__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

Guatemala, 9 de abril de 2021 Año 8 No. 362

Los edificios

Archivo

forasteros de las grandes capitales


Portal

Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

Editorial

Pierre Kohler

Del tamaño intuido del Universo se deriva una idea de infinito que solemos materializar en la Tierra mediante la monumentalidad y la masividad de muchos de los paradigmas arquitectónicos que han marcado nuestro paso por este suelo pletórico de milagros y de dramáticas transformaciones. Hemos pasado así de las ofrendas de sangre a las columnas de fuego, y de los montículos profanos a las pirámides sagradas, todo con tal de acercarnos a esa quimera de inmortalidad que, impregnada de fugacidad, persiste en poblar los espacios abiertos con oraciones de basalto y piedra caliza que se elevan al cielo en nombre del honor y de la gloria, del dolor y la victoria. Y, como sugiere nuestra portada, quizás no haya actividad humana más multicultural por excelencia que la arquitectónica, pues en ella se trascienden fronteras y se incorporan los más diversos saberes, desde el tallador fundido en cuerpo y alma a las canteras, hasta el soñador trashumante que diseña metáforas de metal y niebla en proporciones iguales, con tal de alcanzar la

Historia de nuestro planeta RACIAS al impresionante avance experimentado por la geología y la geofísica en las últimas décadas, poseemos en la actualidad un elevado conocimiento de la estructura de nuestro planeta, si bien es cierto que quedan todavía bastantes puntos por aclarar y más de un enigma por resolver. Descubrir cómo se ha llegado a dicho conocimiento constituye una apasionante aventura intelectual en la que Pierre Kohler propone embarcarnos con la lectura de la Historia de nuestro planeta. No se trata de trazar su historia y evolución, pues ya existen abundantes libros sobre este tema. Lo que se ha pretendido en esta obra es contar de forma casi novelada la historia de la Tierra por medio de las grandes empresas científicas —a veces auténticas peripecias— de aquellos investigadores como Copérnico, Wagner, Miller, Hubble, etcétera, quienes han contribuido decisivamente al conocimiento de nuestro planeta. Temas de interés fundamental como la deriva de los continentes, el origen de la vida en la tierra, o el misterio de las fosas submarinas, son abordados en este libro con amenidad no exenta de rigor científico.

otra orilla o rozar con sus alas el techo escurridizo del planeta.

Galería

DIRECTORIO

Archivo

Directora General: Silvia Lanuza ire

c ci ó

n Gen e

ra

l

Subdirector General Técnico: Víctor Valenzuela

D

2

Coordinador: Francisco Chinchilla Edición: Otoniel Martínez Diseño Gráfico: Sulhema Pacheco Digitalización: Freddy Pérez

Gua

t e m ala

Alma viva


3

Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

Semblanza Antoni Gaudí Este artista arquitectónico, cuyo nombre completo es Antoni Plàcid Guillem Gaudí i Cornet, nació el 25 de junio en 1852. No se sabe el lugar exacto de su nacimiento, aunque se cree que fue en Reus o Riudoms, municipios vecinos y colindantes de la comarca del Baix Camp, Cataluña. Está considerado como una de las figuras más destacadas del modernismo. En Reus trabajó en la restauración del Monasterio de Poblet, proyecto que llevó a cabo en colaboración con su amigo Eduardo Toda. Cursó estudios en la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona. Se formó en el ambiente del romanticismo catalán, entusiasta de la Edad Media, y seguidor de las ideas de John Ruskin y Viollet-leDuc. Su primer encargo como arquitecto fue la casa Vicens (18831888), un edificio neogótico, residencia de verano de un comerciante de cerámicas. En 1883 asumió la continuación en Barcelona del templo de la Sagrada Familia, una catedral neogótica que modificó totalmente. Posteriormente trabajó en el Parque Güell (1900-1914), obra paisajística, la casa Batlló (1904-1906), edificio modernista, y la casa Milá (1906-1912), conocida por los barceloneses como La Pedrera. Como diseñador, destacan las forjas de sus balcones y cancelas. Entre sus piezas más destacadas aparecen el sillón Calvet, la bancada del Parque Güell y la silla y el banco Batlló. Durante sus últimos años siguió la construcción de la Sagrada Familia, que le ocupó 43 años de su vida.

El escritor de origen ucraniano Nikolái Vasílievich Gógol nació el 1 de abril de 1809 en la llamada Gobernación de Potlava, del antiguo Imperio ruso, y falleció en Moscú el 4 de marzo de 1852. Cultivó varios géneros, pero fue notable como dramaturgo, novelista y escritor de cuentos cortos. Su obra más conocida es, probablemente, Almas muertas, considerada por muchos como la primera novela rusa moderna.

El 7 de junio de 1926, cuando se dirigía como casi todos los días a la iglesia de San Felipe Neri, fue atropellado por un tranvía en la Gran Vía de las Cortes Catalanas, entre las calles Girona y Bailén, siendo tomado por un mendigo, al ir indocumentado y a causa de su aspecto descuidado. Antoni Gaudí murió el 10 de junio de 1926, a los 74 años de edad. Fue enterrado el 12 de junio en la capilla de Nuestra Señora del Carmen de la cripta de la Sagrada Familia.


Guatemala, viernes 9 de abril de 2021 Fotos: Archivo

El tamaño del Universo El Modelo Estándar de Cosmología es nuestro mejor intento de describir la naturaleza fundamental del Universo.

Comencemos diciendo que el Universo es grande. Abigail Beall* E ESTIMA que si miramos en cualquier dirección, sus regiones visibles más lejanas se encuentran a unos 46 mil millones de años luz de distancia. Eso supone tener un diámetro de 540 sextillones de millas (o 54 seguido de 22 ceros). Pero esta es realmente nuestra mejor suposición: nadie sabe exactamente cuán grande es realmente el Universo. Esto se debe a que solo podemos ver hasta donde la luz (o más exactamente la radiación de microondas arrojada por el Big Bang) ha viajado desde su origen. Desde que el Universo comenzó a existir, hace aproximadamente 13 mil 800 millones de años, se ha estado expandiendo. Pero debido a que tampoco conocemos su edad precisa, resulta complicado precisar hasta qué punto se extiende más allá de los límites de lo que podemos ver. Sin embargo, una propiedad que los astrónomos han intentado utilizar para resolver esto es un número conocido como la constante de Hubble. “Es una medida de cuán rápido se está expandiendo el Universo actualmente”, dice la astrofísica de la Universidad de Chicago Wendy Freedman, quien ha pasado su carrera

midiéndolo. “La constante de Hubble establece la escala del Universo, tanto su tamaño como su edad”, añade. Hay que pensar en el Universo como un globo que se infla. Como puntos en su superficie, a medida que las estrellas y las galaxias se separan entre sí más rápidamente, mayor es la distancia entre ellas. Desde nuestra perspectiva, esto significa que cuanto más lejos está una galaxia de nosotros, más rápido se aleja. Desafortunadamente, cuanto más miden los astrónomos este número, más parece desafiar las predicciones basadas en nuestra comprensión del Universo.

¿Qué está mal?

Un método para medirlo directamente nos da un cierto valor, mientras que otra medición, que se basa en nuestra comprensión de otros parámetros sobre el Universo, dice algo diferente. O las medidas son incorrectas o hay algo defectuoso en la forma en que pensamos que funciona nuestro universo. Pero los científicos creen ahora que están más cerca de encontrar una respuesta en gran parte gracias a nuevos experimentos y observaciones destinadas a descubrir exactamente qué es realmente la constante de Hubble. “A lo que nos enfrentamos como cosmólogos es un desafío de ingeniería: ¿cómo medimos esta cantidad de la manera más precisa y exacta posible?”, dice Rachael Beaton, astrónoma que trabaja en la Universidad de Princeton. Para enfrentar este desafío, dice, no solo se requiere conseguir los datos para medir, sino

también verificar las mediciones de tantas formas como sea posible. “Desde mi perspectiva como científica, esto es más como armar un rompecabezas que estar dentro de un misterio al estilo de Agatha Christie”. La primera medición de la constante de Hubble realizada en 1929 por el astrónomo que le da nombre, Edwin Hubble, la colocó en 500 km por segundo por megaparsec (km/s/Mpc). El pársec o parsec es una unidad de longitud utilizada en astronomía equivalente a 3.26 millones de años luz. Ese valor calculado por el científico significa que por cada megaparsec más lejos de la Tierra que miras, las galaxias que ves se alejan de nosotros 500 km/s más rápido que las que están a un megaparsec más cerca. Más de un siglo después de la primera estimación de Hubble de la tasa de expansión cósmica, ese número se ha revisado a la baja una y otra vez. Las estimaciones de hoy lo sitúan entre 67 y 74 km/s/Mpc. Parte del problema es que la constante de Hubble puede ser diferente dependiendo de cómo se mida.

Tira y afloja cósmico

La mayoría de las descripciones de la discrepancia de la constante de Hubble dicen que hay dos formas de medir su valor. Una observa cuán rápido se alejan de nosotros las galaxias cercanas, mientras que la segunda usa el fondo cósmico de microondas (CMB), la primera luz que escapó después del


Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

Big Bang. Todavía hoy podemos ver esta luz, pero debido a que las partes distantes del Universo se alejan de nosotros, la luz se ha estirado en ondas de radio. Estas señales de radio, descubiertas por primera vez en la década de 1960 por accidente, nos dan la idea más temprana posible de cómo era el Universo. Dos fuerzas en competencia, la atracción de la gravedad y el empuje hacia afuera de la radiación, jugaron un tira y afloja cósmico con el Universo en su infancia. Esto creó perturbaciones que aún se pueden ver dentro del fondo cósmico de microondas como pequeñas diferencias de temperatura. Usando estas perturbaciones, es posible medir cuán rápido se expandía el Universo poco después del Big Bang y esto se puede aplicar al Modelo Estándar de Cosmología para deducir la tasa de expansión actual. Este Modelo Estándar es una de las mejores explicaciones que tenemos de cómo comenzó el Universo, de qué está hecho y qué vemos a nuestro alrededor hoy. Pero hay un problema.

Divergencias

Cuando los astrónomos intentan medir la constante de Hubble observando cómo las galaxias cercanas se alejan de nosotros, obtienen una cifra diferente. “Si el modelo estándar es correcto, entonces los dos valores, lo que mides hoy localmente y el valor que infieres de las primeras observaciones estarían en línea”, dice Freedman. “Y no lo hacen”. Cuando el satélite Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA) midió las discrepancias en el CMB, primero en 2014 y luego nuevamente en 2018, el valor que obtuvo para la constante de Hubble es de 67.4 km/s/Mpc. Pero esto es alrededor de un 9 por ciento menos que el valor que los astrónomos como

Una nube de polvo cósmico puede verse de esta forma. Freedman han medido al observar galaxias cercanas. Otras mediciones del CMB en 2020 utilizando el Telescopio de Cosmología de Atacama (Chile) se correlacionaron con los datos del satélite Planck. “Esto ayuda a descartar que hubo un problema sistemático con un par de fuentes de Planck”, dice Beaton. Si las mediciones de CMB eran correctas, solo dejaba dos posibilidades: o las técnicas que utilizan luz de galaxias cercanas estaban apagadas o el Modelo Estándar de Cosmología debe cambiarse.

Estrella cefeida

La técnica utilizada por Freedman y sus colegas aprovecha un tipo específico de estrella

llamada cefeida variable. Descubiertas hace unos 100 años por una astrónoma llamada Henrietta Leavitt, estas estrellas cambian su brillo, haciéndolo cada vez más débil y luego más brillante durante días o semanas. Leavitt descubrió que cuanto más brillante es la estrella, más tiempo tarda en iluminarse, luego se atenúa y luego vuelve a brillar. Ahora, los astrónomos pueden saber exactamente cuán brillante es realmente una estrella al estudiar estos pulsos de brillo. Al medir cuán brillante nos parece en la Tierra y saber que la luz se atenúa en función de la distancia, proporciona una forma precisa de medir la distancia a las estrellas. Freedman y su equipo fueron los primeros en usar variables cefeidas en galaxias vecinas a la nuestra para medir la constante de Hubble utilizando datos del telescopio espacial Hubble. En 2001, lo midieron a 72 km/s/Mpc. Desde entonces, el valor del estudio de las galaxias locales ha rondado el mismo punto. Utilizando el mismo tipo de estrellas, otro equipo utilizó el telescopio espacial Hubble en 2019 para llegar a una cifra de 74 km/s/Mpc. Luego, solo unos meses después, otro grupo de astrofísicos utilizó una técnica diferente que involucraba la luz proveniente de los cuásares para obtener un valor de 73 km/s/Mpc. Si estas medidas son correctas, entonces se puede pensar que el universo podría crecer más rápido de lo que permiten las teorías del Modelo Estándar de Cosmología. Podría significar que este modelo, y con él nuestro mejor intento de describir la naturaleza fundamental del Universo, debe actualizarse. En la actualidad, la respuesta no es segura, pero si resulta ser así, las implicaciones podrían ser profundas. “Podría indicarnos que a nuestro modelo estándar le falta algo”, dice Freedman. “Todavía Fotos: Archivo

La primera medición de la constante de Hubble fue realizada en 1929 por el astrónomo que le da nombre, Edwin Hubble.


Guatemala, viernes 9 de abril de 2021 Fotos: Archivo

Por cada megaparsec más lejos de la Tierra que miras, las galaxias que ves se alejan de nosotros 500 km/s más rápido. no sabemos la razón por la que esto está sucediendo, pero es una oportunidad para avanzar hacía un descubrimiento”.

Dos consecuencias principales

Henrietta Leavitt descubrió las estrellas variables y cefeidas.

Si el Modelo Estándar está equivocado, una de las primera cosas que podría significar es que nuestros modelos acerca de qué está compuesto el Universo, las cantidades relativas de materia bariónica o “normal”, materia oscura, energía oscura y radiación no son del todo correctas. Además, si el universo se expande realmente más rápido de lo que pensamos, podría ser mucho más joven que los 13 mil 800 millones de años que actualmente se piensa que tiene. Una explicación alternativa para la discrepancia es que la parte del Universo en la que vivimos es de alguna manera diferente o especial en comparación con el resto del Universo, y esa diferencia está distorsionando las medidas. “Está lejos de ser una analogía perfecta, pero puedes pensar en cómo se modifica la velocidad o la aceleración de tu automóvil si subes o bajas una colina, incluso si estás aplicando la misma presión al pedal del acelerador”, dice Beaton. “Creo que es poco probable que sea la causa última de la discrepancia en la constante de Hubble que vemos, pero también creo que es importante no ignorar el trabajo realizado en esos resultados”.

El astrónomo Edwin Hubble también da nombre al famoso telescopio. Pero los astrónomos creen que están más cerca de determinar cuál es la constante de Hubble y cuál de las medidas es correcta. “Lo que es emocionante es que creo que realmente resolveremos esto en un plazo bastante corto, ya sea en un año, dos o tres”, dice Freedman. “Hay tantas cosas que se avecinan en el futuro y que van a mejorar la precisión con la que podemos hacer estas mediciones que creo que llegaremos al fondo de esto”. Una de esas cosas es el observatorio espacial Gaia de la ESA, que se lanzó en 2013 y ha estado midiendo las posiciones de alrededor de mil millones de estrellas con un alto grado de precisión. Los científicos están lo usando para calcular las distancias a las estrellas con una técnica llamada paralaje. A medida que este observatorio espacial orbita alrededor del Sol, su punto de vista en el espacio cambia, al igual que si cierras un ojo y miras un objeto, y luego miras con el otro ojo, el objeto parece estar en un lugar ligeramente diferente. Entonces, al estudiar objetos en diferentes épocas del año durante su órbita, Gaia permitirá a los científicos calcular con precisión cuán rápido se alejan las estrellas de nuestro propio Sistema Solar. Otra instalación que ayudará a responder la pregunta de cuál es el valor de la constante de Hubble es el telescopio espacial James Webb, que se lanzará a

fines de 2021. Al estudiar las longitudes de onda infrarrojas, permitirá mejores mediciones que no serán oscurecidas por el polvo que hay entre nosotros y las estrellas. Sin embargo, si descubren que la diferencia en la constante de Hubble persiste, será el momento de desarrollar una nueva física. Y aunque se han ofrecido muchas teorías para explicar la diferencia, nada encaja del todo con lo que vemos a nuestro alrededor. Cada teoría potencial tiene una desventaja. Por ejemplo, podría ser que hubiera otro tipo de radiación en el Universo temprano, pero hemos medido el CMB con tanta precisión que no parece probable. Otra opción es que la energía oscura podría cambiar con el tiempo. “Parecía una prometedora línea de estudio a seguir, pero ahora existen otras limitaciones sobre cuánto podría cambiar la energía oscura en función del tiempo”, dice Freedman. “Tendría que hacerlo de una manera realmente artificial y eso no parece muy prometedor”. Una alternativa es que había energía oscura presente en el Universo temprano que simplemente desapareció, pero no hay una razón obvia por la que haría esto. Todo esto ha obligado a los científicos a lanzar nuevas ideas que podrían explicar lo que está sucediendo. “La gente está trabajando muy duro y es emocionante”, agrega Freedman. “El hecho de que nadie se haya dado cuenta de cuál es la explicación todavía no significa que no surgirá una buena idea”, dice. Después de todo, dependiendo de lo que revelen estos nuevos telescopios, Beaton y Freedman podrían encontrarse en medio de un misterio digno de una novela de Agatha Christie. *BBC


Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

Frédéric Auguste Bartholdi

DCA, 5 de abril de 1937.- Este escultor nació el 2 de abril de 1834 en Colmar, Francia. La obra por la que es reconocido mundialmente es “La Estatua de la Libertad”, que pasó diez años esculpiendo y cuyo marcado estilo clásico pone de manifiesto el recuerdo de la humanidad de su fe primitiva. Diseñada en colaboración con Gustave Eiffel, mide 46 metros, está emplazada sobre un pedestal de 45 metros y pesa 200 mil

kilos. Para el rostro de la diosa que sostiene una antorcha, el escultor eligió como modelo a su madre. Los siete rayos de la corona de la estatua representan los siete océanos y continentes del mundo. La antorcha que sostiene en alto con su mano derecha es un faro que guía las embarcaciones que navegan por la noche, mientras que la tablilla de su mano izquierda dice (en números romanos) “4 de julio de 1776”. Aplastadas bajo sus pies ya-

cen las cadenas rotas de la tiranía, dejando muy en claro que todos los grilletes contra la libertad serán destrozados. Originalmente llamada la ‘Libertad que ilumina al mundo’, esta estatua fue un obsequio de Francia a Estados Unidos para conmemorar el centenario de su independencia y para simbolizar la amistad eterna entre los pueblos de ambas naciones. Bartholdi murió con 70 años de edad el 4 de octubre de 1904 en París.


8

Reporte en V

Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

Los edificios forasteros de las grandes capitales Fotos: EFE

La Estatua de la Libertad, símbolo de Nueva York y de EE. UU., fue diseñada por el francés Frederic Auguste Bartholdi.

Los horizontes urbanos más llamativos de Londres, Nueva York, Sídney, París y Shanghái reflejan la contribución de la globalización y la inmigración a la creación de culturas más ricas y diversas. Omar Goncebat *

a migración humana ha sido muy importante para la evolución de ciudades de todo el mundo, pues ayudan, no solo a promover el perfil cultural de esos lugares, sino además a conferirles las apariencias que los caracterizan y que se han convertido en emblemáticas postales de la civilización. En ciertas capitales, todo lo que uno tiene que hacer para comprobar esta rica influencia extranjera, que constituye un fenómeno global, es mirar hacia arriba, y observar sus distintas expresiones de arquitectura. Aunque es cierto que todos podemos reconocer una ciudad famosa solo por su horizonte urbano, la mayoría sabe poco sobre los arquitectos que hay detrás de los llamativos edificios que lo conforman y acerca del hecho de que muchos de ellos no son originarios del país donde ahora se encuentran esos edificios.

Panoramas urbanos

Para enfatizar el impacto significativo y positivo de la migración en el mundo, la firma británica Remitly investigó 15 de los skyline (panoramas urbanos) más famosos del mundo, e identificó los edificios más destacados diseñados por arquitectos de fuera del país donde se construyeron. La investigación de 200 edificios notables encontró que el 64 por ciento de esas construcciones fue ideada por inmigrantes y extranjeros. “La globalización y la inmigración contribuyen a la creación de culturas más ricas y diversas, lo que se refleja en la asombrosa contribución de los arquitectos extranjeros a estos famosos horizontes”, señala Jago McKenzie, director de negocios de Remitly, en el Reino Unido.

De acuerdo con McKenzie: “Aunque la mayoría de las ciudades cuenta con arquitectos nacionales de renombre que han contribuido a dar forma a la arquitectura local, el sorprendente impacto que arquitectos de diferentes culturas han tenido en estos paisajes urbanos está a la vista de todos”.

Londres, Reino Unido

Los arquitectos italianos desempeñaron un papel importante en el desarrollo del horizonte londinense, ya que Richard George Rogers ideó el edificio Leadenhall, y Renzo Piano fue el autor del famoso rascacielos The Shard y del edificio News Building. Los edificios One Canada Square y el Citigroup Centre son obras del arquitecto argentino-estadounidense César Pelli. El suizo Richard Seifert y el uruguayo Rafael Viñoly son responsables de los diseños de la Torre 42 y el 20 de Fenchurch Street, respectivamente, y el indio Sunand Prasad se encargó de remodelar el hospital Guy’s Tower.

Nueva York, EE. UU.

La Estatua de la Libertad neoyorquina es obra del francés Frederic Auguste Bartholdi, albergando originalmente el Museo de la Inmigración. Mientras que el arquitecto eslovaco Emery Roth ejerció una gran influencia en su skyline, ya que el 55 y el 200 de Water Street; el 111 de Wall Street; y el edificio MetLife cobraron vida a partir de sus diseños.


Viernes

Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

El Empire State Building, el edificio más alto del mundo en su época, fue construido por la firma canadiense y estadounidense Shreve, Lamb y Harmon, mientras que el icónico puente de Brooklyn fue creado por John Augustus Roeblind, de Alemania. Arquitectos como el británico Rogers Strick Harbour y el japonés Fumihiko Maki han contribuido a reconstruir el horizonte urbano del distrito financiero del Bajo Manhattan, tras el 11-S, diseñando edificios como el 3 y el 4 World Trade Center.

9

El chino Leoh Ming Pei dio vida al Tour EDF y a la Pirámide del Louvre, ambos en París, Francia.

Sídney, Australia

La Ópera de Sídney y el Puente del Puerto de Sídney, muy reconocibles en el horizonte, los idearon respectivamente el arquitecto danés Jorn Utzon, y la firma británica Dorman Long. De hecho, el trabajo de los arquitectos británicos aparece regularmente en este horizonte: Peddle Thorp Walker diseñó la Gateway Plaza (1 Macquarie Place) y el AMP Centre; el estudio Joseland and Gilling es responsable de Suncorp Place; y Norman Foster creó el Deutsche Bank Place. El edificio Aurora Place es obra del italiano Renzo Piano, mientras que el francés Jean Nouvel creó One Central Park y el canadienseestadounidense Frank Gehry fue el responsable del edificio Dr. Chau Chak Wing.

París, Francia

Los arquitectos de fuera del país tuvieron un papel importante en el desarrollo de los soñados horizontes de La ciudad de la luz. El Gran Arco de la Defensa, uno de los edificio más reconocibles, fue diseñado por Johan Otto von Sprecklesen, de Dinamarca; y la firma estadounidense Skidmore, Owings and Merrill, es responsable de la Tour Areva y la Plaza de la Defensa.Además, el Carpe Diem lo creó el estudio Robert Stern, mientras que el Tour CB21 (antes Tour Gan) lo proyectó el célebre arquitecto Max Abramotivz, ambos de origen estadounidense. El diseño del arquitecto chino Leoh Ming Pei cobra vida en la Tour EDF,

y otros edificios parisinos notables de arquitectos extranjeros son: la Ópera de la Bastilla y el Centro Pompidou. EFE

La Ópera de Sídney y el Puente del Puerto de Sídney son obras de Jorn Utzon (Dinamarca) y la firma Dorman Long (Gran Bretaña).

El skyline de Londres incluye obras de arquitectos italianos, suizos, uruguayos e indios.


10

Contando el tiempo

Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

Atatürk y Turquía

Fotos: Archivo

Considerado como “el padre de la Turquía moderna”, muchos también lo responsabilizan por abusos contra algunas minorías en el extinto Imperio otomano. Norberto Paredes* ESE A las opiniones encontradas, existe consenso en que Mustafa Kemal Atatürk fue una de las figuras más importantes del siglo XX. Fue el primer presidente de la República de Turquía y se mantuvo en el cargo durante 15 años con una alta popularidad, justo después de la caída del Imperio otomano, cuya partición comenzó en 1918 como consecuencia de la Primera Guerra Mundial. Nacido en Salónica en 1881, cuando esta ciudad griega formaba parte del antiguo Estado gobernado por la dinastía osmanlí, Atatürk pertenecía a una generación de militares preocupados por el rumbo que tomaba el imperio. El territorio del que fue uno de los Estados más extensos de Europa se reducía cada vez más, al tiempo que incrementaba el nacionalismo étnico y las tensiones entre los diferentes grupos religiosos. “Algunos militares creían que una manera de detener la caída del Imperio otomano, o revertirla, era occidentalizarse, modernizarse”, apunta Yucel Yanikdag, profesor de Historia de la Universidad de Richmond, EE. UU., y experto en Turquía y su antiguo imperio. Aquel grupo de combatientes también apoyaba el secularismo. “No es que no les gustara la religión o el Islam, sino que pensaban que se interponía de alguna u otra manera, frenando el progreso social”, agrega el académico. Por eso, Atatürk se propuso modernizar su país con reformas que cambiaron Turquía para siempre. Uno de sus primeros pasos les permitió a los turcos ejercer la soberanía popular mediante una democracia representativa. Gracias a la revolución republicana que lideró, la Gran Asamblea Nacional Turca proclamó el nacimiento de la República de Turquía el 29 de octubre de 1923.

El kemalismo y sus flechas

Las características básicas del nuevo país se basaron en las seis flechas del kemalismo — como se le llama a la ideología impulsada por Atatürk, a veces denominada ataturkismo—que simbolizan republicanismo, populismo, nacio-

Pese a que Atatürk fue un líder autoritario, la mayoría en Turquía tiene una opinión favorable respecto a su figura.

nalismo, secularismo, estatismo y reformismo. Para la mayoría de los historiadores, uno de sus legados más importantes fue precisamente la secularización del país. “El otomano era un imperio multiétnico, multirreligioso y él sabía que esa fue una de las causas de su desmembramiento”, dice Yanikdag. La idea de Atatürk era convencer a todas esas etnias y grupos religiosos diferentes de que siguieran formando parte de la República Turca bajo el concepto de que había solamente una etnia en el sentido cívico de la palabra, refiriéndose a la turkishness: la calidad de ser turco.

Si bien esa fue una de sus reformas más simbólicas, Turquía también le debe a Atatürk la adopción del calendario gregoriano, la abolición del califato otomano en la enmienda constitucional de 1926 y la sustitución del alfabeto árabe por una versión modificada del abecedario latino, de acuerdo con la Ley sobre la adopción del alfabeto turco, aprobada en 1928. Asimismo el “fundador de la Turquía moderna” promulgó en 1926 un nuevo Código Civil que declaraba la igualdad de género en el país, excepto en el sufragio. Las mujeres obtuvieron el derecho al voto en 1934, todavía


11

Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

bajo su mandato, antes que otros países como Argentina, Colombia, México o Venezuela.

Legado generacional

Atatürk también convirtió a Ankara, que en ese entonces era una pequeña ciudad con unos pocos miles de habitantes, en la nueva capital del país, sustituyendo a Estambul, con el fin de tener la capital en un punto geográfico más central. “Recuerdo que cuando estaba en la escuela primaria comencé a escribir poemas sobre la gloria de Atatürk”, cuenta el escritor turco Nedim Gürsel. “En Turquía existe sin duda un culto a su personalidad. El legado kemalista es sumamente importante no solamente para Turquía, sino para todo el mundo musulmán, pero creo que en la actualidad también debemos criticarlo”, prosigue el autor de La novela del conquistador, que relata cómo Constantinopla cayó ante los turcos. Para cambiar Turquía, Atatürk y su entorno pensaron que el autoritarismo era necesario para realizar las reformas que “debían” hacerse. “En poco tiempo, se convirtió en un líder autoritario y básicamente acabó con todo vestigio de democracia. Hubo algunos esfuerzos para atenuar la rigidez en 1932, pero en general fue un líder autoritario”, explica Ali Yaycioglu, historiador del Imperio otomano y la Turquía moderna de la Universidad de Stanford, EE. UU.

lucharon en contra de los armenios después de la guerra”, agrega el historiador de la Universidad de Stanford.

pia hija adoptiva Sabiha Gökçen —quien fue la primera mujer piloto en el país— participó en los ataques.

La cuestión kurda

Un legado en riesgo

Dentro de la misma Turquía, también existe un grupo étnico que se sintió, y todavía se siente, oprimido por la ideología kemalista: el pueblo kurdo. Luego del colapso del Imperio otomano, el régimen republicano cambió la dinámica de la población kurda en Turquía. La nueva ideología kemalista de crear una nación secular, bajo un idioma, una etnia y una cultura, resultó en la opresión de otros pueblos que tenían cabida en el antiguo imperio. Yucel Yanikdag, de la Universidad de Richmond, explica que la identidad de los kurdos fue negada porque el kemalismo exigía que todo el que viviera en Turquía aceptara que ahora era turco. Entre 1936 y 1939, la población kurda de la región sudoriental de Dersim —ahora conocida como Tunceli— formó una resistencia en contra de la recién formada República Turca y como resultado más de 13 mil kurdos fueron sacrificados, sentándose las bases de la insurgencia kurda que aún persiste”. Se trata de un episodio delicado para los nacionalistas de ese país, porque en esa época Atatürk aún era presidente de Turquía y su pro-

A mediados del año pasado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció la reconversión de Santa Sofía —que desde hace décadas ha sido uno de los sitios más icónicos de Estambul— en una mezquita. La construcción fue primero una basílica, luego fue transformada en un templo musulmán bajo las órdenes del sultán Mehmed II en 1453, pero fue Atatürk quien le otorgaría el uso que se le dio durante las últimas décadas. En 1935, el padre de la Turquía moderna ordenó que Santa Sofía se convirtiera en museo y prohibió que el complejo se utilizara como lugar de culto, de fe cristiana o musulmana, siguiendo su idea de secularizar el país. En los primeros años republicanos, varias iglesias convertidas en mezquitas durante la era otomana fueron transformadas en museos. Aparte de la emblemática Santa Sofía de Estambul, lo mismo se hizo con la iglesia San Salvador de Cora, en la misma ciudad, y otra Santa Sofía, en Trebisonda. La reversiòn de este legado podrìa poner a prueba el futuro al que aspiraba Ataturk. BBC

Opiniones divididas

Fuera de las fronteras turcas, la opinión sobre el hombre que transformó a la nación euroasiática está un poco más dividida. Atatürk comandó el ejército turco durante la guerra con Grecia que se extendió de 1919 a 1922 en la que venció pese a contar con unas fuerzas debilitadas después de la Primera Guerra Mundial. Durante la también llamada guerra del Asia Menor, los dos frentes cometieron atrocidades y deportaron a millones de personas. “Atatürk echó al ejército griego fuera de Anatolia (ahora Turquía) y expulsó a una gran cantidad de griegos, algo que luego se institucionalizó y se denominó ‘el intercambio de poblaciones entre Grecia y Turquía’. Por eso, en Grecia, no tenía muy buena reputación, debido sobre todo a razones geopolíticas”. Mediante este intercambio de población estipulado en el Tratado de Lausana de 1923, cerca de 1.5 millones de cristianos ortodoxos griegos —muchos de los cuales nunca habían vivido fuera de Turquía— fueron expulsados de este país y un número menor de musulmanes fue deportado de Grecia a territorio turco. El pueblo armenio reclamaba que algunas de sus regiones habían sido ocupadas por Turquía y otras por los soviéticos. “No creo que los armenios culpen completamente a Atatürk, pero el Estado que él formó fue visto como un país que le daba continuidad a las atrocidades cometidas durante el genocidio armenio que tuvo lugar en la Primera Guerra Mundial”, le dice Yaycioglu a BBC Mundo. “Esto es porque algunas personas creen que (los turcos) se beneficiaron del hecho de que cientos de miles, si no más de un millón de armenios fueron asesinados y ciertamente más de un millón deportados. Y porque muchos de los funcionarios cercanos a Atatürk fueron personas que participaron en el genocidio y

“La secularización fue un alivio para algunos, pero para otros significó la negación de la identidad de los kurdos y de los armenios, los griegos, los chechenos, los árabes...”.

Personajes del entorno de Atatürk lucharon en contra de los armenios.


Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

Maria Goeppert Mayer y los

“números mágicos” Ana Pais*

Maria Goeppert Mayer se convirtió en profesora titular apenas a los 54 años.

“Voluntaria”, “becaria”, “investigadora asociada”: esos fueron algunos de los títulos que Maria Goeppert Mayer recibió a lo largo de 30 años liderando investigaciones científicas que la llevarían a ganar el Nobel de Física en 1963. Fotos: Archivo

N OTRAS palabras, la física alemana trabajó la mayor parte de su carrera en distintas universidades estadounidenses sin que le pagaran un centavo. Investigaba “solo por el placer de hacer Física”, indica su biografía publicada por los premios Nobel. Si bien en aquel entonces regían normas antinepotismo en Estados Unidos, lo cierto es que “ninguna universidad hubiera pensado en contratar a la esposa de un profesor”, explica la academia sueca. Era su marido, el químico estadounidense Joseph Mayer, quien conseguía los puestos de profesor e investigador de tiempo completo, mientras ella recibía las sobras. Literalmente. Una de las entidades donde la pareja trabajó, la prestigiosa Johns Hopkins University, cuenta: “Ella había visto una oficina vacía y preguntó si podía usarla; se la negaron y, en su lugar, le dieron un salón en el ático”. Su historia, narrada en el marco del proyecto The Women of Hopkins, “es un ejemplo de determinación ante la presencia de obstáculos”, reconoce la universidad. Cuando Goeppert Mayer finalmente se convirtió en profesora titular tenía 54 años.

Séptima generación

Goeppert Mayer nació el 28 de junio de 1906 en Katowice, una ciudad que entonces formaba parte de Alemania, pero que hoy pertenece a Polonia. Su padre era la sexta generación de académicos, por lo que siempre asumió que su única hija iría a la universidad y seguiría el legado familiar. “Mi padre me decía: ‘Cuando crezcas, no te conviertas en una mujer’, en el sentido de

“Es una de esas mujeres que pelearon por sus objetivos cuando la sociedad exigía que se quedaran en casa”, dice la física Louise Giansante.


Guatemala, viernes 9 de abril de 2021 ama de casa”, contó Goeppert Mayer citada por los Nobel. Si bien en un principio su intención era graduarse en matemáticas, decidió estudiar Física tras participar en un seminario sobre mecánica cuántica dictado por Max Born, uno de los padres de lo que entonces era una incipiente rama de la ciencia. Born se terminaría convirtiendo en el mentor de Goeppert Mayer a lo largo de sus años de estudio en la Universidad de Gotinga, en Alemania. Pero tras completar su doctorado, la joven se casó y mudó a Estados Unidos, en parte buscando mejores oportunidades académicas, y en parte para alejarse del movimiento político que culminaría con el ascenso al poder de Adolf Hitler. De hecho, durante la Segunda Guerra Mundial, Goeppert Mayer trabajó en el Proyecto Manhattan, el programa secreto del Gobierno estadounidense que desarrolló la bomba atómica.

Manhattan Project

“La urgencia de la Segunda Guerra Mundial llevó al Gobierno de Estados Unidos a tratar la capacidad de Goeppert Mayer con más respeto que el mostrado por sus universidades más importantes”, afirman los Nobel. Ella incluso llegó a decir que, gracias al Proyecto Manhattan, por primera vez en su carrera logró “pararse” por sí misma como científica, sin “sostenerse” en su marido. Sus biógrafos coinciden en que, aunque disfrutaba del respeto que recibió de sus colegas y de las responsabilidades que le fueron dando durante esos tres años de trabajo, ella albergaba la esperanza de que el proyecto fracasara. Según los Nobel, Goeppert Mayer era “vehementemente anti-Hitler, pero consciente de que el arma que estaba ayudando a crear podría usarse contra amigos y familiares que vivían en Alemania”. Y aunque la bomba fue desarrollada y usada sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, y mató a miles de personas, las investigaciones lideradas por ella efectivamente no tuvieron éxito. “No encontramos nada y tuvimos suerte... escapamos de la punzante culpa que sienten hasta hoy los responsables de la bomba”, reconocería luego, según los Nobel.

ciones sobre la estructura de los átomos. Según la APS, Goeppert Mayer “tenía una formación menos formal en física nuclear, (entonces) estaba menos sesgada”. Su colega y amigo Edward Teller lo resumiría de una forma más elocuente: “Se le ocurrió la idea absurda de oponerse al modelo del núcleo atómico de Bohr. Fui rotundo en mi crítica. Pero resultó ser que Maria tenía razón y, merecidamente, recibió el premio Nobel”.

Una de cuatro

Goeppert Mayer no fue la única capaz de pensar afuera de la caja respecto a la estructura del núcleo atómico. Cuando estaba por enviar su investigación a la revista Physical Review se enteró de que otro equipo liderado por un tal Hans Jensen había llegado a la misma conclusión en su Alemania natal. “Pidió que su artículo fuese retrasado para salir publicado en el mismo número que el de ellos, pero el de ella terminó siendo publicado en el número posterior al de ellos, en junio de 1949”, cuenta el citado artículo de la APS. Tiempo después, Goeppert Mayer y Jensen se conocieron, y se hicieron amigos y colaboradores. Publicaron juntos un libro sobre el modelo de capas nucleares y en 1963 compartieron el Nobel. En ese entonces solo una mujer en la historia había recibido el Nobel de Física: Marie Curie, 60 años antes. Tendrían que pasar otros 55 años para que otra mujer, Donna Strickland, lo volviera a ganar en 2018. La cuarta y última física en obtenerlo fue Andrea Ghez el año pasado.

El legado

En 1960, poco después de llegar a San Diego para empezar a desempeñarse en su primer trabajo como profesora titular en la Universidad de California, Goeppert Mayer sufrió un ataque cardíaco. Su salud continuaría siendo delicada desde entonces hasta su muerte, en 1972, pero aún así no dejó de investigar y dictar clases. “Es una de esas mujeres que pelearon por sus objetivos cuando la sociedad exigía que se quedaran en casa”, dice la física Louise Giansante, autora principal del artículo Mujeres en la física: pioneras que nos inspiran, publicado

en 2018 en la revista de la Organización Internacional de Física Médica. “Enfrentó una serie de desafíos en su vida profesional y personal”, continúa, “lo que incluyó guerras y muertes, pero también simplemente criar a sus hijos y ser esposa mientras intentaba continuar con sus investigaciones”. “Sus descubrimientos y destacada contribución en gran medida se utilizan hasta hoy. Creo que su historia necesita ser contada y puede servir de inspiración especialmente para las mujeres jóvenes, que todavía tienen que enfrentar numerosos desafíos”, concluye Giansante, sobre el legado de la física alemana.

Cuando Goeppert Mayer ganó el Nobel de Física en 1963 se convirtió en la segunda mujer de la historia en recibirlo.

*BBC

Los “números mágicos”

Fue después de la guerra cuando Goeppert Mayer comenzó a trabajar en física nuclear, la línea de trabajo que la llevaría a definir la estructura del núcleo atómico y ganar el Nobel. Sin entrar en muchos tecnicismos, lo que la científica logró demostrar una y otra vez es que los núcleos más estables siempre tenían una determinada cantidad de neutrones o protones. Los “números mágicos” eran 2, 8, 20, 28, 50, 82 o 126. Pero no se conformó con ello: ahora que sabía que eran números especiales, quería saber el por qué. Fue así que comenzó a desarrollar lo que ahora es el famoso modelo de capas nucleares. De acuerdo con un artículo de 2008 de la Sociedad Estadounidense de Física (APS), “el hecho de que los núcleos con cierto número de nucleones (neutrones y protones) eran especialmente estables ya había sido advertido antes, pero los físicos estaban seguros de que un modelo de capas no podía ser correcto”. Es que en aquel entonces prevalecía otro modelo creado nada menos que por Niels Bohr, quien había ganado el Nobel por sus investiga-

Marie Curie fue la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades, física y química, en 1903 y 1911 respectivamente.

El 6 y 9 de agosto de 1945, Estados Unidos lanzó dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, en Japón.


14

Ventanas

Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

Ochocientas palabras contra mis padres

Fotos: Archivo

En el diario Barricada, de Nicaragua, del que yo era editor, había un viejo periodista de colmillo amarillo y buena pluma que siempre llegaba tarde y cansado a las reuniones de pauta. Erik Flakoll Alegría*

Bud Flakoll y Claribel Alegría, un diplomático estadounidense y una poeta centroamericana unieron destinos para escribir a cuatro manos una novela de amor y devoción mutua.

Las siguientes son palabras introductorias de Claribel Alegría a su libro Mágica tribu, editado en 2008 en su natal El Salvador. Quizá pueda parecer presuntuoso hablar sólo de mis amigos escritores. Tengo, por suerte, muchos amigos: escritores y no escritores, muertos y también vivos, a quienes admiro y amo. La amistad para mí, como el amor (la amistad también es amor), es uno de los grandes regalos de la vida. Seguramente, si no hubiese sido por José Argüello, quien se empeñó en entrevistarme para que le hablara de algunos de esos autores que él admiraba, jamás habría nacido este librito. José quería que yo dejara plasmado el lado humano de estos artistas, su personalidad, que no siempre aparece en sus escritos, que es por momen-

Mágica tribu

tos, avasalladora y que me sacudió a veces tanto como su obra. No estoy segura de mi objetividad, pero en realidad la objetividad poco me interesa. He sido lo más honesta que he podido y no quise escudriñar en sus vidas privadas. Antes de autores famosos, son amigos a los que amé, a los que amaré siempre, por los cuales me siento custodiada. Me he limitado a contar mi experiencia individual con cada uno de ellos y a tratar de trascender la anécdota. Quisiera creer que estas semblanzas puedan de alguna manera iluminar, aunque sea levemente, los entrañables rostros de mis amigos y tu entrañable rostro, Bud, que tampoco podía faltar y que está presente en todos.

N VEZ de disculparse, preguntaba: “¿Cuántas palabras y contra quién?” Hoy me toca a mí hacer una semblanza de mis padres en ochocientas palabras. Mis padres eran escritores, trotamundos, idealistas y siempre estuvieron muy enamorados. Mi padre, Bud Flakoll, estadounidense, periodista y escritor, era un hombre guapo, inteligente y reservado. También era intransigente y ético. Mi madre, Claribel Alegría Vides, esencialmente centroamericana, era bella, curiosa, tenaz, mágica y hecha de muchas facetas, como bien se nota en sus poemas. Bastaría una anécdota para describir a mi padre. Siendo diplomático en Argentina, de vez en cuando había que dar una fiesta en casa por aquello de las relaciones públicas. Tanto mi padre como mi madre aborrecían esos eventos de manteles largos y me acuerdo de una vez, ya sentados a la mesa, justo antes de servir la langosta, uno de los comensales tomó el cuenco con agua y limón que era para lavarse los dedos, y se lo bebió. Empezaron a haber risitas entre los invitados y mi padre tomó su cuenco y se lo bebió también. Así era él.

AMOR Todos los que amo Están en ti Y tú en todo lo que amo. Claribel Alegría Managua, mayo 2005 En este libro dedicado a sus hijas Maya, Patricia y Karen y a su hijo Erik, y prologado por Manlio Argueta, son evocados los mexicanos José Vasconcelos y Juan Rulfo, los guatemaltecos Miguel Ángel Asturias y Augusto Monterroso, los salvadoreños Roque Dalton y Salarrué, el nicaragüense José Coronel Urtecho, el español Juan Ramón Jiménez, el británico Robert Graves y el argentino Julio Cortázar (RR).


Viernes

Guatemala, viernes 9 de abril de 2021

15

Todos los días mis padres tenían su martini hour, que era sagrado. A eso de las seis de la tarde, se sentaban los dos en la sala con un traguito, y era un momento de comunión entre ellos. A los niños nos tocaba desaparecer y entretenernos hasta la hora de cenar. Ese martini hour fue uno de los ritos que hizo que ese matrimonio funcionara tan bien y que fueran tan unidos. Hablaban de sus cosas íntimas, discutían sus proyectos, se peleaban por política o por lo que estaban escribiendo y en ese momento, juntos, eran mucho más que dos, como diría Mario Benedetti. Otro acierto genial de mi padre fue hacerle ver a mi madre que a los hijos se les adora y que hay que hacer lo mejor posible por ellos, pero que la pareja es lo primero, porque los hijos crecen y luego se van, pero la pareja queda. Esas dos cosas, el martini hour y que la pareja es lo primordial, son axiomas fundamentales para mí.

Claribeladas

Ese rito lo mantuvieron toda la vida y, con el tiempo, incluso cuando ya todos los hijos habíamos abandonado el nido, a las seis de la tarde se sentaban en el patio de su casa en Managua a tomar un ron y recibir a los amigos. Y qué gente más interesante la que pasaba por allí. Mi madre, según Julio Cortázar, era la “jefa de las piantadas”. Las piantadas son personas muy idas, que están como ausentes, poseen un mundo interior enorme y con frecuencia se pierden en su imaginación, a veces para nunca volver. Las tres piantadas eran Aurora Bernárdez —la mujer de Cortázar—, Chachita Calvino, la mujer de Italo, y Claribel. Los despistes de mi madre, o las Claribeladas, como las llamaba Eduardo Galeano, eran legendarias. Una vez en Chile, estaba caminando por la calle con Tito Monterroso y en la acera de enfrente vio un rótulo que decía “Pasaje a Marsella”. Cruzó la calle y se asomó a la taquilla. “¿Cuánto cuesta el pasaje a Marsella?” “Cinco pesos”, le respondió el hombre. “¿Ida y vuelta?”, preguntó mi madre asombrada. “Oiga, señora, que es una película”, espetó el hombre. Tito estaba en la entrada del cine hecho un cuatro de tanta

risa. Mi madre siempre me decía que yo podía hacer lo que quisiera pero que lo importante en la vida era hacer como decía Joseph Campbell: “Follow your bliss”. Sigue tu estrella, o persigue tu felicidad, o algo así. Y ella lo hizo y lo logró. Pero nunca me dijo lo difícil que era. Las lecciones de vida que me dio mi padre fueron diferentes. Un sábado, estando en Palma de Mallorca, en vez de volver del internado a mi casa, me fui de farra con mis amigos del colegio y perdí el bus. A eso de las nueve de esa noche fría y cerrada de invierno, sin luna, empecé a hacer autostop para llegar a Deià, el

pueblo donde vivíamos, que quedaba a treinta kilómetros. Una pareja muy simpática me dio un aventón hasta Valldemosa, que solo queda a diez kilómetros de Deià. Llovía y hacía frío. Entré al único bar abierto para llamar a casa y pedirle a mi padre que viniera a buscarme. “No”, me dijo tajante. “Si tienes edad suficiente para quedarte bebiendo con tus amigos, también la tienes para regresar solo a tu casa. Y acuérdate, puedes hacer lo que quieras… siempre y cuando puedas”. Esas, fueron grandes lecciones de libertad para mi.

Darwin Justice Flakoll

Conocido como Bud J. Flakoll, nació en Wendte, Dakota del Sur, el 20 de febrero de 1923 y falleció el 15 de abril de 1995 en Managua, Nicaragua. Fue un diplomático, hispanista, escritor y traductor estadounidense. Se graduó en la Universidad Estatal de San Diego y ejerció como periodista. Se alistó en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial y sirvió en destructores del Atlántico y del Pacífico. Al acabar la guerra se matriculó en la Universidad George Washington para cursar una maestría en Historia. Ahí conoció a la poeta nicaragüense-salvadoreña Claribel Alegría, con la que se casó y

coescribió numerosas obras. Juntos procrearon cuatro hijos. Ambos residieron en distintos países de América y Europa. Bud, veterano periodista, se destacó más en la estructura de las novelas y testimonios que escribieron juntos, y Claribel, aunque fundametalmente se considera poeta, también es cuentista y novelista. La obra literaria de Claribel ha sido traducida a 14 idiomas, recibió numerosas distinciones y también fue galardonada con varios premios internacionales. Entre los principales están: Premio Casa de las Américas de Cuba, en 1978, por su libro Sobrevivo; XXVI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana de la Universidad de

Adorar a los hijos y cuidar de la pareja era el credo de esta singular familia.

*Escritor y periodista

Salamanca y Patrimonio Nacional de España. 2017. Mención especial de la Red Internacional de Escritores por la Tierra en los Premios Ondas Mediterráneas, 2011. En 1966 publican Cenizas de Izalco (novela), Edit. Seix Barral, Barcelona. Este libro fue finalista en el concurso de novela Biblioteca Breve, Seix Barral en 1964. Esta obra se ocupa de una matanza emblemática en la guerra salvadoreña y es considerado como un libro de la generación del Boom. Entre los dos lograron narrar muchos de los acontecimientos históricos a lo largo de la época que les tocó vivir, y nunca dejaron de alzar su voz ante las injusticias sociales (Ikaro).


Profile for Diario de Centro América Guatemala

Revista Viernes del Diario de Centro América del viernes 09 de abril de 2021.  

Revista Viernes del Diario de Centro América del viernes 09 de abril de 2021.

Revista Viernes del Diario de Centro América del viernes 09 de abril de 2021.  

Revista Viernes del Diario de Centro América del viernes 09 de abril de 2021.

Profile for _dca
Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded