y pintadas, signo de riqueza a inicios de siglo. El examen de las juntas de las paredes: en Chipre la mayoría de las casas de arquitectura tradicional son construcciones ampliadas siguiendo el aumento de la familia y de sus necesidades y ocupaciones, así como de sus posibilidades económicas. La célula original es muy a menudo el “makrinari” o un “dichoro”, única pieza más o menos holgada, sobre la cual se añaden, poco a poco, otras piezas, primero en la planta baja y más tarde en planta. Este procedimiento es visible en los puntos de encuentro de las paredes, los cuales muestran la pared original contra la que se ha construido otra pared más tarde. En este caso, las esquinas de las paredes no están juntas entre ellas y ello es visible si las paredes no tienen revoco. Justamente esta falta de junturas provoca a menudo la separación de las paredes. III La investigación de los pavimentos. Muy a menudo los suelos que observamos en primer lugar en los edificios no son los primeros ni los únicos. La moda de la época, la mejora de la situación económica de los propietarios, el cambio del uso de las habitaciones de un periodo de la vida del edificio a otro, son razones para el cambio del pavimento. Así, puede ocurrir que tengamos que sacar el pavimento más reciente, de hormigón, madera o baldosas para llegar al suelo pavimentado de mármol local de adoquín, o incluso al simple suelo de tierra batida que era el de los tiempos de la construcción inicial del edificio. A menudo los suelos precedentes son destruidos. Hay que proceder con precaución a sacar los suelos más recientes para no destruir la evidencia, a veces apenas perceptible, de las capas anteriores. Puede ocurrir que de un suelo antiguo no queden más que algunos fragmentos de mármol y de su soporte en yeso. Para un arquitecto que conozca la técnica de colocación de este tipo de pavimento, estos pequeños vestigios son suficientes para comprender el tipo de suelo original y rehabilitarlo. Cada capa corresponde a una fase de la evolución del edificio, hay que documentar en gráficos y reflejar el nivel que es necesario

131

3


ESE6

12/2/08

14:03

Página 132

I. El conocimiento

3

guardar y si es posible mostrar las capas anteriores de una manera evocadora. No se pueden utilizar todos los niveles, pero no se deben destruir. Se deben preservar los niveles más antiguos después de haberlos documentado debidamente. De esta manera tenemos un alzado completo que “explica” en imagen gráfica la historia del edificio. En emplazamientos con larga historia de habitación humana, es útil también utilizar catas de investigación para detectar suelos más antiguos a la construcción actual, y hacer una documentación gráfica y fotográfica. De igual manera, en los patios hay que pensar en buscar el pavimentado, los pozos, el sistema de drenaje, mediante una limpieza realizada con precaución, una especie de mini excavación después de una inspección previa. La investigación de umbrales y cimientos: a menudo no se puede distinguir el nivel del suelo original. La búsqueda comienza entonces por la abertura para llegar al umbral, punto de resultado final del suelo interior. Se pueden hacer también catas a lo largo de las paredes para examinar las fundaciones, que a veces muestran ser paredes de construcción más antiguas. Las excavaciones: la mayoría de las excavaciones en los subsuelos de los edificios de arquitectura tradicional son el resultado de hallazgos fortuitos de vestigios arqueológicos, durante excavaciones para la instalación de tuberías de evacuación o para el refuerzo de los cimientos. En los emplazamientos donde la presencia humana data de milenios, estos hallazgos son bastante frecuentes. Hay casas donde han sido descubiertas tumbas antiguas en el subsuelo, o restos de paredes datando de épocas bastante anteriores. Nicosia, la capital de Chipre es un ejemplo bastante característico. Habitada después de milenios, la ciudad actual reposa sobre capas sucesivas de viviendas que van hasta la época Calcolítico. Sobre todo Nicosia intramuros, capital de Chipre después de la época bizantina, ciudad opulenta en la Edad Media, esconde bajo la superficie moderna vestigios incontables de su pasado paleocristiano y medieval. El Departamento de Antigüedades ha declarado como Monumento Antiguo toda la parte de la ciudad que se encuentra en el interior de los muros venecianos. En adelante, toda operación de construcción está controlada a fin de parar la destrucción de los vestigios arqueológicos. Según la nueva ley, es necesario un permiso especial del Departamento de Antigüedades para toda operación de nueva construcción o para trabajos en los edificios existentes que necesiten excavaciones. En el caso de nuevas construcciones, el Departamento procede a excavaciones parciales en el terreno o está presente en las excavaciones de los cimientos y las detiene si son descubiertos vestigios arqueológicos. De esta manera, han sido descubiertos vestigios importantes en varios lugares y se han llevado a cabo excavaciones de manera sistemática. Se conservan los vestigios arqueológicos importantes. El desarrollo es,

132

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La arqueología como herramienta para el conocimiento del edificio.

En la misma casa de Lefkara, la diferencia en los revocos entre una habitación y la otra sugiere diferentes fases en la historia del edificio: el revoco de tierra de superficie desigual y encalada pertenece a una fase que data de antes del siglo XX, mientras que el revoco de yeso de una superficie perfectamente igualada y lisa puede datar fácilmente de inicios del siglo XX.

seguramente, algo molesto, pero hoy en día Nicosia, como se llamaba la capital Lefkosia desde el periodo franco, ha empezado a conocer mejor su pasado.


ESE6

12/2/08

14:03

Página 133

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio

La aplicación del método arqueológico en la arquitectura libanesa

Profundamente ligada a sus orígenes históricos, en un contexto de memoria de varios milenios, la arquitectura tradicional en el Líbano se caracteriza por su gran integración en el territorio y su adaptación a los recursos locales. Típicamente mediterránea en sus materiales, sus formas y colores, la vivienda vernacular libanesa adereza paisajes tan diversos como el litoral, las llanuras de cadenas montañosas o incluso las altas planicies interiores. Rurales o urbanas, estas casas tradicionales representan el crisol de la memoria colectiva y estigmatizan los anclajes nostálgicos e identitarios. Maltratada, destruida, a menudo abandonada, la casa tradicional ha sobrevivido, bien que mal, a las vicisitudes de los tiempos y a los cambios en el modo de vivir. Cuando no ha sido completamente transformada o recuperada, ha sido objeto de repetidas intervenciones en las cuales a menudo ha faltado un conocimiento profundo del edificio. Sin embargo, proyectos recientes de rehabilitación en el Líbano comienzan a poner en aplicación un método similar al propio de la arqueología de la edificación. Esta disciplina, relativamente reciente en las ciencias de la arqueología, se aplica, en general, a monumentos históricos clasificados con el fin de desarrollar una lectura en elevación de los índices cronológicos, elementos fundamentales de un análisis estratigráfico. El edificio estudiado, es así analizado como un elemento perteneciente a la cultura material. La arquitectura tradicional pertenece esencialmente, en su inicio, a un mundo preindustrial. Su evolución con la sociedad y las numerosas modificaciones que se producirán para adaptarse a las necesidades y a los nuevos medios de cada época, son un excelente apoyo, portador de las huellas de dichas transformaciones. Este análisis tiene, principalmente, por objetivo la puesta en marcha de una cronología relativa del objeto arquitectónico y de su vivencia en un contexto histórico. Una preocupación sobre la tipología comparativa completa este enfoque, al igual que las investigaciones potenciales sobre las técnicas de trabajo en el edificio. Esta lectura metodológica del edificio contribuye a mejorar el proyecto de rehabilitación. El enfoque llamado arqueológico se basará esencialmente en una recogida de datos que servirán de apoyo para desarrollar análisis sobre los siguientes temas: La evolución del edificio a través de las fuentes documentales La evolución del edificio a través de su lectura física, especialmente mediante el análisis estratigráfico

I. El conocimiento

Yasmine Makaroun Bou Assaf Arquitecta y Arqueóloga Experta-Consejera ante el ICCROM para el proyecto ATHAR, Líbano

3

Lectura preliminar visual (casa Debbané, Salhiyeh)

El enfoque estratigráfico por definición remite al estudio de las capas empotradas cronológicamente, de abajo hacia arriba, según las leyes de la gravedad. Este método no se limita a un solo aspecto diacrónico de la sucesión de capas sino que busca ante toda integrar el aspecto etnográfico de la ocupación. A diferencia de una excavación arqueológica, las secuencias se leen sobre todo en elevación por fase constructiva y no por acumulación de estratos. El estudio histórico tomará prestado diversos registros para interpretar estas transformaciones y restituirlas: La morfología del edificio La tipología arquitectónica Los materiales de construcción Las estructuras utilizadas Los revestimientos aplicados

Muestra de materiales constructivos (palacio Debbané, Saida)

133


ESE6

12/2/08

14:03

Página 134

I. El conocimiento

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La aplicación del método arqueológico en la arquitectura libanesa.

3

Cartografía de desórdenes (palacio Debbané, Saida)

Las informaciones fundamentales para la elaboración de estos análisis se obtendrán con la ayuda de medios diversos: Una recogida de documentos relacionados, directa o indirectamente con el objeto de estudios: documentos administrativos, catastrales, inmobiliarios, fotográficos, artículos de prensa, publicaciones, correspondencia, Las fuentes orales que recurren a la memoria de los moradores Las fuentes escritas (documentos administrativos, correspondencia, publicaciones…) Las fuentes iconográficas (dibujos, pinturas, fotos…) Un levantamiento preliminar permite, en primer lugar, un trabajo de reconocimiento a escala global del edificio: basado en un constato visual. Se transcribe rápidamente en forma gráfica sumaria (croquis) y fotográfica. Un levantamiento en detalle está pensado para poder profundizar en la investigación y delimitar las especificidades del edificio. En primer lugar, es gráfico y métrico para la utilización de todos los soportes necesarios (planos, cortes y elevaciones). Este soporte gráfico puesto en escala sirve para registrar todas las observaciones visuales conducidas en todos los rincones, complementadas con fotografías. Sin embargo, estas observaciones deben ser metódicas y diferenciar los temas abordados (materiales, revestimientos, pigmentos, desórdenes…). En este enfoque, sobre todo en elevación, la lectura y la recogida de datos se unen al máximo con el método estratigráfico. La dimensión vertical de las fases constructivas será explotada a partir de cortes y de elevaciones detalladas. Los sondeos, bien localizados después de la definición de una problemática apropiada, permiten descubrir los soportes

134

intermediarios y las conexiones potenciales, no visibles a simple vista. Los sondeos, indispensables para la comprensión del edificio, son utilizados con mucha precaución a causa de su enfoque destructivo. El material (constructivo o doméstico) recuperado en estos sondeos ayuda a la comprensión de la problemática planteada. Las muestras sirven para llevar a cabo análisis visuales o en laboratorio sobre los materiales o los soportes por tal de definir sus componentes y sus proporciones. El análisis de muestras apoya las observaciones visuales dándoles una información precisa y tangible. Las informaciones recogidas sobre las técnicas de construcción utilizadas en la edificación tradicional pueden compararse con otros estudios similares, en el marco de estudios pluridisciplinarios. Este enfoque que es calificado, a menudo, como largo y fastidioso, tiene el mérito de proporcionar de manera exhaustiva, todas las informaciones propias de esta arquitectura, clasificada, equivocadamente como primitiva. Aplicado en general, casi exclusivamente, a la edificación monumental e histórica, el método arqueológico permite realzar el nivel de la edificación vernacular al rango de arquitecturas “dignas de interés”. Las informaciones así recogidas permiten la puesta en marcha de una base de datos variada, verdadera documentación de esta arquitectura en vías de desaparición.


ESE6

12/2/08

14:03

Página 135

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio

I. El conocimiento

La comprensión integral del edificio

José Luis González Moreno-Navarro Doctor arquitecto Catedrático del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña) España

Unas cuestiones previas sobre el método

de las disciplinas en las que el principal objetivo es conocer y comprender algo externo a nosotros, como son las disciplinas científicas que intentan entender nuestro medio. Biólogos, astrónomos y geólogos no diseñan sus objetos de estudio sino que los intentan entender. Eso es lo que nosotros debemos hacer frente a un edificio existente, y el método deberá ser el mismo, aunque adaptado al caso: el método científico. No hay que asustarse ante ese término, ya que el método científico no es distinto de la actitud racional en la vida corriente o en otros ámbitos del conocimiento humano. Los historiadores, los detectives y hasta los fontaneros —de hecho, todos los seres humanos— utilizan los mismos medios básicos que emplean los físicos o los bioquímicos cuando intentan resolver un problema o responder a una pregunta.

El objetivo de este texto es ayudar a quien tenga que rehabilitar un edificio de la arquitectura tradicional mediterránea en el imprescindible proceso de conocimiento y comprensión que deberá preceder cualquier toma de decisiones sobre cómo intervenir. Una manera sencilla de fijar el concepto de conocimiento es definiéndolo como la capacidad de responder a diferentes tipos de preguntas: ¿qué es?, ¿cómo es?, ¿de qué está hecho?... todas ellas comparten el objetivo de describir el objeto por conocer, tanto lo que se deja ver como, especialmente, lo no aparente. Si respondemos a una buena parte de esas preguntas, podemos decir que lo conocemos. Sin embargo, es muy probable que no lo comprendamos… o sí; por lo menos, se puede afirmar que del conocimiento en sí mismo no se deriva directamente la comprensión. Para alcanzar ésta, es imprescindible saber responder a una pregunta clave diferente de las anteriores: ¿por qué? El porqué de todo lo anterior: por qué es como es, por qué está hecho de lo que está hecho, etc. Si actuamos sobre un patrimonio que está marcado por ser consecuencia de una evolución histórica intensa, el objetivo del conocimiento se debe ampliar con el cómo fue o cómo fue evolucionado para pasar de un estado al actual. Y en relación con el porqué, habrá que averiguar por qué fue inicialmente como fue, por qué ha evolucionado de una manera que le ha llevado a ser como es, etc. En cualquier caso, debemos ser conscientes de que es una actividad para la que no han sido formados los arquitectos ni los ingenieros por una razón muy sencilla. Nuestra formación es técnica, es decir, nuestros objetivos son prioritariamente de actuación mediante el diseño de artefactos, según un proceso en el que el artefacto está primero en nuestra mente y, luego, mediante los protocolos de producción industrial o constructiva lo convertimos en una realidad. Cuando nos colocamos frente a un edificio existente, la situación es muy diferente. Nos enfrentamos a un artefacto que ya existe y que no está en nuestra mente. Su conocimiento y su comprensión a la fuerza requieren un método diferente al que se aplica en el diseño de artefactos. Si además es un edificio histórico construido con unos medios y unas mentalidades que desconocemos en casi su totalidad, la dificultad se acrecienta muchos grados. Pues bien, en esta situación el método debe ser algo parecido al

El porqué de las cosas En realidad, sólo se trata de seguir de manera ordenada las cinco fases básicas del método científico: el planteamiento del problema o pregunta cuya respuesta no es evidente; la formulación de una hipótesis que, de momento, dé la solución o la respuesta; la organización de pruebas u observaciones para su comprobación; el desarrollo de las pruebas u observaciones, y la comprobación de lo acertado de la suposición hecha en la hipótesis. Sin duda, para ser eficaces en nuestro trabajo, es de gran importancia que, de entrada, nuestras hipótesis se acerquen lo más posible a la realidad que intentamos descubrir. Lo cual dependerá en gran medida del conocimiento previo que tengamos sobre las posibles respuestas a las preguntas. Está claro que el desconocimiento que en general se tiene sobre la construcción histórica dificulta enormemente el proceso. Este texto pretende facilitar ese proceso de interrogación y búsqueda de respuestas, especialmente en relación con la construcción histórica, aportando un conjunto de “qués” y porqués básicos con un alto grado de certeza. En cada caso, habrá que añadir más preguntas y buscar más respuestas mediante la formulación de hipótesis explicativas que, probablemente, en muchas ocasiones no tendrán la posibilidad de contrastarse.

135

3


ESE6

12/2/08

14:03

Página 136

I. El conocimiento

3

En general, el porqué de las cosas originadas por una actividad técnica es consecuencia de un hecho fundamental: el objeto a producir debe tener un valor en el entorno en el que se produce y ese valor, cuando se habla de edificios, es su utilidad o, de una forma más general, su finalidad. Un camino para dar respuesta a los porqués consiste en buscar las finalidades que le dieron origen y los medios que permitieron alcanzarlas. Como en muchas otras cuestiones, es un problema de fines y medios. No obstante, también se puede pensar que, si un estudio riguroso sobre cualquier tipo de objeto es difícil, uno sobre algo de tanta complejidad como es la arquitectura tradicional mediterránea puede presentar una dificultad aparentemente insalvable. Sin embargo, la visión del conjunto de esa enorme diversidad (lo que se puede conseguir mediante la lectura del magnífico libro Arquitectura Tradicional Mediterránea) permite conjeturar que existen rasgos comunes a todos los casos, lo cual permite encontrar un porqué común (aunque, ciertamente, quede enmascarado por los rasgos derivados de esa enorme diversidad). En las líneas siguientes intentaremos encontrar lo común a todos los casos y cuáles son las variables de la diversidad que se le superponen. Para empezar podemos afirmar que no sólo la finalidad esencial de los edificios es común a todos los casos, sino también hechos que se dan en todos los lugares, como algo tan obvio como la acción de la gravedad que es perpendicular al plano del terreno, es decir, vertical. En cuanto a la diversidad, ésta surge tanto de los medios como de los fines como consecuencia de las variaciones que se dan en los diferentes lugares, no sólo desde el punto de vista climático — importante factor de diversidad—, sino también por lo que se refiere a los recursos disponibles y las culturas que los saben explotar, cambiantes, además, con el paso del tiempo. Para abordar todo ello, seguiremos el método que aplicamos en nuestra actividad docente en la Escuela de Arquitectura de Barcelona.

Lo común El resultado final de cualquier edificio es siempre consecuencia de una suma sinérgica de decisiones tomadas sobre diversos elementos constructivos que responden simultáneamente a finalidades diferentes; es decir, siempre es consecuencia de un proceso, en mayor o menor medida consciente y reflexivo, de síntesis entre diversos factores. Es un proceso que no responde a un único patrón de elaboración y, por lo tanto, es diferente en cada caso y lugar. Su estudio requiere la descomposición de esos fines y medios en partes para poderlos estudiar aisladamente en un proceso de análisis. El éxito de la operación depende en buena medida de que

136

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La comprensión integral del edificio.

ese procedimiento de descomposición sea lo más representativo de lo que en realidad ocurre. Según el método docente antes citado, cualquier elemento de un edificio, en mayor o menor medida, es consecuencia de la necesidad de: un espacio delimitado por una forma material construida, estable desde el primer momento, un método de producción lo más eficiente posible, la máxima duración posible de lo construido con ayuda de un mantenimiento adecuado, la mejora del ambiente natural, la satisfacción, por parte de formas y materiales, de los deseos de belleza que cualquier pueblo, por sencillo que pueda ser, tiene por su condición humana. Veamos cada unos de los principios por separado. El análisis de cualquier edificación, nos permite comprobar que lo que intenta es conseguir un espacio diferente del espacio natural, en la mayoría de las ocasiones, mediante elementos verticales que dan soporte a otros elementos situados encima de forma inclinada, horizontal o arcuada. Ahora bien, esas formas alargadas verticales, horizontales o arcuadas tienen que ser construibles y sólo existen en la imaginación del constructor si ya han sido construidas antes, es decir, no con formas imaginadas sobre las que no hay ninguna experiencia. Pero cualquier acto de construir, como cualquiera de nosotros tiene claro desde pequeño, encuentra una gran dificultad, que no es otra que la acción de la gravedad: si las cosas no se colocan correctamente se caen, de manera que esa forma construible ha de ser estable frente a la gravedad desde el primer momento. Esa cuestión esencial está marcando la existencia de todos los edificios de obra de fábrica, pero no los explican por completo, es necesario pasar a las variables siguientes. Detrás de cualquier edificio popular se encuentra la escasez de recursos que obliga a aplicar el ingenio a la eficiencia de producción; cualquier solución se ha de desarrollar con el máximo de beneficios y el mínimo de esfuerzo físico no sólo del constructor sino también del conjunto de la población en cuanto a la extracción y acopio de materiales. La práctica totalidad del hábitat mediterráneo tradicional está realizado con materiales asequibles cercanos al lugar del edificio y basado en formas construibles y estables desde el primer momento. Sin embargo el tiempo pasa, llueve, hace viento, calor, frío, y aquello que en su día inicial resolvió los problemas pierde aquella forma inicial o parte de los materiales, y se degrada. Para evitarlo el constructor intenta averiguar qué es lo que ha fallado y desarrolla una nueva manera que pueda ser más duradera y al


ESE6

12/2/08

14:03

Página 137

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La comprensión integral del edificio.

mismo tiempo determina qué cuidados periódicos requiere. Es el principio de integridad a largo plazo. Con todo ello habremos conseguido un espacio, bien construido y duradero, pero es insuficiente ya que, además, debe permitir vivir cómodamente dentro de él. En realidad, la adecuación del ambiente es la razón básica de la construcción de la vivienda. Desde siempre cualquier pueblo histórico ha buscado mejorar las condiciones ambientales exteriores: evitar mojarse con la lluvia o la humedad del suelo; no pasar ni demasiado calor ni demasiado frío; que no haya un exceso de luz, etc. Si seguimos los métodos para todo ello, tendremos un espacio ambientado, eficientemente producido y que dura mucho tiempo. Pero tampoco es suficiente; también debe crear un paisaje visible agradable, del cual nos sintamos orgullosos y que sirva para decir quiénes somos; las texturas, colores, dibujos y formas que vemos, además de resolver problemas prácticos, deben estar acordes con nuestra cultura visual y simbólica. Es lo que denominamos conveniencia estética. Si hemos conseguido reunirlo todo, hemos logrado hacer arquitectura. Se puede afirmar de manera rotunda que cualquier artefacto perteneciente al conjunto definido como arquitectura tradicional mediterránea se explica básicamente por esos cinco fines. Si abordamos el caso más corriente, la edificación asentada y fija (dejando para otro momento la nómada), siempre encontraremos un conjunto de elementos que separan el espacio exterior del espacio interior, al que podemos denominar envolvente. Está formada por elementos verticales, fachadas realizadas casi siempre con muros y por elementos que cierran por la parte superior, que denominaremos horizontales, aunque sus perfiles no lo sean estrictamente: cubiertas planas, inclinadas, y en bastantes casos cúpulas. La envolvente es el elemento esencial que aporta la solución a casi todos los requerimientos —espacio, ambiente y conveniencia estética— y está sometida a las mayores acciones de deterioro. El estudio de la diversidad se centrará en ella.

Lo diverso

I. El conocimiento

El muro Responde a diversas razones prácticas como es la de ser estable desde el primer momento, durar lo máximo posible, y aislar el exterior del interior. Además, hay que entenderlo también como un elemento fundamental del soporte estético simbólico del edificio. Su forma queda definida por un paralelepípedo con sus dimensiones larga (longitud) y corta (espesor) perpendiculares entre sí y paralelas al suelo; la tercera dimensión o altura está situada verticalmente. Esta forma es consecuencia de ese papel conformador del espacio y, al mismo tiempo, de que, como todos sabemos desde pequeños, ésa es la mejor manera de conseguir que un elemento vertical sea estable frente a la acción inmediata que actúa sobre de él, la acción gravitatoria. La dimensión larga viene definida por la planta del edificio; la dimensión intermedia o altura viene definida por la altura del espacio que queremos conseguir, y la tercera dimensión, el espesor, clave en el comportamiento estructural, viene condicionada por la exigencia de estabilidad y por el material o procedimiento constructivo mediante el que se realiza. La diversidad es consecuencia de buscar las diferentes respuestas que puede dar el muro a las finalidades propuestas anteriormente: ser estable desde el primer momento para crear ese espacio, adaptarse al lugar desde el punto de vista de los recursos materiales y las técnicas disponibles; puede ser de tapial, de ladrillo, de piedra, etc. Un hecho común a todos es que resulta de unos medios disponibles cercanos al lugar en cuanto a materiales y unos medios eficientes en cuanto a las técnicas de ejecución. Pero el muro no tendría sentido si, al mismo tiempo que nos separa del exterior, no nos dejara comunicarnos con él por medio de algo tan obvio como las aberturas que nos permiten entrar y salir, nos permiten ver hacia fuera y hacia dentro, y nos permiten renovar el aire que respiramos. No tiene sentido hablar de muros sin huecos ni tampoco considerar que los huecos son un debilitamiento del muro: no existen muros sin huecos, los huecos son el muro y el muro son los huecos. La cuestión clave del hueco es el elemento superior que consigue transmitir sobre las dos laterales del hueco o jambas las cargas de la parte del muro situada encima. Habitualmente es un dintel, generalmente de madera, o un arco rebajado del material con el

Una vez definido lo que es común, es necesario establecer los criterios para abordar la diversidad. No tendría sentido ahora hacer todo un catálogo de lugares, climas y recursos materiales que se dan en la cuenca mediterránea. El camino consiste en abordar las consecuencias de la diversidad, que son los medios mediante los cuales se cumplen aquellos fines y que responden también a unos fines ya particularizados según el lugar; es decir, los elementos con los que se ha construido el edificio. Para dar inicio a este recorrido, escogemos el elemento más representativo de la envolvente, el muro.

137

3


ESE6

12/2/08

14:03

Página 138

I. El conocimiento

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La comprensión integral del edificio.

permitir entender ese factor clave de la comprensión que es la propia historia. Ahora bien, los elementos en los que encontramos mayor diversidad son los que subdividen el espacio en horizontal.

3

que se ha realizado el resto del muro. No podemos olvidar otros elementos verticales, los que delimitan porches o espacios semiexteriores: pilares o pies derechos; sus dimensiones dependen de los elementos horizontales con los que se organiza el porche, o bien rectilíneos o bien arcos. Al mismo tiempo, todo junto, muro ciego y huecos, tiene que ser duradero y, obviamente, la respuesta es muy diferente si en el lugar existen piedras con las que se puedan hacer sillares que puedan quedar vistos, o si en el lugar sólo disponemos de barro para hacer el tapial. Uno de los factores de degradación más incidentes es el agua proveniente del cielo o de la tierra por capilaridad. Si es un material homogéneo como el tapial, todo el espesor es del mismo material. Si esta construido con pequeños elementos, ladrillos, mampuestos, según sea la relación entre el tamaño de éstos y el espesor total, serán necesarias dos capas o tres capas o hojas. En los dos casos, es imprescindible que el conjunto de estas dos o tres hojas estén perfectamente trabadas entre sí, porque si no cada una de ellas puede actuar independientemente produciéndose un riesgo muy elevado de pandeo parcial. Si el material es vulnerable habrá que protegerlo con una superficie exterior que limite su degradación por la intemperie. Y esa misma superficie además tiene que responder al deseo de belleza e identidad. Tampoco podemos olvidar que ese muro esta ahí después de mucho tiempo desde que se realizara su primera construcción; el muro, y cualquier elemento del edificio, es, sin lugar a dudas, un documento de extraordinario valor para conocer su propia historia. Los cambios, los añadidos, las degradaciones, las reparaciones, todo constituye un documento que nos puede

138

Los elementos horizontales La mayor dificultad de la realización del edificio se presenta a la hora de construir los elementos que subdividen el espacio en horizontal o lo cierran en la parte superior. Si bien el muro vertical está a favor de la gravedad, los elementos horizontales, por definición, están desafiando esa gravedad. Un muro se caerá en pocas ocasiones (sólo por una acción sísmica), pero un elemento horizontal mal apoyado caerá indefectiblemente, o bien, si se solicita excesivamente, se romperá a flexión, algo que no ocurre fácilmente con los muros. Esa dificultad, dada la diversidad de historias, entornos y técnicas, ha dado lugar a un riquísimo catálogo de soluciones basadas en dos elementos clave: los elementos leñosos, que por su origen genético son resistentes a la flexión, y la gran invención del constructor humano cuando lo leñoso escasea: el arco, la bóveda y la cúpula. Y de todos ellos el que tiene un papel especial en la imagen exterior del edificio es el que cierra por encima, la cubierta, que puede ser inclinada, abovedada o en forma de cúpula. Normalmente llega a ser un elemento clave en la expresión estético-simbólica de todo el conjunto. La subdivisión en vertical del espacio interior generado por los muros y el cerramiento superior o cubierta, en una gran proporción de casos, se realiza mediante elementos vegetales, habitualmente troncos de árboles o palmeras, que tienen como principal característica resistir a tracción y a compresión y, en consecuencia, a la flexión. Sus prestaciones frente a las dos exigencias básicas que afectan a estos elementos, no romperse y oponerse a una excesiva flexión, dependen de su forma (luz que cubren y canto o dimensión vertical) y su material, resistencia a tracción y rigidez. Generalmente, los elementos rectilíneos de gran longitud que pueden salvar la luz total son costosos y para reducir su número se combinan con elementos de menor tamaño que cubren la luz entre dos elementos rectilíneos principales. El conjunto de todos ellos forman el denominado forjado. Los elementos que salvan luz del elemento de cubierta normalmente actúan como vigas inclinadas y no llegan a formar una auténtica armadura triangulada como consecuencia de la dificultad de realizar dos nudos entre los diferentes elementos. En general encontraremos una viga sobre la que un enano o pie derecho corto da su soporte a dos vigas de la mitad de la luz inclinadas que generan los planos de expulsión de las aguas. En lugares en que el ambiente es más seco se dan las cubiertas planas que a efectos estáticos son igual que los forjados salvo que están sometidas a unas cargas superiores como consecuencia de


ESE6

12/2/08

14:03

Página 139

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La comprensión integral del edificio.

I. El conocimiento

3

todo lo que hay que añadir por encima de ellas para, mediante la superposición de capas no totalmente impermeables, conseguir la impermeabilidad del conjunto. Con todo, los elementos que han supuesto mayor ingenio de sus constructores —y mayor admiración y preguntas sin respuesta suscitan en la actualidad dada su desaparición de las enseñanzas académicas— son los que siguen una directriz curva: arcos, bóvedas y cúpulas. Los arcos se pueden realizar, generalmente, de tres maneras: con dovelas de piedra bien talladas, con piezas de piedra más toscas o mediante ladrillos colocados en el sentido del radio de la circunferencia del arco tomados con mortero; la junta del mortero en los dos últimos casos es la encargada de dar los diferentes gruesos en el intradós y extradós para conseguir la curvatura. Para comprender un arco es necesario considerar dos de sus cuestiones clave: su construcción necesita un elemento auxiliar provisional, la cimbra, cuyas características dependen de la fábrica del arco y de las técnicas concretas de cada lugar; en todos los casos, el arco genera unas fuerzas inclinadas o empujes que tienden a abrirse hacia los estribos. La integridad del arco desde el primer momento requiere que los apoyos o estribos sean totalmente indeformables y para ello precisan un determinado ancho. Los constructores históricos han desarrollado reglas sencillas que relacionan la luz del arco con el ancho del estribo. Si es una arcada en la que los arcos se entregan simétricamente sobre un pilar, esos empujes de los arcos se igualan entre sí y solo generan una carga vertical, lo cual no ocurre en los arcos de los

dos extremos, que requerirán un pie derecho de mayor anchura. Al igual que los arcos, las bóvedas pueden ser de dovelas perfectamente cortadas, algo poco común por su gran dificultad; de fábrica de piedra con piezas relativamente planas parecidas a los ladrillos que permiten mediante el juego de diferentes gruesos del mortero realizar la curvatura, o bien de ladrillo colocado de canto. Ahora bien, existe una gran tradición en gran parte de la cuenca mediterránea de realizar bóvedas que, según el lugar tienen denominaciones diferentes —tabicadas, de maó de pla, in foglio, o incluso sarracenas—, en las que el ladrillo en vez de colocarse de canto se coloca paralelo al intradós. Debido a que fueron albañiles catalanes los que la difundieron por España, Francia y América del Norte y del Sur, también se la conoce como bóveda a la catalana, voûte catalane o catalan vault. Requieren como mínimo dos capas de ladrillos siendo la primera tomada con yeso, ya que permite resolver el problema fundamental de la construcción de cualquier tipo de elemento arcuado, la cimbra. Las bóvedas a la catalana pueden prescindir de ella. Se han desarrollado multitud de técnicas para reducir al mínimo la necesidad de elementos de soporte provisional de las bóvedas; en los casos en los que se hacen con ladrillos de canto, se dan inicio por los rincones, etc. Todo esto se puede analizar a partir de la observación del aparejo del intradós. En todos los casos ejercen unas fuerzas inclinadas o empujes sobre sus soportes que requieren un mayor espesor en comparación con los muros que sólo reciben forjados. Al igual que en el caso del arco, es importante conocer la regla que han seguido los constructores desde tiempo inmemorial, por acumulación de conocimiento empírico, para relacionar la forma de la bóveda, la luz que cubre y el correspondiente grueso del muro que le da estabilidad.

139


ESE6

12/2/08

14:04

Página 140

I. El conocimiento

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La comprensión integral del edificio.

3

Así, por ejemplo, una regla establecida en el siglo XVII en el ámbito español para bóvedas de cañón, aconsejaba que para una bóveda de cañón, el espesor del muro debía ser un tercio de su luz, etc. Es razonable suponer que todos los constructores tradicionales tengan reglas similares que se han transmitido de maestros a aprendices y es imprescindible conocerlas en cada caso. A las cúpulas se les puede aplicar todas las consideraciones anteriores y añadir una muy importante: tener plantas circulares o casi circulares permite establecer un sistema de equilibrio de sus empujes mediante un zuncho, anillo o tirante perimetral, que consiga reducir a cero esos empujes, con lo que la cúpula sólo transmite cargas verticales, con una reducción muy notable del espesor de los muros. El edificio Finalmente llegamos al conjunto edificio. La construcción del edifico implica que el constructor comprenda la relación entre todos los elementos; y esa comprensión es también necesaria para el que aborda el edificio para rehabilitarlo. El edificio surge de la interrelación del espacio y los elementos que lo delimitan. Y las dimensiones del espacio vienen condicionadas

140

por las posibilidades de esos elementos. Si no disponemos de grandes árboles, será difícil construir grandes separaciones entre los muros. Si no existen árboles, habrá que resolverlo con bóvedas que generan muros más gruesos, etc. Es decir, el espacio, si bien queda definido por la finalidad inicial de dar cabida a los usos, queda limitado o potenciado por los recursos materiales y técnicos. Entender la relación entre los diferentes elementos también es clave. Por ejemplo, en el caso de los muros, el hecho de que uno de ellos esté unido a otro mediante un ángulo bien trabado puede permitir que sea mucho más esbelto que el muro aislado y además será mucho más estable contra cualquier fuerza horizontal. Por tanto, una de las cuestiones clave en el comportamiento de los edificios de muros es el generar cajas entre ellos formando ángulos o uniones en T. Al final, la estabilidad sólo se puede entender como la del conjunto de todos los muros reunidos entre sí. Esto nos lleva a la última variable a tener en cuenta, en cuanto a duración a largo plazo. En las zonas en las que no existe ninguna actividad sísmica, la única acción que puede llegar a reducir la estabilidad del edificio a lo largo de los años, como ya se ha dicho al principio, es el aumento de las cargas, la reducción de los espesores o bien la degradación material. Sin embargo, en los lugares en los que la actividad sísmica puede llegar a ser importante, es imprescindible tenerla en cuenta. Y para ello es indispensable entender el comportamiento conjunto de todos los elementos. Un muro aislado que recibe un movimiento sísmico perpendicular a su plano cae fácilmente; si ese mismo muro tiene otros dos perpendiculares formando una U puede ser perfectamente estable a un movimiento sísmico, incluso muy superior. Si la actividad sísmica es muy alta, la experiencia de los constructores les lleva a añadir elementos que aten de manera más efectiva, tales como barras de hierro que unen entre sí muros opuestos. En otros lugares la estrategia combina la obra de fábrica con elementos de madera que constituyen el elemento fundamental del muro, por lo que tiene un comportamiento muy distinto al del muro macizo. En esta visión de conjunto no podemos olvidar que casi todo lo que se nos presenta a la vista del edificio es consecuencia de las enormes transformaciones que de manera general se han producido en la última centuria, especialmente, la implementación de instalaciones.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 141

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio La comprensión integral del edificio.

La mayoría de los edificios son consecuencia de variaciones, complementos, etc. producidos en el siglo XX a raíz de una necesidad o un deseo de incrementar la comodidad ambiental e higiénica y también —hay que decirlo— de errores fruto del olvido de la historia de los edificios a la hora de renovarlos o adaptarlos a los nuevos tiempos. Entre estas consecuencias del siglo XX, aparece con toda su fuerza la implementación de las instalaciones, totalmente ausente en el origen de la mayoría de los edificios tradicionales. La interrelación entre esa o esas redes de tubos de todo tipo con los soportes históricos, requiere un estudio muy particular, cuya comprensión será imprescindible para el proyecto de rehabilitación. Sin duda, hay que hacerlo sobre la base de que no podemos renunciar a lo que los siglos XX y XXI aportan en relación con la comodidad y la seguridad de los usuarios de la arquitectura tradicional que tiene que seguir existiendo en los próximos siglos.

I. El conocimiento

En definitiva, si conseguimos entender el qué, el cómo han llegado a ser, y damos respuesta a los porqués actuales, pero también a los que son frutos de la historia y de las particularidades del lugar, de las técnicas, de los recursos, de la cultura, del pueblo que lo habita… si conseguimos dar respuesta a cada una de esas partes y, al mismo tiempo, a todo el conjunto, podremos decir que tenemos una comprensión integral del edificio.

Lo urbano Alcanzamos ya la última escala de la aproximación de los edificios, que los desborda, por lo que acaba aquí este texto: la agrupación de edificios, el pueblo, la ciudad, lo urbano. Es preciso dejar apuntado que si queremos comprender el edificio parte de las preguntas tendrán que encaminarse definitivamente hacia la interrelación entre todos los edificios, o al revés, la consecuencia en los edificios, del conjunto de todos ellos es decir, de la ciudad o de la trama urbana.

141

3


ESE6

3

12/2/08

14:04

Página 142

I. El conocimiento

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio

El análisis arquitectónico de los edificios. Estudios tipológicos en Chipre

Eliana Georgiou Arquitecta Asistente Técnica en el Department of Antiquities Chipre

Rehabilitar un edificio tradicional implica conocer la arquitectura local y la forma de vida tradicional. Tan sólo de esta manera se podrá comprender la tipología, la morfología y los materiales de construcción de las viviendas locales. La vida sencilla de la gente enraizada a la tierra y a la naturaleza, se refleja en la simplicidad de la casa chipriota tradicional. Las necesidades, mínimas, de las familias no fuerzan al albañil a buscar formas complicadas para las viviendas. Todo lo que se necesita es un espacio de refugio en el cual la familia chipriota se reúne para desarrollar sus actividades. La estructura de la casa sigue simplemente la lógica de construcción sin ser influenciada por el interior. Un factor importante en la formación de asentamientos tradicionales en Chipre fue la diversidad del paisaje. En áreas llanas, Il. 01 los asentamientos consistían en una serie de casas apretadas, las unas contra las otras, con cubiertas planas. Un muro alto rodeaba cada casa para la formación de un patio. En las zonas montañosas, Il. 02 las casas se construían yuxtaponiéndose las unas a las otras sin interrupción de continuidad y explotando el mayor espacio posible, y utilizando cubiertas de tejas. La variedad de la topografía chipriota ha permitido a un albañil anónimo proporcionar espléndidos ejemplos de complejos de viviendas, evitando la monotonía incluso cuando las fachadas son planas y simples. Los factores importantes en la formación de esta arquitectura son los materiales locales y la experiencia y habilidades del albañil. Los albañiles locales construían viviendas sin la ayuda de ningún plano

2

142

1

de arquitectura, utilizando tan sólo los materiales disponibles en la zona. Las casas estaban construidas principalmente con adobe y piedra. Las aberturas (puertas y ventanas) eran escasas (fig. 1), y a veces eran incluso más escasas del lado de la calle. Las aberturas (ventanas y puertas) que se hacían para permitir la ventilación Il. 06 eran rectangulares o cuadradas. La vivienda tradicional más popular y simple es conocida como platimetopo makrinari (fig. 4) que consiste en un espacio cubierto rectangular. A medida que las funciones y actividades de la gente aumentaron y la vida se volvió más complicada, los habitantes necesitaron un mayor espacio que el que les ofrecía el makrinari,

3


ESE6

12/2/08

14:04

Página 143

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio El análisis arquitectónico de los edificios. Estudios tipológicos en Chipre.

4

5

6

7

I. El conocimiento

fue así como se creó el dichoro (fig. 5). Se trataba, de hecho, de la reunión de dos makrinari mediante la utilización de un arco. El nuevo espacio permitía un mayor confort, y una mayor movilidad y organización. Al mismo tiempo apareció el illiakos (fig. 6). El illiakos (fig. 10). es un espacio cubierto, construido enfrente de la casa, y que se extiende a lo largo de toda la longitud del lado sur del dichoro. Todas las actividades domésticas se transfirieron al illiakos. Ello fue posible gracias a que el clima de Chipre lo permite. El illiakos fue un componente esencial de las casas, utilizado para trabajar, descansar y relacionarse socialmente, además de ser una conexión directa con la naturaleza. Los diferentes espacios de las casas no se construían al mismo tiempo, sino se añadían según las necesidades y al estatus social y económico de los propietarios. Al igual que las extensiones lineales, también hubo extensiones con forma de “L” o “U” (fig. 7). o en la planta superior por falta de espacio en los solares pequeños. El patio, que estaba rodeado por un muro, era el corazón de la vivienda tradicional chipriota. Jugaba un papel vital en la vida diaria de los habitantes, donde se llevaban a cabo todas las actividades (fig. 9). En las ciudades, la casa era un modelo evolucionado de la casa tradicional rural, pero más compleja. El makrinari siguió siendo el espacio básico. Las casas estaban construidas las unas al lado de las otras sin ruptura de continuidad, con la fachada más larga del lado de la calle. La orientación dependía de la calle. El illiakos–portio era aún el eje de la casa. Constituía la entrada principal, y se abría con un arco sobre el patio trasero. A veces, estaba cerrado para proporcionar un mayor espacio interior. A cada lado, se situaban simétricamente dos makrinaria. Un segundo illiakos se construía a lo largo del interior de la casa, apoyado por arcos. Allí se encontraba la escalera que llevaba al piso superior (figs. 2 y 3). Este illiakos interior se repite en la planta superior. En esta planta, sobre la calle y la entrada principal, se

8

9

10

143

3


ESE6

12/2/08

14:04

Página 144

I. El conocimiento

3

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio El análisis arquitectónico de los edificios. Estudios tipológicos en Chipre.

encontraba el kioski (fig. 11) (que más tarde se conocerá como tribuna), como extensión y conexión con el mundo exterior. La entrada principal estaba construida con mucho cuidado; era el elemento que proporcionaba el carácter de la casa urbana. A veces se podía ver sobre la puerta una piedra labrada con figuras. Las pequeñas ventanas se remplazaron por unas ventanas más grandes con marcos de piedra, y pequeñas persianas interiores y exteriores. El patio en la casa urbana era más pequeño y pierde su papel de lugar de trabajo, hoy en día se ha convertido en un pequeño jardín con árboles. También es importante considerar la decoración interna y el mobiliario de la casa tradicional chipriota. Podemos encontrar piezas excelentes de arte folclórico, tales como estanterías de yeso, estantes de madera, máquinas de tejer tradicionales, armarios y alacenas, así como baúles ricamente gravados.

11

144


ESE6

12/2/08

14:04

Página 145

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio

A propósito del confort térmico en las viviendas de edificios existentes

I. El conocimiento

Maria López Díaz Arquitecta Agencia Nacional para el Hábitat (ANAH) Francia

3

Introducción Los edificios tienen como misión ser islas de confort. Representan la búsqueda protección de las personas. Los edificios constituyen barreras a la lluvia, la nieve, el viento, una protección contra el frío, y constituyen… a veces, filtros sutiles de la luz, de los ruidos y del calor. Esta búsqueda de confort no es nueva: Sócrates enseñaba el arte de construir una casa agradable en función de la orientación, la penetración del sol, en función de la época del año y de la configuración de la fachada. Sin embargo, las exigencias han cambiado, se han endurecido (no puedo decir que hayan evolucionado) y han dejado a un lado la concepción integral del edificio, han buscado el confort en detrimento de los recursos naturales. Hoy en día una concepción sostenible del edificio o de la renovación debe basarse tanto en los medios pasivos como en los equipamientos con prestaciones adecuadas para conseguir el objetivo de una vivienda confortable con energía positiva (que produce más energía que la que consume). Para ellos podemos aprender de nuestros antepasados, quienes utilizaban técnicas diferentes en función del clima: humidificación, ventilación, aislamiento, etc. Y también podemos aprender de las plantas.

Hojas pequeñas y espesas que ofrecen la mínima superficie al frío y al aire.

¿Aprender el confort de las plantas? Las plantas obtienen el confort que necesitan por medio de una concepción, de una forma y de unas posiciones adecuadas. Por ejemplo: El “Páramo” empieza a 3.200 m y va hasta 4.600m, y se extiende hasta Colombia e incluso Perú. Las plantas comparten parecidas características de adaptación que les permiten vivir en esta región de climas extremos…duros. Crecimiento lento: las plantas de crecimiento lento pueden absorber el calor de la tierra durante el día. Pigmentación plateada así la radiación solar, que es enorme a esta altitud, se puede reflejar… Los pelillos en las hojas permiten conservar el calor y la humedad creando una barrera entre la superficie de la planta y el aire. Hojas pequeñas y espesas que ofrecen una menor superficie al frío y al aire para conservar el calor y la humedad, así como una menor superficie al sol… posición casi vertical.

Pigmentación plateada para reflejar la radiación solar.

Pelos para conservar la humedad…

145


ESE6

12/2/08

14:04

Página 146

I. El conocimiento

La arquitectura tradicional y el confort

3

La arquitectura tradicional tiene en cuenta el microclima para obtener el confort higrotérmico de personas así como de edificios. El microclima debería determinar la elección del emplazamiento del edifico, ya sea para aprovechar las condiciones existentes o ya sea para la evaluación de las posibilidades de corregir las condiciones desfavorables: por la propia construcción del edificio, por el control de la vegetación, de los planos de agua, la elección de los materiales, la forma y disposición de las aberturas, etc. De esta manera nos podemos beneficiar de un microclima mejorado con respecto al clima de la región… Sin embargo, ¿qué es el confort? ¿El confort de las personas a escala de la ciudad? ¿A escala del edificio, de las viviendas? ¿El confort del edificio? ¿Es acaso el confort de ayer el mismo que el de hoy en día? ¿Cuál es el confort del mañana? Si consultamos el diccionario encontramos: “noción que designa un determinado bienestar material”, es difícil relacionar esta definición con nuestras sensaciones de frío o calor… Si buscamos el sentido en el francés antiguo “el confort significa la ayuda”. “…Se llamaba «bienestar» al final de la Edad Media, facilidades o comodidades en vísperas de la revolución francesa. El confort, en el sentido en que lo entendemos hoy en día aparece en Francia en la época industrial con un “m” totalmente británica, como consecuencia de la reimportación de esta palabra de origen francés (referencia bibliográfica. “Du luxe au confort” de Jean Pierra Goubert). En arquitectura este término se muestra más complejo. El confort material parece más fácil de expresar ya que se trata de tener acceso a un cuarto de baño, a un inodoro, la definición se complica cuando hablamos de confort térmico… mejor dicho higrotérmico dado que nuestras sensaciones están en relación directa con los dos parámetros, inseparables… Hablamos del confort de las personas… pero también del confort del edificio. Parece interesante señalar que el confort de las personas tiene puntos en común con el confort del edificio. Por ejemplo un grado de humedad demasiado elevado nos impide encontrar nuestro equilibrio con la transpiración, nos molesta en la respiración, pero un grado de humedad demasiado elevado también es la causa de peligro de pudrición de determinadas maderas, del riesgo de desarrollar hongos lignívoros, de una corrosión más rápida de los elementos metálicos, del riesgo de condensación superficial sobre las paredes (sobre todo las mal aisladas) sobre los puntos térmicos, la lista es bastante más larga… La temperatura interna de nuestro cuerpo es próxima a los 37ºC. Los ambientes que nos rodean, son en general, menos cálidos.

146

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort térmico en las viviendas de edificios existentes.

Nuestro equilibrio, nuestro confort higrotérmico se puede alcanzar cuando nuestro cuerpo pierde el calor a una temperatura adecuada: si pierde el calor demasiado rápidamente experimentamos una sensación de frío, demasiado lentamente experimentamos una sensación de calor.

¿Confort de las ciudades? La creciente mineralización sinónimo de aumento de la inercia térmica que sufren las ciudades «el efecto islote de calor».

Se busca la creación de espacios verdes en los tejados: los tejados con plantas tienen un importante rol en el confort de las ciudades: evaporación de agua, retención de polvo, confort térmico, acústico, calidad del aire.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 147

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort térmico en las viviendas de edificios existentes.

¿Confort de ayer? ¿De hoy en día? ¿El confort en vacaciones? ¿El confort en nuestra residencia principal? ¿Son los mismos? El hombre busca desde siempre el confort… pero el concepto de confort cambia con la historia, con los modelos culturales, con los «progresos» tecnológicos, incluso con las circunstancias. Cuando estamos en vacaciones, por ejemplo en la montaña, lejos “de toda civilización”, situación ideal buscada “por algunos días”, nuestra apreciación del confort es muy diferente de la que experimentamos en “nuestra casa, en la ciudad”. Esa cabaña fría, húmeda, llena de infiltraciones de aire, nos parece confortable. Sin embargo, su temperatura, su tasa de humedad está muy lejos de nuestros parámetros habituales de confort. Hace algunos años, en la época de nuestras abuelas cuando teníamos frío nos poníamos en casa un jersey grueso, incluso dos. Hoy en día, con temperaturas cerca de los ceros grados estamos en nuestra casa en camiseta, ¡incluso los autobuses en invierno llevan calefacción! El siglo pasado se caracterizaba por una salvaje explotación de los recursos del planeta. Actualmente la conciencia de agotamiento de los recursos nos enfrenta al dilema de cómo mantener nuestro confort, ¿“este confort”, en un mundo sin petróleo? Con una capa de ozono a preservar… Quizás la respuesta sería: con un cambio de comportamiento, con

I. El conocimiento

nuevas tecnologías y salvando del olvido los conocimientos de nuestros ancestros en el arte de construir en armonía con el clima, con los materiales y con los sistemas adecuados.

El confort higrotérmico de las personas

3

Buscamos el confort: no tener demasiado frío, no tener demasiado calor, no notar molestas corrientes de aire. En un mismo ambiento alguien se puede sentir a gusto (sensación de confort) mientras que otra persona puede sentirse incómoda (sensación de falta de confort). La apreciación del confort depende de las personas, sin embargo, jugando con los parámetros esenciales, como la temperatura, los movimientos del aire y la humedad se obtiene el equilibro deseado por la mayoría de la gente. El confort higrotérmico y el confort respiratorio dependen de múltiples factores entre los cuales podemos mencionar: Las personas: - Su metabolismo, - La ropa que llevan, - La actividad que llevan a cabo La temperatura y la humedad La temperatura media radiante, de la temperatura de las paredes de la habitación donde nos encontremos La temperatura de los objetos en contacto con nuestro cuerpo El movimiento del aire, su movimiento en contacto con nuestra piel El cuerpo humano busca un equilibro, intercambia calor con el ambiente a partir de diferentes mecanismos de transferencia: conducción, radiación, convección, evaporación. Los intercambios se llevan a cabo por las vías respiratorias y a nivel de la piel.

La vegetación puede reducir naturalmente el recalentamiento de una pared opaca: pérgola y muro con plantas, de aquí el interés de utilizar plantas con hojas caducas que permitan recalentar los muros en invierno y protegerlos en verano.

A tener en cuenta Radiación Se trata de una emisión de rayos infrarrojos. Esta energía térmica hace que todo objeto más caliente que los cuerpos que lo rodean ceda calor a estos últimos. Hay por tanto un intercambio térmico entre la piel y los elementos sólidos colocados en el medio. Conducción Contrariamente a la radiación, la conducción exige un contacto directo entre los objetos. Es la transferencia de calor entre los objetos. Es la transferencia de calor entre objetos que están directamente en contacto los unos con los otros.

147


ESE6

12/2/08

14:04

Página 148

I. El conocimiento

3

Convección Es un intercambio en el cuerpo y un fluido en movimiento, que casi siempre es el aire o el agua. La importancia de la convección puede ser considerablemente modificada por las condiciones exteriores. La interacción entre los datos objetivos que caracterizan al medio y la percepción humana es compleja.

Variables en función de las personas: La manera en que nos vestimos. La adecuación de nuestras ropas a las demandas de confort puede permitirnos en muchos casos adaptarnos rápidamente a variables climáticas no sólo en el exterior del edifico sino también en el interior. Los valores de aislamiento térmico de los vestidos están medidos en “clo”: unidad de aislamiento térmico de la ropa que permite a un sujeto en reposo una temperatura cutánea de 33ºC en un ambiente aireado y un entorno radiante de 21ºC. 1 clo representa el equivalente a 0,16 m2C/ W de resistencia térmica. A partir de la” utilización irracional de energías” las personas, sobre todo en los países desarrollados y especialmente en el seno de las grandes ciudades, han olvidado el papel de la ropa en relación a su confort térmico y a las economías de energía y la protección del medio ambiente. Actualmente cuando tenemos frío “subimos la calefacción” y cuando de repente tenemos calor en vez de “bajar la calefacción” abrimos la ventana. En verano en los días de canícula nos olvidamos de cerrar las contraventanas (si tenemos la suerte de haberlas conservado), y abrimos las ventanas en lugar de cerrarlas en el momento en que la temperatura del aire es mayor en el exterior que en el interior del edificio. Nuestro comportamiento es fundamental en la obtención de confort al menor precio medioambiental. Nuestros abuelos recurrían a una tecnología punta magnífica estéticamente variable, tallas y colores al gusto, un coste inicial muy bajo, adaptado a todos los bolsillos, que necesita poco mantenimiento y con la tasa más baja de devolución: ¡“el jersey”! ¡jersey ligero de manga corta: 0,17 clo, jersey grueso de manga larga 0,37 clo! Energía metabólica (Watt/m2 de superficie de nuestro cuerpo) y trabajo: la producción de energía metabólica está en función, principalmente, del tipo de actividad y la posición… La sensación de confort está en función de la producción de calor de nuestro cuerpo y de las pérdidas de calor a través de la superficie de nuestro cuerpo. Nivel de actividad, trabajo: en función de nuestro nivel de actividad nuestro cuerpo tiene necesidades y reacciones diferentes. Por ejemplo: una persona en reposo, que está durmiendo: 41 W/m2, una persona que sube una pendiente abrupta o una escalera 260W/m2.

148

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort térmico en las viviendas de edificios existentes.

Capacidad del cuerpo para adaptarse a diferentes condiciones “climáticas”: « climatiques » : principalmente con respecto al calor: transpiración, aumento de la circulación sanguínea sobre las capas externas del cuerpo por tal de aumentar las pérdidas de calor, cambiando la forma de respirar. El confort: difícil equilibrio entre la temperatura y la humedad: La combinación, el equilibrio, entre la temperatura del aire (temperatura de bulbo seco) medida en el interior del edificio y la humedad relativa del aire (cantidad de vapor de agua contenida en el aire) siempre medida en el interior del edificio, son los datos indispensables para medir el confort higrotérmico. Los «diagramas bioclimáticos» nos indican las variables de confort con respecto a la humedad y la temperatura. Lo que nos interesa es la relación, el equilibrio entre la temperatura y la humedad como podemos apreciar en el siguiente esquema:

a) b) c) d) e) f) g)

Zona de confort en invierno Zona de confort en verano Interés de utilización de una ventilación cruzada Interés de la inercia térmica y de una ventilación selectiva Interés de refrescar por medio de la evaporación Interés de humidificar Sistemas solares pasivos

Zona donde la combinación de «temperaturas» y «humedades» nos ofrece una sensación de confort referencia, bibliografía. Diseño ambiental y arquitectura solar Martin Evans Silvia de Schiller facultad de arquitectura diseño y urbanismo universidad de Buenos Aires

Si la higrometría del aire es elevada con respecto a la temperatura del aire la evaporación del sudor se ralentiza, lo cual impide que el cuerpo se adapte al clima y por tanto podemos hablar de confort.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 149

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort térmico en las viviendas de edificios existentes.

I. El conocimiento

El confort en invierno Desafíos Disminuir las necesidades de calefacción asegurando el confort biológico y aprovechando las condiciones climáticas

3

Estrategias: captar, almacenar, restituir… Control de la incidencia del sol. Hacer entrar el sol en un edificio en invierno. La forma más simple de calefacción solar es la directa: una ventana orientada hacia el sur puede representar una captación eficaz. Poder almacenar esta energía que entra en el edificio (por medio de la inercia térmica de las paredes, del suelo, capaces de almacenar esta energía y restituirla). Evitar el impacto del viento sobre el edificio y sobre los espacios vacíos exteriores

Evitar el efecto de paredes frías

¿cuál es nuestra percepción cerca de una pared fría? La temperatura realmente experimentada es la media ponderada de la temperatura del aire y de la temperatura radiante (la temperatura media radiante). Cuando la diferencia de temperatura entre las diferentes paredes es demasiado grande (paredes calientes / paredes frías) se experimenta una sensación de falta de confort.

La jerarquización de los espacios asegura la transición entre «fuera» y «dentro»: la esclusa de aire, que parece que no está de moda, tiene un rol térmico muy importante. Este espacio tampón permite evitar las pérdidas de energía consiguientes cada vez que las puertas se abren y, al mismo tiempo, permite tener un espacio de transición térmica entre la temperatura interna y externa: lo cual nos permite una adaptación… confortable.

Captar la energía del sol, existen diferentes sistema, entre los cuales encontramos:

Las paredes captantes: captan la energía solar, la acumulan en su masa, la amortiguan y la restituyen en forma de calor en el interior después de un desfase de varias horas gracias a su inercia térmica (referencia. bibliográfica. “Traité d’architecture et d’urbanisme bioclimatiques”) como es el caso, por ejemplo, de una pared Trombe (cuyo resultado estará condicionado por los factores climáticos, la orientación y la inclinación de la pared) o de los captadores de aire (paredes o ventanas). Los invernaderos y las verandas constituyen espacios tampón que favorecen la captación de la radiación solar, radiación que se transforma en calor por efecto del invernadero. Aspectos que deben ser correctamente tratados:

El riesgo de calentamiento diurno en verano

El riesgo de enfriamiento nocturno en invierno.

La inercia del sol puede ser utilizada para estabilizar el ambiente y así obtener el confort. El suelo tiene capacidad de aislamiento térmico, ampliamente utilizada en la arquitectura vernacular. El suelo puede ser también utilizado, por su inercia, para precalentar el aire en invierno (la temperatura de la tierra es más alta que la del aire) al igual que para enfriar el aire en verano (la temperatura de la tierra en verano es inferior a la del aire). Estos sistemas nos permiten obtener un confort térmico al menor coste medioambiental.

El movimiento del aire. El movimiento del aire tiene una relación directa con el confort. Se consideran dos velocidades posibles: una muy débil, que corresponde a la convección natural, es decir, sin ventilación, y una velocidad máxima admisible de una corriente de aire (caliente) obtenida con ventilación. Se obtienen, entonces, dos curvas límites que representan el límite de confort sin y con ventilación.

Acristalamiento: la elección de los cristales tiene múltiples implicaciones: ¿captar la máxima energía? ¿conservarla? ¿manejar el efecto de la pared fría? ¿caliente? ¿cuánta luz natural deben captar? Por ello la elección de los cristales es compleja y necesita una reflexión particular en función de las necesidades de confort térmico, energético y de luz natural, así como de la forma de ocupación de cada espacio. Por ejemplo: un aislamiento térmico adecuado conduce a una disminución de la pérdida de calor y a la obtención de confort.

Triple cristalera de baja emisividad: 0,7 W/(m2.k)

Gas noble:1,1 W/(m2.k)

Doble vidriera con aislamiento térmico reforzado: 1,8 W/(m2.k)

Doble vidriera clásica: 3,3 W/(m2.k)

149


ESE6

12/2/08

14:04

Página 150

I. El conocimiento

3

El confort térmico en verano. Reto: confort sin aire acondicionado por medio de trucos de concepción Modo de penetración del calor: Una parte de la radiación solar entra en el interior de la vivienda por las ventanas, directamente al interior del edificio (aportes solares directos), y otra parte es absorbida por las paredes y los tejados o las cubiertas que la transmiten, a su vez, hacia las habitaciones de la vivienda (aportes solares indirectos). Disponemos de diferentes medios para controlar esta penetración del «calor»: Controlar los aportes solares exteriores directos e indirectos La primera medida para obtener confort térmico en el seno de la vivienda procede del sentido común y consiste en controlar los aportes solares exteriores. Hemos visto que el aporte térmico solar está constituido esencialmente por los aportes solares directos o indirectos en forma de radiaciones, lo cual condiciona nuestra sensación de confort bastante más que la temperatura intrínseca del aire. Los aportes solares están constituidos esencialmente por las radiaciones solares que afectan a la superficie de los edificios. La radiación actúa sobre el envoltorio de los edificios, paredes y tejados, y también sobre otros materiales como los suelos o las aceras los cuales absorben las radiaciones y las emiten a su vez. La energía (que se manifiesta en forma de calor) se almacena en las paredes, entra en los edificios, viaja por los suelos y otros elementos constructivos asociados… Esta radiación es el origen de la falta de confort. Se habla de aportes solares directos a través de los ventanales y ventanas y de aportes solares indirectos a través de los muros exteriores y a través de los elementos constructivos asociados por los cuales penetran. Los aportes solares directos constituyen una carga térmica muy importante que se puede prevenir mediante protecciones solares. Los aportes solares indirectos se producen principalmente a través del envoltorio del edificio (muros, techos) cuya inercia térmica y/o aislamiento es insuficiente o mal concebido. Por otra parte la entrada intempestiva de aire sobrecalentado, no indispensable para una buena ventilación, es también un factor agravante. Rol de los cerramientos y de los elementos de protección en relación al confort térmico y a las economías de energías Los cerramientos y protecciones aseguran: Un rol de protección mecánica directa por obstáculo (intrusión, incendio, intemperie, viento), Un rol de protección del edificio (calor, frío, corrosión), Una fuente de confort (térmica, visual, acústica) Sin olvidar la penetración de la luz natural… Por otra parte, forman parte de la caracterización y valorización arquitectónica de las fachadas.

150

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort térmico en las viviendas de edificios existentes.

Por lo que se refiere a la radiación solar, los cerramientos y protecciones tiene el poder de actuar gracias a la aplicación de dos principios esenciales: El aislamiento (pantalla contra la radiación, térmica o luminosa) La reflexión (desde su cara exterior, reenvío parcial de la radiación) Hay que señalar que, según la naturaleza del cerramiento y de la protección, es posible o no acumular la presencia de cada uno de estos tipos de elementos en un mismo ventanal. Los diferentes tipos de cerramientos-protecciones pueden ser agrupados, distinguiendo: Los cerramientos: postigos, persianas, celosías. Las protecciones: especialmente los estores, que a su vez se dividen en exteriores, interiores, incorporado a los cristales. Las cortinas y las películas aplicadas sobre los cristales, completan el panorama.

Comparando la eficacia de las protecciones solares en verano, podemos indicar que en general las protecciones exteriores son sensiblemente más eficaces que las internas, y las integradas en las hojas de los cristales son de eficacia intermedia. Un estor veneciano blanco, totalmente desplegado, disminuirá la radiación transmitida a través de la ventana en un 44% mientras que en el exterior su eficacia será del 85%. La mayoría de las protecciones exteriores permiten, por medio de un ventanal, que tan sólo entre un 5 a un 15% de la energía que llega a las ventanas penetre en el interior del local (doc. CEBTP « Caractérisation … » p. 57) Otra noción que hay que retener es la influencia del color: un estor interior totalmente desenrollado, de lona blanca, atenuará la radiación transmitida en un 60% contra apenas un 20% para un mismo estor, pero de color oscuro, en las mismas condiciones (referencia bibliográfica. “Arquitectura y Clima” - Victor Olgyay) Estas protecciones pueden ser móviles, incluso con motor de manera que puedan adaptarse a la intensidad de la radiación. En función de los materiales y sistemas serán más o menos difíciles de cuidar. Hay que tener en cuenta que la protección actúa sobre su eficacia.

Algunos elementos de protección Estores : Los más eficaces son opacos y colocados en el exterior. En ese caso son susceptibles de reducir masivamente (de un 34 a un 59%) los aportes solares y de contribuir así a la mejora del confort mediante la disminución de la radiación solar y de la temperatura de la superficie de los cristales.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 151

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort térmico en las viviendas de edificios existentes.

Cristales especiales: Cristales cuyas características les confieren propiedades particulares. Estas características dependen principalmente del grueso del intervalo de aire, de la composición del gas presente ente los vidrios, de la naturaleza de los elementos de carpintería. Pantalla solar y aleros de cubierta: Elementos de arquitectura en voladizo que aportan un aumento de sombra y absorben el exceso de calor solar en verano permitiendo que el sol penetre en invierno sin ocultar el campo de visión desde la ventana. Persianas: Contramarco exterior móvil compuesto de paneles enrejados y articulados que pueden plegarse. Cortinas: Se puede aumentar considerablemente su eficacia forrándolas con una lona de aluminio, con fuerte poder reflector, colocada lo más cerca posible de la cristalera. Postigos: Paneles móviles de cerradura de ventana. Postigos rodantes: Elementos horizontales tales como láminas rígidas de enrollado horizontal que interceptan el sol. Vegetación: Se deben primar los árboles y las vegetaciones con hojas caducas que permiten captar el sol en invierno (sombra estacional). Los árboles con hojas caducas permiten proteger la fachada durante el verano y economizar energía durante el invierno. La vegetación oxigena y refresca el aire por evapotranspiracion y filtra las partículas de polvo en suspensión. Los árboles reducen, de esta manera, la insolación efectiva de 20 a 40%. La vegetación es susceptible de crear una pantalla contra el viento o bien de guiarlo en función de nuestras necesidades: ya sea parando el viento o guiándolo hacia donde sea útil. Parasol y saledizos protecciones solares que pueden proteger las paredes y las oberturas expuestas. Protegen de la radiación de los rayos solares, entre otros.

I. El conocimiento

economía de energías. Su insolación mediante un espesor suficiente de aislamiento contribuye, por tanto, en gran medida al confort de verano e invierno, sin contar la mejora concomitante del confort acústico. Rol de la inercia. La inercia de un edificio mide su capacidad para almacenar el calor y a diferir su restitución. Contribuye, de esta

Las protecciones solares: • reducen los sobrecalentamientos debidos a la radiación solar, • mejoran el aislamiento y aumentar el poder aislante de las ventanas.

Las aportaciones internas debidas a los equipos de la vivienda pueden ser, en efecto, muy importantes y fuente de incomodidad. Otro aporte interno que debe ser tenido en cuenta es el debido a los aportes calóricos de los ocupantes, en caso de sobre-ocupación. Incidencia de los colores El color de las paredes tiene una fuerte incidencia sobre la temperatura de su superficie. Cuanto más claras y reflectantes sean, más rechazan la energía solar. Protección térmica de las cubiertas: La cubierta, ya sea horizontal o en pendiente, de tejas, de cubierta metálica u otros, es el componente del edificio que recibe más insolación y que más contribuye a los cambios térmicos y por ello un buen aislamiento térmico es fundamental para el confort, y para la

La vegetación oxigena y refresca el aire por evapotranspiración, también filtra las partículas de polvo en suspensión. La vegetación, a través de su sistema de evapotranspiración aporta humedad al aire; el mecanismo de evaporación consume energía, lo que se traduce por una disminución de la temperatura suavizando las temperaturas en verano.

151

3


ESE6

12/2/08

14:04

Página 152

I. El conocimiento

3

manera, a atenuar el efecto de sobrecalentamiento debido a los aportes solares. Su contribución es, por tanto, primordial para las fachadas orientadas hacia el sol, en función del clima, del lugar y según la importancia de las alternancias térmicas. Su rol es especialmente importante en los climas con grandes diferencias térmicas diarias. Los muros masivos y los tejados pesados atenúan el efecto de las grandes diferencias de temperatura. El confort y la sobre-ocupación: El calor producido por el metabolismo se acumula y no es en absoluto secundario. Además, la polución del aire de las habitaciones donde se encuentran varias personas es función, evidentemente, del número de individuos. Los ocupantes liberan calor y humedad. Una persona sentada y en reposo libera alrededor de 100 watios cuando la temperatura ambiente es de 25º C. Un medio de limitar el aporte térmico interno es evitar la sobre-ocupación. Priorizar la iluminación natural y limitar y escoger correctamente la iluminación artificial: Por razones de economía y de confort térmico y visual, es deseable privilegiar durante el día la iluminación natural, lo cual no significa dejar pasar directamente la radiación solar. Durante la tarde y la noche o bien cuando la luz natural no resulta suficiente, puede ser interesante utilizar bombillas de bajo consumo. Las bombillas “halógenas” aumentan sensiblemente la temperatura de las habitaciones. Limitar la utilización de electrodomésticos fuertemente exotérmicos Los electrodomésticos también liberan calor. Es útil conocer e consumo de cada electrodoméstico: las instrucciones de los fabricantes lo indican.

Niveles de agua para crear microclimas confortables (España)

152

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort térmico en las viviendas de edificios existentes.

Los sistemas naturales de climatización Sistema de climatización por ventilación La climatización natural por ventilación es factible e interesante cuando la temperatura exterior es inferior a la temperatura interior de los locales. En general durante la noche la temperatura del aire exterior es inferior a la que reina en el interior de las viviendas (no es el caso en periodo canicular) se privilegia la ventilación nocturna en las horas más frescas de la noche (entre la medianoche y la mañana). Este efecto de climatización nocturna se puede amplificar abriendo las ventanas sobre dos caras opuestas en el caso de viviendas con doble exposición. Para las viviendas construidas en dos niveles este dispositivo puede ser aun mejorado abriendo las ventanas de las fachadas opuestas sobre dos niveles diferentes (efecto chimenea). Sistema de climatización por evaporación. La utilización de niveles de agua permite crear microclimas y atenuar las variaciones diarias de temperatura. Igualmente, diferentes sistemas de aspersión permiten refrescar el aire del ambiente. También se pueden utilizar procedimientos de brumización. Con las altas temperaturas y una Humedad relativa baja, la evaporación de agua producirá una disminución de la temperatura y aumentará la humedad. Por ejemplo: las fuentes de los patios árabes. Climatización utilizando la inercia térmica del suelo: el pozo canadiense (o provenzal) Este sistema está reservado a los edificios que disponen a su alrededor de un terreno suficientemente amplio y disponible en el subsuelo. Para su realización se necesita una inversión modesta y una técnica que está al alcance de numerosos profesionales. El mantenimiento de la eficacia y la calidad del confort dependen de que la conservación y el cuidado se lleven a cabo con regularidad. Como principio, el sistema consiste en hacer pasar previamente el aire nuevo exterior destinado a la renovación del aire de la casa por un conducto mantenido de forma natural a una temperatura inferior a la de la atmósfera exterior ya que está enterrado bastante profundamente en el subsuelo. Hay que destacar que este sistema también puede funcionar en modo de “precalentamiento del aire” en el periodo invernal ya que su pasaje por el conducto eleva entonces la temperatura del aire admitido. Los buenos resultados son altamente dependientes de las condiciones de instalación: naturaleza del suelo, diámetro, naturaleza y longitud del conducto, caudal de aire, topografía del lugar, aislamiento térmico de las partes del conducto al aire libre, etc.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 153

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio

A propósito del confort acústico en las viviendas de edificios existentes

I. El conocimiento

Christian Thiriot Dirección Técnica de la Agencia Nacional para el Hábitat (ANAH), Francia

3 El ruido es, con creces, la primera molestia citada por los franceses1 y es más insoportable en la medida que se experimenta en la propia vivienda. Sin embargo, conviene tener en cuenta la realidad física del ruido y de su percepción, la cual depende en gran medida de la fuente, de su naturaleza, de la hora de emisión, de cómo surge, de su repetición, etc. Por ejemplo, un grifo que gotea durante la noche puede echar a perder el sueño mientras que este ruido no representa más que una millonésima parte de la energía sonora de un vehículo que pasa a lo lejos y que no molesta a nadie.

La producción de los ruidos El ruido es un fenómeno vibratorio que se propaga en el aire circundante ya sea directa o indirectamente. Cuando la fuente sonora se propaga directamente en el aire, por ejemplo mediante un altavoz, se habla de ruido aéreo. Dependiendo de si la fuente de ese ruido aéreo esté situada en el interior de la vivienda o en el exterior, hablaremos de ruido aéreo interior o de ruido aéreo exterior. Cuando la vibración en el aire es consiguiente al contacto de este aire con un elemento sometido a choque, por ejemplo, golpe de martillo en una pared, hablaremos de ruido de choque. Si esta vibración es debida al funcionamiento de un equipo, por ejemplo máquina de lavar, hablaremos de ruido de equipos. También en este caso se podrá distinguir entre ruidos de equipos exteriores a la vivienda (ascensores) y de ruidos de equipos interiores. En el bien entendido de que numerosos ruidos señalan diferentes categorías, un ascensor expide ruidos aéreos a causa de su motor, ruidos de choque a causa de la puerta y ruidos de equipos a causa del movimiento de la cabina. Según el lugar donde estemos uno de estos ruidos podrá parecer preponderante.

La percepción de los ruidos La parte subjetiva en la percepción de los ruidos es a menudo más importante que el nivel de ruido tal como lo medirá un sonómetro.

El intervalo de aire situado entre las dos placas hace función de resorte2

Por ejemplo, el ruido de una misma caldera cuando se pone en marcha tranquilizará a un propietario ocupante pero podrá irritar a un inquilino. De la misma manera el estado de fatiga o de estrés o incluso el estado de la relación que se mantiene con el vecino repercute en la percepción que se tendrá de los ruidos que emite.

La transmisión de los ruidos Cualquiera que sea su naturaleza (aéreo, ruido de choque, ruido de equipos) un ruido se abre paso entre su fuente y el punto de recepción, según trayectorias complejas y a menudo múltiples, privilegiando los caminos que le oponen menos atenuación, llamados “puentes fónicos”. De esta manera, un ruido aéreo exterior pasará fácilmente por una ventana abierta, un ruido de choque o un ruido de equipos serán fácilmente transmitidos por un tabique o una cañería. La limitación de la molestia debida al ruido pasa, por tanto, en primer lugar por una limitación de la fuente y en segundo lugar por la instalación de obstáculos apropiados entre la fuente y el punto de recepción, recordando que los caminos seguidos son a veces múltiples y difíciles de localizar. Así, no sirve de nada cerrar una ventana si otra está abierta. Por otra parte no hay que despreciar el efecto de máscara parar los ruidos continuados como, por ejemplo, los ruidos de circulación exterior. En ese caso la instalación de ventanas con muchas prestaciones desde el punto de vista acústico puede hacer que aparezcan ruidos interiores como los ruidos de equipos que estaban hasta ese momento enmascarados y la molestia podría, entonces, ¡incrementarse!

153


ESE6

12/2/08

14:04

Página 154

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort acústico en las viviendas de edificios existentes

I. El conocimiento

3

Otro fenómeno, el de la reverberación, deberá tomarse en cuenta. Se refiere generalmente a las habitaciones suficientemente grandes en las que, por ejemplo, las paredes son rígidas o revestidas de baldosas. Un mobiliario normal atenúa este fenómeno pero podría ser necesario llevar a cabo medidas complementarias. Se trata, entonces, de corrección acústica. En las zonas comunes la reverberación afecta a menudo a los pasillos y salas del inmueble, haciendo que su ambiente sonoro no sea confortable. Ruidos aéreos: Además del principal enfoque de reducción de la molestia en su origen, que por supuesto no se puede llevar siempre a la práctica, el principal obstáculo para los sonidos aéreos exteriores e interiores está constituido por las paredes horizontales o verticales, muros y tabiques. Estas paredes serán más eficaces contra los ruidos aéreos en la medida en que sea más difícil su vibración. Especialmente las paredes gruesas son muy eficaces a nivel acústico. Por supuesto, una pared gruesa dotada de ventanas en mal estado es tan sólo un débil obstáculo para los ruidos aéreos ya que es la parte más débil, la ventana, la que proporciona la eficacia al conjunto. No obstante, existen paredes ligeras, tabiques constituidos por dos placas de yeso unidas entre ellas por un armazón metálico, que presentan también excelente comportamiento acústico, el aire

Substitución de la carpintería existente por una carpintería nueva, estanca al aire y equipada con cristales aislantes al ruido.

154

aprisionado entre las dos placas hace las veces de resorte y atenúa los ruidos aéreos. Este comportamiento se puede aun mejorar cuando se llena el espacio entre las placas con materiales fibrosos específicos, generalmente con lanas minerales. También se puede aumentar el número de placas de yeso, lo cual es una solución particularmente adaptada a las rehabilitaciones de viviendas antiguas ya que estas paredes son ligeras y no pesan sobre la estructura del inmueble aportando una eficacia comparable a las de las paredes gruesas. Sin embargo, estas soluciones sólo se refieren a los tabiques interiores de la vivienda. a. Los ruidos aéreos exteriores Para oponerse a los ruidos aéreos exteriores los trabajos deberán centrarse principalmente en los puntos débiles, como son particularmente las carpinterías, las entradas de aire, los postigos rodantes y los tejados. Convendrá vigilar que estas intervenciones no perjudiquen a los sistemas de ventilación, sino el confort interior de las viviendas se resentirá y el edificio sufrirá. El caso de las carpinterías El objetivo principal es suprimir todo pasaje directo de aire y, por tanto, toda vía de transmisión de ruido exterior. Una atento

Montaje de una doble ventana.

Los pasajes de aire favorecen la transmisión de ruidos exteriores.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 155

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort acústico en las viviendas de edificios existentes

examen de la situación por un profesional, lo que se llama un diagnóstico acústico, debe permitir extraer la mejor solución con relación al presupuesto disponible. Conservación de corredizos que se abren con instalación de cristales acústicos, en este caso es importante vigilar que el bastidor y las hojas puedan soportan la sobrecarga del cristal. Sustitución de la carpintería existente por una carpintería nueva, estanca al aire y equipada con un cristal acústico, el bastidor si está en buen estado, se puede conservar. Instalación de una doble ventana. Esta solución, cuando se lleva a cabo satisfactoriamente, es muy eficaz y permite además conservar el aspecto exterior de la fachada, lo cual es importante cuando existe un fuerte reto patrimonial. NOTA : los dobles cristales con diseño térmico generalmente tienen poco impacto acústico sobre todo si los dos cristales son de igual espesor y si los cristales están bastante cerca. Conviene escoger ventanas (con hojas y bastidores) y cristales específicos cuyo comportamiento acústico esté especificado sobre el producto. Conviene también asegurarse de que los sistemas de ventilación generalmente asociados a las ventanas no destruyan sus prestaciones fónicas.

Puntos débiles acústicos.

I. El conocimiento

El caso de las entradas de aire Existen entradas de aire específicas, llamadas “acústicas”, en las cuales las paredes se revisten de materiales absorbentes, lo cual permite trampear los ruidos exteriores permitiendo una aeración correcta de la vivienda. Cuando las carpinterías de sustitución no están provistas de entradas integradas de aire, es conveniente restablecer una ventilación adecuada practicando aberturas en la mampostería. El caso de los cajas de persianas enrollables A menudo constituyen un punto débil de la fachada a nivel acústico. Se podrá mejorar la situación sustituyendo las cajas existentes por materiales más densos y taponando los pasajes directos de aire exterior. Si es posible se revestirá el interior de la caja con materiales aislantes tipo lana mineral o espuma absorbente (cf. supra). En caso de sustitución integral del dispositivo se privilegiará la instalación de bloques de ventana con persiana enrollable integrada que presenten buen comportamiento acústico. El caso de las cubiertas Las cubiertas son particularmente sensibles a los ruidos exteriores, especialmente al ruido de los aviones, lo cual es particularmente molesto cuando se acondicionan buhardillas. Una primera

Problemas en las paredes medianeras de viviendas.

El ruido percibido detrás de una pared ligera queda poco atenuado El ruido percibido detrás de una pared gruesa queda bien atenuado

155

3


ESE6

12/2/08

14:04

Página 156

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort acústico en las viviendas de edificios existentes

I. El conocimiento

solución consiste en la instalación de aislamientos termoacústicos. Si esta solución se muestra insuficiente se tendrá que recurrir a soluciones más drásticas como desunir la cubierta del resto de la estructura del edificio.

3

b. Los ruidos aéreos interiores Los ruidos aéreos interiores necesitan intervenciones sobre los suelos, las paredes medianeras o incluso sobre las puertas y tabiques. El caso de los suelos (y los techos) Los suelos (y techos) pueden presentar puntos débiles acústicos a causa de las canalizaciones que los atraviesan. Pueden ser intersticios que dejen pasar los sonidos, en cuyo caso conviene colocar manguitos elásticos o aislamientos acústicos. También puede ser que las conexiones de las canalizaciones con los suelos sean demasiado rígidas, en cuyo caso hay que desunir estos elementos, por ejemplo, con collares anti-vibratorios para impedir que las vibraciones de las canalizaciones se transmitan al suelo o al techo. El pasaje directo a través de la pared se puede contrarrestar por el relleno de los intersticios con un aislamiento acústico. Si el ruido se transmite directamente por el piso de la vivienda

Una capa flotante mal instalada es inoperante e incluso agrava las transmisiones sonoras.

156

situada encima habrá que considerar un forro acústico de techo bajo los mismos principios que los forros de paredes medianeras. Es imprescindible hacer un diagnóstico de lo que se conoce como transmisiones secundarias, especialmente de los tabiques verticales, ya que pueden ser de gran importancia y en ese caso un simple forro del techo sería costoso e inoperante. Además, en las edificaciones antiguas, el flujo de los sonidos puede ser complejo y puede necesitar ser analizado por un profesional. El caso de las paredes medianeras entre viviendas Es frecuente que los aislamientos térmicos instalados en la cara interior de los muros de las viviendas presenten una rigidez tal que disminuyan la eficacia acústica de las paredes entre los edificios. Sería conveniente sustituirlos por aislantes llamados termoacústicos, más ligeros, fijados ya sea por encolado, ya sea entre el muro y una placa de yeso fijada a un armazón metálico. Se puede adoptar la misma solución si la transmisión del ruido entre las viviendas muestra una debilidad estructural de la pared medianera. El caso de las puertas y tabiques de los rellanos Las puertas de entrada de los rellanos de pisos presentan debilidades

Transmisión del sonido a través de la estructura.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 157

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort acústico en las viviendas de edificios existentes

acústicas y deben ser sustituidas por puertas certificadas. Los tabiques medianeros entre vivienda y rellano se pueden tratar de la misma manera que los tabiques medianeros entre vivienda (ver más arriba). II. Ruidos de choque de equipos Los contactos directos entre las paredes de una vivienda y las partes sometidas a los choques o a las vibraciones facilitan la transmisión de estas vibraciones sobre todo en la medida en que la pared es más ligera. Por tanto, se tendrá que recurrir, según el caso, a soportes antivibratorios, a revestimientos instalados sobre sub-capas flotantes, a techos suspendidos, etc. Hay que remarcar que una canalización puede transportar hasta muy lejos los ruidos de choques. También se debe remarcar que el error más mínimo en la instalación de estos dispositivos de atenuación arruina todo el sistema de atenuación del ruido; en particular todo punto de contacto directo de una capa flotante con su soporte convierte esta fuerte inversión en ineficaz.

La instalación de materiales absorbentes atenúa la transmisión de ruido.

I. El conocimiento

El caso de los ruidos de choque A nivel del techo El principio de intervención consiste en evitar que la obra empiece a vibrar cuando sea solicitado por el impacto de un objeto. Por este motivo se podrá recubrir el piso de la vivienda donde se crea el ruido por un revestimiento que tenga la propiedad de absorción de los choques (moquetas, suelo plástico con sub-capa flotante…) o incluso se podrá interponer una sub-capa flotante entre el soporte del techo y el revestimiento del suelo que sea sensible a los ruidos de choque como un embaldosado o un parquet rígido. Otra solución bastante compleja podría consistir en instalar una capa flotante cuya realización deberá ser muy cuidadosa y confiada a un profesional habilidoso. Intervención sobre la estructura En el caso de que no fuese posible intervenir en la vivienda de donde emanan los ruidos habría que interponer barreras a su transmisión. Este trabajo es un asunto de especialistas a nivel de diagnóstico, y a nivel de realización es necesaria la intervención de un acústico.

La instalación de materiales absorbentes mejora el confort sonoro de la habitación pero no disminuye las transmisiones del ruido en la habitación contigua.

157

3


ESE6

12/2/08

14:04

Página 158

I. El conocimiento

El caso de los ruidos de los equipos

3

Intervención sobre los equipos La mayoría de los aparatos electrodomésticos, los calentadores y la grifería disponen de un marcado NF que precisa su comportamiento acústico, no obstante su puesta en marcha depende de elementos externos que conviene tener en cuenta y corregir. Así, un grifo de buena calidad no será silencioso si la presión del agua es excesiva. De la misma manera una boca de extracción de aire “pitará” si las salidas no son las apropiadas. Los equipos pasivos como las tuberías deben estar fijadas imperativamente a paredes gruesas mediante collares antivibratorios. Finalmente los equipos intrínsicamente ruidosos como los motores de la ventilación mecánica podrán ser suspendidos y recubiertos con un forro ligero cubierto interiormente con material absorbente. Reverberación: La corrección acústica consiste en general en revestir las paredes con revestimientos absorbentes como son los tejidos murales, en este caso las características de la pared no se ven modificadas con respecto a los ruidos aéreos.

1 Para mayor utilidad nos remitiremos a las fichas técnicas publicadas por la ANAH y especialmente a la ficha “ruido y confort acústico”, así como al folleto “el ruido”. 2 La idea de las ilustraciones ha sido proporcionada por el CSTB a favor del ANAH.

Herramienta 3 Conocer integralmente el edificio A propósito del confort acústico en las viviendas de edificios existentes


ESE6

12/2/08

14:04

PĂĄgina 159

Herramienta 4 Levantar geomĂŠtricamente los edificios existentes


ESE6

12/2/08

14:04

PĂĄgina 160

Herramienta 4 Levantar geomĂŠtricamente los edificios existentes


ESE6

12/2/08

14:04

Página 161

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes

Primeras reflexiones sobre el levantamiento gráfico del patrimonio vernáculo.

Es difícil argumentar el tema que nos ocupa sin hacer referencia a la “Carta del patrimonio vernáculo construido” ratificada en México en octubre del 1999 y sobre todo a su entrañable introducción, donde queda muy claramente definido el concepto de patrimonio vernáculo y donde se nos advierte de su fragilidad1. Es por ello, que cuando se me propuso la realización de este artículo, no quise desperdiciar la ocasión de aportar mi colaboración, al ingente esfuerzo que se debería realizar para garantizar su continuidad y protección. Por otro lado debo decir, que aunque es evidente, que el patrimonio rural tiene unas características propias, la metodología y técnicas que se emplean para su levantamiento gráfico no difieren mucho de las empleadas para el levantamiento de otros edificios que integran nuestro patrimonio edificado. Tal vez la mayor diferencia resida en su irregularidad, la cual nos llevará a una mayor precisión en la toma de datos. Dicho esto: Me ha parecido interesante estructurar este apartado sobre el levantamiento gráfico, haciendo un recorrido por las distintas fases, que deben integrar el mismo, así como manteniendo el orden en que creo deberían efectuarse. De forma que pormenorizando dicho proceso llegue a establecer los principios que garanticen el resultado final del levantamiento gráfico. He querido también establecer algunas condiciones previas, como son: El considerar que nuestro trabajo va a formar parte de un levantamiento arquitectónico completo, en el que intervienen diversos especialistas. Y que de la correcta coordinación entre todos ellos dependerá el resultado del mismo.

I. El conocimiento

Santiago Canosa Reboredo Arquitecto Profesor del Departamento de Expresión Gráfica Arquitectónica II y responsable del Taller de Patrimoni Arquitectònic en la Escuela Politécnica de la Edificación de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña) España

Que el levantamiento gráfico, que vamos a realizar, ha sido encargado por una tercera persona; que bien podría ser el responsable de un Plan Director, que tendrá como objetivo una futura intervención en el edificio objeto del levantamiento. Dicho de otra forma, no somos nosotros mismos los destinatarios de nuestro trabajo; (siempre que actuamos sobre un edificio, en la fase previa a nuestro trabajo, tenemos por costumbre recoger cuantos levantamientos gráficos ya han sido realizados sobre el mismo, con el fin de conseguir una valiosa información de partida y a posteriori contrastar resultados. Pues bien, la experiencia nos ha demostrado que muchos de ellos, a veces realizados por grandes arquitectos, son verdaderamente pobres en contenido, transformándose en meros recordatorios de partes del edificio). Por último, voy a aceptar la utopía de no tener limitado el tiempo para la realización del levantamiento gráfico, premisa que muy raras veces se cumple. Dicho esto, analicemos las etapas en el proceso de trabajo: Definición del encargo Es muy importante mantener un contacto profundo con la institución o persona que nos encargue el levantamiento gráfico, a fin de definir muy claramente la intencionalidad de éste, conocer el empleo que se va a hacer de los datos que suministremos. Pensemos que nuestro levantamiento, se enfocará de forma distinta según el fin al que se destine: (restauración, rehabilitación, consolidación, colapso, documentación, etc.) Siendo el contenido del trabajo básicamente el mismo, deberemos complementarlo de distintas formas, empleando distintos sistemas de representación,

Un sistema de alineaciones permitirá situar el detalle de las distintas dependencias que integran una distribución y con ello definir correctamente el espesor de los muros que las delimitan.

161

4


ESE6

12/2/08

14:04

Página 162

I. El conocimiento

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes Primeras reflexiones sobre el levantamiento gráfico del patrimonio vernáculo.

4 Mediante un sistema cerrado de estaciones definiremos correctamente el entorno del edificio a levantar.

variando escalas o estudiando diferentes tipos detalles. La direccionalidad del mismo es importante, ¿quién va a recibir nuestro trabajo y como lo quiere, al igual que en el apartado anterior, deberé variar la presentación de mi trabajo según se dirija a un arquitecto, un arqueólogo, una ingeniería, etc.?. Reconocimiento Partiremos de la premisa, que todo el tiempo y el gasto que se lleva a cabo durante el proceso de información previa será siempre rentable y ahorrará trabajo; y por ello proponemos: La consulta de fuentes bibliográficas, archivos municipales, instituciones civiles y religiosas de la zona donde esté ubicado el edificio, verificar su iconografía, y mantener contactos con las personas que tiene o han tenido relación con el edificio. La experiencia nos ha demostrado que la arquitectura vernácula, tal vez por ser una arquitectura creada por sus propios usuarios, crea importantes vínculos con estos; vínculos que perdurarán a lo largo generaciones, y que se suelen conservar los pocos documentos que fueron generando las distintas etapas de construcción. Además de mantenerse una no menos importante tradición oral. La masía catalana es prueba fehaciente de ello, un elevado porcentaje de masías siguen estando habitadas por las mismas familias que antaño iniciaron su construcción. Mantener contactos durante esta etapa con el resto de los profesionales que intervendrán en el levantamiento arquitectónico, será importante. Con ellos, situaremos el edificio en su contexto histórico, con lo que identificaremos las inquietudes y necesidades de sus usuarios, su entorno sociocultural; identificaremos correctamente las etapas de construcción; haremos una correcta lectura de paramentos. Las artes aplicadas nos ayudarán a datar correctamente cada intervención. Y como éstas, realizaremos muchas otras apreciaciones que nos ayudarán a una mejor comprensión del edificio. Reconocimiento directo del edificio: orientarnos, situarnos en él, reconocer “in situ” sus fases constructivas, saber en todo momento cuáles son las dependencias que nos rodean, tengan o

162

Aplicando programas sencillos de topografía a una nube de puntos tomada bajo una bóveda, podremos definir sus secciones horizontales y con ello la regularidad de la misma.

La toma de datos mediante estación total sin prisma nos facilitará situar en el espacio las líneas básicas de nuestro edificio.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 163

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes Primeras reflexiones sobre el levantamiento gráfico del patrimonio vernáculo.

no tengan acceso directo desde la que estamos ocupando. Tomaremos así mismo los primeros apuntes y realizaremos un importante archivo fotográfico. Este proceso es interesante que se realice durante varios días, sobre todo si el edificio a estudiar es complejo, los períodos de reflexión entre visitas acabarán siempre dando sus frutos. Siempre he pensado que el proceso de realización del levantamiento gráfico es el inverso al que realizó el arquitecto o el maestro de obras para la construcción: que ideó la forma de crear unos espacios que dieran satisfacción a determinadas necesidades, y partiendo de unos primeros esbozos acabó definiendo sobre papel su obra, para posteriormente construirla. Pues bien, nosotros partimos de la obra realizada, a través de unos bocetos o croquis llegaremos a levantar los planos de aquel proyecto inicial, pero si seguimos profundizando, tal vez, logremos llegar a intuir la idea inicial que llevó al maestro de obras a definir los espacios y volúmenes, su interrelación, la idea inicial que provocó el proyecto, o la fase del proyecto que analizamos. En definitiva nos daremos cuenta de la grandiosidad de la mente que lo concibió. Por desgracia esto no ocurre siempre, pero si llegamos a ese grado de conocimiento estaremos en las condiciones idóneas para iniciar nuestro levantamiento. Durante el proceso de reconocimiento iremos decidiendo: cuales van a ser las proyecciones necesarias para definir satisfactoriamente la geometría del edificio, los sistemas de representación a emplear y escalas apropiadas. Y el orden en que realizaremos las mismas; He remarcado especialmente el concepto orden, pues cuántos errores habríamos evitado, y con ello los viajes que nos han permitido subsanarlos, si antes de realizar determinada proyección hubiésemos tenido claro los datos que

El apoyo fotográfico en la toma de puntos mediante estación total sin prisma es fundamental. Intentaremos colocar la cámara en el mismo lugar donde posteriormente ubiquemos la estación. Si el barrido de puntos se hace verticalmente como ocurre en las series 3-6 y 82-86 podremos determinar la verticalidad de las aristas en el mismo momento de la toma de datos. Nunca definiremos un arco únicamente por la toma de tres puntos.

I. El conocimiento

nos podía suministrar otra proyección que hemos dejado postergada. Trabajo de campo y gabinete Cada una de las proyecciones que se ha decidido realizar requerirá un doble proceso: la toma de datos en campo y su posterior puesta a escala. Debo hacer incidencia en que las nuevas técnicas, aplicadas a ambos procesos, las hacen cada vez más interdependientes. Desde el primer esbozo o croquis deberé pensar en cual será el sistema idóneo para lograr una correcta interpretación del mismo (por poner únicamente dos ejemplos: intentar representar a escala las múltiples proyecciones a las que puede dar lugar una bóveda de crucería, partiendo de los tradicionales croquis en sistema diédrico, será bastante mas complicado que reconstruir esa misma bóveda en tres dimensiones, a través de un buen programa de dibujo asistido por ordenador y seccionarla y proyectarla sobre tantos planos como se crea conveniente. Y es evidente que la toma de datos para ambos procesos será diferente). La fotografía es el apoyo idóneo para la toma de datos con estación total sin prisma, más actualmente, con la inmediatez que nos proporciona la fotografía digital; de no trabajar con ella nos veríamos obligados a la realización de múltiples perspectivas a mano alzada que nos permitirían identificar puntos en el espacio. No quiero decir con ello que renuncie a la toma de datos “clásica” en sistemas diédrico o axonométrico, que sigue siendo básica y en la mayoría de los casos complementará los datos logrados mediante otros sistemas. Dentro de los diferentes métodos de medición posibles: itinerario, alineación base, poligonal, radiación, etc. se deberá emplear el apropiado para cada tipo de edificación o combinar más de uno de ellos, poniendo, en este caso, especial interés en la forma en que quedan relacionados los diferentes métodos de medición. No cabe duda de que el método idóneo será el que garantice una menor acumulación de errores. En el interior de edificios escasamente compartimentados suele ser apropiado emplear una red de estaciones, que nos facilitará datos tanto de planta como de secciones y alzados. Por el contrario, cuando la distribución interior es importante suele funcionarnos correctamente el sistema de alineaciones base. Con esta afirmación, no pretendo en absoluto dictar un sistema de trabajo, cada caso deberá ser objeto de una profunda reflexión y en definitiva será la propia edificación la que requerirá el sistema de trabajo apropiado. La irregularidad en arquitecturas vernáculas no es aparente sino real. Aunque hubo una intencionalidad en la consecución de paralelismos y simetrías, la falta de ortogonalidad en sus estancias es característica, la variación del grosor de los muros, tanto en planta como en sección, es importante. La verticalidad relativa. Dependiendo todo ello: de la etapa de construcción, del sistema de apoyo de los techos de las diferentes plantas y de la pericia de

163

4


ESE6

12/2/08

14:04

Página 164

I. El conocimiento

4

los obreros que realizaron la obra, normalmente los mismos ocupantes de la misma, en el mejor de los casos dirigidos por una persona experta. Todo ello nos obligará a definir unos planos horizontales de trabajo, para poder garantizar la corrección de nuestro trabajo; a relacionar las diferentes plantas a través de elementos exentos, huecos de escaleras patios fachadas y nunca apoyándonos en supuestas verticalidades, normalmente inexistentes. Muchas veces deberemos emplear diferentes sistemas de medición para definir el interior y el exterior de los edificios, o las diferentes plantas de los mismos. En estos casos deberemos hacer especial atención en relacionar correctamente ambos sistemas. Cada uno de estos métodos deberá apoyarse en un sistema de acotado propio, parcial, al origen, polar, etc. garantizando con ello la mínima acumulación de error. Un tema que siempre me ha provocado una cierta intranquilidad es la dicotomía existente entre la precisión en la medida de los nuevos aparatos de medición y la irregularidad de los edificios que componen nuestra arquitectura vernácula y el patrimonio edificado: ¿hasta que punto debemos ser precisos? ¿tenemos derecho a simplificar los datos obtenidos? ¿debería ello dar lugar a dos levantamientos distintos? Dejo la pregunta en el aire. Ya hemos hablado con anterioridad de la interrelación entre los trabajos de campo y de gabinete; pues bien, es importante que ambos coincidan también en el tiempo, su alternancia nos facilitará en gran parte el trabajo. No es bueno acumular, a no ser que no pueda ser de otro modo, los datos de campo pensando en una posterior trabajo en gabinete, se olvidarán detalles que pueden ser determinantes en el proceso. La puesta a limpio del material de un día nos hará reflexionar sobre la eficacia de la toma de datos y posiblemente mejorar el proceso en días posteriores. El apoyo que nos suministran unas proyecciones ya realizadas para la toma de nuevos datos es importante, al tiempo que podré cotejar su correcta ejecución “in situ”. No deberemos olvidar nunca, tal como mencionamos con anterioridad, que nuestro levantamiento gráfico es sólo una parte del levantamiento arquitectónico, pero una parte importante, que va a ser requerida por los otros profesionales que intervendrán en el mismo, como material de apoyo a sus intervenciones. Arqueólogos, geólogos, historiadores del arte, catalogadores de bienes muebles, etc. necesitarán del levantamiento gráfico para contextualizar sus aportaciones. Previamente al inicio de los trabajos, se deben establecer una serie de acuerdos, a fin de lograr una unidad en el lenguaje, que facilitará una mejor comprensión de la totalidad del levantamiento arquitectónico. Acabo aquí mi intervención, decir a modo de conclusión, que este pequeño escrito a sido fruto: bastante del estudio, de reflexiones provocadas por muchos errores cometidos a lo largo de ya algunos años dedicados al levantamiento arquitectónico, pero sobre todo a la experiencia vivida junto a mis compañeros y alumnos becarios

164

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes Primeras reflexiones sobre el levantamiento gráfico del patrimonio vernáculo.

desde el Taller de Patrimoni Arquitectònic2 (TPA) de la Universitat Politècnica de Catalunya.

1 “El Patrimonio Tradicional ocupa un privilegiado lugar en el afecto y cariño de todos los pueblos. Aparece como un característico y atractivo resultado de la sociedad. Se muestra aparentemente irregular y sin embargo ordenado. Es utilitario y al mismo tiempo posee interés y belleza. Es un lugar de vida contemporánea y a su vez, una remembranza de la historia de la sociedad. Es tanto el trabajo del hombre como creación del tiempo. Sería muy digno para la memoria de la humanidad si se tuviera cuidado en conservar esa tradicional armonía que constituye la referencia de su propia existencia.

El Patrimonio Tradicional o Vernáculo construido es la expresión fundamental de la identidad de una comunidad, de sus relaciones con el territorio y al mismo tiempo, la expresión de la diversidad cultural del mundo. El Patrimonio Vernáculo construido constituye el modo natural y tradicional en que las comunidades han producido su propio hábitat. Forma parte de un proceso continuo, que incluye cambios necesarios y una continua adaptación como respuesta a los requerimientos sociales y ambientales. La continuidad de esa tradición se ve amenazada en todo el mundo por las fuerzas de la homogeneización cultural y arquitectónica. Cómo esas fuerzas pueden ser controladas es el problema fundamental que debe ser resuelto por las distintas comunidades, así como por los gobiernos, planificadores y por grupos multidisciplinarios de especialistas. Debido a esa homogeneización de la cultura y a la globalización socio-económica, las estructuras vernáculas son, en todo el mundo, extremadamente vulnerables y se enfrentan a serios problemas de obsolescencia, equilibrio interno e integración. Es necesario, por tanto, como ampliación a la Carta de Venecia, establecer principios para el cuidado y protección de nuestro Patrimonio Vernáculo.” 2 Mi principal experiencia en el intento de recuperación del patrimonio rural han sido los trabajos que desde el TPA venimos realizando sobre la masía catalana y que estamos llevando a cabo fundamentalmente en las comarcas del Collsacabra y el Montseny, dos zonas muy próximas, separadas únicamente por la cuenca del Ter, con una orografía muy similar, pero con una evolución en sus masías muy diferenciada y por desgracia en ambos casos con resultados descorazonadores. Las masías del Collsacabra suelen ser de grandes dimensiones, la casa pairal, producto algunas de ellas de infinidad de ampliaciones, otras con reminiscencias de antiguas familias nobles de la zona. La orografía de la zona hizo que se dedicaran básicamente a la ganadería con pequeñas extensiones de terreno dedicadas a la agricultura.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 165

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes

Consejos para la determinación de un estado actual correcto

I. El conocimiento

Michel Daoud Arquitecto Líbano

Introducción Una de las etapas importantes, previas a todas las intervenciones de restauración o de consolidación, es la determinación del estado actual del lugar. El objetivo de esta determinación es servir a todo estudio histórico o técnico, siendo un soporte y una base de dados, necesaria para el análisis arquitectónico del edificio. Podrá ser representado gráficamente, fotográficamente y/o descriptivamente. En la arquitectura histórica, el concepto de levantamiento no se limita a una simple medición fiel de lo existente, sino que tiene en cuenta las mediciones científicas e históricas significativas en la elaboración de las características específicas pertenecientes a cada tipología arquitectónica. El levantamiento gráfico Consiste en representar sobre un soporte (papel…) una construcción arquitectónica, con objeto de:

4

Estado actual (fachada Casa Baroud, Tiro, Líbano)

Facilitar su lectura y comprender sus dimensiones y sus proporciones. Fijar numéricamente sus coordenadas y conocer su posición en el espacio y su relación con su entorno. Determinar las anomalías estructurales: fisuras, hundimiento diferencial, deslizamiento, etc. Conocer los materiales de construcción y los elementos decorativos. Guardar una documentación precisa del estado actual del edificio.

Levantamiento gráfico (plano Casa Baroud, Tiro)

165


ESE6

12/2/08

14:04

Página 166

I. El conocimiento

Los métodos del levantamiento: Se distinguen generalmente tres métodos de levantamiento gráfico: el levantamiento manual, el levantamiento instrumental o topográfico y el levantamiento fotogramétrica.

4

El levantamiento manual consiste en tomar medidas directas utilizando los instrumentos de medida clásica: decámetro, nivel de agua, jalón de alineamiento, plomada, brújula, etc. El levantamiento topográfico consiste en utilizar los instrumentos de medida óptica: teodolito, tacómetro, goniómetro, etc. El levantamiento fotogramétrico consiste en utilizar la fotografía y los programas informáticos en la elaboración del levantamiento. El levantamiento gráfico comporta dos fases esenciales: una, llamada manual (croquis y apuntes de terreno), y otra de diseño gráfico. La primera consiste en dibujar en un croquis todos los planos, los

Lectura del edificio (fachada Casa Baroud, Tiro)

166

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes Consejos para la determinación de un estado actual correcto.

cortes y las elevaciones de la construcción sobre los que se referirán las dimensiones y medidas utilizando una escala apropiada de interpretación del dibujo, así como las indicaciones descriptivas, los comentarios y las observaciones anotadas sobre la obra, llamados apuntes de terreno. Para llevar a cabo esta fase de levantamiento hay que proveerse de un portafolio, papel de dibujo, lápiz, goma, etc. El documento elaborado en esta fase se deberá conservar cuidadosamente con objeto de poder consultarlo en una futura restitución gráfica o para responder a nuevas exigencias. La segunda fase será el desarrollo del levantamiento-croquis en dibujo gráfico sobre escala. Hay que indicar en la lámina del dibujo el norte, la escala, la localización, la fecha del levantamiento y el nombre del autor. Esta fase se podrá efectuar directamente sobre un soporte de papel o bien utilizar el soporte informático. El levantamiento topográfico está considerado como un complemento de verificación del levantamiento manual. En algunas ocasiones su empleo es indispensable para el


ESE6

12/2/08

14:04

Página 167

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes Consejos para la determinación de un estado actual correcto.

levantamiento de puntos inaccesibles. Sobre todo es un levantamiento de precisión, en el caso de integración de la construcción en la red urbana. El levantamiento fotogramétrico En el caso de puntos inaccesibles, así como en el caso de no disponer de instrumentos de medida, la fotogrametría sirve de método fácil y rápido para levantamiento de un edificio. Basta con tomar dos fotos con una máquina fotográfica especial para un mismo objeto y revelarlas mediante un programa informático específico para obtener la recuperación de la perspectiva y restituir la “foto-elevación” en dos dimensiones. La documentación fotográfica Como complemento del levantamiento gráfico, la documentación fotográfica ilustra el diagnóstico integral en el momento del levantamiento. Es indispensable para conocer la volumetría del edificio, así como los detalles, los colores y los materiales utilizados. Hay diversas informaciones del estado de un edificio que se podrán plasmar en papel mediante la fotografía, mientras que los

I. El conocimiento

planos y las elevaciones del levantamiento gráfico son dibujos geométricos y científicos que esconden muchos conocimientos. La estratigrafía El levantamiento permite determinar la estratigrafía de una construcción. En efecto, debe facilitar la lectura y la comprensión de las diferentes fases de construcción así como las transformaciones que el edificio ha experimentado, por tal de comprender la obra y de captar todos sus valores históricos y técnicos. No hay que olvidar que la persona que efectúa el levantamiento, en el momento de la lectura del edificio, podrá identificar la fase de construcción a través de la interpretación del informe de sus dimensiones, de los volúmenes, de los materiales utilizados, así como a través de las diferentes técnicas constructivas. Los estudios tipológicos Un levantamiento en marcha debe comparar las diferentes tipologías del edificio. Las proporciones y las dimensiones de los elementos arquitectónicos así como las formas y los espacios nos permiten identificar la tipología y la datación de cada parte del edificio.

Estudios de color (revocos interiores Casa Mamelouk, Tiro)

167

4


ESE6

12/2/08

14:04

Página 168

I. El conocimiento

Además de una simple operación de medición, el levantamiento gráfico del diagnóstico integral se convierte en una base de datos a partir de la cual se podrán determinar los valores históricos y culturales del monumento.

4

Los estudios del color El diagnóstico integral incluye un catálogo de colores: de piedras, del rebozado, de las maderas o de las pinturas utilizadas en el edificio. Este levantamiento deberá identificar los diferentes colores de las diferentes capas de pinturas o del encalado, así como su naturaleza: al aceite, cal (encalado), etc. Las fichas indicando su localización, el diseño y el color podrán servir como documentación para los estudios comparativos de color o para futuros análisis o investigaciones. Análisis arquitectónico del edificio El levantamiento científico de una obra arquitectónica supone toda una serie de investigaciones: conocimiento de las técnicas empleadas, de los materiales, del sistema constructivo, del sistema estructural, etc.

Análisis de módulos (fachada Casa Baroud, Tiro)

168

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes Consejos para la determinación de un estado actual correcto.

El análisis arquitectónico puede aportar, entre otras, informaciones sobre la función y las actividades que se llevan a cabo en el edificio. Este análisis permite conocer y comprender las características específicas de la obra arquitectónica: informe de sus dimensiones, módulos, tipología arquitectónica, valores espaciales. De esta manera permite distinguir las partes originales de las transformaciones posteriores. Conclusion Hemos mostrado en estas páginas la importancia del levantamiento del diagnóstico integral, que se convierte en necesidad indispensable antes de cualquier intervención de restauración o de investigación histórica. Un levantamiento detallado deberá completarse con una descripción escrita, una catálogo fotográfico y petrográfico con objeto de poner en evidencia todos los aspectos de la construcción. Determinadas lagunas en una releve pueden entorpecer las hipótesis históricas o arqueológicas propuestas para la interpretación de la edificación.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 169

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes

El levantamiento gráfico. Experiencias en Chipre

La rehabilitación de un edificio tradicional presenta diferentes retos para el arquitecto o ingeniero encargado del proyecto. Precisamente a través del proyecto, el arquitecto/ingeniero debe reconocer ampliamente los diferentes aspectos del edificio y revalorizar su arquitectura tradicional; a la vez que debe ser capaz de preservar y respetar el patrimonio arquitectónico, de cara a su transmisión a futuras generaciones. Uno de los elementos críticos del estudio consiste en permitir la restauración del edificio tradicional con una mínima intervención en su arquitectura, en sus técnicas y materiales de construcción, creando una vivienda confortable que también responda a las necesidades de los habitantes de nuestros días. Después de haber recibido el encargo de la rehabilitación, el arquitecto o ingeniero necesitará ver el lugar, y hará la evaluación inicial en términos de tamaño, espacios y estado del edificio. Existen casos en los que el edificio es inestable y necesita un apuntalamiento básico inmediato, en otros casos se trata más bien de una limpieza y una cuidadosa extracción de escombros para que el arquitecto/ingeniero pueda trabajar dentro y en torno al edificio para el levantamiento gráfico... La limpieza del lugar debería realizarse cuidadosamente, buscando la evidencia de los elementos del edificio y del material que puede utilizarse para su rehabilitación. Existen diferentes metodologías o prácticas para el levantamiento gráfico, tales como el levantamiento fotogramétrico, el levantamiento con escáner digital y el levantamiento gráfico tradicional. Este último es, en gran parte, manual, utilizando herramientas tales como el metro, el nivel, la plomada, el teodolito, etc. Cualquiera que sea el método escogido, el resultado final debería ser una serie de planos precisos (plantas, alzdos, secciones y detalles arquitectónicos y constructivos). La metodología del estudio gráfico tradicional empieza con los primeros croquis, que deben ser claros y proporcionales. A continuación se toman medidas (horizontal, vertical y diagonal), lo cual precisa al menos dos personas. Durante el levantamiento gráfico, el arquitecto estudia y genera una amplia información en profundidad del edificio, su estructura arquitectónica, detalles y características, materiales, técnicas constructivas, intervenciones anteriores, y posibles problemas (lesiones, variaciones, humedad, etc.). Se elaboran planos detallados para representar elementos únicos, por ejemplo un detalle de una puerta, una ventana, un techo decorado, una construcción de madera.

I. El conocimiento

Eleni Pissaridou Dra. en arquitectura Department of Antiquities Chipre

4

La toma de medidas requiere precisión y por lo menos dos personas

El levantamiento gráfico se complementa con anotaciones sobre los planos, explicando detalles no representados en ellos (por ejemplo capas de yeso y colores) u otros elementos conservados en la memoria del arquitecto, así como también una buena documentación fotográfica. El resultado final es un estudio completo, preciso y detallado que ayuda, no sólo al estudio global y al análisis del edificio, sino que también ayuda a la formulación de propuestas adecuadas para responder adecuadamente a las áreas problemáticas, tales como la restauración de los daños, el re-enyesado y la reposición de elementos arquitectónicos. Finalmente, el estudio gráfico ayuda a la correcta realización de cambios o adiciones, dentro del espíritu de preservación del patrimonio arquitectónico, así como también a comprender las necesidades funcionales contemporáneas.

169


ESE6

12/2/08

14:04

Página 170

I. El conocimiento

4

Croquis inicial con dimensiones precisas

Croquis inicial y detalles con anotaciones útiles

170

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El levantamiento gráfico. Experiencias en Chipre


ESE6

12/2/08

14:04

Página 171

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El levantamiento gráfico. Experiencias en Chipre

I. El conocimiento

4

Planta baja

Fachada del edificio

Planta del primer piso

Alzado sur

Secciones

Alzado norte

171


ESE6

12/2/08

14:04

Página 172

I. El conocimiento

El análisis estratigráfico de la arquitectura y su aplicación a la arquitectura tradicional

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes

Camilla Mileto Doctor arquitecto Profesora del Departamento de Composición Arquitectónica en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia (Universidad Politécnica de Valencia) España

El análisis estratigráfico de la arquitectura 4

El análisis estratigráfico aplicado a la arquitectura, a través de las huellas materiales grabadas en las fábricas, permite documentar y estudiar los diferentes periodos constructivos de la historia del edificio. El proceso constructivo, con sus diferentes acciones de construcción, demolición o transformación, deja una serie de trazas reconocibles por unos ojos entrenados a identificarlas y entenderlas. Al mismo tiempo que el estudio estratigráfico de la arquitectura permite reconocer las diferentes fases constructivas, favorece también el conocimiento y reconocimiento de los materiales y técnicas constructivas empleados en la arquitectura. El análisis estratigráfico nace como método de excavación y estudio del yacimiento arqueológico y se aplica al estudio de la arquitectura histórica desde hace unos veinte años. Su desarrollo en el mundo de la arqueología se basa en el concepto de estratificación, nacido en el ámbito de la geología como superposición de estratos de terreno natural (estratificación geológica). A través de investigaciones de gran envergadura como las de Harris (1979) o Carandini (1981) se definió y codificó el estudio estratigráfico de la estratificación arqueológica, entendida como la superposición de estratos de origen antrópico en un yacimiento arqueológico. A finales de los años ochenta algunos arquitectos que se ocupaban de restauración arquitectónica (en especial Doglioni y Parenti) y algunos arqueólogos que se ocupaban de arquitectura (Brogiolo, Francovich, etc.) se dieron cuenta del potencial que este tipo de estudio podía tener en la documentación e interpretación de la arquitectura histórica, objeto de la restauración. De hecho en la mayoría de los casos la arquitectura histórica se caracteriza por su complejidad debido a la cantidad de diferentes intervenciones que ha sufrido a lo largo de su vida. Por esta característica de mutabilidad que posee la arquitectura histórica es posible establecer un paralelo entre la estratificación arqueológica y la estratificación arquitectónica donde cada estrato se identifica en una diferente acción de construcción, demolición y transformación.

Método y aplicación La aplicación del método del análisis estratigráfico a la arquitectura utiliza una serie de conceptos fundamentales de la arqueología estratigráfica y los adapta al estudio de las

172

Las capas de cal sobre el adobe manifiestan el paso del tiempo en su periódica estratificación

construcciones arquitectónicas. Sin embargo la complejidad de la arquitectura y su peculiaridad obligan a prestar especial atención a las técnicas constructivas y a los procesos de su construcción como elementos base para poder entender e interpretar la arquitectura desde el punto de vista de la evolución y modificación de la misma. La estratificación arquitectónica es el conjunto de fases constructivas y periodos de uso que un edificio ha tenido a lo largo de su historia. Las fases constructivas se caracterizan por acciones positivas de construcción, acciones negativas de demolición y acciones transformativas que modifican lo existente. Los periodos de uso que se interponen entre las fases constructivas sucesivas se caracterizan por el desgaste antrópico debido al uso del edificio y por el deterioro naturales debido a la acción de los agentes atmosféricos. La estratificación arquitectónica se manifiesta en una serie de estratos, esto es, partes remanentes de las diferentes acciones de aportación que se han producido a lo largo de la historia del edificio e interfaces negativas, que son las huellas de las demoliciones. En el caso de la arquitectura el estrato puede ser una cimentación, un muro, un forjado, una cubierta, un enlucido, etc. Cada vez que se construyó una parte del edificio se aportó un estrato con las características que lo definen: un cuerpo de estrato (la masa del estrato) y unas superficies que lo delimitan. En el caso de la arquitectura las superficies constituyen a menudo la única parte visible del estrato (las dos caras de un muro, la superficie de


ESE6

12/2/08

14:04

Página 173

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El análisis estratigráfico de la arquitectura y su aplicación a la arquitectura tradicional

un enlucido, etc.) y, por tanto, la única parte que se puede documentar y estudiar. Además, a menudo las superficies conservan importantes datos sobre la intención decorativa o de acabado de la arquitectura o sobre el uso de la misma. Una primera diferencia importante entre la estratificación arqueológica y la estratificación arquitectónica es el sentido de la deposición de los estratos: en el caso del yacimiento arqueológico los estratos se deponen según las leyes de la gravedad apoyándose sobre los estratos más antiguos de manera que el estrato superior es más reciente del estrato inferior; en el caso de la estratificación arquitectónica, sin embargo, los estratos se estratifican en todas las direcciones creando mayores dificultades para la interpretación del orden de deposición. Existe una segunda diferencia fundamental en la aplicación del método en el ámbito arqueológico y en el ámbito de la arquitectura. La investigación arqueológica contempla la progresiva eliminación (excavación) de los estratos presentes en el yacimiento ya que cada estrato se superpone horizontalmente sobre el inferior y más antiguo escondiéndolo completamente. Al contrario, en el caso de la arquitectura, el método estratigráfico investiga la estratificación que se ha depositado desde la cota del terreno hacia arriba, es decir, el edificio que todavía se mantiene erecto. En este caso, generalmente no se contempla la eliminación de los estratos ya que cada estrato es parte del edificio actualmente existente y constituye parte de la integridad del mismo, sus estructuras, acabados, espacios, etc. La unidad estratigráfica es el término general que abarca estratos e interfaces negativas. En el caso de la arquitectura, se puede definir la unidad estratigráfica constructiva como una zona homogénea, realizada según una única voluntad constructiva de construcción, demolición o transformación. Las unidades estratigráficas se distinguen entre ellas por materiales y técnicas constructivas, por color, composición, acabado, labra superficial, etc. La unidad estratigráfica está delimitada por un perímetro que la separa de las unidades estratigráficas próximas. Es en este perímetro donde se pueden identificar las relaciones existentes entre las diferentes unidades estratigráficas colindantes. Las relaciones estratigráficas se reconocen en el tipo de relación de dos unidades que se tocan entre ellas. Las relaciones estratigráficas pueden ser de contemporaneidad (dos unidades construidas o realizadas dentro de la misma obra de construcción) o de anterioridad / posterioridad (dos unidades construidas o realizadas en dos diferentes fases constructivas sucesivas). Las relaciones de contemporaneidad son se liga a, en el caso de dos unidades que han sido realizadas conjuntamente (por ejemplo dos muros trabados entre ellos) e igual a en el caso de dos unidades que han sido realizadas contemporáneamente pero no establecen un contacto físico entre ellas (por ejemplo una serie de ventanas todas iguales insertadas en un mismo momento en un muro preexistente). Las relaciones de anterioridad / posterioridad

I. El conocimiento

4

Unidades estratigráficas en el puente de la Pobleta de San Miguel (Villafranca del Cid, Castellón). Cada unidad estratigráfica se distingue por la técnica constructiva empleada

Relación estratigráfica se liga a (el muro de piedra en seco se liga al rastrillo de la parte superior construido contemporáneamente)

Relación estratigráfica se adosa / se le adosa (el muro de la derecha se adosa al muro de la izquierda)

173


ESE6

12/2/08

14:04

Página 174

I. El conocimiento

4

son se adosa / se le adosa donde la unidad que se adosa es posterior a la unidad a la que se le adosa (por ejemplo un muro que se adosa a otro muro es posterior a éste); cubre /cubierto por donde la unidad que cubre es posterior a la que está cubierta (por ejemplo un enlucido que cubre un muro es posterior a éste); corta / cortado por donde la unidad que está cortada es anterior a la unidad o interfaz que corta (por ejemplo la acción de demolición es posterior al muro que se demuele); rellena / rellenado por donde la unidad que rellena es posterior a la que está rellenada (por ejemplo el tapiado de una ventana es posterior a la ventana misma). Una vez identificadas las relaciones estratigráficas entre las diferentes unidades se establece la secuencia estratigráfica donde se ordenan las unidades desde la más antigua hasta la más reciente. La herramienta que se utiliza para ordenar la secuencia estratigráfica es el Matrix Harris, una matriz inventada por el arqueólogo norteamericano Edward C. Harris que permite ordenar de forma metódica todas las unidades que en el caso de un estudio estratigráfico de la arquitectura pueden fácilmente llegar a alcanzar varios miles. El estudio estratigráfico proporciona siempre una cronología relativa donde las unidades están entre ellas en una relación de antes y después. De esta forma el estudio estratigráfico de una arquitectura proporcionará una secuencia de unidades ordenadas entre ellas de la más antigua hasta la más reciente. Esta secuencia de unidades se puede periodizar, es decir dividir entre diferentes periodos que corresponden, en el caso de la arquitectura, a los diferentes periodos constructivos de la historia del edificio. Esta periodización se basa en la posibilidad de ordenar de forma lógica las diferentes intervenciones dentro de la secuencia: por ejemplo la construcción de un forjado y su posterior demolición por evidentes razones pertenecen a dos diferentes y sucesivos periodos constructivos y, por tanto, las unidades estratigráficas

Relación estratigráfica cubre / cubierto por (el enlucido cubre el muro)

174

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El análisis estratigráfico de la arquitectura y su aplicación a la arquitectura tradicional

Relación estratigráfica corta / cortado por (el muro está cortado para insertar el canalón)

Relación estratigráfica rellena / rellenado por (el tapiado rellena el arco)


ESE6

12/2/08

14:04

Página 175

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El análisis estratigráfico de la arquitectura y su aplicación a la arquitectura tradicional

relacionadas con estas intervenciones se podrán colocar en los periodos correspondientes. La secuencia estratigráfica no proporciona una cronología absoluta, es decir una cronología basada en fechas históricas concretas. Para poder asociar a los periodos constructivos identificados mediante la periodización de la secuencia una fecha concreta se debe recurrir a información procedente de otros ámbitos u otros métodos de investigación: estudios históricosdocumentales, cronotipología, mensiocronología, técnicas de datación de tipo arqueométrico, etc. Estudio estratigráfico de la arquitectura y técnicas constructivas El éxito del estudio estratigráfico de la arquitectura está fuertemente ligado al conocimiento de los materiales y técnicas constructivas. El proceso de construcción conlleva la formación de una serie de huellas debidas a las diferentes acciones que se realizan y es necesario conocer profundamente las modalidades de construcción, o estratificación, para poder identificar correctamente las diferentes fases constructivas. Los materiales y las técnicas constructivas se relacionan de una forma específica según la puesta en obra y las herramientas de trabajo que dejan huellas interpretables sólo si se conocen previamente. Las fábricas arquitectónicas tienen un diferente potencial de formación de las huellas estratigráficas en función del tipo de

Construcción del diagrama estratigráfico o Matrix Harris (dibujo extraído de E. C. Harris, 1991)

I. El conocimiento

material empleado. El mortero, los enlucidos, las tapias, las fábricas de ladrillo, mampostería o sillería, los pavimento de cerámica, y todas las técnicas constructivas que prevén el empleo de materiales húmedos (materiales que adquieren fuerza en el momento del fraguado), crean un estrato compacto y continuo que en el momento que se rompe genera una cicatriz que difícilmente se puede disimular como en el caso de un sello de laca. Además, los materiales húmedos se adosan a los elementos preexistentes adaptándose a su forma como un calco de manera que siempre es posible distinguir entre el elemento preexistente y el calco superpuesto y posterior. Gracias a estas dos propiedades en la mayoría de los casos se puede distinguir la parte de muro que se ha construido antes (el mortero del muro construido después se plasma sobre el muro preexistente), se identifican las demoliciones y reconstrucciones, se manifiestan la inserciones de elementos posteriores, etc. Más compleja es la posibilidad de interpretar las fases constructivas en los materiales secos (madera, cañizos, paja, piedra en seco, etc.), es decir técnicas constructivas que no necesitan en su construcción del auxilio del mortero y que se basan en la yuxtaposición o en la conexión de piezas entre ellas. En estos casos la falta del mortero como material sigilante (que se adapta al elemento preexistente) implica que las piezas se pueden remover o sustituir sin dejar huellas claras de esta sustitución. A menudo, encontramos casos en que un elemento de madera, por ejemplo una vigueta o una tabla de una cubierta, ha sido sustituido sin dejar rastro en los elementos cercanos que han podido ser desmontados y remontados con facilidad en la misma posición. Para identificar la sustitución de la pieza se debe entonces recurrir a otras observaciones que emplean métodos no sólo estratigráficos sino también cronotipológicos, ligados al tipo de material, de tratamiento superficial, de labra del elemento, de forma del mismo, etc. En la mayoría de los casos las relaciones estratigráficas de los materiales secos se pueden establecer gracias al punto de contacto con un material húmedo: la inserción o la demolición de un forjado o de una cubierta en la mayoría de los casos se puede leer en el punto de contacto con la fábrica (la formación del mechinal contemporáneamente o posteriormente al muro), la inserción o la transformación de una carpintería se puede también entender a través de la observación de la fábrica en que se inserta, etc. Es evidente, por tanto, el papel fundamental que el mortero y los demás materiales húmedos desempeñan en la posibilidad de interpretar correctamente la estratificación arquitectónica. La eliminación, sustitución o manipulación del mortero en sus diferentes formas (juntas, enlucidos, encalados, capas de regularización, tapias, etc.) distorsiona por lo menos parcialmente la posibilidad de interpretar correctamente la estratificación arquitectónica. Por ejemplo, el rejuntado completo de una fábrica conlleva la eliminación de las relaciones estratigráficas entre los

175

4


ESE6

12/2/08

14:04

Página 176

I. El conocimiento

elementos cerámicos o pétreos que la componen, mientras se puede intentar solventar a las necesidades de conservación de la fábrica a través de un rejuntado selectivo que aporte material sólo donde es necesario sin eliminar la junta existente. Esta observación abre el paso a la reflexión sobre la relación entre el estudio estratigráfico de la arquitectura y el proyecto de restauración arquitectónica. 4

Estudio estratigráfico y proyecto de restauración En primer lugar es evidente el interés que un estudio estratigráfico puede tener en relación con el conocimiento que puede aportar del edificio estudiado. La realización de un estudio estratigráfico atento del edificio puede llegar a desvelar una cantidad de datos sobre su historia material, generalmente mucho más amplia, detallada y verdadera de la historia documental. El conocimiento profundo de la historia material del edificio puede además establecer importantes relaciones con otros apartados de los estudios previos como el estudio de las patologías materiales y estructurales, el estudio del cuadro fisurativo y el análisis de las cargas. En muchos casos, de hecho, las patologías o los problemas estructurales están determinados por la misma historia del edificio, por el uso que se ha hecho de éste o por las cargas que se han cambiado a lo largo de la vida de la estructura. La estratigrafía de la arquitectura proporciona por tanto una serie de

Plano de hipótesis de periodos constructivos del puente de la Pobleta de San Miguel (Villafranca del Cid, Castellón)

176

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El análisis estratigráfico de la arquitectura y su aplicación a la arquitectura tradicional

datos que se pueden poner a servicio del estudio global del edificio. La estratigrafía arquitectónica además tiene un papel importante en el desarrollo del proyecto de restauración. La estratigrafía enseña las modalidades de la estratificación de los materiales y muestra las huellas que las intervenciones históricas han grabado en la materia. El proyecto de restauración que pretenda conservar la materialidad de la arquitectura histórica puede utilizar las modalidades estratigráficas para superponerse a las preexistencias y estratificarse como una fase más de la compleja existencia del edificio sin borrar las huellas de las fases precedentes. El conocimiento de las modalidades estratigráficas permite, por una parte, identificar los puntos y huellas clave de la historia del edificio que se deberán proteger y conservar durante la restauración y, por otra parte, permite concebir el proyecto de restauración como una adición a la historia constructiva de lo existente. La restauración de esta forma se empieza a entender como un conjunto de acciones que añaden historia al edificio sin eliminar u ocultar la historia de las etapas anteriores. La diferencia en este caso sólo reside en las modalidades que se emplean para realizar una misma acción: rejuntar completamente una fábrica conlleva la pérdida de los datos estratigráficos, mientras que el rejuntado selectivo aplicado solo a las lagunas permite la conservación de la materia histórica y el cumplimiento de objetivos de decoro, de conservación material y de eficiencia estructural.


ESE6

12/2/08

14:04

Página 177

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El análisis estratigráfico de la arquitectura y su aplicación a la arquitectura tradicional

I. El conocimiento

La práctica de la estratigrafía desarrolla en el arquitecto proyectista una mirada cada vez más sensible y atenta a las modalidades de la construcción, a los materiales y técnicas constructivas, a las huellas de herramientas e instrumentos de acabado. Esta mirada sensible a la historia material aprecia las diferencias, la multiplicidad de las soluciones constructivas, la complejidad de la historia, el paso del tiempo que envejece los materiales. El proyecto de restauración se beneficia de esta sensibilidad que es capaz de conservar la materia de la arquitectura como garante de la historia, guardián de la memoria, y testigo del paso del tiempo.

4

La aplicación a la arquitectura tradicional El mortero muestra claramente la inserción de la ventana en un muro preexistente

Las reflexiones realizadas anteriormente se pueden aplicar perfectamente al caso de la arquitectura tradicional, donde la historia material no es menos importante o interesante que los edificios monumentales. Además, en el caso de edificios tradicionales y vernáculos el estudio material normalmente es la única posibilidad que existe para conocer la historia del edificio que sólo pocas veces está presente en las historias escritas. En la arquitectura tradicional difícilmente se podrá alcanzar una hipótesis de las fases constructivas del edificio según una cronología absoluta, y sin embargo sí se podrán identificar las fases de la historia material y de los diferentes periodos de uso del edificio. Los años de ocupación del edificio tradicional en muchos casos se pueden contar en las capas de encalado periódico estratificadas en sus paredes. Existen además otras particularidades a tener en cuenta en la realización del estudio estratigráfico de arquitecturas vernáculas. En primer lugar, en la arquitectura tradicional existe una cierta tendencia a la continuidad de las técnicas y las modalidades constructivas debida a la relación específica que liga la arquitectura tradicional a los materiales del lugar, al paisaje y el clima, a la cultura local. Esta continuidad dificulta la identificación de las diferentes fases constructivas que a menudo se caracterizan por el uso de los mismos materiales y técnicas durante largos periodos históricos. En estos casos donde aparejos, piedras, acabados, etc. demuestran una tendencia a la homogeneidad y continuidad, la observación de los morteros y sus relaciones estratigráficas puede ayudar a distinguir diferentes periodos constructivos. Se trata de ejercitar la vista y calibrarla en relación a los parámetros existentes. En el caso de materiales en seco, muy comunes en la arquitectura tradicional (piedra en seco, madera, paja, etc.) se deben también encontrar los parámetros adecuados para identificar las diferencias y las modalidades de la estratificación arquitectónica. El método de la estratigrafía de la arquitectura es suficientemente flexible, o debe serlo, para poderse adaptar a diferentes situaciones que se puede encontrar por tipo de materiales o técnicas utilizadas.

El mortero indica que el muro de la izquierda se adosa al muro de la derecha

Restauración de un pavimento con criterios de distinción y a la vez integración en la preexistencia

177


ESE6

12/2/08

14:05

Página 178

I. El conocimiento

4

Jaldetas de madera de un artesonado reutilizadas que presentan dos tipos de muescas diferentes de apoyo de los saetinos

Tablas de un artesonado policromo que presentan una doble capa de pintura y las huellas de sus diferentes posición respecto a la inicial

La continuidad en las técnicas constructivas

178

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El análisis estratigráfico de la arquitectura y su aplicación a la arquitectura tradicional

En segundo lugar, en la arquitectura tradicional existe una difusa práctica de mantenimiento continuo que prevé en algunos casos la sustitución de partes enteras de la construcción, como es el caso de las cubiertas vegetales (madera, paja, etc.). Esta práctica vuelve compleja la identificación exacta del número de veces que se ha sustituido el elemento. En estos casos quizás sea oportuno asumir la sustitución periódica como un hecho histórico antes que intentar identificar cuantas veces se ha repetido dicha sustitución. El estudio estratigráfico de una arquitectura vernácula puede aportar una serie de datos de gran interés para el conocimiento y la valorización de estas arquitecturas. Conocer en detalle sus técnicas constructivas, su historia, las modalidades del uso y del desgaste favorece la comprensión de su existencia y, por tanto, su protección y conservación. El estudio estratigráfico aplicado a una arquitectura tradicional, que a primera vista puede resultar exageradamente complejo y costoso, puede realizarse de manera correcta y rigurosa con poco esfuerzo siempre que el arquitecto, arqueólogo o arquitecto técnico tenga una formación específica y una mirada educada en la observación atenta de la materialidad de la arquitectura. Se trata en estos casos de crear en el observador una mentalidad estratigráfica que pueda encontrar las claves de la historia del edificio y desarrolle el proyecto según una actitud de conservación de los testigos materiales de la cultura tradicional.


ESE6

12/2/08

14:05

Página 179

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes

El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada

I. El conocimiento

Ramon Graus Arquitecto Profesor del Departamento de Composición Arquitectónica de la Escuela Politécnica Superior de la Edificación de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña) España Cristina Thió Licenciada en Bellas Artes Restauradora de la empresa especializada CHROMA (Barcelona) España 4

Aunque las guías turísticas insistan en mostrarnos una arquitectura tradicional mediterránea de color blanco impoluto, desengañémonos, también es de otros colores. Sí que puede ser blanca Andalucía (España) porque un antiguo rey español lo ordenó así por medidas higiénicas o una casa del Magreb que tenga enmarcadas las jambas de blanco porque su propietario ha vuelto del “hajj”, pero la arquitectura del Mediterráneo es azulada en Chaouen (Marruecos), de colores intensos verdes, azules y rojos en Burano (Italia), terrosos en Siwa (Egipto), amarillos en la Toscana (Italia)... También es cierto que no es posible pintarla de todos los colores, ya que no todos los pigmentos son aptos para resistir la intemperie y, por otro lado, los pigmentos utilizados tienen una paleta muy reducida que resista la acción cáustica de la cal (deberían ser pigmentos muy resistentes a la luz, al aire y a la contaminación).

Sólo los pigmentos inorgánicos (minerales) son capaces de soportar la humedad y las altas temperaturas. Dentro de la tradición, podemos encontrar por ejemplo el azulete (sulfato de cobre utilizado tradicionalmente para blanquear la colada de ropa), así como el blanco de san Juan –blanco de cal–, negro, ocre, tierra verde y otros más. El color en las fachadas puede estar determinado por las características propias del material de construcción (el color del tapial, el color de una piedra arenisca, el color de un ladrillo) o bien por una capa de revestimiento de color (el color de una pintura como pueden ser la técnica al fresco de cal, de caseína, fresco puro o mezzo secco, o el color de un estuco). Podríamos atrevernos a aseverar que en la arquitectura siempre hay color. El color ennoblece la arquitectura tradicional con los cambios de tono de sus paramentos, pero también se enriquece con frescos

Girona (España), Agios Artemios (Grecia), Cagliari (Italia), Vic (España), Lefkara (Chipre), Kairouan (Túnez)

179


ESE6

12/2/08

14:05

Página 180

I. El conocimiento

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada

que imitan aplacados de mármol, remarca los huecos o en algunos casos enfatiza los órdenes o imita las arquitecturas cultas –los trompe l'?il–, y distingue una casa de las casas vecinas o se funde con ellas según el contexto. La lógica del color en la arquitectura tradicional no sigue exactamente nuestra escala de valores actuales forjada a base de lecturas ruskinianas y violletianas en donde la arquitectura bella es sinónimo de verdad y sinceridad. En la sociedad preindustrial el revestir una pared es un hecho habitual que la protege y ennoblece, lo que el profesor Paolo Marconi ha llamado la “capa de sacrificio”, es decir una capa de protección de la pared de ladrillo, de piedra o de tapial que se sustituye sin problemas de sinceridad arquitectónica cuando empieza a deteriorarse. Y, a la vez, una capa que es de color y que muchas veces imita otras fábricas, cuando se repintaba las piedras en el "color de la piedra", se estucaba de estuco imitación obra vista sobre una pared de ladrillo, se realizaba un estuco marmoleado, etc.

4

En el momento de rehabilitar un edificio se considera imprescindible realizar el estudio cromático con un equipo lo más multidisciplinar posible (arquitectos, historiadores, conservadoresrestauradores, geólogos, químicos, fotógrafos, etc.). Este estudio debe seguir una metodología determinada que se deberá ajustar a los valores patrimoniales de la obra y las posibilidades económicas de la intervención:

Alzado original del siglo XVIII para el permiso de obra (Barcelona, España)

1.

2.

3.

4.

Luz rasante para realizar el barrido fotográfico de fachadas con acabado en relieve.

180

Plantear un estudio histórico que nos proporcionará la información necesaria para entender las características y las peculiaridades de cada construcción (ver apartado de estudios históricos en esta misma obra). Hacer un examen científico, el objetivo del cual es determinar con precisión los materiales constitutivos de las obras y su técnica de elaboración, diagnosticar las alteraciones y sus causas y seleccionar los métodos de conservación más adecuados, tanto preventivos como de restauración, así como los productos idóneos para la intervención. Se empezará por un examen ocular u organoléptico (materiales, técnicas, medidas, aspecto, posibles intervenciones, adiciones, alteración que presenta) del edificio. Realizar un barrido fotográfico una vez montado el andamio. El recurso de la fotografía es muy importante para documentar las obras1. Realizar un estudio arquitectónico de la obra: toma de medidas, dibujo de alzados y secciones para conseguir el cuerpo gráfico necesario para representar en él las patologías y el estado de las capas de superficie. (ver apartado de levantamientos geométricos en esta misma obra).


ESE6

12/2/08

14:05

Página 181

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada

5.

6.

7.

Ejecutar un barrido de catas de limpieza realizado por un equipo de conservadores-restauradores, para comprobar, por un lado, qué se esconde debajo de las capas de superficie de contaminación y por otro, reconocer los materiales usados, las técnicas realizadas y el estado de conservación de dichos materiales. Para este proceso se usan métodos mecánicos –con ayuda de bisturís i cepillos– y químicos –con disolventes y apósitos–. Tomar muestras y realizar análisis microquímicos para identificar pigmentos (éstos han sido estudiados básicamente con el método de la gota desde comienzos del s. XIX) y análisis químicos con la finalidad de determinar la naturaleza, composición y cualidades de una sustancia determinada. Tener unos criterios (pautas de actuación) rigurosos en la observación con el fin de salvaguardar la integridad del valor cultural de los edificios. Sin unos planteamientos teóricos y un conocimiento de la obra, como materia y como imagen, toda actuación, a pesar de las más avanzadas técnicas y productos, puede estar expuesta a errores.

I. El conocimiento

Para ayudar a definir el color de una fachada es necesario ayudarnos de las catas de limpieza. Una vez realizada la cata observamos el color que hay debajo de la suciedad y conociendo el pigmento de que se trata y el envejecimiento que puede haber sufrido por el efecto de la contaminación, de la humedad y del propio paso del tiempo, podemos llegar a deducir el color original. Con esté método, los análisis que acabamos de mencionar y el método Munsell (que nos referiremos más adelante), podemos determinar con mucha precisión el color o colores originales de la fachada en el momento en que se realizó el edificio. A la hora de realizar el informe de color es necesario tener en cuenta todos estos factores porque también nos ayudará a reconocer los materiales y técnicas usadas, ya que a veces con un estudio organoléptico no es suficiente para llegar a conclusiones totalmente acertadas. Es del todo necesario preguntarse por el revestimiento exterior del edificio, aquello le da presencia y carácter. Así, el estudio de color de una fachada trata de contestar, entre otras muchas a las cuestiones siguientes: ¿de qué color o colores es la fachada actual?, ¿cómo se han combinado entre ellos los colores?, ¿podía haber sido antiguamente de otros colores?, ¿el color de la fachada

Detalle de los elementos que conforman la fachada original.

181

4


ESE6

12/2/08

14:05

Página 182

I. El conocimiento

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada

4

Munsell Soil Color Chart.

Combinaciones de color (fondo, enmarcado, huecos) del plan del color del Eixample de Barcelona (España).

Aproximación estratigráfica.

Capa de limpieza de la fachada.

Prueba de color.

Calcado de motivos gráficos para la preparación de plantillas.

182


ESE6

12/2/08

14:05

Página 183

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada

I. El conocimiento

Fondo

tiene coherencia con el estilo arquitectónico de está?, ¿puede presentar repintes parciales o de la totalidad de los elementos que componen la fachada?

Relieves Cornisas Fachada

Nombrar el color A la primera pregunta debemos responder con el nombre de un color, por ejemplo rojo. Pero todos somos conscientes de que hay diferentes rojos. Podríamos ajustarnos más y nombrarlo como rojo Cadmio, haciendo referencia pues a un óxido en concreto, pero podría estar más o menos diluido. Es por esta razón que es indispensable utilizar un método para fijar más precisamente la referencia de un color. Aquí vamos a utilizar uno poco sofisticado ya que no recurre a ensayos propios de la restauración de monumentos como es el uso de colorímetros o el análisis de muestras en laboratorio para reconocer el color. Se propone un análisis óptico por comparación con un Atlas Munsell. El Sistema Munsell2 se basa en reconocer un color apoyándose en la percepción visual de pequeñas diferencias de color del ojo humano sobre un catálogo de muestras entre las cuales existen intervalos colorimétricos equivalentes. El sistema Munsell parte de la base de que un color se puede definir por tres atributos:

Fajas Pilastras Zócalos Aleros Enmarcados

4

Jambas Antepechos Arcadas Aberturas

Molduras Capiteles Balaustradas Balcones Bajo balcones Marcos Ventanas

Carpinterías

Balcones Tribunas Puertas

Tono ("Hue"): atributo de la percepción según el cual un objeto deviene verde, rojo, etc. Luminosidad o valor ("Value"): atributo de la percepción según el cual un objeto es más o menos oscuro. Saturación ("Chroma"): atributo de la percepción según el cual un objeto contiene un determinado grado de pureza de color respecto su grado de claridad

Persianas Barandillas Cerrajería

Rejas Herrajes carpintería

Para determinar el color de una fachada, el procedimiento correcto seria el de aislar en la pared el color a estudiar con una superficie de gris neutro (de los que se utilizan en fotografía), para evitar distorsiones de colores cercanos, y buscar en la carta por comparación hasta encontrar el más cercano. Operando de esta manera nombraríamos a nuestro rojo como 2.5YR 6/8 (Hue Value/Chroma). En realidad, existen dos cartas de colores Munsell: la "Munsell Soil Color Chart" que se suele utilizar para comparar tonos mates de obra mientras la "Munsell Book of Color – Glossy Finish Collection" sirve para comparar los tonos más brillantes.

También debe tenerse en cuenta que en ciertas fachadas podemos encontrar figuraciones u ornamentaciones pintadas al fresco o esgrafiadas que deben ser documentadas (calcadas, estudiadas iconográficamente) para poder ser recuperadas si el proyecto lo decidiera. Así mismo, el color puede venir dado por el uso de azulejos, terracotta, bajo relieves de estuco o de piedra que también deberán estudiarse. Para llegar a conclusiones fiables sobre el tipo de color utilizado para cada elemento deben conocerse los distintos periodos artísticos de la historia del arte y la combinación de colores que más utilizados en cada época.

Combinar el color Generalmente la fachada no está pintada de un solo color, sino que se utilizan varios colores para destacar una composición de los elementos de la fachada. Por lo tanto los colores se combinan en la fachada con una cierta lógica que es necesario estudiar. Una primera lista de elementos de una fachada a reconocer podría ser:

Una historia de capas de color Sin embargo también sabemos que el color en fachadas envejece y según el pigmento utilizado el sol lo puede haber degradado, el agua de lluvia lo puede haber lavado y la contaminación urbana oscurecido o virado -no necesariamente a oscuro –. Por ejemplo, el blanco de plomo con la contaminación vira a negro–. Para conocer pues el color original de la fachada debe realizarse la

183


ESE6

12/2/08

14:05

Página 184

I. El conocimiento

4

comparación en aquellos puntos donde el color se haya mantenido con la mínima alteración, por ejemplo: justo debajo de los balcones, en los retornos de jambas y dinteles, en la parte inferior de cornisas, etc. Por otro lado también sabemos que, por la debilidad de la misma pintura, el edificio se ha ido repintando con el tiempo. Probablemente se han repintado más veces aquellos puntos de más fácil acceso, por ejemplo las plantas bajas. Si con un bisturí conseguimos hacer caer las diferentes capas de pintura debemos intentar documentar todas ellas, no sólo para

La textura de la superficie o la incidencia de los rayos solares modifican la percepción del color de una fachada (Arbúcies, España).

Fachada con desconches donde se advierten los cambios de color del edificio según los gustos de cada época (Nicosia, Chipre).

184

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada

reconocer la capa primera, sino para comprender el porqué de cada color en cada época. Si el edificio dispone de una combinación de colores debe realizarse el intento de relacionar cada color con la combinación de su misma época. Exfoliando la superficie pintada, sabremos el color original en que se pintó la fachada pero tenemos que plantearnos, por un lado, si el color que queremos recuperar es el original o si, por otro lado –con el conocimiento de las diferentes capas de pintura que nos da la exfoliación–, la fachada ha tenido uno o más repintes de mucha más calidad que el original. Entonces tendremos que decidir, después de un estudio profundo de las diferentes capas de color del edificio, qué capa salvaguardar o restaurar: si la más antigua o la de más calidad. Si ésta es acorde con el estilo del edificio. Por último plantearnos que al color que recuperemos no le podemos “sacar” el envejecimiento ni los virajes que puede haber sufrido tanto por la contaminación y humedad cómo por el paso del tiempo. El objetivo de la restauración de una fachada no deberá ser siempre, necesariamente, dejar la fachada tal cómo se realizó inicialmente. En la fase de proyecto deberemos decidir si recuperar su aspecto original o revitalizar su momento de mayor calidad. Además, hay que insistir en que, a nuestro parecer, permitir la observación de la evolución y los cambios acontecidos en la fachada dan más valor y autenticidad al edificio restaurado al tiempo que permiten una información viva del devenir histórico y artístico del urbanismo. La influencia de la textura sobre el color Cuando la luz del sol incide sobre una superficie plana de color una parte de ella es absorbida y el resto es reflejada. Precisamente está parte reflejada es la que el ojo percibe como un color. Sin embargo cuando la superficie es rugosa se producen sombras en los microporos de la superficie y la luz reflejada es menor, por lo tanto el ojo percibe otro color. Por lo tanto, un color de fachada está íntimamente ligado a la técnica con la que ha sido extendido y con su soporte. Por esta razón, por ejemplo, el mismo color en un estuco enlucido se verá más luminoso que en un estuco raspado. Es imprescindible que el estudio de color debe documentar la técnica utilizada y reflejar los cambios de rugosidad voluntarios –o no– del paramento (por ejemplo, el fondo puede ser rugoso pero las fajas y enmarcados pueden ser enlucidos). También puede ser que el paso del tiempo y el deslavado del agua de la lluvia haya convertido una superficie en rugosa y además de manera desigual. Tenemos que considerar si ésta huella del tiempo debemos “borrarla” o mantenerla. Nosotros somos partidarios de mantenerla para no hacer una restauración que incida en un “falso histórico”. Cabe destacar que la tradicional pintura a la cal sobre un revoco al fresco también de cal tiene de por sí una veladura, una cierta


ESE6

12/2/08

14:05

Página 185

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada

transparencia del soporte muy particular y que ninguna pintura plástica es capaz de reproducir por su carácter cubriente. El color en su contexto El contexto de una fachada es el espacio y el tiempo. El tiempo histórico y un tiempo artístico. Y el espacio: de la calle, de la plaza en la que está ubicada y también, en otra escala, el barrio y la ciudad donde está emplazado el edificio. Por esta razón, en el momento de realizar el estudio deben tomarse unos datos del color de las fachadas vecinas (fondo, fajas, zócalos, enmarcados) y otros de toda la calle o plaza (colores predominantes). Por otro lado el municipio quizás ha desarrollado un plan de color con una carta de los colores de la población. En

I. El conocimiento

este caso es necesario comprobar si los colores encontrados coinciden con la carta de colores municipal y si no coinciden entender porqué y justificar la necesidad de adaptarse a la carta oficial o bien considerar el edifico como una excepción bien argumentada. El estado de conservación Finalmente, el estudio debe reconocer el estado de conservación de la capa de acabado y del substrato de soporte, para recomendar su conservación, consolidación y renovación total o parcial. Una posible ficha de caracterización de la piel del paramento y sus lesiones a detectar podría ser:

MATERIAL estucado de cal

esgrafiado

estucado al fuego

Estucado de cal

enlucido

rugoso

Esgrafiado

capas

colores

Estuco al fuego

liso

marmoleado

esgrafiado

Fresco

jornadas

íntegro

al “secco”

Temple

de cola

de caseina

de huevo

Aplacado

pedra

marmol

pizarra

Madera

tablas

listones

Cerámica

baldosa

toba

gres

Escayola

molduras

relieves

escultura

Pintura

técnica tradicional

nuevos materiales

Color

correcto

sucio

liso

Rodapié Zócalo

fresco

temple

látex

tesela

otross:

erosionado

diluido

lavado

marmoleado

franjas

paneles

escenas

piedra

madera

mortero

pintura

piedra

madera

mortero

pintura

Cornisa

sin cornisa

pintura

Relación con aperturas

continuo

discontinuo

global

adherencia

regular / deficiente

malo / agrietada

entero:

intacto

fragmentado

fragmentado:

completo

incompleto.........% de pérdida

Dimensiones parciales Dimensiones superficie Disposición diseño Temática

Campo principal

Materiales complementarios Situación Localización plano Estado de conservación Integridad física

cantos

185

4


ESE6

12/2/08

14:05

Página 186

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada

I. El conocimiento

CAPAS SUPERFICIALES. INTERVENCIONES ANTERIORES Soporte

perforaciones

rebajados

Capa superfície

número de capas

colores

Tipo de intervención

respetuosa

interpretación libre

destructiva

fresco

al “secco”

óleo/esmalte

temple/encáustica

Barnices

goma laca

cera

colas

óleo

Pinturas

poliuterano

nitro

sintético

acrílico

Tipología

pino

roble

nogal

cedro

otros

Técnica

teñida

esmaltada

cera

óleo

cal

Material

hierro

bronce

latón

plomo

Decoración

incisiones

repujados

pinturas

Perfil

liso

moldura

Construcción

forja

fundición

Estado de conservación

Bueno

normal

malo

terracota

engalbado

vidriado

bueno

normal

malo

Soporte

microfisuras

fisuras

grietas

Concreciones

sales

costras negras

calcáreas

Ataque biológico

hongos

líquenes/plantas

faunaa

excrementos

Acción humana

vandalismo

graffiti

antiguos

reciente

Capa policromia

cazoletas

polvo

Capa de superfície

humos

polvo

grasa

oxidación barniz

oscurecimiento repintes

chorreos

descohesión

Materiales auxiliares

Policromía 4

Procedimiento pictórico

pintura a la cal

Pigmentos

Madera Coloración

Metal

otros:

Cerámica Denominación

esmaltado

gres

pérdidas

bufas

porcelana

Color Instalación in situ Situación Estado de conservación

Patologías

Oscurecimientos

repintes Consistencia

polvorienta

pérdida de color

Craqueladuras

prematuras

de edad

Alteraciones químicas

de pigmento

del aglutinante

óxidos

Adherencia / cohesión

correcta

deficiente

fisurada

186

otros: manchas pintura

cantos rotos

aureolas


ESE6

12/2/08

14:05

Página 187

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada

I. El conocimiento

4

Representación gráfica del ensuciamiento de la superficie de fachada (Barcelona, España).

Representación gráfica de las lesiones del substrato de fachada (Barcelona, España).

187


ESE6

12/2/08

14:05

Página 188

I. El conocimiento

4

Propuesta de coloración de una fachada después de su estudio.

Esta información debe recogerse en una ficha y representarse en un alzado de la fachada de manera que sea posible superficiar los daños. Finalmente, con toda esta información será posible determinar un diagnóstico y optar por una solución proyectual coherente a la globalidad de la intervención.

1 Existen diferentes técnicas fotográficas que ayudan a la documentación y al estudio de las superficies a tratar como por ejemplo la toma de detalles con macro; fotografía con luz rasante, técnica que permite poner de manifiesto las irregularidades o rugosidades de la superficie; la fotografía infrarroja (IR) que permite, por ejemplo, observar el dibujo subyacente en algunas zonas y indicar la amplitud de los repintes; la fotografía ultravioleta (UV) permite determinar el estudio de la superficie, repintes, y el reconocimiento de algunos pigmentos. Por último, los rayos X (RX) permiten la identificación de materiales inorgánicos. 2 Albert Musell (1858-1918), artista y profesor de arte planteó un sistema (A notation of color, 1905, Atlas of Munsell Color System, 1915) que permitía fijar y nombrar los colores sin errores.

188

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada


ESE6

12/2/08

14:05

Página 189

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes

Aplicaciones de la fotografía digital

Fotografía de la fachada antes de rectificar.

Fotografía una vez rectificada.

I. El conocimiento

Joaquín Montón Arquitecto técnico Profesor del Departamento de Construcciones Arquitectónicas II en la Escuela Politécnica Superior de la Edificación de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña) España

Desde su invención, la fotografía ha sido una herramienta muy útil en el mundo de la arquitectura y muy especialmente en el campo que estamos tratando, el de la rehabilitación. Si antiguamente los arquitectos de servían de grabados y cuadros para buscar información sobre como era originalmente el edificio o elemento a restaurar, la fotografía tomó el relevo de forma natural, ofreciendo en general mayor fidelidad que las interpretaciones de los pintores y grabadores. Asistimos a un momento importante e interesante en historia de la fotografía, la transición de la fotografía tradicional o “química” a la fotografía digital. Esto que a primera vista podría parecer simplemente un cambio de soportes es en realidad una revolución que está afectando a todas las actividades que tienen alguna relación con la fotografía. Una clara demostración de este cambio es que algunos grandes fabricantes han dejado de fabricar cámaras para película manteniendo en catálogo solamente algún modelo profesional de alta gama y alguna cámara sencilla de bolsillo. Lo mismo podemos decir de los fabricantes de película y de papel fotográfico. Los primeros han reducido de forma drástica la lista de emulsiones disponibles y entre los fabricantes tradicionales de papel se observa el desplazamiento de su producción hacia el mercado de los papeles “fotográficos” para impresora. En honor a la verdad, hemos de reconocer que con la fotografía tradicional se puede hacer prácticamente lo mismo que con la digital. Eso sí, resultando los procesos más complicados, requiriendo mucho más tiempo y trabajo y resultando casi siempre mucho más caro.

Levantamiento gráfico de la fachada.

189

4


ESE6

4

12/2/08

14:05

Página 190

I. El conocimiento

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes Aplicaciones de la fotografía digital

Entre las ventajas que nos ofrece la fotografía digital para nuestro trabajo podemos destacar las siguientes: Inmediatez. Podemos ver el resultado de cada fotografía y si no nos convence poder realizar otra toma cambiando los ajustes o el punto de vista, evitándonos tener que volver otro día a repetirla. Otra ventaja es que se ha ampliado el número de opciones para “revelar” las fotografías pudiendo imprimirlas en casa con una impresora con calidad fotográfica o llevarlas al laboratorio para ampliar. El laboratorio nos proporcionará copias con calidad profesional e incluso podremos enviar los archivos por internet, ahorrándonos uno de los desplazamientos Pero seguramente las mayores ventajas, para muchos usuarios, están relacionadas con la posibilidad de manipular los archivos mediante programas específicos para las distintas necesidades. Podemos retocar las fotografías, corregir algunos defectos como aberraciones de los objetivos, compensar ligeramente fallos de exposición, etc. A las ventajas anteriores se ha de añadir el imparable aumento de la capacidad de las tarjetas de memoria, acompañado de una importante bajada de precio, lo que permite tomar grandes cantidades de fotografías sin que apenas repercuta en el precio. Gracias a todo lo anterior podemos fotografiar individualmente tantos detalles de un edificio o partes del mismo como queramos, no siendo la cantidad un problema (ni técnico ni económico). Para que tan elevada cantidad de imágenes no se convierta en un problema habremos de utilizar algún programa de gestión de bases de datos de imágenes, pues en el caso contrario tan gran cantidad de fotografías podrían hacer inútil e inoperante la colección de imágenes. No sirve cualquier visualizador de

imágenes sino que el programa ha de contar con un buen interface gráfico y sobre todo con un autentico gestor de bases de datos que permita asignar a cada imagen tantos campos de datos como necesitemos y a su vez ha de ser capaz de gestionarlas de forma eficaz. Este tipo de bases de datos, o bancos de fotografías, tiene la ventaja de que las imágenes no ocupan apenas espacio físico, sobre todo si las comparamos con archivadores llenos de fotografías en papel. Además presentan la gran ventaja de que se puede acceder a ellos y consultarlos a distancia, mediante una simple conexión a Internet. Y en el caso de necesitar alguna imagen podemos descargarla como un archivo digital y procesarla después de acuerdo al uso que le queramos dar. También es la herramienta adecuada cuando lo que se pretende es reproducir con la máxima fidelidad elementos sobre los que hemos de trabajar posteriormente, como por ejemplo un esgrafiado, un mosaico o un fresco que se han de restaurar, etc. En todos estos casos nos interesará especialmente la fidelidad de los colores de la reproducción. La fotografía digital se adapta perfectamente a estos trabajos siempre que el equipo utilizado cumpla unas exigencias mínimas. Además de un programa de retoque fotográfico, deberemos de contar con un equipo en condiciones de trabajar correctamente en color. En primer lugar deberemos contar con un monitor de calidad, calibrado y habremos de conocer los perfiles de color de la cámara y de la impresora para poder conseguir trabajar con colores reales y finalmente trasladarlos al papel. Una vez que dispongamos de todo lo anterior, y sepamos utilizarlo, el resultado podrá ser plenamente satisfactorio. En el caso contrario, difícilmente

Base de datos para gestionar un banco de imágenes

190

Cámara con un objetivo de corrección de perspectiva Nikon PC


ESE6

12/2/08

14:05

Página 191

Herramienta 4 Levantar geométricamente los edificios existentes Aplicaciones de la fotografía digital

podremos garantizar la precisión de los colores. Habremos de tener en cuenta una de las limitaciones de la fotografía digital, la imposibilidad de reproducir algunos colores visibles en pantalla sobre el papel. Pero esta limitación no es exclusiva de la fotografía digital, también sucedía en la tradicional. Donde la fotografía digital se ha convertido en una herramienta insustituible es en el levantamiento de planos de fachadas de edificios, por ejemplo a la hora de realizar catálogos de centros históricos o de edificios en los que resulta difícil tomar suficientes medidas para dibujarlos con precisión. La rectificación fotográfica ha sido el sistema utilizado para realizarlos. Mediante la realización de una fotografía más la determinación de al menos cuatro puntos no alineados que nos marquen dos medidas reales podemos rectificar el plano frontal a escala y a partir de este alzado fotográfico podemos realizar los planos de la fachada teniendo en cuenta que podemos tomar medidas de la misma fotografía. El ejemplo que ilustra estas páginas está realizado por el Taller de Patrimonio Arquitectónico de la EPSEB con el programa Homograf. Igualmente, con ayuda de programas de restitución gráfica podremos generar perspectivas de los edificios a partir pares de planos. Antes de disponer de las herramientas digitales, con las cámaras tradicionales era conveniente realizar la fotografía con el eje óptico de la cámara lo más perpendicular posible al plano de la fachada y corregir las fugas en la ampliadora o bien trabajar con cámaras de respaldo móvil (“de fuelle”: Linhof, Sinar, etc.) o con

I. El conocimiento

objetivos de corrección de perspectiva (objetivos Nikon PC, Canon TS-E, etc). Para que no parezca una apología de la fotografía digital recordaremos algunos de sus inconvenientes: Aunque se presenta siempre a los equipos de fotografía digital como material barato o al menos accesible y se dice que han democratizado la fotografía, en el sentido de que ha permitido acceder a ella a mucha gente que no se habría atrevido a probarlo, las cámaras son, en general, más caras que las que están sustituyendo. Una buena cámara reflex tradicional normalmente duraba muchos años. Sus sustitutas, las reflex digitales suelen ser más caras que sus antecesoras y por desgracia los fabricantes las convierten en obsoletas en el plazo de dos o tres años. Las nuevas tienen mayor número de pixeles, mayor velocidad de proceso y programas de funcionamiento cada vez más sofisticados. Las cámaras digitales son, en general, muy delicadas frente a golpes y malos tratos, muy sensibles a los agentes atmosféricos, humedad elevada, temperaturas extremas y sobre todo al polvo que causa serios problemas. Los servicios técnicos tradicionales ya no reparan estos tipos de cámaras que han de acabar en el servicio oficial de la marca, que ya no realiza pequeñas reparaciones, normalmente sustituyen la cámara si está en garantía y si no, los presupuestos de reparación (precio fijo, sea lo que sea lo averiado) suelen incitar a cambiar de cámara en lugar de repararla. Añoramos máquinas duras capaces de resistirlo casi todo, incluso trabajar sin baterías, del tipo de la Nikon FM o similares.

Cámara de respaldo móvil Sinar para fotografía arquitectónica.

191

4


ESE6

12/2/08

14:05

Pรกgina 192


ESE6

12/2/08

14:05

Pรกgina 193

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales


ESE6

12/2/08

14:05

Pรกgina 194

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales


ESE6

12/2/08

14:05

Página 195

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales

I. El conocimiento

Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

César Díaz Gómez Doctor arquitecto Profesor Titular del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña) España

Los aspectos de comportamiento y durabilidad de los elementos estructurales del hábitat tradicional se hallan íntimamente relacionado con los materiales utilizados y las formas de construir de los entornos urbanos y rurales que lo conforman. Hay que partir, por tanto, del conocimiento de dichos materiales y dichas formas de construir para iniciar los procesos de diagnóstico de las alteraciones y daños de cualquier índole que presenten los edificios. También resulta útil disponer de la mayor información posible sobre las modificaciones e intervenciones de todo tipo acaecidos en el edificio a lo largo de los años e, incluso, de los diversos usos a que se ha destinado. Es recomendable la representación gráfica o referencia escrita de la información recopilada sobre planos, secciones y alzados de los edificios, con el objeto de poder relacionar la localización de los daños con la ubicación de los diversos elementos estructurales y de la obra gruesa, incluyendo las tabiquerías. También es recomendable tomar nota de las modificaciones distributivas o volumétricas en forma de adiciones en altura o ampliaciones en planta realizadas a lo largo del tiempo, puesto que ello permite alcanzar una comprensión global y unitaria de la construcción, lo cual resulta de especial interés tratándose de edificios antiguos o históricos. Teniendo presente lo expuesto anteriormente, nos referiremos a continuación a la diagnosis de las lesiones que más frecuentemente se manifiestan en los diversos elementos constructivos que conforman los sistemas estructurales de dichos edificios, distinguiendo de forma especial aquellos que soportan directamente las solicitaciones mecánicas debidas a la acción de las cargas gravitatorias, del viento y del sismo, es decir, los muros, pilares y cimientos por lo que se refiere a elementos verticales, y los forjados, bóvedas y cúpulas como elementos de cobertura más comunes.

es posible su conformación fiando al simple contacto y rozamiento entre las piezas –en este caso las piedras– en las llamadas mamposterías en seco. Cabe caracterizar mecánicamente los muros así construidos por el hecho de constituir un elemento autoestable, capaz de absorber las solicitaciones generadas por su peso propio, las transmitidas por los forjados y cubiertas y las que provienen de los vientos habituales en el lugar, direccionándolas a los cimientos, generalmente formados con zapatas corridas rígidas de escasa profundidad y anchura análoga o poco superior a la del muro. Fundamentan el propio equilibrio en su grosor y baja esbeltez, al utilizarse en construcciones de dos o tres plantas a lo sumo, adoptando disposiciones geométricas en forma de cuerpos cerrados que tienden a arriostrarse entre sí en grado diverso, en función de su separación y de la rigidez de los encuentros muroforjado. A partir de estos principios, cuando alguna o varias de las características señaladas resultan insuficientes o anómalas, será cuando aparecerán lesiones en forma de grietas, fisuras o deformaciones cuyas pautas de formación, localización y dinámica constituyen el conjunto de datos útiles para su diagnosis. Aunque al referirse a los muros gruesos, se da por supuesto su carácter de muros de una sola hoja, macizos en todo su espesor, conviene tener presente en los procesos de diagnosis de dichos muros la factible carencia de homogeneidad de su sección, en especial en los muros de mampostería, no sólo en los tipos ejecutados “a la romana”, con vertido de material entre dos hojas preformadas con mampuestos, sino en otros muchos construidos con una aparente “hoja única”, en los cuales la conformación aplomada de los paramentos con mampuestos de mayor tamaño genera zonas interiores más disgregadas y deformables y, en consecuencia, menos resistentes. Conviene hacer mención también al hecho de que las formas de fractura de la mayor parte de los muros antiguos gruesos avalan una suficiente correlación con el modelo elástico en muchas de los supuestos de carga más comunes, aunque, evidentemente, se precisa en muchos casos de un conocimiento más pormenorizado de sus características y de las acciones que intervienen para proceder a su diagnosis. Con el fin de facilitar la descripción y análisis de las lesiones estructurales más comunes, se distinguen las que se presentan y visualizan de forma coplanaria con los paramentos de los muros de aquellas otras que se forman en secciones centrales de los mismos o generando deformaciones transversales a sus paramentos. A partir de esta primera distinción se relacionan las diversas variantes exponiendo para cada caso sus principales características.

1. Lesiones estructurales de los edificios con muros gruesos La estructura vertical de los edificios a los que nos referimos la conforman generalmente muros construidos con los materiales del lugar. Con las únicas excepciones de los “muros vegetales” y los muros con entramado de madera, todos los demás cabe distinguirlos como muros gruesos, con escasa esbeltez, en los que se utilizan la tierra, el ladrillo o la piedra como material de base, ejecutados según técnicas ancestrales con el uso de utillaje de moldeo en el caso de los muros de tapial y con el recurso de aglomerantes a base de tierra o morteros de cal para conseguir la conexión por adherencia de las diversas piezas, aunque también

195

5


ESE6

12/2/08

14:05

Página 196

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

I. El conocimiento

1.1/ Lesiones coplanarias a los paramentos del muro Su característica más peculiar es que los daños, en forma de grietas, fisuras o aplastamientos, se marcan sobre los paramentos superficiales, y suelen atravesar toda la sección del elemento, diferenciándose con ello de la mayor parte de lesiones de origen no estructural. 1.1.a/ Lesiones por exceso de compresión en un tramo amplio de muro

5

La localización de las fisuras o grietas coincide con las direcciones de las líneas isostáticas de compresión correspondientes a un elemento vertical de material elástico, homogéneo e isótropo recibiendo la carga vertical de su peso propio y de los forjados, supuesta esta última uniformemente repartida. Las roturas se forman preferentemente en las partes más cargadas coincidentes con la zona inferior del muro y, en su caso, en las zonas macizas de las agujas de carga entre aberturas. Su presencia indica la superación de la tensión admisible a compresión en la zona fracturada, con efectos que pueden ser muy diversos sobre el nivel de seguridad del edificio, en función de la capacidad de redistribución de tensiones en el ámbito del propio muro o del conjunto de su sistema murario. En mamposterías concertadas, no es extraño que uno de los primeros síntomas de la fractura sea el aplastamiento y disgregación del mortero de las juntas horizontales cuando el módulo de elasticidad del mortero es mucho más bajo que el de los mampuestos o ladrillos, lo cual suele suceder en los muros antiguos. A esta fase le sigue la progresiva rotura vertical de los mampuestos inducida por las tensiones de tracción rasantes horizontales en los contactos mortero-mampuesto, hasta formar un haz de grietas verticales continuas. En las mamposterías no concertadas, dicho proceso, en caso de presentase, no es tan evidente, si bien las grietas suelen zigzaguear por las juntas de mortero esbozando el mismo esquema. La diferencia de carga vertical entre dos tramos de un mismo muro se acusa por la fractura de las secciones verticales coincidentes o próximas al cambio de solicitación, marcando una grieta vertical o una sucesión de grietas inclinadas con eje vertical común e inclinación deducible del sentido de las tensiones de corte.

1

196

2

3

4


ESE6

12/2/08

14:05

Página 197

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

I. El conocimiento

5

1.1.b/ Lesiones debidas a las cargas puntuales Las fisuras arrancan inclinadas de los laterales del elemento que genera dicha carga –habitualmente una viga o vigueta– o se marcan verticales debajo de dicho elemento. Como en el caso anterior, su gravedad dependerá de la posibilidad de redistribución de tensiones del elemento afectado, que si bien es amplio en los casos habituales, no sucede lo mismo en los pilares exentos, los cuales suelen requerir de intervenciones de refuerzo.

197


ESE6

12/2/08

14:05

I. El conocimiento

Página 198

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

1.1.c/ Lesiones debidas a insuficiencias de rigidez de los elementos vinculantes La deformabilidad de algunos de los elementos que, teóricamente, tomando como referente el modelo elástico, se les supone una infinita rigidez, es la causa de la formación de esquemas singulares de fractura diferentes a los que les corresponderían si no se presentara dicha situación. A modo de ejemplo, en los gráficos pueden observarse los cuadros fisurativos inducidos, en un caso, por un dintel deformable de madera, que permite la descompresión zonal del muro con la formación de fisuras marcando el arco de descarga y el efecto de la carga puntual de la vigueta; y en otro caso los señalados por la deformabilidad de los cimientos bajo las agujas de carga del muro de fachada, que genera en éste esquemas de fractura a cortante o a flexión según sea el tamaño de las aberturas y la ductilidad de los materiales del muro.

5

1.1.d/ Lesiones debidas a la diferencia de cargas entre muros transversales Es frecuente la formación de una fractura vertical en la misma esquina formada por el muro que soporta la carga de los forjados y el muro transversal. La pérdida de continuidad del sistema murario conlleva una reducción de su monolitismo con efectos que se deberán evaluar especialmente en función de la incidencia de las acciones horizontales de viento y sismo probables.

198


ESE6

12/2/08

14:06

Página 199

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

I. El conocimiento

5

1.1.e/ Lesiones debidas a diferencias de rigidez entre los materiales componentes de los muros mixtos En los muros con dos mamposterías o materiales coplanarios de diferente rigidez, uno de ellos –el de mayor rigidez– formando pilastras aparentes y el otro conformando propiamente el muro, se observa a veces la aparición de grietas como consecuencia de los esfuerzos de corte generados en las zonas donde se produce el impedimento de deformación del material o fábrica de menor rigidez por el de mayor rigidez de las pilastras. Dichas roturas, que generalmente en muros gruesos no tienen una trascendencia importante sobre su equilibrio, son típicas de los muros que combinan la fábrica de ladrillo con el tapial, o la mampostería concertada con la no concertada.

199


ESE6

12/2/08

14:06

I. El conocimiento

Página 200

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

1.1.f/ Lesiones debidas a los movimientos diferenciales de los cimientos

5

Los movimientos del terreno constituyen una de las causas más frecuentes de fisuración y agrietamiento de los muros tradicionales. Dichos movimientos pueden ser originados por múltiples causas, algunas de ellas intrínsecas del propio terreno (humectación de suelos cohesivos, laderas inestables, etc.) y otras relacionadas con las características de los cimientos existentes en el propio edificio o con actuaciones en las edificaciones próximas. Generalmente –aunque no siempre– la manifestación de los daños es progresiva, de forma que es posible disponer de información sobre su evolución y la adopción de las medidas preventivas oportunas. El reconocimiento visual de los movimientos se detecta por la interpretación de los cuadros fisurativos que se muestran en las figuras adjuntas en función de tipo de movimiento (descendente o en deslizamiento), zona afectada del edificio (esquina o zona central) y de ciertas características del edificio (muro ciego o muro con huecos). Como se ha expuesto anteriormente, estos esquemas se fundamentan en la hipótesis de que los muros se comportan mecánicamente como elementos elásticos y rígidos, con escasa deformación plástica anterior al momento de la fractura, siendo además homogéneos e isótropos. Es evidente que cuanto más se aproximen las características del muro al modelo anterior, mayor validez tendrán las referencias a los tipos de fractura facilitados por el modelo elástico, si bien siempre hay que tener presente que los lugares de fractura prioritarios suelen coincidir con la localización de secciones débiles en la absorción de las tensiones de tracción generadas por el movimiento, lo cual resulta lógico si se considera la escasa resistencia a este tipo de solicitación de los materiales que componen los muros que se tratan en estos apartados.

200


ESE6

12/2/08

14:06

Pรกgina 201

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterrรกnea

I. El conocimiento

5

201


ESE6

12/2/08

14:06

Página 202

I. El conocimiento

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

1.1.g/ Lesiones debidas a los movimientos sísmicos La edificación de la arquitectura tradicional a base de muros de tierra, piedra o ladrillo –en especial los dos primeros– no ofrecen mucha resistencia a los movimientos sísmicos, debido a su escasa resistencia a las tensiones de tracción y de corte y su poca ductilidad para dar respuesta a las solicitaciones multidireccionales introducidas por dichos movimientos. El síntoma visual que de forma más reiterada identifica su afectación es la presencia de fisuras en cruz en los entrepaños situados entre aberturas, indicando la fractura por esfuerzo cortante de dichos tramos de muro a consecuencia de la sacudida en el doble sentido (derecha-izquierda, horizontal vertical), prácticamente simultánea, que caracteriza el movimiento sísmico. Otros efectos visibles, tales como las fisuras en secciones de cambio de inercia o a consecuencia de los sobre-empujes generados por las sacudidas, son también frecuentes, así como la formación de daños no visibles en el interior de los muros (decohesiones, microfisuraciones, etc.) que reducen su capacidad portante. Evidentemente, la evaluación de la gravedad de la afectación requerirá del análisis particularizado de los daños en cada edificio. 5

1.2/ Lesiones manifestadas en el plano transversal a los paramentos del muro Este tipo de lesiones se caracterizan por no ser visibles en los paramentos exteriores del muro o por manifestarse en forma de deformaciones transversales a dichos paramentos.

1.2.a/ Roturas verticales en secciones interiores de los muros Un exceso de compresión en un muro grueso puede generar una fractura interna vertical que, siguiendo el recorrido de la isostática de compresión que pasa por el punto en que se ha sobrepasado la tensión de rotura del material, tiende a dividir progresivamente el muro en dos mitades, aumentando así su esbeltez y reduciendo su capacidad portante. Este tipo de rotura es la propia de muchos muros no homogéneos en su interior, con secciones internas débiles como consecuencia de la disposición de los mampuestos pétreos o de las

202


ESE6

12/2/08

14:06

Página 203

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

I. El conocimiento

piezas cerámicas guiada por las referencias fijas de los planos verticales de los paramentos. Esta forma de fractura es la que presenta mayor peligro de entre las variantes comentadas, puesto que, generalmente, no es visible su presencia y progresión en el interior de los muros antiguos, pudiéndose producir el colapso del elemento sin que necesariamente se presente una fase perceptible de deformación del elemento. Por supuesto, su presencia y descubrimiento, tanto en muros como en pilares exentos, aconseja la adopción de medidas de refuerzo a corto plazo de los elementos dañados.

1.2.b/ Desplomes y abombamientos en las fachadas Generalmente, se producen a consecuencia de largos procesos de deformación originados por los efectos prolongados de las solicitaciones verticales u horizontales sobre los materiales de los muros, unidos a los derivados de su propia reología, que provoca cambios a lo largo del tiempo en sus características mecánicas. En fases avanzadas de la deformación, suele ser precisa la adopción de apuntalamientos u otras medidas cautelares. Los desplomes debidos a los empujes de las cubiertas, los giros de la cimentación o los efectos de la humedad y la temperatura son las causas más habituales de los desplomes, mientras que los procesos reológicos de lenta deformación bajo las cargas centradas o descentradas transmitidas por la cubierta y los forjados lo son de los abombamientos.

203

5


ESE6

12/2/08

14:06

Página 204

I. El conocimiento

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

1.2.c/ Empuje de las bóvedas Los elementos abovedados generan empujes en sus encuentros con los muros perimetrales que deben ser compensados por el grosor y la masa de dichos muros, ayudados a veces por contrafuertes. La insuficiencia en la compensación de los empujes da pié a la formación de grietas y deformaciones, que pueden afectar no sólo a los muros sino también a la propia bóveda descomprimida por dichos efectos.

5

2. Lesiones estructurales en los forjados, bóvedas y cúpulas de los edificios con muros gruesos El elemento de cobertura más habitual de la edificación mediterránea es el forjado formado con viguetas de madera y un entrevigado constituido por materiales muy diversos: cañizo, entablamentos de madera, soleras de rasilla cerámica, bovedillas de este mismo material o a base de aglomerantes y áridos diversos, etc. Las bóvedas y cúpulas en cambio, son menos usuales y más singulares en su aplicación, resolviéndose constructivamente con los mismos materiales que los muros y con técnicas de ejecución particulares de cada lugar

2.1/ Lesiones en los forjados con vigas y viguetas de madera En las vigas y viguetas de madera que forman los elementos estructurales sustentantes del forjado, se pueden distinguir tres tipos de afectaciones de características distintas: las deformaciones, los ataques bióticos y las grietas, también denominadas fendas cuando se presentan en la madera. 2.1.a/ las deformaciones Es usual hallar en los edificios antiguos forjados muy flexionados como consecuencia de la fuerte fluencia experimentada por los elementos de madera que los conforman. La fluencia, entendida como la cualidad de un material de deformarse progresivamente bajo

204


ESE6

12/2/08

14:07

Página 205

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

I. El conocimiento

las cargas que soporta sin necesidad que dichas cargas aumenten, es un fenómeno típico de la madera cuando trabaja flexionada, y repercute en una disminución de la capacidad resistente del elemento del que forma parte, la cual deberá ser evaluada en cada caso en función de las características mecánicas del tipo de madera, de la carga soportada por el forjado y de la flecha existente.

5

2.1.b/ la presencia de grietas Aunque la presencia de grietas no suele ser debida a las acciones mecánicas soportadas por el forjado, sino a causas relacionadas con el proceso de secaje de la madera o a los ciclos de humedad ambiente en que se halla inmersa, conviene ratificar su origen y evaluar su repercusión sobre la inercia de los elementos afectados, puesto que si han sido originadas por causas de origen mecánico, su presencia puede ser un síntoma de situaciones próximas a la rotura y colapso del elemento afectado.

205


ESE6

12/2/08

14:07

Página 206

I. El conocimiento

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

2.1.c/ los ataques bióticos La presencia de pudriciones producidas por muy diversas especies de hongos, o de insectos xilófagos tales como la termita o la carcoma, repercuten en reducciones de sección útil que, como en el caso anterior, deben ser evaluados específicamente en cada edificio afectado. La detección de las zonas dañadas y su intensidad constituirán, por tanto, aspectos de la información previa absolutamente necesarios en el proceso de diagnosis de dichos elementos.

5

2.2/ Lesiones en las bóvedas y cúpulas El comportamiento mecánico-estructural de las bóvedas se reconoce habitualmente a partir de la superposición de la curva directriz del elemento con la línea de presiones correspondiente. En los lugares en que más se aleje esta línea de la posición de la directriz, mayor será el riesgo de fisuración o aplastamiento, al coincidir dichos lugares con las zonas sometidas a las máximas tensiones de tracción y compresión. Los esquemas de fractura de las bóvedas difieren sustancialmente de los de las cúpulas, al ser éstas verdaderas estructuras espaciales cuya interpretación requiere necesariamente de un planteamiento tridimensional complejo, el cual explica algunos de los modelos clásicos de rotura que suelen presentar. De todas formas, es común en ambos elementos que el origen de los daños derive de la descompresión generada por el movimiento de los muros, pilares o pilastras que reciben sus empujes, ya sea por el desplome lateral de los propios muros o por el descenso provinente del asiento diferencial de sus cimientos, aunque, por supuesto, cabe también la posibilidad que sea el exceso de sobrecarga o su propia debilidad la causa directa de las lesiones que presenten. En los gráficos, se muestran sus formas más habituales de fractura.

206


ESE6

12/2/08

14:07

Página 207

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales Lesiones estructurales en los edificios de la arquitectura tradicional mediterránea

I. El conocimiento

5 3. Particularidades del comportamiento de las estructuras con elementos de entramado de madera El comportamiento mecánico-estructural de los muros de entramado de la edificación tradicional difiere sustancialmente del de los muros gruesos a los que se ha hecho referencia en los apartados anteriores, puesto que los elementos resistentes principales son las piezas lineales de madera que conforman el entramado, mientras que los entrepaños de tapial, adobe o ladrillo cumplen la función subsidiaria de evitar su pandeo, absorbiendo, en todo caso, un porcentaje aleatorio de los esfuerzos de compresión. Se trata, en consecuencia, de estructuras porticadas arriostradas por los entrepaños macizos. Los forjados suelen ser a base de vigas y viguetas de madera apoyadas en los propios elementos de los entramados de los muros o en pilares interiores. Se trata de estructuras de comportamiento real complejo, marcado en buena parte por la diferencia de rigideces entre los materiales que lo componen, la relación entre el grosor del muro y la separación de los puntales, y la disposición de las piezas del entramado, que puede ser muy diverso, con elementos diagonales más o menos abundantes. En todo caso, un aspecto importante, muchas veces decisivo en la durabilidad de este tipo de muros, es el progresivo deterioro de la madera cuando se halla exenta de mantenimiento, lo cual incide en una pérdida paulatina de su capacidad portante.

Bibliografía AA.VV. Tratado de rehabilitación. Patología y técnicas de intervención. elementos estructurales, Departamento de Construcción y Tecnología Arquitectónica, Universidad Politécnica de Madrid, Editorial Munilla-lería, 1998, Madrid. AA.VV. Manual de diagnosi i intervenció en sistemas estructurals de parets de càrrega, Col·legi d’Aparelladors i Arquitectes Tècncics de Barcelona, 1995, Barcelona. Mastrodicasa, S. Dissesti statici delle strutture edilizie, Hoepli Ed., 1978 (6ª edición), Milano.

207


ESE7

12/2/08

14:33

Página 208

I. El conocimiento

El riesgo sísmico en la arquitectura tradicional

5

La importancia del factor de riesgo sísmico en la región Mediterránea viene de sus características geomorfológicas y tectónicas. En efecto, esta región se encuentra en el oeste de la cordillera de los Alpes y del Himalaya, donde la interacción entre la placa euroasiática y las placas de África, de Arabia y de la India, provoca un sistema de colisión compleja. En consecuencia, la actividad sísmica siempre ha estado dramáticamente presente, traduciéndose en numerosas consecuencias desastrosas en términos de vidas humanas, así como de daños más o menos importantes del patrimonio arquitectónico en los edificios, los grandes inmuebles, los centros históricos y el entorno en su totalidad (entorno natural y construido). Estas repercusiones a veces han puesto en peligro el patrimonio histórico y la identidad propia de un lugar. La arquitectura mediterránea tradicional es tan vulnerable que sufre a menudo importantes efectos de los temblores de tierra, diferentes en función de las características de la estructura y de los materiales de los edificios. Las obras de construcción se consideran comúnmente con una resistencia menor a los seísmos que las estructuras modernas de hormigón armado. Sin embargo, las construcciones bien construidas y mantenidas pueden resistir a los temblores de tierra de gran intensidad (como se demuestra por los monumentos que han superado pruebas difíciles), gracias a las técnicas y materiales utilizados, así como también a un mantenimiento regular efectuado con todas las de la ley. Además, los estudios analíticos más exhaustivos efectuados sobre los daños provocados por los seísmos (gracias a las mejores posibilidades actuales de reagrupar y de tratar las informaciones) han demostrado recientemente la capacidad “natural” de los muros, los suelos, y los techos, realizados para absorber las vibraciones, a condición que sean construidos y mantenidos correctamente. Además, la restauración y el refuerzo de los edificios existentes, incluso de aquéllos que presentan importantes fisuras, permiten conservarlos perdiendo únicamente la geometría original. En el caso contrario, los edificios de hormigón armado deben ser derribados si su geometría está afectada, incluso el caso de mínimas deformaciones. Como indicaremos ahora, las características particulares de los temblores de tierra, tales como su intensidad e intermitencia, no han permitido comprender en profundidad el fenómeno y sus causas. En consecuencia, contrariamente a la cultura de la construcción tradicional, no se ha desarrollado ninguna técnica ni característica estructural a partir de la experiencia.

208

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales

Giambattista De Tommasi Profesor titular en el Departamento de Rehabilitación de Edificios (Politecnico di Bari), Italia Colaboradores: grupo de trabajo de investigación (Fabio Fatiguso, Mariella De Fino y Albina Scioti)

Registro de la representación de un temblor de tierra bíblico: según las antiguas creencias, los edificios y el suelo estaba en cólera.

Características estructurales de edificios y temblores de tierra a lo largo de la historia Los temblores de tierra han sido históricamente interpretados con mucha imaginación y de forma apocalíptica. La comprensión humana se consideraba inapropiada a causa de la ausencia de un enfoque científico en la cultura pre-moderna. El fracaso de la teorización de las causas permite explicar, por una parte, la ausencia de una solución estructural antisísmica y, por la otra, la idea que todas las estructuras, incluso sólidas, no pueden resistir a la naturaleza indomable y amenazante de los temblores de tierra (a menudo percibidos como un castigo divino). Por ora parte, el hecho que este fenómeno telúrico no se produce a intervalos parecidos, no contribuyendo a la profundización de los conocimientos relativos al riesgo sísmico y a las eventuales soluciones a aportar. En realidad, los efectos destructores de un temblor de tierra caen progresivamente en el olvido a lo largo de las generaciones. La humanidad está protegida de los efectos continuos del entorno natural mediante techumbre, muros, suelos, así como los otros elementos, que han sido progresivamente mejorados. En cambio, no ha podido proporcionar una buena resistencia de los edificios a las tensiones dinámicas. La memoria histórica del acontecimiento destructor ha persistido en la consciencia popular pero ha sido cargada de supersticiones y ligado a desastres sobrenaturales.


ESE7

12/2/08

14:33

Página 209

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El riesgo sísmico en la arquitectura tradicional

I. El conocimiento

Aristóteles, uno de los primeros filósofos de las ciencias de la tierra, escribió: “[...] no es el agua ni el fuego, pero el vapor que será el origen de los temblores de la tierra, cuando se dirige hacia el interior de la tierra lo que exhala normalmente hacia fuera [...]”1. Séneca, en el sexto libro de las Cuestiones naturales titulado En el movimiento de la tierra, describía correctamente los efectos de los temblores de tierra, pero los relacionaba con el agua o el aire turbulento, en las cavidades subterráneas y produciendo los temblores sísmicos. Además Plinio, en su obra, Historia natural, menciona un viento en el interior de la Tierra que será exhalado por “las alcantarillas y los pozos profundos”2. Las explicaciones propuestas durante los siguientes siglos, aunque fuesen sensiblemente los mismos, son, no obstante, difíciles de presentar en detalle. En todos los casos, ninguna ha probado una intuición adecuada a propósito de este fenómeno. En algunos casos lo intentaban explicar en términos de magia y/o brujería. Además, la definición de las causas de los temblores de la tierra no ha progresado, incluso cuando el proceso de derrumbamiento de la construcción fue comprendido (tenemos incontables borradores, dibujos y descripciones sobre ello). Además, los descubrimientos de los científicos, al principio del siglo de las Luces, contribuyó a una mayor confusión en lugar de proporcionar soluciones, como se produce en el caso de los fenómenos eléctricos: “[...] el entusiasmo creado por los fenómenos eléctricos llevó a pensar que todos los acontecimientos inexplicables estaban atribuidos a los fluidos, o al vapor eléctrico de acuerdo con la definición de aquella época, y los temblores de tierra eran considerados como los fenómenos causados por la electricidad [...]”3. Es en este ambiente que Valadier diseñó las torres antisísmicas en Rimini, para dispersar la electricidad de la tierra en la atmósfera. En el siglo XVIII, re realizaron progresos cualitativos en cuanto a las

experiencias y las observaciones científicas4 llevando a Bottari a entender el fenómeno en su “Tres lecciones sobre el terremoto” publicado en Roma. “Las entrañas de la tierra se atraviesan por numerosos lugares por los vientos sulfurosos y bituminosos, que están mezclados con salitre u otras sustancias que se pueden incendiar, dilatando las cavidades donde están, y romper o intentar romper los obstáculos existentes, provocando los temblores de la tierra...”5. Las sismología moderna nació también en el siglo XVIII. Los estudios realizados por Mallet6, el sismógrafo de Mine y el modelo de Mercalli para medir la intensidad sísmica de las etapas importantes, fueron las investigaciones durante el siglo XX (con los investigadores Baratta y Wegner), que finalmente explicó las causas de los terremotos y las medidas a tomar. Respecto a las soluciones técnicas, subrayamos que desde los tiempos antiguos, numerosas medidas técnicas y estructurales han sido tomadas, en particular después de los temblores de tierra dramáticos. Estas medidas, interesantes y más o menos eficaces, fueron desarrolladas rápidamente y cayeron también rápidamente en el olvido. En Italia, en el siglo IV a.C., en las colonias griegas de Metaponte y Paestum, los constructores crearon los edificios en trincheras que fueron instaladas en la roca y llenadas con arena. En el norte de Siria, en el siglo II a.C., las construcciones de tierra estaban dotadas de una estructura en madera. Después del temblor de tierra que destruyó Pompeya y una parte de la ciudad de Nápoles en el año 63, una serie de reglas antisísmicas fueron impuestas, conocidas y transmitidas hasta el Renacimiento, impidiendo la construcción de edificios de más de dos plantas. Además, ninguna innovación técnica y estructural correspondía al desarrollo de esta regulación, a excepción de los residentes de Ercolano, donde la estructura en madera (opus

Efectos de un terremoto dramático, Friuli (Italia), 1976.

Representación de un temblor de tierra en Rodas, 1495. Los recorridos más altos de la muralla de la ciudad se derrumbaban, mientras que los recorridos más bajos están intactos.

209

5


ESE7

12/2/08

14:33

Página 210

I. El conocimiento

5

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El riesgo sísmico en la arquitectura tradicional

graticium) era rellenado de piedras molidas, de barro y de una estructura de mimbre. Sin embargo, después del dramático terremoto que causó la destrucción de una gran parte de Lisboa en 1755, seguido por toda Europa, generó un fuerte legado de medidas apropiadas para reducir los efectos sísmicos destructivos (incluso si se malentendían las causas). Para la reconstrucción, algunas regulaciones fueron elaboradas por primera vez en la historia, sobre la altura de los edificios, la anchura de las calles y, en particular, la estructura de los nuevos edificios. Específicamente, las paredes tenían que estar compuestas de una estructura de madera (después conocida como “gaiola pombalina” del marqués de Pombal que diseñó la reconstrucción) que fue capaz de sostener las plantas y el techo en caso de temblor de tierra. La gaiola Pombal situada en el interior de los muros se componía de un entramado arriostrado que contenía los montantes (prunos) y travesaños (travessenhos). Los travesaños fueron conectados a las paredes por una serie de dados (maos). La parte superior de los dados se conectaron con dinteles (frechais), jambas y cabios (pendurias). La estructura elástica de madera aseguraba la gran resistencia del edificio. Las importantes soluciones técnicas mencionadas llevaron las aplicaciones más complejas después del temblor de tierra de Messina, en Calabria, en 1783, con un tipo de construcción antisísmica de naturaleza particular. La “casa baraccata” descrita por Vivenzio7 se compuso de una estructura de paredes de carga con un armazón de madera con vigas horizontales y montantes verticales.

A partir de estas experiencias, se ha realizado un gran progreso sobre el establecimiento de buenas regulaciones de construcción, sostenido por una comprensión más profunda de los fenómenos telúricos. En realidad, el comportamiento homogéneo y unitario del edificio en caso de sacudidas sísmicas solía ser asegurado por barras de acero situadas en el interior de los muros y por tirantes y contrafuertes unidos de forma más sólida a las estructuras. Las autoridades animaban incluso a permitir la oscilación de los edificios. En Italia en 1854, el gobierno de Bourbon retiró las tasas que gravaban del hierro utilizado para ello. En ciertas regiones de Italia, las piezas de seguridad eran utilizadas, así como piezas reforzadas por planchas de hierro suave en forma de cruz de San Andrés, situadas entre el muro y el yeso. Los muros reforzados así eran muy corrientes, en particular después del temblor de tierra de Messina en 1908, y existían diversas versiones, con algunas brevedades, yendo del simple refuerzo mediante tirantes de acero a los sistemas modulares compuestos de ladrillos huecos de diferentes formas y con aperturas unidas por roscas de hierro zincadas.

El gravado del siglo XVIII representando un temblor de tierra provocado por la exhalación de vapores subterráneos.

Torres antisísmicas diseñadas por Valadier en Rímini.

210

La importancia de las conexiones para la resistencia sísmica Evidentemente, en cada región mediterránea, el arte de construir se ha especializado en realizar edificios lo mejor posible, con materiales que se encuentran disponibles en el lugar y económicamente sostenibles. Por ello, una buena calidad del muro puede tener diferentes materiales y características estructurales. Así mismo, las regulaciones de construcción son básicamente las mismas (dimensión de elementos, forma y calidad


ESE7

12/2/08

14:33

Página 211

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El riesgo sísmico en la arquitectura tradicional

I. El conocimiento

5

Modelo de “gaiola pombalina”.

de realización, textura de las caras, cualidad y cantidad de morteros, conexiones y homogeneidad). Particularmente, la naturaleza monolítica de las paredes de dos hojas debe asegurar la resistencia a las tensiones dinámicas. De hecho, las partes individuales deben estar conectadas entre ellas para mostrar un comportamiento de “caja”. Esta condición puede evitar los deslizamientos verticales que normalmente frenan la capacidad de estabilización del peso en contra del empuje horizontal. Más allá de las conexiones en elementos individuales de los edificios, las buenas conexiones entre los diferentes elementos de construcción debe ser globalmente asegurado en la estructura global (pared-pared, pared-suelo, pared-techo), para reducir las deformaciones por la presencia de restricciones efectivas y, también, para evitar movimientos provocados por el balanceo de las estructuras en un momento diferente cada una. De acuerdo con Rondelet “los naturistas han señalado que los organismos de la naturaleza de los seres vivientes están organizados para que los huesos no estén sueltos los unos de los otros. Incluso, los marcos deben estar conectados con los otros marcos y reforzados con nervios y ligamentos. Entonces, la serie de marcos debe ser capaz de resistir solos y perfectamente cerrados en su solidez, incluso si algún otro elemento falla”8. Estos ligamentos apuntan a la provisión de la construcción, en caso de acción sísmica, el comportamiento de “caja” (utilizando una definición moderna) es el principal objetivo para cualquier trabajo de refuerzo y/o mejora de la resistencia sísmica. El comportamiento “caja”, también asegurado por conexiones superiores (zunchos), pueden permitir, por una parte la diferente resistencia de elementos para intercambiar tensiones sísmicas horizontales entre cada uno y la distribución de las tensiones inducidas de todas las diferentes partes.

La “casa baraccata” por Vivenzio.

De hecho, las conexiones deben oponerse a la rotación de las paredes (por ejemplo, las caras de los edificios) y transmitir la acción a las paredes perpendiculares para que se agrieten dentro de su plano. Si estas conexiones no pueden conseguirse por las regulaciones normales de una construcción correcta, el empleo de tirantes metálicos podría ser muy útil. Milizia subraya que “en los tiempos antiguos, las paredes eran mantenidas correctamente pasando a través de largas vigas de madera que trabajaban como cadenas a lo largo del grosor de la construcción para que la pared fuera reforzada en sí misma y efectivamente conectada con las otras. La madera de olivo fue utilizada para este propósito, ya que no puede ser dañada por la cal y es mejor que las cadenas de hierro, ahora ampliamente utilizadas”9. La efectividad de los tirantes metálicos, dentro de la buena técnica de construcción, se refiere a la capacidad de crear o recrear una conexión sólida entre estructuras horizontales y verticales. Estos

211


ESE7

12/2/08

14:33

Página 212

I. El conocimiento

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El riesgo sísmico en la arquitectura tradicional

Karaesmen, E.,Unay, A.I., Erkay, C., Boyaci, N. (1992). “Seismic behaviour of old masonry structures”, Proceedings of the tenth World Conference on earthquake engineering. A.A. Balkema, vol. VIII: 4531-4536. Shrive N.G., Sayed-Ahmed E.Y., Tileman D. (1997). “Creep analysis of clay masonry assemblages”, Canadian Journal of Civil Engineering, n. 24, pp. 367-379.

Fallo típico de los mecanismos de los edificios de centros históricos (Giuffrè, 1993).

1

(“… così adunque né l’acqua, né il fuoco, ma il vapore sarebbe cagione dei terremoti, quando accade che scorra al di dentro ciò che esala al di fuori …”).

2

(“fogne e spessi pozzi”).

3

A. Favaro, “Intorno ai mezzi usati dagli antichi per attenuare le disastrose conseguenze dei terremoti”, Tip. Grimaldo, Venezia 1874. (“… l’entusiasmo destato dall’aspetto dei fenomeni elettrici fece sì che tutto ciò di cui non si sapeva dare una adeguata spiegazione, venisse attribuita al fluido, o come si diceva allora al vapore elettrico, e quindi anche i terremoti venissero riguardati come un fenomeno, la cui causa era da riconoscersi esclusivamente nell’elettricità …”).

4

Llevadas a cabo por Leibnitz, Kepler y Newton.

5

(“… le viscere della terra in molti punti inzuppate di aliti sulfurei e bituminosi i quali mescolati col nitro o in altra guisa prendono fuoco e si dilatano in forma che non potendo capire, in quelle cavità dove si ritrovano, inchiusi a principio spezzino o tentino di spezzare gli opposti ostacoli il che da cagione al tremore del terreno …”).

6

Mallet, “Il grande terremoto napoletano del 1857”.

7

G. Vivenzio, “Istoria e teoria de’ tremuoti, ed in particolare di quelli della Calabria e di Messina del 1783”, Napoli 1783.

8

J. Rondelet, “Traité théorique et pratique de l’art de bâtir”, Paris 1802. (“i naturisti hanno notato che in natura i corpi degli esseri animati risultano strutturati in modo tale che le ossa non restino in nessun punto staccate tra loro. Allo stesso modo le ossature saranno da riunire alle ossature, ad esse tutte da rafforzare nel modo più opportuno con nervi e legamenti; sicchè la successione delle ossature, collegate tra loro, risulti tale da resistere da sola, quand’anche ogni altro elemento venisse a mancare, perfettamente conchiusa nella solidità della sua membranatura”).

9

F. Milizia, Principi di architettura civile, Finale Ligure 1781, parte III, cap. I, pag. 102. (“gli antichi per meglio mantenere i muri li attraversavano di tratto in tratto con lunghi travi di legno, che servivan da catene, le quali prendevano tutta la grossezza del muro, che rimaneva perciò fortificato in se stesso e meglio collegato agli altri muri. Si adoperava a questo effetto legno di ulivo, che non viene come gli altri danneggiato dalla calce, e sembra preferibile alla catene di ferro, di cui si fa ora tanto abuso”).

5 mismos propósitos pueden conseguirse mediante una apropiada ejecución y una correcta estructura de las plantas. Particularmente, la relación entre las paredes y la madera o los suelos de hierro debe ser garantizado, ya que las vigas pueden actuar como conectores, evitando que las paredes roten hacia el exterior, y para que los puntales horizontales eviten el derrumbamiento de las paredes hacia el interior. Además, las plantas deben ser suficientemente rígidas para distribuir su peso en las paredes de forma uniforme y las tensiones sísmicas proporcionalmente a la rigidez de la resistencia de las construcciones. Una conexión efectiva entre los elementos de carga de la viga y las paredes puede conseguir este resultado, más que un simple apoyo que causa el giro y movimiento de las paredes.

Referencias World Conference on earthquake engineering. A.A. Balkema, vol. VI: 3475-3480. Batoli G., Blasi C (1997). Masonry structures, historical buildings and monuments, Capítulo 11 de Computer analysis and design of earthquake resistant structures – A handbook (Advances in earthquake engineering, vol. 3), editado por D.E. Beskos & S.A. Anagnostopoulos, pp. 563-606, Computational Mechanics Publications. Carocci C. (2001), “Guidelines for the safety and preservation of historical centres in seismic area”, III International Seminar on Structural Analysis of Historical Constructions, Universidad de Minho, Guimarães (Portugal), del 7 al 9 de noviembre, 2001, pp. 145-165. De Tommasi G., Monaco P., Vitone C., (2003) “A first approach to the load path method on masonry structure behaviour” – en Brebbia, C.A. (Eds.), Structural Studies, Repairs and Maintenance of Heritage Architecture VIII –- Wessex Institute of Technology WIT Press, Southampton (UK) – ISBN: 1.85312.968.2 Giuffrè A., Carocci C. (1996), “Vulnerability and mitigation in historical centres in seismic areas. Criteria for the formulation of a Practice Code”, Proceedings of the 11th World Conference on Earthquake Engineering, Acapulco, Elsevier Science Ltd.. Giuffrè A., Carocci C. (1997), Codice di pratica: per la conservazione dei Sassi di Matera, Matera, La Bautta. Giuffrè A., Carocci C. (1999), Codice di pratica per la sicurezza e la conservazione del centro storico di Palermo - Laterza, Bari.

212


ESE7

12/2/08

14:33

Página 213

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales

I. El conocimiento

El mapa Euro-Mediterráneo de peligro sísmico

María-José Jiménez Doctora investigadora Institut de Ciències de la Terra “Jaume Almera” – C.S.I.C., Barcelona España

El peligro sísmico se define como el nivel probable de temblores del suelo asociado a la repetición de los terremotos. La evaluación del peligro sísmico es el primer paso en la evaluación del riesgo sísmico, obtenida por la combinación del peligro sísmico con las condiciones del suelo locales y con factores de vulnerabilidad (tipo, valor y edad de los edificios e infraestructuras, densidad de población, uso del suelo, etc.). Los temblores de tierra frecuentes e importantes en áreas remotas resultan un alto peligro sísmico pero no representan ningún riesgo. Por el contrario, algunos terremotos moderados que se producen en áreas densamente pobladas, entrañan poco peligro pero el riesgo es elevado. La minimización de la pérdida de vidas, de los daños materiales y de la perturbación social y económica, debido a los terremotos, depende de cálculos fidedignos que se llevan a cabo sobre el peligro sísmico. Los gobiernos nacionales, regionales y locales, los cargos públicos, los ingenieros y urbanistas, los planificadores, las organizaciones de respuesta ante emergencias, los constructores, las universidades, y el público en general, requieren cálculos sobre el peligro para la planificación del uso del suelo, para la mejora del diseño de los edificios y su construcción (incluyendo la adopción de ordenanzas municipales para la edificación), la preparación de planes de emergencia, para las previsiones económicas, la toma de decisiones sobre la vivienda y el empleo, así como otros tipos de mitigación de riesgos. Los elementos básicos de la evaluación moderna de las probabilidades del peligro sísmico pueden agruparse en cuatro categorías principales: Catálogo de terremotos, Modelo origen de terremotos, Movimientos sísmicos altos del suelo, Evaluación del peligro sísmico. El peligro sísmico describe los niveles de movimientos del suelo que probablemente serán, o no, excedidos en tiempos de exposición específicas. Los mapas de peligro especifican comúnmente un 10% de la probabilidad de excederse (y un 90% de la probabilidad de no excederse) de determinados parámetros de movimiento del suelo para una exposición de 50 años y correspondiente a un período de retorno de 475 años. El Mapa de peligros sísmicos de la región Euro-Mediterránea que ha sido publicado presenta el Punto más alto de Aceleración del Suelo (PGA) con una probabilidad de exceder del 10%, en 50 años y para una condición del suelo firme. El PGA es un parámetro de valoración del suelo a corto plazo que es proporcional a la fuerza, y es el parámetro más trazado en los mapas, y las ordenanzas de construcción actuales, que incluyen disposiciones anti-sísmicas, especifican la fuerza horizontal que un

edificio debería ser capaz de soportar durante un terremoto. Los movimientos del suelo a corto plazo afectan a las estructuras con la correspondiente resonancia de vibraciones a corto plazo (por ejemplo edificios de una a tres plantas, que son las estructuras más habituales en el mundo). Los colores del mapa escogidos para trazar el peligro corresponden aproximadamente al nivel real de peligro; los colores más fríos representan un bajo nivel de peligro mientras que los colores más calientes representan un mayor peligro. Más exactamente, los colores de blanco a verde corresponde a un nivel bajo (0-8% g, donde g equivale a la aceleración de la gravedad), amarillo y naranja a un peligro moderado (8-24% g); rojo es un peligro alto (> 24% g). El modelo unificado de peligro sísmico ESC-SESAME es el resultado de la combinación de esfuerzos de grupos multidisciplinares de investigación en sismotectónica, catálogos de terremotos, y evaluación del peligro durante más de diez años dentro del marco de proyectos, programas e iniciativas de cooperación a nivel internacional. El mapa es uno de los posibles resultados que puede generarse a través de un procedimiento homogéneo para la evaluación del peligro sísmico para la región Euro-Mediterránea, desarrollado dentro del marco de dos proyectos principales: International Correlation Programme (UNESCO IGCP-382 Proyecto SESAME) y el European Seismological Commission (ESC). Este modelo de valoración sísmica unificado ESC-SESAME permite también trazar diferentes movimientos del suelo (el punto más alto de aceleración del suelo, PGA, y la aceleración espectral, SA) correspondiendo a porciones del ancho de banda de energía irradiada por un terremoto y para diferentes períodos de retorno y condiciones del suelo. El PGA, tal como está representado en el mapa y 0.2 SA corresponden a un período corto de energía que tendrá los peores efectos en estructuras de período corto (llegando a pisos de alrededor de siete plantas). Los mapas SA de períodos más largos (1.0 s, 2.0 s, etc.) representarían el nivel de temblor que tendría un efecto mayor en estructuras de período más largo (edificios de más de 10 plantas, puentes, etc.). El modelo unificado ESC-SESAME permite también generar mapas para diferentes períodos de retorno, por ejemplo año-72 (50%/50 años) que es un cálculo no prudente que se utiliza a menudo para la vida útil de un edificio, o el período de retorno de 4275 años (2%/50 años) que es el estándar recientemente establecido para las ordenanzas de la edificación y que incluye grandes terremotos poco frecuentes. Los valores del período de retorno 475 (10%/50

213

5


ESE7

12/2/08

14:33

Página 214

I. El conocimiento

5

años), tal como están representados en el mapa, reflejan un nivel estándar de prudencia que incluye terremotos grandes y poco comunes, y que ha sido utilizado casi universalmente para ordenanzas de la edificación en las últimas décadas. El modelo sísmico unificado ESC-SESAME para Europa y el Mediterráneo constituye un marco de peligro sísmico regional en términos del punto más alto de aceleración del suelo y aceleración espectral, el cual pueden aprovechar los sismólogos, geólogos, ingenieros especialistas en terremotos y arquitectos, como guía general. No obstante, debería señalarse que las evaluaciones de los movimientos del suelo en el mapa de peligro sísmico EuropeoMediterráneo proporcionan una perspectiva razonable y coherente de peligros sísmicos a escala regional, pero no proporcionan detalles adecuados para servir como bases para establecer valores o para estrategias y decisiones de mitigación local. El mapa (http://wija.ija.csic.es/gt/earthquakes/) recibió en el 2003 el Premio a la Excelencia en Cartografía de la Internacional Cartographic Association (ICA), en en la Sección de Mapas Científicos de la International Map Exhibition en la 21st International Cartographic Conference, celebrado en Durban, Sudáfrica, del 10 al 16 de Agosto de 2003.

214

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El mapa Euro-Mediterráneo de peligro sísmico


ESE7

12/2/08

14:33

Página 215

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El mapa Euro-Mediterráneo de peligro sísmico

I. El conocimiento

5

215


ESE7

12/2/08

14:33

Página 216

I. El conocimiento

El comportamiento sísmico de las construcciones tradicionales de paredes de obra de fábrica

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El comportamiento sísmico de las construcciones tradicionales de paredes de obra de fábrica

Pere Roca Fabregat Doctor ingeniero de caminos Catedrático del Departamento de Ingeniería de la Construcción en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Barcelona (Universidad Politécnica de Cataluña) España

Introducción

5

Los edificios de paredes de carga constituyen una parte muy sustancial del patrimonio arquitectónico y cultural. En este contexto, no únicamente los edificios catalogados como patrimonio arquitectónico son importantes; los conjuntos de edificios de los núcleos antiguos o históricos presentan también gran importancia por cuanto contribuyen a enriquecer la identidad cultural de una población o de un escenario urbano; incluso cuando estos conjuntos no disponen de una mención explícita como patrimonio arquitectónico, es preciso reconocer su contribución al legado cultural y su capacidad para contribuir, al igual que los monumentos emblemáticos, a la generación de una importante economía secundaría asociada el turismo cultural. Además de ello, las construcciones de paredes de carga se mantienen en uso y se hayan plenamente insertadas en la economía de la vivienda. La implantación de criterios de sostenibilidad (al hacer preferible la rehabilitación frente a la nueva construcción en la medida en que ello supone un consumo mucho menor de recursos no renovables y una menor producción de residuos) ha dado lugar a una revalorización económica y social de estas construcciones. Todos los países del Mediterráneo están sujetos, en mayor o menor medida, a un cierto peligro sísmico. Por ello, es preciso analizar la capacidad de los edificios de obra de fábrica para resistir el terremoto y vislumbrar, en caso necesario, posibles estrategias para mejorar su respuesta sísmica. En el caso de edificios de valor patrimonial, los principios de la conservación arquitectónica hacen preferibles formas de intervención respetuosas con la morfología y naturaleza resistente de la estructura. Por ello, la posible restauración o rehabilitación de estos edificios debe considerar formas de intervención que, en la medida posible, concilien la mejora del comportamiento con el mantenimiento de los rasgos materiales y estructurales genuinos del edificio.

Comportamiento sísmico de edificios de paredes de obra de fábrica El edificio de estructura de paredes de carga constituye un sistema complejo cuya estabilidad frente a las acciones verticales y horizontales resulta del trabajo conjunto de distintos elementos constructivos (paredes de carga, paredes de traba y forjados).

216

1. Posibles mecanismos de fallo en edificios de obra de fábrica caracterizados por (a) el desplome de la fachada, (b) el colapso de una esquina (c) la fisuración diagonal de los antepechos, (d) la fisuración de machones verticales, (e) la separación de la base de las paredes (mecanismo de “balanceo” o rocking motion) y (f) separación o fisuración en la unión entre edificios.

Estos elementos colaboran de manera no redundante en la estabilidad global, de forma que el fallo individual de uno de ellos puede fácilmente afectar a otros elementos generando el colapso en cascada de parte o de toda la estructura. Las paredes de carga presentan habitualmente una esbeltez importante o incluso (como en el ensanche de Barcelona) extremadamente importante; en la mayoría de los casos las paredes no son autoestables y precisan de la acción arriostrante de paredes de traba y forjados para mantenerse en pié. El fallo individual de una o más paredes de carga, o la caída de los forjados, bien puede producir, como consecuencia inmediata, la inestabilización y caída de otras paredes de carga o de traba. El fallo de una o más paredes de carga conlleva como consecuencia la caída de los forjados, lo que a su vez puede causar la inestabilización de otras paredes previamente apoyadas en el forjado. El sistema estructural resultante es delicado y ciertamente vulnerable ante acciones extraordinarias como el fuego, el terremoto, el viento huracanado o las explosiones. En caso de mantenimiento deficiente o abandono, el deterioro de los forjados (por pudrición, en caso de vigas de madera, o por corrosión, en vigas metálicas) puede asimismo ocasionar su fallo y en consecuencia la pérdida de su acción arriostrante sobre las paredes de carga y de traba. Ante acciones horizontales de sismo y viento, las paredes pueden


ESE7

12/2/08

14:33

Página 217

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El comportamiento sísmico de las construcciones tradicionales de paredes de obra de fábrica

responder desarrollando esfuerzos de corte en su plano siempre y cuando se mantengan adecuadamente arriostradas en paredes de traba y forjados. Esta resistencia se mantiene sensible incluso tras producirse la fisuración y el deslizamiento a lo largo de las juntas de mortero gracias al rozamiento residual que se desarrolla en éstas. La unión entre forjado y las paredes se produce por apoyo directo, no existiendo normalmente ningún tipo de anclaje o refuerzo que impida la separación o el deslizamiento entre ambos; el único mecanismo que en la práctica impide el deslizamiento es el rozamiento que pueda desarrollarse en su superficie de contacto. Incluso cuando el sistema de paredes solicitadas a corte en el plano es suficiente como para resistir el terremoto, una unión entre paredes y forjado deficiente puede motivar un colapso precoz como consecuencia de la desestabilización de una pared perpendicular al plano de actuación de las fuerzas horizontales. La caída de esta pared conlleva el colapso de los forjados y en consecuencia la desestabilización de las paredes paralelas a las fuerzas, generando así una colapso completo. Una unión bien trabada entre paredes perpendiculares es esencial para garantizar el mantenimiento de la estabilidad de las paredes solicitadas a corte en el plano durante el sismo. Sin embargo, esta unión es frágil y puede romperse fácilmente debido a efectos térmicos, asentamientos diferenciales, o durante el mismo sismo. En algunos casos (como en muchos edificios del Ensanche de Barcelona), las paredes perpendiculares se han construido sin traba efectiva, manteniendo entre sí un contacto simple “a tope” no plenamente efectivo ante el terremoto.

I. El conocimiento

Estas consideraciones llevan a imaginar a este tipo de edificios como sistemas especialmente delicados y vulnerables a la acción sísmica. En este sentido, cabe notar que las normas sísmicas de muchos países (en particular, la española NCR02) introducen condiciones muy restrictivas en relación al uso de esta tipología estructural en lugares sensiblemente sísmicos (por ejemplo, limitando el número de alturas a 4 para aceleración sísmica básica de 0,08g y a sólo 2 para aceleración sísmica igual o superior a 0,12g) además de exigir la disposición de detalles constructivos exigentes o extraños a la construcción tradicional. 5 El comportamiento sísmico de las construcciones tradicionales Los razonamientos anteriores parten de una compresión racional de la relación entre los componentes de la estructura y de su respuesta conjunta. Sin embargo, estos argumentos ignoran la realidad sobre el desempeño real y las posibilidades resistentes efectivas demostradas por las construcciones tradicionales. La existencia de un legado masivo en este tipo estructural, incluso en países fuertemente sísmicos como Italia o Grecia, lleva lógicamente a pensar que, incluso con las debilidades identificadas en el apartado anterior, estos edificios pueden presentar prestaciones algo satisfactorias ante el sismo. Entre otros aspectos, debe tenerse en cuenta la adaptación que sin duda se ha producido, en términos históricos, entre la demanda sísmica

2. Posibles mecanismos de rotura en edificios de medianería (D’Ayala y Speranza, 2002)

217


ESE7

12/2/08

14:33

Página 218

I. El conocimiento

3. (A) Modo fundamental de fallo y (B) modo esperable en edificios con fachadas atirantadas (Carocci, 2001).

5

4. Escenario de daño sísmico estimado para un bloque del centro histórico de Palermo (Carocci, 2001)

5. Análisis mediante modelo de análisis computacional de la respuesta sísmica de un edificio de medianería del núcleo histórico de Baixa Pombalina de Lisboa (Ramos y Lourenço, 2004). Estimación de máximos desplazamientos.

218

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El comportamiento sísmico de las construcciones tradicionales de paredes de obra de fábrica

y la capacidad de los tipos estructurales locales para afrontar tal demanda. Diversos parámetros como, en particular, el espesor de los muros, la altura de los edificios, la organización estructural del conjunto o los diversos detalles constructivos, han evolucionado para dar lugar a una respuesta adaptada a la sismicidad de cada localización geográfica. El estudio sistemático detallado de la respuesta de las estructuras tradicionales de obra de fábrica en Italia, especialmente tras el terremoto de Umbria y Marche en 1997 ha permitido alcanzar una visión algo más precisa sobre el verdadero comportamiento de estas estructuras. Esta experiencia ha venido a demostrar que, efectivamente, existe una cierta adaptación entre tecnología constructiva y demanda sísmica local, consecuencia de la cual es una capacidad real de las construcciones tradicionales para afrontar sismos de intensidad media o media-fuerte sin experimentar destrucción. Según se ha observado en Italia, tras la ocurrencia de diversos terremotos, los edificios de factura tradicional que han sufrido daño importante o destrucción tenían ya previamente al sismo deficiencias tales como defectos constructivos, o bien se hallaban en un estado de deterioro por abandono, o bien habían sufrido transformaciones inadecuadas. Las estructuras que superaron el terremoto sin destrucción y con daño muy limitado exhibían una buena factura y habían mantenido sus rasgos constructivos tradicionales. Parece poderse concluir que una estructura tradicional bien construida y bien mantenida, en coherencia con técnicas y procedimientos tradicionales, puede resistir terremotos de mediana intensidad. Sin embargo, en algunos casos la construcción tradicional local puede mostrar deficiencias o insuficiencia sísmica. Ello puede ocurrir, en particular, en zonas en las que no haya consolidado una cierta memoria relativa a acontecimientos sísmicos, por producirse éstos de forma muy espaciada en la historia. Incluso en estos casos, una cierta mejora sísmica es posible introduciendo medidas correctoras que, aun siendo ajenas a la práctica tradicional local, puedan realizarse mediante procedimientos de la buena práctica de la construcción tradicional o histórica en obra de fábrica. En lugares sólo moderadamente sísmicos, o en los que los últimos sismos ocurridos tuvieron lugar en época muy anterior (no alcanzando a producir una memoria y un impacto en las técnicas constructivas), los edificios pueden exhibir limitaciones resistentes muy importantes como resultado de una técnica constructiva tradicional o histórica que, a pesar de sus posibles virtudes, no preste atención a las necesidades de resistencia lateral. Puede decirse que éste es precisamente el caso de muchos edificios situados en la Península Ibérica. Particularmente, diversos estudios realizados en relación a los edificios de paredes de carga del Ensanche de Barcelona han demostrado que constituyen construcciones altamente vulnerables incluso ante terremotos moderados en principio posibles en el territorio Catalán (Barbat y Cardona, 2002, Bonett et al., 2003, Penna et al., 2004)


ESE7

12/2/08

14:33

Página 219

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El comportamiento sísmico de las construcciones tradicionales de paredes de obra de fábrica

Respuesta resistente y modos de fallo De acuerdo con Carocci (2001), es posible reconocer en la estructuras tradicionales un modelo implícito resultante de la experiencia de constructiva de un cierto periodo y de la cultura local. La vivienda tradicional se compone de una estructura de obra de fábrica organizada en celdas superpuestas formando unidades de varios pisos. La estructura resulta de la yuxtaposición de elementos constructivos simples; el edificio (casa) puede entenderse como un ensamblaje de estructuras toscamente superpuestas, de forma que las paredes constituyen la celda de obra de fábrica y los elementos horizontales proporcionan los forjados y la cubierta. Esta forma de yuxtaposición produce una falta de conexión robusta entre las partes; la consecuencia de este defecto es una fragilidad del conjunto ante la acción sísmica. Las componentes de fuerza horizontales debidas a la acción sísmica empujan a las paredes que envuelven al edificio hacia el exterior, de forma ortogonal a su plano, y a partir de un cierto valor, provocan su rotura (Giuffrè 1995). Estas construcciones se caracterizan además por su capacidad para adaptarse a modificaciones. Esta capacidad resulta del carácter modular de los materiales componentes: todos ellos pueden ser desmantelados y substituidos por partes, incluso las paredes. En el mantenimiento de estos edificios, la reparación o substitución de piedras o bloques deteriorados es una práctica normal. Este modelo fundamental puede experimentar variaciones sensibles en función de los materiales localmente disponibles, aspectos culturales locales, u otros factores. En la construcción urbana, este modelo experimental transformaciones sensibles parar adaptarse a la complejidad de la trama urbana o de las características morfológicas del suelo. Incluso así, los sistemas constructivos tienden a reproducir esquemas y comportamientos recurrentes. El modo de fallo más frecuentemente observado en los análisis de edificios afectados por el sismo en Italia viene dado por el desplome de las paredes. Este es el modo que determina, en primera instancia, la vulnerabilidad de las construcciones de este tipo (figura 3a). Este modo de fallo ha sido tradicionalmente prevenido mejorando la ligazón de la fachada al resto de la estructura mediante tirantes. En este caso, la estabilidad de la fachada al sismo involucra a las paredes perpendiculares a la misma, las cuales resisten la acción sísmica trabajando de forma eficiente en su plano; cuando la resistencia de estas paredes resulta superada, éstas desarrollan fisuras diagonales a través de las cuales el sistema formado por la fachada y el triángulo superior de estas paredes se separa del resto de la estructura (figura 3b). A diferencia del primer modo de fallo, que siempre conlleva colapso, este segundo modo no necesariamente determina el fallo

I. El conocimiento

completo, si bien se manifiesta normalmente acompañado de daño ostensible. En función de las características materiales y organizativas propias de cada edificio, así como de las características de la acción sísmica (dirección de incidencia) son posibles otras formas de rotura. A modo de ejemplo, la figura 1 presenta diversos mecanismos realmente observados en edificios afectados por terremotos en Italia (Binda et al., 1999, Binda et al., 2003). En los centros históricos, los edificios de obra de fábrica tienden a formar sistemas estructurales complejos formados por varios edificios estructuralmente conectados. En estas condiciones, el análisis de un edificio aislado puede no resultar suficientemente representativo, siendo necesario considerar, al menos, el sistema formado por el edificio en estudio y sus edificios colindantes. Este sistema permite vislumbrar modos de fallo como los que se ilustran en la figura 2 (Carocci, 2001).

Técnicas de análisis Es preciso tener en cuenta que ciertas técnicas convencionalmente utilizadas para el cálculo de estructuras de paredes de carga pueden no resultar adecuadas en edificios de carácter histórico o tradicional. En particular, el método de planos de rigidez, bien conocido y hasta el presente muy empleado para el análisis de estructuras de obra de fábrica (o de hormigón armado) parte de la hipótesis de que los forjados constituyen planos muy rígidos y perfectamente enlazados a los planos verticales (paredes de carga o pantallas de hormigón). En las construcciones de obra de fábrica, esta hipótesis sólo es realista cuando el forjado está formado por una losa de hormigón o bien cuando, siendo a base de viguetas de madera o de acero, dispone de una capa superior de hormigón de espesor suficiente y adecuadamente armada y ligada a los elementos verticales. En general, ello no es aplicable a los edificios tradicionales o históricos de obra de fábrica, cuyos forjados son de carácter poco monolítico y deformable en el plano, además de hallarse apoyados de forma simple sobre las paredes. Una actitud común, en un pasado, ha consistido en modificar la estructura del edificio (introduciendo cadenas de atado y capas superiores de hormigón armado) con el fin de adaptar la construcción a las hipótesis del modelo de cálculo. Ello supone una fuerte transformación del edificio así como la inclusión de elementos de rigidez muy superior a la de las paredes y puede ocasionar efectos contraproducentes ante el sismo. De nuevo, la observación de los efectos de sismos ocurridos en Italia en tiempos recientes ha permitido constatar que este tipo de intervención puede incluso aumentar la vulnerabilidad sísmica del edificio debido al peligro de que los forjados empujen a las paredes y precipiten su inestabilización.

219

5


ESE7

12/2/08

14:33

Página 220

I. El conocimiento

5

La visualización de los modos de fallo realmente observados sugiere una aproximación distinta y más coherente con la naturaleza constructiva y resistente de estos edificios. El edificio puede analizarse en base a la consideración y a la formulación matemática de los posibles mecanismos de daño mediante la técnica del análisis límite y la aplicación de los teoremas plásticos. Dada la experiencia disponible (al menos en Italia), estos métodos pueden calibrarse utilizando un análisis cualitativo basado en la observación del comportamiento de un número importante de edificios de características similares (Binda et al, 1999, Binda et al. 2003). Este método ha sido recientemente incorporado en la normativa sísmica italiana O.C.P.M (2005). El estudio de bloques formados por edificios o de tramas urbanas exige un planteamiento más general debido a la mayor complejidad del problema. La observación de las alteraciones o irregularidades (como vacíos o cambios de altura) es en este caso esencial. Se suele actuar, en este contexto, estudiando posibles escenarios de daño para terremotos de una magnitud dada y considerando las características de los edificios tipo así como las posibles variaciones o alteraciones de la trama. El análisis puede realizarse a partir de una aproximación cualitativa (figura 4) o bien a partir de un cálculo detallado basado, por ejemplo, en modernas técnicas de cálculo computacional (figura 5).

Mejora del comportamiento sísmico En la práctica, la adaptación completa de las estructuras tradicionales a los estándares de seguridad estructural ante sismo que la normativa exige para las nuevas construcciones de hormigón y acero puede conducir a una transformación y desfiguración muy sustancial de la estructura original. En el caso de construcciones tradicionales o históricas, esta transformación puede resultar incompatible con la conservación del valor histórico-cultural del edificio, y puede ocasionar una importante pérdida en términos de legado cultural. Ello ocurre, en particular, cuando la estructura original es reforzada mediante elementos de hormigón, acero u otros materiales extraños a las técnicas constructivas tradicionales o históricas; en muchas ocasiones, estos refuerzos se han implantado de manera invasiva y no reversible, causando en consecuencia daños y pérdidas irreparables en la construcción original. Por otra parte, y como ya se ha anticipado, el estudio del comportamiento sísmico de edificios previamente reforzados, en Italia y tras los terremotos de Umbría y Marche, ha mostrado que, a menudo, los refuerzos de carácter extraño a la estructura original tienen un efecto contraproducente debido al carácter heterogéneo del complejo resultante. En particular, se ha observado que la sustitución de forjados tradicionales por losas de hormigón sobre de cadenas de atado de hormigón en muros de

220

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El comportamiento sísmico de las construcciones tradicionales de paredes de obra de fábrica

obra de fábrica puede dar lugar a una forma de refuerzo poco eficiente y puede incluso precipitar el colapso del edificio durante el terremoto. Por todo ello, la forma de entender la mejora sísmica de los edificios tradicionales ha sufrido en los últimos decenios un importante cambio de paradigma. Entendemos actualmente que la restauración estructural deriva del conocimiento de las técnicas constructivas locales y del reconocimiento de sus posibles deficiencias. El conocimiento de los procedimientos constructivos locales es fundamental y debe guiar la elección de las intervenciones. Puesto que en muchas regiones sísmicas los edificios de carácter tradicional presentan una cierta adaptación a la demanda sísmica local, es en general preferible basar el refuerzo precisamente en el análisis de los rasgos constructivos propios de estas construcciones y evitar soluciones de refuerzo contrarias a éstos. La mejora sísmica es posible reparando el deterioro y recuperando la resistencia original, sin implantar elementos de refuerzo extraños a la tecnología constructiva tradicional. En algunos casos una cierta mejora sísmico-resistente puede ser necesaria debido al grado de deterioro alcanzado por el edificio por falta de mantenimiento o debido a una factura constructiva o material originalmente deficiente. La necesidad del refuerzo también puede deberse a que la tradición constructiva local ignore las necesidades de resistencia sísmica (como se observa en distintos lugares de la Península Ibérica). Incluso en estos casos, son preferibles soluciones de carácter compatible con la construcción tradicional o histórica y que tiendan a preservar una cierta homogeneidad material y organizativa. Es preferible que las intervenciones, antes que alterar profundamente la naturaleza constructiva y resistente de las construcciones, tiendan más bien a controlar o mitigar las posibles debilidades del edificio. La intervención puede diseñarse, en coherencia con las técnicas constructivas tradicionales o históricas, para que contribuya a limitar las deformaciones experimentadas durante el terremoto o evita la excesiva separación entre partes. El anclaje de las fachadas o la unión de paredes a forjados o a otras paredes mediante tirantes, en particular, constituye una solución de carácter histórico-tradicional muy eficiente parra mejorar la unión entre los elementos sin producir heterogeneidades o cambios sustanciales de la rigidez de los elementos (figura 6). En general, las intervenciones deben orientarse a la mejora de la calidad de las paredes de obra de fábrica y de sus conexiones (entre sí y con los forjados), reducir empujes, estabilizar elementos vulnerables y reducir las irregularidades estructurales. La oportunidad de rigidizar los forjados para que trabajen como diafragmas rígidos debe considerarse de forma juiciosa y exige en todo caso una comprensión clara de los efectos que ello puede generar en el edificio. Junto a todo ello, es esencial mantener una ejecución muy cuidadosa


ESE7

12/2/08

14:33

Página 221

Herramienta 5 Comprender las lesiones estructurales El comportamiento sísmico de las construcciones tradicionales de paredes de obra de fábrica

I. El conocimiento

Binda, L., Gambarotta, L. Lagomarsino, S., Modena, C. (1999). A multilevel approach to the damage assessment and the seismic improvement of masonry buildings in Italy. Seismic Damage to Masonry Buildings, Monselice, Padova, 179-194. Binda L., Anzani A., Baila A., Baronio G. (2003), A Multi-level Approach for Damage Prevention in Seismic Areas. Application to Historic Centres of the Western Liguria, Atti della 9NAMC (9th Int. North American Masonry Conf.), South California Bonett, R., Penna, A., Lagomarsino, S., Barbat, A., Pujades, L., Moreno R. (2003). Evaluación de la vulnerabilidad sísmica de estructuras de mampostería no reforzada. Aplicación a un edificio de la zona de l’Eixample de Barcelona. Revista Internacional de Ingeniería de Estructuras. Escuela Politécnica del Ejército, Ecuador, Vol. 8, n. 2, 91120. Carocci, C. F. (2001) Guidelines for the safety and preservation of historical centres in seismic areas. Proceedings of the 3rd International Conference on Historical Structures, University of Minho, Guimaraes, 145-166. 6. Uso de tirantes en un edificio en Bergamo, Italia D’Ayala, D., Speranza, E. (2002) An integrated procedure for the assessment of the seismic vulnerability of historic buildings. 12th European Conference on Earthquake

Conclusiones

Engineering. Artículo n. 561, Londres. Giuffré , A. (1995) Vulnerability of historical cities in seismic areas and conservation

El estudio de los efectos de los sismos en las construcciones tradicionales de paredes de carga, desarrollado con especial en la ocasión del terremoto de Umbría y Marche, en Italia, ha venido a demostrar estos edificios presentan una cierta adaptación entre tecnología constructiva y demanda sísmica local, consecuencia de la cual es una cierta capacidad para afrontar sismos de intensidad media o media-fuerte sin experimentar destrucción. Sin embargo, esta capacidad puede verse comprometida cuando el edificio presenta defectos constructivos o materiales de origen o bien un estado de deterioro debido a la falta de mantenimiento. Debe reconocerse, por otra parte, que en algunas regiones geográficas (en particular, dentro de la Península Ibérica), la cultura constructiva local no recoge las necesidades sísmicoresistentes debido a una falta de memoria histórica en relación a la posible ocurrencia de sismo. En estos casos, una mejora de la resistencia sísmica puede ser necesaria. Incluso cuando el edificio presenta deficiencias, es fundamental basar la mejora en un conocimiento de los procedimientos constructivos tradicionales o históricos, siendo preferible que las intervenciones, antes que alterar profundamente la naturaleza constructiva y resistente del edificio, tiendan más bien a controlar o mitigar sus posibles debilidades manteniendo una homogeneidad y uniformidad constructiva.

criteria. Terremoti e civiltà abitabile. Annali di Geofísica, Bologna. ORD. P. C. P. n° 3431: “Norme tecniche per il progetto, la valutazione e l’adeguamento sismico degli edifici. Consiglio dei Ministri, Roma. Penna, A., Cattari, S., Galasco A., Lagomarsino, S. (2004) Seismic assessment of masonry structures by non-linear macro-element analysis. Structural Analysis of Historical Constructions IV, Balkema, Leiden. Ramos, F., Lourenço, P. B. (2004) Modelling and vulnerability of historical city centers in seismic areas: a case study in Lisbon. Engineering Structures 26, 1295–1310

Referencias NCSR-02. Norma de construcción sismorresistente: parte general y edificación. Ministerio de Fomento, Madrid, 2002. Barbat, A. H., Cardona, O. D. (2002) Evaluación de la vulnerabilidad y del riesgo sísmico de edificios. Evaluación y Rehabilitación Estructural de Edificios. CIMNE, Monografía n. 65, Barcelona, 325-340.

221

5


ESE7

12/2/08

14:33

Pรกgina 222


ESE7

12/2/08

14:33

P谩gina 223

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradaci贸n de los materiales


ESE7

12/2/08

14:33

P谩gina 224

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradaci贸n de los materiales


ESE7

12/2/08

14:33

Página 225

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales

Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

I. El conocimiento

Soledad GARCÍA MORALES Doctor Arquitecto Universidad Politécnica de Madrid España

Introducción El edificio de construcción tradicional mediterránea no es una construcción impermeable o estanca. Esta afirmación elemental nos sirve de marco de referencia para abordar brevemente el estudio de los problemas que el agua produce en contacto con este tipo de edificaciones. En efecto, tanto los cimientos, como los muros o los materiales de cubierta fueron concebidos y ejecutados a lo largo de los siglos contando con que sus materiales podían absorber humedad, lo cual implicaba que debían también poder evaporarla. El equilibrio entre ambos flujos (el de absorción y el de desorción), que viene determinado por las condiciones climáticas y microclimáticas es lo que ha constituido el éxito de una determinada solución tipológico-constructiva. ¿Cuáles son las “solicitaciones hídricas” a las que el conjunto edilicio y sus elementos están sometidos?. Una primera clasificación divide los tipos de humedad según el origen del agua: procedente del terreno, de la lluvia, o del uso. Esta división se puede matizar más si se introduce el factor del modo de penetración: con presión o sin ella; de modo intermitente o constante, etc. Como veremos, esta matización es interesante porque los criterios de intervención vendrán claramente orientados de acuerdo con la respuesta que se obtenga a dichas cuestiones.

1. Humedades procedentes del terreno

6

Estratos en el terreno (1. Estrato freático; 2. Estrato capilar; a. Zona de imbibición; b. Capa de terreno húmedo; c. Aguas subterráneas; d. Terreno impermeable).

La cantidad de agua que el terreno contiene. La presión que el agua ejerce.

Los tipos más frecuentes de humedad procedentes del terreno son: 2. Cantidad de agua en el terreno El agua del estrato freático. El agua del estrato capilar. El agua del estrato de imbibición (agua de lluvia absorbida por el terreno). El agua de escorrentía superficial que puede filtrarse por el pavimento, dando origen a “falsas” humedades del terreno. Los falsos niveles freáticos, también conocidos como “aguas colgadas” o “aguas dispersas”. Para definir por completo los posibles estados patológicos originados por estas formas de presencia de humedad, primero es preciso definir los estados de solicitación, es decir, qué factores se van a considerar como "cargas" hídricas en el terreno. Las más frecuentes son:

El modo normal de expresar la cantidad de agua del terreno es su "contenido en agua en %", que representa la masa de agua por unidad de masa de terreno seco: w = Mw / Ms (%) Que se define midiendo la pérdida de agua que experimenta el suelo al secarlo durante 24 horas en estufa a 105-110ºC (Norma BS 1377). Estos valores suelen oscilar en torno al 5% para gravas y arenas, y al 50% para terrenos de grano fino y cohesivos (arcillas). Otra forma de estimar el grado de humedad es el "grado de saturación Sr ": porcentaje de huecos del suelo llenos de agua,

225


ESE7

12/2/08

14:33

Página 226

I. El conocimiento

frente al total del volumen poroso del mismo. El grado de saturación no es un término comparativo de unos suelos con otros, pero permite relacionar el contenido de humedad con la forma de penetración, porque el grado de saturación aumenta en la medida en que es mayor la presión con que el agua es introducida a través del terreno. Utilizaremos indistintamente ambas expresiones a la hora de describir los estados de solicitación.

3. Presión del agua en el terreno

6

La presión del agua en un terreno se expresa mediante el término "presión de poro" n, que se define como el exceso de presión en el poro, por encima de la presión atmosférica.

4. Solicitaciones debidas al nivel freático Los suelos bajo nivel freático están saturados (estrato saturado): su grado de saturación Sr es del 100%. El agua en ese estrato tiene presión, y originará, en el caso de entrar en contacto con un elemento constructivo enterrado, solicitaciones intensas en las que la aparición de las lesiones se puede producir con goteo o chorreo del agua sobre el paramento. Los estratos en contacto con el nivel freático se humedecen por capilaridad desde él (estratos mojados). El grado de saturación en ellos es próximo al 100% en el límite con el NF, y decrece a medida que se aleja de él. El gradiente depende de muchos factores (porosidad, tensión superficial, etc.). Hay terrenos poco capilares, cuya zona mojada tiene poco espesor (terrenos de grano grueso y huecos superiores a 0.5 mm), mientras otros, cuyos poros son finos, contienen agua a lo largo de varios metros de altura. La altura de esta zona de saturación parcial (zona capilar) constituye el "nivel capilar", y sólo puede medirse de forma aproximada mediante fórmulas empíricas en función de la permeabilidad K. Por encima del nivel capilar existe además una capa de terreno húmedo, que no contiene agua líquida sino vapor de agua difundiéndose al ambiente (zona de evaporación). El gradiente de humedad continúa, estableciendo grados de saturación decrecientes hacia el exterior. Puede existir también una humedad discontinua en forma de trazas de agua en los puntos de contacto de grano. En lo que se refiere a presiones de agua en este tipo de solicitación, se dice que existe presión cuando el terreno está empapado, es decir, por debajo del nivel freático. Por encima del nivel freático, el estrato capilar se humedece por succión (presión negativa) debido a la atracción superficial entre el terreno y el agua (tensión interfacial).

226

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

El nivel freático como solicitación implica una presencia de agua con presión actuando sobre una amplia zona de la cimentación o sobre las partes enterradas de un edificio. Se trata de una solicitación no puntual en extensión, y no ocasional en duración. No aparece sólo en momentos de lluvia, aunque un período más largo de precipitaciones repercute en un aumento del caudal. La humedad procedente del nivel freático aparece generalmente ya en el momento de la excavación, cuando se alcanza el estrato de terreno saturado y el agua empieza a fluir por la superficie de chorreo, inundando las zanjas. Este tipo de lesiones es frecuente en edificios cercanos a corrientes de agua, o construidos precisamente sobre un acuífero superficial. La necesidad funcional o simbólica forzaba en ocasiones a situar las construcciones en estos lugares, y se daba por descontado que la humedad sería un factor permanente. Por ello, era frecuente construir sistemas de conducción y drenaje de estas corrientes, de modo que las lesiones se redujeran al mínimo. La larga tradición conseguía muchas veces domesticar al agua con invenciones magistrales en su sencillez y sabiduría: galerías, pozos, atarjeas, aljibes, azudes, etc. son sólo algunos nombres de una larga “cultura del agua”. Nuestros antepasados sabían bien que el agua, si corre, hace poco daño. Por eso, los sistemas sólo han dejado de funcionar en el momento en que atascos, desvíos o roturas han dado al traste con las soluciones originalmente pensadas. Cuando esto ocurre, la

Canales y atarjeas de conducción de agua del nivel freático en una ermita española.


ESE7

12/2/08

14:33

Página 227

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

proximidad del nivel freático a los cerramientos enterrado de una cimentación o sótano, puede presentarse en varias formas, que serán los tipos de solicitación que exponemos: I. Solicitación freática pura II. Solicitación de "capilaridad pura" III. Solicitación debida al terreno solamente "húmedo" I. Solicitación freática pura Es el resultado de hincar el cerramiento o cimentación hasta el mismo nivel freático. Al ser el flujo permanente, y grandes las presiones del agua, éste es el problema más grave. En el muro enterrado, y/o la solera, si existe, aparecen delimitadas las siguientes zonas (que se distinguen por sus contenidos en agua): Zonas de penetración puntual de agua con presión: las juntas, fisuras, huecos, etc. son los puntos débiles en cuanto a la resistencia al paso del agua con carga. Por ello, la penetración empieza en ellos ("chorreo de agua"). Zonas de material saturado de agua: en torno a los puntos de penetración, y en las áreas más próximas al agua, el material se satura. Zonas de material mojado: en torno a las anteriores. Zonas de material húmedo: que rodean las zonas mojadas. Las zonas sólo húmedas, en ocasiones no manifiestan la "mancha" característica, sino tan sólo un ligero oscurecimiento, no siempre apreciable a simple vista.

Solicitación debida al estrato capilar en una cimentación de sillería (1. Zona mojada; 2. Zona húmeda).

I. El conocimiento

El gradiente en contenidos en agua producido por el nivel freático se manifiesta de forma permanente, sin coincidir con descargas de aparatos, lluvia próxima, roturas de redes, etc. Las únicas variaciones serán las estacionales, que producen oscilaciones en la altura del nivel de agua del terreno. II. Solicitación de capilaridad pura En ella, la cimentación o el muro se hincan no en el estrato saturado y a presión, sino en el estrato inmediatamente superior, que, como hemos descrito, sólo tiene agua retenida por capilaridad, sin presión. La penetración se produce por mecanismos de tamponamiento capilar. Se produce succión capilar desde el terreno al muro. La disminución de energía superficial libre del sistema que se produce cuando el agua abandona el terreno y se extiende dentro de los poros de los materiales de la cimentación es el mecanismo desencadenante del fenómeno, por otra parte tan usual, que da origen a los muros de sótano o de planta baja húmedos incluso aunque no haya agua embolsada o terreno saturado a su lado. Este tipo de solicitación produce un gradiente de humedad en la cimentación o muro de sótano, solera, etc., que se caracteriza por un contenido en agua menor que en el caso de agua con presión. Los materiales en contacto con el terreno no se llegan a saturar de agua, y por lo tanto la distribución que se deriva de este contacto es menos extensa e intensa. Incluso si el espesor del muro fuera suficientemente grande, la mancha húmeda no llegaría ni siquiera

La altura alcanzada por la humedad de capilaridad depende de factores diversos (Pve. Evaporación exterior (+ convección); Pvi. Evaporación interior (aumento de humedad relativa); 1. Zona capilar superficial; 2. Sentido del flujo; 3. ¿Zona impermeabilizada? ; 4. El agua remonta por encima del zócalo).

227

6


ESE7

12/2/08

14:33

I. El conocimiento

Página 228

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

a aparecer en la cara vista. Esto significa que el agua se mueve por capilaridad y pasa a vapor dentro del muro, continuando después su camino por difusión de vapor. Esta solicitación recibe el nombre de "capilaridad pura" porque en ella el agua que penetra carece de presión positiva: el mecanismo es meramente de succión. Para interrumpir la penetración bastaría con impedir el contacto del terreno con el cerramiento, creando una cámara de aireación, en la que el agua pudiera evaporar y ser eliminada antes de llegar al edificio. Las zonas que aparecerán en el muro son: Zona mojada Zona húmeda 6

Remonta capilar.

228

Con las mismas condiciones que en los casos anteriores. La altura alcanzada por la humedad de capilaridad depende de varios factores. En principio, la mancha se “detiene” en el momento en que la cantidad de agua que es absorbida desde la cimentación iguala a la cantidad de agua que el muro evapora. Por ello, cuanto mayor sea la capacidad de evaporación del muro, menor será la altura alcanzada. Como la velocidad de evaporación depende de la humedad relativa ambiental, de la temperatura, de la porosidad y permeabilidad de los materiales, etc. serán estos parámetros los que definirán la solicitación. Si el flujo de evaporación es grande, el agua no alcanza grandes alturas Cuanto menor sea la humedad relativa del ambiente exterior, menor será la extensión de la zona mojada y la de evaporación, supuesto que la permeabilidad del material sea constante. Por el contrario, si se impermeabiliza el zócalo de un muro con un revestimiento que impida la evaporación, el agua suele remontar por encima de la zona impermeabilizada, buscando una nueva superficie de evaporación para alcanzar un nuevo equilibrio. En un muro tradicional, bien ventilado, lo normal es que la mancha no supere los 30 ó 40 cm. Cuando la altura es mayor, suele haber algún problema adicional (contaminación higroscópica de los materiales, normalmente) que enmascara la capilaridad. Las partes del edificio afectadas por la humedad de capilaridad ascendente han de ser no sólo las de la envolvente (muro exterior), sino que todo elemento cuya cimentación profundice hasta el estrato capilar debería mostrar lesiones de humedad ascendente. El agua no asciende de modo uniforme por toda la sección del muro. Si se trata, por ejemplo, de un muro de mampostería con mortero, es frecuente que la succión sea más fácil por el mortero que por los mampuestos, o incluso por la superficie de contacto entre las piedras y el mortero, cuando hay mala adherencia entre ellos. Las líneas o superficies por las que el agua asciende con mayor facilidad son las juntas “a tope”. Por ello es frecuente encontrar mayores alturas de la humedad en las juntas verticales que se crean entre fábricas distintas, cuando no hay trabazón


ESE7

12/2/08

14:33

Página 229

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

I. El conocimiento

entre ellas (por ejemplo, entre muros de mampostería y contrafuertes de sillería, si no se han enjarjado). III. Solicitación debida al terreno solamente húmedo Una vez explicado de qué forma el agua procedente del nivel freático asciende por capilaridad a un estrato superior (nivel capilar), y desde ahí se difunde en forma de vapor a través de estratos secos, buscando el aire libre (proceso de evaporación), faltaría describir cómo la presencia de terreno húmedo, o de otras fuentes de vapor de agua, puede afectar a los muros. Se trata de un caso frecuente, pues todo terreno posee un cierto grado de humedad, debida: Al agua que evapora desde un estrato mojado hacia la atmósfera. Al agua de lluvia percolada, que, al terminar la precipitación, busca evaporarse. Al agua remanente en el terreno, originada en fugas, riegos, etc

Solicitación debida al terreno solamente húmedo (1. Terreno húmedo; 2. Evaporación; 3. Materiales húmedos).

El agua originalmente retenida en el terreno por capilaridad, se puede mover a través de él si existe una diferencia de presiones de vapor entre el terreno y el aire libre: el agua se difunde en forma de vapor (el terreno evapora). Un muro o solera enterrados en un estrato húmedo se convierten al menos en evaporadores de esta humedad. Es conocido el hecho de que las cuevas, criptas, etc., son lugares húmedos y frescos incluso aunque no manifiesten manchas de humedad. Los contenidos en humedad son menores que en los otros casos, presentándose tan sólo una zona: Zona de material húmedo, Y que puede no presentar apariencia de humedad, sino tan sólo el deterioro de los materiales o revestimientos.

Agua de lluvia absorbida por el terreno (1. Lluvia; 2. Zona húmeda; 3. Zona mojada; 4. Zona húmeda).

5. Solicitaciones debidas al agua de lluvia directamente absorbida por el terreno Las variadas formas de solicitación de este bloque, se pueden reunir en dos grupos: IV. Solicitación de agua de lluvia absorbida en terrenos permeables. V. Solicitación de aguas dispersas. IV. Agua de lluvia absorbida por el terreno Cuando el terreno es permeable al agua de lluvia, los estratos superiores la absorben y filtran hacia abajo (agua percolada), en función de la permeabilidad. En su camino, el agua moja el terreno definiendo en gradiente de arriba a abajo. Parte del agua

Deterioro de los revestimientos.

229

6


ESE7

12/2/08

14:33

Página 230

I. El conocimiento

queda retenida en el terreno por capilaridad, mientras que otra parte percola hacia estratos inferiores impermeables. En los que son muy permeables, el agua se embebe con rapidez. En los terrenos arcillosos, la filtración es lenta y el agua recorre grandes distancias en horizontal, por su dificultad en penetrar en el terreno. Por esa misma razón, el contacto con el muro enterrado o la cimentación es mayor en el caso de terreno impermeable. El contenido en agua de un terreno en sus diferentes capas es, pues, variable mientras los intercambios con la atmósfera (lluvia y evaporación) no sean impedidos por la pavimentación. Se puede asimilar esta solicitación a la de capilaridad pura, pues produce las mismas zonas en el muro, 6

Zona mojada Zona húmeda Con la diferencia de que aquí se trata de un fenómeno coincidente con las precipitaciones, y generalmente de rápida aparición, que va desapareciendo con la evaporación del terreno. Además las manchas tienen una zona más intensa que coincide con la cota del pavimento o con la zona en la que el agua queda retenida. V. Aguas dispersas A veces la composición de estratos del terreno no permite que el agua directamente precipitada alcance el nivel freático. El agua penetra por un primer estrato permeable, alcanza una capa impermeable bajo el primero, y discurre por la superficie de ésta constituyendo líneas de corriente o vaguadas que están por encima del nivel freático. Se denominan "aguas dispersas", y son corrientes de rápida formación que siguen líneas de poca resistencia en el terreno (grietas en suelos rocosos, líneas de fractura, zonas arenosas en terrenos arcillosos, cavidades o zanjas

Agua de lluvia absorbida por el terreno. Se observa como el deterioro de las pinturas murales ha comenzado desde arriba, en la línea que coincide con el terreno al otro lado del muro.

230

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

artificiales, zonas de relleno, etc.), sin llegar a constituir un estrato empapado. Siguiendo estas líneas, grandes caudales de agua pueden alcanzar puntos lejanos en poco tiempo, produciéndose solicitaciones localizadas de agua con caudal y presión variables en función del tipo de precipitación que lo ha ocasionado. En un estrato con aguas dispersas se encuentran contenidos variables en agua; mayores en la línea de escorrentía, y menores en zonas mas alejadas. Se pueden originar bolsas con presiones fuertes, lo que constituye un tipo de solicitación peligrosa, que a veces se confunde con el nivel freático. Un tipo de terreno peligroso en este sentido es el que tiene zonas que han perdido sus finos por lavado, y se convierten en estratos muy permeables, que actúan como drenes naturales dentro de un terreno más impermeable. El fenómeno se conoce como "erosión interna" o "piping", y es peligroso porque estas líneas de flujo preferente pueden conducir caudales y presiones elevados, y lavar zonas de terreno que posteriormente producen asientos en las edificaciones sobre ellas construidas. En cuanto a la formación de embolsamientos de agua, se trata de zonas de depresión en terrenos poco permeables. Dichas bolsas se llenan de agua de lluvia, y según el caudal vertido, pueden alcanzarse niveles de carga hidrostática elevada y difícil evacuación. La ruptura de una de estas bolsas subterráneas puede producir penetraciones importantes en caudal y presión. Es también relativamente frecuente, en zonas de edificación histórica, encontrar aljibes enterrados para la recogida de agua de lluvia, así como restos de atarjeas semiobstruidas y sin uso. Todos estos elementos son potencialmente capaces de actuar como bolsas de agua en el terreno, en el caso de que sean alcanzados por algún tipo de corriente subterránea. En la construcción más reciente, el punto débil para los embolsamientos suelen ser las zanjas abiertas en torno a la cimentación, que se rellenan al terminar la obra. Como el relleno no suele tener la compacidad del suelo natural, y además se

Aguas dispersas.


ESE7

12/2/08

14:33

Página 231

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

interrumpe el movimiento natural del agua con la presencia de muros de sótano, pantallas, etc., al final el foso se convierte en una posible bolsa para el agua de lluvia vertida en torno al edificio. Si se considera el agravante de que este cinturón perimetral suele utilizarse, en edificios pequeños y exentos, para verter el agua recogida en cubierta, y en ocasiones hasta para regar los encintados de jardinería, el resultado puede ser muy negativo. Sea cual sea la forma de evolución de las "aguas dispersas", las zonas que pueden producir en el muro enterrado serán: Zona de penetraciones puntuales con presión. Zona saturada, próxima al punto donde el agua tenga mayor carga. Zona mojada. Zona húmeda. Lo que podría confundirse con la solicitación de nivel freático. La diferencia radica en que aquí se trata de fenómenos temporales, coincidentes con lluvia, rotura de aljibes por obras, falta de drenaje e impermeabilización adecuados en sótanos en cuya construcción no se apreció la presencia de un manto freático, etc.

6. El caso particular de los terrenos pavimentados

I. El conocimiento

Por estas razones, se considera el terreno pavimentado (calles, plazas, etc.) en torno a edificios no impermeables, como un factor de riesgo en dos niveles: Superficialmente, pues toda el agua de lluvia discurre como aguas dispersas. Subterráneamente, pues la dificultad de la evaporación de cualquier fuga o penetración prolongará la retención de agua y hará aumentar el grado de saturación del terreno. Este caso se presenta con relativa frecuencia en pueblos en los que las calles y plazas han sido pavimentadas recientemente. El antiguo equilibrio establecido entre los edificios y su entorno (que hacía que tanto unos como otro colaboraran tanto en la absorción del agua de lluvia como en su evaporación) se rompe, y con cierta frecuencia aparecen manchas de humedad en los zócalos de unas edificaciones que no fueron concebidas para resistir la solicitación de grandes escorrentías.

7. Humedades de condensación higroscópica Se trata de una alteración de los materiales que modifica su comportamiento respecto al agua (líquida o vapor), agravando las lesiones por humedad y dificultando su diagnóstico. La causa está en la contaminación de los materiales por sales higroscópicas, que

Cuando en el terreno se limita la capacidad de intercambio con el ambiente debido a la pavimentación, los contenidos en humedad se ven modificados. El nivel freático no recibe aportes de lluvia próxima, así que su caudal se abastece del agua precipitada en zonas lejanas. Por ello es lógico suponer variaciones de su nivel sólo estacionales. La saturación de la zona capilar y de la zona de evaporación aumenta porque la evaporación se ve limitada; el grado de saturación de vapor en los poros del terreno es mayor, y en general la humedad de las capas superiores aumenta y se hace bastante estable. Si se dieran fugas o penetraciones puntuales de agua accidental, la dificultad en la evaporación produciría una retención del agua absorbida. Cualquier defecto de drenaje, fuga de red de abastecimiento o alcantarillado se convierte en un problema de humedad salvo que el terreno sea fácilmente drenante. Un terreno pavimentado se puede considerar un posible caso extremo de "aguas dispersas", de recorrido superficial. Si el drenaje superficial no quedase bien resuelto, la pavimentación podría repercutir negativamente, al transportar toda el agua de escorrentía hacia la base de los edificios, o formar "charcos", que siempre tienen mejor penetración que el agua en movimiento.

Terrenos pavimentados (1. Pavimento impermeable; 2. Transporte de agua de lluvia hacia la base de los edificios; 3. Pavimento impermeable; 4. Elevación zona de evaporación;5. Penetración a nivel del pavimento exterior).

231

6


ESE7

12/2/08

14:33

Página 232

I. El conocimiento

6

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

son sustancias químicas solubles en agua, que presentan gran avidez por el agua, con la que se combinan formando sales hidratadas. Las sales penetran en los edificios disueltas en el agua (del terreno, de filtraciones…). Cuando el muro evapora, las sales quedan retenidas en la red porosa de los materiales, y cristalizan allí, al perder el agua de hidratación. Si pierden totalmente el agua se forma un polvo blanquecino, o una costra, o un crecimiento esponjoso de la sal, que recibe el nombre de eflorescencia. Cuando las condiciones ambientales de humedad relativa superan un cierto valor (variable para cada tipo de sal), el depósito comienza a “adsorber”1 vapor y la sal se hidrata. Algunas sales son capaces de hidratarse con tanta cantidad de agua que se disuelven por completo en ella, y entonces el elemento constructivo aparece mojado o incluso saturado de agua, dando la impresión de que existe alguna forma de presencia de agua líquida que produzca esa mancha, cuando la realidad es que se debe tan sólo a la humedad del aire actuando sobre unos materiales anormalmente higroscópicos. En este caso hablamos de humedades por “condensación higroscópica”. Normalmente, un edificio que presenta este tipo de lesión ha sufrido alguna forma de humedad “real” (capilaridad, lluvia, inundación…), que ha sido el vehículo que ha transportado las sales al muro. Pero esa forma de humedad “real” puede haber desaparecido, y en el muro puede que tan sólo queden las sales depositadas, que se activan de nuevo no por la presencia del agua del terreno, sino por el aumento de humedad en el ambiente. La mancha reaparece con su forma antigua, pero es engañosa. Esta es la causa de una gran parte de las humedades en edificios antiguos o históricos. Se trata de un tipo de mancha que “no desaparece nunca”, y que resiste a cualquier intervención de tratamiento tradicional. Como la causa es la contaminación de los

materiales, hasta que no se elimine la presencia de sales higroscópicas, no desaparecerá. Las sales pueden proceder de diversas fuentes:

Humedad por condensación higroscópica.

Humedad por condensación higroscópica.

232

Nitratos: proceden de materia orgánica: cementerios, establos, vertederos de residuos orgánicos, etc.; edificios que han sido almacenes de alimentos o de animales, etc. Cloruros: tradicionalmente asociados a la proximidad de ambientes marinos, pero que también pueden encontrarse en edificios que han sido lugar de conservación de alimentos en salazón. También en algunos climas en los que se elimina la nieve o el hielo de las calles con sal (cloruro sódico) los muros exteriores suelen estar contaminados. Por último, hay cloruros de origen orgánico. Carbonatos: asociados a la disolución de materiales de construcción o de minerales del terreno. No suelen ser tan higroscópicos como los anteriores. Sulfatos: procedentes del terreno o de otros materiales de construcción. Son agresivos porque al cristalizar ejercen presiones en los poros que pueden deteriorar los materiales, pero son en general menos higroscópicos que los nitratos y cloruros. Un síntoma característico de que la humedad es de condensación higroscópica es que la mancha desaparece cuando se pica el revoco o se eliminen los materiales contaminados (en las figuras se puede observar cómo la zona de mortero de junta que está siendo picada desaparece la mancha de humedad, porque en este caso las sales higroscópicas están cerca de la superficie, y el mortero debajo de la zona picada aparece sano y seco. En este muro las sales afectan también al ladrillo, y en este caso haría falta sustituirlo por ladrillo nuevo, cosa que no siempre es oportuno hacer, como se decidió en esta obra).


ESE7

12/2/08

14:33

Página 233

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

I. El conocimiento

8. Humedad procedente de fuentes de vapor Una masa de aire enterrada y en principio seca (cueva, cripta...) atraerá hacia ella el vapor de agua del terreno que la rodea. Si la presión de vapor de éste es alta, la bolsa de aire puede alcanzar valores de saturación de vapor altos (humedades relativas altas). Si además existe algún punto de penetración de agua líquida, la cueva o cripta se satura de vapor al 100%, en caso de que las condiciones se mantengan el tiempo suficiente. En nuestra tradición mediterránea, la cueva o cripta es ventilada, y nuestros predecesores demostraron poseer la misma sabiduría en la disipación del vapor por convección, que en el drenaje y conducción del agua líquida. Cuando estas estancias, que han sido tradicionalmente ventiladas, se van compartimentando debido a los cambios de uso, o a la introducción de ventanas demasiado estancas, aparecen patologías de condensación. La condensación se manifiesta mediante el crecimiento de colonias biológicas (bacterias y hongos) sobre los paramentos, en los puntos más fríos del muro, o en los menos ventilados (esquinas, rincones…). Para ello se necesita que la humedad relativa del aire junto a dicho paramento sea del 80%.

9. Humedades por filtraciones de agua de lluvia En la construcción mediterránea, en el que el clima es habitualmente seco, los edificios tradicionales no están especialmente protegidos respecto al agua de lluvia. Normalmente los materiales son porosos y permeables, incluso en algunas de las soluciones de cubierta, que se diseñan de tal manera que una pequeña absorción de agua en su masa puede contribuir a refrescar el ambiente interior, y por lo tanto mejorar el confort. El agua de lluvia puede penetrar en los edificios principalmente mediante dos mecanismos: Un mecanismo de absorción y succión a través de los poros de los materiales. O por filtración a través de juntas. Cuando la lluvia incide sobre una azotea o resbala sobre un muro, parte del agua es absorbida por los mismos materiales y por las juntas, y otra parte escurre sobre las superficies. Existe una proporción inversa entre la cantidad de agua que escurre sobre el edificio y la que es absorbida por él. Normalmente los cerramientos se han diseñado de forma tal que la cantidad de agua absorbida pueda evaporar en los períodos que transcurren entre una precipitación y otra. Así, aunque el muro se moje, si tiene tiempo de evaporar, no hay lesiones de importancia. Incluso esa cantidad de agua absorbida refresca los muros y

6

Una masa de aire enterrada y en principio seca (cueva, cripta...) atraerá hacia ella el vapor de agua del terreno que la rodea.

cubiertas al evaporar, como se explicaba antes. La única precaución es que el espesor del muro debe ser suficiente para que el frente húmedo no alcance al paramento interior. Las situaciones patológicas empiezan a ocurrir cuando se deterioran los morteros de agarre o de junta, de tal manera que el agua no sólo es absorbida en los poros, sino que puede escurrir por las juntas entre los materiales, formando una segunda lámina escurrida que a veces puede ser interna. En cada tipología arquitectónica es importante conocer la relación entre agua escurrida/agua absorbida que sea óptima para un determinado clima, y las distintas soluciones constructivas, que guardan gran sabiduría práctica en la experiencia sobre la permeabilidad y la capacidad de evaporación de los materiales disponibles, o sobre la dosificación y espesores de los morteros de junta o de revestimiento.

10. Diagnóstico Una vez conocidas de modo genérico las distintas formas de humedad que pueden presentarse en los edificios de la arquitectura tradicional, estamos en condiciones de establecer una metodología para su inspección, diagnóstico e intervención. Inspección Serán síntomas relevantes aquéllos que ayuden a clasificar el tipo de lesión observada dentro de alguno de los tipos de humedad anteriores. Entre los síntomas, los más importantes son las manchas. De ellas conviene observar y analizar lo siguiente:

233


ESE7

12/2/08

14:33

Página 234

I. El conocimiento

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

Situación. Tamaño y forma de las manchas. Modo de aparición. Coincidencias espaciales o temporales. Hay otros síntomas que también pueden ser significativos (color, olor, eflorescencias, deterioro de los materiales, etc.). Además de la Inspección, es interesante conocer la siguiente información sobre el edificio, si es posible:

6

Agua de lluvia absorbida por el muro.

El agua absorbida podrá evaporarse en los períodos que transcurren entre una precipitación y otra.

Datos históricos. Documentación gráfica y fotográfica, si la hay. Datos sobre intervenciones o modificaciones: obras, reparaciones, cambios de uso… Datos sobre el entorno: pendientes, composición y permeabilidad del terreno. Datos sobre las redes urbanas próximas al edificio (antiguas y actuales). Toda esta información, según se ha analizado en los apartados anteriores, debería conducirnos a una primera hipótesis sobre la causa de la humedad. Para corroborar si esa primera hipótesis es correcta o completa, disponemos de diversas técnicas instrumentales de apoyo al diagnóstico. La más sencilla y barata es hacer una toma de datos con el termohigrómetro. Este instrumento mide la temperatura y humedad del aire, y nos permite localizar los focos de evaporación presentes en muros, soleras o cubiertas. Es interesante hacer la inspección con él, porque no siempre las manchas corresponden a verdaderos focos de evaporación: a veces se trata de una condensación por higroscopicidad, y en ese caso los materiales no evaporan agua, sino que la condensan, y este hecho se detecta con cierta facilidad mediante esta técnica. Los resultados del estudio se pueden representar sobre planos. Estudios complementarios Una vez analizadas las lecturas proporcionadas por el termohigrómetro, puede ser necesario acudir a alguna otra técnica de comprobación y localización de los focos. En este caso, el estudio necesario dependerá de la hipótesis o prediagnóstico:

Humedad por filtraciones de agua de lluvia.

234

Si se trata de localizar un foco de humedad del terreno, y se sospecha la presencia del nivel freático o de un estrato capilar, es útil un estudio geotécnico. Cuando se desea conocer con más detalle el comportamiento higrotérmico del edificio (para conocer su ventilación, el riesgo de condensaciones, y la evolución en el secado en correlación con el clima, por ejemplo) se recurre a un estudio de seguimiento higrotérmico completo, mediante la instalación de


ESE7

12/2/08

14:33

Página 235

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Reconocimiento de los tipos de humedad: causas y lesiones producidas

I. El conocimiento

termohigrómetros de registro continuo (data-logger) que se programan con un protocolo de toma de datos adecuado al tipo de estudio que se desea. Para localizar los focos puntuales, se acude a las catas con supervisión arqueológica. Cuando se sospecha que la humedad se debe a averías en el alcantarillado, o a la presencia de redes, hay que inspeccionar éstas con ayuda de técnicas apropiadas al caso (inspección de pocería mediante cámara de televisión; detección de arquetas; detección de fugas en la red de abastecimiento…) Si se desea discernir el papel de las sales higroscópicas presentes en los materiales, y su posible influencia sobre el comportamiento hídrico de los materiales, hay que recurrir a ensayos de laboratorio. Para ello hará falta una toma de muestras de los materiales que se quiere estudiar. Los ensayos de laboratorio posibles son muchos, y se escapa del ámbito de esta publicación el describirlos. Por último, cuando se sospecha que se trata de un problema de humedad de filtración de agua de lluvia, se pueden hacer ensayos “in situ” de simulación de esta: con spray, chorro de agua, o pequeñas “balsas” de agua sobre el elemento que se desea estudiar.

6

En cualquier caso, estos estudios sólo son útiles cuando se realizan después de que exista alguna hipótesis previa: son ensayos de comprobación, que responden a preguntas que el técnico o investigador se hace. Por sí solas, las técnicas no bastan. Por ello, nunca han de sustituir a la inspección y el estudio del que se hablaba antes.

1

Se denomina “adsorción” al mecanismo por el que los gases se adhieren a las paredes de los poros o superficie de los materiales. En este caso el gas que se adsorbe es el vapor de agua.

Cartografía de focos de humedad detectados en la iglesia de San Salvador, de Toro [prov. de Zamora, España].

235


ESE7

12/2/08

14:33

Página 236

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales

I. El conocimiento

La degradación de materiales de construcción (piedra, tierra, madera)

Maria Philokyprou Arquitecta y Dra. en arqueología Urbanista en la Sección de Conservación de Edificios del Department of Town Planning and Housing Chipre

I. Introducción. Materiales de construcción en Chipre

preferencia como material utilizado para sillares, es un material amarillento, poroso, con componentes biogénicos y algunos ígneos adheridos libremente. La elección de una piedra se hacía normalmente según la geología del entorno inmediato de los asentamientos.

La piedra, la tierra y la madera siempre disponibles en la naturaleza y en los alrededores de varios asentamientos, han sido los materiales de construcción básicos para la construcción de edificios tradicionales chipriotas de los siglos XIX y XX.

6

Piedra La piedra, labrada o sin labrar, ha sido el material más comúnmente utilizado en la construcción de muros y, en menor grado, de suelos. En los muros de mampostería sin concertar, las piedras utilizadas eran aquellas disponibles en los alrededores de los asentamientos y eran normalmente rocas sedimentarias (piedra arenisca calcárea, caliza) así como rocas ígneas (diabasa, gabro). En las poblaciones de las llanuras donde las piedras eran más bien escasas, su uso quedaba normalmente limitado a la construcción de los cimientos y a la parte inferior de las paredes. Así, la altura de los muros de piedra difiere de una zona a otra. Los sillares, generalmente los más utilizados, eran rocas sedimentarias de varias formaciones (normalmente piedra arenisca calcárea de Pachna, Athalassa–Nicosia así como también de la cantera de Koronia y caliza de la cantera de Lefkara). La piedra arenisca calcárea de la cantera de Pachna fue la principal fuente de sillar y era apropiada para la edificación. Se trata de una piedra dura y está compuesta partículas, de tamaño pequeño a mediano. Sus componentes principales son biogénicos (algas, protozoos, bivalvos, foraminíferos), silicatos (cuarzo, feldespato) y en algunos casos fragmentos de rocas ígneas, todo ello bien rodeadas de carbonato de calcio microcristalino, micrita o esparita. La piedra arenisca calcárea de la cantera de Athalassa-Nicosia, que es la segunda en

Sillar. Piedra caliza de Nicosia y de Pachna.

236

Degradación de la piedra.

Adobe En la arquitectura tradicional chipriota se ha usado extensivamente el adobe, especialmente en las partes altas de paredes. Para la manufactura de adobe se suele preferir los suelos calcáreos con un contenido relativamente alto de arcilla. El barro es mezclado con agua y amasada a mano para producir una mezcla plástica. Por otro lado, algunas plantas uniformemente humedecidas, como paja, cañas o algas, son añadidas a la pasta y dejadas unos pocos días para su fermentación, en ese momento se convierten en una especie de matriz vegetal natural que da al producto final consistencia, flexibilidad y elasticidad. Revocos y morteros En arquitectura tradicional se utilizaba revestimientos de yeso o de barro. El uso de cal estaba relativamente limitado. Para mortero, el barro era el material más utilizado. El barro requiere una tecnología simple comparado con otros revocos, ya que puede ser preparado fácilmente a partir de arcilla mezclada con agua. El barro debe sus propiedades de adhesión a los minerales de la arcilla presentes en el suelo. En los revocos y los morteros de muros hechos con barro, se utilizaban frecuentemente aditivos como la paja, para evitar las fisuras ya que permitían una mejor cohesión. Una categoría especial de revocos son los hidráulicos. Estos fueron utilizados principalmente en estructuras que requerían propiedades hidráulicas (molinos de agua, etc.).

Degradación de la piedra.


ESE7

12/2/08

14:33

Página 237

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales La degradación de materiales de construcción (piedra, tierra, madera)

I. El conocimiento

Madera El uso de madera, especialmente de pino y de ciprés se limitó principalmente a la construcción de cubiertas, suelos, puertas, ventanas y muros auxiliares.

b. Por causas químicas e influencia de factores biológicos y polución atmosférica se puede causar la alteración de los componentes de la piedra. c. Por causas mecánicas (carga y tensión) que lleva superar la resistencia máxima de los elementos de piedra.

II. Degradación de la piedra

Debe destacarse que en la arquitectura tradicional en Chipre la presencia de humedad en las paredes de piedra constituye la mayor causa de los cambios físicos y químicos en la estructura de los elementos de piedra (principalmente en las piedras sedimentarias que son las más porosas y especialmente en edificios cercanos a la costa). El agua puede entrar en la piedra por la condensación de vapor en el aire y por la penetración de agua de lluvia si el material es poroso2, así como también con el proceso de capilaridad (movimiento del agua desde el suelo de forma ascendente y evaporación cuando llega a una superficie libre). Remonta capilar El agua tanto en forma líquida como en vapor puede entrar en todos los materiales porosos. El poro que tiene un pequeño diámetro actúa como tubo de capilaridad y crea absorción del agua. Esto ocurre porque existen fuerzas de cohesión en los tubos entre el agua y las paredes de los tubos que son mayores que las fuerzas entre las propias partículas de agua. Por lo tanto el agua tiende a propagarse a una mayor superficie dentro del tubo y se filtra a través del tubo de la pared venciendo la fuerza de la gravedad. El agua crea erosión en los elementos de piedra directamente con el lavado de sus componentes solubles (degradación de partículas de arcilla) e indirectamente con la transferencia de las sales solubles y su cristalización.

Los principales problemas encontrados en la construcción de muros de piedra son debidos a la degradación del material de construcción o a defectos de la construcción. La degradación se debe principalmente a la descomposición de la propia piedra, los daños en las esquinas y, a menudo, en toda la extensión de su superficie visible y a la alteración de su naturaleza compacta. A veces aparecen grietas en la piedra por corrosión de los elementos metálicos utilizados para fijar marcos de madera. En algunos casos las grietas en las piedras son debidas a la sobrecarga de la parte superior del dintel de piedra de ventanas y puertas. Otros problemas encontrados en la construcción en piedra son el desplome del muro, su separación del resto de la construcción y su derrumbamiento total. A veces, muros perpendiculares tienden a separarse al igual que las dos caras de un muro. Finalmente, en construcciones en piedra, las grietas, la degradación y la caída de revocos y morteros puede llevar a que las piedras se aflojen y se caigan. Las principales causas de degradación1 (descomposición, erosión, grietas) de la piedra son: a. Humedad de capilaridad así como humedad provocada por la lluvia u otras causas. La humedad normalmente aparece en la parte inferior de la pared y en un menor grado en las partes superiores (incluso en las partes más altas de la pared). La presencia de agua y humedad puede afectar a la composición de la arcilla de la piedra y también lleva a la cristalización de las sales.

Degradación de la piedra.

a. Degradación de la piedra debido a la presencia de agua y humedad Acción del agua en los componentes de la arcilla Muchas arcillas se expanden cuando absorben agua y cambian a polvo fino cuando se secan. La arcilla se deteriora por su

Degradación de la piedra y del adobe.

Degradación de la piedra.

237

6


ESE7

12/2/08

14:33

Página 238

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales La degradación de materiales de construcción (piedra, tierra, madera)

I. El conocimiento

expansión con la absorción del agua. Con el aumento de volumen de sus componentes, se desarrollan fuerzas mecánicas, con lo que la piedra que contiene tales elementos se desorganiza sustancialmente.

6

Cristalización de la sal La cristalización de la sal constituye una de las causas más importantes de la erosión y degradación de las piedras y actúa en todos los tipos de piedra, sea cual sea su composición química. El origen de las sales son la superficie del suelo, la subsuperficie, el mar, la contaminación atmosférica del agua de lluvia (ya que aumenta la contaminación del suelo) y el uso de materiales incorrectos de construcción en contacto con la piedra (cemento, yesos y morteros). Las principales sales solubles son los cloruros, los sulfuros y los sulfatos3. Las sales entran en el poro de la piedra (o por pequeñas grietas) durante la absorción o el aumento de capilaridad del agua que contiene sal. El agua se absorbe directamente de la lluvia o asciende desde el suelo por la acción de capilaridad. La acción de capilaridad se debe principalmente a los poros longitudinales, perpendicular y de un lado a otro, con un pequeño diámetro. Cuando el agua está saturada (por el descenso de temperatura o la evaporación) las sales solubles se cristalizan tanto dentro de los poros de la piedra como en su superficie donde se ha creado eflorescencia. A veces la cristalización de la sal puede tener lugar tanto en la superficie como en los poros de la piedra. Cuando las sales se cristalizan, su volumen aumenta4, los poros están parcialmente llenos y se crea una gran tensión en la pared (de los poros), teniendo consecuencias destructivas. Esto lleva a la degradación de las piedras de los edificios. La cristalización puede crear tensiones mecánicas, debilitar la superficie de la piedra y separar pequeñas partes de ella, terminando con el material. La concentración de sales en las superficies de las piedras debido al movimiento continuo del agua hacia las superficies externas de los materiales, tiene como resultado, aparte del deterioro de los elementos de piedra, el deterioro de los yesos

Daños causados a la piedra por la polución del aire.

238

y morteros (desarrollo de tensiones de la superficie, grietas menores, separación de los yesos de la piedra y una destrucción gradual). El grado de importancia de este fenómeno depende del porcentaje de agua contenida en los poros y la permeabilidad de la piedra. El fenómeno de degradación-erosión debido a la cristalización de la sal se convierte en algo mucho más drástico en las regiones costeras de la isla, por ejemplo en Lárnaca. b. Degradación de la piedra debido a factores biológicos y a la contaminación atmosférica. Factores biológicos La erosión debida a factores biológicos incluye cambios químicos que se crean por microorganismos (algas, hongos, etc.) así como también aquellos debido a insectos, pájaros y al crecimiento de raíces o plantas que penetran en las juntas o grietas, ejerciendo tensiones mecánicas. La humedad también lleva al desarrollo de microorganismos que originan deterioro. Contaminación atmosférica (sulfuros y óxidos de carbono) La degradación de la piedra debido a la contaminación atmosférica no es tan intensa en Chipre como la debida por los factores mencionados antes, debido a la baja contaminación atmosférica de la isla. Los contaminantes que crean deterioro de los elementos de la piedra son normalmente el dióxido de carbono y los óxidos de azufre. Tal y como ya se ha mencionado, el ácido sulfúrico reacciona rápidamente con el carbonato de calcio de las piedras calcáreas y lo disuelve cuando los elementos de la piedra están expuestos al agua de lluvia. El dióxido de carbono atmosférico que se ha disuelto en agua de lluvia disuelve a su vez gradualmente el carbonato de calcio creando componentes solubles y cuando la solución se seca, se recrean en carbonato de calcio o aragonita. El dióxido atmosférico actúa solamente en piedras calcáreas que están expuestas al agua de lluvia y el resultado es una reducción muy pequeña de sus dimensiones.

Problemas estructurales de los muros de piedra.

Daños causados a los muros de piedra por la vegetación.


ESE7

12/2/08

14:33

Página 239

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales La degradación de materiales de construcción (piedra, tierra, madera)

c. Degradación de la piedra debido a tensiones mecánicas Los problemas de la piedra debido a las tensiones mecánicas, causadas por la expansión y contracción del material, no son habituales en Chipre ya que existe una fluctuación limitada de la temperatura. El hundimiento de los cimientos, los terremotos y las prácticas incorrectas en la construcción (sin interconexión de las trabas de la pared) pueden causar problemas, no sólo en la construcción sino también en la propia piedra (grietas, etc.).

III. La degradación del adobe El principal daño del adobe es la degradación, la desintegración y el deterioro del propio material. Esto es muy obvio en la base de una pared y en menor grado en la parte superior o en otras partes de la pared. Otros problemas de las paredes de adobe son los mecánicos, como las grietas, el desplome (horizontal o vertical), los abombamientos y hundimientos, los deslizamientos horizontales y la inclinación de las paredes. Esto puede afectar también al propio material. Los daños mencionados dependen de la calidad del adobe así como también de la estructura de la pared. La calidad del adobe depende de la calidad de la tierra utilizada para su producción, el aditivo orgánico y generalmente el procedimiento en su preparación (el tiempo dejado para la fermentación de la tierra, la mezcla de los ingredientes, el período dejado para que se seque, etc.) y también las características geotécnicas del producto final. La calidad del adobe depende a su vez de la experiencia y formación del artesano. Los daños de una pared de adobe puede deberse al sistema estructural de la pared (insuficiente aparejo de la pared, incorrecta posición de los adobes en hileras alternas) y también debido a las condiciones climáticas del área (presencia de agua y humedad). Las principales causas de degradación del adobe son: a. Agua y humedad (llevando a la desorganización de los componentes de la arcilla y a la creación de sales).

Desconchado y grietas del yeso.

I. El conocimiento

b. Factores biológicos c. Tensiones mecánicas a. Agua y humedad El agua y la humedad (humedad ascendente desde el suelo, agua de lluvia, un trabajo incorrecto del artesano y otros problemas en la estructura, constituyen las principales causas de deterioro del material y de los aditivos orgánicos. La desintegración del material de adobe es el proceso en el que la tierra que lo forma pierde cohesión por la existencia de agua y humedad. La humedad y el agua llenan sus poros y las partículas de tierra pierden cohesión/conexión entre ellas y el material se pulveriza5. Además debido a la presencia de agua, la paja utilizada en los adobes se pudre, se hincha, se seca y se pulveriza. El proceso que origina el daño es la penetración del agua en el material. La humedad que entra en la pared causa evaporación o creación de cristales de sal. La creación de estos cristales causa la pérdida de las fuerzas de cohesión, desintegra el material y aumenta el tamaño de los poros, llevando a la pulverización del adobe. La humedad también causa serios problemas al yeso y también al mortero de una pared de adobe. La humedad puede entrar en los poros de la superficie entre el yeso y la pared. Penetra directamente en la superficie por la masa de la pared. La humedad localizada en el área entre el yeso y el adobe causa evaporación/condensación dependiendo de la temperatura y las condiciones de humedad de los alrededores. La humedad también lleva sales solubles cerca de la superficie. Cuando la humedad se seca, se forman sales residuales. La creación de estas sales aumenta el tamaño de los poros (hinchándose) creando una presión adicional en el poro que causa la pérdida de las fuerzas de cohesión/conexión y se desarrolla una fisuración interna. El yeso se separa y se cae. Después de caerse el yeso, el adobe se mantiene expuestos a la humedad y al agua, produciendo la aceleración del deterioro y la descomposición. Además, cuando una pared pierde su enyesado externo y se deja expuesto, el agua puede causar problemas extra. La circulación del agua forma pequeños canales verticales en la pared, aumentando

Deterioro del adobe en la parte inferior de los muros.

Deterioro del adobe en la parte inferior de los muros.

239

6


ESE7

12/2/08

14:33

Página 240

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales La degradación de materiales de construcción (piedra, tierra, madera)

I. El conocimiento

6

el área de superficie que se expone a condiciones perjudiciales. Los daños causados por el agua y la humedad pueden observarse más frecuentemente en la base de la pared, cuando la piedra base está baja. El procedimiento de deterioro del adobe continúa mientras la humedad continúe saliendo. En el área donde el basamento de piedra es significativamente alto, el agua puede penetrar dentro de la pared por las grietas, causadas por fallos estructurales o por carga externa. En algunos casos las grietas se desarrollan en los puntos de pudrición de componentes de la madera. En estos casos el proceso de daño opera sólo a corto plazo (período de lluvias), al contrario que el continuo proceso de daño de la parte más baja de la pared, especialmente en las piedras base. El deterioro debido al agua puede también ser observado en la parte superior de la pared, donde la estructura termina y se encuentran varios materiales (piedra, adobe, madera y yeso). Las grietas empiezan a desarrollarse en el área debido al diferente coeficiente de expansión de varios materiales así como también a prácticas incorrectas, y también a la variación de temperatura y a la humedad. La parte superior de la pared está normalmente protegida con una protección del techo. Cuando esta protección falla, el agua penetra la estructura por las grietas y los materiales se degradan, siguiendo el mismo proceso descrito antes. b. Factores biológicos A veces los pájaros escarban en la pared para crear sus nidos, exponiendo el interior de la pared a las condiciones de erosión. Cuando el yeso se cae, los agujeros de los pequeñas clavos de madera (utilizadas para una mejor cohesión entre el yeso y el adobe) proporcionan espacios para insectos y pájaros para construir sus nidos y también para el crecimiento de vegetación, causando grietas internas. c. Problemas mecánicos Las grietas aparecen cuando la tensión supera la máxima resistencia. Las causas de las grietas son movimientos horizontales de la pared, la inclinación de la pared, y los desplazamientos de

Degradación de la madera.

240

Degradación de la madera.

apoyo. Los movimientos horizontales suceden cuando hay un terremoto, vibraciones del suelo, o un fuerte viento, debido a las presiones de la tierra o al agua por las excesivas deformaciones del suelo o la estructura del techo. La separación de las grietas se agrava por la pobre conexión en las esquinas. Las grietas también son originadas por desplomes. Algunas de las causas son los movimientos horizontales por fuerzas aplicadas o desplazamientos o deformaciones de las plantas. Otros problemas estructurales de las paredes de adobe son los abombamientos, hundimientos o desplomes de la pared.

IV. Degradación de la madera Los principales daños de los componentes de la madera son la pudrición, la creación de grietas y la pérdida de resistencia debido a las variaciones de temperatura y de humedad, a causas biológicas y también a problemas estructurales. Además, los insectos, hongos y otros procesos biológicos pueden crear problemas y la degradación de los componentes de la madera. Los componentes de la madera se pudren normalmente en aquellas áreas afectadas por el agua y especialmente en partes incrustadas de las paredes. Las causas biológicas del deterioro de la madera son el peligro de los hongos e insectos (que crecen mucho en la madera) bajo condiciones favorables de humedad (sobre el 20 %) y de temperatura (20-300C) causando la pudrición de la madera. Las grietas longitudinales que pueden estar presentes en las piezas de madera, además de la reducción de la resistencia de los miembros, proporcionan nidos para insectos. Los problemas en las estructuras de madera también pueden provenir por una reducción de su sección durante su proceso de secado y por la pérdida de humedad no-uniforme. Puede tener resultados nocivos el uso de componentes de madera que no han sido correctamente secados bajo condiciones de control, o fueron cortados de los árboles durante períodos incorrectos, originando que la savia permanezca en el material.

Deterioro del adobe en la parte superior de los muros.


ESE7

12/2/08

14:33

Página 241

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales La degradación de materiales de construcción (piedra, tierra, madera)

I. El conocimiento

Finalmente, decir que la mayor parte de los componentes de la madera no tienen una forma permanente incluso si se ha cortado hace muchos años. Con el cambio de las condiciones de humedad y de temperatura, se expande o contrae y a veces se dobla. Bajo condiciones permanentes de carga también puede seguir deformándose. En conclusión, puede mencionarse que la causa principal de la degradación de la piedra, el adobe, yesos y la madera en los edificios tradicionales de Chipre, es el agua y la humedad (humedad ascendente, así como también por el agua de lluvia filtrándose en las estructuras por problemas estructurales). La protección de las estructuras puede conseguirse tan sólo mediante la protección de las estructuras al agua y a la humedad. 6 Bibliografía IOANNIS, I. 2005: Erosion and Protection of Building Stone, Ornamental Stone from Greece, Hellenic Marble – Hellenic Marble Manufactures. LAMBROPOULOU, B.N. 1993: Erosion and Conservation of Stone. PAPADOURIS, Gl. 1990: Building Materials in the Cyprus Traditional Architecture, Archaeologia Cypria. PAPADOURIS Gl. 1992: The use of Wood as Inherited in to Building Tradition since Antiquity. Review of the Cyprus Society of Historical Studies. PHILOKYPROU, M. 1999. Building Materials and Construction Methods Employed in Prehistoric and Traditional Architecture in Cyprus, Ethnography of European Traditional Cultures. Arts, Crafts, Techniques of Heritage. Restoration and Maintenance of Traditional Settlements, 2003. Cyprus Civil Engineers and Architects Association.

1

El término degradación incluye todos los procesos que contribuyen a la alteración de un elemento de piedra. Estos procesos pueden ser de naturaleza química, física, mecánica o biológica.

2

Anotar que los componentes sólidos de un material poroso tienen numerosos espacios pequeños vacantes, los poros o la capilaridad de los tubos, que pueden ser abiertos o cerrados, formando una red interna.

3

Los óxidos sulfúricos que provienen de la contaminación atmosférica, el agua del suelo y los morteros de cemento, erosionan las piedras calcáreas creando yeso que contribuye a la forma secundaria de erosión de la piedra.

4

El aumento del volumen creado por el cambio de las sales desde la forma de anhidro a forma de acuosas, lleva a la erosión por la fatiga que se crea por la alternancia de tensión en las paredes de los poros. La tensión dentro de la piedra puede alcanzar su límite de rotura.

5

El proceso de desorganización de los componentes de la arcilla de un material se ha descrito en el subcapítulo anterior dedicado a la piedra.

241


ESE7

12/2/08

14:33

Página 242

I. El conocimiento

Varios tipos de técnicas científicas utilizadas para identificar los mecanismos de degradación de la piedra

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales

Mustafa Al-Naddaf Dr. en Geología Departamento de Conservación y Gestión de Recursos Culturales, Yarmouk University, Irbid-Jordania

Introducción

6

Todos los materiales presentan un estado estable, en el entorno en el que se forman. No obstante, con un cambio significativo importante de las condiciones medioambientales, el material puede transformarse en un material que presenta una nueva estabilidad (RAPP y HILL, 1998; MALAGA-STARZEC et al., 2000). La alteración de la piedra está provocada por la adaptación de sus elementos internos a las condiciones atmosféricas y medioambientales, bajo la acción de factores físicos, químicos y biológicos (PELLIZZER y SABATINI, 1976; AMOROSO y FASSINA, 1983; KARPUZ y PASAMETHOUGLU, 1992) es un fenómeno que ha sucedido desde que la piedra fue formada y que continuará durante toda su existencia (CHAROLA, 1988 y TURKINGTON, 1996). Durante estos siglos, los monumentos y las esculturas en piedra se han resistido al ataque de agentes naturales de alteración. Todavía durante las últimas décadas muchos de estos monumentos y esculturas, especialmente cerca de las áreas urbanas e industriales, han sido observados por experimentar un deterioro acelerado (AMOROSO y FASSINA, 1983; ASLAM, 1996; McALISTER, 1996).

Los agentes responsables de la alteración La alteración de las rocas en la litosfera está provocada por muchos agentes continentales (extrínsecos), así como agentes físicos (desintegración mecánica), químicos o biológicos, además de por sus propiedades intrínsecas, es decir su mineralogía, su textura y su estructura (DÒSSAT, 1982; AMOROSO y FASSINA, 1983; BRADLLEY y MIDDLETON, 1988; GAURI, 1992; LING et al., 1993a VINCENTE et al., 1993). En consecuencia, la ruina de la piedra de un monumento es raramente el resultado de un único factor (proceso). Normalmente es por una combinación de diferentes agentes (SCHUMANN, 1998). Diferentes grupos de formas de deterioro, donde la formación de depósitos sobre la superficie de la piedra es la más importante, se pueden detectar en la piedra de los monumentos. Parece que la primera etapa del deterioro de la piedra de construcción, que se produce bajo el efecto de las condiciones atmosféricas, es el agrisamiento. Esta etapa va seguida frecuentemente de la formación de costras y de un desprendimiento ulterior por cuarteo (Hoke, 1978, y Al-Naddaf, 2002). Una fina capa de 0,02-0,2 mm de espesor, dura, negra, generalmente sin lustre, puede desarrollarse sobre la superficie de

242

Umm Qeis (Jordania).

numerosos tipos de piedra (Nord y Tronner, 1992; Nord y Ericsson, 1993). La pátina y las costras que recubren la superficie de los monumentos han sido atribuidas a diferentes causas, que incluyen: el tratamiento con fines estéticos y/o protectores, los depósitos producidos biológicamente, la interacción con los agentes atmosféricos, tales como el SO2, llevando a la sulfatación y la formación de yeso y de un depósito seco o húmedo de partículas atmosféricas (Garcia-Vallès et al., 1998). La formación de esta capa juega un papel importante en la variabilidad de la composición química de las piedras de construcción. Este fenómeno aparece normalmente en los lugares cercanos a la superficie o con los fluidos que entran y salen, que contribuyen a la redistribución de los elementos muy solubles (Hayles and Bluck, 1995). La determinación de la composición y del origen de los depósitos encontrados en los monumentos permite comprender el mecanismo de la formación de los depósitos, adoptar medidas preventivas para atenuar y retardar su formación y determinar la mejores acciones de conservación para retirar estos depósitos sin efectos negativos sobre la piedra, o por lo menos con los mínimos, limitando al máximo las consecuencias (Riederer, 1973). La microscopía óptica, la difracción de rayos X, la microscopía electrónica de exploración, la espectrofotometría infrarroja, la cromatografía para cambiar iones y los tests de espectrometría de absorción atómica y de plasma, pueden permitir efectuar una caracterización mineralógica y química de las piedras intactas y alteradas, así como detectar las patologías de las piedras de los monumentos.


ESE7

12/2/08

14:33

Página 243

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Varios tipos de técnicas científicas utilizadas para identificar los mecanismos de degradación de la piedra

La difracción de los rayos X El objetivo esencial de todas las investigaciones sobre estos materiales es la caracterización química y mineralógica de los materiales de los edificios antiguos. En efecto, puede proporcionar informaciones importantes sobre la composición y los productos responsables de la alteración, que permitan conducir a unas conclusiones para la evaluación del grado de ruina de los materiales y, en consecuencia, de sus causas (PUERTAS et al., 1992). El método de difracción de rayos X prueba la eficacia para determinar la composición mineralógica de las muestras de piedras así como la de la costra de alteración, ya que permite detectar todo el contenido mineral superior al 1% (DO, 2000). El método de difracción de rayos X se utiliza para las muestras en que el contenido de arcilla es elevado. La comparación de las diferencias dentro de la composición mineralógica de una piedra intacta y de la costra permite determinar su origen.

La petrografía El análisis de una placa delgada permite obtener informaciones esenciales sobre los numerosos materiales inorgánicos. Los geólogos utilizan la petrografía de placas delgadas para describir y clasificar las rocas, los suelos y la arena. Los arqueólogos y los científicos encargados de la conservación del patrimonio, se sirven de este método para estudiar las numerosas materias inorgánicas empleadas en la producción de objetos culturales. El objetivo de estos análisis, efectuados dentro del cuadro de estudio de objetos similares, es identificar el origen geológico de un objeto o de algunos de sus elementos y estudiar la tecnología de fabricación. Con ciertos materiales artísticos, la comparación entre los cambios estructurales y mineralógicos sobre las superficies alteradas y las secciones interiores intactas de una muestra, pueden proporcionar informaciones sobre la autenticidad de una pieza. Del mismo modo, las placas delgadas permiten estudiar el deterioro del arte inorgánico y de los materiales arquitectónicos, y observar los efectos de tratamientos de conservación sobre estos materiales (Reedy, 1994). La cuestión más habitual a propósito de la alteración de la piedra natural es sobre la influencia de las sustancias contaminantes. Para responder, se debe disponer de una amplia información sobre la piedra natural. Las investigaciones llevadas a cabo en laboratorio por Holzwarth, 1996, y Livingston, 1988, mostraron que las propiedades petrográficas particulares no son conocidas, las propiedades físicas no permiten obtener todas las informaciones necesarias sobre el material. Además, las propiedades petrográficas y diagenéticas permiten explicar la mayor parte de las desviaciones de las propiedades físicas de submuestras cogidas

I. El conocimiento

del mismo bloque de piedra, teniendo en consideración que algunas de estas propiedades pueden afectar de forma importante a la alteración de las piedras de construcción. Una de las ventajas de la petrografía de placa delgada es el precio del microscopio petrográfico necesario para las investigaciones, ya que es relativamente económico. La mayor parte de los laboratorios pueden tener acceso a esta técnica, utilizada habitualmente para efectuar los análisis. El coste de compra y del mantenimiento de un microscopio petrográfico es mucho menos elevado que la de los otros equipos que sirven para estudiar los objetos en piedra, como los microscopios de exploración electrónica, la microsonda de haz de electrones, el difractómetro de rayos X o los instrumentos elementales de análisis (Reedy, 1994). 6 El microscopio electrónico de exploración La técnica del microscopio electrónico de exploración (SEM) es ampliamente utilizada en el campo de las investigaciones de material. En esta técnica, un haz de electrones altamente enfocados pasa sobre la zona definida, y la observación de los electrones secundarios generados por esta haz permite una resolución morfológica en la gama nanómetrica (ADLER, 1982; VAN GRIEKEN, 1989; McALISTER, 1996). El tipo de informaciones proporcionadas por el microscopio electrónico de exploración permiten evaluar la calidad de la

Samad (Jordania).

243


ESE7

12/2/08

14:33

Página 244

I. El conocimiento

6

cementación intergranular y la tendencia de la piedra a retener el agua unida y a absorber el material a partir de esta agua. Además la capacidad de absorción es importante, ya que la piedra es susceptible de deteriorarse bajo el efecto del hielo-deshielo, los ciclos húmedos y secos y de la cristalización de la sal, y, además, es muy urgente protegerla (LEWIN et al., 1978). El deterioro de las piedras de construcción se produce como resultado de la disolución del material cementante, que es uno de los mecanismos de descomposición que tiene las repercursiones más importantes sobre estas piedras. El microscopio electrónico de exploración permite detectar este proceso, en particular si está asociado a la técnica de florescencia de los rayos X. En los entornos húmedos, el bio-deterioro puede ser el principal factor de deterioro de la piedra, del hormigón, del mortero, etc. Este tipo de deterioro puede ser provocado por microorganismos tales como las bacterias, los hongos, el liquen, las algas y las plantas, por ejemplo el musgo. Mientras las bacterias tienen una tendencia a producir un bio-deterioro y a corroer las superficies mediante la secreción de ácido, igualmente ha sido demostrado que los hongos contribuyen a la degradación de la piedra, del hormigón y del mortero penetrando directamente en la superficie. El microscopio electrónico de exploración está considerado como la mejor técnica de análisis que permite detectar los factores de deterioro (Tapper, et. al. 1999).

La fluorescencia de rayos X y la espectrometría de absorción atómica Los productos más visibles de la alteración de la piedra son consecuencia de la fragmentación y de la desintegración de los elementos minerales. La disolución de ciertos minerales y la formación ulterior de nuevos elementos, menos fáciles de observar pero aun así importantes, son provocados por la acción de los agentes químicos y biológicos que supondrán la alteración de las prioridades químicas de las superficies expuestas a los efectos medioambientales (ADLER et al., 1982; McALISTER, 1996). En consecuencia, la determinación de las variaciones de la composición química de las superficies alteradas por comparación con las partes intactas, es un método de análisis que permite identificar los agentes responsables del deterioro y de efectuar las medidas de conservación apropiadas. Los métodos de análisis por fluorescencia de rayos X y de espectrometría de absorción atómica son frecuentemente utilizados, con éxito, en la investigación de la composición elemental de los materiales inorgánicos, intactos o alterados (MARINGER, 1982). En efecto, permiten determinar las concentraciones de los principales óxidos: Na2O, MgO, Al2O3, SiO2, P2O3, SO3, CaO, K2O, TiO2, MnO y Fe2O3, así como ciertos oligoelementos, tales como Zn, Rb, Cr, Sr, Zr, Ba y Pb.

244

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales Varios tipos de técnicas científicas utilizadas para identificar los mecanismos de degradación de la piedra

La comparación entre la composición química de una costra alterada y la del interior de una piedra intacta permite identificar el origen de la formación de la corteza sobre las fachadas de piedra. Puede tratarse estadísticamente mediante el concepto de factor de enriquecimiento (Ef).

La cromatografía por intercambio de iones Cuando se presentan una gran cantidad en el suelo, las soluciones salinas solubles probablemente pueden deteriorar más un monumento que cualquier otro factor de deterioro natural (PLENDERLEITH, 1979). El lavado de la sal tiene repercusiones en las rocas, las piedras de construcción, el mortero, los ladrillos, la pintura, el vidrio, así como los numerosos materiales porosos utilizados en los edificios y los monumentos. En la actualidad, está reconocido como uno de los agentes de alteración más frecuentes y más activos (ARNOLD, 1976a, b; ARNOLD y ZEHNDER, 1989). Algunos tipos de sales minerales pueden ser detectados en los edificios, los más comunes, y en las piedras de construcción. Se trata de sulfatos, nitratos, cloruros y carbonatos de sodio, de calcio, de potasio y de magnesio. La cromatografía por intercambio de iones es una forma de cromatografía líquida que utiliza las resinas de intercambio de iones para separar los iones atómicos o iones moleculares basados en su interacción con la resina. Este método es el más rápido para analizar los iones. La cromatografía por intercambio de iones es una de las técnicas más importantes que pueden aplicarse para determinar la -2 concentración de Cl-, NO-3 and SO4 en muestras de piedras.

Referencias Garcia-Vallès M., Vendrell-Saz M., Molera J. y Blázquez F. (1998): “Interaction of rock and atmosphere: patinas on Mediterranean monuments”. Env. Geol. 36: 137-149. Springer-Verlag. Hoke E. (1978): “Investigation of weathering crust on Salzburg stone monuments”. Studies in conservation. 23: 118-126. Hughes M. J., Cowell M. R. and Craddock P. T. (1976): “Atomic Absorption Techniques in Archaeology”. Archaeomtry. 18: 19-37. GB. Riederer J. (1973): Die Erhaltung vo Kunstwerken aus Stein in Deutschland. Maltitechnik-Restaurato.1: 73. Reedy, Ch.: “Thin-Section Petrography in Studies of Cultural Materials”. JAIC 1994, Volumen 33, Número 2, Arículo 4 (pp. 115-129). Tapper, R.; Smith, J.; Beech, I.: “Modern Microscopy techniques for the Study of Mortar Biodeterioration”, Poster presented at International conference on microbiology and conservation (ICMC ’99) Of microbes and art: The role of microbial communities in the degradation and protection of cultural heritage. Tribuna di Galileo, Museo della Specola, 16-19 Junio1999, Florence, Italia, pp. 180-184.


ESE7

12/2/08

14:33

Página 245

Herramienta 6 Comprender los procesos de degradación de los materiales

Agentes de degradación de la madera

La madera, en las condiciones adecuadas, es un material muy durable. Lo mismo se podría decir de otros muchos materiales de construcción, pero algunos todavía habrán de demostrarlo. Podemos encontrar elementos de madera en edificios con muchos siglos de antigüedad en perfecto estado. Es verdad que no encontraremos otros muchos, que por haberse degradado o destruido completamente al no haber soportado las agresiones a las que han sido sometidos, han sido sustituidos o han sido la causa de la ruina de algunos edificios. La madera tiene muchos “enemigos”, los agentes que la degradan o destruyen, pero la elección de soluciones constructivas adecuadas, que la protejan frente a estos agentes. Un mantenimiento adecuado de la madera y del edificio pueden alargar su vida útil hasta lo que en términos actuales de duración de los edificios podamos considerarla eterna. Los elementos que componen la madera: celulosa, lignina y otros, atraen como alimento a diversos tipos de seres vivos, tanto del reino vegetal como animal. Entre los agentes destructores no bióticos hemos de destacar a los agentes atmosféricos: radiación solar, lluvia, o debido a su gran poder de destrucción el fuego. Cada agente de degradación produce un tipo de ataque y con una intensidad que causa unos efectos diferentes a los demás y que tampoco son iguales para todos los tipos de maderas.

Agentes que degradan la madera Como ya hemos dicho, los agentes de degradación de la maderas suelen clasificarse en dos grandes grupos: los agentes abióticos y los agentes bióticos. Entre los abióticos destacaremos la radiación solar, la lluvia y las variaciones de humedad, el fuego y por último los productos químicos. Los seres vivos a tener en cuenta serán por una parte vegetales como los hongos y por otra parte insectos.

Agentes de degradación abióticos La radiación solar Del amplio espectro que compone la radiación solar, centraremos nuestra atención en las fracciones de radiación ultravioleta e infrarroja, por ser las que afectan más a la madera, especialmente la primera.

I. El conocimiento

Joaquín Montón Arquitecto técnico Profesor del Departamento de Construcciones Arquitectónicas II en la Escuela Politécnica Superior de la Edificación de Barcelona (Universidad Politécnica de