Issuu on Google+

Los estudios de Magisterio que vienen Al leer este artículo las conclusiones que he sacado son las siguientes: Para empezar estoy totalmente de acuerdo con que el profesorado tenga que estar formándose mientras esté trabajando, ya que la sociedad avanza muy deprisa y ellos deberían hacerlo, aunque creo que de momento no siguen el mismo ritmo que la sociedad, ya que por ejemplo, en este momento las nuevas tecnologías nos invaden y son pocas las aulas que trabajan con ellas. Sigue el mismo ritmo que el siglo pasado, es decir niños sentados en una mesa en frente de un profesor explicando tema por tema en todas las asignaturas, con la poca participación de ellos y ninguna de las nuevas tecnologías. Los docentes deberían formarse tanto en las nuevas tecnologías como en otros temas, como por ejemplo los docentes que trabajan con el alumnado infantil, han tenido que formarse ya que actualmente no trabajan de la misma manera que antes (actualmente trabajan a través de rincones, por trabajo por proyectos etc.) Me parece bien la idea de que hagan un examen a los docentes para ver el nivel que tienen, pero no me parece bien la idea de opositar y menos en la actualidad ya que todo el que tenga una carrera puede opositar a ser docente. Pienso que desde un principio no valoran al docente como se debe y si no lo hace el gobierno menos lo hará la sociedad, como por ejemplo las familias, ya que en hoy en día, vemos muchos casos de acoso a profesores y como las familias defienden a sus hijos sin antes saber lo que ha pasado. Los médicos tienen mucho prestigio aquí en España y los docentes deberían tener muchísimo más prestigio del que tiene ya que son ellos los que están formando a los niños para que tengan un buen futuro. Es importante la idea que tiene Cataluña de hacer una Prueba de Actitud Personal (PAP), y una entrevista que mida la empatía y la sensibilidad social, ya que en estas pruebas se pueden observar, como los docentes tienen la capacidad de trabajar con niños pequeños y como son capaces de desenvolverse en un aula. Para concluir pienso que se le tiene que dar más importancia y más prestigio al docente, ya que depende de ellos el futuro de los niños, pero es importante que el docente se vaya formando durante toda su vida, ya que los niños aparte de estar en las aulas, viven y se desenvuelve en una sociedad que actualmente va por delante de los colegios.


Los estudios de magisterio que vienen