Issuu on Google+

© Daniel Plazanet

He aquí pues que un tipo de comercio, bien conocido por el público belga pero confinado a los intercambios comerciales solidarios Norte-Sur, que se cuela en el debate de nuestra política agraria. En Bélgica, también se incita a los productores agrícolas a producir más por un precio unitario cada vez más bajo, so pena de desaparecer. Tanto en el Norte como en el Sur, una agricultura con superficies de tamaño razonable, en policultivo, respetuosa con el equilibrio medioambiental, está muy amenazada por un modelo dominante de monocultivo intensivo. La noción de justo podría pues aplicarse también a los productores europeos preocupados por unir saber ancestral y técnicas modernas, con vistas a obtener un modelo agrícola sostenible y que favorezca el tejido social. Los productores que consideran su granja como un ecosistema vivo proponen productos de calidad, sanos y nutritivos, que respetan la materia prima y al consumidor. *

Como respuesta a la crisis del sector lechero en 2009, ciertos agricultores belgas lanzaron su propia marca solidaria.

Fairebel, que garantiza una remuneración correcta a los 500 miembros de la cooperativa Faircoop, cuyo 65 % está situado en Valonia y el 35 % en Flandes. Cada litro de leche aporta 10 céntimos adicionales al productor. Excepto Delhaize y Aldi, la mayoría de los supermercados belgas venden actualmente la leche Fairebel. Tras la leche semidesnatada, la cooperativa produce hoy leche entera con chocolate y 3 tipos de helados. www.fairebel.be Pero Fairebel no es la única. En octubre de 2011, durante la Semana del Comercio Justo, el mayorista ecológico Biosano y la cooperativa Biomelk Vlaanderen lanzaban Bionido/Biodia, una leche ecológica y justa. Dos veces al año, excepto si los costes de producción lo exigen, el precio de la leche se recalcula para permitir al agricultor no vender nunca su leche por debajo del precio de coste y recibir una remuneración justa por su trabajo. Wim de Middeleer, responsable comercial de Biomelk Vlaanderen, explica: “El modelo toma como referencia una granja lechera de 60 vacas y 1,5 trabajadores con dedicación exclusiva. El precio del litro de leche ecológica se basa en parámetros detallados como el precio del forraje, el precio medio de producción, la renta media de un agricultor y los gastos de salud.” El pliego de condiciones ha sido desarrollado en colaboración con la ONG Vredeseilanden. Procesos similares también se han llevado a cabo en otras partes de Europa.


En 2010, Naturland, una conocida certificación ecológica alemana, presentaba en el salón BioFach - la mayor feria de agricultura ecológica de Europa - una leche certificada Naturland Fair procedente de las estribaciones de los Alpes bávaros. En Inglaterra, varias personalidades, entre ellas el arzobispo de York, se expresaron para que la certificación Fairtrade pudiera atribuirse a los productores nacionales de leche para salvar una industria en peligro.

Max Havelaar, la principal organización certificadora del sector, parece ser la más reticente a la apertura del concepto de comercio justo a los productos europeos. Incluso si “Max Havelaar Bélgica apoya todas las iniciativas que pretenden garantizar la existencia de los agricultores locales”, la organización “prefiere ver el término Fairtrade y su etiqueta reservados a los productos fabricados por productores desfavorecidos del Sur. El comercio justo es, desde sus inicios y hasta hoy, una visión alternativa para reducir la pobreza que tiene su origen en la filosofía del comercio, no de la ayuda. Fairtrade se orienta a más de mil millones de personas pobres que viven con menos de dos dólares al día. Fairtrade pretende crear las condiciones para que estas personas adquieran la posición y los medios para salir por sí mismas de la espiral de la pobreza”. En Flandes, Oxfam-Wereldwinkels comparte ampliamente esta opinión: “La problemática de desarrollo y los obstáculos que tienen los agricultores del Sur son tales que necesitan un enfoque específico. El comercio justo, que engloba los tres pilares del desarrollo sostenible (económico, ecológico y social), es el modelo más apropiado para ello. Es importante que se promueva y apoye la producción sostenible del Norte. Queremos compartir nuestra experiencia en materia de agricultura y de comercio en el Sur y con el Sur, pero no consideramos que esta sea la tarea primordial del movimiento del comercio justo”. Por su parte, Oxfam-Magasins du monde es más positivo y trabaja desde hace varios meses con diferentes cooperativas de agricultores belgas para apoyarles y dar salida a su fruta y verdura a través de su red de venta. La ONG desea “abrir más resueltamente su proyecto a la dimensión NorteNorte y desarrollar sinergias con organizaciones belgas activas para la promoción de un modelo agrícola campesino, y ofrecer también nuevas perspectivas a los agricultores del Norte en términos de distribución”. La estrategia “comercio justo Norte” será validada en la organización a principios de 2013.

En 2011, Alter Eco y Ethiquable, dos actores franceses del comercio justo, lanzaron, cada uno por su lado, un nuevo proceso de comercio justo, ecológico y local para los pequeños agricultores del país. En Ethiquable la gama Paysans d’ici se basa en una declaración de 27 criterios para mantener la agricultura campesina. Desde abril de 2011 hay disponibles 16 productos desarrollados con 9 agrupaciones de productores franceses, de los que algunos ya se venden en el mercado belga.

El comercio justo de proximidad toma su legitimidad en la relocalización de la economía, los circuitos cortos y la lucha contra los excesos de la globalización, que hacen viajar manzanas de Sudáfrica a Europa o zumo de manzana justa de Chile a Bélgica. Por otra parte, el comercio justo local también se desarrolla en el Sur. Numerosas iniciativas ven la luz en diferentes países, particularmente en Ecuador, India, México, Brasil, Sudáfrica o Kenia, apoyándose en el poder adquisitivo de las clases medias y en el sector turístico en auge.

Samuel Poos Coordinateur du Trade for Development Centre, 2ème édition, juillet 2013.

*Alter Eco, dosier de prensa de presentación de la nueva gama, enero de 2011


Un comercio justo tambien para los agricultores belgas