Page 1

GuĂ­a para mejorar las relaciones afectivas

con adolescentes y jĂłvenes


“Los padres no somos perfectos. Reconocer una debilidad o un error delante de nuestro hijos no nos hace perder credibilidad. Al revés, lo que hacemos es ganarla.” Patricia Ramírez, Psicóloga.

Comprender y entender a un adolescente no es tarea fácil, requiere de esfuerzo, dedicación y empatía por parte de los adultos. Es importante ver esta etapa, desde otra perspectiva, porque en la adolescencia comienzan a definir su forma de ser, se conocen así mismos y al entorno en el que viven. En ocasiones eso puede suponer un distanciamiento entre padres e hijos, ante esta situación, hay algunos consejos importantes que pueden ayudar a los adultos a comprender las necesidades de los adolescentes, porque ellos viven en un momento de transformación en el que deben contar con la orientación y comprensión adecuada.

Elaborado por: Berenice Castro Capiedra David Venegas Guerrero Janet Delgadillo Bautista


Adolescencia temprana 12 a 15 años de edad Esta es una etapa de cambios físicos, mentales, emocionales y sociales. En ella, los adolescentes toman decisiones por cuenta propia sobre amigos, escuela, deportes y otros gustos propios de la edad; por eso, necesitan la guía y el apoyo de los adultos. Su humor es cambiante, por una parte quieren ser tratados como niños y ser mimados, por otro lado, buscan autonomía y libertad, pero evitan asumir responsabilidades.

1. Dedícale tiempo La vida de un adulto suele ser complicada, entre la familia y el trabajo, a veces parece que no hay tiempo para nada más, sin embargo, los adolescentes necesitan atención, aunque parezca lo contrario, porque ellos prefieren pasar más tiempo con sus amigos que con su familia. Debes prestar atención a cada una de sus acciones, analízalas, pero no las critiques. Busca adentrarte a su nueva realidad, porque es posible que disfruten de cosas de las que no sabes nada y de las que puedas aprender mucho. Es verdad, que a los adolescentes no les motiva mucho el sentarse a hablar con los adultos, porque se sienten incomprendidos y expuestos, por eso, busca realizar actividades que les parezcan interesantes, recuerda que ya no son niños, ahora quieren mostrarse a sí mismos que son grandes.


2. Sé empático y conócelo Ser empático significa ponerse en el lugar del otro para comprenderlo. No olvides que tú también fuiste adolescente, por ello, trata de conectar con tu “yo” de esa etapa. Reconecta con tus sentimientos, resentimientos, pensamientos y añoranzas, solo recuerda que los tiempos cambian, reconectar con tu pasado, no significa que todo deba ser igual a la época en la que tú creciste. En esta etapa, los adolescentes buscan independencia, por ello, tomarán decisiones buenas o malas, en las que no te tomarán en cuenta. Ante esta situación evita criticarlos, mejor dialoguen y hazles saber que entiendes y respetas sus decisiones, siempre y cuando no se hagan daño o a terceros. Dales la oportunidad de crecer y vivir la experiencia del primer noviazgo, de asistir a fiestas con los amigos, sin olvidarse de sus responsabilidades académicas, esto fomentará la comunicación y confianza que ellos depositen en ti.


3. Establece acuerdos, no reglas Una regla significa imposición, es decir, se le obliga al adolescente a cumplir o soportar algo que no quiere. Un acuerdo significa tomar una decisión en común, esto permite la comprensión entre quienes negocian y así ambas partes ganan. Se cree que los adolescentes se rebelan contra todo y se cierran al diálogo, o incluso buscan desafiar a quienes les imponen algo, para evitar esto, debes considerar lo siguiente:

1

No seas autoritario y evita decir “porque lo digo yo”: Hazles saber que los acuerdos son para que ambos se sientan seguros, que buscas evitarles que se hagan daño, porque cada acción tiene una reacción en cadena.

2

Permite que expresen lo que piensan y sienten: Si los acuerdos se discuten y se les hacen partícipes en el establecimiento de estos, se sentirán importantes porque se les escucha y toma en consideración.

3

Analiza sus peticiones: Es bien sabido, que los adolescentes quieren más libertad de la que pueden manejar y de la que los adultos están dispuestos a dar. Por ello, ambos dialoguen: La hora de llegada, qué días de la semana puede salir con sus amigos, cuánto tiempo puede pasar frente a la televisión o a la consola de juegos.

4

Exprésales tus preocupaciones: No se trata de pensar solo en sí mismos, sino pensar también en los demás, que cada decisión tiene que ser analizada desde diferentes puntos, para tomar la correcta.


4. Toda acción tiene una consecuencia Una consecuencia, no es un castigo. La consecuencia tiene como propósito cambiar la conducta del adolescente, para que la falta no se repita y aprenda una lección. Al establecer consecuencias debes considerar lo siguiente: Debe estar relacionada al acuerdo que se rompió: Si no cumplió con el horario de llegada después de ir a una fiesta, la próxima vez no asistirá o tendrá que llegar más temprano. Debe ajustarse al tamaño de la falta que cometió: No es lo mismo no hacer la tarea de matemáticas, que faltar a clases para irse con sus amigos. Debe ser inmediata: En el momento en el que se rompe el acuerdo, se debe establecer una consecuencia, por ejemplo: Durante tres días no tiene permiso de jugar con la consola de videojuegos, porque tiene que estudiar para presentar otra vez su examen.

Por último, hazle saber que las consecuencias no significan que no lo quieres, al contrario que deseas que mejore su conducta para que sea alguien responsable y digno de confianza para las personas que lo rodean.


5. La tecnología forma parte ollde su realidad

La tecnología es fundamental en la vida de los adolescentes, porque forma parte de sus dinámicas sociales, es un recurso académico y también tiene un fin de entretenimiento. Esto no significa que no deban tener un límite, sin embargo, no les digas que en tus tiempos no era necesario, porque no viven en la misma época, por eso debes aprender y adaptarte también a su realidad.

Limita el tiempo de conexión a la red: Establece un horario de uso de los dispositivos móviles, esto no debe incluir el uso para las tareas escolares. Previene conductas negativas: Enséñales que existe información sensible y si tienen alguna duda sobre algún tema personal, pueden acercarse a ti. Háblales de la importancia de la privacidad: En las redes sociales pueden expresar todo lo que sienten o piensan, sin embargo, recuérdales que deben evitar compartir información personal que los ponga en riesgo a ellos o a terceros. Los adolescentes deben aprender a proteger su integridad, por ello, tu guía y comprensión es importante para que comprendan que el uso de la tecnología debe hacerse de forma responsable.


Adolescencia tardía

16 a los 18 años de edad

En esta etapa, los adolescentes están desarrollando códigos morales para convertirse en adultos y tienden a tomar decisiones importantes que definirán su futuro. Sin duda, son años en los que atraviesan por miedos y frustraciones, pero también se autodescubren y eso les permite reconocer sus fortalezas. Es común que los adolecentes desarrollen una imagen de sí mismos al sentirse identificados con otras personas, grupos e ideologías, es así como buscan la pertenencia a un grupo social.

1 El despertar sexual

En la escuela se brindan lecciones sobre educación sexual, pero eso no es suficiente, también deben impartirse en casa. Es importante que abordes el tema con franqueza y naturalidad, hazles saber que si ellos lo desean, puedes ayudarles a aclarar sus dudas.

En esta era tan digitalizada, los adolescentes tienen acceso a una infinidad de información, pero eso no significa que sea la forma adecuada para aprender sobre educación sexual. Para ayudarte a abordar este tema, te sugerimos los siguientes tips: Busca el momento adecuado: Lo ideal es que hables en un lugar donde se sientan cómodos, busca que sea una conversación natural, porque si es forzado no querrán escucharte, quizá para ellos sea una situación bochornosa.


Sé honesto: Si a ti te causa incomodidad abordar este tema, díselos, pero hazles saber que es importante, porque tú puedes compartirles información más clara y precisa. Si no es así busquen el apoyo de un especialista. Sé directo: Expresa con claridad los tipos de sexo que existen, la importancia de los métodos anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual y háblales del embarazo en adolescentes y jóvenes, porque esto les dará un mayor panorama para ejercer su sexualidad con responsabilidad.

Da apertura al diálogo: Hazles saber que hablar de sexo no es malo y aclara sus dudas e inquietudes sobre el tema. Las lecciones que tú les enseñes les permitirán tener relaciones saludables, así que no temas hablar de sexo con ellos, porque esto les ayudará a saber que cuentan contigo.


2. Fortalece su autoestima La adolescencia es una etapa que se caracteriza por inseguridades, si cometen un error, automáticamente asumen que no pueden hacerlo, esto genera en ellos desconfianza para plantearse nuevas metas o retos. Para ayudarlos, toma en consideración los siguientes puntos:

1

Escúchalos: Aunque parezca que no quieren tu atención, necesitan que los escuches y al hacerlo puedes ponerte en su lugar, para que comprendas por lo que están pasando y así los orientes de forma adecuada.

2

Transmíteles confianza y seguridad: Debes hacerles saber que confías en ellos, muéstrate transparente y cuéntales alguno de los errores que cometiste en tu adolescencia, eso les ayudará a darse cuenta que siempre hay una lección que aprender.

3

No le restes importancia a lo que les preocupa: A veces los adultos consideran que los problemas de los adolescentes solo son dramas sin sentido, pero no es así, por eso préstales atención y ayúdalos a encontrar una solución.

4

Halágalos: Reconoce sus habilidades y hazles saber que te sientes orgulloso de sus logros por pequeños o grandes que sean, ellos necesitan sentirse valorados y reconocidos.

Si un adolescente tiene confianza en sí mismo, logrará hacer todo lo que se proponga.


3. Estimula sus talentos e intereses Todos los adolescentes son talentosos y eso les permitirá sobresalir en algo. Debes tener en cuenta que los adolescentes desarrollarán alguna pasión por la música, deporte o baile, no veas esas habilidades como una pérdida de tiempo, porque pueden proporcionarles oportunidades para alcanzar el éxito.

¡Apoya a sus pasatiempos! Porque esto contribuye también a fortalecer su autoestima y a construir su identidad. Conoce sus intereses, adéntrate a su realidad y permítete saber lo que les apasiona para que seas una guía y ellos puedan establecer objetivos relacionados a sus pasiones, sin olvidarse de sus estudios académicos.

4. Oriéntalos en la decisión más importante de su vida Ten claro que tu papel como adulto es orientarlos, la decisión final solo les corresponde a ellos. Los adolescentes apenas comienzan a conocerse a sí mismos cuando ya deben elegir una carrera, por ello es una de las decisiones más difíciles. Para apoyarlos, toma en consideración las siguientes recomendaciones: • • • • •

Destaca sus habilidades y destrezas. Reconoce los logros que han alcanzado durante su vida escolar. Ayúdalos a reflexionar sobre sus gustos y que estos vayan enfocados a lo que desean estudiar. Tú eres su guía, no los obligues a estudiar algo que no quieren. Hazles saber que la decisión es suya y cuentan con tu apoyo incondicional.

También debes tomar en cuenta que un título universitario no lo es todo en la vida, si desean enfocarse a una carrera técnica, está bien, apóyalos. Recuerda que lo más importante es que hagan lo que de verdad les apasiona y los hace felices.


5. Son dueños de su destino Cuando un adulto educa a un adolescente, suele pensar: "Quiero que él logre, lo que yo no pude". Permite que ellos construyan sus propios sueños, aunque creas que tus sueños pueden ser una mejor opción, no lo son, porque cada persona debe elegir su propio destino. Tienen derecho a elegir lo que quieran y crean conveniente, no tienen que hacer realidad lo que tú deseas. Así que no los juzgues, solo motívalos y recuérdales que te sientes orgulloso de sus decisiones.

Educar a un adolescente no es una tarea fácil, pero la comunicación es la base fundamental para construir relaciones basadas en la confianza y el respeto.


Aldeas.Infantiles.SOS.Mexico @AldeaSOSMX @aldeasmx

Profile for Aldeas Infantiles SOS

Guía para mejorar las relaciones afectivas con adolescentes y jóvenes  

Guía para mejorar las relaciones afectivas con adolescentes y jóvenes