Page 1

AMOR con P de Poesía e de Pintura CLUB DE LECTURA “PEDRA DO ACORDO” BIBLIOTECA IES “SAN PAIO” - TUI


MANCO O SOL QUE REGRESA DA XANELA Manco o sol que regresa da xanela e estou aquí amor e estou contigo: quixera vernos fundidos á terra, á terra, á auga, ó mundo inmenso. As túas mans que me andiveron son días, días que marchan e esquecín hai anos, moitos anos, esta forma de volta pois cen anos hai ata agora mesmo, se ti non me abrazaras. E estou aquí amor e estou contigo, teus ollos chuvia, túa voz quen me agocha, quen me agocha, meu amigo querido. É contigo que podo cre-las mentiras do amor crer nas mentiras do amor, unha imbecilidade que é imposible. (Xela ARIAS)


Venus e Cupido de Alessandro Allori


Compañera, usted sabe que puede contar conmigo, no hasta dos o hasta diez sino contar conmigo. Si alguna vez advierte que la miro a los ojos, y una veta de amor reconoce en los míos, no alerte sus fusiles ni piense que deliro; a pesar de la veta, o tal vez porque existe, usted puede contar conmigo. Si otras veces me encuentra huraño sin motivo, no piense que es flojera igual puede contar conmigo. Pero hagamos un trato: yo quisiera contar con usted, es tan lindo saber que usted existe, uno se siente vivo; y cuando digo esto quiero decir contar aunque sea hasta dos, aunque sea hasta cinco. No ya para que acuda presurosa en mi auxilio, sino para saber a ciencia cierta que usted sabe que puede contar conmigo. (de POEMAS DE OTROS, Mario BENEDETTI)


Si el hombre pudiera decir lo que ama, si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz; si como muros que se derrumban, para saludar la verdad erguida en medio, pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor, la verdad de sí mismo, que no se llama gloria, fortuna o ambición, sino amor o deseo, yo sería aquel que imaginaba; aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos proclama ante los hombres la verdad ignorada, la verdad de su amor verdadero. Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío; alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina por quien el día y la noche son para mí lo que quiera, y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu como leños perdidos que el mar anega o levanta libremente, con la libertad del amor, la única libertad que me exalta, la única libertad por que muero. Tú justificas mi existencia: si no te conozco, no he vivido; si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido. (de LOS PLACERES PROHIBIDOS, Luís CERNUDA)


Parece innecesario falar de amor, ás veces e construír poemas de corpos derrubados, de fume, de suor, de ventás apagadas, de líquidos encontros e seguras derrotas. Parece innecesario mais aínda transitan folios e máis folios, e libros ademais. Destrúen o silencio, de feble arquitectura, dos que calando amamos con terca intensidade. Parece innecesario falar de amor, ás veces, para esquecer sen saña as bandeiras do odio ou as bágoas humildes de quen non ten futuro e nin pedir perdon por ignorar que somos. (Marta DACOSTA)


Cupido e Psique de W. Bouguereau


Comería a túa alma coma quen come un ovo doce novo perfecto microcosmos no seu óvalo de nacre. Pinga d´ouro mandorla comería a túa alma sen casca a túa alma sen culleres sen caducidade. Eterno almorzo da nenez de aldea. Sen saber e sen querer saber as nigromancias da tersura qué escuro demo agocha nin milagreiro sabor sen chegar a adiviñar sequera qué foi antes: a túa alma ou a galiña. (Estíbaliz ESPINOSA)


Besarse, mujer, al sol, es besarnos en toda la vida. Ascienden los labios elĂŠctricamente vibrantes los rayos, con todo el fulgor de un sol entre cuatro. Besarse a la luna, mujer, es besarnos en toda la muerte. Descienden los labios con toda la luna pidiendo su ocaso, gastada y helada y en cuatro pedazos. (de CANCIONERO Y ROMANCERO, Miguel HERNĂ NDEZ)


O beixo de W. Bouguereau


Corazón, o amor é isto: casar o apetito do león e da xaula. (de VERBUM CARO, Bieito IGLESIAS)

El amor, ¿a qué huele? Parece, cuando se ama, que el mundo entero tiene rumor de primavera. Las hojas secas tornan y las ramas con nieve, y él sigue ardiente y joven, oliendo a la rosa eterna. Por todas partes abre guirnaldas invisibles, todos sus fondos son líricos -risa o pena-, la mujer a su beso cobra un sentido mágico que, como en los senderos, sin cesar se renueva… Vienen al alma música de ideales conciertos, palabras de una brisa liviana entre arboledas; se suspira y se llora, y el suspiro y el llanto dejan como un romántico frescor de madreselvas… (Juan Ramón JIMÉNEZ)


Bebin dos teus beizos a vida do corpo, da tua ledicia soupen do amor... (de CANTIGAS DO VENTO, Mª do Carme KRUCKENBERG)

¿Non ollas a Primaveira? ¿Non ollas, amiga, como relumbra a estrela? ¿Non sintes este lume que nos queima e traspasa? É o tempo. O tempo loita en contra nosa mais temos de vencelo. O noso amor ten que loitar co tempo e co destiño das cousas que usamos acotío. Só o amor é puro. Só é verdade o amor. ¿Qué senso tería o mundo sin amor? ¿Qué senso teríamos nós sin o amor? ¿Pra qué ollamos, amiga, prás estrelas si non fan brilar mais o noso amor? ¿Pra qué as nosas verbas, os noso ollos si non estiveran abertos ó amor? ¿Pra qué queremos, amada, a nosa vida si non agroma néla o noso amor? Tan só o noso amor. O noso mundo mais noso e persoal que nos rodea. O noso amor, amiga. Este amor que nace en nós tan só e en nós remata. (de ENTRE A ARXILA E A LUZ, Manuel MARÍA)


Os xogos de Venus de Eugenio Granell


Dame la mano y danzaremos, dame la mano y me amarás. Como una sola flor seremos, como una flor, y nada más... El mismo verso cantaremos, al mismo paso bailarás. Como una espiga ondularemos, como una espiga, y nada más. Te llamas Rosa y yo Esperanza, pero tu nombre olvidarás, porque seremos una danza en la colina y nada más... (Gabriela MISTRAL)


Carta de amor Para Deli

MEU AMOR:

Na carne fláccida dos labios que te escalan, nos miolos que acenden candeas para te debuxar na distancia, no mapa de mazás que é a túa pel -miña-, no recuncho das cerdeiras que me nacen inocentes. En min habitas como memoria que grita, en min estalas oculta no tímpano da paixón que escoa, en min vives como sombra miña que amo sen desmaio, nos días que non te abrazo, nas noites eternas que te soño cálida e gozosa. Cando recibas a miña palabra, con dardos de seiva sincera, cando te apuñale o meu verbo coitado, pensa que son apenas o indicio do meu ser todo que te ama e implora, que te desexa sen máis ornamento que a tua presenza única, afincado no firmamento da miña saudade, elucubrada na arxila do meu desexo, vencida de amor, vencida de amor como o trigo limpo que che envío, adubado dun corazón enfermo de ti. Benditamente doente da sede de amarte, da fame de amarte sen máis armas que a carne fláccida dos labios que te agardan, da luz das candeas dos miolos e do mapa de mazás que devoro en soños na túa pel -miña-, zume do que máis amo: ti, meu amor. (de O CRISTAL DA SEDE, Henrique RABUÑAL)


Si me llamaras, sí... ¡Si me llamaras, sí, si me llamaras! Lo dejaría todo, todo lo tiraría: los precios, los catálogos, el azul del océano en los mapas, los días y sus noches, los telegramas viejos y un amor. Tú, que no eres mi amor, ¡si me llamaras! Y aún espero tu voz: telescopios abajo, desde la estrella, por espejos, por túneles, por los años bisiestos puede venir. No sé por dónde. Desde el prodigio, siempre. Porque si tú me llamas -¡si me llamaras, sí, si me llamaras!será desde un milagro, incógnito, sin verlo. Nunca desde los labios que te beso, nunca desde la voz que dice: "No te vayas." (de LA VOZ A TI DEBIDA, Pedro SALINAS)


Paisaxe er贸tica de Alfonso Sucasas


GOCÉMONOS NOS CORPOS DE COLORES O mar estende as sabas nos rochedos para o amor da tardiña. Dino as gaivotas. Ven. Téce a deusa do amor nunha almofada que ha de enchernos con plumas e tépalos de rosa para mulir a cama que o sol nos ha poñer como galano no colo do horizonte. Ven. Gocémonos nos corpos, nas colores que esvaran polas nádegas cumpridas, polas mans, pola boca, como leite sagrado, lilas, azuis, marelas, violetas... Ven. Ven que relouco porque á pel espida, tensada como a corda dun violín, a toquen os meus arcos. Ven que ansío larparte nos sales oceánicos agromados das bocas, confundidas escumas con illargas. Ven. Emborcallados canda os sons da augas na horizontalidade, seremos grandes como o mar no amor. (de FESTA DO CORPO, Helena VILLAR JANEIRO)

Amor con P de Poesía e de Pintura  

Escolma poético-pictórica.

Advertisement