Issuu on Google+

Artesania Vegetal Anea, Mimbre Anea, esparto esparto y Mimbre

FASCรCULOS DE HISTORIA LOCAL UNIVERSIDAD POPULAR DE MIGUELTURRA

Nยบ 4


Fascículos de historia local: Número 4. Edita: Universidad Popular.(Área de Cultura. Excmo. Ayuntamiento de Miguelturra) Realizado por: Mª del Castillo González Garrido. Monitora del Aula de Estudios de la U.P. Colaboran: Estrella Martín Sánchez. Teresa Sánchez Arévalo. Esmeralda Muñoz Sánchez. Isabel Gómez Rodrigo. Mª José Sánchez Rodrigo. Ascensión Sánchez Rodrigo. Alberto Martín Castellanos. Amalio Segura González. Manuel Palmero Rodrigo. José Antonio Mondéjar Rodrigo. José Manuel García Pardo. José Luís Rojas Arroyo. Foto portada: «trabajadores de la anea en casa de Carmelo Palmero (1957) Diseño y maquetación: Marcial González Rivero Imprime: FISENSI Artes Gráficas I.S.B.N. Fascículo: 2: 84-932063-4-2 I.S.B.N. Genérico: 84-932063-0-X Depósito Legal: CR. 187/2001

-52-


Índice 1. Introducción. 2. Las plantas, como materia prima: anea, esparto y mimbre. 3. Organización del trabajo. 4. Proceso de fabricación. 5. Herramientas y utensilios. 6. Piezas realizadas en cestería. 7. Distribución y venta. 8. Glosario. 9. Bibliografía.

-53-


1. Introducción.

2. Las plantas, como materia prima: anea, esparto y mimbre.

Prácticamente desde los albores de la humanidad, el hombre ha conocido y utilizado los recursos naturales de su entorno Las materias primas utilizadas preferenen beneficio propio. temente, en Miguelturra, para la artesanía Ya desde la prehistoria, viéndose obliga- vegetal, han sido la anea, el esparto y el do por la necesidad planteada para el al- mimbre, aunque también pueden emplearmacenamiento y transporte, de nuevos se otras plantas, como la caña, la algaraexcedentes agrícolas (trigo, cebada, mijo, bía, el carrizo y la pita. etc.), surge la elaboración y técnica de la cestería, como precursora de la cerámica. Este estudio, se centra en las tres primeras, ya que han sido las más comunes enPara la fabricación de esta industria, el tre los oficios de nuestros mayores, sobre hombre ha sabido aprovechar desde an- todo la anea y el esparto, muy arraigatiguo, buena parte de las plantas que le das en la tradición artesana de nuestro rodeaban y crecían, de manera espontá- pueblo, más escasamente el mimbre. nea a su alrededor; proporcionándole la materia prima con la que realizar los reci- Debido a que actualmente no queda en el pientes y útiles necesarios en su vida coti- pueblo ningún artesano que se dedique al oficio, el trabajo del mimbre ha sido indiana. troducido, desde hace algunos años, como Tradicionalmente el oficio de cestero ha recuperación artesanal (artesanias evenestado muy vinculado a la familia, trans- tuales y de ocio), en un taller creado para mitiéndose el aprendizaje de padres a hi- tal fin, organizado por el Área de Cultura jos, quienes colaboraban desde muy tem- del ayuntamiento, en el que prana edad en la fabricación de las piezas mayoritariamente participan mujeres, que más sencillas, ayudando así a la economía realizan por encargo cualquier pieza en familiar; debido a que esta tarea artesanal mimbre. no ha constituido, generalmente, un trabajo de plena dedicación, sino más bien un complemento retributivo en la modesta Las plantas. economía rural. La anea, es una especie de planta tifácea, -54-


conocida también como espadaña o enea. Se trata de una hierba perenne y rizomatosa de tallo largo, a modo de junco, con una mazorca cilíndrica en el extremo y de hojas acintadas, que puede alcanzar hasta los 2,5 m. de altura. Las hojas se emplean en cestería y los tallos como ornamentales. Crece de manera silvestre en lugares encharcados y pantanosos, y en las orillas de los ríos, brotando en primavera, y en junio y julio está preparada para la siega.

malmente en cerros o tierras sin cultivar. Su recogida, se extiende desde los meses de julio a octubre, siendo el mes más favorable, para su recolección agosto. Mezclada con otras plantas, como el albardín, forma los espartizales. Tiene numeEl esparto, es una planta vivaz de la fa- rosas aplicamilia de las gramíneas, con rizoma, de ciones; en la hojas radicales muy largas y lineales, abier- industria papelera, para la fa- Planta de esparto bricación de sogas, esteras, capachos, etc., y crece silvestre en casi toda la región mediterránea.

Planta de anea en estado silvestre

tas cuando son verdes y arrolladas sobre sí mismas más tarde, lampiñas y muy tenaces; con un tallo de unos 60 a 70 cm., con inflorescencia que termina en panícula, espiguillas unifloras y semillas muy pequeñas. La floración se produce en primavera, y crece en suelos pedregosos y esteparios, propios de climas duros, nor-

El mimbre, conocido también como mimbrera, es una planta arbórea de la familia de las salicáceas. Se trata de un arbolito de 4 a 10 m. de altura, con las ramas lampiñas y relucientes y las hojas lanceoladas, muy agudas, mates por el haz y banquecinas de aspecto sedoso, por el envés. Requiere suelos húmedos y frescos, y se multiplica por estacas. Los mimbres se cortan en primavera o bien, con más rendimiento, en otoño-invierno; empleándose, una vez secos y generalmente descortezados, para fabricar

-55-


El proyecto se materializa con la creacestas, embalajes, sillas y otros objetos. La planta es frecuentemente cultivada, ción de tres fábricas productoras de este para obtener de ella los mimbres usados tipo de piezas y tejidos (esteras, pleitas, sogas, tomizas,etc.), ubicadas en Daimiel, en los trabajos de cestería. Villanueva de los Infantes, y Almagro; en 1775 se aprecia un fuerte decaimiento en la industria hasta que progresivamente se produce el cierre definitivo de las factorias. (Guía de la artesanía de Ciudad Real, pág. 65)

En el siglo XIX, los centros de producción más importantes, se ven desplazados a otras localidades de la provincia destacando, en esta fecha, como principales productores los municipios de Tomelloso, Granátula de Calatrava y Miguelturra, que tradicionalmente han sobresalido por su importancia en el trabajo del esparto y la anea. También se segaba el carrizo, frecuentemente usado para la construcción.

Planta y fruto del mimbre

3. Organización del trabajo. La organización de este trabajo de manera industrial, en la provincia de Ciudad Real, se remonta a los siglos XVI y XVII, aunque la tradición artesanal se desarrolló desde mucho antes de estas fechas. En el siglo XVIII, Don Fernando de Ibarra y Padilla, propuso al rey Carlos III, el establecimiento en la Mancha de una fábrica de materiales realizados en esparto y otras hierbas, el monarca otorga su consentimiento oficial.

A mediados del siglo XX, concretamente en 1966, se creó en Miguelturra una cooperativa “Cooperativa de anea y mimbre Virgen de la Estrella” dedicada a la organización, tanto del trabajo de la anea y mimbre como, a la distribución y venta del producto un vez elaborado. Estaba compuesta por doce socios, que eran los encargados de la obtención de la materia prima (comprándola a grandes mayoristas, o segándola directamente) y el reparto de la misma entre los muchos trabajadores (prácticamente todo el pueblo) asalariados por la cooperativa que se dedicaban a la realización de los procesos previos a la elaboración del producto;

-56-


como son la confección de la cuerda y la pleita o crizneja, y el cosido de las piezas. La cooperativa estuvo funcionando hasta 1975, año en que se disolvió y a partir de este momento los artesanos dedicados al oficio, se vieron en la necesidad de trabajar por cuenta propia.

ocho días con el fin de obtener un secado homogéneo. El tiempo de secado solía variar de quince a veinte días, si las condiciones climáticas eran favorables y no llovía durante la temporada. En este transcurso, la planta iba perdiendo su color verde oscuro para adquirir un tono ocreamarillento característico de la fibra vegeEl permiso para la siega de la anea, tenía tal seca. que solicitarse en Comisiones de Aguas en Ciudad Real, organismo dependiente de Una vez alcanzado este tono de manera la Confederación Hidrográfica del uniforme, y antes de que terminase de Guadiana, encargado de expedir los per- secarse hasta perder por completo la elasmisos y señalar los distritos de manera ticidad y hacerse más frágil de lo que conorganizada, no se podía segar por todo el viene para trabajarla fácilmente, era recorío anárquicamente, si no que se adjudi- gida atándose en grandes haces llamados caba una zona dependiendo de la conve- garbas, ayudándose de algunas hojas de niencia (generalmente por cuestiones de la misma planta anudadas por sus extrecercanía) de cada uno de los solicitantes. mos para amarrarlos, preparándolos así La anea de mejor calidad nace en las parvas centrales del río, por lo eventualmente, era necesario recurrir a una pequeña barca para la siega. Dicho permiso era válido para toda la temporada, teniéndose que renovar cada año, el precio variaba según la extensión de la zona adjudicada, oscilando la cantidad entre las 300 a las 600 pesetas. Para la siega solía utilizarse la hoz, es Hocino empleado para la siega de la anea una labor que generalmente realizaban los hombres y se desarrollaba durante los para su transporte, que se hacía bien en meses de junio y julio, a medida que se camiones o remolques, hasta un lugar seco iba cortando la anea se dejaba a secar en donde era almacenada, y curada de los la vega u orilla del río, dándole vuelta cada insectos y parásitos que suele contener. -57-


Para la cura y desinfección, se introducen las garbas en una habitación pequeña, sin ventilación, donde se queman unas pajuelas de azufre, que las limpian de toda impureza, a la vez que les proporciona mayor blancura. A partir de este momento la planta quedaba preparada para la elaboración de pleita o crizneja y la soga o trenza. El siguiente paso, consistía en la distribución de las garbas, entre las personas, generalmente mujeres, que trabajan para el empresario o cooperativista en la realización de la pleita y la soga.

cooperativa era el mimbre, aunque con un volumen de producción mucho menor que el de la anea, la forma de distribución de la materia prima entre los trabajadores era similar a la de ésta. Al artesano le suministraba el mimbre la propia cooperativa, quien lo adquiría a su vez de grandes mayoristas. El encargado (Peña), se ocupaba de la compra del material y de introducirlo en un pozo, donde se mantenía en remojo durante 1 ó 2 días. Posteriormente, se le entregaba al trabajador para la realización de las piezas más demandadas, generalmente cestos de distintas tipologías en cuanto a formas y decoraciones.

4. Proceso de fabricación.

Podía hacerse de dos maneras; bien las trabajadoras se llevaban a casa la anea y realizaban la soga, que luego devolvían a la cooperativa, para que allí se elaboraran las piezas. O bien, se llevaban la soga ya Anea. hecha para coser y montar las piezas en casa, devolviéndolas una vez montadas a Cuando las garbas de anea llegaban a la cooperativa quien se encargaba de la manos del artesano, éste tenía que prepaventa y distribución. rarlas correctamente para poder trabajar con ellas, en primer lugar, había que exExistía otra variedad; personas que se detenderlas y humedecerlas para darle la fledicaban al trabajo de la anea por su proxibilidad necesaria que precisa la realizapia cuenta, sin tener nada que ver con la ción de la soga y la pleita o crizneja. cooperativa, en este caso eran ellos mismos los encargados de realizar todo el proRealización de la soga o trenza. Una ceso, desde la siega y recogida de las garbas, vez humedecidas y peladas las hojas sehasta la fabricación última de las piezas. cas de la anea, la labor consiste en torcer un par de hojas en sentidos opuestos y El otro material con el que trabajaba la -58-


después torcerlas a su vez entre ellas, de común, pero que puede variar según el modo que las tendencias opuestas a des- destino final al que se dedique. hacerse se contrarrestan la una contra la otra persistiendo así la torsión que for- El tejido se realiza manualmente y consiste en un trenzado múltiple al que se van ma la cuerda o trenza. añadiendo hojas o brencas a media que Para irla desarrollando se van añadiendo los cabos anteriores van terminando, puede ser de (5, 13, 21, 25…, siempre impares) ramales, según el ancho que se quiera conseguir. Las tiras de crizneja se cosen formando una espiral sobre sí mismas, o una junto a otra, dependiendo de la pieza a realizar; para el cosido de la crizneja se utiliza el hilo sisal o cuerda de pita ensartada en una aguja curva de acero, de tal modo que resulta difícil distinguir las uniones entre ellas, ya que el cosido queda integrado en la labor como si fuera una parte más del tejido. Artesano haciendo “soguilla”

otras o brencas (postura) cuyo comienzo se arrolla con el extremo de las que se van terminando y se continua la torsión, hasta conseguir la longitud deseada.

Realización de la pleita o crizneja. Se llama hacer crizneja o pleita a la labor consistente en tejer las hojas de anea o esparto con las manos hasta formar una tira de unos tres dedos de ancha, por lo

Estas labores de soga y crizneja, son realizadas tanto por mujeres como por hombres, siendo más frecuente que las mujeres se dediquen a la confección de la soga, y los hombres tejan la crizneja; generalmente el cosido de la pieza lo hacen los hombres. Las piezas una vez terminadas, se almacenan en la habitación donde se quema la pajuela, lo que les proporciona una tonalidad más blanquecina.

-59-


de mimbres y cuando se termina, se lía el Mimbre. mimbre inicial sobre sí mismo. Para realizar piezas redondas, es necesaPara trabajar el mimbre se requiere de unos rio que se utilice un número par de mimpasos previos que consisten en la clasifi- bres puntales para que se pueda así ir hicación y el pelado de los mimbres, aun- lando alternativamente por delante y por detrás, una vez hecho esto se comienza a tejer.

Confección de la base o fondo, el artesano extiende sobre el caballete o banqueta, o directamente en el suelo cuatro trozos de mimbre , de mayor a menor longitud, dependiendo del tamaño de la cesta Exposición de trabajos realizados por las alumnas del Taller de Mimbre de la Universidad Popular que valla a realizar, sobre los que que también puede trabajarse sin pelar. cruza otros cuatro, de forma que los priPara el pelado se utiliza un instrumento meros puedan introducirse en los segunllamado retranca, compuesto por dos ba- dos. A continuación se van pasando varras de hierro soldadas la una a la otra, ras de mimbre partidas en dos tiras soformando en su extremo un pico bífido bre las guías y se tejen sobre ellas, en forma de V, que se utiliza para rascar el intercalándose una guía por encima y otra mimbre, aflojando la corteza hasta que se por debajo. Finalmente se remata el fondesprende. Posteriormente se procede a do o base de la pieza introduciendo la vara de mimbre por la última vuelta realila realización de la pieza. zada. Para confeccionar una pieza de cestería cuadrada, se fija primero la hilera inicial Formación de las paredes , Se añaden -60-


nuevas guías a los trozos de mimbre y se hace un cordón para tapar las puntas del fondo, después los mimbres se doblan hacia arriba formando un ángulo de 90º y se atan en el borde superior con un cordón de refuerzo, procurando que queden lo más prietos posible. Después se pasan más varas por delante y por detrás de los mimbres que forman la pared de la cesta, hasta llegar al borde de la misma.

Formación del borde; alcanzada la altura deseada, los extremos de los mimbres que componen la pared se trenzan entre sí, formando una especie de cadena o reborde del cesto. Existiendo gran variedad en lo que se refiere a remates. Sera realizada con esparto (colección particular de J. Manuel Gª-Pardo)

Esparto.

El trabajo del esparto ha tenido multitud de usos, frecuentemente, suele ser realizado por los pastores, que con el manojo bajo el brazo y la mirada atenta al rebaño, van trenzando con sus dedos las hebras de esparto para confeccionar la cuerda o pleita con las que hacen distintos útiles. (Peralta, Juan. “Zahora, nº 30”, pág 34)

El esparto puede trabajarse crudo o cocido; si se quiere hacer cuerda verde, se trabaja directamente, pero si se quiere hacer seco hay que cocerlo y picarlo. Para picar el esparto se utiliza una piedra y una maza de madera. El esparto fino se utiliza para hacer pleita

Artesano tejiendo pleita (foto sacada de “Artesanía Rural”. Limón Delgado, A.)

-61-


fina y el recio para la pleita ancha. (“Zahora, molde, y cordel o hilo sisal para coser la pieza. nº 30”, pág 34) Para coser el esparto se utiliza una aguja Cuando se emplea para piezas decorati- mayor, a la que se llama “cosedera”, es hievas, se tiñe hirviéndolo durante unos quin- rro y mide 50 cm. ce o veinte minutos en una solución de fuchina, sal y agua, hasta conseguir el co- Mimbre. Para el mimbre se requiere; el lor deseado, los más comunes son el fuc- caballete o banqueta sobre el que se apoya la pieza, aunque también puede hacerse sia y el verde. directamente sobre las piernas, sentados en una silla baja, y otros pequeños utensilios que se usan para cortar y abrir las varas de mimbre, cuchillos y tenazas que po-

5. Her ramientas y utensilios.

No existen en el oficio unas herramientas especializadas o exclusivas, sino que en función de la materia prima empleada, el artesano se sirve de unos utensilios u otros . Anea y esparto. Para trabajar tanto la anea como el esparto, las herramientas y útiles necesarios son; la manopla realizada en material (cuero), cubre parte de la mano y el dedo pulgar y sirve para apretar la aguja, ayudándose así a la hora de coser la pieza. Los moldes, pueden ser de madera o metal, con un diámetro que varía de los 10 a los 50 cm., dependiendo del tamaño de la pieza a realizar. Aguja curva, llamada de “lengua de vaca”, hecha de acero, su tamaño oscila entre los 10 á 15 cm. Tenacillas, tijeras, cuchillo, punzón, clavos de herrar para sujetar la base de la pieza al

Artesano elaborando una “redondela”

dan y cortan, y algunos instrumentos, como el mazo para igualar y apretar las Manopla para coser vueltas del trenzado. El abridor parte longitudinalmente en tres las varas, mientras que el afila-

-62-


dor y el cepillo reducen el grosor y la an- Anea. chura de éstas. Una vez que las varas han sido abiertas y cepilladas se pueden do- Las piezas más comunes son; diferentes tipos de cazuelas ovaladas y redondas, bandejas, maceteros, leñeros, serijos, esteras, paneras, paragueros, capachos, albardas, aguaderas, salvamanteles, zarzos o persianas, chozos y culatas para pastores, “pepas” para la compra, asientos de sillas y sillones, etc. Aguja de lengua de vaca

Mimbre.

(Foto sacada de “Artesanía Rural”. Limón Delgado, A.)

blar en forma que resulte conveniente. El rajador también abre las varas, y las tenazas, la raedera y las tijeras se utilizan para recortarlas cuando la pieza esta ya terminada. Los punzones, una vez engrasados en el cuerno, abren el trenzado e introducen nuevos mimbres en él. El material tejido se afloja e iguala con el batidor, utilizándose el extremo redondo para estirarlo.

En cuanto al mimbre las piezas más demandadas suelen ser; salvamanteles, revisteros, cestas, paneras, cabeceros para camas, cunas, hueveras, mesas, espejos, garlitos, cepos, y todo tipo de encargo que se pueda realizar en mimbre.

6. Piezas realizadas en cestería.

La producción se ceñía preferentemente a la confección de capachos para la recogida, tanto de la uva como

Esparto.

Herramientas para el mimbre (Foto sacada de “Artes y oficios de ayer”. Seymour, J.)

-63-


la aceituna, cultivos muy extendidos en la cesidades locales, como la exportación, de zona; cestos, seros, sogas, escusas utiliza- las mismas, a otras localidades. das por pastores y gañanes para llevar el El producto se vende y distribuye práctialmuerzo al campo, y todo tipo de obje- camente por todo el país, siendo las cotos de uso cotidiano para estos, los típi- munidades que más demandan este tipo cos mandiles que solían colocar a los corderos para que no cubriesen a las hembras, maneas para atar a los animales mientras se les esquilaba, pleitas realizadas a base de tiras para apretar el queso, soplillos para avivar el fuego, esteras o soleras para el suelo del carro y de las casas, o las tipicas escobas para la limpieza, así como otros relacionados con la agricultura y la ganadería. Son piezas fuertes, López López haciendo paneras (Foto sacada de “Guía de sobrias, resistentes, muy ade- Manuel artesanía de Ciudad Real”) cuadas a su función. de piezas la zona de Cataluña, Valencia y Baleares, también se vende a grandes superficies comerciales, e incluso se exporta al extranjero, Gran Bretaña y Francia. El modo de distribución de las piezas, solía hacerse utilizando la red ferroviaria, se Desde la existencia de mandaban los pedila cooperativa Virgen dos por RENFE al de la Estrella, la anea cliente que previaha sido el producto mente los había solimás demandado de citado. nuestro pueblo. Actualmente, la disLa venta de las piezas tribución y venta se una vez elaboradas, hace por medio de abastecía tanto las neagencias de transManufacturas de Anea

7. Distribución y venta.

-64-


porte, que se encargan de recoger el pro- que se utiliza para pescar peces y cangreducto de casa del artesano y llevarlo puer- jos. ta a puerta hasta el cliente. Pajuela. Tira o torcida cubierta de azufre, que arrimada a una brasa arde con llama. Pleita. Tejido, faja o tira de esparto. Portera. Especie de parapeto que se ponía en las partes delantera y trasera de los carros. Tomiza. Cuerda o soguilla realizada en anea o esparto.

8. Glosario.

9. Bibliografía. · Guía de la artesanía de Ciudad Real. Mi-

nisterio de Industria y Energía. Consejería de Industria y Comercio. Junta de Comunidades de CCLM.

Redondela (Foto sacada de “Guía de artesanía de Ciudad Real”)

Algarabía. Planta silvestre escrofulariácea de cuyos ramos se hacen escobas. Brenca. Tallo de donde salen las hojas de anea. Cabezuela. Planta compuesta que se emplea para hacer escobas. Crizneja. Tejido de anea trenzado con cinco ramales. Espartizal. Campo de esparto. Garba. Gavilla o manojo de mieses atados por los extremos. Garlito. Especie de cesto o nasa, con una parte más estrecha en la que lleva una red, -65-

Artesana realizando cestos

(Foto sacada de “Guía de artesanía de Ciudad Real”)


Cultura. Dirección general de Bellas Artes · Limón Delgado, Antonio. “La artesanía y Archivos. Subdirección general de ArRural”. Artes del tiempo y del espacio. queología y Etnografía, 1987. Editora Nacional (Madrid). · Peralta, Juan. “Zahora, revista de tradiciones populares, nº 30”. Servicio de publicaciones de la Diputación de Albacete. Seymour, John. “Artes y oficios de ayer” . The National trust. ·

Fuentes orales. Pascual Domínguez, 67 años, artesano de la anea jubilado. Cesta elaborada con fibra vegetal (Foto sacada de “Artesanía Rural”. Limón Delgado, A.)) · Guillermo Palmero, 33 años, artesano de la anea. · Pelauzy, Mª Antonia y Catalá Roca, F. · Isabel Rey Díaz, monitora del taller “Artesanía popular española”. Editorial de mimbre de UP. Blume (Barcelona). ·

· Etnografía española Nº 6. Ministerio de

-66-


COSTUMBRES Y TRADICIONES