Page 1

Año 3. Nº 24

A

S

T

R

O

L

O

G

Í

A

, O

T

T A R O R O S

T C

, U

P E

O N

E T

M O

S

A S . .

, .

C

U

E

N

T

O

S

Escriben y colaboran en este número: Horacio Otheguy Riveira; Simón Domínguez Barahona; Daniel Grustán Isabela; Guillem de Rubenhor; María de la Paz Reyes Peña; Roberto Langella OCTUBRE 2012

Y


Pá gin a

2

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica

Regale y regálese su propia carta natal astrológica (nuestro informe es elaborado de manera completamente artesanal y personalizada); NO ES PRODUCTO DE PROGRAMAS DE COMPUTADORA. Incluye: Análisis de la carta natal propiamente dicho, análisis del horóscopo personal anual, informe sobre vidas pasadas, lista de heráldicas, mapas astrales a todo color. Obtenga gratis un ejemplo de nuestro producto en nuestro sitio de descargas, y comprobará la calidad del tratamiento y presentación. Con el encargo de dos cartas natales (parejas, padres e hijos, etc.) REGALAMOS un informe sinástrico (comparación de cartas, para evaluar compatibilidades e incompatibilidades de la relación). Los primeros 15 consultantes de cada mes recibirán un informe numerológico (personalidad y destino) GRATIS. Descargue gratis desde nuestra sección de links el programa de Videoconferencias Skype, para que podamos atender on line las lecturas de Tarot y runas celtas; nosotros le diremos cómo instalarlo y configurarlo. Escríbanos para que podamos brindarle mayor información sobre nuestros servicios y formas de pago. Tómese unos segundos para visitar todas nuestras secciones, donde hallará más detalles. Visite nuestra web y vea más detalles, listas de precios, y encuentre en nuestros blogs artículos interesantes sobre astrología y otros temas; ¡los esperamos!.

www.spesunicastrologia.com.ar


Pá gin a

3

S pe s

Un ica

Sumario Editorial

5

Editorial 2

6

Noticias del mundillo literario

7

El marciano (última parte), por Ray Bradbury

8

Súbitos, por Guillem de Rubenhor

10

La pareja perfecta del siglo XXI (última parte), por Simón Domínguez Barahona

12

Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (última parte), por Armando Rey

14

Se me cayeron las alas

16

La Pastora / Florencio: el maquis hermafrodita, por Horacio Otheguy Riveira

18

Poesía, por Daniel Grustán Isabela

23

Lesiones del buen escribir, por Mary Paz Reyes Peña

25

Lesiones del buen escribir 2, por Roberto Langella

26

Divagaciones pelotudas, por Mary Paz Reyes Peña

27

Divagaciones pelotudas 2, por Roberto Langella

28

El Tarot de la Tarotista, por Ñapi

29

Los signos del zodiaco en la historia (Capricornio)

33

Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella

34

El arte de Scott Davidson

36

Lo Mejor de Facebook

38

Lo peor de Facebook

40

Onomancia

43


Pá gin a

4

S pe s

Un ica

Horóscopo

44

Sumario de números anteriores

46

Tapa del nº 1 de Spes Unica


Pá gin a

5

S pe s

Editorial

¡

Qué bárbaro! ¡Dos años que han pasado como Pedro por su casa! Y la verdad estoy sorprendida de que seguimos adelante… Yo pensé que a estas alturas la revista sólo la leería mi abuelita, la hermana de Roberto y nuestros colaboradores. Y que el pobre de mi flaco estaría dedicado a hacer empanadas de carne. Me da mucho gusto que nos sigan los pasos y que esto vaya hacia algún lado. Gracias por tenernos en cuenta, les prometería ser menos boluda, pero no se me da. En fin, que en un año tan convulsionado, apenas hemos tenido tiempo para darnos cuenta de la cantidad de cambios que hay en el ambiente. Y no hablemos de las ciencias y las artes, sino de los chicos que están removiendo las aguas negras de la política y la injusticia social. Yo estoy orgullosa de los jóvenes, como Camila en Chile, de los ―Yo soy 132‖, de todos los chicos que alrededor del mundo andan gritando a voz en cuello las verdades de todos sabidas y por todos calladas. Estoy orgullosa de ver que no agachan la cabeza. Estoy triste por la represión, lloro por los desaparecidos y los heridos bajo el yugo de un sistema obsoleto y férreo que no quiere ceder a pesar de estar tan oxidado. Pido a Dios que aparezca el Santo, el vocero de ―Yo soy 132‖ y todos los demás que la ira de los dictadores nos ha arrebatado. No podemos cerrar los ojos y

dejarlos solos, no debemos hacernos a un lado y señalar con dedo flamígero a nuestros aguerridos rebeldes. Porque ellos nos han puesto el ejemplo al tomar la delantera, porque ellos son nuestro futuro, porque la humanidad quiere un cambio y ellos son los artífices de éste. Que nuestras consciencias adormiladas despierten por completo y que nuestros traseros se levanten del cómodo sillón de espectador para entrar en acción y no permitir que estén solos. Les deseo que el cambio los arrastre muy lejos de su zona de confort y que todo culmine en algo mejor. Vamos adelante, aún falta lo mejor… Marypaz Reyes Peña. Octubre, 2012

Un ica


Pá gin a

6

S pe s

Un ica

Editorial 2 Dos años

E

sta revista nació hace dos años, en la necesidad de recordarles que teníamos un consultorio astrológico. Habíamos abierto el sitio, ustedes ya lo habían visitado y era inevitable que sin más a los pocos meses lo olvidaran, por lo que necesitábamos poder refrescarles la memoria periódicamente. Cualquier cosa excesivamente publicitaria iba a conducirnos al saco roto del spam, así que pensamos que debía ser algo que a ustedes o a la mayor parte les pudiera agradar recibir, como una revista, entonces tuvimos que ponernos a pensar en el contenido. Una revista específica sobre temas de mancias y oráculos, de ocultismo, hubiera sido algo demasiado exclusivo, o que al menos escaparía del interés más general, por lo que decidimos incluir poemas y cuentos, y artículos sobre temas generales. En realidad, esta idea de la revista se nos ocurrió apenas abrimos el sitio e invitamos a todos ustedes. A los diez días o en cuanto comenzaron a decaer las visitas nos dijimos ―¿y ahora qué hacemos?‖, enseguida pensamos entonces en la posibilidad de este mensuario, y así fue como el número 1 salió un poco a las apuradas, a mitad de camino entre una revista propiamente dicha y un mero folleto publicitario, y con algunos trabajos de unos amigos, que me habían quedado de un anti-

guo y frustrado proyecto de edición, también de una revista. Aquello fue dos o tres cuentos cortos, dos o tres artículos, la tira cómica del Astrólogo y la Tarotista para la tapa de atrás, que surgió de manera bastante imprevista (nunca pensé en sentarme a hacer una historieta), un horóscopo típico y básico de revista de interés general. Con los meses fueron creciendo las páginas, rotaron colaboradores, surgieron secciones nuevas, alguna se perdió, como la del correo de lectores (que puede resurgir en cualquier momento, si ustedes lo desean), y la revista fue cobrando vida y personalidad propia. La verdad, fue todo bastante impremeditado, y hoy por hoy no sabemos si sabríamos hacer una revista diferente, acaso si nos interesaría. Durante el primer año oscilamos entre las 85 y 120 visitas mensuales, luego la cosa explotó, algún mes superamos los mil y hoy promediamos las 600800 visitas. Hoy es un placer hacer esta publicación, la continuaríamos aún si volviéramos a aquellas primeras cifras, incluso por menos. En realidad el aniversario se cumple en el mes de noviembre, pero hemos decidido festejarlo cada 12 números. En fin, esperamos nos sigan acompañando en esta aventura, y se animen a escribirnos, a darnos sus opiniones, hacer consultas, a enviarnos sus colaboraciones, que siempre serán bien

recibidas. En todos estos números, si las visitas han aumentado ha sido gracias a ustedes, que la fueron linkeando en vuestros muros en Facebook, recomendándola de alguna forma. Así que nosotros más que agradecidos. Bueno, hasta el próximo número, ¡y a disfrutarla! Roberto Langella Octubre, 2012.


Pá gin a

7

S pe s

Un ica

N o t i c i a s d e l m u n d i l l o l i t e r a r i o querido amigo y colaborador quítense Simón Domínguez Barahona. La revista se presenta como el órgano de difusión de la productora independiente de cine Demiurgos Films, compuesta por Alexan-

¡

colaborando con algún envío de algo. Y como siempre decimos al igual que con cada aparición de Spes, ¡que la disfruten! Revista Demiur: http://issuu.com/demiurgos *

Como el año pasado, al cumplir un nuevo aniversario lo festejamos con el sorteo de un informe de carta natal, que incluye una revolución solar (horóscopo personalizado) y un informe de vidas pasadas. Para participar del sorteo solo tienen que enviarnos un mail con el asunto: QUIERO PARTICIPAR DEL SORTEO POR UNA CARTA NATAL, a robertolangella@spesunicastrologia.com.ar Tienen tiempo hasta el día 25 de octubre, inclusive, para enviar el mail de participación. A más tardar el día 27 nos pondremos en contacto con el ganador, para recibir los datos personales con que confeccionar la carta natal. En el número de noviembre publicaremos el nombre de el/la ganadora. Pueden comenzar a enviar los mails a partir de este mismo momento; ¡suerte! * Apareció el mes pasado el nº 1 de la nueva revista Demiur, especializada en temas de cinematografía, dirigida por nuestro

Inauguramos nueva tienda online, patrocinada por DineroMail, y para festejarlo arrancamos con una promoción para Argentina y usuarios de Mastecard de 3 y 6 cuotas sin interés. Atención: La promoción solo tendrá validez si se efectúa el pago los días miércoles o jueves de los meses de octubre y noviembre de 2012 (comenzando desde el 1/10 y finalizando el 30/11). dra Simba, Ángel Gavilanes, Elizabeth Cabezas, Fernando Pavón Leguísamo, José Piedra, Marco Tapia y el mismo Simón Domínguez Barahona. En este número presentan el proyecto de la película ―Juntos‖, de la misma productora, y artículos sobre el quehacer cinematográfico en Ecuador. Este primer número aparece con muy buen criterio en una escasas 20 páginas de presentación, prometiendo en los próximos ir sumando páginas y secciones, manteniendo el excelente diseño que ya la caracteriza, que hace muy amena su lectura. Desde acá le damos un caluroso recibimiento a esta nueva publicación, nuestro augurio de ellos también cumplir aniversarios, y también ya estaremos

Pueden visitar la tienda, aquí: http://spesunica.dmtienda.com /


Pá gin a

8

S pe s

Un ica

El marciano (última parte), por Ray Bradbury

L

a sombra tembló. -¡No, por favor! -No perteneces a esta casa ni a esta gente. -No. No. -Tom, Tom, hijo mío, óyeme. Vuelve. Baja por la parra. Ven, Anna te espera; tendrás un hogar, y todo lo que quieras. El viejo alzaba los ojos esperando el milagro. Las sombras se movieron, la parra crujió levemente. Y al fin la voz dijo: -Bueno, papá. -¡Tom! La ágil figura de un niño se deslizó por la parra a la luz de las lunas. La Farge abrió los brazos para recibirlo. Una habitación se iluminó arriba, y en una ventana enrejada dijo una voz: -¿Quién anda ahí? -Date prisa, hijo mío. Más luces, más voces: -¡Alto o hago fuego! ¿No te ha pasado nada, Vinny? El ruido de pasos precipitados. El hombre y el chico corrieron por el jardín. Sonó un disparo. La bala dio en la pared en el momento en que cerraban el portón. -Tom, vete por ahí. Yo iré por aquí para despistarlos. Corre al canal. Allí estaré dentro de diez minutos. Se separaron. La luna se ocultó detrás de una nube. El viejo corrió en la oscuridad. -Anna, ¡aquí estoy! La vieja, temblando, lo ayudó a saltar a la lancha. -¿Dónde está Tom? -Llegará en un minuto -jadeó La Farge. Se volvieron y miraron las calles del pueblo dormido. Aún había alguna gente: un policía, un sereno,

el piloto de un cohete, varios hombres solitarios que regresaban de alguna cita nocturna, dos parejas que salían de un bar riéndose. Una música sonaba débilmente en alguna parte. -¿Por qué no viene? -preguntó la vieja. -Ya vendrá, ya vendrá. Pero La Farge estaba inquieto. ¿Y si el niño hubiera sido atrapado otra vez, de algún modo, en alguna parte, mientras corría hacia el embarcadero, por las calles de medianoche, entre las casas oscuras? Era un trayecto muy largo, aun para un chico; sin embargo ya tenía que haber llegado. Y entonces, lejos, en la avenida iluminada por las lunas alguien corrió. La Farge gritó y calló en seguida, pues allá lejos resonaron también unas voces y otros pasos apresurados. Las ventanas se iluminaron una a una. La figura solitaria cruzó rápidamente la plaza, acercándose al embarcadero. No era Tom; no era más que una forma que corría, una forma con un rostro de plata que resplandecía a la luz de las lámparas, agrupadas en la plaza. Y a medida que se acercaba, la forma se hizo más y más familiar, y cuando llegó al embarcadero ya era Tom. Anna le tendió los brazos. La Farge se apresuró a desanudar las amarras. Pero ya era demasiado tarde. Un hombre, otro, una mujer, otros dos hombres y Spaulding aparecieron en la avenida y atravesaron de prisa la plaza silenciosa. Luego se detuvieron, perplejos. Miraron asombrados alrededor, como si quisieran volverse atrás. Todo les parecía ahora una pesadilla, una verdadera locura. Pero se acercaron, titubeando, deteniéndose y adelantándose. Era ya demasiado tarde. La noche, la aventura, todo había terminado. La Farge retorció la amarra entre los dedos. Se sintió desalentado y solo. La gente alzaba y bajaba los pies a la luz de la luna, acercándose rápidamente, con los ojos muy abiertos, hasta que todos, los diez llegaron al embarcadero. Se detuvieron, lanzaron unas miradas aturdidas a la lancha, y

gritaron. -¡No se mueva, La Farge! Spaulding tenía un arma. Todo era evidente ahora. Tom atraviesa rápidamente las calles iluminadas por las lunas, solo, cruzándose con la gente. Un policía descubre la figura veloz. El policía gira sobre sí mismo, ve el rostro, pronuncia un nombre y echa a correr. ¡Alto! Había reconocido a un criminal. Y en todo el trayecto, la misma escena: hombres aquí, mujeres allá, serenos, pilotos de cohete. La fugitiva figura era todo para ellos, todas las identidades, todas las personas, todos los nombres. ¿Cuántos nombres diferentes se habían pronunciado en los últimos cinco minutos? ¿Cuántas caras diferentes, ninguna verdadera, se habían formado en la cara de Tom? Y en todo el trayecto el perseguido y los perseguidores, el sueño y los soñadores, la presa y los perros de presa. En todo el trayecto la revelación repentina, el destello de unos ojos familiares, el grito de un viejo, viejo nombre, los recuerdos de otros tiempos, la muchedumbre cada vez mayor. Todos lanzándose hacia delante mientras, como una imagen reflejada en diez mil espejos, diez mil ojos, el sueño fugitivo viene y va, con una cara distinta para todos, los que le preceden, los que vienen detrás, los que todavía no se han encontrado con él, los aún invisibles. Y ahora todos estaban allí, al lado de la lancha, reclamando sus sueños. «Del mismo modo -pensó La Farge-, nosotros queremos que sea Tom, y no Lavinia, no William, ni Roger, ni ningún otro. Pero todo ha terminado. Esto ha ido demasiado lejos.» -¡Salgan todos de la lancha! -les ordenó Spaulding. Tom saltó al embarcadero. Spaulding lo tomó por la muñeca. -Tú vienes a casa conmigo. Lo sé todo. -Espere -dijo el policía-. Es mi


Pá gin a

9

prisionero. Se llama Dexten Lo buscan por asesinato. -¡No! -sollozó una mujer-. ¡Es mi marido! ¡Creo que puedo reconocer a mi marido! Otras voces se opusieron. El grupo se acercó. La señora La Farge se puso delante de Tom. -Es mi hijo. Nadie puede acusarlo. ¡Ya nos íbamos a casa! Tom, mientras tanto, temblaba y se sacudía con violencia. Parecía enfermo. El grupo se cerró, exigiendo, alargando las manos, aferrándose a Tom. Tom gritó. Y ante los ojos de todos, comenzó a transformarse. Fue Tom, y James, y un tal Switchman, y un tal Butterfield; fue el alcalde del pueblo, y una muchacha, Judith; y un marido, William; y una esposa, Clarisse. Como cera fundida, tomaba la forma de todos los pensamientos. La gente gritó y se acercó a él, suplicando. Tom chilló, estirando las manos, y el rostro se le deshizo muchas veces. -¡Tom! -gritó La Farge.

S pe s

-¡Alicia! -llamó alguien. -¡William! Le retorcieron las manos y lo arrastraron de un lado a otro, hasta que al fin, con un último grito de terror, Tom cayó al suelo. Quedó tendido sobre las piedras, como una cera fundida que se enfría lentamente, un rostro que era todos los rostros, un ojo azul, el otro amarillo; el pelo castaño, rojo, rubio, negro, una ceja espesa, la otra fina, una mano muy grande, la otra pequeña. Nadie se movió. Se llevaron las manos a la boca. Se agacharon junto a él. -Está muerto -dijo al fin una voz. Empezó a llover. La lluvia cayó sobre la gente, y todos alzaron los ojos. Lentamente, y después más de prisa, se volvieron, dieron unos pasos, y echaron a correr, dispersándose. Un minuto después, la plaza estaba desierta. Sólo quedaron el señor La Farge y su mujer, horrorizados, cabizbajos, tomados de la mano. La lluvia cayó sobre el rostro irreconocible.

Un ica

Anna no dijo nada, pero empezó a llorar. -Vamos a casa, Anna. No hay nada que podamos hacer -dijo el viejo. Subieron a la lancha y se alejaron por el canal, en la oscuridad. Entraron en la casa, encendieron la chimenea y se calentaron las manos. Se acostaron, y juntos, helados y encogidos, escucharon la lluvia que caía otra vez sobre el techo. -¡Escucha! -dijo La Farge a medianoche-. ¿Has oído algo? -Nada, nada. -Voy a mirar, de todos modos. Atravesó a tientas el cuarto oscuro, y esperó algún tiempo al lado de la puerta de la calle. Al fin abrió y miró afuera. La lluvia caía desde el cielo negro, sobre el patio desierto, sobre el canal y entre las montañas azules. La Farge esperó cinco minutos y después, suavemente, con las manos húmedas, entró en la casa, cerró la puerta y echó el cerrojo.


Pá gin a

10

Subitos, Rubenhor Cuando ellas se desnudan

E

n los mejores cabarets aún existe el arte de desnudarse

pensado para la escena, interpretado para un público variopinto, casi siempre observando a través del ensueño de bebidas fuertes, bajo el runrún de un mundo ya sin el tradicional humo del tabaco, pero mecidos todos, con el vaivén de melodías fascinantes y cuerpos que habrán de reencontrarse bajo la mirada de hombres y mujeres extasiados. Estas artistas que se desnudan de un modo excepcional, en nada se parecen a las jóvenes de los bares de stripper, ni a las camareras que atienden con los pechos descubiertos, y muchísimo menos a las féminas de alquiler, cada una víctima o dueña de su destino, en un

S pe s

por

Guillem

Un ica

de

ciudad del mundo, en cual-

sonora, y juego de sonrisas

quier momento y condición.

que depositan en cada mesa

Cuando ellas se desnudan en

para que cada espectador se

los mejores cabarets del mun-

regocije en ellas cada vez que

do aportan a nuestros ojos un

busque su propia desnudez en

dulce reencuentro con paisajes

el concierto/desconcierto de

que creíamos desterrados: la

su vida cotidiana.

noble exhibición de la piel enamorada de sí misma, dis-

Entre burbujas

puesta a expandir su encanto… sólo y exclusivamente bajo la caricia de extrañas pupilas, de ajenos asombros, de encantadoras fantasías… Cuando ellas se desnudan no ofrecen programas de mano, sólo nombres sueltos, al aire, volátiles y teatreros, muchas veces sin apellidos, ni rastros de mundos cotidianos, otras veces con nombres cargados de historia, solicitadas por los empresarios con largos meses de antelación: son divas preciosas que entregan su cuota de imaginación entre luces de colores, con adecuada banda

U

n blanco visón cubre el cuerpo de la rubia

Catherine

D´Lish —posiblemente francesa, quizás de todas partes y ninguna—; la acompaña una pareja de hermosos especímenes masculinos que la ayudan a moverse y desnudarse muy lentamente. Bajo el blanco visón que la envuelve, un largo vestido muy ceñido para que luzca su escultural cuerpo con curvas pronunciadas y carnes que recuerdan otros

mundo cada vez más

tiempos; poco a poco y

atribulado por la llama-

de modo tan elegante

da “trata” de la explota-

como sinuoso… su piel

ción sexual de menores

va revelándose.

y mayores, con rapto

De pronto un cañón

callejero de jóvenes es-

ilumina el centro de la

tudiantes en cualquier

pista donde una copa


Pá gin a

11

S pe s

enorme de champagne burbu-

aparecerá de entre sus muslos,

jea como si de un jacuzzi se

precisamente surgirá de su

tratase.

sexo rasurado. Como broche:

Catherine avanza ya casi com-

lo pasará un instante por su

pletamente desnuda. Los gala-

nariz y hará la señal de la vic-

nes la introducen en el interior

toria.

de la copa, donde se baña en

médicos de culturas milena-

un espumoso vaivén del que

rias: el buen aroma de tu sexo

saldrá sin nada que cubra su

indica buena salud de cuerpo y

cuerpo, excepto los brazos de

mente.

Como

los

Un ica

antiguos

los hombres que la llevan al interior, ya fuera de escena.

Red Magic

Ni Víctor Ni Victoria

P

arodia

amable

de

«Víctor/Victoria», el

Las bellas jovencitas parecen

musical que llevó al

mellizas de distinta raza. Bai-

Martínez, inglesa de

cine Julie Andrews, Ni Víctor

lan una erótica danza antes de

madre española, no se

ni Victoria son dos artistas que

quedar completamente desnu-

parece a ninguna otra. Y ella lo

producen un excitante show

das, absolutamente desnudas…

sabe. Aparentemente demasia-

de sensualidad entrañable.

y cuando ya nada queda por

do delgada, tras su juego, un

Dos chicos: blanco y negro,

ver, se entrelazan de tal mane-

cuerpo esbelto en la que todas

traje ajustado, apolíneos baila-

ra que en el abrazo final cada

sus partes relucen con encanto,

rines de claqué, pelo engomi-

una forma parte de la otra.

gracias al especial sentido del

nado, muy delgados, juego de

humor que ha puesto en prácti-

luces y sombras, oh, sorpresa,

Háganme caso: espérenlas a la

ca.

primero un pantalón al aire,

salida. Lo mismo hay suerte y

Úrsula comienza muy vestida,

luego el del otro, se quitan la

se hacen amigos, y les llevan

juega con una tela roja, un

ropa mutuamente y el poder

al amable confesionario de su

rectángulo tan solo que hace

seductor de sus femeninas for-

cocina, café mediante, nada de

desaparecer reiteradamente. A

mas provoca en el ambiente

alcohol ni de susurros, senci-

medida que realiza el bello tru-

una sensación sugestiva, una

llamente encantadoras muje-

co que el espectador acompaña

fascinación inédita en el anti-

res para empezara a adorar…

con una sonrisa, se va quitan-

guo centro de placeres donde

vestidas.

do más ropa, hasta quedar sin

el ron se codea con el whisky y

ninguna prenda y el red magic

la ginebra.

L

a magia de Úrsula


Pá gin a

L a

12

p a r e j a

S pe s

p e r f e c t a

( r e l a t o ) ( ú l t i m a p o r

S i m ó n

d e l

p a r t e ) ,

D o m í n g u e z

s i g l o

Un ica

X X I

B a r a h o n a

Claro que no

una respuesta conti-

dos los entreteni-

- contestó

nuó. –Necesita comer,

mientos del mundo?

enérgicamen-

en la antigüedad el

¿Qué mujer te presen-

te Eduardo a su pro-

hombre buscaba esposa

ta los éxitos del ci-

pia pregunta. –

para que le cocine,

ne y la literatura y

¡estarían llamándonos

pues hemos evolucio-

los observa en silen-

cada cinco minutos

nado, podemos cocinar

cio y sin preguntas

para que vayamos a

nosotros mismos y por

vacías contigo?

lavar los platos o

si fuera poco tenemos

¡Ninguna! Puedes ob-

cambiar el pañal de

los recetarios de to-

servar tranquilamente

algún bebé! Eso no es

do el mundo al alcan-

una película con la

felicidad, hermano;

ce de un clic, y

dama computadora

debemos liberarnos de

además, ¡esa querida

ver un partido en vi-

nuestras ataduras y

dama con monitor y

vo con ella sin pro-

es ahí donde la tec-

teclado que nos acom-

testas, te puede in-

nología nos da bonda-

paña, pone a nuestra

terpretar toda la

dosa la mano.

disposición miles de

música del mundo, la

-Pero todos necesita-

videos tutoriales de

que tú quieras ¡y sin

mos estar acompañados

cómo cocinarlos!-

protestar!-

Eduardo, es la natu-

Una mosca solitaria

Las manos de Eduardo

raleza humana- dije

volaba formando

graficaban sus emo-

tratando de represen-

triángulos sobre

ciones mientras su

tar a la humanidad en

nuestras cabezas

rostro demostraba una

mis nerviosas pala-

mientras mi cerebro

profunda alegría.

bras.

trataba de comprender

-Y en cuestiones

-¿y quién dice que

a Eduardo; aun cabía

íntimas, mi amigo, yo

estamos solos?- re-

la esperanza de que

no dudaría ni un mo-

plicó Eduardo –Es la

fuera una broma y em-

mento en decir que

maravilla de la tec-

pezara a reírse de mi

esta mujer de circui-

nología; mira, te ex-

cara, pero no fue

tos es la mejor, por-

plicaré mejor mi pun-

así, Eduardo continuó

que cada noche se

to. ¿Qué es lo que

su inquietante dis-

puede acercar a ti

necesita un hombre en

curso.

con una variedad in-

esta vida?- dijo

-Además, ¿Qué mujer

finita de rostros y

Eduardo y sin esperar

te puede ofrecer to-

cuerpos esculturales

o


Pá gin a

13

S pe s

Un ica

al nivel de la mejor

industria, ¡ni noso-

el piso, después de

seductora del mundo,

tros mismos!

un buen trecho de ca-

y por si fuera poco

hijos son un problema

mino, absorto en mis

con todos los feti-

y aparte una mujer te

pensamientos, una ma-

ches que se te vengan

llena de prohibicio-

no delicada y femeni-

a la imaginación- di-

nes y malos ratos,

na me regresó a este

jo esta última frase

pero no te aflijas,

mundo, levanté la mi-

Eduardo mientras me

hermano, solo recuer-

rada y me encontré

guiñaba un ojo; yo

da, la felicidad está

con un rostro hermoso

sentía que me estaban

más cerca que un

de una joven de no

vendiendo algo, y lo

clic.

más de 25 años, lle-

Los

peor de todo es que

vaba el cabello

no veía ningún re-

rojizo hasta los

paro en lo que me

hombros y me mira-

vendían.

ba con una cálida

-Y si conversar es

sonrisa, mis ojos

lo que quieres, la

recorrieron por su

tecnología no se

hombro y su brazo

queda atrás, hay

que se estiraba

millones de perso-

hacia mí, me en-

nas amigo mío,

tregó un papel que

¡millones!, que han

Eduardo se levantó,

tenía en la mano, lo

encontrado este teso-

dejó un billete para

miré de cerca, era

ro; en definitiva, el

pagar los cafés que

una publicidad de

internet es lo mejor

en un principio yo

servicios de inter-

que le pudo pasar a

invitaba, solo que en

net.

la humanidad en cues-

ese momento estaba

tión de relaciones

muy desconcertado co-

humanas.

mo para pensar en al-

Seguramente mi cara

go así, me levanté

mostraba un rictus de

junto a él como un

incredulidad, por lo

autómata y salimos

que Eduardo rió con-

del café.

descendiente.

Nos despedimos y

-Amigo mío, el amor

Eduardo me dio un

es un idilio y de

abrazo muy efusivo,

idilios no progresa

seguí mi camino in-

la economía, ni la

tranquilo y mirando


Pá gin a

14

S pe s

Un ica

Ideas y Bosquejos para una Filosofía y una Hermenéutica de la Astrología (última parte, ensayo), por Armando Rey Publicado por primera vez en la revista digital Gente de Astrología-GeA nº 23, diciembre de 2002.

A

segura el autor que Occidente ha creado en nosotros una mente taxonómica, una compulsión a etiquetar y describir todo lo que percibimos y vivimos. Nada hay de malo en ello, siempre y cuando dichas descripciones se tomen como lo que son, un medio para… No ocurre así, nuestra pasión llega a cegarnos hasta el punto de que invertimos la relación de medio, que pasa a ser un fin en sí misma. Ese es el terrible peligro que las descripciones crean. Fácilmente se convierten en prisiones sintácticas que nos encierran. Cualquier descripción de la realidad tiene como virtud crear la ilusión que la realidad queda contenida en la descripción. Podemos vivir la vida entera llenos de descripciones e ideas sobre uno mismo, y ser muy inconscientes, esto es, no darnos cuenta de casi nada. Podemos crear un sistema cognitivo-semántico, aparentemente iluminador, por los términos empleados. Pero el tipo de iluminaciones y comprensiones que producen nos abandonan cuando damos media vuelta, para enfrentar la vida. No me gusta definirme, porque intuyo que es mucho más importante y fascinante enfocarme en lo que desconozco de mí. No me interesa la imagen que tengo de mí mismo, o la que puedan tener los demás, pues toda descripción encasilla, limita, constriñe, da una falsa sensación de conocer. Lo que creo de mí, lo que pienso siempre es falso por parcial, porque lo que mi definición excluye, también soy. Estamos encadenados a nuestro propio reflejo. Me siento encarcelado y esclavizado por las definiciones psicológicas, astrológicas, sociológicas o antropológicas. La individualidad no es nada que uno pueda apresar en descripciones, fantasías o ideas, sino que es un estado de consciencia.

La Astrología nos ha de ayudar a ser más conscientes o a acercarnos a este estado de consciencia. Hecho mucho a faltar en los espacios astrológicos y científicos el espíritu socrático: ―Sólo sé que no sé, y con ello ya sé más que el que ni sabe que no sabe‖. En esta afirmación no hay ignorancia, sino una elección consciente de alienarse al lado del misterio, de intuir, como afirma Don Juan, que solo ante lo desconocido el hombre crece y descubre lo mejor de sí mismo. En la Astrología, el hecho remite al símbolo, y el símbolo debería remitir al misterio. Jung dijo, en su día, que ―un símbolo es la mejor representación de algo que nunca puede ser totalmente conocido‖, y así, a lo largo de mi vinculación con ellos, siempre me ha inquietado mucho más el aspecto desconocido de cada símbolo, que las descripciones con las que se pretende agotarlos. Ese mismo espíritu intento reproducir en mi consulta, frente al cliente. No atiborrarlo con descripciones y fútiles consejos, sino ayudarle a que se alinee con el misterio de sí mismo, y de su existencia. No arroparle con nuevos disfraces, sino desnudarle, y que sienta la intemperie frente al infinito que lo rodea. Así se le abren los oídos a escuchar voces, que en nuestra aturdida cotidianeidad no atinamos a prestarles atención. Que aprenda a amar la sensación de sentirse un misterio a sí mismo, y a todo lo que le rodea; que descubra su anhelo a ser imprevisible. Que viva la inquietante sensación de no saber cómo es uno y cómo es su pareja, ni sus hijos o sus padres o amigos, o enemigos. Que se de cuenta de que no los conoce, ni tiene porqué darlos por conocidos. Que descubra el peso que arrastra y lastra sus posibilidades; el de un orden social que le ha criado y estructurado como ser humano, y que ha presionado fuertemente para que incorpore como propias ciertas presunciones o presupuestos acerca de su naturaleza, la del universo y la de su papel en éste, que traiciona su

herencia mágica. El Ego utiliza la mente taxonómica para alimentar constantemente la idea, las ideas acerca de sí mismo, que conserva como su imagen de sí; ―yo soy así o asá y por tanto me conviene tal cosa y no la otra‖. Creo que me conozco cuando atesoro muchas descripciones acerca de mí mismo. Cuanto más sofisticadas, más creo que me conozco. Creo que sé lo que me conviene, porque creo que me conozco. Y si no, voy al astrólogo, a que me provea de más descripciones de mi ego, y/o que me diga lo que me conviene. Los Géminis son así. La cuadratura tal le confiere el rasgo cual; el tránsito tal le hará ser agresivo, pasivo, por tanto, te conviene salir de casa, o quedarte, etc. Me aburre el astrólogo que se empeña en creer que me conoce, en base a mi tema natal. Qué pesados se ponen, y qué soberbia creer que el meollo de un destino o de una individualidad es apresable en palabras. No conocemos al ser humano. No conocemos de qué es capaz, cuáles son sus límites, cuál es el alcance de su magia y misterio. No tenemos ni idea, más allá de las limitadas descripciones de la ciencia, y de las desbordadas fantasías de los esotéricos, de esa inmensa vastedad que nos mece. Los astrólogos, por la naturaleza de la herramienta que utilizamos, y sobretodo, por el objeto de nuestro trabajo (otro ser humano) no deberíamos caer en la trampa del orden social, o si caímos deberíamos hacer todos los esfuerzos en salirnos de ella. Cuando nos proponemos ayudar a una persona; ¿a quién debemos dirigirnos?, ¿al ser humano condicionado, cultural, social y psicológicamente, al que llamaremos el Ego, o al ser humano total, aquel que es portador de una herencia y unos potenciales que cada día intuyo más increíbles, y de los cuales nadie o casi nadie nos dijo nunca


Pá gin a

15

nada?. Tengo una idea clara de los excesos, usos y abusos que hace el astrólogo que cayó en la trampa, y desde ella atiende a su cliente. Un ego escuchando a otro ego, que siempre está preocupado por sí mismo, por si le aceptan y le quieren, o perdido en su autoimportancia; ¿triunfaré o no?, ¿me conviene tal asunto o persona o no?. Ego frente al que el astrólogo actúa muchas veces como agorero, consejero, iluminado y gurú. ―Tienes tal tránsito, por tanto deberías de hacer esto, o evitar lo otro; te conviene lo de más allá, etc.‖. Todos los que nos dedicamos a ―aconsejar‖ al otro, deberíamos antes purgar una tremenda e inconsciente necesidad de poder, que es nuestro cuño más habitual. ¡Qué bien poder serlo todo, no tener una idea de mí mismo que defender, no tener que cargar con ninguna creencia acerca de mí mismo o de la realidad!. Solo buscar fluidez, solo anhelar lo indefinible, esto que florece momento a momento; ese encuentro único, esa relación irrepetible, esta experiencia inédita. Comprender que no hay días fastos (tránsito de Júpiter, etc.) ni nefastos (tránsito de Saturno, etc.), lo que hay son días únicos, y así deberían de ser vividos. La vida es el proceso mediante el cual la muerte nos reta, afirma Don Juan. Solo la consciencia de que mañana podemos estar muertos templa el espíritu y alerta el alma. No hay tiempo que perder en elucubraciones y conjeturas, solo cuenta el acto consciente que nace de la decisión consciente, por definición siempre arriesgada. No hay poder en el universo ni astrólogo en la tierra, que nos pueda asegurar que mañana aún estaremos en este maravilloso planeta. Esta incuestionable certeza habría de ser el revulsivo para acabar con toda ilusión de un futuro controlable, y abrir las compuertas de una pasión que me lleve a apurar el instante, y a despreocuparme del futuro (o a despreocuparme de mí, que es lo mismo), a desterrar la fútil pretensión de creer que puedo controlarlo mejor (sobretodo si el astrologo me

S pe s

previene de él, cuando me lee los tránsitos y progresiones). La Astrología es un estupendo regalo del Espíritu, y habría de utilizarse para acabar con todo atisbo de falsas seguridades, que provocan los falsos saberes y las ilusiones de control y de conocimiento. Solo después de esta tarea socrática brotará en nosotros lo necesario para aprovechar su magia; permitirnos jugar el gran juego que el Espíritu nos propone.

Un juego cuyas reglas son: No me conozco, por tanto puedo abrirme a lo imprevisible; no sé lo que me conviene ni cuál es el próximo paso que he de dar en este planeta, por tanto he de estar alerta a las señales y augurios. No sé qué experiencias necesito, ni necesito saber cuál es mi meta en la vida; no creo en los sistemas de creencias. No sé, pero intuyo-siento una tensión especial, la que me une con el Cielo. No conozco su naturaleza, pero constato la presencia en mi vida y en las de los que me rodean, de una fuerza todopoderosa: El Espíritu. La Astrología nos puede ayudar en la tarea magna de volvernos conscientes de nuestro destino universal, como seres luminosos soñadores, y como ser individual que cada uno es, del sueño potencial de nuestra vida, llamado destino. La Astrología deviene una herramienta útil para lograr un objetivo esencial: Limpiar y reavivar nuestro vínculo de conexión con el Espíritu. La Astrología tiene que ver con fuerzas abstractas, los arquetipos. Los símbolos son medios que ayudan a nuestra atención a cambiar de nivel; desde lo concreto de nuestras absurdas preocupaciones cotidianas, a este reino de fuerzas imper-

Un ica

sonales y poderes, que desde la eternidad dan forma y substancia a nuestro camino vital. Los tránsitos, progresiones, etc., son los momentos fuertes, el tempo de la revelación de señales (sincronicidades, encuentros, desencuentros, crisis, problemas, alegrías, penas y glorias, etc.) que nos guían, que nos conducen a descubrir nuestro ser y nuestro destino. El astrólogo debería ayudarnos a incrementar nuestra alerta, a afinar la escucha, para así captar las señales del Espíritu. Tratar de que el cliente perciba por sí mismo la ―oportunidad mínima‖ que le brindan los tránsitos: El estar consciente de su propia conexión con el Espíritu, y limpiar dicha conexión de los efectos nocivos de las preocupaciones de la vida cotidiana. El símbolo astrológico ha de ser un inductor de descubrimientos. Su interpretación ligada, no a un conjunto de descripciones y aseveraciones más o menos pomposas, sino a la tarea de atender al reclamo del Espíritu, para descubrir qué quiere de nosotros. Lo que yo soy no tiene nada que ver con la idea de mí mismo que tengo, o que me dan los demás (amigos, padres, expertos, etc.); lo que yo soy es un proceso de percibir, descubrir y actuar, de acuerdo a lo que tengo que hacer. El Espíritu nos reclama, sí, pero no al modo del orden social, ni de las presiones que éste ejerce sobre cada uno. Es un reclamo-reto, que nos conduce a la plenitud y a la libertad.


Pá gin a

16

S pe s

Un ica

Se me cayeron las alas (décima parte) A la memoria de Eduardo Daniel Melgar

#192 13-nov-2010 1:05 Eduardo Daniel Melgar Bueno, lo de los mocos es una parte importante de la historia de la filosofía que nadie toma en cuenta, dado que los resfríos de Hegel y los estornudos de Kant originaron no pocos momentos que tomamos como sublimes. Y son, como su fotito, una casualidá provocada por una minita. Pero piense que gracias a eso tiene un gran futuro, lo auguro y cuando llegue el capitán Beto, seguramente hará lo contrario. #193 13-nov-2010 1:26 Simón Domínguez Barahona Cierto, ¡mocos de mocos, salve! y no hay que olvidar cómo con un estornudo sonoro Nietzsche mató a dios... por una mina se sabe cómo va el universo y el pensamiento, pero qué difícil que es entender a una, ¿cierto? Espero impaciente la reprimenda del capi, que a fuerza de tecleado se ha ganado mi respeto, y quisiera saber también, si no es mucha molestia, qué opina el furioso de mi incursión en su florida conversación, o quizás la opinión sutil de Alma y sus inquietantes tacones de 20 cm. Con todo buscaré un pañuelo por las dudas, ¡vaya a ser que descubra algo!

#194 13-nov-2010 1:39 Alma Delia Chávez Rojas Jajaja -que ahora cuidé mis dedos para terminar en 6Estimado y recién llegado druida: ¡no son 20 centímetros! lea bien, por favor, dije que medía 1.73 y que cuando me ponía tacones llegaba casi a los 1.90, en si mis tacones son del 12, pero como podrá haber leído casi no los uso porque me lastimé un pie. En cuanto a su inclusión en este barco de locos le diré que es bienvenido, en ocasiones el capi y don Melgar se desgarran las vestiduras con los debates infinitos. El furioso desde hace varios días anda atareado con las teutonas de su harén -si como no, dice un dicho en México que "dime de lo que presumes y te diré de lo que careces"- jajaja (nuevamente a 6). Con respecto a los deseos de maese en mi partida al congreso, comentaré que si bien como tres veces al día -como todos, supongo yono me la paso comiendo todo el día y que aunque muriera de hambre JAMAS me comería a una tortuga – en Colima se ha declarado como un refugio protegido de las mencionadas especies- de igual manera el cangrejo. En fin, nos leemos en otro momento.

#195 13-nov-2010 2:25 Roberto Langella El busto de Freud es de plástico y parece que originalmente traía confites adentro; yo se lo compré vacío a un talabartero de Ramos Mejía, creyendo que se trataba de un busto de John Lennon (no está muy bien hecho que digamos), pero al llegar a casa reparé en que dice "FREUD" en la base del busto. Es color dorado, como si fuera bronce. No sé, si le interesa se lo vendo. #196 13-nov-2010 2:29 Roberto Langella Bueno, para mí usted es Simón el Mago, nomás, y come mandarinas. Prevengamos que la mandarina no es una naranja, porque no tiene piel debajo de la cáscara, lo que permite pelarla con los dedos (además de que sus semillas pueden ser escupidas más lejos). #197 13-nov-2010 2:31 Roberto Langella No tendrá un gran futuro, no (las cosas que tengo que hacer para que el Sueñero no pifie en sus pronósticos). #198 13-nov-2010 2:35 Simón Domínguez Barahona ¡Magos de magos es más! y además las mandarinas tienen una combinación de vitami-


Pá gin a

17

nas más interesantes que la naranja...(y como dato curioso que me vengo enterando las naranjas se comen con cáscara en Chile, mientras que en mi tierra eso solo ocasionaría un disgusto tanto personal como intestinal). #199 13-nov-2010 2:37 Simón Domínguez Barahona Bueno, quizás tenga usted razón, ya que mis múltiples dolencias a pesar de mi corta edad no me deparan mucho futuro (de hecho según los médicos debía vivir hasta los 15 y aquí sigo) pero, bueno, ¡en todo caso por el futuro no me apuro!, jeje. #200 13-nov-2010 2:37 Roberto Langella Bueno, los dejo, porque lo dejé a Paul McCartney cantando "yesterday" en la cocina; le dije "ya vengo, Paul", y no quiero que sienta que molesta (aunque te digo que cuando agarra la guitarrita, se olvida que uno a la mañana tiene que levantarse temprano). #201 13-nov-2010 2:44 Roberto Langella Últimamente, con tal de llamar la atención, los chilenos hacen cualquier cosa. Usté vio, los tenemos de vecinos de medianera. Se la pasan escupiendo las semillas de mandarina para este lado. Nos vamos a quejar con el consorcio latinoamericano, no se preocupe.

S pe s

#202 13-nov-2010 2:53 Eduardo Daniel Melgar Se olvidan que en el mate, algunos le agregan un pedacito de cáscara de naranja, algunos innovadores, de mandarina; otros, de suela, para que ande más la yerba. Yo, como uso zapatillas, le pongo un pedacito de goma y estira una barbaridad. (esto, en la línea que impone el druida, tratando de engañarnos con lo de Chile). Don Beto, capitán, le cambio el busto de Freud por tres banderines de Temperley con un error de imprenta (dice "alético" en vez de "atlético"). ¿A cuántos metros puede escupir las semillas? #203 13-nov-2010 3:00 Simón Domínguez Barahona No, en serio, se los juro, de boca de un chilenísimo esa información, refrendada y notariada. Me gustaría algún día probar el famoso mate, mientras tanto he hecho mi propia prueba de escupir semillas y mi record son 4 metros y 12 centímetros. #204 13-nov-2010 6:50 Eduardo Daniel Melgar Justamente sería un fenómeno de ayer que jamás puede repetirse. Si Paul comenzara en estos días no le iría bien, tiene connotaciones que pertenecen a los fans, nostalgias y fama. Me pasó con Sandro, con Goyeneche. Una vez jubilados, no pueden explicarse sino por ese amor histórico. Me los perdí en sus co-

Un ica

mienzos y quedé indemne de memorias. Por eso Carlitos canta siempre bien, no envejeció ni le llegó a temblar la garganta jamás. Y Palito Ortega fue un redescubrimiento parecido, pero no volvió a "cantar", se lo dejó a los epígonos. Sergio Dennis y Donald que tienen aún buenas gargantas no tienen ese poder retro porque en su vida fueron tanto. Julio Sosa goza de lo mismo del principio, no cambia nunca. Y todo así, pura nostalgia, Paul fue Beatle y con Linda, ahora es una nostalgia de otros. Hoy no puedo dormir, extraño a la Negra Sosa.


Pá gin a

N

18

S pe s

Un ica

ació en un pueblo

que se ande tocando entremus-

aprende a dominar los resortes

de la España pro-

los, “siempre hurgando lo raro,

de la supervivencia con lo míni-

funda en 1917 —

la muy cochina”. Por mucho

mo. De hecho, a pesar de su

marcada por una diferencia

que le pegaran y arrastraran de

primitiva condición y del ham-

aparentemente insalvable, des-

los pelos no aprendía que no

bre que llegará a pasar a lo largo

preciada y torturada por la fa-

había que tocarse. Es tanto el

de los años, apenas tuvo ligeras

milia—, y murió a los 87 años

agravio pertinaz que la madre

enfermedades y hasta el último

mientras cenaba, entre gente

se apiada y lo vende a una fa-

momento dominó un cuerpo

solidaria. Entre ambos extre-

milia a la que le viene bien una

sano fortalecido en las inclemen-

mos: la perfidia, el horror, la

criatura de ayuda. Allí no la

cias.

calumnia y el amor decidido, el amor incondicional y

2. Los acontecimientos del país

platónico, de un desconoci-

suceden muy lejos de su sole-

do funcionario de pasiones.

dad. Apenas tiene trato con la gente. El indispensable. La

1. La historia comienza en-

cruel guerra civil no la salpica y

tre las alabanzas al Señor de

la posguerra la pilla con más de

un padre de familia entusias-

20 años. La Guardia Civil acosa

mado por tener al fin un

a los maquis (guerrilleros anti-

varón, después de dos niñas.

franquistas cuyo nombre pro-

La fiesta duró poco. Entre

viene de la resistencia francesa)

las piernas trae una cosa rara

que se concentran en el monte

que “ni chicha ni limoná”, y

y bajan a los pueblos a comprar

será terrible si “eso” crece

o robar, a hacer amigos y a ma-

como macho y se lo llevan al ejército y acaban matán-

La única biografía que incluye larga entrevista con tar enemigos, a vengarse de el protagonista. antiguas traiciones y a llevar a

dolo a golpes. Así que no se andan con miramientos, médicos ni nada parecido: le bautizan Teresa Pla Meseguer y le ponen un vestido.

cabo atentados contra los que maltratan. Allí la dejan en paz, fuera del cetro familiar, a solas con el monte y los corderos de Dios, y Teresa se convierte pronto en La Pastora.

Tratada como una niña infradotada, sus hermanas no soportan

Rápida, ingeniosa, afectuosa y comprensiva de los animales

ganaron la maldita guerra civil: la violencia de la Iglesia católica y la mediocridad corrupta de una burguesía protegida por un militar convertido en Caudillo de España por la Gracia de Dios:


Pá gin a

19

S pe s

Francisco Franco Bahamonde.

ros y de lo valientes que eran,

En los pueblos el trabajo sucio

porque un tiempo más tarde el

lo hacen los Guardias Civiles; en

que se acuerde estará muerto

general gente ignorante y social-

también”.

mente humillada, mal pagada,

Un ica

nocimiento.

4. En los años 60, después de años de soledad, cuando su único gran amigo, guerrillero, hab-

lanzada al odio desmedido con-

3. Cuanto se sabe de este perso-

ía muerto, es detenido por la

tra los revolucionarios a quienes

naje de la historia de España tan

Guardia Civil, a causa de una

torturan, asesinan o aplican la

rico en matices ideológi-

ley de fugas (“intentaron escapar

cos como en psicología y

y tuvimos que disparar”). Pero

vicisitudes, se debe a un

bastantes maquis les hacen la

biógrafo que realizó un

vida imposible, ilocalizables du-

largo trabajo de gran ri-

rante años, perseguidos con sa-

queza: José Calvo, autor

ña. Entre estos Pastora descubre

de un libro que se com-

y afirma su masculinidad, lo que

pra por encargo, por In-

siempre ansió asumir pública-

ternet: La Pastora. Del

mente, y se convierte en Floren-

monte al mito. Antes

cio.

hubo una novela consi-

Entre los maquis es el ser que

derada por algunos co-

quiere ser. Allí olvida la humilla-

mo sensacionalista y poco fiable:

ción de unos guardias que le

La Pastora, el maquis hermafro-

obligaron a desnudarse, que se

dita de Manuel Villar Raso,

rieron con su sexo viril atrofia-

quien, no obstante, realizó mu-

do, y se mofaron de su condi-

chas entrevistas antes de escri-

hombre para despistar. Lleva-

ción de monstruo de feria. Los

birla. Luego, la novela de Gimé-

ban muchos años buscando a

guerrilleros le enseñan a leer y a

nez Bartlet: Donde nadie te en-

escribir y participa en muchos

cuentre, muy interesante.

avatares rebeldes con mensaje

Es muy poca literatura sobre

degenerada capaz de matar ni-

marxista-leninista. Mas el largo

alguien tan apasionante. Segura-

ños y mujeres indefensas”. Tu-

periplo llega a su fin, la realidad

mente esto se debe a los com-

vo varios consejos de guerra en

tozuda barre con las aspiracio-

plejos de la izquierda por retra-

los que nunca se pudo demos-

nes, y Pastora/Florencio sabe

tar este caso donde se difumina

trar de modo fehaciente que

que ya no se puede parar el fra-

el sexo y a la vez se amplía, don-

hubiera cometido alguno de los

caso total: “todos enterrados en

de política y sexualidad deben

29 asesinatos que se le imputa-

fosas comunes o despeñados

recorrer un largo camino en el

ban. Él lo negó siempre: “Yo

por un barranco. No sirve de

que los prejuicios no sirven más

nada acordarse de los compañe-

que para obstaculizar todo co-

Una novela histórica muy interesante, basada en la biografía de José Calvo. traición por motivos de dinero. Creyeron que era un disfraz de

La Pastora “feroz asesina sin

escrúpulos; monstruo siniestro;

(Continúa en la página 21)


Pá gin a

20

S pe s

Un ica

La Pastora, el hermafrodita y Valerie vuelve, de Roberto Langella

E

l drama del ser que nace diferente al modelo de normal masculinidad desde el punto de vista físico ha generado durante siglos, y aún lo hace, toda clase de bárbaros desmanes por parte de los “normales”. En la mayoría de los casos amparados por la Biblia y otras

obras del “dios verdadero”, cuando no por la necesidad de “ocultar” socialmente la “vergüenza de la casa”: así mujeres, negros, enanos, deformes, ciegos, zurdos, tartamudos, cojos… Todos considerados dignos de represalia, desprecio, esclavitud, golpes y abominaciones. En el terrible contexto del nacional-catolicismo español, Pastora fue una excepción al romper el estigma aislada en el monte y un conmovedor final feliz. Pero el origen de su padecimiento es el de millones de seres atribulados por un desliz de la naturaleza, una torpeza terrible que le marca de por vida, a merced de una familia ignorante, primitiva, que queriéndola salvar del mal juicio de las autoridades por los genitales diversos, la entregan a otra familia, incluso para salvarle la vida que podría perder por los golpes de sus hermanas. Pero la inmisericordia de la gente ante el terror que despierta el inocente repentinamente convertido en monstruo no tiene cuestión cultural ni social que lo desenmarque del horror. Aún hoy en la mayor parte del mundo existen variados castigos para quien tiene en su propio cuerpo ambos sexos o la contradicción de sentir como

Valerie Solanas

mujer teniendo genitales masculinos, o viceversa, y muchas otras peculiaridades. En la estupenda novela de Roberto Langella, Valerie vuelve, se suceden extraños crímenes guiados por la voz rebelde de Valerie Solanas, una mujer que se lanzó a la aventura del sexo en libertad a la edad de 13 años y murió a los 52 entre cárceles y psiquiátricos. Peculiar fusión de realidad y ficción. En un momento clave aparece un personaje que, al margen de su determinismo en la novela, da cuenta del conflicto entre el ser y la sociedad en que le tocó nacer, hijo de un Inspector de Policía en Barcelona:

“Soy hermafrodita. Al nacer los médicos les dijeron a mis padres que podían operarme y así definirme en una condición, de hombre o de mujer, pero para ello había que esperar a que la naturaleza hiciera su


Pá gin a

21

S pe s

Un ica

propia selección; se esperaba a que con la edad uno de mis sexos comenzara a insinuarse sobre el otro. Pero mi padre prefirió no esperar, “mejor tiramos éste y hacemos otro”, se habrá dicho. De cualquier manera corría el riesgo de que la naturaleza me llevara a definirme como mujer. Y él quería un primogénito. “Por lo que prefirió abandonarme. Me crié en el monasterio y ocurrió una cosa curiosa. No me desarrollé sexualmente de forma alguna. Hoy tengo un coño y una polla pero como de niños de cinco años. Hicieron miles de experimentos conmigo, me llevaron a otros países, a Alemania, a Francia, me introdujeron hormonas en el organismo, líquidos, rayos. Hasta que me harté y un día escapé de todo aquello. Ya en la calle me di cuenta que nunca iba a ser alguien normal, que estaba solo como lo habrá estado el primer ser de esta tierra. Que no tenía amor y que probablemente jamás lo habría de tener. En Francia trabajé en un circo de fenómenos ambulante para mantenerme. Y empecé a leer. Allí en los libros encontré un aliciente para tanto suplicio”.

Alrededor del fenómeno de enclaustrar la sexualidad y mortificarla, respiran gran parte de los desmanes del mundo, de la terrible necesidad de afirmarse despreciando a otros. Al margen de los crímenes que en Valerie vuelve se retratan, y del ofendido corazón que los impulsa, bien pueden vislumbrarse los constantes atentados del mundo en la explotación sexual, la marginación del diferente, el abuso sexual de los menores, la animadversión inmisericorde hacia cualquiera que se oponga a los intereses del dominio establecido de antemano.

H. O. R. (Viene de la página 19)

tector hasta el final de sus días y

“Se aprecia escroto hundido en

solo vigilaba”. La gente que le

le asesoró en sus derechos car-

dos mitades y en el interior de

conoció afirma que era incapaz

celarios hasta lograr la liberación

éstas se albergan sendas góna-

de matar, lo cual tampoco pudo

del ya anciano.

das que por su tamaño, movilidad, forma y consistencia hacen

ser probado. Después de conmutada la pena

5. Ambos trabajan duro para

de muerte vivió en diversas

lograr que Teresa sea identifica-

cárceles, en todas respetado por

da con un Documento de Iden-

su modestia, su silencio y su

tidad acorde. Finalmente lo con-

capacidad de aprendizaje y de

sigue a los 76 años, tras un defi-

solidaridad. El funcionario de

nitivo veredicto médico que

prisiones Marino Vinuesa

logró eliminar para siempre la

Hoyos se conmovió ante la posi-

cruz de un hermafrodita que

bilidad de que muriera en la

nunca fue:

cárcel y se convirtió en su pro-

pensar en testículos normales (…) El pene es de tamaño reducido y se halla medio oculto (…) Tiene un glande de un tamaño proporcional al del pene, siendo su tamaño mucho mayor que el de un clítoris… Por referencias propias el individuo dice tener apetencias por el (Continúa en la página 22)


Pá gin a

22

S pe s

Un ica

(Viene de la página 21)

rio, y sin embargo amigo, le

con 87 años, volvió como todos

sexo femenino y haber tenido

había ido a visitar y le había

los días de andar por el pueblo

eyaculaciones”.

ofrecido su casa. Así que le es-

a paso lento junto a sus dos pe-

Cuando al fin es liberado con

pera a la salida y con pocas pala-

rras que envejecían a la par,

una modesta suma de dinero

bras se inicia el largo y pacífico

medio ciega una de ellas, como

por pensión, libre a su vez de

tramo final de su existencia:

la propia ama. Se sentó a cenar. Lo hizo con el apetito que acos-

culpa por la “tara” de su condición, recurre a Vinuesa. Entre ambos, pocas palabras y una

— Don Marino, aquí estoy.

tumbraba en la mesa familiar, y murió mientras pelaba la pera

— Pues no se hable más.

vida de reconciliación con el

del postre.

espíritu en calma y la fraternidad universal por bandera.

Y se lo lleva a su casa en Olocau, Valencia. Los Vinuesa tienen un jardín donde hay una

6. Ya hace años que Pastora está en una cárcel distante de aquella en que trabaja Vinuesa, así que cuando sale en libertad se las

caseta en la que se instala. Allí duerme, aunque realiza las comidas con la familia en la casa principal.

apaña para llegar hasta allí. Hacía poco tiempo que el funciona7. Florencio Pla Meseguer, ya

8. “Las personas como yo nun-

ca tenemos muchos sitios adonde ir, ni muchos planes para la vida. Yo nunca había tenido ninguno, la verdad, vivía cada día que empezaba por la mañana y lo acababa por la noche”.


Pá gin a

23

S pe s

Un ica

Poesía, por Daniel Grustán Isabela El ayeante primigenio

El ayeante primigenio suscita cadencias primitivas. El eco reminiscente agudiza temores atávicos. Sonsonete de plegarias músicas e hipnóticas. Ritmo de huesos fosilizados y brasas antediluvianas. Calipsos tamborileros, humos opacos de antiguas vivencias ancestrales. Vibrátiles gestos sincopados enervantes de interiores sin estructura. ¡Píllame de la mano ese fantasma! ... aquél que persigue mis noches. Mételo en la escupidera con el gargajo en el que se materializó mi alma. Así, en el poder de la pócima, dispondrás de enseres más mundanos. ¡Báilame un rigodón espiritualista! y, si te place... Sácame trozos del miedo que te sustenta y constrúyete un chalet en La Moraleja. Me repelo de tus hábitos reflectantes aunque sean ciertos. Tengo una esencia sustentada en vocingleros eructos. Soy de esa pasta que moldea antigüedades conservadas en museos: máscaras tribales y sagradas orificadas desde el centro, con fronteras huecas que absorben la luz y reflejan negritud. Tengo la impresión de que te conozco, quizá ya te alimenté en otras existencias. La agerasia se sustenta en tus creencias. ¡Canta otra! ¡Cacarea una última plegaria! Entre la bosta hallaremos el escarabajo sagrado.

Quizá así consigas aflorar la detonante risa que pugna por estallar, ignipotente, en mi cerebro. * En menos de un millón de años

En menos de un millón de años, compartiré la predestinación que atañe a todo hombre: ser objeto del olvido, desde hace un millón de años. -Nunca pasé por aquí o si lo hice fue en mi ficción. Onírica ilusión de carne sublimada, archivada en el último doblez de una historia sin futuro, sin presente, sin ayer. Ilusión compartida por otras carnes del bestiario, diáspora animalesca con gran futuro en el fosilífero, también sublimadas en su propia ficción. ¿Quién sigue las huellas del caminante en su dibujo?, ese que aspira a pinceladas propias. Ese que se siente arrumbado en una galaxia infinita. Alguien cuyo pasado fue el mío propio, el tuyo incluso. Kafkiana relatividad del tiempo inexistente. Sólo carne en diáspora intemporal. -En verdad, nunca pasé por aquí. ¿Quién marca sus pasos indeleblemente?


Pá gin a

24

S pe s

-Efímero... efímero. ¿Quién siente más pasión de amor que ese insecto que muere en su perpetuación? generalizadas degollinas de orates. Eso sí, orates cumplidores. -Efímero, digo. Iluminados del mundo, gritad sandeces que me convenzan, seguid ayeando magias reiterativas, ficciones que tapen abismos, dad gambetas atractivas y patéticas, bisbisadme placebos que impidan tiritar al hórrido polvo subsiguiente. Volvedme loco en vuestra locura, deletadme la sensatez. sermonad fuerte para que las palabras penetren: Habladme de amor, de resurrección, de perpetuación, de sublimación al fin. -Efímero. ... -En verdad, nunca pasé por aquí. * Tú que me lees

Tú que me lees. Títere, comisura de buzón. Las palabras las pronuncia otro. De tan huero, te llega la encía a los talones. Me miran tus canicas mates aunque cambie el escorzo: como la estampa en loor a un orate. Los codos dislocados bailotean a la altura de las orejas,

Un ica

(aunque no haya música alguna) y observa que tus pies de ahorcado nunca tocan el suelo. Guiñol, invisible mano férrea por víscera. No te duelen los hilos porque los ignoras. Hijo de un autor cruel. Miembro de un escenario bufo. Te vistieron con la levita de la iniquidad. Abrazas la porra de trapo, distintivo de fabricación ―made in‖ homo, y entre risas comunales me la estampas en la cabeza. Calipso sincopado, candonguero risorio hacia la muerte. Ven y acaba el sainete: que rían de mi sangre expuesta. Elevad el guiñapo sobre vuestras cabezas en ítera ofrenda, caigan gotas como escarcha en el hueco de la risa, salgan de vosotros en un río de heces que, completando su círculo, en comunión con otras sangres atormentadas, vuelvan sobre vuestras cabezas. Elevad un cadalso social en el último escalón de la cadena alimenticia. Que coma carne indistinta. Que acabará tragando, en su alimentarse, vuestra carcasa vacía.


Pá gin a

25

S pe s

Un ica

Lesiones del buen escribir, por Mary Paz Reyes Peña

E

scribir es un arte harto difícil, dada la tendencia humana de plasmar pelotudeces. Cualquiera escribe, pero crear verdaderas obras de arte, o por lo menos amenos relatos que hagan las delicias del lector… Bueno, eso ya es otra cosa. No puedo ponerme a dar cátedra de cómo escribir verdaderos éxitos literarios, menos cuando mi sección se llama ―divagaciones pelotudas‖. Más bien les aconsejaré lo que he aprendido a lo largo de años de meter la pata y a veces hasta las dos patas, que en eso sí puedo hablar con conocimiento de causa. En primer lugar, acepten que no son ninguna Sor Juana Inés de la Cruz ni mucho menos, y sean humildes. Dejen de pensar que harán mella en el corazón de la humanidad con poemas, que si lo vemos fríamente, son meros intentos, y por demás cursis hasta avergonzar a nuestros conocidos. Esto va por las que aspiran a escribir odas a la vida, al amor y a cualquier cosa que tenga la desgracia de atravesar por su camino. Eso de la metro libre, es un pretexto ideal para convertir en ―poeta‖ a cualquier hijo de vecino que tenga la suficiente cara dura de acomodar unas cuantas palabras altisonantes y querernos dejar pasmados con su originalidad. Yo he conocido a varias Sor Juanas y uno que otro Bécquer, amén de un Neruda que ya llevaba cuarenta y cinco poemas de amor y nadie le había dado un balazo entre ceja y ceja para poner fin a tanta ridiculez. 1.- Si la rima no se te da y la

métrica menos, opta por las recetas de cocina. En cuanto a la prosa, primero aprende a distinguir los géneros literarios y las reglas que deben seguir quienes aspiran a desarrollarlos. Eso de empezar un cuento y a la mitad, darte cuenta de que no tiene ni pies ni cabeza, o peor aún de que es más aburrido que la vida de mi tía Cloty, caray, no motiva. Mi amigo Alberto, escribe unas escenas de acción con diálogos larguísimos, que es un prodigio de fluidez, pero cuando le pregunté qué parte del cuento era esa y cuál era el inicio, me miró asombrado de tanta incomprensión y me contestó: ―Esta es una de las escenas centrales, todavía no escribo el inicio, cuando tenga varias escenas las hilaré‖.

Luego de ver cómo lee las revistas, al estilo japonés, de atrás hacia delante, me di cuenta de que lo suyo no es ser escritor, sino la pura pose para impresionar a sus amigos más tarados que él. Otros optan por escribir copias de historias consagradas, lo cual es muy astuto, para poder colgarse del éxito del autor al que le hacen el honor de darle segui-

miento en sus obras. Así mi amigo Carlos escribía sobre lo que había sucedido a Robinson Crusoe cuando al fin fue rescatado y regresó a la civilización. Y Luis escribió sobre un libro de arena inexistente, que la protagonista perseguía obsesivamente, emulando a Borges, ni más ni menos. Claro que ellos no son ni por lo menos un poco cercanos al talento de los autores originales, así que ni me animé a leer siquiera un capítulo. Se me hizo más bien una verdadera blasfemia hacia los ilustres autores, y hasta me pareció ver a los susodichos revolcándose en su tumba. 2.- Si no eres Borges, no quieras parecerlo. Uno de los consejos que les daría a mis amigos aspirantes de escritores, es que tengan mucho sentido del humor. Porque ya a estas alturas, todos me están odiando y diciendo: ¡Qué tipa amargada! Las críticas, amigos, es el pan nuestro de cada día, literalmente. Les faltará dinero muchas veces, porque esto de escribir no es el negocio del siglo, pero críticas las tendrán a raudales. Así que si no quieren acabar en el hospital con el hígado hecho puré, o en la cárcel después de ahorcar a algún detractor ingenioso (como yo), amigos, rían los primeros. 3.- Cuando uno escribe, todos los demás se vuelven expertos en destruir nuestras ilusiones de grandes autores. Nunca piensen que sus obras pasarán a la posteridad, porque eso les amargará la existencia, además de hacer que escriban tonterías acartonadas y antinaturales que resultarán insoportables a los demás. Eso de creer


Pá gin a

26

que sólo deben plasmar palabras dignas de ser grabadas en letras de oro en las páginas de la historia de la humanidad, es lo más paralizante que pueden hacer. Entonces empezarán a querer caminar como si fueran marcianos, y usarán ropas estrafalarias para acentuar su look de grandes escritores. Uno de mis conocidos, que no quiero decir quién es, pero que se apellida García y se llama Luis, hasta se tomó una fotografía para la portada de su obra, con una pipa en los labios y una gorra cazadora en la cabeza; parecía

S pe s

Elmer Gruñón y no Borges. ¡Ja! 4.- Se humilde o acabarás llorando en el rincón de los exquisitos y raros, con el trasero magullado. Amigos, escriban sobre cosas que les han pasado, buenas, malas, divertidas, sobre lo que han visto con sus ojitos y lo que han tocado con sus manecitas. No inventen historias sobre algún lugar en Europa que ni lo han visitado, ni lo harán probablemente. Escriban la vida de su abuela y si es muy aburrida, mézclenla con la de la vecina, que esa sí es una casquivana. Pero no caigan en lo falso por

Un ica

parecer mundanos y conocedores. Y sobre todo diviértanse, disfruten escribiendo, que eso es más garantía de que sus lectores disfruten leyendo sus tonterías que ponerle Jennifer Michell y Alan Job al protagonista. Y no se tomen tan en serio. ¿Qué tiene de malo escribir divagaciones pelotudas, cosas intrascendentes que le pasan a cualquiera? No todos vamos a ser genios de la literatura, también hay gente divertida que nos hace ameno el momento.

Lesiones del buen escribir 2, por Roberto Langella

B

orges decía que para arribar a la gloria del reconocimiento, un escritor debía tener cierta sensiblería en el tratamiento de sus temas o algún elemento de patetismo en su vida privada, para interés por lo menos de su posible biógrafo… Bueno, ser sensiblero ya es bastante patético, ¿o no? Comparar a la novia con una rosa, a la madre con una paloma, describir las biográficas aventuras y/o desventuras sexuales con el amante, el amigo del amante y hasta con perfectos desconocidos; bueno, algo o todo de eso me parece suficientemente patético. Contradigo un poco a lo anteriormente dicho por Mary Paz, cuando ella dice o sugiere escribir acerca de lo que se sabe, de describir los lugares visitados por uno mismo… Bueno, Shakespeare habló de Dinamarca y de Verona sin haber salido jamás de la isla; la ciencia ficción se constituyó en buena medida por viajes espaciales descritos por personas que jamás habían abandonado la superficie de la tierra.

El problema yo creo radica en las pretensiones que se guardan al escribir sobre esto o aquello, sea cualquiera sujeto o no de experiencia del autor. Si se utilizan palabras rimbombantes, si se fuerzan comparaciones, si se pretenden metáforas que terminan siendo descabelladas, si se exagera la nota en detalles, por muy conocidos y asimilados que estén por el autor, inevitablemente el lector se aburrirá, se apabullará y se verá repelido a seguir continuando. El punto y puesta en equilibrio de una pieza—de nuestro eje al momento de ponernos a escribir—es sutil, porque tiene que ver con el sinceramiento que solo es posible en la intimidad, pero con la prerrogativa de que el resultado, de conseguir lo primero, será para el exhibicionismo. El escritor es una persona que ha perdido la vergüenza—no el sentido de ridículo—que puede mostrarse al mundo tal cual es, abstraído e indiferente a las opiniones de los demás, que siempre son mezquinas respecto de argumentaciones y fundamentos. El que opina siempre dice lo primero que le viene a la cabeza ―porque sí‖, por-

que le parece, y suele presentar su material como ley irrebatible. Por eso el escritor suele ser crítico y desestabilizador respecto de las normas consensuadas; no haciendo valer su opinión, que será tan mezquina como la de cualquiera, sino por haberse comprometido y haberse jugado a mostrarse desnudo. El escritor, el artista, no es un ser salvaje que vierte incontenible la fuerza de sus instintos en la pieza. Antes es una persona que ha sabido domesticarse, tomando distancia de sí mismo. No se excita ya frente a su objeto de deseo. Es conscientemente provocador. Por democráticos que nos pretendamos, no toda persona está bien dispuesta para el arte, del mismo modo que para la economía, la matemática o las ciencias más rigurosamente exactas. Si bien elitista no tiene porqué tratarse tampoco de situaciones jerárquicas; siempre, el mejor de los carpinteros será preferible al peor de los poetas. Lo que no significa que cualquiera no pueda despuntar vicios en privado, desde ya.


Pá gin a

27

S pe s

Un ica

Divagaciones pelotudas, Por maría de la paz reyes peña

¿

Se han dado cuenta de que cuando la gente se muere, se vuelve maravillosa? Eso por lo menos durante el velorio y el sepelio. Es entonces cuando la gente hace derroche de imaginación, dotando al que acaba de entregar el equipo, de toda suerte de virtudes y dones que lo hagan resplandecer enormemente. Pocos son los difuntos que siguen siendo considerados unos hijoeputa durante las primeras horas posteriores a colgar los tenis. Uno puede ponerse a reflexionar si esto es producto de la culpa que nos invade ante el hecho de que seguimos vivitos y coleando y el pobre muerto, bueno, ya ni pío puede decir. O será que nos sentimos obligados a hacer un homenaje limpio, sin mancha ni tacha, del recién fallecido, para cumplir con una especie de ritual que sabemos que se repetirá en nuestro propio funeral. Por lo pronto, yo detesto oír cómo se alaba al que ya no está, cuando en realidad ni nos caía bien cuando vivía, o ni lo conocimos bien. Así fue que hice el coraje de mi vida cuando se murió mi tío Brunildo, que era parrandero, mujeriego y jugador empedernido, con más hijos regados por la región que lo vio nacer, que ni Pancho Villa. Mi tía, Berenice, lloró desconsolada como si hubiera perdido al compañero solidario que la condujo de la mano por la vida… Y la verdad, yo los recuerdo peleando a los gritos, mi tía aventándole escobazos por ―cuzco‖, y mi tío corriendo entre la nopalera para ir a refugiarse en la cantina del pueblo. Claro que su recuerdo impoluto fue venerado durante el novenario de rigor y luego la tía y sus hijos se pusie-

ron a cuidar su escasa herencia de las manos ―avariciosas‖ de las mujeres que alegaban tener hijos del tío Brunildo, y por tanto, derecho a una parte de los bienes. También recuerdo cuando se murió mi amigo Efrén, que era tan neurótico que se fue en un coraje que hizo en el trabajo. Cayó en medio de la oficina, luego de desgañitarse regañando a su secretaria en turno y de discutir con su jefe por los resultados en el departamento de ventas. Todo mundo renegaba de su mal humor, de su lengua pronta para descalificar a la gente y de su prepotente don de mando. Pero

en la funeraria, lloraron hasta deshidratarse y hasta parecían pelear por enumerar los muchos aciertos y virtudes de tan noble jefe.(¿?) Digo, no era un monstruo, era bastante chistoso cuando no se trataba de trabajo, cinéfilo y gran conocedor de la vida de Rodolfo Valentino. Pero de ahí a ser un gran jefe y compañero de trabajo… En fin, a lo que voy. Yo no quiero que esta ceremonia de inventar bondades y vanagloriar a diestra y siniestra sea la consigna en mi funeral. Si me van a recordar, por el amor de Dios, no mientan. Digan la verdad, que a

mí, bien lo saben, no me importa ahora, y menos me importará cuando esté en el estuche de madera, esperando a que me echen al hoyo. (Y Roberto, deja de abrir los ojos como si esto fuera horrible. Es la verdad). Tienen mi consentimiento, y hasta se los ruego, pueden hablar de lo quejona que soy, de lo malhablada que me pongo cuando me enojo. No se escandalicen si mis hijos se quejan de que me gasto el dinero en pitos y flautas y paso horas jugando en el Facebook aunque la casa se esté cayendo de desordenada. Pueden decir que se me quema el arroz, de que me siento la Divina Garza envuelta en huevo cuando sale publicado un libro mío. De que me cuelgo en el teléfono con mis amigos durante horas y me importa un bledo si alguien quiere llamar a quien sea. Que otros días me les escondo sin motivo y no quiero hablar con ellos. Que me embobo con mi flaco en la red todo el santo día, hasta que se me borra la línea del trasero. Que hago trampa en el juego porque no me gusta perder, que no sé resolver ecuaciones de álgebra, que nunca aprendí inglés, que nunca entendí un Picasso, que me choca leer ―El periquillo Sarniento‖, pero leo el Tv Notas completo. Que me pueden envenenar con helado, que no sé beber y si lo hago me da por pedir prestado. Que ronco como motor descompuesto, que me compro perfume al mayoreo. Que me obsesiono con los collares y los anillos, que soy extravagante con la ropa, que nunca fui ni seré elegante, que calzo del número seis, ancho ‖Pato Lucas‖, que mi ropa es talla Barnie,


Pá gin a

28

que quiero inventar una dieta de comer pan, que chillo como puerco con las películas tristes, que soy madre ―barco‖, sobreprotectora y preocupona. Que soy caprichosa, voluble, inconstante, distraída, fantasiosa, exagerada, empalagosa, necia, que sé

S pe s

cómo molestar y ser desagradable hasta el infinito. Que no me gusta ir de visita aunque me rueguen mis amigos. Que soy exagerada, visceral, extremosa, explosiva, escandalosa, indiscreta, perezosa, todo lo que alguna vez han sufrido de mi. Pero no im-

Un ica

porta, también saben en el fondo de su corazón cuánto los he querido en su momento y a mi manera, y lo importante que han sido para mi cada uno en su papel dentro de esta gran novela.

Divagaciones pelotudas 2, Por Roberto Langella

C

uando era chico uno de mis más grandes terrores era desarrollarme, derivar en un mundo completamente masculino, privado de mujeres, tal como era el proyecto de vida militar que mi padre me tenía reservado, mundo machista si los hay, máxime por aquellas épocas. Definitivamente, siempre preferí la compañía de mujeres a las de hombres. Nunca fui afecto a los deportes ni a las demostraciones de cariño a los sopapos, como suele ser entre los últimos. Tanto es así que con un compañero de primaria pasábamos tardes enteras jugando canasta, incluso llegamos a tejer crochet, o lo que sea se teja con una aguja pequeña. Ya sé lo que estarán pensando, sórdidos lectores, pero por experiencia sé que no es así, que por seda con que la vistan a la mona, mona se queda, y que cualquier tipo encontrará opción a su naturaleza sexual, por más que de futbolista lo vistas desde bebé. Alejado ya del riesgo entonces de constituirme en un mundo de fraternidad musculosa y mayormente velluda—al decidir volverme escritor, algo con lo que comencé a muy tierna edad— empecé también a imaginar el tipo de mujer con el que desearía acompañarme en este curso al que llamamos vida. Primero, debo decir, me decanté por la literatura, porque aún en tiempos en que ni por asomo

podíamos imaginar algo como la computadora y el Word, el oficio de escribir ya era económico sino rentable, al menos bastaba con un boli y un poco de papel para empezar. De otro modo—con algún apoyo de mi familia—quizás me hubiera decidido por la actuación, pero el hecho de requerir una escuela, algún grado de sociabilidad, viáticos, etc., me favoreció en terminar por inclinarme hacia aquel otro asunto solitario. No me arrepiento para nada. En la escritura uno es Dios en su mundo. En la actuación no hubiera creo soportado supeditarme a la mirada de directores y profesores, ni al ejercicio repetitivo. La cuestión, vuelto escritor, siempre lo supe, lo mejor era entonces hacerme de una pareja igualmente escritora, por aquello de que con mujeres de otras profesiones— algo que luego llegaría a comprobar—por amor, admiración e idealización que hubiere, uno nunca deja de terminar siendo ―el boludo que escribe‖ de la familia, y el ―¿cuándo te vas a poner a hacer algo útil?‖ nunca tarda en dejarse oír. Tampoco sobran las mujeres escritoras—no sobra la gente que escriba, mejor dicho, aunque a simple vista parezca lo contrario—a mí me llegó algo tardíamente mi mujer con libros puestos, algo que no deja de redundar en beneficio, pues encontrándonos aún en periodo de formación lo más probable que ocurriera es

que nos mimetizáramos, que termináramos por ser la versión masculina-femenina de un mismo estilo, casi como un monstruito de dos cabezas. Pero Mary Paz tiene su estilo propio y yo el mío, por más que en el fondo o más cerca no dejemos de hablar sobre las mismas cosas. Sobre la mentada competitividad en una pareja que comparte un mismo oficio, qué puedo decir, nuestras repercusiones con lo que hacemos hasta ahora van parejas. En el caso de que las actividades de uno u otro de pronto ―explotaran‖ a un nivel más o menos masivo, igualmente creo que estamos preparados cada uno en el caso de que sucediera con el otro. Al menos ninguno de los dos hacemos lo que hacemos con el objetivo de que eso ocurra. Nuestras motivaciones son similares y nuestras condiciones al momento de conocernos también lo eran, en más de un sentido. Divagaciones éstas las mías, en fin, no graciosamente pelotudas sino más bien pelotudas por lo inútiles. Divagantes que nos vuelve el amor, también, y está vez sí, graciosamente pelotudos.


Pรก gin a

29

S pe s

Un ica


P รก gin a

30

S pe s

Un ica


Pรก gin a

31

S pe s

Un ica


P รก gin a

32

S pe s

Un ica


Pá gin a

33

S pe s

Un ica

Los signos del zodiaco en la Historia (Capricornio) ( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) .

Marlene Dietrich Año de nacimiento: 1901 En el maravilloso mundo del cine, el arte de nuestro siglo, el nacimiento de María Magdalena Dietrich, el 27 de diciembre de 1901, iba a marcar una época dorada del conocido como séptimo arte. Magdalena comenzó su carrera algo tardía ya que hasta 1922, no hizo su primera aparición en pantalla. Se trataba de un pequeño papel en la obra de Jacoby titulada "El pequeño Napoleón" y tardó otros cinco años más en comenzar a cantar. Corría el año 1927 y grabó su canción "Peter"; pero nada sucedió antes de su gran paso, el que dio al hacer el papel central del título histórico de "EI ángel azul", donde su figura de vampiresa cruel y su voz de desgarrada cantante se unieron para dar nacimiento a una figura legendaria por muchos motivos. Quedó desde entonces marcada por su sobresaliente personalidad fílmica que había logrado poner en pie el genial Von Sternberg con la insuperable ayuda de la diva que estaba saliendo al mundo de la fama. Se dice que Von Sternberg indicó a Marlene Dietrich que eliminase las muelas

posteriores para que se hundieran y marcasen los pómulos y su rostro, demasiado saludable, demasiado bonachón y se transfigurase en otro rostro más acorde con el que se espera de una estrella. Este cambio dio a Marlene un toque de misterio y una mirada perversa y atractiva.

balde, podría ser el titular de una declaración conjunta firmada por los Capricornio, y en este caso concreto de la joven Marlene y de su entrada en el pequeño Olimpo del celuloide, sus pruebas a favor de la aseveración ya están suficientemente aportadas y comprobadas. Llevaba la decisión del Capricornio de ponerse al mismo nivel que el primero de la larga fila de triunfadores para, después, quedarse ella en ese podio. Otros Capricornio célebres son Edgar Allan Poe, Moliere, Martin Luther King, Federico Fellini, Susana Rinaldi, Ava Gardner y Rosa Luxemburgo.

Esta trayectoria define muy bien los designios de un Capricornio ya que coinciden dos de sus características principales: su tardanza en despuntar dentro de su ámbito laboral y la seriedad con la que se toman su carrera. Esta última parte queda demostrada en el hecho de que, además de aprender a actuar y a cantar, Marlene fue capaz de arrancarse gran parte de su dentadura para dar la imagen que el director le había indicado. No se consiguen las cosas de


Pá gin a

34

S pe s

Un ica

Misceláneas interrumpidas, Por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella

E

l apoyo a un gobierno, a un presidente, significa el apoyo a unas líneas maestras, es imposible que todo sea perfecto, que no haya contradicciones y fallos importantes; excepto cuestiones clave, esenciales, como cuando aquí el 11M, la matanza en los trenes, y mucha gente que iba a apoyar al PP lo hizo responsable por su apoyo a USA en Irak, entonces el campo electoral tuvo un cambio; pero, bueno, lo que quiero decir es que puedes perfectamente estar en desacuerdo y criticar aspectos del cristinismo sin por eso dejar de apoyarlo en lo que consideres fundamental; con estas cartas no estoy discutiendo, entre otras cosas porque no tengo idea, aquí, si uno no está empapado en prensa especializada sólo te enteras de los países hispanoamericanos por barbaridades como las matanzas mexicanas o esto de la tortura de la policía de Salta... Sólo te hice partícipe de este masivo que me mandaron... Los odios ciegos también aquí han generado cuestiones tremendas; no de las características que mencionas, pero sí cómo los grupos se organizan según su ideología. En líneas generales y haciéndola corta: a medida que ETA liquidaba con bombas o en tiro en la nunca a opositores, se organizó una Asociación de Víctimas del Terrorismo, integrada por supervivientes y familiares. Hubo muchas historias alrededor de esto porque ETA hizo auténticas bestialidades, pero había políticos que le decían basta con la boca pequeña, pues convenía que siguiera matando a los intereses nacionalistas de otros partidos vascos, a sectores de la

policía, etc. Lo cierto es que, aunque en la Asociación hay gente de diversa ideología, familias tanto de derechas como de militares, policías y de izquierdas, adquirió protagonismo la línea más de derechas, enfrentándose a los socialistas en el gobierno y sus intentos de pacificación de ETA como si fueran cómplices y no tuvieran montón de asesinados en sus filas... Pero lo peor llegó con los trenes del 11M, pues se creó una Asociación de Víctimas del 11M encabezada por la madre de un muchacho que falleció en el atentado. Una mujer dura, valiente, respetuosa pero muy firme, de un partido de izquierdas y sindicalista. Claro, el 11M sucedió en Madrid, ciudad gobernada por la derecha del PP, con amplia mayoría, y lo mismo en el Gobierno de la Comunidad. Por si no lo sabes: la Comunidad de Madrid tiene de capital la ciudad de Madrid. Bien, esta mujer y su Asociación ha sido duramente castigada en las subvenciones que se dan por este tipo de desastres, les han perjudicado mucho, organizan actos a los que no la invitan; recibe amenazas de muerte, la tratan de puta, de roja de mierda, bueno, algo imposible... Incluso toda su gente se las ha visto moradas para la atención médica y psicológica de supervivientes que no acaban de ponerse bien, y esto ya más de 8 años después. La mujer es valiente, ha denunciado a la Fiscalía General del Estado, donde ahora está un independiente decente, pero no sé si le ha dado bola, no lo he seguido. Pero es algo siniestro, ya que esta mujer expresó sus ideas con enorme respeto siempre, pero la España fascista con apariencia de conservadores demócratas cuenta con

demasiada gente basura, ciega de odio. Del otro lado, por parte de la izquierda, por supuesto que algo de esto también sucederá, pero no lo leo, ni lo oigo ni lo veo, no hubo ningún caso en el que se marque esta diferencia. Ahora la Asociación original se ha dividido, hay una nueva presidenta progresista y el otro sector sigue vociferando, pero lo del 11M y a sus víctimas y a su presidenta Pilar Manjón no les quieren, les odian; de momento les amenazan, sobre todo a ella, pero si podrían les prenderían fuego. ¿Por qué? Porque cuando aquello se produjo y Rajoy perdió las elecciones, su partido y un diario estuvieron metiendo bulla, un ruido brutal acusando al PSOE y a ETA del atentado para derrocar al PP, que en las encuestas ganaba las elecciones (un diario infame pero a la vez muy interesante porque no se casa con los que se casa, jajaja, porque siempre apoyó al PP, pero ahora les da con un caño; siempre está donde más calienta el sol y convenga). Entonces consideran que todos esos pobres muertos por estar en un tren rumbo al trabajo o los estudios... son eco de los rojos que los mataron para volver al poder. Un absurdo. Una ceguera. Vamos a ver cómo se mueven estos campos ahora que nos igualaremos en la miseria nacional. A la derecha no la votan sólo los ricos, que lo mismo ni votan, muchísima gente de clase media y baja les apoyan porque heredan el odio a la izquierda republicana. El propio PP se ha negado a condenar el franquismo en el parlamento… H. O. R.


Pá gin a

35

S pe s

*

B

lumberg es un tipo al que le mataron un hijo en la época del menemismo, luego de un secuestro bastante tortuoso, donde primero le enviaron un dedo como prueba de vida, luego se lo mataron. De ahí en más Blumberg comenzó a llamar a manifestaciones, a actos públicos, empezó a aparecer en la TV, a codearse con políticos mediáticos. Cada vez lo veías más metido. No faltó quien le propusiera se candidateara a presidente, cuando menos era evidente él buscaba algún puesto político. Era el Ingeniero Blumberg, hasta que un día alguien descubrió que no tenía título; creo que lo enjuiciaron por falsa ocupación de títulos, algo así. En sus discursos igualmente ya venía mostrando la hilacha, y un día su carrera se acabó. Con el padre de Lucas me parece viene pasando algo parecido, quizás me equivoco. Si a mí me mataran a un ser querido, creo que tomaría a la justicia en mis manos. Nunca esperé que el Estado me resuelva todos los asuntos, ni lo espero; es más, sobre algunos temas preferiría que no se meta, y después yo bancarme las consecuencias. Digo, somos adultos, el Estado no es papá y mamá. Mantenemos contratos sociales, pero en una situación límite yo mandaría también a tomar por culo al Estado. No podés esperar que el Estado resuelva todos tus problemas, hay cosas de las que uno tiene que hacerse cargo. Estos correos masivos en contra del gobierno van y vienen a diario, y yo digo, no tienen un carajo que hacer, y si quieren ser más efectivos, cuando menos debieran crearse un blog para subir esos contenidos, y hacerse

cargo de lo que dicen. Es verdad que algunos funcionarios dijeron idioteces a la hora de la catástrofe. También es verdad que varios funcionarios fueron removidos y otros están enjuiciados. También es verdad que se acaban de invertir 800 millones de pesos sobre esa misma línea de trenes, que hace 50 años no tenía mantenimiento alguno, y que esa catástrofe con este gobierno o con otro tenía que pasar. No los absuelve, este gobierno es responsable de ese accidente y esa mancha quedará para siempre en el legado de su gestión. Me recuerda una publicidad de tv que pasaban hace un tiempo, acerca de lo manipulable de la información. En la pauta veías una silueta en negro y pasaba una lista de todas las grandes obras que había hecho un presidente, tal cantidad de escuelas creadas, tal cantidad de hospitales, etc. Al final la silueta era develada, se trataba de Hitler. Digo, la historia se trata de contextos, podés hacer ver a Hitler como un santo o a Cristina como una mente diabólica. Esa película que mencionás se llama "No habrá más penas ni olvidos" (una joya) y muestra un enfrentamiento entre distintas facciones del peronismo en un distrito rural. Ese personaje del que hablás, en un momento se enfrenta con un pibe de la JP, ambos se miran, se apuntan, los dos a la vez gritan "viva Perón" y disparan, se matan el uno al otro. Es el odio interclasista e interpolítico del que hablás. Acá han cagado a palos a periodistas del oficialismo por ir a cubrir actos opositores, y para nada lo hicieron faltando el respeto, de ninguna manera. Se pone peligroso decir en la calle que sos kirchnerista, no te creas. Y lo primero que te dicen

Un ica

es que la yegua tendría que haber estado adentro de ese tren. En el 2001 el país completo saltó por los aires como ese tren, hace unos meses. El accidente del tren fue el último ramalazo de eso. No se justifica, este gobierno es responsable de eso, pero insisto, de la misma manera en que Menem es responsable (culpable) de haber desviado la investigación de la causa por el atentado de la AMIA, que, como mayormente ahí murieron judíos, en este país no parece tan importante. Ah, y no olvidemos de la explosión de Río Tercero, también durante el gobierno de Menem. Bueno, ahora que lo pienso, en ese tren murieron más que nada negritos obreros... No estoy tan seguro de que mucha gente esté dolida por las víctimas, y sé fehacientemente que mucha gente se alegra de que esa catástrofe haya ocurrido durante este gobierno. Para el caso, ¿cuántos edificios se cayeron ya aplastando a sus ocupantes, por falta de mantenimiento, durante la gestión de Macri?, pero a quién le importa, Macri tiene ojos celestes. R. L.


Pรก gin a

36

S pe s

Un ica


Pรก gin a

37

S pe s

Un ica


PĂĄ gin a

38

S pe s

Un ica

Lo mejor de Facebook ÂżNo es un capo?

Digan si no Mary Paz cuando era chiquita

Lamentablemente cierto


Pá gin a

39

S pe s

Un ica

Y por ahí está también fotoyopeada, pero ésta me pudo.

También ésta la tiene re-clara

¡La tienen adentro, fotoyoperos!

Juer


Pá gin a

40

S pe s

Un ica

Y lo peor...

“Amiiigo, bueeeno… Sooolo, maaaalo…” Acá más solo que Adán en el día de la madre

Y bueno, tienen derecho después de todo


Pá gin a

41

S pe s

Un ica

¡Hablá bien, pendejo de mierda!

¡Esto sí es periodismo verdad!

A alguna gente habría que prohibirle el uso de Photoshop Cuanto hace que no veo un pajarito ahogado por un chicle...

El que le diga la mejor guasada a la rubia se lleva la torta


Pá gin a

42

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Práctico de Tarot a distancia Inauguramos nuestro Curso Práctico de Tarot a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de tiradas y lecturas y sobre todas las nociones relativas a nuestra materia. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como tarotista. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella o María de la Paz Reyes Peña, a elección del alumno. Mazo de cartas de Tarot Marsellés, de Botta (para imprimir). Mazo de cartas Zenner (para imprimir). Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía e-mail. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, manual de Tarot. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas. www.spesunicastrologia.com.ar


Pá gin a

43

O n o m a n c i a :

S pe s

L e t r a

“ N ”

( s e g u n d a

p a r t e )

y

Un ica

“ O ”

( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) . NOELIA Muestra cierta satisfacción por los logros conseguidos con esfuerzo y constancia. Es propio de personas que saben compaginar con aprovechamiento, a lo largo de la vida, la reflexión y la acción. Dinero: No carecer de dinero es una meta a proponerse. Amor: La racionalidad debe presidir las situaciones amorosas y afectivas. Trabajo: Son buenos profesionales y cumplen con su trabajo. NOEMI Nombre bajo el que subyace un sentimiento relacionado con la comprensión, y la preocupación, por los más necesitados. El lema de estas personas es solidaridad para quienes sufren el daño infligido por sus semejantes. Dinero: Es importante para poder ayudar a quienes carecen de lo necesario. Amor: La ternura debe presidir toda relación amorosa entre humanos. Trabajo: Es un derecho y un deber que a nadie puede negársele. NORMA Revela un carácter austero y temperamental. Es propio de personas que presentan ante los demás una imagen que no se corresponde con su verdadera realidad. Evitan manifestar públicamente sus opiniones. Dinero: Se puede decir que adoran el dinero, pues procuran no malgastarlo. Amor: Prefieren la compañía a la soledad. Trabajo: La actividad es su oculta afición. NURIA Indica entereza de ánimo y espíri-

tu abierto. Es propio de personas que aman su profesión y sus quehaceres. Se preocupan por los demás en la medida en que lo necesitan y, en todo caso, siempre se muestran animosos. Dinero: Valoran el dinero porque son realistas, pero se contentan con tener lo necesario. Amor: Son sensibles y apasionados. Trabajo: Realizan con alegría y tesón sus tareas. OCTAVIO Revela cierta seriedad y nobleza. Es propio de personas bien nacidas, por así decirlo, que irradian confianza y valoran la amistad y el compañerismo. Por lo general, no dan su brazo a torcer, y siempre se salen con la suya. Dinero: Por experiencia saben que el dinero abre muchas, sino todas, las puertas. Amor: Son personas fieles y de un único amor. Trabajo: La meticulosidad en el trabajo es su lema. OFELIA Indica predisposición a escuchar y ayudar. En un sentido universal, es propio de personas que se revelan plenas de comprensión y altruismo hacia los necesitados, aunque sólo acuden cuando se les llama. Dinero: El dinero no procura de por sí la felicidad, pero evita sufrimientos. Amor: Es bueno estar rodeado de la compañía de seres queridos. Trabajo: Realizan sus tareas con minuciosidad. OLGA Nombre propio de mujer de gran carácter y acusada personalidad. Por lo general domina las situaciones, y no a la inversa. Dinero: Sabe rentabilizar sus ahorros. Amor: Es exigente con las manifes-

taciones de afecto. Trabajo: Sus responsabilidad en el trabajo, salvo que se lo impidan causas excepcionales, no tiene límites OLVIDO Nombre propio de mujer que se caracteriza por llevar la contraria y oponerse a las decisiones de sus familiares y amigos. Manifiesta su desacuerdo siempre que lo considera necesario, y sin miramiento alguno. Dinero: Es muy importante el dinero para ser libre. Amor: Sin amor a uno mismo no se puede sentir afecto por los demás. Trabajo: Trabajar dignifica a las personas. OSCAR Expresa la fuerza interna y el estado de ánimo siempre alerta. Es propio de personas que valoran en grado sumo la amistad y las buenas compañías; en ocasiones, manifiestan inclinaciones artísticas. Dinero: Hay que contar con el dinero para llevar a la práctica cualesquiera proyectos. Amor: Se entregan con total desprendimiento, si creen que vale la pena. Trabajo: Acometen con interés las labores que les gustan. OVIDIO Representa el celo y la pasión por el estudio y la sabiduría. Es propio de personas que tienen en alta estima los sentimientos éticos y que se conducen con honradez y honestidad de forma cotidiana. Dinero: No desprecian el dinero, aunque tampoco lo valoran en demasía. Amor: Prefieren la soledad al amor fallido. Trabajo: El trabajo hace más llevadera la vida.


Pá gin a

44

S pe s

Un ica

Horóscopo de Octubre por Roberto Langella

a

Aries Se dinamizarán asuntos relativos a sucesiones, alguno podría cobrar una herencia, si es algo pendiente. Cuiden los riñones; las mujeres deberán prestar mayor atención a la salud. La sexualidad en la pareja se verá potenciada.

b

Tauro También, un mes de mucho erotismo en la relación de pareja, aunque la atención podrá estar mayormente concentrada en el trabajo, o en temas de salud. También se disfrutará de mucha creatividad y de los hijos.

c

Géminis Mes de mucha creatividad artística o estética, podrían ocurrir romances pasajeros. Habrá disgustos domésticos, la necesidad de estar fuera de casa.

d

Cáncer Parecido al signo anterior. Problemas domésticos, discusiones en o por asuntos de hogar. Buen momento para dedicarse a la actividad literaria y para los placeres intelectuales. Buen entendimiento con hermanos, parientes y vecinos. Cuidado con los accidentes.

e

Leo Un mes donde el foco está puesto en el entorno más inmediato, en la comunicación y el aprendizaje práctico. Muchos gastos en placeres y cuestiones de arte y estética en general. Excelente período para realizar deportes.

f

Virgo Se encontrarán algo enamoradizos y más atractivos que de costumbre. El foco estará puesto en las ganancias, en la independencia y en todo a lo que refiere dar y recibir. Mucha comunicación y aprendizaje con el medio ambiente más cercano. Época ideal para las actividades comerciales.

g

Libra Mes de cumpleaños para la mayoría de estos nativos. Posibles ganancias por comercio e intercambio de información. Se sentirán inusualmente fríos emocionalmente. Discusiones con hermanos y parientes.

h

Escorpio Mes de cumpleaños para los del primer decanato. La energía mental se ve acrecentada, mucha fuerza en los negocios. Un mes de mucha sociabilidad y de disfrute de las amistades.

i

Sagitario El foco puesto en los proyectos y las amistades. Conflictos con la figura de autoridad femenina. Pueden hallarse un tanto irascibles, canalicen haciendo deportes o ejercicios físicos, de lo que obtendrán muchos beneficios.

Capricornio

j

Conflictos con todo aquello que represente autoridad. Intercambios muy profundos con las amistades. Noticias agradables del extranjero.

Acuario

k

El foco está puesto en el extranjero, en las concepciones filosóficas o religiosas. Desentendimiento con la sociedad y la profesión. Pequeños fastidios en la mayor intimidad de la pareja. Peleas con amigos, les conviene este mes aislarse y disfrutar de sí mismos, de la soledad.

Piscis

l

Un mes donde estarán particularmente premonitorios, ―conectados‖ con el inconsciente colectivo, o el de las personas, de sí mismos. Un mes también de mucho romance con la pareja, y de mucha comunicación con el extranjero. Estarán muy sensibles al tema de la violencia social, atención con eso.


Pรก gin a

45

S pe s

Un ica


Pá gin a

46

S pe s

Un ica

Sumario de los números anteriores Revista Spes Unica nº 1 - Noviembre 2010 Contenido: En el cruce de caminos (Idres Sha); Síntesis (Alberto Draco); Perspectivas opuestas (Cecilia Draco); Aventuras de una tarotista alocada: La iniciación (1º parte) (Mary Paz Reyes Peña); Apología sobre Sócrates (Silvia Ditro); La vida prenatal reflejada en la carta astral (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 2 - Diciembre 2010 (Comprar versión impresa) Contenido: ¿Te acuerdas? (Flor Mendoza); Un cuento sufí (Orlando Ampuero); El miedo (Nancy Malave); El origen de los signos: Aries y Tauro; Aventuras de una tarotista alocada: La iniciación (2º parte) (Mary Paz Reyes Peña); Diurno para un soneto a México / Diurno para el adiós y un soneto / Duermo entre mi muerte (Juan Bautista Villaseca); Advenimiento (Roberto Langella); Me río (Mary Paz Reyes Peña); Onomancia; Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 3 - Enero 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Yo quiero (Mary Paz Reyes Peña); El origen de los signos: Géminis y Cáncer; Aventuras de una Tarotista Alocada: La iniciación (3º parte) (Mary Paz Reyes Peña); El equilibrio del mundo (Zambayonni); Lo efímero (Mary Paz Reyes Peña); Y lo perdurable (Roberto Langella); Onomancia; Correo de lectores; Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 4 - Febrero 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: En la garganta del vampiro (Roberto López Moreno); Esto también pasará (Celia Loyola); El origen de los signos: Leo, Virgo y Libra; Aventuras de una tarotista alocada: La iniciación (4º parte) (Mary Paz Reyes Peña); Mentiras / (sin título) (Bárbara Ghianda); Acerca del olvido y del polvo (Roberto Langella); Hastío (Mary Paz Reyes Peña); Onomancia; Correo de lectores; Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 5 - Marzo 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Alegrías compartidas (Reyes Peña-Langella); Divagaciones pelotudas (Los Metiches) (Mary Paz Reyes Peña); Morir no duele (Roberto Langella); El origen de los signos: Escorpio y Sagitario; Aventuras de una Tarotista Alocada: La iniciación (5º parte) (Mary Paz Reyes Peña); Princesa de Talco / 5111 Sin culpa / D – XXI (Raül Jurado Gallego); Onomancia; Correo de lectores; La extensión del universo en los libros (Hermann Hesse); Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 6 - Abril 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: No perder las esperanzas (Reyes Peña-Langella); Divagaciones pelotudas (Amigas con problemas) (Mary Paz Reyes Peña); Parajoda: Últimas consecuencias de nuestra paradoja (Roberto López Moreno); El origen de los signos: Capricornio, Acuario y Piscis; Aventuras de una tarotista loca: La iniciación (última parte) (Mary Paz Reyes Peña); El Nazareno (Ángel Loyola); Balandra (Roberto López Moreno); Oda (Kenny Delgado Fragoso); Homenaje casi religioso en un prostíbulo de Noruega (Carmen Bruna); Onomancia; Correo de lectores; Él amor erótico (Erich Fromm); Horóscopo; El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi). Revista Spes Unica nº 7 - Mayo 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Nostalgias de otras épocas (Reyes Peña-Langella); Las cosas que realmente no puedo soportar (María


Pá gin a

47

S pe s

Un ica

Sánchez Lozano); Los signos del zodiaco y el amor; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Tres pasos / Versos de amor y de tristeza (Kenny Delgado Fragoso); Escriba mucho y todo apretado (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Onomancia; Correo de lectores; El arte de Rafael Olbinsky; Horóscopo; Las palmeras salvajes (fragmento) (William Faulkner). Revista Spes Unica nº 8 - Junio 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: La verdad no existe (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; Ninguno como yo / Me gustaría tranquilizaros / Todos los premios (Horacio Otheguy Riveira); Los signos del zodiaco y el amor; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Poema del invierno y de la primavera (Kenny Delgado Fragoso); Cómo escribir y llenarse de dinero (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Onomancia; El arte de Remedios Varo; Horóscopo; Instrucciones – Ejemplos sobre la forma de tener miedo (Julio Cortázar). Revista Spes Unica nº 9 - Julio 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: No somos representativos de nada (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; Palillo y Cerilla enamorados (Tim Burton); Los no fumadores (Bill Hicks); Los no fumadores y yo (Roberto Langella); Los signos del zodiaco y la salud; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Ensayo al amor (Kenny Delgado Fragoso); Como escribir un buen policial (Roberto Langella); Por la memoria de Eduardo Daniel Melgar (Roberto Langella); Nadie es perfecto (Luis García Orihuela); Reflexión acerca de „Nadie es perfecto‟, artículo de Luis García Orihuela (Roberto Langella); Onomancia; Correo de lectores; Horóscopo; El arte de Octavio Ocampo; Desperdicia (Tim Burton). Revista Spes Unica nº 10 - Agosto 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Carta del músico Fito Páez al diario Página 12 de Buenos Airea, tras las elecciones por la Gobernación de la Capital Federal, julio de 2011; Noticias del mundillo literario; Ojos de videotape (Charly García); Dios ha muerto, el hombre ha muerto y yo no me encuentro bien (Felipe Muñoz Plaza); Anhedonia (Charly García); Los signos del zodiaco y la salud; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Carta a la familia / De qué me sirve amarte (Kenny Delgado Fragoso); Como sobrevivir a la buena onda de los colegas (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Sobre la internacionalización del Amazonas (Gilberto Gil); Onomancia; Desarma y sangra / Vampiro (Charly García); Horóscopo; El arte de Francisco Goya; El mito de la consciencia objetiva (Theodore Roszak). Revista Spes Unica nº 11 - Septiembre 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Soy kirchnerista (Roberto Langella); Noticias del mundillo literario; La larga previa de Roger Waters y The Wall en Argentina (Roberto Langella); Los signos del zodiaco y el trabajo; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Como escribir poesía, ser poeta y que los demás le crean (Roberto Langella); Tanguito del riachuelo / Escollos / País convulsionado / Corazonada / A ella que anda por ahí / Sensual Baires (Jorge Dossi); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); Pasiones / Versos a la muerte (Kenny Delgado Fragoso); Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 12 - Octubre 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Noticias del mundillo literario; La impunidad en el hecho artístico (Roberto Langella); No apto para diabéticos / Cuchilla vieja (José Luis Colmenero); Apología sobre Sócrates (Silvia Ditro); Parajoda: Últimas consecuencias de nuestra paradoja (Roberto López Moreno); Ninguno como yo (Horacio Otheguy Riveira); Silencio (Mayra Cabrera); Los enigmas del mundo (Brian Stableford); El arte de Antonio del Olmo; ¿Qué se siente que te maten a un hijo? (Mary Paz Reyes Peña); Los signos del zodiaco y el trabajo; Dios ha muerto, el hombre ha muerto y yo no me encuentro bien (Felipe Muñoz Plaza); Ojos de carne, ojos de fuego (Theodore Roszak); Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Pero (el Mero Ser); El Mero Ser y los descreídos (Roberto Langella); Doña Luisa (Yoselem Divincenzo); Como escribir poesía erótica y no ser considerado un vulgar onanista (Roberto Langella); Diurno para el adiós y un soneto (Juan Bautista Villaseca); Sin título (Bárbara Ghianda); Princesa de Talco (Raül Jurado Gallego); El Nazareno (Ángel Loyola); Balandra (Roberto López Moreno); Oda (Kenny Delgado Fragoso); Sensual Baires (Jorge Dossi); Mis-


Pá gin a

48

S pe s

Un ica

celáneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); Pobre alma mía (Simón Domínguez Barahona); Mensajes de Hotmail (y otras divagaciones pelotudas) (Mary Paz Reyes Peña); Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 13 - Noviembre 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: La mejor manera de derribar un gobierno (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; ¿Existe el alma gemela? (Roberto Langella); Pantalla del mundo nuevo (Pappo); Fue simplemente un viernes (Luis Adolfo Duarte Reina); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Los signos del zodiaco y la aventura; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Como ser filosofo y que no se diga que usted ha perdido el contacto con la realidad (Roberto Langella); Dime que me necesitas / Tu sombra (Kenny Delgado Fragoso); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 14 - Diciembre 2011 (Comprar versión impresa) Contenido: Feliz 2012 para todos (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; El mito de Lilith y el conflicto primordial de la humanidad (Roberto Langella); Aforismos (Raúl Gustavo Aguirre); Fue simplemente un viernes (Luis Adolfo Duarte Reina); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Los signos del zodiaco y la aventura; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Como ser un escritor de derechas con sentido del humor (Roberto Langella); Misceláneas interrumpidas (Otheguy RiveiraLangella); Todo mi desayuno / Se vuelca la sopa (Facundo Aguirre); Onomancia; Horóscopo; Historia de animales (Domingos Pellegrini). Revista Spes Unica nº 15 - Enero 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Feliz 2012 para todos (2) (Reyes Peña-Langella); Crónica de una presentación anunciada (Mary Paz Reyes Peña); Valerie Solanas, una mujer anatemizada (Roberto Langella); Sé tú mismo (Yoselem Divincenzo); El Astrólogo y la Tarotista al banquillo; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Los signos del zodiaco en la historia (Aries); Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); El arte de Renata Schussheim; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 16 - Febrero 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: La hoguera de las vanidades (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; Cartas Zenner: Una forma de medir la pes (Roberto Langella); O Crux Ave, Spes Unica (G. F. de Palestrina); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Facebook como sucedáneo… ¡de todo! (Roberto Langella); Los signos del zodiaco en la historia: Tauro; Nuestro presente (Yoselem Divincenzo); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Tu léxico (Yoselem Divincenzo); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 17 - Marzo 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: La inercia (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; La adolescencia (Yoselem Divincenzo); El sacerdote (William Faulkner); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Adhiera a una nueva corriente literaria y que no se note que ud. escribe para el orto (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Los signos del zodiaco en la historia: Géminis; Rock: Música dura. La suicidada por la sociedad (Luis Alberto Spinetta); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); El arte de Norman Rockwell; Onomancia; Horóscopo.


Pá gin a

49

S pe s

Un ica

Revista Spes Unica nº 18 - Abril 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: 29 de febrero, perdón y después (Roberto Langella); Noticias del mundillo literario; La juventud (Yoselem Divincenzo); El huésped de Drácula (Bram Stoker); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Las acólitas de Carrie Bradshaw (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Los signos del zodiaco en la historia: Cáncer; De la musa al poeta / Pecado / Desterrada / La muerte le sienta bien (María Ester Rinaldi); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); El arte de Pilar Giménez Bret; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 19 . Mayo 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: De atenuantes y agravantes (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; La madurez (Yoselem Divincenzo); El huésped de Drácula (Bram Stoker); Malvinas en Madrid (Guillem de Rubenhor); Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (Armando Rey); Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas (Mary Paz Reyes Peña); Los poetas malditos (Roberto Langella); El Astrólogo y la Tarotista (Ñapi); Grandes poemas muy breves en español del siglo XX (Jorge David Alonso Curiel); Los signos del zodiaco en la historia: Leo; Compumanía (Mary Paz Reyes Peña); Misceláneas interrumpidas (Otheguy Riveira-Langella); El arte de Eva Besnyö; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 20 - Junio 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Las flechas del tiempo, la aljaba de la edad (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; El huésped de Drácula (3º parte), por Bram Stoker; Norman Cousins, la risa es cosa seria, por Guillem de Rubenhor; El suicida, por Enrique Anderson Imbert; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (8º parte), por Armando Rey; Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña; Acerca de las naturalizaciones, por Roberto Langella; La poesía de Charles Bukowski, por Jorge David Alonso Curiel; Admirable, por Fabiana Villafañe; El Astrólogo y la Tarotista; Los signos del Zodíaco en la Historia (Virgo); Golpes bajos, por María de la Paz Reyes Peña; Garganta de sombras, por María Ester Rinaldi; Tom Traubert‟s Blues, por Tom Waits; Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; El arte de Edward Hooper; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 21 - Julio 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Noche de horror (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; El huésped de Drácula (última parte), por Bram Stoker; Margarita Landi, señora del crimen, por Guillem de Rubenhor; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (9º parte), por Armando Rey; Se me cayeron las alas; Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña; Escuchame, por Horacio Otheguy Riveira; Tres poetas españoles que apuestan por la claridad, por Jorge David Alonso Curiel; El Astrólogo y la Tarotista; Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; Princesitas muertas, por Thomas Czarnecki; Los signos del zodiaco en la historia (Libra); Los viejos de mierda, por Roberto Langella; Onomancia; Horóscopo. Revista Spes Unica nº 22 - Agosto 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Cortinas de humo (Reyes Peña-Langella); Noticias del mundillo literario; El marciano (1º parte), por Ray Bradbury; No está escrito en ninguna parte, por Horacio Otheguy Riveira; La voz de un pueblo dormido, por Fabián Gutiérrez Reyes; Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña; Damas del crimen en primera línea de fuego, por Guillem de Rubenhor; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (10º parte), por Armando Rey; Se me cayeron las alas; El Astrólogo y la Tarotista; Recordando “Nueve Reinas”, de Fabián Bielinsky, por Jorge Alonso Curiel; Los signos del zodiaco en la historia (Escorpio); Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; Pablo Scalise, de Llavallol para el mundo; Lo mejor (y lo peor) de Facebook; Onomancia; Horóscopo.


Pá gin a

50

S pe s

Un ica

Revista Spes Unica nº 23 - Septiembre 2012 (Comprar versión impresa) Contenido: Vamos por todo, por Mary Paz Reyes Peña; Noticias del mundillo literario; El marciano (2º parte), por Ray Bradbury; Suzanne Leperrier, la trapèziste, por Horacio Otheguy Riveira; Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (11º parte), por Armando Rey; La pareja perfecta del siglo XXI (1º parte), por Simón Domínguez Barahona; Se me cayeron las alas; Poesía (El descubrimiento / De Dios / Él (Yo) / Resurgir primario / Miserando), por Daniel Grustán Isabela; Divagaciones pelotudas, por Mary Paz Reyes Peña; Lesiones del buen escribir, por Roberto Langella; El astrólogo y la tarotista, por Ñapi; Súbitos (El último suspiro de Narciso Ibáñez Menta), por Guillem de Rubenhor; Los signos del zodiaco en la historia (Sagitario); Tumbas de la gloria, por Fito Páez; Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella; La escultura hiperrealista de Ron Mueck; Lo mejor de Facebook; Lo peor de Facebook ; Onomancia; Horóscopo El Astrólogo y la Tarotista - Edición especial nº 1 (Comprar versión impresa)


Pá gin a

51

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Integral de Astrología a distancia Inauguramos nuestro curso de astrología a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de la confección e interpretación de la carta natal astrológica, Revoluciones Solares, cartas combinadas y sinastrías, y todas las técnicas complementarias que hacen al quehacer del oficio de astrólogo. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como astrólogo. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella Tablas de Efemérides Planetarias para los siglos XX y XXI Tablas de Casas Otras diferentes tablas Plantilla para la confección de mapas astrales Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas de astrología para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía email. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, tratado de Astrología. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas.

www.spesunicastrologia.com.ar


Consultorio Astro lógico Spesunica

A S T R O L T A R O T , P C U E N T O S C U E N T

O G Í A , O E M A S , Y O T R O S O S . . .

www.spesunicastrologia.com.ar robertolangella@spesunicastrologia.com.ar marypazreyespena@spesunicastrologia.com.ar

Un lugar de encuentro.

Spes Unica. Año 3 nº 24. Octubre de 2012 Editada por el Consultorio Astrológico Spesunica Dirección: Roberto Langella y María de la Paz Reyes Peña Registro de Propiedad Intelectual: En trámite. Impreso por Peecho B. V., Amsterdam, Netherlands Colaboran en este número: Horacio Otheguy Riveira; Guillem de Rubenhor; Daniel Grustán Isabela; Simón Domínguez Barahona; Ñapi. Las afirmaciones y opiniones vertidas en los artículos y textos son de exclusiva responsabilidad de quienes los escriben. Se prohíbe la reproducción total o parcial por cualquier medio de esta publicación, sin previa autorización de la editorial. Mary Paz y Roberto registran sus contenidos en www.safecreative.org Los números atrasados pueden ser obtenidos siguiendo este vínculo: http://issuu.com/robertolangella

¡Esperamos sus colaboraciones!

Profile for Roberto Langella

Revista Spes Unica nº 24 - Octubre 2012  

¡Cumplimos dos años!, ¡y lo festejamos con el sorteo de una carta natal!

Revista Spes Unica nº 24 - Octubre 2012  

¡Cumplimos dos años!, ¡y lo festejamos con el sorteo de una carta natal!

Advertisement