Issuu on Google+

“Narramos estos cuentos infantiles para que, bajo el influjo de su pura y suave luz, renazcan y se fortalezcan la imaginación y el ingenio vigor primitivos. Los dedicamos tambiéjhn al hogar porque todos pueden disfrutar de su sencilla poesía y de su verdad y porque en el seno de la familia perduran y se transmiten.”

Las tres hilanderas

Jacobo y Guillermo Grimm 1812

Cuento de los Hermanos Grimm


Ediciones Verónica San Miguel #1345 Col. Vallarta Sección Nuevo Desarrollo C.P. 09877 Tel (667) 7-65-78-98 e-mail: cuentosgrimm@yahoo.com Ilustración de la portada: Verónica Rodríguez La presentación y composición tipográficas son propiedades de los editores. Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso de los editores

Se horrorizó el príncipe pensando en cómo se convertiría la novia y dijo: -”No permitiré que mi bella esposa vuelta a tocar una rueca.” De este modo quedó exenta la joven de realizar el trabajo que tanto le desagradaba.

1a. Impresión, enero 2014 Impreso en México Printed in Mexico

2

FIN

15


Interrogó luego a la segunda: -”¿Por qué motivo cuelga vuestro labio?” -”De tanto humedecer el hilo”, contestó; “de tanto humedecer el hilo.” Finalmente, inquirió de la tercera: -”¿Por qué es tan grande el pulgar de vuestra mano derecha?” -”De tanto apretar el hilo”, replico la vieja; “de tanto apretar el hilo.”

Las tres hilanderas

Jacobo y Guillermo Grimm

14

3


1 Había una mañana una niña muy perezosa que no quería hilar. A pesar de cuento le decía su madre, no había modo de que se pusiera a trabajar. Finalmente, perdió la paciencia la madre y le dió una bofetada. Lloró la niña y se quejó a gritos. En aquel momento, pasaba la reina por allí y oyendo los lamentos de la muchacha, subió y preguntó a la mujer la causa de que hubiera pegado a la niña de tal forma que la moviese a llorar tan estruendosamente.

4

El día de la boda, entraron las tres viejas muy bien vestidad y la joven las saludó, diciendo: -”Bienvenidas, queridas tías.” -”¿Cómo?”, dijo el príncipe. “¿Por qué son tan feas tus parientas?” Luego, dirigiéndose a la que teníe el pie muy grande, le preguntó: -”¿Cómo tenéis este pie tan ancho?” -”De mover la rueca con el pedal.”

13


Cuando la muchacha mostró a la reina los tres aposentos vacíos y el gran montón de hilo, se dispuso la boda. El principe estaba muy contento de casarse con una joven tan hábil y trabajadora y la elogiaba mucho. -”Tengo tres tías”, díjole la muchacha, “que me han prestado grandes servicios y a las que no quiero olvidar en mi prosperidad. Desearía invitarlas a la boda y que se sentaran con nosotros a la mesa.” La reina y el príncipe accedieron gustosos a la petición de la novia.

12

La madre tuvo vergüenza de confesar la verdadera causa y dijo: -”Le gusta tanto hilar a mi hija, que no puedo conseguir que cese de hacerlo. Yo soy pobre y no puedo comprar tanto lino.” Replicó la reina: -”Nada hay que me guste tanto como hilar y nunca estoy tan contenta como al oír el ruido de las ruecas. Dejad venir a vuestra hija a palacon conmigo. Tengo mucho lino y podrá hilar a su gusto.”

5


Se puso muy contenta la madre y dejó que se marchara su hija con la reina. En cuanto entraron en el palació, condujo la soberana a la niña a un departamento en el que había tres aposentos llenos del más fino lino desde el sueño hasta el techo. -”Hila para mí todo este lino”, le dijo la reina. “Cuando lo hayas terminado, podrás casarte con mi hijo; aunque seas pobre, no por ellos te tengo en menos, ya que tu habilidad es suficiente dote.”

6

Cada vez que venía la reina, escondía la niña las tres hilanderas y le mostraba el hilo. La soberana estaba muy complacida y no regateaba los elogios. Cuando estuvo vacío el primer cuarto, pasaron las hilanderas al segundo y poco despues al tercero, de modo que no tardó mucho en estar termiando el trabajo. Entonces, se despidieron las tres mujeres de la niña, diciéndole: -”No te olvides de cumplir lo prometido, ya que llo será tu fortuna.”

11


Abrióles la puerta y les hizo un poco de espacio en la primera habitación. Inmediatamente, se pusieron a hilar. Una, hacía girar la rueca con el pie en el pedal; otra, humedecía el hilo, alargando cada vez el labio; la tercera, apretaba el hilo con el pulgar sobre la mesa y cada vez que lo hacía caía al suelo un montón de hilo muy fino.

10

La niña estaba muy austada, ya que calculaba que aun cuando se pasara hilando de la mañana a la noche, no podría terminar el trabajo hasta que fuera de edad de trescientos años. Al quedarse sola, se puso a llorar y así permaneció durante todo aquel día y el siguiente, no trabajando en lo más mínimo. Al tercer día, fué a verla la reina y se extrañó de que todavía no hubiera empezado, pero la niña se excusó diciendo que no había podido ponerse a trabajar porque echaba de menos su hogar.

7


Acepto la reina esta explicación, pero le advirtio que al día siguiente debía comenzar con su tarea, sin que valieran pretextos de ninguna clase. En cuanto volvió la niña a hallarse sola, no supo qué hacer ni qué medio encontrar para salir del paso y se puso a mirar poe la ventana. Vio acercarse a tres singulares mujeres, de las que la primera tenía uno de los pies muy grande y ancho; la segunda, el labio inferior alargado, de modo que casi le llegaba a la barbilla; llamaba la atención en la tercera el pulgar de la mano derecha, que era en extremo abultado.

8

Se detuvieron debajo de la ventana, miraron hacia arriba y preguntarion a la muchacha qué le sucedía. Contóles la niña el apuro e que se hallaba y le ofrecieron las viejas ayudarla, diciéndole: -”¿Querrás invitarnos a la boda, llamándonos tías sin avergonzarte de nosotras y dejándonos participar en el banquete? Si nos lo prometes, te hilaremos el lino en muy poco tiempo.” -”De todo corazón os lo prometo”, respondió la niña. “Podéis entrar y empezar ahora mismo.”

9


Revista procesos vero (1)