Page 1

Artículo Procedente de Squiatriaypsicologia.com

"La serotonina, el humor y la conducta" La Serotonina (5-hidroxitriptamina, o 5-HT), es una monoamina que actúa como neurotransmisor, sintetizado en las neuronas serotoninérgicas del Sistema Nervioso Central (SNC) y las células enterocromafines (células de Kulchitsky) del tracto gastrointestinal. La serotonina está ampliamente difundida en todo el reino animal, aunque también está presente en dstintas especies de setas y plantas, incluyendo frutas y vegetales. La serotonina fué aislada por primera vez en el año 1948 por Maurice M. Rapport, Arda Green, y Irvine Page de la Clínica de Cleveland. Inicialmente, fué identificada como una sustancia vasoconstrictora presente en el plasma o suero sanguíneo, motivo por el que fué denominada serotonina, al tratarse de un agente capaz de modificar el tono vascular. Posteriormente, Rapport descubrió que su estructura química correspondía a la 5-hidroxitriptamina (5-HT) y desde entonces se han descrito una amplia gama de funciones y propiedades fisiológicas, que exceden con creces las que fueron descritas en un principio... Introducción La Serotonina (5-hidroxitriptamina, o 5-HT), es una monoamina que actúa como neurotransmisor, sintetizado en las neuronas serotoninérgicas del Sistema Nervioso Central (SNC) y las células enterocromafines (células de Kulchitsky) del tracto gastrointestinal. La serotonina está ampliamente difundida en todo el reino animal, aunque también está presente en dstintas especies de setas y plantas, incluyendo frutas y vegetales. La serotonina fué aislada por primera vez en el año 1948 por Maurice M. Rapport, Arda Green, y Irvine Page de la Clínica de Cleveland. Inicialmente, fué identificada como una sustancia vasoconstrictora presente en el plasma o suero sanguíneo, motivo por el que fué denominada serotonina, al tratarse de un agente capaz de modificar el tono vascular. Posteriormente, Rapport descubrió que su estructura química correspondía a la 5-hidroxitriptamina (5-HT) y desde entonces se han descrito una amplia gama de funciones y propiedades fisiológicas, que exceden con creces las que fueron descritas en un principio. Neurotransmisión La serotonina ingerida por vía oral no es capaz de acceder a las vías serotoninérgicas del sistema nervioso central porque no puede cruzar la barrera hematoencefálica. Sin embargo, el triptófano y sus metabolitos (5-hidroxitriptófano) sí lo son, por lo que cuando están disponibles como suplementos dietéticos, pueden actuar como agentes serotoninérgicos efectivos. Dentro del sistema nervioso central, la serotonina actúa como neurotransmisor del impulso nervioso, siendo las neuronas de los núcleos del rafe, la principal fuente de liberación de la 5-HT en el cerebro. El núcleo del rafe, es un conjunto de neuronas localizadas en el tronco del encefalo, un lugar de donde parten los pares craneales y está ubicada la formación reticular. Las axones de las neuronas de los núcleos del rafe establecen conexiones importantes con zonas decisivas del sistema nervioso, tales como los núcleos cerebelosos profundos, la corteza cerebelosa, la médula


espinal, el tálamo, núcleo estriado, hipotálamo, hipocampo o amígdala entre otros. Por ese motivo, la activación del sistema serotoninérgico tiene un efecto indirecto sobre distintas áreas del cerebro, lo que explica gran parte de sus acciones terapéuticas. La serotonina ó 5-HT, es liberada en la terminal presináptica de las neuronas, desde donde accede al espacio intersináptico (interfase que existe entre dos neuronas) y actúa tras unirse a receptores de membrana específicos postsinápticos. A nivel de la sinapsis, su difusión se lleva a cabo en una región relativamente grande de espacio (> 20 µm), donde estimula receptores 5-HT localizados sobre las dendritas, pericariones y terminaciones presinápticas de neuronas adyacentes. Los receptores de la serotonina o receptores serotoninérgicos, están localizados en la membrana celular neuronal e intervienen en la modulación del impulso nervioso, interactuando con una amplia variedad de compuestos endógenos, drogas y fármacos administrados de forma exógena. Conocemos 4 tipos de receptores de la serotonina que han sido denominados 5-HT1, 5-HT2, 5-HT3 Y 5-HT4, dentro de los cuales se han descubierto a su vez cuatro subtipos 5-HT1A, 5-HT1B, 5-HT1C Y 5-HT1D. El descubrimiento y descripción de ésta enorme diversidad de receptores, ha requerido de un enorme esfuerzo para establecer su distribución dentro del sistema nervioso, con la pretensión de intentar diseñar fármacos más específicos, capaces de corregir determinadas patologías cerebrales en las que la serotonina está implicada, tales como la depresión, la esquizofrenia o el trastorno bipolar. Por otra parte sabemos, que una fracción importante de los efectos de la serotonina son bloqueados o reducidos mediante la acción de un potente recaptador de serotonina que existe en las neuronas serotoninérgicas, encargado de eliminar el exceso de éste neurotrasmisor en el espacio interneuronal. De hecho, existen multitud de agentes capaces de inhibir dicho recaptador de serotonina, provocando un incremento de sus efectos, razón por la que la mayoría de las drogas ilegales como el MDMA o éxtasis, las anfetaminas, cocaína, dextrometorfan y otras legales como los antidepresivos tricíclicos o los modernos Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS), deben gran parte de sus efectos al bloqueo que ejercen sobre la destrucción de la serotonina. En el organismo, la serotonina es sintetizada desde el aminoácido triptófano, en una vía metabólica corta que involucra a dos enzimas llamadas triptófano hidroxilasa (TPH) y L-aminoácido aromático decarboxilasa (DDC), siendo la reacción mediada por TPH la etapa limitante de la vía. La TPH ha sido vista en dos formas existentes en la naturaleza denominadas TPH1, encontrada en diversos tejidos, y TPH2, que es una isoforma cerebro-específica. Existe evidencia de polimorfismos genéticos entre ambos tipos, lo que sugiere que podría haber una susceptiblidad individual para la ansiedad y la depresión. También hay evidencia de cómo las hormonas ováricas pueden afectar la expresión de la TPH en varias especies, lo que indica la posibilidad de hipotetizar sobre la implicación de la serotonina en el origen de la "depresión post-parto" o el síndrome de estrés premenstrual. Funciones de la serotonina En el sistema nervioso central, la serotonina juega un papel esencial como neurotransmisor inhibitorio, por que favorece la inhibición del enojo, la modulación de la agresión, el control de la temperatura corporal, la regulación del humor, el sueño, el vómito, la sexualidad o el apetito. Además, la serotonina es también un mediador periférico de la señal nerviosa y está presente en el tracto gastrointestinal, así como en el


interior de las plaquetas que circulan en sangre. Sus acciones principales sobre el Sistema Nervioso residen en la modulación del sueño, la regulación del estado de ánimo y las emociones, entre las que figura principalmente la reversión de estados depresivos, razón por la que su uso se ha generalizado en el tratamiento de la depresión y el trastorno bipolar. Cambios en el nivel de ésta sustancia se asocian con desequilibrios mentales como la esquizofrenia, el autismo infantil o el trastorno obsesivo compulsivo. La serotonina, tiene también influencia sobre el funcionamiento vascular, la frecuencia cardiaca, la secreción hormonal y la liberación de la hormona del crecimiento. Otras acciones destacadas son la inhibición de la secreción gástrica, la estimulación de la musculatura lisa y la secreción de diversas hormonas hipófisarias. Los bajos niveles de serotonina en personas con fibromialgia explican en parte el porqué de los dolores y el insomnio, entre otras cosas porque los niveles bajos de serotonina se asocian a estados agresivos, depresión, ansiedad e incluso aparición de migrañas; ya que cuando los niveles de serotonina bajan, los vasos sanguíneos se dilatan. Por último, investigaciones recientes sugieren que la serotonina juega un papel decisivo sobre la regeneración hepática al actuar como mitógeno (que induce la división celular) sobre múltiples células diana. La serotonina, el humor y la conducta El comportamiento humano depende en gran medida de la cantidad de luz que el organismo recibe durante el día, lo que condiciona la aparición de ritmos biológicos en los que está implicada la producción endógena de serotonina. Durante las estaciones menos soleadas (otoño e invierno), la producción interna de serotonina se reduce, siendo la causa de un aumento de la depresión o la falta de estímulo sexual. Cuando llega la primavera y el verano, los niveles de serotonina se incrementan condicionados por la luz que recibe el organismo, lo que da lugar a un aumento progresivo del bienestar y felicidad, mayor estimulación sexual, secundariamente a un aumento de las concentraciones de éste neurotransmisor en el cerebro. Por eso en cierto modo, la serotonina ha sido llamada por algunos la "hormona del placer" u "hormona del humor" por otros, ya que sus niveles cerebrales guardan una correlación muy estrecha con el estado anímico de un sujeto. Hay que tener en cuenta por ejemplo, que para que se produzcan la eyaculación y el orgasmo, el hipotálamo ha de liberar oxitocina a través de la hipófisis (hormona que se segrega en la neurohipófisis y que también es responsable de las contracciones durante el parto). Después de eyacular, se produce un aumento considerable de la cantidad de serotonina cerebral provocando un estado de placer y tranquilidad. Después de éste estado de bienestar, se pone en marcha un mecanismo de retroalimentación que reabsorbe la serotonina y estimula la liberación de hormonas hipofisarias como la somatrofina (hormona del crecimiento) y la prolactina (tiene acción sobre las glándulas mamarias actuando en su crecimiento y formación de leche), mientras se inhibe la secreción de las hormonas luteinizante (LH) y foliculoestimulante (FSH), encargadas de estimular la síntesis de esteroides sexuales. Así pues, la presencia de serotonina produce el placer y su reabsorción, desencadena una serie de reacciones que estimulan la secreción de hormonas, que aceleran el crecimiento, la maduración de los folículos, la liberación de estrógenos (mujer) y la espermatogénesis o la secreción de testosterona en el hombre.


En lo que respecta a la depresión, la hipótesis actual más ampliamente aceptada consiste en que la depresión está asociada a una insuficiencia de serotonina, mientras que la manía se debe a un exceso de la misma. Por ese motivo, se han desarrollado recientemente multitud de fármacos como la fluoxetina, la paroxetina o la sertralina, que que han sido llamados ISRS (Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina) porque inhiben de una forma específica el recaptador neuronal de la serotonina y actúan incrementando el nivel de ésta sustancia en el interior de la sinapsis. En éste sentido, existe una investigación exhaustiva en éste momento sobre la serotonina, con el objetivo de alcanzar un conomiento a fondo sobre ésta molécula, con el fín de poder desarrollar en un futuro próximo, antidepresivos más potentes, eficaces y con menos efectos adversos, que los que disponemos en la actualidad.

Artículo Procedente www.psiquiatriaypsicologia.com. Consulte su Extensa Base de Datos de Informes Documentados. ( Consulte desde Aquí ***)

La serotonina, el humor y la conducta  

Artículo Procedente de Squiatriaypsicologia.com Neurotransmisión Introducción

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you