Issuu on Google+

Año XLVI - Domingo de Pascua de Resurrección /C - 31 de Marzo de 2013

CELEBRA TU PROPIA RESURRECCIÓN EN CRISTO

Remesa III - Nº 20

L

a primera Vigilia Pascual fue de llanto, de tristeza, de incertidumbre. Ya en la cruz del Calvario ardía en silencio la resurrección, pero nadie la sospechaba. Tras un triduo de sufrimiento, de llanto y de muerte, retumbó una explosión asombrosa en el Primer Día de la semana: ¡Ha resucitado! ¡No busquen entre los muertos al que vive¡ En verdad, como acabo de afirmar, nadie lo esperaba. Lo habían visto morir tan destrozado que pensaron en una derrota definitiva. En la peor de las amarguras, María Magdalena llegó al sepulcro para llorar, para poner unas flores al muerto y embalsamar de nuevo su cadáver. Y ahí comenzó el susto. Cuando vio el sepulcro vacío sospechó de inmediato: ¡Lo han robado! Entre sollozos y lágrimas acudió a Pedro y Juan. Los tres verificaron la realidad y comenzaron a balbucir: Se ha cumplido su palabra. ¡Resucitó! ¡Aleluya! Nosotros, hoy, proclamamos la Pascua desprimer día de la semana de la fe y con alma intensamente celebra- “El después del sábado, María tiva. La pregonamos, la enfatizamos con la Magdalena fue al sepulcro muy Palabra, la renovamos con agua bautismal, temprano, cuando todavía la exaltamos con el Cirio pascual y la aplau- estaba oscuro y vio la piedra quitada” (Jn 20,1). dimos como la gran fiesta del Señor: ¡Hoy es Pascua! ¡Hoy es nuestra Pascua en Cristo! Sin embargo, creo que sólo desde la infusión del Espíritu, se puede corporeizar la resurrección del Señor. Sólo en Él se puede testimoniar: ¡Cristo resucitado es la pascua de mi vida! ¡Mi vivir es Cristo! ¿Qué sentido tiene la Pascua en tu vida? ¿Qué signos de resurrección vives en tu diario quehacer? ¿Tu testimonio proclama la resurrección de Cristo? La Pascua no es sólo este Domingo. Pascua es toda la vida. La Pascua de Cristo en ti es tu vida en el Señor. Por eso celebra, hoy, tu propia resurrección en Cristo. ¡Aleluya! Antonio Gracia, pasionista Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya (Sal 117)


Nuestra Misa Monición

Domingo de Pascua de Resurrección /C Hermanos. Cristo ha Resucitado. ¡Aleluya! En su Pascua, nosotros celebramos nuestra Pascua. En la Eucaristía celebramos el sacramento de nuestra fe: “Anunciamos su muerte, proclamamos su resurrección”. Si con él morimos, con él resucitaremos. Disfrutemos de este Día. Que la gracia del Señor resucitado, se nos revele en lo íntimo de nuestro corazón. Para que todos juntos, al concluir esta Eucaristía, configuremos el rostro comunitario de Jesucristo, el Señor Resucitado.

ñor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

4

Dios nuestro, que por medio de tu Hijo venciste a la muerte y nos has abierto las puertas de la vida eterna, concede a quienes celebramos hoy la Pascua de Resurrección, resucitar también a una nueva vida, renovados por la gracia del Espíritu Santo. Por nuestro Señor Jesucristo.

5 1

Antífona de entrada

El Señor ha resucitado. Aleluya. A él la gloria y el poder por toda la eternidad (Lc

24,34; Cfr. Ap 1,6).

2

Acto Penitencial

S Tú que has destruido el pecado y la muerte con tu resurrección: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad. S Tú que has renovado la creación entera con tu resurrección: Cristo, ten piedad. R Cristo, ten piedad. S Tú que das la alegría a los vivos y la vida a los muertos con tu resurrección: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad.

3

Gloria

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Se-

Oración colecta

1ª Lectura (He 10,34.37-43) Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: “Ya saben ustedes lo sucedido en toda Judea, que tuvo principio en Galilea, después del bautismo predicado por Juan: cómo Dios ungió con el poder del Espíritu Santo a Jesús de Nazaret y cómo éste pasó haciendo el bien, sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Nosotros somos testigos de cuanto él hizo en Judea y en Jerusalén. Lo mataron colgándolo de la cruz, pero Dios lo resucitó al tercer día y concedió verlo, no a todo el pueblo, sino únicamente a los testigos que él, de antemano, había escogido: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de que resucitó de entre los muertos. Él nos mandó predicar al pueblo y dar testimonio de que Dios lo ha constituido juez de vivos y muertos. El testimonio de los profetas es unánime: que cuantos creen en él reciben, por su medio, el perdón de los pecados”. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.


6

Salmo responsorial (117)

L Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya. R Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya. L Te damos gracias, Señor, porque eres bueno, porque tu misericordia es eterna. Diga la casa de Israel: “Su misericordia es eterna” /R L La diestra del Señor es poderosa, la diestra del Señor es nuestro orgullo. No moriré, continuaré viviendo para contar lo que el Señor ha hecho /R L La piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. Esto es obra de la mano del Señor, es un milagro patente /R

7

2ª Lectura (Col 3,1-4 Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los colosenses

Hermanos: Puesto que ustedes han resucitado con Cristo, busquen los bienes de arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios. Pongan todo el corazón en los bienes del cielo, no en los de la tierra, porque han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando se manifieste Cristo, vida de ustedes, entonces también ustedes se manifestarán gloriosos, juntamente con él. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

8

Secuencia

Ofrezcan los cristianos ofrendas de alabanza a gloria de la Víctima propicia de la Pascua. Cordero sin pecado, que a las ovejas salva, a Dios y a los culpables unió con nueva alianza. Lucharon vida y muerte en singular batalla, y, muerto el que es la vida, triunfante se levanta. “¿Qué has visto de camino, María, en la mañana?” “A mí Señor glorioso, la tumba abandonada, los ángeles testigos,

sudarios y mortaja. ¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! Vengan a Galilea, allí el Señor aguarda; allí verán los suyos la gloria de la Pascua”. Primicia de los muertos, sabemos por tu gracia que estás resucitado; la muerte en ti no manda. Rey vencedor, apiádate de la miseria humana y da a tus fieles parte en tu victoria santa.

9

Aclamación a/d Evangelio

R Aleluya, aleluya. Cristo, nuestro cordero pascual, ha sido inmolado; celebremos, pues, la Pascua. R Aleluya (1Co 5,7-8).

10

Lectura del santo Evangelio según san Juan A. Gloria a ti, Señor

(Jn 20,1-9)

El primer día después del sábado, estando todavía oscuro, fue María Magdalena al sepulcro y vio removida la piedra que lo cerraba. Echó a correr, llegó a la casa donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo habrán puesto”. Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos iban corriendo juntos, pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro y llegó primero al sepulcro, e inclinándose, miró los lienzos puestos en el suelo, pero no entró. En eso llegó también Simón Pedro, que lo venía siguiendo, y entró en el sepulcro. Contempló los lienzos puestos en el suelo y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, puesto no con los lienzos en el suelo, sino doblado en sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, y vio y creyó, porque hasta entonces no habían entendido las Escrituras, según las cuales Jesús debía resucitar de entre los muertos. Palabra del Señor. A Gloria a ti, Señor Jesús.

El Domingo. Día del Señor. Fundado por el Beato Santiago Alberione en 1921 en Italia y en Venezuela se inició su publicación en 1966. Director: P. A. Vagnoni, ssp. - Coordinación: July Zambrano - Corrección: Manolo Martínez - Diagramación: Dora González - Ilustraciones de: Hna. Teresa Castaño - Edita SAN PABLO - Aptdo. 14.034 de Candelaria, Caracas 1011-A -Telfs.: (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24.- Fax: (0212) 576.93.34 - Administración y distribución: Telfs.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 - Fax: (0212) 963.68.52 - Correo Electrónico E-Mail: publicaciones@sanpablo.org.ve - Web site: http: //www.sanpablo.org.ve - Para notificar pagos: (0212) 577.10.24 - E-mail: cobranzas@sanpablo.org.ve - Con licencia eclesiástica. Dep. Leg. pp 76-1793


11

Profesión de fe

Creo en un solo Dios Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato, padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

12

Oración de los fieles

S Penetrados del espíritu de la Pascua, oremos para que el paso con Jesús a la vida de resucitados, llene de gozo a nuestras comunidades, y seamos ante el mundo testigos de su resurrección. A Te lo pedimos, Señor. L Para que la Buena Noticia del triunfo de la vida sobre la muerte, del amor sobre el odio, renueve la convivencia entre las personas y los pueblos: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Para que a través de las nuevas propuestas en la Cam4 y ComLa 9 sea anunciada exitosamente en América: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L La muerte y la violencia se han apoderado de las calles y plazas de pueblos y ciudades en el mundo. Para que la

paz que nos ofrece Jesús resucitado lleve la felicidad a las personas y a los pueblos: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Para que proclamemos ante el mundo la gran Noticia que celebramos en esta Pascua: Jesús, a quien los hombres dieron muerte, Dios lo ha resucitado: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. (Intenciones libres) S Te pedimos, Señor, que cuantos celebramos ahora con alegría la resurrección de Jesús, seamos testigos de esta Buena Noticia entre las personas con las que compartimos nuestra vida. Por Jesucristo nuestro Señor. R Amén.

13

Oración sobre las ofrendas

Regocijados con la alegría de la Pascua, te ofrecemos, Señor, esta Eucaristía, mediante la cual tu Iglesia se renueva y alimenta de un modo admirable. Por Jesucristo, nuestro Señor.

14

Plegaria Eucarística

15

Antífona de comunión

16

Oración d/de la comunión

Señor, protege siempre a tu Iglesia con amor paterno, para que, renovada ya por los sacramentos de Pascua, pueda llegar a la gloria de la resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Liturgia de la Semana - 2ª Sem. del Salterio

(Del 1 al 7 de Abril de 2013) 1 Lunes, Octava de Pascua - He 2,14.2233; Sal 15; Mt 28,8-15 2 Martes, Octava de Pascua - He 2,36-41; Sal 32; Jn 20,11-18. 3 Miércoles - Octava de Pascua - He 3,110; Sal 104; Lc 24,13-35. 4 Jueves - Octava de Pascua - He 3,11-26; Sal 8; Lc 24,35-48. 5 Viernes - Octava de Pascua - He 4,1-12; Sal 117; Jn 21,1-14. 6 Sábado - Octava de Pascua - He 4,13-21; Sal 117; Mc 16,9-15. 7 II Domingo de Pascua /C - He 5,12-16; Sal 117; Ap 1,9-11.12-13.17-19; Jn 20,19-31 L.H.: 2ª Semana del Salterio.


el domingo 31 de marzo 2013