ATC MAGAZINE Nº95

Page 34

MERCADO AERONÁUTICO

DRONES BAJO CONTROL (AÉREO) Los drones se han convertido en uno de los símbolos del siglo XXI, aunque su avance tecnológico ha ido muy por delante del desarrollo de la normativa que los ampara. El pasado mes de diciembre vio la luz el Real Decreto 1036/2017 que regula el uso de estas aeronaves, y que determina que ya pueden compartir el espacio aéreo controlado con el resto de aeronaves tripuladas, lo cual afecta de manera considerable el trabajo diario de los controladores aéreos.

L

os drones están de moda. Los medios de comunicación ofrecen con frecuencia noticias en las que se destacan los últimos avances tecnológicos de estas aeronaves y sus nuevas aplicaciones, que no cesan de asombrarnos. Si bien a veces se peca de optimismo, rayando la ciencia ficción, o se nos venden como la panacea para unas funciones en las que no son ni útiles ni necesarios, la realidad es que los drones van a suponer un gran impacto en nuestra sociedad. Antes de continuar, quiero aclarar que al referirme a estos aparatos como drones, estoy haciendo uso del término coloquial. Desde el punto de vista normativo y de nuestro trabajo debemos acostumbrarnos a utilizar el acrónimo RPA (Remotely Piloted Aircraft) o RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) en los casos en los que además de la aeronave nos referimos tam34

|

ATC MAGAZINE

95

bién al resto de sistemas en tierra que lo acompañan. La P de RPA tiene su importancia, ya que el hecho de que sean pilotados implica que no se puede prescindir del factor humano y siempre tiene que haber un piloto al mando. De momento no están permitidas las operaciones autónomas de drones y por eso los términos UAV y UAS (Unmanned Air Vehicle/System), aunque también se utilizan, no son los más adecuados por prescindir precisamente de este factor humano. Como ha ocurrido con los smartphones, desde la aparición de los primeros aparatos hace pocos años la tecnología ha ido avanzando a pasos agigantados, a un ritmo mucho mayor, como suele ser habitual, que la normativa que debería regular su uso. En España existía un vacío legal que se intentó subsanar con el Real Decreto 522/2014, que en su propia introducción indicaba que

Texto: Olegario Lozano (TACC Levante) Grupo de RPAS de APROCTA