Page 1

* La batalla de Subachoque * A 150 años del suceso histórico

Orlando Rodríguez • Harry Marriner


La batalla de Subachoque

C2


A 150 a帽os del suceso hist贸 r i c o

C3


La batalla de Subachoque

C4


* La batalla de Subachoque * A 150 años del suceso histórico

Orlando Rodríguez • Harry Marriner


C6


A 150 a帽os del suceso hist贸 r i c o

A 150 a帽os del suceso hist贸rico

la batalla de subachoque Un libro hermoso, profundo, innovador

C7


Asa de vasija. Obsérvese la calidad de su ornamento y su cuidadoso diseño. Es una de las piezas más bellas de la colección.

C8


on espectaculares mapas, fotografías de objetos de la época hallados en los sitios de los hechos, una investigación producto de más de diez años de labores y el trabajo de un grupo interdisciplinario integrado por destacados profesionales, se construyó este particular libro. Su singularidad radica en que es una especie de libro museo vivo, pues por primera vez en Colombia se hace la reconstrucción en detalle de una batalla a partir de la confrontación de los registros de las excavaciones arqueológicas con los documentos históricos de la época. Además se pueden observar, en excelentes reproducciones, los objetos que permanecieron ocultos exactamente por 150 años y que hoy, al salir a la luz, dan las claves y son pruebas fehacientes de lo que sucedió en el campo de batalla en 1861. Objetos antiguos que aportan mayor credibilidad al relato histórico. De la mano de esta narración múltiple, a través de imágenes y textos, el lector se adentra en la amena lectura de los hechos que antecedieron a la batalla y que ocurrieron durante ésta, los cuales marcaron hitos que aún hoy están sobre el tapete de la historia de Colombia, como la Constitución de 1886.

C9


La batalla de Subachoque

La batalla de Subachoque (Cundinamarca) es uno de los episodios menos conocidos pero más cruentos de que se tenga memoria entre las guerras civiles que azotaron al país en el siglo xix. Es el clímax de la «guerra por las soberanías» o guerra civil de 1859-1862, en la cual Tomás Cipriano de Mosquera se alza contra el gobierno legalmente establecido de Mariano Ospina Rodríguez. El libro se puede sentir a varios niveles: uno, la estética de mapas, documentos recuperados, fotografías de hallazgos arqueológicos; otro, el de la narración amena —escrita en un lenguaje accesible a un público amplio— de este particular episodio histórico, en el que por primera y única vez en la historia republicana del país los insurgentes llegaron al poder por las armas y dieron vida, hasta 1886, a los Estados Unidos de Colombia, regidos por una Constitución federal. Este bello libro objeto es valioso tanto por la información que contiene en cuanto al texto y las imágenes, como por la calidad de su diseño, impresión, acabados y papel. Adicionalmente, cuenta con la reproducción de imágenes históricas que tienen relación con el tema central del libro, valiosas tanto por la información que aportan como por su calidad. Lo invitamos a formar parte de esta apasionante aventura, así como a compartirla con sus clientes y allegados.

C 10


A 150 a帽os del suceso hist贸 r i c o

Bot贸n militar. N贸tese el escudo de Colombia grabado en altorrelieve.

C 11


A 150 años del suceso histó r i c o

Sesquicentenario de la batalla de Subachoque Recordando la guerra civil de 1859-1862, librada entre Tomás Cipriano de Mosquera y Mariano Ospina Rodríguez

C 13


Hebilla militar. Su ornamento podrĂ­a indicar el alto rango de quien la portaba.


ace ciento cincuenta años, como hoy, la sabana de Bogotá amaneció cubierta de una neblina espesa y una lluvia persistente. A las ocho de la mañana de ese gris 25 de abril de 1861, las tropas de la Confederación Granadina, al mando del general Joaquín París, comenzaron a lanzar disparos de cañón en Subachoque (Cundinamarca) contra las fuerzas insurgentes de Mosquera, en un intento por frenar su avance hacia la capital… Todo empezó dos años atrás, cuando el presidente Ospina sancionó una serie de leyes que, desde la óptica de Mosquera —en ese entonces gobernador del Cauca—, atentaban contra los principios de autonomía definidos en la Constitución federalista de 1858. Tras infructuosos intentos de resolver la situación por las vías diplomáticas, Mosquera declaró separado el estado del Cauca de la Confederación Granadina y se nombró supremo director de guerra. Ospina, quien aseguraba que Mosquera actuaba en represalia por no haber triunfado en las elecciones de 1856, emprendió una campaña exitosa hacia el estado de Santander, y retornó triunfante a la capital. Mosquera, mientras tanto, combatía con éxito en Manizales, el Cauca y Tolima. La batalla que definió el curso de esta guerra se libró en Subachoque, por la antigua vía que comunica la sabana de Bogotá con San Francisco.

C 15


La batalla de Subachoque

El 19 de abril de 1861, tras un año de campaña, Mosquera, en su larga travesía desde el Cauca hasta la capital, remontó la cordillera Oriental y estableció su campamento en el gélido valle de Santa Bárbara, a la entrada de la sabana de Bogotá, a escasos dos kilómetros del poblado de Subachoque. «Ojalá salga a la sabana, que no le va a quedar un solo negro: con el frío se van a emparamar», pensaban los comandantes de la Confederación. Y así, entusiasmados por enfrentar a Mosquera, partieron desde Facatativá y el 22 ubicaron sus campamentos en la margen oriental del valle de Subachoque. El 23, en la noche, el comandante París partió en silencio hacia Santa Bárbara, y a la mañana siguiente sorprendió a Mosquera desde lo alto de las colinas del norte. Pero una buena estrategia no vino acompañada de un rápido ataque, que seguramente le habría dado la victoria a la Confederación. La falta de liderazgo, agravada por el mal estado de salud de París, a quien lo agobiaba una fuerte disentería, retrasó la batalla un día más, lo que permitió que Mosquera se reagrupase. El general Ramón Espina, jefe del estado mayor de las tropas de la Confederación, quien debía dar las órdenes de inicio de batalla, aducía no haber desayunado: –Mi chocolate, carambas, chocolate. –Es que no aparece la olleta –respondió su auxiliar. –Es que yo no peleo en ayunas.

C 16


Sesquicentenario de batalla de Subachoque A 150 años del suceso histó r i c o

El general Tomás Cipriano de Mosquera.

C 17


La batalla de Subachoque

El presidente Mariano Ospina RodrĂ­guez.

C 18


Sesquicentenario

La iniciativa la tomó entonces el general Diago, quien hacia las ocho de la mañana del 25 de abril avanzó en dirección al centro del valle. Mosquera destacó una guerrilla para repeler al enemigo, lo que generó grandes bajas en las fuerzas de la Confederación. Entre tanto, el coronel Gutiérrez Lee arremetió con su infantería, intentando tomar a bayoneta las trincheras de Mosquera. La presión obligó a este último a atacar en masa; destacó algo más de mil de sus mejores hombres, con quienes se lanzó en busca de una batalla definitiva. Ante este movimiento, la caballería de la Confederación contraatacó y logró seccionar y dispersar a su enemigo. Mosquera, que andaba en medio del valle, se atascó en un lodazal con su caballo, y de no ser por su sobrino Simón Arboleda, quien le facilitó su montura, lo habrían hecho prisionero. Con montura ajena logró escapar y se ocultó en una cueva. El general López tomó su ausencia por muerte e improvisó bandera blanca en señal de rendición. Aureliano González, un joven soldado leal a Mosquera, quien vio morir a su padre en batalla, le arrebató la bandera al general y exclamó: «¡Donde está el cadáver de mi padre no hay bandera blanca!». La contienda se prolongó a lo largo del 25, dejando cerca de seiscientos muertos y numerosos heridos. Una vez que anocheció, las tropas se retiraron a sus campamentos a la espera de un segundo y definitivo día de batalla.

C 19


La batalla de Subachoque

Llegó el 26, y para sorpresa de Mosquera, las fuerzas legitimistas no dieron señal de actividad bélica. Hacia el mediodía, París envió un emisario para concertar una tregua con el propósito de recoger heridos y enterrar a los muertos. Esta tregua se prolongó hasta el 25 de mayo, cuando Mosquera partió rumbo a la capital, donde entró triunfante el 18 de julio. En la guerra civil de 1859-1861 se invocó formalmente, por primera vez en el país, el derecho de gentes, semilla del derecho internacional humanitario, en un intento de humanizar la guerra. En 1863 se sancionó una nueva Constitución federalista, mediante la cual se nombró al país Estados Unidos de Colombia, denominación y sistema vigentes hasta 1886, cuando se instauró de nuevo el centralismo que llamó a este territorio república de Colombia.

C 20


Sesquicentenario

Real de plata visto por las dos caras.

C 21


Apoyafusil. Al parecer, la estructura se enterraba en el pasto, permitiendo al soldado, a manera de francotirador, apoyar su fusil en la parte cテウncava de la pieza, de modo que podテュa apuntar con gran precisiテウn a su enemigo. El uso de francotiradores fue muy criticado por テ]gel Cuervo.

C 22


Balas de fusil ordenadas segĂşn su tamaĂąo.

C 23


Balas de cañón y fusil. La perforación en la bala de cañón era utilizada para cargarla con pólvora y mecha, de manera que explotara tiempo después de su lanzamiento, maximizando así su poder destructivo.

C 24


A 150 a帽os del suceso hist贸 r i c o

Manuscrito Ruge 路 Batle.


La batalla de Subachoque

Manuscrito Ruge 路 Batle.

C 26


A 150 a帽os del suceso hist贸 r i c o

Manuscrito Ruge 路 Batle.


La batalla de Subachoque

Colgante en forma de cruz.

C 28


Sesquicentenario

Franco francĂŠs recuperado.

C 29


La batalla de Subachoque


A 150 aĂąos del suceso histĂł r i c o

Mapa de Cundinamarca elaborado por MarĂ­a Clara Mantilla.

C 31


El Ala de Arriba Ediciones Edici贸n general del libro

C 33


La batalla de Subachoque

C 34


a edición general del libro está a cargo de El Ala de Arriba Ediciones, empresa dirigida por el periodista y editor Guillermo González Uribe, quien cuenta con el respaldo de más de treinta años de experiencia en el campo editorial y de las comunicaciones. El Ala de Arriba privilegia la edición de publicaciones profundas, estéticas, sencillas, atractivas, hermosas, atrayentes, que digan cosas, que despierten sensaciones, que marquen hitos. El Ala de Arriba es una empresa pequeña en sus dimensiones, que puede dar cuidado especial a cada uno de los productos a su cargo. La editorial cuenta con la trayectoria suficiente para generar una publicación a partir de una idea, y entregar el producto final terminado. Guillermo González Uribe ha sido director de la revista Número desde su creación en 1993; director de la revista Gaceta del Ministerio de Cultura, a finales de los años noventa, y coordinador del «Magazín Dominical» de El Espectador en los años ochenta. Premio Planeta de Periodismo 2002 por su trayectoria profesional y su libro Los niños de la guerra. Premio Media 2001 de Lasa, Latin American Studies Association (Washington, septiembre del

C 35


La batalla de Subachoque

2001). Medalla al trabajo de crítica cultural, Festival Internacional de Arte de Cali, 2001. Premio Los 10 de la Cultura, Ministerio de Cultura, 2007. Ha editado cerca de treinta libros de fotografía, arte, literatura, medio ambiente, ensayo y ciencias sociales —libros de la colección «Memoria fotográfica de Bogotá», con fotografías de Sady González, obtuvieron en dos ocasiones el premio Andigraf—, y ha sido editor de más de quince revistas y publicaciones seriadas. Ha dado conferencias y talleres en diversos países y colabora en periódicos y revistas de América y Europa. También ha sido asesor editorial y de comunicaciones de diversas empresas de los sectores público y privado. Desde el año 2000 es el agente literario de William Ospina.

Guillermo González Uribe, director El Ala de Arriba Ediciones elaladearriba@gmail.com guillermogonzalezuribe@gmail.com Dirección: carrera 15 N.º 110-71 Apto. 202, Bogotá Tel. [571] 214 4586 Cel. 310 803 3715

C 36


A 150 a帽os del suceso hist贸 r i c o

equipo de trabajo

C 37


La batalla de Subachoque

L E C 38


Equipo de trabajo

Equipo de trabajo El libro es producto de la labor coordinada de un grupo de destacados profesionales. Los autores del texto original son Orlando Rodríguez y Harry Marriner, investigadores que vienen de otras disciplinas, a los que su pasión por Subachoque y la historia los llevó a trabajar en este proyecto, a lo largo de más de una década, de la mano del hoy fallecido Jorge Ruge. La edición del relato está a cargo de Mayxué Ospina Posse y Óscar Guarín Martínez, historiadores con amplia experiencia en la labor de investigación y redacción de textos profundos y a la vez amenos. Susana Carrié, diseñadora de reconocida trayectoria en el país, autora del concepto gráfico de numerosas publicaciones, es la responsable del diseño del libro. María Clara Mantilla, arquitecta y artista plástica, da vida a mapas que, más que sólo cartografía, son verdaderas obras de arte que hacen viajar por remotas regiones a quienes los contemplan. Carlos Mario Lema, uno de los fotógrafos más experimentados de Colombia, está a cargo del trabajo de reproducción de piezas y documentos históricos. Elkin Rivera, quien ha revisado cientos de revistas y libros de las más importantes editoriales del país, es el responsable de la corrección de estilo. La edición general, concepción y coordinación del libro están en manos de Guillermo González Uribe, director de El Ala de Arriba Ediciones.

C 39


La batalla de Subachoque

características del libro La batalla de Subachoque

* Edición de lujo, en tapa dura con sobrecubierta. * Páginas interiores: 216 a 4 x 4 tintas. * Papel: mate de 150 g, con barniz semimate. * Cubierta: 0 x 0 tintas, cartón holandés de 2,5 mm para estampado repujado o reserva UV, plastificado mate. * Guardas: impresas a 4 x 4 tintas sobre papel mate de 180 g. * Encuadernación: tapa dura, costura hilo, lomo plano.

C 40


A 150 a帽os del suceso hist贸 r i c o

C 41


La batalla de Subachoque

La batalla de Subachoque Un libro hermoso, profundo, innovador Con espectaculares mapas, fotografías de objetos de la época hallados en los sitios de los hechos, una investigación producto de más de diez años de labores y el trabajo de un grupo interdisciplinario integrado por destacados profesionales, se construyó este particular libro. Es una especie de libro museo vivo, pues por primera vez en Colombia se hace la reconstrucción en detalle de una batalla a partir de la confrontación de los registros de las excavaciones arqueológicas con los documentos históricos de la época. Además se pueden observar, en excelentes reproducciones, los objetos que permanecieron ocultos exactamente por 150 años y que hoy, al salir a la luz, dan las claves y son pruebas fehacientes de lo que sucedió en el campo de batalla en 1861. La batalla de Subachoque (Cundinamarca) es uno de los episodios menos conocidos pero más cruentos de que se tenga memoria entre las guerras civiles que azotaron al país en el siglo XIX. Es el clímax de la «guerra por las soberanías» o guerra civil de 1859-1862, en la cual Tomás Cipriano de Mosquera se alza contra el gobierno legalmente establecido de Mariano Ospina Rodríguez.

C 42

Maqueta La Batalla de Subachoque  

Maqueta para un proyecto.