Page 1


2

Portal Editorial Esta ciudad respira gracias a aquello que permanece oculto. Sus barrancos, sus siguanes, constituyen unos pulmones formidables que dan vida y esperanza

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

Carlos Eduardo P

Del Alcázar a Memorias de un

a un ambiente que por momentos pareciera devorado por el humo, el ruido, el cemento y la prisa, siempre la prisa. Estos tajos que el tiempo y el incontenible impulso de los elementos han formado alrededor de los espacios ocupados por abigarrados grupos humanos, parecieran formar parte de una nueva sacralidad. Y es que en ellos se incuba la vida. Y es que en ellos renace la esperanza. Mientras en el norte miles de hectáreas son devoradas por el fuego, empujando a la extinción y al desamparo a las especies animales y vegetales que las han habitado, en esta parte del mapa pervive una llama votiva que se alimenta con el esfuerzo cotidiano de una ciudadanía consciente de que en el cuidado del suelo nos va la vida. Gracias a aquellos que desde el heroico anonimato trabajan incansablemente por ganar una bocanada de aire fresco para los habitantes de estos vibrantes centros urbanos. Gracias a quienes han hecho del pacto con la Tierra un compromiso con la vida. En portada: Acrílico sobre papel calco de la artista Tania Maria

DIRECTORIO Director General: Héctor Salvatierra Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo Edición: Otoniel Martínez Diseño Gráfico: Héctor Estrada Digitalización: Boris Molina Biblioteca de la Tipografía Nacional: Thelma Mayén Hemeroteca del Diario de Centro América: Álvaro Hernández

acido en Guatemala en 1915, Paniagua es un escritor coetáneo de los artistas y escritores de la Generación del 30, con quienes compartió inquietudes; sin embargo, su producción literaria solo ha sido dada a conocer en revistas y periódicos de países como México y Francia, entre otros. Quizás por descendencia, Paniagua España (sobrino por parte maternal del ilustre cronista Enrique Gómez Tible, mejor conocido como Gómez Carrillo) es un buen escritor. De amplia cultura afirmada durante su extenso desempeño en el cuerpo diplomático, en donde por estricto escalafón sirvió cargos desde el rango de tercer secretario hasta el de embajador. Más de tres cuartas partes de su vida las consagró a la carrera diplomática en México, Honduras, El Salvador, Cuba, Panamá, Bélgica, Holanda, Francia y Perú. Este libro de memorias que forma parte de la colección Centroamérica (Volumen IV), ocupará un lugar destacado en la literatura guatemalteca por el tema que enfoca de excelente manera. El singular mundo de la diplomacia, con sus reservas y alucinaciones, está descrito en forma interesante. Un ejemplar del original fue entregado al Ministerio de Relaciones Exteriores, en un acto especial llevado a cabo en la Dirección de Protocolo el 10 de julio de 1984, como homenaje del autor a la Cancillería guatemalteca, a la que sirviera durante muchos años. Carlos Eduardo Paniagua España cuenta, entre otros trabajos suyos, con Panorama de Guatemala (Informativo general), escrito en francés, dando a conocer convenientemente a nuestro país en el exterior. Asimismo, escribió un Instructivo práctico, de suma utilidad como guía a diplomáticos noveles, especialmente a jefes de misión que representan a Guatemala en el extranjero.

Archivo

Gal


iernes

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

Paniagua España

a Torre Tagle. n diplomático.

lería

Primer hombre en el espacio El 12 de abril de 1961, el cosmonauta soviético Yuri Alekséyevich Gagarin se convirtió en el primer ser humano en viajar al espacio, al hacerlo a bordo de la nave Vostok 1.

Cuento 180

Una conflagración imperfecta Una mañana de junio de 1872, temprano, asesiné a mi padre, acto que me impresionó vivamente en esa época. Esto ocurrió antes de mi casamiento, cuando vivía con mis padres en Wisconsin. Mi padre y yo estábamos en la biblioteca de nuestra casa, dividiendo el producto de un robo que habíamos cometido esa noche. Consistía, en su mayor parte, en enseres domésticos, y la tarea de una división equitativa era dificultosa. Nos pusimos de acuerdo sobre las servilletas, toallas y cosas parecidas, y la platería se repartió casi perfectamente, pero ustedes pueden imaginar que cuando se trata de dividir una única caja de música en dos, sin que sobre nada, comienzan las dificultades. Fue esa caja musical la que trajo el desastre y la desgracia a nuestra familia. Si la hubiéramos dejado, mi padre podría estar vivo ahora. Era una exquisita y hermosa obra de artesanía, incrustada de costosas maderas, curiosamente tallada. No solo podía tocar gran variedad de temas sino que también silbaba como una codorniz, ladraba como un perro, cantaba como el gallo todas las mañanas, se le diera cuerda o no, y recitaba los Diez Mandamientos. Fue esta última maravilla la que ganó el corazón de mi padre y lo llevó a cometer el único acto deshonroso de su vida, aunque posiblemente hubiera cometido otros si le hubiera perdonado ese: trató de ocultarme la caja, aunque yo sabía muy bien que, en lo que le concernía, el robo había sido llevado a cabo principalmente para conseguirla. Mi padre tenía la caja de música escondida bajo la capa; habíamos usado capas como disfraz. Me había asegurado solemnemente que no la había tomado. Yo sabía que sí, y sabía algo que, evidentemente, él ignoraba: o sea, que la caja cantaría con la luz del día y lo traicionaría si me era posible prolongar la división de bienes hasta esa hora. Todo ocurrió como yo lo deseaba: cuando la luz de gas empezó a palidecer en la biblioteca y la forma de las ventanas se vio oscuramente tras las cortinas, se oyó un largo cocorocó que salió de debajo de la capa del caballero, seguido de algunos compases del aria de Tannhäuser, finalizando con un sonoro clic. Sobre la mesa, entre nosotros, había una pequeña hacha de mano que habíamos usado para penetrar en la infortunada casa; la tomé. El anciano, viendo que ya de nada servía esconderla por más tiempo, sacó la caja de música de entre su capa y la puso sobre la mesa. -Córtala en dos si así lo prefieres -dijo-. He tratado de salvarla de la destrucción. Era un apasionado amante de la música y tocaba la armónica con expresión y sentimiento. Dije: -No discuto la pureza de sus motivos: sería presunción de mi parte querer juzgar a mi padre. Pero los negocios son los negocios; voy a efectuar la disolución de nuestra sociedad a menos que usted consienta en usar en futuros robos un cascabel. -No -dijo, después de reflexionar un momento-, no, no podría hacerlo, parecería una confesión de deshonra. La gente diría que desconfías de mí. No pude dejar de admirar su temple y su sensibilidad; por un momento me sentí orgulloso de él y dispuesto a disimular su falta, pero un vistazo a la enjoyada caja de música me decidió y, como ya dije, saqué al anciano de este valle de lágrimas. Una vez hecho, sentí una pizca de desasosiego. No solo era mi padre -el autor de mis días- sino que sin duda el cadáver sería descubierto. Era ya pleno día y en cualquier momento mi madre podía entrar en la biblioteca. Bajo tales circunstancias consideré que lo prudente era suprimirla también, cosa que hice. Pagué luego a todos los sirvientes y los despedí. Esa tarde fui a ver al jefe de Policía, le conté lo que había hecho y le pedí consejo. Me hubiera resultado muy penoso que los acontecimientos fueran del dominio público. Mi conducta hubiera sido unánimemente condenada y los periódicos la usarían en mi contra si alguna vez obtenía un cargo de gobierno. El jefe comprendió la fuerza de estos razonamientos; él era también un asesino de amplia experiencia. Después de consultar con el juez que presidía la Sala de Jurisdicción Variable, me aconsejó esconder los cadáveres en uno de los armarios librería, suscribir un seguro elevado sobre la casa y quemarla. Cosa que procedí a hacer. En la biblioteca había una librera que mi padre había comprado recientemente a un inventor chiflado y que estaba vacía. El mueble tenía la forma y el tamaño de esos antiguos roperos que hay en los dormitorios que no tienen armarios, pero se abría de arriba abajo como un camisón de señora. Tenía puertas de cristal. Había amortajado a mis padres y ya estaban bastante rígidos como para mantenerse erectos, de modo que los puse en la librera, de la que ya había quitado los estantes. Cerré la puerta con llave y pinché unas cortinitas en las puertecitas de cristal. El inspector de la compañía de seguros pasó media docena de veces frente al mueble sin sospechar nada. Esa noche, después de obtener mi póliza, prendí fuego a la casa. A través de los bosques me dirigí a la ciudad, que distaba dos millas, en donde me las arreglé para encontrarme en el momento en que la excitación causada por el fuego estaba en su punto más alto. Con gritos de aprensión por la suerte de mis padres, me uní a la multitud y llegué con ellos al lugar del incendio, unas dos horas después de haberlo provocado. La ciudad entera estaba allí cuando llegué precipitadamente. La casa estaba completamente consumida, pero en el extremo del lecho de brillantes ascuas, enhiesta e incólume, estaba la librera. El fuego había quemado las cortinas, pero dejó a la vista las puertas de vidrio, a través de las cuales la fiera luz roja iluminaba el interior. Allí estaba mi querido padre “igualito a cuando vivía” y, al lado, su compañera de penas y alegrías. No tenían ni un pelo chamuscado y las ropas estaban intactas. Eran evidentes las heridas de sus cabezas y gargantas, que en la prosecución de mis designios tuve que infligirles. La gente guardaba silencio como en presencia de un milagro. El espanto y el terror habían atado todas las lenguas. Yo mismo me sentía muy afectado. Unos tres años después, cuando los acontecimientos aquí relatados casi se habían borrado de mi memoria, fui a Nueva York para ayudar a pasar algunos bonos estadounidenses falsos. Cierto día, mirando distraídamente una tienda de muebles, vi una réplica exacta de mi librera. -Lo compré por una bicoca a un inventor que abandonó el oficio -me explicó el vendedor-. Decía que era a prueba de fuego porque los poros de la madera fueron rellenados a presión hidráulica con alumbre y el cristal está hecho de asbesto. No creo que sea realmente a prueba de fuego…, se lo puedo dar al precio de una librera común. -No -le dije-, si usted no puede garantizarme que es a prueba de fuego, no lo llevaré. Y le di los buenos días. No lo hubiera llevado a ningún precio, me despertaba recuerdos sumamente desagradables. Ambrose Bierce / Estados Unidos

3


4

Abecedario

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

Lucre

Noble y mecenas italiana a la que tradiciones poco fundamentadas atribuyen toda clase de crímenes y vicios, hasta el punto de haber sido erigida en prototipo de maldad. Último miembro influyente de la poderosa y corrupta estirpe de los Borgia, en su corte de Ferrara favoreció el mecenazgo de escritores y artistas y acogió a sus familiares tras la caída de su padre. Mujer extraordinariamente hermosa (su belleza fue inmortalizada por Pinturicchio), Lucrecia Borgia creció en aquellas exquisitas y depravadas cortes donde era común servir pócimas envenenadas a los invitados con elegante ademán y también sonrisa obsequiosa.

En esta acuarela Lucrezia Borgia se lava las manos después de envenenar a su marido, el duque Alfonso Bisceglie.

Biografías y vidas u familia procedía de Borja, una región española situada en los confines orientales de la sierra del Moncayo, en la actual provincia de Zaragoza, aunque en el siglo XIII se estableció en Valencia. Uno de sus antepasados, el obispo Alonso de Borja (1378-1458), pasó de Játiva a Roma y se convirtió en papa con el nombre de Calixto III, practicando desde entonces un descarado nepotismo que tuvo su principal beneficiario en su sobrino Rodrigo, padre de Lucrecia. Rodrigo, tras sortear la animadversión desatada por los romanos contra los Borja tras la muerte de su tío, se valió de su fortuna para hacerse en 1492 con el papado, convirtiéndose en el papa Alejandro VI.

Dos ramas

La familia se escindió en dos ramas cuando el mayor de los hijos de Rodrigo de Borja, Pedro Luis (1458-1488), compró el ducado de Gandía a Fernando el Católico y casó con una prima de este, María Enríquez. Pronto, ducado y esposa serían heredados por su hermano menor, Juan, mandado a asesinar en 1497 por otro de sus hermanos, César Borja, aunque los duques de Gandía permanecerían desde entonces ajenos a los asuntos de Italia, dando origen a una casta jalonada de personalidades notables entre las que destacan San Francisco de Borja, nieto de Juan, y el virrey del Perú Francisco de Borja y Aragón (1577-1658).


Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

ecia Borgia

iernes

5

Fotos: Archivo

Lucrecia Borgia (supuesto retrato en La disputa de Santa Catalina, de Pinturicchio).

Lucrecia Borja o Borgia, nació en Subiaco, el 19 de abril de 1480 y murió en Ferrara, Italia, en 1519. Detalle de un supuesto retrato pintado por Bartolomeo Véneto.

Mientras tanto, entre la fecha en que Alejandro VI fue promovido a la dignidad pontificia y la de su muerte, que le acaeció en 1503, los Borja, que habían italianizado su apellido convirtiéndose en los Borgia, se fortalecieron en el poder hasta el extremo de que, por un momento, pareció que se podían adueñar de toda Italia, suscitando con su actitud la unánime inquina de las familias patricias de Roma. Además de Pedro Luis y Juan, Alejandro VI fue el progenitor de César, nacido en Roma en 1475, y de Lucrecia, cinco años más joven que este, todos ellos nacidos de su amante Vanozza Catanei. El escudo de su familia llevaba un toro de oro sobre terraza recortada de sinople con bordura de gules cargada de ocho llamas también de oro. A pesar de la acomodación de su apellido a la lengua del país de adopción, padre e hijos mantenían en su correspondencia privada el catalán, dando con ello origen a una estrafalaria leyenda sobre el lenguaje cifrado utilizado por los Borgia, alimentada por sus enemigos. Veraz es, sin embargo, el recurso frecuente que se les atribuye a un veneno secreto, probablemente arsénico, con el que despachaban expeditivamente a sus contrincantes políticos,

pero esta apelación a los bebedizos ponzoñosos era relativamente habitual en aquella turbulenta y poco escrupulosa época, y no patrimonio exclusivo de los Borgia, como se ha pretendido. Basta recordar que Alfonso el Grande recibió una advertencia de sus galenos para que no leyera el libro de Tito Livio que Cosme de Médicis le había regalado, porque las páginas estaban impregnadas de un polvillo tan invisible como letal; que la silla de mano del papa Pío II apareció untada de un extraño veneno, y que toda Italia estaba intrigada por la composición del tósigo líquido con que fue asesinado el gran pintor Rosso Fiorentino.

Carrera fulgurante

Alejandro VI, cuya actividad diplomática más relevante fue sin duda la célebre bula Inter caetera (1493), que repartía las tierras del Nuevo Mundo entre España y Portugal, casó a los 13 años a su hija Lucrecia con Giovanni Sforza, pero 4 años más tarde logró deshacer el compromiso alegando impotencia del marido. En realidad, su propósito era unirla, como así haría en agosto de 1498, con su segundo cónyuge, Alfonso, príncipe de Bisceglie, bastardo

de la familia real de Nápoles, con quien tuvo un hijo, llamado Rodrigo, en noviembre del año siguiente. Por aquel entonces César Borgia, que, como era de esperar, había tenido una fulgurante carrera eclesiástica, siendo nombrado obispo de Pamplona a los 16 años (1491) y arzobispo de Valencia y cardenal a los 20, abandonó su condición sacerdotal y se casó con Catalina de Albret, hermana del rey de Navarra. En su cuerpo comenzaban a advertirse los estragos de la sífilis, pero ello no le impidió aliarse con el rey Luis XII de Francia y, tras recibir el título de duque de Valentinois, acompañarle en su conquista del Reino de Nápoles en 1501. Como prueba de buena voluntad, previamente había hecho estrangular en las gradas mismas de las escaleras de San Pedro al esposo de su hermana, Alfonso de Aragón, en agosto de 1500. Se cuenta que la víctima volvía luego de asistir a un espectáculo muy poco edificante protagonizado por cinco meretrices. Éstas habían sido detenidas, acusadas de diversos crímenes y condenadas a la horca, pero se les ofreció la gracia de que se les conmutaría la pena si se prestaban a actuar como estatuas de la Voluptuosidad en la arena durante una corrida de toros. Ante la alternativa de una muerte segura, naturalmente aceptaron y aparecieron en la plaza desnudas sobre un pedestal y cubiertas por un barniz dorado. Los astados mataron a dos de ellas, que se movieron presas de pánico, antes de que los señores acribillasen con sus flechas a la bestia, pero las otras tres, que salieron ilesas de aquella fiesta atroz y fueron paseadas triunfalmente en el mismo carro que transportaba a los toros muertos, no corrieron mejor suerte, porque a pesar de los esfuerzos que hicieron por la noche para desprenderse del indeleble barniz que las cubría, fallecieron en medio de espantosas agonías.


6

iernes

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

Fue entre esta fecha y la de su posterior y postrero matrimonio, en diciembre de 1501, con Alfonso de Este, primogénito del duque de Ferrara, cuando la vida disoluta de la veinteañera dio pábulo a la leyenda negra que se cierne sobre ella. Durante este período de alegre viudez se entregó a todos los excesos y orgías en el escenario corrompido del Vaticano, dando a luz un hijo fruto de amores incestuosos con su propio padre y, llegando incluso a desempeñar por tres veces la máxima dignidad en los asuntos de la Iglesia. Guillaume de Apollinaire, el poeta francés, noveló aquellos festines, desmesuras y escándalos en una obra poco conocida que tituló La Roma de los Borgia, publicada en 1913 y raramente reeditada. Aunque el relato se centra, sobre todo, en las perfidias maquiavélicas de César Borgia, ofrece asimismo numerosos pasajes en los que describe las perversiones de su deslumbrante hermana.

un tejido perenne de conspiraciones y de una época en que la vida humana apenas poseía ningún valor. Lo cierto es que Lucrecia celebró después su tercer matrimonio con el heredero del ducado de Ferrara y que, cuando se trasladó a su nuevo hogar, en febrero de 1502, apenas contaba 22 años. Al año siguiente moría su padre y el ilusorio poder omnímodo de los Borgia se desmoronaba a manos de otras familias. Algunos de los bastardos de César Borgia se refugiaron en la corte de su tía, en Ferrara, mientras que Jofre, uno de los hermanos menores de Lucrecia, se retiró a Nápoles, donde ostentó el título de príncipe de Squillace. Por su parte, César Borgia sobrevivió muy poco tiempo al descalabro general, y después del breve pontificado de Pío III, desde el 22 de septiembre al 18 de octubre de 1503, la elección como sucesor del peor de sus enemigos, el cardenal Giuliano della Rovere, que adoptó el nombre de Julio II, acabó de un plumazo con sus ambiciones.

El banquete

La novela atribuye, por ejemplo, los amores entre Lucrecia y Alejandro VI a una mala jugada de César. Fue en el curso de una de esas locas y licenciosas fiestas a las que se entregaban con gran pasión los romanos de la época. Estaban en ella presentes, junto a una multitud selecta de cortesanos, además del papa, sus dos hijos y la que, por entonces, era su amante preferida, Julia Farnesio. Después del banquete, amenizado con música de laúd, arpa, rabel y violón, y surtido de vinos de Capri, Sicilia y moscatel de Asti, César Borgia, que actuaba siempre de maestro de ceremonias, organizó el juego de las candelas, un divertimento consistente en que, mientras se apagaban las luces, los convidados se entrelazaban libremente a su sabor. El juego, en el que estaba prohibido hablar consistía en mantener en la boca una candela ardiendo mientras todo el mundo hacía esfuerzos para apagarla, y era obligatorio caminar a cuatro patas. Por lo común las cortesanas reemplazaban enseguida las bujías por confituras que los hombres trataban de atrapar en la misma boca y nunca se tardaba demasiado en que la oscuridad se hiciera completa. Alejandro VI buscaba a su amante, a la que apenas podía reconocer por su collar, pero en el remolino de cuerpos, César había quitado esa joya a Julia Farnesio y la había puesto al cuello de Lucrecia. Alejandro VI creyó tener así entre sus brazos a su amante, cuando en realidad poseía a su adorable hija. En otra ocasión, cuenta también Apollinaire, un tal Eliseo Pignatelli ofendió de palabra a Lucrecia. Indignada por esta afrenta pública, la hija del Papa concibió una horrible venganza, y para ello se aprovechó de una de las fiestas habituales que ofrecía en el lujoso palacio de Santa María, en Roma. Durante los espectáculos que se representaban en el jardín, sus invitadas se acompaña-

Detalle de un supuesto retrato de Lucrecia Borgia atribuido a Dosso Dossi (1518)

ban de pajes con los labios pintados de rojo y perfumados con algalia, almizcle y ámbar, cuya misión consistía en ofrecer a las mujeres, sentadas sobre los tapices que las protegían del fresco contacto con la hierba, trozos de torta, mazapanes y refrescos en bandejas de plata. Pero entre todos destacaba uno, que la anfitriona confió deferente a la encantadora cortesana Alessandra. La representación comenzó con la lectura de poemas de amor, mientras el jardín iba siendo invadido por una completa oscuridad, a la que siguió una comedia con escenas mitológicas, amenizada por grotescas máscaras, disputas de locos y jorobados que se propinaban golpes con vejigas de cerdo. Pero antes de que la farsa concluyera las embriagadas damas habían hallado mejor distracción en los cuerpos flexibles y serviciales de los mancebos, quienes desarreglaban entre risas las sedas y encajes y dejaban la huella bermeja de sus labios en los rostros complacientes de sus frenéticas compañeras. Pero la más feliz aquella noche era sin duda Lucrecia, sabedora de que la satisfecha Alessandra, amante del ahora cornudo Eliseo Pignatelli, no tardaría en contagiar a su detractor la ponzoñosa sífilis que su joven paje le había transmitido. Sea o no cierta esta cruel travesura y las anteriores circunstancias que rodearon el incesto que los historiadores parecen haber confirmado, la depravada Roma, que asistía impasible a que el Vaticano se hubiera convertido en un lupanar y a que en su seno proliferaran los crímenes sin tasa, difícilmente podía condenar la inmoralidad de Lucrecia Borgia, víctima de

Una escaramuza

Julio II no tuvo empacho en faltar a la palabra que le había dado a César y mandarlo detener en Ostia, obligándole a abdicar de todas sus posesiones en la Romaña, y en perseguirle más tarde con saña hasta que consiguió que Gonzalo Fernández de Córdoba lo arrestara y enviara a España. Allí padeció prisión durante dos largos años en los castillos de Chinchilla y de la Mota hasta que, en un nuevo alarde de astucia, determinación y temeridad, logró evadirse de este último. Murió, no obstante, poco después, a consecuencia de las heridas sufridas en una escaramuza en Navarra, en cuya corte se había refugiado. A partir de 1505, Lucrecia se convirtió, tras la muerte de su último esposo, en la duquesa de Ferrara, y durante algunos años por su brillante corte desfilaron artistas famosos como Ariosto y Pietro Bembo. Misteriosamente, por algún motivo inexplicado, en 1512, con solo 32 años y sin que su lozanía se hubiera aún marchitado, comenzó a gustar de la soledad y se apartó de los fastos cortesanos y de las pompas ceremoniosas. Se mostraba retraída y como si fuera la contramoneda misma de la dulce, alegre y desaprensiva joven que había sido, y esta actitud inopinada, lejos de delatar un carácter voluble y tornadizo, no hizo sino acreditar su obstinación y su firmeza, porque permaneció en ella hasta el fin de sus días, durante 7 interminables años. Todas las especulaciones son válidas, incluso las de quienes suponen un tardío arrepentimiento y un recogimiento encaminado a rumiar las culpas y excesos de la vida pasada. Pero aunque esta beatífica e improbable versión de los hechos sea cierta, no podrá nunca creerse que Lucrecia se encerró sus últimos años en una intransigente castidad, porque murió en 1519, desgarrada por los dolores, a consecuencia de un aborto.


Guatemala, viernes 21 de abril de 2017 Hemeroteca del Diario de Centro América

Gavetas

7

A Yucatán, por aire DCA, 11 de abril de 1934.- En la imagen el friso del Templo de Tigres en Chichén Itzá y en el mapa de abajo, el círculo encierra la región ocupada por los mayas durante los primeros 15 siglos de la era cristiana. La sección sombreada se designa como Viejo Imperio e indica dónde vivieron por espacio de mil años. Del siglo V al VII se verificó una gran migración a la península de Yucatán o Nuevo Imperio. En el mapa de arriba, plano de los territorios del sureste de México, desde Yucatán, Tabasco y Chiapas, hasta Guatemala y Honduras, donde florecieron y se extendieron los quichés, comprendiendo las tierras del Viejo y del Nuevo Imperio, desde 200 años antes de nuestra era, hasta 1450.


8

Reporte en V

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017 Fotos: Luis Echeverría

El turismo sostenible es una herramienta para la protección del ecosistema.

Los pulmones de la ciudad (I) El barranco es una parte importante de los ecosistemas urbanos. Allan Cordero l intenso calor del sol se hace sentir en las zonas pobladas de la urbe capitalina. Es mediodía y los carros circulan por la autopista que conecta con el Periférico, y en su trayecto lanzan nubes negras contaminantes. Antes de cruzar hacia el otro lado de la calle, un bus urbano expide un nubarrón, y una niña que se detiene queda envuelta por un manto negro. El sonido de las motocicletas a toda velocidad ensordece a los pocos transeúntes que están sobre la banqueta. Quien vive cerca de la Calle Martí quizá no conozca el barranco que está en la zona 2; el camino que da a la 11 avenida es un espacio amplio lleno de árboles que anticipa señales del lugar que nos espera. Al llegar, un portón de metal protegido por una malla metálica y cerrada con un candado anuncia la separación entre la urbanidad

y la naturaleza: es la entrada a otro mundo. Al abrirlo, un pequeño vivero se extiende cubierto por matas de bambú, y por debajo, hortensias y margaritas. Mientras espero, el olor que nace del contacto del agua con la tierra aromatiza el lugar y permite refrescar el ambiente. Una parte del jardín es regada por un hombre que calza botas de hule y con habilidad maniobra para que las plantas reciban la cantidad de agua adecuada. El canto de las aves armoniza el recinto como bienvenida de la vida que habita el espacio frondoso en las copas de los árboles, y calla así el ruido que hace instantes ensordecía. Arriba de la lámina que cubre la siembra, un letrero de metal se extiende y en él se lee: “Parque Ecológico Ciudad Nueva, Calmecac”.

Parque ecológico

Durante 20 años, la Fundación y Parque Ecológico Calmecac ha ejecutado proyectos de protección y conservación ambiental. Uno de ellos está ubicado en el barranco de Ciudad Nueva en la zona 2. Esto, gracias al apoyo de la Municipalidad capitalina, que ha cedido este espacio en usufructo para el trabajo y mantenimiento del mismo, lo que ha propiciado que distintas entidades y personas del sector se acerquen a las áreas de recreación dentro de la ciudad. De acuerdo con Martha Ayala, directora de la fundación, la decisión de cuidar el barranco nació por el deseo de impulsar la educación ambiental y abrir un espacio para la recreación dentro de las zonas urbanas. Sin embargo, el proyecto tomó forma cuando al realizar una investigación se encontró el plan de ordenamiento municipal escrito por César Barrientos, durante la administración del alcalde Manuel Colom Argueta (1970-1974), en el que se detalló el uso de los espacios para la protección del ambiente.


iernes

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

9

Así, se consideró dividirlo en sectores, siendo la parte norte la que cuenta con el apoyo de 10 comités de barrio que benefician el mantenimiento en su interior. Ayala explicó que la necesidad de conservar este espacio se debe a la extensión de no menos de 15 mil hectáreas de territorio boscoso, que pertenecen al Cinturón Ecológico Municipal y al corredor norte de la ciudad. Este comprende el Cerro el Naranjo, en Mixco, y se conecta con la Colonia San Ángel, en la zona 2. Esta última es la más importante debido a la diversidad de flora y fauna que posee, así como la captación de recursos hídricos que beneficia a distintas fuentes de suministro de agua capitalinas. “La organización beneficia no solo a quienes cuidan del barranco, sino también aquellas personas que desean vivir con mayor comodidad. Cada día en el país contamos con menos espacios libres para convivir, caminar y disfrutar de la naturaleza. Por el contrario, hemos creado sitios sobrepoblados, que muchas veces perjudican la salud de sus habitantes. Esto motivó impulsar un programa de senderismo guiado, para que quien visita conozca lo necesario acerca del cuidado de la tierra y de por qué se debe proteger”, indicó Ayala.

Ecosistema urbano

Con un 47 por ciento de espacios libres, Guatemala posee una de las áreas urbanas más boscosas y densas de Latinoamérica. Según la Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación, en el interior del barranco existen mil 500 especies de plantas, 40 de mamíferos, 750 de insectos, 76 de reptiles, además de distintos tipos de árboles, en su mayoría cipreses y sauces. Cada una de estas áreas ha sido distribuida entre los diferentes espacios alrededor de la ciudad. El biólogo Antonio Urbina indicó que preservar la biodiversidad ayuda a la expansión de los bosques, tanto en el ambiente urbano como fuera de este. “Cuidar los animales y las plantas sirve como una sombrilla para proteger a otros de su tipo. Esto se debe a que atender al ecosistema permite darle mayor cobertura en conjunto e importancia la vida que hay en él. Para esto, crear un ambiente de reproducción y control resulta necesario para entender su evolución. Realizar este tipo de trabajos grupales beneficia a la estabilidad de 20 parques ecológicos que comparten el sector capitalino”.

Educación y cambio de hábitos

En el interior del parque, los caminos de tierra dan hacia diversos sectores del mismo, y en ellos se puede descender y observar aves

La diversidad vegetal contribuye a mantener un hábitat sostenible para la vida.

Guatemala posee una de las zonas urbanas con mayor diversidad de flora y fauna en Latinoamérica.

como clarineros, colibrís, charas y palomas. Las cabañas de madera sirven para impartir seminarios, cursos, capacitación, clases de educación ambiental y cambio climático. De esta última, destaca la necesidad que se crea en torno al cuidado del agua, el bosque y los animales, y se guía a personas que visitan el lugar para que puedan aportar desde su casa. Asimismo, se orienta a que participen en campañas de concientización y preservación. Por este motivo, durante el ciclo escolar no menos de 40 mil estudiantes visitan el Parque. Para María Molina, encargada del mismo, la conservación no solo se trata de cuidar el ambiente, sino también de lo que proviene de él. Afirma que el proyecto tiene un objetivo central: crear turismo sostenible por medio del cambio de hábitos. Se enseña así a niños y adultos acerca del cuidado y el consumo adecuado de agua. Esto la ha llevado a crear lugares de captación de lluvia durante el invierno. “La necesidad de fabricar colectores de agua pluvial ha sido un acierto, ya que también beneficia a que el líquido no se quede en el fondo del barranco, sino que se pueda distribuir a otros lugares mediante un

proceso de tratamiento” dijo Molina, quien asegura que entre las cuencas que se deben proteger se encuentran El Naranjo, Cerro Alux, zona 15 y 16. Esto debido a que en ellas se logra la mayor captación de líquido durante la época lluviosa “La ciudad nos da vida y debemos preservarla. No se puede dejar que la tierra se erosione, porque, de continuar, los acuíferos subterráneos no lograrán sobrevivir por mucho tiempo”, añadió.

El barranco que respira

Al despedirme, Martha y María se observan en el horizonte, de pie frente al mirador de madera, que regala una vista de la lejanía que muestra el barranco. Esta distancia se acorta por el follaje de sus sauces, mientras la orquesta de aves acompaña mi despedida. En mi mente queda la idea de que aún existen otros sitios ocultos entre las montañas que rodean la urbe. Cuando salgo, me topo con una pequeña margarita que acaba de ser rociada por el agua, seguro que esta le dará vida y aire a quien camine por las contaminadas calles de una ciudad envuelta en humo.

El disfrute de un espacio libre de contaminación ayuda al ser humano.

Las áreas de recreación en el barranco benefician a sus visitantes.


10

Contando el tiempo Gustavo Adolfo Zelaya* penas han pasado 236 años del nacimiento de Del Valle. Son casi dos siglos y medio plenos de injusticia, dependencia, simulaciones y trampas políticas. Algo de eso pudo entrever Del Valle desde el momento en que analizaba su circunstancia y se preparaba para moverse atento a la coyuntura, cuando mostraba su capacidad para descubrir qué era lo fundamental y separarlo de lo aparente. Desde entonces puede verse quiénes representaban el dominio económico y cómo manipulaban la opinión para controlar a la población. En la construcción de tal visión de la realidad pocos eran como Del Valle. Con un talante analítico de ese grado y al parecer más avanzado era Francisco Morazán. En Del Valle fue importante la formación académica y una vasta experiencia como funcionario colonial; rico hacendado, gran impulsor del pensamiento más avanzado del momento como fueron las ideas ilustradas y la filosofía utilitarista, asumidas por la mayoría de los líderes independentistas de América Latina.

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

Ciencia y

en José Cecilio del Valle

Fotos: Archivo

Obligatoriedad

Según Del Valle, el éxito del gobernante dependía del conocimiento obligado de la ciencia, la política y de la geografía; necesitaba de leyes justas para construir condiciones de igualdad entre todos. Para realizar el buen gobierno que planifica sus acciones consideró necesaria la educación, para disminuir las diferencias sociales, y, lo fundamental, la ley que regula y rige la acción política en beneficio colectivo: el principio utilitarista que propone el máximo posible de felicidad para el mayor número posible. Personajes ilustrados como Del Valle pretendían modificar el régimen colonial introduciendo elementos constitucionales y parlamentarios, con un pueblo educado participando en el gobierno y en la legislación por medio de representantes elegidos según su formación y su riqueza material. Aquí se nota un aspecto conservador en Del Valle. Aunque de ideas católicas, también aspiraban estos a diseñar un Estado que no impusiera religión alguna por ser un asunto personal; siendo comerciantes agobiados por el monopolio colonial, plantearon el libre comercio y el libre cambio en provecho de la agricultura y la industria.

Estilo político

En la base del libre comercio colocaron la abolición del esclavismo y de la servidumbre; en consecuencia, el desarrollo del individuo autónomo, libre, igual ante la ley, objeto también de ese libre comercio. De otro modo, estaban promoviendo los momentos básicos del capitalismo. En tal dirección, cuestionaron la rigidez del sistema colonial, y así erigir la nación de los hacendados criollos, de los comerciantes cultos, de los ladinos y los indios emancipados dentro de un Estado nacional que hiciera posible la igualdad formal. Dicho de otro modo, formas y contenidos políticos modernos para nuevos modos de explotación del trabajo humano. El estilo de hacer política y el talante de Del Valle ha provocado sospechas y críticas, sobre todo por su papel como funcionario colonial,

Su poderosa inteligencia lo llevó a empatar enseñanza, pensamiento y ciencia. Escribió sobre matemáticas, filosofía, geografía, botánica, mineralogía y derecho. Fundó el periódico El amigo de la patria.


Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

política

iernes

Este político centroamericano polifacético, nació en Choluteca, Honduras, el 22 de noviembre de 1777 y murió en Guatemala el 2 de marzo de 1834.

Del Valle fue un filósofo, político y abogado formado en la Pontificia Universidad de San Carlos Borromeo.

por su concepción sobre la independencia y respecto a la anexión a México. De eso se dice mucho y no siempre con suficientes razones. En opinión de Del Valle, era importante discutir y aclarar el precio de la emancipación de España. Preguntaba si era necesario verter tanta sangre y sacrificar tantas vidas humanas para que al final se instaurara otro régimen despótico; si era fundamental la participación de un pueblo sin educación en el proceso independentista. Según él, la circunstancia requería de medidas reformistas en las que convergieran diferentes concepciones políticas, la tradición religiosa, propuestas monárquicas y las ideas ilustradas. La separación de España tendría que lograrse sin derramamiento de sangre y con mínimas pugnas sociales para no arriesgar el proceso independentista (Oquelí: 371). Decía que la independencia absoluta era el primer derecho y el fundamento de los demás (Ibídem, p. 341); sin ella no podía desarrollarse la riqueza social y que el sometimiento colonial se traducía en ignorancia y pobreza.

Moderación y equilibrio

Su noción de la independencia contenía conceptos como moderación, equilibrio y pausas. Son las condiciones precisas para que los nuevos Estados crearan leyes justas, educación para la mayoría y desarrollo económico. Además, tendría que definirse qué es el voto y qué significa participación popular. Al respecto, Del Valle mostró mucha desconfianza sobre el sufragio universal y la capa-

cidad del pueblo para elegir gobernantes. Decía que la decisión popular podía ser beneficiosa, pero también muy dañina, dependiendo de la educación obtenida. El pueblo podría sería virtuoso cuando pudiera elegir libremente y con pleno conocimiento a los más preparados en el dominio del gobierno y de la ciencia. Lo principal, entonces, era saber escoger lo más calificado para gobernar a los menos capacitados, y ello solo se podría con la educación como etapa previa a cualquier proceso independentista o eleccionario. Eso significaba relegar el papel del pueblo en las decisiones políticas y privilegiar a los ilustrados en tales asuntos. Para Del Valle, la educación no se reducía a un sistema escolar diseñado y dirigido desde el Estado. El propósito era formar personas ilustradas, organizar la vida, crear otras rutinas, otras costumbres sociales que ayudaran a desarrollar seres más integrales; la educación también funcionaría gracias a la influencia de las leyes.

Coincidencias estratégicas

Por ello tendrían que coincidir la ciencia, la política, las leyes, la historia, la economía, con un orden político estable. Es importante insistir en la visión de la ciencia en Del Valle considerada como integración de las teorías y como instrumento para el buen gobierno. Sobre todo, cuando algunos pretenden ponerlo como el primer economista, estadístico o cientista social. No es nada de eso. Es hombre de ciencia al estilo de los ilustrados que integraban en una teoría diferentes áreas del conocimiento.

En Del Valle, entonces, los mejores para gobernar serían los educados para esa función, por supuesto, propietarios e ilustrados. Ellos serían capaces de crear leyes para regular la convivencia social, que aumentaran la felicidad, que combatieran los delitos. Esa será la función primordial del legislador. Gobernantes y legisladores ilustrados sabrían encontrar el criterio objetivo para distribuir la riqueza social a partir del principio de la felicidad general que haga que el mayor número de ciudadanos se encuentren sujetos a la misma forma de gobierno. Entonces, existen dos componentes para el mejor gobierno: personas sabias capaces de calcular los bienes y los males, y así formular el código legislativo, y otras que pongan en marcha el sistema. En eso se apoya la ley de la actividad gubernamental, en palabras de Del Valle: “La base indestructible de un Gobierno sólido es el mayor bien posible” (Oquelí: 484). Del Valle, entonces, intentó construir una teoría general que incluyera las ciencias para aplicarla a la política e impulsar el progreso social por medio de reformas graduales, calculadas, que evadieran transformaciones violentas. Las circunstancias de su época obstaculizaron esas propuestas. Eran momentos de agitación política, de emergencia de nuevas formas económicas, de atraso cultural y de inestabilidad social en toda la región. No era posible, pues, crear condiciones para la convivencia que permitieran edificar la mayor cantidad posible de placer y el alejamiento del dolor, tal y como lo indicaba el principio utilitarista asumido por Del Valle.

*Filósofo hondureño

11


12

Tragaluz

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

La oda a la vida de Tania Fotos: cortesía Juan Sisay

En sus piezas se expresan sentimientos y emociones propios de alguien que reta a la existencia desde adentro.

Medusa. Acrílico sobre papel calco.

Ficha biográfica Nombre: Tania Maria Sisay Pelitú Nacionalidad: guatemalteca Edad: 24 años Experiencia Artística: fotógrafa, diseñadora gráfica, ceramista, pintora y dibujante Técnicas: acuarela, dibujo con crayón y lapíz, óleo sobre tela y acrílico.

Allan Cordero uien pinta siempre oculta del ojo espectador una parte de su historia. El secreto forma parte de sus trazos como confidente e interlocutor del color que palpita en ellos. La forma que adquieren expresa su identidad y enmarca el deseo de aventurarse a nuevos mundos. Tania María Sisay es una artista que abstrae la realidad y la transforma en otra. La profundidad que caracteriza sus lienzos no concuerda con la timidez de su semblante. Mientras habla de su obra, la alegría que hay en ella explota. La reacción en cadena de los pensamientos que la inundan se hace evidente cuando explica el origen de sus ideas.

Con nombre propio

Es admiradora y heredera del trabajo de dos Juan Sisay: su abuelo y su progenitor; sin embargo ha buscado despegarse de los planos habituales del paisajismo creado por ambos.

Este desprendimiento le permite mostrar lo místico de su obra. En uno de sus acrílicos, la figura del Cadejo constituye un homenaje a sus ancestros. Asimismo, se apoya en la versatilidad del papel que le atrajo desde niña, ya que sobre este material aprendió a dibujar y a dar vida a las creaciones que marcaron su crecimiento artístico. Por otra parte, la fotografía y la cerámica se han convertido en herramientas para materializar sus ideas. Con ellas retrata y moldea lo que posteriormente suele ser plasmado en su lienzos.

Reflejo del interior

La influencia de filósofos, científicos, pensadores y guías espirituales, se pone de manifiesto en el perfil existencial de una mujer que no admite ser tratada como objeto. Entretanto, sus cuadros rompen con la inocencia contemplativa y expresan toda la fuerza que la impulsa. Los jalones creativos de su carrera, le han permitido retratar la realidad con rebeldía existencial y precisión artística. La madurez


iernes

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

ia Maria

Su obra se caracteriza por mostrar la libertad del ser humano, en especial de la mujer. En ella patentiza la identidad y la energía interna de cada persona.

13

La pieza titulada El cadejo, pertenece a una serie de 3, en la que busca captar la esencia del legado familiar, al tiempo que mezcla sentimientos como la nostalgia y el amor.

y frescura que hay en sus líneas se refleja en la tonalidad que adquieren sus dibujos a lápiz. El cabello rosa de la silueta de una mujer que alza los brazos y es rodeada por mariposas, es el símbolo de libertad que según dice le ha servido para experimentar algo distinto a lo que socialmente se acepta como tal.

Inspiración de emociones

Hablar de inspiración con Tania María, es adentrarse en el universo de sus pensamientos. El deseo de pintar le viene de la cuna y le ha servido para adentrarse tanto en la rudeza como en el romanticismo del mundo que le rodea. El nacimiento de sus piezas pertenece a un proceso mental de toda la vida, en el que observa y se mantiene atenta a las señales del entorno. Sentimientos y emociones crean su propio camino hacía la nostalgia, el amor y la reflexión, en una muestra que no necesita palabras para expresarse.

Las figuras a lápiz y crayón, crean formas en las que se expresa la fuerza de lo femenino desde el arte.

Según su autora la versatilidad de su trabajo busca captar y compartir la realidad que le rodea, que es su manera de cantar su propia oda a la vida.


14

Ventana

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

Una significativa fracción de Guatemala

Archivo

Adriano Corrales Arias

afael Cuevas Molina en su novela, Una mínima fracción del viento, logra construir un fresco histórico contemporáneo sobre su país de origen: Guatemala. Desde un narrador omnisciente, nos presenta una fábula que, en principio, parecería trivial y absurda: un peluquero, estilista, según el lenguaje posmoderno, “lee”, en los pies de una señora de alta sociedad, un evento del pasado romántico de esta, como lo único auténticamente amoroso en su vida. A partir de allí, se yuxtaponen tiempos, acciones, acontecimientos y conflictos, con sus respectivos personajes, de una manera vertiginosa pero verosímil, para sugerir y desplegar ciertas claves del profundo conflicto económico y sociocultural que perdura desde la Colonia en ese bello, plural y multilingüe país. Una pareja de excompañeros de un colegio privado de Antigua, se separan luego de un breve noviazgo adolescente, para seguir vidas totalmente opuestas, como aguda metáfora de las razones que tienen divididos a los guatemaltecos. Habrán de “encontrarse” por otras vías ya maduros, luego de que él (Gabriel) transitara un período de militancia en una organización revolucionaria, más tarde el exilio y luego el regreso clandestino a una Guatemala totalmente transformada; ella (Fabiola) sobrevive a un segundo matrimonio con un empresario todopoderoso de origen escocés, luego de haber estado casada con otro empresario periodístico, con quien tiene una hija (Mariela, joven universitaria), la cual vive con ella.

Mundo abigarrado

Con esa trama aparentemente sencilla, el narrador nos va mostrando, cual subtexto, el mundo subrepticio, abigarrado y violento del enfrentamiento, que protagonizaron organizaciones político-militares contra el Estado guatemalteco. Sobresale la enjundiosa y contradictoria vida del militante, quien, debido a sus inclinaciones intelectuales y literarias, es visto como un bicho raro por sus propios compañeros. Tanto que es finalmente expulsado del grupo por diletante, flojo y pequeñoburgués. Por demás, se evidencia el racismo velado que subyacía en la ideología de muchos militantes de izquierda, ladinos o criollos, debido a una falsa lectura de la realidad nacional, así como las rencillas ideológicas y organizativas entre las diferentes estructuras políticas. Ese militante, Gabriel, ya en el exilio, conoce y mantiene una extraña relación de codependencia con Noemí, una estadounidense estrafalaria y medio hippie que colabora como informante y correo clandestino desde México. Es un personaje femenino intenso e interesante que, de alguna manera, simboliza la

Portada de la novela Una mínima fracción del viento, de Rafael Cuevas Molina, publicada recientemente por la EUNA de Costa Rica y F&G Editores de Guatemala.

participación internacionalista en los conflictos centroamericanos de los años setenta y ochenta del siglo pasado. Por otra parte, se muestra a quienes desde el lado opuesto dirigieron la guerra como asesores o dirigentes, devenidos en exitosos empresarios, pero subsumidos en un mundo alucinante de alcohol y drogas para sobrellevar su carga y su escabroso pasado.

Conflicto prolongado

La trama confluye hacia un final inesperado y trágico que, según mi criterio, resimboliza la tragedia guatemalteca, así como la prolongación de un conflicto que actualmente se expresa de otras maneras y con otros protagonistas, muchos de ellos descendientes de quienes lucharon o fueron víctimas, ya del Estado, ya de la guerrilla, con sus excesos y errores. Todo ello, en un marco de opulencia y posmodernidad off shore, como ejemplo de la recolonización neoliberal de nuestras repúblicas. La narración está formalmente confeccionada con una yuxtaposición de tiempos acelerada y continua, donde los personajes recorren su pasado por medio de recuerdos o del fluir de sus conciencias, mientras viven su aquí y ahora desde diferentes posiciones, conflictos y

perspectivas. Hay un notable oficio de narrador sostenido por el buen uso del lenguaje y una apuntalada verosimilitud, merced al estupendo conocimiento de la historia reciente y de la realidad guatemalteca, así como su escenografía urbana, geográfica y toponímica, entre otros recursos literarios. Hay, además, un apreciable uso de la edición novelística, la cual se despliega con agilidad y perspicacia.

Ajuste de cuentas

La novela, para concluir, semeja un ajuste de cuentas con una realidad que no termina de aclararse y que, por ello mismo, posee variados claroscuros y fantasmas, debido a los años de conflicto, así como la paranoia y el vacío existencial de casi todos sus protagonistas. Es una novela que aporta insumos para la comprensión de un proceso de transformación, con visos de derrota, en una Guatemala oscura y brutal; misma que atraviesa una transición en sus formas de convivencia, aunque todavía no se tenga claridad acerca de hacia dónde se dirige, puesto que, al parecer, todavía no alcanza a evaluar con profundidad y valentía lo sucedido. *Escritor costarricense.


Pasos de la semana

Guatemala, viernes 21 de abril de 2017

15

Cortesía: AGN

Una semana de importantes decisiones Gustavo Villagrán l Ejecutivo tomó decisiones importantes para el país la semana reciente, las cuales van desde fortalecer la seguridad para garantizar la integridad de turistas nacionales y extranjeros durante las vacaciones prolongadas, hasta decretar estado de calamidad para combatir los incendios que afectan el territorio. La primera acción fue la inauguración del Sistema Nacional de Prevención en Semana Santa, el 14 de abril, para disminuir los hechos de criminalidad y accidentes en las carreteras y los diferentes destinos turísticos y áreas de aglomeración. El 15, el presidente Jimmy Morales efectuó un sobrevuelo en el área afectada por los siniestros en Petén, con el fin de evaluar la situación, tomar acciones para mitigar el problema y garantizar la conservación de la Reserva de la Biósfera Maya. De acuerdo con el informe del Sistema Nacional de Prevención y Control de Incendios Forestales, en ese momento se registraban 483 siniestros en 20 departamentos.

Captura importante

Ese mismo día, la Policía Nacional Civil y la Interpol capturaron a Javier Duarte de Ochoa,

exgobernador del estado de Veracruz, México, prófugo desde el 13 de octubre de 2016. La aprehensión tuvo lugar en Panajachel, Sololá. El detenido era buscado por la Justicia del país vecino, y ahora enfrenta un proceso de extradición y guarda prisión en una cárcel de máxima seguridad en nuestro país. En el tema de seguridad y prevención, el lunes, en conferencia de prensa, las autoridades dieron a conocer que las acciones implementadas durante el descanso de la Semana Santa permitieron la disminución de los índices de homicidios, ya que el número fue de 74, en comparación con los 89 del año pasado.

Estado de calamidad

El martes, y luego de los análisis respectivos, en Consejo de Ministros se decidió decretar estado de calamidad pública en todo el territorio nacional, por un plazo de 30 días, debido a los incendios forestales. La medida permitirá agilizar los procesos que conlleven al sofocamiento de las quemas. El Consejo Nacional de Áreas Protegidas informó que los siniestros en Petén han afectado los sitios arqueológicos y la biodiversidad, pues el suelo ha sufrido daños de erosión que tardarán 40 años en recuperarse. Por su parte, el ministro de Gobernación, Francisco Rivas, reveló que el país recibirá 4 heli-

cópteros de Estados Unidos para la lucha contra el crimen organizado.

Compromiso con la educación

El miércoles, el mandatario Jimmy Morales y los ministros de Educación y de Comunicaciones, Oscar Hugo López y Aldo García, respectivamente, inauguraron el programa de mejoramiento de la infraestructura escolar, como parte del compromiso para optimizar la enseñanza. El gobernante hizo entrega de 6 escuelas remozadas que estaban dañadas por el terremoto de noviembre de 2012 en San Marcos, y visitó la aldea San Isidro, en Comitancillo, donde se benefició a 376 menores con las nuevas instalaciones. En la misma fecha, el ministro de la Defensa, Williams Mansilla, anunció que 2 mil 200 elementos del Ejército habrán cesado sus patrullajes conjuntos con la Policía Nacional Civil a finales de este mes y serán reubicados en otras tareas de apoyo a la ciudadanía, como la vigilancia en las fronteras. En aras de la transparencia, el Ministerio de Finanzas Públicas informó que se creará una plataforma electrónica, la cual podrá ser consultada por los ciudadanos para conocer las gastos que se registren durante el estado de calamidad pública, específicamente para el combate de los incendios forestales.

El presidente Jimmy Morales visitó comunidades de San Marcos, para entregar escuelas remozadas y equipadas a los estudiantes.


Revista Viernes 21042017  

Revista Viernes edición 180 del Diario de Centro América, 21 de abril de 2017.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you