Page 1


EL CUENTO DE MILLIE EL RATÓN   INTRO: Morgan Phippen  CAPÍTULO UNO: Morgan Phippen  CAPÍTULO DOS: Abby Picciano  CAPÍTULO TRES: Juliette Chait  CAPÍTULO CUATRO: Kaitlyn Fucillo  EPÍLOGO: Juliette Chait                           


INTRO María está llorando. El abuelo de María le dice a su  hermana, "Sofía, debes ser amable con tu hermana.  Algún día la necesitarás realmente. Ven aquí. Déjame  contarte una historia ..."      


CAPÍTULO UNO Escena 1  Era un bonito día soleado en el parque. Había tres  animales jugando a tag. Había una elefante llamada  Ellie, un jirafa llamado Geraldo, y una panda llamada  Priscilla. Millie se les acercó para hacerles una pregunta.  “¿Puedo jugar con ustedes?” Millie preguntó. 


Escena 2 Los amigos se apiñaron y discutieron la opción de dejar  a Millie jugar con ellos. “¿Deberíamos dejarla jugar con  nosotros?” preguntó Ellie, “No creo que deberíamos.”  Geraldo respondió. “Pero no queremos ser malos con  Millie enfrente de su madre,” dijo Priscilla. “Eso es  verdad, deberíamos dejarla jugar con nosotros, pero no  le prestaremos atención,” Ellie dijo.    


Escena 3 Millie era un ratón y era muy pequeña. Era difícil para  ella jugar tag con los animales grandes, especialmente  cuando no querían jugar con ella. Ellie siguió intentando  pisar a Millie y a Millie no le gustó. Todos los animales se 


comportaban mal con ella. La madre de Millie caminó hacia ellos y dijo, “Creo que este juego es demasiado  difícil para ti, vamos a  comer helado.”          CAPÍTULO DOS  “Bien mamá, ¡vamos a la  heladería!” Millie decidió. “¡Ahora sube al coche!” Mamá  ratón dijo. “Estoy muy emocionada mamá,” Mille dijo.  Al llegar a la heladería Millie y la mamá de Millie 


caminaron al mostrador de helados para pedir helados. Millie y su mamá pidieron el helado chocolate. Pero  cuando Millie miró hacia atrás, ella vio los animales en la  cola. Ella pensó, “Por qué tienen que seguirla? Es un  problema!” Al recibir los helados, Priscilla el panda  goteaba helado en el ratón y todos los otros animales se  rieron y pobre Millie empezó a llorar. Cuando el  camarero del heladería escuchó esto, el camarero les dijo 


a los animales que algo malo les iba a suceder a ellos. Los animales se rieron del camarero  y dijeron, “Nada va a sucedernos.” El camarero entonces  dijo: "Todos ustedes verán.”    


CAPÍTULO TRES Millie y Mamá Ratón se sentaban en el baño.  Estaban lavando el helado del pelo de Millie. “¿Por qué  los animales no quieren jugar conmigo?” Millie  preguntó.  “Millie, tienes un espíritu fuerte,” Mamá Ratón  respondió. “No debes dejar a los animales malos hacerte  triste. No les escuches a ellos.”  Pero Millie era aún insegura. “¿Que si me intimiden  otra vez?” 


“Tú eres un ratón fuerte, Millie. Puedes ser valiente. Esos animales deben jugar con otros de su propio  tamaño.” 


Millie suspiró y se enjugó el pelo. “Gracias, Mamá. Pero estoy preocupado porque soy muy pequeño y ellos  son muy grandes.”  Mamá Ratón se rió. “A veces la gente y los animales  pueden tener miedo de los ratones. Yo no sé por qué,  pero es cierto.”  Millie sonrió. “Qué cómico. Nunca me habría  imaginado.” Los dos ratones secaban el pelo de Millie.  Salieron del baño y Millie felizmente trotó por la puerta.         


CAPÍTULO CUATRO Al día siguiente, un cazador vino en el parque. “¡Yo soy  cazador y los voy a capturar!” el cazador dijo. Todos los  animales se asustaron. “No, no nos capture por favor,”  Priscilla dijo. “¡Socorro, ayúdame, socorro!” Todos los  animales ​gritaron con miedo​. Millie oyó los animales  gritando de ayuda y corrió para ver lo que pasó.         


“¡Ay no mis amigos fueron capturados!” pensaba. “Yo

debería ayudo, pero yo soy muy pequeña, pero ¡Yo necesito ayudar!” Millie pensaba.  


Millie recordó lo que su mamá le dijo, sobre ser pequeña pero fuerte. Millie vi todos los animales y ella corrió al  cazador.    


“¡CARAMBA, UN RATÓN! ¡Tengo mucho miedo de ratones!” el cazador chilló y huyó del parque.                  


“Nos salvaste,” dijo Ellie. ¡Millie vamos por helado! “No voy a ​gotear helado en ti,” dijo Priscilla. “¡Gracias!”      

       


EPÍLOGO Sofía sonríe y abrazó a su abuelo. “Ahora veo que yo  debo ser amable con mi hermana.

Gracias por el cuento, Abuelo.”


EL FIN         All images taken from Google. Todos los fotos tomadas  de Google.     

El cuento a children's story  
El cuento a children's story  
Advertisement