Issuu on Google+

vida kinesiologia centro de formación en Terapias Naturales

Divulgación

Principios de integración neurológica y kinesiología Charles t. Krebs. PhD

Podemos hacer preguntas directas al cuerpo mediante las técnicas de monitorización, test, de los músculos de la kinesiología, entendiendo por cuerpo la unidad integrada por los aspectos fisiológico, emocional, mental y espiritual de nuestro ser: “Tú”. Debemos tener en cuenta que podemos tener esta vía de acceso porque el subconsciente es quien controla, principalmente, la respuesta muscular. Pensamos que controlamos el cuerpo conscientemente, pero si lo consideramos desde un punto de vista fisiológico, cuando estamos de pie sin movernos, hay cientos de músculos en diversos estados de contracción que están trabajando para mantenernos derechos. No somos conscientes de lo que estamos haciendo, pero el subconsciente está procesando millones de bits de información por segundo. La razón por la que no somos conscientes de estos impulsos, que van de cinco a 10 millones por segundo, es que la mayoría de la información se dirige directamente al cerebelo, los ganglios basales y a otras partes subconscientes del cerebro. Tan sólo una pequeña cantidad de datos sensoriales pasa a las zonas corticales conscientes y, por tanto, se pueden percibir. En cierto sentido, lo que se percibe conscientemente sólo es un resumen de lo que sucede inconscientemente. Decimos al cuerpo que permanezca en pie. Esta simple instrucción constituye una entrada consciente en las zonas subconscientes del cerebro que ponen en marcha el sistema motor, dándose a continuación las instrucciones a los músculos para que se contraigan y sincronicen de tal manera que nos podamos poner en pie. Esta acción necesita millones de datos sensoriales; pero lo único que necesita saber el cerebro consciente es que nos estamos poniendo en pie.

algo completamente diferente. El cuerpo puede ir con el piloto automático, un subsistema o un programa subconsciente que interactúa en cierto grado con el consciente, pero que nos deja bastante libertad para pensar en otras cosas. Este programa subconsciente es muy poderoso porque, en ocasiones, puede y debe sustituir instrucciones conscientes. Cuando examinamos las respuestas musculares, vemos que el mecanismo está constituido de tal manera que el consciente no puede anularlo en ningún momento. Cuando sucede esto con el programa de supervivencia más importante o con el de protección del cuerpo frente al dolor, domina el subconsciente. Si, por ejemplo, intentamos conscientemente hacer el estúpido o levantar un peso que pudiera poner en peligro nuestra integridad física, cargando tanta tensión en el cuerpo que hiciera que los músculos y los tendones se desgarraran y se rompieran los huesos, los sensores del subconsciente, al medir el aumento de tensión, dirían a los centros de control subconsciente que es posible que se produzca una lesión. Entonces el subconsciente desconectará los músculos, desoyendo de este modo las instrucciones del consciente. Esto lo podemos ver en las competiciones de halterofilia: en cuanto el atleta levanta las pesas por encima de la cabeza, empieza a temblar y suelta el peso. Su subconsciente ha anulado el deseo de su consciente de batir el record mundial, no le permitirá que dañe su integridad estructural, ni siquiera para alcanzar una meta que desea conscientemente. En cierto sentido, lo que ha sucedido es que cuando alcanza el punto crítico, el tendón y el músculo dicen al subconsciente: “lo siento, no te has entrenado lo suficiente para levantar este peso. Si sigues adelante, te harás daño”. El subconsciente responde: “Desconecta todos los músculos que producen esta tensión y suelta la barra”.

Cuando andamos, la decisión de movernos es consciente; sin ¿Y te has dado cuenta de que parece que el levantador de peso embargo, cuando empezamos a caminar, podemos pensar en 1 tira la barra hacia el suelo? Realmente la tira hacia abajo, pero vida kinesiologia

www.vidakine.com | vida@vidakine.com c/ onze de setembre, 9 - 11 passatge | 08160 Montmeló (BCN) | Tel. 935.684.024 · Fax 935.444.244


vida kinesiologia centro de formación en Terapias Naturales

Divulgación

Principios de integración neurológica y kinesiología Charles t. Krebs. PhD

no lo hace conscientemente. Una vez más, lo que sucede en el subconsciente es que no sólo se envían esas señales a los músculos que están levantando la barra, diciéndoles que la suelten, sino que se envían otras señales simultáneas a los músculos que sueltan la barra para que se aleje del cuerpo y liberen la tensión lo más rápidamente posible sin que caiga el peso en la cabeza del atleta.

También evolucionó para ayudar a mantener la armonía emocional, la interacción y la cooperación en pequeños grupos sociales dependientes, ya que un individuo tenía muchas más posibilidades de sobrevivir si formaba parte de un grupo. Esto ha hecho que tengamos una estructura emocional que se basa tanto en la supervivencia física como en la social. Se crearon tabús y rituales que facilitasen nuestra supervivencia social y se desarrollaron reacciones ante las amenazas, para nuestra supervivencia física. Ya que la amenaza física por sí misma podía iniciar los programas de supervivencia física, los mecanismos de supervivencia a la amenaza emocional evolucionaron para asegurar la supervivencia cultural. ¡El mecanismo principal de ayuda a la supervivencia social es el sentimiento de culpa!

Aunque pensemos que nos ocupamos de nuestra actividad física, en realidad sólo somos conscientes de una pequeña parte de ella. La mayoría la dirige el subconsciente y éste tiene sus prioridades: la supervivencia. Primero, la supervivencia Hay experimentos científicos que demuestran que las vías de conexión neurológicas se activan con sólo recordar un hecho, y que son las mismas vía neurológicas que se pusieron en funcionamiento cuando sucedió realmente este hecho. Del mismo modo que este aspecto de recuerdo de experiencias fuertes es útil para nuestro bienestar físico, también puede ser un gran impedimento para nuestro crecimiento personal.

La emoción, el sentimiento de culpa, se programó en nosotros dentro de un contexto social mucho antes de que fuéramos capaces de desarrollar el pensamiento racional y, por tanto, se ha convertido en uno de nuestros programas básicos de supervivencia. Cuando se hace algo que se considera que está fuera de las normas del grupo, te suelen decir que eres malo o que has actuado mal o, al menos, hacen que lo sientas. Los niños aprenden desde muy temprano que no se les quiere cuando han sido malos y a menudo se les niega el amor. También aprenden rápidamente a darse cuenta de que cuando hacen algo mal, se sienten mal. Éste es el fundamento del Programa de Culpa. ¿Cuantos adultos conoces, incluido tú mismo, que suelen estar controlados por su programación de culpabilidad?

Estos mecanismos tienen sus raíces en nuestros orígenes evolutivos. El modo de vida tradicional de los pueblos aborígenes hace alusión a la idea de que la humanidad creció como una especie social que vivía en pequeños grupos familiares y pasaba la mayor parte del tiempo buscando alimentos en el entorno, un entorno que conllevaba riesgos físicos considerables. En la Prehistoria había grandes peligros en el entorno inmediato. La amenaza física real era algo cotidiano y, como consecuencia de estas condiciones, el cerebro evolucionó para asegurar la supervivencia.

2

Podemos ver que hay fuertes programas emocionales subconscientes que dirigen nuestro comportamiento. El sentimiento de culpa sólo es uno de ellos, aunque importante. Del mismo modo que la visión de un toro que corre hacia nosotros desencadena el programa de supervivencia física: ¡corre!, un gesto reprobatorio puede desencadenar con la misma fuerza el programa de supervivencia emocional: ¡culpa!

vida kinesiologia www.vidakine.com | vida@vidakine.com c/ onze de setembre, 9 - 11 passatge | 08160 Montmeló (BCN) | Tel. 935.684.024 · Fax 935.444.244


vida kinesiologia centro de formación en Terapias Naturales

Divulgación

Principios de integración neurológica y kinesiología Charles t. Krebs. PhD

El área del subconsciente del cerebro que controla o provoca las emociones se localiza en el cerebro límbico, el antiguo cerebro que se desarrolló en nuestro pasado evolutivo. Hay conexiones neurológicas directas entre el cerebro límbico y las vías que controlan el tono y la tensión musculares. ¿Por qué crees que se tensa el cuello cuando se está ansioso o preocupado? ¿Por qué se revuelve el estómago? ¿Por qué los acontecimientos que son puramente mentales tienen un efecto físico tan fuerte?

Esto sucede sobre todo con los niños, que operan en un nivel de sentimientos mucho más intuitivo. Los gestos y el tono de voz tienen mucha más fuerza y significado que las palabras, que los niños no suelen comprender. La fuerza de estas señales estriba en que son capaces de activar o desencadenar emociones fuertes que están relacionadas con experiencias emocionales negativas similares que sucedieron en el pasado. Cuando sucede, el niño reacciona en ese momento no sólo a las circunstancias actuales, sino también a la experiencia emocional que tiene de una circunstancia parecida que sucedió en el pasado. El pasado se convierte en presente y la emoción del pasado domina sobre el estado actual.

Esto se debe a que la parte del cerebro que controla los programas de supervivencia física y emocional regula también subconscientemente el tono del sistema muscular. Por tanto, el tono emocional de una persona se refleja directamente en el muscular. Si vemos a alguien que camina por la calle con la cabeza gacha, los hombros y los labios caídos y los ojos abatidos –todos éstos son estados de tono muscular- podríamos suponer, sin equivocarnos, que esta persona está deprimida o es infeliz. Es interesante observar que, de alguna manera, la ciencia médica occidental no ha tenido en cuenta durante mucho tiempo el efecto que tienen las emociones sobre el tono muscular. Hasta los niños más pequeños dicen: “mamá, ¿estás triste?”. Los estados emocionales tienen un reflejo gráfico claro en las posturas físicas.

Para el cerebro, lo que recuerda no difiere de lo que está sucediendo en ese momento: un recuerdo que se experimenta en un momento dado es la realidad. Una situación en la que se está pensando, incluso la que es posible que ocurra en el futuro, puede tener el mismo impacto o carga emocional para el cerebro, que responde tanto a los impulsos reales como a los recordados o imaginados de la misma manera: como si estuvieran ocurriendo en ese momento. ¡El tiempo del cerebro es “Ahora”! Esta programación actual producida por las experiencias es la causa del debilitamiento o inhibición muscular que sufrimos cuando pensamos en una experiencia o hecho del pasado. Si observamos un músculo mientras el sujeto tiene un recuerdo negativo, podremos ver que la culpa o cualquier otra emoción negativa interfiere con la conversación neurológica que tiene lugar entre el músculo y el sistema nervioso central. La interfaz músculo-emoción ¿Cómo puede afectar a un músculo algo que sólo he pensado o sentido, sobre todo algo que pertenece al pasado o que es posible que suceda en el futuro?

3

Naturalmente, como la kinesiología controla el tono muscular subconsciente, está relacionada directamente con los centros emocionales que fijan este tono. Cuando se observa un músculo, se puede estar en contacto con la interfaz que hay entre el cuerpo físico neurológico y las emociones y pensamientos que afectan a ese cuerpo. Además, el músculo también controla la interfaz que hay entre el cuerpo físico y los sistemas energéticos de la acupuntura china. Como recordaremos, los chinos reconocen que los estados emocionales concretos afectan a cada flujo de energía. La kinesiología sólo añade la respuesta física que une la energía y las emociones.

vida kinesiologia www.vidakine.com | vida@vidakine.com c/ onze de setembre, 9 - 11 passatge | 08160 Montmeló (BCN) | Tel. 935.684.024 · Fax 935.444.244


vida kinesiologia centro de formación en Terapias Naturales

Divulgación

Principios de integración neurológica y kinesiología Charles t. Krebs. PhD

Hardware dañado. Lesión cerebral orgánica.

nosotros, ¡no la volvemos a ver!”. Está claro que tenía una lesión cerebral física, pero como podía preguntar por dónde se iba a los lugares y las demás facultades estaban intactas, la cosa estaba compensada y sólo las personas más allegadas, como su marido, sabían que tenía ese problema cerebral.

Se suele equiparar algunas alteraciones del cerebro con las lesiones cerebrales, un término que suele evocarnos la imagen de alguien a quien se le cae la baba, que no puede hablar o que tiene alguna alteración física clara. Una definición más realista haría referencia a un estado que todos tenemos en cierta medida.

A la vista de estas pruebas, es probable que todos tengamos algún tipo de lesión cerebral, pero no lo suficientemente grave como para no poder llevar una vida normal. De este modo, se trata de una cuestión de grado, no de tipo, lo que diferencia un cerebro “normal” lesionado de otro manifiestamente lesionado. Por tanto, la lesión evidente sólo se puede ver en las personas que tienen una lesión cerebral fuerte que conlleva algún tipo de disfunción física o mental pronunciada; si bien hay muchas personas sufren anomalías en la estructura cerebral que no tienen ningún impacto observable en las funciones porque el cerebro es un compensador extraordinario que es capaz de sustituir las partes dañadas gracias a su alto nivel de redundancia.

Hace unos años, un neurólogo amigo mío estaba escribiendo un atlas del cerebro basándose en un método perfeccionado de imagen por resonancia magnética (MRI) que se iba a utilizar para diagnosticar lesiones cerebrales orgánicas, en concreto las que están relacionadas con la epilepsia. Como hay varios tipos de lesión cerebral potencial, decidió buscar un cerebro “normal” para escanearlo capa a capa con el fin de poder compararlo a continuación con los lesionados. El problema fue encontrar un cerebro “normal”. Cada vez que escaneaba un cerebro que pensaba que era “normal”, se encontraba con alguna anormalidad de mayor o menor grado, si bien la persona que tenía este cerebro anormal se comportaba y actuaba normalmente. Escaneó a la radióloga que utilizaba el MRI, una doctora muy preparada, con el único fin de encontrar un área completa del cerebro que estaba atrofiada. El área afectada estaba relacionada concretamente con las funciones espaciales que se utilizan para leer mapas. Al verlo, comentó jocosamente: “te debes perder para ir al baño”. Su marido, que estaba ahí, se echó a reir: “¡puedes decirlo!, si la llevo a dos manzanas de aquí, le doy un mapa para que vuelva y no puede preguntar a nadie cómo llegar hasta

Si pensamos en el desarrollo del cerebro humano, desde el momento en que sólo era la unión de un óvulo y un espermatozoide hasta llegar a ser una estructura de 100.000 millones de neuronas, no nos puede sorprender que algunas neuronas se vean desplazadas. Hay un momento del proceso de desarrollo del cerebro fetal en el que emigran cientos de miles de millones de células cerebrales desde el interior hacia el exterior, lo cual se conoce como migración neuronal. La probabilidad de que este proceso sea perfecto es muy baja y resulta extraordinario que suceda bien y con tanta frecuencia.

4

El cerebro puede sufrir lesiones antes, durante y después del parto. El parto es un paso dramático a la vida y cualquier tipo de hipoxia que robe el oxígeno a las células del cerebro puede

vida kinesiologia www.vidakine.com | vida@vidakine.com c/ onze de setembre, 9 - 11 passatge | 08160 Montmeló (BCN) | Tel. 935.684.024 · Fax 935.444.244


vida kinesiologia centro de formación en Terapias Naturales

Divulgación

Principios de integración neurológica y kinesiología Charles t. Krebs. PhD

ser peligrosa; el cordón umbilical se puede enrollar alrededor del cuello o la placenta puede separarse demasiado pronto de la pared uterina, dejando al recién nacido sin oxígeno.

específico a la función del hipocampo. Susan sugirió que podíamos probar una forma nueva de dar formato al hipocampo. Susan aplicó el nuevo formateo con el primer niño que nos envió el psicólogo que mostraba lapsus digital (tenía problemas para retener una serie de información que recibía verbalmente) obteniendo buenos resultados. Las pruebas posteriores que realizó el psiquiatra demostraron que se había recuperado la función de la memoria auditiva a corto plazo alcanzando unos niveles normales y, lo que es más importante, que podía recordar cómo se deletreaban las palabras y las tablas de multiplicar.

La lesión cerebral se puede producir también por un golpe en la cabeza que separe las neuronas de los axones o que provoque microhemorragias en pequeñas zona del cerebro. Todos nos hemos caído de cabeza o hemos recibido un golpe en la cabeza cuando éramos niños y, si el golpe se producía en el punto exacto con el ángulo exacto, es posible que hayamos sufrido una lesión cerebral orgánica permanente, como le sucedió a la radióloga. Si la zona afectada era pequeña o se encontraba en un centro de funcionamiento que no fuera crítico, el cerebro pudo compensarlo automáticamente, ya que no se experimentó la lesión como un problema consciente; pero aunque no sea consciente, puede que haber hecho que actuemos de un modo menos eficiente.

Una de las maneras de ver este déficit de memoria auditiva a corto plazo en los niños es porque no pueden deletrear las palabras, aunque se hayan esforzado por aprenderlas. Otra manera de detectarlo es que pueden aprender de memoria las tablas de multiplicar, pero pierden la información unos días después porque no se transfiere eficazmente a la memoria a largo plazo. ¡Qué frustrante es esforzarse continuamente para aprender las tablas de multiplicar para acabar olvidándolas!

Sin embargo, si la lesión se ha producido en una estructura crítica, como el hipocampo izquierdo, puede convertirse en un problema evidente ya que no hay otra estructura cerebral que tenga tanta importancia para procesar la memoria auditiva a corto plazo y no hay nada que pueda sustituir esta función. Una de las funciones de procesamiento que estuvimos intentando cambiar y que no pudimos hacerlo en ningún modo era la de la memoria auditiva a corto plazo; nos dimos cuenta porque los resultados del lapsus digital, que es una medida estándar de la memoria a corto plazo, eran los mismos tanto en el test previo como en el posterior.

¿Te imaginas nuestra alegría cuando encontramos la clave de lo que hasta entonces había sido una cuestión insondable? Habíamos descubierto que los procesos de integración cerebral que habíamos desarrollado hasta ese momento eran eficaces, pero que en algunos casos teníamos que transcenderlos para resolver casos más difíciles. Llegamos a la conclusión de que teníamos que trabajar con la estructura cerebral de varios niveles. Hasta el momento habíamos colocado unas buenas bases para las funciones cerebrales de alto nivel, pero no habíamos sido capaces de dirigir estas funciones.

Problemas de software. Paro funcional.

En los casos en que el colapso de las funciones del cerebro basal (acceso a los procesos visuales) o de integración (paro del cuerpo calloso), lo que era el quid de la cuestión, ahí era donde nuestras técnicas de integración cerebral básicas daban resultados brillan-

A veces, había algo en nuestros protocolos que no dirigía esta función con la suficiente claridad como para tener resultados duraderos. Teníamos que buscar una manera de dar formato

5

vida kinesiologia www.vidakine.com | vida@vidakine.com c/ onze de setembre, 9 - 11 passatge | 08160 Montmeló (BCN) | Tel. 935.684.024 · Fax 935.444.244


vida kinesiologia centro de formación en Terapias Naturales

Divulgación

Principios de integración neurológica y kinesiología Charles t. Krebs. PhD

Torre Gestalt donde los arquitectos, artistas y diseñadores se ocupan de crear nuevos diseños e ideas. En la Torre Lógica de la izquierda están los contadores de habichuelas: los contables, directores financieros, directores de operaciones y analistas de sistemas que tienen la responsabilidad de convertir los diseños brillantes del equipo creativo en una realidad práctica. Tanto los terminales de computadora de la Torre Gestalt, que usan los diseñadores, como los de la Torre Lógica, que usan los contables, están conectados con la unidad central de proceso que se encuentra en la base.

tes. Sin embargo, aun cuando las funciones basales estaban conectadas, seguía habiendo muchos procesos mentales de alto nivel que, aunque están relacionados con estas funciones basales, emplean niveles superiores de integración que precisan acceder a funciones cerebrales de niveles superiores. La analogía de las torres.

La integración eficaz de la información de las Torres Gestalt y Lógica es lo que hace que todo funcione. Si los diseñadores y los contables no pueden comunicarse entre ellos para integrar sus técnicas complementarias, se interrumpen los procesos de creación de un producto funcional y comercializable. En la práctica, esta comunicación entre las dos torres se llevaría a cabo a través del cuerpo calloso del cerebro. Por otro lado, la desconexión de algunas funciones de una de unidad central de proceso puede comprometer tanto las órdenes Gestalt como Lógicas. Sin embargo, aunque la unidad central de proceso funcione perfectamente y pueda integrar todos los mensajes que le llegan, puede haber todavía problemas con las conexiones de los terminales individuales de los niveles superiores del edificio, con lo que el contador de habichuelas no podrá guardar la hoja de cálculo de los presupuestos; calcula las cifras y consigue que todo cuadre, pero, cuando el director financiero le pide que entregue los datos una semana después, no puede sacarlos de la computadora, la cual sólo dice que ha sufrido un error de disco grave. El contable, como cualquier persona que tiene un problema de aprendizaje, sólo sabe que no puede acceder a la información que tenía en la computadora, pero no sabe el porqué. Imagina unas torres gemelas de oficinas. La de la derecha es una

6

vida kinesiologia www.vidakine.com | vida@vidakine.com c/ onze de setembre, 9 - 11 passatge | 08160 Montmeló (BCN) | Tel. 935.684.024 · Fax 935.444.244


Principios de integración neurológica y kinesiología energética