Issuu on Google+

MATERIALES DE OSTEOSINTESIS


INTRODUCCIÓN

El comienzo de la fijación con placas y tornillos para osteosíntesis (reparación activa de huesos fracturados) se remonta a 1886, cuando el alemán Karl Hansmann presenta su experiencia clínica en la que se incluían dos casos de fracturas mandibulares tratadas con este sistema diseñado, no obstante, para el tratamiento de fracturas sobre huesos largos del organismo.

Las dos grandes guerras mundiales, por motivos evidentes, supusieron un gran avance en el desarrollo de técnicas y sistemas de reparación ósea. Sin embargo, en el territorio maxilofacial este avance no fue tan significativo, ya que el empleo de las técnicas de fijación desarrolladas para huesos largos venían acompañadas de un elevado índice de complicaciones y fracasos, por lo que su uso quedó muy limitado, siendo los tratamientos clásicos ortopédicos los empleados rutinariamente. Hasta no hace mucho tiempo, en situaciones especialmente complejas se recurría a una tecnología más evolucionada pero diseñada para la traumatología general en un intento de reparar graves lesiones óseas maxilares, intentos que, casi siempre, resultaban fallidos o cuando menos asociados a una elevada morbilidad. Se necesitaba pues

de

técnicas

y

sistemas

para

el

territorio

específicos maxilofacial

dadas

peculiaridades

sus

anatómicas,

fisiológicas y biomecánicas, con un doble

objetivo:

anatómica

con

la

reparación restauración

funcional lo más precoz posible y una disminución drástica de la morbilidad.


HISTORIA Existen registros de que los primeros traumas maxilofaciales se remontan ala época de los egipcios. En la edad media aparecen las primeras ligaduras de maxilares. En el siglo XIX aparece el primer tratado de traumatología general. Después de la primera y segunda guerra mundial se da un gran avance en la medicina y se comienza a desarrollar la osteosíntesis interna que consiste en unir con algún medio o suturar los huesos con alambre, palcas y tornillos, el cirujano va al foco de la fractura y une directamente los huesos. Así comienzo los primeros tratados con reducciones y estabilizaciones, vendajes, mentoneras, y ligaduras de alambres que afirman los dientes en lesiones dentoalvolares. Desde los primeros intentos de tratamiento para el trauma de maxilofacial se desarrollaron conceptos como: LA REDUCCIÓN: colocar en la posición anatómica las partes fracturadas LA ESTABILIZACIÓN: mantener la reducción para que se produzca un buen proceso de cicatrización. Ya en el siglo pasado, se fueron desarrollando los elementos de osteosíntesis internos y externos, existían unas férulas externas que sostenía los dientes y los mantenían en posición. El Sr. Adams Ortodoncista inglés, entre la I y II guerra mundial, vio una cantidad elevada de fracturas faciales y alteraciones oclusales y diseñó las primeras ligaduras internas, la famosa Ligadura Adams.


Warnekros en 1917 publicó el desarrollo de mini placas en oro. Pero fueron Michelet y otros en 1972 y más tarde Champy y otros en 1975 los que realmente trabajaron sobre la base teórica de los modelos existentes sobre mini placas. Desde la década de los 80´s la osteosíntesis con placas funcionalmente estables se transformó en un componente indispensable en la cirugía maxilofacial.


OSTEOSÍNTESIS Y BIOMATERIALES Diferentes estudios experimentales en el campo de la biomecánica y fisiopatología de la consolidación ósea así como la investigación y perfeccionamiento de los biomateriales empleados, han resultado en los últimos 25 años en un vertiginoso avance en cuanto a técnicas y sistemas, gracias a los cuales se ha producido una considerable disminución en los índices de complicaciones y fracasos terapéuticos en el manejo de las diferentes técnicas de osteosíntesis craneofacial. En 1949, el belga Robert Danis enuncia el principio de la compresión axial del foco de fractura. Partiendo de esta idea, el grupo suizo ASIF desarrolló diferentes líneas de investigación que dieron sus frutos a principios de los años 60 para su aplicación clínica en el tratamiento de las fracturas de los huesos largos. En 1968, Luhr diseña una placa de compresión axial para la osteosíntesis mandibular. En 1973 Michelet y en 1975 Champy, describen los

principios

de

la

osteosíntesis

monocortical, no compresiva, para el territorio maxilofacial. Gracias a estos progresos técnicos, y al desarrollo de la biometalurgia, la consecución de buenos resultados clínicos con la mínima morbilidad asociada comenzó a ser objetivos alcanzables.


A toda placa de osteosíntesis se le exigen unas propiedades mínimas, fundamentalmente resistencia adecuada (para proporcionar estabilidad), ductilidad suficiente (para permitir un moldeado anatómico) y biocompatibilidad (para no producir efectos adversos locales o sistémicos). Los materiales con los que se fabrican los implantes para osteosíntesis son variados; se usan principalmente acero inoxidable, aleaciones de cobalto-cromo-molibdeno y el titanio, puro o aleado. Durante muchos años, el acero inoxidable fue el material de elección. Consiste en una aleación de los metales hierro, cromo, níquel y molibdeno

en

proporciones

bien

definidas

(62,5-17,5-14,5

y

2,8%

respectivamente) asociados a otros componentes en menor proporción. Su resistencia,

compatibilidad

y

propiedades

anticorrosivas

(ligadas

proporcionalmente a la presencia de cromo) resultan adecuadas, aunque en 1977 Steinemann describe cierta potencialidad autocorrosiva por interacción entre diferentes componentes metálicos del implante fretting corrosion. Esta circunstancia aconseja la sistemática retirada de materiales de acero inoxidable una vez consolidada y mineralizada la fractura, al año aproximadamente de la intervención. En este desarrollo tecnológico al que hacíamos referencia, el titanio como biomaterial se ha convertido en uno de los protagonistas indiscutibles, dada su extremada pasividad química (y por tanto excelente biocompatibilidad) y por reunir las propiedades físicas adecuadas para un buen comportamiento biomecánico a largo plazo. Su densidad hace que los implantes pesen alrededor de un 45% menos que los implantes de acero y de cobalto, factor importante respecto a la comodidad del paciente sobre todo en fijaciones largas. Su bajo módulo de elasticidad es otra ventaja, ya que minimiza la protección contra la presión y ésta se transfiere al hueso; la relativa importancia de la protección contra la presión se incrementa a medida que aumenta el tamaño del implante. Por todo ello, desde mediados de los 80 los implantes fabricados con titanio puro son de elección para la osteosíntesis en el territorio cráneomaxilofacial.


OSTEOSISNTESIS La osteosíntesis es un procedimiento quirúrgico de fracturas en las cuales estás son reducidas y fijadas estabilizando los fragmentos óseos por medio de implantes metálicos situados en contacto directo con el hueso utilizan la implantación de diferentes dispositivos tales como placas, clavos, tornillos, alambre, agujas y pines entre otro. La Fijación Rígida en la Cirugía Maxilofacial es la Reducción y Estabilización de una fractura, mediante sistemas de placas y tornillos de Titanio que se han fabricado según la estructura osea y la anatomía del esqueleto facial. Permitiendo al cirujano llegar al foco de la fractura

aumentando

los

margenes

de

seguridad,

disminuyendo

las

reintervenciones, reduciendo tiempos quirúrgicos y la rehabilitación de los pacientes. ASOCIACION DE OSTEOSINTESIS (A.O) Organización para el estudio de la osteosíntesis es un organismo científico que congrega a especialistas de todo el mundo con objeto de realizar investigaciones, sistematizar tratamientos, desarrollar implantes y educar a los nuevos especialistas dictando directrices para el tratamiento de fracturas basadas en evidencias científicas. En la Asociación suiza para la osteosíntesis, se dio a conocer en 1973 el material de osteosíntesis para maxilofacial.


USO DEL MATERIAL DE OSTEOSÍNTESIS EN CIRUGÍA MAXILOFACIAL 

EN CRÁNEO: se utilizan placas de sistemas micro para fracturas conminutas, mini placas o micro placas de gran longitud, de ACERO INOXIDABLE la rigidez y corrosión de este material han desaconsejado su uso.

ORBITA: Micro mallas de titanio de 0.7 mm de grosor en fracturas complejas con grandes defectos en la pared inferior o medias de la órbita, el titanio tiene mayor compatibilidad en los tejidos, es de baja capacidad de conducción eléctrica, buena flexibilidad (parecida a los huesos) y poco reflejos en tomografía.

MALAR: Se utiliza mini placas en forma de L para el complejo cigomático para evitar lesionar los ápices dentarios.

MAXILAR SUPERIOR: Se utilizan mini placas.

MANDIBULA: se utiliza placas y tornillos de compresión.


MATERIALES UTILIZADOS ACERO INOXIDABLE Su rigidez y corrosión han desaconsejado su uso. TITANIO Fue descubierto por el químico alemán Martín Heinrich Klaproth en el año de 1795. Es un metal muy joven, es gris y aparece en el décimo lugar como elemento de la corteza terrestre (0.58%). Es parte del cuarto subgrupo en la tabla periódica de los elementos, el número atómico es 22. El titanio tiene un peso específico de 4.43 y presenta un punto de fusión de 1.727 ºC. Por la alta reactividad del metal con el oxigeno su producción era técnicamente muy difícil, solo hasta 1940 se pudo producir titanio en forma pura. A mediados de los años 50, los estudios relativos al titanio y sus aleaciones sufrieron un gran impulso, fundamentalmente en EE.UU., dada la gran importancia que sus propiedades físico-químicas le conferían en el desarrollo de tecnología militar y aeroespacial sobre todo: baja densidad, bajo módulo de elasticidad, excelente relación resistencia mecánica / densidad, buen comportamiento a altas temperaturas, gran resistencia a la corrosión y magnifica incompatibilidad. En la siguiente década, sus aplicaciones fueron ampliadas a la industria química y biomédica. El titanio es considerado como un metal ligero, el único que presenta dimorfismo; en estado puro su microestructura cristalina y estable es hexagonal, pasando a ser cúbica e inestable a partir de 882°C (tª de tránsito). Esta transformación permite realizar combinaciones con diferentes elementos y,

consecuentemente,

obtener

aleaciones

con

diferentes

estructuras

cristalográficas y por tanto propiedades físico-químicas. Distinguimos tres tipos:


• Aleaciones a son las que presentan una estructura hexagonal a temperatura ambiente, y en ellas el efecto del aleante consiste en aumentar la temperatura de tránsito. El titanio comercialmente puro pertenece a este grupo. • Aleaciones b son las que presentan una estructura cúbica a temperatura ambiente, y en ellas el efecto del aleante es precisamente hacer estable esta microestructura a esta temperatura. • En las aleaciones a/b la microestructura es mixta (globular) y estable; el TAV (aleación de Titanio/6% Aluminio/4% Vanadio) pertenece a este grupo. El titanio «comercialmente puro» (Ti CP) es simplemente titanio y oxígeno, junto a otras «impurezas». En efecto, el titanio metálico puro reacciona muy rápidamente con el oxígeno, nitrógeno, hidrógeno y carbono de la atmósfera, por lo que en su obtención para fines comerciales presenta estas impurezas en su composición en diferentes proporciones, lo que da lugar hasta a cuatro tipos de combinaciones con diferentes grados de resistencia y ductilidad (Grados 1 a 4 de la Norma ASTM F67) El TAN (Titanio/6% Aluminio/7% Niobio) es una aleación relativamente nueva seleccionada por la AO/ASIF para las futuras generaciones de implantes diseñados para la fijación de fracturas. La aleación fue concebida en 1977 por un equipo de investigadores en Sulzer Bros (Winterthur-Suiza) e introducida en 1985 en la práctica clínica (prótesis de reemplazo total de cadera). Las propiedades mecánicas de la aleación TAN son muy similares a la aleación Ti6Al-4V, utilizada como biomaterial desde hace años. Se ha sustituido el Vanadio por Niobio, metal descubierto por Hatchett en Connecticut en 1801 e inicialmente denominado Columbio, asignándosele el nº 41 en la Tabla Periódica de Elementos. Su composición queda siendo trascendental que los contenidos en hidrógeno sean mínimos para evitar la fractura de la aleación. Su microestructura es mixta a/b globular, muy similar al TAV, por lo que sus propiedades físicas son


también muy parecidas (densidad, módulo de elasticidad, sensibilidad a la tensión, fatiga rotacional, corrosión, etc.). Con respecto al Ti CP Grado 4, posee sustanciales ventajas, que podríamos resumir a efectos prácticos en una mejor relación del binomio manejabilidad/ resistencia. Desde el punto de vista de labiocompatibilidad el TAN sigue el principio de utilizar solamente elementos no tóxicos para implantes indicado en la patente USA 4, 029,129 asignada al Instituto Straumann (Waldenburg- Suiza).

Numerosos estudios experimentales in vivo e in vitro sustentan la excelente biocompatibilidad de esta aleación y ciertas ventajas (al menos en el campo teórico y experimental) con respecto a los compuestos con Vanadio. Finalmente, el análisis espectroscópico de fotoelectrones ha determinado que la superficie del TAN es una capa mixta de óxido de titanio, óxido de aluminio y óxido de niobio, más estable químicamente que las capas de óxido de titanio formadas en el Ti CP, por lo que la resistencia a la corrosión es si cabe mayor. Tratamientos de superficie como el anonizado de los implantes permiten determinar el espesor de esta capa de óxido mixta, que es el que condiciona el color que presentan los implantes por difracción de la luz en el interior del óxido (típicamente dorado en los implantes AO).


CARACTERÍSTICAS DEL TITANIO 

Bajo peso (solo el 57% del peso del acero)

Baja capacidad de conducir electricidad y temperaturas

Resistencia absoluta a temperaturas hasta de 200 ºC

Buena maleabilidad en comparación a otros metales

Buena flexibilidad, parecida a la flexibilidad de los huesos

Completamente no magnético

Pocos reflejos en Tomografía Computarizada y Resonancia Magnética

Alta resistencia a corrosión, a agua y medios biológicos

Extraordinaria compatibilidad con los tejidos, BIOCOMPATIBILIDAD

OSTEOSÍNTESIS CON TITANIO EN NIÑOS Afortunadamente, la gran mayoría de las fracturas de los maxilares que acontecen en la edad pediátrica son subsidiarias de tratamiento conservador, entendiéndose como tal desde la abstinencia terapéutica a la fijación intermaxilar. La elección de una u otra alternativa depende de las características intrínsecas de la fractura y de la edad del paciente, sobre todo en lo que se refiere a la etapa de dentición que presenta. En otras ocasiones es precisa una cirugía abierta para la reducción de la fractura, aunque finalmente no sea imprescindible la fijación interfragmentaria. En estos casos el exquisito manejo quirúrgico de los tejidos blandos es imperativo para minimizar el daño vascular y la posible repercusión que sobre el crecimiento é pudiera tener. En general, se tenderá a ser más conservador a menor edad del enfermo, pero se presentan casos en la práctica clínica que no lo permiten. Hay situaciones en las que una reducción abierta con fijación activa de los focos resulta necesaria para una adecuada curación de las fracturas, fundamentalmente en los casos con un importante grado de desplazamiento, en presencia de focos múltiples y/o de fracturas de ambos maxilares y con independencia del grupo etario del paciente (Fig. 11). Clásicamente se ha utilizado la osteosíntesis


alámbrica (acero inoxidable) para solventar la mayoría de estas situaciones, asociada o no a fijación intermaxilar. La evolución en el diseño de miniplacas y micro placas de titanio, con perfiles muy bajos (1-1,5 mm) y tornillos muy cortos y autorizantes, ha generalizado su uso en estas situaciones desplazando casi totalmente a la fijación alámbrica, ya que la estabilidad primaria que posibilita es muy superior, por lo que en muchas ocasiones se puede obviar la fijación intermaxilar, situación nada despreciable tratándose de niños. En el caso de las fracturas mandibulares el objetivo final del tratamiento es similar al de la población adulta, esto es, obtención de una reducción anatómica y de una estabilización del foco que permita una correcta e inmediata reparación, tanto anatómica como funcional. Partiendo de esta premisa, es evidente que la mandíbula de estos pacientes esta sometida a una serie de particularidades, en gran parte comunes al resto del esqueleto facial, que condicionan la solución terapéutica: hueso en crecimiento, crecimiento combinado máxilo-mandibular, presencia de gérmenes dentarios (distintas fases de dentición) y posición basal del nervio dentario inferior. La dinámica del crecimiento conduce por lo tanto a encontrarnos con diferentes situaciones clínicas en el tratamiento quirúrgico de las fracturas mandibulares en niños. Esta heterogeneidad, unida a la baja incidencia de fracturas faciales en la infancia, justifica la inexistencia de un tratamiento consensuado. Como principios básicos, el grado de desplazamiento va a condicionar la necesidad de osteosíntesis, la fase de la dentición determinará las técnicas de inmovilización y de osteosíntesis a emplear y la localización de la fractura la duración de la inmovilización (Hardt-Gottsauner-1993). Las ventajas de la cirugía abierta con fijación no sólo se fundamentan en la obtención de una reducción precisa de los focos de fractura. Con este tipo de actuación se posibilita que la vía aérea permanezca permeable, saliendo al paso de potenciales complicaciones graves como la aspiración de vómito (nada infrecuente en niños), y consiguiéndose un rápido retorno a la dieta habitual del


niño, con mantenimiento del funcionalismo máxilo-mandibular y cráneomandibular (ATM) de forma precoz; esta fisioterapia pasiva es beneficiosa para todo el sistema estomatognático en crecimiento. Los inconvenientes descritos en la literatura incluyen el posible daño de los gérmenes dentarios, la interrupción del potencial ontogénico del periostio al exponer la mandíbula con la consiguiente alteración del patrón de crecimiento, aparición de cicatrices hipertróficas, fundamentalmente en adolescentes, y la posible interferencia del material de osteosíntesis en el crecimiento mandibular a la que nos referiremos más tarde. Hay que destacar que todos estos inconvenientes, salvo el último, son comunes para los sistemas de osteosíntesis reabsorbible, e incluso podría pensarse que algo más acentuados debido a los mayores perfiles de sus placas y tornillos. (Champy-1992). Las indicaciones para la cirugía abierta con fijación semirrígida en las fracturas mandibulares de la infancia son, en nuestra opinión y en concordancia con otros autores las siguientes: 1.

Traumatismos

de

elevada

energía,

que

originan

fracturas

mandibulares múltiples, especialmente si se acompañan de fracturas del tercio medio facial. Dentro de este apartado se incluyen las fracturas abiertas. La energía liberada origina frecuentemente la conminación de los fragmentos; la fijación con mini placas permite recuperar la arquitectura de la mandíbula minimizando el daño funcional y estético. 2. Deficiente fijación de las férulas metálicas del bloqueo intermaxilar. Durante los dos primeros años de vida los dientes deciduos no aportan la suficiente estabilidad. Posteriormente, la dentición mixta dificulta en ocasiones la obtención de una adecuada inmovilización. La reducción abierta en fracturas mandibulares, únicas pero con importante desplazamiento, permite evitar una fijación intermaxilar precaria.


3. Asociación de fracturas de cóndilo y del cuerpo mandibular. Fundamentalmente antes de los 12 años, el cóndilo constituye la localización más frecuente de las fracturas mandibulares. El tratamiento conservador, basado en dieta blanda y movilización precoz, se ve entorpecido en ocasiones por la existencia de otro foco de fractura, fundamentalmente en el cuerpo mandibular contralateral. La fijación con material de osteosíntesis permite la apertura oral precoz, minimizando el riesgo de anquilosis en la articulación dañada. 4. Situaciones en que las consecuencias del traumatismo no se limiten a las fracturas faciales. En las primeras etapas de la infancia resulta desgraciadamente habitual la presencia de lesiones intracraneales o tóracoabdominales. En estas situaciones, resulta aconsejable recurrir al tratamiento abierto de las fracturas mandibulares, que permite reducir y estabilizar adecuadamente la fractura, manteniendo libre la vía aérea, lo que facilita el trabajo en las unidades de cuidados intensivos pediátricas y evita la indeseable Traqueotomía. En el caso de fracturas orbitomalares desplazadas, mucho más infrecuentes, se aconseja un abordaje intraoral y fijación mediante mini placa de titanio en el arbotante máxilo-malar. Si se precisa un abordaje del reborde infraorbitario o del suelo de la órbita se puede utilizar una vía subtarsal o transconjuntival. El reborde infraorbitario puede estabilizarse mediante osteosíntesis alámbrica o mediante micro placas de titanio. El suelo de la órbita puede restaurarse mediante reducción pura del fragmento desplazado, o mediante injertos autólogos sin ningún tipo de fijación. Por último, si se precisa un abordaje en cola de ceja para realizar una osteosíntesis fronto-malar, se pueden emplear mini-micro placas de titanio o bien osteosíntesis alámbrica si es que el arbotante máxilo-malar ha sido convenientemente fijado. En las fracturas tipo Lefort, a pesar de su infrecuencia, la mayor parte de los casos (80%) precisan de cirugía abierta y fijación semirrígida. Sólo aquellos casos con mínimo


desplazamiento son subsidiarios de una abstención terapéutica (dieta blanda y control) o de la aplicación de un bloqueo intermaxilar durante 3 semanas. En el resto de los casos se procederá a la estabilización de los arbotantes nasomaxilares y máxilo-malares mediante mini placas. En la actualidad, tanto para las fracturas orbito malares como para las de tercio medio, la indicación de osteosíntesis reabsorbible puede resultar electiva, ya que sus resultados son equiparables a la osteosíntesis con titanio y se obvia la posibilidad de una futura retirada. La decisión creemos depende, sobre todo, de la experiencia del cirujano con uno y otro sistemas. Con respecto a las fracturas órbito-naso-etmoidales, hay que considerar que el crecimiento del tercio medio facial está condicionado por el desarrollo de la fosa craneal anterior, órbita y septo. Las fracturas de esta región, aunque infrecuentes, tienen por un lado un alto potencial de alterar el desarrollo facial, pero por otro pueden acompañarse de importantes secuelas estéticas ante una reducción inapropiada. Por ello, a pesar de la importante desperiostización que conlleva su tratamiento, la mayor parte de los autores mantienen la idea de realizar una reducción anatómica de todas las fracturas desplazadas mediante abordaje coronal en ausencia de heridas faciales que permitan un abordaje directo. La fijación semirrígida se hará preferentemente con mini placas reabsorbibles (si es que las condiciones de los tejidos blandos lo permiten) con alambres de acero, con micro placas de titanio o si la estabilidad de la fractura lo permite, con pegamentos biológicos (cianoacrilato). La utilización de placas metálicas en este territorio conlleva cierto riesgo de migración intracraneal, y requiere de un seguimiento estrecho hasta finalizado el crecimiento y si es necesario de un segundo abordaje para su retirada.


MATERIAL REABSORBIBLE Los materiales reabsorbibles utilizados en cirugía cráneo maxilofacial son: 

el ácido poli láctico

ácido poliglicolico

polidioxanona

 Estos ácidos se degradan a través de la hidrólisis simple en el medio acuoso de los tejidos vivos. Los productos resultantes de esta degradación son metabolizados en dióxido de carbono y agua y son eliminados a través de la respiración. La reabsorción completa varía entre 6 meses y 4 años. Están

indicadas

en

pacientes

reconstructivos

pediátricos,

en

cirugía

craneofacial pediátrica, fractura conminuta en el área naso etmoidal, Fractura del leforf l, ll, lll, y fractura del piso dela órbita traumapedriatico del tercio medio.

CUIDADOS Y MANEJOS DEL MATERIAL 

Esterilización a vapor durante 15 minutos con doble envolvedera y rotulado con la fecha y nombre del paciente

No se debe colocar instrumental pesado sobre estos ya que son muy delicados

Revisar el instrumental antes durante y después del procedimiento. CUIDADOS PARA ELECCION DEL MATERIAL DE OSTEOSINTESIS

Tener en cuenta el tipo de fractura

Tener en cuenta la localización del lugar de la fractura


INDICACION PARA EXTRAER EL MATERIAL DE OSTEOSINTESIS Las principales indicaciones, casi siempre relativas, para proceder a retirar los materiales de fijación serian: Malla de titanio en el suelo de la orbita 

Infección

Intolerancia al frío.

Palpación subcutánea y sensibilidad.

Exposición intra-extraoral.

Interferencia con prótesis.

Interferencia con implantes dentales.

Inestabilidad. Movilidad de la placa y/o aflojamiento de los tornillos, por infección CUADRO DE COMPARACIÓN

Alambre Placas y tornillos ( titanio)  Mas económico  Mas costoso  Fácil manipulación  Fácil manipulación  No requiere instrumental  Requiere mantener especial instrumental especial  La cicatrización es mas lenta  Recuperación rápida  Proporciona poca estabilidad a  Da máxima estabilidad a la la fractura fractura  Evita la pseudoartrosis


MATERIAL PARA IMPLANTACIONES El titanio es un metal puro extremadamente compatible con el tejido, resistente ala corrosión en el aire y en el medio biológico. Por este motivo el titanio es especialmente adecuado para utilizarlo como implante de larga duración y puede según los conocimientos actuales permanecer en el cuerpo por tiempo indefinido. El acero para implantaciones empleado actualmente pierde su compatibilidad el cuerpo, ya que al moldearlo, pueden producirse fisuras en su superficie. Las placas de titanio, al contrario que las de acero una vez mas moldeadas apenas ceden de su posición original evitándose asique los tornillos aplicados se aflojen y permitiendo que estos permanezcan fijos y seguros.

ANATOMIA TRAUMATOLÓGICA El territorio maxilofacial tiene un límite superior que es la base del cráneo, en la parte posterior y hacia atrás del límite hay una zona que es asiento de grandes lesiones

y

rica

patología

traumatológica

que

es

la

Articulación

Temporomandibular. En el territorio maxilofacial para efectos traumatológicos lo dividimos en tres tercios: 1) Tercio Superior: Area frontal, que va desde el nacimiento del pelo, (que cefalometricamente

se

llama

trigion)

hasta

la

región

de

los

arcos

supraorbitarios. Se pueden hallar fracturas del seno frontal, pared anterior y posterior; asi como fracturas del techo de la órbita.


2) Tercio Medio: Se extiende desde los arcos supraorbitarios hasta las caras oclusales de los dientes superiores. Desde el punto de vista histológico es asiento de una cantidad importante de huesos, que se unen por un tipo especial de articulaciones rígidas. Guarda órganos sensitivos importantes:

2) Región orbitaria: los globos oculares, la visión. - En la región nasal: el sentido del olfato con el bulbo olfatorio que se aloja en la lámina cribosa del etmoides y que es una prolongación de la corteza cerebral que se ubica en la región nasoetmoidal. También forma las cavidades paranasales (frontales, etmoidales, esfenoidales y maxilares). - En la parte de la cavidad bucal: tiene a la lengua y el gusto. Es posible hallar lesiones tales como: Fracturas del piso y paredes de la órbita Fracturas orbitonasoetmoidales Fracturas de malar Fracturas de arco cigomático Fracturas nasales Fracturas dentoalveolares 3) Tercio Inferior: Es un sólo hueso, la Mandíbula. Se une al cráneo por la articulación temporomandibular. Tiene zonas compactas con zonas medias esponjosas a diferencia del tercio medio que es laminillar. También tiene elementos anatómicos importantes que se insertan aquí, como es la musculatura masticatoria, que nos va a producir desplazamiento, dependiendo de las características del impacto, si el paciente tiene o no dientes y de las características de los rasgos de fractura.


Pueden ser halladas fracturas de mandíbula: de rama ascendente, de ángulo, de cuerpo, sinfisarias y parasinfisarias, asi como de cóndilo.

CLASIFICACION DE RENÉ LEFORT: Lefort I: Trazo de fractura horizontal, por encima de los ápices de los dientes superiores, afectando al seno maxilar, al hueso palatino, al septum nasal, y a las apófisis pterigoides del esfenoides. Lefort II: Las líneas de las fracturas se extienden a través de los huesos propios nasales y el septum hacia abajo y hacia atrás por la pared medial de la orbita, cruza el reborde infraorbitario y pasa por el arbotante cigomáticomaxilar. Lefort III: El trazo de fractura para por la sutura nasofrontal, por la pared medial de la orbita hasta la fisura orbitaria superior, de esta a la fisura orbitaria inferior y por la pared lateral de la orbita hasta la sutura cigomaticofrontal y cigomáticotemporal, hacia atrás se fracturan las apófisis pterigoides del esfenoides.

METODOS DE FIJACION RIGIDA La utilización de placas y tornillos permite la fijación rígida de las fracturas en los tres planos del espacio. Para evitar movimientos rotacionales se requiere colocar un mínimo de dos tornillos a cada lado del foco de la fractura. Según su tamaño se pueden clasificar en placas de reconstrucción, placas estándar, mini placas y micro placas. El tamaño de las mismas se ha ido reduciendo, buscando disminuir la posibilidad de que sean visibles o palpables


en las zonas de la cara con piel mas fina, sin menoscabo de permitir una fijación rígida. En el tratamiento de fracturas faciales con afectación del maxilar o la mandíbula se comienza por restablecer la oclusión por medio de un bloqueo intermaxilar, para a continuación, reducir las fracturas e inmovilizarlas con placas y tornillos. SISTEMA 1.2 MICRO Perfil de la placa: 0,55 mm Presentaciones: rectas, L, Y, doble Y, H, T, orbitales, tridimensionales Tornillos: 1.0 mm x 3,4, 5, 6 mm autotarrajantes Tornillo de emergencia: 1.2 mm autotarrajante Broca: 0,8 mm de diámetro con topes largos y cortos para la protección de las estructuras internas y la longitud de los huesos. Aplicaciones: fracturas de tercio superior. SISTEMA 1.7 MINI Perfil de la placa: 0.55 mm Presentaciones: rectas, T, Y, doble Y, L , orbitales, tridimensionales. Tornillos: 1.7 mm x 3, 4, 5, 6, 7, 8 mm autotarrajantes Tornillos de emergencia: 1.9 mm autotarrajante Brocas: 1.3 mm x 47 y 50 mm topes para la protección de las estructuras internas y la longitud de los huesos. Aplicaciones: fracturas de tercio superior y medio SISTEMA 2.0 ESTANDAR Perfil de la placa: 1.0 mm Presentaciones: rectas, T, Y , doble T, doble Y, L. Tornillos: 2.0 mm x 5, 7, 9, 11, 13, 15 mm autotarrajantes Tornillos de emergencia: 2.3 mm autotarrajante


Brocas: 1.5 mm x 50, 70, 105 mm para la protección de estructuras internas y la longitud de los huesos Aplicaciones: tercio inferior, fracturas de malar, maxilar superior, mandíbula. SISTEMA 2.3 MANDIBULAR Perfil de la placa: 1.5 mm Presentaciones: rectas, anguladas a 140˚ y 115° Tornillos: 2.3 mm x 4, 6, 8, 10, 12, 14, 16, 18, 20 mm autotarrajantes Tornillos de emergencia: 2.7 mm autotarrajantes Brocas: 1.9 mm Aplicaciones: tercio inferior, fracturas mandibulares, fracturas con pérdida ósea.

SISTEMA DE 2.7 RECONSTRUCCION MANDIBULAR Perfil de la placa: 2.2 mm Presentaciones: rectas, anguladas de 6 x 17orificios derecha e izquierda, completas de 6 x13×6, completa 6×15x6, completa 6×17x6 y otras combinaciones de acuerdo al ancho mandibular. Tornillos: 2.7 mm x 8, 10, 12, 14, 16, 18, 20 autotarrajantes Tornillos de emergencia: 3.0 mm autotarrajantes Brocas: 2.0 mm Aplicaciones: tercio inferior, perdidas oseas por traumatismos severos, pacientes oncológicos que requieren osteotomías mandibulares parciales o totales.


PLACAS

PLACAS Son elaboradas en titanio vienen de diferente grosor y longitud, vienen angostas y anchas SEGÚN SU TAMAÑO SEGÚN SU FORMA SEGÚN SU FUNCIÓN PLACAS

RECTAS

DE COMPRENSIÓN: DCP Se utilizan para fracturas mandibulares producen comprensión en el borde inferior y tracción del reborde alveolar superior.

MINI PLACAS

RECTAS CON PUENTES

MICRO PLACAS

EN L IZQUIERDAS DERECHAS CON O SIN PUENTES

AUTO COMPRENSIÓN: LC-DCP: se fijan la placa en el sitio de la fractura Y PLACAS DE ADAPTACIÓN: permite la vascularizacion del hueso

PLACAS EN Y

PLACAS DE BLOQUEO

PLACAS EN X

PLACAS ABSORBIBLES

PLACAS EN H

PLACAS ANGULADAS PLACAS ARQUEADAS


TORNILLO

Los tornillos huecos han sido especialmente diseñados para los implantes a largo plazo. La formación de sustancias Oseas en la cavidad del tornillo se fomenta mediante las perforaciones transversales uniformemente espaciadas. Para favorecer aun más la formación de sustancias en el interior y en su entorno, los tornillos huecos están cubiertos de un granulado de titanio puro (plasma de titanio) que aumenta unas seis veces la superficie de contacto del tornillo. De hecho, aumenta la estabilidad del implante con el tiempo, incrementándose la adhesión hueso-tornillo y reduciéndose los micro movimientos que pudieran producirse debido a la carga de la placa. Los tornillos pueden ser: tornillos de cortical autorroscante Tornillos de emergencia Tornillo autoperforante ALAMBRES: Produce una coaptación para mejorar la estabilidad en las fracturas mandibulares. Es muy útil en el ajuste de una reducción y en traumatismos con varios fragmentos que después pueden ser reforzados o no con mini placas. Mantienen poco contacto con el hueso y resisten mal las fuerzas de torsión y compresión. Pueden dar la estabilidad suficiente en fracturas en niños debido a la rapidez de osificación ya que suele tratarse de fracturas incompletas en tallo verde.


ARCO DE ERICK Sirve para realiza inmovilización en el maxilar inferior y el maxilar superior.

TORNILLOS FIJACION INTERMAXILAR

Este

sistema provee flexibilidad ideal, el tornillo está diseñado con una

abertura (ojal) extra grande para pasar el alambre y un canal alrededor de la cabeza del tornillo para colocar las bandas elásticas. Estos tornillos se caracterizan por una cabeza de alto perfil, diseñada para prevenir el sobre crecimiento de tejido blando. 

Tornillos IMF Auto-perforantes en 5mm, 7mm, 9mm y 11mm de longitud.

Tornillo IMF Estándar de 13mm y 15mm de longitud.

Indicado para cualquier procedimiento en el cual se necesite fijación Intermaxilar.


Características 

Acero de 316 L para implantes: máxima resistencia

Tornillos auto perforantes y autorroscantes para su inserción en un solo paso

Canal en la cabeza del tornillo para asegurar alambres y cinta de goma

Tornillos de cabeza cruciforme compatible con el Instrumental de Synthes

Canulaciones paralelas a la ranura cruciforme para facilitar el enhebrado de los alambres

Ventajas Técnica de fijación intermaxilar más sencilla que con férula maxilar 

Menor duración de la intervención

Menor riesgo de lesiones con el alambre

Colocación y retirada sencillas

Número mínimo de instrumentos e implantes necesarios

Protección de partes blandas

Mejor higiene bucal posoperatoria

Indicaciones 

Fracturas sencillas no dislocadas de la mandíbula o el maxilar superior

Intervenciones ortognáticas

Aplicación temporal durante la consolidación ósea


CIRUGIA ORTOGNATICA la cirugía ortognática tendrá como finalidad mover la mandíbula a una posición más adecuada, más estética, más funcional y por supuesto más saludable; esto se logra a través de la combinación de dos áreas o especialidades médico-odontológicas: la ortodoncia mueve los dientes y la cirugía maxilofacial mueve los huesos. Las deformidades dentofaciales son muy frecuentes, entre un 8 y un 12 por ciento de la población mundial presenta algún tipo de desequilibrio relacionado con los dientes y el rostro, es decir, padecen de desarmonías dentofaciales (D.D.), estas las podemos definir como las alteraciones que afectan tanto a los dientes (dento) como a la cara (facial). QUÉ HACE LA CIRUGÍA ORTOGNÁTICA Esta cirugía se realiza con el fin de colocar los huesos en su posición adecuada después del tratamiento ortodóntico inicial o pre quirúrgico. Su objetivo primordial es de lograr una mordida adecuada, restablecer la función masticatoria y mejorar la estética facial. El cirujano maxilofacial es el especialista que realiza este tipo de correcciones, ya que posee el entrenamiento quirúrgico y el conocimiento especializado del aparato dental y masticatorio, lo que asegura un resultado tanto funcional como estético.


SISTEMA 1.0 TITANIO PURO Se utiliza para fractura del hueso frontal.


ESTE SISTEMA CONTIENE: 

TORNILLO DE CORTICAL DE 1.0 MM, AUTORROSCANTE

Diámetro de la rosca: 1.0mm Broca para el canal de la rosca: 0.7mm Diámetro del núcleo 0.7 mm Ranura cruciforme diámetro de la cabeza: 1.6mm Titanio puro Longitud total: 2 a 8 mm 

TORNILLO DE EMERGENCIA DE 1,2MM AUTORROSCANTE

Diámetro de rosca 1,2 mm Ranura cruciforme diámetro de cabeza: 1,6 mm Titanio puro longitud total: 2 a 8 mm 

PLACAS 1.0( TITANIO PURO)

Grosor de la placa: 0.7 mm 

Placa de adaptación 1.0: con 34 agujeros

Placa para reborde orbitario 1.0 arqueada: con 11 agujeros

Placa de 1.0 en y: con 9 agujeros

Placa de 1.0 en H: con 6 agujeros

PLACAS DE 1.0 en X: con 5 agujeros.


SISTEMA 1.3 MM TITANIO PURO Se utiliza en reborde orbitario

Contiene: 

TORNILLO DE CORTICAL DE 1.3MM, AUTORROSCANTE Diámetro de la rosca: 1.3mm Broca para el canal de la roca: 1.00 mm Titanio puro Longitud total: 4, 5 6 y 8 mm TORNILLO DE EMERGENCIA DE 1,7MM Diámetro de rosca: 1,7mm Titanio puro longitud total: 4, 5 y 6mm PLACAS 1.3( TITANIO PURO)

Grosor de la placa: 0.5mm  

Placa de adaptación 1.3: con 24 agujeros Placa para reborde orbitario 1.3 arqueada: con 9 agujeros

Placa de 1.3 en y: con 5 agujeros


Placa de 1.3 en H: con 11 agujeros

PLACAS DE 1.3 en X: con 4 agujeros.

Rejilla flexible de 1.3 de 100 x100mm

 Placa de 1.3 en L, izquierda con 6 agujeros Placa de 1.3 en L, derecha con 6 agujeros

Placa de 1.3 en L, izquierda con 7 agujeros Placa de 1.3 en L, derecha con 7 agujeros


placa de 1.3 en T con 7 agujeros

Placa poligonal de 1.3 rectangular con 4 agujeros

Placa poligonal de 1.3 cuadrada con 4 agujeros


SISTEMA 1.5 M TITANIO PURO Se utiliza para fracturas de base y techo de orbita

Contiene: 

TORNILLO DE CORTICAL DE 1.5MM, AUTORROSCANTE Diámetro de la rosca: 1.5mm Broca para el canal de: 1,1 MM Titanio puro Longitud total: 4 A 18 mm con un intervalo de 2 mm

TORNILLO DE 2.0MM Diámetro de rosca: 2.0mm BROCA DE 1.5 MM Titanio puro longitud total: 6 A 12mm

 

PLACAS 1.5( TITANIO PURO) Grosor de la placa: 0.6mm Placa de adaptación 1.5: con 20agujeros

Placa para reborde orbitario 1.5 arqueada: de 8 de 10 y 12 agujeros


Placa para la base orbital de 1.5 izquierda y derecha

 Placa de 1.5en L, izquierda con 5 agujeros Placa de 1.5 en L, derecha con 5 agujeros

Placa de 1.5 en L, izquierda con 7 agujeros Placa de 1.5 en L, derecha con 7 agujeros

Placa universal para la base de la órbita de 1.5 mm

Placa de 1.5mm en Y, con 5 agujeros

Placa de 1.5 mm en X : de 4 agujeros


Placa cobertora: de 1.5mm para orificio de fresado hasta 14,0 mm

SISTEMA 2.0M TITANIO PURO Se coloca en fracturas de arco cigomático.

Indicaciones:   

Traumatología Cirugía reparadora con trasplante óseo vascularizado Cirugía ortognática


Contiene: Aplicaciones: tercio inferior, fracturas de malar, maxilar superior, mandíbula. 

TORNILLO DE CORTICAL DE 2.0MM, AUTORROSCANTE Diámetro de la rosca: 2.0mm Broca para el canal de: 1,5MM Titanio puro Longitud total: 4 A 18 mm con un intervalo de 2 mm

TORNILLO DE EMERGENCIA 2.4MM Diámetro de la rosca: 2.4mm Titanio puro longitud total: 6 A 12mm con un intervalo de 2mm

PLACAS 2.0 ( TITANIO PURO) Grosor de la placa: 0.8mm

Placa DCP 2.0 para arco cigomático: vienen de 4,5,6 agujeros

Placa de adaptación 2.0: con 20agujeros

Placa para reborde orbitario 2.0 arqueada: de 8 de 10 y 12 agujeros

Placa de 2.0 en L, izquierda con 5 agujeros Placa de 2.0 en L, derecha con 5 agujeros

Placa de 2.0mm en L, izquierda con 7 agujeros Placa de 2.0en L, derecha con 7 agujeros


Placa de 2.0 en L, izquierda con 10 agujeros Placa de 2.0 en L, derecha con 10 agujeros

Placa de 2.0 mm en Y, con 5 agujeros y con 8 agujeros

Placa de 2.0 mm en X : de 4 agujeros

Placa de 2.0mm en doble y, con 8 agujeros

Placa de 2.0mm en H, con 8 y 9 agujeros


SISTEMA MANDIBULAR DE 2.0 TITANIO

FRACTURA DE MANDIBULA Contiene: 

TORNILLO DE CORTICAL DE 2.0MM, PARA MANDIBULA AUTORROSCANTE  Diámetro de la rosca: 2.0mm  Broca para el canal de: 1,5MM  Titanio puro Longitud total: 4

A 18 mm

con un intervalo de 2

mm 

TORNILLO DE EMERGENCIA 2.4MM PARA MANDIBULA  Diámetro de la rosca: 2.4mm  Titanio puro longitud total: 6 A 12mm con un intervalo de 2mm

MINIPLACAS 2.0MM PARA MANDIBULA ( TITANIO PURO)

TODAS LAS MINIPLACAS

2.0 PARA MANDIBULA TIENEN IDENTICAS

CARACTERISTICAS:  Grosor de la placa: 1.0mm  ANCHURA: 5.0 MM


 DISTANCIA ENTRE AGUJEROS 6.0Mm 

MINI PLACA DE 2.0 PARA MANDÍBULA con espacio central. Agujeros de 4 y 6

MINI PLACA DE 2.0 PARA MANDÍBULA De titanio puro de 4 a 20 agujeros

PLACA DE ORTOGNATISMO DE 2.0 MM TITANIO PURO Placa splitfix 2.0 longitud de 40 mm para una sutura bisagital

MINI PLACA DCP PARA MANDIBULA Titanio puro de 20 agujeros con longitud de 119 mm

MINIPLACA LC 2.0 PARA MANDIBULA CON ESPACIO CENTRAL Longitud de 11.0mm Agujeros de 4 y 6 mm

MINIPLACA 2.0 PARA MANDIBULA CON torsión de 70º Longitud de 11.0mm de 6 agujeros longitud 40 mm

CURSO PARA LA PLACA SPLITFIX 2.0 Solo para usos intraoperatorio.


SISTEMA 2.4 DE RECONSTRUCCIÓN / TRAUMA MANDIBULAR

INDICACIONES: 

TRAUMATISMOS

Fracturas conminutas, fracturas con defecto, y fracturas inestables e infectadas de la mandíbula 

CIRUGÍA RECONSTRUCTIVA

Osteosíntesis de puente con o sin injerto óseo, para reconstrucciones tanto primarias como secundarias (extirpación de tumores, pseudoartrosis). ESTE SISTEMA CONTIENE: 

TORNILLO DE CORTICAL DE 2.4MM, AUTORROSCANTE

Diámetro de la rosca: 2.4mm Broca para el canal de la rosca: 1.8 mm Ranura cruciforme diámetro de la cabeza: 4.0mm Titanio puro Longitud total: 6 a 24 mm 

TORNILLO DE EMERGENCIA DE 2,7MM

Diámetro de rosca 1,2 mm Ranura cruciforme diámetro de cabeza: 4,0 mm Titanio puro longitud total: 8 a 18 mm


PLACAS DE RECONSTRUCCION 2.4 RECTA ( TITANIO PURO) Agujero de 12 a 20mm

PLACAS DE RECONSTRUCCION 2.4 ANGULADA( TITANIO PURO) Agujero 13 + 5 longitud de 110/40mm derecha Agujero 13 + 5 longitud de 110/40mm izquierda

TORNILLO DE MONOCORTICAL DE 2.0 MM AUTORROSCANTE Diámetro de rosca 2.0 titanio puro va de 4 a 8 mm:

SISTEMA DE FIJACIÓN REABSORBIBLE 1.5/2.0 El sistema de fijación reabsorbible 1.5/2.0 está indicado para las intervenciones de reconstrucción y las fracturas del Esqueleto craneofacial, incluidas las fracturas conminutas de las Regiones nasoetmoidea e infraorbitaria, las fracturas conminutas de la pared del seno frontal y las fracturas de la región media de la cara. TORNILLO DE EMERGENCIA Disponible en _ de 1,5, 2,0 y 2,5 mm ( 

TAMBIÉN PUEDEN USARSE TORNILLOS de 2,0 mm con placas 1.5

PLACAS REABSORBIBLES

Disponibles en 1.5 y 2.0 La resistencia al doblado


Los perfiles muy bajos de las placas y los tornillos reducen al m铆nimo la irritaci贸n de las partes blandas, la palpabilidad y la cantidad de material que se reabsorbe

INSTRUMENTAL SET DE INSTRUMENTAL

ATORNILLADOR


PIEZA DE DESTORNILLADOR, HEXAGONAL

AUTOSUJETANTE,

CON

ANCLAJE

PIEZA DE DESTORNILLADOR:, con la celebraci贸n de Manga, con anclaje hexagonal


ALICATES PARA DOBLAR

TIJERAS DE CORTE PARA PLACAS DE MALLA.

HERRAMIENTAS REDUCCIÓN DE ROSCA

DE


INJERTO ÓSEO

Colocación de un injerto óseo. El injerto de hueso es un procedimiento quirúrgico que reemplaza el hueso faltante a fin de reparar las fracturas óseas que son extremadamente complejas, que representan un riesgo significativo para la salud del paciente, o no se curan bien. El hueso generalmente tiene la capacidad de regenerarse completamente, pero requiere un espacio muy pequeño de fractura o algún tipo de andamio para hacerlo. Los injertos óseos pueden ser autólogos (hueso de la cosecha del propio cuerpo del paciente, a menudo de la cresta ilíaca), aloinjerto (hueso de cadáver por lo general obtenido de un banco de huesos), o sintética (a menudo de sustancias de hidroxiapatita u otros de origen natural y biocompatible) con similares propiedades mecánicas al hueso. La mayoría de los injertos óseos se espera que se reabsorban y se sustituyan el hueso natural cura con el tiempo de unos meses.


Los principios de los injertos óseos exitosos incluyen osteoconducción (guiar el crecimiento de reparación del hueso natural), osteoinducción (fomentando las células no diferenciadas para convertirse en osteoblastos activos), y la osteogénesis (que viven las células de hueso en el material de injerto de contribuir a la remodelación ósea). La osteogénesis se produce sólo con autoinjertos. Mecanismo biológico El injerto de óseo es posible porque el tejido óseo, a diferencia de la mayoría de otros tejidos, tiene la capacidad de regenerarse completamente si se proporciona el espacio en el cual pueda crecer. Como el hueso nativo crece, generalmente será reemplazado el material de injerto completamente, resultando una región totalmente integrado de hueso nuevo. Los mecanismos biológicos

que

proporcionan

una

base

para

el

injerto

óseo

son

osteoconducción, osteoinducción y osteogénesis. Osteoconducción La Osteoconducción se produce cuando el material de injerto óseo sirve como un andamio para el crecimiento de hueso nuevo que se perpetúa por el hueso nativo. Los osteoblastos desde el margen del defecto que se está injertadas utilizar el material de injerto óseo como un marco en el cual para difundir y generar hueso nuevo. En lo menos, un material de injerto óseo debe ser osteoconductivo. Osteoinducción La Osteoinducción consiste en la estimulación de las células osteoprogenitoras de diferenciarse en osteoblastos, que luego empiezan la formación de hueso nuevo. El tipo más estudiado de los mediadores celulares osteoinductivas son las proteínas morfogenéticas óseas (POM). Un material de injerto óseo que es osteoconductivo osteoinductivo y no sólo servirá como un andamio para los osteoblastos que existen actualmente, sino que también provocan la formación


de nuevos osteoblastos, teóricamente, la promoción de una integración más rápida del injerto. Osteopromoción La Osteopromotion implica la mejora de la osteoinducción sin la posesión de propiedades osteoinductivas. Por ejemplo, esmalte derivado de la matriz se ha demostrado para mejorar el efecto osteoinductivo de hueso desmineralizado liofilizado aloinjerto (DFDBA), pero no estimular el crecimiento del hueso de novo solo. Osteogénesis La Osteogénesis se produce cuando los osteoblastos vitales procedentes del material de injerto óseo contribuyen al crecimiento de hueso nuevo junto con el crecimiento del hueso generado a través de los otros dos mecanismos.

TIPOS Y FUENTES DE TEJIDOS Autoinjerto El injerto óseo autólogo o autógena consiste en la utilización de hueso obtenido a partir de un mismo individuo de recibir el injerto. Ósea puede ser cosechado de los huesos no esenciales, como la de la cresta ilíaca, o más comúnmente en cirugía oral y maxilofacial, de la sínfisis mandibular (área de la barbilla) o anterior rama de la mandíbula (el proceso coronoides), esto es particularmente cierto para el bloque injertos, en el cual se coloca un peque��o bloque de todo el hueso en el área que se está injertando. Cuando un injerto en bloque se llevará a cabo, el hueso autógeno es el más preferido, porque hay menos riesgo de rechazo del injerto, ya que el injerto se originó en el propio cuerpo del paciente. Un aspecto negativo de los injertos autólogos es que un sitio de la cirugía se requiere, en efecto, la adición de otro lugar potencial para el dolor postoperatorio y las complicaciones.


El hueso autólogo es típicamente cosecha de intra-orales de fuentes tales como las fuentes de la barbilla o extra-oral, como la cresta ilíaca, el peroné, las costillas, las partes e incluso la mandíbula del cráneo. Todo Injerto óseo requiere un suministro de sangre en el sitio trasplantado. Según el lugar donde el sitio del trasplante sea y el tamaño del injerto, un suministro de sangre adicional podría ser requerido. Para estos tipos de injertos, la extracción de la parte del periostio y los vasos se acompañan de sangre junto con hueso del donante se requiere. Este tipo de injerto se conoce como un injerto de hueso vital. Un autoinjerto también se puede realizar sin una estructura ósea sólida, por ejemplo usando el hueso fresado de la espina ilíaca antero-superior. En este caso hay una acción osteoinductiva y osteogénica, sin embargo no hay ninguna acción osteoconductiva, así como no hay una estructura ósea sólida. Aloinjerto El aloinjerto óseo, como el hueso autógeno, se deriva de los seres humanos, la diferencia es que el injerto se obtiene de una persona que no sea el que recibido el injerto. El aloinjerto óseo se toma de cadáveres que han donado sus huesos, de manera que pueda ser utilizado para ayudar a vivir a otras personas que lo están necesitando, sino que normalmente se obtienen de un banco de huesos. Hay tres tipos de injerto de hueso disponible: 1. Fresh o hueso fresco congelado 2.Freeze secado aloinjerto óseo (FDBA) 3.Hueso liofilizado Desmineralizado aloinjerto (DFDBA) VARIANTES SINTÉTICAS El hueso artificial puede ser creado a partir de cerámica tales como fosfatos de calcio (por ejemplo, hidroxiapatita y fosfato tricálcico), biovidrio y sulfato de calcio;. Todos los cuales son biológicamente activas en diferentes grados dependiendo de la solubilidad en el medio fisiológico. Estos materiales pueden ser dopados con factores de crecimiento, tales como iones estroncio o mezclado con aspirado de médula ósea para aumentar la actividad biológica. Algunos autores creen que este método es inferior al injerto óseo autógeno. Sin


embargo, la infección y el rechazo del injerto es mucho menos de un riesgo, las propiedades mecánicas tales como módulo de Young son comparables a los huesos. La presencia de elementos como el estroncio puede dar lugar a una mayor densidad mineral ósea y mejora la proliferación de osteoblastos in vivo. XENOINJERTO

Sustituto óseo Xenoinjerto tiene su origen en una especie distinta de humanos, como la bovina. Los xenoinjertos en general sólo se distribuyen como una matriz calcificada. En enero de 2010 un grupo de científicos italianos anunció un gran avance en el uso de la madera como sustituto óseo, aunque esta técnica no se espera que sea utilizado para los seres humanos hasta inicios de 2015.

INJERTOS ALOPLÁSTICOS

Los injertos aloplásticos pueden estar hechos de hidroxilapatita, un mineral natural que es también el componente principal mineral del hueso. Pueden estar hechas de vidrio bioactivo. Hidroxilapatita es un injerto de hueso sintético, que es el más utilizado actualmente entre otros sintéticos debido a su osteoconducción, la dureza y la aceptación por el hueso. Algunos injertos óseos sintéticos están hechos de carbonato de calcio, que comienzan a disminuir en el uso, ya que es completamente reabsorbible en corto tiempo, lo que hace que sea fácil que el hueso se rompa nuevamente. Por último se utiliza el fosfato tricálcico que ahora se utiliza en combinación con hidroxilapatita dar así tanto efecto osteoconductivo y reabsorción. Factores de crecimiento Injertos factor de crecimiento mejoradas se producen utilizando la tecnología del ADN recombinante. Consisten en cualquiera de factores de crecimiento


humano o crecimientos morfógenos (proteínas morfogénicas del hueso en conjunción con un medio portador, tales como colágeno). Usos El uso más común de injerto óseo está en la aplicación de los implantes dentales, con el fin de restaurar la zona desdentada de un diente que falta. Los implantes dentales requieren los huesos debajo de ellos para el apoyo y que el implante se integre correctamente a la boca. Las personas que han sido edéntulo (sin dientes) durante un período prolongado podrían no tener suficiente hueso que queda en los lugares necesarios. En este caso, el hueso puede ser tomado de la barbilla o de los agujeros para los implantes o incluso de la cresta ilíaca de la pelvis y se inserta en la boca debajo del nuevo implante.

En general, los injertos de hueso se utilizan ya sea en bloque (por ejemplo, de la barbilla o el área de rama ascendente de la mandíbula inferior) o particulado, con el fin de ser capaz de adaptarse mejor a un defecto.

Otro injerto óseo común, que es más importante que los utilizados para implantes dentales, es de la diáfisis del peroné. Después de que el segmento de la diáfisis del peroné se ha eliminado sus actividades normales, tales como correr y saltar son permitidos en la pierna con el déficit óseo. Los injertadas, fíbulas vascularizadas se han utilizado para restablecer la integridad del esqueleto de huesos largos de las extremidades en la que existen defectos congénitos del hueso y para sustituir los segmentos de hueso después de un trauma o invasión de un tumor maligno. El periostio y la arteria nutriente


generalmente se extirpan con el trozo de hueso, de manera que el injerto se mantiene vivo y crece cuando se trasplantan en el sitio nuevo huésped. Una vez que el hueso trasplantado se asegura en su nueva ubicación por lo general restablece el abastecimiento de sangre al hueso en el que se ha unido. Además el uso principal de un injerto de hueso - implantes dentales - este procedimiento se utiliza para fundir las juntas para evitar el movimiento, reparar huesos rotos que tienen pérdida de masa ósea y el hueso roto de reparación que aún no ha cicatrizado. Los injertos óseos se utilizan con la esperanza de que el hueso defectuoso será curado o volverá a crecer con poco o ningún rechazo del injerto. PROCEDIMIENTO Dependiendo del lugar donde el injerto óseo se necesite, un médico diferente puede ser solicitado para realizar la cirugía. Los médicos que realizan procedimientos de injertos óseos son cirujanos ortopédicos comunes, la cabeza y los cirujanos de otorrinolaringología del cuello, neurocirujanos, cirujanos craneofaciales, orales y cirujanos maxilofaciales, cirujanos y periodoncistas podología. Riesgos Como en cualquier procedimiento hay riesgos involucrados, entre éstos se incluyen las reacciones a los medicamentos y problemas respiratorios, sangrado e infección. La infección se informó de que se produzca en menos de 1% de los casos y se puede curar con antibióticos. En general, los pacientes con una enfermedad preexistente tienen un riesgo mayor de contraer una infección en comparación con aquellos que son en general sanos.


RIESGOS POR INJERTOS DESDE LA CRESTA ILÍACA

Entre los posibles riesgos y complicaciones de los injertos de hueso que emplean la cresta ilíaca como zona donante se incluyen: hernia intestinal adquirida (esto se convierte en un riesgo para las zonas donantes más grandes (> 4 cm)). Alrededor de 20 casos han sido reportados en la literatura desde 1945 hasta 1989 y sólo unos pocos cientos de casos han sido reportados en todo el mundo. meralgia parestésica (lesión en el nervio

cutáneo

femoral

lateral

también

llamado síndrome de Bernhardt-Roth). inestabilidad pélvica. fractura (muy poco frecuente y por lo general con otros factores). lesión en los nervios clunial (esto hará que el dolor pélvico posterior se vea agravada por sentado). lesión del nervio ilioinguinal. infección. hematoma leve (una ocurrencia común). hematomas profundos que requiere intervención quirúrgica. seroma. lesión ureteral. pseudoaneurisma de la arteria ilíaca (raro). Transplantación de tumor. defectos estéticos (principalmente causados por la no preservación de la cresta ilíaca superior). dolor crónico.


Los injertos óseos cosechados a partir de la cresta ilíaca posterior, en general, tienen una menor morbilidad, pero dependiendo del tipo de cirugía, puede requerir un tirón mientras el paciente está bajo anestesia general. Costos Los procedimientos de injerto óseo consisten en algo más que la cirugía. El costo promedio de los huesos procedimientos de injerto va desde aproximadamente $ 33.860 a $ 37.227. Ejemplo de precios EE.UU.:. Además del costo del injerto de hueso en sí mismo (que van desde $ 250 a $ 900) otros gastos para el procedimiento incluyen: los honorarios del cirujano (que varían), honorarios anestesiólogo (aproximadamente $ 350 a $ 400 por hora), gastos de hospital (éstos varían; un promedio de $ 1.500 a $ 1.800 por día), gastos de medicamentos ($ 200 a $ 400), y cargos adicionales por servicios tales como suministros médicos, procedimientos diagnósticos, los honorarios de equipos de uso, etc., Recuperación y cuidado posterior La cantidad de tiempo que le toma a una persona recuperarse depende de la gravedad de la lesión a tratar y dura de 2 semanas a 2 meses con la posibilidad de que el ejercicio vigoroso de ser excluidas por hasta 6 meses.


Materiales de osteosintesis