{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

Volumen 10, Número 3 Programa de Colegio Sea Grant y Centro Interdisciplinario de �studios del Litoral Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez

Fuete y Verguilla

En directo con los pescadores: Sobre problemas y propuestas Desde el inicio, nuestra intención con Fuete y Verguilla ha sido dar a conocer el sector pesquero, compartir información de interés sobre y para los pescadores y pescadoras, y servir como un espacio para facilitar la comunicación entre los distintos sectores de la pesca. Así lo demuestra la introducción del primer número del boletín, publicado hace casi diez años, donde se establece que “este medio sirva para comunicar e informar lo que ocurre en la costa, en el mar, en los laboratorios, en los muelles, en la universidad y en las agencias; en fin, los sucesos que de alguna manera impactan a la pesca y los pescadores”. Con esa meta en mente, en esta ocasión, y junto a un grupo de alrededor de cuarenta pescadores de trece villas pesqueras de la región Oeste, hemos explorado una serie de problemas y preocupaciones que son parte del día a día de los pescadores y que afectan su faena, en específico, y la pesca comercial, de manera más general.


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

cont. No nos queremos limitar, sin embargo, a la mera mención de problemas y preocupaciones. Durante las conversaciones con los pescadores, salieron a relucir una serie de ideas y propuestas para atender algunas de estas situaciones y en este número las damos a conocer. Estos problemas y propuestas, descritas de forma resumida y apoyadas por citas textuales tal y como las entienden y expresaron los propios pescadores, ciertamente deben darse a conocer a otros pescadores. Pero sobre todo es nuestra intención compartírselas a las agencias pertinentes y otros sectores involucrados a la pesca comercial. De este modo, lo que deseamos es precisamente fomentar el diálogo entre los distintos sectores para que se puedan unir esfuerzos y evaluar estrategias, ya sea para visibilizar, aclarar y atender preocupaciones o problemas, o para evaluar y viabilizar algunas de las ideas y propuestas. En este número, además, enfatizamos la encomienda que tiene la comunidad universitaria de crear alianzas y colaborar con la comunidad en general; en este caso con la comunidad pesquera. Les contaremos sobre la colaboración entre el Centro Interdisciplinario de Estudios del Litoral, el Programa Sea Grant, y la Universidad de Colgate en Nueva York, quienes unieron esfuerzos con los pescadores de la Villa Tres Hermanos en Añasco para la producción de un breve video. Dicho video resalta la historia detrás de una comunidad pesquera que nos percatamos que, en ocasiones, ha quedado invisibilizada. Precisamente por ello, queremos llamar la atención sobre lo que allí sucede y, así, poder visibilizar los retos que enfrentan a diario los pescadores de esta villa pesquera. Es importante también aclarar dudas y percepciones que tienen los pescadores sobre algunos procesos que afectan la costa y el sector pesquero. Así pues, aprovechamos este espacio para proveer información y explicar el porqué de uno de los problemas identificados por un grupo de pescadores: los cambios que observamos en la costa.

2


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

¡La comunidad pesquera habla! “Sí, hay problemas, pero también tenemos propuestas.” PREOCUPACIONES Y PROBLEMAS Son varias los problemas y las preocupaciones que expresan los pescadores; muchos de los cuales parecerían persistir al pasar de los años. En muchas ocasiones, estos tratan de asuntos ambientales tales como cambios en la costa, cambios en la dirección de las corrientes y merma de peces y mariscos. En otras ocasiones, los problemas se centran en asuntos de carácter administrativo, procesos burocráticos y legales. En las dos secciones a continuación, proveemos un resumen de los problemas y las preocupaciones que consistentemente mencionaron los pescadores a lo largo de nuestro recorrido por el litoral Oeste; situaciones que afectan su faena diaria y que, de cierta manera, representan lo que escuchamos.

Problemas y preocupaciones ambientales Aunque no fueron variadas, sí fueron consistentes las expresiones de preocupación asociadas a asuntos ambientales. Muchas de estas preocupaciones están asociadas a los cambios en la costa. Por ejemplo, varios pescadores de la Villa de Añasco coincidieron, según ellos lo expresan, en que “el mar se ha retirado” y que la gran acumulación de arena dificulta su trabajo. Ante esta situación, por ejemplo, tienen dificultades al momento de entrar al mar y luego a la salida; nos comentaron incluso que a su jornada de horas diarias hay que añadirle el tiempo que toma este proceso de embarcar y desembarcar. “Ahora el mar nos queda lejos de la rampa. Esto es un problema; no hay quien saque las embarcaciones; hay que remolcarlas.” En otras villas pesqueras, por el contrario, el cambio de la costa se ha dado a la inversa; ha ocurrido erosión en lugar de deposición de arena. Esto también ha provocado problemas como el que el agua de mar haya llegado hasta el área de rampa donde usualmente embarcaban o desembarcaban los pescadores. Un ejemplo de este caso fue reportado por pescadores de Rincón, donde nos explicaron que como resultado de la erosión, el mar está cada vez más cerca a sus actividades. Esto provoca que en ocasiones, por ejemplo, tengan que salir a pescar desde otras rampas, ubicadas, inclusive, en municipios vecinos. “El mar está cambiando la playa. Nos estamos quedando sin orilla. El mar se mete. Esto se está erosionando.” “A veces tenemos que salir por otras rampas.” 3


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

También escuchamos preocupaciones asociadas a las corrientes marinas, los cambios climáticos y su posible efecto en la pesca, en la captura de mariscos y durante la navegación. Muchos perciben que han cambiado las condiciones del área donde pescan e, inclusive, el tipo de pesca. También mencionaron que hay ocasiones en que tiene que ir a pescar más lejos de lo usual. Algunos adjudican estas condiciones a los cambios que se están dando en el clima. “Las corrientes han cambiado su dirección y eso hace que cambie la pesca.” “El cambio climático, el calentamiento, hace que cambien las condiciones del tiempo…los que llevamos muchos años notamos los cambios.”

Igualmente, en todas las villas que visitamos, fue constante escuchar la preocupación por la merma de algunos pescados o mariscos y el problema que esto representa en la economía y faena de un pescador comercial. “Algunas especies de pescados han mermado. Incluso, algunos días hay que ir más lejos para conseguir... para pescar. Eso significa más tiempo de trabajo y más gastos de gasolina.” En muchas ocasiones, esta merma de pescados o mariscos también interfiere con el tipo de carnada que se utiliza a la hora de pescar. El calamar, por ejemplo, es una de las carnadas más utilizadas, no solamente en el Oeste sino en todo Puerto Rico. Fue constante escuchar la disminución de este marisco en nuestras costas y lo difícil que es, a su vez, conseguirlo en el mercado local, en supermercados o a través de otros suplidores. “¡Ya no se consigue el calamar fácil para usarlo de carná… y eso es un problema!”

4


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

Sobre los cambios en la costa de Puerto Rico: ¿Qué es lo que está pasando en Añasco? Por: Doris J. Rivera Santiago Estudiante subgraduada de Geología, Asistente de investigación del Centro Interdisciplinario de Estudios del Litoral y Educadora del Programa Sea Grant, UPR Mayagüez

Imagen que muestra la descarga de sedimentos del Río Grande de Añasco y cómo las corrientes litorales mueven el plumacho del sedimento a las cercanías de la Villa Tres Hermanos. Imagen: Google Earth

Nuestras costas son dinámicas; son áreas de cambios constantes. Los cambios en las costas son causados tanto por factores naturales como por factores humanos. Entre los factores naturales se pueden mencionar los huracanes, las marejadas, las corrientes submarinas y la presencia de otros cuerpos de agua (como por ejemplo ríos y quebradas) los cuales, por procesos de erosión y deposición, producen descargas de sedimentos (como ejemplo arena y arcillas) en las playas. La forma de la playa, la composición de la arena (por ejemplo, el tamaño y forma de los granos), la estación del año en que estemos y el tipo de oleaje también influye en los cambios que experimentan las costas. Durante los meses de otoño-invierno, por ejemplo, el oleaje es más fuerte, por lo que el proceso de erosión es más esperado. Mientras, en primavera-verano se espera que haya más deposición de arena en las costas dado a que el oleaje es uno más calmado. Entre los factores humanos que afectan la playa están, por otro lado, la extracción de arena, las construcciones en el área del litoral y aguas más arriba, las construcciones de embalses y las modificaciones de los ríos y quebradas. Estos factores no solo causan erosión o pérdida de costa, sino que también pueden causar deposición de sedimentos lo que hace que se gane área de playa. 5


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

En las cercanías a la Villa Pesquera Tres Hermanos en Añasco, y según nos describieron los pescadores, el área de playa ha aumentado a través del tiempo. En este caso, podemos mencionar diferentes factores que han influenciado el aumento en el área de playa. Primero, la presencia del Río Grande de Añasco y varias quebradas, que descargan sedimentos que llegan y se depositan en el área por corrientes litorales. Lo que ocurra a lo largo de la cuenca del río y de las quebradas por ejemplo, aumento de construcciones o una descarga extraordinaria de agua provocada por un evento de lluvia fuerte influye en la cantidad de sedimento depositado en el área costera. La erosión en playas cercanas también puede provocar la acumulación de arena en una playa. La arena que se erosiona en Rincón, por ejemplo, puede ser una fuente de sedimento que llega a la costa de Añasco y que añade área de playa. Este caso es un ejemplo de cómo ambos factores, los naturales y los causados por el ser humano, causan cambios en las costas. Referencias consultadas: Prothero, D. R., & Schwab, F. (2003). Sedimentary geology: An introduction to sedimentary rocks and stratigraphy (2nd ed.). New York: Freeman, W. H. & Company. Ritter, D. F., Kochel, R. C., & Miller, J. R. (2011). Process Geomorphology (5th ed.). Long Grove, Illinois: Waveland Press, Inc. Morelock, J. & Barreto, M. (2001). An Update of Coastal Erosion in Puerto Rico [pdf] Recuperado de: http://geology.uprm.edu/MorelockSite/morelockonline/pdfdoc/erosion2000.pdf

6


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

Asuntos administrativos, burocráticos y legales ¿Quién no se ha quejado en algún momento de algún trámite o proceso administrativo? Esta queja no escapa al mundo de la pesca comercial. Uno de los temas que más se discutió entre los pescadores con los que dialogamos fue el de las licencias y los permisos de pesca, al igual que el de las vedas y las múltiples restricciones que, como ellos expresaban, “continúan saliendo”. Muchos de los pescadores nos decían lo difícil y confuso que se les hace sacar o renovar las licencias. A esto era común que expresaran su incomodidad y confusión con el tema de los permisos de pesca comercial. Para la mayoría, se trata de trámites extensos y dificultosos. Sobre el asunto de las licencias y los permisos de pesca comercial, algunos se cuestionaban la necesidad de los permisos si ya pagan una licencia de pesca comercial. Sobre los permisos de pesca, incluso, se cuestionaban si realmente esto ayudaba al objetivo de conservación del ambiente. Muchos concluían que estos permisos solo son más restricciones que les impiden hacer su trabajo. “Mira, eso de las licencias y los permisos confunde… muchos trámites y papeleo.” “¿Para qué entonces sacamos la licencia comercial si hay que sacar ahora otras más? ¡Pues la licencia no sirve para nada!” “Sabemos que hay que conservar la naturaleza, pero ponen tantas regulaciones que ya casi no se puede ni pescar…que si los permisos, que si las vedas.”

En cuanto a la vedas, algunos consideran que son muchas y que eso les limita cada vez más sus posibilidades dentro de la pesca comercial. Expresaron además que “tantas vedas” no son un atractivo para los jóvenes que vienen a darle continuidad a esta actividad económica. Algunos añadieron, incluso, que realmente no les parece que las vedas cumplen con su fin, el de conservar las especies. Varios pescadores entienden que las vedas, en ocasiones, no necesariamente van con la época de desove o apareamiento de una especie, y consecuentemente no cumplen su objetivo. “Las vedas, en ocasiones, no coinciden con los periodos de desovar; así que ni se protegen las especies. Con tanta veda ya no se puede casi pescar.”

7


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

Para algunos de los pescadores, este asunto de las vedas les parece sospechoso y les preocupa que el gobierno esté apoyando a “los grandes intereses” para que estos sean los que abastezcan el mercado por completo y ellos, los pescadores, no puedan competir. “…el gobierno les hace el favor a los grandes intereses, por ejemplo, el problema de los meros, no se pueden pescar la mayoría, y eso es para vender en el supermercado los congelados que traen de afuera.” De los problemas relacionados a los trámites de las licencias, permisos y las vedas, también se desprende una preocupación sobre el qué pasará con el futuro de la pesca, en términos de generación de remplazos. En otras palabras, cuán atractivo se les hace a los jóvenes de hoy día entrar y seguir en la pesca comercial. Fueron muchas las expresiones de preocupación en este sentido pues para algunos entrevistados tantos trámites y restricciones solo logra que menos jóvenes entren a trabajar en la pesca comercial y por ello les preocupa su desaparición. “Como han cambiado tanto las leyes, y siguen cambiándolas, eso hace que haya menos jóvenes interesados en trabajar la pesca. Entonces, cuando nosotros no estemos ¿quién va a seguir esto?” “Con tantas restricciones de aquí a tres o cuatro años lo que va a pasar es que esto va a desaparecer; no van a haber pescadores comerciales en el mar.” Algunas de estas preocupaciones pueden surgir a raíz de la falta de información para los pescadores y por la falta de comunicación entre pescadores y manejadores de recursos y personal de agencias concernientes, por ejemplo. Esto da lugar a otra de las constantes preocupaciones de los entrevistados: la falta de comunicación entre las distintas agencias que regulan esta industria. En este sentido, expresaron que las agencias pertinentes que regulan la pesca comercial y que fiscalizan su trabajo no necesariamente parecían comunicarse bien entre ellas. Muchos nos explicaban que mientras una agencia les decía que cierto trámite se debe hacer de una manera, la otra agencia les decía lo contrario. Según nos expresaron, esto no solo ocurre en términos de trámite, sino también en términos de regulaciones e incluso a la hora de multar. “No se ponen de acuerdo entre ellas [las agencias]. Unos dicen una cosa y otros dicen otra.” “Es necesario que las agencias que nos rigen tengan una mejor comunicación, que se pongan de acuerdo quién coordina una cosa y quién no.” “No está claro cómo son los procesos. Nos dan información distinta y eso confunde.” 8


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

“La comunicación es tan mala que las multas por una misma infracción no son de la misma cantidad; una agencia te multa por una cantidad mientras que otra agencia, por lo mismo, te multa por otra cantidad. ¡No se ponen de acuerdo ni en eso!” Igualmente añadieron que esta falta de comunicación se da a diferentes niveles: entre ellos mismos, entre los pescadores y las agencias reguladoras, e, incluso con los científicos que llevan a cabo investigaciones que luego impactan la pesca comercial. Los pescadores entienden, por ejemplo, que de estas investigaciones surgen nuevas regulaciones que no necesariamente atienden los problemas. Esto subraya la necesidad de comunicación entre la investigación y la práctica, y la necesidad de llevar a cabo más investigación social con los pescadores y sobre la pesca; no solamente investigación científica. En cuanto a la falta de comunicación entre la misma comunidad de pescadores, señalaron que es lamentable ya que si se pusieran de acuerdo entre ellos mismos, sus reclamos serían escuchados y probablemente atendidos. En cuanto a las agencias y la comunidad científica, por un lado, los entrevistados expresaron que estas realizan investigaciones sin involucrarlos y que a ellos, que están contantemente en el mar, no se les pregunta nada. Esta situación les preocupa porque a raíz de esto se crean leyes y regulación que los afecten. Por otro lado, también se mencionó que las publicaciones, tanto de las agencias como de los científicos, están en un vocabulario que no es accesible para todos los pescadores. En estos sentidos, los pescadores expresaron sentirse muchas veces excluidos y que por ello el asunto de la comunicación entre estos sectores es algo que se tiene que atender y sobre el cual ellos también están dispuestos a trabajar. “…los pescadores comerciales se tienen que comunicar más entre ellos, eso es importante para que se escuchen nuestras peticiones.” “Los políticos y las agencias no siempre son amigos de la pesca. Hacen las leyes con los científicos y no les preguntan a los pescadores, que estamos ahí, en el mar todos los días… no nos involucran… nosotros incluso pudiéramos hasta aportar a muchas de esas investigaciones.” Esa falta de comunicación también fue mencionada en relación a los procesos de arrendamiento de las facilidades de las villas pesqueras por parte de las asociaciones de pescadores. En una de las villas, por ejemplo, nos contaron que los terrenos pertenecen a una agencia y las facilidades a otra, y como las agencias no se ponen de acuerdo, ellos están aún en la espera de poder arrendar las facilidades para la asociación. “[...]el terreno pertenece al Municipio y las facilidades al Departamento de Agricultura… y entre ellos mismos no saben ni qué es de quién; esto atrasa y no nos la arrendan a nosotros. Esas facilidades están cerradas cuando les pudiéramos estar dando uso." 9


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

Respecto a las facilidades de las villas pesqueras y a su mantenimiento, también surgen distintos problemas que afectan el flujo de trabajo de la pesca. En algunas de las villas, este problema está centrado en la rampa de acceso al mar, mientras que en otros casos el problema se centra más bien en los equipos para limpiar y mantener la pesca y/o en la infraestructura que como tal conforma la villa pesquera. “La rampa está deteriorada desde hace tiempo. Dicen que la van a arreglar y no pasa nada…más que los años. Es difícil sacar las embarcaciones, a veces ni con guaguas 4x4 las puedes sacar.” “Prometieron nuevos frizers, pero aun no llegan. Y eso es importante para mantener la pescadería.” De los problemas administrativos y legales se desprenden otras preocupaciones más específicas como los protocolos de intervención en el mar. Algunos de los entrevistados nos comentaron, con tono de disgusto, que son muchas las ocasiones que los tratan irrespetuosamente mientras ellos tratan de hacer su trabajo. Los pescadores admiten que siempre hay gente que hace las cosas mal, pero que muchos también lo hacen bien y solo piden una muestra de respeto cuando los detengan para revisar, por ejemplo, las embarcaciones y la documentación. Igualmente, entienden que es un trabajo que las agencias tienen que hacer, pero lo que no pueden entender es que lo hagan de forma irrespetuosa. Sugirieron algunos de los pescadores que estos procesos deben darse dentro de un protocolo que procure el respeto y la educación. Dicho protocolo, sin embargo, existe. El desconocimiento por parte de los pescadores sobre el mismo ejemplifica la falta de comunicación y desinformación entre los distintos sectores. “No hay respeto a nuestro trabajo; no hay camaradería, interviene con uno sin un protocolo de presentación en la mayoría de los casos. A veces cogen y casi viran a uno… forman oleaje para que nuestras embarcaciones, que son más pequeñas, se jamaqueen. ¡No respetan! Y luego dan multas sin educar sobre las razones del porqué nos multan o detiene. Te dan la multa y se van.” Por otro lado, y en términos burocráticos y de gestiones de trámites, los pescadores hablaron sobre el proceso para someter las estadísticas de pesca. Algunos nos comentaron que el proceso de completar y someter las estadísticas es confuso y poco eficiente, tanto en términos de los formularios como el mapa que dan para completar. “Es difícil llenarlas [las estadísticas]. Hasta el mapa que le dan a uno para llenar no es muy efectivo”.

10


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

En términos de leyes y regulaciones de construcción en zonas costeras, otra preocupación fue la de “falta de acceso al mar”. Según nos explicaron algunos pescadores, el acceso al mar está cada vez más limitado; en muchas ocasiones está siendo obstruido por construcciones, que según mencionaron, muchas veces son hoteles o apartamentos de veraneo. “El acceso al mar es cada vez más limitado. Vienen y dan tanto permiso de construcción a hoteles y apartamentos que cierran el acceso al mar a los pescadores. A veces, tenemos que ir a pueblos vecinos para salir a pescar. Aquí, entre que nos quedamos sin costa porque el mar se está metiendo, también nos quedamos sin acceso porque está la costa invadida por edificios.” Finalmente, otros asuntos que fueron mencionados de manera más esporádica, fueron la limitación de incentivos para fomentar la pesca comercial, la poca intervención con la pesca recreativa y las lanchas privadas, y la falta de inclusión del sector de la pesca comercial en los planes de las agencias del sector turístico. “Eso de los incentivos es como si no existiera. Es que lo que quieren es que esto desparezca.” “Critican a los pescadores comerciales por las anclas e intervienen con nosotros… pero a las lanchas grandes de gente con dinero que sale a pescar y que tienen anclas más grandes, a esos no le dicen nada.” “Ellos pueden, por ejemplo, coger marlin, y aunque dicen que no, ellos los venden. Igual cogen otros peces y venden más barata la libra y eso nos afecta. Yo no tengo problema con que estén en el mar… pero es que hay cosas que hacen que afectan al pescador comercial.” “La agencia de Turismo no cuenta con nosotros… y debería incorpóranos en sus planes… que también nos den promoción como lugares donde los turistas pueden ir.”

11


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

Fuete y Verguilla informa El Centro Interdisciplinario de Estudios del Litoral (CIEL) y el Programa Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico (PSGUPR), a través de Fuete y Verguilla, han dedicado varios de sus últimos números a temas que pueden aclarar y atender algunas de las preocupaciones aquí descritas. En estos números, se presenta información que abarcan temáticas tales como el proceso para obtener los permisos de pesca comercial, como por ejemplo para la captura de langosta, así como el protocolo que debe tener el personal de Fuerza Unidas de Rápida Acción (FURA) a la hora de intervenir con una embarcación de pescadores. A continuación, les listamos estos números y le invitamos a que los lean. Estos y otros números los puede encontrar a través de los siguientes enlaces: https://ciel-uprm.org/publicaciones/ fuete-y-verguilla/ y http://seagrantpr.org/es/comunicaciones-y-publicaciones/fuete-y-verguilla/ o comunicándose directamente con nuestras oficinas. Al final de este número, encontrará nuestros contactos. Vol. 10 Núm. 2 (junio 2016):

Conozca las villas pesqueras del Oeste

Vol. 10 Núm. 1 (marzo 2016):

Permisos para la pesca comercial

Vol. 9 Núm. 4 (noviembre 2015):

Agencias Federales

Vol. 9 Núm. 3 (agosto 2015):

FURA y Guardia Costanera

Vol. 9 Núm. 2 (mayo 2015):

Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico 12


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

IDEAS Y PROPUESTAS Durante nuestro recorrido por el litoral Oeste, no todo fueron preocupaciones y problemas. Los pescadores con los que dialogamos también compartieron una serie de ideas y propuestas que consideran pueden atender algunos de los problemas que expresaron. A continuación, presentamos algunas de las más destacadas. Una de las ideas que consistentemente fue expresada fue la de crear un currículo educativo sobre el oficio de la pesca comercial. Nos explicaron varios pescadores que sería ideal que este currículo educativo se enseñara en escuelas superiores y vocacionales, e, incluso en centros penales. Los pescadores consideran que esto beneficiaría de distintas maneras a la pesca comercial; a la vez que se les provee a los jóvenes una herramienta de trabajo, se atiende también la preocupación de generación de reemplazo, o sea que se aseguraría en cierto modo que esta actividad económica continúe viva. “Sería bueno que a través de los cursos en las escuelas vocacionales se atraiga a jóvenes para que trabajen en la pesca. Que vean que pueden obtener trabajo y sustento de esto.” “Educar sobre este oficio [la pesca] a los presos que estén por salir de la cárcel. Así se pueden incorporar a la sociedad con un trabajo digno, que les deje su dinero.” También fue continua la propuesta de incorporar a los pescadores en otras actividades laborales, que les generen ingreso, dentro del mismo mundo de la pesca comercial. Algunos de los entrevistados expresaron, por ejemplo, que les gustaría y estarían dispuestos a trabajar en proyectos que realizan investigadores, científicos y personal de las agencias que regulan la pesca. Nos explicaron que sería conveniente para todos que, durante las vedas, por ejemplo, se les contratase a ellos para cualquier otro asunto relacionado a la pesca; ya sea para llevar los censos de pesca, para recolectar otro tipo de datos, usar las embarcaciones para llevar investigadores a distintos lugares de interés, entre otros. Incluso, algunos de los pescadores nos dijeron que sería ideal que lo que ganaran de este trabajo lo pudieran reportar en sus planillas como parte del ingreso que generan de la pesca. Además de llenar anualmente las estadísticas de pesca, los pescadores necesitan probar en sus planillas que son pescadores a tiempo completo, o sea que más de un 50% de sus ingresos provienen de la pesca; de esta forma es que pueden renovar su licencia de pesca comercial. “Durante las vedas sería bueno que nos den trabajo a los pescadores en las propias agencias ambientales; por ejemplo, en proyectos con los científicos. Nosotros conocemos esto, estamos aquí siempre. Podemos usar nuestras embarcaciones para llevar a los científicos a hacer sus investigaciones. Así uno también entiende lo que ellos hacen.” 13


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

“Deberían involucrarnos en los proyectos de investigación. Cuando la pesca esté baja o haya vedas, podemos trabajar en eso también. Ya tenemos conocimientos del mar y sería bueno porque puede ser trabajo para nosotros, no tenemos que ir para otro la'o a buscar trabajo… y que ese dinero que ganemos lo podamos incluir en nuestras planillas, para el porciento que necesitamos cuando renovamos la licencia comercial.” En esta misma línea, los entrevistados entienden que sería positivo que el vocabulario de las publicaciones, tanto de las agencias como del sector académico y científico, sea más accesible y escrito para un público en general; o sea, “en arroz y habichuelas”. De esta forma, seguramente, se les aclararían muchas de sus interrogantes tanto sobre sus preocupaciones en términos ambientales como administrativos. “Nosotros también queremos saber lo que hacen y dice la gente que viene hacer investigaciones científicas. A mí me gustaría poder leer sobre eso, pero con palabras que uno entienda bien… y en español.” Por otra parte, algunos de los pescadores más jóvenes―aunque cabe mencionar que de los veteranos en la pesca muchos también coincidían―mencionaron el asunto del uso de las tecnologías para agilizar trámites, como el de sacar o renovar licencia o someter el informe de estadísticas de pesca. Varios jóvenes nos dijeron que les gustaría que exista la posibilidad de una aplicación que puedan descargar a través de su teléfono celular y mediante esta, puedan enviar las estadísticas o realizar cualquier trámite relacionado a la pesca.   “Ahora casi todo el mundo usa el internet. Deberíamos poder llenar las estadísticas por ahí, con una aplicación para el celular… creo que sería más rápido y hasta más fácil. Y se envía todo por ahí mismo”

En resumen Es muy probable que muchas de las preocupaciones y problemas mencionados a través de este número de Fuete y Verguilla se repliquen alrededor de Puerto Rico, al igual que muchas de las propuestas que nos compartieron los pescadores del litoral Oeste. Por eso quisimos compartir estas expresiones; que se dieran a conocer, pero también con el objetivo de fomentar un diálogo entre pescadores y agencias y entidades pertinentes con miras a fortalecer la pesca comercial. Como mencionamos en el número anterior, en momentos de crisis económica como los que estamos enfrentado, una de las estrategias debe ser la de unir esfuerzos y apoyar el presente y futuro de la pesca comercial local.

14


Volumen 10, Número 3

FUETE Y VERGUILLA

septiembre 2016

La universidad en colaboración con la comunidad pesquera La comunidad universitaria tiene la encomienda de colaborar y trabajar en directo con las comunidades. Es por ello que el Centro Interdisciplinario de Estudios del Litoral y el Programa Sea Grant, ambos de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, junto con la Universidad de Colgate en Nueva York, unieron esfuerzos con los pescadores de la Villa Tres Hermanos en Añasco para visibilizar la historia de esta comunidad pesquera. Esta colaboración y junte surgió, precisamente, de los recorridos que el grupo de trabajo de Fuete y Verguilla realizó por el litoral Oeste en busca de los problemas y preocupaciones que pudieran estar afectando la faena diaria que se da en las villas pesqueras y alrededor de la pesca comercial. El pasado 17 de mayo del 2016, desde temprano en la mañana, un grupo de estudiantes, profesores e investigadores visitaron la Villa Tres Hermanos para conocer de cerca la historia detrás de esta villa. Allí se documentó, mediante charlas, entrevistas, fotografías y video, los servicios que ofrece esta comunidad pesquera, las atracciones de la villa y los distintos trabajos que se dan a diario en este lugar. También se documentó uno de los principales retos que enfrentan los pescadores de esta villa: el problema que tienen, desde hace unos años, con la acumulación de arena en la playa y la rampa que utilizan para embarcar y desembarcar. Esta es una situación con la que tienen que lidiar e invertir horas antes de salir a pescar y luego a su llegada.

La colaboración resultó en el desarrollo de un breve video sobre la villa y el diario vivir de los que allí trabajan. Además de la producción del video, la experiencia fue una enriquecedora tanto para los estudiantes e investigadores, como para los pescadores que nos recibieron. Por un lado, el grupo de universitarios pudo conversar directamente con los pescadores y de esta manera, tener una experiencia de primera mano y en el lugar de los hechos. A su vez, los pescadores y las personas de la comunidad en general, que allí se dieron cita, pudieron expresar no solo sus preocupaciones, sino también sus intenciones de unir esfuerzos para que en conjunto se llame la atención sobre la importancia de mantener la pesca comercial estable y viva. Como resultado, se creó un compromiso donde los grupos darán seguimiento para mejorar las condiciones de esta villa de manera que la pesca comercial en Añasco siga generando sus frutos. ¡Vea el video en nuestras redes! El mismo está disponible el canal de Youtube del Programa Sea Grant a través del siguiente enlace: https://www.youtube.com/user/programaseagrantpr. 15


¡Quédese con nosotros! En el próximo número de Fuete y Verguilla, compartiremos una extraordinaria historia de vida. Don Cecilio Acosta nos cuenta sobre sus distintos trabajos en la pesca y por las costas del litoral Oeste desde muy temprana edad. Además, nos detalla el arte y el proceso de tejer una atarraya.

Créditos Dirección

Ruperto Chaparro Serrano Tania del Mar López Marrero La misión de Sea Grant consiste en conservar y usar, de manera sustentable, los recursos y los ecosistemas marinos y costeros de Puerto Rico. Para alcanzar su misión, el programa cuenta con proyectos de investigación, de educación y de extensión marina. www.seagrantpr.org seagrant@uprm.edu (787) 834-4726

Redacción

Hedy I. Nieves Crespo

Redacción columna “Sobre los cambios en la costa de Puerto Rico” Doris J. Rivera Santiago

Edición

Tania del Mar López Marrero

Revisión

Ruperto Chaparro Serrano Cristina D. Olán Martínez

El Centro Interdisciplinario de Estudios del Litoral (CIEL) es un centro de investigación adscrito al Departamento de Ciencias Sociales, de la Facultad de Artes y Ciencias del Recinto Universitario de Mayagüez. A partir del estudio interdisciplinario y de la investigación aplicada, CIEL investiga, educa y disemina información acerca de procesos sociales costeros con énfasis en la relación entre el ser humano, la sociedad y el medioambiente. www.ciel-uprm.org ciel@uprm.edu

Diagramación y diseño gráfico Daniel Irizarri Oquendo

Fotografías

Estudiantes de la Universidad de Colgate en Nueva York Doel Vázquez

Impresión

Imprenta del Programa Sea Grant Puerto Rico

Profile for Puerto Rico Sea Grant

Fuete y Verguilla Vol. 10 Núm. 3  

Este número de la revista Fuete y Verguilla explora los problemas y preocupaciones de los pescadores que fueron entrevistas en 13 villas pes...

Fuete y Verguilla Vol. 10 Núm. 3  

Este número de la revista Fuete y Verguilla explora los problemas y preocupaciones de los pescadores que fueron entrevistas en 13 villas pes...